Más Allá Monográficos

EL CLUB BILDERBERG

LA CONSPIRACIÓN MÁS FAMOSA DEL MUNDO

El nombre del Club procede del hotel en el que tuvo lugar la primera reunión, que se celebró el 29 de mayo de 1954, en los Países Bajos, bajo la propuesta del consejero político polacoJózef Retinger, seriamente preocupado por el antiamericanismo que estaba causando el Plan Marshall en Europa. El objetivo de la reunión no era otro que promover el entendimiento entre ambos. Presidiendo el encuentro, el anfitrión, el príncipe neerlandés Bernardo y el multimillonario norteamericano David Rockefeller, quien financió la reunión.

El éxito del primer contacto animó a los organizadores a preparar una conferencia con periodicidad anual. Por tal motivo, se creó un comité de dirección y Retinger fue designado su secretario permanente. El propósito oficial declarado del Grupo Bilderberg no era otro que “hacer un nudo alrededor de una línea política común entre Estados Unidos y Europa, en franca oposición a Rusia y el comunismo”. El economista holandés Ernst van der Beugel sustituyó a Retinger en el puesto en 1960, tras la muerte de este último, aunque el príncipe Bernardo presidió las reuniones hasta su muerte, en 2004.

En la actualidad, el presidente del Club, desde 2011, es el noble francés Henri de La Croix de Castries, quinto conde del mismo nombre, empresario y director de la aseguradora AXA desde 2000 hasta 2016.

CÍRCULOS DE PODER

Cierto es que existen otros círculos de poder, pero ninguno ha alcanzado la leyenda que envuelve al Club Bilderberg. Hoy hablamos de financieros y CEOs de grandes corporaciones, en muchos casos anónimos, pertenecientes a las élites europea y norteamericana de raza blanca que “conspiran” bajo unas normas que se han dado a sí mismos, para controlar a la población del mundo. Ellos deciden, por ejemplo, cuándo y cómo aumentará el precio del petróleo, dónde conviene que estalle una revuelta política o, denomina Empresa Mundial, S.A.: poderes fácticos, económicos y financieros, con un poder superior al de cualquier gobierno del planeta. Por descontado, y pese a que el Club abrió un gabinete de prensa, en sus reuniones no existe un acuerdo final ni se emiten declaraciones políticas y todo lo que allí se habla se mantiene en la más absoluta confidencialidad. Hermetismo al máximo nivel.

Você está lendo uma amostra, registre-se para ler mais.

Interesses relacionados