Você está na página 1de 3

EL MATERIAL DE LABORATORIO

Los materiales de laboratorio pueden ser de distintos componentes:

Vidrio: Se caracteriza porque tiene mucha resistencia química (frente a ácidos o frente a bases); tiene
mayor resistencia que el plástico, es muy estable, se caracteriza por su transparencia.

No lo podemos someter a cambios bruscos de temperatura o presión


No se debe aplicar fuerza sobre llaves o tapones de vidrio
No se debe conservar soluciones concentradas de bases en material de vidrio de borosilicato,
porque son sustancias muy cáusticas que pueden destruir la calibración del aparato

Plástico: Los materiales de plástico pueden ser de uso múltiple. El plástico ofrece algunas ventajas frente
al vidrio, por ejemplo, es resistente a la rotura y tiene un peso bajo.

Los utensilios de plástico de laboratorio son monómeros orgánicos polimerolarizadas. Hay gran variedad
de plásticos, van a tener distintas propiedades físicas y químicas.

Cuando se utiliza un plástico hay que tener en cuenta el tipo de plástico que se emplea porque algunos
plásticos pueden ser atacados por disolventes orgánicos, por ácidos o por bases, además pocos
plásticos pueden superar temperaturas altas.

Porcelana: Es el material que menos se usa en el laboratorio, se utiliza cuando se necesitan materiales
que resistan altas temperaturas, estos materiales suelen estar vidriados en el interior, para evitar que se
adhieran partículas a su superficie.

Material volumétrico

Se utiliza para mediciones y transferencias exactas de volúmenes.

Matraz aforado: Se caracteriza por tener forma como la de una pera, con el fondo plano o
ligeramente convexo, un cuello largo y estrecho, el extremo del matraz está cerrado por un tapón
hermético, el cuello lleva una marca, que es una línea muy delgada llamada línea de aforo, indica
también la temperatura a la que debe de usarse, generalmente están calibrados para contener
líquidos, muy pocos se utilizan para verte.

Los matraces utilizados para verter llevan dos líneas de aforo o una escala graduada. Se
utilizan para preparar disoluciones de concentración conocida, o para diluir muestras.
Pipetas: se utilizan para transferir líquidos, y las puede haber de distintas capacidades, al
igual que los matraces, llevan gravadas en sus probetas la temperatura y la capacidad a la
que se debe utilizar, en la parte posterior lleva un código para el volumen, para la
precisión que tengan, y además hay distintos tipos de pipetas según su función.

Hay pipetas manuales, hay pipetas aforadas o volumétricas que tienen un


ensanchamiento en su zona central siendo un tubo estrecho, donde se
indica la temperatura de uso y la capacidad.

Buretas: Son muy utilizadas en el análisis volumétrico, se utilizan sobre todo para valorar
disoluciones cuya concentración no conocemos. Son tubos de vidrio más largo que las pipetas y
pueden contener un volumen de líquido variable, y están graduadas en ml. La bureta de vidrio
tiene una llave que nos permite dispensar distintos volúmenes del líquido.

Probetas: son recipientes graduados, cilíndricos, con una base para la sujeción en la parte de
abajo, se utiliza para medir volúmenes que precisan poca precisión. Se utilizan para dispensar,
tienen un pico en la parte de arriba para facilitar su vertido. A veces se utilizan para contener y
suelen llevar tapón.

Dispensadores automáticos: se utilizan para añadir un volumen determinado de un


reactivo o de un diluyente a una solución. Se compone de un émbolo de válvula y un
extremo por donde sale el líquido. Facilita el trabajo de determinados volúmenes
cuando los tienes que repetir muchas veces.

Utensilios básicos de laboratorio

Vasos de precipitados: Recipientes no calibrados, anchos, con paredes rectas y un pico


para verter fácilmente los líquidos, se utilizan para preparar disoluciones, para preparar
reactivos o para contener sustancias.

Matraz Erlenmeyer: Recipiente no calibrado, vasijas de fondo plano con un cuello corto, se
utilizan para evitar que se pierda material cuando hay reacciones de efervescencia porque la
parte alta del matraz actúa como un condensador de los vapores y se retarda la evaporación.
Se utiliza también para contener las disoluciones para su valoración.
Embudo: Se utiliza para la separación completa de un sólido y un líquido que están
mezclados, se utiliza para transferir líquidos o sólidos.

Tubos de ensayo: son unos vasos tubulares que sirven para calentar, hacer reacciones en ellos, y
los puede haber de muchas formas con o sin tapón, con o sin graduación, de múltiple uso o
desechables, de vidrio o de plástico.

Tubos de centrífuga: soportan grandes tensiones de material, suelen ser cónicos o en


punta, su calidad depende del material y de las irregularidades en el espesor de la
pared, también depende de la configuración del fondo.

Frascos lavadores: contienen agua destilada, suelen ser de plástico flexible y terminan en un
tubo flexible que permiten dirigir el chorro.

Varillas de vidrio: se les llama también agitadoras, se utilizan para agitar las soluciones, los precipitados

Gradillas: son soportes de tubos, pueden ser de distintos materiales y de distintas formas

Escobillones: para lavar el material de vidrio