Você está na página 1de 5

UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

FACULTAD DE AGRONOMLA
AREA TECNOLOGICA
SUBAREA DE MANEJO Y CONSERVACION DEL SUELO Y AGUA
LABORATORIO DE EDAFOLOGIA I
Aux: P. Agr. Cesar Torres

PRACTICA No. 1
TOMA Y PREPARACION DE MUESTRAS DE SUELO

I. INTRODUCCION

El análisis del suelo es una técnica de gran utilidad para prevenir o buscar
solución a problemas que puedan presentarse en los suelos de una región o área en
particular.
El análisis químico de los suelos, sin embargo, no capacita a las personas para
resolver todos los problemas relacionados con el desarrollo y producción de las plantas,
ya que existen varios factores del suelo que influyen en el crecimiento de las mismas,
tales como: concentración de oxigeno, temperatura, agua, pH, disponibilidad de
nutrimentos (deficiencia, desbalance y toxicidad) acumulación de sales, drenaje,
presencia de capas compactadas y actividad microbiológica. Además vale mencionar
otros factores ajenos al suelo, siendo éstos los siguientes: luminosidad, temperatura,
humedad relativa, vientos, plagas y malezas, etc. En la mayoría de los casos, las
plantas se ven afectadas negativamente, no por un factor, sino por la asociación e
interacción de varios.
La confiabilidad de los resultados del análisis depende de la seriedad de los
laboratorios y de la calibración de metodologías y estudios de correlación entre los
resultados de los análisis y los rendimientos de los cultivos de una región o área en
particular, puesto que las metodologías de análisis varían para las diferentes regiones,
según las características de los suelos.
La toma de muestras de suelo merece mucha atención, puesto que el resultado
de análisis tendrá validez únicamente si la muestra analizada es representativa del área
de estudio Para esto se debe tomar en consideración la variabilidad de los suelos, tanto
en la profundidad como en el área sobre el terreno.
Debe tenerse en cuenta que no existe una metodología universal para la toma
de muestra pues los detalles para el muestreo están determinados por el propósito de la
misma en cada caso particular.

II. MARCO CONCEPTUAL

La toma de muestras de suelos debe llevar un propósito. En la actualidad se


realizan muestreos de suelos con diferentes finalidades. Entre las más importantes se
encuentran:

 Toma de muestras con fines de clasificación de suelos


 Toma de muestras con fines de fertilidad de suelos
 Toma de muestras con fines de riego
 Toma de muestras con problemas específicos (salinidad, toxicidad, etc.).
En este caso se va a considerar la toma de muestras de suelos para determinar
las propiedades de los mismos que tienen influencia sobre los rendimientos de los
cultivos o sea muestras con fines de fertilidad.

Toma de muestras con fines de fertilidad de suelos


El objetivo principal del análisis químico de una muestra de suelo, es determinar
la capacidad de éste para suministrar los nutrientes esenciales en las cantidades
adecuadas para todo el ciclo del cultivo.

Época y frecuencia de muestreo


En general, la mayoría de los campos de cultivos deben ser muestreados antes
de la siembra, cada 2 o 3 años, pero en suelos bajo uso intensivo, el muestreo debe ser
realizado antes de la siembra cada año. Las muestras deben tomarse en cualquier
época del año, pero es deseable que el suelo tenga cierto grado de humedad
(capacidad de campo es ideal).

Para que los resultados de los análisis químicos de suelos sean eficientes en la
solución de problemas nutricionales, éstos deber ser complementarios con una
información sobre las características físicas y químicas del suelo y un amplio historial
sobre los cultivos anteriores.

Toma de muestras de suelo para una sola planta


La toma de muestras de suelo para establecer correlación del suelo con una sola
planta se limita a la toma de 3 a 5 submuestras alrededor del tronco de la planta a una
distancia de 30 a 60 cm del tronco, según el tipo de la planta. Esto representa la unidad
de muestreo mínima para una planta aislada, pero si se juntan 15 a 30 muestras,
automáticamente sé esta tomando muestra compuesta. Este muestreo se realiza para
el caso de cítricos, aguacates, cafetales, etc.

Historial del suelo y cultivo


Para hacer una recomendación adecuada de uso de fertilizantes en base a la
interpretación de análisis de suelos, es necesario que la muestra de suelos se haga
acompañar de la información siguiente:

 Fertilizantes o enmiendas aplicados con anterioridad


 Profundidad de aradura
 Drenaje del suelo (bueno, medio o pobre)
 Cultivo previamente establecido (anterior)
 Cultivo a establecer
 Producción anterior y esperada
 Cualquier otro factor que pudiera ser limitante para el desarrollo de las plantas.

Toma de muestras en suelos problema


Las áreas de terreno con problemas específicos conducen a un muestreo de
suelos con fines de diagnosis. Como ejemplo de suelos problema podemos mencionar:
suelos ácidos, salinos, sódicos, salino-sódicos, rocosos compactados e impermeables.
Se pueden tomar de 15 a 30 submuestras a distancia de dos o más metros entre
si, en cada área representativa. Esta primera muestra debe corresponder a la capa
superficial del suelo (Horizonte Ap o Al). Luego tomar submuestras del subsuelo para
cada horizonte del perfil hasta un metro de profundidad aproximadamente, según el
espesor de cada horizonte.
Los depósitos de sales (costras) que aparecen en la superficie de suelos salinos
sódicos, deben muestrearse por aparte. Un horizonte alterado por efectos de la acides
igualmente debe muestrearse separadamente.
Es recomendable tomar una o varias muestras de perfiles adyacentes normales,
con el propósito de determinar en el análisis las propiedades del suelo que sean
responsables de los problemas.

III. OBJETIVOS

Que el estudiante:

 Comprenda la importancia del muestreo de suelos para análisis con fines de


fertilidad.

 Conozca la metodología para el muestreo de suelos y el manejo que se le debe dar


a las muestras antes de ingresar al laboratorio.

IV. MATERIALES

Se necesita contar con:


- Barreno o pala
- Bolsas de papel, de plástico o de manta
- Machete
- Etiquetas
- Lápiz grueso de color obscuro.

V. METODOLOGIA

 Antes de proceder a la toma de muestras, deben delimitarse las áreas que se


tomarán como unidades de muestreo. Para esto se elabora un mapa o croquis de
campo, tomando en cuenta la productividad del suelo, topografía, textura, estructura,
drenaje, color, vegetación dominante, manejo y cultivo anterior.
 Si se tiene un suelo que sea uniforme, se procede a tomar una muestra la cual debe
contener por lo menos 15 a 30 submuestras para un área máxima de 4 a 6
hectáreas, pero si hay mucha variabilidad el terreno se divide de acuerdo a los
criterios antes mencionados.
 La profundidad del muestreo varia de acuerdo al sistema radicular del cultivo a
establecerse, en general, las muestras se toman desde la superficie hasta el inferior
de la capa arable, en la mayoría de los casos es de 0-30 cms.
 Terrenos situados a inmediaciones o cercanos a edificaciones, zonas marginales de
los campos, caminos o carreteros se encuentran en condiciones anormales y se
deben excluir del muestreo o muestrearse por ejemplo, cuando sea necesario.
 El muestreo en suelos que han estado bajo fertilización en bandas o posturas deben
muestrearse con especial cuidado, tratando de obtener un volumen igual tanto de
áreas fertilizadas como no fertilizadas.
 Las submuestras se toman cada 15 a 20 pasos, siguiendo un Zig-zag y utilizando
para ello un barreno, tubo de muestreo (Tubo Hofter), pala, piocha o machete. Las
rebanadas de suelo que se toman deben ser delgadas para no formar muestras muy
grandes las submuestras se deben colectar en una cubeta, bolsas de plástico u otro
recipiente. Se mezcla bien el suelo y se aparta de una a dos libras que se guardan
en una bolsa de plástico o polietileno debidamente identificadas y etiquetadas.
 El suelo debe guardar la humedad que tiene en el campo.
 Para hacer una recomendación adecuada de uso de fertilizantes en base a la
interpretación de análisis de suelos, es necesario que la muestra de suelos se haga
acompañar de la información siguiente: lugar de origen de la muestra, fertilizantes o
enmiendas aplicados con anterioridad, profundidad de aradura, drenaje del suelo
(bueno, medio o pobre), si se riega o no, cultivo previamente establecido (anterior),
cultivo a establecer, producción anterior y esperada y cualquier otro factor que
pudiera ser limitante para el desarrollo de las plantas.

Manejo de Muestras en el Laboratorio


Antes de su ingreso al laboratorio para el análisis respectivo, las muestras tienen
que ser secadas, molidas, tamizadas, homogenizadas, cuarteadas y correctamente
identificadas, según el objetivo que se persiga con ellas.

a. Secado
Las muestras que se piensen almacenar durante algún tiempo antes de concluir
los análisis, se deben secar previamente para evitar cambios químicos que se puedan
producir al almacenarlas húmedas durante mucho tiempo Debido a las rápidas
variaciones que se producen en las condiciones químicas del suelo durante la
desecación, algunos análisis se recomiendan hacerlos usando muestras húmedas poco
después de haber sido tomadas en el campo. Los valores que pueden sufrir cambios
durante el desecado son los que corresponden a pH, P, N, K, Mn, Cu y Zn disponibles.
Muchas determinaciones no se afectan significativamente al ser secadas al aire
con el fin de almacenarlos. Para el secado, las muestras se extienden en una superficie
plana sobre bandejas o papel limpio, en un local bien ventilado. Se debe evitar el
secado brusco utilizando altas temperaturas.

b. Molido y tamizado
Ya sea que se utilicen con la humedad del campo o secadas al aire, las
muestras se pueden pasar por un tamiz de 2 mm; las partículas de grava, rocas, raíces
u otras impurezas se deben eliminar con la mano para lograr una mejor pureza y
uniformidad de la muestra. Los agregados del suelo o terrones que no pasen por el
tamiz, deben molerse con rodillos de madera o con morteros y luego tamizarse
nuevamente, hasta que pase toda la muestra.

c. Homogenización
Las muestras se deben mezclar mediante un proceso de balanceo que puede
ser de la manera siguiente: se toma una tela o cartulina colocando la muestra al centro,
se mueve diagonalmente tratando de que la muestra sea rodada hacia el vértice
opuesto, luego se hace el mismo movimiento en dirección contraria. Se repite el
proceso hasta que el suelo quede bien homogenizado (15 a 25 movimientos).
d. Partición
Cuando la muestra es grande, se debe partir o cuartear para obtener las
porciones de la muestra necesarias. Para esto, el suelo se amontona formando un
cono, luego se aplasta el cono y se divide en su centro con una espátula o cuchara,
desplazando la mitad del suelo hasta uno de los lados y luego volviéndolo a amontonar
en el centro, finalmente se divide en dos y luego en cuartos si es necesario. Puede
también usarse un aparato llamado cuarteador de suelos.

e. Identificación
Una vez homogenizadas las muestras se envasan adecuadamente en frascos
de vidrio, bolsas de plástico o papel, selladas adecuadamente y se identifican con toda
la información necesaria.

CUESTIONARIO

1. Explique en qué circunstancias se deben secar las muestras de suelo y por que?

2. Cuántas submuestras son necesarias para formar una muestra compuesta


representativa?

3. Cual es el criterio que se sigue para determinar la profundidad de muestreo?

4. Con qué frecuencia recomienda usted el muestreo de suelos, para cultivos y


experimentos en vivero?

5. Indique las precauciones que se deben tomar para el muestreo de suelo


fertilizado en bandas.