Você está na página 1de 12

Mujer leyendo, 1668 – 1670

Alta Pinacoteca, Munich


Pieter Janssens Elinga: Poco sabemos de este autor holandés,
contemporáneo de Vermeer, nacido en 1923 y muerto hacia 1682

Pintura realizada entre 1668 y 1670 por el pintor holandés Pieter Janssens
Eling. Aparece una mujer, aparentemente una criada totalmente atrapada por
la lectura de un libro. Está aislada del mundo (de hecho, nos da la espalda a
los espectadores). La lectura que tanto la ha atrapado no es piadosa. Un
observación detallada del libro nos permite comprobar que lo que lee esta
mujer es un libro de caballerías, tan de moda entonces.

Si observamos detenidamente vemos que la criada ha descuidado un poco


sus tareas: un frutero encima de una silla, unas chinelas descuidadamente
dejadas en el suelo... ¿Quiere el pintor censurar de algún modo a la criada?
No hay que olvidar que durante el s. XVII hubo una larga polémica acerca de
si era beneficioso o no para las mujeres leer, e incluso en algunos lugares se
prohibió la lectura de todos aquellos textos que no fueran religiosos.

Por otra parte, el hecho de que la criada esté leyendo nos lleva a pensar que la
señora también lo hacer porque los libros eran extremadamente caros en
aquella época, un lujo que, evidentemente, no podía costearse una criada.
Hemos de pensar que el libro pertenece pues a su señora, y que la criada lo
ha tomado prestado para un rato de asueto.
Mujer joven con libro, 1934
Museo Nacional de Rusia, San Petersburgo
Alexander Alexandrovich Deyneka (Kursk, 20 de mayo de 1899 – Moscú,
12 de junio de 1969). Fue pintor, artísta gráfico y escultor. Es uno de los más
importantes pintores rusos modernos. Participó activamente en los cambios
sociales que se produjeron en su país.

Esta mujer está tan abstraída en la lectura como la de Janssens. No nos da la


espalda, pero no hace falta, no nos hace caso. Suponemos que lleva mucho
tiempo así, refugiada en su libro, pues ante ella se encuentra una taza vacía.
Es un retrato íntimo, casi poético, que se aleja de la producción típica de su
autor centrada en exaltar la revolución y en cantar a la nueva Rusia.
Mujer leyendo una carta, h. 1662-1665.
Dublín, National Gallery of Ireland

Gabriel Metsu (Leiden, enero de 1629 - Ámsterdam, enterrado el 24 de


octubre de 1667), fue un pintor neerlandés de la época barroca.
Este cuadro recoge un fragmento de vida cotidiana. La señora lee
atentamente una carta que le acaba de entregar la criada, quien aún conserva
el sobre en el que podría haber venido la carta. ¿De quién es la carta? ¿De un
“su amigo”? ¿Aguarda la criada respuesta?

La señora parece ensimismada con la carta, la gira para que pueda recibir
totalmente la luz que entra por la ventana; parece recrearse en su lectura.

La criada por su parte, espera a una prudente distancia; parece aprovechar el


ensimismamiento de su señora para contemplar un cuadro escondido.
Habitación de hotel, 1931
Museo Thyssen- Bornemisza, Madrid
Edward Hopper (Nyack, 22 de julio de 1882 - Nueva York, 15 de mayo de
1967) fue un famoso pintor estadounidense, célebre sobre todo por sus
retratos de la soledad en la vida norteamericana contemporánea. Se le
considera uno de los pintores de la Escuela Ashcan, que a través de Arshile
Gorky llevó al Expresionismo abstracto posterior a la Segunda Guerra
Mundial.

Esta lectora de Hopper está tan absorta en la lectura como la dama anterior.
Pero ¿qué lee? Podría ser un folleto del hotel, pero… ¿un texto así provocaría
ese ensimismamiento? Nuestra joven no ha deshecho la maleta, se ha quitado
los zapatos y el vestido y lo ha colocado cuidadosamente en la butaca verde.
Da la impresión de que lee algo que le afecta más. Posiblemente una carta que
lleva malas noticias. La joven del hotel parece desorientada, abatida… Pero
bien podría ser también que leyera, por ejemplo, un horario de trenes: está en
un hotel, en una noche oscura… parece no saber muy bien qué hacer. Sea
como sea, muestra la misma concentración en la carta que otras mujeres que
hemos visto en la lectura de novelas de evasión o cartas –probablemente- de
amor.

Nota.- Según las cartas de la mujer del artista, la joven lee un folleto de
trenes.
Las hermanas del artista, 1826
Statens Museum for Kunst, Copenhague
Constantin Hansen (1804 - 1880) fue un pintor danés asociado a la Edad de
Oro de la pintura de Dinamarca. Interesado en la literatura y mitología,
inició una pintura histórica basada en la mitología nórdica. Dibujó además,
un buen número de retablos y retratos de escenas cotidianas y domésticas
como este.

Las dos niñas del cuadro parecen estar en atrapadas con igual intensidad por
el libro que la mayor tiene entre las manos. Ambas mantienen una actitud
relajada, los ojos bajos, el silencio. La hermana menor se apoya en el hombro
de la mayor para aproximarse más al libro y ver mejor, pero a la vez parece
buscar la confianza y la seguridad que su hermana le proporciona.
Paolo y Francesca, 1864
Galería Schack, Munich

Anselm Feuerbach fue un


pintor alemán nacido en Spira
el 12 de septiembre de 1829 y
fallecido enVenecia el 4 de
enero de 1880. Fue el más
destacado pintor clasicista de la
escuela alemana del siglo XIX

Este cuadro recrea la historia de Paolo y Francesca, pareja que Dante


encuentra en su camino a través del Infierno en La divina comedia. Estos dos
amantes se conocieron al leer en el libro de Lanzarote los amores de la reina
Ginebra y este caballero, momento que refleja este cuadro. Ambos acaban
besándose pero el marido de ella los está espiando y acaba asesinando a
ambos.

La mayoría de los cuadros inspirados en esta historia (muchos de la época


romántica, cuando se redescubre a Dante) se centran en lo dramático: el
marido espía, el asesinato. Sin embargo este se centra en el momento plácido
de la lectura.

A simple vista vemos a ambos jóvenes absortos por el libro que ella sostiene
entre sus manos. Los ojos bajos, la quietud de ambos así parecen indicarlo.
Pero si nos fijamos un poco más, parece que él está iniciado un acercamiento.
La mano indecisa tras la espalda de ella; las piernas cruzadas ligeramente
inclinadas hacia ella… Francesca parece estar a punto de dejar la lectura: sus
dedos levantan ya la página que parece estar a punto de acabar… Quizás
estamos en los instantes previos del beso que les costó la vida.
Cuento para antes de
dormir, 1883
Colección privada

Antón Ebert 1845-1896


Pintor alemán muy
apreciado por un público
burgués, representó
especialmente los
momentos idílicos de la
vida de familia

La lectura puede ser también un acto público. De hecho en sus orígenes lo era
(no hay más que recordar el asombro de San Agustín cuando observaba a San
Ambrosio leyendo en silencio). Durante la Edad Media eran habituales las
reuniones en las que se leían textos en voz alta, pero más allá en el tiempo, lo
que se impuso fue la lectura silenciosa. La lectura pública se reservó apara los
analfabetos y los niños, a quienes se les suelen contar cuentos, sobre todo en
el momento de ir a la cama. Y esa es la anécdota que recoge este cuadro.

Podemos observar en este cuadro un momento de gran intimidad familiar.


Los niños se acercan a su madre; la niña le toca el pecho y el niño descansa su
cabeza sobre el hombro materno. Pero no parece que aquí la madre les esté le-
yendo un cuento infantil. Parece más bien que les lee una revista ilustrada
que les trae imágenes del exterior seguro y protegido del hogar. Pero es indu-
dable que la madre les lee algo, algo que los atrapa y sorprende enormemen-
te.

Aún saliéndonos del tópico de los cuentos, es innegable que han sido las mu-
jeres las que han ejercido de transmisoras de los mismos, las primeras que ha
acercado a sus hijos e hijas los libros.
Las tres hermanas, 1916
Musée de l’Orangerie, París
Henri Émile Benoît Matisse (31 de diciembre de 1869 - 3 de noviembre de
1954) fue un pintor francés conocido por su uso del color y por su uso
original y fluido del dibujo. Como dibujante, grabador, escultor, pero
principalmente como pintor, Matisse es reconocido ampliamente como uno
de los grandes artistas del siglo XX. Al inicio de su carrera se le identificó
con el fauvismo y para los años 20s ya se había destacado por su maestría en
el lenguaje expresivo del color y del dibujo, la cual desplegó en una inmensa
producción que se extendió por más de medio siglo, la cual consagró su
reputación como una de las figuras centrales del arte moderno.

Estas tres mujeres parecen, por sus vestidos, pertenecer a la alta sociedad. Un
de ellas lee y las otras la escuchan con aire apático e incluso indolente. Puede
que porque estén hastiadas de la vida, puede que porque la lectura las
aburra. Pero lo que nos interesa es que es un retrato que refleja una actividad
cotidiana, la de leer en voz alta para un público reducido.
Amaryllis y Henrietta, 1952
Herederos de Vanesa Bell
Vanessa Bell (Londres; 28 de mayo de 1879 – Charleston Farmhouse,
Surrey; 7 de abril de 1961), pintora e interiorista británica, miembro del
Círculo de Bloomsbury, y hermana de Virginia Woolf, con la que tuvo una
fuerte unión durante toda su vida.

La lectura silenciosa no es necesariamente siempre un acto íntimo y privado.


En este cuadro, Bell retrata a dos de sus nietas leyendo cada una su libro,
igual de absortas por la lectura. Aparecen en actitud relajada y tan cercanas
que nos da la impresión de que en cualquier momento pueden interrumpir la
lectura para comentar con la otra cualquier cosa que le haya llamado la
atención.
Mujeres leyendo, 1909
Colección Rolf Deyhle, Stuttgart
No he conseguido información sobre este pintor. Sólo consta su nombre y
su fecha de nacimiento y defunción, Robert Breyer (1866 – 1941)

En este cuadro, dos mujeres elegantemente vestidas, se dedican a leer.


Aunque no están hablando, la actitud relajada de ambas y la cercanía
demuestran que les une una gran confianza. La mujer de azul nos da la
espalda y, como ya pasara con la mujer de Janssens, esto indica que está
totalmente aislada del mundo, absorta en su lectura. Sin embargo la otra
mujer, echada en el suelo, ojea distraidamente revistas y libros que se hayan
ante ella en el suelo. Parece que el pintor ha captado momentáneamente su
atención y por eso levanta la cabeza de los textos.
Madame Pompadour, 1756
Alta Pinacoteca, Munich
François Boucher (París, 29 de septiembre de 1703 – París, 30 de mayo de
1770) fue un pintor francés, que gustó del estilo galante, propio de la época
rococó. Fue famoso por sus pinturas idílicas y voluptuosas de temas mitoló-
gicos, alegorías sobre pastores y por varios retratos de Madame de Pompa-
dour. Uno de sus cuadros más conocidos es el Desnudo recostado (Alte Pina-
kothek de Munich) cuya modelo se identifica como Mademoiselle Louise O'-
Murphy, de catorce años.

Se trata de un retrato oficial que muestra el gusto barroco por mostrarse


como una dama galante, entendida en letras. El espejo que se encuentra tras
la dama nos permite observar una biblioteca bien surtida. A los pies de la
marquesa vemos en aparente desorden unas partituras. Pretende ser un
retrato íntimo (la marquesa en sus habitaciones, dedicada a sus
entretenimientos habituales: la lectura, la música, la escritura…) pero a la vez
es evidentemente una escenificación que sirve de propaganda. No sólo es una
cortesana bella en cuyas redes ha caído el rey Luis XV, sino también una
dama culta de refinada cultura.
Anna Amalia, duquesa de Sawe-Weimar, 1772 – 1775
Fundación del Clasicismo y de los Museos de Weimar, Weimar
Poca información he podido encontrar de Johann Ernst Heinsius, el autor
del cuadro, aparte de su fecha de nacimiento y defunción (1731 – 1794) En
los años en los que pintó el cuadro, era el pintor de la corte.

Se trata de un retrato oficial. Ana Amalia fue durante 16 años regente, tras la
muerte de su marido y la minoría de edad de su hijo. Anna Amalia hizo de
Weimar un refugio de la cultura.

En su retrato no se trata de una mujer que lee, sino que posa con un libro
como símbolo del mecenazgo que había ejercido en su corte. Impulsó las
ciencias y las artes, pero sobre todo impulsó la cultura del libro. Fue de las
primeras en abrir al público su biblioteca.

Interesses relacionados