Você está na página 1de 1

Yo y yo

Lunes, 10 de junio de 2013 | 4:30 am

Gonzalete Toda familia con hijos pequeos quiere un nido cerca de su casa, pero no en su cuadra y cuando van al nido les importa un comino estacionarse en el garaje del otro. Unos vecinos quieren que hagan obras de mejoramiento urbano en la ciudad pero nunca cerca de su casa. Les trae muchas molestias. El seor de una casa no quiere que el vecino haga refacciones en su propia casa porque le molesta, pero cuando le toca hacerlo no le importa la molestia del vecino, es ms, se va de vacaciones para no escuchar el ruido. El del carro nuevo toca el claxon para que le cedan el paso, pero cuando le toca a l hacerlo, no lo hace. La doa sale con su perrito que hace su blandengue deposicin frente a la entrada de tu puerta. Ella hace como si no se hubiese dado cuenta y sigue su camino con el perrito moviendo su culito alegremente y ladrndole a toda mosca que se cruce, pero la doa se pondra furiosa si en la maana se encontrase con un montn de heces en la puerta de su casa. El alegre seor comecancha que est sentado viendo su pelcula contesta el celular en voz alta para decirle a su pareja tardona en qu fila est sentado. Ms tarde, calla a alguien que os hablar en voz alta con un shhh que viene acompaado de unas esquirlas de cancha mal masticada que se proyectan hacia el frente de la sala. Se pone furioso cuando alguien se demora una eternidad en la ventanilla del banco, pero cuando llega se demora exactamente la misma cantidad de tiempo. Voy recordando a un compaero de colegio que siempre gorreaba los snguches, chocolates y puchos de los dems, pero cuando le pedan a l, jams invitaba. Todos conocemos a alguien como esos en esta ciudad, si es que ya no lo somos. Y a m me llega que usted no lea mi bienamada columna cuando jams leo lo que escriben los dems en esta misma columna de este mismo diario.