Você está na página 1de 7

"Las Prisiones de la Comida"

(Nardote)

1. Explica los distintos tipos de anorexia y su relación con la estructura familiar.

Anorexia Sacrificante: Es aquella donde la persona comienza a entrar en crisis


desarrollando un síntoma acorde a una situación familiar particular y se convierte en el
miembro más importante de la misma. La persona desarrolla un trastorno psicológico
(delirio, fobia, psicosis, entre otros).
Esta situación se describe en casos donde los padres son muy exigentes, y los hermanos
muy competitivos, entonces la persona ve que si no puede ser apreciada por sus méritos, lo
logrará a través de la enfermedad. También es característico que esta persona, a través de la
anorexia mantenga juntos a los padres.
Este tipo de pacientes son el chivo expiatorio, ya que gracias a ellas se desvía la atención
del problema de la familia, para concentrar la energía en ellas. También se las conoce como
el héroe de la familia, ya que cargan con todas las responsabilidades de la familia,
desarrollan independencia y autocontrol a muy tempana edad, donde la anorexia es el
síntoma de autocontrol por excelencia.
Anorexia Abstinente: Son personas muy inteligentes con una sensibilidad extrema y gran
dificultad para controlar las emociones; a estas personas los problemas les parecen
enormes, difíciles y demasiado perturbadores. Esto se evidencia en la insatisfacción,
inseguridad permanente y temor al fracaso.
Estas personas aprenden que al concentrarse en algo, como en la capacidad de abstenerse a
la comida, logran distraerse de su extrema emotividad y a la larga, logran provocarse una
anestesia perceptiva y emotiva real y progresiva. Si estas personas lograran dejar de
abstenerse, no serían capaces de dominar las emociones ni de enfrentarse a situaciones
emocionalmente intensas.
Por este temor a la pérdida del control, estas personas se abstienen a cualquier estímulo
placentero. Cuando las jóvenes adelgazan poniéndose bajo un cierto peso, se emiten
algunas neurotoxinas que determinan un efecto droga similar al que provocan las
anfetaminas y la cocaína, lo que produce extrema excitación y energía inagotable.
Además, el abstenerse a la comida es algo que las hace sentir más importantes que otras
personas, ya que consiguen hacer algo que usualmente es más difícil para la mayoría de las
personas.
La anoréxica, en ambos casos, recibe atención particular y afecto en la familia, quienes la
cuidan la controlan y la atienden constantemente agravando el problema en vez de
solucionarlo.

2. Explica los estadios terapéuticos en el tratamiento de la anorexia sacrificante.

Primer estadio: La primera intervención es la connotación positiva del sacrificio, donde hay
una restructuración positiva del papel del trastorno de la joven en el seno de la familia. El
terapeuta plantea que la paciente se sacrifica por los demás y que tiene que seguir
haciéndolo ya que gracias a ella todos están bien. Esto genera un desbloqueo inmediato de
su sintomatología, ya que ella no puede seguir la prescripción.
Segundo y tercer estadio: En caso de que la connotación positiva del sacrificio haya sido
suficiente para desbloquear el síntoma, después de algunas indicaciones a la familia se
puede concluir la terapia. En la mayoría de los casos, se encuentra una estructura abstinente
detrás de la sacrificante, y tienen grandes dificultades para reanudar las relaciones
interpersonales y sociales, en este caso, se procede con el tratamiento para la anorexia
abstinente. Además es importante establecer una relación afectiva intensa con la paciente y
se emplean las técnicas del epistolario nocturno, del expediente estético, del masaje con
crema, etc. y posteriormente se trabaja directamente sobre la relación con la comida.
Cuarto estadio: Se consolida definitivamente la autonomía personal de la paciente con una
explicación detallada del proceso terapéutico desarrollado. Esto tiene como objetivo poner
de manifiesto que el cambio que se ha producido se ha dado gracias a una intervención
científica y al esfuerzo de la propia paciente.

3. Explica los estadios terapéuticos en el tratamiento de la anorexia abstinente.

Primer estadio: La paciente sostiene que no necesita la terapia, por tanto requiere una
captura sugestiva de la paciente, donde el terapeuta debe poner en práctica maniobras y
técnicas de comunicación verbal y no verbal con la paciente y así establecer una relación de
exclusividad con ella. El terapeuta recalca las modalidades perceptivas y expresivas de la
joven ampliando con énfasis su visión de la realidad.
Se evita persuadir para que coma demostrando respeto por su elección. Se debe evitar el
empleo de fórmulas negativas que aumenten la resistencia de la persona. Así también es
importante establecer una relación de complicidad con los familiares para que éstos
colaboren. El terapeuta debe aplicar las técnicas:
1. El epistolario nocturno: Consiste en escribir todas las noches una carta al terapeuta
que empiece con ‘Querido Doctor…’, sirve para crear una relación de alta
intensidad entre el terapeuta y la joven. En la siguiente sesión se le pide que exprese
estas emociones escritas en las cartas
2. Prescripción de la fantasía del milagro: La persona debe pensar todas las mañanas
en una fantasía concreta y mágica, donde ya no exista su problema. Debe visualizar
cómo afecta esto en su vida, qué problemas debería enfrentar, etc.
3. Restructuración y bloqueo de las soluciones ensayadas familiares: El terapeuta,
luego de elogiar a los padres por su disponibilidad para ayudar a la hija, ordena a los
familiares que eviten intervenir o hablar del problema.
Si esta prescripción es respetada, se interrumpe el círculo vicioso de retroacciones
entre la familia y la joven que alimenta la persistencia del trastorno.
Segundo estadio: Se lleva a cabo bajo dos frentes, la paciente y la familia:
1. Intervenciones para la recuperación de la feminidad: Se hace jugar a la paciente a
ser seductora; al vestirse, al hablar, al peinarse, etc. Esto da a la paciente
sensaciones agradables y placenteras, de manera que empieza a sentir y experimenta
el deseo de sentir. Los cambios exigidos deben darse de a poco.
Se prescribe el expediente estético frente al espejo, donde todos los días, desnuda
frente al espejo, debe escribir su expediente estético desde la punta de los pies hasta
la punta del cabello con calificaciones del 0 al 10 y con la motivación escrita al
lado. Luego se le pide que masajee con crema su cuerpo ya que así se siente mejor.
Estos ejercicios sirven para establecer el contacto con el cuerpo y la seducción, que
ocupa una parte importante en la relación entre el paciente y el terapeuta.
Paralelamente, la persona debe hacerse la pregunta “Vivo como si los demás me
encontraran deseable, ¿qué haría hoy de distinto a lo que hago normalmente?”. El
como si, la llevará gradualmente a sentirse deseada y cortejada.
2. Prescripciones familiares: Se pide a la familia que exaspere el problema de la hija
recordándole que se cuide de no comer mucho porque podría engordar, o le podría
hacer daño. De este modo, se anulan por completo todas las soluciones
disfuncionales ensayadas por la familia. Para que la familia haya aceptado esto, es
necesario tenerlos como coterapeutas ya desde la primera sesión
Tercer estadio: El objetivo es el de la adquisición de repertorios de percepción y reacción
frente a la realidad de la paciente. Esta fase requiere más tiempo que las otras. Se trabaja
directamente con la relación con la comida, ayudándola a tener una percepción más
correcta. Una vez desbloqueadas, estas pacientes llegan a querer comer y aumentar de peso
sin conseguirlo. El terapeuta debe subrayar la importancia de tener una buena organización
alimentaria y decide, junto a la paciente cuál es el alimento justo y equilibrado. También
introduce la idea de que un equilibrio alimentario sano se basa en un pequeño desorden que
mantiene el orden, ya que para ser ordenados se necesita un poco de desorden.
Cuarto estadio: Se hace lo mismo que en el caso de las pacientes anoréxicas sacrificantes.

4. Enuncia las diferencias del abordaje terapéutico en cada uno de los tipos de
anorexia.

En el abordaje de tipo sistémico mixto, se puede observar que en las pacientes sacrificantes
existe más facilidad al dirigir la terapia; estas personas son más fáciles de tratar ya que,
mediante algunas maniobras, con mucha frecuencia se obtienen desbloqueos de la
sintomatología y a veces se da incluso en las primeras sesiones.

Lo particular de la anorexia sacrificante es que la persona genera un síntoma acorde a una


situación familiar particular y se convierte en el miembro más importante de la misma, y se
puede observar que a diferencia de la anorexia abstinente la estructura familiar consiste en
casos donde los padres son muy exigentes, y los hermanos muy competitivos, entonces la
persona ve que si no puede ser apreciada por sus méritos, lo logrará a través de la
enfermedad. También es característico que esta persona, a través de la anorexia mantenga
juntos a los padres, y ella es vista como el héroe de la familia.
En el caso de la anorexia abstinente, pasa lo contrario, ya que tienen una gran dificultad
para controlar las emociones; los problemas les parecen enormes, difíciles y demasiado
perturbadores, que se evidencia en la insatisfacción, inseguridad permanente y temor al
fracaso, muy distinta a heroína que se observa en la anorexia sacrificante, donde el síntoma
revela algo de la familia, e incluso la sostiene, pero en este caso el síntoma refleja la
dificultad de control de emociones.
Las pacientes con anorexia significante aprenden que al concentrarse en algo, como en la
capacidad de abstenerse a la comida, logran distraerse de su extrema emotividad y a la
larga, logran provocarse una anestesia perceptiva y emotiva real y progresiva

La particularidad de las pacientes con anorexia abstinente es el estado de anestesia emotiva


con una prolongada abstinencia, a través de la cual logran dominar una sensibilidad y una
emotividad extrema, son estas razones las que conducen el trabajo terapéutico en primer
lugar a la perturbación emotiva de esta condición de tipo anestésica mediante
intervenciones que guíen a la paciente.

5. ¿Cómo se relaciona el tratamiento de la anorexia con el tratamiento de las


toxicomanías?

Dado que cuando las jóvenes adelgazan emiten algunas neurotoxinas, las cuales determinan
un efecto droga similar al que provocan las anfetaminas y la cocaína, se puede comprobar
el efecto similar en cuanto a la extrema excitación y energía inagotable.

El hecho de que tanto las toxicomanías como los casos de anorexia tengan mucho en
común ayuda a dirigir la terapia, de manera similar.

Generalmente en estos tipos de pacientes existe una extrema dificultad en cuanto al manejo
de emociones fuertes, suele pasar que tanto en anoréxicas como en toxicómanos las
emociones son representadas mediante el cuerpo. Es por esto, que el manejo de emociones
y la expresión adecuada de los mismos es un elemento fundamental en la terapia.
Otro punto importante es el poder conversar por lo menos una vez con todos los miembros
de la familia, ya que estos problemas no son vistos sólo desde una perspectiva, donde tanto
el toxicómano como la anoréxica usualmente son personas que recibe extremo cuidado en
sus hogares, lo que no permite avanzar satisfactoriamente la terapia.

El primer encuentro con el paciente es crucial , ya que si éste no se realiza bien, la terapia
será abandonada, ya que son personas que se encuentran con mucha inquietud, y
desesperación de escuchar respuestas a sus problemas., y es importante tomar en cuenta que
tanto pacientes con anorexia como toxico dependientes, generalmente no acuden a terapia
por ellos mismos, lo que dificulta el trabajo, y es por esto que la primera sesión es
extremadamente importante, donde se tiene que establecer un lazo de confianza con el
terapeuta, ya que si esto no sucede, el poder trabajar sólo con la familia no ayudará del
todo, y se pueden omitir opiniones, sentimientos y/o conductas relevantes que pueden
conducir para entender mejor la situación y el tratamiento que se llevará a cabo.

En los dos casos la terapia va dirigida a los miembros de la familia, y a la persona con la
sintomatología, en la que es muy importante poderles brindar los instrumentos necesarios
para acomodarse a su medio, con un manejo de emociones y sobre todo la expresión de los
mismos adecuadamente.
Universidad Católica Boliviana
“San Pablo”

PSICOLOGÍA

Seminario de Clínica

"Las Prisiones de la Comida"


(Nardote)
Cap.4

Alumnas:
María René Barreal Zapata.
Paola Subieta Chinchilla.

Docente: Bismarck Pinto.

27/05/08