P. 1
El secreto admirable del Rosario-San Luis Maria de Montfort

El secreto admirable del Rosario-San Luis Maria de Montfort

|Views: 676|Likes:
Publicado porfarolito7
religion catolica
religion catolica

More info:

Categories:Types, Brochures
Published by: farolito7 on Oct 24, 2009
Direitos Autorais:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/10/2013

pdf

text

original

Rosario, compuesto de ciento cincuenta Avemarías. Pero

en relación a las personas que lo practican, podemos

distinguir tres clases: el Rosario común u Ordinario, el

Rosario Perpetuo y el Rosario Cotidiano.

La Cofradía del Rosario Ordinario sólo exige recitarlo una

vez por semana. La del Rosario Perpetuo, una vez al año.

La del Rosario Cotidiano, en cambio, rezarlo completo, es

decir, las ciento cincuenta Avemarías, todos los días.

Ninguna de estas Cofradías implica obligación bajo

pecado, ni siquiera venial, si no lo rezamos. Porque el

compromiso de rezarlo es totalmente voluntario y de

supererogación. Pero no debe alistarse en la Cofradía

quien no tenga voluntad decidida de rezarlo, conforme lo

17

exige la Cofradía y siempre que pueda sin faltar a las

obligaciones del propio estado. De suerte que, cuando el

rezo del Rosario coincide con una obligación de estado,

hay que preferir ésta al Rosario, por santo que éste sea.

Cuando, a causa de enfermedad, no se le pueda recitar

todo o en parte sin agravar el padecimiento, no obliga. Y

cuando, por legítima obediencia, olvido involuntario o

necesidad apremiante, no fue posible rezarlo, no hay

pecado ninguno, ni siquiera venial. Y no por ello dejas de

participar en las gracias y méritos de los cofrades del

Santo Rosario que lo rezan en todo el mundo.

Y si dejas de rezarlo por pura negligencia, pero sin

desprecio formal, absolutamente hablando, tampoco

pecas. Pero pierdes la participación en las oraciones,

buenas obras y méritos de la Cofradía. Y por tu

negligencia en cosas pequeñas y de supererogación,

caerás insensiblemente en la infidelidad a las cosas

grandes y de obligación esencial: «Quien desprecia lo
pequeño, poco a poco se precipita» "Qui spernit modica
paulatim decidet". (Eclo 19,1).

6ª Rosa: El Salterio o Rosario de la Santísima

Virgen María

You're Reading a Free Preview

Descarregar
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->