Você está na página 1de 1

Comentario:

Tcnicamente la teologa y la filosofa tienen mbitos de estudio diferentes. La teologa se


ocupa de Dios, de la fe y del mensaje de la Iglesia. La filosofa trata del hombre, la razn y de
la verdad como el hombre la entiende. Sin embargo, la filosofa y la teologa se pueden
relacionar en que ambas buscan responder a las preguntas existenciales del hombre.
Histricamente, la filosofa seala como el hombre trata de llegar a la verdad por medio de la
razn. La teologa es la bsqueda de la verdad a partir de la auto manifestacin o revelacin de
Dios.

En la antigedad se pens en la filosofa como la sierva de la teologa (Tomas de Aquino). La
verdad es que en muchos casos la sierva termin siendo la seora (Agustin, Kant; Hegel). La
tentacin ha sido validar lo teolgico con la filosofa y, en ese esfuerzo, quien sanciona manda
a lo sancionado (Bultmann). En la preparacin teolgica de muchos catlicos o no catolicos, no
se llega a estudiar teologa hasta despus de tener una licenciatura en filosofa. Postura
interesante, si se sabe manejar correctamente.
La filosofa parte del conocimiento propio del hombre, de lo que es posible conocer por la
razn, en cambio en la teologa se tienen premisas bblicas o fundadas en la revelacin. Pero
los temas filosficos, sean analticos o de la lgica formal (Aristteles) o sean los de la reflexin
poltica, social y racional de Descartes en adelante, pueden ser muy tiles para el dialogo
teolgico, como lo ilustra H. Kng en obras como "Existe Dios".
Al abrazar el racionalismo positivista de August Comte, se estableci una nueva visin
cientfica de la educacin que decidi desterrar a la teologa de la universidad
latinoamericana. Desde entonces el espritu latinoamericano quedo sin un interlocutor
teolgico. Quien sabe si en parte, las miserias que han vivido estas sociedades, se explican por
haberse quedado sin un dialogo trascendente y sin una idea superior que oriente la accin
humana hacia fines mas altos. La filosofa intenta suplir en parte eso, pero no lo har con la
radicalidad y profundidad con la que puede hacerlo la teologa.

Porque los judos piden seales, y los griegos buscan sabidura; pero nosotros
predicamos a Cristo crucificado, para los judos ciertamente tropezadero, y para los
gentiles locura; mas para los llamados, as judos como griegos, Cristo poder de Dios,
y sabidura de Dios. (1Cor 1:22-24)