Você está na página 1de 7

[Cuando apareció “Utopías pacifistas” en 1911, Europa ya iniciaba su descenso vertiginoso

hacia la Primera Guerra Mundial. Las crecientes tensiones generadas por la competencia
colonialista de las grandes potencias imperialistas, la carrera armamentista y el creciente
militarismo, además de otros indicios, indicaban claramente el camino. El PSD alemán,
engolosinado por los votos obtenidos en su país, parecía preocuparse cada vez menos por
los llamados al sentimiento nacionalista, o se limitaba a señalar que la revolución socialista
era la única alternativa a la guerra imperialista que se avecinaba.
[Rosa Luxemburgo recogió el desafío y denunció implacablemente las ilusiones creadas por
los voceros oficiales del PSD, incluido entre ellos su viejo amigo y aliado Karl Kautsky, 95
considerado el teórico marxista más ortodoxo de la Internacional. El propio Lenin iba a
romper con Kautsky después de que éste apoyó al imperialismo alemán cuando el estallido
de la guerra en 1914. Pero Rosa Luxemburgo, que estaba mucho más cerca de Kautsky y del
creciente oportunismo del PSD, fue la primer dirigente de la Internacional que se percató
de la orientación de las teorías idealistas de Kautsky y comenzó a atacar su creciente
tendencia a capitular ante el ala derecha del PSD.
[“Utopías pacifistas” se publicó por primera vez el 6 y 8 de mayo de 1911 en el Leipziger
Volkszeitung. La presente versión resumida está tomada de The Labour Monthly, Londres,
julio de 1926. Trascrito por Célula 2 para Izquierda Revolucionaria.

I
¿Cuál es nuestra tarea en la cuestión de la paz? No consiste en demostrar en todo
momento el amor a la paz que profesan los socialdemócratas; nuestra tarea primera y
principal es clarificar ante las masas populares la naturaleza del militarismo y señalar con
toda claridad las diferencias principistas entre la posición de los socialdemócratas y la de los
pacifistas burgueses. ¿En qué consiste esta diferencia? No solamente en el hecho de que los
pacifistas burgueses confían en la influencia de las grandes palabras, mientras que nosotros
no dependemos únicamente de las palabras. Nuestros respectivos puntos de partida se
oponen diametralmente: los amigos burgueses de la paz creen que la paz mundial y el
desarme pueden realizarse en el marco del orden social imperante, mientras que nosotros,

95 Karl Kautsky (1854-1938): dirigente socialdemócrata alemán. Principal teórico de la Segunda Internacional
(ver nota 29), pacifista centrista durante la guerra. Adversario violento del bolchevismo y del gobierno soviético.

255
que nos basamos en la concepción materialista de la historia y en el socialismo científico,
estamos convencidos de que el militarismo desaparecerá del mundo únicamente con la
destrucción del Estado de clase capitalista. De ahí surgen nuestras distintas tácticas en la
propagandización del ideal de la paz. Los pacifistas burgueses tratan -y desde su punto de
vista es perfectamente lógico y comprensible— de inventar toda clase de proyectos
“prácticos” para restringir gradualmente el militarismo y tienden naturalmente a considerar
genuino cada síntoma externo de paz, aceptar todo lo que dice en ese sentido la
diplomacia, exagerarlo hasta convertirlo en base para la actividad. Por su parte los
socialdemócratas deben considerar que su deber al respecto, como en cualquier otra
instancia de la crítica social, es denunciar que los intentos burgueses de restringir el
militarismo no son sino lamentables medidas a medias y que la expresión de semejantes
sentimientos de parte del gobierno es un engaño diplomático, y oponer a las expresiones y
declaraciones burguesas el análisis implacable de la realidad capitalista.
Desde este punto de vista las tareas de los socialdemócratas con respecto a las
declaraciones del gobierno británico sólo pueden ser las de denunciar que la limitación
parcial de armamentos no es viable, que es una medida que se queda en la mitad del
camino, y tratar de demostrarle al pueblo que el militarismo está estrechamente ligado a la
política colonial, a la política tarifaria y a la política internacional, y que si las naciones
existentes realmente quisieran poner coto, seria y honestamente, a la carrera armamentista,
tendrían que comenzar con el desarme en el terreno político comercial, abandonar sus
rapaces campañas colonialistas y su política internacional de conquista de esferas de
influencia en todas partes del mundo: en una palabra, su política interna y exterior debería
ser lo opuesto de lo que exige la política actual de un estado capitalista moderno. Y así se
explicaría lo que constituye el meollo de la concepción socialdemócrata, que el militarismo
en todas sus formas -sea guerra o paz armada- es un hijo legítimo, un resultado lógico del
capitalismo, de ahí que quien realmente quiera la paz y la liberación de la tremenda carga de
los armamentos debe desear también el socialismo. Sólo así puede realizarse el
esclarecimiento socialdemócrata y el reclutamiento para el partido, en relación con el debate
sobre el armamento.
Este trabajo, empero, se volverá un tanto dificultoso y la posición de los
socialdemócratas se hará oscura y vacilante si, por algún extraño cambio de papeles,
nuestro partido trata de hacer lo contrario: convencer al Estado burgués de que bien puede
limitar el armamentismo y lograr la paz desde su posición de Estado capitalista.

256
Ha sido hasta ahora un orgullo, y el fundamento científico, que no sólo las líneas
generales de nuestro programa sino también las consignas que conforman nuestra táctica
cotidiana no eran inventados según nuestros deseos, sino que confiábamos en nuestro
conocimiento de las tendencias del desarrollo social y fundamentábamos nuestra línea sobre
el curso objetivo de dichas tendencias. Para nosotros, el factor determinante hasta ahora no
eran las posibilidades que se presentaban partiendo de la relación interna de fuerzas en el
Estado, sino las posibilidades desde el punto de vista de las tendencias del desarrollo de la
sociedad. La limitación del armamento, las restricciones al militarismo no coinciden con el
desarrollo futuro del capitalismo internacional. Sólo quienes creen en la posibilidad de
mitigar y mellar los antagonismos de clase y controlar la anarquía económica del capitalismo
pueden creer en la posibilidad de disminuir, mitigar y liquidar estos conflictos
internacionales. Porque los antagonismos internacionales de los estados capitalistas no son
sino el complemento de los antagonismos de clase, y la anarquía política mundial no es
sino el revés del anárquico sistema de producción del capitalismo. Ambos sólo pueden
desarrollarse juntos y perder juntos. “Un poco de orden y paz” es pues una utopía tan
pequeñoburguesa y mezquina respecto al mercado mundial capitalista como la política
mundial, y respecto a la limitación de las crisis como a la limitación del armamento.
Echemos un vistazo a los acontecimientos internacionales de los últimos quince años.
¿Dónde se ve alguna tendencia hacia la paz, hacia el desarme, hacia la solución negociada de
los conflictos?
En los últimos quince años tuvimos: en 1895 la guerra entre Japón y China, preludio
al surgimiento del imperialismo en Asia Oriental; en 1898 la guerra entre España y Estados
Unidos; en 1899-1902, la guerra de los ingleses y los boers en Sudáfrica; en 1900 la
penetración de las potencias europeas en China; en 1904 la guerra ruso-japonesa; en 1904-
1907 la guerra de los alemanes contra los hereros en África; en 1908, la intervención militar
de Rusia en Persia; en este momento la intervención militar de Francia en Marruecos, sin
mencionar las incesantes escaramuzas coloniales en África y Asia. La sola enumeración de
los hechos demuestra que en el lapso de quince años no hubo uno solo sin actividad bélica
de algún tipo. Trascrito por Célula 2 para Izquierda Revolucionaria.
Pero más importante aun es la consecuencia de estas guerras. Después de la guerra
con China, Japón efectuó una reorganización militar que le permitió emprender diez años
más tarde la guerra contra Rusia y convertirse en la fuerza militar predominante en el
Pacífico. La guerra con los boers culminó en la reorganización militar de Inglaterra y el
fortalecimiento de su fuerza armada terrestre. La guerra contra España impulsó a Estados

257
Unidos a reorganizar su marina de guerra y entrar en la política colonial con los intereses
imperialistas en Asia, creándose así el germen del antagonismo de intereses entre Estados
Unidos y Japón en el Pacífico. La campaña sobre China fue acompañada en Alemania por
la importante Ley de la Marina de Guerra de 1900, que señala el inicio de la competencia
marítima anglo-germana y la agudización de los conflictos entre ambas naciones. Pero
existe otro factor de suma importancia: el despertar social y político de las colonias y los
países que integran las “esferas de influencia” a la vida independiente. La revolución en
Turquía, en Persia, el fermento revolucionario en China, India, Egipto, Arabia, Marruecos,
Méjico, también son puntos de partida para los antagonismos políticos, las tensiones, las
actividades bélicas y el armamento a nivel mundial. Fue justamente en el transcurso de estos
quince años que los puntos de fricción en la política internacional alcanzaron un grado sin
precedentes, nuevos estados han ingresado a la escena internacional y todas las grandes
potencias se reorganizaron militarmente. La consecuencia de todo ello es que los
antagonismos se han agudizado a un grado jamás visto, y el proceso se profundiza más y
más, puesto que por una parte el fermento en Oriente crece día a día, y por la otra cada
acuerdo entre las potencias militares se convierte en punto de partida de nuevos conflictos.
La Entente Reval96 entre Rusia, Gran Bretaña y Francia que, según Jaurés, era una garantía
para la paz mundial, agudizó la crisis en los Balcanes, detonó la revolución en Turquía,
condujo a Rusia a la intervención militar en Persia y produjo un acercamiento entre
Turquía y Alemania, lo que a su vez agudizó las tensiones anglo-germanas. El Acuerdo de
Potsdam agudizó la crisis en China y la guerra ruso-japonesa tuvo el mismo efecto.
Por eso, con sólo observar los hechos, quien se niegue a comprender que los mismos
dan lugar a cualquier cosa menos la mitigación de los conflictos internacionales y la paz
mundial, está cerrando sus ojos.
En vista de todo ello, ¿cómo es posible hablar de una tendencia hacia la paz en el
desarrollo burgués que neutralizará y superará las tendencias bélicas? ¿Dónde se refleja?
¿En la declaración de Sir Edward Grey 97 y en la del parlamento francés? ¿En el
“cansancio armamentista” de la burguesía? Pero los sectores pequeños y medianos de la
burguesía siempre se han quejado del peso del armamentismo, así como se quejan de la
liquidación de la libre competencia, de las crisis económicas, la falta de conciencia que
demuestran los especuladores de la bolsa, el terrorismo de los cárteles y trusts. La tiranía de

96 La Entente, o alianza entre Francia, Inglaterra, Rusia y Servia, entró en guerra con Austria-Hungría y
Alemania en agosto de 1914, comenzando así la Primera Guerra Mundial.
97 Sir Edward Grey (1862-1933): estadista inglés.

258
los magnates de los trusts norteamericanos ha provocado una rebelión de amplias masas
populares y un fatigoso procedimiento legal antitrust de parte del Estado. ¿Acaso los
socialdemócratas lo interpretan como síntoma de la limitación del desarrollo de los trusts?
Más bien miran con simpatía la rebelión de los pequeños burgueses y sonríen con
desprecio ante la campaña estatal. La “dialéctica” de la tendencia burguesa hacia el
pacifismo, que se suponía iba a neutralizar y superar su tendencia bélica, es una prueba más
que confirma la vieja verdad de que las rosas de la dominación capitalista tienen también
espinas para la burguesía, que ésta prefiere mantener en su cabeza sufriente lo más posible, a
pesar del dolor y la pena, antes que perder las espinas junto con la cabeza si sigue el consejo
de los socialdemócratas.
Explicárselo a las masas, destruir implacablemente toda ilusión respecto de los
intentos burgueses de lograr la paz, afirmar que la revolución proletaria es el primer y único
paso hacia la paz: ésa es la tarea de los socialdemócratas respecto de las engañifas
desarmamentistas, ya estén engendradas en Petersburgo, Londres o Berlín.

II

El utopismo de la posición que espera una era de paz y limitación del militarismo en
el marco del orden social imperante se revela claramente en el hecho de que recurre a la
elaboración de proyectos. Porque es típico de las ansias utópicas el crear, para demostrar su
viabilidad, recetas “prácticas” lo más detalladas posible. En esta categoría se inscribe él
proyecto de “Estados Unidos de Europa” como base para la limitación del armamentismo
internacional.
“Apoyamos todos los esfuerzos -dijo el camarada Ledebour 98 en el Reichstag el 3 de
abril— que apunten a liquidar los gastados pretextos que justifican el incremento incesante
del armamentismo. Exigimos la unión económica y política de los estados europeos. Estoy
seguro de que viviremos para ver, cuando se imponga el socialismo o tal vez antes, la
formación de los Estados Unidos de Europa, impulsada por la competencia comercial de
los Estados Unidos de América. Exigimos que la sociedad capitalista, los hombres de
estado del capitalismo, por lo menos se preparen para esta unión de Europa en los Estados
Unidos de Europa, en interés del desarrollo capitalista de Europa, con el fin de que ésta no
sea hundida por la competencia mundial.”

98 Georg Ledebour (1850-0000): socialdemócrata alemán, colaborador de Bebel y Haase (ver notas 36 y 132).
Se opuso a la guerra y firmó el Manifiesto de Zimmerwald (ver nota 31). Miembro del PSDU.

259
Y en el Neue Zeit del 28 de abril el camarada Kautsky escribe: “[...] Hoy hay un solo
camino para lograr un largo periodo de paz, que desvanezca para siempre el fantasma de la
guerra: la unión de los estados de la civilización europea en una liga con una política
comercial, un parlamento, un gobierno y un ejército comunes; la formación de los Estados
Unidos de Europa. Si se constituye se dará un tremendo paso adelante. La superioridad de
esos Estados Unidos sería tal que sin mediar ninguna guerra podrían obligar a todas las
demás naciones que no se les unan voluntariamente a liquidar sus ejércitos y sus flotas.
Pero en ese caso desaparecería toda necesidad de armamentos para los nuevos Estados
Unidos. Estarían en situación de dejar de lado la adquisición de armamento nuevo, de
abandonar el actual ejército y las armas agresivas navales, y también de prescindir de todo
medio de defensa, del sistema militar mismo. Comenzaría entonces, con toda seguridad, la
era de la paz permanente.”
A primera vista, la idea de los Estados Unidos de Europa como condición para la paz
puede parecer plausible. Pero un examen más profundo de ella demuestra que no tiene
absolutamente nada en común con el método de análisis ni con la concepción de la
socialdemocracia.
Como partidarios de la concepción materialista de la historia, siempre sostuvimos la
idea de que los estados modernos, como estructuras políticas, no son productos artificiales
de una fantasía creadora, como lo fue, por ejemplo, el Estado de Varsovia de napoleónica
memoria, sino productos históricos del desarrollo económico.
¿Pero sobre qué fundamento económico se apoya la idea de una federación de
estados europeos? Es cierto que Europa es una unidad geográfica y, dentro de ciertos
límites, una concepción histórica cultural. Pero la idea de Europa como unidad económica
contradice el desarrollo capitalista en dos aspectos. Ante todo se dan dentro de Europa las
luchas competitivas y antagonismos más violentos entre los distintos estados, y seguirán
dándose mientras éstos existan. En segundo lugar, los estados europeos no pueden avanzar
económicamente sin los países no europeos. Como proveedores de aumentos, materias
primas y mercancías, incluso como consumidores de éstos, los demás países están ligados a
Europa por miles de lazos. En la etapa actual del desarrollo del mercado y la economía
mundiales, la concepción de Europa como unidad económica aislada es una invención estéril
de la mente. Europa no constituye una unidad económica especial dentro de la economía
mundial en mayor medida que Asia o América.

La idea de una unión europea en el sentido económico ha sido superada hace largo
tiempo; también lo ha sido en el sentido político.

260
Las épocas en que Europa constituía el centro de gravedad del desarrollo político y el
agente polarizador de las contradicciones del capitalismo pertenecen al pasado. Hoy
Europa es apenas un eslabón de la intrincada cadena de relaciones y contradicciones
internacionales. Y lo que es más decisivo aun, los antagonismos entre los países europeos
ya no se juegan solamente dentro del continente sino en todas partes del mundo y en todos
los mares.
Solamente se dejan de lado estas contradicciones y acontecimientos y se plantea la
bendita posibilidad de un acuerdo entre las potencias europeas cuando se tiene en cuenta
nada más, por ejemplo, que hemos vivido cuarenta años de paz ininterrumpida. Esta
concepción, que considera solamente los acontecimientos del continente europeo, no toma
en consideración que la razón fundamental por la que no hubo guerra en Europa durante
décadas es que los antagonismos internacionales han aumentado infinitamente más allá de
las fronteras del continente europeo, y que los problemas e intereses europeos ahora se
disputan en todos los mares del mundo y en la periferia de Europa.
De aquí que los “Estados Unidos de Europa” sea una idea que se enfrenta
directamente con el proceso económico y político, y que no toma en absoluto en
consideración los acontecimientos del último cuarto de siglo.
La suerte que corrió la consigna “Estados Unidos de Europa” confirma también que
una posición tan en desacuerdo con la tendencia que sigue el proceso no puede ofrecer
ninguna solución fundamentalmente progresiva, pese a todos los matices radicales con que
se la presenta. Cada vez que los políticos burgueses levantaron la consigna del europeísmo,
de la unión de los estados europeos, lo hicieron con el objetivo implícito o explícito de
dirigirla contra el “peligro amarillo”, el “continente negro”, contra las “razas inferiores”; en
síntesis, siempre fue un aborto imperialista.
Y si ahora nosotros, socialdemócratas, llenáramos este viejo odre de vino nuevo y
aparentemente revolucionario, tenemos que decir que las ventajas no serían para nosotros
sino para la burguesía. Las cosas poseen su propia lógica objetiva. Y la solución de la unión
europea en los marcos del orden social capitalista objetivamente sólo puede significar, en lo
económico, una guerra con América por las tarifas y políticamente una guerra colonial
racista. La campaña china de los regimientos unidos europeos con el mariscal del mundo
Waldersee 99 al frente y el evangelio germano como estandarte: ésa es la expresión real, la
única posible, de la “Federación de Estados Europeos” en el orden social actual.

99 Conde Alfred von Waldersee (1832-1904) Mariscal de campo alemán.

__________________
261 Transcripción: Célula 2