Você está na página 1de 1

Russell Burrill Una iglesia revolucionada

El autor hace un trabajo creble de remontar muchas de nuestras prcticas a paradigmas religiosos introducidos en el
siglo IV, cuando el emperador Constantino el Grande se uni a la fe cristiana y trajo consigo los sistemas eclesisticos romanos.
Tal sistema era la iglesia institucionalizada que desmantel las comunidades relacionales de los grupos pequeos que
haban prosperado durante trescientos aos desde los das de los apstoles. Otro era el predominio de la clase clerical, que
negaba el sacerdocio universal de los creyentes: la idea de que cada miembro era un J;Ilinistro. Esto cre una clase espectadora
que no estaba habilitada para ministrar y ni siquiera para leer las Escrituras. Eso estaba reservado para el clero. Una
consecuencia de ello hoy es el clamor entre muchos miembros de que el pastor "n? me est alimentando". Tambin se ve el
sndrome 80/20, que los observadores del crecimiento de iglesia declaran como una de las grandes enfermedades que afligen a
la cristiandad: un laicado dependiente en el que el 80% de los miembros espera que el 20% del clero profesional y asalariado
le sirva. Burrill no es reticente al recordarle a los lectores de este libro que las herejas de la Babilonia Misteriosa se relacionan
con la estructura y la prctica, al igual que con la doctrina. La doctrina prstina que no tiene el vehculo estructural apropiado para
llevarla al mundo, obstaculiza la obra de Dios tan ciertamente como una doctrina falsa que se divulga.
En este libro se hace el llamado a salir de Babilonia, no como un llamado a salir de las herejas doctrinales, sino en referencia
a la estructura de la iglesia local que castr la comunidad relacional de los grupos pequeos y adquiri el diseo basado
en un programa institucional legado a toda la cristiandad por la Iglesia Romana (pg 7-8).