Você está na página 1de 15
5 Materia fuera de lugar Como a tantos otros ninos, cuando era pequeda me cautivaba lu idea de enviar un mensaje en una botella. Habia algo muy atra- vente en esta forma tan primitiva de comunicacién de larga dis- lancia, a la vex intima y aleatoria. La idea de lanzar una misiva, desde una playa estadounidense y que alguien pudiera recogerla 2» China, Tanzania o Irlanda hacia que el ancho mundo parecie- de repente mucho més pequefo y abareable. Los océanos nos ‘conectaban a todos. “Me acordé de elo no hace mucho, mientras hablaba con un in- vestigador acerca de un tramo remoto del océano Pacifico, situado nl noreste de Hawai’ Durante un lago periodo, esta zona era con- ‘ida dnieamente como un lugar tranguiloy sin viento que los ma- Fineros intentaban evitat: Recientemente ha adquirido relevancia por ser el emplazamiento de un enorme remolino de basura plist- Investigador y sus colegas fueron hasta all para investigar las iiones supuestamente deplorables en la zona bautizada como ‘eran mancha de basura. Dos veces al dia echaban redesen ls la- fs aguas azules, y cada vez que las izaban encontraban restos de plistico. La mayor parte de lo que recogfan eran rozos imposibles ‘de identifica, pero un dia, dijo el investigadbor, vieron que la red con- tenla un encendedor desechable de plistico transparente, Esisba ‘en tan buen estado que incluso podia leerse la direccién que tenia, Impresa en un lado. EI investigador me cont6 que habfan colgado tuna Fotografia del encendedor en el sitio web de su laboratorio, "Busqu la foto y me esforeé en leer la inscripeién —que esta- bu eserita en chino y en inglés— hasta que finalmente consegut tiseifrar una direccién de Hong Kong y un nimero de teléfono. ténddome como si hubiera encontrado un mensaje en una bo- la, decidf marear el mimero. “7 Resulté pertenecer a una empresa que vende y disteibuye vino, chino, Alex Yueh, el paciente director que sin duda lament haber contestado « mi llamada, no sabta nada acerca de encendedones promocionales. La empresa no los regalabs, pero puede que lo hu biera hecho en el pasado, sugtié Vuch, porque la inseripein del ‘encentledor era Ia direceién donde la empresa haba estado ubic ‘ada siete aftos tras No s€ cémo pudo ie parar al céano —se pregunt6 Yueh— Es muy rao, Pero lo cierto es que, en la era del plistico, lo raro se conviere tw en frecuente: un encendedor disetado para durar unos pocos ‘meses puede sobrevivir facilmente durante anos flotando kilome: tros y kilometeos en alia mar, Uno de los lugares alos que podiaMegar un encendedor névc frago es el atolén de Midway, una isla mindscula entre muchas ‘otras del archipiélage hawaiano, En Midway se libr@ un historicn ‘combate en la segunda guerra mundial, Hoy se encuentra some- tide a un tipo muy distito de atague, el de los montones de bac ‘sura que legan alli arrastrados por el mar tras las tormenta, Los voluntarios recogen toneladas de desechos de ss playas de arena, blanca cada afo. Han reunido cientos de encendedores Midway tambien es el hogar delalbatros de Laysan, un im- presionante ave marina de easi un metro y con una envergadura el doble de esta altura. Sus amplias alas e permiten volar grandes ‘distancias mientras busca comida a diario en el trecho de mar que rodea a Midway: Unos 1.2 millanes de estas aves anidan en el ato- lon, y easi todas albergan alguna cantidad de plistico en el esté- ago. El contenido de los estémagos de estos albatros «podifa abastecer las estanterias de una tienda de autoservicios, dijo un. experto.* ohn Klavitter, bilogo del Servicio Estadounidense ce Pesca y Fauna Silvestre especalizado en fauna silvestre, leva trabajando fen Midway desde 2002 y en este periodo ha discccionado clentos, de albatros muertos. Klavitter suele encontrar entre otros objetos, tapones de botela, capuchones de boligrato, juguetes, scdal, tu bos de plastico usados en granjas de ostras v encendedores, todos ellos reeogidos accidentalmente por las aves mientras buscan los ealamares y las huevas de peces voladores que componen su die- ta habit las a =Y luego tambien hay todo tipo de trocitos de plistico, es im- posible saber qué son —ahadié Klavitter* {Al hurgar en el estémago de un ave durante una autopsia suelen ‘oltse los horribles chasquidos que produce el plastico. Un pollue= lo muerto tenia mas de quinientos trozos de plstico en el esto ‘mago, entre ellos un trazo de chapa verde oliva perteneciente a un bombardero de la Marina estadounidense hundido a més de no- venta y seis kilémetos jen 1944!" Hace un siglo, el mayor peligro para estas aves eran los caza- dores dle pluras. Hoy, una de las principales amenazas es el plis- tico.* Los polluelos, que dependen de sus padres para alimentar- sc, son los més vulnerables, Normalmente los padres regurgitan en Jos picos de sus hijos una mezcla de calamar y huevas de pescado extraidos del mar ablerto, pero desde que los ciemtficos empeza- ‘on a establecer controles en la déeacla de 1960, las aves han es tado levando a sus nidos cantidades erecientes de plastic, Site sientas y observas at los padres alimentando a sus exis, «x posible ver como les pasan los tro70s de plastico asus pole. los —explic6 Klavitter Durante los dos meses en que limpiaron las zonas que rodean las colonias de estas aves, un grupo de voluntarios recogié mas de mil encendedores desechables.” La muerte es Frecuente entre las crias de albatros. De los ui nientos mil polluclos nacidos cada afto, alrededor de doscientos mil acaban muricndo, en su mayor parte de deshidratacién o de hambre. Pero un nuevo factor que posiblemente est contsibuyen- do al rimero de muertes ela dieta cada ver mas sintética de es tas aves Cuando tienen el estémago lleno a rebosar de troz0s sueltos de plastico, puede que los polluelos sean incapaces de co- mero de beber ineluso de reconocer que sus cuerpos necesita comida © agua. En un estudio financiado por la Environmental Protection Agency, los investigadores descubrieran que los pollue- los muertos o bien de hambre 6 por deshidratacién tentan el do. ble de plistico en el est6mago que os que habian muerto por otras casas. Y el plistico es tambien en ocasiones una causa directa de ‘muerte, como cuando un polluelo se traga un troz0 de plastico lo sulicientemente afilado para agujerearle la pared estomacal, o tan srande que le obstruye el esafago, “Kvitter no suele saber si un ave sure por haber ingerido plis- 149 tico cuando atin esd viva. Las aves no exteriorizan st sufrimiento, y¥ dado que tienen el estomago disenado parn hacer frente a obje: {tos no digeribles, como los picos de calamar, a menudo regurgitant los plisticos que se han tragado. Pero en cierta ocasion Klaviter descubrié un albatros adulto que intentaba expectorar un tro70, de plastica que al parecer se le habla stascado en la garganta, Cos aid al ave y le hizo un masaje en la garganta para extraer con cu {dado lo que result6 ser la larga asa blanca de un cubo infant Bl albatros de Laysan es una de las més de 260 especies animales en el mundo que mueren o que sufren heridas por culpa del plasti= 0," Y seguin Klavitter, lo que vemos en el albatros esta sucedien= do en Ia parte més baja de la cadena alimentaria. Peces grandes ¥ pPequefos, e incluso medusas del tamaio de una moneda, estan ine Biriendo plastic. «Llega tan abajo que hasta da miedo.» He visto fotos de docenas de allbatros de Laysan muertos, ime jgenes que capturan de la forma mas era posible Ia amenaza que los plisticos suponen para el mundo natural. Cada animal met to parece una burla al orden natural: un cesto a punto de desme= hnuzarse con forma de pjaro, hecho de plumas y de huesos blan {queaclox por el sol y leno de un monton de encendedores, cates para beber y tapones de botella, todos de colores llamativos. ‘éjaros se descomponen y vuelven a la terra: los plsticos prome= ten perdurar durante siglo. Se puede establecer una relacin directa entre la creciente pros dduccidn de plsticos, la dependencia cada vez mayor por parte de los humanos de productos desechables como los encendedores y Ja contaminacion plastica del medio ambiente. Tal y como escribi6 1 bidlogo britinico David Barnes, «ino de los cambios recientes ‘mas omnipresente y duraderos en la superficie de nuestro planes taesla acumulacién y fragmentacidn de los plisticass.”Y esto ha sucedido en el espacio de una sola generacion, o, para ser exac- ts, deste Ia década de 1960, cuando comenz6 a extenderse Ia era de la desechabilida, ‘Las mismas cualidades que convierten @ muchos plsticos en ‘materiales fantésticos para el mundo humano —ligereza, resisten- cia y durabilidad— los convierten también en un desastre cuando Sse esparcen por el mundo natural El sire, la tierra y el mar sopor- 150 ‘an las huellas de nuestra dependencia de este material tan dura- dro, Veo la prucba en el cubo de compostaje que guardo en el jardin trasero de mi casa, donde de vez en cuando una miniscu- Ii etiqueta de plastico con cédigo de barras—como las que pezan Indefectiblemente alas frutasy las verduras en la aetualidad— re- parece entre el humus: «Nectarina 3576»; «Aguacate 2342s. El ‘que tantas de estas etiquetas leven también la palabra sorganicos parece particularmente retorcido. Bolsas, paquetes, vasos y botllas de plistico se desplazan sin cesar por los distintos paisajes del mundo, desde fos centros de ‘udades absrrotadas de gente hasta las 2onas rurales més remo- ‘as, Suponen una afrenta visual para los humanos, ast como un pe- ligro para la naturaleza." A To largo del pasado ato he encontra doceaatro encendedores de plistico durante mis pascos diarios por ‘I parque Golden Gate. Incluso aquellos plisticos que se tiran a los vertederos de basuras pueden causar problemas y lixiviar sus lancias quimicas que afectan al sistema endocrino, como ftalatos, bisfenol A y alquifenoles que pueden contaminar la terra, Jos aro: yoy las aguas subterraneas. Pero Jo més preocupante de todo es la contaminacion a causa «el plistico vertdo en los oeéanos, final de trayecto tanto para las vias fluviales como para los humanos. Alli donde la vista no a «canza, los plasticos se van acumulando a un ritmo enfebrecido, se ‘depositan en el lecho del océano a cualquier profundlidad y sejun- tan alo large de amplios trechos de mar abierto, como en la zona. el Pacifico Norte dande encontraron el encendedor néufrago. Na- die sabe a ciencia cierta cusinto plastica hay en los océanos del mundo: he visto ealculos que escilan entre 13.000 y 3,5 millones de trozos de plstico por kilémetro cuadrado." Un experto caleu- lc que 725 millones de kilos de plistco acaban en los océanos cada to, lo que equivale aproximadamente a la cantidad de bacalao pescado anualmente en el Atlantica. Una pregunta clave que Ios vestigadores se hacen ahora es si ese plistico —y las toxinas que pce contener— se esta introduciendo en la cadena alimenticia, ‘Acaba toda esta basura plastica en nuestras mesas? ‘Los investigadores comenzaron a fijarse en la presencia de plstico en el océano a mediados de los aos sesenta. El proble- ‘na ha atumentado de forma exponencial debido la creciente pro- ddaceidn de plistico, que se ha maltiplicado por veinticinco en el Ist Ultimo medio siglo. Durante est perio, el volumen de fibras de ‘ganar ba puerea pu Interior Le desechae Dlistico acumuladas en el agua salada que rodea a las islas rite bilidad no era un concepto totalmente nuevo: cuando se abarats nicas aument6 entre dos y tres vers, sein muestran diversos et cl papel en el siglo xix, los cuellos de camisa de papel desechable tudlios* Junto a la costa de Jape, la cantidad de particulas de se pasion de mods, las iendas emperaron a entepar bolas de plstico que flotan en el aceano aument de forma ain mas pros papel con las compres. Con todo, la mayorta de os eonsumidores ‘nunclada, mulkiplicandose por diez durante las decadas de 1970 aban por sentado que los articulos que compraban podian sate {¥ 1980 y por diez de mievo cada dos o tres afos durante los nae te una y otra ver, y si se rompian podian repararse. La naturale- venta. Si bien en algunas eonas, como el Pacifico Norte, el ps ‘de los nuevos materiales surgidos a raie de la segunda guerra blema no deja de agudizarse,diversosestudiosindican que cn oto vial desafié esta ercencia. Los plésticos no eran algo que la Iuzares podsia estar estabilizandose.” Los registos de lo array iente pudiera fabricar o arreglar en sus casas. ¢Como se puede tres realizados en las costas Estey Oeste de Estados Unidos, po rear un bol de Tupperware resquebrajado? ZMerecta la pena ‘Jemplo, no reflean aumentos en aos recientes, arse la molestia? Con todo, si consideramos as enormes cantidades de pléstica En lo aos inmediatos de la poseuerra, Jos plisticos empezae Presentes en los mares, ésta podria se la forma de contaminacion rom & sustituir a fos materiales tradicionales en la fabricacion de Dlistica mas desconcertant y difieil de solucionay: Tal y como eh preductos duraderos, pero era evidente que los consumidores come vertido de petdleo de BP en el golfo de México demostré ce for: prarian un ndmerolimitado de coches, refrigeradores y radios. La 'ma tan trgica, los datios produces en el fondo del acéaro tienen, ria reconocié que su futuro dependia de la ereacion de nue: Aifel solucién. gPor donde se empieza a limpiar un habitat que vos mereados, v las constantes innovaciones en la clencia de los ‘cubre el 70 por clento de la superficie de Ia Tera? Una vasta exe olimercs comenzaban a allanar el camino. El mercado para ar tension sin ley que nos pertenece a todos, y por eonsiguiente, a-ha. ticulos de corta duracién era «realmente inmenso>, eacares la re- die. Como en el famoso dilema descrito por el ecologista Garret vista dl sector Modem Plastics." © como un conferenciante admi- Hardin, es una tragedia de los bienes comunes,y se ata de una 6 sin rodeos a un piblico compuesto por fabricantes de plsticos tragedia funesta dado que en este caso el bien comiin ex, como I tun congreso de'1956: -Vuestro futuro esta en el camion de la denominé la oceandgrafa Sylvia Earle, «el corazén azul del plas baasuras* neta», fuente de easi todo el oxigeno de la atmdsfera hogar de Todos aquellos materiales duraderos creados para sobrellevar Inds especies de plantas v animales que ningtin otro habitat. las privaciones de Ia guerra no tardaron en emplearse para fabri= Los ovéanos han absorbido los desechos de la humanidad due car las comodidades efimeras de la paz. El aislante Styrofoam [po- "ante silos, pero estamos legando a un punto de inflexin, ade Hestireno extruido, wsado por los guardacostas estadounidenses Virtio Richard Thompson, decano de investigacion sobre esiduos ‘marinos. «Va a ser muy dificil, por no decir imposible, elimina fabricar balsas saleavidas porque flotaba muy bien, pase a izarse en vasos y neveras de pienic; al compuesto a base de vi 1s restos de plistico que ya se eneventran en el medio ambiente, nil Saran, que result tan dil para proteger el cargamento mil ebido al crecimiento exponencial que estamos viendo en ka pros , se le asignd la proteccidn a corto plazo de las sobras de come duccion de plastico, en diez o veinteatios nos enfrentaremos & um dda; yl extraordinaria capacided del polietileno para aislar a altas rave problema a menos que cambiemos de habitos.» Irecuencias pasé al olvdo cuando este polimero ini una nueva, carrera como bolsa para bocadillos y para ropa de la tintoreria, ‘Al principio costaba mucho vender estos productos, al menos El encendedor desechable es un icono de la cultura de usar y ‘la generacién que habia sobrevivido a la Depresion y alas reco> UUrar que empez6 a extenderse en los aos posteriores a ka sextne tidas de chatarra en tiempos de guerra gracias al mantra «isalo, dla querra mundial, cuando la tecnologia que ayudlo alos Aliados ‘sistalo, aprovéchalo,o prescinde de ello»" Los valores de la ret 152 133 la gente seh ta Ers preci que los queda y los ru te. Era preciso ae aprender que alguien le ene cadaver mayor de noc cada Yez mor de nico proto dehubi dene al 1 omer ant ot a sp igus en propiciaron el aumento de la ss de natal lara, La rein fe cleo qu denne ss ay deus is con una fotogralla gu mostra a un pao ren Sifts lls von os Dao evans ese ssl bon Ina de reson dsecabls plato cl ba cel opal oan Sele, arin acon varios oben ms Lima las vernon habs habia Hes carnta ote ala ne singin arm de anne ue molars No vont ue joven mam parca tn coment Arends tn promt la cons qe ho a mila de los plastics que se foc bores ‘@articulos de un solo uso ‘ fe /ncendedordesechabl, legado con ese los de us y argu inundaron el mero te comets om nbn deci at cand made po No cr wseguir una cerilla o volver a ler eal cine ar un encendedor de gas = ta va Saige adver Con todo, incluso estas ce ris ran alwarne gracias __oteendores desc rporaron a haces pope wy sh tas Uns spp eso et i ots en qe aparron primes al lee co ltico Yume to aes aes de her sto se de lis. Eee fc cea por Berar Due niente una venerable familia francesa que habfa estado fa. bricando y vendiondo arculos de Ij en cue yen metal desde f guerra Fancoprsana, hacia cst slo” Su empress cabo enone de buena ail ue fciona con cane chs de combate eempazables En cert cst, a pnp de ls ato Sse, mientras DuPont sca uns de sala crchos de rept ele ou un fo une as al carticho un seco mecanisna de encendo, ke ponte IS4 na cublerta de plistico y comercializaban el resultado como un thendedor de bajo coste que podria tirarse ala basura cuando se (habara el combustible? DuPont introdujo el producto en Francia ribet yen Estados Unidos algunos anos después, y olla Crie~ fee. Tanto si famaban Gauloises como Marlboro, a los fumadores Ihr encants eel atractivo articulo desechables, tal y como lo bau tio The New York Times» Bl Cricket era, sein este perio, «un bolo tan evidente de a América contempordinea como el dura {lwo Zippo lo habja sido durante los afios dificiles de la segunda fuictra mundiale. Este comentario lamé la atencién de dos em- fresas que ya tenian mucha experiencia en la comereializacion de (iiculos desechables: Bic, que trajo al mundo el boligrafo dese- able en 1982, y Gillette, fabricante de la primera hoja de afetar Itecchable, Ambas empresas vieron en al encendedar otro produc torque, como el boligrafo y la maquiilla de afeitar, podia prod fine a bajo coste y venderse en los supermercados, autoservicios \ tuendas de autoservicio que aban brotado como setas por todo U‘puisaje de la posguerra, Gillette compré el Cricket y amplié si fadaccion, mientras que Bic introdujo su propio encendedor, Durante a década de 1970 las dos empresas se enzarzaron en un Combate de marketing que fe Famaso por su brutalidad.” Pero el Touotipo del vivaracho grill de Gillette no pudo competir con la Augerente eampafa «Flick my Bic» (Enciende mi Bic} de Bic, ¥ Drincipios de los aos ochenta Gillette tiré la toallay le cedi6 el heveado a st rival, Pars entonces, las ventas anvales de encende- ores desechables en todo el mundo se habian sextuplicado has ta aleanzar més ce 350 millones de encendedores vendidos.” Los fumadares e incliso las no fumadores— se dejaron seducir por Ja comodidad que ofrectan los mecheros desechables, En retros- pctiv, sorprende la rapidez con que los consumidores estuvieron Uispuestow a trasiadar st afecto de las cells, que a menudo eran ati a estos encendedores de aspectoelegante por los que tenfan, ‘que pagar Un encendedor podria parecer un anacronismo en una €poca cen Ta que fumar ha sepuido la misma senda que el almuerz0 con tres martinis, Sin embargo, mientras que el nimero de Furmadores ten Estados Unidos y Europa oceidental no deja de descender, en ‘tras zonas del mundo, particularmente en Asia, la antigua Union SSovieica y algunas partes de Africa y Latinoamérica, los eigart- 155 Nos estin en alza.” «La epidemia mundial del tabaco es peor: {que hace cincuenta afos», laments la Organizacion Mundial Ja Salud en un informe reciente que predecia que, al ritmo: el numero de fumadores en todo el mundo aumentaria cash 60 por ciemto antes de 2050, ara los que rabajan en el negocio de los encendelones,. son buenas noticias, Bic cuenta ahora con merades en 160, dlistintos y vende cinco millones de encendedores desechabl dia. Y estas cifras son slo de productos Bic y no inclu las tas de ls encendedores desechables sin marca, muchos de los les estan fabricados en China. Sélo en exportaciones, China «i6 encendedores por mis de 700 millones de délares en 2 Semejante volumen de ventas ayuda a explicar por qu lis ‘cendedores desechables contintan siendo un residuo habitual hecho, el encendedor de plistico es wn producto mas clara desechable que muchos articulos de un solo uso que pueden us se de nuevo 0 revilarse. Los encendedlores desechables se fab on el tnico proposito de encender unos pocos miles de la Una ver el cartucho de combustible se vaca, la vid Util del ccendedor toca a su fin. No puede usarse part nada mis; no reciclarse, debido al combustible, Solo pee trarse la bas EI pléstico que recubre los encendedores desechables de ‘marca Bic es un primo muy resistente del actlico creado en lade cada de 1950 que comercializa DuPont con la marca registrada Delrin. Se trata de un plistico conocido por su dureza. su resise fencia a la fricein y st impermeabilidad a ls disclventes y a low ‘combustibles, cualidades que lo convierten, alardes DuPont, en “un puente entre el metal y Ios plisticos corrientes. Esta hab lidad similar a la del metal para contener combustible es la razon por la que Bic lo eligid para sus encendedores, El Delrin es um plistico concebido para resistr las condiciones mas das. As pues, qué sucede cuando alguien tia al suelo despreoeu: padamente uno de estos cartuchos usados de Delrin, o cuando di cho cartucho es arrastrado mar adentro? A fin de hallarresptes. {aa esta pregunta acudi a Anthony Andrach, quizas cl principal ‘experto a nivel mundial en el comportamiento de los plsticos en «l medio ambiente. El propio Andrady escribié una de las princi 156 les obras sobre este tema: Pasties anu the Environment, un toro te 762 paginas respetado tanto por la industria como por los eco- ogists Tras ethan qui de poitmeron, Andady ac tee then Io quc enemind sl probe decreas pla fon en 1980, lena visa spade orgen, Set Lanka Ate pmos por ls plyas done bia ugado de ito cl euimico ths conserado al encontaascuberta de bolas y envello tne plastic, at come de rx dexecos.Andrady recone fh lobjvo paredoco pr parte dla indurtia de faba ma: thes que eran dradereny deseehales «wn empe plants run autntico problema 7 Vn mater naturals como I made l papel se des eon mediante a biodepradacsn, un proceso qe reser a Pa fips de micoorganismes capace de diver as macular Jie voWers comer tors de dchas mols on carbo: Jory en ara, Pero tly como obser Andrade precio mi ones de anos pra decree alleesmicrobianos que pu fen darcucntdeun rl dun cascode endo, Ls lasteos tse desde hac apenas selena af, prio en abeolto su ‘tom prt evauctn de micrbio copace de deamantlr ex tis mola de a cadena fan enormesy comple En gar A biedegradarse, a ayoria de low pastcos eftedcpradan To te sma sue lard tava el ol lon deiner Tay come te calcd Anca, os ays leave desgastan trctan ls enlaces melee, parendo ls larga coder de Polmros en sesiones max peda: piste pede ex Udy ractony empieza onnpers Lo farcantes de plasico ‘costumbran ale anosidantee) susencias qin etn. teva lo aver ultrailets para rletizar el proceso una de as ‘avon por ls que el im de desc vari Je prods. toa progact, TE euler os, el proceso noes pid. En ra fem, cubieria de plastica de mi encendedr se lotegradari lent tment al eabode-unos der ans ia apa bilan perder se, Tiveubirt te oterta gucbradiva y sear rgmentn . osc pret al boepradacion. Pro salvo en ae Sn omc cone ls ban de Waar cmposabe el fim Itamaparener nose uz de fora generlizada TN: de & AT 187 ‘dose en piezas cada ver mas pequetias hasta convertrse en un fing polvo dle moléculas de Delrin. Con el tiempo, las molecu larga se partirfan en secciones lo suficientemente pequenas para que los microbios puidieran biodegradarias. ¢Cusnto tiempo llevar teste proceso? ¢Décadas? ¢Siglos? ¢Milenios? Andrady no lo sabe, ‘Solo sabe con certeza que se trata de un proceso incre(blememte Tento, tan lento que, segtin él, «carece de relevancia prctica.” En el océano, dicho proceso se ralentiza hasta paralizarse. Ane dlrady ha sumergido cientos de muestras de diferentes materiales plasticos en agua de mar durante largos periodos y ha descubier {to que ninguno se descompone facilmente." Su investigacion int dica que, en un entorno marino, las moléclas polimericas son pricticamente inmortals, lo que significa que a menos qu legu hasta Ia arena o que sea extraldo del agua, cada trozo de pléstico vertido al océano durante el siglo pasado permanece af con wna otra forma, Es una intrusion sintética eterna en la ecologia mae ina natural A principio el encendedor néufrago flotars sobre las olas: como aproximadamente la mitad de los pléstcos, el Delrin lta. (También flotan plisticos corrientes como el polietileno el poles tireno, el polipropileno y el nailon. EI PET, el plastica usado para, fabricar hotellas de refresco, se hunde como una piedra, asf como