Você está na página 1de 2

Esparta.

Sistema de Gobierno y Clases Sociales (VII)


Cultura y educación.
La educación era igualitaria para todos los espartanos y su finalidad era formar
ciudadanos preparados para la guerra y subordinados a los intereses del Estado. El sistema
espartano significaba el disolución del individuo por el Estado.
El espartano sólo se podía casar cuando el Estado se lo permitía. Las personas eran
obligadas a no tener casa propia hasta los treinta años. El Estado se encargaba de la
educación de hombres y mujeres.
El espartano era criado bajo unos rigurosos criterios. Si se pasaba la revisión de los
ancianos, el niño quedaba con su familia hasta los siete años. A partir de ahí empezaba el
aprendizaje estatal. Los varones eran agrupados en cuadrillas o agelai, donde seguían su
desarrollo con niños de la misma edad y con adultos que los supervisaban.
La verdadera educación era de doce a dieciocho años, dura y sobria. Recibían
enseñanzas musicales, poéticas, gimnásticas y guerreras. Se fomentaban la lealtad, la
obediencia y la igualdad. De los 18 a los 20 años se les daba una educación puramente
militar y se destinaba a que manejase con destreza el armamento y a que se compenetrase
con los demás miembros de su falange hoplita.
Al cumplir los 20 años era considerado espartano de pleno derecho, a partir de ahí
podían y debían participar en las syssitia y vivir en ellas hasta los treinta años. Entre los 20
y los 30 años se consideraba que era la edad de mayor vitalidad. Cumplidos los treinta
años podían casarse, establecer su propia casa y fundar una familia. Estaba permitido
casarse clandestinamente, pero sólo se podía ver a la mujer por las noches. La posición del
hombre incide en que la mujer goce de mayor libertad participando en fiestas, llevando sus
negocios, mientras en el resto de Grecia se encontraban recluidas en el gineceo.
La espartana también era obligada a pasar la prueba del Taigeto, se trataba de
buscar mujeres sanas y fuertes, buenas matronas para los espartanos. Desde los siete años,
el estado le procuraba una educación basada en la danza, en la música y los ejercicios
atléticos, a los 20 años se liberaba de la tutela del Estado y podían casarse, su función
principal era la de tener hijos.
En el plano sexual, las mujeres gozaban de bastante libertad: no existía el adulterio,
es más, existía la costumbre de ofrecer la mujer a los huéspedes debido a la creencia o la
búsqueda de una descendencia sana y fuerte. También existía la poliandría, que solía darse
entre hermanos.
La actividad cultural fue en época arcaica muy importante en Esparta.
Encontramos a poetas como Tirteo, que trata de exaltar el valor de los espartanos ante la
segunda guerra de Mesenia en sus versos elegíacos. También está Alcmán, que componía
cantos para coros, ya que en Esparta existieron varias escuelas musicales.
Las principales divinidades fueron Zeus Silanio y Atenea Silania, aunque también
destacaron Apolo y Artemis. Ésta última fue vinculada a la fertilidad y a la agricultura, lo
que está probado por la aparición en su santuario de pequeñas hoces y arados. Además,
según la tradición, había que hacer sacrificios de sangre humana a Ártemis. Las fuentes
antiguas nos cuentan un rito bastante bruto que todos los jóvenes realizaban en un
principio cuando cumplían la mayoría de edad: Los jóvenes se batían en lucha ante el altar
hasta que la sangre salpicara sobre él. Más tarde Licurgo sustituyó la lucha y los jóvenes
tan sólo tendrían que flagelarse para mojar el altar con su sangre. Por otro lado el culto a
Apolo Délfico fue de bastante importancia también y hubo buenas relaciones siempre con
el santuario de Delfos.

Interesses relacionados