Você está na página 1de 270

Vivían H. Heyward, Ph D.

Vivían H. Heyward, Ph D. ■■■« *, i,. -•__ M U S M r t N
■■■« *, i,. -•__ M U S M r t N T
■■■«
*,
i,. -•__
M
U
S
M
r
t
N
T

EDITORIAL

PAIDOTRIBO

COLECCION FITNESS

Evaluación y prescripción DEL EJERCICIO

p o r

Vivían H. Heyward, PhD

Universidad de Nuevo México

7743C

ADQÜISiniON

BiBLlOíECA

TP ■0

O í»

i' i -i i

M-

EDITORUL

P2UDOTRIBO

í

‘y

-’V

. -sS

'•S

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del “ copyright” , bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción ( ., parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos.

Título original de la obra:

Advanced fitness assessment & Exercise prescription

Traducción:

Josep Padro

V

’ i

Revisión técnica:

Anna Pérez

Director de colección:

Jordi Mateo

© Human Kinetcs © Vivian H. Heyward

Editorial Paidotribo Consejo de Ciento, 245 bis 1° P 08011 Barcelona

Tef. (93) 323 33

11 Fax: (93) 453 50 33

Primera edición:

ISBN: 84-8019-260-7 D.L.: B-3136-96 Fotocomposición, Ormograf, S.A. Impreso en España por Hurope

A

Indice

5 rr

i>

{

'

L

v_

 

........................................................................................................

 

7

Agradecimientos ........................................................................................................................................................

9

Capítulo 1.

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness .........................................

11

Actividad física, salud y enfermedades hipocinéticas

...........................................................................

12

Evaluación

de la sa lu d .....................................................................................................................................

18

Evaluación del estilo de vida .........................................................................................................................

19

Evaluación del fitness

 

20

Formulario de consentimiento con conocimiento de causa

 

20

Resumen y aspectos destacables

21

Bibliografía ..........................................................................................................................................................

22

Capítulo 2 .

Valoración del fitness cardiorrespiratorio

............................................................................

25

Evaluación

en rep o so

26

Pruebas de esfuerzo

31

Protocolos de pruebas de esfuerzo máximas

 

36

Protocolos

de

pruebas

de

esfuerzo

subm áxim as

.....................................................................................

47

Pruebas de campo

55

Resumen y aspectos destacables

 

59

Bibliografía

 

60

Capítulo 3.

Diseño de programas de ejercicio cardiorrespiratorio......................................................

65

Programación con éxito ...................................................................................................................................

6

6

La prescripción del ejercicio

...........................................................................................................................

67

Fundamentos de una sesión de ejercicio cardiorrespiratorio ..............................................................

74

Métodos de entrenamiento aeróbico

...........................................................................................................

74

Programas de ejercicio personalizados ......................................................................................................

77

Resumen y aspectos destacables ...................................................................................................................

82

 

..............................................................................................................................................

84

Capítulo 4.

Valoración de la fuerza y de la resistencia musculares

....................................................

87

Definición dé términos

....................................................................................................................................

8

8

Instrumentos para la medición de la fuerza y de la resistencia musculares

..................................

90

Pruebas de fuerza y resistencia de tipo calisténico

..................................................................................

97

Problemas asociados con las pruebas de fitness muscular ..................................................................

99

Resumen y aspectos destacables ...................................................................................................................

100

índice

Capítulo 5.

Diseño de programas de fitness muscular

103

Principios del entrenamiento con peso s

.............................................................................................................

104

Métodos de entrenamiento con pesos

105

Entrenamiento dinámico de fuerza

105

Efectos de los programas de entrenamiento con pesos

109

Dolor muscular

 

112

Desarrollo de programas de entrenamiento con pesos

.................................................................................

115

Resumen y aspectos destacables

116

Bibliografía

 

117

Capítulo 6 .

Valoración de la composición corporal y de los componentes antropométricos del

 

fitn e ss

..........................................................................................................................................................

1

2

1

Modelos

de

composición corporal .......................................................................................................................122

Técnicas de laboratorio para valorar la composición corporal ....................................................................123

Técnicas

de

campo para predecir

la composición corporal

.......129

Ejercicio y composición corporal: Descubrimientos

.......143

 

Resumen y aspectos destacables ..........................................................................................................................146

Bibliografía ..................................................................................................................................................................147

Capítulo 7.

Diseño de programas de control del peso

.......151

Tipos de obesidad ......................................................................................................................................................152

Causas del sobrepeso y la obesidad

.............................................................................................................

.......153

Valoración del peso corporal ideal ......................................................................................................................154

Valoración de la ingestión y consumo calórico

........................................................................................

.......157

Principios y prácticas del control del peso

.......................................................................................................161

Análisis y planificación de la dieta ......................................................................................................................169

Factores psicológicos en el control del peso .....................................................................................................170

Resumen y aspectos destacables ..........................................................................................................................171

Bibliografía ..................................................................................................................................................................172

Capítulo 8 .

Valoración y diseño de programas de flexibilidad

175

Factores que influyen en la flexibilidad

176

Valoración de la flexibilidad

.................................................................................................................................

177

Diseño de programas de flexibilidad

181

Resumen y aspectos destacables

184

Bibliografía

185

Capítulo 9.

Valoración del estrés y promoción de su

187

Respuestas fisiológicas al estrés

188

 

Estrés y enferm edad

..........................................................................................................................................

188

Valoración del estrés y de la tensión neuromuscular

189

Ejercicio y estrés

........................................................................................................................................................

190

Técnicas de relajación

191

Resumen y aspectos destacables

192

Bibliografía

194

Capítulo 10.

Selección de aplicaciones informáticas para la valoración de la salud y del fitness

197

Criterios de selección de las aplicaciones informáticas

...............................................................................198

Paquetes de aplicaciones informáticas ..............................................................................................................200

Resumen y aspectos destacables

...................................................................................................................

......208

Bibliografía .................................................................................................................................................................210

Indice

  • 3 Apéndice A.

Apreciación de la salud y del fitness ...........................................................................................211

'*

°

^

7

^

^

3

>

^

7

^

o

O

^

A.l Análisis de factores de riesgo de CHD (RISKO )

..............................................................................

.......211

A.2 Cuestionario de historial médico

214

A.3 Autorización m édica 216 ........................................................................................................................................

A.4 Evaluación del

estilo de v id a

218

A.5 Formulario de

consentimiento con conocimiento de causa

220

A. 6 Normas sobre la edad y el sexo para la prueba de andar de

221

A.7 Análisis del estudio de un caso muestra en el capítulo 3

224

Apéndice B

Valoración del fitness muscular y ejercicios

227

B.l Muestra de análisis informatizado del fitness m uscular

................................................................

. 227

B.2 Ejercicios básicos de entrenamiento con p e so s

234

B.3 Ejercicios isométricos bá sico s

........................................................................................................................

240

Apéndice C

Valoración de la ingestión y del consumo

245

C.l Raciones dietéticas

recom endadas

!..................................................

245

C.2

Descomposición de fuentes de alimentos

247

C.3 Contenido calórico de platos especiales

....................................................................................................

255

C.4 Valores calóricos y nutritivos de las comidas rápidas

......256

C.5 Memoria de las actividades diarias

......................................................................................................

......262

C. 6 Consumo de energía (en kcal.min"') para las actividades domésticas, recreativas

y deportivas

..................................................................................................................................................

......263

Apéndice D.

Selección de ejercicios de flexibilidad ................................................................................

267

Apéndice E.

Valoración del estrés y técnicas de relajación

...................................................................

273

E.l Inventario del estrés y estrategias para superarlo

............................................................................

273

E.2 Manual de Rathbone de la prueba de tensión ...................................................................................

277

A

O

,8

■O

|1

18

r\J

Prólogo

La mayor conciencia existente hoy día acerca de la importancia que reviste la actividad física para alcan­

zar una salud y una longevidad óptimas ha llevado a una mayor demanda de profesionales del ejercicio fí­

sico altamente cualificados que faciliten orientaciones en programas que promuevan la salud y el fitness,

tanto en el sector público como en el privado. Muchas universidades han respondido a esta necesidad ofre­

ciendo programas de estudios a nivel de licenciatura en ciencias del ejercicio físico. La segunda edición de

Designsfor Fitness lleva un nuevo título que refleja un enfoque más avanzado del fitness, y va dirigida a los

estudiantes de ciencias del ejercicio inscritos en cursos profesionales sobre la valoración del fitness y la

prescripción del ejercicio físico. Además, este libro puede constituir una valiosa herramienta para técnicos

del ejercicio, profesionales de la medicina del deporte y especialistas del fitness.

El libro Evaluación y prescripción del ejercicio facilita un enfoque equilibrado de la valoración del fitness,

analizando cinco componentes del fitness total; la capacidad aeróbica, el fitness muscular, el peso y la com­

posición corporal, la flexibilidad y la relajación neuromuscular. Los cursos introductorios típicos sobre la

valoración del nivel de fitness en estudiantes no graduados se centran en pruebas de campo. Aun cuando

este texto incluye algunas pruebas de campo, se da relieve a técnicas de laboratorio para la valoración de los

componentes del fitness. En las pruebas de fitness y en el diseño de programas de ejercicio físico, se aplican

conceptos, principios y teorías basados en investigaciones de los campos de la fisiología, la cinesiología, la

nutrición y las pruebas y mediciones del ejercicio físico. Al comienzo de cada capítulo se presentan los ob­

jetivos principales. Los aspectos destacables del capítulo se resumen al final del mismo, junto con los luga­

res en que puede conseguirse material.

Este libro se centra en proporcionar a los técnicos del ejercicio físico los conocimientos y las técnicas nece­

sarias para valorar el nivel de fitness de individuos aparentemente sanos, más que de individuos de los qué

se sospecha que padecen, o que tienen realmente, enfermedades cardiovasculares. Dado que este texto no

tiene una orientación clínica, posee una información limitada sobre la etiología y la fisiopatología de las en­

fermedades cardiovasculares, las pruebas sobre trastornos pulmonares y la lectura e interpretación de elec­

trocardiogramas. A los técnicos del ejercicio físico que trabajan con individuos propensos a padecer tras­

tornos coronarios y con clientes cardiópatas se les anima a consultar libros de orientación clínica que

proporcionen información detallada sobre las pruebas realizadas con ejercicios y sobre la prescripción de

ejercicio físico para este tipo de población.

Se verá que en esta edición revisada hay cambios y ampliaciones sustanciales. Por ejemplo, los capítulos

1 y 2 de la primera edición están ahora combinados. En el capítulo 1, las estadísticas relativas a la prevalen-

cia de enfermedades cardiovasculares y las nuevas líneas maestras para la clasificación de la presión arte­

rial y de la hiperlipidemia en adultos están actualizadas. El capítulo 2 se ha modificado para incluir las

orientaciones de 1991 del American College of Sports Medicine en relación con las pruebas y la prescrip­

ción de ejercicios, fórmulas y muestras de cálculos del coste energético del ejercicio, la escala del esfuerzo

percibido de Borg y la prueba de andar de Rockport. El capítulo 3 incorpora ahora secciones sobre factores

relacionados con la práctica de programas de ejercicio físico y la utilidad del aeróbic para mejorar el fitness

cardiorrespiratorio. En el capítulo 4, se presentan protocolos detallados de pruebas y normas para la eva­

Prólogo

luación del fitness muscular utilizando tipos de ejercicios isocinéticos y omnicinéticos, junto con normas

más extensas relativas a la edad y al sexo para la evaluación de la fuerza dinámica. En el capítulo 5, se ofre­

cen informaciones puestas al día sobre la hipertrofia muscular inducida por el ejercicio y teorías sobre el re­

traso de la aparición del dolor muscular.

El capítulo 6 ha sido completamente revisado, y destaca la importancia del uso de modelos multicompo-

nentes para valorar la composición corporal. Se analizan las limitaciones del modelo de dos componentes

de la composición corporal, y se presentan fórmulas desarrolladas recientemente para la conversión de la

densidad corporal en porcentajes de grasa corporal para diferentes subgrupos de población. En este capítu­

lo se incluye ahora información relativa al peso hidrostático en diferentes volúmenes de los pulmones, el

análisis de la impedancia bioeléctrica, la ultrasonografía y la espectrografía de luz subinfrarroja. Además,

todos los procedimientos y puntos de medición comúnmente empleados de los pliegues cutáneos, de los

diámetros óseos y de los perímetros están estandarizados de acuerdo con el Anthropometric Standardization

Reference Manual. El capítulo 7 presenta estadísticas puestas al día concernientes a la relación entre la obesi­

dad y el riesgo de desarrollar otras enfermedades hipocinéticas, el análisis por ordenador de la ingestión de

alimentos e investigaciones adicionales sobre los efectos que tiene el ejercicio en el ritmo metabólico en re­

poso. Los capítulos.S y 9 tratan los temas de la flexibilidad y la reducción del estrés. Por último, esta edición

contiene un nuevo capítulo (capítulo 1 0 ) que ayudará a elegir la aplicación informática específicamente di­

señada para su uso en programas de la promoción de la salud y del fitness.

Estos cambios y ampliaciones van destinados a proporcionar un enfoque más global y avanzado de la va­

loración del fitness y de la prescripción del ejercicio. Tengo la esperanza de que el lector usará la informa­

ción contenida en este libro para mejorar su nivel de conocimientos, de técnicas y de competencia profesio­

nal como técnico del ejercicio.

Agradecimientos

Quisiera agradecer a los doctores Stephen Crouse y Jerry Mayhew sus críticas y extensas revisiones del ma­

nuscrito. Sus sugerencias han sido de un gran valor para mí. Asimismo, quiero expresar mi reconocimiento

a las siguientes personas por su inestimable contribución en la edición inglesa de este libro;

Eileen Fletcher, por mecanografiar el manuscrito original.

Sandi Travis y Kathi Kramer, por introducir el manuscrito en el procesador de textos.

Janet Roebuck, por corregir la primera versión.

"Swede” Scholer y Linda K. Gilkey, por realizar las fotografías.

Angelo Collado, Lizbeth Soybel y Joseph Quatrochi, por servir como modelos para las fotografías.

Brent Ruby y Peter Egan, por hacer los gráficos con ordenador.

Lorene Myers y Melinda Stegman, por corregir las pruebas de los manuscritos.

Su esfuerzo, cooperación y experiencia han sido de gran valor.

CAPITULO 1

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness

Enfermedades hipocinéticas.

Función del ejercicio en la lucha contra las enfermedades hipocinéticas.

Factores de riesgo de enfermedades coronarias.

Clasificación de los niveles de presión arterial y de lípidos en la sangre.

Clasificación de la salud en pruebas con ejercicios.

Componentes de la evaluación de la salud y de la evaluación del estilo de vida.

Componentes de la evaluación de la preparación física.

12

Evaluación y prescripción del ejercicio

  • c ' orno especialistas del ejercicio, necesita­

mos comprender la relación existente entre la acti­

vidad física, la salud y la enfermedad. Es importan­

te clasificar el estado de salud y el estilo de vida de

cada cliente, antes de valorar el perfil de fitness. Uti­

lizaremos la información de las evaluaciones preli­

minares del estado de salud y del estilo de vida para

dirigir a los clientes a las diferentes pruebas de fit­

ness. Los resultados de las evaluaciones del fitness

se emplearán entonces para planificar científica­

mente programas de ejercicio que satisfagan las ne­

cesidades individuales. Debemos tener también co­

nocimientos sobre la nutrición adecuada, el control

del peso, el abandono del hábito de fumar, el con­

trol del estrés y las modificaciones de la conducta.

Con nuestros conocimientos, guía y liderazgo, los

clientes podrán mejorar sin riesgos y de modo efi­

caz el nivel de su estado de salud y fitness.

ACTIVIDAD FÍSICA, SALUD Y ENFERMEDADES HIPOCINÉTICAS

La tecnología moderna ha reducido las exigencias

físicas de actividades cotidianas tales como la lim­

pieza de la casa, lavar la ropa y los platos, segar el

césped y los desplazamientos al trabajo. Una bue­

na parte de lo que antes requería una hora de acti­

vidad física puede obtenerse ahora en tan sólo

unos segundos apretando un botón o marcando

un número. En consecuencia, la gente dispone de

más tiempo libre para dedicar a otras actividades.

No obstante, lo malo es que, en realidad, muchas

de estas actividades del tiempo libre son sedenta­

rias.

Aunque el cuerpo humano está diseñado para el

movimiento y la actividad física agotadora, gene­

ralmente, el ejercicio no forma parte del estilo de

vida normal. No puede esperarse que el cuerpo

humano funcione de modo óptimo y que perma­

nezca sano durante largos períodos de tiempo si se

abusa de él, o si no es utilizado como debiera. Así,

la inactividad física ha conducido a un aumento

del número de enfermedades hipocinéticas. El prefijo

hipo significa "falta de" y cinética, "movimiento".

Los individuos que no hacen ejercicio físico regu­

larmente están sometidos a un mayor riesgo de de­

sarrollar enfermedades hipocinéticas, tales como

enfermedades coronarias, hipertensión, hiperlipi-

demia, obesidad y trastornos musculoesqueléti-

cos. La mejor defensa contra el desarrollo de enfer­

medades hipocinéticas es poner a trabajar a los

músculos, los huesos, las articulaciones, el cora­

zón, los pulmones y los órganos internos de un

modo regular mediante un programa sistemático

de ejercicio físico.

La ausencia de enfermedad y un historial médi­

co hmpio son, no obstante, tan sólo una parte de la

totalidad del tema. El continuo de la salud y el fit­

ness (ver Figura L l) incorpora también el concep­

to de bienestar. Los individuos pueden alcanzar

un alto grado de bienestar cambiando sus malos

hábitos y llegando a estar física y psicológicamente

en forma. El fitness total gira en torno del ejercicio

físico y de un estilo de vida activo (ver Figura L2).

Comer y beber de forma imprudente y el hábito de

fumar pueden alterarse participando regularmen­

te en un programa de ejercicio físico. Muchos indi­

viduos han descubierto también que el ejercicio

mejora su capacidad para superar las tensiones

psicológicas. Además, el ejercicio físico desempe­

ña un importante papel en la lucha contra las en­

fermedades cardiovasculares, la obesidad y los

trastornos musculoesqueléticos.

14

c om o aterosclerosis. En la aterosclerosis tiene lu­

gar una acumulación y depósito de grasa y de

placas fibrosas en la íntim a, o recubrim iento in­

Evaluación y prescripción del ejercicio

Entre los factores de riesgo secundarios que no

pueden cambiarse se cuentan:

terior, de las arterias coronarias. Estas placas

La edad.

restringen el flujo de la sangre al miocardio y

El sexo.

pueden producir una angina de pecho, que es

La raza.

una sensación pasajera de opresión y de fuerte

presión en la región del pecho y de los hombros.

Un infarto de miocardio, o ataque al corazón,

puede producirse si un coágulo o un trombo en

la sangre obstruye el flujo de sangre de las coro­

narias. En general, si esto sucede, el flujo nor­

mal de la sangre a través de las arterias corona­

rias se reduce en más de un 80 %. La porción del

m iocardio abastecida por la arteria obstruida

muere y es posteriorm ente reemplazada por te­

jido de cicatrización.

Las muertes por CHD en Estados Unidos han

disminuido en un 42 % entre 1964 y 1985, dando

como resultado 350.000 muertes menos en 1986 de

las que de otro modo se habrían producido (U.S.

Department of Health and Human Services, 1988).

El 30 % de esta disminución se ha atribuido a la re­

ducción del colesterol plasmático como conse­

cuencia de una mejora de la intervención médica y

a cambios en el estilo de vida (Goldman y Cook,

1984).

Las personas físicamente activas registran inci­

dencias más bajas de infartos de miocardio y de

mortalidad por CHD. Los individuos que se ejerci­

tan con regularidad reducen sus riesgos relativos

de desarrollar CHD por un factor de 1,9 (Powell,

Thomson, Casperson y Kendrick, 1987). El ejerci­

cio ejerce un efecto positivo que es independiente

de fumar, la hipertensión, la obesidad, la diabetes

o el historial familiar de CHD. Los hombres que

hacen ejercicio y consumen al menos 2 . 0 0 0 kcal por

semana aumentan su expectativa de vida en uno a

dos años (Paffenbarger, Hyde, Wing y Hsieh,

1986).

Las investigaciones epidemiológicas indican

que el riesgo de cada persona de desarrollar

CHD se halla asociado a muchos factores. Cuan­

to mayor sea el número y la gravedad de los fac­

tores de riesgo, mayor será la probabilidad de

que aparezca CHD. Los principales factores de

riesgo son:

• Hipertensión.

• La hiperlipidemia.

• El hábito de fumar.

• La herencia.

Otros factores de riesgo secundarios que pue­

den controlarse son:

• Obesidad.

• Diabetes mellitus.

• Niveles altos de ácido úrico.

• Características del comportamiento de

tipo A.

• Inactividad física.

Dada la prevalencia de las CHD en nuestra so­

ciedad, los factores de riesgo asociados con su de­

sarrollo deben ser analizados rutinariamente por

el médico y por el técnico del ejercicio. En el apén­

dice A .l, viene incluida una prueba sencilla con

papel y lápiz (RISKO), desarrollada por la Ameri­

can Heart Association. También se dispone para

tal fin de programas de ordenador. En el capítulo

1 0 se ofrece una muestra de aplicaciones informá­

ticas para la valoración de riesgos para la salud.

Esta información es especialmente útil para clasifi­

car los individuos en las pruebas de fitness y para

el diseño de programas de ejercicio físico seguros.

H ipertensión. La hipertensión es una eleva­

ción crónica y persistente de la tensión arterial,

que se estima afecta a uno de cada cuatro adul­

tos en Estados Unidos. En la Tabla 1.1 se mues­

tran las líneas generales para la clasificación de

la tensión arterial de los adultos. Si la tensión

sistólica de un individuo sobrepasa los 160 mm

Hg, el riesgo de padecer alguna CHD es cuatro

veces superior. Del mismo modo, el riesgo au­

menta seis veces si la lectura diastólica excede

de 95 mm Hg.

En el caso de que se diagnostique hiperten­

sión, existen tratamientos efectivos disponibles.

Hay muchos medicamentos contra la hiperten­

sión para bajar la tensión arterial:

• Diuréticos, que liberan al cuerpo de su

exceso de sal y líquidos.

• Bloqueadores-beta, que reducen la fre­

cuencia cardíaca y el volumen sistólico.

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness

15

1-

c-

• Inhibidores del sistema simpático, que

previenen la constricción de las arterio-

las.

• Vasodilatadores, que inducen la relaja­

ción de los músculos lisos de las paredes

arteriales.

• Inhibidores de la enzima convertidora

de la angiotensina (ACE, del inglés An-

giotensin Converting Enzime), que inte­

rrumpen la producción de la angiotensi­

na, la cual contrae las arteriolas.

Una dieta pobre en sodio, la reducción del peso,

la restricción de la ingestión de alcohol y el ejercicio

pueden ayudar también a bajar la tensión arterial

de las personas moderadamente hipertensas. El

ejercicio aeróbico hizo disminuir la tensión arterial

de pacientes normales, hipertensos y propensos a

sufrir enfermedades coronarias (Choquette y Fer-

guson, 1973; Clausen, Larsen y Trap-Jensen, 1969).

Asimismo, un programa de entrenamiento muscu­

lar dinámico de dieciséis semanas de duración pro­

dujo una clara disminución de la tensión diastólica

en hombres sanos de mediana edad (Hurley y col.,

1988).

Hiperlipidemia. La hiperlipidemia es una eleva­

ción del nivel de lípidos en sangre, que va asociada

con un aumento del riesgo de padecer CHD. En el

cuerpo, el colesterol y los triglicéridos son trans­

portados como lipoproteínas (un lípido ligado a

un transportador proteínico). Los niveles totales

medios de colesterol plasmático de los hombres y

de las mujeres norteamericanos son de 211 y de 215

mg-dl"', respectivamente. El National Cholesterol

Education Program (NCEP) (1988) desarrolló las

líneas orientativas para la clasificación de indivi­

duos según las evaluaciones del colesterol total

(CT) (ver Tabla 1.2). En la Figura 1.3 se presenta un

gráfico que describe las recomendaciones del

NCEP para el análisis de las lipoproteínas y para el

tratamiento del colesterol.

El NCEP recomienda valorar el colesterol total

(CT) del individuo. Si nuestro cliente está clasifica­

do en la línea limítrofe alta del CT (200-239 mg-dP’)

con CHD o dos factores de riesgo de sufrir CHD, o

como CT alto (^ 240 mg«dl“’), hay que evaluar las

lipoproteínas del colesterol de baja densidad

(LDL-C). Los clientes con un índice alto de LDL-C

(> 160 mg-dl"') o con valores limítrofes (de 130 a

159 mg»dP’) con CHD o dos factores de riesgo de

CHD deben ser enviados a sus médicos para some­

terse a un tratamiento del colesterol.

Las lipoproteínas de baja densidad (LDL, del in­

glés Low Density Lipoproteins) son grandes mo­

léculas que se precipitan en el plasma y que son

transportadas activamente hacia las paredes vas­

culares. El exceso de LDL estimula la formación

de placas sobre la íntima de las arterias coroná­

Tensión arterial (mm Hg)

Categoría^'

 

Diastólica

ttd

<85

Tensión arterial normal

85-89

Tensión arterial normal alta

90-104

Hipertensión leve

105-114

Hipertensión moderada

<115

Hipertensión grave

¡r-

Sistólica*’

<140

Tensión arterial normal

140-159

Rozando la hipertensión sistólica aislada

>160

Hipertensión sistólica aislada

is.

Tabla 1.1.

Clasificación de la tensión arterial en adultos de 18 años en adelante

h-

Nota. La tensión arterial se basa en el promedio de dos o más lecturas hechas en dos o más ocasiones. Datos del “The 1988 Report of the Joint National Committee on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure" pre­ sentado por el "Joint National Committee" de 1988, Archives oflnternal Medicine, 148, p. 1.024. Adaptado con autori­ zación. “ La clasificación de la hipertensión sistólica limítrofe (TAS de 140 a 159 mm Hg) o de la hipertensión sistólica aislada (TAS >160 mm Hg) tiene precedencia sobre la tensión arterial normal alta (tensión arterial diastólica de 85 a 89 mm Hg) cuando ambas concurren en la misma persona. La tensión arterial normal alta (TAD de 85 a 89 mm Hg) tiene pre­ cedencia sobre la clasificación de la tensión arterial normal (TAS <140 mm de Hg). *’ Las clasificaciones son de aplicación a los casos en que la tensión arterial diastólica es inferior a 90 mm Hg.

16

Evaluación y prescripción del ejercicio

rias. Ello reduce el área de la sección transversal y

obstruye el flujo de la sangre a través de las arte­

rias coronarias, produciendo a la larga un infarto

de miocardio.

Las lipoprotetnas de alta densidad (HDL, del in­

glés High Density Lipoproteins) son moléculas

más pequeñas que permanecen suspendidas en

el plasma y que son metabolizadas por el hígado.

El HDL tiene una función protectora al recoger el

exceso de colesterol de las paredes arteriales y

eliminarlo del cuerpo. Son deseables valores de

HDL superiores a 45 mg»dl"'. Los niveles norma­

les de HDL oscilan entre 45 y 50 y entre 50 y 60

mg«dl”' para los hombres y para las mujeres, res­

pectivamente.

El modo en que el colesterol es transportado en

el cuerpo (por las HDL o por las LDL) puede tener

más importancia en la determinación del riesgo de

padecer CHD que la cantidad total de lípidos en

sangre. Los individuos con bajos niveles de HDL

pueden desarrollar enfermedades del corazón

aunque

su

colesterol

total

sea

inferior

a

2

0

0

mg*dl”\ Así, algunos expertos recomiendan el uso

de un índice de colesterol total en relación con las

HDL como indicador de riesgo coronario. Los in­

dividuos con proporciones de colesterol total en

relación con las HDL superiores a 5,5:1 se clasifi­

can como de alto riesgo. Proporciones de 3,5:1 se

consideran como de riesgo moderado, y los indivi­

duos con proporciones de CT en relación con las

HDL iguales o inferiores a 1,5:1 están en la catego­

ría de bajo riesgo.

Existe una relación positiva entre el ejercicio y el

perfil de lípidos en sangre. El ejercicio aeróbico

regular, acompañado con una pérdida de peso, au­

menta los niveles de HDL y reduce los de los trigli-

céridos. Los individuos sedentarios que se entre­

nan casi siempre aeróbicamente pueden alterar la

Clasificación

CT (m g . dl-^)

LDL-C (m g. di-')

Deseable

<200

<130

Casi alto

200-239

130-159

Alto

>240

>160

Tabla 1.2. Programa de educación naaonal sobre el colesterol:

Orientaciones para la clasificación del colesterol total (CT) y del colesterol LDL-(LDL-C) en los adultos

Nota. Datos del "Report of the National Cholesterol Education Program Expert Panel on Detection, Evalua- tion and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults" realizado por el National Cholesterol Education Program, de 1988, Archives ofinternal Medicine, 148, p. 37. Adaptado con autorización.

relación CT/HDL en un sentido favorable (Mar­

tin, Haskell y Wood, 1977). Además, un programa

de entrenamiento con pesas de dieciséis semanas

de duración mejoró claramente los perfiles de los

factores de riesgo de los hombres de mediana edad

independientemente de los cambios en su peso

corporal, en la grasa corporal y en el VOjmáx. Las

LDL disminuyeron un 5 %, las HDL aumentaron

un 10 % y la proporción CT/HDL disminuyó un

  • 8 % (Hurley y co l,

1988).

La limitación de la cantidad de colesterol y de

grasas saturadas en la dieta puede tener también

un efecto positivo sobre el perfil de lípidos en

sangre. Las indicaciones del NCEP (1988) reco­

miendan limitar la ingestión de colesterol a 300

mg'dL’ al día y aconsejan abstenerse de tomar ali­

mentos con altos contenidos de colesterol, en es­

pecial huevos y visceras como el hígado. Dado

que las grasas saturadas estimulan la producción

por parte del hígado de LDL, la American Heart

Association recomienda que la ingestión de gra­

sas en la dieta no represente más del 30 % del to­

tal de calorías en la dieta, dividida por un igual

entre grasas saturadas, poliinsaturadas y mono-

saturadas. Las monosaturadas, tales como el

aceite de oliva y el aceite de cacahuete, reducen el

colesterol total. Además, comer diariamente 100 g de

salvado puede llegar a disminuir el LDL en un

23 % en hombres con hipercolesterolemia (Ander-

so n y c o l, 1984).

Como último recurso, algunos individuos pue­

den necesitar una terapia con medicamentos a fin

de modificar sus perfiles de lípidos en sangre. Me­

dicamentos tales como el gemfibrozil, la lovastati-

na, la colestiramina y el colestipol pueden dismi­

nuir el nivel de LDL o elevar el de HDL.

Fumar. Se ha relacionado el consumo de cigarri­

llos con el cáncer de pulmón, con trastornos pul­

monares y con las CHD. Los fumadores tienen el

doble de posibilidades de sufrir un ataque al cora­

zón que los no fumadores. La nicotina contenida

en el humo de los cigarrillos produce un aumento

de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial e

inhibe los mecanismos anticoagulantes de la san­

gre.

En los individuos que dejan de fumar, el riesgo

de CHD (enfermedades coronarias) declina rápi­

damente, con independencia del tiempo o de las

cantidades que hayan fumado. Tras diez años de

haber abandonado el hábito de fumar, el riesgo de

muerte por CHD de los individuos que habían

cr

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness

17

s

b-

s

nr

p

a

t -

estado fumando un paquete diario o menos es casi

el mismo que el de los individuos que nunca han

fumado (American Heart Association, 1988).

Obesidad y problemas de peso

La obesidad puede definirse como un peso corporal

que excede en más del 2 0 % el nivel deseado para

una edad, sexo y complexión esquelética determi­

nados (National Institute of Health Consensus De-

velopment Panel, 1985), o como un exceso de grasa

corporal en el cual los riesgos para la salud co­

mienzan a aumentar (U.S. Department of Health

and Human Services, 1988). Según el National Ins-

titute of Health Consensus Development Panel

(1985), 34 millones de norteamericanos adultos

son obesos. La población adulta de Estados Uni­

dos tiene un exceso de 1.044 millones de kg de gra­

sa (Hannon y Lohman, 1978).

El exceso de peso corporal y la obesidad repre­

sentan una amenaza tanto para la calidad como

para la cantidad de la vida del que los padece. Los

individuos obesos tienen una esperanza de vida

más corta y mayores riesgos de CHD, hiperten­

sión, hipercolesterolemia, diabetes mellitus, deter­

minados tipos de cáncer, enfermedades pulmona­

res obstructivas crónicas y osteoartritis de la co­

lumna vertebral, caderas y rodillas (National

Institute of Health Consensus Development Panel,

1985). Aunque algunos estudios han dado como

resultado el que la obesidad no es un factor inde­

pendiente para las CHD, el estudio Framingham

mostró que un aumento de la obesidad iba asocia­

do con un mayor riesgo, con independencia de

otros factores de riesgo de CHD (Hubert, Feinleib,

McNamara y Castelli, 1983).

La obesidad puede ser causada por una dieta

inadecuada, por comer con exceso, por desequi­

librios hormonales, por factores genéticos y por

falta de actividad física. Como especialistas del

ejercicio, desempeñamos un destacado papel en

este importante problema de la salud mediante

la planificación científica de adecuadas dietas y

programas de ejercicios para los clientes. La res­

tricción de la ingestión de calorías y el aumento

del consumo de las mismas mediante el ejerci­

cio son modos efectivos de reducir el peso y la

grasa corporal, normalizando al mismo tiempo

Evaluación del CT

Lím ite superior del CT (;>00-239 mg*dol-1)

Lím ite superior del (200-239 m g -dl-1)

CT

con

CHD 0 2 factores de riesgo

CT alto (s=240 m g*dl-1)

LDL-C deseable (<130 m g .dl-1)

Valoración de LDL-C

Lím ite superior LDL-C (130-159 m g»dl-1)con CHD o 2 factores de riesgo

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness s b- s nr

LDL-C altas^

  • 160 m g .d V l)

inform ación dietética para reducir el colesterol y evaluación anuai de! CT

Tratam iento del colesterol

Figura 1.3.

Líneas orientativas del National Cholesterol Education Program (1988) para el análisis de las

lipoproteínas y el tratamiento del colesterol.

18

Evaluación y prescripción del ejercicio

la tensión arterial y los perfiles de lípidos de la san­

gre.

Trastornos musculoesqueléticos

Otra forma de enfermedad hipodnética es la cons­

tituida por trastornos musculoesqueléticos tales

como la osteoartritis, las fracturas de los huesos,

los desgarros del tejido conectivo y el dolor en la

zona lumbar. Se estima que más de un 50 % de la

población adulta de Estados Unidos padece do­

lor en la zona lumbar (Cundiff y Brynteson,

1979). Más del 80 % de todos los problemas de la

zona lumbar tienen como causa una debilidad o

un desequilibrio muscular por falta de actividad

física. Si los músculos no son lo bastante fuertes

como para mantener la columna vertebral debi­

damente alineada, se adoptan malas posturas y

se desarrollan dolores en la zona lumbar. El ex­

ceso de peso, una deficiente flexibilidad y hábi­

tos inadecuados de incorporarse pueden contri­

buir también al desarrollo de problemas en la

zona lumbar.

Dado que el origen de los problemas en la zona

lumbar es funcional más que estructural, éstos

pueden corregirse en la mayoría de los casos me­

diante un programa de ejercicio diseñado para de­

sarrollar la fuerza y la flexibilidad de los grupos

musculares apropiados. Asimismo, la gente que se

conserva físicamente activa a lo largo de su vida

retiene más fuerza en los huesos, los ligamentos y

los tendones y, en consecuencia, es menos propen­

sa a sufrir fracturas y desgarros del tejido conecti­

vo (Pollock, Wilmore y Fox, 1978).

EVALUACION DE LA SALUD

El propósito de la evaluación de la salud es detec­

tar la presencia de alguna enfermedad. Una eva­

luación global de la salud debe incluir:

• Un cuestionario del historial médico.

• Análisis de los factores de riesgo coronarios.

• Un reconocimiento físico.

• Pruebas de laboratorio.

• El informe de un médico.

Aparentemente sanos

M ás jóv en es <40 añ os (hombres) <50 años (mujeres)

Examen médico y diagnóstico mediante pruebas de esfuerzo recomendados antes de realizar:

Ejercicios

moderados

Ejercicios vigorosos # Supervisión médica recomendada durante la realización de pruebas de esfuerzo:

Pruebas submáximas Pruebas máximas

Kiesgo mas aitC"

+ ed ad

Sin sín tom as

Síntom as

Con enferm edad t

N o§

No

No

Sí»»

No

No

No

Sí

No

Sí

Sí

No

Sí

Sí

Sí

Tabla 1.3. Orientaciones del ACSM para la participación en las pruebas de esfuerzo

Nota. Reproducida con permiso del American College of Sports Medicine. Guidelines for Exercise Testing and Prescrip- tion. Lea and Febiger, 1991, p. 8.

^Personas con dos o más factores de riesgo o síntomas. tPersonas con enfermedades cardíacas, pulmonares o metabólicas conocidas. ^Ejercicio moderado (intensidad del ejercicio entre el 40 y el 60 % del VOzmáx); intensidad del ejercicio perfectamente dentro de la capacidad actual del individuo que puede mantenerlo cómodamente durante un largo período de tiempo, es decir, 60 min, progresión lenta y, generalmente, no competitiva. #Ejercicio vigoroso (intensidad del ejercicio superior al 60 % del V02máx); ejercicio suficientemente intenso como para representar una dificultad sustancial y que ordinariamente puede producir fatiga en 20 min. §Las respuestas negativas de esta tabla significan que aquella acción no es necesaria. La respuesta negativa no significa que la acción no deba llevarse a cabo. **Una respuesta afirmativa significa que la acción está recomendada.

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness

19

En función de los resultados, los individuos son

clasificados como aparentemente sanos, de alto

riesgo o enfermos. Podemos emplear la clasifica­

  • L ción de la salud del cliente para determinar si hay que administrar una prueba de esfuerzo máxima o submáxima y si es preciso que esté presente un médico durante la realización de la prueba (ver Ta­ bla 1.3).

Debemos pedir a los clientes que cumplimenten

un cuestionario sobre su historial médico general,

que incluya preguntas relativas a la historia de la

salud personal y de la familia (Apéndice A.2). Pri­

mero, hay que examinar el registro de las enferme­

dades y hospitalizaciones personales (Sección A).

Luego emplear la Sección B para detectar signos y

síntomas de enfermedad que se hayan producido

en el transcurso del último año o que estén actual­

mente presentes. Por último, debe analizarse el

historial familiar del cliente en lo relativo a diabe­

tes, enfermedades del corazón, apoplejías e hiper­

v_

H

■'í'

■i

tensión (Sección C).

Nuestros futuros participantes en el programa

de ejercicios deben someterse a una revisión médi­

ca y obtener la autorización de un especialista

(Apéndice A.3), especialmente si:

• Son hombres de más de 40 años de edad o

mujeres de más de 50.

• Son personas de alto riesgo.

• Padecen trastornos cardiovasculares, pul­

'i

monares o metabólicos.

Los individuos de más alto riesgo son aquellos

que tienen uno o más riesgos coronarios o sínto­

mas de trastornos cardiopulmonares o metabóli­

cos.

La revisión física debe centrarse en las señales y

síntomas de CHD e incluir una evaluación del

peso corporal, problemas ortopédicos, edemas,

enfermedades agudas, frecuencia cardíaca, regu­

laridad cardíaca, tensión arterial (en posición supi­

na, sentada y de pie) y auscultación del corazón y

de los pulmones. Las pruebas de laboratorio son

importantes para la clasificación de la salud y de­

ben incluir análisis sanguíneos en lo referente a

glucosa, ácido úrico, colesterol total, triglicéridos,

lipoproteínas de alta y baja densidad, hemoglobi­

na, hematócritos y eritrocitos. Las pruebas de la

función pulmonar que valoran la capacidad vital y

el volumen espiratorio forzado pueden ayudarnos

a detectar una reducción de la capacidad o de la

función pulmonares.

Para algunos individuos, las pruebas de es­

fuerzo se administran como parte de la evalua­

ción de la salud y del fitness para valorar la ca­

pacidad aeróbica funcional (Tabla 1.3). Muchas

veces, las enfermedades coronarias no son de-

tectables con el electrocardiograma en reposo y

las anormalidades no aparecen hasta que el in­

dividuo es sometido a ejercicios relativamente

agotadores.

El American College of Sports Medicine (1991)

recomienda la realización de una prueba de es­

fuerzo máxima en los hombres (>40 años) y en

las mujeres mayores (>50 años) antes de iniciar

un programa de ejercicio vigoroso (>60 % capa­

cidad aeróbica funcional) (Tabla 1.3). Estas

pruebas de esfuerzo máximas deben adminis­

trarse bajo supervisión médica. En los indivi­

duos aparentemente sanos de cualquier edad,

las pruebas de esfuerzo submáximas hasta de un

75 % de la frecuencia cardíaca máxima prevista

para cada edad pueden realizarse sin supervi­

sión médica. No obstante, es preciso que las

pruebas de esfuerzo sean dirigidas por técnicos

de la actividad física que estén bien entrenados

y experimentados en el control de las pruebas de

esfuerzo y en el manejo de urgencias (ACSM,

1991). El electrocardiograma se controla estre­

chamente tanto durante las fases de reposo

como las de ejercicio y las de recuperación de las

pruebas de esfuerzo. Los resultados pueden

proporcionar una base para la prescripción de

ejercicio para clientes sanos, para clientes pro­

pensos a sufrir enfermedades coronarias y para

clientes con enfermedades coronarias. En el ca­

pítulo 2 se dan instrucciones para la realización

de pruebas de esfuerzo progresivas y varios

protocolos de pruebas.

EVALUACIÓN DEL ESTILO DE VIDA

En la preparación de un buen programa de fitness

destinado a un individuo concreto, debemos ob­

tener información relativa al estilo de vida y a los

hábitos del cliente. La evaluación del estilo de vida

debe incluir una valoración de la dieta, el tabaco, la

bebida y los hábitos de hacer ejercicio. El perfil del

estilo de vida puede obtenerse usando el formula­

rio proporcionado en el Apéndice A.4. Asimismo,

podemos valorar el nivel del estrés psicológico del

cliente como parte integrante del perfil de su estilo

de vida. Para dicho fin, se incluye un cuestionario

20

Evaluación y prescripción del ejercicio

del estrés (Apéndice E.l) y su empleo se analiza en

el capítulo 9.

EVALUACION DEL FITNESS

Fitness es la capacidad de ejecutar las actividades

del trabajo, recreativas y cotidianas sin quedar ex­

cesivamente cansado. Como especialistas del ejer­

cicio, una de nuestras principales responsabilida­

des es valorar cada uno de los siguientes com­

ponentes del fitness:

  • 1. CAPACIDAD AERÓBICA. La capacidad aeró- bica es la capacidad del corazón, los pulmones y el sistema circulatorio para suministrar oxígeno y nutrientes de manera eficiente a los músculos que trabajan. La mejora de la capacidad aeróbi- ca es uno de los beneficios más importantes que se obtienen de los programas de entrenamiento aeróbicos. En la evaluación del fitness debe in­ cluirse una prueba de fitness cardiorrespirato- rio en el caso de que no se haya administrado una prueba de esfuerzo progresiva como parte de la evaluación de la salud.

  • 2. FUERZA Y RESISTENCIA MUSCULAR. El fit­ ness muscular (que abarca tanto la fuerza como la resistencia musculares) se refiere a la capaci­ dad del sistema muscular de realizar ejercicios de forma eficiente. La fuerza muscular es el ni­ vel máximo de fuerza o de tensión que puede producir un grupo muscular. La resistencia muscular es la capacidad que tiene un músculo de mantener niveles de fuerza submáxima du­ rante largos períodos. El entrenamiento con pesos es uno de los métodos más efectivos para mejorar la fuerza y la resistencia muscu­ lares.

  • 3. PESO Y COMPOSICIÓN CORPORAL. El peso corporal hace referencia al tamaño o masa del individuo. La composición corporal contempla el peso corporal en términos de las cantidades absolutas y relativas de tejidos musculares.

óseos y grasos. El ejercicio aeróbico y el entrena­

miento con pesos resultan eficaces para modifi­

car el peso y la composición corporal.

  • 4. FLEXIBILIDAD. La flexibilidad es la capacidad de mover fluidamente una articulación en todo su radio de movimiento. La flexibilidad se ve li­ mitada por factores tales como la estructura ósea de la articulación y el tamaño y la fuerza de los músculos, ligamentos y otros tejidos conec­ tivos. La flexibilidad puede mejorarse en gran medida incorporando ejercicios de estiramien­ to en la rutina diaria.

  • 5. RELAJACIÓN NEUROMUSCULAR. La relaja­ ción neuromuscular hace referencia a la capaci­ dad de reducir o eliminar las tensiones o con­ tracciones innecesarias de un grupo muscular. El biofeedback, los ejercicios de relajación progre­ siva y el yoga son ejemplos de técnicas efectivas que disminuyen los niveles de tensión neuro­ muscular.

A partir de la evaluación del fitness, podremos

determinar el grado de bienestar del cliente e iden­

tificar los componentes del fitness que necesitan

mejorarse. Los capítulos restantes presentan prue-,

bas de laboratorio y de campo que se emplean para

desarrollar prescripciones de ejercicios y muestras

de programas de ejercicio.

FORMULARIO DE CONSENTIMIENTO CON CONOCIMIENTO DE CAUSA

Antes de entrar en ninguna prueba del estado físi­

co o en ningún programa de ejercicios, debemos

procurar que cada participante firme el "formula­

rio de consentimiento con conocimiento de causa"

(ver Apéndice A.5). Con ello se pretende informar

al cliente de la naturaleza de la prueba de fitness,

de los peligros inherentes que pueda haber en di­

cha prueba y de los beneficios que se espera ob­

tener, así como lograr su participación voluntaria

en el programa.

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness

21

RESUMEN Y ASPECTOS DESTACABLES

La falta de actividad física y de ejercicio han llevado a un increnaento de las enferniedades hipociné-

ticas.

El ejercicio es el componente clave de la salud y del buen estado físico.

Las enfermedades coronarias (EC) se producen por un trastorno degenerativo progresivo conocido

como arterosclerosis.

Los factores de riesgo principales asociados con el desarrollo de las enfermedades coronarias son la

hipertensión, la hiperhpidemia y el consumo de cigarrillos.

La finalidad de la evaluación de la salud es detectar la presencia de posibles enfermedades.

Los componentes importantes de la evaluación de la salud son un cuestionario del historial médico, el

análisis del factor de EC, el reconocimiento físico, las pruebas de laboratorio y el visto bueno médico.

En algunos casos, en la evaluación de la salud se incluye una prueba con ejercicios.

En la evaluación sobre el estilo de vida se incluye información sobre la dieta, el tabaco, y el alcohol, la

actividad física, y los niveles de tensión psicológica del individuo.

Los componentes esenciales del buen estado físico son la resistencia cardiorrespiratoria, la fuerza y la

resistencia muscular, el peso y la composición del cuerpo, la flexibilidad y la relajación neuromuscular.

La evaluación del estado físico se emplea para valorar el grado de bienestar del individuo. Compren­

de la evaluación del estado cardiorrespiratorio, la fuerza y la resistencia muscular, la flexibilidad, el

peso y la composición muscular y la tensión neuromuscular.

El consentimiento con conocimiento se obtiene de cada persona con anterioridad a la administración

de ninguna prueba sobre el estado físico o a la participación en el programa de ejercicios.

I

Bibliografía

American College of Sports Medicine (1991). Guidelines for exercise testingand prescription (cuarta edición).

Philadelphia: Lea and Febiger.

American Heart Association (1988). 1989 Heart Facts. Dallas: Autor.

Anderson, J. W., Story, L., Sieling, B., Chen, W. L., Petro, M. S., y Story, J. (1984). Hypocholesterolemic ef-

fects of oat bran or bean intake for hypercholesterolemic men. American Journal of Clinical Nutrition, 40,

1146-1155.

Choquette, G., y Ferguson, R. J. (1973). Blood pressure reduction in "borderline" hypertensives following

physical training. Canadian Medical Association Journal, 108, 699-703.

Clausen, J. P., Larsen, O. A., y Trap-Jensen, J. (1969). Physical training in the management of coronary artery

disease. Circulation, 40 (5), 143-154.

Cundiff, D. E., y Brynteson, P. (1979). Health fitness guide to a life-style. Dubuque, IA:Kendall/Hunt Pu-

blishing.

Goldman,L., y Cook, E. F. (1984). The decline in ischemic heart disease mortality rate. Annals oflnternal Me­

dicine, 101,825-836.

Hannon, B. M., y Lohman, T. G. (1978). The energy cost of overweight in the United States. American Journal

of Public Health, 6 8 , 765-767.

Hubert, H. B., Feinleib, M., McNamara, P. M., y Castelli, W. P. (1983). Obesity of an independent risk factor

for cardiovascular disease: A 26 yr follow-up of participants in the Framingham heart study. Circulation,

6 7 ,968-977.

Hurley, B. F., Hagberg, J. M., Goldberg, A. P., Seáis, D. R., Ehsani, A. A., Brennan, R. E., y Holloszy, J. O.

(1988). Resistive training can reduce coronary risk factors without altering VOjmáx or percent body fat.

Medicine and Science in Sports and Exercise, 20(2), 150-154.

Joint National Committee. (1988). The 1988 report of the Joint National Committee of detection, evaluation,

and treatment of high blood pressure. Archives oflnternal Medicine, 148(5), 1023-1038.

Martin, R. P., Haskell, W. L., y Wood, P. D. (1977). Blood chemistry and lipid profiles of elite distance run-

ners. Annals ofNew York Academy of Science, 301,346-360.

National Cholesterol Education Program. (1988). Report of the National Cholesterol Education Program

expert panel of detection, evaluation, and treatment of high blood cholesterol in adults. Archives oflnter­

nal Medicine, 148 (1), 36- 39.

National Institute of Health Consensus Development Panel (1985). Health implications of obesity: Natio­

nal Institute of Health consensus development conference statement. Annals oflnternal Medicine, 103,

1073-1077.

Paffenbarger, R. S., Hyde, R. T., Wing, A., y Hsieh, C (1986). Physical activity, all-cause mortality, and lon-

gevity of college alumni. New England Journal of Medicine, 314, 605-613.

Pollock, M. L., Wilmore, J. H., y Fox, S. M., III (1978). Health and fitness through physical activity. New York:

Wiley y Sons.

r

i

Valoración del estado de salud, el estilo de vida y el fitness

1

23

Powell, K. E., Thompson, P. D., Casperson, C. J., y Kendrick, J. S. (1987). Physical activity and the incidence

of coronary heart disease. Annual Review of Public Health, 8,253-287.

U.S. Department of Health and Human Services (1988). The Surgeon Generáis report on nutrition and health

(DHHS - PHS) Pubhcación No. 88-50210). Washington, DC: U.S. Government Printing Office.

CAPITULO II

Valoración del fitness cardiorrespiratorio

Métodos apropiados para la valoración de la preparación cardiorrespiratoria.

Suposiciones básicas, uso y limitaciones de las pruebas con ejercicios máximos, submáximos y de

campo.

Pruebas aceptables de laboratorio y de campo con ejercicios para la estimación del VOjmáx.

Selección de la prueba con ejercicios más apropiada en función de las evaluaciones de la salud y del

estilo de vida del sujeto.

Concepto del equivalente metabólico (MET) y cálculo del coste energético de la cinta continua, de la

bicicleta ergométrica y de los ejercicios consistentes en subir escaleras.

Condiciones médicas que resultan contraindicadas o relativamente contraindicadas para las pruebas

con ejercicios.

Procedimientos estandarizados para la administración de una prueba con ejercicios, incluida una

prueba con ejercicios graduados (PEG), y análisis de los resultados.

Medición del ritmo cardíaco, de la presión arterial y del electrocardiograma en reposo y durante la

realización de pruebas con ejercicios.

Ritmo cardíaco, presión arterial y electrocardiogramas normales y anormales en reposo y durante la

realización de pruebas con ejercicios.

Clasificación del nivel de preparación cardiorrespiratoria basándose en los resultados de las pruebas

con ejercicios.

26

Evaluación y prescripción del ejercicio

u no de los componentes más importan­

tes del fitness es la capacidad aeróbica del indivi­

duo. Todas las evaluaciones del fitness deben

incluir una valoración de la función cardiorrespi-

ratoria en reposo y durante la realización de ejerci­

cio. Los fisiólogos del ejercicio consideran que el

consumo máximo de oxígeno (VOjmáx), o el mo­

mento en que hay un mayor consumo de oxígeno,

es la forma más válida de medir la capacidad fun­

cional del sistema cardiorrespiratorio. Este capítu­

lo presenta técnicas de laboratorio y de campo

para la valoración del VOjmáx y del fitness cardio­

rrespiratorio.

EVALUACION EN REPOSO

Antes de la administración de cualquier tipo de

pruebas de esfuerzo, se efectúa una evaluación en

reposo de la función cardiorrespiratoria. Dicha

evaluación incluye:

• La frecuencia cardíaca de reposo.

• La tensión arterial (TA) en posición de tendi­

do supino, sentado y de pie.

• Un electrocardiograma (ECG) de 12 deriva­

ciones.

El médico puede tomar estas mediciones como

Frecuencia cardíaca

El cliente debe descansar entre 5 y 10 min en po­

sición supina o sentada antes de comprobar la fre­

cuencia cardíaca de reposo. Es importante medir

cuidadosamente la frecuencia cardíaca de reposo

dado que algunas veces se emplea para calcular la

frecuencia cardíaca de entrenamiento en las prue­

bas de esfuerzo súbmáximas, así como en las pres­

cripciones del ejercicio. Podemos medir la frecuen­

cia cardíaca mediante auscultación, palpación o el

registro de electrocardiogramas.

Auscultación. Al medir la frecuencia cardíaca me­

diante auscultación, debemos poner la campana del

estetoscopio sobre el tercer espacio intercostal sito a la

izquierda del esternón. Los sonidos producidos por el

corazón se cuentan en períodos de 10,15,30 o 60 seg.

Si se toma el pulso durante menos de 1 min, hay que

usar los multiplicadores siguientes para convertir la

cuenta de los latidos en latidos por minuto: 1 0 para las

cuentas de 6 seg, 6 para las cuentas de 10 seg, 4 para

las cuentas de 15 seg y 2 para las cuentas de 30 seg.

Palpación. Al emplear técnicas de palpación para

determinar la frecuencia cardíaca, el pulso se pal­

pa en uno de los lugares siguientes:

• Arteria braquial: sobre el interior de la parte

superior del brazo detrás del bíceps y debajo

parte del examen físico necesario para dar autori­

de la axila.

zación. El técnico del ejercicio, no obstante, debe

• Arteria carótida: en el cuello, justo al lado de

tomarlas de nuevo para establecer una línea de

la laringe.

base y poder efectuar comparaciones, así como fa­

• Arteria radial: sobre la cara anterolateral de

cilitar al cliente una revisión doble antes de iniciar

la muñeca directamente en línea con la base

la práctica de ejercicio.

del pulgar.

Valoración del fitness cardiorrespiratorio

27

• Arteria temporal; junto a la línea del pelo de

la cabeza en la sien.

Al determinar la frecuencia cardíaca por palpa­

ción deben seguirse los procedimientos siguientes:

• Usar la yema de los dedos medio e índice. No

emplear el pulgar, puesto que éste tiene su

propio pulso y podría dar una cuenta erró­

nea.

• Al palpar el punto en que se halla la arteria

carótida, no debe aplicarse ninguna presión

fuerte sobre el área. Los barorreceptores de

las arterias carótidas detectan esta presión y

provocan un reflejo que disminuye la fre­

cuencia cardíaca.

• Comenzar el cronometraje simultáneamente

con el latido del pulso. Contar el primer lati­

do como cero. Seguir contando durante un

período de tiempo determinado (6,10,15,30

o 60 seg) o durante un número determinado

de latidos. La Tabla 2.1 se emplea para con­

vertir el tiempo transcurrido durante 30 lati­

dos en frecuencia cardíaca medida en latidos

por minuto (latidos-min"’).

Registros de electrocardiogramas. La frecuencia

cardíaca puede obtenerse empleando el sistema de

control del electrocardiograma. El valor se registra

generalmente en la banda superior de la cinta del

electrocardiograma. Si el equipo de que se dispone

no facilita una lectura digital, se puede contar la

frecuencia cardíaca midiendo la distancia existen­

te entre cuatro latidos consecutivos (intervalos R-

R) utilizando una regla milimétrica. Esta distancia

se convierte en latidos por minuto sabiendo la ve­

locidad del papel de registro (generalmente, 25

mm.s"’)- Por ejemplo, si la distancia para 4 latidos

es de 60 mm y la distancia para 1 min es de 1.500

mm (es decir, 25 mm x 60 seg), la frecuencia cardía­

ca por minuto se determina estableciendo la si­

guiente ecuación y despejando x:

cuenta que ésta es una medida variable que fluctúa

fácilmente debido a la temperatura, la ansiedad, la

tensión, la comida, el tabaco, el café u otras bebidas

que contengan cafeína, los medicamentos, la hora

del día y la posición del cuerpo. La frecuencia car­

díaca media de reposo de hombres y mujeres es de

60 a 80 latidos»min"\ No obstante, la frecuencia car­

díaca media de reposo de las mujeres, es en general

de 7 a 10 latidos-min"’ más alta que la de los hom­

bres. Se han registrado frecuencias cardíacas de en­

tre 28 a 40 latidos-min^’ en deportistas muy prepara­

dos en cuanto a la resistencia se refiere; mientras que

los individuos mal entrenados y sedentarios pue­

den tener frecuencias cardíacas superiores a 1 0 0 lati-

dos«min~'. En posición supina, la frecuencia cardíaca

de reposo es más baja que si se está sentado o de pie.

Hay que ser cauto al usar la frecuencia cardíaca

de reposo como indicador del fitness cardiorrespi­

ratorio. Existe una amplia variabilidad en cuanto a

la frecuencia cardíaca de reposo entre la población,

y, en algunos casos, una frecuencia cardíaca de re­

poso baja indica la existencia de una patología en

el corazón (McArdle, Katch y Katch, 1981). Las lí­

neas generales de orientación siguientes pueden

emplearse para clasificar la frecuencia cardíaca de

reposo (Morehouse, 1972);

>60 latidos*min'’ = bradicardia (ritmo lento).

6 0 -1 0 0 latidos-min“’ = ritmo normal.

>

1

0

0

latidos-min"’ = taquicardia (ritmo rápido).

Tensión arterial

La tensión arterial (TA) es ima medida de la fuerza o

presión ejercida por la sangre sobre las arterias. La

tensión más alta {TA sistólica) refleja la tensión en las

arterias durante el movimiento sistólico del corazón

cuando la contracción del miocardio fuerza a un gran

volumen de sangre a salir hacia las arterias. A conti­

nuación de la sístole, las arterias se encogen y la ten­

sión cae durante la diástole, o fase de llenado del cora­

zón. La TA diastólica es la tensión más baja en las

arterias del ciclo cardíaco. La TA sistólica de reposo

4 latidos

X latidos-min“'

varía generalmente entre 110 y 140 mm Hg, y la dias­

60

m m

1.500 m m

tólica entre 60 y 80 mm < Hg. Por lo general, no se cla­

Con lo que tenemos que 60 x = 6.000, por lo que

X = 1 0 0 latidos.min"’.

Sin importar qué técnica se use para determinar

la frecuencia cardíaca de reposo, hay que tener en

sifica a un individuo como hipertenso a menos que su

TA permanezca elevada en las dos ocasiones. La dife­

rencia entre las tensiones arteriales sistólica y diastóli­

ca se conoce como tensión del pulso. Esto crea una onda

del pulso que puede palparse en varios puntos del

cuerpo para determinar la frecuencia cardíaca.

28

Evaluación y prescripción del ejercicio

Tiempo para

Frecuencia cardíaca

Tiempo (s)

Frecuencia cardíaca (s)

30 latidos

(latidos-min“*)*

datidos-min"')*

36.0

50

22,0

82

35.5

51

21.5

84

35.0

51

21,0

86

34.5

52

19.5

92

34.0

53

19.0

95

33.5

54

18.5

97

33.0

54

18.0

100

32.5

55

17.5

103

32.0

56

17.0

106

31.5

57

16.5

109

31.0

58

16.0

113

30.5

59

15.5

116

30.0

60

15.0

120

29.5

61

14.5

124

29.0

62

14.0

129

28.5

63

13.5

133

28.0

64

13.0

138

27.5

65

12.5

144

27.0

67

12.0

150

26.5

68

11.5

157

26.0

69

11,0

164

25.5

71

10.5

171

25.0

72

10,0

180

24.5

73

9.5

189

24.0

75

9.0

200

23.5

77

8.5

212

23.0

78

8.0

225

22.5

80

Tabla 2.1.

Conversión del tiempo para 30 latidos de frecuencia cardíaca por minuto

“ latidos-min"’ = latidos por minuto.

Procedimientos. Antes de hacer pruebas de esfuer­

zo, debe tomarse la tensión arterial en posición supi­

na, sentado y en pie. La TA de reposo puede medir­

se indirectamente mediante la auscultación con un

estetoscopio y un esfigmomanómetro, que consta

de un manguito y de un anaeroide o de un calibra­

dor de la tensión mediante una columna de mercu­

rio. El sujeto debe llevar prendas de manga corta y

estar sentado en una habitación tranquila. Las medi­

ciones de la TA se toman con rapidez y el manguito

está totalmente desinflado durante al menos 1 0 seg

entre dos lecturas consecutivas. Generalmente, la

tensión se toma dos o tres veces en los dos brazos.

Es importante que la talla del brazal sea la ade­

cuada, ya que un brazal grande en un brazo peque­

ño provoca tomas erróneas. Los brazales más co­

munes para adultos son los de 12 a 14 cm de ancho

y 30 cm de largo. También existen brazales para ni­

ños y personas obesas. Para tomar la TA de perso­

nas muy desarrolladas muscularmente se deberán

utilizar brazales más grandes.

Al tomar la TA, hay que procurar seguir el pro­

cedimiento siguiente:

  • 1. Pedir al sujeto que mantenga el brazo relajado si se está tomando la tensión desde una posición supina, sentado o de pie y que se abstenga de agarrar los manillares o la barra de la cinta ergo- métrica.

  • 2. Enrollar firmemente el brazal alrededor de la parte superior del brazo. El borde inferior del brazal debe estar aproximadamente a 2,5 cm por encima de la fosa coronoidea.

  • 3. Poner la campana del estetoscopio a 1 cm apro­ ximadamente por debajo de la fosa coronoidea encima de la arteria braquial.

  • 4. Hinchar rápidamente el brazal hasta una ten­ sión de 200 mm Hg o de 20 mm Hg por encima de la tensión arterial sistólica estimada.

  • 5. Liberar lentamente la tensión a un ritmo de 2 a 3 mm«s"’, observando cuándo se produce el primer sonido de Korotkoff. Este ruido sordo lo pro­

Valoración del fitness cardiorrespiratorio

29

duce un repentino flujo de sangre cuando la ar­

teria se abre y corresponde a la tensión sistólica.

6 . Seguir reduciendo la tensión, observando

cuándo el ruido se vuelve apagado (cuarta fase

de la tensión diastólica) y cuándo desaparece

(quinta fase de la tensión diastólica). General­

mente, la lectura de la quinta fase constituye el

índice más preciso de la tensión diastólica. No

obstante, debe observarse la tensión tanto en la

cuarta como en la quinta fase. Durante la reali­

zación de un ejercicio rítmico, la tensión de la

quinta fase tiende a disminuir debido a la re­

ducción de la resistencia periférica. En algunos

casos, puede llegar a caer hasta cero (Pollock,

Wilmore y Fox, 1978).

Errores de medición. Las fuentes de error en la

determinación de la tensión arterial son numero­

sas. El técnico del ejercicio debe ser consciente de

las mismas y hacer todo lo posible por controlarlas

(Morehouse, 1972):

• Esfigmomanómetro impreciso.

• Anchura o longitud inadecuada del brazal.

• Agudeza auditiva del técnico.

• Ritmo de inflación o deflación de la tensión

del brazal.

• Experiencia del técnico.

• Tiempo de reacción del técnico.

• Colocación y tensión inadecuadas del este­

toscopio.

• Ruido de fondo.

Valoración del fitness cardiorrespiratorio 29 duce un repentino flujo de sangre cuando la ar­ teria se

30

Evaluación y prescripción del ejercicio

Electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones

El ECG es un registro compuesto de los fenómenos

eléctricos del corazón durante el ciclo cardíaco.

Mientras el corazón se despolariza y se repolariza

durante la contracción, se propaga un impulso

eléctrico hacia los tejidos que lo rodean. Los elec­

trodos sitos sobre lados opuestos del corazón

transmiten el potencial eléctrico a un registrador

de ECG.

Un ECG normal (ver Figura 2.1) se compone de

una onda P que representa la despolarización

atrial. El intervalo P-R indica el retraso del impulso

en el nódulo atrioventricular (AV). Las corrientes

eléctricas generadas durante la despolarización y

la contracción ventriculares producen el complejo

QRS. La onda T y el segmento ST corresponden a la

repolarización ventricular.

Además de obtener datos de base, el ECG de re­

poso se emplea para detectar contraindicaciones

para hacer pruebas de esfuerzo, tales como evi­

dencias de anteriores infartos de miocardio, cam­

bios de tipo isquémico del segmento ST, defectos

de conducción e hipertrofia ventricular izquierda.

La lectura e interpretación de los ECG exigen un

alto grado técnico y de práctica. Como técnicos de

la actividad física, debemos administrar el electro­

cardiograma de 1 2 derivaciones en reposo, pero

los resultados deben ser interpretados por un mé­

dico cualificado. En este capítulo, únicamente se

incluye información básica sobre la administra­

ción de ECG. Para obtener una información más

detallada en relación con la lectura e interpreta­

ción de anormalidades de los ECG hay que consul­

tar otras referencias (Adamovich, 1984; Dublin,

1980; Goldman, 1982; Stein, 1987).

Las parejas de electrodos se ponen sobre el cuer­

po y se conectan a un registrador de ECG. Un eje es

una línea imaginaria que conecta dos electrodos

entre sí. Un electrocardiograma normal de 12 deri­

vaciones consta de tres parejas de electrodos pues­

tos sobre las extremidades, tres pares de electro­

dos unipolares aumentados y seis parejas de

electrodos sobre el pecho. Cada una de las 12 deri­

vaciones registra una visión distinta del corazón.

Por tanto, los trazos de cada pareja de electrodos

serán distintos.

Las tres parejas de electrodos de las extremida­

des se ponen sobre el brazo derecho, sobre el iz­

quierdo y sobre la pierna izquierda. Esto es elec­

trónicamente equivalente a colocar los electrodos

sobre los hombros y la sínfisis del pubis. En la Fig.

2 . 2 se muestran los tres pares de electrodos pues­

tos en las extremidades y los tres pares de electro­

dos unipolares.

La pareja de electrodos unipolares aumentados

compara el voltaje a través de uno de los electro­

dos de las extremidades con el voltaje medio a tra­

vés de los dos electrodos opuestos. Las tres parejas

de electrodos unipolares aumentados son el aVF

(pies), el aVL (izquierdo) y el aVR (derecho). La pa­

reja de electrodos aVL, por ejemplo, registra el vol­

taje a través de un electrodo situado sobre el brazo

izquierdo y el voltaje medio a través de los otros

dos electrodos de las extremidades (ver Figura

2.2).

Los seis electrodos pectorales miden el voltaje

a través de un área específica del pecho, con el

voltaje medio a través de las otras tres parejas de

polos magnéticos de los electrodos. A continua­

ción, se indican las posiciones de las parejas de

electrodos del pecho desde el V, hasta el Vg (ver

Figura 2.3):

30 Evaluación y prescripción del ejercicio Electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones El ECG es un registro

Electrodos de las extremidades

aVF

30 Evaluación y prescripción del ejercicio Electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones El ECG es un registro

aVL

30 Evaluación y prescripción del ejercicio Electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones El ECG es un registro

aVR

Valoración del fitness cardiorrespM orio

31

Vi - Cuarto espacio intercostal hacia la derecha

del borde del esternón.

V2 - Cuarto espacio intercostal hacia la izquierda

del borde del esternón.

V3 - Sobre la quinta costilla a medio camino entre

las posiciones 2 y 4.

V4 - Quinto espacio intercostal junto a la línea

clavicular media.

Vj - Línea horizontal desde la posición 4 hasta la

línea axilar anterior.

Vj - Línea horizontal desde la posición 5 hasta la

línea axilar media.

Durante la realización del electrocardiograma

en reposo, el paciente debe estar tranquilamente

tendido en posición supina sobre una mesa. Los

puntos en que se aplicarán los electrodos deben

limpiarse con alcohol. Los electrodos desechables

contienen un gel-electrodo y discos adhesivos.

Después de aplicar el electrodo, hay que darle un

golpecito con firmeza para ver si se trata de un

electrodo ruidoso. El registrador del electrocar­

diograma se calibra siempre antes de su uso. Una

desviación media de 1 milivoltio por cm debe ser

registrada. La base del tiempo o velocidad del pa­

pel para un electrocardiograma en reposo es de 25

mm-s"\

PRUEBAS DE ESFUERZO

Los científicos del ejercicio y los médicos utilizan

las pruebas de esfuerzo para evaluar objetivamen­

te la capacidad aeróbica funcional (VOjmáx). El

VOjmáx, determinado mediante pruebas de es­

fuerzo progresivas maximales y submaximales, se

emplea para clasificar el nivel de fitness cardio-

rrespiratorio del paciente (ver Tabla 2.2). Las prue­

bas de esfuerzo se emplean también para valorar

la función cardíaca del individuo. Con frecuencia,

las anormalidades del electrocardiograma que de­

latan un mal funcionamiento del corazón no se de­

tectan en reposo. No obstante, durante las pruebas

de esfuerzo, pueden aparecer la angina de pecho,

las irregularidades en la frecuencia cardíaca, las

señales de isquemia miocárdica y las reacciones

anormales de la tensión arterial.

Asimismo, los datos sobre la frecuencia cardíaca

y el consumo de oxígeno obtenidos durante la

prueba de esfuerzo se usan para efectuar prescrip­

ciones del ejercicio precisas basadas en el estado

actual de la salud del individuo y en su nivel de fit­

ness. El American College of Sports Medicine

(ACSM) recomienda una prueba de esfuerzo pro­

gresiva maximal para a) hombres aparentemente

sanos de más de 40 años, b) mujeres aparentemen­

te sanas mayores de 50 años, c) individuos de alto

Línea clavicular

Valoración del fitness cardiorrespM orio Vi - Cuarto espacio intercostal hacia la derecha del borde del

Figura 2.3. Posición de los electrodos en los polos pectorales V, al V¿.

I

Valoración del fitness cardiorrespiratorio

77431

33

  • 1. Cambios significativos recientes en los electrocardiogramas en reposo que indican la posibilidad de la existencia de infartos de miocardio o de otros eventos cardíacos agudos.

  • 2. Infarto de miocardio reciente y complicado.

  • 3. Angina de pecho inestable.

  • 4. Arritmia ventricular descontrolada.

  • 5. Arritmia atrial no descontrolada que compromete la función cardíaca.

  • 6. Bloqueo A-V de tercer grado.

  • 7. Insuficiencia cardíaca congestiva aguda.

  • 8. Estenosis aórtica grave.

  • 9. Aneurisma disecante sospechado o conocido.

  • 10. Miocarditis o pericarditis activa o cuya existencia se sospecha.

  • 11. Tromboflebitis o trombos intracardíacos.

  • 12. Embolia sistémica o pulmonar reciente.

  • 13. Infección aguda.

  • 14. Trastorno emocional importante (psicosis).

Tabla 2.3. Contraindicaciones para las pruebas de esfuerzo

Nota.

Reproducida con permiso del American College

of Sports Medicine; Guidelines for Exercise Testing and Prescription. Lea and Febiger, Philadelphia, 1991, p. 59.

  • 1. Tensión arterial diastólica en reposo por encima de 120 mm Hg o tensión arterial sistólica en reposo por encima de 200 mm Hg.

  • 2. Enfermedad valvular cardíaca moderada.

  • 3. Anormalidades electrolíticas conocidas (hipocalie- mia, hipomagnesemia).

  • 4. Marcapasos de frecuencia fija (raramente usado).

  • 5. Ectopia ventricular frecuente o compleja.

  • 6. Aneurisma ventricular.

  • 7. Miocardiopatía, incluyendo miocardiopatía hiper­ trófica.

  • 8. Enfermedades metabólicas no controladas (diabe­ tes, tirotoxicosis, mixedema, etc.).

  • 9. Enfermedades infecciosas crónicas (por ejemplo, mononucleosis, hepatitis, SIDA).

  • 10. Trastornos neuromusculares, musculoesqueléticos o reumatoides exacerbados por el ejercicio.

  • 11. Embarazo avanzado o complicado.

Tabla 2.4.

esfuerzo

Contraindicaciones relativas para la pruebas de

Nota. Reproducida con permiso del American College of Sports Medicine: Guidelines for Exercise Testing and Preescription. Lea and Febiger, Philadelphia, 1991, p. 59.

1..

Existen evidencias que indican que las pruebas

de esfuerzo máximas no son más peligrosas que

las pruebas de esfuerzo submáximas (Pollock,

Wilmore y Fox, 1978; Rochmis y Blackburn, 1971;

Shepard, 1977), suponiendo que se sigan cuidado­

samente las orientaciones para las pruebas de tole­

I Valoración del fitness cardiorrespiratorio 77431 33 1. Cambios significativos recientes en los electrocardiogramas en reposo

rancia al ejercicio y que se controlen continuamen­

te las reacciones de quien se somete a ellas. She­

pard (1977) predijo una muerte cada diez o veinte

años para una población de 5 millones de cana­

dienses de mediana edad que se sometiesen a

pruebas de esfuerzo máximas. Para clientes de alto

riesgo, estimó que se produciría una fibrilación

por cada 5.000 pruebas de esfuerzo submáximas y

una fibrilación por cada 3.000 pruebas de esfuerzo

máximas.

Procedimientos generales. Antes, durante y des­

pués de la realización de la prueba de esfuerzo

progresiva, el técnico del ejercicio controla la fre­

cuencia cardíaca, el electrocardiograma y la XA a

fin de detectar anormalidades o signos de estrés

excesivo. La frecuencia cardíaca durante el ejerci­

cio puede medirse usando las técnicas de palpa­

ción o de auscultación en el caso de que no se dis­

ponga de un registrador de electrocardiogramas y

debe tomarse al final de cada minuto de la prueba

a lo largo de cada fase de ésta. Durante la realiza­

ción de la prueba de esfuerzo, hay que controlar

continuamente el electrocardiograma empleando

un osciloscopio. El ACSM (1991) recomienda la

utilización de una configuración modificada de 1 0

electrodos (RA, LA, RL, LL y V, a V^), que permite

registrar varias combinaciones de seis pares de elec­

trodos sobre las extremidades y de seis pares sobre

la zona precordial durante la realización del ejerci­

cio. Las tiras ECG estándar deben registrarse duran­

te las pruebas de esfuerzo al final de cada fase o con

mayor frecuencia si las respuestas son anormales.

En un estudio llevado a cabo en el Aerobics Insti-

tute, el 2 2 % de los horribre^ que tenían graves de­

presiones del segmento ST no tenían un electrocar­

diograma anormal en la derivación Vj. Así, para

diagnosticar la existencia de CHD, es importante

efectuar un control con múltiples pares de electro­

dos durante la realización de pruebas de esfuerzo

progresivas (Pollock, Wilmore y Fox, 1978). El ECG

puede monitorizarse de forma continua durante la

realización de pruebas de esfuerzo progresivas em­

pleando un osciloscopio, y pueden tomarse mues­

tras de registros al final de cada minuto de ejercicio.

Estos registros pueden emplearse para determinar

la frecuencia cardíaca siguiendo el procedimiento

descrito en el apartado "Evaluación en reposo".

Durante la realización de pruebas de esfuerzo

progresivas, la TA se controla por lo menos cada

dos minutos en las fases submáximas y cada minu­

34

Evaluación y prescripción del ejercicio

to en las fases máximas. Las comparaciones de las

mediciones indirectas (con un esfigmomanóme-

tro) y directas (con un catéter) de la TA indican que

la tensión arterial sistólica durante la realización

de ejercicios agotadores se subestimó entre 8 y 15

mm Hg empleando el método indirecto (Hens-

chel, Déla Véga y Taylor, 1954). Además, el técnico

del ejercicio tiene frecuentemente dificultades

para obtener mediciones precisas de la TA cuando

el sujeto está corriendo sobre la cinta ergométrica,

debido a los ruidos y al movimiento del aparato.

Algunas veces no resultará posible determinar la

TA diastólica debido al ruido y a las vibraciones

producidas durante el ejercicio.

Durante las pruebas de esfuerzo, puede ser que

queramos determinar el grado de esfuerzo efectua­

do por el cliente empleando la escala del esfuerzo

percibido (RPE = ratings ofperceived exertion) (Borg,

1982). Generalmente, índices de 18 o 19 correspon­

den al nivel máximo del ejercicio (ver Tabla 2.5). Los

índices de esfuerzo percibido guardan una gran re­

lación con el VO2 y la frecuencia cardíaca. La RPE es

útil para determinar el punto final de las pruebas de

esfuerzo progresivas, especialmente con personas

que estén tomando bloqueadores beta u otros medi­

camentos que pueden alterar la respuesta de la fre­

cuencia cardíaca al ejercicio. Asimismo, puede ense­

ñarse a los clientes el modo de empleo de la escala

RPE para controlar las intensidades relativas duran­

te los programas de ejercicio aeróbico.

Inmediatamente después de la realización de la

prueba de esfuerzo progresiva, hay que controlar

el electrocardiograma y la tensión arterial cada

2 a 3 min. El ACSM (1991) recomienda un período

de recuperación de entre 4 y 8 min, a menos que la

aparición de respuestas anormales requiera la pro­

longación del período de recuperación. En el

transcurso de los primeros 2 a 4 min de recupera­

ción, el sujeto debe mantener una intensidad baja

(por ejemplo, caminando sobre la cinta ergométri-

ca a 3,5 km -hr’ y con un grado de inclinación del

O %, o pedaleando sobre el cicloergómetro a 50 o 60

rpm con una carga cero). La recuperación activa

reduce el riesgo de hipotensión por acumulación

de sangre venosa en las extremidades. Después de

esto, el sujeto debe adoptar la posición sentada o

supina durante 2 a 4 min. La posición supina real­

za la sensibilidad de la prueba de esfuerzo al

aumentar el retorno de la sangre venosa hacia el

corazón, y es más fácil que se produzcan alteracio­

nes del electrocardiograma. La frecuencia car-

 

RPE

6

7

Muy, muy leve

8

9

Muy leve

10

n

Leve

12

13

Un poco duro

14

15

Duro

16

17

Muy duro

18

19

Muy, muy duro

Tabla 2.5. índices de la escala de esfuerzo percibido

Nota. De G.A.V. Borg, "Psychophysical Bases of Percei- ved E x ertion 'M ed icin e and Science in Sports and Exercise, 14(5), 377- 387,1982, © del American College of Sports Medicine. Reimpreso con autorización.

díaca y la tensión arterial deben ser estables tras la

recuperación, pero pueden ser más altas que los

niveles anteriores a la realización del ejercicio

(ACSM, 1991).

Finalización de la prueba. En una prueba de es­

fuerzo progresiva, el ejercicio generalmente conti­

núa hasta que el cliente finaliza voluntariamente la

prueba. No obstante, si observamos cualquiera de

las señales o síntomas relacionados en la Tabla 2.6,

hay que interrumpir la prueba de esfuerzo inme­

diatamente. Las respuestas anormales del electro­

cardiograma y de la tensión arterial a las pruebas

de esfuerzo están relacionadas en la Tabla 2.7. La

elevación del segmento ST con un desnivel hori­

zontal o hacia abajo es indicativa de CHD o de es­

pasmo coronario agudo. La depresión horizontal o

descendente del segmento ST (>4 mm) refleja la

existencia de una isquemia miocárdica. El inicio, la

duración y la magnitud de la depresión del seg­

mento ST guardan relación con la gravedad de la

isquemia. La ausencia de elevación de la TA o una

caída de la TA sistólica durante la realización de

una prueba de esfuerzo son indicadores de CHD o

de insuficiencia cardíaca (Hanson, 1988).

Selección del protocolo de la prueba de esfuerzo

Para valorar la capacidad aeróbica se han ideado

muchas pruebas de esfuerzo. Como técnicos de la

actividad física, debemos ser capaces de seleccio-

-

I

Valoración del fitness cardiorrespimtorio

35

  • 1. Angina progresiva (detenerse en el nivel 3+ o antes en una escala del 1+ al 4+)*.

  • 2. Taquicardia ventricular.

  • 3. Cualquier caída significativa (20 mm Hg) de la ten­ sión arterial sistólica, o ausencia de aumento de la tensión arterial sistólica al aumentar la carga del ejercicio.

  • 4. Mareos, confusión, ataxia, palidez, cianosis, náuseas o signos de insuficiencia circulatoria periférica aguda.

  • 5. Elevación o depresión del segmento ST (>4 mm) ho­ rizontal o descendente.

  • 6. Inicio de un bloqueo auriculoventricular- de segun­ do o tercer grados.

  • 7. Ectopia ventricular en aumento, contracciones ven- triculares prematuras (PVC) multiformes, o PVC R sobre T.

  • 8. Aumento excesivo de la tensión arterial:

    • - Sistólica >250 mm Hg

    • - Diastólica >120 mm Hg.

  • 9. Incompetencia cronotrópica: aumento de la fre­ cuencia cardíaca que es < 25 latidos-min"' por debajo del valor normal pronosticado para la edad corres­ pondiente (en ausencia de bloqueadores beta).

    • 10. Taquicardia supraventricular sostenida.

    • 11. Bloqueo de la rama izquierda del fascículo de His in­ ducido por el ejercicio.

    • 12. El sujeto pide parar.

    • 13. Fallo del sistema de monitorización.

    • i *Escala de la angina

    1+ = Ligera, apenas perceptible. 2+ = Moderada, molesta. 3+ = Aguda, muy molesta. 4+ = El dolor más agudo jamás expe­ rimentado en el pasado.

    Tabla 2.6. Indicaciones para detener la prueba de esfuerzo

    Nota. Reproducido con permiso del American College of Sports Medicine: Guidelines for Exercise Testing and Prescription. Lea and Eebiger, Philadelphia, 1991, p. 72.

    nar un tipo de ejercicio y un protocolo de prueba

    que resulten aptos para nuestros clientes según su

    edad, sexo, estado de salud y nivel de fitness. Los

    tipos de ejercido utilizados normalmente son ca­

    minar o correr sobre la cinta ergométrica y el ciclo-

    ergómetro. La ergometría de brazos resulta útil en

    los parapléjicos y en los clientes que tienen limita­

    do el uso de las extremidades inferiores. El escalón

    no está muy recomendado, pero puede resultar

    útil como prueba de campo para grandes grupos.

    Sea cual fuere el tipo de ejercicio que elijamos, de­

    ben seguirse los principios generales de las prue­

    bas de esfuerzo establecidos por el ACSM (1991)

    (ver Tabla 2.8).

    Las pruebas de esfuerzo pueden ser continuas o

    discontinuas. Una prueba continua de VOjmáx se

    ejecuta sin descansos entre los incrementos del es­

    fuerzo. En las pruebas discontinuas, al sujeto se le

    • 1. Un milímetro o más de depresión o elevación del segmento ST relativo a la línea Q-Q, inducidos por el ejecicio, con una duración de 0,08 seg o más desde el punto }.

    • 2. Molestias típicas de angina de pecho inducidas o au­ mentadas por el ejercicio.

    • 3. Taquicardia ventricular o contracciones ventricula- res prematuras frecuentes (30 %), o contracciones ventriculares prematuras multifocales.

    • 4. Bloqueo de la rama izquierda o derecha del haz de His inducido por el ejercicio.

    • 5. Caída significativa de la tensión arterial sistólica (>20 mm Hg) durante la realización del ejercicio, o falta de elevación de la mencionada tensión cuando se produce un aumento de la intensidad del ejercicio después del período de adaptación inicial.

    • 6. Taquicardia supraventricular sostenida.

    • 7. Contracciones ventriculares prematuras entre las ondas R y T.

    • 8. Bloqueo auriculoventricular de 2- o 3“ grados indu­ cido por el ejercicio.

    • 9. Inversión de la onda U tras el ejercicio. Bradicardia inapropiada.

    10.

    Tabla 2.7.

    Criterios de anormalidad en una prueba de

    esfuerzo

    Nota.

    Reproducida con permiso del American Colle­

    ge of Sports Medicine: Guidelines fo r Exercise Testing and Prescription. Lea and Febiger, Philadelphia, 1986,

    p.l7.

    da un intervalo de descanso entre cargas de ejerci­

    cio de 5 a 10 min. Para efectuar pruebas disconti­

    nuas, se necesita como promedio cinco veces más

    tiempo que para administrar pruebas continuas.

    McArdle, Katch y Pechar (1973) compararon las

    puntuaciones de VOjmáx mediante seis pruebas

    continuas y discontinuas comúnmente utilizadas

    en la cinta ergométrica y en el cicloergómetro. Ob­

    servaron que las puntuaciones de VOjmáx en las

    pruebas con cicloergómetro eran aproximada­

    mente entre un 6 y u n ll % más bajas que los valo­

    res obtenidos en las pruebas con cinta ergométrica.

    Muchos sujetos identificaron las molestias locales

    y la fatiga en los músculos de los muslos como los

    principales factores limitantes para continuar con

    las pruebas continuas y discontinuas en los ciclo-

    ergómetros. En las pruebas sobre cinta ergométri­

    ca, los sujetos indicaron que los factores limitantes

    eran la falta de aire y la fatiga general. En las prue­

    bas de andar sobre cinta ergométrica, no obstante,

    los sujetos se quejaron de fatiga localizada y de

    molestias en los músculos de las pantorrillas y en

    la zona lumbar.

    36

    Evaluación y prescripción del ejercicio

    PROTOCOLOS DE PRUEBAS DE ESFUERZO MÁXIMAS

    Pruebas de esfuerzo máximas sobre cinta ergométrica

    Este ejercicio se realiza sobre una cinta ergométri­

    ca impulsada por un motor con una velocidad e in­

    clinación variables (ver Figura 2.4). La velocidad

    varía hasta 40 km«hr‘', y la inclinación se mide en

    unidades de elevación por 1 0 0 unidades horizon­

    tales y se expresa en porcentaje. La carga del ejerci­

    cio en la cinta ergométrica se eleva aumentando la

    velocidad o la inclinación o ambas cosas. La carga

    del ejercicio se expresa generalmente en km-hr"* y

    en grados porcentuales.

    Durante la realización del ejercicio resulta difícil y

    caro medir el consumo de oxígeno. En consecuen­

    cia, se han desarrollado ecuaciones (ver Tabla 2.9)

    para estimar el coste metabólico del ejercicio

    (VO2 ). Estas ecuaciones solamente proporcionan

    una estimación válida del VO2 para ejercicios man­

    tenidos a un ritmo regular. Cuando se usan para

    estimar el consumo de máximo de energía (VO2

    máx), el VO2 medido será inferior al VO2 estima­

    36 Evaluación y prescripción del ejercicio PROTOCOLOS DE PRUEBAS DE ESFUERZO MÁXIMAS Pruebas de esfuerzo máximas

    Figura 2.4.

    Gükey.

    Cinta ergométrica. Foto cortesía de Linda K.

    do si no se logra alcanzar el estado de equilibrio. Asi­

    mismo, dado que el ejercicio máximo tiene com­

    ponentes tanto aeróbicos como anaeróbicos, el

    V0 2 máx estará sobrevalorado, puesto que la con­

    tribución del componente anaeróbico no se conoce.

    El VO2 estimado a partir de la ecuación de cami­

    nar es razonablemente preciso para velocidades

    andando de entre 50 y 100 m-min'* (entre 3 y 6

    km-hr”’). No obstante, la ecuación resulta más

    precisa andando en pendiente que en horizontal.

    El VO2 puede subestimarse entre un 15 y un 20 % al

    andar sobre la cinta plana, y entre un 5 y un 8 % al

    andar en la cinta ergométrica con una inclinación

    del 3 % (ACSM, 1991). Para las ecuaciones correr/

    jogging, las estimaciones del VO2 son relativamen­

    te precisas en velocidades que superen los 134

    m-min’’ ( 8 km*hr‘’) y en velocidades de tan sólo 80

    m-min"' (4,8 km.hr”') si el cliente está trotando y no

    andando (ACSM, 1991).

    Dadas dichas limitaciones, las ecuaciones de la

    Tabla 2.9 resultan útiles en situaciones clínicas

    para la estimación del gasto energético. Por ejem­

    plo, para calcular el VO2 de un sujeto de 70 kg que

    está andando sobre la cinta ergométrica a una ve­

    locidad de 5,6 km»hr“’ y un grado de inclinación

    del 1 0 %, hay que seguir los pasos siguientes:

    1.

    Convertir la

     

    16,666 m*min”’.

     

    5,63 k m -h r'

    x

    16,666 m -m in ' ------------------------

     

    km-hr“'

    2.

     

    C H

    =

    velocidad (m-min"')

    x

     

    =

    9 3 ,8 m-min’'

    x

    =

    9,38 ml-kg-'-min*-'

     

    3.

    =

    velocidad a m-min”'; 1 km -hr' =