Você está na página 1de 1
BIENAVENTURADOS LOS QUE MUEREN EN EL SENOR B. No todos, sélo aquellos que cumplen unas condiciones. Il. “QUE MUEREN EN EL SENOR...” A. Son bienaventurades aquellos que han puesto su fe, confianza y esperanza en Jesuerista. Muchos confian en otras cosas, pero esos | 4. otros caminos no llevan a la vida eterna ie B. Los que mueren en el Seftor son bienaventurados porque viven en ‘vir comunion con Cristo. Han encontrado el perdén de sus pecados, que han hallado la paz y el gozo del Espiritu, han recibido la vida ‘eterna, tienen la luz que ilumina las tinieblas de la ignorancia y de que Jos temores, comen del pan que sacia el alma. se C. Son bienaventurados porque al partir van a estar con el Senor. eda Jesucristo nes dice en Juan 17:24: “Padre, aquellas que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos estén también conmigo. . .” Estas palabras se estén cumpliendo ahora mismo con nuestro hermano que partié. ;Puede cada uno de ustedes hacer suyas estas stro palabras? Quiera Dios que si. = IV. DESCANSARAN DE SUS TRABAJOS, PORQUE SUS OBRAS CON ELLOS SIGUEN. ..” arte A. Descansan de sus fatigas, cargas y debilidades. Se liberan de este Sy'y cuerpo sujeto a limitacioncs, enfermedades, dolores y sufrimien- tos, Se liberan de cargas y luchas. Se liberan de la presencia e influencia del pecado. B. De aqui no nes llevamas nada. ‘Todo queda: titulos, propiedades ¥ abe glorias humanas. Tengamos poco o mucho, todo queda. Sélo nos dre llevamos. aquello que hayamos depositado en el Banco del reine de_ mi, Dios. Ail sélo admiten valores espirituales y morales, como la fe, la has esperanza y el amor. C. Nuestras buenas obras nos siguen. No hacemos obras para el salvarnos, pero si para manifestar la realidad de la nueva vida en Cristo que obtenemos por su poder y gracia obrando en nosotros ‘Conclusién No veamos la muerte como una tragedia. sino como una liberacion y 2S una oportunidad. Reconacemos que la separacién es siempre dolorasa. Todos Io hemos experimentado o lo experimentaremos. Pero los hijos de Dios se sienten bienaventurados (dos veces feliz) aun en medio de la pena y de! dolor. La muerte Hega en cualquier momento. Unas veces nos va avisando (enfermedad o vejez). pero otras veces no avisa, se presenta de improviso. Llama a todos y no respeta edad ni condicion. Es de sabios estar preparados, come nuestro hermano In estab: