CH.

SCHARFETTER
Clínica Universitaria, Zurich

Introduccióna la
psicopatología general

EDICIONES MORAT A, S. A.
Fundada por JAVIER MORATA, Editor, en 1920
28004- MADRID

Título original de la obra:
ALLGEMEINE

©

PSYCHOPATHOLOGIE (EINE EINFOHRUNG)

Copyright, 1985, Georg Thieme Verlag, Stuttgart

Primera edición: 1977
Reimpresión:
1979
Segundaedición: 1988

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de
este libro por impresión, fotocopiado, microfilme o cualquier otro medio
sin permiso previo, por escrito, del Editor.

@ Ediciones Morata, S. A. ( 1988)

Mejía Lequerica, 12. Madrid-28004
Derechos reservados
ISBN: 84-7112-031-3
Depósito legal: M. 39.585-1988
Cubierta: J. Gómez Morata
Imprime: Unigraf - Móstoles (MADRID)

CONTENIDO

Págs.
Prólogo a la segunda edición . . .
Prólogo ... ... ... .. . . . . . . . . .. .. .
l.

19
25

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1.1. Misión, meta y actitud del psicopatólogo . . . . . . . . . . . .
1.1.1. Misión de la· psicopatología general . . . . . .
1.1.2. La comprensión psicopatológica aproxima al
ser humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1.1.3. Psicopatología como doctrina del vivenciar
1.1.4. La psicopatología descriptiva como fundamento de la «psicodinámica» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1.1.5. El aspecto interaccional, social y cultural . . .
1.2. Con respecto a la problemática del normal, sano, anormal, enfermo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1.2.1. Normal... ... ...
1.2.2. Sano/enfermo...
1.3. Síntoma y síndrome . .. ... .. .
. .. . .. . . .
. .. . . . .. .
1.3.1. Síntomas
psicopatológicos
y no meramente
morbosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1.3.2. De los síntomas al síndrome . . . . . . . .. . . . . . . . . .
1.3.3. Modo de enfocar los síntomas/síndromes .. . . ..
1.3.4. Teorías relativas a la formación de síntomas/síndromes . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . .
1.3.5. Posibilidades de clasificación de síntomas
1.4. Diagnóstico . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . .
1.4.1. Concepto y sentido . .. ... ... . . . . . . . .. . . . .. .
1.4.2. El proceso diagnóstico como proceso de conocimiento . . . .. . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1.4.3. El diagnóstico. Ordenación dentro de la nosología
; . .. .
... ...
.. . .. .
1.4.4. El diagnóstico. Indicación para la terapéutica.
1.5. · Observaciones científico-teóricas . . .

2. Consciencia . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . .
2.1.
2 .2.

Definición .. . . .. .. .
Sectores de función
2.2.1. La vigilancia
2.2.2. Claridad de
2.2.3. Consciencia

. .. . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
. . . . .. ... . . . . . . . . . . . .
consciencia . . . . . . . . .
de sí mismo . . . . . . . . .

29
29
29
32

32
33

33
35
36
42
54
54
_35
57
58
62
63
63
64
67
7O
71
76

...
. . . . . . . ..
... ... ...
...
. . . .. . . . .

76
77
77
77
77

8

Introducción a la psicopatología general
Págs.
2.3.
2.4.
2.5.

Estado vígil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lucidez o claridad de consciencia . . .
. .. ... . ..
Patología de la consciencia. Trastornos de consciencia.
Trastornos de la vigilancia y de la claridad de consciencia
.
2.5.l. Descenso predominantemente cuantitativo de
la consciencia. Trastornos de la consciencia y
pérdida de la consciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
2.5.2. Trastornos cualitativos de la consciencia ......
2.5.3. Aumento del nivel de consciencia (ampliación
de la consciencia) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..

78

80
81
81
82
89

3.

90
Consciencia acerca del propio Yo .. . . . . . . . .. . . . . . . . . ..
3. l. Definición . . . . . . .. . .. . . . . . . . .. . . . . .. . . .. .. . .. . . ..
90
3.2. Dimensiones
..
90
92
3.2.l. Vitalidad del Yo
.
3.2.2. Actividad del Yo
..
92
__.92
3.2.3. Consistencia y coherencia del Yo
.
3.2.4. Demarcación del Yo
.
93
3.2.5. Identidad del Yo . . . . .. . . . .. . . .. .. . .. . .. .
93
3.2.6. Imagen de sí mismo (concepto acerca de sí
94
mismo, imagen de la propia personalidad)
-3.2.7. Energía del Yo
.
95
3.3. Constituyentes/determinantes/desarrollo
·
99
3.3.1. Vivencia de sí mismo y sentimiento corporal.
99
3.3.2. Desarrollo
.
100
3.3.3. Vivenciarse a uno mismo y cultura
.
101
3.4. Exploración
..
102
3.5. Patología
.
102
3.5.1. Despersonalización
..
102
3.5.2. Vitalidad del Yo . .. .. . . . . . . . .. .
104
3.5.3. Actividad del Yo
.
106
3.5.4. Consistencia y coherencia del Yo
108
3 .5 .5. Demarcación del Y o .. . . .. .. . .. .
110
3.5.6. Identidad del Yo . .. . .. . .. . . . .. .
112
3.5.7. Imagen de sí mismo
.
115
3.5.8. Energía del Yo
·
..
118
3.6. La, :p~tología del Yo en las psicosis, según el psicoanálisis
.
124
3.7. Notas acerca de otras investigaciones
..
132

4.

Consciencia de experiencia y consciencia de realidad
4.1. Definición . . . .. . . .. . .. .. . . . . . . . . . . .. . .. . . ..
4.2. Función
.
4.3. Fundamentos . . . . . . . .. . . . . . . . .. . .. .. . . .. · ...
4.4. Comprobación
.
4.5. Patología
.
4.5.1. En circunstancias especiales de la vida
4.5.2. Modificaciones de la consciencia . . . . ..

134
134
134
136
137
137
137
137

'
-~

-,

/

Contenido

9

Págs.
4.5.3.
4.5.4.

4.6.

Demencia . . . . . . . . . . .. ... . . . . .. .. . . . . .. .
Trastornos de la consciencia
acerca de
mismo ... ... ... ... ... ...
Notas acerca de la terapéutica·...

5. Orientación . . . . . . . . . .. . . . . . .. . . . .. . . .. .. . . . . .. . . . . .. . . . .
5 .1.
5.2.

5.3.
5.4.
5.5.

5.6.

Definición .. . . . . . . . . . . . .. . .. . . . .. . .. . .. . . . .
Función ... ... ... ... ... ... ... ... ...
...
5.2.1. Orientación ~n el tiempo .. .
.. .
5.2.2. Orientación en cuanto a lugar . . . . . . . . .
5.2.3·. Orientación acerca de la propia persona
5.2.4. Orientación situativa .. . . .. .. . ... .. . . . .
Condiciones previas .. . . .. .. . .. . . . . . .. .. . . .. . ..
Exploración .. . . . . .. . . . . . .. . .. .. . . .. . .. . . . . . . .. . .. .
Patología .. . . . . ... . .. .. . . .. .. . . .. . . . ... . .. . . . . . .
5.5.1. Inseguridad y oscilaciones en la orientación
5.5.2. Fallo de la orientación:
desorientación
. ..
5.5.3. Falsa orientación . . . . .. . .. . .. . .. . .. .. . . ..
5.5.4. Orientación errónea delirante y «contabilidad
doble» . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Causas de los trastornos de la orientación ... .-.. . ..

6. Vivenciar del tiempo .. . . . . . . . .. . . . . . .. .. . . . . .. . .. . .. . . . .

:.1.

6.2.
6.3.
6.4.
6.5.

7.

Conceptos ... ... ... .. . ... . . . ... ... ... ... ... ... . ..
6.1.1. Vivenciar del tiempo en sentido estricto ...
6.1.2. Saber acerca del tiempo, evaluación del tiempo.
Función
'···
1··
Fundamentos
:.. .. . . .. . . . . . . .. .
. . . . . . .. .
Exploración .. . . . . . . . .. . . .. .. . .. . . .. .. . . .. . .. . . . .. .
Patología ... .. . ... ... ... .. . ... ... .. . ... ... ... .. . ...
6.5.1. Aceleración
(vivencia de aceleración
del
tiempo) ... .. . ... ... ... ... .. . ... ... .. . ... .. .
6.5.2. Lentificación (vivencia de dilatación del tiempo) hasta la detención del tiempo . . . . . .
6.5.3. Pérdida de la realidad del tiempo ... ....
6.5.4. Trastornos de las categorías del tiempo . . .

Memoria y recuerdo . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7. l.
7 .2.
7.3.
7.4.
7 .5.

Definición . . . .. . .. . .. . .. . . . . . .. .. . .. .
Función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Fundamentos .. . .. . .. . . .. . . . .. . .. . . . .
.. . . ..
Exploración ... ... ... ... ... ... ... ... ...
... ... ...
Patología de las funciones mnémicas . . . . . . . . . . . . . . .
7.5.1. Trastorno~ .. generales (difusos) de la capacidad
de evocac1on .. . .. . . . . . .. . .. . .. .. . . . . . .. . ..
7.5.2. A~nesias ~ircunscritas e hipomnesias .. .
7.5.3. Hiperrnnesia ... ... ... .. . ... ... ... ... ...
7.5.4. Falseamiento de recuerdos (paramnesias) ...

137
138
141
142
14 2
142
142
143
143
143
144
144
145
145
145
14 7
14 7
14 7
14 9
149
149
149
150
150

151
151

151
151
152
152

154
154

154
156
156
156

156
158

159
159

10

Introducción a la psicopatologia

general
Págs.

8.

-

Atención y concentración
8.1.
8.2.
8.3.
8.4.
8.5.

8.6.
8.7.
9.

9.4.
9.5.

10.

Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
Función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
Condiciones previas
.
Exploración . . . .. . . . . .. . . . . . . . .. . . .. . . . . . . . . . . ..
Patología de la atención
.
8.5.1. Falta de atención y trastorno de la concentración
.
8.5.2. Estrechamiento
de la atención
.
8.5.3. Oscilaciones de la atención y de la concentración
·
.
Aparición de trastornos de. la atención y de la concentración
.
Atención y errores sensoriales
.

Pensamiento, lenguaje, babia
9.1.
9.2.
9.3.

.

.

Definición
.
Función
.
Fundamentos determinantes
..
9.3.1. Fundamentos psicológicos y fisiológicos
.
9.3.2. Determinantes
socioculturales
.
Exploración
.
Patología . . . .. . . . . . . . . . . . .. . .. .. . . . . .. . .. . .. ..
9.5.1. Trastornos formales del pensamiento
.
9.5.2. Trastornos
del pensamiento
en relación con
trastornos de la vivencia del Yo
.
9.5.3. Afasias
.
9.5.4. Trastornos de la fonación
.
9.5.5. Trastornos del habla . . . . .. . . . . . . .. . .
.
9.5.6. Incomprensibilidad del lenguaje
.

Inteligencia
:.
10.1. Definición .. .
. .. . . . . . . . . .
.. . .. . . . . .. .
10.2. Función . .. .. .
.. . .. . . . . . .. .. . ... .. . .. . ... . .. .. .
10.3. Fundamentos . . . . . . . .. . . . . .. . .. . . . .. . . . . . .. . .. .. .
10.3.1. Somáticos: estructura y función del cerebro.
10.3.2. Influencias
psicológicas
y sociales sobre el
desarrollo del cerebro y de su funcionamiento.
10.4. Exploración . .. ... . . . .. . . .. . . . ... ... ... ... ... ... ...
10.5. Patología (trastornos de la inteligencia) . . . . . . . . . . . . . . .
10.5.1. Déficit intelectuales
... ... ... ... . .. ... .. . ...
10.5.2. Desarrollo deficitario de la inteligencia por
causas psicosociales . . . . . . . . . .. . . . . . . . .. . . . .
10.5.3. Trastornos de la inteligencia en. la alteración
de la referencia de la realidad . . . . . . . . . .. . . . .
10.5.4. Trastornos de la inteligencia en defectos sensoriales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
10.5.5. Trastornos de la inteligencia en la vigilancia
aminorada ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...

161
161
161
162
162
162

163

163

163
164

165
166

166

166
16r

167
168

168
168

169
175
176
177
178

181

185

185
185

186
186

18 7

187
187

188
19 2
193
193
193

Contenido

11

Págs.
10.5.6. Trastorno de la inteligencia por motivos afectivos ... . . . . . . ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

193

11. Afectividad
11.1. Definiciones ... ...
. ..
.. .
11.1.l. Afectividad
...
...
11.1. 2. Afecto, emoción, sentimiento, estado de ánimo.

194

11.2. Fundamentos neurofisiológicos . .. .. . . ..
...
. ..
11.2.1. Sistema nervioso central . .. ...
. ..
...
11.2. 2. El sistema nervioso autónomo (vegetativo)
11. 2. 3. Sistema endocrino . .. . .. .. . . . . .. . . . . . . . . . .
11.3. Clasificación de los sentimientos .. . ... ... ... ... ...
11.3.1. Sentimientos relativos al estado (modos de encontrarse, estados de ánimo) . . . .. . ... .. . . . .
11.3.2. El modo de encontrarse frente a los demás
11.4. Exploración . . . .. . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
11. 5. Patología de la afectividad .. . . . . . . . .. . . . . .. . . .. . . .
11.5.1. Conceptos aislados
11.5.2. Síndromes afectivos
11.5.3. Reacciones afectivas suprapersonales (reacciones primitivas) . . . . . . . . .
11.5.4. Distimias persistentes ... ... ... ... ... ... ... ...

196
196
196
19 7

194
194
194

197

197

198
198
19 8

198

199

214
215

12. Percepción
.
12.1. Definición
.
12. 2. Función
.
12.3. Fundamentos, componentes y determinantes . . . . ..
12.3.1. Organos de los sentidos y cerebro
.
12.3. 2. Procesos psicológicos generales .. . . .. .
.
12.3.3. Influencias personales, sociales y situativas sobre la percepción . . . . . . .. . . . . .. . .. . . . . . .. .. .
12.3.4. Relación de la percepción con la realidad ......
12.3.5. La relación entre percepción y estado de
ánimo
.
12.4. Exploración
.
12.5. Patología
.
12. 5.1. Fallo de una función perceptiva
..
12.5.2. Anomalías de la percepción
.
12.5.3. Alucinaciones ...

216
216

13.

241
241
241

Apercepción . .. . .. .. . . . . .. . .. .

13.1. Definición ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
Función . .. . . . .. . .. . .. . .. . . .. .. . . . . . . . . .. .. .
13.3. Premisas y determinantes ... .. . .. . . .. . .. .. . ...
13.4. Exploración . .. .. . .. . . . . . .. .. . . . . .. . .. . . . .
13.5. Patología ... .. . ... ... ... ... ... ... ... ... ...
13.fi. Aparición de trastornos de la apercepción . ..
l3.2.

...
...
...

216
217
217
217

218
219
219
221
221
222

225
228

241

242
242
243

12

Introducción a la psicopatología general
Págs.

14. Delirio
.
14.1. Definición . . . .. . ..
··· ···
14.2. Características del delirio
.
14.2.l. Realidad delirante y realidad interhumana
común
.
14. 2. 2. Significación delirante .. . . .. . . . .. . . . . .. . .. . .. .
14.2.3. Certeza de significación, independientemente
de Ja experiencia
.
14.2.4. Distanciamiento con respecto a la experiencia
general y a la convicción del grupo y resistencia contra las mismas . . . . .. .. . .. . .. . . . . .. . .. .
14.2.5. Incapacidad para cambiar de punto de vista.
14.2.6. Aislamiento y alienación
.
14.3. Condiciones para la formación del delirio
..
14.3.1. Delirio como conversión en certeza de lo afectivamente dado
.
14.3.2. Delirio «determinado» de un modo biográficosituativo
.
14.3.3. Delirio como reacción a determinadas situaciones sensoriales y a alucinógenos . . . . . . . ..
14.3.4. Delirio en el vivenciar alterado de sí mismo
14.4. Etimología de los vocablos «delirio» y «delirar» .
14.4.1. El vocablo alemán Wahsinn (demencia) .
14.4·.2. El vocablo alemán Wahn {delirio)
.
14.4.3. Paranoide
..
.
14.4.4. Delusión .. .
.. . .. . . .. . .. . .. .. . .. . .. .
14.4. 5. Delirio
..
14.5. La ganancia en el deJirio. Modo de consideración final.
14.6. Ordenación nosológica del delirio
.
14.6.1. Situaciones experimentales
..
14.6.2. Formación de delirio como desarrollo reactivo
vivencia}
.
14.6.3. Delirio en las psicosis afectivas
.
14.6.4. Delirio en esquizofrénicos
.
14.6.5. Delirio en psicosis con fundamento somático ...
14. 7. Curso del delirio
.
. 14. 7. l. Delirio en psicosis afectivas . . . .. . .. . . .. .. . .. .
14. 7. 2. Delirio en psicosis con fundamento somático.
14.7 .3. Delirio en situaciones especiales
.
14. 7.4. Delirio en esquizofrénicos . .. .. . . .. .. . .. . .. .
14. 7. 5. Desarrollos delirantes biográficos-reactivos vivenciales
.
14.8. Efecto del delirio sobre el entorno
..
14.8.1. Distanciamiento
.
14.8.2. Aceptación
.
14.8.3. Prol?~gac~~n
..
14. 8.4. Participación
.
14.9. El delirio desde el punto de vista transcultural ...
14.9.1. Influencia cultural sobre la tendencia a la formación de delirio .. . .. . .. . .. . .. . . .. .. . .. . .. .

244
244
247
247
250
258
258
259
260
262
264
266
273
274
278
278

279
279

279

279

280
282

282

283
284
286
286

288

288
288
288
289
289
289
291
291

291

291
292
292

Contenido

13

Págs.
14.9. 2. Influencia cultural sobre el contenido del delirio
.
293
14.9.3. Cultura y formación de delirio
..
294
14.9.4. Cultura y curso del delirio
..
294
294
14.1 O. Hipótesis acerca del delirio
.
294
14.1 O. l. Psicoanálisis .. . . .. . .. .
..
. 295
14.10.2. Psicología analítica
.
14.10.3. Psicología individual
.
296
14.10.4. Paleopsicología
.
296
14.10.5. Psicología de la configuración (de la Gestalt).
297
14.10.6. Cibernética
..
298
14.10.7. Neurofisiología
.. 299
14.10.8. Consideración pluridimensional . . .
. .. 299
14.1O.9. Análisis existencial, analítica del «ser ahí» y
análisis del «ser ahí»
..
300
14.10.10.La llamada psiquiatría antropológica
.
301
15.

16.

Iniciativa (actividad básica, espontaneidad) . . . . . . . . . . ..
15. l. Definición .. . .. . .. . .. . .. . . .. . .. .. . .. . .. . .. .
15.2. Funciones
..
15.3. Fundamentos anatómicos y fisiológicos
..
15.4. Posibilidades de investigación de la iniciativa
15.5. Psicopatología formal descriptiva de la iniciativa
15.5.1. Disminución de la iniciativa
.
15.5.2. Aumento de la iniciativa
.
15.6. Aparición de las anomalías de la iniciativa
..
15.6. l. Peculiaridades características de la personalidad por parte del nivel de la iniciativa
.
15.6. 2~ Trastornos adquiridos de la iniciativa
.
Motórica . .. . . . . .. . .. . . . . .. .. . .. . . .. .. . . . . .
..
16.1. Definición ·.. . ·... . . . . . . .. . .. . . . . .. . .. . . . . .. .
16.2. Función
.
16.3. Fundamentos
.
16.4. Exploración . . . . .. .. . .. . . .. .. . .. . .. . .. . .. . . .. .. .
16.5. Patología de la motórica
.
16.5.1. Patrones motores
.
16.5.2. Tic . . . .. . . .. . . . . .. .. . . .. .. . .. . . ..
16.5.3. Síndrome de Gilles de la Tourette (maladie
des tics)
.
16.5.4. Hipocinesia, acinesia, estupor . .. . . . .. ..
16.5.5. Hipercinesia, agitación catatónica, raptus ...
16.5.6. Muecas, gesticulaciones, paramimia . .. .. .
16 .5.7. Persistencia en una postura (catalepsia), estereotipia postura} .. . .. . . .. . . . .. . .. . .. . . ..
16.5.8. Negativismo .. . .. . .. . .. .
. .. . .. . .. .. .
16.5.9.- Estereotipias motoras
.
16.5.10. Ecopraxia (imitación
de posturas y movimientos)
.
16.5.11. Comportamiento extravagante e inadecuado ...

302
302

302

303

304

304

304
305
305

305
305
310

310
3l0
311

312
312

313
313

314
314
317

318
318
319

319
321

322

I

14

Introducción a. la psicopatologia general
Págs.

1 7. Agresión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1 7 .l. Definición .. . . .. . . . .. . .. . .. . . .. . . . .. . .. . . . . .. .
17.2. Función ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... .. . .. .
1 7.3. Representantes nerviosos centrales de la agresión . . .
17.4. Exploración
. .. ... . .. . . .
. .. . . . . .. .. . .. . .. .
17.5. Patología ...
.. . .. . .. . ...
... . .. .. . . . . .. . . .. ...
1 7 .5.1. Aumento de la agresividad ... . .. ... .. . .. . . ..
17.5.2. Disminución o bien inhibición de la agresividad
1 7 .5.3. Agresión y agresividad ... ... ...

3 23
3 23
323
325
325
325
325
327
328

18. Obsesiones y fobias
. . . . . . . .. . .. .. . . .. . .. . . .
18.1. Obsesiones ...
... ... ... ... ... ... ... ...
18.1. l. Definición .. . .. . . .. .. . . .. . .. . . .
18.1. 2. Clasificación de las obsesiones . . .
18.2. Fobias ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
18. 2.1. Definición .. . . . . .. . . .. . . . .. . . . . . ..
18.2.2. Cl~ses de fobias ... ... ..
...
18.3. Causas de las obsesiones y fobias
...
18.3.1. Síntomas obsesivos aislados
...
18. 3. 2. En la enfermedad obsesiva . .. . . .

333
333
333
3 34
336
336
336
337
337
337

19.

. . . ... . ..

...
... ...
... ...
.. . .. .

...

Actos impulsivos . . . .. . . .. . .. .. . . .. .. . . . . . .. . . . . ..

19.1. Definición .. . . . . . . . . . . . . . . .. .. . . . . . . . . . . . . . . .. . ..
19. 2. Patología
..
19.2.1. Poriomanía (dromomanía, fugues)
.
19.2.2. Impulso a coleccionar {collectionism)
..
19.2.3. Piromanía
.
19.2.4. Cleptomanía
.
19.2. 5. Dipsomanía
.

342
·342
342
342
343
343
343
343

'... .. . . . . . . . . ..
20. Pulsiones (funciones conativas) . . . . .. .
345
20.1. Definiciones .. . . . . . . . . . . . . . . . . .. . .. . . . . . . . . .. . ..
345
20.2. Sinopsis y clasificación
.
346
20.2 .1. Sinopsis de las necesidades (y de los actos satisfactorios de necesidades)
. 346
20.2.2. Clasificación clínica-práctica de las pulsiones.
347
. 347
20.3. Fundamentos y determinantes
.
20.3.1.
Localizaciones de representación anatómica
347
20.3.2. Situación hormonal. y metabólica
.
348
20.3.3. Aferencia sensorial
.
348
20.3.4. Procesos de aprendizaje
..
348
20.4. Exploración .. . .. . . . . . . . . . . . .. . .. .. . .. . .. . . .. .. . .. .
348
20.5. Patología
.
349
20.5.1. Hambre (apetito)
..
349
20.5.2. Sed
.- ..
351
20.5.3. Defensa contra peligros .. . .. . . . . .. . .. . . ..
351
21.

Sexualidad .. . .. . . .. . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . . . . .. . . . .

3 52

21.1. Definición ... ... ... ... ... ... ... ...
...
21.2. Fundamentos .. . . .. . .. .. . .. . .. . .. . .. . .. . .. . . . . , ..

352
3 52

Contenido

15

Págs.
21.3.
21.4.
21.5.

21.6.
21.7 .

Desarrollo .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..
La cuestión relativa a la norma . . . . . . . . . . . . . ..
Patología . . . . . . . . . ... . . . . . . . . . . . .. . .. . . . . . . . ..
21.5.1. Objeto sexual anormal
:
.
21.5 .2. Prácticas sexuales anormales . . . . . . . . . . . . . ..
21.5.3. Conciencia anormal acerca del propio sexo ...
21.5.4. Anomalías de la intensidad pulsional .
21.5.5. Trastornos de la potencia
.
Incesto
Prostitución y desamparo social sexual

353
354
356
358
367
373
374
376
380
380

. Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . ..

381

Indice de materias

417

A todos los enfermos de los cuales
aprendo y a todos aquellos que les cuidan y atienden.
~
i

...

.......... "

~

Dr. lizardo Cruzado Oiaz ·
MEDICO PSIQUIATRA
C.M.P. 36978
R.N.E. 17189

PROLOGO A LA SEGUNDA EDICION

Desde 1976 ha vuelto a acrecentarse el interés por la psicopatología en la clínica y la investigación. BLANKENBURG,
que es dentro del ámbito de lengua alemana el más importante representante de la psiquiatría antropológica, señala
en su reflexión acerca del problema de los fundamentos de
la psicopatología (1978) al objeto de esta última: limitaciones del "poderse comportar" y del "poder vivenciar'', con lo
que queda mostrada indirectamente la ubicuitaria actualidad
de la psicopatología. Y precisamente en este sentido es importante la afirmación de BLANKENBURG relativa a que la
psicopatología, en su acepción clásica, no basta para la actividad psiquiátrica-psicoterapéutica-rehabilitadora.
La psicopatología alemana clásica, que halló su más pura
expresión en Kurt ScHNEIDER, ha sido continuada por su
alumno G. HuBER en la misma orientación que su maestro
(HuBER, 1979; 1982; HuBER y Gaoss, 1977). GLATZEL (1978/
1981), que presta especial interés a la dependencia interacciona! de toda la sintomatología psicopatológica (GLATZEL,
1982), intenta una amplia sinopsis de la psicopatología general y de la especial. Para BuRCHARD (1981), un modelo
jerárquico· constituye el fundamento de una psicopatología
sistemática. El estructuralismo da lugar a reflexiones acerca
de la psicopatología (LuTHE, 1982; PETERS, 1982; LANG,
1982)~
JANZARIK, que empleó en 1959 la psicología estructural
de KRUEGER y WELLEK, en psicopatología prosigue el empleo de la interpretación dinámico-estructural (vaciamiento
dinámico, derrapamiento coherencia dinámico-estructural y
deshiscencia) (1980).

20

Introducción a la psicopatología general

WATZLAWICK (1974/1979) ha hecho conocer a los países
de lengua alemana el principio psicológico de comunicacióninteracción, demostrando precisamente que la psicopatologí a se debe a la praxis, como fundamento de los modos de
actuación terapéutica.
Un esencial· enriquecimiento de la psicopatología de
diversas f armas patológicas, y que resulta asimismo fructífera respecto a la psicodinámica y a las indicaciones de acción
terapéutica, es la aplicación de concepciones relativas a la
teoría de los roles, cuyas posibilidades ha expuesto KRAus
(1980), elaborándolas detalladamente con respecto a las
enfermedades afectivas (1977).
En cuanto a la proximidad del diagnosticador y terapeuta al paciente constituye una importante demanda la propuesta de DoERNER(1978) acerca de una psicopatología del
encuentro. De un más alto nivel de cooperación empáticasimpática entre terapeuta y paciente procede la concepción
de psicopatología comunicativa de BENEDETTI (1983, a.b.c.d),
cuya manifestación más impresionante es quizá la "alucinación terapéutica" (ScHARFETTER y BENEDETTI, 1978).
En Inglaterra ha aumentado el interés por una psicopatología internacionalmente comunicable (KRAEUPL 1979,
IPSS de la OMS, 1979, ScHARFETTER: traducción revisada de
la presente introducción, 1980; SHEPERD y ZANGWILL, 1983).
La psicopatología francesa se interesa por la alemana (véase
en especial BoRON y cols., 1983), mientras que la sindromática francesa se ha hecho abordable para el psiquíatra alemán en su propia lengua (DuNKERy KuLHANEK, 1982).
A partir de una nueva consideración de la psicopatología
de KRAEPELIN y ScHNEIDER por la investigación psiquiátrica
norteamericana se ha desarrollado el manual de diagnóstico
de la American Psychiatric Association (DSM-III, Diagnostic
and Statistical Manual, 3ª edición, 1980), que actualmente
relega al segundo lugar a la lnternational Claseification of
Diseases (ICD-9 de la OMS, 1977).
La psicopatologfa rusa, que ha accedido al lector de habla alemana por el libro de SNESNEWSKY (1977), refleja en
muchos aspectos la antigua psicopatología alemana de principios de siglo. Otros países del bloque oriental aceptan la

'

/

\

Prólogo a la segunda edición

21

psicopatología de LEoNHARD (1972), basada en la tradición
de WERNICKE y KLEIST.
América latina, Africa, Asia meridional y oriental se
orientan, según cuales sean sus antecedentes coloniales y las
intenciones de los diversos psiquíatras, según la psiquiatría
inglesa, francesa, americana o alemana.
La psicopatología comparativa intercultural (transcultural) muestra patrones reactivos culturalmente específicos,
así como formas ubicuitarias del enfermar humano (MuRPHY,
1976; PFEIFFER y ScHoENE, 1980) como, por otra parte, la
etnomedicina y la etnosociología muestran patrones básicos
de comportamiento patológico, interacción y procesos curativos correspondientes a la actuación, no científica, del curador indígena (hechicero, sacerdote sanador, chamán,
curandero) (PRINCE, 1976; TsENG y cols., 1981).
La fenomenología de sectores de la conciencia distintos
de la conciencia vígil media (en donde, exclusivamente, se
da psicopatología, véase ScHARFETTER, 1983) se ha convertido
en objeto de estudios descriptivos (como por ejemplo los de
GROF, 1978; TART, 1969; SIEGEL y WEST, 1975; FISCHER,
197 5) y recientemente también empíricos (DIETRICH, 1984).
La psiquiatría transcultural, la moderna investigación de
la conciencia (mediante fármacos, meditación, deprivación
sensorial, inundación, etc.), fenomenología de las religiones,
etnología, epidemiología, incluyendo comparación entre los
sexos (AL-ISSA, 1982), sociología (incluyendo la antipsiquiatría) han contribuido a las reflexiones actuales sobre
anormalidad, enfermedad y terapia en psiquiatría (ScHARFETTER, 1982) que han contribuido a poner en claro las dimensiones de los diversos conceptos de enfermedad y sus
relaciones con la "asistencia" institucional de diversos grupos de individuos de comportamiento desviado, así como la
correspondiente relación con la profesionalización de los
terapeutas.
Pero los nuevos puntos de vista no modifican nada en
cuanto a las finalidades básicas de la psicopatología general:
1) Captar, describir y denominar modos de comportamiento y de vivencia fundamentalmente posibles en el hombre,

22

Introducción a la psicopatolog ia general

y ello de un modo intersubjetiva e interculturalmente

comunicable.
2) Mostrar su topografía como fenómenos de desviación de
funciones de la conciencia vígil media (y como reacciones a ello). Los fenómenos similares correspondientes a
la conciencia no cotidiana (sub-supra consciousness) no
son objeto de la patología.
3) Ha de tratar científicamente la doctrina acerca de los
síntomas (y la sindromática de ella derivada): ha de permitir establecer constructos ("enfermedad") que puedan
ser objeto de investigación etiológica (causal, multicondicional, sistémica, v: CmMPI, 1982) y de terapéutica.
A este propósito fundamental está encaminada también
esta nueva edición. ¿Qué es lo que el psiquíatra encuentra
como observable y posible de réplica y que pueda comprobar de un modo fiable como intra- e interindividualmente
característico (como patrón, tipo, síndrome, cuadro clínico) y que pueda denominar, para poderlo convertir con ello
en objeto de ulterior investigación?
El proceso construcción de un cuadro clínico ha de interpretarse desde el punto de vista de la psicología de la
Gestalt: los estados de cosas y los patrones de búsqueda del
investigador (intemalizados y previamente dados en el inventario de preguntas) están determinados por su personalidad,
su motivación, la situación interacciona! de la entrevista, y
no por una supuesta selección "objetiva" de percepciones.
Los fenómenos psicopatológicos son Gestalten, configuraciones, cuya génesis está codeterminada por la tendencia a la
pregnancia y la dotación de significado por parte del investigador/terapeuta. La desmembración de la Gestalt "cuadro
clínico" en síntomas, como unidades descriptivas mínimas,
en experiencias subjetivas (symptoms), en signos objetivos
(signs), constituye un proceso secundario. El paciente, como
portador y productor de síntomas no es algo socialmente
aislado: se. desarrolla, enferma, sana o deviene enfermo crónico en un ámbito comunicativo (intrafamiliar, extrafamiliar, social, institucional). Y éste se halla también codeterminado por el investigador-terapeuta: de modo reflexivo e.

'

)

"~

Prólogo a la segunda edición

23

intencionalmente explícito o bien implícitamente no reflesivo, de uiodo sanador o no sanador. A una psicopatología
reflexiva de esta índole, como fundamento de la investigación y la terapia somatológica y psicosocial ha de servir esta
introducción. Se halla históricamente ajustada, determinada
por la epoca, provisional y habrá de ser útil hasta que pueda
ser sustituida por otros conceptos nuevos y mejores.

PROLOGO

~

;.._

Dt. Lizarno CruzadoOfaz
MEDICO PSIQUIATRA
C.M.P. 36978
R.N.E. 17189

,

Todo cuanto vemos, podría ser también
distinto.
WITTGENSTEIN

(Trae .. 5. 634).

Esta introducción a la psicopatología general es resultado
del trato con pacientes, estudiantes y graduados; con aquéllos,
de un modo simultáneamente terapéutico e investigador; con
éstos, a través de las clases y del diálogo.
Ya era tiempo de considerar lo que de la psicopatología
general resulta utilizable para nuestro ámbito y también es tiempo de elaborar 'descripciones admisibles internacionalmente de
conceptos psicopatológicos, con arreglo a la International Classif ication of Diseases de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (véase bibliografía bajo «ÜMS») y al correspondiente glosario. Y ello es tanto más urgente en vista de la
creciente densidad de interconexiones de la psiquiatría en todo
el mundo. Sin olvidar que, en todo momento, lo que importa es
buscar, bajo las múltiples teorías, lo que lisa y llanamente se
nos presenta y cabe encontrar: el propio hombre enfermo.
He incluido aquí aquello que me ha parecido válido de la
obra de multitud de psiquíatras, partiendo de mis propias observaciones. La Psicopato/ogía general de JASPERS continúa
manteniendo su validez por lo que se refiere a una meditación
sobre los métodos (1.ª edición en 1913, perfeccionamiento
hasta 1942; luego, tan sólo reimpresiones). La pasión por la
búsqueda de sentido, el afán de comprender y los interrogantes
que animan la obra de FREUD continúan ejerciendo efecto sobre
nosotros. Los fenornenólogos, antes y después de HEIDEGGER,

26

Introducción a la psicopatología general

han aguzado nuestra mirada y han mostrado vías para la hermenéutica. Los clínicos han informado a partir de su experiencia y conocimientos personales. Los investigadores de orientación empírico-experimental-estadística han puesto de manifiesto el valor. y los límites que el recuento y la medición tienen,
cuando son aplicados en el hombre. Lo que aquí expongo es el
estado de mi comprensión; que constituye, en primer término,
más que una comprensión un entendimiento propio, personal,
consigo mismo, acerca de algo (GADAMER, 1972, pág. 246); quiere decirse que no puede lograrse, en modo alguno, en coincidencia completa con otros. Parte de lo expuesto en el presente
libro se halla aún insuficientemente inquirido, en el sentido
de «dejar al descubierto» (Ojfenlegen) (GADAMER, 1972, página 283) y mantenerse uno mismo abierto a la demanda de la
«cosa», es decir: de la existencia de los pacientes, de ser rectamente comprendido y de recibir una respuesta adecuada. Hemos
de aventurarnos a la proximidad, al cauto «ataque», «que, no
obstante, deja que se exprese la naturaleza» (HEIDEGGER, 1959,
página 71). Nuestra misión consiste en escuchar su lenguaje y
hablar acerca del mismo.
El texto es escueto y está concebido como base para una
elaboración en forma de seminario. La informaci6n, registrada
a manera de protocolo 1, sobre la realidad viva de los enfermos,
es en ello más importante que las opiniones de los más diversos
autores y que reproducir múltiples neologismos y constructos
terminol6gicos. No es nuestra intención discutir a fondo otras
tentativas. La bibliografía incluida al final de la obra (ordenada
por capítulos) contiene trabajos previos y otras perspectivas.
La clasificación básica se puede ver en el indice. Los capítulos están mezclados, por lo que se refiere al léxico. El proyecto de una unidad (tal como se intentó en la importante obra
de H. Ev, 1967, Das Bewusstsein («La consciencia»] .*) no está
1
En el texto P (protocolo) y un número. La mayoría de los ejemplos se han obtenido a partir del trato con esquizofrénicos. Parte de
ello se repite en diversos lugares para ilustrar lo que se dice. Para
ejemplos detallados, véanse BASH (1955), CoNRAD (1958). Para autoexperiencias véanse KAPLAN (1964), SOMNER y ÜSMOND (1960, 1961);
* Hemos preferido utilizar en esta obra la palabra «consciencia», del
alemán Bewusstsein, en lugar de «conciencia», del alemán Gewissen, para
diferenciar claramente el estado consciente, de la pura conciencia mo-

ral. (N. del T.)

Prólogo

27

aún claramente definido. Por ello, los capítulos correspondientes
a los diversos aspectos y funciones aparecen aún inconexos, no
constituyen un «todo». Las preguntas de un enfermo (P 7):
«¿Entiende el psiquíatra algo acerca del hombre? )¿Qué directrices tiene el psiquíatra?», ha de estar siempre ante nosotros,
como advertencia (véanse a este respecto KELLER, Kuxz, BRA.uTIGAM, TELLENBACH,
mencionados por GADAMER y VOGLER,
tomo 6, 1974). Lo esencial se encuentra en los capítulos sobre
consciencia (en especial sobre consciencia del Yo y del Sí-mismo), sobre delirio y sobre percepción. Se han añadido algunos
datos sobre terapéutica, que resultan del modo de consideración
de estos estados.
Tan sólo aludimos muy someramente a los fundamentos psicológicos normales 2 y neurofisiológicos 3 de los temas mencionados, así como a la técnica de exploración '. La psicología
clínica, basada en los tests l1 y la psicopatología experimental 6,
se han convertido en sectores autónomos, pero que adquieren
constantemente su planteamiento de cuestiones y su metodología a partir de la observación cuidadosa y de la descripción.

ª3

Véase, sobre todo, GoTTSCHALDT y cols. (1966).
Véanse: BENEDETTI (1973), CHALMERS y. cols. (1971), DELAY y
PICHOT (1966), Eccr.ss (1970), HASSLER (1967), Hsss (1962), JuNG, R.,
(1967), PERRET (1972), PETERS (1967).
' Véanse, p. ej., ARGELANDER (1970), KIND (1973), MEERWEIN (1974);
DUEHRSEN (1981); para más datos véase pág. 64.
5 Bibliografía en EYSENCK {1973), SCHRAML y BAUMANN (1975), BRICKENKAMP (1975).
6 Para
bibliografía véanse: ScHOOLER y FELDMAN (1967), CoHEN y
MEYERs-OsTERKAMP (1974), MEYER-ÜSTERKAMP y CoHEN (1973).

1.

INTRODUCCION

1.1. MISIO~t META Y ACTITUD DEL
PSICOPATOLOGO
Tan sólo se ve bien con el corazón.
(EXUPÉRY.)

1.1.1.

Misión de la psicopatología general

La psiquiatría quiere ayudar al enfermo, sean cuales fueren
los motivos que se supongan para ello. Mas, desgraciadamente,
no puede afirmarse haber logrado siempre plasmar con éxito
esta buena voluntad en una actuación acertada, si bien cuenta
en su haber con buenas acciones. Sabemos aún muy poco acerca
de cómo se originan las múltiples crisis existenciales de las que
se ocupan psiquíatras y psicólogos clínicos y de cómo podemos
resolverlas, cómo las podemos aliviar mejor, curar o incluso
prevenir. Cuanto más aprendamos a explicar y comprender,
tanto más se logrará todo ello. Esto supone que, previamente,
hemos de captar del modo más exacto posible la vivencia y el
comportamiento del hombre al que designamos como enfermo,
en vista de su contexto biográfico y sociocultural.
No existen criterios que gocen de común aceptación con respecto a
la aptitud para esta profesión, ni, en general, criterios selectivos para
la misma. La Menninger Clinic (de orientación psicoanalítica) ha ela-

30

Introducción a la psicopatología general

horado métodos de selección para quienes desean formarse en psiquiatría. Estos candidatos son examinados por un comité seleccionador mediante una (o varias) entrevistas, así como por medio de tests (Rorschach,
TAT, asociación de palabras). En el curso de los exámenes se correlacionan rasgos de la personalidad y resultados de los mismos. Se mostró
muy difícil realizar una buena investigación de la actitud. La entrevista libre, llevada a cabo por un psiquíatra experimentado,
complementada por algunos datos procedentes de tests, pareció el método con el
que se obtienen mejores resultados. Lo que importa no es tanto la
presencia de signos patológicos patentes (neurosis, perversiones,
psicopatías, psicosis), como la captación de rasgos de la personalidad dentro
del amplio espectro de lo no patológico. La integridad personal, ia autenticidad y modo de expresarse, el oportunismo, la seriedad, la honradez, etc., se intuyen mejor a través de un libre diálogo. Un comportamiento controlado o más bien supercontrolado
se reveló más favorable
que la impulsividad y que una tosca extraversión.
Especialmente
importante, si bien resulta difícil de captar, es la emotional appropiateness.
Es preferible una cálida actitud emocional silenciosa e indirectamente
sentida, que su manifestación
verbal o mímica. El problema referido
a la motivación
es especialmente
difícil de aclarar:
auténtico deseo
de ayudar, por amor y capacidad de identificación (sin dejarse dominar
demasiado por esta última y sin actuar como representando un papel),
y no un pseudoaltruismo por sentimientos de culpa o como formación
reactiva por - hostilidad y sadomasoquisrno,
por afán de dominio. No
constituye un buen signo la excesiva confianza en sí mismo (presunción). La curiosidad, como sed de saber, ha de hallarse libre de carga
sexual (voyeurismo). Es favorable un auténtico deseo de investigar,
siendo también conveniente un elevado CI verbal en el test
Wechsler
(superior a 119). Otras variables importantes son la objetividad e identidad con el status frente a autoridades,
paraprofesionales
y personas
independientes.
Criterios (globales) especialmente
buenos resultaron de
la calidad de la labor desarrollada en la práctica de la psiquiatría (véanse deta1les en HOLT y LUBORSKI, 1958).

de

La psicodinámica del terapeuta ha sido objeto de diversas reflexiones, incluyendo en éstas la psicopatología de las
profesiones sanitarias (MARTIN, 1981; Fonn, 1987). Se alude
a una experiencia anterior, propia o ajena, de enfermedad,
en la que se imponía la poderosa figura del díagnosticador y
sanador. El miedo a la enfermedad y a la muerte puede conducir a formación reactiva (lucha en contra). En el inconsciente del terapeuta, y según la fantasía psicodinámica del
intérprete, hay mucho que suponer: canalización de agresividad sublimada, superación de sentimientos de desvalimiento
frente al padre, en la identificación con el rol de médico cargado de poder, compensación de insuficiente cariño por parte

In traducción

31

de la madre, proporcionando a otros cariño terapéutico,
defensa contra insuficiencia, desvalimiento, impotencia a
través de una omnipotencia narcisista (reacción contrafóbica), necesidad narcisista de ser admirado, transformación en
altruismo del odio y del dolor negados.
GuGGENBUEHL
(1983) ha popularizado la problemática
de poder, y ScHMIEDBAUER
(1977, 1983) los componentes
narcisistas al describir el "síndrome del ayudador" completándolo en 1983 con inclusión de puntos de vista psicosociales.
La psicopatología del ayudador está caracterizada por
una elevada cuota de enfermedades afectivas (depresiones),
suicidio, adicciones, personalidades obsesivas-compulsivas
con deficientes capacidades sociales, así como por conflictos
conyugales (MARTIN, 1981; Eoan, 1983), en lo que, como
muestran el dios médico cojo helénico HEPHAISTOS y determinadas peculiaridades del modo de ser del hombre-médico,
puede resultar fecunda la experiencia acerca de la propia
vulnerabilidad, incluso como preparación para una actuación samaritana.
La psiquiatría precisa de la convivencia idiográjico-casuistica y de la investigación nomotética de correlaciones regulares 2•
Deberíamos abandonarnos a una participación emocional-empática, e incluso tolerar conmociones e impactos afectivos y, al
mismo tiempo, tomar conocimiento de un modo intelectualracional y aprender a elaborarlo.
El objeto de la psiquiatría es, en cada caso, un ser humano
total en cuanto a la historia de su devenir. Tan sólo obtendremos
información al respecto si tomamos a dicho ser humano completamente en serio y procedemos delicadamente con él. Luego
podemos entendernos entre nosotros acerca del enfermo. Ambas
cosas constituyen misión de la psicopatología. Aprenderlas es
algo correspondiente a la formación básica de todo aquél que ha
de tratar con pacientes psiquiátricos. La psicopatología ha de
enseñarnos a escuchar, experimentar y describir en el trato con
el enfermo, como punto de partida para las reflexiones diag1

1
2

Es decir: dedicado por completo al hombre individual.
Es decir: buscando reglas, buscando lo supraindividualmente válido.

32

Introducción a la psicopatología general

nósticas que conduzcan a indicaciones de procedimientos terapéuticos y para toda investigación.

1.1.2.

La comprensión psicopatológica aproxima
al ser humano

Los síntomas psicopatológicos son signos, cuyo significado
hemos de comprender, como sucede con todo aquello con que
nos encontramos. Esta es la meta, pero no puede afirmarse,
en modo alguno, que esto se logre siempre en el caso individual.
Lo que primeramente importa es ver los signos y describirlos.
Describir y denominar, no significa, bien entendido, fijación
alguna del modo de vivenciar y de comportarse por parte de un
ser humano. En múltiples ocasiones (y por desgracia no siempre de modo injustificado) se ha reprochado a la psicopatología
descriptiva que tan sólo busca y fija, precisamente, lo patológico.
Se trata de un camino equivocado, ya que la psicopatología
nos debería· conducir más próximamente al hombre total y no
limitarse a mostrar sus modos anormales de vivenciar y de comportarse, sino poner también de manifiesto ante nosotros, precisamente, aquello que hay aún en él de sano, a fin de que sepamos con qué y hacia qué podemos trabajar terapéuticamente.
Cuando tratamos así con personas que no logran abrirse paso en
la vida, ni adaptarse a ella, no se trata en la exploración psiquiátrica
de un «ceremonial de degradación» (GARFINKEL, 1956), ni tampoco ha
de ser «Un acto político» negativo «la elección de sintaxis y vocabulario»
(LAING,
1967, pág. 54). Hace ya tiempo que se nos llamó la atención
acerca de Ja «seducción del lenguaje» (NIETZSCHE).

1.1.3.

Psicopatología como doctrina del vivenciar

El paciente no «tiene» síntomas, sino que vivencia determinadas experiencias y se comporta así de un modo, descríbible,
desviado con respecto a la norma del grupo. Nada de lo que
hace es, sin más, absurdo. No se trata aquí de una afirmación
de índole científica, sino del reconocimiento de la psicopatología
como doctrina del vivenciar y camino hacia la terapéutica. Tan
sólo adoptando esta actitud nos ajustaremos al hombre enfermo.

Introducción

1.1.4.

33

La psicopatología descriptiva
como fundamento de la «psicodinámica»

La psicopatología

descriptiva

no es psiquiatría

estática.

Aquél, precisamente, qué ha aprendido a observar y describir
cuidadosamente y con sentido de autocrítica, reconocerá con
claridad que en la psicopatología se trata de algo que está incesantemente en movimiento y no de algo rígido, que no existe

contradicción alguna entre la psicopato/ogía descriptiva y la
llamada «psicodinámica», sino que una psicopatología puramente descriptiva constituye el fundamento de una historia del devenir que no se pierde en lo especulativo 3• También _la consideración categorizante tiene en cuenta el contenido comunicativo
del· síntoma susceptible de descripción. Constituye así una premisa de la investigación de un individuo en su correspondiente
«situación» biográfica, lo cual significa también siempre un
devenir dependiente de la comunidad.

1.1.5.

El aspecto interaccional,

social y cultural.

Para el psicopatólogo está claro que el vivenciar y el comportamiento de un ser humano se hallan en múltiples, vivas y
mutuas interrelaciones. El hombre ha de ser considerado siempre dentro de su contexto social, jamás aisladamente. Por ello,
toda psiquiatría auténtica es psiquiatría social. Una personalidad
tan sólo puede desarrollarse en una comunidad (proceso de socialización), lo cual es válido tanto para sanos como para enfermos. El desarrollo de la personalidad y la evolución social
no pueden ser separados, al igual que el desarrollo somático y
el psíquico, ya que ambos se unen para formar un ser humano
vivo (lit. en BALTES y ScHAIE, 1973). En ello no hay que dejar
de tener en cuenta la herencia aportada (véanse sobre todo los

3

Véase FREUD, 1931 (en el prólogo a NUNBERG): «cuando la especulación no pierde jamás la guía de la experiencia». FENICHEL ( 1971,
página 416): «The 'rnicroscopic'
studies of psychoanalysis presuppose
the 'rnacroscopic' studies of psychiatry, in the same way that histology
presupposes anatomy.»

Introducción a la psicopatología general

34

estudios sobre adopción) ' y con ella también las pautas de comportamiento que caracterizan a la especie H omo sapiens (EIBLEIBLS FELD,

1969, 1972, LoRENZ, 1963).

.

El vivenciar y el comportamiento de un ser humano varían ·
de acuerdo con el entorno, es decir: también con arreglo a cómo
se logre o bien fracase el diálogo con él, a cómo consiga quien
realiza la entrevista al enfermo hacer que éste · se manifieste y
logre conducirle a una visión comprensiva acerca de sí mismo.
El diálogo, el saber escuchar y el comprender acertadamente
constituyen un arte y, por tanto, algo que no puede considerarse nunca como definitivamente concluso ...Si se logra el diálogo,
ceden muchos de los síntomas calificados como psicopatológicos,
para retornar en cuanto la persona en cuestión se queda sola o
ha de vivir en un entorno insano, es decir: aislado o insolublemente contradictorio. Así pues, jamás hay que considerar a un
enfermo como aislado de lo que le rodea. La pregunta, por
tanto, no consiste en ¿existe «la esquizofrenia*»?, sino ¿en qué
medio ambiente, bajo qué circunstancias un ser humano vivencia
y se comporta del modo que hemos convenido en designar como
esquizofrénico? r-. La capacidad de introspección del enfermo
no depende solamente de su estado de consciencia y de su capacidad intelectual de autorreflexión, sino que varía con arreglo
a su origen social y su pertenencia a una clase determinada,
con su formación escolar, con su trasfondo social y cultural.
Apenas le resulta posible al individuo liberarse por completo
de la visión del mundo correspondiente al propio grupo cultural y a su «escuela». Y esto es asimismo válido con respecto al
propio psicopatólogo.
La psiquiatría transcultural nos ha mostrado claramente la
relatividad cultural del vivenciar y del comportamiento humanos, así como la imposibilidad de considerar a los hombres

desde el punto de vista de normas válidas para todos 6• Aquello
'ROSENTHAL, 1968, 1970.
5

Boss, 1971.

* Ver:

Hu~ER, G., y KRANZ, H.: Esquizofrenia y ciclotimia, Madrid,
Morata, 1972. · (N. del T.)
6
Krsv, 1972; LEBRA, 1972; PFEIFFER, 1970; WULFF, 1972; ZUBIN y
HuNT, 1967. Las dos revistas transculturales más importantes son: /ournal o/ cross-cultural psychology, Londres-Washington, y Transcultural
psvchiatrlc research review, Quebec-Canadá.

Introducción

35

que es normal en una situación y en una cultura determinadas,
puede ser anormal en otras 7• Por otra parte, la psiquiatría intercultural comparada muestra también que hay personas en
todo el mundo que padecen de un modo similarmente descriptible, aun sin sobrecargas manifiestamente superiores a las que
se dan por término medio en su grupo y en la medida humana
general.

1.2.

CON RESPECTO A LA PROBLEMATICA
DE NORMAL, SANO, ANORMAL, ENFERMO
(figura 1)

Estos conceptos no pueden definirse, en modo alguno, de
manera suficientemente clara. Por ello está vigente aún la discusión acerca de los mismos (DEVEREUX, 1974; DoRNER, 1969,
1974; KEUPP, 1972 a; KUNZ, 1954-55, 1975 a; POPHAL, 1925;
ScHNEIDER, 1967), en parte, en enfrentamientos ideológicos unilaterales (LAING, .1964, 1967; Szxsz, 1961 a, 1961 b, 1970. y
otros). El defecto principal es el uso valorativo (socialmente
discriminativo) de estos conceptos.

Normal

Anormal

A

.,,, positivo
//

/,,,,,~
/,,.,.,,
sano

_,

.,.,,."

(genio)

.

negativo
Comportamiento
desviado

~

/
no enfermo

enfermo, en sentido
amplio
1

1

Figura 1

enfermo, en sentido
médico

..........................

Dr. Lizardo CruzidOo·;~;·p
MEDICOPS9QU~fRA
C.M.P. 36~78
·-... R~.E. 17189

En la guerra, matar es lo normal, en la paz no lo es en nuestra
esfera de cultura. En las culturas de cazadores de cabezas, un determinado modo de matar es normal; en otras culturas lo es matar a ancianos y a hijos no deseados.
7

36

Introducción a la psicopatología general

1.2.1. Normal
Las normas (del latín "norma": medida, regla, escuadra
para arreglar y ajustar maderos, piedras y otras cosas, prescripción) son ineludibles e imprescindibles en nuestro trato
ordenador con el mundo, así como para nuestra inclusión en
una comunidad y para que persista la sociedad. La ineludibilidad de las normas se advierte incluso claramente en el hecho de que también el enfermar, y el enfermar psíquico, se
halla sujeto a norma, por lo que se refiere al modo de comportamiento y al reconocimiento social como "enfermo".
Existen incluso normas de lo anormal, si bien vagas, en el
sentido de trastorno psíquico (estar "loco"). Aquél que corresponda a este patrón ha de adoptar el rol institucionalizado del enfermo (MuRPHY, 1976).
Las normas se hallan al servicio de la creación y el mantenimiento de estructuras sociales. Son necesarias para la
supervivencia de los miembros de la sociedad (defensa contra ser muertos o expulsados) e incluso de la especie. Aportan ventajas al individuo y a la sociedad, las cuales, de todos
modos, se pagan con determinadas limitaciones.
Las normas le proporcionan al individuo protección, seguridad, cobijo. El comportamiento propio y el ajeno se
hallan reglamentados, previamente dados y por tanto son
calculables, evaluables, previsibles. El comportamiento propio se halla incluido en el contexto social, es comunicable,
resulta inteligible y aceptado. Las normas ahorran realizar,
en éada ocasión, un nuevo esfuerzo adaptativo. Así, una persona individualistamente orientada (que experimenta a su
sociedad más bien como un no Yo que como Y o grupal)
puede sentir un cierto angostamiento e incluso una determinación ~e su comportamiento por parte de los demás. Las
normas -, pueden reprimir también modos de existencia y experiencias vitales personalmente configuradas e insólitas o
bien rechazarlas con intolerancia -siempre que la sociedad
no tenga ya dispuestas para ello especiales reglas de funcionamiento.
Las normas aseguran la persistencia de la sociedad pero
también, y por su rigidez, pueden conducir a una deficiente

Introducción

37

adaptación y poner en riesgo de decadencia y caída a una
sociedad o una cultura.
Advertir las normas ("reconocer" las normas) y establecer normas corresponde al dominio de la vida y del mundo.
Al interrogarse acerca de su origen hay que diferenciar entre
la historia de la formación del "saber" individual y colectivo
acerca de normas, y el motivo para su establecimiento.
Las fuentes de la certeza acerca de normas (patrón internalizado de normas) son la contemplación, el aprendizaje
inmediato y la función del lenguaje en cuanto a mediador
con respecto a aquéllas (establecimiento verbal de conceptos). Durante el proceso de socialización del desarrollo de la
personalidad se van adquiriendo nórmas (mediante castigo,
prohibición, premio, promesas) y mediante identificación
internalizada con aquello que las establece (la sociedad). El
modo de comportarse un sujeto con respecto a las normas
establecidas (defensa, mantenerse libre a su respecto, protesta, retraimiento interno o exterior, adopción libre y voluntaria) refleja s1:1 autonomía y madurez. Las normas se
constituyen dentro de una sociedad o son establecidas por
los que ostentan el poder.
·
Hemos de admitir como motivo del establecimiento de
normas la necesidad de seguridad. Esto quizá sea lo que conduzca a que éstas no sólo estén protegidas p()r medidas mundanas {leyes, tribunales, policía), sino también por "medidas" extramundanales, religiosas. Son explicadas como orden
establecido por Dios (p. ej., Moisés trayendo las tablas de la
ley de Jehová) y aseguradas por la amenaza de "castigos
divinos" (condenación al Infierno, por ejemplo).
El concepto de normas más frecuentemente aludido en
psiquiatría es el de término medio: normal en el sentido de
término medio es globalmente el comportamiento que es
propio de la mayoría de las personas de un determinado
sexo y de ciertos grupos de edad dentro-de una determinada
esfera sociocultural en algunas situaciones. Normal es, en
especial, aquello que tienen en común en cuanto a un determinado aspecto del comportamiento. Con ello queda subrayada la relatividad social y cultural del concepto de norma.
La norma, en el sentido de término medio, supone en com-

38

Introducción a la psicopatología general

portamiento relativo a lo que se debe, se puede y es permitido
hacer dentro de una cultura y con respecto a u.na situación
definida. La costumbre y los usos contienen normas de comportamiento como reglas. o prescripciones relativas al cuándo (como reacción a algo) y el cómo del comportamiento.
Este comportamiento está reconocido, e incluso prescrito,
dentro de una cultura y por lo que respecta a sus desencadenantes habituales y al patrón de comportamiento puesto a
continuación en marcha, quedando así legitimado y en ocasiones incluso institucionalizado (DEVEREux,
197 4).
La medida "normal", en el sentido de término medio,
está siempre a mano, como patrón internalizado, con respecto a muchas evaluaciones relativas a otras personas (desde la
apreciación de unos síntomas aislados, por ejemplo: de un
determinado afecto, hasta complejos modos de comportamiento en el ámbito de las relaciones y en el conjunto del
estilo de vida), y ello tanto entre los legos, como entre los
"expertos". En ello permanece casi siempre fuera de la conciencia la dependencia de la Gestalt representada por "lo
normal" con respecto a la propia del experto, a la participación de la psicodinámica y la psicopatología de este último
en el proceso de formación del patrón "normal".
Apenas existe una norma práctica, utilizable a fines de
medición (aparte de mediciones más exactas) válida y obligada para todos los hombres de todas las culturas. La norma
media es diversa para los seres humanos pertenecientes a distintas culturas, estratos sociales, religiones, situaciones. Las
afirmaciones cualitativas y cuantitativas acerca de normalidad y anormalidad, que pretenden validez general, son de
índole tan general que resultan inutilizables. Por ello, no
tienen mucho sentido las afirmaciones globales sobre aquello que es normal y lo que no lo es. No obstante una diferenciación entre afirmaciones sobre lo normal, y aparte del trasfondo civilizado-cultural, ha de tener también en cuenta un
trasfondo subcultura! y el hecho de que existen normas relativas a clanes, familias, personas, roles, situaciones, siendo
las mismas también diversas según el ámbito funcional de los
correspondientes roles. Dentro de una relación de pareja,
pero también según la proximidad emocional, en familias,

Introducción

39

frente a determinados miembros de la misma, en la esfera
privada extrafamiliar (por ejemplo, en un club deportivo),
en la profesión, en la relación con respecto a personas del
mismo rango o categoría que uno, a subordinados, a superiores, son válidas, en cada caso, distintas normas. Cada uno
de dichos sectores posee sus propias normas relativas a lo
que se puede y lo que se debe hacer. El comportamiento de
una persona es actualizado en el espacio social y es codeterminado, por. tanto, por lo que tiene enfrente. Ello codetermina también, la normalidad o la anormalidad de un comportamiento. Más difícil aún es establecer normas para la esfera
más íntima de una persona y que quizá se manifieste en fantasías y ensueños. Se tiene muy poco en cuenta que apenas
podemos establecer, sensatamente, normas válidas para toda
la humanidad y que incluso dentro de nuestra sociedad y de
su estándar, la norma no es algo tan claramente fijado. Se
ignora, por ejemplo, qué es realmente una familia normal y
qué es una interacción familiar normal, qué es un desarrollo
personal normal, qué cantidad de sufrimientos y conflictos
se pueden soportar "normalmente" en una vida. Sin embargo, ello posee importancia práctica, así, por ejemplo, en
cuanto a una psicoterapia que vaya más allá de la finalidad
consistente en la supresión de síntomas.
Adoptar el papel de enfermo está también socialmente
legitimado y sometido con ello, en cierto modo, a norma.
Los criterios legitimantes son poco claros y vagos en cuanto
a la definición social de "enfermedad psiquiátrica". Mediante la enfermedad, el sujeto logra liberarse de esfuerzos y
obligaciones, así como obtener cuidados, cariño y, si se trata
de una enfermedad corporal, la mayoría de las veces sin ser
objeto de discriminación. Ello no sucede en grado igual con
respecto a la "enfermedad psíquica", en todo caso, mientras
no presente claros fundamentos somáticos (enfermedad cerebral). La cuantía de la fuerza de tentación que supongan
las mencionadas liberaciones depende asimismo de la oferta
social (por ejemplo, seguros por enfermedad, invalidez, accidentes etc.).
El concepto estadístico de norma resulta más fácil de
mantener libre de valoraciones, pero puede ser también mal

40

Introducción a la psicopatologta general

utilizado en el sentido de marcar y discriminar a otras personas. El riesgo consiste, sobre todo, en la equiparación de
anormal y enfermo, es decir: en declarar como. "psíquicamente trastornadas" a todas aquellas personas que se desvían
con respecto a la norma media (y no solo a los enfermos
propiamente dichos), y por ello necesitados de tratamiento.
De aquí el riesgo de tratar forzadamente con métodos psiquiátricos a aquellos que piensan de un modo diferente, la
reprobación de los modos "distintos" de estilo de vida, la relegación a un curso vital de "proscrito" (ScHEFF, 1973). El
concepto de norma es utilizado entonces de un modo normativo, rector y puede convertirse en instrumento de la
intolerancia. Cuanto más incomprensible, imprevisible e
indeterminable sea un comportamiento, tanto más intensa
es la reacción de rechazo. Cuando dentro de un grupo, y
para descargar tensiones, es buscada una víctima para ser
rechazada, basta ya con una moderada desviación con respecto a la norma grupal para que alguien sea juzgado como
bruja, hechicero o loco.
Para el clínico es importante el concepto de norma individual como especificación, asimismo individual, del concepto estadístico de norma. Si el vivenciar y el comportamiento
que han hecho que se recurra al reconocimiento, comunicados por el propio paciente o por los que le rodean, se apartan de su modo de ser habitual ¿se salen fuera del trazado
de su vida?
El segundo concepto de norma es el de norma ideal, la
norma de plenitud óptima de la existencia, de la realización
de uno mismo, de la capacidad de vivenciar placer, en relación con la ética. Un concepto así de norma se halla contenido implícitamente, desde luego, en muchos planteamientos
de meta en psicoterapia, o bien, por ejemplo, en el juicio
establecido acerca de una comunicación intrafamiliar y otras
situaciones análogas, pero apenas resulta clínicamente útil,
puesto que no se pueden señalar sus límites. Una norma
ideal de realización del propio modo de ser presupondría
una adecuada determinación de este último. Quizá sea ello
aproximadamente posible en un psicoanálisis, pero ·no den-

In traducción

41

tro de las limitadas posibilidades de comunicación y entendimiento de una clínica.
Pero "anormal" no equivale, en modo alguno, a "enfermo". Existen muchas anomalías que no son morbosas, así,
por ejemplo, los grados leves de subnormalidad mental, o
muchas cualidades de carácter. Mucho de lo calificado de
"anormal" nada tiene que ver, en absoluto, con enfermedades, sino que es compatible con una vida sana y eficiente
(así por ejemplo, emprender en invierno y/o por la noche,
solo, una ascensión a la alta montaña, permanecer en el.
Himalaya, sin calzado, ni vestido, con un mínimo de alimentación, llevar una vida espiritual-meditativa, etc.). Incluso
puede ser patológico quererse comportar de un modo constantemente normal, bajo cualquier circunstancia. Puede ser
también "normal" estar enfermo en determinadas circunstancias (así por ejemplo, por vivir en un terreno donde no hay
más remedio que beber agua contaminada por amebas).
Este concepto estadístico de norma deja también un margen total
para la hipótesis que afirma que la experiencia, y con ella también el
comportamiento (como una función de la experiencia), se halla alienada
en la civilización tecnificada, en relación a «la estructura del ser», 1951,
(mas ¿quién conoce esta última?), LAING, 1967 (véase a este respecto
JENSEN,
HALLOWELL,
1955, y otras obras etnológicas). De aquí la
afirmación de LAING: «Aquello que designamos como normal es un
producto de la represión, la negación, el aislamiento, la proyección, la
introyección y de otras formas de acción destructiva contra la experiencia» (pág. 21). Y «las formas de alienación situadas fuera de la norma
vigente de alienación son etiquetadas por la mayoría 'normal' como
'adversarias' o 'locas'» (pág. 22).

Anormal es aquello que, en un determinado comportamiento, se desvía de la norma del correspondiente grupo. Tales desviaciones, «anormalidades», aparecen en dos direcciones.
a)
En dirección «positiva» se dan las siguientes anormalidades: superdotados, dotes máximas en una esfera racional o
artística, especiales dotes intuitivas y otras semejantes.
b) Anormalidades en sentido «negativo»: comportamientos que se desvían con respecto a la norma usual en el país o en
el grupo en un sentido negativo, retrasado, fracasante, penoso,

42

Introducción a la psicopatologz'a general

perturbador 8, que proporciona sufrimiento a otros. Algunas per-.
sonas son simultáneamente anormales en sentido «positivo» y
«negativo» 9•

1.2.2. Sano/enfermo
La pareja de conceptos "sano "!« y "enfermo" alude a un
punto pragmático de referencia, para un determinado actuar
(exploración, procedimiento diagnóstico, asistencia, terapéutica, rehabilitación). Desde el punto de vista de función
social de roles lo que interesa es la cuestión relativa a si una
persona recibe de su grupo social la justificación para adoptar. el rol de paciente (derecho a liberación de exigencias,
cuidados, asistencia, terapia). Desde el punto de vista forense supone reconocimiento de una responsabilidad aminorada
o suspendida (en Derecho penal) o de capacidad de negociar
(en Derecho civil).
Sano, ~n psiquiatría designa globalmente el estado conjunto de una persona -y no divide (como el concepto de
norma) en determinados aspectos de comportamiento. El
concepto es más difícil aún de captar, en psiquiatría, que el
de norma. Basarse, en cuanto al concepto de salud, sobre
el bienestar (como hace la OMS), resulta insostenible, ya
que se postula entonces un esta.do que, de todos modos, tan
sólo puede lograr el hombre esporádicamente. Muchos enfermos cerebrales no sufren. Cabe intentar una aproximación al concepto de salud.
Sano es el hombre que -a veces incluso a pesar de la
presión ejercida por el sufrimiento causado por una enfermedad somática y/o contra la presión ejercida por lo que es
norma en una sociedad- logra el cumplimiento de su vida,
su autorrealización, que corresponde a las exigencias de su
propia esencia (autenticidad) y del mundo y es capaz de

8

Perturbar significa crear confusión en algo ordenado, dispersarlo.
removerlo, destruirlo.
9
Con respecto a este tema véase Genie und Irrsinn (Genio y locura)
de LANGE-EICHBAUM (1967).

Introducción

-±3

estar a la altura de sus tareas (adaptación, coping): alguien
que se afirma en la vida. Esta afirmación depende también,
como es natural, de las correspondientes circunstancias. Este
concepto de enfermedad muestra, como esencial criterio,
una flexible robustez en cuanto a autoafirmación, aguante,
avance, despliegue, adaptación a situaciones y dominio, un
potencial elásticamente manipulable en cuanto a estrategias
de adaptación, enfrentamiento, defensivas. La disposición y
vulnerabilidad frente a enfermedades supone una limitación
de tales capacidades, una limitación de la variabilidad (índole y número) y la flexibilidad de estas medidas para dominio
del mundo. La enfermedad supone su fallo parcial o total,
provisional o duradero ( descompensación, defecto, insuficiencia). Esta interpretación del concepto de salud puede
parecerles a algunos, desde luego, evidente, pero no ha de
utilizarse como formulación operacionalizada, con respecto
a la cual pueda "medirse" lo sano lo no sano.
El concepto de enfermo en sentido amplio (tal como es
empleado en psiquiatría) se basa en el sufrimiento, el fallo
y la ruptura de referencia:
Está enfermo, en cuanto el autoentendimiento del "paciente" y el juicio de los que le rodean, aquél que por el.motivo que sea sufre cualitativa y/o cuantitativamente más allá
de la medida (norma) habitual en su país y su grupo, en
cuanto a sí mismo y en cuanto al mundo (dolencia, sickness,
illness), aquél que no consigue superar las circunstancias, no
demasiado extremas, dadas, y ello en una medida que afecta
a la vida, aquél que falla en el dominio de la vida y del mundo (aspecto de fallo de la enfermedad), el que a consecuencia de "ser distinto" en alto grado no puede establecer vinculaciones auténticamente vivas con otras personas (aspecto
de referencia).
Este amplio concepto de enfermedad, basado en el sufrimiento, el fallo y la alienación puede renunciar a la involuntariedad, la inintencionalidad como criterio, ya que incluso
una enfermedad autoprovocada, unas lesiones o minusvalías
autoinducidas, así como una simulación y agravación graves
pueden ser referidas a los mencionados criterios.
Enfermo en este sentido amplio es lo imprevisiblemente

44

Introducción a la psicopatología general

"loco", algo incomprensible y extraño, algo que se sale de
la común realidad interhumana. Enfermedades, en este sentido son, por ejemplo, la neurosis y psicosis más graves.
Como criterio, no preciso, de psicosis se considera la cesación o afectación de la conciencia de realidad y la pérdida
de la disponibilidad de sí mismo. En este concepto de enfermedad en sentido amplio se implica ya que sus características ("síntomas") surgen con una cierta regularidad (tipo,
patrón en cuanto a consideración transversal y curso) y en
una intercorrelación, con regularidad dada, con una determinada motivación (conjunto de motivos y, en todo caso,
conjunto de causas). Acerca de tales motivaciones formamos
teorías. En ello plantea problemas la hiperdeterminabilidad
causal (en lugar de la monogenia) de la mayoría de las manifestaciones clínicas, en cuanto a señalar "causas" válidas y
fiables (KRAEUPEL, 1979), problemas cuya solución tan sólo
apunta a través de una síntesis con el pensamiento sistemático (CIOMPI, 1982).
Es evidente que un concepto tan amplio de enfermedad
resulta impreciso. Apenas puede captársele con mayor precisión y, sobre todo, tampoco es eliminable. Hay que ser,
pues, consciente, de la propia problemática de los conceptos.

Crisis
Este concepto se halla próximo al de enfermedad en un
sentido. amplio. Aquél alude a manifestaciones psicopatológicas de muy diversa índole sintomatológica y de curso
agudo, que surgen como reacción a acontecimiento vitales
estresantes diversos, efectivos de un modo general o idiosincráticamente específico. La crisis pone de manifiesto una
exigencia exagerada planteada a la capacidad de aguante de
un individuo (vulnerabilidad, capacidad de dominio). Constituyentes de este modelo de trastorno que es la "crisis" son
las hipersensibilidades específicas (vulnerabilidad) y las disposiciones reactivas específicas (predisposición a determinadas formas de reacción) (HAEFNER, 1983).
La designación de sano o enfermo se aplica, en general,
dentro de la tradición médica, a un determinado ser huma-

Introducción

45

no, como ente individual. Se trata ya de un empleo distinto
del vocablo "enfermo" cuando se designa como tal a un
matrimonio, una familia, un grupo, una sociedad, cuando se
habla de una comunicación morbosa. Es falsa la equiparación de patológico (morboso) con patógeno (causante de
enfermedad). Una familia cuya comunicación intersubjetiva,
con arreglo a determinadas teorías, podría ser generadora de
enfermedad, no ha de estar por ello, en sí, enferma. Una sociedad cuyos miembros enferman en un determinado porcentaje, no ha de designarse por ello como enferma.
En. el concepto de enfermedad generalmente empleado,
no reflexionado, confluyen diversas representaciones de
modelos, conceptos en parte explícitos y reflexionados, y
en parte implícitos y con frecuencia no reflexionados. Sin
embargo, es importante tener presentes los distintos conceptos, ya que por lo que se refiere al trato, en la práctica, con
un paciente y sus familiares no resulta indiferente el concepto de enfermedad que un terapeuta tenga (SrnGLER y OsMOND, 197 4).

Modelo
somático (así llamado modelo
Médico")
·

11

Es designado con frecuencia, injustamente, como modelo médico. La enfermedad es una desviación morfológica o
fisiológica, unitaria y en sí cerrada por lo que se refiere a
cuadro clínico, causa (posiblemente monógena), aparición,
curso y pronóstico. Este concepto se basa· en hallazgos anatomopatológicos y fisiopatológicos, busca correlaciones de
determinadas enfermedades corporales, en especial trastornos cerebrales (de índole genética, enzimática, bioquímica,
tóxica, morfológica) con determinados trastornos psíquicos.
La investigación y el diagnóstico apuntan, en esta "psiquiatría biológica", a la averiguación de las causas, y la terapéutica a una corrección de estas últimas.
El modelo somático de enfermedad tan sólo debe emplearse en psiquiatría con respecto a los trastornos psíquicos
relacionados con enfermedades corporales (y en especial las
cerebrales): el tipo de reacción exógena aguda, el psicosín-

46

Introducción a la psicopatologia general

drome amnéstico, la demencia, las psicosis orgánicas (brain
syndrome). Por tanto, este modelo "médico" de enfermedad puede ser utilizado tan sólo por parte de los múltiples
necesitados de tratamiento psiquiátrico. Siempre que se
postula un "fundamento" corporal con respecto a las psico. sis llamadas "endógenas", etiológicamente no dilucidadas, se
emplea un concepto somático de enfermedad también con
respecto a estas "enfermedades" (véase por ejemplo ScHNEIDER, 1967, como representante alemán de esta doctrina), lo
cual es especialmente discutido. No incluye puntos de vista
psicológico-evolutivos y de interacción social y, a lo sumo,
lo aplica secundariamente como suplementación (consideración "rnulticondícional"). Incluso con respecto a las enfermedades cerebrales resulta insostenible un modelo de enfermedad exclusivamente somático. Hay que aunar puntos
de vista biológicos y psicosociales. "Becoming ill, being il1
and getting well are sociobíologic processes" ["Caer enfermo, estar enfermo y restablecerse son "procesos sociobiológicos" (EISSENBERG, 1979).

Aspecto sociológico
Aquí se sitúa en el centro de la atención la relación entre el que busca curarse y la persona terapeuta: el paciente,
es decir, la persona con una conciencia de enfermedad y una
necesidad de terapia socio culturalmente determinadas ( illness behavior, FEINSTEIN, 1967) se dirige a un sanador (health
seeking process = proceso de búsqueda de salud CHRISMAN,
1977), un terapeuta, a una persona que pone a disposición
de los demás, o les ofrece, su "saber" diagnóstico y terapéutico: hechicero, chamán, médico-sacerdote, médico, médico
especialista, psiquíatra, psicoterapeuta, así como las profesiones paramédicas. La persona que ejerce terapéutica ha poseído, a través de toda la historia humana, una autoridad
diagnóstica y terapéutica, posee por tanto un poder adquirido mediante experiencia, saber, pruebas, etc., por ella exigido
y que le es concedido socialmente, que ejerce en cuanto al
enfermo, en su rol socialmente determinado, con sus debe-

Introducción

47

res y sus privilegios. La sociedad establece normas de comportamiento para ambos: el paciente y la persona que ejerce
terapéutica, así como con respecto a su interacción. La antropología estudia este comportamiento en las distintas culturas: etnografía de la enfermedad, del comportamiento durante la misma (FÁBREGA, 1979).
El comportamiento de los psíquicamente enfermos, correspondiente a la enfermedad, es por completo distinto, en
múltiples aspectos, del que presenta el enfermo somático:
con frecuencia no existen ni sentimiento de enfermedad, ni
conciencia de la misma, ni tampoco deseo de tratarse.

Modelo psicológico
Según este modelo, las experiencias vitales, como influencias sobre el desarrollo, conducen a la vulnerabilidad, la predisposición y, finalmente, al acontecer morboso de la neurosis. Existen diversos modelos psicológicos.

Modelo psicoanalítico
En FREUD no hallamos una definición explícita de normal, enfermo y sano. Con arreglo a esta teoría pueden surgir
en funciones, fundamentalmente,
los mismos mecanismos
dinámicos y, desde el punto de vista tópico, los mismos aparatos, de todos modos, sin embargo, con arreglo al estado de
desarrollo y de formación del Y o. La neurosis es la manifestación de un conflicto intrapsíquico entre el Super-Y o y el
Ello. Así por ejemplo, en el conflicto edípico no resuelto, se
elude la censura del Super Y o, tiene lugar una prosecución
de las exigencias pulsionales insatisfechas, con otros medios
(por ejemplo: desplazamiento). La psicosis, en cambio, corresponde a una crisis del Yo-Yo mismo con el entorno. Lo
que se percibe son las manifestaciones "secundarias": los esfuerzos de la persona afectada por resistir y superar esta crisis, por defenderse, por restablecer su Y o. Las formas de dedefensa de los conflictos preedípicos en la psicosis y en .el

48

Introducción a la psicopatología general

síndrome borderline (limítrofe) son agitación (aguda) e inhibición splitting (escisión), depersonalización, desrealización
y delirio, incluyendo una transformación delirante de roles.
Los síntomas son considerados como signos de un proceso
inconsciente hipostasiado, al igual que unos signos clínicos
apuntan, por ejemplo, en el sentido de una neumonía subyacente. Lo que le importa al psicoanálisis es el supuesto conflicto, no los síntomas.
La conceptualización, exclusivamente intrapsíquica, el
individuo aislado, propia del psicoanálisis más antiguo ha tenido que ser completada por la toma en consideración de la
intersubjetividad del hombre (SULLIVAN, 1953; ERIKSON,
1950).
Desde la psicología de la comunicación, al modelo
de la delegación familiar y familiar sistémico
Este concepto se refiere a trastorno psíquico (se trata de
personas esquizofrénicas, narcisistas y neuróticas) a consecuencia de modos de comunicación perturbados, originalmente, entre la madre y el ulterior paciente ("madre esquizofrenógena") y luego entre los miembros de la familia en
general. Ha dado lugar al descubrimiento de relaciones familiares patógenas en diversos trastornos psíquicos.
Así pues la conceptualización se amplió desde la exclusiva consideración del individuo aislado, hasta la investigación
de toda la familia de origen (concebida como sistema interdependiente, en parte ya durante más de dos generaciones).
La familia patógena "necesita" para la conservación de su
precario equilibrio un miembro que esté para siempre presente como "portador de síntomas", o que temporalmente
pueda ser excluido.
J

Modelo conductista
El comportamiento "morboso" es aprendido. Experiencias desagradables con otras personas originan tentativas de

Introducción

49

escape o apartamiento (por ejemplo: retraimiento social, autismo, lenguaje confuso, comportamiento extravagante). Estas tentativas de escape pueden tener como modelo muestras
étnico-culturales precedentes del "estar loco" (DEVEREux,
197 4). Los propios síntomas son los que hay que tratar, no
son signos de un supuesto morbo.
El modelo conductista no sólo es importante para la interpretación de las primeras manifestaciones de "locura",
sino también, y precisamente, para los cursos prolongados
(perjuicios secundarios, institucionalismo, hospitalismo, véase GoFFMAN, 1961, W1NG y Baowx, 1970). La consecuencia,
desde el punto de vista terapéutico, es una terapia del comportamiento y medidas preventivas (contra el institucionalismo).

Trastorno psíquico como desviación
de la norma
Aquél que vulnera normas prescritas, que son aceptadas,
toleradas e incluso defendidas, sin ponerlas jamás en duda,
puede ser expulsado de la comunidad como aberrante, marginado, extravagante. Tal destino común de marginación
reunía en un juicio global indiferenciado a Santos y bufones,
ascetas y filósofos, enfermos mentales y brujos, visionarios y
profetas, a pobres y a aquellos que se habían despojado voluntariamente de sus pertenencias, vagabundos, prostitutas,
sin ley, criminales. Común a todos ellos es el hecho de que
resulten incómodos en tanto que marginados, suponiendo
una amenaza para una norma en apariencia segura. Originalmente, las medidas adoptadas por la sociedad contra tales
personas eran también indiferenciadas: el destierro, la muerte, la tortura, el encarcelamiento podían afectar a cualquier
representante de cada uno de estos grupos. Tan sólo más tarde se llegó a una diferenciación de los así marginados y de
las instituciones a ellos destinadas, así como de sus profesiones (Szxsz, 1961, DoRNER,1969).
El hecho de qué comportamiento aberrante con respecto a la norma fuese registrado finalmente como psíquicamente alterado o enfermo, dependí a de la situación y de la

50

Introducción a la psicopatología general

representación vigente en la sociedad acerca de lo que es enfermedad psíquica, y de qué modo se manifiesta. No está
aún claro cómo surgió este cuadro (importancia de la incapacidad manifiesta, de la ausencia de libre albedrío, de la
implícita apelación a sentimientos caritativos, etc.).
·
La equiparación de muchas clases heterogéneas de desviaciones cornportamentales con respecto a la norma, con
"enfermedad" psíquica es aún lamentablemente usual en
gran medida y determina también la investigación (por ejemplo: desviaciones sexuales como objeto de la psiquiatría).

El trastorno psíquico como etiquetado social
Este concepto expone de manera crítica la validez y po-.
der de las normas sociales y apunta a la definición social, la
sujección a norma, de aquello designado como morboso. En
el trasfondo, en cambio, se halla la cuestión relativa a si el
concepto de enfermedad psíquica está "objetivamente" justüicado. El "paciente" es declarado "enfermo mental" por
su sociedad mediante la adjudicación (etiquetado, estigmatización) del estado de psí quicamente anormal o enfermo
y con ello es empujado hacia un determinado curso vital
(ScHEFF,1973). La enfermedad mental es un mito de la sociedad y de sus cómplices: los psiquíatras, que tienen la
función de expulsar a sus miembros indeseables [como
sucedía antes con las ideas acerca de las brujas y la inquisición (SzASZ, 1961 )] .
La estigmatización de una persona como "enferma mental" determina esencialmente su ulterior destino, que con
frecuencia equivale a una invalidación social: expectativa de
recaídas, exoneración, protección, devaluación, apartamiento de relaciones personales o profesionales, interpretaciones
como "signos patológicos", uniformes, de modos de comportamiento y reacciones en sí normales, hospitalización
permanente acompañada de institucionalismo (GoFFMAN,
1961, WING y BROWN, 1970).

Introducción

51

Modelo psicodélico
Según LAING (1967) el trastorno psíquico es una reacción
"normal", para dicho autor "sana", ante una sociedad imposible, que reprime la realización de uno mismo, alejada de la
esencia humana propiamente dicha. El psicótico es designado entonces como el "propiamente sano", que realiza "un
uiaje hacia su interior". Aquello que la sociedad designa como psicosis es una especial estrategia por parte del individuo,
destinada a eludir la desagradable influencia de los demás.
Se renuncia al concepto del enfermo como impaired (impedido) (81EGLER y ÜSMoNn, 1974), con el riesgo de negar la
ayuda al supuesto "viajero" (más no sucede así con el propio LAING, el cual adjudica al psiquíatra el papel de "compañero de viaje ").

Concepto de la enfermedad cosmológico,
mágico, animista, astrológico, moral
La interpretación chamánica de la enfermedad como espejo de una alterada ordenación del hombre en sus ref erencias cósmicas (con respecto a la tierra, al mundo superior, al
inferior, al mundo de los espíritus) es más amplia que cualquier otra representación aislada de la enfermedad. Sus derivaciones desempeñan aún un papel, esparcidas por todo el
mundo, incluso en las llamadas civilizaciones ilustradas. El
concepto mágico (y animista) de enfermedad interpreta a
esta última como resultado de influencias mágicas: conjuros,
embrujamiento, hechizos, influencias de los espíritus, vulneración de tabúes. El concepto astrológico de enfermedad se
refiere, en su constructo causal, a los signos zodiacales, el
moral a culpa y castigo, el transpersonal a vivencias durante
el parto y a anteriores encarnaciones.

Concepto forense de enfermedad
Ante el tribunal, el objetivo no es primordialmente médico-terapéutico. En derecho civil se trata de la competencia

52

Introducción a la psicopatologia

general

social, de responsabilidad, de capacidad de negociar y de la
capacidad para "atender los propios asuntos", En derecho
penal se le pregunta al perito acerca de la responsabilidad,
de la posibilidad de ser condenado y encarcelado. En consecuencia, se preven ''medidas" (por ejemplo: tutela, hospitalización, "tratamiento"). Las cuestiones de derecho fiduciario se refieren a invalidez, adjudicación de pensiones, etc.
(GoEPPINGER y WITTER, 1972).

Otros conceptos de enfermedad
Son posibles otros conceptos teóricos de enfermedad;
así, por ejemplo, el cibernético, según el cual la enfermedad es
una desviación en regla de organismos complejamente dirigidos y que reaccionan a trastornos de un modo regular (FEER,
1970).
El concepto de enfermedad implica:
1) Advertir molestias/impedimentos (conciencia de molestias, conciencia de enfermedad, "sentirse enfermo" en el
sentido del diagnóstico lego);
2) la sensación pática de ansiedad, inseguridad, dependencia, necesidad de apoyo, defensa;
3) necesidad de tratamiento;
4) la acción de busca de ayuda: terapia y asistencia dentro
de un sistema autorreferido (autoterapia), dentro de un
sistema de referencia no médico (familia, conocidos),
dentro de un sistema de referencia experto, médico y
paramédico, teniendo cada uno de estos sistemas su propio modo de explorar, de diagnosticar y de tratar.
La conciencia de enfermedad, las concomitantes emociones, la necesidad de trata.miento y el deseo del mismo, así
como la actividad relativa a la busca de ayuda varían según
los individuos y dependen, además, de las condiciones sociales ( educación, capacidad de aguante, circunstancias favorecedoras, tolerancia, ilustración, oferta de diagnóstico y terapéutica, posibilidades económicas). El comportamiento como enfermos de personas que están intelectualmente tras-·

. )

In traducción

53

tornadas, que presentan trastornos de la conciencia en sentido amplio, es patentemente distinto que en muchas otras
enfermedades: los enfermos psíquicos graves se hallan también en este sentido marginados con respecto a las normas
de su cultura.

Privilegios y sanciones
La concesión de cuidados, atenciones, exoneración de
obligaciones sociales, así como una oferta asitencial y terapéutica por parte de los demás tan sólo la experimentan
aquellos que pueden adoptar legítimamente el rol de enfermo, socialmente reconocido. En ningún caso decide un trastorno somático, por sí solo, que una persona sea aceptada y
reconocida como enferma, como paciente. El simulador
{por pereza, por miedo, por deseo de obtener una pensión,
etc.) es especialmente condenado -obtiene abusivamente
ventajas de instituciones de previsión social. La desviación
sexual, por sí sola, no justifica el ingreso en instituciones
destinadas a enfermos, tan sólo indirectamente, cuando el
padecimiento de discriminación se convierte en apelación a
ayuda terapéutica. La criminalidad puede ser reconocida
eventualmente como necesitada de tratamiento, bien desde
un punto de vista psicosocial o en relación con factores causales somáticos (cromosomas, hormonas). Hay también, en
parte, enfermos somáticos que pueden ser objeto de discriminación y segregación (por ejemplo: lepra, SIDA, sífilis,
etc.). Motivos de ello pueden ser el asco y el miedo al contagio, pero también el rechazo de la posibilidad de estar uno
mismo afectado. La discriminación de personas con alteraciones psíquicas (en contraposición con los enfermos somáticos) varía claramente cuantitativa y cualitativamente según
el diagnóstico y la derivación causal corriente, La oligofrenia
y la demencia son cualitativamente consideradas de otro
modo que los trastornos psíquicos de índole no intelectual.
La neurosis, en especial la depresiva y los trastornos psicosomáticos son mucho menos rechazados que los delirios crónicos y determinan también menos el curso ulterior del ciclo

Introducción a la psicopatología general

54

vital y la calidad de vida que la categoría diagnóstica "esquizofrenia". También los individuos con trastornos orgánicos,
como los epilépticos, e incluso los que muestran déficit corporales, sin síntomas psiquiátricos (por ejemplo, mutilados, deformes) experimentan rechazo, al igual que otros grupos marginados como los homosexuales, las prostitutas, los
vagabundos, los gitanos, etc. En nuestra sociedad es mejor
aceptada la "depresión" que la "esquizofrenia". Y taro bién
la tendencia al rechazo, a "no ser ya aceptada" es mucho
mayor con respecto a esta última. En las desviaciones sexuales varían mucho, según la índole correspondiente, la discriminación y la determinación del ciclo vital y la· calidad de vida. El sadismo o la sodomía, por ejemplo, están mucho más
intensamente discriminados que la homosexualidad; el asesinato a fin de apropiarse de bienes ajenos resulta más condenable que una muerte causada por un modo de conducir
temerario.
1.3.

1.3.1.

SINTOMA Y SINDROME

Síntomas psicopatológicos
y no meramente morbosos

Los síntomas psicopatológicos 1º son modos de vivenciar y
de comportamiento, reconocibles como iguales o similares, que
destacan de lo habitual y cotidiano ·propio de las personas de
una determinada esfera cultural. Ningún síntoma psicopato]ógico
aislado, considerado en sí, resulta sin más anormal o incluso
morboso, ya que todos estos signos pueden encontrarse también
en el sujeto sano bajo determinadas circunstancias 11• Los sínto10 El vocablo síntoma procede del griego avµrrÍ1TTElV,
suceder al mismo tiempo, ocurrir, acaecer, de aquí otnmroua =signo de enfermedad.
11

En la transición ·de la vigilia al sueño, durante la fatiga, durante
el aislamiento sensorial (ZUBEK, 1969), en la expectativa tensa, en una
situación vital que supone una sobrecarga emocional (HOCKING, 1-970),
en la soledad (p. ej., tras la pérdida de un compañero de vida), en la
hipnosis, en el entrenamiento autógeno, en la meditación, en el sueño,
bajo el efecto de alucinógenos (TART, 1969).

Introducción

55

mas psicopatolágicos

no son, sin más, morbosos. Muchas experiencias descriptibles son, desde luego, insólitas; pero, en tanto
que experiencia individual, son comunes a todos los hombres,
como muestra la cuidadosa observación de sí mismo y de los
demás, especialmente en la comparación interétnica. Esto es
válido incluso para signos tan «notables» como alucinaciones,
alteraciones de la vivencia acerca del propio cuerpo y a diversos otros «signos patológicos», en los que se convierten, en
realidad, cuando surgen con unas determinadas gravedad, densidad, frecuencia, conexión y persistencia (que se han de considerar con arreglo a la situación biográfica y al marco sociocultural), haciendo así sufrir al sujeto e impidiéndole llevar su
vida dentro de su grupo.

1.3 .2.

De los síntomas al síndrome

El síntoma es la más pequeña unidad de exploración descriptible en psiquiatría. Dentro de la experiencia clínica se encuentran «cuadros clínicos» típicos que se repiten, constituidos por
síntomas que surgen, con frecuencia, acoplados entre sí. A estos
acoplamientos de síntomas los designamos como síndromes. Un

síndrome es, por tanto, una combinación típica de síntomas que
aparece en forma de cuadro (que no ha de ser también, forzosamente, causal). El concepto de síndrome se utiliza de modo
diversamente amplio (en un sentido más extenso se habla también de complejos de síntomas, lo cual no es muy preciso desde
el punto de vista del lenguaje). Sin embargo, en la mayoría de

los síndromes psiquiátricos no existe ninguna estrecha correlación con una determinada causa, que sería siempre la misma:
son inespecijicos con respecto a noxas.
Ejemplos:
Un síndrome catatónico puede darse en una psicosis psicogena, pero
también en una esquizofrenia, una intoxicación por LSD, en encefalitis.
Un síndrome depresivo puede surgir en enfermedades cerebrales (así,
por ejemplo, én la parálisis general progresiva), pero también en la
psicosis afectiva fásica, o bien de un modo neurótico, o vivencial reactivo, etc. Un síndrome maníaco puede surgir en la manía, en intoxicadones (p. ej., en la embriaguez), en la. esquizofrenia, etc.

Introducción a la psicopatología general

56

Existen muchos de estos síndromes en la experiencia clínica:

Trastornos de consciencia: obnubilacién+»
tado crepuscular,

etc.

Trastornos mnémicos: síndrome amnésico;
confabulaciones:

coma, delírio, essi está unido a

síndrome de Korsakoff.

Síndromes relativos a la impulsividad motora: estupor, estados de agitación, síndrome catatónico (síndromes hipocinético, acinético e hipercinético).
Síndromes afectivos: síndrome depresivo, síndrome hipocondríaco, síndrome maníaco, síndrome de ansiedad.
Síndromes perceptivos: síndrome de desrealización y despersonalización, síndrome alucinatorio, alucinosis.
Delirio: síndrome paranoide, .síndrome paranoide-alucinatorio.
Obsesiones y fobias: síndrome anancástico, síndrome fóbico-anancástico.
La investigación estadística-analítica factorial basada en conceptos operacionalizados (véase, p. ej., AMP-Manual, 1981), en
encuestas (p. ej., LoRR, 1963, 1966, 1967; MoMBOUR, 1972;
WING, 1970, 1974) y documentación estandarizada, ha .Iogrado
confirmar algunos síndromes de la experiencia clínica: agrupaciones de síntomas (cluster), factores de grupo. Ello conduce a
la construcción de escalas psicopatológicas (BAUMANN, 197 4;
MoMBOUR, 1973, 1974). Procedimientos matemáticos más
recientes (análisis de clusters, análisis factorial de Boole,
escalas multidimensionales) permiten estudiar empíricamente los síndromes clínicos (WEBER, 1984).
El objetivo siguiente es la elaboración de síndromes nucleares o axiales (p. ej., desvitalización en la depresión, trastornos
de· consciencia en el tipo de reacción exógena aguda) y síndromes marginales (p. ej., síndrome paranoide en la melancolía) *.
Por último, la doctrina de los síndromes busca conexiones o
asociaciones regulares de éstos (captadas lo más exactamente
posible en las unidades descriptivas de los síntomas) con deter-

*

Ver

TELLF.NBACH:

Melancolía, Madrid, Morata, 1976. (N. del T.)

In traducción

57

minados hallazgos, comprobables con regularidad (procedentes
de los distintos sectores de la investigación: neuroanatómico,
neurofisiológico, bioquímico, psicológico experimental, biográfico, psícodinámico, etc.) y, a ser posible, intenta hallar causas.
Los síndromes pueden resumirse, en parte, en determinadas
«formas básicas» de los trastornos psíquicos: p. ej., psicosíndrome orgánico, psicosíndromes cerebral local y endocrino (BLEULE, 1954, 1964, 1969), síndromes de transición (WIECK, 1967).

1.3.3.

Modo de enfocar los síntomas/ síndromes

Los síntomas pueden ser abordados mediante planteamiento
de preguntas diversas, intencionadamente, con o sin una teoría previa.
Al principio debe realizarse siempre una observación y una
descripción tan libre de prejuicios como sea posible. Ello constituye el punto de partida para todo tratamiento e investigación.
La observación puede tener lugar mediante diálogo clínico
libre y por examen del comportamiento, o bien por medio de
pesquisa o encuesta entandarizada o semiestandarizada, como
autoobservación u observación de otros (véase pág. 43). Hasta
ahora no poseen gran importancia en psiquiatría las escalas de
autoevaluación, ya que los enfermos graves son incapaces, la
mayoría de las veces, de autoevaluarse (MOMBOUR, 1972; PICHOT
y ÜLIVER-MARTIN, 1974).
Cuando se han captado los síntomas, puede interrogarse el
investigador acerca de «los hallazgos».
1. Preguntar sobre la significación característica (patognomónica) de un síntoma con respecto a cuadro de estado y
curso. 1~.
2. Interrogar acerca de la significación patognomónica de
un síntoma con respecto a un diagnóstico en sentido etiopatogénico (unidad de cuadro clínico manifiesto, causa y modo de
aparición) 12•

12 Esto puede realizarse con arreglo a la experiencia clínica («pericia») o bien con una metodología científica (véase pág. 56 ).

58

Introducción a la peicopotolog ia general

3. Investigar acerca de l~ significación de un síntoma con
respecto al sujeto afectado: métodos biográfico-interpretativo,
hermenéutico-explicativo,
interpretativo. ¿Qué experiencia de sí
mismo y del mundo podemos advertir a través de los síntomas?
(por ejemplo: hiperactividad como expresión de la desesperación
cuando uno mismo se está hundiendo, véase consciencia del Yo).
Estas preguntas buscan comprender el devenir y el sentido de un
comportamiento (comprensión genética, así llamada «psicodinámica», fenomenológica, hermenéutica y hermenéutica profunda) (p. ej.: delirio como autosalvación).
En las tentativas psicoanalíticas de explicación predomina
el modo de consideración funcional-final; los «síntomas» son
modos de defensa (defensa contra pulsiones, evitación de conflictos, cumplimiento de deseos en un plano regresivo). A partir de la conexión de sentido originalmente abordada se construye luego una cadena causal determinista.
4. Interrogación acerca del contenido comunicativo de . un
síntoma en el sentido de la psicología de la interacción: ¿qué
es lo que nos comunica, intencionada o inintencionadamente el
paciente mediante su comportamiento? (comunicación y metacomunicaci6n).
Habría que tener en cuenta, en cada momento, el modo
peculiar de abordar el tema y la propia intención, la forma característica de plantear preguntas. Si se cree haber comprendido
un síntoma mediante esclarecimiento de la conexión de motivos,
no siempre se logra saber con ello cómo ha llegado el enfermo a
presentar tales modos de vivencia y comportamiento. Se puede
comprender, p. ej., cómo es tematizada en el delirio de ruina
la desvitalización del melancólico, pero con ello no queda explicada la aparición de la melancolía.

1.3.4.

Teorías relativas a la formación
de síntomas/ síndromes

1. Ante un claro saber patogénico existe, entre la enfermedad y el síntoma, la «simple» relación entre motivo y conse-

Introducción

59

cuencia 13• Así, p. ej., la afasia en la lesión del lóbulo temporal
izquierdo de un sujeto diestro, la demencia en la enfermedad
cerebral difusa. No obstante, en la mayoría de los síntomas psicopatológicos no existe relación clara alguna entre una lesión
comprobable, por una parte, y el síntoma, por otra (lo cual
resulta, p. ej., especialmente patente en las alucinaciones y en
e] delirio).
Ejemplo.
Se desconoce por qué un enfermo con encefalitis luética (parálisis
general progresiva) es sencillamente demente, otro eufórico, o bien
depresivo, o alucinado, o forma delirios.
Unas alucinaciones ópticas (fig. 2) pueden surgir, p. ej., en las con. diciones más diversas (no permitiendo siempre la clase de alucinaciones una diferenciación).

Afecciones

o

o

-L-D...L---L-.LD-----'---'--D ___._íl___,_______.___D~D
Figura 2

Aluc.inar

_ óptico

2. Los síntomas y los síndromes son pautas reactivas puestas en marcha uniformemente por las noxas más diversas, somáticas y psíquicas.
Pautas de reacción cerebral local, así, p. ej., en determinadas epilepsias focales (p. ej.: epilepsia del lóbulo
temporal).

13 Nos referiremos aquí a la problemática
del concepto de causalidad en las ciencias naturales. Hay que darse por satisfecho con correlaciones comprobables con regularidad y trabajar por tanto a base del
principio «si... entonces».
'

60

Introducción a la psicopatología general

Pautas de reacción humoral, en el sentido del psicosíndrome endocrino (BLEULER, M., 1954, 1964).
Pautas de reacción hereditarias de índole timopática, esquizofrénica (SCHNEIDER, c., 1942).
Patrones motores (reflejo de «hacerse el muerto», tempestad de movimientos) en situaciones de pánico, por
motivos diversos (KRETSCHMER, 1953, 1958).
3. Según la teoría de los estratos (J ACKSON, 1932), debido
a «lesión» de los estratos funcionales más elevados, es decir:
filo- y ontogenéticamente más jóvenes, son liberados estratos
más antiguos (véase: paleopsicología). La teoría psicoanalítica
de la regresión obedece también a este modelo. Con arreglo a
esta teoría, la noxa da lugar, primeramente, a síntomas deficitarios (así, p. ej., a trastornos mnémicos o a demencia en lesiones cerebrales) y luego, sobre tal terreno y dado un déficit de
control, a una sintomatología productiva como, p. ej., variaciones pulsionales en el psicosíndrome cerebral local. A continuación pueden formarse otros síntomas (los así llamados síntomas
secundarios; pág. 63) como, p. ej., delirio.
Ejemplo:
Una insuficiencia cardíaca da lugar a trastornos de riego cerebral y,
en. consecuencia, a desorientación y demencia, a incontinencia afectiva,
labilidad emocional, excitación, etc. Sobre el terreno de la inseguridad
vital, al agregarse otros factores (tales como aislamiento social, déficit
sensoriales, etc.) se puede desarrollar entonces un delirio de perjuicio
(p. ej., referido a ser robado), que se configura con arreglo a la situación en la vida, a las circunstancias (patoplastia).

4. Ciertos síntomas pueden concebirse como reacción comprensible a experiencias.
Ejemplo:
Un delirio de referencia en un melancólico que se cree putrefacto
y exhalando un olor a cadáver y que piensa entonces que todo el mundo
pone cara de asco ante él y le evita.

5. Con arreglo a la concepción psicoanalítica, las neurosis
y las psicosis se basan en conflictos entre las instancias represen-

Introducción

61

tadas por el Yo, el Ello y el super-Yo, correspondientes al «aparato» psíquico, en su enfrentamiento con el entorno (e realidad
exterior», en él sentido de fREUD). Mientras que los síntomas
neuróticos reflejan el conflicto entre el Yo y el Ello y muestran
la defensa contra las exigencias del Ello por parte del Yo, en
favor del contacto con la realidad, el Yo del psicótico sería
demasiado débil para establecer tal defensa (FREUD, 1924). Para
que el Ello triunfe, poderoso, sobre el Yo, el mundo exterior ha
de desaparecer para el Yo, el cual mantiene las relaciones con
aquél. El Yo se retrae, en su huida, en la psicosis (FREUD, 1894,
1896), en una regresión frente a los objetos del mundo exterior, la realidad exterior desaparece, la libido ocupa al Símismo (megalomanía). Los síntomas surgen a partir de los
mecanismos de defensa de la regresión, la proyección y la negación, tratándose, en parte, de tentativas de curación y reconstrucción. La vivencia de fin del mundo, p. ej., muestra la pérdida de las relaciones objetales y es la proyección de la
catástrofe íntima; el delirio de persecución muestra el odio proyectado, que es amor invertido (homosexual) (FREUD, 1911).
El cambio de agujas para el devenir psicótico tiene lugar
muy tempranamente: en un estadio del desarrollo anterior a la
etapa en que la libido se encauza hacia objetos del mundo exterior (fase del autoerotismo-narcisismo, FREUD, 1913). (Véase
más adelante el capítulo sobre consciencia del Yo y delirio.)
6. Los representantes de una psicosociogénesis de ciertas
psicosis (constituidas por personas esquizofrénicas) interpretan
multitud de «síntomas» como «aprendidos» bajo la influencia
del clima dominante durante su desarrollo (estilo de la comunicación intrafarniliar, ARIETI, 1971; BATE SON, 1956; Lmz, 1957'
1973; WYNNE, 1959; ALANEN, 1970). La predisposición hereditaria y, en especial, los hechos procedentes de estudios de niños
criados en orfanatos y de niños adoptados, no son tenidos en
cuenta por todos los autores (HESTON, 1966; KARLSON, 1966,
1974; ROSENTHAL, 1968, 1970).
7. Dando un paso más, el «ser psicótico» (tan sólo se habla
ahora de mental disorder o de mental illness) se convierte en
una reacción normal, incluso sana, a una sociedad imposible,
que reprime la realización de uno mismo (huida a un mundo

Introducción a la psicopatología general

62

propio). «El» psicótico (con un completo desconocimiento de su
situación de apuro) es declarado como el «realmente sano», que
emprende un «viaje hacia su interior» en un mundo enloquecido
(LAING, 1967, y otros). Los chivos emisarios no son ahora tan
sólo la madre «esquizofrenógena» y la familia «esquizofrenógena», sino la sociedad entera. Pero permanece sin aclarar por qué
algunas personas (un l por 100) sucumben a la destructividad de
la correspondiente norma socialmente válida (y de un modo
típico) y, sin embargo, otros no tienen que inventar tal «estrategia especial» (LAING, 1967)., por mucho que dichas normas
sociales se hallen alejadas de la esencia humana propiamente
dicha y por mucho que limiten sus posibilidades existenciales.
La mental illness es un mito pero, por desgracia, no es un
µó&oc; ·?tkaa&eic;, (un mito inventado), algo literario; no se trata
de un invento satánico, como opina Szxsz (1961) con desconocimiento de la auténtica esencia del mito, sino un l!Ú&oc; dA.Yi3~~,
(un mito auténtico) en el que se nos revela la triste realidad de
ciertas existencias y nos habla.

1.3.5.
1.3.5.1.

Posibilidades de clasificación de síntomas
CLASIFICACION DE ACUERDO CON SU IMPORTANCIA
DIACNOSTICA, CON SU SICNIFICADO PATOCNOMONICO

a) Síntomas rectores, síntomas nucleares, síntomas de primer orden (SCHNEIDER, K., 1967), síntomas axiales (o síntomas
básicos, término inadecuado, ya que se presta a confusiones) son
designados aquellos síntomas orientadores del diagnóstico, p. ej.:
trastornos mnémicos con relación a enfermedades cerebrales, ·
una determinada clase de «oír voces» con respecto a la esquizofrenia. La delimitación de estos síntomas rectores diagnósticos
tiene lugar a base de la experiencia clínica o mediante investigación estadística (véase, p. ej., OMS, 1973, BERNER, 1982).
Otros muchos síntomas psicopatológicos no permiten
sentar tales conclusiones diagnósticas (síntomas de segundo orden, ScHNEIDER, K., 1967; síntomas accesorios, BLEULER, E.,
b)

)

Introducción

63

1911): p. ej., lentificación del pensamiento, trastornos de la concentración, estado de ánimo exaltado o apesadumbrado, alucinaciones, delirio.
1.;LS.2.

SINTOMAS

PRIMARIOS

Y SECUNDARIOS

Eugen BLEULER (1911) diferenció, con respecto a las esquizofrenias, síntomas primarios, que serían la expresión de un
hipotético morbo, en sentido médico (el «trastorno básico») y
que fueron concebidos como fisiógenos (p. ej., los trastornos del
pensamiento y de la afectividad) *, de los síntomas secundarios
(o accesorios) que serían una reacción de la personalidad a la
«enfermedad». Estos síntomas secundarios serían psicológicamente comprensibles (según BLEULER se tratarían sobre todo de
«mecanismos freudianos»). Con ello adquiere un nuevo rostro
la expresión de «síntoma primario»: se trata de aquello que ya
no es psicológicamente referible, esclarecible y, para lo cual,
se postula lo fisiógeno.
1.4.

1.4.1.

DIAGNOSTICO

Concepto y sentido

El diagnóstico supone reconocer como típico un cuadro psicopatológico clínicamente observable (síntoma, síndrome, cuadro de estado, cuadro de estado y curso) y que aparece repetidamente con un aspecto fundamental semejante y supone
también la ordenación de dicho cuadro dentro de un concepto
de enfermedad.
El diagnóstico -el proceso de reconocimiento y de ordenación- es hoy día denigrado en muchas ocasiones, injustamente, como mera colocación de etiquetas, en desconocimiento
de su auténtico sentido H,
No obstante precisamos del diagnóstico siempre que debemos

* Ver BLEULER, E.: Afectividad. Sugestibilidad. Paranoia, Madrid,
Morata, 1969. (N. del T.)
14 Toda
actuación ordenadora por parte del hombre puede ser mal
utilizada, y así también sucede con el diagnóstico.

64

Introducción a la psicopatología general

juzgar acerca de un «cuadro de estado», es decir: de un modo
de experiencia y de comportamiento de un ser humano, en
cuanto se refiere a su formación y en vista de la cuestión relativa a qué es lo mejor que podemos hacer, según el correspondiente estado de nuestro saber. El sentido y la finalidad del
diagnóstico es el establecimiento de la indicación terapéutica y
profiláctica.

Por desgrada, y dado el actual estado de nuestro saber acerca de la patogenia y de los métodos terapéuticos, no siempre se
pueden derivar del diagnóstico una terapéutica y una profilaxis
que proporcionen un éxito satisfactorio.

1 .4.2.

El proceso diagnóstico como proceso
de conocimiento (fig. 3)

Diagnóstico es desarrollo del conocimiento, un complejo proceso de decisión en el que entran las más diversas informaciones (GAURON y DICKINSON, 1966; NATHAN, 1967; VON ZERSSEN,
1973). Se desenvuelve en diferentes dimensiones del modo de
captación, de la fiabilidad y de la validez de la información, de
la elaboración de la información, del proceder gnóstico, acerca
de los cuales hay que meditar en cada caso por uno mismo.
Examen clinlco

Est. psicopatológico

Est. somático

Proceso diagnóstico diferencial
1

t

Figura 3

1 Diagnóst. f

Introducción

t .4.2.1.

65

EL EXAMEN CLINICO

1.4.2.1.1.

Psicopatología-status

Registro de las experiencias presentadas de modo espontáneo por el propio paciente o bien manifestadas al ser preguntado («molestias») y observación del comportamiento. El interrogatorio puede realizarse a través de un libre diálogo clínico
( diagnástic interview) 15 o bien de una manera estandarizada o
semiestandarizada (véase resumen en MoMBOUR, 1972; PICHOT
y ÜLIVER-MARTIN, 197 4). En psiquiatría clínica, el juicio por
parte de otro tiene prioridad sobre el juicio acerca de sí mismo.
El diálogo clínico libre posee la ventaja de la mayor movilidad y
espontaneidad,
pero también. en ocasiones (es decir. cuando existe una
insuficiente
formación y autocrítica
por parte del examinador),
tiene
el inconveniente de lo incompleto y de la dependencia que presenta el
contenido de la información,
no sólo con respecto al paciente (lo cual
es válido también para el autoenjuiciarniento
y el enjuiciamiento
por
parte de otro) sino con el examinador, con su motivación, su interés, sus
conceptos nosológicos. con Ja situación de examen que puede haber
sido erróneamente
configurada
por él, con la clase de preguntas, el
tono, la formulación
y la secuencia de las mismas. Los interrogatorios
estandarizados
poseen la ventaja de ser más completos y gozar de más
regularidad
(comparabilidad) , pero también
tienen, en ocasiones,
el
inconveniente de una pérdida incontrolable
de información debida a la
ausencia de flexibilidad y espontaneidad,
a la obstaculización
o impedimento de la relación paciente-examinador
y, con ello, también de la
iniciación de unas relaciones terapéuticas.

Lo experimentado en el diálogo y en la observación es
descrito y designado con un término (diagnóstico de síntomas).
b) Los síntomas que corresponden juntos (en cuanto a tiempo, contenido, etc.) son reunidos en síndromes (diagnóstico de
a)

síndrome).

1.4.2.1 .2.

Estado somático

La exploración somática (en especial la neurológica) y los
exámenes de laboratorio (p. ej.: glucemia, EEG, l.c.r., etc.)
quedan incluidos bajo este epígrafe.
15 ARGELANDER,
1970; }ACOB, 1962; Me KINNON
MEERWEIN, 1974; STEVENSON, 1971; SULLYVAN, 1955.

y

MICHELS,

1971;

Introducción a la psicopatolog ia general

66

1.4.2.2.

LA ANAMNESIS

a)

Anamnesis general.
Datos biográficos," sociales, médicos.
b) Anamnesis especial de la enfermedad.
Desarrollo del cuadro clínico actual. Curso.
e) Anamnesis familiar.
Datos sociales y médicos. Herencia.
d) Anamnesis propia.
Datos proporcionados por el propio paciente de a) a e).
e) Anamnesis de otras personas allegadas.
Datos proporcionados, de a) a e), por otras personas,
casi siempre familiares, conocidos, colegas, tutores, asistentes sociales, etc.
1.4.2.3.

EL PROCESO DIACNOSTICO

DlfERENCIAL

¿Qué ~orrelaciones existen entre el cuadro descrito, los hallazgos clínicos y los datos anamnésicos? ¿Existen datos acerca
de la presencia de trastornos psíquicos a base somática?
¿Existen síntomas rectores o síndromes rectores que permitan
una ordenación patente («reconocimiento de un modelo»)?
¿Qué diagnósticos quedan excluidos? (diagnóstico por exclusión).
¿Con ayuda de qué informaciones obtenidas mediante el exarnen y la anamnesis clínicos o bien ulteriormente conseguidas
se puede llegar a un diagnóstico de sospecha? ¿Qué datos suplementarios necesito para reforzar esta hipótesis diagnóstico
heurística?
En la práctica, el diagnóstico «intuitivo» y a primera vista
(el «ojo clínico») ya establecido, con frecuencia, a los pocos
minutos, desempeña un papel muy importante.
Ejemplo:
1.
a)

Estado psicopatológico:
Plano sintomático: falta de impulso, estado de ánimo deprimido,
inhibición del pensamiento, angustia, etc.
b) Plano sindr6mico: síndrome depresivo inhibido.
16

Véase DVEHRSSEN, 1981.

Introducción
?
Estado somático: pupilas
nes de los reflejos, del lenguaje,

que no reaccionan
etc.

67

a la luz, alteracio-

3.

Anamnesis:

a)

Curso: enfermedad que se intensifica de un modo croruco.
Biografía: hasta el comienzo de la enfermedad, hacia una mediana edad, el desarrollo no mostró datos patológicos.
No hay motivo biográfico reconocible.
Social: vive en circunstancias
familiares ordenadas, con seguridad desde el punto de vista económico.
Médico: hace quince años tuvo una infección genital. Un solo
tratamiento mediante inyecciones.

b)

e)

d)

4. Diagnóstico
progresiva.
5. Examen
a lúes.

de sospecha:

suplementario

depresión
de sangre

crónica
y l.c.r.:

6. Diagnóstico:
depresión crónica en parálisis
(diagnóstico de estado y diagnóstico etiológico).

1.4.3.

en parálisis
reacciones
general

general
positivas

progresiva

El diagnóstico. Ordenación dentro

de la nosología

La finalidad del proceso de decisión diagnóstica es la ordenación de un cuadro clínicamente comprobable dentro de un
diagnóstico, en el sentido de una designación etio-patogénica de
enfermedad.
Pero, debido a nuestro aún muy amplio desconocimiento
acerca de las causas de las enfermedades psiquiátricas (sobre
todo en el sector de las llamadas psicosis endógenas), no es
posible siempre, ni mucho menos, alcanzar esta finalidad. El
diagnóstico debe limitarse entonces a una tipología de estado y
curso.
Pero con frecuencia, cuadros similares de estado y curso son
heterogéneos desde el punto de vista etio-patogénico. Distintas
noxas somáticas y ·psíquicas pueden dar lugar a cuadros clínicos
similares (p. ej.: psicosis esquizofrenoides en acontecimientos
de la vida que suponen sobrecargas, en la epilepsia temporal, en
la intoxicación con LSD, etc.) y noxas idénticas pueden conducir
a diversos cuadros (p. ej., el alcoholismo crónico puede llevar
a delirios, alucinosis, demencia, epilepsia).

68

Introducción a la psicopatología general

Formas básicas de trastornos psíquicos de los
adultos (esquema nosológico fundamental)
Trastornos psiquicos en relación con enfermedades
somáticas
Lesión cerebral global (difusa).
Aguda: tipo de reacción exógena aguda.
Crónica: psicosíndrome orgánico (amnéstico) (si es grave: demencia).
Lesión cerebral crónica local (circunscrita): Psicosíndrome cerebral local.
Trastorno endocrino crónico: psicosíndrome endocrino.
Reacciones y desarrollo psicógenos consecutivos a
experiencias vitales desfavorables
Determinantes principales: circunstancias de vida. Las
formas de reacción están esencialmente determinadas por la.
índole de la personalidad, determinada por una disposición.
Secuelas directas (y patentes) e indirectas (ocultas) de experiencias desfavorables durante el ciclo vital.
Reacciones inmediatas y desarrollos reactivos prolongados.
Desarrollo de la personalidad con importancia patológica en daños acaecidos, casi siempre en la infancia: neurosis.
Los desarrollos especiales de la personalidad, de naturaleza
neurótico-psicopática no se pueden diferenciar claramente
entre sí (véase punto 3).
Adicciones.
Desviaciones de la orientación sexual.
Enfermedad psicosomática.
Aspectos psicológicos personales y conflictivos de enfermedades somáticas.
Trastornos intensamente determinados por la predisposición
Su manifestación, sin embargo, depende mucho del medio ambiente.

Introducción

69

Trastornos de la inteligencia: oligofrenia
Las psicopatías consideradas antes como predominantemente determinadas por la disposición son resumidas en la
actualidad junto con los desarrollos neuróticos de la personalidad, ya que en ambas actúan de forma conjunta la disposición y la experiencia relativa al medio ambiente.
Psicosis "endógenas"
Esquizofrenias.
Psicosis afectivas
En todos los trastornos hay que tener en cuenta los siguientes factores causales:
hereditarios

L~ organización Mundial de la Salud ha publicado la
Internationale Claesification of Diseases, en donde se incluyen también las enfermedades psiquiátricas en sentido amplio y un Glossary of mental disorders, puestos al servicio
del entendimiento y unificación internacionales en cuanto a
diagnóstico y terapéutica (véase en Bibliografía: OMS, 1977).
El DSM-III (Diagnostic and statistical manual of mental
disorders, 3ª edición, 1980, de la American Psychiatric
Association) es el manual para diagnóstico más estimado
actualmente acerca de la investigación.
A fines científicos de investigación empírico-estadística
existen numerosos instrumentos destinados al reconocimiento estandarizado, la documentación y también para la elaboración estandarizada de información y el diagnóstico computarizado (CooPER,J. E., 1970; KREITMAN, 1961;MoMaouR,
1972; PICHOT y MARTIN, 1974; SARTORIUS y cols., 1970;
SHEPERD y cols., 1968; SPITZER y ENDICOTT, 1969; W1NG,
19 7 0; 197 4; Z U BIN, 19 6 7).

70

Introducción a la psicopatología general

Pero en la práctica del tratamiento del individuo enfermo ha de establecerse siempre un "diagnóstico individual"
(Ctm'rrus, 1959) es decir: hay que tener en cuenta la personalidad del enfermo en su trayectoria vital, dentro del contexto de su situación y su biografía y dentro siempre de su
contexto social: económico, familiar, de vivienda, etc.

1.4.4.

El diagnóstico.

1 ndicación

para la terapéutica
El sentido del diagnóstico consiste en sentar las indicaciones
terapéuticas y profilácticas.
Si los síntomas no son cuidadosa y exactamente registrados,
no se puede efectuar un diagnóstico exacto y, con ello, tampoco
la terapéutica adecuada, establecida con arreglo al correspondiente estado de la investigación.
Si no se advierte, p. ej., una depresión en una parálisis progresiva
se la interpreta erróneamente como una depresión vivencial reactiva,
dejará de establecerse también un tratamiento con penicilina que puede
salvar la vida del enfermo. Si en una adolescente no se reconoce como
primera manifestación de una psicosis afectiva maníaca un «desarrollo
por desvalimiento social», dejará también de establecerse la profilaxis y
el tratamiento con litio, que curaría a la enferma. Si la «distracción» de
un escolar no es reconocida como ausencia epiléptica, se dejará de practicar un electroencefalograma, que aclararía el diagnóstico, y no se instaurará el correspondiente tratamiento antiepiléptico. Si una apática indiferencia, acompañada de embotamiento, se atribuye a ausencia de
estimulación social, a aislamiento y a la edad ínvolutiva, puede ser que
un tumor cerebral continúe creciendo. Si en una excitación e inquietud
no se observa el hipertiroidismo subyacente, dejará de establecerse la
oportuna terapéutica. Si un depresivo f ásico es clasificado como depresivo
neurótico, se suspenderá el tratamiento con antidepresivos y Iitio.: Si a
un esquizofrénico, no reconocido como tal, se le acuesta en el diván
del psicoanalista, como si fuese un neurótico, podrá exacerbarse su psicosis, etc.
y

Introducción

1.5.

OBSERVACIONES

71

CIENTIFICO-TEORICAS
Habría que comprender lo supremo,
que todo lo fáctico es ya teoría.
(GOETHE.)

En psicopatología existen diversas escuelas no integradas
entre sí o bien empleadas incluso · de modo irreflexivamente
mezclado y contrapuesto. Lo fructífera que puede ser una

"psicopatología abierta", y el hecho de que la investigación
tan sólo puede progresar dentro de un mutuo juego creativo
de una metodología ideográfica y generalizadora, concebida
en todo caso, para ser comprobada dentro del consenso
intersubjetiva y en la repetición, lo ha demostrado HEIMANN
(1979) en cuanto a sus líneas fundamentales, mostrándolo
en correlaciones psicofisiológicas con respecto a patrones
fundamentales psicopatológicos (por ejemplo en la depresión).
Toda investigación empírica en las ciencias positivas comienza con la observación y la descripción. Incluso en esto existe
siempre teoría, en sentido general: modo de ver y de considerar. POPPER (1968) ha afirmado: Clinical observations, like
ali other observations, are interpretations in the light of theories. Los diversos esfuerzos fenomenológicos tienen su punto
de partida en la observación individual, cuando, en la así llamada reducción fenomenológica, excluyen lo más posible «todo»
lo meramente aludido, sospechado, aparentemente seguro, e intentan hallar el «núcleo» (el fenómeno) de un determinado estado de cosas, lo invariable dentro de lo individualmente variante
(HUSSERL, 1913). Constituye una meta ideal excluir «todo lo
teórico», dejar puramente la palabra a la cosa en sí. Pues toda
nuestra concepción es ya teoría. Un ulterior avance fue aportado
por la hermenéutica fenomeno]ógica (HEIDEGGER, 1927; GADA17•
MER, 1972)
La «hermenéutica profunda» (HABERMAS, 1973) del psico-

17

BOCHENSKI, 1954; Boss, 1971; GADAMER, 1972; HABERMAS,
KUHN, TH., 1973; LORENZER, i973, 1974; MEERWEIN, 1965; PERREZ,
POPPER, 1968; RAPAPORT, 1970; SAVIGNY, 1974; SCHARFETTER, 1973,
SEIFERT, 1971; SLATER, 1972, 1973, 1975.

1973;
1972;
1974;

72

Introducción a la psicopatología general

análisis ha de ser delimitada con respecto a la hermenéutica
fenomenológica. Aquélla es un método explicativo-hermenéutico con el ropaje terminológico de la ciencia natural. El gran
mérito de FREUD ha consistido en haber abierto vías a este comprender 18• Pero por. desgracia abandonó muy pronto lo meramente hallable. «Los fenómenos percibidos han de pasar a un
segundo plano de nuestra consideración ante aquello a que aspiramos ahora» (Obras completas, XI, pág. 62). En ello reside
un peligro: la tentación de abandonar prematuramente el objeto por mor de la validez de la teoría, rehuir la precisión de
lo demostrable mediante hipóstasis e interpretación a partir de
una fantasía creadora 19•
También la investigación empírico-nomotética desea comprobar lo supraindividual, «en general» válido, y mostrar conexiones regulares. Las vías para llegar a tal fin son diversas. Unas
veces se trata de la idiograf ía y de la interpretación hermenéutica explicativa, otras del método estadístico-empírico que parte
de conceptos operacionalistas, de encuestas y documentación
estandarizadas. Estos métodos no han de ser contrapuestos entre
sí, a modo de alternativas. La hermenéutica apunta a la comprensión del individuo y de lo que es, en general, humanamente
válido en su devenir. «La hermenéutica es historia de efectos»
(GADAMER, 1972, pág. 283). La investigación estadístico-empírica, que no comprende al ser humano individual enfermo, puede ayudar a comprobar la validez general, en el sentido de una
regularidad, y los resultados elaborados mediante otros métodos.
Con la comprobación del estado de cosas (que contiene
siempre, ya, teoría) comienza la formación de hipótesis. Las
hipótesis plausibles gozan de validez hasta que son refutadas o
18 Con ·respecto
a la historia previa de FREUD, véase ELI.ENBERGER
(1970). Por lo que se refiere a la significación existencial del psicoanálisis, véase KUNz (1930, 1956, 1975).
19
Se trata del riesgo del salto a la explicación.
Véase a este respecto GoETHE (máxima núm. 428): «Las teorías son
habitualmente apresuramientos por parte de un entendimiento impaciente,
que desearía gustoso verse libre de los fenómenos y que, por ello, en su
lugar introduce imágenes, conceptos e incluso, con frecuencia, tan sólo
palabras.»
.
NIETZSCHE (1955): «Con lo desconocido se da el riesgo, la inquietud,
la preocupación; el primer instinto procede a extirpar estos penosos
estados ... Demostración del placer ('de la fuerza'), como criterio de la
verdad.»

In traducción

73

sustituidas por otras mejores. La ciencia construye teorías para
la explicación de conexiones, desarrollando para ello lenguajes
propios. Aquí divergen las tentativas: psicoanálisis, conductismo, teoría del aprendizaje, psicología de la Gestalt, psicología
de la comunicación y otras muchas tendencias. El pluralismo de
teorías es imprescindible y fructífero, siempre que exista una
corrección metodológica y siempre que no se argumente contra
una teoría con el lenguaje de otra.
BocHENSKI (1954, pág. 139) afirma: «No obstante, según lo dicho por
nuestra contemporánea metodología, en los distintos métodos del pensamiento no se trata en absoluto de alternativas que se excluyen mutuamente, sino de aspectos del pensamiento que son complementarios.»
La
elección de método de pensamiento, e incluso de la finalidad· del pensamiento, constituye una decisión precientífica; también el modo de pensamiento filosófico constituye expresión del modo de ser de un hombre.
Está aún por esclarecer la «psicología de la filosofía» (JASPERS, 1925).

Las teorías constituyen tentativas para relacionar entre sí, de
un modo racional, estados de cosas designados mediante compromiso mutuo en una estructura sistemáticamente ordenada, en
sí libre de contradicciones, de postulados que se ajustan lo
más posible a dicho estado de cosas (formulación basada en
BocHENSKI, 1954).
El valor de una teoría es medido a base de. lo siguiente:
1. ¿Cuánto permite explicar y comprender, del modo más
sencillo posible (más económico) la teoría?
En vista de lo comprobable, toda formación teórica compleja
habría de ser constantemente interrogada acerca de cuanto de
ella resulta necesario y ha de conservarse (reducción de teorías).
2. ¿Qué predicciones resultan posibles a partir de esta teoría? Es decir: ¿qué valor poseen las indicaciones de acción derivadas de esta teoría con respecto a nuestro quehacer terapéutico?
El punto de partida y la «piedra de toque» de todas las diferentes formaciones teóricas ha de ser la cuidadosa descripción
de la «cosa», del «tema».
Toda investigación ha de basarse en observaciones aisladas,
En ello no se ha de suprimir sencillamente la perspectiva del
observador aislado. El hecho de que la cosa en sí se muestre

74

In traducción a la psicopatología general
Caminos de la investigación empTrica en psiquiatría
Observación aislada

1

/
./

Abandono de las variantes individuales
"Filtros", recopilación de lo supraindividualmente típico, de Jo genuinamente
característico
J

Métodos
estadísticos-empíricos
Operacionalizar
Encuesta o documentación
estandarizadas
Construcción de escalas
Formación de hipótesis
En ocasiones: experimento
Eliminación de hipótesis
Formación de teorías
Nuevas hipótesis, etc.

Fenomenología

<,

Hermenéutica
(HABERMAS)

prorunda

"Aspiración adoptada"
Reducciones
(FREUD)
Explicación
Hermenéutica fenome- comprobable
"Supuestos de fa vida prácnológica
Teoría fenomenológica tica" (LOAENZER)
Teorías psicoanalíticas
por ej.: análisis
existencial

Figura 4

por sí misma, de un modo patente, de modo tal que lleguemos
a una afirmación adecuada a la cosa en sí, no influenciada por
el observador, constituye una esperanza, pero jamás una seguridad. Lo individual tan sólo puede captarse siempre con la
ayuda de conceptos generales, que, en sí, pertenecen a una teoría
(sea esta última o no manifiesta y formulada).
Los conceptos generales implican el riesgo de presuponer un saber
allí donde tan sólo poseemos representaciones, imaginaciones o ni síquiera esto. Lo cual es válido, p. ej., en los conceptos de estructura y de
dinámica, tan abundantemente utilizados en ]as más diversas teorías.
De vez en vez se utilizan para la descripción complicadas construcciones
conceptuales, destinadas a ayudar a interpretar una cosa en el sentido de
una teoría. Y, en muchas ocasiones, la descripción es equiparada erróneamente con la fenomenología.

En constructos *, en imágenes que nos figuramos, se realiza
nuestra comprensión de nuestro mundo. Esperamos que hombres que se esfuerzan honradamente hallen así algo aproximadamente común.
* Constructo: concepto que designa hechos o procesos .que no son
en sí directamente observables, pero que se deducen a partir de regularidades que surgen en el comportamiento y se utilizan para realizar previsiones. (N. del T.)

In traducción

75

· LoRENZ (1973) está convencido de que el «aparato de la imagen del
mundo» del hombre, es decir, nuestras formas de pensamiento y de
considerar las cosas posibiliten «Un auténtico cuadro de la realidad» y,
«en todo caso, uno que esté simplificado de un modo crasamente utilitario» (pág. 17). «El aparato fisiológico cuya función consiste en el reconocimiento del mundo real, no es menos real que éste» (pág. 32).

El mundo es demasiado complicado para nuestro entendimiento. Tenemos, pues, motivo para no cargar sino con aquellos
constructos sin los cuales no creemos poder salir adelante, dado
el presente estado de nuestra ciencia.
Tenemos razón para continuar esforzándonos por obtener
conceptos claros y para no utilizar entremezcladamente términos
descriptivos e interpretativos, es decir: palabras con distintos
planos de significación.
Un paciente afirmaba: «Ni Dios mismo puede utilizar palabras con dos significados contradictorios para enseñarnos a
los hombres de un modo que podamos comprender bien»
(P 149).

2.

CONSCIENCIA

En inglés: consciousness; en alemán:

2.1.

Bewusstsein.

DEFINICION

La utilización del término abstracto «la· consciencia» no ha
de inducir a error acerca de que la consciencia no es sustantivable en el sentido de una sustantivización tal como la de DESCARTES con su res cogitans. Consciencia es ser consciente (EY,
1963: étre conscieni), sapiente acerca de sí mismo y del mundo.
Es decir: el hombre despierto no tiene consciencia, sino J que
es ente consciente, es él mismo consciencia diversamente/ despierta, sensible, vivenciante, animada, racionalmente sapiente,
activa.
La consciencia es siempre saber percipiente, en el sentido
literal, de algo, está siempre referida a algo 1• Con ello queda
aludida la dimensión social de la consciencia (en el sentido
amplio del «ser con» los seres humanos y las cosas, del «estar
referido a»). El hombre, que es consciencia, y el objeto de la
consciencia se corresponden. Es innecesaria la separación, puro
constructo, de la consciencia como acto y la consciencia como
contenido.

A eJlo corresponde el sentido etimológico germánico de «consciencia»
(en alemán: Bewusstsein), como bi-beiwizan=estar dirigido a algo, intencionalidad. Por ello se dice de una persona que despierta de una pérdida de consciencia: «vuelve en sí».
1

1-ll!.ti;.W{,,'U

PSIQUIATRA

CMP 36978 RNE 17189

Consciencia

2.2.

77

SECTORES DE FUNCION

(«La
consciencia es un darse cuenta de sí mismo y del entorno»). Esta
formulación de CoBB ( 1957) comprende brevemente tres grandes
sectores; que se pueden determinar del modo siguiente:
Consciousness

2.2.1.

is awareness of sel/ and environment

La vigilancia

La vigilancia es premisa de la consciencia clara.

2.2.2.

Claridad de consciencia

Dentro de ella, el hombre puede experimentar como tales
los objetos que se muestran en su horizonte: funciones perceptivas y cognitivas.

2.2.3.

Consciencia de sí mismo

El sujeto. se sabe a sí mismo como viviente y actuante, es
consciente de sí mismo como «yo mismo» biográficamente coherente («que se mantiene continuadamente», Boss, 1971) y unitario (véase a este respecto pág. 90). A ello corresponde una
consciencia de la experiencia y de la realidad, así como un vivenciar el tiempo.
El esquema siguiente muestra los sectores de la consciencia.
Los sectores «internos» del círculo son premisas de los «externos». Sin vigilancia no existe claridad de consciencia y sin ésta
no hay clara consciencia acerca de sí mismo, ni consciencia de
experiencia, ni consciencia de realidad, ni vivenciar del tiempo.

78

Introducción a la psicopatología general

figura 5

2.3.

ESTADO VIGIL

El estado vígil no es uniforme, sino que constituye un acontecer cambiante, variable. Experimenta oscilaciones (grados de
consciencia vígil), los cuales:
~,-~'.·:l a) Son r~gµl_ª_q.Q~~ por el propio __ Qrg_ªfil-~gio (autorregulación
del ritmo sueño-vigilia y de la actividad básica).
b)
Dependen del «modo de encontrarse» conjunto.del.su_jet0__jp. ej.: safud, estado de ánimo, etc.). Así, p. ej., el miedo,
el susto, la alegría, etc., despiertan, .rnantienen vigilante. El
dolor, el agua fría, el ruido, actúan como 'estímulos que despiertan. La monotonía (escasez de estímulos, aburrimiento) adormecen.

Fundamentos anatómicos y f isiolágicos 2
La sustancia reticular, el hipotálamo y el cerebro frontal
son las estructuras básicas anatómicas más importantes del
arousal system, del sistema de vigilia. Pero ellas, por sí solas,
2

Necesarios, pero no suficientes por sí solos como condición previa.

Consciencia

79

no originan consciencia, sino que su interacción con el cerebro
en su conjunto constituye una premisa somática de la consciencia. En relación a la actividad de este sistema hay que admitir
una dependencia del mismo con respecto a factores humoralesendocrinos (p. ej., la adrenalina), vegetativos (simpático, parasimpático), vasculares (riego sanguíneo), sensoriales (aflujo de
estímulos sensoriales), etc. Existen íntimas relaciones con la regulación central de la respiración (de aquí, quizá, que se bostece
en momentos en que disminuye el estado vígil), con los movimientos oculares (vigilancia intensa: rápidos movimientos de la mirada; somnolencia: len ti ficación de los movimientos oculares, cierre de los 'párpados) y con la motórica en general (en el estado
vígil, buen tono muscular y disposición a movimientos; en la
somnolencia, tono relajado y pobreza motora). El grado o nivel
de vigilancia se refleja en la actividad eléctrica cerebral y puede, por tanto, medirse «objetivamente» mediante el electroencefalograma (EEG).

Exploración
El grado de vigilia se averigua:
l . A partir de la autoobservación:
2. Clínicamente, a partir del interrogatorio
vación del comportamiento.

y de la obser-

Un sujeto despierto se dirige activamente hacia otro sujeto
o hacia un objeto (mediante la vista, el oído, el sentir, el pensar,
el hablar, etc.) y en todo momento está dispuesto a la acción.
A partir del estado vígil, diversos estadios de somnolencia
conducen hasta el sueño: separación o desprendimiento del entorno, ojos cerrados, apagamiento de la atención, disminución
del tono muscular, motórica reducida, disminución de la disposición a reaccionar, modificaciones del ritmo respiratorio, etc.
El durmiente es despertable mediante estímulos sensoriales (lo
cual es importante por lo que se refiere a la diferenciación con
trastornos de consciencia).

Introducción a la psicopatolog ia general

80

2.4.

LUCIDEZ

O CLARIDAD

DE CONSCIENCIA

La lucidez está íntimamente vinculada al grado de
cia. Tan sólo un sujeto completamente despierto dispone
ciones claramente perceptivas, cognitivas, intelectuales,
cas, etc.
Los grados de lucidez de la experiencia, en sentido
van desde

-

vigilande funmnéstiamplio,

sensaciones prerreflexivas (ante-predicativas y por ello
no comunicables ya mediante el lenguaje) (impresionalidad difusa, protopática), hasta un
percibir consciente, cada vez más claro, atento y concentrado y una
comprensión y reconocimiento reflexivos (epicrítica) 3

En este último caso se trata ya de rendimientos intelectuales:
comprender y reconocer; de la orientación, del entendimiento,
de relacionar entre sí, de juzgar acerca de una conexión de sentido, de comunicar mediante el lenguaje, de actuar sensatamente y en dirección a una meta, A todo ello contribuye, con la
ayuda de las funciones mnésticas, la experiencia vital hasta entonces acumulada (todo lo aprendido).
La visión global plenamente reflexiva, sobre una situación,
en relación con el conjunto del contexto biográfico, es designada
como lucidez (Besinnung, STOERRING, 1953).
En la claridad del reconocimiento «consciente», nuestra
«consciencia objetiva» (JASPERS, 1959) nos dice· si estamos ante
algo con calidad de objeto o sin calidad de objeto (véase el capítulo sobre percepción), y nuestra consciencia de experiencia
y de realidad, si lo experimentado es sospechado, representado
(imaginado) o efectivamente dado ante nosotros.

Fundamentos anatómicos y f isiol6gicos
Aparte de las estructuras que hemos mencionado con respecto a la vigilancia, para la claridad de consciencia, en especial en
3

En este sentido, en lo consciente y lo inconsciente no se trata de
contrarios, sino de extremos de un continuo.

Consciencia

81

el nivel más alto de lucidez, es necesario el cerebro en su totalidad, con su función integradora.

Exploración
La claridad de consciencia se examina mediante interrogatorio y observación de las funciones sensoriales (sensorio), de
la orientación, de la atención, de la posibilidad de entendimiento verbal ordenado para acciones plenas de sentido, adecuadas
a la situación y dirigidas hacia un fin.

2.5.

PATOLOGIA DE LA CONSCIENCIA. TRASTORNOS
DE CONSCIENCIA.
TRASTORNOS DE LA VIGILANCIA
Y DE LA CLARIDAD DE CONSCIENCIA

Trastornos del conjunto del vivenciar y del comportamiento,
en grado diverso. Afección del captar sensorial-sensible, de la
reactividad vígil y dirigida a un fin ante estímulos ambientales,
de la atención, de la orientación en cuanto a lugar, tiempo, situación y a la propia persona, del orden del pensamiento, de la
voluntad, del actuar, de la claridad (en cuanto a la propia intención) y de dirección hacia un fin en el enfrentamiento con el
medio ambiente. En muchas ocasiones hay modificaciones de la
vigilancia (desplazamientos de· la misma). Los trastornos cualitativos de la consciencia (modificaciones o desplazamientos de la
consciencia) van unidos a trastornos cuantitativos y de intensidad (grados de vigilancia o niveles de vigilancia).

2.5.1.

Descenso predominantemente .cuantitativo
de la consciencia. Trastornos de la
consciencia y pérdida de consciencia
(en inglés: clouding, loss of consciousness)

Grados:
2.5.1.1.
2.5.1.2.

Obnubilación (en inglés: stupor, obnubitationl.
Somnolencia (en inglés: drowsiness, somnolence).

82

Introducción a la psicopatología general
2.5.1.3. Sopor.
2.5.1.4. Coma (en inglés: coma).

2.5.2.

Trastornos cualitativos de la consciencia

2.5.2.1.
2.5.2.2.
2.5.2.3.
2.5.2.4.
2.5.2.5.

Delirium

tremens.

Estado crepuscular (en inglés: twilinght state).
Estado oneiroide (en inglés: dreamlike state).
Amencia (en inglés: con/ usion).
Situación parasómnica de consciencia (en inglés: parasomnia, coma-vigil).

2.5.3.
2.5.1.1.

Aumento del nivel de consciencia
(ampliación de la consciencia)
OBNUBILACION

Leve disminución de la claridad de consciencia y de la vigilancia. Casi siempre hay somnolencia, falta de espontaneidad,
lentificación. Sin estimulación (dejándole solo) el paciente parece, con frecuencia, estar sumido en el sueño. Pero puede aún
deambular y actuar hasta cierto punto de un modo ordenado.
Se le puede despertar hablándole o tocándole. El paciente entiende aún órdenes sencillas (dar la mano, mostrar la lengua) y
es capaz de obedecerlas, si bien muy lentamente. La mayoría de
las veces no se presta una atención ordenada al entorno. En
muchas ocasiones, el paciente está parcialmente desorientado.
Tan sólo escasas manifestaciones verbales; muchas veces está
silencioso y en todo caso murmura palabras.
2.5.1.2.

SOMNOLENCIA

El enfermo está muy apático, intensamente lentificado y soñoliento. Si se le deja solo, se duerme, pero se le puede despertar
Ilamándole o tocándole. Cuando se despierta se muestra al principio extrañado, pero luego, en muchas ocasiones, está orientado
hasta cierto punto. Si el enfermo es aún capaz de hablar, la articulación de su lenguaje es casi siempre deficiente, murmura.

Consciencia

83

No muestra ya manifestaciones espontáneas y tan sólo escasos
movimientos espontáneos. Ante estímulos dolorosos presenta movimientos de defensa o de retirada y rectifica su postura. Los
reflejos están conservados. El tono muscular se halla algo disminuido. El reflejo de deglución y casi siempre también el tusígeno están disminuidos.
2.5.1.3.

SOPOR

Tan sólo se puede despertar ya al enfermo con esfuerzo, es
decir: mediante estímulos intensos (sacudiéndole, .pellizcándole,
pinchándole). No se logran manifestaciones verbales y la mayoría de las veces ni siquiera sonidos que expresen dolor. Con estímulos dolorosos contrae las facciones, en todo caso existen
aún movimientos de defensa. Generalmente ya no hay movimientos de corrección de postura. Los reflejos están conservados. El tono muscular se encuentra disminuido. La respiración
es, casi siempre, como la de un durmiente, lenta y profunda, la
mayoría de las veces es aún rítmica.
2.5.1.4.

PRECOMA

(SUBCOMA)

Y COMA

( 1-IV)

No es posible despertar al paciente. Incluso con los más intensos estímulos ya no se provocan movimientos de defensa o de
retirada. El tono muscular está intensamente disminuido, los
músculos se encuentran laxos. El precoma y los cuatro estadios
del coma se diferencian a base de los signos neurológicos y electroencefalográficos. En el precoma o subcoma están aún conservados el reflejo pupilar a la luz y el reflejo cornea! (parpadeo
al tocar la córnea), mientras que están ausentes los reflejos cutáneos (estimulación de la planta del pie) y los reflejos tendinosos
periféricos. En el coma se extingue también, por último, el reflejo cornea! y, finalmente, el reflejo pupilar a la luz, estando
casi siempre las pupilas dilatadas. La mayoría de las veces existen también modificaciones por parte de la respiración (lentificación, intervalos de apnea, movimientos respiratorios irregulares).

Introducción a la psicopatología general

84

Causas:

El enturbiamiento de consciencia, desde la obnubilación
hasta el coma, reconoce siempre como causa un trastorno del
funcionalismo cerebral, que afecta directa o indirectamente al
cerebro.
Vienen en consideración:
-

Traumatismos craneales:
Conmoción cerebral.
Contusión cerebral.
Compresión cerebral (a causa de una hemorragia, p. ej.).
- Aumento de la presión endocraneal debido a diversas causas, p. ej.
a un tumor, una hemorragia intracraneal, etc. El aumento de presión intracraneal conduce a un trastorno del riego cerebral y a
un déficit nutricio de las neuronas.
Trastornos del riego cerebral (isquemia):
En la arteriosclerosis, en la oclusión embólica o trombótica de
vasos cerebrales (apoplejía), en hemorragias de los vasos cerebrales
o de vasos de la superficie del cerebro y de las envolturas de éste
(hemorragia subaracnoidea), otras diversas enfermedades vasculares cerebra]es (enfermedad de Bürger, aneurisma, jaquecas).
Carencia de oxígeno en el aire respirado, en la estrangulación
(asfixia, ahorcamiento), en el colapso, en grandes pérdidas de
sangre, en la intoxicación por óxido de carbono.
En el ataque epiléptico se produce una pérdida aguda y completa
de consciencia. A continuación existe un trastorno posconvulsivo
de consciencia de duración diversa.
Inflamaciones graves del cerebro y de las meninges (encefalitis, encefalomeningi tis).
- Lesión cerebral tóxica:
Exógena, p. ej. en enfermedades infecciosas graves (tifoidea), en
intoxicaciones con hipnóticos, alcohol, narcóticos, óxido de carbono.
Intoxicaciones endógenas en grandes crisis metabólicas, en el coma
hepático, la uremia, la hipoglucemia, la eclampsia, en trastornos
endocrinos (p. ej.: en el coma tireotóxíco).
2.5.2.1.

DELIRIUM TREMENS

Trastornos profundos de consciencia (de índole cuantitativa
y cualitativa) con actividad psicomotora aumentada. Desorientación parcial o total (confusión). Pensamiento incoherente y confuso, errores ilusorios en el reconocimiento del entorno, aluci-

Consciencia

85

naciones (especialmente ópticas, pero también vestibulares, acús-

. tic as, a veces táctiles).
Con frecuencia se pueden sugerir alucinaciones ópticas. El
enfermo, la mayor parte de las veces, es aún abordable dirigiéndole la palabra o llamándole, pero se distrae inmediatamente de
nuevo. Trastornos del ritmo sueño-vigilia (el delirio comienza
con frecuencia al atardecer, con inquietud nocturna y aumento
del estado confusional). Son frecuentes las manifestaciones vegetativas concomitantes (transpiración, taquicardia, secreción sebácea aumentada, eritemas, temblor de grandes oscilaciones, elevación de la temperatura, deshidratación). En el delirio alcohólico clásico, el estado fundamental de ánimo es aún alegre y
excitado, pero en ocasiones está también dominado por la angustia. Esto sucede sobre todo cuando se mezclan el delirio y
la alucinosis.
Los grados más ligeros de delirio se designan también como

subdelirio, delirio abortivo y predelirio.
Ejemplos:
Un obrero de la construcción, de cincuenta y cinco años, que desde
hace un día está ingresado en el hospital con una neumonía, se levanta
de la cama al anochecer, está inquieto, revuelve lo que tiene a mano, se
encamina hacia la ventana y lanza gritos por ella, hacia el parque. Ve
figuras en la oscuridad del parque, que le hacen señas y le hablan.
Cuando se le dirige la palabra se muestra grosero y rechaza a quienes lo
hacen, mostrándose desorientado en cuanto a su situación.
Otro paciente ve su habitación llena de hilos de cristal que cuelgan
del techo y que se mueven como agitados por el viento. Se siente balanceado en su cama (alucinaciones vestibulares).
Otro enfermo ve un grupo de elefantes, que son pequeños como liebres y que pasan por la pared de la sala.
Otro lee unas cuantas palabras de una hoja de papel en blanco. Un
paciente cree guardar escarabajos en el cajón de su mesilla de noche.
Otro ve pequeños pájaros de colores sobre la colcha de su cama, que
se tocan con ~as puntas de sus alas. Está completamente fascinado por
esta visión, sonríe y se muestra radiante. Su temperatura está elevada,
suda, tiene la piel enrojecida y al interrogarle se manifiesta desorientado
en cuanto a tiempo, lugar y situación.

Causas:
El delirio no solamente aparece como complicación de un
alcoholismo crónico, sino también en otras intoxicaciones distin-

86

Introducción a la psicopatología general

tas de la alcohólica, así, p. ej., con diversos fármacos tales como
la atropina, los medicamentos antiparkinsonianos, la cocaína, )as
intoxicaciones con setas, etc. Pueden conducir también a estados
deliroides toxinas producidas en el organismo (así, p. ej., en
trastornos metabólicos).
También se observan cuadros deliroides en psicosis endógenas con estados confusionales agudos (como en el llamado delirio exógeno esquizofrénico, que constituye una denominación
poco usual).
2.5.2.2.

ESTADO CREPUSCULAR

',,,,Estrechamiento del campo de la consciencia con exclusivo
enfoque de determinadas vivencias interiores y cese (o aminoración) de la atención prestada al entorno. Disminución de las
respuestas a estímulos exteriores. El pensamiento está enturbiado en grado diverso (hasta la confusión).
Es frecuente la interpretación errónea e ilusoria del entorno.
Surgen alucinaciones en los más diversos sectores sensoriales.
Desde el punto de vista afectivo se dan estados de ánimo de
matiz angustioso, pero también otros de índole beatífico-extático.
La psicomotórica puede no presentar nada de particular, o bien
mostrarse alterada en el sentido de exaltación o disminución.
Los estados crepusculares comienzan y terminan casi siempre en
el término de poco tiempo, derivando en muchas ocasiones hacia
el sueño. Seguidamente existe amnesia total.
En el llamado estado crepuscular orientado, la atención, el
pensamiento y el juicio están estrechados. Aquello que se piensa
puede mostrarse aún estructurado y, por ello, la actividad externa puede aparecer todavía como ordenada '.
1

Causas:

Con arreglo a su causa, los estados crepusculares se dividen
en orgánicos y psicágenos.
' La expresión de estado crepuscular «lúcido» es en sí una contradicción: la lucidez es el resultado de una clara recapacitación consciente y
supone una captación plena de procesos «internos y externos» y su ordenación.

Consciencia

87

Causas orgánicas son las siguientes: epilepsia (epilepsia psicomotora, estado crepuscular posparoxístico), traumatismos cerebrales (estado crepuscular posconrnocional), trastornos circulatorios (arteriosclerosis), hipoxia (carencia de 02), tóxicas (endógenas y exógenas).
Estados crepusculares psicógenos: en sustos, en el shock, en
el pánico, en personas inmaduras y poco consolidadas, cuando
se hallan en un entorno que les resulta completamente extraño
y en el cual no logran adaptarse. Sinónimo: estado de excepción
psicógeno. Aquí se incluye también el estado crepuscular histérico.
2.5.2.3.

ESTADOS

ONEIROIDES

Se entienden por tales, estados semejantes a los sueños, desorientados-confusos, en los que el enfermo, con intensa participación afectiva, vivencia fascinado, de un modo alucinatorio, escenas dramáticas y fantásticas, incluyendo en ellas, en parte con
falsos e ilusorios reconocimientos, elementos de su entorno. Los
enfermos no prestan ya atención a lo que les rodea y eventualmente se les puede arrancar durante poco tiempo de su estado
hablándoles enérgicamente, manifestándose entonces perplejos,
asombrados, desorientados, pero no presentan amnesia con respecto a lo que han vivenciado. Exteriormente, o bien están su-

midos en estupor o en una muy intensa agitación. El estado
de ánimo puede ser angustiado (como si se esperase una catástrofe), o también de felicidad (hasta el éxtasis). La delimitación con respecto al estado crepuscular es vaga.
Ejemplos:

Estos enfermos vivencian catástrofes, batallas, el diluvio universal,
fiestas, el cielo y el infierno y se ven ellos mismos desgarrados corporalmente por potencias del bien y del mal, experimentan el fin del mundo y
eventualmente también, en éxtasis religioso, la aparición y las palabras
de la Divinidad.

Causas:
Los estados oneiroides aparecen en ciertas formas agudas,
de curso dramático, de la esquizofrenia, en la epilepsia (estado

Introducción a la psicopatología general

88

crepuscular psicótico productivo)
por medicamentos.
2.5.2.4.

y también

en intoxicaciones

AMENCIA

Esta denominación histórica no es ya actualmente de uso
general. Describe un síndrome de grave incoherencia del pensamiento, con desorientación general, alucinaciones, delirio, estado de ánimo angustiado-perplejo 5•
Este síndrome no se puede delimitar netamente del delirio
agudo grave y de los estados oneiroides.
Causas:
Cuadros amenciales pueden observarse en el tipo de reacción
exógena aguda (p. ej., en la arteriosclerosis cerebral), así como
en psicosis esquizofrénicas de iniciación aguda y de curso dramático (el llamado delirio exógeno esquizofrénico), en psicosis
puerperales, en las llamadas psicosis emocionales.
2.5.2.5.

SITUACION

PARASOMNICA

DE CONSCIENCIA

Sinónimos: síndrome apálico (KRETSCHMER, 1940; ScHARFETTER, C. y F., 1968), mutismo acinético, coma vígil.
El paciente aparece despierto, si bien mudo e inmóvil, con
la mirada fija hacia adelante o bien mira en torno suyo, pero sin
fijar la mirada. No se le puede inducir a reaccionar ni verbalmente, ni sacudiéndole, ni presentándole objetos, etc. Pueden
estar también ausentes los movimientos de huida y de defensa.
Persiste en permanecer en posturas casualmente adoptadas (faltan los movimientos correctores). Están conservadas las funciones vegetativas elementales (ritmo cardíaco, respiración, alternancia sueño vigilia).
Este síndrome ha de delimitarse con respecto al coma y al
estupor catatónico. Para ello es importante, aparte de los hallazgos psicopatológicos y neurológicos, el EEG.
5 La diferenciación, utilizada aún en ocasiones, entre amencia (en
psicosis relacionadas con enfermedades somáticas) e incoherencia (esqui·
zofrénica, más raramente maníaca) no tiene justificación desde el punto
de vista .del lenguaje.

3

Consciencia

89

Causas:
Lesiones muy graves con déficit funcional del pállium cerebral, debidas, p. ej., a traumatismos cerebrales .. hemorragias o
inflamaciones cerebrales, trombosis venosa cerebral, etc.

2.5.3.

Aumento del nivel de consciencia
(ampliación de la consciencia)

Se trata de un concepto poco neto, que quiere designar la
experiencia relativa a la propia ampliación de la existencia, a
una captación más despierta y más clara de las impresiones ambientales, una captación y capacidad de combinación más ricas,
con una mayor actividad rememorativa (en ocasiones con modificación de la vivencia de tiempo). La percepción aparece más
vivaz, con una repercusión emocional más intensa y eventualmente acompañada por sinestesias. El vivenciar aparece como
centrado, de un modo nuevo, sobre cosas distintas de las habituales y cotidianas.
Causas:
Estos sentimientos de ampliación de la consciencia pueden
surgir bajo el efecto de drogas alucinógenas (LSD, mesca1ina,
haschisch, etc.) y también bajo estimulantes (anfetaminas) .(estar
high). Experiencias no farmacógenas de esta índole pueden
surgir en la meditación y en los experimentos psicodélicos

de la terapia "holónoma" (GRoF, 1978) también aquí con
recuerdos acerca de experiencias peri- y antenatales y reencarnación. Eventualmente, también un enfermo durante
una manía, al comienzo de una esquizofrenia, con vivencias
de inspiración y en éxtasis puede experimentar el mundo
como más vivaz, profundo, abierto, comprensible. Este sentimiento coincide con un estado de ánimo de "estar animado".

-~

~-

Cruza"dooíai··
MEDICO PSIQUIATRA

' ut. uzarrJo
~.

C.M.P. 36973

'\ R.N.E. 17189

3.

3.1.

CONSCIENCIA

ACERCA DEL PROPIO YO

DEFINICION

La consciencia acerca del propio Yo es la certeza propia
del sujeto vígil y lúcido: «Yo soy yo mismo.»
El Yo hace que el sujeto vígil y lúcido, que sabe acerca de
sí mismo, se experimente en un estado de ánimo, referido a algo,
percibiendo, deseando, necesitando de algo, impulsando, solicitando, sintiendo, pensando, actuando, dentro de la continuidad
de su trayectoria vital. Utilizamos el abstracto sustantivado
«Yo» para designar este «ser uno mismo» propio de cada cual
y tenemos en cuenta, para· ello, la correspondencia mutua de
Yo y mundo.
3.2.

DIMENSIONES

Cuando seguidamente hablamos de dimensiones de la consciencia acerca del propio Yo, no aludimos a «mecanismos» autónomos correspondientes a un «aparato», sino que nos referimos,
para un mejor entendimiento, a aspectos de la experiencia autorreflexiva, que se ha tornado atenta a lo patológico y a aspectos
de modos de vivenciar patológicos del ser uno mismo, que son
también delimitables en la experiencia del afectado (si bien frecuentemente con intersecciones).
Esta división en dimensiones, fundamentada desde un punto
de vista didáctico, resulta más clara a partir de la experiencia
de los enfermos (véase: patología) que de la autorreflexión de

Consciencia

acerca del propio yo

91

los sujetos «sanos», ya que en estos se dan las dimensiones
básicas (véase 3.2.1-3.2.5) de un modo lógico (con evidente
certeza), siempre que se hallen en relaciones naturales con personas y cosas de su entorno (formulado de un modo fisiológico:
siempre que vivencien el juego alternante de aferencia y eferencia).
Estas dimensiones son, y ello es decisivo con respecto a la
psicopatología, cualidades de la autoexperiencia por parte de enfermos, y el hacerlas presentes nos ayuda a evidenciarnos la
índole e intensidad de su afección y a hallar una solución terapéutica.
Las dimensiones que vamos a considerar seguidamente se
pueden representar por una serie de círculos concéntricos, de
los cuales los «internos», «inferiores», «precedentes» posibilitan los «externos», «superiores», teniendo siempre en cuenta
que las designaciones de interior-exterior, inferior-superior se
3.2.7.

Energía del Yo.
3.2.5.
3.2.4.
3 .2 .3.
3.2.2.
3.2.1.

Figura

6

3.2.6.

Imagen de sí mismo.

Identidad del Yo.
Demarcación del Yo.
Consistencia del Y o.
Actividad del Yo.
Vitalidad del Yo.

-5r:T1zarciocru'ia"da·ota1··
MEDtCO PSIQUIATRA
C.M.P. 36978
R.N.E. 17189

Introducción a la psicopatología general

92

refieren tan sólo expresamente a la representación gráfica. Estas
dimensiones no hay que representárselas como unidimensionales (p. ej., como estratos, como las capas de una cebolla, o algo
por el estilo), ya que las dimensiones «internas» (p. ej., la vitalidad) se compenetran con todas las demás, de las cuales constituyen una premisa.

3 .2. 1 .

Vitalidad del Y o

Nos experimentamos (econ plena consciencia») de modo natural y lógico como vivientes, corporalmente presentes. Este «yo
soy» implica ya siempre un estado de ánimo (sentimiento vital) 1•

3.2.2.

Actividad del Yo

Al sujeto sano le resulta lógico ser él mismo el que vivencia,
experimenta, percibe, siente, tiene un determinado estado de ánimo, piensa, habla, se mueve, actúa. Nos experimentamos a nosotros mismos como «actores», como actuantes por nosotros mismos (como dotados de libre albedrío) en cuanto a nuestro
actuar 2•

3.2.3. Consistencia y coherencia del Yo
La consistencia es disposición para la continuidad, coherencia. Nos experimentamos como unidad coherente humana, como coherentes en cuanto a nuestro propio ser nosotros
mismos. Esto es válido también cuando nos preocupa hallarnos en discrepancia con nosotros mismos ("dos almas habitan en mi p=cho... ", GoETHE).
El concepto es aludido ya, en parte,
(1956, pág. 101).
2
Este concepto coincide parcialmente
ción de JASPERS (1956, pág. 102), con
GRUHLE (1956), con la «cualidad de mío»
también KRONFELD, 1922.
1

de

}ASPERS

en la «consciencia existencial»
con la consciencia de realizala «cualidad de impulso» de
de K. SCHNEmER (1967); véase

Consciencia

3.2.4.

acerca del propio yo

93

Demarcación del Yo

Somos conscientes de nosotros mismos y con ello también de
aquello que nosotros mismos no somos, diferenciamos entre Yo
y no-Yo (establecemos por tanto límites).
.
Así podemos determinar qué es lo que corresponde a nuestro
Yo y qué es lo que del no-Yo se aproxima a nosotros (p. ej.: distinción entre una representación que sensorialmente da la impresión de «corpórea» y una percepción).
La demarcación del Yo está estrechamente relacionada con
el rendimiento del llamado control de la realidad.
«Límite» constituye una expresión figurada, una imagen del
lenguaje, que no ha de ser concebida de un modo mecánico.
Viene a significar más bien «tráfico fronterizo», es decir: poder
entrar en contacto con otras personas y cosas. Tal «límite o
frontera permeable» posibilita la confrontación, el «va y viene»
entre Yo y no-Yo. En casos patológicos, dicho límite o frontera
puede convertirse en muro, en barrera, que encierra al individuo
en la soledad (limitación de la existencia, aislamiento, alienación, autismo) o bien puede romperse (privación de defensa e
inundación con «no-Yo», «desde fuera»).

3.2.5.

Identidad del Yo

Es una consciencia acerca de la propia identidad 3 y la propia
continuidad (mismidad) a pesar de los cambios experimentados
por la propia configuración y por la configuración del entorno
durante el curso de la biografía: el hecho de que un sujeto sepa
que desde su nacimiento, hasta ahora, ha sido y es el mismo
hombre, que puede decir «yo» acerca de sí mismo, que se transforma en cuanto a su modo de ser en el curso de la historia, etc.
A ello corresponde esencialmente la vivencia de 'tiempo (véase). El «ser ahí» se temporaliza como algo, en cada caso, «individual».
Del latín ídem= el mismo.
Con respecto al concepto véase sobre todo ERIKSON (1966). Véase
resumen e historia del concepto en LEVITA (1965). Hay que evitar la equiparación de identidad y papel, así como de identidad e individualidad.
3

94

Introducción a la psicopatología general

La identidad del Yo es inseparable del sentimiento del propio cuerpo. Parece ser que la cara y las manos, especialmente,
con las que el niño ve, siente y puede aferrarse a los que tiene
enfrente (la madre), constituyen a modo de «punto de cristalización del sentimiento de identidad del Yo» (BENEDETTI, 1964).
Sobre esta base (mencionada en 3.2.1 y en 3.2.5) ·pueden
constituirse, durante el desarrollo de la personalidad y dentro
del correspondiente contexto social (proceso de personificación),
la imagen de sí mismo (3.2.6) y la energía del Yo (3.2.7).
En ambos se trata de conceptos construidos, globales, alejados de lo fenoménico y correspondientes a sectores de la experiencia acerca de sí mismo e, indirectamente, acerca de los
demás y que tienen como premisas las dimensiones 3.2.1 y 3.2.5.
Ambas son mudables en alto grado dentro de la experiencia
correspondiente al ciclo vital, con arreglo al estado de ánimo, el entorno, el rendimiento, etc. Ambas dimensiones
parecen depender de la cultura en medida superior a las dimensiones 3.2.1 y 3.2.5 (véase HALLOWELL, 1955; LEBRA,
1972).

3.2.6.

Imagen de sí mismo (concepto acerco
de sí mismo, imagen de la propia
personalidad)

Aquello que uno cree personalmente acerca de sí mismo, lo
que sabe de sí mismo, el modo como siente su posición entre
los demás, cómo la comprende, depende de cómo experimente
el modo en que le consideran y tratan los demás, tanto en el
presente como a lo largo de su trayectoria vital.'.
A la imagen de sí mismo corresponde también el sentimiento acerca de la propia valía. Aquello que no se ajuste al concepto acerca de sí mismo es fácilmente escotomizado en la autopercepción.

~ La imagen de sí mismo puede captarse, en parte, mediante escalas
de autoevaluación (CottETT, 1972; WYUE, 1961).

Consciencia

3.2.7.

acerca del propio yo

95

Energía del Yo

El constructo que designamos como «energía del YO» es
muy global. Cabe imaginar la energía del Yo como los resultados de todas las dimensiones mencionadas en 3 .2 .1 y 3 .2 .6. Caracteriza a un sujeto, conjuntamente, en cuanto a su seguridad
de sí mismo y su apariencia.
Comprende sobre todo la capacidad de adaptación aloplástica y autoplástica (FENICHEL, 1971; HARTMANN, 1939) y para
la síntesis (NUNBERG, 1938). FEDERN (1956) ha aludido repetidamente a que en la energía del Yo podría tratarse de una cualidad de diversas funciones del Y o ( [no confundir con dimensiones del Yo!).
En la energía del Yo se pueden incluir: capacidad de autoafirmarse, firmeza de posición en la vida, seguridad y autonomía,
aspiraciones propias, capacidad para integrar deseos y pulsiones
en la propia personalidad, capacidad para plantear exigencias
a otros, al entorno, capacidad para soportar sin demasiado daño
las contrariedades del destino, el fracaso de deseos y de esperanzas, capacidad para soportar exigencias ajenas sin sentirse
por ello condescendiente o incluso explotado. Depende también
de la energía del Yo la así llamada sugestibilidad o la resistencia contra inducciones.

Observación con respecto a esta clasificación
No está demostrado que esta clasificación, útil como principio ordenador, corresponda efectivamente a la ontogenia del
vivenciar el propio Yo. La hipotética ordenación de las dimensiones encuentra el apoyo precisamente de la patología de los
. trastornos más graves del Yo. En los grados más leves del trastorno del viven ciar del Yo, estas dimensiones no se muestran
tan claramente en una secuencia interdependiente, sino que
varias dimensiones pueden hallarse afectadas simultáneamente
en grado diverso.
- En trastornos graves de las dimensiones «inferiores»,
«básicas», «centrales», las otras dimensiones (las «superiores»),

96

Introducción a la psicopatología general

no se advierten ya en absoluto y, por tanto, no pueden ob_servarse como «alteradas».
Por ejemplo: en una desvitalización grave del Yo no se
plantea ya una cuestión relativa a la actividad, la consistencia
y la delimitación, a la identidad, a la imagen de sí mismo y a la
energía del Yo.
-- En cambio, resulta posible una destrucción por estratos
de «arriba» a abajo.
·
La energía del Yo y la imagen de sí mismo pueden estar
gravemente afectadas o hallarse destruidas en diversos sectores
aislados o bien globalmente, sin que ello deba alterar la identidad del Yo y las dimensiones mencionadas bajo la misma. La
destrucción de la consistencia del Yo va unida también, casi
siempre, .a trastornos de la demarcación del Yo y de la vitalidad
(delirio de ruina), pero quizá no de un modo forzoso.
La identidad del Yo puede estar alterada sin que la consistencia, la demarcación, la actividad y la vitalidad hayan de estar
manifiestamente afectadas.
Relaciones entre este modo de consideración y la psicología
psicoanalítica del Y o

Esta consideración fenomenológica de las dimensiones del
Yo no se ha1la en contradicción con la teoría psicoanalítica.
Ambos modos de consideración se sitúan en planos diferentes.
Los que aquí exponemos corresponden al plano descriptivo y,
además, al fenomenológico de la consideración de lo que puede
encontrarse en el trato con enfermos. El enfoque en dimensiones aquí expuesto (precursores en HEGEL, 1807; KRONFELD,
1922; GRUHLE, 1956; JASPERS, 1956, y K. ScHENEIDER, 1967)
permite comprender muchos síntomas de las psicosis esquizofrénicas o esquizofrenoides (véase ScHARFETTER, 1983), pero
no afirma nada acerca de cómo se originan los trastornos de
las mencionadas dimensiones de la experiencia del Yo.
En cambio, el psicoanálisis no proporciona términos descriptivos 5, sino genéticos: busca una explicación para. el origen,
1964 a, ha aludido también a la frecuente confusión, es
decir: al empleo de términos explicativos procedentes de la teoría psicoanalítica a fines descriptivos.
5 HARTMANN,

Consciencia

acerca del propio yo

97

para las causas 6• La teoría psicoanalítica, con sus términos propios, puede ser aplicada, por tanto, allí donde existe una descripción cuidadosa, lo más libre posible de interpretaciones (en
cuan to podemos hacerlo).
La psicología .psicoanalítica del Yo tiene, en.el propio FREUD,
una prolongada historia (véase resumen en HARTMANN, 1956;
L~PLANCHE y PONTALIS, 1973; NUNBERG, 1971; BLANLK, G. y R.,
1974 y 1979, DREws y BRECHT, 1975), pero sigue sin existir

unanimidad con respecto a aquello que sea propiamente el
Y o. FREUD, en los primeros años del desarrollo de su teoría,
consideraba al Y o como una organización de neuronas, y,
más adelante, como una organización de procesos psíquicos
con determinadas misiones, distinta del Ello, del super-Yo y
de la realidad exterior.
HARTMANN, 1964, consideraba al Yo como un aparato. RAPAPORT, 1967, como una estructura; y HoLT 7, como una clase
de funciones.
FEDERN hablaba, en 1956, de una unidad coherente y continuada de ocupación. SPITZ ( 1959, 1965) designa al Yo como
una estructura psíquica organizada, como multitud de sistemas,
aparatos y funciones.
Sea cual fuere el modo como se defina al Yo, este último y
sus funciones son ya, en la visión de FREUD, «constructos teóricos» (BELLAK, 197 3, pág. 61) derivados de la observación y de
la autoobservación, pero no se trata de conceptos descriptivos.
Aquello que el Yo sea, como experiencia, la relación que
exista entre el constructo psicológico designado como «Yo», por
una parte, y la experiencia, ha sido estudiado ya tempranamente por ScHILDER (1914) y especialmente por FEDERN (1956).
FEDERN ( 1926) ha sido también uno de los primeros psicoanalistas que ha señalado la importancia que poseen los límites
del Yo (que no han de entenderse como estáticos) con respecto
a la patología de la esquizofrenia 8•

6 FENICHEL,
1971, pág. 440: «In psychoses loss of reality causes the
pathological result» (el subrayado es mío).
7 Comunicación verbal, citada según BELLAK, 1973, pág. 59.
8 Según FEDERN se trata de un descubrimiento suyo; con arreglo a
una observación de BELLAK, lo concibió basado en T AUSK.

98

In traducción a la psicopatologia general

La relación del constructo «Yo» con las demás «instancias»
psíquicas no está aclarada unívocamente. No se· indica bien,
sobre todo, si la regresión· del Yo tiene lugar de un modo globa]
o si bien afecta tan sólo a algunas funciones (como ha subrayado HARTMANN en relación a la debilidad del , Yo) y hasta qué
punto ha de marchar paralelamente la regresión del Yo con la
regresión pulsional (BELLAK, pág. 72).
Con respecto al desarrollo del Yo pueden considerarse diversos grupos de factores: cualidades heredadas del Yo, influencias de las pulsiones y efectos producidos por el mundo exterior
(HARTMANN: 1964 a, pág. 336). HARTMANN ha señalado especialmente que FREUD [ 1937, en el Die endliche und die unendliche
Analyse («Análisis terminable e interminable»)] aceptaba completamente la posibilidad de «diversidades en cuanto al Yo»
determinadas hereditariamente. Según SPITZ (1965, pág. 104),
el Yo posee «innate, mostly phylogenetically transmitted pshysiological functions as well as innate behaviour patterns» como
constitutivos (las palabras en redondo están subrayadas por el
autor).
El Yo procede filogenéticamente del Ello. Pero el Ello es
una «madre mala», una devoradora diosa Kali, que amenaza a
su hijo, la organización del Yo, y que incluso puede tragárselo:
el Ello puede hacer que el Yo se convierta nuevamente en Ello
(NUNBERG, 1971, pág. 143) (con respecto a la formación de
teorías acerca del desarrollo del Yo, pág. 100).
No existe unanimidad completa acerca de qué funciones se
pueden adjudicar a este constructo que es el Yo. El Yo, que tan
sólo es. en parte, consciente, que se encuentra bajo el control
del super-Yo, actúa como representante del principio de realidad, del proceso secundario hacia «dentro» y hacia «fuera».
Hacia «dentro» el Yo actúa sobre el Ello, que es completamente inconsciente, sobre el asiento de las pulsiones de vida y de
muerte (Eros y Thanatos, libido y mortido, libido y agresividad)
e influye sobre las pulsiones: permitiendo la acción, inhibiendo,
modificando. Con respecto al Ello, el Yo es por tanto, en primer
término, un «aparato de inhibición» (NUNBERG, FENICHEL).
Hacia «fuera», hacia la realidad exterior, el 'Yo es un «aparato
de captación»: percepción, apercepción, voluntad, intencionalidad, movilidad, actuación, comprobación de la realidad. Los

Consciencia acerca del propio yo

99

«mecanismos de defensa», que ocupan una posición tan central
en el pensamiento final del psicoanálisis, están «localizados» en
el Yo (FREUD, 1938, Obras compl., 17; FREUD, 1936; HARTMANN,
1937-38; RAPAPORT, 1950; ScHAFER, 1968. Con respecto a la
psicología del Yo de HARTMANN y RAPAPORT véase también
Loen, 197 5).
No parece existir, incluso hoy día, una lista completa de las
funciones del Yo, como comprobó HARTMAN~ en 1950. BELLAK
ha establecido una revisión de conjunto acerca de los diversos
registros de funciones del Yo (1973, pág. 52).

Desde hace veinte años existen ensayos correspondientes a un asessment of ego functions en forma de escalas puntuables (BELLAK, 1973, pág. 52).
Se sabe poco sobre cómo se hallan ordenadas las funciones
del Yo en los sujetos sanos. HARTMANN (1964 a, pág. 351) afirma: «No sabemos mucho acerca de qué forma de la jerarquía
estructural de las funciones del Yo corresponde mejor a la
salud psíquica» (véase también VAILLANT, 1971).
La cuestión relativa al suministro de energía al Yo es tratada reiteradamente por HARTMANN (1964). ¿Posee el Yo energías propias (no sexuales, no agresivas) o bien tan sólo posee
energías pulsionales desexualizadas Y desagresivizadas en virtud
de su capacidad de neutralización? La pregunta es importante
para la ocupación del Yo en el narcisismo por energía neutralizada y patológica, a consecuencia de debilidad de las funciones del Yo producida por energía pulsional sexual y agresiva.

3.3.

CONSTITUYENTES/DETERMINANTES/
DESARROLLO

3.3.1.

Vivencia de sí mismo y sentimiento
corporal

El "modo de encontrarse" (body consciousness), en
cuanto a sentimiento corporal, es un constituyente del vivenciarse a sí mismo. Por ello, los trastornos.del sentimiento
corporal (modificación, extrañamiento, deformación, transformación, desvitalización, vivencias de ''putrefacción", de
"infiltración", etc.) o bien los temores de esta índole en la
hipocondría, resultan inseparables del vivenciarse a uno mis-

100

Introducción a la psicopatología general

mo. Ciertos trastornos esquizofrénicos del vivenciarse a sí
mismo se expresan, p. ej., predominantemente en la sensación de convicción delirante, de una modificación del rostro
(por ejemplo: «Mi cara, mi nariz se han torcido»). Por otra parte,
también enfermedades somáticas pueden conducir a conmociones y transformaciones del vivenciarse a sí mismo (ScHILDER, 1914).

3.3.2.

Desarrollo

El desarrollo de la consciencia ace"rca de sí mismo parece
comenzar de forma temprana, posiblemente ya en el primer
semestre de vida. En el segundo y el tercer años de vida el
niño posee casi siempre, con seguridad, el «Yo», «yo soy»
(SPITZ, 1965, 1972). El niño tiene una experiencia de los demás, en primer término, con respecto a la madre, al ver y reconocer su rostro y al sentirla con sus manos. Al agarrar, al
tocar, resulta posible la consciencia de actividad. Aquí se dan
quizá también las raíces de la demarcación del Yo, de la identidad del Yo y de la consistencia del Yo. El desarrollo de la
consciencia del Yo depende de factores de maduración genéticamente determinantes (del sistema nervioso central, del sistema
perceptivo, del desarrollo somático en general) y, de modo muy
esencial, de la experiencia acerca de ser uno mismo en la convivencia con otros (proceso de personificación dentro del contexto micro y macrosocial) (ERIKSON, 1966; ENGEL, 1962;
Lmz, 1970).
Especialmente demostrativos son los estudios de SPITZ (1965)
acerca de las primeras fases del desarrollo. La figura decisiva
en el proceso de socialización del desarrollo del Yo es la mother­
ing person. Le proporciona al niño no solamente alimento, cálido
cobijo y amor, posibilitando en tal atmósfera optimal frustration
que actúa structure (and ego) building, sino que es el primer
Tú para el establecimiento de relaciones objetales, preparando
así la comunicación semántica en el trato con personas.
Las condiciones en que crece. el niño, del contacto cutáneo
entre madre e hijo, de la libertad o de la restricción orales l
anales, de la posibilidad de movimiento en el espacio, de fa
familia y su lenguaje, de la sociedad en que se vive y de sus
formas de interacción y sus fines, de la vivienda (ciudad, campo, vivienda pequeña, etc.) contribuyen al desarrollo.

Consciencia

acerca del propio yo

101

Tan sólo en el curso del ulterior desarrollo, en la ampliación del contexto social más allá de la familia propiamente dicha,
a través de modelos (mediante las así llamadas identificaciones),
se pueden ampliar, formar y consolidar, a través de la autoafirmación en la vida, la consciencia de papeles por parte de la
imagen de sí mismo, el sentimiento de autovalía y, por último,
la seguridad de ser uno mismo, de un modo coherente, equilibrado y firme.

3.3.3.

Vivenciarse a uno mismo y cultura

La psicología interétnica comparada señala que la delimitación de un individuo como ser autónomo está especialmente
acentuada en las culturas europeas occidentales, mientras que,
por el contrario, otras culturas, como las de Asia oriental y sudoriental, no han desarrollado tal concepto autónomo-individualicta del Yo. Los sujetos pertenecientes a estas últimas culturas
se sienten más bien. partes del grupo familiar, aisladas e incompletas (KIMURA, 1965, 1967, 1969; WuLF, 1972, ego de grupo,
PARIN y MoRGENTHALER,
1964; CHANG, 1982; H1TSON-WEmMANN y Susssx, 1971).
Las repercusiones de ello sobre la psicopatología no están
en la actualidad claramente explicadas aún, debido a la ausencia de estudios descriptivos diferenciados.
Las afirmaciones de WuLFF ( 1972) acerca de la supuesta ausencia de
«trastornos del Yo» en esquizofrénicos del Vietnam no son convincentes.
Más probable es que los esquizofrénicos vietnamitas no viven ni articulan
los «trastornos del Yo» en el sentido de la psiquiatría alemana clásica,
de modo análogo a los esquizofrénicos de las culturas occidentales (véan.se, p. ej., las afirmaciones de dicho autor con respecto al lenguaje). Pero,
dado que los esquizofrénicos de dicha cultura «llaman la atención» por
el hecho de que se salen del complicado sistema de interacción sociolingüístico, y en cuanto a su modo de hablar y de comportarse no se
ajustan al comportamiento in terhumano «correcto», puede deducirse que
no disponen ya, con seguridad, de su propia identidad con· papeles, ya
que para ajustarse bien a un sistema de comunicación tan complicado,
uno ha de disponer. de las dimensiones elementales del Yo consignadas
en 3.2.1 y 3.2.5.

En la referencia mágica al mundo, en los estados de posesión
(frecuentes fuera de Europa), en el mediumnismo, los estados

102

Introducción a la psicopatología general

de trance (véase PETERS, PRICE-WILLIAMS, 1983), en los éxtasis religiosos místicos, el "sí mismo" se experimenta otro, y
sobre todo menos delimitado, que en la cultura occidental.
3.4.

EXPLORACION

La consciencia del Yo es experimentada en la autoobservación y puede ser verbalmente comunicada. Las modificaciones
patológicas de la consciencia acerca de uno mismo son exploradas, unas, mediante interrogatorio y, otras, se pueden deducir
a partir del comportamiento, de las vivencias, de los síntomas
del enfermo (véase: patología). Mas también existen ego­proiile­
scales (BELLAK, 1973; SEMRAD, y cols., 1973). Los componentes de la energía/ debilidad del Y o pueden determinarse como
«neuroticismo» mediante escalas de autoevaluación (EYSENCK,
1967).

3.5.
3.5.1.

PATOLOGIA

Despersonalizacións

Esta denominación global comprende los más diversos trastornos de la vivencia del propio Yo.
La manifestación más frecuente de despersonalización es el
sentimiento de estar alejado de sí mismo, de aparecerse uno a sí
mismo extrañado, desvitalizado, irreal, fantasmal. Un «yo que
observa» persiste ante ello como vivenciando y dándose cuenta
de la transformación, casi siempre sin preguntarse acerca de
ella. Cuando se interroga adecuadamente, se pone de manifiesto que el extrañarse de uno mismo (despersonalización) corresponde a un extrañamiento del entorno humano y del entorno
constituido por cosas (desrealízación), aun cuando en principio
se le impone más manifiestamente al sujeto afectado uno u otro
extrañamiento (el personal o el del entorno). Pero ambos van
unidos, como corresponde a la unidad entre el Yo y su entorno.
Cuanto menos se experimente un sujeto a sí mismo de un modo
9
S. AcKNER, 1954; BRAUER, 1970; BURGER,
GLATZEL, 1971; GOPPERT, 1960; LEHMANN,
1968; SEDMAN, 1970, 1972; ÜBERST, 1983.

1910;
1974;

V. GEBSATTEL,
MEYER, 1959,

1937;
1963,

Consciencia

acerca del propio yo

103

lógico y natural, tanto más extraño y ajeno se le aparecerá también su entorno.
Si se analiza más exactamente se pueden considerar afectadas las dimensiones 3 .2 .1 a 3 .2 .5 (véase 3 .5 .2 a 3 .5 .6).
Ejemplos:
P 1 (depresión neurótica):
«No soy ya más que una sombra ... ya no siento nada ... todo está
como lejos, muy lejos ... como en una niebla» (despersonalización y desrealización).
P 2 (antigua esquizofrénica):
«Me he vuelto insegura... tengo una gran tendencia a dudar de
todo ... Nada me resulta ya natural... las cosas no están ya tan claras y
lógicas... se vive juntos, pero cada cual está solo, por su lado... Me
siento lejos de los demás, de mi marido y de mis hijos, es como si viviese una vida aparte.»
Pérdida de la «naturalidad» (BLANKENBURG,. 1971). Despersonalización
y desrealización en el sentido de lejanía y extrañeza.

Causas:
N. B.: El grado de despersonalización y desrealización varía mucho.
con arreglo a la sintonización de las relaciones con las demás personas.
En crisis de relaciones pueden surgir manifestaciones de despersonaliza-·
ción o bien pueden acentuarse. Por otro lado, la simpatía y participasensación de extrañamiento. En muchas ocasiones, durante el tratamiento ..
psicoanalítico, surgen fugaces e intermitentes manifestaciones de despersonalización. Es importante reconocerlas, a fin de evitar diagnósticos
apresurados de psicosis y las correspondientes angustias y temores.

Tales vivencias de extrañamiento son nosológicamente inespecíficas, es decir: no son patognomónicas con respecto a una
determinada enfermedad. Pueden aparecer:
a) En ciertos sujetos sanos que se encuentran en situaciones especiales (fatiga, ·agotamiento).

b) En la adolescencia.
e) Como manifestación más frecuente y destacada en neurosis (depresión neurótica, neurosis obsesiva, fobias) especialmente durante crisis vitales (relativas a relaciones con otras
personas) y también durante el transcurso de. un psicoanálisis.

Introducción a la peicopatoiogia general

104

d) En todas las demás formas de depresión y en especial
en las llamadas depresiones endógenas.
e) En muchos esquizofrénicos (en especial como síntomas
premonitorios o iniciales, pero también durante la enfermedad).
/) En psicosis· tóxicas. por efecto de analgésicos e hipnóticos, así como en otras psicosis con base somática.
En muchas psicosis (sobre todo en las esquizofrenoides) se
pueden encontrar afectadas alguna o varias de las dimensiones
antes mencionadas, hasta el trastorno general y más grave del
sentirse uno mismo. Una serie de modos de vivenciar y de· comportamiento psicóticos pueden comprenderse a partir de una
exacta consideración de los trastornos del vivenciarse a uno
mismo.

3.5.2.

Vitalidad del Yo

El sentimiento acerca de la propia corporalidad puede disminuir o bien desaparecer (véase ,3.5.1). Hay enfermos graves que
no están ya seguros de existir realmente, de vivir aún.
En la manía se experimenta, incrementada, la vitalidad del
Yo. Raras veces resulta de ello un auténtico delirio de grandezas.
Ejemplos:
P 22 (esquizofrenia):
«Es por así decir la cuestión principal, si yo soy y si estoy unido.»
«i. Vivo todavía?» (trastorno de la vitalidad y de la consistencia del Yo).
Este modo de vivenciar conduce a perplejidad y angustia, a angustia
de ruina y de muerte. El paciente puede incurrir en estupor catatónico
o en pánico con tempestad de movimientos para sentirse a sí mismo al
precipitarse contra obstáculos.
El paciente muestra períodos de hiperventilación y respira así para
experimentar que todavía vive: hiperventilacíón
catatónica, realización
forzada de la elemental función vital de recambio de aire para asegurarse a sí mismo: «vivo aún».
P 12 (esquizofrenia):
«Era como si la vida estuviese fuera, como si me hubiese secado.i.
tenía miedo de que el alma, la vida, se alejasen de mí.»
El paciente había sufrido un estupor catatónico.

Consciencia

acerca del propio yo

105

P 13 (esquizofrenia):
«Estoy cambiado, mi Yo no existe ya ... »
El paciente, sumido en perplejidad, no puede responder a sencillas
preguntas, ya que la amenaza a la vitalidad del Yo hace imposible que
se dirija a cualquiera.
P 56 (depresión endógena):
«Ya no existo... huelo ya como un cadáver.»

La tematización de las experiencias conduce al delirio (véase).
Formación delirante

Extrañamiento del propio ser uno mismo (y de su mundo),
que puede franquear el camino hacia el delirio:
Delirio hipocondríaco, delirio de enfermedad, delirio de destrucción del propio cuerpo.
Delirio de destrucción de la propia persona, de tener que
morir.
Delirio de no ser ya; delirio de que nada existe ya (delirio
nihilista general).
Delirio de que el mundo es destruido, junto con uno mismo:
delirio del fin del mundo.
Interpretación delirante de destrucción como amenaza desde
el exterior: delirio de persecución (delirio de aniquilación).
Como hipótesis psicodinámica cabe imaginar la siguiente
(que no está lo suficientemente demostrada 'de modo fenomenológico): compensación e hipercompensación de tales vivencias
de destrucción: vivencia de salvación, delirio de mejorar al
mundo, delirio mesiánico, etc. Cuando el paciente consigue formar un delirio así queda superada la vivencia de desvitalización.
Causas:

Todo género de depresiones, pero sobre todo la depresión
endógena grave, pueden coincidir con una pérdida de la vitalidad del Yo.
Los trastornos más graves de la vitalidad del Yo se encuentran en las esquizofrenias y en las psicosis tóxicas esquizofrenoides (LSD, mescalina, etc.).

106

. 3.5.3.

Introduccíon a la psicopatología general

Actividad del Yo

En los grados más ligeros del trastorno, la intencionalidad en
el pensar, el sentir, el percibir, en la motórica, está inhibida,
frenada, retardada. Incluso pequeñas decisiones cotidianas, acciones o el lenguaje hablado están dificultados.
Ello se manifiesta clínicamente en una lentificación que
puede llegar hasta el estupor y en un modo de hablar vacilante,
murmurante o por un mutismo (véase: Impulso).
En grados graves, los enfermos pierden la certeza lógica y
natural de que son aún sujetos que vivencian activamente, de
que pueden aún experimentar, percibir, sentir, pensar, hacer,
emprender e incluso moverse. Ello conduce a la perplejidad, la
estupefacción, la lentificación, hasta llegar al estupor.
En muchas ocasiones está gravemente alterado el sentimiento corporal y los pacientes no logran ya orientarse con respecto a
su propio cuerpo.
En algunos enfermos cabe la interpretación de que intentan
salir de este déficit de actividad, que les provoca angustia, realizando movimientos uniformes (estereotipias) o repitiendo monótonamente palabras o frases (verbigeración). Sin embargo, este
esfuerzo intencional acentuado puede provocar también una
agitación catatónica.
Asimismo puede darse una imitación automática de los movimientos de otras personas (ecopraxia) o la repetición de sonidos o palabras pronunciadas ante el enfermo (ecolalia). Algunos pacientes conservan en tal estado las posturas en que se
les coloca (flexibilidad cérea) 10•
Formación delirante

Se explica que el enfermo, que con frecuencia tiene también
un trastorno de los límites del Yo, experimente cuanto siente y
hace, aun como hecho y dirigido o controlado por otros:
Tales signos pueden darse también, rudimentariamente, en el sujeto
«sano»: repetición de palabras, mímica, gestos, etc., durante el vacío de
pensamientos, el aburrimiento, la perplejidad, la turbación.
10

/

1

Consciencia acerca del propio yo

107

Delirio de influencia (en la motórica, el pensamiento, el sentir, el percibir, al hablar, al gritar, etc.). Ya que la influencia
es experimentada casi siempre como algo opresor, siniestro, que
retiene y priva de libertad, es explicable la interpretación de
esta experiencia como persecución (delirio de persecución).
También corresponden aquí los. delirios de posesión (más
frecuentes en culturas extraeuropeas).

Ejemplos:
P 120 (esquizofrenia):
«Tenía la sensación de que me habían paralizado.»
P 37 (Esquizofrenia):
"En ocasiones no soy ya dueño de mis manos".

P 22 (esquizofrenia):
Hace movimientos circulares estereotipados con los brazos y, al hacerlos, contempla fascinado sus manos. Lo hace para sentir que es aún
capaz de moverse.
P 16 (esquizofrenia):
«No tenía ya fuerzas, no sabía con seguridad si era yo misma. No
podía ya dirigir mi propio pensamiento ni mis actos y estaba como atada.
En tal estado ya no podía ni hablar. Luego viene el miedo de ser violentada desde fuera, de ser manipulada, perseguida.»
La paciente había incurrido en un estupor catatónico a base de su
espantosa angustia, antes del cual se veía forzada a gritar.
P 127 (esquizofrenia):
El paciente grita con frecuencia como un animal torturado. Luego
dice: «No soy el que chilla, es que me influyen el nervio de la voz y
entonces me salen chillidos.»
P 21 (esquizofrenia}:
«Cuando veo a otros o les oigo hablar, puede suceder que yo hable
y me mueva igual que ellos y entonces me entra miedo de ser yo los
otros.» Ecolalia, ecopraxia, inseguridad acerca de la identidad del Yo.
«Si alguien cojea, yo tengo que andar más despacio.» Ecopraxia, apersonificación.

Causas:
Los trastornos más acentuados de la actividad del Yo se encuentran en esquizofrénicos y sobre todo en catatónicos. Pueden,
pero no siempre, tener sentimientos de incluencia extraña.

108

Introducción a la psicopatologia general

Presentan evidentemente un trastorno de los límites del Yo y
de la consistencia del Yo (escisión) como condición previa.
También las psicosis esquizofrenoides de otra índole muestran con frecuencia trastornos de la actividad del Yo: psicosis
tóxicas (LSD, mescalina), psicosis epilépticas (también los estados crepusculares). En depresiones graves existe una inhibición de ·ta intencionalidad que llega al estupor, pero aquí, de
todos modos, sin sentimiento de influencia extraña.

3.5.4. Consistencia y coherencia del Yo
Los enfermos no se experimentan ya a sí mismos como
unidad lógica y natural, como una totalidad coherente, con
unas determinadas consistencia, coherencia y continuidad
humanas. El sentimiento y el pensamiento se hallan disociados.
Se sienten íntimamente desgarrados (véase: ambivalencia),
escindidos y están angustiados. Pueden entonces rigidificarse (estupor catatónico) o bien incurren en pánico (agitación catatónica).
Algunos se sienten desgarrados por potencias divergentes y
padecen, incluso corporalmente, la tortura de este desgarro.
En la escisión existen duplicaciones, con una relativa autonomía de las partes, así como· también el sentimiento de disolución.
Tales vivencias de escisión y disolución van casi siempre
unidas a graves trastornos de la identidad consigo mismo (del
Yo) y también a desorientación con respecto al propio cuerpo 11•
Formación delirante

La autoexplicación delirante de esta existencia esquizofrénica adopta múltiples formas.

---"--

11
La heautoscopia (vivencia del «doble») es la aparición óptica (rara)
de la propia figura, estando intacta la vivencia relativa al propio Yo.

Consciencia acerca del propio yo

109

Delirio de destrucción, delirio de disolverse.
Delirio de ser desgarrado por potencias buenas y malas, por
el cielo y el infierno, etc.
El delirio de destrucción puede referirse también a todo el
mundo (delirio de fin del mundo) o incluso al universo entero
(delirio de catástrotes cósmicas, de que el sol se hace pedazos,
de que explotan estrellas, etc) 12•
Con una autonomía relativa de las partes puede llegarse a
un delirio de duplicación del Yo o de pluralidad del Yo, delirio
de multiplicación.
Ejemplos:
P 22 (esquizofrenia):
« ... hay en mí un gran revoltijo ... , ¿dónde está mi nariz?, ¿qué ha sucedido con mi boca y con mi brazo derecho? Ya no sé qué es la derecha
y qué es la izquierda. No sé bien dónde está mi pierna izquierda.
En el lado derecho soy un hombre .. en el lado izquierdo una mujer.
A la derecha soy mi padre y a veces mi madre. Sólo es mía la mitad
de mi sangre. la otra mitad es de un hombre o de una mujer.
Tan sólo la mitad de mi opinión es mía, la otra mitad es de otros,
de parientes, de voces.
Hay una gran mezcla en mi cabeza y mi cuerpo ... , también el estómago y el cuello me dan vueltas.»
El paciente está sumido en gran perplejidad y en subestupor, pero
puede decir aún qué es lo que experimenta.
P 25 (esquizofrenia):
«Tengo dos cabezas.»
P 34 (esquizofrenia):
«Me han multiplicado» (pluralidad).
«Llevo un monstruo de cuatro cabezas» (delirio de monstruos).
P 38 (esquizofrenia):
«Yo soy nosotros» (multiplicación del Yo y fusión).
P 37 (esquizofrenia):
«Tenía miedo de que todo volase por los aires cuando echaban a
volar las palornas.»
Miedo a la disolución del Yo y de que el Yo estalle; huye presa
de pánico.

12

Esta temática puede anunciarse mediante sueños.

110

Introducción a la psicopatología general

P 137 (esquizofrenia):
«Me han quitado el alma y la han repartido.»
P 206 (esquizofrenia):
"No puedo vivir y ordenar juntos pensamientos

y sentimientos".

P 35 (esquizofrenia):
"Tengo un esqueleto curvo, es el conocimiento

de mi cuerpo".

·

P 37 (esquizofrenia):
"Me siento como una masa amorfa y viscosa que goteó y se derramó sobre el diván".

Causas:

Las alteraciones acentuadas de la consistencia del Yo se pueden dar en esquizofrenias y en psicosis tóxicas esquizofrenoides.

3.5.5.

Demarcación del Yo

Los enfermos se sienten desnudados, expuestos, indefensos,
entregados a todas las influencias exteriores.
No pueden diferenciar ya entre el Yo y el no-Yo, entre
aquello que «Se figuran» y lo que se aproxima a ellos desde
«fuera» de ellos mismos.
Pierden así el control de la realidad: no saben ya qué es
realidad común interhumana y están aislados en un mundo propio desrealizado-autístico (alienación).
Si esta experiencia va surgiendo lentamente, los enfermos se
van retrayendo en ocasiones cada vez más en sí mismos, se encapsulan (autismo).
En algunos enfermos destaca, en primer plano, el sentimiento
de extrañeza, del estar apartados espacial y temporalmente: un
sentimiento de estar extraviado y de alejamiento, desrealización,
dificultades de comunicación, aislamiento, mutismo en la desesperación de poder llegar aún a entenderse con otras personas.
Ya no existe el mundo común con los demás hombres, el
mundo no es ya patria, vivienda.
La superación aguda de la vivencia puede dar lugar a una
rigidificación por espanto (estupor catatónico), interrumpido
eventualmente a veces por agitación catatónica.

Consciencia

Formación delirante

acerca del propio yo

111

·

El sentimiento de extrañeza y de lo insólito-inquietante constituye el humor delirante. El enfermo está entregado, indefenso,
a las influencias exteriores (delirio de influencia): fuerzas extrañas influyen sobre su pensamiento, otros leen lo que piensa,
dirigen sus actos, etc. (véase: actividad del Yo).
Ciertos enfermos creen vivenciar ellos mismos lo que ven u
oyen en otras personas (apersonificación). O bien piensan que
otros experimentan o hacen aquello que en realidad sienten o
realizan ·ellos mismos (transitivismo). Así, ciertos enfermos pueden formar un delirio referente a que no son ellos mismos los
que están enfermos, sino que están ahí para ayudar a las otras
personas enfermas (delirio altruista, delirio de curación).
Como hipótesis psicodinámicas caben las siguientes (si bien
no están fenomenológicamente fundamentadas):
El afán de superar estas experiencias puede (hipotéticamente) conducir a tentativas de compensación y de hipercompensación: en un manierista «saltar por encima» de la extrañeza y
de lo insólito-inquietante, del hallarse ilimitadamente expuesto
y entregado: llegándose así a un delirio de comunicación mágica
universal, e incluso de omnipotencia o bien a un delirio de exaltación y éxtasis divinos, de inspiración divina, etc.
La soledad y el destierro en el mundo pueden ser hipercompensados en el delirio altruista: ayudar, como sanador, a otros,
mejorar y renovar el mundo como redentor, mesías, enviado de
Dios, hijo de Dios (delirio de redención, delirio mesiánico y profético, etc.).
Ejemplos:
P 22 (esquizofrenia):
«Mi cerebro está trastornado... tengo que cerrar los ojos, porque si
no no sé qué es lo que está fuera y lo que está dentro y hay un gran
lío dentro de mí ... »
«Existen voces exteriores y voces interiores», las voces interiores las
siente pasando a través de su cuerpo.
«Ya no puedo salir fuera de mí mismo.»
Incapacidad de dirigirse hacia las personas y las cosas y de establecer
diferenciaciones en el mundo exterior.
«No sé si es invierno o verano, lo que está arriba y lo que está
abajo ... , lo que es derecha y lo que es izquierda ... »

112

Introducción a la psicopatología general

P 130 (esquizofrenia):
«No habito ... estoy bajo mis ojos ... debajo de mis párpados» («falta
de patria», aislamiento, alienación).
P 154 (depresión):
«Tengo que sufrir todo lo que las demás personas aquí, en la clínica,
tienen que soportan> (apersonificación).
P 155 (esquizofrenia):
«Lo mismo que me achicharran a mí, están achicharrando a muchos»
(transitivismo).

Causas:

Los trastornos acentuados de la delimitación del Yo son característicos de esquizofrenias y también de psicosis esquizofrenoides de naturaleza tóxica (LSD).

3.5.6.

Identidad del Yo

Inseguridad acerca del ser uno mismo, de saberse él mismo
desde que nació. Encontramos esto c¡1 múltiples formas.
Los trastornos más leves se manifiestan como sentimiento
de lejanía, de distanciamiento, de extrañeza, de lo insólito-inquietante con respecto a sí mismo (despersonalización en el uso más
corriente del término).
En casos graves desaparece la certeza del «yo soy yo mismo».
El enfermo no sabe ya quién es. Esto coincide con frecuencia
con trastornos de la vivencia del propio cuerpo, de la consistencia del Yo y de la vitalidad del Yo.
Formación delirante

En lugar de la identidad perdida puede surgir una nueva
identidad. El enf ermo cree ser otra persona distinta de la que
en realidad es. En nuestra opinión, en esta transformación delirante de la personalidad o de falseamiento de la identidad, se

Consciencia

acerca del propio yo

113

trata casi siempre de una acentuación de significación y de rol
(excepción: la depresión con· delirio de culpa).
En ocasiones también tiene lugar una transformación delirante de sexo (transformación delirante de sexo).
En raras ocasiones se da una transformación delirante en
un animal.
Existe un trastorno de la identidad del Yo en el transcurso
del tiempo, cuando el enfermo afirma ser ahora otro del que
era antes 13, o cuando crea de nuevo, de un modo delirante, su
propia biografía, diciendo, p. ej., que hace ya miles de años
que está en la tierra. Aquí se trata de una forma de delirio de
origen, que se encuentra más frecuentemente como delirio acerca de un origen distinto al auténtico (y que casi siempre se refiere a una alcurnia más elevada).
Casi siempre existe aún, junto a ello, un saber acerca del
origen real y el enfermo vive «una contabilidad por partida
doble» (BLEULER, E., 1911), vive ambas realidades conjuntamente:· 1a realidad que tiene en común con los demás y la realidad delirante (véase: delirio). Este delirio de origen no llega a
alcanzar gran importancia en cuanto a la actuación en la vida.
Esto último se encuentra más bien en el delirio de transformación, sobre la base de modificaciones psico-orgánicas.
Ejemplos:
P 21 (esquizofrenia):
«Tengo miedo de ser los otros. Sé que no es así, pero, sin embargo,
tengo ese miedo ... Me gustaría encontrarme siendo yo mismo ... Quiero
encontrar mi papel dentro de la sociedad; un S. no puede ser jamás un
individuo corriente, ha de hacer siempre algo extraordinario ... Así tengo
que ser también extravagante, para experimentarme a mí mismo como
siendo propiamente mío. Por ello, no puedo. hacer como otras personas

13
Personalidad alternante: los histéricos se vivencian a sí mismos
(muy raramente) y durante cierto tiempo como una personalidad distinta, manifestando que no recuerdan nada de su vida anterior. En esta
secuencia de personalidades distintas existe, desde luego, consciencia acerca de sí mismo, del propio Yo, pero falta la continuidad del Yo a lo
largo de toda la vida. Véase revisión de la literatura en CuTLER y REED
(1975).

114

Introducción a la peicopatolog ia general

corrientes, por ello no puedo renunciar a los símbolos que he imaginado.»
«Mi cara cambia según a quién tenga enfrente.»
Perplejidad, catatónico-rígido. Lentificación del pensamiento y del lenguaje. Simbolismo personal. Inseguridad acerca de la propia identidad.
Apersonificación.
Comportamiento «extravagante»
por búsqueda patológica de la identidad.
P 15 (esquizofrenia):
«Ya no sabía con seguridad que soy U. Mis parientes estaban también
transformados, me parecían no auténticos, disfrazados como personajes
de teatro. Todos mis pensamientos estaban revueltos. Era como en La
vida es sueño, de Calderón ... No podía distinguir ya entre lo que era
realidad y lo que era irnaginaclón.»
Despersonalización
y desrealización.
Trastorno de la consciencia de
realidad. El paciente estaba sumido en un estado de ánimo de perplejidad,
de angustia y de extravío y no podía ya hablar ni moverse (mutismo y
estupor).
P 16 (esquizofrenia):
«Lo más siniestro era que ya no sabe uno que es uno mismo. No se
puede determinar ya lo que se hace, los propios pensamientos... está
uno como atado ... Al mismo tiempo se angustia uno, se siente forzado
y manipulado desde fuera. Mi cuerpo estaba como deformado, desfigurado.»
El paciente estaba rígido de estupor, a causa de su angustia, tenía
que gritar, pero no podía ya hablar.
P 17 (esquizofrenia):
«Tenía la sensación de que era una vieja y me transformaba en mi
madre y mi madre se transformaba en mí. El miedo hacía que se mezclasen todos mis pensamientos.>>
P 22 (esquizofrenia):
«Mi piel es distinta, tengo piel de vaca en la nariz y también en
otros sitios del cuerpo.»
(¿Por qué está tan tieso?) «Porque no sé qué hacer, quién soy yo.
Tengo aburrimiento y agorafobia, las dos cosas juntas.»
(Se · 1e llama por su patronímico.) «Sí, soy Werner, cuando me lo
dice usted así sé de nuevo quién soy yo.»
P 23 (esquizofrenia):
Repite constantemente:
«Soy un hombre.» Asegurarse
mismo por sentir amenazada la consciencia de identidad.

acerca

P 24 (esquizofrenia):
Repite constantemente:
«Yo soy el que soy.» Asegurarse
sí mismo por un inseguro sentimiento de identidad.
P 34 (esquizofrenia):

de sí

acerca

de

Consciencia

acerca del propio yo

115

«Soy un animal... llevo conmigo un monstruo de cuatro cabezas ...
estoy embarazada y daré a luz un animal.»
«Estoy fabricada. como la santa de Dios, soy el diablo.»
Delirio de gravidez con animal. Delirio de transformación,
delirio
de redención y delirio de culpa.
P 35 (esquizofrenia):
«Tengo otro esqueleto, una mano de forma curva, éste es el conocimiento de mi cuerpo ...
. . . masculinamente soy de Suiza, femeninamente de la Argentina.»
P 37 (esquizofrenia):
«Mi carne no es como la carne de otras personas.»
P 129 (esquizofrenia):
«Probablemente no soy de este mundo ... no soy como las demás personas ... ¿por qué tendría entonces que tener un nombre?»
P 27 (psicosis esquizofrenoide en epilepsia):
«Soy profesor de Medicina veterinaria, director del establecimiento,
y estoy aquí para hacer la hebefrenia. Soy maestro de obras, maestro de
obr=s superior, inspector de construcciones cantonales ... »
Drsde el punto de vista psicodinámico se puede considerar el delirio
com una compensación de sentimientos de inferioridad en una inteligencia subnormal.
P 151 (enfermedad de Pick):
El enfermo, gravemente psico-orgánico, se creía presidente de la Confederación y viajaba sin billete a su «puesto oficial».

Causas:
a)
b)

e)

3.5.7.

Es más frecuente en la esquizofrenia.
En depresiones graves (p. ej.: <<. .• soy el diablo»).
En psicosis a base somática
crónico).

(psicosíndrome

orgánico

Imagen de sí mismo

El modo de verse cada cual a sí mismo, lo que piensa acerca
de sí mismo, la imagen que tenga de su personalidad, pueden
experimentar múltiples oscilaciones y modificaciones, sin que
por ello se afecte el sentimiento de sí mismo en el sentido de
3.2. 1-3.2.5.

116

Introducción a la psicopatologíageneral

Varía mucho también hasta qué punto este concepto de sí
mismo es compartido por otras personas, o hasta dónde resulta
inadecuado, deformado, hasta qué punto es considerado como
demasiado modesto o demasiado exagerado.
3.5.7.1.

MODIFICACION
DEL MODO DE SER,
TRANSFORMACION
DE LA PERSONALIDAD

El sentimiento de transformación del modo de ser, de transde la personalidad, puede establecerse durante el devenir de la vida, sobre todo durante épocas desgraciadas o de
sufrimiento, cuando es afectado uno por el destino.
Esta modificación del modo de ser es percibida con distinta
claridad con arreglo al grado de reflexión acerca de sí mismo.
En la pubertad y al comienzo de la adolescencia puede aparecérsele nítidamente al sujeto su propia transformación en
cuanto a personalidad, sobre todo en la época en que el individuo se separa del estricto círculo familiar.

1 ormacián

En este período de crisis y en ciertas personas más propensas y que corren más riesgo (de "Y o débil"), pueden tener
lugar espontáneamente conmociones más profundas de la
personalidad, con sentimientos de depersonalización (las llamadas crisis de adolescencia), y también en ocasiones surgen
graves trastornos de la vivencia del propio Yo en la esquizofrenia (que en los varones tiene su primer período de manifestación hacia los diecisiete años). Tales crisis aparecen bien
espontáneamente, bien por sobrecargas suplementarias debidas a cambios en el entorno, y con ellos modificación de
papeles (separación con respecto a la familia, servicio militar, aprendizaje profesional, noviazgo, matrimonio, paternidad, etc., KRAus, 1980).
·
Puede experimentarse un cambio de la personalidad en graves y prolongadas enfermedades (en especial en aquellas que son
letales), en invalideces o mutilaciones («psiquismo de minusválido»), durante cautiverios prolongados (campos de concentración) y también por vivencias de guerra.

Consciencia

3.5.7.2.

acerca del propio yo

11 7

OBSESIONES

Ciertos impulsos o tendencias en relación con determinados
actos, pensamientos, representaciones, son rechazados por la
consciencia y por la conciencia moral o bien por una reflexión
«racional» como contrarios a la ética, amorales, absurdos, irracionales, que se imponen sin motivo. Son considerados por la
personalidad como no correspondientes a su imagen propia y
rechazados. Pueden aparecer entonces como ajenos a la personalidad, «no propiamente correspondientes a mí», «no deseados». El sujeto en cuestión es «asaltado» por tales impulsos y
temores (véanse: obsesiones y fobias). En la llamada neurosis
obsesiva, las obsesiones son desde luego ajenas a la personalidad .
pero no aparecen como «hechas» desde el exterior. Los ·esquizofrénicos pueden experimentar, en este estricto sentido, obsesiones «auténticas», así como todo género de transiciones hasta la
completa caída, falta de libertad, en un «control ejercido desde
el exterior».
3.5.7.3.

SENTIMIENTO

DE AUTOESTIMA

El sentimiento de autoestima (en inglés: sel/ esteem) va íntimamente unido a la imagen de sí mismo. Las variaciones osciJan entre el sentimiento exagerado de autoestima (con arreglo
al juicio de los demás) y los sentimientos de inferioridad. Ambos
pueden extenderse a la existencia entera, pero en ocasiones pueden estar más bien presentes en el sector de los rendimientos
intelectuales o en la toma de posición con respecto al propio.
cuerpo.
Los dos aparecen como rasgos adquiridos del carácter y, entonces, generalmente persisten o duran casi siempre mucho, o
bien están psicóticamente fundamentados, siendo entonces, por
lo general, episódicos.
Como rasgo del modo de ser:
Personas vanidosas y pagadas de sí mismas, altivas, arrogantes, etc.
Personas inseguras de sí mismas, vacilantes, tímidas.
Psicóticos.

118

In traducción a la psicopatologia general

En la manía: exaltación y ampliación del sentimiento
autoestima.
En la depresión: devaluación de sí mismo.

de

Intensamente cambiante en personalidades "borderline",
en esquizofrénicos.

3.5.8.

Energía del Yo

Debido a la complejidad de este concepto-constructo global
no se pueden proporcionar datos concisos acerca de la patología
de esta dimensión. Más adecuado parece tener en cuenta el
aspecto de la existencia próximo al «poder ser libre» humano,
en todos los modos del vivenciar y del comportamiento de un
sujeto.
_
Las personas con un «Yo débil» no pueden desplegar suficientemente su ser propio. Viven en muchas ocasiones de modo
incorrecto, con arreglo al modelo representado por otros (p. ej.:
del educador, de la sociedad, del «se»). En un esfuerzo por comportarse de un modo ajustado a la norma es reprimido lo auténticamente propio, o bien se atrofia o se abre paso bajo una forma
desviada (perversión).
Hemos de mencionar la decadencia de cualquier género, la
falta de Iibertad para ser uno mismo. He aquí algunas características: la influenciabilidad, la dependencia e impropiedad del
sentir, del querer, del pensar, del hacer en el infantilismo; la
decadencia histérica; la limitación de la capacidad de obrar
por obsesiones y fobias; las múltiples alteraciones de la referencia que se manifiestan como perversión en la esfera sexual; el
caer en la adicción a drogas.
,

Hemos de mencionar aquí el cuadro, tan polimorfo, de
la personalidad borderline (límite), que se manifiesta clínicamente tanto en la consideración transversal, como en la
longitudinal, como expresión más grave del carácter narcisista (de Yo débil): véase en cuanto a literatura a BLANCK
(197 4/179), Kon trr (1971), KERNBERG (1975/76), GRUNEBERGER
(1976), AKTHAR y THOMSON (1982), HENSELER
(1976) ..

Consciencia

acerca del propio yo

119

La más grave disolución de todo ser uno mismo se encuentra
en la existencia esquizofrénica (véase 3 .5 .2-3 .5 .6).
En la euforia maníaca, el sujeto pierde el contacto con la
tierra firme. Una maníaca afirma, p. ej.: «Tengo demasiado aire
bajo mis pies.» En el abatimiento melancólico predomina la
nulidad de todo lo propio. Al enfermo psico-orgánico, durante el
psicosíndrome amnésico, no se le «temporaliza» ya la existencia
como curso vital de pretérito, presente y futuro.
Como resumen de la patología de la consciencia de sí mismo que
hemos venido exponiendo, incluimos a continuación un diálogo inicial
(no retocado) en el que se manifiesta la afección de las distintas dimensiones de la consciencia de sí mismo.
Para una elaboración hermenéutica hay que tener ante uno, escritas,
estas densas manifestaciones verbales de los enfermos, a veces incluso
abreviadas como llamadas de socorro, y mejor a partir de un protocolo
registrado taquigráficamente (con observaciones acerca del comportamiento no verbal). Los registros mediante cinta magnetofónica (y video) alteran con frecuencia más aún a estos enfermos dispuestos al delirio, que
en su angustia y perplejidad observan su entorno y están mucho más pendientes de lo que les rodea. Queremos mostrar, al mismo tiempo, cómo
la ordenación gráfica facilita una neta separación entre protocolo, observación e interpretación (los comentarios son muy sucintos por razones de espacio).

P. 179 (primer brote esquizofrénico, reciente):
Protocolo

Comentario

(Se trata de un joven alto y delgado, moreno. Se toca constantemente la cabeza y monologa.)
Ya no puedo salir de esto ...

Trastorno de la referencia a la realidad, de la orientación con respecto a la misma, pérdida de la
«Visión global».

temporalmente

Trastorno también
temporalidad.

de

la

propia

120

Introducción a la psicopatologia general
Protocolo

Comentario

día y noche
(lo repite muchas veces)

Día y noche como «jalones de
orientación» que se conjuran mencionándolos repetidamente.

¿es que vivo en la selva virgen,
como el primer hombre?

Aislamiento, alienación, sin árbol
genealógico, sin familia que posibilite la «identidad de origen».

(se olfatea ambos dorsos de sus
manos)

Olfateo como comportamiento arcaico de búsqueda, busca de sí mismo, aseguramiento de la propia
entidad bajo la amenaza que afecta
a la identidad. Amenaza a la vitalidad (¿olor a muerto?). ·

me parece que es como si no estuviese aquí, todo está perdido

Amenaza a la vitalidad del Yo
(consciencia de existencia, JAS?ERS).
A la destrucción de uno mismo
corresponde la destrucción del
mundo.

me ha asombrado de dónde procede un hombre

Pregunta acerca de la identidad de
procedencia.

me agarro mucho a mí mismo

Expresa su perplejo tocarse a sí
mismo con los dedos, su afán por
sentirse a sí propio (vitalidad, actividad, consistencia).

(se contempla asombrado ]as manos)

Observación de la actividad del Yo
(amenazada), de la vitalidad del
Yo (¿identidad?).

e'I muy probable que viva todavía,

Amenaza a la vitalidad del Yo.

en todo caso creo que vivo aún

Autoaseguramiento bajo la amenaza a la vitalidad del Yo.

sí, vivo aún

Autoaseguramiento bajo la amenaz-t a la vitalidad del Yo.

tengo miedo de la realidad

Miedo a la realidad, es decir: a la
ruina y destrucción del Yo.

(pasa su dedo índice a lo largo del
borde de la mesa)

Experiencia táctil del espacio para
orientarse y para sentirse a sí
mismo.

35978
R.N.E. 17189

\,,.M.?-".

Consciencia acerca del propio yo
Protocolo

121

Comentario

camino cada vez más atrás

Cavilaciones
di! origen.

y finalmente no puedo decidir si es
realidad o no

En sus cavilaciones pierde la consciencia de experiencia y de realidad.

no sabía ya si yo soy, miraba constantemente el espejo

Pérdida de la identidad del Yo.
Autoaseguramiento
y control mediante el espejo. La cara como portadora especial de la identidad
del Yo.

no me puedo fiar de mí mismo

Debilidad

acerca de la identidad

del Yo, inseguridad acer-

ca de la identidad.

no podía ya clasificarme.
Miro demasiado
demás.

Pérdida de la consciencia
(imagen propia).

lo que hacen

de roles

los

Orientación. Busca apoyo en el «alter ego», en el «no Y O» dada la
debilidad propia.

afirmar a

Debilidad del Yo, debilidad
de
puesto social, amenaza existencial.

o bien me repito: soy el mejor y
entonces tengo que afirmarme.

Superar la propia debilidad exige
un esfuerzo de autoafirrnación.

Busco fuera, a mi alrededor, una
máscara, una especie de apoyo,

Reconoce esta superación inauténtica para intentar lograr un nuevo
apoyo.

y luego, de nuevo, quiero ayudar a
todo el mundo (mueve perplejo la
cabeza)

El «ser para los otros» posibilita
una mejor experiencia de sí mismo.

Creo que no me podría
mí mismo

(se coge la cabeza)
hay algo ahí, entonces
traigo

me

con-

quiero afirmarme
quiero estar representado en todas
partes
para intervenir hablando en todas
partes.

Perplejo, tiene «la cabeza vacía».
Esfuerzo espasmódico
por lograr
claridad
para afirmarse a sí mismo,
para adquirir influencia,
para determinar

con los demás.

122

Introducción a la psicopatologia general
Protocolo

Comentario

Hablo demasiado,
escucho todo lo que dicen los demás, entonces me distraigo. Quiero
transmitirme a mí, en mi cerebro,
lo que dicen.

Orientación en el «no Yo» al estar
amenazada la consciencia acerca de
sí mismo.
Búsqueda de apoyo, de base.

Una mujer ha dicho: Ahora tenemos ahí a dos «maricas».

Se trata probablemente de una alucinación acústica; su angustia le
hace oír «SU tema» a partir de una
mujer.

Entonces fue como si me diese una
sacudida. Pensé que era marica.

Piensa de sí mismo que es homosexual (inseguridad en cuanto a la
orientación sexual como parte de
la identidad del Yo).

Cuando volví de vacaciones, todo
era distinto,

Desrealización.

hablaban acerca de mí.
Los demás no querían
nada de mí.

Delirio de referencia; voces ( ?)
Aislamiento, alienación (despersonalización).

saber ya

Yo mismo no creo ya en mí.

Resumen de la pérdida de consciencia acerca de sí mismo.

Hay algo que ha armado un lío
dentro de mí.

Inseguridad en cuanto a la orientación acerca de sí mismo y del entorno. Trastorno del pensamiento.

Todo tiene que interesarme.

En el delirio de referencia todo es
importante y significativo.

Todos tienen que bailar al son que
les toco. Tengo que ser el más
grande.

Todo gira en torno suyo. Deseo
espasmódico de poder, al vivenciar
la propia impotencia.

Me dejo influir por los demás.

Influencias extrañas coincidiendo
con impotencia propia.

Algo me dirige o me dirijo a mí
mismo.

Vivencia del «estar dirigido» desde
fuera, vacilante.

En estos últimos tiempos tengo la
sensación de que algo me revuelve
el cerebro

L.1 amenaza al Yo angustia, predomina, altera la posibilidad de pensar claramente,

Consciencia acerca del propio yo
Protocolo

123

Comentario

para buscar algo, ¿pero qué?

el «algo»
adelante).

(¿desde
Desde
sé, he
hemos
es que

Pérdida de la categorización del
tiempo; la existencia no se le temporaliza ya.

hace cuánto tiempo?)
hace dos semanas, pero no
dormido mucho tiempo y
llegado al mes de julio, ¿o
he perdido la memoria?

que él busca (ver más

O alguien quiere descubrir

«Alguien» expresa el perdido sentimiento acerca de sí mismo (se
trata de él).

lo que yo soy.

Búsqueda de la identidad del Yo.

y de dónde procedo yo mismo.

l dentidad del Yo (procedencia)

Yo mismo quiero saber

No «alguien»:

de dónde soy.

Procedencia. Identidad.

¿Quizá de otro mundo? Probablemente no.

Alienación. Destino de KasparHauser.
-".:

Pero quizá quiera usted saber si
mi madre es una puta

Madre como fuente de origen. Si
la madre es una prostituta, el padre
puede ser cualquiera y el origen
no puede aclararse.

quizá tenga yo miedo de quien podría descender mi madre ..

Identidad de procedencia u origen
no está clara a través de la madre.

Tengo miedo de que fuese un niño
de esos que dejan abandonados
ante una puerta.

Expósito-Kaspar-Hauser,

Tengo miedo de que no exista ya
nadie que me pueda consolar. ¿Y
para qué consolarme? (se ríe).

Aislamiento, alienación. Angustia,
busca de ayuda, de consuelo. Rechaza la angustia (aparece entonces paratímico).

Sencillamente,
los demás.

Se habla a sí mismo: se apoya demasiado en los demás.

miro

demasiado

a

él mismo.

Dudo de mí mismo.

Resumen de su amenaza a su Yo.

Me confundo a mí mismo

Perplejidad.

124

Introducción a la psicopatología general
Protocolo

Comentario

hay algo ahí, en la cabeza, pero no
sé qué, quizá he estudiado demasiado

Tentativa de rehacerse.

o es que hay algo más fuerte que
yo (se ríe).

Dada la propia impotencia, amenaza el poderío de los demás.

¿Es que soy de otro planeta?

Tema del origen, aislamiento.

Algo intenta revolverme

Duda ante la sospecha de una influencia extraña que disuelve la
consistencia.

o bien yo a mí mismo o algo.
Creo (ríe)
que yo a mí mismo.

y experiencia de la propia modificación como acontecer propio, no
dirigido desde fuera, por otros.

3.6.

LA PATOLOGIA DEL YO EN LAS PSICOSIS,
SEGUN EL PSICOANALISIS

Ya hemos aludido a que el psicoanálisis no desea describir,
sino explicar de un modo genético-psicodinámico los hechos.
Cierto es que cada una de estas interpretaciones ha de ir «guiada por· la experiencia» (FREUD, 1931, en el prólogo a NUNBERG)
si no quiere alejarse por completo de lo demostrable.
Vamos a revisar aquí brevemente la patología del Yo según
el psicoanálisis, en forma de referata y sin adoptar detalladamente posición con respecto a las teorías. Es de esperar que
diversos modos de consideración aludan a algo más o menos
análogo, aun cuando lo expresen con lenguajes muy distintos.
Las dimensiones fenomenológicamente elaboradas podrían proporcionar impulso para una mayor diferenciación de la teoría
psicoanalítica de las psicosis, y la patología del Yo, según el
psicoanálisis, podría hacer más profunda aún una observación
libre, dentro de lo que cabe, de interpretaciones. Como tercera
vía de la investigación se nos ofrece el. método estadístico-empírico (BELLAK, 1973, con su escala del perfil del Yo y SEMRAD
y colaboradores, 1973).
El propio FREUD no ha desarrollado ninguna teoría sistemática de las psicosis (véase a este respecto HARTMANN, 1964 a,

Consciencia

acerca del propio yo

125

pagina 375), y su interés principal (tras los trabajos tempranos
acerca de psiconeurosis de defensa y sobre el caso Schreber) se
dirigía más a las neurosis y a las perversiones. Pero de un modo
disperso, se encuentran muchas alusiones en su obra (véase también página 14).
Según FREUD (1924 a), se llega a la psicosis allí donde el Yo
es débil para mantener su papel de mediador entre las exigencias
del Ello y las necesidades impuestas por el mundo exterior. El
Yo capitula y regresa, negando la realidad, a un estadio narcisista (FREUD, 1911), con una transformación proyectiva del mundo exterior. El delirio es, por tanto, un rendimiento del Yo que
se defiende a sí mismo (tentativa de reconstrucción). El Yo puede resultar «deformado»,
«escindido»,
«dividido» (FREUD,
1924 b, pág. 391). Existe una escisión del Yo debida a un «desgarro en el Yo»ª (FREUD, 1938, pág. 60). La debilidad del Yo
puede ser también de índole orgánico-hereditaria [FREUD, 1937,
Die endliche und die unendliche Analyse («Análisis terminable
e interminable»)] .
Los epígonos de FREUD han conservado las hipótesis fundamentales. El principal mecanismo de defensa en la psicosis es
la regresión del Y o. La esquizofrenia es un trastorno de la estructura del Yo y de sus rendimientos, una enfermedad del Yo.
Existen muchas formulaciones análogas de esta enfermedad del
Yo: disolución del Yo, déficit estructural del Yo, alteración de
los límites del Yo, de la identidad del Yo, destrucción de Yoes
ideales (SCHILDER, 1925), enfermedad arcaica del Yo (AMMON,
1973), egopatía (KISKER, 1964, 1968), desgarramiento del Yo y
tentativa de recuperación de seguridad (SULLIVAN, 1962), defecto del Yo (FREEMAN y cols., 1965). Hemos de mencionar aquí,
como ejemplos, NUNBERG y FENICHEL. FEDERN y HARTMANN han
aportado nuevos puntos de vista con respecto a la esq uizofrenia 15•
NUNBERG (1939, 1971): psicosis-escisión de la función de
síntesis del Yo.
Véase el concepto de esquizofrenia de BLEULER (1908, 1911) y su
historia (SCHARFETTER, 1973).
1&
Las explicaciones dinámico-pulsionales del acontecer esquizofrénico a partir de una homosexualidad latente (FREUD, 1911) han sido
reanudadas recientemente, entre otros, por PoHLEN, 1969. No nos vamos
a ocupar aquí de las mismas.
1~

126

Introducción a la psicopatología general

ha destacado especialmente la función de
síntesis del Yo. Según él, en la psicosis se pone de manifiesto
un «fallo de la síntesis del Yo» (pág. 181). Pero en ia esquizofrenia paranoide «aumenta inconmesurablemente la función sintética del Yo, todo es unido entre sí y fusionado sin orden y
concierto y es sistematizado y finalmente resultan de ello las
ideas deliran tes» (pág. 181) 16•
Las conexiones paralógicas del pensamiento y el delirio constituyen expresión de la tendencia a la racionalización por parte
del Yo y sirven para rellenar las «lagunas provocadas por la
escisión del Yo» (pág. 179). Las alucinaciones ponen de manifiesto otro trastorno del yo: la del Yo que percibe (pág. 324).
Y finalmente, NUNBERG se atreve incluso a formular: «Los síntomas manifiestos son una ruidosa tentativa de restitución o de
NuNBERG

( 1971)

curación" (pág. 330)16, al igual que el propio

FREUD.

FENICHEL (1946, 1971) afirma que la psicosis es un hundimiento regresivo del Yo.
FENICHEL se apoya estrechamente
en FERUD, al igual que
NUNBERG.
También para él, el Yo psicótico es demasiado débil
para vencer a las exigencias del Ello. Rompe con el mundo exterior, el cual limita la satisfacción de sus pulsiones (1971, página 439). La ruptura con la realidad supone lo mismo que una
regresión al narcisismo, pérdida del objeto, retirada del mundo
exterior, hundimiento del Yo ( 1971, pág. 4 15). Los síntomas
esquizofrénicos constituyen, en parte, expresión directa de un
hundimiento regresivo del Yo y una «primitivización» (vivencias
de fin del mundo, sensaciones físicas, despersonalización, síntomas catatónicos); otros síntomas representan diversas tentativas
de restablecimiento (p. ej., la alucinación y el delirio) (1971,
página 417). Las alucinaciones son consideradas como «sustitutivos de percepciones» (1971, pág. 425).
Para FEDERN ( 1956) la psicosis es una derrota del Yo, un
trastorno de los límites del Yo.
De FEDERN proceden esenciales y nuevos puntos de vista
acerca de Ja psicología del Yo en las psicosis, para él todas
constituyen «enfermedades del Yo» (pág. 205). Las psicosis esquizofrénicas muestran la derrota del Yo. La diferencia esen-

16

El subrayado es del autor.

Consciencia

acerca del propio yo

127

cial con respecto a la concepción de FREUD de las psicosis como
tentativas de restablecimiento y, por tanto, como defensa, es la
siguiente: «La propia psicosis no constituye una defensa, sino
que es una derrota del Yo» (pág. 175). El proceso esquizofrénico consiste en una pérdida de la ocupación psíquica y somática
por parte del Yo 17• Tan sólo como defensa contra ello regresa
el Yo a anteriores estados (pág. 177). Al igual que FREUD En
1937,. FEDERN menciona la posibilidad de una debilidad del Y o
orgánicamente fundamentada (pág. 180).
FEDERN destaca expresamente que no todas las funciones del
Yo han de estar afectadas de modo igualmente grave. «El proceso psicótico no avanza simultáneamente en la totalidad de las
relaciones y de los límites del Yo» (pág. 130).
«La pérdida de realidad es la consecuencia, y no la causa,
de la fundamental deficiencia psicótica» (pág. 148). Las molestias hipocondríacas, la deformación de la imagen del propio
cuerpo, se constituyen por retirada de la ocupación de los órganos en cuestión por parte del Yo (pág. 150). Las alucinaciones
y el delirio son consecuencias de la afección del Yo y no tentativas de restablecimiento. La debilidad del Yo (que hay que
considerar siempre en relación con determinadas funciones del
Yo) conduce. a trastornos de la percepción y del pensamiento.
La debilidad de los límites del Yo lleva a una mezcolanza de
realidad auténtica e inauténtica, a la invasión por parte del no-Yo.
Como defensa contra esta invasión de pseudorrealidades a partir
del inconsciente, el Yo regresa a estados anteriores. Tan sólo
la debilidad generalizada del Yo, con completo vaciamiento de
energía, supone una total huida del Y o en cuanto a todas sus
funciones.
Los autores psicoanalíticos que disponen de una visión de los enfermos, adquirida algo más en un trato auténtico con los mismos, no
insisten tanto sobre la inflación Iibidinal del Yo, sobre la omnipotencia
y megalomanía del Yo narcisista. En ellos pasa también a un segundo
plano la construcción de una homosexualidad latente como «motivo» de
la formación de un delirio esquizofrénico (FREUD, 1911).
Algunos autores, desde luego, se basan de un modo calificable de
«egoc6smico» (FEDERN, 1956), sobre su propia «realidad imaginativa».
17 La distancia entre FREUD y FEDERN es puramente teórica. A lo
que ambos aluden es a la desvalida debilidad del ser humano esquiz ofrénico.

128

Introducción a la psicopatología general

HARTMANN (1964 a) afirma que la psicosis equivale a una
regresión y ruina de un Yo débil e incapaz· de neutralizar.
Hemos de agradecer a HARTMANN esenciales) contribuciones
a la psicología psicoanalítica del Yo. Su trabajo más importante
acerca de la psicopatología del Yo en la esquizofrenia procede
del año 1953 [Ein Beitrag zur Metapsychologie der Schizophrenie («Contribución a la metapsicología de la esquizofrenia»)].
A HARTMANN no le· interesa tanto una explicación de las más
diversas manifestaciones psicopatológicas como una determinación más exacta del trastorno central del Yo: «el Yo, que
tiene que reaccionar con una psicosis ante la realidad, es ya probablemente un Yo alterado. Pero sabemos poco acerca de la
naturaleza específica de esta vulnerabilidad» (pág. 376).
HARTMANN postula una anomalía de la autonomía primaria
del Yo (independiente por tanto del Ello y del medio ambiente) y
podría estar hereditariamente determinada (pág. 395).
Lo que le falta evidentemente al Yo esquizofrénico es la
estabilidad organizada e integrada en el Yo de la defensa. Al
Yo enfermo le quedan tan s6lo, predominantemente, formas primitivas de defensa (tomarse contra sí mismo, conversión en lo
contrario, proyección, escisión de libido, pág. 377). La debilidad
del Yo, según HARTMANN, supone sobre todo debilidad de la
capacidad de neutralización (desexualización y desagresivización)
de energía libidinal (pág. 384).
Partiendo de las observaciones de FREUD (1924 a) acerca de
la diferencia entre neurosis y psicosis, HARTMANN afirma -también que cuando en la psicosis el Yo se retira de la realidad,
actúa al servicio del Ello. El Yo enfermo no puede resolver los
problemas pulsionales sino retirándose de la realidad. Aquí puede ser más fuerte que las exigencias del Ello (las pulsiones) de
un modo casi absoluto, o bien el Yo es relativamente demasiado
débil con respecto a una exigencia pulsional que en sí no es demasiado fuerte (pág. 376).
Como defensa contra la exigencia por parte del Ello, que no
puede dominar, el Yo regresa a un estadio narcisista 1B (lo cual
permite comprender una serie de síntomas: trastornos del pensamiento, del lenguaje, de la afectividad). HARTMANN intenta
18

Con respecto a la regresión, a la discusión del narcisismo y a los
problemas terapéuticos, véase BALINT (1973).

Consciencia

acerca del propio yo

129

determinar el proceso de la regresión narcisista: la libido que
se retrae del mundo exterior, es investida en el Sí-mismo (no
en el Yo) (basándose en FREUD, 1911). La inundación del Símismo y de las funciones del Yo tiene lugar, sin embargo, por
libido no neutralizada, a consecuencia de la debilidad de neutralización por parte del Yo enfermo. Por ello, la auto-ocupación
narcisista está· sexualizada, lo cual se pone de manifiesto en la
hipervaloración megalomaníaca (pág. 384).
HARTMANN considera que la ruina del Yo es consecutiva a
la pérdida (regresiva) del objeto y a la sexualización del Sí-mismo
(página 385), o también a su inundación con pulsiones agresivas
no neutralizadas, que se orientan contra el Sí-mismo (pág. 388)
o bien que irrumpen, debido a defectos de la estructura del
super-Yo, como violencia contra el mundo exterior (pág .. 386).
A causa de la carencia en energía neutralizada para el Yo,
tiene lugar una desdiferenciación del Yo (pág. 391), que no
puede mantener por ello las relaciones con la realidad interior
y con la externa.
WINKLER (1954, 1971) y WINKLER y WIESER (1959) señalan
la anacoresis del Yo y la mitificación del mismo como modos de
defensa.
W INKLE~ ha agregado a los ya conocidos modos de defensa
(proyección, ·inversión sujeto/objeto, externalización del superYo, negación de la realidad) dos medidas de defensa «específicamente válidas en la esquizofrenia» (1954, pág. 235): la anacoresis del Yo (1954) y la mitificación del Yo ( 1959).
La anacoresis del Yo significa una retirada del Yo con respecto a contenidos incompatibles de consciencia, es decir: de impulsos del Ello no tolerados por el super-Yo. Se trata, por tanto, de
una «escisión hacia fuera» (pág. 240) (véase a este respecto BLEULER, 1911, y FREUD, 1938). Los impulsos procedentes del Ello
«permanecen en la consciencia, con pérdida de su calidad de Yo,
con sus plenos contenidos y con intensidad inmodificada» (página 235). La pérdida de calidad del Yo aporta una ganancia:
una descarga de culpa. Las consecuencias de la anacoresis del Yo
son los conocidos síntomas de alienación, pensamiento influido
o intervenido y otras formas de influencia desde el exterior.
«Mediante la anacoresís del Yo, el esquizofrénico es capaz de

130

Introducción a la psicopatología general

descargar hacia su entorno cuanto podría constituir una carga
para él» (pág. 236).
Es evidente que en algunos casos no basta con la anacoresis
del Yo, con la «escisión de ciertos contenidos vivenciales con
respecto a la esfera del Yo» (1954, pág. 240). El Yo puede retirarse entonces a un arrobamiento mítico, a fin de liberarse a
sí mismo de sentimientos de culpa: «El Yo se retrae de su existencia personal hacia una existencia mítico-colectiva» (1959,
página 78) (véase JuNG, 1952).
A partir del psicoanálisis infantil, MAHLER (1951, 1958,
1968, 1972) elaboró una clasificación, más diferenciada, en estadios, correspondientes al desarrollo de la identidad del Yo, el
cual, como en la teoría de HARTMANN, se formaría a partir de
una matriz indiferenciada (que sería el suelo nutricio del Yo y
del Ello): el estadio narcisista primario de FREUD es dividido
en una fase autista (omnipotente y. libre de objeto) y una fase
simbiótica. La tercera fase es la separación-individuación. Los
trastornos en la fase simbiótica conducen, por regresión, a
childhood psychoses (psicosis de la infancia) autistas; Jos trastornos de la tercera fase, a enfermedades borderline.
JACOBSON (1964) rechazó -al
igual que BALINT (1952)los conceptos de FREUD acerca de un narcisismo y un masoquismo primarios ·y explicó el narcisismo secundario como ocupación de la representación del Sí-mismo (siguiendo la diferenciación de HARTMANN en Yo, Sí-mismo y representación del Símismo) con libido y agresividad (compárese con las ideas de
HARTMANN acerca de la capacidad de neutralización por parte
del 'y o). En su concepto de psicosis sigue la hipótesis corriente
acerca de la regresión: en la psicosis se alcanza de nuevo, de un
modo regresivo, un estado indiferenciado de representación de
Sí-mismo y objeto, lo cual hace que el psicótico pierda la identidad. Las neurosis narcisistas y las enfermedades borderline (limítrofes) constituyen la expresión de identificaciones narcisistas.
Para KERNBERG ( 1967, 1970, 1972) los síntomas psicopatológicos constituyen la expresión de trastornos de la internaliza- ·
ción de relaciones objetales, lo cual conduce a un desgarramiento
de la integración del Yo. Dicho autor ha propuesto un esquema
de desarrollo en cuatro estadios, poniendo en relación con el
mismo diversos trastornos psiquiátricos (sobre todo limítrofes).

Consciencia

acerca del propio yo

131

Estadio primario (aquí también) narcisista, autista, no
diferenciado, es decir: no están separadas y no están internalizadas como ego-core .Inúcleo del Yo) la representación del Sí-mismo
y del objeto. La detención del desarrollo en este estadio, cuando
faltan las relaciones con la realidad, supone la psicosis; cuando
existen dichas relaciones, supone una grave anormalidad de carácter autista y falta de sentimientos.
l.

2. Desarrollo de la estructutra intrapsíquica primaria mediante consolidación del Sí-mismo-objeto indiferenciado.
En este estadio amenaza el riesgo de la polarización extrema
en all good sel/ object y all bad sel/ objete (Sí-mismo-objeto absolutamente malo y Sí-mismo-objeto absolutamente bueno), la
falta de separación de Sí-mismo y no Sí-mismo y la debilidad de las fronteras del Yo, la disolución del Yo, etc. (esquizofrenia).
3. Normal splitting (escisión normal), en el que se mantiene
buena relación con la madre a pesar de frustración (el amor no
está demasiado contaminado con odio).
En el splitting patológico (personalidades borderline y otras)
existe la alternativa de «solamente bueno» y «solamente malo».
La sel/ image (imagen de sí mismo) está insuficientemente separada de la object image (imagen del objeto).
4. Integración de las ali good y all bad sel] and objete
images en un concepto único de sí mismo y objeto.
La defensa en las neurosis, al igual que en FREUD, consiste
en regresión.
El «objeto» de interpretación para KoHUT (1971) son los
narcissistic personality disturbances (trastornos narcisistas de la
personalidad), quien los diferencia de las enfermedades por
transferencia y de las enfermedades borderline. A través del
autoerotismo parten dos líneas de desarrollo, que pasan por el
narcisismo: hacia el amor al objeto y hacia una fornia más elevarla. y transformada de narcisismo. KoHUT difiere intensamente,
en parte de sus concepciones, con la psicología psicoanalítica
del Yo. Su conceptualización (al igual que en KERNBERG, pero
de modo mucho más predominante) sirve a la fundamentación

132

Introducción a la psicopatología general

de las experiencias psic.oterapéuticas con personalidades especiales.
G. y R. BLANCK ( 1974) separan más intensamente aún las
cuatro formas fundamentales de la ego-modijication (ego-defect
ego-deviation, ego distortion y ego regression =defecto del ego,
desviación del ego, distorsión del ego y regresión del ego) y desarrollan técnicas psicoterápicas del Y o.
3.7.

NOTAS ACERCA DE OTRAS INVESTIGACIONES

Las dimensiones aquí expuestas: 1 a 5 (de modo más global y menos
neto las 6 y 7) son, al igual que cuanto captamos y denominamos, constructos. Las imbricaciones que resultan con la clasificación aquí propuesta no constituyen argumento alguno contra las mismas. El hecho de que
surjan transtornos de estas dimensiones en diversos padecimientos psiquiátricos, etiológicamente distintos y necesitados de tratamiento, muestra que dichos trastornos del Yo son también etiológicamente inespecíficos (es decir: no específicos y en todo caso típicos con respecto a psicosis que tienen el aspecto de esquizofrénicas y que son de diversa
génesis).
La elaboración empírica mediante cuestionarios (enjuiciamiento
por otras personas), entrevista-entrenamiento, evaluaciones de los datos
psicopatológicos relativos al Yo recopilados mediante análisis factorial, análisis factorial de Boole, análisis de clusters, análisismultidimensional está expuesta en SCHARFETTER, 1981, 1982, 1983 y WEBER,
1984. Remitimos a dichos trabajos en cuanto a la terapéutica de todo
ello derivada y que incluye métodos somáticos.

e:
1

o
u
o

o

:s
d)

o.

:a

o

o.9.9.8.9
a... ....
c;s:.=~
e:.::: e
Q)'11) Q) :;:3 11)•0
0

·.~

,.:;;o

(.J

\J

,_.

O -ti O O E O "ü

+

+

+

+

+

+

+

¡.+

1

(IJ

o
u

·a

.....

a:s

en

...

o

o

Vl

-

e
o
cQ

O.·-

:r: ~

·- u

.....
~
o

e:Q)
~e
Q) -o

!! ~

·-'O
DO· ..

<U

! ..._,

e

{.;)

+

l

+

I+i

+

+

+

+

+

+

'"O

~

o

r>
.....
u-

'"O

<~

4.

CONSCIENCIA DE EXPERIENCIA
Y CONSCIENCIA DE REALIDAD

Inglés: consciousness of experience, reality testing. En alemán: Erfahrungsbewusstsein und Realitiitsbewusstsein.
NoTA: Se trata de una capacidad del hombre consciente y no de una
consciencia «aparte».

4.1.

DEFINICION

La consciencia de experiencia es el saber acerca del correspondiente modo de experiencia, que se nos da simultáneamente
a ella. Consciencia de realidad 1 es el saber acerca de la efectividad de lo percibido y que va unido a esto último 2•
4.2.

FUNCION

La índole básica de nuestra existencia consiste en «estar
abierto», experimentar, informarse, comprender (y actuar con un
comportamiento a ello adecuado). En toda experiencia 3 (y poseemos muchas modalidades de experiencia) se nos da ya el
modo de experiencia correspondiente. De ello depende esencialmente la significación de ésta (que varía con arreglo a la situación dentro de la trayectoria vital del sujeto) y con ello adquiere
su importancia con respecto a la acción.
1
2

JASPERS (1912, 1959) basado en JANET: [onction du réel.
La cuestión filosófica acerca de la esencia de nuestro conocimiento
no va a ser examinada aquí.
3
Por lo que se refiere a la problemática filosófica y a la historia del
concepto de experiencia, véase, p. ej., GADAMER (1972), HOLZHEY (1970).

Consciencia

de experiencia y de realidad

13 5

El hecho de que con cada modo de sus múltiples y variadas
posibilidades de experiencia el sujeto de consciencia clara, consciente acerca de sí mismo, sepa también el modo de esta experiencia suya, constituye evidentemente una capacidad, fenomenológicamente no ya más reducible. «Sabemos», tenemos
presente como cierto, que percibimos, p. ej., algo y podemos diferenciarlo de una representación, por «corpórea» que aparezca
(véase Tabla 2). De modo semejante, sabemos acerca de la manera de sernos dadas las otras numerosas posibilidades de experienda: tenemos la experiencia. acerca de sí mismo (es decir:
la consciencia acerca de sí mismo en su diversas dimensiones),
la percepción, la alucinación, la pseudoalucinación, la fantasía,
las visiones, la representación, el recuerdo, el pensamiento, lo
«figurado», la imaginación, la intuición, «nos huele a» o «que»,
el ensueño, el éxtasis, pero también la experiencia acerca de
estados de ánimo, sentimientos, deseos, pulsiones, esperanzas, expectativas, etc. Con la experiencia se nos da también el saber
sobre si esta experiencia es tan sólo nuestra o hasta qué punto
podemos participar de ella con otras personas.
En general, en todas las percepciones sensoriales «nos es
sencillamente dada» la «certeza de realidad» (JASPERS)'. No es
que experimentemos que nos informamos de algo y .que establezcamos ulteriormente un juicio al respecto (Ktoss, 1938: el
juicio de realidad está implícito). Podemos percibir cosas con
carácter de realidad y saber al mismo tiempo que estas cosas,
si bien sensorialmente dadas, no están efectivamente ahí. Podemos contemplar algo corpóreo y saber, sin embargo, que lo
contemplado no se nos da en el modo del ver, sino, p. ej., en el
de la representación, en una visión, en una alucinación. ¿Es por
ello menos real? Seguramente no. La percepción, la alucinación,
la pseudoalucinación, el delirio, etc., son realidades determinantes de la acción para el hombre, pero se trata de distintas modalidades de experiencia.
No obstante, existe también otra. determinación de la reali' Hay que cuidarse de no confundir esto con el «principio de realidad» en el sentido de FREUD (1911). La comprobación de la realidad, en
FREUD (diferenciación
entre lo interior y lo externo), constituye, en cambio, una parte de esta consciencia de experiencia y de realidad de la que
tratamos aquí (véase: demarcación del Yo).

136

Introducción a la psicopatologia general

dad: cuando durante una experiencia perceptiva estamos, p. ej.,
inseguros, por ser ésta poco clara o muy insólita, «chocante»,
podemos examinar si nuestra experiencia es correcta (juicio de
realidad secundario, en el sentido de JASPERS, 1959, juicio de
realidad explícito, en el sentido de Kt.oss, 1938). Este control
secundario de la realidad lo llevamos a cabo mediante:
a) Repetición, concentrando la atención sobre la modalidad
de la impresión sensorial (siempre que se pueda repetir). En las
experiencias ópticas resulta más fácil que en las acústicas, por
ejemplo. Cuanto más próxima al cuerpo sea la experiencia (sentimientos corporales), tanto más difícil será la comprobación. Por
otra parte, la diferenciación entre sensaciones desagradables
corporales y alucinaciones somáticas es arbitraria.
b) Empleo de otras cualidades sensoriales: p. ej., revisar
atentamente, examinar táctilmente, etc.
· c) Comparación con las experiencias que poseemos hasta
el momento (memoria). ¿He experimentado ya algo análogo?
¿Es que esto puede ser, con arreglo a mi experiencia?
d) Comprobación social: se pregunta a los demás al respecto. Apelación al «sentido común», para el cual es realidad
aquello sobre lo que pueden dar su consenso, sin forzamientos,
los sujetos sanos pertenecientes a un grupo cultural.
4.3.

FUNDAMENTOS

Todos los fundamentos mencionados para la plena conscien-·
cia: funciones de los órganos sensoriales, atención, memoria y
recuerdo, capacidad de pensar, etc., constituyen algunas de las
premisas de la realización compleja de la consciencia de realidad.
El desarrollo de la consciencia de realidad es llevado a cabo,
desde el punto de vista neurofisiológico, junto con el de la consciencia acerca de sí mismo: en la interacción. de aferencia y
eferencia.

Consciencia

4.4.

de experiencia

y

de realidad

13 7

COMPROBACION

Mediante autoobservación y observación por parte de otros,
en el diálogo y a partir de la observación del comportamiento.

4.5.

PATOLOGIA

4.5.1.

En circunstancias especiales de la vida

Ya en estados en que la vigilancia está disminuida, en la fatiga, en situaciones de aislamiento sensorial, en las sobrecargas
afectivas (épocas de crisis en la vida, conflictos, pérdida de compañeros de vida), pero también en el estrechamiento del campo
de la consciencia cuando la atención está. muy tensa (fascinación), puede fallar la consciencia de experiencia o bien tornarse
insegura. La diferenciación exacta entre percepciones sensoriales, por una parte, y los sueños, la fantasía, la ilusión, etc., por
otra, a veces falla o desaparece. El entorno habitual puede aparecer irreal.

4.5.2.

Modificaciones de la consciencia

Aquí (en el tipo de reacción exógena aguda), en ocasiones
desaparece por completo la consciencia de realidad; el enfermó
alucina vivazmente y casi nunca reconoce sus alucinaciones como
tales, sino que las confunde con vivencias perceptivas (p. ej., en
el delirio exógeno). Bajo la acción de alucinógenos (también en
situaciones experimentales) el alucinar puede, con frecuencia, ser
reconocido aún como tal 5•

4.5.3.

Demencia

En fa demencia puede fallar el control de la realidad y con
ello queda abierto el camino hacia las psicosis paranoides-alucinatorias.
De modo similar existe en ocasiones en el sujeto que sueña saber lo
que está soñando, e incluso un esfuerzo por comprender la experiencia
del sueño.
5

Introducción a la psicopatología general

138

4.5.4.

Trastornos de la consciencia
acerca de sí mismo

En los trastornos de la consciencia acerca de sí mismo (véase), las consciencias de experiencia y de la realidad pueden fallar
o tornarse inseguras. El enfermo no sabe ya con seguridad en
qué modo de experiencia experimenta algo y no puede ya distinguir entre pensamientos, palabras oídas («voces»), fantasías,
sentimientos, sensaciones corporales, representaciones, etc. Ya no
sabe qué es «real», auténtico y qué es «imaginación». Los pensamientos son «sentidos», «oídos»; las palabras son sentidas,
como dolor, en el cerebro (p. ej.: «Cada palabra es un dolor
en mi cerebro»). El enfermo puede preguntarse: ¿se trata de
algo que oigo de verdad o es más bien una experiencia semejante
a lo oído y para la que no existe una denominación exacta en
el lenguaje cotidiano? Es lógico que entonces al enfermo no le
resulte lo cotidiano natural por sí mismo 6•
Ejemplos:
P 93 (esquizofrenia):
«Soy empujado hacia un desarrollo morboso. Me he vuelto esquizofrénico, es decir: ya no soy plenamente responsable de mis juicios y
he perdido los sentimientos naturales.»
P 148 (esquizofrenia):
«Ya no resulta todo tan natural como antes. Estoy algo inseguro y
tengo la sensación de que estoy enfermo, pero no corporalmente ... Es
una sensación rara, pensaba cosas que de no ser así, no pienso. Ya no
es natural, no es ya completamente normal, es raro ... También siento
angustia
soy más sensible ... Tengo una gran tendencia a poner todo
en duda
me he vuelto más inseguro ... no soy ya tan espontáneo en
cuanto a mis sentimientos ... Siento mi vida más que antes.»
P 91 (esquizofrenia):
«La realidad está cambiada. Puedo percibir igual que los demás,
pero en mi cerebro (se señala la sien) hay como un filtro que controla
lo que entra y lo que no entra e11 él. La realidad no corresponde al
hombre... el paso al alma no es total.»
6
Véase JASPERS (1925), Psychologie der Weltanschauungen («Psicología de las concepciones del mundo»), pág. 300: «Cuando la naturalidad,
lo inteligible por sí mismo, es como si se le retirase al hombre bajo sus

píes.»

Véase también

BLANKENBURG

(1971).

Consciencia

de experiencia y de realidad

139

Las modalidades de experiencia cambian de un modo insólito. Los ruidos se convierten, en la cabeza, en palabras; las
palabras son «pensamientos en la cabeza». Lo visto puede, al
mismo tiempo, saberse como no existiendo efectivamente ahí o,
en una etapa intermedia, aparecer «como en una película»,
«como en una diapositiva».
P 92 (esquizofrenia):
La paciente se siente molesta por diversos ruidos, que existen en
realidad, e incluso por el piar de pájaros. «Oigo en mi cabeza, en estos
ruidos, palabras que van dirigidas a mí y con el mismo ritmo que los
ruidos.»
El contenido de estas palabras constituye un comentario acerca de
lo que está pensando precisamente.
La paciente «veía» flores, ciervos, liebres, una cara gigantesca, pero
al mismo tiempo sabía que todo ello no estaba realmente presente.
Luego se le mostró «como en una diapositiva, una mujer que en lugar
de cara tenía una computadora.» (Compárese identidad del Yo y cara.)

O bien se trata de algo que se oye y que, al mismo tiempo,
además, «se tiene en la cabeza».
P 88 (esquizofrenia):
«Oye» muchas «voces» y dice al respecto: «Es algo distinto al oír
propiamente dicho, tengo sencillamente las voces en la cabeza.»
En graves trastornos de la vivencia del Yo están, en muchas ocasiones, afectadas simultáneamente varias dimensiones, a veces, sin embargo,
en grado distinto o también, transitoriamente, está más afectada una u
otra de las mismas. Cuando desaparece toda diferenciación de experiencia, toda consciencia de realidad y el propio enfermo se da cuenta
de ello, su «estar ahí», su existencia deshecha puede decirnos: «Soy el
caos perfecto» (P 129).

4.5.4.1.

TRASTORNOS DE LA VITALIDAD DEL YO

(y al mismo tiempo de las otras dimensiones):

P 22 (esquizofrenia):
«No sé si vivo aún o ya estoy muerto ... » Oye «voces de fuera» (la
voz del . que está conversando con él) y «voces interiores». «Estas proceden de mi interior y las siento que pasan a través de mi cuerpo ...
Tengo sólo la mitad de mi opinión propia, Ja otra es de otros, de voces.»

140

Introducción a la psicopatología general

4.5.4.2.

TRASTORNOS DE LA ACTIVIDAD DEL YO

Es algo que yo experimento o es algo que «me hacen», que
me «inculcan», que «me sugieren», «como cuando alguien influye sobre uno» (P 5).
P 20 (esquizofrenia):
«Me costaba trabajo distinguir lo que eran voces auténticas y ruidos
de verdad y lo que eran figuraciones mías, Me preguntaba con desesperación: ¿qué es auténticamente real? -Me preguntaba ¿es algo que me
han sugerido o es algo que quizá ha sucedido en realidad? No podía
distinguir ya entre lo que procedía de fuera y era verdad o lo que tan
sólo me imaginaba yo. Sucedía que oía cosas que no existían en absoluto ... No podía separar ya la realidad y aquello que salía de mí mismo.
Era horrible. Era como si mi mundo se hundiese, era sencillamente
demasiado lo que me había sobrevenido.» De todo ello resultó un sen·
timiento de forzamiento (delirio de persecución).
4.5.4.3.

TRASTORNOS DE LA CONSISTENCIA DEL YO

¿De dónde viene la experiencia (cuya cualidad es con frecuencia insegura)? ¿Surge el pensamiento, el oír, el ser llamado
de mi cabeza, de mi cuerpo, «como una corriente», oigo con el
corazón, con el vientre, con los genitales?
P 31 (esquizofrenia):
La paciente tiene «voces en el interior del corazón».
P 136 (esquizofrenia):
«Me llamaban cosas feas en el interior de mi cabeza.»
4.5.4.4.

TRASTORNOS DE LA DEMARCACION DEL YO

¿Viene la experiencia de fuera de mi cuerpo? ¿Me inculcan
«desde fuera» voces, imágenes, sensaciones corporales, dolores,
pensamientos? ¿Son sabidos, «leídos», oídos mis sentimientos,
mis pensamientos, etc., por otros?
Véase ejemplo P 22 (pág. 139 ).
P 32 (esquizofrenia):
«Me atormentan voces en mi cabeza. Por la noche salen las voces
de la cabeza y hablan desde fuera contra mí.»

Consciencia

4.5.4.5.

TRASTORNOS

de experiencia

y de realidad

141

DE LA IDENTIDAD DEL YO

¿Soy yo el que experimenta o bien tengo yo lo que experimentan otros (apersonificación) o tienen otros lo que experimento yo (transitivismo)?
P 3 (esquizofrenia):
Dice que puede leer los pensamientos de otras personas. «Incluso
tengo que experimentar los sueños de los que duermen en el mismo
cuarto que yo.»

4.6.

NOTAS ACERCA DE LA TERAPEUTICA

El aislamiento, la imposibilidad
de conversar con otros acerca de
las experiencias propias y de las comunes, de comunicar lo que a uno
le pasa, es una circunstancia que provoca la inseguridad o la desaparición de la consciencia de experiencia y de realidad.
Por ello se ayuda al enfermo cuando se dialoga con él, prestándole
atención, preguntándole, dejándole que cuente cosas, pero también cuando se hace algo en compañía suya, una obra común (p. ej., en la ergoterapia, en un grupo de gimnasia, en la terapia rítmica, etc.). Incluso
para los pacientes con enturbiamiento
de consciencia supone una ayuda
este «estar juntos» y las alucinaciones pueden regresar o desaparecer.
También, p. ej., puede disolverse el delirio de perjuicio de dementes
cuando se acoge al enfermo en una atmósfera de comunidad y seguridad. Posee especial importancia el .trato verbal y actuante con enfermos
cuya consciencia acerca de sí mismos está afectada. En ocasiones, los
enfermos graves agudos no son ya capaces de una comunicación exclusivamente verbal. Si se logra un buen diálogo, un paseo, un juego de
pelota, un ejercicio (p. ej., con una cuerda), una obra en común, el
enfermo recupera consciencia de sí mismo y una visión más clara sobre
sus experiencias y acerca de la «realidad». En casos muy graves de
inundación caótica con intensa productividad
psicótica (alucinaciones,
delirio, angustia intensísima) se puede facilitar con neurolépticos el camino hacia una «comunidad activa» de este tipo (BLEULER, 1969).

··or:·i.12arcia·crü1acia·o·ra1
. MEDICO PSIQUIATRA
C .. M.P. 31978

'R.N.E.17189

5.

ORI ENT ACION

En inglés: orientación. En alemán: Orientierung.

5.1.

DEFINICION

Se trata del saber con seguridad, orientarse e incluirse dentro de lo temporal, local, personal y situativamente dado.
5.2.

FUNCION

La orientación hace posible que el hombre capte los datos
encontrados en cada caso dentro de su marco de referencia correspondiente al calendario, locales-espaciales (geográficos) y
biográficos y que se incluya ordenadamente dentro del mismo.
La orientación constituye así una premisa de la adaptación y de
la vida práctica en general. La distinción entre una orientación
práctica (relativamente estable), que se pone de manifiesto en
el comportamiento, y una orientación teórica (más lábil) es importante para juzgar el deterioro de la función.

5.2.1.

Orientación.en el tiempo

Consiste en un saber acerca de la fecha, el día, el momento
del día, el mes, el año, la estación del año. Es relativamente estable la disponibilidad práctica del saber sobre el momento del
día y de la estación del año. Los puntos de referencia relativos

Orientación

143

a la orientación en el tiempo son fluidos y exigen una adaptación
constantemente renovada. La orientación en el tiempo es lábil y
fácilmente alterable, en contraposición con la orientación en
cuanto a lugar.

9.2.2.

Orientación en cuanto a lugar

Consiste en un saber acerca del correspondiente lugar en su
determinación geográfica. La orientación en cuanto a lugar es
relativamente estable en lo que se refiere a sitios habituales (por
ejemplo, vivienda, bloque de viviendas, barrio, etc.). En cambio,
cuando se trata de un ambiente nuevo, ha de ser primeramente
adquirida y es más lábil al principio.
NOTA: La orientación en el espacio se refiere
tro del espacio geométrico (véase: Agnosias).

5.2.3.

a la ordenación

den-

Orientación acerca de la propia persona

(Orientación autopsíquica.) Se trata de un saber acerca de
quién y qué es uno mismo (fecha de nacimiento, lugar de nacimiento, origen, nombre, profesión, papel que se desempeña en
cuanto a la edad y en el contexto social) y visión de conjunto
acerca de lo actual y de lo pasado correspondiente a uno mismo.
La orientación autopsíquica es, en sentido amplio, un «hacerse
presente a uno mismo» y como tal se halla conectada con las
demás funciones correspondientes a la 'orientación,

5.2.4.

Orientación situotiva

Se trata de una captación de la situación correspondiente en
cuanto a su importancia y conexión de sentido con respecto a la
propia persona. La orientación situativa significa, por tanto,
saber que se está, como paciente, en un hospital, darse cuenta de
la situación de reconocimiento médico, de que se encuentra ante
un doctor, una enfermera, etc. A la orientación situativa corresponde también saber por qué estamos en un determinado lugar

144

Introducción a la psicopatología general

y en qué relación nos hallamos con las personas que están allí.
En este sentido, la orientación situativa guarda también una
conexión con la orientación en cuanto a lugar, a tiempo y a la
propia persona. No obstante, se trata en sí de un rendimiento
mucho más complicado. La orientación situativa consiste en un
«hacerse uno a sí mismo presente» en cuanto a un lugar biográfico. Como tal -presupone la captación, comprensión e interpretación de una situación actual, dentro de la propia biografía.

5.3.

CONDICIONES

PREVIAS

Son las siguientes: una consciencia y un sensorio (percepción sensorial) intactos, atención (actitud), un cierto grado de
inteligencia para el logro de una visión conjunta vígil y comprenderla (en la orientación situativa, sobre todo, supone también un entendimiento), capacidad de recordar y sentido del tiempo. En los déficit intelectuales graves y cuando la memoria está
profundamente alterada, la orientación es deficiente, incluso con
claridad de consciencia. Con respecto a la orientación situativa
constituye también una premisa la capacidad de «hacerse uno
presente a sí mismo».

5.4.

EXPLORACION

Debido a la importancia del síndrome de trastorno de la
orientación para el diagnóstico y, con ello, para la terapéutica,
hay que aclarar en cada paciente el estado de esta función. Esto
no tiene que hacerse siempre directamente mediante interrogatorio, sino que puede deducirse a través del diálogo y de la observación del comportamiento. Hay que tener en cuenta que no
siempre están igualmente afectados todos los componentes de
la orientación (temporal, local, etc.) y. que un fallo de la función puede poseer diferente importancia diagnóstica. Hay que
tener también presente que la orientación, como la mayoría de
los síntomas psicopatológicos, puede experimentar oscilaciones
en relación con el modo de encontrarse el paciente y con lo que
le rodea. Así, un buen contacto con el enfermo, establecido a

Orientación

14 5

través del diálogo, puede ayudar a una mejor orientación que
un trato distanciado con el mismo.
5.5.

PATOLOGIA

5.5.1.

1 nseguridad y oscilaciones en la orientación

La orientación no ha desaparecido por completo, pero es insegura e inconstante. Casi siempre se afecta en primer lugar la
orientación en el tiempo, luego la relativa a la situación y, finalmente, la orientación de lugar y en relación con la propia
persona.

5.5.2.

Fallo de la orientación: desorientación

No es preciso que el fallo en la orientación afecte al mismo
tiempo y por igual a todos los sectores de la misma: la orientación temporal y la situativa, luego la orientación en cuanto a
lugar y por último la autopsíquica. Hay que distinguir en muchas ocasiones entre una orientación práctica (lo cual se deduce
del comportamiento) y una orientación abstracta (mediante preguntas).
5.5.2.1.

DESORIENTACION

EN EL TIEMPO

El fallo del saber práctico acerca del momento del día y de
la estación del año posee más importancia que el desconocimiento de la fecha y del día de la semana. Cuando se desconoce ya el
mes (ni siquiera aproximadamente), la estación del año y el año
mismo, el trastorno es grave. Cuando. está afectada en grado
leve la consciencia vígil, en muchos trastornos leves de la capacidad mnémica de evocación, tiene lugar una desorientación en
el tiempo.
5.5.2.2.

DESORIENTACION

EN CUANTO

A LUGAR

La desorientación en cuanto a lugar puede oscilar, así, p. ej.,
un demente senil sabe aún, durante el día, que se encuentra en

146

Introducción a la psicopatología general

un hospital (y el saberse en él le hace sufrir), p~ro no dónde y
en cuál; sin embargo por la noche cree estar en su casa o bien
busca, angustiado y perdido, el camino hacia la misma. Con frecuencia Barna la atención la divergencia entre orientación práctica y orientación abstracta: un enfermo, p. ej., se puede orientar
aún muy bien durante sus paseos por el terreno de la clínica,
pero si se le interroga, es incapaz de proporcionar datos acerca
del edificio en el que se encuentra, sobre su localización geográfica, de la ciudad, etc. La desorientación teórica tiene menor
importancia que la desorientación práctica. La desorientación
en cuanto a lugar se ha de valorar de modo completamente distinto, según se trate de un sitio conocido o bien desconocido;
es decir: una desorientación práctica en el propio domicilio es
mucho más grave que en el ambiente desconocido de una clínica
(sobre todo cuando ésta es completamente nueva para el pa- ·
ciente).
5.5.2.3.

DESORIENTACION

PERSONAL

Al despertar de un trastorno de consciencia (y más raramente de un sueño profundo) tiene lugar una breve inseguridad en
la orientación autopsíquica o bien una desorientación, que la
mayoría de las veces se corrige rápidamente (en el término de
unos segundos). Más grave es una pérdida persistente en la orientación en cuanto a la propia persona: el enfermo no sabe ya
quién es él.
Ejemplo: Una anciana que sufre un estado confusiorial arteriosclerótico no sabe ya que es la señora N. N., madre de cinco hijos, abuela,
etcétera, sino que da su nombre de soltera.

Estas desorientaciones tan graves en relación con la propia
persona van unidas, prácticamente siempre, a trastornos de las
demás cualidades de la orientación.
5.5.2.4.

DESORIENTACION

SITUATIVA

Aparece brevemente al despertar de trastornos de consciencia (y también, más raramente, al despertar de un sueño profun-

Orientación

147

do, sobre todo en un lugar desconocido). Como desorientación
persistente (aunque sin embargo, en muchos casos, con oscilaciones) constituye un signo de trastorno grave, casi siempre de
naturaleza orgánica.
·

5.5.3.

Falsa orien.tación

Cuando la orientación es insegura o está ausente puede tener
lugar una orientación confabulada.
Ejemplos: Un sujeto hospitalizado por demencia arteriosclerótica
cree encontrarse en su casa. Un delirante, en la sala, se cree que está
en su puesto de trabajo (reconocimiento ilusorio del entorno). Un demente senil cree que es invierno, cuando en realidad es verano. Un
anciano demente cree ser un niño pequeño que va a cruzar la calle
para hacer un recado por encargo de su madre.

Para diferenciarla del delirio hay que tener en cuenta la fugacidad y variabilidad de la confabulación que, en general, no
es tampoco determinante de los actos.

5. 5.4.

Orientación errónea delirante
y «contabilidad doble»

En el delirio, y en especial en el síndrome paranoide-alucinatorio. se dan orientaciones erróneas:
. Local y situativa:
Un depresivo atormentado por sentimientos de culpa cree encontrarse en la cárcel, toma a sus colaboradores por detectives; el reconocimiento médico, por una sesión del tribunal, etc.
Autopsíquica:
transformación
delirante de la identidad; véase:
conciencia acerca de sf mismo y delirio.

5.6.

CAUSAS DE LOS TRASTORNOS
DE LA ORIENTACION

La desorientación es un signo psicopatológico muy importante. Indica, como trastorno agudo pasajero, la presencia de un
trastorno de consciencia a base orgánica cerebral y de una psi-

148

Introducción a la psicopatología general

cosis, como síntoma persistente corresponde a lesiones cerebrales
avanzadas. Los trastornos de la orientación son más raramente
expresión de estados de excepción psicógenos (p. ej.: estado crepuscular histérico) o bien se trata de falsos reconocimientos de
situaciones y personas, de índole delirante y alucinatoria.
Las psicosis orgánicas y de un modo psicógeno aparecen en
todos los trastornos de consciencia y, por tanto, en el tipo de
reacción exógena aguda (p. ej., en el estado crepuscular histérico). Aquí se incluyen también los trastornos de la orientación
en estados emocionales muy intensos, p. ej., en vivencias de
terror insuperable durante el pánico. En el síndrome amnésico
o psicorgánico, como estado transitorio o permanente.

6.

VIVENCIAR DEL TIEMPO

En inglés: experience of temporality, of course of time. En
alemán: zeiterleben.

. Dr. uzarao
6.1.

CONCEPTOS

6.1.1.

-

cruiaciooíaz··

.........................

MEDICO PSIQUIATRA
C.M.P. 36978
_ R.N.E.1718~

Vivenciar del tiempo en sentido estricto

Se trata de hacer presente el tiempo, como continuo biográficamente coherente y orientado de pasado, presente y futuro
(tiempo del Yo). Este tiempo vivido de la propia historicidad,
en el que se temporaliza el «ser ahí», no tiene un decurso uniforme, sino que se trata de una experiencia acerca de un acontecer evolutivo que se muestra individualmente animado de diverso modo.

6.1.2.

Saber acerca del tiempo,
evaluación del tiempo

En inglés: tlming, sense o/ time. En alemán: Zeitwissen, Zeitschiitzung.

La discriminación percipiente de la duración de acontecimientos o entre dos o más acontecimientos, la evaluación del
tiempo «objetivo» (tiempo del mundo). Este tiempo «objetivo»
cursa de modo paraindividualmente uniforme e ininfluenciable.
Está determinado esencialmente por puntos externos que lo se-

l 50

Introducción a la psicopatología general

ñalan (reloj, día, estación del año). Esta evaluación del tiempo
es aprendida sobre la base representada por el vivenciar del
tiempo.
6.2.

FUNCION

La evaluación del tiempo hace posible la orientación en el
mismo y posee por tanto una importante significación con respecto a la orientación en su totalidad. El vivenciar del tiempo,
como experiencia de la propia evolución, es un componente de
nuestra consciencia acerca de nosotros mismos: el vivenciar la
continuidad del Yo a través de las transformaciones de la propia configuración y de la configuración del entorno, de las situaciones espaciales y sociales y del propio papel dentro de las
mismas. Así, pues, el vivenciar del tiempo es parte de nuestra
experiencia acerca de la identidad de nosotros mismos.· Sin vivenciar del tiempo no existe tampoco intencionalidad.
6.3.

FUNDAMENTOS

El «sentido del tiempo» es un constructo destinado a nuestra percepción del transcurso temporal, sobre la base de la vigilancia de la consciencia, de las funciones mnémicas (que posibilitan la experiencia de la secuencia, del transcurso) y de la
inteligencia, que nos permite captar el concepto de tiempo.
Aparte de ello, nuestro vivenciar del tiempo está determinado
por el estado general de nuestro organismo (situación metabólica, temperatura corporal, etc.) dentro del ritmo circadiano, del
estado de ánimo, la motivación, la actividad básica, etc. Todo
ello depende a su vez de la aferencia total.
El vivenciar y la evaluación del tiempo se desarrollan en
nuestra cultura aproximadamente hacia la edad de ocho años.
La estabilidad de la evaluación del tiempo mejora al ir en aumento la edad. Las personas de edad avanzada juzgan como más
breve un determinado período de tiempo que las personas jóvenes. Los varones manifiestan una evaluación del tiempo más
exacta y más estable que las mujeres.

Orientación

151

Cuanta más actividad despliega una persona, cuanto mayor
es su abundancia de vivencias, tanto más rápidamente parece
transcurrir para ella el tiempo. La escasa motivación con respecto al acontecer actual, la pobreza en vivencias y la motivación
para un acontecer futuro con una inactividad por el momento
(espera), dan lugar a una sobrevaloración de intervalos de tiempo (aburrimiento). Cuando se está muy absorbido por sucesos
actuales se sobrevalora un intervalo de tiempo. En el recuerdo
se invierten estas circunstancias.

6.4.

EXPLORACION

La evaluación del tiempo se determina juzgando períodos de
tiempo previamente dados, con ayuda de una escala numérica
subjetiva (segundos o minutos). Estas mediciones tienen hasta
ahora poca importancia en· psiquiatría clínica.
El vivenciar del tiempo se aprecia a través del diálogo.

6.5.
6.5.1.

PATOLOGIA

Aceleración (vivencia de .ecelerecién
del tiempo)

El tiempo parece transcurrir más rápidamente, parece precipitarse.

Causas:
Reacciones catastróficas (vivencia de precipitación), al comienzo (aura) de ataques epilépticos, bajo la influencia de sustancias psicotropas (mescalina, psilocibina, LSD, anfetamina, escopolamina), en la euforia maníaca.

6. 5.2.

Lentificación (vivencia de dilatación
del tiempo) hasta la detención del tiempo

El tiempo transcurre más lentamente que antes y, por ultimo, parece detenerse.
Ejemplos: «El tiempo no avanza ya», «todo está parado».

Introducción a la psicopatología general

152

Causas:
Depresiones graves (sobre todo en la llamada depresión endógena), en esquizofrenias, éxtasis, estados de arrobamiento.
Bajo la acción de fármacos: neurolépticos, LSD, quinina, gas
hilarante. Eventualmente durante auras epilépticas.

6.5.3.

Pérdida de la realidad del tiempo

Falta de la consciencia acerca de un continuo temporal. Así,
por ejemplo, la vida aparece como «existiendo tan sólo en el
momento, desprendida del pasado y del futuro» (BRINGER, 1927).
Un depresivo afirma: «Ya no existe tiempo.» La existencia queda
fijada en un tormento eternamente presente.
Existe un «vacío sin tiempo». El trastorno de la consciencia
acerca del avance de la curva vital propia frecuentemente va
unido a la sensación de irrealidad de sí mismo (despersonalizacióno) y a otras vivencias de extrañamiento (desrealización).
A la pérdida de la realidad temporal corresponde también Ja
vivencia de discontinuidad del . tiempo: el tiempo se acelera o
bien se detiene, puede incluso parecer que retrocede o bien faltar
a intervalos.
Causas:
En el sueño. En enturbiamientos de consciencia (tipos de
reacción exógena aguda), en el psicosíndrome amnésico grave
(síndrome de Korsakoff). En agotamientos graves, depresiones
graves, bajo la influencia de alucinógenos y a veces en la esquizofrenia, cuando hay marcadas desrealización y despersonalización.

6.5.4.

Trastorno de las categorías del tiempo

Están deformadas las proporciones entre pasado, presente y
futuro. Pueden faltar una o varias de estas dimensiones.
Por ejemplo: desaparición del tiempo. Pérdida del pasado.

Orientación

153

Imposibilidad de considerar el futuro. Mezcla del pasado y del
presente. Enfoque exclusivo sobre el pasado.
Ecmnesia: el pasado es vivido como presente, es decir: el
paciente, durante su vivenciar actual, cree estar en un tiempo
que transcurrió hace mucho.
Causas:
Oligofrenia profunda. En los sueños. En el tipo de reacción
exógena aguda (estado crepuscular, delirio exógeno). Ecmnesia
en el psicosíndrome amnésico grave (síndrome de Korsakoff).
Ejemplo: Un demente senil refiere que vuelve precisamente de hacer
un recado que le ha encargado su madre. No sabe ya en absoluto la
edad que tiene y la demencia no permite tampoco corregir tal creencia
en vista de las circunstancias.

Bajo la influencia de alucinógenos y en estados de excepción
psicógenos, A veces en. esquizofrénicos, con predominio de recuedas delirantes.
Ejemplo:
P. 145: Un esquizofrénico de unos cuarenta años de edad refiere que
vive desde hace dos mil años en una clínica subterránea situada en un
lago.

En la melancolía * puede adquirir el pasado una excesiva
importancia, cargada de· culpa, y el futuro aparece como un oscuro vacío .

..................... _"'_

, Dr. Uzardo cruiaCiO'[frai···
MEO!CO PSJQUfATRA
C.V..0. 35978
R.\:.E. i 71¬ 9

• TELLENBACH:

5

Op. cit. (N. del T.)

7.

MEMORIA

Sinónimo:

Y RECUERDO

funciones mnémicas (mnestische Funkiionen).

En inglés: memory.

7.1.

En alemán:

Gediichtnis y Erinnerung.

DEFINICIOM

Las funciones mnémicas nos hacen posible retener lo experimentado (retenerlo, es decir: no olvidarlo; en inglés: retain,
retention) y rememorarlo (ecforizarlo, en inglés: recall).

7.2.

FUNCION

La memoria, la retención y el volver a hacer presentes experiencias anteriores constituye una fundamental e importante capacidad de los seres vivos. No se trata de una función unitaria,
sino que consiste (en un análisis teórico) en una serie de actividades diversas: percibir, experimentar, ejercitar, aprender, evocar, hacer presente lo que fue, reconocer de nuevo, comparar,
combinar, aprender de nuevo, etc.
Sin memoria no existe percepción reconocedora. En ello se
pueden reconocer diversos sectores de la memoria (que, en parte,
se pueden alterar independientemente unos de otros): memoria
visual, acústica, táctil, verbal, etc. Sin memoria no existe aprendizaje y aprendemos tanto más fácilmente cuanto más interés
(«estar en ello» motivadamente) tengamos en algo. Y aprender
es el fundamento de rendimientos altamente diferenciados, no

Memoria y recuerdo

155

sólo de habilidades, sino también de una actividad creativa intelectual, artística, etc. (BILODEAu; 1966).
En la memoria persisten todas nuestras experiencias (tematizadas o no), que pueden presentarse de nuevo. La memoria y
el recuerdo posibilitan la historicidad del hombre. Lo acontecido es configurado y condensado en el modo biográfico-individual
válido, marcado además por Ias..circunstancias socioculturales, y
actúa de modo duradero en nuestro presente, en el que se aparece también el futuro.
Se. puede distinguir entre una memoria de rutina (de cosas
vacías de sentido, sin importancia) y una memoria lógica: retener y tener a disposición de uno los contenidos esenciales de
nuestra experiencia. Siempre que en algo que retenemos hay sentido y significación y apela así en nosotros afectivamente, aprendemos mucho mejor.
Memoria y aj ectividad
Olvidamos con más rapidez (pero no tan fácilmente como lo
neutro y desprovisto para nosotros de interés) aquello que nos
repele, hiere, ofende, que aquello que nos ha afectado agradablemente. Esto último es lo que persiste más (creciente «idealización» de la infancia y la juventud al hacernos viejos). No está
muy claro hasta qué punto sea el olvido la ausencia de un recuerdo y no un proceso activo con una función determinada
(ordenación, represión, impresiones nuevas, actitud afectiva).
La actividad, la participación, el interés, el entusiasmo, la
alegría facilitan el recuerdo. El cansancio, la apatía, la depresión lo dificultan.

!v1 emoria lábil y memoria estable
Hasta aproximadamente una hora después de que registremos una experiencia, permanece lábil la memoria al respecto y
resulta fácilmente extinguible por nuevas impresiones, o bien
por stress, p. ej.: por un electrochoque. Se trata .en este caso de
la memoria lábil. Aquello que persiste tras este tiempo, permanece ya durante años, e incluso durante toda la vida. Véase
NoRMAN (1982).

156

Introducción a la psicopatología general

7.3.

FUNDA·MENTOS

La memoria, como retentiva, y el recuerdo como el «poner
a disposición» reflexivo de experiencias anteriores se componen,
desde el punto de vista psicológico, de multitud de funciones
cognitivas, en relación con el estado de consciencia, la actitud,
la atención, la motivación (el interés) y la ordenación del material. Por ello no es de asombrar que, desde el punto de vista
anatomofisiológico, no se trate de rendimientos cerebrales localizables y circunscritos, sino de las funciones de la totalidad del
cerebro, con sus múltiples vías y centros y con algunos centros
de gravedad funcionales especializados, en particular el sistema
límbico, con las conexiones con ambos lóbulos temporales.
La hipótesis acerca del almacenamiento de lo vivenciado
en forma de huellas (engramas) se ha mantenido hasta ahora.
7 .4.

EXPLORACION

La retentiva tan sólo puede examinarse mediante ecforiación,
por rememoración en el diálogo libre o mediante tests. Como
clasificación clínicamente práctica es aún usual la división en:
a) Memoria próxima (capacidad de notación) que comprende aproximadamente un intervalo de treinta a sesenta minutos.
siendo lábil y alterable 1•
b) Memoria lejana (recuerdo de experiencias sucedidas
hace tiempo); es estable.

7.5.

PATOLOGIA

7 .5.1.

DE LAS FUNCIONES

MNEMICAS

Trastornos generales (difusos)
de la capacidad de evocación
(Hipomnesias, amnesias, dismnesias)

En el psicosíndrome orgánico o amnésico en las lesiones cerebrales difusas (que interesan a todo el cerebro) de las índoles
La diferenciación de una memoria inmediata (retención directa durante diez segundos aproximadamente) es menos importante, desde el
punto de vista clínico práctico y apenas se puede separar de la atención
y la caneen tración.

Memoria y recuerdo

157

más diversas, se af ecta primeramente la memoria próxima,
mientras que la memoria lejana se conserva durante más
tiempo.
Se diferencian tres estadios (ver pág. 191 ), constando el
primero de modificaciones negativas del carácter ("cambio
del modo de ser"). En el estadio plenamente desarrollado
del síndrome psicorgánico y junto a trastornos de la memoria y de la orientación, se manifiestan el deterioro intelectual (demencia, ver pág. 19 t ) y las modificaciones afectivas.
El estadio final pasa, desde la destrucción más grave de las
funciones intelectuales, cognitivas, mnésticas, afectivas, hasta un estado meramente vegetativo (como vígil). Este síndrome es tratado detalladamente en "Demencia" (pág. 191 ).
Los recuerdos son vagos. Lo recordado se ordena deficienternente y por último se borra.
En el llamado síndrome de Korsakoff se rellenan las lagunas
de la memoria mediante con/ abulaciones. Estas se forman compulsivamente a modo de rellenos que colman los vacíos de la
memoria. Cabe pensar que sirven al restablecimiento de la continuidad mnémica. El propio paciente las toma como recuerdos.
La «debilidad de memoria» es una queja muy frecuente en
los depresivos de toda índole nosológica. No hay que atribuir
esta mala memoria a los sentimientos de insuficiencia depresivos, sino que el hecho es que, efectivamente, a los depresivos
les resulta difícil rememorar.

De modo análogo, el depresivo grave no dispone ya plenamente de su potencial intelectual (seudo demencia).
En graves trastornos de memoria se pierden la biografía, la
cronología y la conexión de sentido de la propia línea evolutiva
y con ello también el saber acerca del estado de dicha evolución,
la ordenación biográfica del «estado actual».
Ejemplos:
P 175 (lesiones cerebrales por ahorcamiento):
Varón de veintitrés años que a consecuencia de una tentativa de
ahorcamiento, que casi le provocó la muerte, recuperó la consciencia
tras permanecer varios días en coma. Al cabo de un año no sabe nada
aún acerca de dicho episodio y de lo que le impulsó a la tentativa de
suicidio. Tampoco recuerda el oficio que había aprendido, que tiene una

Introducción a la psicopatología general

158

esposa y un hijo, que su padre ha fal1ecido, dónde habita, dónde se
encuentra en la actualidad, etc. A la única que reconoce es a su madre
y se dejar cuidar por ella como si fuese un niño pequeño. No sabe la
edad que tiene.
P 176 (psicosíndrome amnesico postraumático):
Se trata de un delineante de cuarenta y dos años que se cayó hace
más de un año de un andamio y que permaneció en profunda inconsciencia durante varias semanas, quedando luego, durante algunas semanas
más, totalmente desorientado, con incontinencia de esfínteres, incapaz
de comer, vestirse, etc., por sí solo. No reconocía a su mujer ni a su
hijo, no sabía, y sigue sin saber en la actualidad, que está casado y
que es padre; cree que vive aún en casa de sus padres. Reconoce a su
madre, pero aparte de ésta a nadie del departamento en que es asistido.
En su amnesia no recuerda ya la muerte de su padre.

En casos no tan graves como los citados, el recuerdo de
tiempos anteriores es aún bueno, pero en cambio no puede recordarse ya el pasado. más reciente y no se retienen ya acontecimientos, proyectos. planes actuales.
Ejemplo:
P 177 {demencia senil):
Se trata de una mujer de setenta y ocho años que ya no sabe dónde
está, que cuando sale de su casa no puede volver a ella, pierde constantemente artículos de uso doméstico, dinero, etc. No recuerda ya tampoco su edad, ni sabe la fecha en que estarnos, la estación del año, el
año. No retiene el nombre del médico, ni cifras. Pero cuando se conversa tranquilamente con ella puede referir, de modo bien coherente,
cosas que le pasaron de joven.

7.5.2.

Amnesias circunscritas e hipomnesias

Se designan así lagunas de la memoria limitadas en cuanto
a contenido o a tiempo. Tales amnesias lacunares o insulares
pueden ser totales o parciales. Si surge una amnesia de este tipo
tras un accidente con conmoción cerebral, p. ej., existe una así
llamada amnesia simple con respecto al accidente (a), en relación al período inmediatamente anterior al mismo puede existir
una amnesia retrógrada (b) y para el período inmediatamente
consecutivo al accidente una así l1amada amnesia anterógrada (e) (fig. 7).

Memoria y recuerdo

l. ·
-

b

_.

159

Accidente

>. .. •>..> , .».>
.>.>. ]
:/.· '-''.·,,'
. · .. - .·· ·. _.-

a

e

Figura 7

Estas amnesias pueden darse en los siguientes casos:
Orgánicos: por ejemplo en la conmoción cerebral, en intoxicaciones (p. ej., en la embriaguez patológica). En todas las formas de enturbiamientos orgánicos de consciencia existe amnesia.
Psicágenos: en situaciones afectivas de excepción, tales como
estados intensos de terror, miedo, pánico, furor o desesperación,
existe casi siempre un estrechamiento psicógeno de la consciencia
y a continuación una amnesia parcial. También aparecen amnesias psicógenas por negación de recuerdos a causa de necesidades emocionales (lo penoso es reprimido y «puesto aparte»).

7.5.3.

Hipermnesia

Una intensificación de la capacidad de rememorar (hipermnesia) surge eventualmente durante estados febriles, inducida
por drogas, a veces en vivencias referidas a accidentes que ponen en peligro la vida (p. ej., ·precipitación desde alturas), así
como en auras epilépticas.

7.5.4.

Falseamiento de recuerdos (pcrcmnesies)

Se entiende con esta denominación falsificaciones retrospectivas del· material mnémico.
7.5.4.1.

FALSEAMIENTO EN LA DESREALIZACION Y EN EL DELIRIO

Se trata de los llamados recuerdos delirantes, es decir: la
deformación del material mnémico en el sentido del delirio o
cuando surgen durante el delirio recuerdos falsos, a los que no
corresponde ninguna auténtica vivencia en el pasado.

Introducción a la psicopatologia general

160
7 .5.4.z..

PSEUDOLOGIA

Consiste en referir hechos o narraciones completamente inventados o fantaseados a causa de una necesidad afectiva, p. ej.,
por justificación o excusa, por fanfarronería o por hacerse el
interesante. Hay transiciones hacia el mero mentir.
7 .5.4.3.

CONFABULACIONES

Son pseudorrecuerdos
sico.
7.5.4.4.

SUPUESTOS

que surgen en el psicosíndrome amné-

RECONOCIMIENTO

O DESCONOCIMIENTO

Entre las paramnesias se incluye también el falso reconocimiento, el creerse erróneamente que se está ante algo que ya
es conocido por uno o bien, más raramente, el supuesto desconocimiento (déia vu, déiá vécu, jamais vu, jamais vécu). Existe
entonces una seguridad acerca de que algo se ha visto, oído o
experimentado ya en alguna ocasión, sin ser ello cierto, o también lo contrario.
Tales errores del recuerdo se dan eventualmente en la epilepsia y también, a veces, en otras circunstancias. En conjunto
son raros.
Ejemplo:
P 167 (epilepsia),

ver pág.

228.

.....................

.¡.-.........,;..;;;~Q;..

Dr. Iízarno Cruzado Díaz
MEO!CO PSIQUIATRA

C.M.P.36978
R.N.E. 17189

8.

ATENCION Y CONCENTRACION
En inglés: attention and concentration. En alemán: Aujmerk­

samkeit y Konzentration.

8.1.

DEFINICION

Atención significa la orientación (activa o pasiva) de la consciencia hacia algo que se experimenta. Concentración es la persistencia concentrada de la atención.

8.2.

FUNCION

La atención es una condición de la diferenciación del vivenciar, del percibir, del pensar, etc. Ejerce una función importante
en el enfrentamiento del hombre con su entorno y en cuan-

to a la percepción de sí mismo. La atención es, por tanto,
una de las funciones fundamentales del ser vivo en general:
la de vigilar lo que le rodea y percibirse a sí mismo, en ello,
de modo lúcido. La atención y la comprensión han de captar, conjuntamente, cuantas informaciones vienen del medio
ambiente o en el ámbito de uno mismo y graduarlas en relación a su importancia. El conjunto de la aferencia sensorial
ha de ser diferenciado en importante-no importante, pleno
de significación-desprovisto de significación, peligroso-inofensivo.
Mientras que el «volverse hacia» activo, el orientarse hacia
algo y persistir fijándolo son descritos corno atención y concentración activas, el ser atraído, el quedar fijado y fascinado por

162

Introducción a la psicopatologia general

una vivencia se designan como atención pasiva, fijación, fascinación. En eilo, una atención de gran intensidad puede coincidir·
con una limitación del ámbito y de la flexibilidad de la misma:
un enfermo que está completamente fascinado por sus vivencias
alucinatorias no puede prestar atención alguna a su entorno.

8.3.

CONDICIONES

PREVIAS

Las premisas de la posibilidad de estar atento son la vigilancia y la claridad de consciencia. Están proporcionadas por un
funcionalismo cerebral intacto y por un sistema sensorial también intacto.
El enfoque de la atención y el rendimiento de ésta están determinados además por el conjunto de la experiencia vital acumulada hasta el momento, por la inteligencia y por el· correspondiente estado de ánimo, ya que éste determina, en gran medida,
hacia qué se orienta la atención.
Así, p. ej., un sujeto lleno de pena y aflicción puede retraerse en sí mismo y no prestar ya atención a cuanto le rodea. Un
enfermo con delirio de persecución y preso de un estado de
ánimo de alarma y desconfiado observa, con intensificada atención, los posibles signos de presencia de sus perseguidores.

8.4.

EXPLORACION

La atención y la concentración se examinan en psiquiatría
clínica mediante observación del comportamiento, tanto en la
esfera verbal, como en la no verbal. Se pueden describir la
intensidad, el ámbito, la persistencia, la flexibilidad o elasticidad de las mismas.

8.5.

PATOLOGIA

DE LA ATENCION

Se pueden destacar diversos componentes,
lisis artificial debido .a motivos didácticos.

mediante un aná-

Atención

8.5.1.

y

concentración

16 3

Falta de atención y trastorno
de la concentración

Incapacidad o capacidad disminuida para enfocar, concentrarse y orientarse hacia un objeto. Trastorno de la capacidad de
prestar atención persistentemente a una determinada actividad,
un determinado objeto' o una determinada vivencia. Intensa distraibilidad, falta de concentración. El grado más intenso de
distraibilidad y la ausencia completa de atención se denomina
aprosexia (p. ej., en un estado confusional).

8.5.2.

Estrechamiento de la atención

Entre la atención «amplia», claramente vígil, prestada a múltiples cosas y la concentración sobre unas pocas (estrechamiento
de la atención), existe un amplio espectro. En la fijación sobre
alucinaciones (p. ej., sobre «voces»), en el vivenciar delirante
intenso, en profundas conmociones de ánimo, la depresión, la
pena, la preocupación, el miedo, están estrechando el campo de
la atención.

8.5.3.

Oscilaciones de la atención
y de la concentración

Oscilación en cuanto a la duración de la atención. Esta oscila
con arreglo al interés, a la participación personal de un sujeto,
en un objeto. Aquello que le importa al enfermo, lo que le ha
emocionado, lo que despierta su participación, mantiene tensa
su atención. Con respecto al diálogo con el enfermo y el juicio
que se deduce a partir del mismo acerca de la atención y la concentración, es muy importante tener en cuenta que la relación
entre los participantes en el diálogo contribuye esencialmente a
determinar la atención.
Un maníaco lleno de ocurrencias, ideas e impulsos tiene dificultad para fijar su atención sobre algo determinado y para
mantenerla (atención fluctuante, distraibilidad, debilidad de caneen tración),

164

Introducción a la psicopatología

general

8.6.

APARICION DE TRASTORNOS DE LA ATENCION
Y LA CONCENTRACION

Los trastornos de la atención y la concentración no son en
modo alguno síntomas específicos, ni siquiera típicos, de cualquier trastorno psíquico determinado. Apenas poseen importancia patognomónica. La atención está afectada en muchas situaciones cotidianas de conflicto, en alteraciones neuróticas, en
múltiples distimias, en la preocupación, la pena, el enfado, pero,
sobre todo, en miedos de distinta índole.
Se encuentran dichas alteraciones en la fatiga, bajo la influencia de fármacos sedantes, del alcohol y de diversas drogas.
Las drogas estimulantes (p. ej., las 'anfetaminas) pueden incrementar durante breve tiempo la atención, por elevaciones de
la actividad. En todos los trastornos psíquicos referibles a una
lesión cerebral difusa (psicósíndrome orgánico) está alterada la
atención. En todos los trastornos exógenos agudos (tipo de reacción exógena), en el enturbiamiento de consciencia, está disminuida la atención y llega hasta apagarse. Mas también cuando
la consciencia está clara y despejada se dan trastornos de la atención: en intensas conmociones emocionales, en distimias ·(melancolía, manía, etc.) no se puede prestar atención ni ésta puede
concentrarse.
En la esquizofrenia es variable el comportamiento de la atención y la concentración. Durante el episodio agudo esquizofrénico, de comienzo brusco, apenas resulta posible en ocasiones
una. atención activa y, por tanto, no es factible prestar atención
al entorno. Algunos enfermos están fijados en sus vivencias interiores (fascinación debida, p. ej., a alucinaciones o a delirio,
con frecuencia bajo amenaza de destrucción). En la esquizofrenia crónica, la atención no está en muchas ocasiones manifiestamente alterada, siempre que no se rocen temas delirantes. En
algunos paranoides, sobre todo en aquellos que tienen delirio
de perjuicio y de persecución, el medio ambiente es vivenciado
como hostil hacia el enfermo, existiendo así una atención intensificada, una constante disposición a la alarma frente al entorno,

buscándose constantemente signos significativos en tal sentido (HARTWICH, 1980).

Atención y concentración

8.7.

16 5

ATENCION Y ERRORES SENSORIALES

Cuando la atención está intensamente disminuida, en la fatiga
o en el estadio previo al sueño existen también errores sensoriales (alucinaciones hipnoides). También se dan alucinaciones. y
sobre todo ilusiones, cuando la atención está incrementada, sometida a gran- tensión. Así, p. ej., un niño que lleno de miedo
tiene que atravesar de noche un bosque, está sometido a una
tensión hipervígil y puede confundir un arbusto con una figura
que está al acecho; los ruidos del follaje, con los pasos de supuestos perseguidores (interpretación errónea ilusoria).

........................................

Dr. lizaf'OO Cruzado Oíaz
llEOICOPSKKMTRA
·~ C.MJl. 3'1e78
'"'\ ft.H.E. , 7189

9.

9.1.

PENSAMIENTO, LENGUAJE, HABLA

DEFINICION

Pensar significa mantenerse abierto a cuestiones, a información, comprender, hacer presente, entender significaciones, conectar entre sí y dotar de sentido; también supone explicación
de causas y reflexión preparatoria de actividades, así como adoptar decisiones, establecer juicios. En resumen: ordenar hechos
materiales e inmateriales relativos a nosotros mismos y a nuestro mundo.
El lenguaje capta el pensamiento por medio de signos (símbolos) y está puesto, por ello, al servicio de la función ordenadora
del pensamiento.
En el lenguaje hablado y en el escrito tiene lugar la comunicación de lo formulado de este modo por medio de símbolos,
como comunicación de hechos, como expresión del correspondiente estado de ánimo y también, en todo caso, de la intención
del que habla.

9.2.

FUNCION

En la acepción conceptual que acabamos de definir, el pensamiento abarca la concentración, la reflexión, el conocer y reconocer, el ordenar y conectar mediante categorías lógicas, con
arreglo a. la igualdad, la semejanza, la diferencia, la importancia,
con arreglo a causas y consecuencias y a hechos afectivos (estado de ánimo, deseos, tendencias, pulsiones, intenciones, motiva-

Pensamiento,

lenguaje, habla

16 7

ción). Supone asimismo combinar, meditar, juzgar, decidir, prepararse para actuar (véase, para mayor detalle: psicología. del
pensamiento).
El pensar atraviesa por distintos estadios de desarrollo, desde
un pensamiento més amorfo, menos estructurado, que no obedece aún o lo hace en grado escaso a leyes lógicas, más determinado por estados de ánimo y en muchas ocasiones caracterizado por modos de pensamiento plástico-concretos, hasta un pensamiento más abstracto y conceptual, más alejado de lo sensorial-plástico.
La clase, ritmo, riqueza en contenidos, movilidad, conexiones, la preponderancia de lo concreto-sensorial o bien de lo
abstracto, la capacidad de juzgar y criticar, la capacidad para
reflexionar acerca de uno mismo, la referencia a lo objetivo
o la dependencia con respecto al estado de ánimo, no sólo ponen
de manifiesto la capacidad de pensar en el sentido de categorías
racionales y lógicas (inteligencia) por parte de un sujeto, sino
también su estado momentáneo de ánimo y su modo de ser
(ROBINSON,
1972).
Por ello, los «trastornos del pensamiento» no han de considerarse nunca de un modo aislado, sino en cuanto que constituyen expresión de una afección del sujeto globalmente considerado.
El lenguaje es vehículo y expresión del pensamiento. Resulta
difícil formarse, sin diálogo, una imagen acerca del modo de
pensar de un sujeto. El mutuo entendimiento se da esencialmente a través del diálogo.

9.3.

9.3.1.

FUNDAMENTOS

DETERMINANTES

Fundamentos psicológicos y fisiológicos

La vigilancia, la claridad de consciencia y la consciencia acerca de sí mismo, la inteligencia, la memoria y la afectividad son
los determinantes psicológicos más importantes del pensamiento.
Un funcionamiento intacto de todo el cerebro en su conjunto
constituye la premisa que posibilita el pensamiento.
Con respecto al lenguaje, a su comprensión y a su expresión
en el habla, la escritura, la lectura, constituyen una fundamental

Introducción a la psicopatología general

168

premisa las funciones de determinadas zonas cerebrales (véase:
neuropsicología).
En el lenguaje hablado, y aparte de las capacidades de pensar y del lenguaje, precisamos de una coordinación motora intacta
por parte de todo el aparato destinado a la fonación (órganos
respiratorios, cuerdas vocales, espacio de fonación constituido
por el tórax, la faringe, la boca, los dientes y los labios).

9.3.2.

Determinantes socioculturales

Los signes del lenguaje (y con ello del pensamiento)· son
símbolos socioculturalmente determinados (normados), que resultan troquelados y adoptados (aprendidos) por el sujeto durante su desarrollo en su correspondiente colectividad micro y
macrosociológica y que pueden recibir aún determinadas modificaciones de significado a través de la experiencia biográfica y
con arreglo al estado de ánimo.
Para el desarrollo del pensamiento véase sobre todo PIAGET *
(1967, 1973).
9.4.

EXPLORACION

La exploración del pensamiento y del lenguaje tiene lugar a
través del diálogo y de la observación del comportamiento. El
contexto, en el que surgen trastornos descriptibles. del pensamiento determina además esencialmente cómo puede captarse
este último y, en todo caso, cómo puede comprendérsele. Para
más detalles véase KIND (1973). Por lo que se refiere al examen
por medio de tests, véase: psicología de los tests.
9.5.

PATOLOGIA

Los conceptos que exponemos a continuación están pensados .como
ideas auxiliares relativas a la descripción y al entendimiento, mas no
como conceptos que descompongan o analicen a un ser humano enfermo

* Ver PIAGET, J.: La toma de conciencia, 3ª edición, Madrid, Morata, 1985. (N. del T.)

Pensamiento,

lenguaje, habla

169

en funciones diversas y que aparten así de tener presente, como totalidad, a la existencia del mismo (y ello significa siempre también «haber
llegado a ser»). Los conceptos constituyen medios auxiliares para este
«hacer presente» si se les emplea de forma correcta. Un exacto «hacer
presente» significa comprender mejor al hombre enfermo, aproximarse
a él, y esto constituye el fundamento de la terapéutica. (Ver SCHWARZ,
1982; ScHMIDT-KNAEBEL,

9.5.1.

1983).

Trastornos formales del pensamiento

Bajo esta denominación se incluyen algunos trastornos del
curso de] pensamiento que aparecen con frecuencia. En muchos
casos son nosológicamente inespecíficos. Su observación nos ayuda a hacernos presente, con mayor exactitud, cómo se encuentra
el enfermo.
(Aquí no defendemos la vieja tradición de considerar al
delirio y a la obsesión como trastornos del contenido del
pensamiento.)
9.5.1.1.

PENSAMIENTO INHIBIDO

El pensamiento (y el lenguaje) en su conjunto están como
frenados, cursan de modo irregular, premiosa y trabajosamente,
avanzando como contra resistencias. La dificultad del curso del
pensamiento por lo que se refiere a ritmo, contenido y planteamiento de una finalidad no puede hacerse desaparecer, aun
cuando el enfermo se esfuerza manifiestamente por ello.
· Desde el punto de vista clínico, el pensamiento inhibido se
muestra como dificultad de la comunicación verbal, que puede
llegar hasta el cese de ésta. La inhibición del pensamiento puede
ser consecutiva a una pobreza de impulsos en general (con ausencia de productividad y de ocurrencias, con vacío de pensamientos) o bien estar basada en resistencia de índole afectiva
(depresivas), reales o basadas en delirios (angustia, culpa).

Causas
Síndrome psicorgamco, enturbiamientos de consciencia, depresiones de índole diversa, esquizofrenia.

Introducción a la psicopatología general

1 70

Ejemplos:
P 101 (esquizofrenia):
«No podía realizar ya nada. Los pensamientos giraban siempre en
círculo y luego se interrumpían . de repente, para comenzar de nuevo
desde e1 principio. Por el1o no los concluía nunca.»
P 100 (esquizofrenia):
«Lo peor es lo que me pasa con el pensamiento:
no puedo sencillamente hacer avanzar mis pensamientos.
Las ideas no hacen más que
dar vueltas y a veces tengo la impresión de que ya no tengo pensamientos ... ni tampoco memoria ... y no puedo concentrarme en nada.»
9.5. l .2.

PERSEVERACl·ON

DEL PENSAMIENTO

El pensamiento se repite, de continuo
cabeza la misma idea (o bien unos pocos
impone constantemente, sin lograr elaborarlo
descrito también, en parte, como cavilaciones
«dar vueltas a lo mismo» dentro de un estado

da vueltas en la
pensamientos), se
ni concluirlo. Es
depresivas, como
de ánimo afligido.

Causas
Estadio de presueño (con frecuencia), en el insomnio debido
a preocupaciones, en depresiones de todas clases. También en

el psicosíndrome orgánico. Las ideas obsesivas (pág. 333)
son, casi siempre, perseveratorias.
NoTA:
veración.

El pensamiento

estrechado

(pág. 17 2) no equivale

a perse-

El pensamiento empobrecido se encuentra casi siempre en el pensamiento inhibido y en el perseverante, mas también, con frecuencia,
en el pensamiento lentificado.
9.5.1.3.

BLOQUEOS DEL PENSAMIENTO

Súbita ruptura del curso del pensamiento. El enfermo se
detiene en medio de la conversación, se calla, «pierde el hilo»,
en ocasiones reanuda la conversación con Otro tema. Los bloqueos tienen lugar con la consciencia clara y no han de confundirse con la interrupción del curso del pensamiento debida
a una ausencia.

Pensamiento,

lenguaje, habla

171

Se dan también bloqueos a consecuencia de una completa
perplejidad que surge súbitamente, en estados de terror, durante
el sentimiento de· vacío interior, etc. En la esquizofrenia aparece
también un bloqueo «activo» debido a negativismo.
9.5.1.4.

PENSAMIENTO INTERRUMPIDO

El propio enfermo experimenta la súbita interrupción
del curso de su pensamiento. A veces incluso como robo o
interrupción del pensamiento por potencias exteriores ( véase: Trastorno de la actividad del Yo). El pensamiento interrumpido se reconoce, al igual que el bloqueado, porque el
discurso del paciente queda, de repente, cortado.
9.5.1.5.

PENSAMIENTO LENTIFICADO

Se refiere al retraso, casi siempre continuo, del curso del
pensamiento. Se advierte por la pegajosidad, viscosidad y torpor
del modo de hablar y de reaccionar del enfermo.
El pensamiento inhibido está también en muchas ocasiones
lentificado.
Se encuentra lentificación del pensamiento en enturbiamientos de consciencia, en la somnolencia, en depresivos inhibidos,
en el síndrome psicorgánico, en esquizofrénicos intensamente
preocupados y afligidos. Véase también: bradifasia.
Ejemplo:
P 94 (esquizofrenia):
El enfermo se da cuenta de la dificultad
la atribuye a influencias extrañas:
«Hacen
canse.»
9.5.1.6.

que tiene para pensar y
que mi pensamiento se

PENSAMIENTO ACELERADO E IDEOFUCAL

La velocidad del pensamiento y del lenguaje está acelerada.
El pensamiento ideofugal ya no es dirigido estrictamente por la
representación de una meta, sino que cambia con frecuencia de
reapresentación de una meta, sino que cambia con frecuencia de
meta o bien la pierde de vista. El pensamiento se distrae constantemente por la aparición de otras ocurrencias intercaladas en su
curso.

Introducción a la psicopatología

172

general

El examinador puede seguir casi siempre la superficial y fugaz asociación de. ideas (en contraposición con el pensamiento
incoherente). Véase también: taquifasia y logorrea.
El propio enfermo puede sentir la fuga de ideas como aglomeración de éstas, como fuga de las mismas. De hecho puede
huir con esto de aquello contra lo que se defiende.
Ejemplo:
P 131 (esquizofrenia):
El joven enfermo se queja desesperadamente: «Mi. pensamiento está
trastornado, tengo fuga de ideas..; no puedo ya pensar... el pensamiento se me desmorona.»
9.5.1.7.

PENSAMIENTO

ESTRECHADO

Limitación de los contenidos del pensamiento, pobreza de
temas, fijación a unas pocas representaciones de metas, aminoración de la «movilidad mental». El pensamiento estrechado carece de capacidad de visión conjunta, de disposición para abarcar diversos puntos de vista. Durante el diálogo, el paciente
tiene dificultad para pasar de un tema a otro. El propio enfermo
puede experimentar el estrechamiento como un no poderse
desprender de determinadas ideas, como pensamiento «en círculos» y cavilaciones.
Ejemplo:
P 113 (depresión):
Las ideas giran constantemente en torno a los temas de destrucción
y putrefacción del cuerpo. Durante sus noches de insomnio, la enferma
sigue dándole vueltas en su pensamiento a su desgracia: «Es como si
mi pensamiento no avanzase, como si las ideas estuviesen paradas.»

9.5.1.8.

PENSAMIENTO

PROLIJO

El pensamiento se pierde ampulosamente o de un modo pedantesco y minucioso en detalles sin importancia y no persigue
con ahínco una meta. No se puede dejar de lado aquello que es
secundario.

Pensamiento,

lenguaje, habla

173

Ejemplo:
P 63 (esquizofrenia):
En su perplejidad, la joven paciente no puede decir ya casi nada,
se da cuenta de su incapacidad para pensar: «Quizá ... no sé ... una
vez es así, otra de otra manera ... no puedo juzgar al respecto, cualquier
cosa, por eso mismo ... »
El pensamiento prolijo puede ser consecutivo a una falta de capacidad de abstracción o también de una incapacidad para dejar de 1ado
lo carente de importancia, incluso cuando intelectualmente
es reconocido como accesorio (pedantería, anancasmo).
h

9.5.1.9.

PENSAMIENTO VACO

Falta la acentuación del pensamiento, al no diferenciarse bien
entre el primer plano y el segundo plano, entre lo principal y
lo secundario, ordenándose de modo correspondiente el planteamiento de finalidad. Sin estar acelerado, el pensamiento puede
dar la impresión de ser fugaz y poco claro, en el sentido de una
falta de diferenciación neta.
9.5.1.1 O.

PENSAMIENTO

PARALOCICO

Los enfermos mezclan entre sí hechos heterogéneos ( contaminación), juntan distintas ideas o imágenes que no han de ser
forzosamente contradictorias (condensación), sustituyen los conceptos que resultan habituales para el sujeto sano con otros cualesquiera (sustituciones) o bien pueden deslizarse desde la secuencia correspondiente a la idea principal, a ideas secundarias
(pensamiento desviado), pierden la conexión lógica, pueden saltarse de unas ideas a otras (véase: incoherencia) o bien ouede
tratarse de un pensamiento extrañamente rígido, que discurre
por un único carril, insensible y en ocasiones confuso, en correspondencia con la rigidez afectiva.
Ejemplos:
P 115 (esquizofrenia):
«También he leído la Biblia,
francés perfectamente.»

la confundo

siempre

P 136 (esquizofrenia):
El paciente, que se da cuenta de su enfermedad,
trabajo titulado Problemática de la muerte:

porque

escribe

hablo

en un

Introducción a la psicopatologia general

174

«Ahora ve de nuevo cadáveres;

compararlos.
No, Señor; pero, sería un truco de la muerte.
Sí,· un grito.
Ay, ay, creen también en Cristo.»

Uno de sus poemas tiene por título Gracia y consejos consoladores:
«Se baña.

No seas soso.
Báñate. y pronto.»

Sabe acerca de su trastorno del pensamiento. que constituye una
expresión del trastorno de su identidad del Yo y de la pérdida· de sí
mismo. Esto es lo que expresa en su Oración:
«Claridad, tú la añorada:
Retorna de nuevo.
Embebe mis sentidos,
Dime _quién soy yo,
Y permanece en mis canciones.
Condúceme de nuevo a mí mismo.
Ven claridad
Y hazme Ieliz.»

9.5.1.11.

PENSAMIENTO

INCOHERENTE

( DISCREGADO)

El pensamiento y también, con éste, el lenguaje del enfermo
no guarda ya ninguna coherencia lógica o afectivamente comprensible, está desgarrado en diversos fragmentos de pensamientos aparentemente mezclados al azar (pensamiento disociado).
La incoherencia de] pensamiento puede ir unida a cualquier
género de modificación de Ja rapidez del mismo.
La sintaxis puede estar destruida (paragramatismo, parasintaxis) hasta una incomprensible 'mezcolanza de palabras o de
sílabas desprovistas de sentido (destrucción del lenguaje, esquizojasia). Existe también, por otra parte, una incoherencia en
la que el enfermo constituye, desde luego bien, las frases desde
el punto de vista sintáctico, pero en la que el contenido de lo
que dice no permite reconocer coherencia alguna asequible al
sujeto sano.
Ejemplo:
P

19

(esquizofrenia):

Pensamiento,

lenguaje,

habla

17 5

«He oído que yo era la Isabel. Es muy probable que hayan oído
cómo quitan el cerebro ... Se quiere probar pararme el fin del mundo ... ,
superdecapitar los pensamientos... Rayos y truenos, y que la gente se
ponga de otro humor, eso es lo que yo llamo separar en pedazos. También el viento de casa, la segmentación de fuerzas ... , he visto el asesinato, tendría que haber producido hipnosis, eso viene del que se
denomina emperador ... Se siente que se es violada en el cuerpo ... He
visto cómo me quitaban el cerebro, era como una nube blanca que
salía del cerebro cuando me quitaban el cerebro. También vi entonces
un angelito que me volvió a dar el cerebro en el. cielo. Cientos de
serpientes habían hecho agujeros por mi cuerpo, en mi cabeza. en el
tronco, en mi cuello, me duele el cuello. Las serpientes me han comido
el cerebro. Es como si me quisieran volver tonta, pero luego me ha
ayudado la potencia buena y las heridas se me han curado. Una de las
serpientes era gigantesca, era una boa, está en mi cuello y me ha arrancado un pedazo de él.»
«Antes la gente eran hombres de ojos azules y hechos como el cerebro. Los de ojos azules hacen de modo distinto el cerebro que los
de ojos negros y luego vienen también los amarillos, los chinos ... »
«Alma mía, se puede vivir bien y hacer cosas, pero luego se viene
uno abajo. Es también como secuestrar que Dios cura luego con pomadas, vendas y máquinas metidas en el corazón.»
Al pensamiento incoherente, con claridad de consciencia, se le designa también como confusión (mental) y se le diferencia de la falta de
claridad y disgregación del pensamiento, que cursa con enturbiamiento
de consciencia y trastornos de la memoria, en el síndrome amencial.

9.5.2.

Trastornos del pensamiento en relación
con trastornos de la vivencia del Yo

En la alteración de la actividad del Yo y de la demarcación
del Yo, sobre todo en esquizofrénicos, existen característicos
trastornos del pensamiento:
9.5.2.1.

DIFUSION

DEL PENSAMIENTO

El enfermo se queja de que otros conocen sus pensamientos
y pueden leerlos (lectura del pensamiento), que sus pensamientos
ya no le pertenecen a él solo.

Introducción a la psicopatología general

176

9.5.2.2.

ROBO DEL PENSAMIENTO
DEL PENSAMIENTO)

(ENAJENACION

Los énfermos tienen la sensación de que les roban y les retiran los pensamientos.
9.5.2.3.

PENSAMIENTO

INTERVENIDO

O DIRICIDO

El enfermo experimenta sus pensamientos como hechos, dirigidos, controlados, impuestos, inculcados ·por otros.
Los mencionados trastornos surgen juntos en muchos casos.
Ejemplo:
P 62 (esquizofrenia):
«El impulso para pensar ha disminuido ... , la fuerza vital de los
fallecidos me influye ... Escolaridad paragráfica ... » El enfermo observa
que otros pueden sentir y leer sus propios pensamientos, que le quitan
sus pensamientos y le inculcan pensamientos extraños, que no son los
suyos propios. También pueden influirle otros en sus sentimientos, su
voluntad y sus actos.

9.5.3.

Afasias

Las afasias son trastornos del lenguaje consecutivos a lesiones cerebrales localizadas en el hemisferio dominante (el izquierdo en los sujetos diestros).
Con arreglo a la zona afectada resulta una forma de afasia
clínicamente distinta. La afasia motora (expresiva) o de Broca es
resultado de una lesión de la zona cerebral de Broca; la afasia
sensorial es el resultado de una lesión de las partes posteriores
de la circunvolución temporal (en la transición hacia los lóbulos parietal y occipital).
Tan sólo señalaremos aquí algunos datos esenciales. Para más
detalles véase la neuropsicología.
9.5.3.1.

AFASIA EXPRESIVA O MOTORA (BROCA)

En la rara forma pura de la afasia de Broca, el enfermo
puede entender el lenguaje hablado y el escrito, pero él mismo
es incapaz de hablar (trastornos del componente motor del len-

Pensamiento,

lenguaje, habla

177

guaje), y permanece mudo o mutila las palabras (para/asías literales y silábicas). Con frecuencia existe una repetición estereotipada de sílabas. Pero el enfermo dispone de las imágenes interiores de las palabras y es capaz de indicar el número de sílabas que las componen. Con frecuencia se agregan a ello leves
alteraciones de la comprensión del lenguaje y confusión entre
palabras.
9.5.3.2.

AFASIA

SENSORIAL

(WERNICKE)

Trastorno de la comprensión del lenguaje que llega hasta la
sordera verbal. El enfermo carece de las «imágenes interiores
de las palabras». No encuentra dentro de sí mismo los vocablos
adecuados (afasia amnésica). No dispone ya de palabras para
designar objetos y los denomina en ocasiones de un modo erróneo (para/asía verbal), las repite .a veces de un modo estereotipado y sin conexión plena de sentido (paragramatismo, agramatismo). En la jergafasia, el enfermo habla por retazos inconexos,
en parte desprovistos de sentido. No es capaz tampoco de repetir correctamente las palabras que se le dicen o bien de leer
(alexia), ni de escribir espontaneamente o al dictado (agrafia).
También está dificultado el manejo de números ( acalculia) y algunas veces (cuando las lesiones son extensas) falta asimismo la
posibilidad de expresarse mediante gestos convencionales (p. ej.,
saludar con la mano, amenazar, etc.) o mediante mímica.
Causas

Focos cerebrales de la más variada naturaleza patológica:
trastornos del riego cerebral (arteriosclerosis, apoplejía), atrofia
cerebral, enfermedad de Pick, tumores. Cuando existe una lesión generalizada se agrega un síndrome psico-orgánico.

9.-5.4.
9.5.4.1.

Trastornos de la fonación
AFONIA

Y DISFONIA

Falta de voz, ronquera, voz apagada por parálisis del IX par
craenal o por enfermedad de las cuerdas vocales (inflamación,
tumor).

178

Introducción a la psicopatología general

En ocasiones se produce también una afonía psicógena («quedar mudo de terror»).
9.5.4.2.

DISARTRIA

Trastornos de la articulación del lenguaje en perturbaciones
de la fonación por alteraciones respiratorias (p. ej., en el corea
de· Huntington), por malformaciones o enfermedades del espacio
de la fonación (fisuras faríngeas, parálisis de la lengua, parálisis de Ja musculatura facial, ausencia de dientes, prótesis mal
fijada y también debilidad general acentuada y deshidratación),
por lesiones motoras centrales (parálisis bulbar y pseudobulbar).
9.5.4.3.

TARTAMUDEO Y TARTAJEO

Trastorno de la fluidez del lenguaje, que es considerado por
muchos como neurótico.
9.5.4.4.

LOCOCLONIA

Repetición espástica de sílabas, por permanecer adherido a
la palabra, en el síndrome de Parkinson.

9.5.5.
9.5.5.1.

Trastornos del habla
MODIFICACION DE LA INTENSIDAD
DEL LENGUAJEHABLADO

Los maníacas agitados pueden hablar en tono muy alto, gritar, rugir. Pero también en la depresión agitada grave aparece
un .~ritar torturado. Asimismo los esquizofrénicos pueden gritar
en la agitación catatónica (véase: actividad del Yo). La mayoría
de los depresivos hablan en voz baja.
9.5.5.2.

MODIFICACION DE LA MODULACION

Puede oscilar entre un movimiento muy' intenso de la voz,
en ocasiones acompañado por un hablar amanerado-adornado,

Pensamiento,

con tono patético
uniforme.
9.5.5.3.

lenguaje, habla

179

y, por otra parte, un habla monótona

HABLA LENTIFICADA

y

(BRADIFASIA)

Véase: pensamiento inhibido y lentificado.
9.5.5.4.

HABLA INTERRUMPIDA, ROTA

Ciertos modos de hablar interrumpidos, rotos, de los esquizofrénicos tienen lugar por bloqueo del pensamiento. El enfermo
tiene la sensación de que se corta de repente el flujo de sus pensamientos (pensamiento entrecortado). Ello puede tener lugar a
veces por la aparición, en medio del curso del pensamiento, de
ocurrencias, vivencias delirantes, alucinaciones. Pero también
los psico-orgánicos perplejos y los depresivos en ocasiones hablan
de este modo entrecortado.
9.5.5.5.

HABLA ACELERADA (TAQUIFASIA)
Y COMPULSION A HABLAR (LOGORREA)

El enfermo habla muy deprisa y casi siempre también de un
modo excesivo, tiene una intensa compulsión a hablar. En ocasiones, la ilación de lo que se dice tiene lugar predominante-

mente tan sólo por el sonido de las palabras (asonancias, consonancias) o por contraste. El enfermo parece saltar así de una
palabra a otra. A veces resulta imposible seguir ya el curso de
lo que va diciendo. Por ello se distingue entre logorrea coherente e incoherente.
Causas
Se encuentra más frecuentemente aceleración del habla y
compulsión a hablar en la agitación maníaca (a fin de dar expresión al número excesivo de ocurrencias), en la manía endógena,
a veces en esquizofrénicos agitados (flujo de palabras autista,
sin preocuparse ya del interlocutor); también, en ocasiones, so·
bre una base orgánica en afásicos.

Introducción a la psicopatolog ta general

180

9.5.5.6.

VERBICERACION,

PALILALIA,

ESTEREOTIPIA VERBAL

Repetición uniforme de sílabas y palabras que aparece en
algunos afásicos, que buscan espasmódicamente vocablos. Las
quejas estereotipadas se presentan en depresivos agitados.
Ejemplo:
P 164 (depresión involutiva agitada):
Repite constantemente su desgracia:
morirme.»

«Querría

morir:

no puedo

Las verbigeraciones de esquizofrénicos han de entenderse,
a veces, como un autoaseguramiento, y en ocasiones también
como un conjuro a modo de plegaria.
Ejemplos:
P 23 (esquizofrenia):
El enfermo grita constantemente:

«Soy un ser humano.»

P 24 '(esquizofrenia):
Verbigera: «Soy el que soy.»
Entendemos esto último como autoaseguramiento reiterado bajo ame·
naza contra la consciencia de sí mismo. (Véase.)
P 20 (esquizofrenia):
El enfermo grita constantemente: «Dios es todopoderoso.» Sentía
hundirse a sí mismo y al mundo, se sentía completamente· abandonado
y corría a la calle repitiendo a gritos la frase anterior. Una vez cesada
la agitación refirió que se había sentido tan abandonado, sin tener nadie
a su lado, que había apelado a Dios.
9.5.5.7.

ECOLALIA

Repetición, a modo de eco, de palabras que el. enfermo escucha pronunciar ante él y de frases breves. Aparece cuando hay
una gran perplejidad seguida de grave trastorno de la actividad
del Yo en esquizofrénicos (véase también ecopraxia), asmusmo
eventualmente en Ja oligofrenia y la demencia, así como en
afasias.
9.5.5.8.

~UTISMO

El enfermo no habla ya nada o casi nada, lo cual va unido
a veces a estupor, aun cuando está intacta su. función verbal.

Pensamiento,

lenguaje, habla

181

El mutismo se basa generalmente en un estar dominado por la
perplejidad, la angustia, la desesperación. Hallamos mutismo en
depresivos graves, cuando el enfermo, en su desvitalización, ha
perdido todo impulso a hablar, cuando no tiene ya esperanza de
encontrar comprensión y queda atenazado por un sufrimiento
mudo (estupor depresivo). El mutismo y el estupor esquizofrénicos (catatónicos) se basan también, la mayoría de las veces,
en el predominio de la angustia, la desesperación, la desesperanza de hacerse entender, en una obnubilación oneiroide (véase:
actividad del Yo; vitalidad del Yo). Más raramente se da él mutismo en vivencias extáticas y de fascinación.
El llamado mutismo psicógeno puede instaurarse tras choques
psíquicos o también con un propósito determinado (telefrénico,
por ejemplo, en reclusos).
Mutismo en los niños autistas.

9.5.6.

1 ncomprensibilidad del lenguaje

El lenguaje de los enfermos, y a pesar de una articulación
ordenada y de un ritmo que puede aún seguirse, en ocasiones se
hace ininteligible, debido a diversos motivos.
9.5.6.1.

SIMBOLISMO PERSONAL

El enfermo no utiliza ya las palabras en el sentido corriente
que éstas tienen, sino que las confiere una significación personal: simbolismo privado, metáforas personales, pensamiento y
lenguaje paralógicos.
Ejemplo:
P 21 (esquizofrenia):
«Ouerría encontrarme a mí mismo ... Así tengo que ser extravagante
para poderme sentir a mí mismo como propio. Por ello no puedo hacer
como otras personas corrientes, por ello no puedo renunciar a los símbolos que yo mismo he imaginado:
Blanco = tarjeta, servilleta, pañuelo, auto.
= olvidar, disculpar.
Verde
= casi siempre hojas, disculpar, olvidar.
Cuervos = los animales me obedecen.
Gotas = olvídar.»

Introducción a la psicopatologia general

182
9.5.6.2.

PARASINTAXIS,

PARACRAMATISMO,

INCOHERENCIA

El lenguaje pierde su coherencia gramatical, lógica y capaz
de despertar una participación afectiva: el discurso se disgrega,
se disocia, se torna incoherente, cursa a saltos hasta la completa
confusión verbal. En el caso extremo, las manifestaciones verbales tan sólo constituyen una maraña de palabras y sílabas (véase:
pensamiento incoherente).
Tales graves destrucciones gramaticales ·y lógicas pueden surgir en la demencia y en el tipo de reacción exógena aguda. Raras
veces se da también algo similar en maníacos muy agitados.
Algunos esquizofrénicos pueden hablar predominante o temporalmente con absoluta incoherencia («ensalada de palabras»,
esquizofasia). Si se conoce bien a los enfermos, cabe reconocer
en ocasiones algún sentido en tal maraña de vocablos.
La interpretación puramente finalista de la incoherencia del
pensamiento y del lenguaje esquizofrénicos como defensa, en el
sentido de que el enfermo desea rehuir así el entendimiento con
los demás, no es seguramente válida para todos estos casos. Esta
interpretación es plausible cuando el enfermo (que la mayoría
de las veces es crónico) habla tan sólo de un modo incoherente
cuando se rozan en él sus «puntos flacos», su delirio o determinadas vivencias anteriores. Otros enfermos, especialmente los
. agudos, incurren en confusión de pensamiento por estar dominados por vivencias de destrucción, ruina y despedazamiento,
de catástrofes y caos, por la angustia y el pánico, por la perplejidad (véase: consciencia acerca de sí mismo).
Existe también pensamiento incoherente en otras psicosis
(así, p. ej., en epilépticos).
Algunos enfermos nos expresan a través de su discurso incoherente, en su mayor parte ininteligible, su realidad vital con
asombrosa «densidad» y exactitud. Hay que tomar también en
serio el discurso incoherente, para comprender al enfermo.
Ejemplo:
P 163 (esquizofrenia):
A través de un torrente de palabras, absolutamente incoherente y que
dura unos tres cuartos de hora, esta muchacha afirma tres cosas esenciales: «Esto fue el mayor naufragio de mi vida.» Comunica así breve

Pensamiento,

lenguaje, habla

183

y claramente su catástrofe y hundimiento personales. «Mi reloj no vive
ya»: está destruida Ja marcha de su vida. «Miro a las montañas, para
que me ayude Dios»: siente su desgradada situación y su necesidad de
auxilio y espera ayuda de Dios, al cual como muchos pueblos de la
tierra, localiza
las montañas.
'

en

9.5.6.3.

PARAFASIA

El enfermo no se preocupa en absoluto acerca de si ha
entendido bien lo que se le pregunta, sino que manifiesta algo
de contenido completamente distinto. Esta parafasia, este «hablar
de lado», puede surgir cuando durante el diálogo el paciente no
puede o no quiere dirigirse a su interlocutor. Ello puede tener
Jugar como defensa o porque el enfermo está tan ocupado interiormente por cosas distintas a las que constituyen el tema de la
conversación, que se aparta constantemente de éste.
Ejemplo:
P 15 (esquizofrenia):
El joven paciente dice que «tenía una ensalada de ideas en la cabeza.» Se ha ejercido una especie de influencia hipnótica en sus pensamientos que, por ello, se han tornado confusos. Luego guarda silencio
durante mucho tiempo y dice finalmente:
«De todos modos, todo el
mundo tiene un complejo sexual antes de los veinte años de edad.»
Cuando se le interroga al respecto, no dice nada al principio y más
adelante manifiesta:
«El gran teatro del mundo de Calderón.»
9.5.6.4.

NEOLOGISMOS

Formación de nuevos vocablos, frecuentemente a base de
conexión entre cosas heterogéneas (contaminaciones). Se da casi
exclusivamente en esquizofrénicos, expresando con ello su simbolismo particular o que están sometidos a la presión de manifestar,
siquiera aproximadamente, lo incaptable de sus experiencias.
Cuando se conoce bien a los enfermos en muchas ocasiones se
les puede comprender aproximadamente bien.
Ejemplo:
P 137 (esquizofrenia):
«Parir con sangre... esterilización
del tribunal tutelar...
disparar barba de hombre... deber de detención de disparar
ria... cambio de sustitutivo de placenta.»

deber de
suspen~o~

Introducción a la psicopatología general

184
9.5.6.5.

CRIPTOLALIA

Y CRIPTOCRAFIA

Algunos esquizofrénicos se forman un lenguaje particular y
privado, que puede ser completamente ininteligible (criptolalia),
e incluso una escritura personal (criptografía). Esto ha de entenderse como prosecución del simbolismo privado.
Ejemplo:
P 27 (psicosis esquizofrenoide en epilepsia):
El enfermo estudia «gazología» (la doctrina del Espíritu Santo), «bezalogía» (la doctrina acerca del mundo de los ángeles). Le ha sido donada la hebefrenia y en ello se trata del «arte de elevarse». (Nota: de
elevarse sobre la mísera realidad.) En el laboratorio de investigación
cerebral habría que estudiar la «leucopia», La «patonia» es una «subdivisión de la hebefrenía».

10.

INTELIGENCIA

En inglés: intélligence. En alemán: Intelligenz.

10.1.

DEFI N ICION

Capacidad para una correcta toma de conocimiento (es decir:
correcta en cuanto a la cosa e intersubjetivamente coincidente)
de y para la comprensión acerca de estados de cosas y de sus
interrelaciones, así como para el despliegue, de ello resultante,
de una actividad plena de sentido, planificada 1 y apuntada
hacia una finalidad (comportamiento inteligente).
10.2.

FUNCION

Numerosas funciones aisladas (artificialmente determinadas)
contribuyen a este complejo rendimiento. Las funciones sensoriales, la consciencia vígil y la orientación, la atención y el interés (en relación con la motivación, el impulso y la situación
afectiva), los rendimientos del pensamiento correspondientes a
captación, abstracción y combinación, al juicio y a la deducción
de conclusiones posibilitan, bajo la influencia del estado de
ánimo presente y del conjunto de la experiencia vital (aprendizaje) la lucidez por parte de una visión de conjunto distanciada,
de una evaluación de importancias y de una conclusión final,
así como fa planificación y realización de actos encauzados
hacia una finalidad. La visión comprensiva es captada mediante
1

6

Para diferenciación con respecto a los actos instintivos.

186

Introduccion a la psicopatología general

el concepto y comunicada por medio del lenguaje, siendo así
intersubjetivamente comprobable.
La inteligencia, en este sentido, es en. último término, y para
expresarlo de un modo general, la capacidad para dar cumplimiento a la vida propia, la capacidad para adaptarse y afirmarse y para superar el mundo. Concebida de este modo, escapa a
una determinación científica reduccionista, para la cual, inteligencia es aquello que puede captarse mediante los tests de
inteligencia. Por medio de estos tests tan sólo pueden determinarse y medirse sectores parciales.
De los diversos factores de la inteligencia (THURSTONE, 1935;
JA.GER, 1967; PAWLIK, 1968) son especialmente importante los
siguientes sectores, para la práctica:
Pensamiento numérico, cálculo.
Comprensión del lenguaje, capacidad de expresión.
Espontaneidad, riqueza de ocurrencias y capacidad de
combinación, productividad, movilidad (ritmo y flexibilidad).
4. Lógica formal, capacidad de juicio, capacidad de abstracción, visión clara.
l.
2.
3.

No vamos a entrar aquí en la psicología del constructo científico que denominamos inteligencia, ni en la cuestión relativa
a su estructura factorial y su desarrollo (para literatura véase
GUILFORD, 1967; JAGER, 1967; PAWLIK, 1968; THURSTONE,
1935).

10.3.

10.3.1.

FUNDAMENTOS
Somáticos: estructura y función
del cerebro

La inteligencia está sometida a un desarrollo genéticamente
determinado (posiblemente poligenético). A las influencias genéticas aluden sobre todo las· investigaciones realizadas en gemelos y en hermanos no gemelos, así como los estudios sobre niños
adoptados y relativos a la concordancia en cuanto a la inteligencia (SLATER y Cowrs, 1971).

Inteligencia

10.3.2.

187

1 nfluencias psicológicas y sociales

sobre el desarrollo del cerebro
y de su funcionamiento

Acción favorecedora del medio ambiente sobre la puesta en
marcha de este funcionamiento, estimulación mediante educación por los padres, hermanos y compañeros de juego (competición), por la escuela .. Si falta totalmente esta estimulación, la
inteligencia no puede desarrollarse por completo (con respecto
a este tema véase sobre todo EYSENCK, 1971).
10.4.

EXPLORACION

Una importante evaluación, para uso clínico, resulta ya de
un fructífero diálogo sobre múltiples sectores de la vida y sobre
la evolución vital (escuela, profesión). Aparte de ello se pueden
explorar, por medio de tests, diversos sectores de la inteligencia, midiéndolos con los mismos (véase, p. ej., KIND y psicología de los tests).

10.5.

PATOLOGIA (TRASTORNOS
DE LA INTELIGENCIA)

Posibles causas de subnormalidad

intelectual. Resumen:

10.5.1. Déficit intelectuales a consecuencia de desviaciones congénitas o adquiridas en cuanto a la estructura o las funciones cerebrales.
10.5.1.1. Oligofrenia.
10.5.1.2. Demencia,
10.5.2. Ausencia .de las experiencias básicas que constituyen una
premisa necesaria para la inteligencia (en defectos sensoriales, en el aislamiento, la privación afectiva).
10.5.3. Trastornos del contacto y de la referencia a la realidad en
Ja psicosis:
·
10.5.4. Afección de la percepción, de la atención y de la motivación de rendimientos intelectuales, debida a motivos afectivos (p. ej., en
la depresión).

188

Introducción a la psicopatología general

10.5.1.

Déficit intelectuales

Surgen al afectarse las premisas somáticas anatomofisiológicas de la inteligencia.
10.5.1.1.

OLICOFRENIA

La oligofrenia congénita o tempranamente adquirida (es decir: antes de terminar la maduración cerebral) (mental deficiency, mental retardation) está basada sobre una subyacente lesión
cerebral, que puede ser heredada o bien haber surgido intrauterina, perinatal o posnatalmente.
Con arreglo a su grado de gravedad, las oligofrenias se pueden clasificar del modo siguiente (los datos relativos al CI [ cociente intelectual] tan sólo las definen aproximadamente).
CI (HAWIE, 1955)

Infradotados . . . .. . . . . . . . . . . . . . . ..
Debilidad mental
.
Imbecilidad . . . . . . . . . . .. . . . . . . . ..
Idiocia .. . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . .....

80-90
60-79

40-59
Inferior a 40

Las personas oligofrénicas se hallan infradotadas en cuanto al dominio de la inteligencia e impedidas en diversa medida, mediante capacidades reducidas y modificadas de captación y combinación, respecto a la facultad de dirigir sus
propias vidas. La idiocia, como grado más grave, supone una
necesidad permanente de cuidados y asistencia, incapacidad
de hablar, incapacidad completa para ganarse la vida. Los
imbéciles pueden adquirir una escasa cantidad de lenguaje y
habilidades simples (comer, asearse, vestirse, trabajos manuales muy simples). Los débiles mentales, eventualmente,
pueden progresar en escuelas especiales y talleres protegidos,
hasta conseguir una capacidad parcial para ganarse la vida.
Los infradotados pueden valerse con frecuencia a sí mismos
si se hallan en un medio adecuado, pero dentro de un contexto social más complejo necesitan ayuda (p. ej., de los padres, profesores, empresarios, asistentes sociales). Desde el
punto de vista social, en los oligofrénicos desempeñan con
frecuencia un importante papel problemas afectivos-cogniti-

Inteligencia

189

vos concomitantes (sentirse ofendido, desconfianza, suspicacia, interpretaciones erróneas paranoides, distimias, sobre
todo de índole irritativa disfórica).
Por lo que respecta a la causa se dividen las oligofrenias en:
10.5.1.1.1.

Oligofrenia heredada

a) Oligofrenia genuina sin datos somáticos captables.
b) Oligofrenia en anomalías cromosómicas.
-

e)

autos6mica:
Ejemplo: Trisomia 21: Síndrome de Down.
cromosómica sexual:
Ejemplo: Síndrome de Klinef elter XXY.

Oligofrenia heredada de modo dominante.
Ejemplo: Esclerosis tuberosa (epiloia):
adenomas.

Oligofrenia, epilepsia,

d) Oligofrenia heredada de modo recesivo.
Trastornos del metabolismo proteico:
Ejemplo: Fenilcetonuria:
Oligofrenia,
hipercinesias, coreoatetosis.

hipotonía

muscular,

Trastornos del metabolismo de los lípidos:
Ejemplo: Idiocia amaurótica de Tay-Sachs: Oligofrenia, debilidad muscular, amaurosis (ceguera).

Trastornos del metabolismo hidrocarbonado:
Ejemplo: Gargolismo: Oligofrenia y múltiples malformaciones,
sobre todo del esqueleto facial.

Trastornos del metabolismo del agua y los electrólitos:
Ejemplo: Diabetes insípida renal.

Muchos otros síndromes, casi siempre asociados con malformaciones múltiples.

190

Introducción a la psicopatología general

10.5 .1 .1.2.

Oligofrenia tem.pranamente adquirida,
debido a influencias ambientales precoces

a) Intrauterinamente: por accidentes de la madre, schock
durante el embarazo, alteración del riego placentario, etc. Por
enfermedad infecciosa (rubéola, lúes, toxoplasmosis). Por trastornos endocrinos (p. ej., el hipotiroidismo de la madre conduce
a cretinismo).
Tóxicas: intoxicación con diversos medicamentos. Uremia
(p. ej.: toxicosis gravídica de la madre), incompatibilidad Rh
(que da lugar a ictericia nuclear), lesiones por radiactividad y
otras muchas causas.
b) Perinatales: lesiones obstétricas, hemorragia, hipoxia,
etcétera.
e) Posnatales: lesiones por déficit alimentarios, especialmente proteicos y vitamínicos, encefalitis, encefalomeningitis en
tos ferina, viruela, etc., traumatismos, tóxicos, etc.
Ya que la inteligencia constituye parte integrante de la personalidad, las oligofrenias van unidas a trastornos de ésta: déficit de la diferenciación de la personalidad, ausencia de control
de las tendencias y las pulsiones, de la motórica (torpeza de los
movimientos, de la mímica, de los gestos, de la articulación),
alteraciones de la atención, del entendimiento verbal y extraverbal, ausencia de capacidad de adaptación, trastornos de la capacidad de pensar, de la riqueza en ocurrencias e ideas, de los
intereses, de la comprensión, de las facultades de abstracción,
combinación y juicio, de la voluntad y la acción plenas de
sentido.

10.5.1.2.

DEMENCIA

Se designa como demencia al síndrome representado por
una pérdida de la capacidad de rendimiento psíquico, general y súbita o paulatina, a consecuencia de una enfermedad
cerebral difusa o que afecta predominantemente al cerebro
frontal (en ingles: brain syndrome). El síndrome demencia

Inteligencia

191

afecta a toda la personalidad ("modificación del modo de
ser"), a todas las funciones psíquicas (no solamente a la memoria y al intelecto) y por último, a funciones vitales cada
vez más básicas (vigilia, control vegetativo). A fines prácticos se pueden diferenciar tres estadios (ver esquema). Como
causa viene en consideración todo el espectro de la pa tología general (ver esquema). La forma de manifestación de la
demencia no permite casi nunca sentar conclusiones claras
acerca de la patología subyacente (son precisas la anamnesis,
la exploración neurológica e internista, así como pruebas de
laboratorio).

Psicopatología

de las enferme~ades

cerebrales crónicas

l. Estadio inicial,
prodrómico

2. Estadio plenamente
manifiesto (medio)

Modificaciones de la
personalidad

Psicosindrome amnéstico

(comportamiento "raro,,,
frente a una normalidad individual previa)
Pérdida de los sentimientos sociales, éticos y
estéticos más finos:
tacto social, vergüenza,
sentido del deber,
conciencia moral, egocentrismo, mezquindad,
reducción del control
afectivo.
Estado de ánimo:
-- depresivo
- hipocondríaco
- ind if eren te
- irritable
- eufórico
Fatigabilidad aumentada. Anomalías psicomotoras
Oscilaciones de la
vigilancia

(Síndrome psicorgánico)
- pérdida de memoria
- empobrecimiento
del pensamiento, deterioro intelectual
transformación afectiva
- labilidad afectiva
- incontinencia afectiva
- indiferencia afectiva
-·-· trastorno de la orientación
- demencia

3. Estadio final
Demencia profunda
Estupor/Mutismo
Coma vígil
Coma

Eventua [mente:

Alucinaciones (ópticas,
táctiles)
Falso reconocimiento
del entorno, de las personas
Interpretación delirante
Confabulación
Apatía-Agitación
Intermitentemente:
- reacción de tipo exógeno
no agudo
- Estupor

192

Introducción a la psicopatología general
Grupos de causas de lesiones cerebrales

Atrofias (desaparición
de masa cerebral)
adquirida:
hereditaria:
Trastornos vasculares
(trastornos circulatorios)
Infecciones:

Tóxicos (p. ej., alcohol), estrangulamiento,
trauma, inflamación, degeneración
Enfermedad de Pick, corea de Huntington
Isquemia (circulación deficiente), infarto
(necrosis tisular por trombosis o embolia),
hemorragia (intracerebral, subaracnoidea),
flebitis
Bacterianas inespecíficas (meningitis,
absceso)
específicas: lúes (parálisis general progresiva), virus (p. ej., sarampión, encefalitis
variolosa), virus lentos (p. ej., enfermedad
de Jacob-Creutzfeldt)
(Contusión cerebral, compresión cerebral
por edema o hemorragia)

Lesiones cerebrales
traumáticas
Tumores
Lesiones cerebrales tóxicas:
Exógenas
Alcohol, CO
Endógenas:
Uremia, coma hepático ·
Lesiones cerebrales metabólicas:
p. ej.: enfermedad de Wilson (enfermedad
del metabolismo del cobre)
Hidrocefalia (compresión
cerebral crónica)

10.5.2.

Desarrollo deficitario de la inteligencia
por causas psicosociales

Inteligencia subnormal por ausencia de la experiencia fundamental psicosocial necesaria para los rendimientos intelectuales. Trastorno de la inteligencia a consecuencia de privación
afectiva, de aislamiento social y también de aislamiento por déficit sensoriales, asistencia y cuidados insuficientes con falta de
estímulos y ausencia de amparo, con inseguridad y terror, dan
lugar a una limitación de las posibilidades de aprendizaje, a
falta de capacidad de comprensión y de síntesis 2•
2

En casos graves puede desarrollarse el cuadro que se designaba
antes como dementia ex separatione (como en los «niños lobos»).

Inteligencia

10.5.3.

193

Trastornos de la inteligencia en la
alteración de la referencia a la realidad

Los encontramos, p. ej., en el autismo infantil o en esquizofrénicos gravemente autistas. En toda psicosis grave está afectada la inteligencia, así, p. ej., en la inhibición depresiva. En los
esquizofrénicos se han descrito una serie de trastornos temporales funcionales del pensamiento (como, p. ej., la así llamada
overinclusiveness) que pueden afectar al comportamiento intelectual.

10.5.4.

Trastornos de la inteligencia
en defectos sensoriales

En las graves afecciones congénitas de órganos sensoriales
(vista, oído) faltan importantes premisas del desarrollo intelectual.

10.5.5.

Trastornosde la inteligencia
en la vigilancia aminorada

Rendimientos subnormales transitorios.

10.5.6.

Trastorno de la inteligencia
por motivos afectivos

Se encuentra con frecuencia en· 1a depresión grave con inhibición generalizada del impulso, de la atención y con dificultad
para pensar, que. llega hasta la ausencia completa de ocurrencias ("Pseudodemencia").
· · En la aceleración de ritmo, la fugacidad y-la superficialidad
de la manía puede ser insuficientemente utilizada la capacidad
intelectual.

11.

AFECTIVIDAD

En inglés: aijectivity,
vitiit.

11.1.

11. 1.1.

affect, emotion.

En alemán:

Affekti-

DEFINICIONES

Afectividad

Sinónimo: emotividad: estado de ánimo.
Designa al conjunto de la vida de los sentimientos (estado
de ánimo) del hombre con arreglo a sus características más destacadas (cualidad del estado de ánimo fundamental), a su intensidad, su expresividad, su duración.
En este sentido, la afectividad, junto con la actividad básica,
es característica de la personalidad. Así se dice, p. ej., de alguien
que es de genio alegre, que es una persona melancólica. etc.

11. 1.2.

Afecto, emoción, sentimiento,
estado de ánimo 1

Se trata de nuestro estado de humor, de ánimo, del modo
como nos encontramos, experimentado de forma directa e inmediata, p. ej.: alegres (estamos de «buen humor»). En lenguaje
corriente designa un amplio espectro de experiencias como sentimientos y. ello no a causa de inexactitud, sino a sabiendas de
1

Es innecesaria la distinción artificial del afecto como sentimiento
«reactivo».

Afectividad

19 5

que todo vivenciar tiene lugar dentro de un determinado estado
de ánimo. Toda experiencia, aun la aparentemente más neutra,
se verifica dentro de un estado de humor. En nuestro mundo
nos encontramos siempre en un estado de ánimo.
Es importante diferenciar entre lo siguiente:
Percepciones somáticas localizadas (sensibilidad protopática, propioceptiva) que nos sitúan por completo en un estado
de áriimo:
Estados somáticos tales como los de hambre, sed, dolor, necesidad de evacuar la vejiga o el recto, la excitación sexual, etc.,
no los sentimos tan sólo localmente, sino que los experimentamos
dentro de un estado de ánimo global, p. ej., de inquietud, de
urgencia, etc.
a)

b)
Las sensaciones somáticas generales («sentimientos» generales, sentimientos vitales, cenestesia) son portadoras de la
cualidad del estado de ánimo y de la actividad. básica. Determinan nuestro modo de encontrarnos.
Nos sentimos animados, llenos de impulso a la actividad, vigorosos, descansados, excitados, entusiasmados, a gusto, sanos,
tranquilos, relajados, etc.
Sentimos calor o bien frío y, al mismo tiempo, «nos sentimos» de un modo peculiar, en un determinado estado de ánimo.
Sentimientos vitales negativos: nos sentimos cansados, flojos,
abatidos, deprimidos, enfermos, febriles, inquietos, etc.

e) Los sentimientos vitales [enumerados en b)] no se pueden distinguir claramente del estado de ánimo, menos referido
al propio cuerpo que los citados, de la experiencia de nuestro
modo de encontrarnos, que domina y determina el conjunto de
nuestro vivenciar ·y nuestro comportamiento. Así, p. ej., la alegría, el buen humor, el mal humor, la tristeza, la ira, el enfado,
la angustia, etc.
d)
Experiencias poco estructuradas acerca de nosotros mismos y de nuestro entorno pueden dar lugar a intuiciones z, sospechas, pueden despertar estados de ánimo colmados de premoniciones, p. ej., desconfianza, suspicacia: sucederá algo amena2 En el lenguaje popular; la intuición es designada también como
sentimiento: «Siento como si estuviese sucediendo ... »

196

Introducción a la psicopatología general

zador, le siguen a uno, «me siento amenazado» (véase: humor
delirante) .
. Las funciones afectivas y cognitivas van unidas en el "caso
normal" (C10MPI, 1982), su separación es signo de psicología.
11.2.

11 .. 2.1.

FUNDAMENTOS

NEUROFISIOLOGICOS

Sistema nervioso central

Un cerebro totalmente intacto constituye la premisa de un
normal desenvolvimiento de la afectividad. Aparte de eJI o existen datos que indican que el tronco cerebral anterior, el tálamo
y el sistema limbico, así como las vías fronto-talámicas, revisten
especial importancia para las correspondientes vivencias.
Se sabe que alteraciones (tumores o focos de inflamación) o
bien lesiones deliberadamente causadas (leucotomía) en las mencionadas regiones dan lugar a modificaciones de la vida emocional: ausencia de emociones, embotamiento, reducción de la
respuesta afectiva al dolor físico, etc.

11.2.2.

El sistema nervioso autónomo
(vegetativo)

Cuyos centros se hallan estrechamente relacionados con las
mencionadas regiones cerebrales' (en especial con el hipotálamo).
Toda emoción está acompañada en medida diferente -con arreglo a su intensidad, agudeza y disposición individual a reaccionar- por excitación vegetativa (especialmente, por la
simpática), que determina las manifestaciones somáticas concomitantes a las emociones: sudoración, rubor, aumento de riego
sanguíneo, palpitaciones, elevación de la tensión arterial o bien
descenso de la misma, hiperventilación, necesidad de orinar,
diarrea, etc. Existe aquí una transición con respecto a las enfermedades psicosomáticas.
En emociones extremas, miedo intenso, pánico, ira, etc., pueden ponerse en marcha los llamados patrones motores (KRETSCHMER, 1953, 1958), que constituyen pautas de comportamiento filogenéticamente grabadas, como, p. ej., desmayo, reflejo
de «hacerse el muerto», tempestad de movimientos con huida o
ataque violento.

Afectividad

11.2.3.

197

Sistema endocrino

Intimamente relacionadas con los procesos que acontecen en
el sistema nervioso central, con el funcionamiento del sistema
nervioso vegetativo, se producen también modificaciones hormonales. El sistema endocrino desempeña un papel esencial, sobre
todo, en las reacciones de urgencia (hipófisis-ACTH, médula
suprarrenal-adrenalina, tiroides, etc.) y en las pulsiones.
11.3.

CLASIFICACION

DE LOS SENTIMIENTOS

La clasificación que aquí exponemos es más bien una pequeña revisión del vocabulario, que no corresponde, ni mucho
menos, a la infinita multiplicidad de las emociones.

11.3.1.

Sentimientos relativos al estado (modos
de encontrarse, estados de ánimo)

Incluimos aquí los sentimientos correspondientes al propio
modo de encontrarse (los cuales, sin embargo, tan sólo pueden
clasificarse artificialmente a partir de los sentimientos basados
en la referencia del hombre a los demás, al ca-mundo, (mitwelt).
a) Sentimientos de estado experimentados
al propio cuerpo (sentimientos vitales):

como próximos

frescura corporal, vigor, ímpetu, sensación de
bienestar, sensación de ligereza, etc.
Desagradables: fatiga, agotamiento, «mal cuerpo», escalofríos, sensación de flojedad, sensación de enfermedad, desasosiego, etc.
Agradables:

Sentimientos de estado experimentados como menos
próximos al cuerpo:
Agradables: alegría, buen humor, sentimiento de felicidad,
b)

júbilo, serenidad, regocijo, satisfacción, confianza, etc.
Desagradables: tristeza, pena, temor, miedo, malestar, sentimiento de lo inquietante, desaliento, sentimiento de desamparo,

198

Introducción a la psicopatología general

nostalgia, desesperanza, sentimiento de desgarramiento íntimo,
desesperación, terror, horror, sentimiento de vacío, irritación,
enfado, cólera, ira, envidia, celos, etc.
c) Los sentimientos que acompañan a las vivencias relativas a la propia valía apenas pueden diferenciarse de los que
acabamos de mencionar.
· Afirmativos: fuerza, orgullo, sentimiento de superioridad, de
triunfo, vanidad, sentimiento de rebeldía y desafío. ·
Negativos: sentimientos de insuficiencia, vergüenza, sentimiento de culpa, arrepentimiento, timidez, etc.

11. 3.2.

El modo de encontrarse frente a los demás

Afirmativos: amor, carmo, confianza, simpatía, compasion,
respeto, interés, aprobación, agradecimiento, consideración, admiración, adoración.
Negativos: odio, rechazo, desconfianza, desprecio, hostilidad,
burla, desagrado, despecho,
11.4.

EXPLORACION

A fines clínicos basta la información correspondiente a la
observación del comportamiento .Y al diálogo.
·11.5.

PATOLOGIA

11. 5.1.

DE LA AFECTIVIDAD

Conceptos aislados

En la experiencia clínica se ponen de manifiesto algunas modificaciones características de la afectividad:
11.5.1.1.
11.5.1.2.
11.5.1.3.
11.5.1.4.
11. 5. 5
11.5.1.6.
11.5.1.7.
11.5.1.8.

Ambivalencia.
Paratimia.
Frialdad afectiva.
Sentimiento de falta de sentimientos.
Rigidez afectiva.
Tenacidad afectiva.
Labilidad afectiva.
Incontinencia afectiva.

Afectividad

11. 5.2.

199

Síndromes afectivos

Conjuntos de síntomas, en los que las modificaciones del estado de
ánimo ocupan un puesto central son designados síndromes afectivos
11.5.2.1. Síndrome depresivo.
11.5.2.2. · Síndrome maníaco.
11.5.2.3. Síndrome afectivo esquizofrénico.
11.5.2.4. Síndrome de angustia.
11.5.2.5. Disforia, síndrome disfórico.
11.5.2.6. Síndrome hipocondríaco.

11. 5.3.
11.

5.4.

11.5.1.

Reacciones afectivas suprapersonales
(reacciones primitivas)
Distimias persistentes
Conceptos aislados correspondientes
a la psicopatología de la afectividad

11.5.1.1. AMBIVALENCIA

Ambivalencia (BLEULER, 1911) significa la simultánea presencia del «SÍ» y del «no», la coexistencia de sentimientos positivos y negativos, de estados de ánimo o de aspiraciones positivas y negativas. Hay que distinguir entre:
11 . .5 .1.1 .1.

Ambivalencia de sentimientos

Coexistencia de sentimientos contradictorios con respecto a
un mismo objeto, contenido vivencia! o representación.
Por ejemplo: Existen simultáneamente amor y odio hacia una misma
persona, sin anularse mutuamente (lo cual no significa que alternen
entre sf).

11 .. 5.1.1.2.

Ambivalencia intencional y ambitendencia

Existen a la vez tendencias en pro y en contra.

Introducción a la psicopatología general

200

Por ejemplo: Un enfermo quiere simultáneamente comer y no comer,
con lo que puede quedar rigidificado en un estado estuporoide. La cuchara que se lleva a la boca se detiene a medio camino.

11 .. 5.1.1.3.

Ambivalencia intelectual

Los hechos y lo contrario a los hechos coexisten.
Por ejemplo: Un enfermo piensa: soy un hombre como vosotros y
no soy un hombre como vosotros.

Causas

Se da en gran medida en el ámbito psicológico normal.
Es superada en parte por el sujeto sano mediante reflexión y
sentimiento. Dentro de la esfera psicológico-religiosa, la ambivalencia es ubicuitaria: los espíritus, los dioses, Dios, son simultáneamente amados y temidos. Con respecto al· espíritu de un
antepasado, a un tótem, existen al mismo tiempo temor y adoración.
a)

Se presenta, _asimismo, ambivalencia en las dudas mentales, en las dificultades de decisión, en la perplejidad de depresivos, también en los enfermos obsesivos y en ocasiones en
los estados mixtos maníaco-depresivos.
b)

e) Una ambivalencia grave afecta sobre todo a esquizofrénicos. Se trata de una profunda falta de unidad, de un desgarro interior, de una escisión, una ausencia de adecuación y también, en muchas ocasiones, una falta de sensibilidad con respecto
a los propios sentimientos.
Ejemplo: Una madre esquizofrénica mata a su querido hijo'. No muestra ningún género de reacción afectiva, como si hubiese desconectado
cuanto supone afectividad.

La ambivalencia puede, en ocasiones, resultar superada de
un modo exagerado en la embriaguez, el éxtasis, el pánico, el
forzado «juego» eufórico maníaco.
11.5.1.2.

PARATIMIA

(INADECUACION

AFECTIVA)

Las emociones del enfermo no se ajustan de un modo natural al contenido de su vivenciar actual (véase: consciencia acerca

Afectividad

201

de sí mismo), ni cualitativamente (en su tonalidad, su matización) ni cuantitativamente (por lo que se refiere a su intensidad).
La paratimia se observa más bien en esquizofrénicos.
Ejemplos:
Un enfermo comunica que la noche anterior ha sido torturado de
nuevo del modo más horrible y al mismo tiempo, se ríe.
Otro enfermo experimenta alegría por un regalo que le han hecho,
pero al mismo tiempo se lamenta (paramimia).
Otro paciente refiere, en un tono tal que parece que está contando
algo corriente y sin importancia, que sus intestinos están carbonizados.
Otro esquizofrénico dice, con indiferencia, que interiormente es todo
él de oro y que todas las noches le sierran el cuerpo a lo largo.

11.5.1.3.

FRIALDAD AFECTIVA

Decimos de alguien que es frío de sentimientos, que se halla
afectivamente apagado, que muestra una devastación afectiva,
cuando existe en él una carencia o una pérdida de capacidad
de respuesta afectiva y de flexibilidad y modulación emocionales, así como en la indiferencia emocional. Tales personas no
manifiestan sentimientos con respecto a los demás, aparecen
frías, insensibles, incapaces de amar, indiferentes, incapaces de
participación o también, en ocasiones, fríamente brutales y desalmadas (la moral insanity de la antigua psiquiatría).
La frialdad de sentimientos puede extenderse también a los
relativos a la propia valía: tales personas son incapaces de experimentar sentimientos de culpa, arrepentimiento, vergüenza,
o también orgullo, etc.
Causas
a) Constitucionalmente,
sobre una base psicopático-neurótica.
b )· En el psicocosíndrome orgánico (p. ej.: pos traumático o
alcohólico).
e) Como desarrollo secundario en adictos (p. ej.: alcohólicos o adictos a la heroína).
d) También existe en ocasiones una devastación afectiva
como síntoma residual tras enfermedades esquizofrénicas.

202

Introducción a la psicopatologla general

Los pacientes sometidos a neurolépticos, e incluso el litio, presentan con frecuencia una carencia de capacidad de
respuesta afectiva y de movilidad de sentimientos.
11. 5.1.4.

SEN.TIMIENTO DE FALTA DE SENTIMIENTOS

Algunos melancólicos se quejan acerca de un vacío y una devastación en cuanto a su vida afectiva, sus sentimientos han
muerto, no pueden sentir ya ni alegría alguna, ni amor, ni tampoco pena o tristeza. Ello se combina casi siempre con una intensa disminución de los sentimientos vitales.
Ejemplo: «Estoy completamente muerto por dentro, no "puedo sentir

ya absolutamente nada, todo está muerto y vacío dentro de mí, no puedo

alegrarme ya por nada, ni ponerme tampoco triste por nada. Nada me
conmueve ya, todo está seco y rígido en mí, como petrificado, etc.

Causas
a)

Sobre todo en depresivos endógenos.
b) También, en ocasiones, en apagamientos afectivos en
depresivos neuróticos y psicorreactivos.
11.5.1.5.

RICIDEZ AFECTIVA

Pérdida de la capacidad de modulación afectiva. Al contrario de los. fríos de sentimientos o carentes de los mismos, el
enfermo dispone aún de determinados sentimientos o emociones,
pero persisten y quedan fijados en él estados de ánimo o emociones, con independencia de la situación exterior o del tema
de la conversación.
Así, P:· ej., durante un diálogo prolongado en el que son
rozados diversos temas, se mantiene constantemente en el
mismo malhumor irritable o en una actitud de desconfianza y
rechazo.
Aparición
En el síndrome psicorgánico.
b) En ciertos esquizofrénicos.
e) A veces, en la manía crónica irritable.
d) En algunos depresivos.
a)

Afectividad

11.5.1.6.

TENACIDAD

AFECTIVA

(FIJACl·ON

203

AFECTIVA)

Está próxima a la rigidez afectiva. Un estado afectivo, una
vez surgido, persiste durante un tiempo insólitamente prolongado, determina durante un período demasiado largo el estado
de ánimo de un sujeto.
Se des.arrolla eventualmente en epilépticos y también en oligofrénicos viscosos (tórpidos). También a veces en los llamados
psicópatas lábiles de ánimo.
11.5.1.7.

LABILIDAD

AFECTIVA

Rápidos cambios en cuanto al estado de ánimo. Intensificación de la distraibilidad afectiva. Las emociones duran casi
siempre poco tiempo, están sometidas a múltiples oscilaciones
·O cambian de signo.
Ejemplo: Un enfermo se conmueve mucho durante el diálogo con él

y manifiesta tristeza y nostalgia cuando se le pregunta acerca de su
hogar y de sus familiares, e incluso también de su perro. Por otra parte,

se anima rápidamente de nuevo cuando recuerda algo bello o agradable y
manifiesta entonces un estado de ánimo completamente contrario al anterior.

Causas
En el psicosíndrome orgamco.
b) De modo habitual, en personas psíquicamente lábiles;
en los llamados psicópatas explosivos existe una especial labilidad en el sentido de explosividad y agresividad.
e) En niños y en sujetos con infantilismo.
d) En oligofrénicos.
a)

11.5.1.8.

INCONTINENCIA

AFECTIVA

Falta de control afectivo, habiendo estados afectivos o emociones que surgen de modo exageradamente rápido, que alcanzan
una intensidad excesiva y que no pueden ser dominados.

Introducción a la psicopatología general

204

Ejemplo: Un demente senil, al que se pregunta el nombre de su mujer, comienza a llorar amargamente.

Causas
a)
b)

En el psicosíndrome orgánico.
En personas psicolábiles. (Psicópatas histéricos, inestables, sociópatas.)

Advertencia:
La aparición súbita y excesiva de llanto y risa en la incontinencia
afectiva debe diferenciarse de los llamados risa y llanto patológicos (denominados antiguamente: risa y llanto forzados) que pueden observarse
en ciertos enfermos cerebrales (p. ej., en el síndrome parkimsoniano
postencefalítico). Surge entonces tan sólo la mímica de la risa o del
llanto, pero no la emoción concomitante.

11 . .S.2.
1.1. 5.2.1.

Síndromes afectivos
SINDROME

DEPRESIVO

En inglés: depressive state. En alemán: Depressives
drom.

Syn­

Como introducción al estudio del sfndromevéanse sobre todo: KIELHOLZ* {1971 ), BINSWANGER (1960 ), PETRILOWITSCH y BAER {1970),
KRAUSS(l977 ), RAFAELSEN y HELMCHEN (1982), ARIETI y BEMPORAD (1983), WINORUR (1981).

Rasgos psicopatológicos
Afectividad:
Tristeza, pesadumbre, ausencia de capacidad para alegrarse.
Sensación de falta de sentimientos (éstos ya no surgen}, de
vacío o de petrificación. Abatimiento vital, sensación de hallarse
bajo una pesada carga, desaliento, desesperanza, pesimismo,
desesperación, sentimiento de culpa, angustia, impresiones relativas a la propia insignificancia, deseos de suicidio.
* Véase

KIELHOLZ:

op. cit. (N. del T.)

Afectividad

205

Hipocondría (véase el capítulo correspondiente a: Hipocondría).
Existen el temor o Ja sospecha de estar enfermo. El sujeto
observa con acrecentada atención cuanto acontece en su propio
cuerpo y lo sobrevalora.
Pensamiento:
Las ideas giran constantemente en torno a los mismos temas,
cavilaciones, también obsesivas, falta de ocurrencias, J obreza
y ausencia de ideas, incapacidad para pensar, inhibición del
pensamiento, incapacidad para decidirse y falta de decisiones,
incapacidad volitiva.
Despersonalización

(véase pág.

Desrealizacion (véase págs.

102 ).

·

226 ).

Modo de vivenciar el tiempo (véase pág. 149 ).
El tiempo transcurre muy lentamente o incluso se detiene,
pero también puede pasar muy deprisa y como «de largo».
Delirio:
El estado de ánimo depresivo determina el vivenciar, da
Jugar a temores/ convicciones delirantes relativas a:
a) Enfermedad somática, decadencia, ruina (delirio hipocondríaco, delirio de ruina).
Por ejemplo: me estoy pudriendo, me estoy descomponiendo, estoy
ya completamente destruído pcr dentro.

Esto puede ampliarse hasta el delirio nihilista: «Ya no existo en absoluto».
b)
Culpa, pecado, condenación, delirio de culpa. La culpa
puede referirse a transgresiones de las leyes humanas o bien a
Jo moral y lo religioso.
e) Ruina económica, empobrecimiento, delirio de ruina
económica: «No poseo ya nada... tengo que morirme de
hambre ... »
(Véase también el capítulo sobre:

Delirio.)

206

Introducción a la psicopatología general

Percepción:

Todo aparece gris, marchito, devastado, falto de vida. El
propio enfermo se siente desvitalizado e irreal (despersonalización) y lo que le rodea puede aparecérseie también así (desrealización). Esta disminución intensificada de las vivencias
perceptivas puede afectar a todas las esferas sensoriales.
Alucinaciones:

No es raro que en la melancolía grave existan alucinaciones
ópticas (en inuchos casos con el carácter de pseudoalucinaciones): se ven sombras de figuras de la muerte, del diablo, de un
esqueleto.
No es tampoco excesivamente difícil que se observen alucinaciones olfativas: «Yo huelo a putrefacción y a pus», «Huele
a cementerio y depósito de cadáveres». Raras veces surgen alucinaciones acústicas, p. ej., voces que acusan de haber cometido una culpa.
Motórica:

Pueden darse, por una parte, inhibiciones motoras con lentificación, petrificación que llega hasta el estupor con mutismo.
O bien los enfermos están excitados, agitados, atormentados por
una constante inquietud, corren de un lado para otro, se arañan
y se lamentan de un modo estereotipado. Depresión inhibida y
depresión agitada.
Síntomas somáticos:

Corresponden al abatimiento de la vitalidad: falta de vigor
e impulso, cansancio, flojedad, trastornos del sueño, inapetencia,
disminución de la secreción de saliva con sequedad de boca, estreñimiento, pérdida de peso. Los enfermos parecen más viejos
de lo que son, la piel está fláccida, los cabellos se tornan secos
e hirsutos.
Pérdida de la libido. Se detienen los ciclos menstruales.
Molestias físicas:
Dolores de cabeza, en la nuca, en el dorso. Sensación de
globo en la garganta, de opresión en e] pecho, dolores en la

Af ectiuidad

207

región precordial, impresión de dificultad respiratoria, respiración suspirosa, sensación de opresión en el vientre y de estar
el cuerpo hinchado o demasiado repleto, etc.
Causas
Las llamadas depresiones endógenas; en la depresión
endógena monopolar, la depresión involutiva o el enfermar maníaco-depresivo.
a)

b)

Depresión en psicosis mixtas esquizo-afectivas,

e)

Depresión en la esquizofrenia.

d)

Depresión orgánica en modificaciones

estructurales

ce-

rebrales.
Depresión sintomática como manifestación concomitante
en diversas enfermedades somáticas, incluyendo modificaciones
metabólicas y depresión farmacógena (reserpina, fenotiazinas).
e)

f)

Depresión neurótica.

Depresión en sobrecarga afectivas prolongadas (depresión por fatiga). Depresión por agotamiento.
h) Depresión psicorreactiva (reacción vivencia} depresiva) como reacción directa a una experiencia dolorosa de la
vida. Reacción de duración anormal.
g)

(Véase también
11.5.2.2.

SINDROME

la psiquiatría especial.)
MANIACO

En inglés: manic state.
Literatura: BINSWANGER,
BAER, 1970; RUMKE, 1924.
Características

1945, 1960;

PETRILOWITSCH

y

psicopatológicas:

Afectividad:
Estado de ánimo básico alegre-eufórico. Sensación de fuerza,
de ímpetu y de gran capacidad de rendimiento. Autoconfianza.
Espíritu emprendedor, se forjan planes exagerados, fantásticos
(con ausencia de todo sentido crítico), confianza, optimismo
Una variante de la manía es la forma irritable-disfórica.

Introducción a la psicopatología general

208

Pensamiento:
Riqueza de ocurrencias, riqueza de asociaciones, multitud de
planes, fuga de ideas.
Motórica:
Intensificación de impulsos con aumento de movilidad y actividad, de necesidad de movimiento hasta la agitación y el
furor maníaco.
Percepción:
A veces hay aumento de la intensidad perceptiva: las vivencias perceptivas se sienten más viva e intensamente.
Delirio:
En general es raro. A veces existe delirio de grandezas expansivo y una excesiva arrogancia.
Causas
a) Manía endógena dentro del enfermar maníaco depresivo. No es seguro que exista una manía endógena monopolar.
b) Síndromes maníacos en psicosis mixtas esquizo-afectivas.
c) Síndrome maníaco en esquizofrénicos.
d) Síndromes maníacos en enfermedades cerebrales (p. ej.,
en la parálisis general progresiva) o en enfermedades somáticas
generales (existen, p. ej., síndromes maníacos que acompañan
al tipo de reacción exógena aguda).
e) Síndromes maníacos en neurosis y a base psicorreactiva,
son en general raros. Sin embargo, en neuróticos lábiles de
ánimo existe a veces un cambio temporal hacia una hiperactividad maníaca.
11.5.2.3.

MODIFICACIONES

Literatura:

BLEULER

AFECTIVAS EN LA ESQUIZOFRENIA

(1911).

En ciertos esquizofrénicos se observa pobreza, inmovilidad
y rigidez afectivas, así como una afectividad tensa: los enfer-

Afectividad

209

mos se hallan entonces en un estado de atención intensificada,
de expectación, excitación y están dispuestos a actuar. Un enfermo tenso despierta en el examinador la sensación de que en
cualquier momento puede reaccionar de un modo extraño y chocante, pasar a la agresión, tornarse peligroso, insultar, huir, etc.
(tendencia sensible al ataque).
Resulta además característico en ciertos esquizofrénicos la
inabordabilidad afectiva y la paratimia. Mas ello no significa,

en modo alguno, que todos los esquizofrénicos muestren tales
modificaciones de la afectividad. También existen esquizofrénicos capaces de una cálida vida afectiva. Asimismo se desarrollar,
en estos enfermos síndromes depresivos y maníacos, con amplia
y natural expresión afectiva.
11. 5.2.4.

SINDROME

DE ANGUSTIA

En inglés: anxiety state. En alemán:

Angstsyndrom.

Literatura: BATTEGAY, 1970; EYSENCK, 1957;
1926; VON ÜEBSATTEL, 1959; KIELHOLZ, 1927;
LEw1s,

FREUD,
LADER,

1894,
1969;

1967; RIEMANN, 1961; WoLPE, 1952, MARKS, 1978/80.

Signos psicopatológicos
Estado de ánimo:
De angostamiento, inseguridad, inquietud, de sentirse expuesto, de «estar empujado a un callejón sin salida», de sentirse
ahogado, de temor, de preocupación por la salud corporal (hipocondría), de sentimientos de culpa, de amenaza existencial, «angustia vital» (P 54), etc. (Transiciones hacia el síndrome depresivo, en el cual participa siempre también, de algún modo,
la angustia).

Impulsos:
Tensión, inquietud, excitación, pánico, rigidez.

Consciencia, percepción, pensamiento:
Limitación de la lucidez, de la capacidad de síntesis y de
reflexionar, el campo perceptivo está estrechado.

Introducción a la psicopatología general

21 O

Síntomas corporales:
Sensación de opresión cefálica, palpitaciones, ahogo, algias
precordiales (discardias), temblor, vértigo, trastornos respiratorios, impotencia, frigidez.
Síntomas «vegetativos»:
Excitación del simpático: pupilas dilatadas, aumento de las
pulsaciones y de la tensión arterial, sequedad de boca, sudoración, tono muscular aumentado.
Excitación del parasimpático:
Náuseas, vómitos, necesidad aumentada de orinar, diarreas.
El síndrome de angustia, en sí, es una típica pauta de comportamiento, pero individualmente está acentuado de modo muy
diverso.
Causas
En el ser humano, en general: ansiedad ante situaciones
efectivamente peligrosas. Enfermedades cardíacas, pulmonares,
etcétera. Así como angustia como duda, dudas filosóficas y religiosas.
a)

b) Angustia neurótica (véase: neurosis de angustia, FREüD).
Angustia que surge libremente, que se apodera del sujeto sin
motivo claramente reconocible o frente a objetos o situaciones
que, con arreglo a la experiencia general, no son peligrosas o
apenas lo son (fobias, situational anxiety, phobic avoidance).
Susceptible de psicoterapia en sentido estricto y de los minor
tranquillizers (ansiolíticos).
e) La angustia de las llamadas psicosis endógenas reconoce
una raíz mucho más profunda: se trata de la conservación de
Ja vida (desvitalización), de la actividad, la consistencia, la demarcación, la identidad del Yo (véase: Consciencia de sí mismo).

Afectividad

211

d) Angustia en trastornos psíquicos en relación con enfermedades somáticas, aguda (p. ej.: delirios tóxicos o infecciosos,
alucinosis alcohólica) o crónica (demencia). Muchas ve_ces también en enfermedades metabólicas y endocrinas: hipoglucemias,
hipertiroidismo, feocromocitoma, etc.

11.5.2.5.

DISFORIA,

SINDROME

DISFORICO

Sinónimo: disfórico ==moros~.
En inglés: dysphoria (partly identical with hostility). En alemán: Dysphorie.

Signos psicopatológicos
Malhumorado, gruñón, irritado, enfadado, amargado, ira
obstinada. A veces: hostil-desconfiado.
Sensible frente a todo estímulo (ruidos, al dirigirle la palabra, etc.). Muchas veces amargamente pesimista, huraño, se «Ve
todo negro».
A veces: insultos, estallidos de cólera, «venenosos», «criticones» (incluso mezquinamente);
en ocasiones: escandalizan,
amenazan, atacan violentamente. Acusaciones contra otros, más
bien que contra uno mismo. Retraimiento y «sorda cólera» con
eventuales explosiones de irritación o con agitación y agresiones. En ocasiones fugas (poriomanía), o bien el sujeto se encierra. Paroxismos de insultos, violencia (destrucciones absurdas).

Causas
a) Disforias en la vida cotidiana, cuando se está excitado
o tenso.
Como variante
menstrual.
b)

morosa

de la disforia

depresiva

pre-

3 El término de distimia, utilizado eventualmente en este sentido, es
ambiguo y designa diversos cambios del estado de ánimo, casi siempre
depresivos.

212

Introducción a la psicopatología general

e) Como índole persistente de la personalidad (pendencieros, camorristas, sujetos solitarios y malhumorados).
d) Bajo influencia de drogas, p. ej., en la embriaguez alcohólica, bajo el efecto de anfetaminas.
e) En enfermedades cerebrales difusas o más localmente
acentuadas (p. ej., arteriosclerosis cerebral, traumas craneales).
/) En epilépticos, como disforia espontánea o reactiva.
g) En oligofrénicos.
h) Como variante de disforias depresivas de la más diversa índole nosológica (WEITBRECHT, 1968: «distimia endorreactiva» ).
i) En esquizofrénicos con sentimientos de persecución y de
perjuicio, alucinaciones torturantes.
11. 5.2.6.

SINDROME HIPOCONDRIACO

En inglés: hypochondriasis. En alemán: Hypochondrisches
Syndrom.
Literatura:

BRAUTIGAM, 1956; FELDMANN, 1972; FISCHERHoMBERGER,
1970; HXFNER, 1959; JANZARIK, 1957, 1959;
KOHN, 1958-59; KULENKAMPFF y BAUER, 1960; LADEE, 1966;
PLÜGGE, 1958, 1960; RUFFIN, 1959; WEITBRECHT, 1951;
WULFF, 1958.

Psicopatología:
Hiponcondría es el temor con insuficiente fundamento «objetivo», la sospecha, la suposición de estar o ir a estar enfermo
(nosofobia). El hipocondríaco ha perdido la confianza en la
naturalidad de su funcionamiento corporal. Está inseguro acerca de su «modo de encontrarse sano» y se observa ansiosamente,
otorgando exagerada importancia a las oscilaciones naturales de
su corporalidad.
El hiponcondríaco encuentra en múltiples y variadas sensaciones desagradables y dolores una renovación de sus preocupaciones, que le advierte constantemente.
La hipocondría coincide con frecuencia con alguna de las
múltiples modificaciones depresivas del estado de ánimo y entra

Afectividad

213

entonces a formar parte del síndrome depresivo, que es más
amplio (véase). Dentro de un síndrome depresivo correspondiente a diferentes nosologías, el miedo hipocondríaco a la decadencia y a la enfermedad puede unirse también a impulsos al
suicidio.

Delirio hipocondríaco:
Cuando las preocupaciones del hipocondríaco se intensifican
hasta el grado de convicción delirante, hasta la certeza delirante de estar grave e incurablemente enfermo, de estar condenado
a la enfermedad crónica y a la muerte, el estado correspondiente
es designado como delirio hipocondríaco (véase el capítulo relativo al delirio).

Contenidos hipocondríacos:
Corresponden fundamentalmente a cualquier clase de enf ermedad corporal o psíquica. Se encuentra con especial frecuencia
el miedo a tener un tumor: en la cabeza, en el pecho, en los
genitales, en el intestino, en el hígado. Miedo a perecer a causa
de leucemia, de esclerosis múltiple, de sífilis, de «consunción»,
de una cardiopatía. A veces aparece el temor a volverse loco
(que también puede observarse como fundamentado temor al
comienzo de esquizofrenias).
El contenido del temor puede estar basado en casos surgidos
en la familia del paciente (p. ej.: por el hecho de tener cáncer
· o haber fallecido a causa del mismo algún familiar) o tarribién
ser influenciado por hechos acaecidos en la sociedad (p. ej.:
enfermedad de alguna personalidad destacada). Una peculiaridad transcultural de los temores hipocondríacos se observa en
la India: el temor deliroide de que el pene se va contrayendo y
desaparecerá ..

Causas
a)

En la depresión endógena. En ésta, la hipocondría ruede ser el síndrome predominante. Puede ir unida de modos
varios a los restantes síntomas, sobre todo a obsesiones, con sentimientos de culpa y de ruina económica. Existen también ampliaciones expansivas de hipocondrías delirantes: el enfermo
cree hallarse tan afectado, tan podrido, tan envenenado, que

214

Introducción a la psicopatología general

todo el mundo, los demás pacientes de la clínica, etc., son perjudicados por su causa y han de perecer al haberse puesto en
contacto con él.
b) En los esquizofrénicos, la hipocondría aparece en relación con sensaciones desagradables somáticas localizadas (alucinaciones cenestésicas) o bien con trastornos de las sensaciones
corporales generales (sentimientos cenestésicos). La decadencia,
la ruina, la enfermedad del cuerpo constituye entonces la expresión del trastorno, de la amenaza del vivenciarse a sí mismo,
al Yo. No siempre se experimentan las molestias como determinadas desde el exterior y «hechas» por otros.
c) En las psicosis crónicas a base somática puede darse
un síndrome hipocondríaco, juntamente con un síndrome· psicoorgánico.
d) La hipocondría que aparece en neurosis constituye la
expresión de una debilidad en cuanto al enfrentamiento con la
vida, con el mundo, con las relaciones con los demás. La hipocondría se encuentra con frecuencia en personas que son, en general, inseguras, angustiahles, anancásticas, y también sobre todo
hacia la pubertad y luego al iniciarse la vejez, o como actitud
que persiste durante toda la vida. Se combina entonces frecuentemente con obsesiones, con fobias, con disforias depresivoangustiosas y conduce a un estilo de vida coartadamente monoideístico.
En ocasiones, la hipocondría neurótica puede ser también
telefrénica (orientada hacia una finalidad, por mor de una ganancia obtenida con la enfermedad): a fin de eludir las exigencias de la vida (profesionalmente, familiarmente, etc.) y también,
a veces, a fin de despertar compasión hacia el propio sufrimiento o querer dominar a los familiares.
Entre las hipocondrías neuróticas se incluyen también las dolencias psicosomáticas hipocondríacas, como, p. ej., las cardiofobias (KULENKAMPFF y BAUER, 1960).

11.5.3.

Reacciones afectivas suprapersonales
(reacciones primitivas)

Se incluyen aquí los llamados estados afectivos de excepción,
que surgen bajo emociones intensas, estados crepusculares, esta-

Afectividad

215

dos confusionales, enturbiamientos de consciencia, así cerno reacciones explosivas de furor (raptus) con manifestaciones somáticas (motoras y vegetativas) concomitantes, así como el estupor
emocional: un «desconectarse» que se produce bajo emociones
muy intensas, ira, tristeza, en la reacción catastrófica (reflejo
de hacerse el muerto y tempestad de movimientos).
En estas reacciones afectivas suprapersonales (KRETSCHMER,
1958, 1971) la carga afectiva es de tal intensidad que apenas
se llega a una configuración individual de la reacción a través
de la personalidad.
-.

~-Dr. Lizardo Cruzadoorai···

11.5.4.

Distimias persistentes

MEDfCO ,.StQUIATR.A
C.M.P. 38P7~

R.N.E. ·:-

Bajo una presión emocional prolongada se pueden desarrollar
persistentes modificaciones emocionales, como cambios del carácter, es decir: como desarrollos reactivos anormales: amargura, desconfianza, querulancia, sentimientos crónicos de insuficiencia y resentimiento.
Se encuentran tales desarrollos, p. ej., tras vivencias muy dolorosas y abrumadoras (p. ej.: campo de concentración, BAEYER
y colaboradores, 1964; EITINGER, 1964; MATUSSEK, 1971) y
tras humillaciones y ofensas indelebles (en las esferas personal
y profesional).

12.

PERCEPCION

En inglés: perception. En alemán:

12.1.

Wahrnehmung.

DEFINICION

Toma de conocimiento de datos sensoriales (concretos y manifiestos) de nuestro mundo.
12.2.

FUNCION

Percepción y apercepción son las etapas cognitivas (artificialmente separadas) de fa experiencia de nuestro mundo. La delimitación de sensaciones sensoriales, que vienen a ser los elementos con Jos que se construye la percepción, es un residuo
de la vieja psicología de los elementos y ha sido superada en
la actualidad por la psicología de la configuración (de la Gestalt)
y por la psicología de la .totalidad.
La percepción, con arreglo a la doctrina de la psicología de
la configuración, es un proceso de progresiva diferenciación y
estructuración. La génesis actual de la percepción (que es al
mismo tiempo a modo de una repetición de la ontogenia de la
percepción) va desde totalidades (globales) difusas, no estructuradas, hasta configuraciones estructuradas (de la protopática,
a Ja epicrítica) (véase a este respecto METZGER, 1966; HA.Jos,
1972; para Ja historia del desarrollo véanse PIAGET e INHELDER * 1971) .
• Véase PIAGET, J.; lNHELDER,
Madrid, Mora ta, 1985. (N. del T.)

B.: Psicología del niño, 12ª ed.

Percepción

12.3.

12.3.1.

217

FUNDAMENTOS,
COMPONENTES
Y DETERMINANTES

Organos de los sentidos y cerebro

Posibilitan el registro de datos perceptibles: ver, oír, oler,
saborear. Las múltiples sensaciones corporales están diversamente diferenciadas en cuanto a capacidad de discriminación (sensibilidad epicrítica, es decir: cualitativa, cuantitativa y localizatoriamente diferencial; sensibilidad protopática, es decir: sensibilidad relativamente poco estructurada: calor, dolor, etc.): tacto,
sensaciones de presión, de calor, de frío, de vibración, sentido
de la posición y del movimiento, sentido del equilibrio.
Las condiciones previas anatorno-fisiológicas son el órgano
sensorial (receptor), el nervio (conducción de estímulos) y determinadas estructuras cerebrales (zonas de proyección primaria en el cerebro). La excitación de las áreas de proyección primarias (para lo cual es indiferente que esta excitación sea
adecuada, es decir: que tenga lugar a través de los canales sensoriales específicos y correspondientes;
o bien inadecuada, así,
por ejemplo, por estimulación eléctrica directa), puede demostrarse en el electroencefalograma como «potencial evocado».

12.3.2.
12.3.2.1.

Procesos psicológicos generales
CARACTER DE OBJETO

Al hacernos presente un dato, somos conscientes de la percepción. El dato se nos aparece con carácter de objeto (es decir:
con carácter de corporalidad, de objetividad. Consciencia de objeto, en el sentido de JASPERS, 1959).
12.3.2.2.

JUICIO DE REALIDAD

Nuestra consciencia establece un juicio de realidad sobre lo
percibido (real o no real). Esto es a modo de una toma de posición (ver pág. 134).

218

Introducción a la psicopatología general

La diferencia entre consciencia de objeto y juicio de realidad aparece claramente en el ejemplo representado por los espejismos: se ve un
lago corpóreamente, como objeto y, por tanto, con carácter de tal, pero
luego se juzga que dicho lago no es real (juicio de realidad).
12 .. 3.2.3.

PROCESOS DE LA PSICOLOCIA DE LA CONFICURACION

Todo lo percibido es incluido dentro de una coherencia estructurada. En el proceso de la génesis actual percibimos configuraciones y totalidades estructuradas. La parte recibe su importancia y su sentido en la coherencia por la acción de campo
de la totalidad, que es más que la suma de las partes (véase:
psicología de la configuración) *. Tendemos a· completar configuraciones incompletas y a hacer más claras las que no lo están
(tendencia a la pregnancia).
12.3.2.4.

CONTENIDO SIGNIFICATIVO

La configuración de lo percibido posee una determinada sig>
nificación situativa y biográfica (véase 12.3.3) para nosotros, y
con ello, también, una resonancia afectiva (correspondencia entre el sector cognitivo y el afectivo). Tenemos ante nosotros lo
percibido (más o mertos claramente), con una significación determinada: consciencia de significación.

12.3.3.
12.3.3.1.

Influencias personales, sociales
y situativas sobre la percepción
EL ESTADO DEL QUE PERCIBE

Su estado de ánimo (expectativa), su estado emocional (p. ej.:
angustiado), su motivación (necesidad) determinan esencialmente
nuestra percepción («vemos lo que esperamos ver»).
12.3.3.2.

EXPERIENCIA VITAL

La experiencia de la vida que hasta ahora posee el que pcrcibe (procesos de troquelado y de aprendizaje) contribuye a de-

* Ver

KoHLER,

1967. (N. del T.)

W.: Psicología de la configuración, Madrid, Morata,

Percepción

219

terminar la percepción. La memoria posibilita la ordenación central, la comparación, los pesos, etc.
12.3.3.3.

FACTORES SOCIALES

La «norma de grupo» y la «cohesión de grupo» determinan
también el carácter de la percepción (relación con los fenómenos de sugestión).
Ejemplo:
Los mineros que quedan sepultados por un accidente forman un
grupo estrechamente unido, debido al peligro común (cohesión de grupo). La expectativa dominante en el grupo (norma de grupo) está orientada hacia la salvación. Esta actitud de expectativa puede determinar
que se tome por señales impartidas mediante golpes cualquier género
de ruidos (error ilusorio) o que sean alucinadas dichas señales. La comunicación a los demás de una percepción de este tipo puede hacer
que éstos tengan una experiencia del mismo género (sugestión).

12.3.4.

Relación de la percepción con la realidad

Con arreglo a una definición operacional, lo real es lo perceptible acerca de lo cual pueden estar de acuerdo los sujetos
sanos, sin prejuicios y libremente. La percepción es un compromiso entre una información fáctica (objetiva) y un modo de consideración subjetivo (propio de la personalidad). Para el hombre
no existe una captación «pura» de la realidad 1• El extremo está
representado por una concepción autística-desreal del mundo en
el delirio y en las alucinaciones.

12.3.5.

La relación entr.e percepción
y estado de ánimo

Cuanto más netamente destacado y estructurado se muestre
lo que se percibe y cuanto más neutra sea la situación afectiva del
que percibe, tanto más clara es la percepción: es objetiva, es decir: se ajusta al objeto lo mejor posible. Cuanto más intensos son
1

Véase a este respecto, en filosofía, teoría del conocimiento.

Introducción a la peicopotologia general

220

los afectos (motivos, etc.) tantas más interpretaciones ofrece la
presentación de la configuración, tantas más posibilidades de
influencia del estado de ánimo sobre la percepción.
Parece existir una relación complementaria entre la aferencia (el aparecer de algo sensorialmente captable) y el estado de
ánimo. La significación de un objeto puede estar predominantemente determinada po.r el estado de ánimo y ello tanto más
cuanto más predomina este último. En la vida cotidiana, en la
que se perciben también cosas relativamente neutras desde el
punto de vista afectivo, se da una relación equilibrada, es decir:
se logra el control de la realidad.
.

.

12:3.5.1.

SICNIFICACION

Y ESTADO DE ANIMO

La significación que experimentamos al percibir algo, determina el estado de ánimo, es decir, sintoniza con ella al que
percibe, de acuerdo con su capacidad para sintonizar, fundamentada en su modo de ser y en su situación.
Ejemplo:
La percepción de una tormenta que se aproxima, en la montaña,
despertará más bien miedo en aquel que muestra predisposición a éste.
Expuesto a la amenaza de la tormenta y la precipitación desde la montaña, la sintonización con el miedo (la disposición al miedo) es mayor
que bajo el amparo de un refugio.
12.3.5.2.

EL ESTADO DE ANIMO DETERMINA LA PERCEPCION

Por otra parte, el estado de ánimo determina muy esencialmente nuestra percepción: el estado de ánimo conforma nuestra captación del mundo; cuanto más intensamente determinante sea el estado de ánimo, tanto menos posible resulta un
control de la realidad.
Ejemplo tomado de la psicología normal:
Un niño tiene que caminar solo, de noche, por un bosque. Lleno
de miedo observa los arbustos. Estos son reconocidos al principio, aun,
como tales. Mas a medida que aumenta su miedo, el niño sigue viendo
desde luego el arbusto, pero cree advertir en él una figura amenazadora (percepción delirante). Al ir siendo dominado por el miedo, el
niño no ve ya arbusto alguno, sino «reconoce» una figura al acecho.

Percepción

221 ·

Es decir: el miedo determina otra figura percibida que tiene una significación distinta: falso reconocimiento ilusorio. Cuando el niño queda
ya paralizado por el pánico o sale corriendo, puede llegar a percibir
a alguien que le persigue, puede llegar a oír los pasos de su perseguidor,
sentir que extiende los brazos hacia él, es decir: alucina (óptica, acústica, tactilmente) (recuérdese el poema de GoETHE El rey de los alisios).

Ejemplos tomados de la psiquiatría

clínica:

Depresión: Un melancólico con su vitalidad gravemente afectada percibe su entorno como menos vívido, menos polícromo, menos claramente y, a veces, como alejado. Otro depresivo se experimenta a sí mismo
como destruido y putrefacto y siente también el olor de podredumbre
que emana de él (véase: alucinaciones olfativas). Un sujeto con un delirio de pecado y condenación ve el esqueleto de la muerte o el fuego
del infierno o una cara de diablo que le hace muecas burlonas. Su
estado de ánimo determina la vivencia acerca de sí mismo y de su
mundo en las diversas modalidades de la experiencia: en sus cavilaciones y fantasías, en su modo de representarse y de percibir.
Esquizofrenia:
Un joven esquizofrénico siente,
ral, el ser desgarrado entre fuerzas contradictorias.

como tortura corpo-

En todo ello se trata de experiencias sensoriales con el carácter vivencia! de percepciones. La representaciones, en cambio, aun cuando sean vívidas y plásticas, no poseen este carácter de vivencia sensorial. Se trata en ellas de otro modo de experiencia.
12.4.

EXPLORACION

Los trastornos de la percepción se deducen en psiquiatría a
partir del interrogatorio o del comportamiento.
Por lo que se refiere a la investigación experimental de la
percepción, véase la neuropsicología y la psicología experimental. En cuanto a la investigación experimental de la percepción
de los esquizofrénicos, véase la obra de ScHOOLER y FELDMANN
(1967).
12.5.

PATOLOGIA

Resumen:
12. 5.1.
12.5.1.L
12.5.1.2.
12.5.2.
12. 5. 2.1.

Fallo de una función perceptiva.
Por motivos orgánicos.
Por motivos psíquicos.
Anomalías de la percepción.
Anomalías de la intensidad.

222

Introducción a la psicopatología general

12.5.2.2.
12.5.2.3.
12.5.3.
12.5.3.1.
12.5.3.2.
12.5.3.3.
12.5.3.4.

12.5.1.
12.5.1.1.

Alteraciones de la percepción del tamaño y de la figura.
Cual~tat~vas(características anormales de la percepción).
Alucinaciones.
·
Definición.
Clasificación de las alucinaciones.
Experiencias próximas a las alucinaciones.
Alucinaciones y delirio.

Fallo de una función perceptiva
MOTIVOS ORCANICOS

En casos de lesiones o ausencia de un órgano sensorial, del
nervio aferente, en lesiones circunscritas del cerebro, tiene lugar
el fallo de la correspondiente función perceptiva.
Ceguera (amaurosis).
Sordera (anacusia, hipoacusia).
Falta de olfato (anosmia).
Falta de sentido del gusto (ageusia).
Trastornos de la sensibilidad (hipoestesia, anestesia, hiperestesia, parestesias) en las diversas modalidades sensitivas.
A pesar de no estar alterada la función de los órganos de
los sentidos, ni de las vías aferentes al cerebro, el reconocimiento óptico, acústico, táctil, etc., no se logra cuando las impresiones sensoriales actuales no pueden hacerse concordar con el
material mnémico anteriormente adquirido (todo reconocimiento es un reconocer de nuevo). Estos trastornos del reconocimiento, con la consciencia conservada y sin una subnormalidad intelectual que los explique, son denominados agnosias. Corresponde
su estudio a la neuropsicología y si aquí los mencionamos brevemente es por su importancia en cuanto al diagnóstico diferencial.
12.5 .1.1.1 .

Agnosia óptica: distintas. formas de la misma

a) Trastorno de la orientación óptico-espacial (geométrica)
en una situación concreta y de la capacidad de representación
óptico-espacial. Aparece en. lesiones parieto-occipitales, casi
siempre del hemisferio no dominante.
A pesar de una consciencia y un intelecto conservados, los
enfermos no se orientan ya bien en su entorno habitual (vivienda,

Percepción

223

habitación, calle), no se pueden vestir por sí solos, porque ne
son capaces de captar la estructutra espacial de las ropas. Son
ya incapaces de describir la ordenación espacial de su cuarto . el
trayecto de una calle. Se conserva, sin embargo, el reconocimiento fisiognómico de algunos objetos aislados.
b) Agnosia relativa a objetos y personas: no se reconocen
ya los rasgos ópticos individualmente característicos de objetos
o personas. Se da en lesiones occipitales basales, casi siempre
bilaterales.
Los pacientes no pueden reconocer ya objetos o personas,
aun cuando captan su tamaño, forma, ordenación categorial
(por ejemplo: ser humano, animal, casa) y la ordenación espacial.

e) Agnosia para los colores: los enfermos no reconocen ya
el contenido semántico de los colores. No comprenden, p. ej.,
el significado de .las luces del tráfico, no pueden pintar ya con
colores un dibujo en silueta, con arreglo a un modelo, son incapaces· de ordenar colores iguales, pero con tonos diferentes, en
grupos correspondientes.
d)
Agnosia para signos gráficos (alexia sensorial, incapacidad para leer) o para números (alexia para los números).

12.5.1.1.2.

Agnosia acústica.

No es ya reconocido el significado de palabras (trastorno de
la comprensión del lenguaje, con trastorno del lenguaje hablado,
afasia sensorial) o el de ruidos (p. ej.: tintineo de unas llaves)
o de melodías (amusia sensorial). Aparece en lesiones del lóbulo
temporal.
12.5.1.1.3.

Somatognosia

Agnosia referida a la orientación con respecto al propio cuerpo. Aparece en lesiones del lóbulo parietal.
a) Autopagnosia:
incapacidad para reconocer partes del
propio cuerpo, del cuerpo de otros o de figuras y también para
señalarlas y denominarlas (distinguir de la afasia).

224

Introducción a la psicopatología general

b) Agnosia digital:
propios. dedos.

no se pueden distinguir

entre sí los

e) Agnosia derecha-izquierda:
está afectada la diferenciación entre ambos lados, incluso en el propio cuerpo.
Se ha de distinguir de la anosognosia: no reconocimiento, no querer percibir, negar un fallo funcional (p. ej., una parálisis) en el propio
cuerpo. No se trata de un trastorno gnóstico referible a una lesión cerebral circunscrita, sino que, aparte de darse en lesiones cerebrales
difusas (acompañadas de demencia), posee también un fundamento psicodínámico ·(defensa).

Ejemplo:
Un hemipléjico a consecuencia de un ictus no sabe en absoluto, no
se da cuenta, no quiere percibir que no puede mover medio lado del
cuerpo.

12.5.1.1.4.

Agnosia táctil (estereoagnosia, astereognosia)

Incapacidad para reconocer objetos
un trastorno complejo que se da en el
bilidades periféricas, de la motórica fina
atribuible a un único trastorno central
12.5.1.2.

mediante el tacto. Es
fallo de diversas sensiy que no es, por tanto,
del reconocimiento.

FALLO DE LA PERCEPCION POR MOTIVOS PSIQUICOS

Tras vivencias traumatizantes puede surgir un fallo perceptivo psic6geno: ceguera psicógena, sordera, anosmia y ageusmia
también psic6genas, trastornos de la sensibilidad. La motivación
básica de estos trastornos psicógenos es múltiple: en parte poseen un significado simbólico (no querer ver, no querer oír) y
en parte entran en el cuadro de las neurosis de pánico y también
de las neurosis de indemnización. En tales casos puede resultar
difícil diferenciar entre simulación y agravación.
Ejemplo: Anestesia psícógena en neurosis por accidente.

Percepción

12.S.2.

225

Anomalías de la percepción

12.5.2.1.

ANOMALIAS
EN CUANTO
DE LA PERCEPCION

12.5.2.1.1.

A LA INTENSIDAD

Disminución d~ la intensidad

Las características de la percepción son menos vivaces y
nítidas que normalmente o bien todo aparece pálido y gris, incoloro, como cubierto por niebla, etc. Estas disrninuiciones de
la intensidad de las percepciones se observan en depresiones
graves de distinta naturaleza, y también en un agotamiento general. grave, en psicasténicos y bajo dosis elevadas de neurolépticos.
12.5.2.1.2.

Aumento de intensidad

Significa que las vivencias perceptivas son más ricas, vívidas
y cromáticas que lo normal. Se da eventualmente en la manía,
bajo la acción de alucinógenos (LSD, mescalina, haschisch) y en
los raros estados de excepción extáticos.
12.5.2.2.

PERCEPCION ALTERADA
Y LAS FORMAS

DE LOS TAMAÑOS

Son designadas como metamorfopsia. Puede referirse a objetos o a uno mismo.
12.5.2.2.1.

Referente a objetos

Casi siempre de breve duración (de segundos a minutos);
percepción espacialmente alterada de la proporción de tamaños
y de la forma. Deformación de la figura (dismorfopsia). Modificación de la percepción de tamaños (dismegalopsia) con dos
posibilidades: la de ver de tamaño menor (micropsia) y la de
ver de tamaño mayor (macropsia).
Ejemplo:
Durante un aura epiléptica, un cuadro colocado en la pared se ve
cada vez más alejado y, en consecuencia, cada vez de menor tamaño.

226

In traducción a la psicopatologia general

El sujeto se da casi siempre cuenta de la modificación de la
percepción de la forma. La metamorfopsia puede darse, en los
sujetos sanos, durante la infancia, en estados de cansancio excesivo, en estados de presueño y, patológicamente, en la epilepsia temporal, en la esquizofrenia (sobre todo inicial) y en psicosis orgánicas agudas (alucinógenos). En la dismegalopsia neurótica puede ponerse de manifiesto· un contenido simbólico (así,
por ejemplo, una madre con una actitud ambivalente con respecto a su hijo recién nacido ve más pequeña la cabeza de éste).

12. 5.2.2.2.

Referente al propio cuerpo

La heautometamorfopsia
se refiere al propio cuerpo o a
miembros aislados del mismo. Así, p. ej., parecen estar los pies
a una distancia de kilómetros y sin embargo gigantescos. Puede
darse en las vivencias del presueño, en estados de fatiga y, con
frecuencia, en intoxicaciones por drogas (LSD, mescalina).
·
Próxima a esta heautometamorfopsia se halla la heautoscopia, en la que se ve alucinatoriamente la propia figura, como si
se tratase de un «doble». Puede darse en sujetos sanos durante
estados de fatiga excesiva, en el estado previo al sueño, así como
en epilépticos durante el aura y en ciertos enfermos con tumores
cerebrales.
12.5.2.3.

ANOMALIAS

(Características
amplio.)

12.5.2.3.1.

CUALITATIVAS

anormales

DE LA PERCEPCION

de la percepción,

en

sentido

Desrealización

El entorno aparece como irreal, nebuloso, extraño e insólito.
Puede hablarse también de una aminoración del carácter de objeto. Este síntoma surge eventualmente en sujetos sanos. No es
raro observarlo en psicosis a base somática, en la esquizofrenia,
eventualmente en depresivos y sobre todo en depresiones neuróticas. Casi siempre coincide con despersonalización (véase página 102).

Percepción

12.5.2.3.2.

227

Sensación de distancia o proximidad insólitas

Próxima a las vivencias de desrealización se halla también
la escisión de la percepción, que es de aparición rara (JASPERS,
1959). En ésta se tiene la sensación de un insólito hiato o vacío
entre el objeto percibido y el sujeto que percibe. Aquí se dan
también relaciones con la despersonalización:
no sólo aparece
extraño y lejano el entorno, sino que también el enfermo se
siente a sí mismo como lejano, distanciado y no aproximándose
a los objetos. Surge en las psicosis por alucinógenos. (LSD, mescalina) y en la esquizofrenia.
Aparte de la excesiva sensación de distancia, puede aparecer
también la sensación de mayor proximidad, vivencia que está
cerca de la de acentuación de la intensidad.
12.5.2.3.3.

Modificaciones de las características
de la percepción

Por ejemplo, de la resonancia afectiva del color, de la música, de la percepción espacial. Están próximas a las vivencias
de desrealización y se observan sobre todo en psicosis tóxicas
(LSD, mescalina).
12.5.2.3.4.

Sinestesia

Vivencia similar a la percepcion, casi siempre acústica-musical (en ocasiones consistente también en sensaciones de contacto o de otro tipo), que surge al contemplar colores (sinestesia
auditivo-visual, audition colorée).
Las sinestesias surgen de modo psicológicamente normal, y
como experiencia aislada, en sujetos dotados para ellas. Son frecuentes e intensas en psicosis psicodélicas (LSD, mescalina).
También las alucinaciones de diversos sectores sensoriales pueden estar sinestésicamente unidas.
12.5.2.3.5.

Supuesto reconocimiento

Supuesto carácter de ya conocido por parte de una experiencia perceptiva en sí nueva (déja vu, déia vécu, etc.). Se designan

228

Introducción a la psicopatología general

también como pseudorrecuerdos identificantes. Con frecuencia
se asocian con despersonalización y desrealización. No son un
signo específicamente patológico, ya que aparecen también en
sujetos sanos, pero se observan sobre todo· en la epilepsia psicomotora.
Ejemplo:
Una paciente (P 167) afirma durante un estado confusional epiléptico
(con desorientación parcial y pensamiento incoherente) y con respecto
a las voces de las enfermeras y de las demás pacientes: «Esas voces
me son familiares. Ya las conozco.» Y al médico le dice: «Su cara me
resulta conocida. Usted es igual a mi profesor Beier, completamente
igual.»

~12.5.3.
12 .. 5.3.1.

Alucinaciones
DEFINICION

Se diagnostica la presencia de alucinaciones (pseudopercepciones) cuando alguien oye, ve, huele, saborea o siente corporalmente algo en lo que los demás no pueden reconocer fundamento
objetivo alguno.
Las alucinaciones se dan en todos los sectores sensoriales y
también en varios de ellos simultáneamente (alucinaciones c.mbinadas).
Las alucinaciones son una modalidad de experiencia próxima a la percepción sensorial, de carácter oscilante por lo que respecta a:
Carácter de percepción: Oscila entre una clara vivencia sensorial y una experiencia próxima a la representación. Esto se
puede observar sobre todo en las alucinaciones acústicas: puede
tratarse de algo que se oye claramente, de un «oír, pero no con
los oídos», de sentir voces en el cuerpo «como ondas» y por
tanto de contaminaciones con sensaciones corporales y, por último, de un «saber» acerca de voces, las cuales son extrasensoriales (transición a los «pensamientos sonorizados», véase: alucinaciones acústicas).
Intensidad: La característica de claridad sensorial puede oscilar entre la próxima a la realidad, de algo masivo-corpóreo que

Percepcion

229

se impone y que está próximo a la percepción sensorial, y una
pálida aparición.
Claridad: Ambas posibilidades citadas pueden variar, por
lo que respecta a claridad, entre figuras de contornos netos y
bien estructuradas y otras esquemáticas y fluidas.
Consciencia de objeto: Puede oscilar, de acuerdo con Ia intensidad (presencia impositiva) de la experiencia entre ser juzgadas como «corpóreas» y una consciencia de objeto «esfumada».
En este último caso, las alucinaciones poseen menos carácter
sensorial-visual (pero pueden continuar espacialmente determinadas).
Juicio de realidad: Puede oscilar entre «real» y presente, pa.sando por «dudoso». hasta «irreal, no auténtico» en la pseudoalucinación.
Determinación espacial: Las alucinaciones ópticas y táctiles
son casi siempre experimentadas como procedentes de fuera del
propio cuerpo. Pero las alucinaciones no han de estar fijadas
en modo alguno al correspondiente campo sensorial. Puede verse, p. ej., algo situado en un espacio fuera del campo visual:
las llamadas alucinaciones extracampinas. En las alucinaciones
acústicas, la determinación espacial es mucho más variable (este
sentido no permite tampoco una localización tan exacta), así
como' el carácter de percepción.
12.5.3.2.

CLASIFICACION

12.5.3.2.1.

DE

LAS ALUCINACIONES

Con arreglo o su complejidad

Alucinaciones elementales, simples (ruidos amorfos, relámpagos, luces, etc.) y alucinaciones complejas o escénicas (es decir:
imágenes, piezas teatrales, trozos musicales, etc.).
12.5.3.2.2.

Con arreglo a la esfera sensorial

Alucinaciones acústicas: Se experimentan ruidos, sonidos u
otras percepciones acústicas amorfas (acoasmas) o bien el enfermo percibe sonidos, palabras, frases, murmullos, voces . (fonemas). Pueden ser oídos claramente o tan sólo casi adivinados

230

Introducción a la psicopatología general

como un murmullo lejano y vago. En ocasiones, la fuente de lo
oído está situada fuera del propio cuerpo, en otras ocasiones
se localiza en el propio cuerpo («como si me hubiese tragado a
un hombrecillo»).
Lo alucinado puede no ser inteligible, o bien serlo tan sólo
parcialmente. El enfermo puede reconocer en ocasiones al que
habla, oír una o varias voces que le hablan directamente o que
acompañan sus actos o sus pensamientos con comentarios o que
le imparten encargos y órdenes, le inculcan ideas, etc. Esta
modalidad del «oír voces» es característica de los esquizofrénicos y hay transiciones flúidas con el síntoma del pensamiento
intervenido. El esquizofrénico puede tener también entonces la
sensación de que en realidad no percibe sonidos por su oído,
sino que los siente «en el cerebro», «en la cabeza» o nota que las
voces vienen a través de su cuerpo. Con frecuencia se trata de
sus propios pensamientos sonorizados o pensamientos de otros
(véase: consciencia de experiencia). Los melancólicos pueden
«Oír» reproches, amenazas, insultos.
Otros enfermos «oyen» hablar a varias personas acerca de
ellos, así, p. ej., burlándose o amenazando o bien fraguando una
conjura contra el enfermo (en la alucinosis alcohólica clásica)
o bien el paciente entra en una discusión con un interlocutor
acústicamente alucinado, como sucede en las más diversas psicosis alcohólicas (p. ej., en el delirium tremens alcohólico o en
el delirio exógeno debido a otros tóxicos). A veces se oyen
«llamadas» en los ruidos procedentes del entorno.
Hay que distinguir en las alucinaciones acústicas los acúfenos (ruidos de oído) producidos en las enfermedades del órgano auditivo (zumbidos, silbidos, etc.). Anamnesis, informe del especialista.

Alucinaciones ópticas (alucinaciones visuales). Se dan como
vivencias ópticas elementales, amorfas (fotomas) en forma de
luces, colores, centelleos, etc., en primer término, en enfermedades oculares, de las vías ópticas y del lóbulo occipital, o también puede tratarse de figuras más o menos claras, escenas estáticas o movidas, en colores o incoloras. Al alcohólico delirante se
le aparecen pequeños objetos móviles, animales pequeños o disminuidos de tamaño, lo cual también sucede eventualmente en.
otras psicosis orgánicas con estados confusionales alucinatorios,

Percepción

231

como, p. ej., en la arteriosclerosis cerebral. Pueden surgir entonces también figuras humanas enanas (alucinaciones liliputienses).
Los melancólicos con sentimientos de pecado y condenación
pueden ver fugaces rostros de demonios que les hacen muecas o
sombras en forma de esqueletos. En la esquizofrenia no son
muy frecuentes las alucinaciones ópticas intensas y claramente
configuradas. Más bien se observan estas últimas, en ocasiones
como visiones de escenas, en los éxtasis religiosos de esquizofrénicos y más aún, en los de epilépticos.
Alucinaciones olfativas y gustativas: Se mezclan entre sí en
las vivencias de los enfermos. Se pueden observar marcadas alucinaciones olfativas y alteraciones del sentido del gusto en· tumores del área olfativa y también, a veces, durante el aura de ataques epilépticos. Los enfermos delirantes con temores de persecución y envenenamiento pueden sentir olor a veneno o creer
saborearlo. Algunos esquizofrénicos experimentan que les hacen
epercibir, «mediante influencia hipnótica» olores desagradables.
En la melancolía grave con apagamiento de sentimientos vitales
y con miedo a estar pudriéndose vivo no es raro descubrir, si
se interroga sistemáticamente al respecto, que el enfermo percibe
olor a cadáver o a putrefacción, lo cual va unido con frecuencia
a la idea delirante de que los enfermos dañan con ello a los
demás o, en todo caso, de que los otros se dan cuenta de dicho
olor y por ello les evitan.
Alucinaciones táctiles (hápticas) (alucinaciones de contacto):
Están referidas a sensaciones cutáneas. Tales alucinaciones, con
frecuencia, no se pueden diferenciar desde el punto de vista
vivencia! por parte del enfermo, de las alucinaciones corporales
en general. Los pacientes experimentan, p. ej., que les agarran,
les sujetan, les soplan, les queman, les pinchan, les atraviesan,
les hacen cosquillas, les sierran, les estrangulan, les siegan, etc.
Todo ello puede o no ser experimentado con dolores. Aquí
se incluye, además; la sensación de ser calentado o de ser enfriado (alucinaciones térmicas) o de ser humedecido (alucinaciones
hígricas). Surgen, en primer término, en psicosis orgánicas (delirios tóxicos; delirio cocaínico).
En la alucinosis táctil crónica son experimentados sobre la
piel (delirio dermatozoico) o bajo ella, en el interior del cuerpo,

232

Introducción a la psicopatología general

.

en el intestino y en los. órganos genitales (delirio enterozoico)
sensaciones de hormigueo o de perforación, que los pacientes
creen producidas por pequeños animales (gusanos, escarabajos,
«parásitos»). Este cuadro clínico se observa sobre todo en enfermedades cerebrales difusas, incluidas por tanto en un psicosíndrome orgánico.
Alucinaciones cenestésicas 2: Son extraordinariamente variadas y muestran fluidas transiciones con respecto a las alucinaciones táctiles, así, p. ej., se trata de sensaciones de estar petrificado, desecado, reducido de tamaño, vacío, hueco, de creer que
se es por dentro de oro, de piedra, etc. El cuerpo es inundado
por corrientes, por rayos, etc. (o bien se siente que fluyen por
el cuerpo, que se mueven, que tiran y muchas otras sensaciones
para· cuya descripción se emplean a veces neologismos). Pueden
sentirse en todo el cuerpo o bien localmente. Es frecuente que
afecten a los órganos genitales: · «extracción» de esperma,' estimulaciones eléctricas, vivencias alucinatorias de coito (en el delirio
erótico).
O bien hay sensaciones de ser levantado, de levitación, de
oscilar (alucinaciones vestibulares), de ser movido (alucinaciones cinestésicas).
Vivencias de deformación corporal: el cuerpo crece de tamaño, es desfigurado, se hace más grueso, más pesado, más ligero o
bien determinadas partes del cuerpo cambian de tamaño y de
forma.
En los esquizofrénicos, muchas de estas alucinaciones asumen el carácter de lo «hecho desde fuera», de lo añadido (p. ej.,
de ser electrizado, irradiado, atormentado mediante hipnosis,
de ser violado sexualmente). El correspondiente agente varía
según el medio cultural del sujeto (espíritus, embrujamiento, hipnosis, procedimientos técnicos). En la melancolía y la hipocondría delirante, la aminoración de los sentimientos vitales constituye el fundamento de las vivencias de destrucción, putrefacción, etc. Las alucinaciones aparecen entonces como una confirmación de tal modo de encontrarse. En el delirium tremens se
observan en ocasiones, de forma masiva, alucinaciones vestibulares y cinestésicas.
2

Del griego koinás (general, común); por tanto: sensaciones generalizadas en el cuerpo.

Percepción

12.5.3.2.3.

23 3

Clasificación de las alucinaciones
según las causas de su aparición

En enfermedades

somáticas locales: Se trata siempre, prác-

ticamente, de alucinaciones elementales. En heridas u otras enfermedades del ojo y de las vías ópticas surgen alucinaciones
ópticas. A veces existen alucinaciones acústicas en enfermedades
del oído, pero en estos casos se trata más bien de un «oír dentro» de ruidos de oídos. En tumores del área olfativa o del lóbulo temporal basal se pueden observar alucinaciones olfativas.

Alucinaciones

«Í isiolágicas»:
Alucinaciones
hipnagógicas
(antes de dormirse) e hipnopompas (al despertar). Ilusiones sensoriales de las índoles más diversas, casi siempre en las esferas
óptica y acústica, en los estadios previos al sueño y del despertar. No existe una actividad vígil, ni un~ claridad de la consciencia. El contenido de estas alucinaciones está casi siempre intensamente determinado de un modo afectivo: así, p. ej., familiarmente (un hijo ve a su madre fallecida) o religioso (aparición
de la Virgen). Tales alucinaciones no son patológicas. En muchas ocasiones presentan el carácter de pseudoalucinaciones. La
capacidad para tales experiencias varía extraordinariamente según las personas (en dependencia también, en parte, de la
cultura).
En determinadas situaciones sensoriales: Bajo aislamiento
sensorial (sensory deprivation, ya experimental, ya en circunstancias naturales), así como bajo sobrecargas con estímulos sensoriales (sensory overloading) pueden surgir alucinaciones de
índole óptica y acústica.
En determinadas situaciones de la vida, p. ej., en presos aislados en celdas de castigo (situación en la que se agrega el factor

de aislamiento sensorial). l Ver VoLKART, 1983.) Tales alucinaciones durante aislamiento están ampliamente determinadas por el estado de ánimo. Así, p. ej., el temor o la ansiedad determinan sentimientos delirantes de persecución y las
alucinaciones aparecen como una confirmación o una fundamentación del delirio. El enfermo oye cómo murmuran
acerca de él, como se confabulan en su contra, cómo se
acuerda su ejecución, o bien oye los pasos de sus verdugos,

234

Introducción a la psicopatología general

siente olor a gas que es introducido en su celda para envenenarle o cree percibir sabor a veneno en su comida. Por otra
parte, el afán de liberación e indulto puede manifestarse en
el sentido de un delirio de indulto. En éste pueden eventualmente oírse voces que le hablan al enfermo acerca de ello
(cumplímiento autista de deseos).
Entre las alucinaciones de este grupo se incluyen también
vivencias visionarias surgidas en personas de religiosidad intensa, sobre todo cuando se preparan para tales experiencias
mediante ayuno, retirada del mundo (aislamiento sensorial) y
meditación.
En psicosis agudas a base somática (en el tipo de reacción
exógena aguda, especialmente en el delirium tremens) se dan
múltiples alucinaciones en varias esferas sensoriales. Cuando, en
estos casos, las alucinaciones destacan muy en primer plano y la
consciencia no está claramente afectada, se habla de presencia
de alucinosis. Entre estas alucinaciones, en psicosis agudas _a
base somática, se incluyen también todas las alucinaciones tóxicas provocadas por drogas, alucinógenos, etc. En estas alucinosis y delirios exógenos de las índoles más variadas (incluyendo
los delirios alcohólicos y arterioscleróticos) se experimentan casi
siempre alucinaciones ópticas, pero no raras veces también alucinaciones vestibulares y cinestésicas. Aparecen casi siempre unidas a otras modificaciones perceptivas (p. ej.: cambios en cuanto a la percepción espacial, a la intensidad de los colores, a
sinestesias, etc.).
Psicosis orgánicas crónicas: Pueden coincidir también con
alucinaciones, así; p. ej., con delirio dermatozoico o enterozoico, en la demencia senil. La alucinosis óptica surge en seniles,
arterioscleróticos y otros enfermos con lesiones cerebrales erórucas.
Epilepsia: Surgen vivencias alucinatorias (p. ej.: éxtasis
visionarios,
alucinaciones 'somáticas y olfativas) tanto dentro de
· episodios psicóticos agudos (ataques psicomotores, estados crepusculares) como también en las psicosis paranoides-alucinatorias prolongadas de los epilépticos (que con frecuencia son semejantes a esquizofrenias y calificadas de productivas).

Percepción

23 5

Esquizofrenia:

Se observa sobre todo audición de «voces»
cenestésicas, mientras que pasan a un
segundo plano tódas las demás vivencias alucinatorias, no siendo
sobre todo típicas las alucinaciones ópticas. Estas últimas se observan eventualmente en episodios esquizofrénicos agudos acompañados de confusión oneiroide (estados oneiroides, delirio «tóxico» esquizo" rénico). En la esquizofrenia, las alucinaciones van
unidas casi siempre a formación de delirio (lo cual no se da en
idéntica medida en las psicosis orgánicas).
Depresión endógena: En ésta, las alucinaciones no son, en
general, frecuentes. En la catamnesis sistemática de enfermos
hospitalizados (y por tanto selectivamente graves) con sentimientos vitales intensamente apagados, no es raro encontrar alucinaciones olfativas: olor a cadáver, a putrefacción, eventualmente
también, en pleno campo, una sensación de olor procedente de
un cementerio, de un depósito de cadáveres, etc. Algunos melancólicos ven sobre las paredes fugaces sombras que representan
figuras, esqueletos, al diablo, a la muerte. Las alucinaciones son
aquí (al igual que el delirio melancólico) absolutamente correspondientes al estado de ánimo del enfermo, es decir: sintímicas.
Alucinaciones obsesivas: En ocasiones se puede alucinar en
los síndromes obsesivos de diversas nosologías (neurosis obsesiva, de presiones endógenas, esquizofrenia, psicosis, psicosis
orgánica).
y diversas alucinaciones

Ejemplo: A un enfermo obsesivo se le aparece el cuchillo que teme
verse obligado a clavar en el cuerpo de alguien.

12.5.3.3.

MODOS DE EXPERIENCIA
A LAS ALUCINACIONES

PROXIMOS

(Tabla 2)
12.5.3.3.1.

Pseudoalucinaciones

En contraposición con las alucinaciones auténticas, que el
enfermo experimenta como muy semejantes a las percepciones
sensoriales, en las pseudoalucinaciones se trata de vivencias imaginarias, que son más bien de índole de las representaciones
«plásticas» o de imágenes interiores (no sentidas como aparicio-

236

Introducción a la psicopatología general

nes provocadas por un objeto exterior), que no implican el carácter de objeto de las percepciones (como sucede con las alucinaciones), ni tampoco su determinación espacial. Es reconocido
su carácter ficticio y se establece el juicio de «no auténtico».
Entre las alucinaciones y las pseudoalucinaciones existen fluidas
transiciones. En muchos casos, mediante un diálogo bien conducido, se puede observar la «degradación» de alucinaciones a
pseudoalucinaciones y a veces más tarde, cuando el enfermo
una vez dejado solo se vuelve a ensimismar, resurgen las alucinaciones propiamente dichas. Así oscila el espectro de diversas
modalidades de experiencia (lo cual se observa especialmente
bien en los estados de presueño).
12.5.3.3.2.

Ilusiones

En las equivocaciones ilusorias se toman por algo distinto objetos que están efectivamente presentes, debido a un cambio en
la configuración de los mismos .. Las ilusiones son, por tanto,
percepciones falseadas (percepciones erróneas, errores del reconocimiento).
Ejemplo: Un arbusto es tomado por un hombre que acecha. Al despertar de la anestesia, la enfermera es tomada por un familiar. Unos
soldados excesivamente fatigados creen que los árboles son enemigos.

Los falsos reconocimientos ilusorios son favorecidos por circunstancias más difíciles en cuanto a la percepción del objeto
(p. ej.: horas del crepúsculo, griterío) y /o por 'parte del sujeto
que percibe (enturbiamiento de consciencia, cansancio excesivo,
actitud de espera, tensión emocional).
Así, p. ej., un delirante cree que unos rayos de luz son telarañas,
que las manchas de la pared son figuras de animales, etc.

La experiencia clínica muestra que existen transiciones con
respecto a la alucinación, a la pseudoalucinación y también a la
percepción delirante.
12 .. 5.3.3.3.

Pareidolias

Se trata de un «ver» f~ras en un campo vivencia! visual
vagamente estructurado (p. ej., viejos muros, nubes, alfombras,

Percepción

23 7

etcétera) o de creer escuchar palabras a partir de ruidos amorfos.
El objeto y lo fantaseado coexisten. No se da nunca un reconocimiento erróneo. Las pareidolias pueden ser suscitadas y controladas por personas que posean dotes para ello. En un delirio
febril pueden acentuarse las pareidolias hasta hacer desaparecer
al objeto real, es decir: la pareidolia se transforma en una
ilusión.
A veces puede continuar siendo elaborado esto en un sentido alucinatorio. Así, p. ej., un niño contempla una cortina y ve en ella una
figura (pareidolia). Por la noche, tenso de miedo, cree reconocer a la
figura (ilusión). En su pánico cree ver cómo la figura se mueve y quiere agarrarle.

12.5.3.3.4.

1 mágenes eidéticas

Se trata de impresiones sensoriales, casi siempre visuales o
acústicas, .semejantes a percepciones y que están dotadas de netas
características sensoriales. Están próximas a las vivencias perceptivas, siendo espacialmente determinadas, al igual que éstas,
pero no poseen carácter de objeto (ni tampoco las corresponde
juicio de realidad), como sucede con las auténticas percepciones.
Originalmente existe una auténtica vivencia de percepción, que
es recordada de un modo claramente concreto. Los sujetos eidéticos (que poseen dotes en este sentido) pueden reproducir detalles correspondientes a objetos cuyas imágenes reproducen de un
modo eidético. Las figuras pueden provocarse voluntariamente,
o bien imponerse.
Durante la infancia está más generalizada la capacidad eidética que entre los adultos. Se dan todo género de transiciones
en la representación de distintos grados de plasticidad sensorial.
El hecho de tener imágenes eidéticas no es en absoluto patológico.
12.5.3.3.5.

Percepción delirante

Las percepciones sensoriales auténticas adquieren una significación anormal, debido al delirio (casi siempre en el sentido
de la autorreferencia) y que no les corresponde «objetivamente».

23 8

Introducción a la psicop atolog ia general

La percepción delirante (SCHNEIDER, 1967) es, por tanto, una interpretación errónea delirante de una percepción en sí correcta
(en inglés: delusional misinterpretion).
Ejemplo:
El enfermo ve, en un café, cómo hablan dos personas,
escucha también quizá sus voces, pero sin entender lo que .dicen. Esta
percepción la refiere a sí mismo, de un modo delirante: «están hablando acerca de mí», etc.

12.5.3.3.6.

Cogniciones ·corpóreas (Jaspers, 1959)

Vivencias semejantes a la percepción, con características de
corporalidad y de certeza, en la esquizofrenia o bajo la influencia de drogas (LSD, mescalina). Hay alguien detrás de mí, que
me toca y me habla, que inculca ideas en mi cerebro. Tales certezas tienen escasa o ninguna característica de visualidad sensorial, pero están sin embargo espacialmente determinadas y son
por ello semejantes a percepciones. En parte se hallan próximas
a las alucinaciones extracampinas. Respecto a ellas, el juicio
de realidad puede ser también de auténticas o de no auténticas.
A veces, una cognición corpórea de este tipo puede ser tan
concreta que el enfermo se vuelve para ver quién está tras él.
En enfermos «experimentados» la certeza adopta con frecuencia
el aspecto siguiente: tengo la seguridad de que hay alguien detrás de mí, pero sé que ahí no hay nadie (juicio de realidad
negativo).
La vivencia delirante pura es asensorial y aespacial y significa siempre algo determinado para el enfermo, en el sentido de su delirio.
12.5.3.4.

ALUCINACIONES Y DELIRIO

Existen formaciones delirantes sin alucinaciones (así, p. ej.,
el delirio de culpa, el delirio de enfermedad, el delirio de pecado
y condenación, múltiples formas de paranoia, ciertas esquizofrenias paranoides crónicas) y existen también vivencias alucinatorias de. las más diversas nosologías, sin formación de delirio.
Con frecuencia aparecen conjuntamente alucinaciones y delirio.
En ocasiones, y ante una observación objetiva, es como si, dados
una dinámica y un humor delirantes intensos, el vivenciar alu-

Percepción

i

e:

'O

"ü ca
ca

4.1

E~
o.
e

1

i...
i... i...
QJ QJ

-

+

1

1

l
1

¡

1

'

i

+

1

+

1

1

1

1
1

~ºo
.....
u ....

E~-~

"ü u .o
o QJ o
e:: "O
o ca .....
ºo~

+

1

+

+

1

1

...

~

239

+

1

't:J
rc:I

o

-

:g~~
::l

C';I
QJ
i...

+

+

+

+

1

+

1

1

+

+

1

+

+I

1

+

+1

+

1

+

+

+I

+

+

+I

+

1

+

ra

e:

o

QJ
....
·QJ QJ

U"O·-

VI

e:
o
u

1
1

.0

o

1
1

!

e:

"ü .....
ca ca

1

e:·-o
.e

E

i

ra

~~

+

.... QJ
QJ

1

+

+

1

1

¡

+

i +
¡

1

!

1

e::

1

1

1

1

1

1

1

rc:I~

Lo
QJ

u
........p,
u "' 11.1
'ct1_..
u

-

+

.....
.....
ca E QJ

U·-

+

+

+

1

o.

"" ~

u

...

+

1

i

1

1

l

1

i

1

C'O:I

~u e:º·..... u
u QJ 4.1

1

-VIC:C::
QJ

i

1

1

o

'O

!

1

'O

a oe·.:

1

+

4.1

o e: E~QJ

...... 'O

+

1

1

1

+

1

4J ..........

:og,QJ
o u e:
QJ

C'O:I
-

.... QJ QJ
QJ

o.

-o

1

o

P.
QJ

o

e
o

u

1

l

1

e:

'O

·n'14
Q

o
i...

Q

P-4

e:

.E

~

4'Q

~

'dl

.~

::3

O en

"O
::3

C1.)

~o

0-t

e

-~

~
e:

e:


- IJ

~en

l

e::

o
"O

·v

i...
t';J

0-t

'O

º4)

e:

I]


e::

'ºo ....... 'ºe Cll

'14 e::
·-e: 'º'c..""
i:!~
·-

(1)
(1)

d.)

d.)

~

d.)

P-4 'O

eo
'""
oo
Uo

se::

en-(!)

(!)

Cll
en

¡.... ~

o

'14-

•C::

~~

en

C1.)

e:

CL)·

::3

240

Introducción a la psicopatología general

cinatorio proporcionase «demostraciones» que confirman, fundamentan y refuerzan el vivenciar delirante.
Es decir: El estado de ánimo, el temple, determina el conjunto de la experiencia, sin tener en cuenta la realidad interhumana corriente, hasta en la esfera de la percepción: el modo
del estado de ánimo con/ igura al mundo (modo autista de vivenciar el mundo, es decir: modo de. vivenciar que no tiene en
cuenta la coincidencia interhumana acerca de hechos y datos de
la realidad). En la alucinación se le aparece al enfermo lo propio (eimaginado»), por lo cual está captado, como siendo de la
índole de la percepción. Así, al melancólico con un delirio de
putrefacción se le pone de manifiesto su existencia en descomposición, por el olor a carroña que parte de él mismo. Al .esquizofrénico con un trastorno de la consistencia y de los límites
del Yo se le manifiestan como voces sus pensamientos (que le
suenan a familiares, o bien a extraños). Tal trastorno de los
límites del Yo no es, de todos modos, específico de la esquizofrenia (como puede deducirse de la observación de las psicosis
tóxicas psicodélicas).

, Dr. u zamo Gruzaao U1az
MED1COPStaUll"TRA
C.M.P. 36978
R.N.E. 17189

13.

APERCEPCION
En inglés: apperception. En alemán: Auffassung; sin. Apper­

zeption.

13.1.

DEFINICION

Capacidad para entender percepciones dentro de su coherencia de significación, para conectarlas entre sí de un modo pleno
de sentido y para incluirlas dentro de la esfera de la experiencia.

13.2.

FUNCION

La apercepción prosigue la síntesis estructurante iniciada en
el proceso perceptivo, mediante una conexión de sentido. El proceso comienza con la sensación sensorial y conduce, a través
de la percepción, la interpretación y la ordenación de complejas
vivencias perceptivas, a la gnosis, al conocimiento, con formación ideativa y verbal de conceptos y de dotación de sentido.
Estos niveles más elevados de la apercepción son rendimientos de
la inteligencia. Apercibir es una premisa de Ja autoafirmación
en la vida práctica.

13.3.

PREMISAS

Y DETERMINANTES

Premisas para el logro de la apercepción son la vigilancia y
una consciencia despejada, consciencia acerca de sí mismo, una

242

Introducción a la psicop atologia general

percepción intacta, orientación, atención y concentración, inteligencia (capacidad combinatoria y de juicio para la ordenación
de lo captado dentro de la esfera de la experiencia) y memoria
(capacidad para tener presente la experiencia).
Determinantes de la apercepción son la experiencia de la
vida en su conjunto, la edad, la situación en la vida, la formación personal y cultural, el estado de ánimo y la motivación.

13.4.

EXPLORACION

A través del diálogo y de la observación acerca de si el
comportamiento resulta adecuado a la situación. Se pueden interpretar imágenes, refranes, repetir narraciones que acaban de
escucharse y explicarlas. Se puede examinar el reconocimiento
de objetos (teniendo en cuenta que la afasia amnésica, un trastorno de la rememoración de vocablos, da lugar a una incapacidad para denominar). El test de apercepción temática (TAT
de Murray, 1943) está destinado a descubrir actitudes y complejos a partir de la apercepción.

13.5.

PATOLOGIA

Ya que se trata de un rendimiento altamente complejo, de
índole multicondicionada, la apercepción es muy susceptible de
alteraciones. Los. trastornos de la apercepción, por tanto, son
signos psicopatológicos nosológicamente inespecíficos, pero muy
importantes para juzgar acerca del modo de desenvolverse en la
vida práctica.
La apercepción puede faltar (p. ej., en trastornos de consciencia, en déficit intelectuales, en trastornos del entendimiento
y del juicio en la demencia) o bien ser errónea (interpretación
errónea en el delirio).
Puede estar lentificada (en la fatiga excesiva, en la depresión)
o ser superficial (p. ej., en la manía; en las psicosis tóxicas, p. ej.,
en la embriaguez), muy dispersa (manía) y fluctuante· (oscilaciones de la consciencia, alteraciones de la vida impulsiva y del estado de ánimo) o estrechada (fijación durante delirios y alucinaciones, estado crepuscular).

Apercepción

13.6.

243

APARICION DE TRASTORNOS
DE LA APERCEPCION

En lesiones cerebrales agudas y crónicas y, por tanto, en el
tipo de reacción exógena aguda y en el síndrome psicorgánico.
En todos los trastornos de consciencia, de cualquier génesis, en
la oligofrenia y la demencia.
Los trastornos psicógenos de la apercepción se dan bajo
intensa tensión emocional, en el pánico (p. ej., en catástrofes),
en estados de ·excepción y crepusculares psicógenos (p. -ej., histéricos). Los trastornos neuróticos de la apercepción («escotomas») son considerados como determinados por complejos.
Trastornos de la apercepción en psicosis funcionales (las así
llamadas endógenas): en la esquizofrenia aparecen, en ocasiones,
bloqueos de la apercepción. El vivenciar autista y disreal en el
delirio puede dar lugar a una apercepción incomprensible y de
aspecto paralógico.
En la depresión está dificultada y reducida la apercepción,
mientras que en la manía es superficial y en ocasiones difusa.
Los trastornos de la apercepción y del reconocimiento en
lesiones cerebrales locales son designados como agnosias y están
descritos en el capítulo 12: «Percepción».

14.

DELIRIO
En inglés: delusion, En alemán:

Wahn.

«Mi vida, mi libertad, mi meta» (P. 29).
«Siempre se trata de mí» (P. 38).

14.1.

DEFINICION

El delirio es la convicción privada y privativa, determinante
de la vida, por parte de una persona, acerca de sí misma y de
su mundo.
El delirio es una realidad privada. Tan sólo debe considerarse patológico cuando impide desarrollar su vida. Señalamos así su relatividad
cultural y social.

El delirio es una convicción rígida, completa y personalmente válida, acerca de la propia realidad vital. El delirio es,
para el enfermo, realidad evidente. El delirio es experimentado
como cierto, no necesitado de demostración ni de fundamenta:
ción alguna. El delirio es un saber y no una creencia 1•
La experiencia hasta entonces acumulada y la argumentación lógica contraria no modifican en absoluto la certeza delirante. No se deja lugar a la duda. No resulta posible una modificación del punto de vista, una relativización de las convicciones.
Al comienzo y durante la extinción de un delirio, así como
en ciertas formas de delirio superficiales, poco estructuradas. se
trata más bien de un sospechar, un opinar, una suspicacia y
existen también dudas.
a)

1
Por lo que se refiere a "su diferenciación con la fe, véase HoLE
(1971); con Ja superstición, KEHRER (1922) y KANT, O. (1927 b).

CMP 36978 RNE 11189

Delirio

245

b) El delirio es una realidad determinante de la vida. Tan
sólo hablamos de delirio allí donde el delirar es determinante de
las vivencias y los actos, donde el vivenciar y el comportamiento
de una persona está determinado ·por su delirar.
e) El delirio es una convicción privada acerca de la realidad. La realidad delirante no es la realidad acerca de la cual
los sujetos sanos pueden estar de acuerdo en cuanto a su percepción del mundo común, codeterminada de un modo sociocultural y situativo. El sujeto se aferra a la especial convicción
propia correspondiente al delirio, aun cuando éste se halle en
contradicción con la realidad interhumanamente comunicable,
a I~ previa experiencia propia acerca de ésta y con la experiencia de las personas mentalmente sanas, así como con respecto a
sus creencias y opiniones colectivas.
No se puede hacer del contenido, de su exactitud o su falsedad, un criterio general del delirio. El contenido puede ser inexacto, falso, completamente imposible desde el punto de vista
del sujeto sano, pero no es, fundamentalmente, susceptible de
demostración en todas las formas suprasensoriales de delirio.
No es el contenido lo patológico en el delirio, sino la referencia a los demás y al mundo común, que está desorbitada, dislocada, con respecto a la comunidad. El delirio es un trastorno
de la comundanidad del hombre, del «mundo del con».
d) El delirio es una convicción privada (aislante). La realidad privada del delirio separa al enfermo delirante de la comunidad. El enfermo delirante está solo con su delirio ( aislamiento), apartado del mundo común a los demás (alienación).
El delirio no es, en general, comunicable (excepción: delirio
simbiótico) (pág. 262).
e) La realidad delirante es la realidad de un ser humano
único y aislado, de sí mismo y, conjuntamente con él, de su
mundo.
«Se trata siempre de mí» (P 38).
Se trata siempre del propio «ser uno mismo», incluso cuando
aparezca en primer plano alterado el llamado entorno.
/) El ser humano es [undamentalmente capaz de delirar.
Ello estriba en el modo de cómo es el mundo para él. Mundo

246

Introducción a la psicopatología general

es tan sólo para él cuanto se le aparece en el carácter franco
y abierto de su "ser ahí" (en el sentido de HEIDEGGER,1927).
Vivenciamos siempre otorgando significación, de modo interpretativo, dotando de sentido.
La existencia humana y el mundo humano corresponden,
pues, juntos. Las personas sanas pueden tener una esfera común
de entendimiento acerca de un mundo que también es común
a todas ellas. Pero algunos enfermos ya no están incluidos en
esa esfera común.' A sus existencias deformadas, no libres, angostadas, no unitarias, desintegradas, corresponde una, en cada
caso propia, experiencia acerca de sí mismo y del mundo destruida, fragmentada, disuelta, angostada, hostigada, perseguida,
envenenada, etc.

Humor delirante, ocurrencia delirante,
pensamiento delirante, percepción delirante,
elaboración delirante, sistema delirante.
La convicción delirante puede aparecer de un modo súbito
(ocurrencia delirante) o desarrollarse de un modo paulatino.
Casi siempre se forma el delirio a partir de un temple o estado
de ánimo delirante: estado de ánimo alarmado del «algo sucede»,
estado de ánimo del sentirse afectado por lo insólitamente siniestro, por el cambio experimentado por el enfermo en sí mismo
o en su entorno (despersonalización, desrealización), de la conmoción, del horror, de la amenaza, de la expectativa angustiada,
de la sospecha, de la desconfianza, de la inseguridad, la perplejidad, del agobio.
Más raro es un estado de ánimo caracterizado por la exaltación, la beatitud, la confianza. Para ello no tiene que haberse
'dado aún en el temple delirante ninguna tematización en cuanto
a contenido.
El enfermo delirante está captado por su delirio, centrado en
él, su vivenciar está determinado por el delirio, cavila y «da
vueltas» sobre su delirio (pensamiento delirante). El delirio puede ser configurado por otras ocurrencias, por alucinaciones «confirmadoras» y observaciones interpretadas en el sentido del
delirio (percepciones delirantes), por «fundamentaciones», «prue-

Delirio

247

has», deducciones y asociaciones (elaboración delirante). Cuando
se ha llegado a constituir una estructura coherente, cerrada en
sí misma, se habla de sistema delirante.
A partir de la movilidad del enfermo delirante, adecuada a·
sus vivencias y determinante de sus actos, se deduce la dinámica
delirante (concepto que constituye un constructo). Puede oscilar
entre una productividad tempestuosa y una intensa participación
emocional, por una parte, y un delirio residual, que aparece ya
vacío de toda afectividad y que repite sempiternamente su viejo
tema, como uri disco rayado.
14.2.

CARACTERISTICAS DEL DELIRIO

14.2.1.

Realidad delirante
y realidad interhumana común

La relación entre realidad delirante y realidad interhumana
común puede caracterizarse del modo siguiente:
14.2 .1.1. La realidad delirante es la única realidad.
14.2 .1.2. La realidad delirante es la que predomina, pero
única realidad.
14 .2 .1.3. La realidad delirante y la realidad inherhumana
coexisten, en una especia de "contabilidad por
doble" (BLEULER, 1911).
14.2 .1.4. La realidad delirante y la realidad interhumana
confluyen de un modo indiferenciable.

14.2.1.1.

no es la
común
partida
común

LA REALIDAD DELIRANTE, UNICA REALIDAD

El delirio puede aparecer en lugar de la realidad interhumana común, la cual permanece con ello invalidada. El enfermo
queda entonces completamente aprisionado, apartado del mundo
común (vivenciar autista-desrealizado
del mundo, BLEULER,
1911). Esto se encuentra sobre todo en un vivenciar delirante
que predomina de un modo agudo.
Ejemplos:
P 162 (esquizofrenia):

Introducción a la psicopatología general

248

Esta muchacha creía ser, unas veces, una santa; en otras ocasiones,
una prostituta. Temía ser asesinada. Este estado de ánimo determinaba
su modo de vivenciar el mundo. Para la enferma no existía ya más que
este mundo amenazador y no había ya un mundo interhumano común.
Desde el punto de vista del sujeto sano, se hallaba ya completamente
extraña de su entorno.
P 151 (enfermedad de Pick):
El paciente creía ser el presidente de la Confederación y viajó hasta
la capital federal para tomar posesión de su cargo.
Su realidad vital (sin recursos ·económicos, solo, con graves trastornos
psicorgánicos) ha perdido toda su validez en el delirio. Tan sólo su nueva
significación delirante, que le aporta una elevación de papel social, determina su vivenciar y sus actos.
14.2.1.2.

LA REALIDAD DELIRANTE ES LA QUE PREDOMINA,
PERO NO ES LA UNICA REALIDAD

El delirio puede constituir, para el enfermo, la realidad más
importante, por ser la más destacada, sin que quede completamente invalidada la- realidad inter humana común.
Ejemplo:
p 19:
La paciente, que sufre una esquizofrenia paranoide crónica, cree ser
hija de una familia real (delirio de alcurnia), se siente influenciada y
perseguida (delirio de persecución) y perforada por serpientes, las cuales
han devorado su cerebro.
Este vivenciar delirante constituye;' indudablemente, la realidad para
la enferma. Pero sin embargo se trata de otra realidad. A este respecto
afirma: «No es tan fuerte como la realidad. Es como si estuviese soñando
despierta, es comó en un cuento. No es realmente real. Pero por otra
parte es real, es como otro mundo. Pero falta como el sentirse unida
a el1o.»
14.2.1.3.

REALIDAD DELIRANTE Y REALIDAD INTERHUMANA
COMUN, COMO COEXISTENTES

El delirio puede existir junto a la plena apercepcion de la
realidad, sin que la realidad interhumana común y la realidad
delirante se interfieran mutuamente o incluso sin que sean puestas en relación entre sí. Ambos mundos coexisten en una especie
de «contabilidad por partida doble» (BLEULER, 1911).

Delirio

249

Ejemplos:
p 133:

Un esquizofrénico crónico, cree que sus intestinos están carbonizados
y sus pulmones se han secado, pero no ha manifestado durante años tal
creencia, y ha seguido ejerciendo su profesión de maestro de obras.

P 27 (psicosis paranoide crónica en epilepsia):
El paciente cree ser el director del establecimiento, pero al mismo
tiempo cumple bien con su trabajo en su departamento.
P 64 (esquizofrenia):

El señor Bünzli insiste en que no es hijo de Emilio e Ida Bünzli, sino
del rey Eduardo VIII de Inglaterra y que su madre procede de Francia.
Desde luego, el «mundo de Bünzli» es para él el auténtico, pero tampoco duda acerca del otro. El paciente viene trabajando desde hace años
como contable.

14.2.1.4.

CONFLUENCIA DE REALIDAD DELIRANTE
Y DE REALIDAD COMUN INTERHUMANA

La realidad interhumana común y la realidad delirante no
pueden separarse bien entre sí. El enfermo lucha por mantener
su consciencia de realidad, lo cual es muy torturante.
Algunos enfermos incurren en profunda angustia y perplejidad («todo está revuelto», «tengo un lío dentro de la cabeza»).
Se apodera de ellos una confusión de ideas, o bien quedan rigidificados de estupor. Otros intentan experimentar la realidad
mediante una prueba y es entonces cuando se manifiestan como
más llamativos.
Ejemplos:
p 20:

Este joven esquizofrénico dice con respecto a las «voces» que oye y
a su sentimiento de amenaza, no tematizada aún:
«Me pregunto si me han· sugerido esto o si quizá ha sucedido en realidad ...
Así llegué a la pregunta desesperada: ¿qué es lo real?... No podía
distinguir ya entre lo que procedía de fuera y lo que era auténtico, entre
lo que tan sólo me parecía que era así, lo que me imaginaba ... No
podía distinguir ya entre la realidad y lo que salía de dentro de mí. Era
terrible, era como si mi mundo se hundiese.»
P 129 (esquizofrenia):

250

Introducción a la psicopatología general

El enfermo no sabía con seguridad si su sentimiento de relación telepática con una sordomuda le engañaba. Entonces decidió realizar una
prueba: caminar desnudo por la calle hasta donde ella estaba. Si la telepatía era acertada, ella le esperaría, también desnuda.
.1

14.2.2.

Significación delirante

El mundo interhumanamente experimentado como común recibe una nueva significación en el delirio.
·
El «ser ahí» del enfermo delirante, su «estar abierto al mundo» y su capacidad de entendimiento común con los demás están
transformados en cuanto a su contenido significativo: como, en
sí, transformado, vivencia un mundo transformado. De todos
modos, y con frecuencia, no se tiene claramente presente la
propia transformación, sino tan sólo el estar afectado por un
entorno transformado en cuanto a su significación (sobre todo
en los frecuentes delirio de referencia y delirio de persecución).
En el retraimiento psicótico con respecto al entorno, la transjor­
macion del Y o puede ser, sin embargo, la que por sí sola predomine patentemente, sin transformación de mundo (ya que el
mundo no puede ser experimentado como algo que «sale al
encuentro»).
La significación delirante puede afectar:
- De modo exclusivo o predominante al propio enfermo (a su ser
él mismo).
- Al entorno.
- Al Yo y al mundo.

14.2.2.1.

MODIFICACION

DEL SER UNO MISMO

Puede tematizarse en los siguientes sectores:
- Consciencia.
- Salud.
- Vitalidad.
- Situación económica.
- Origen.
- Papel.
- Identidad, figura, fisonomía, .edad.
- Consistencia del Yo.
- Demarcación del Yo.
- Actividad del Yo.

Delirio

14 .. 2.2.1.1.

251

Conciencia moral. Delirio de culpa

Ejemplos:
P 90 (depresión esquizofrénica):
Se trata de un hombre joven, manifiesta pobreza de movimientos,
permanece ensimismado, habla en voz baja y con muy poca mímica.
De día, y estando completamente despierto, ha visto claramente unos
ojos negros ante él, que ha creído eran los ojos del diablo. El diablo
ha venido a verle porque no ha vuelto a visitar a una muchacha a· la
que hace años invitó a esquiar. Tiene, por ello, sentimientos de culpabilidad. Y quizá haya «hecho también daño mentalmente» a otras personas.
Está angustiado, abatido, inseguro, en algunos momentos se siente
totalmente cambiado, como si no fuese por completo dueño de sí mismo.
(El diagnóstico de esquizofrenia <se estableció a partir de anteriores
vivencias psicóticas y de la restante sintornatología, no expuesta aquí.)
P 8 (esquizofrenia depresiva):
El paciente está atormentado por voces diabólicas, que .le hacen reproches a causa de antiguos pecados veniales. La voz le amenaza con
la condenación, no puede demandar clemencia. Lo peor de todo es el
sentimiento de estar completamente entregado a la culpa.
(El diagnóstico de esquizofrenia se estableció a partir de la restante
sintomatología, que no exponemos aquí.)

14.2.2.1.2.

Salud y delirio hipocondríaco

Ejemplos:
P 56 (depresión):
Es un anciano que está desesperado. Está perdido y tiene que morir.
·Su intestino está completamente obstruido, las heces se acumulan y ya
no puede comer nada. Sabe que se está pudriendo y ha percibido ya
olor a putrefacción.
P 110 (depresión):
El paciente cree tener un cáncer . de estómago y una oclusión intestinal debida al cáncer. No tiene ya heces y en tres semanas ha perdido
siete kilogramos de peso. Esto confirma su convicción.
P 113 (depresión en esquizofrenia):
La paciente se encuentra cambiada, su cuerpo está enfermo. Tiene
la sensación de que sus intestinos son cancerosos, perezosos, faltos de
vida. Cree que exhala mal olor.

252

Introducción a la psicopatología general

14.2.2.1.3.

Vitalidad. Delirio de ruina física,
de putrefacción y muerte

Ejemplos:
P 16 (esquizofrenia):
La paciente ha venido observando cada vez más claramente que carece ya de fuerzas. Por último, le ha sobrevenido lo más siniestro: «No
se sabe ya que se es una misma.» El cuerpo estaba «como desfigurado»
y a través de ella pasaba como una corriente. Entonces no se pueden
dirigir los propios pensamientos y las propias acciones, sino que le parece
a una estar atada y encerrada. Al mismo tiempo surge el miedo a ser
violada por influencias exteriores, se siente una manipulada y perseguida.
Sumida en esta angustia, la paciente enmudeció («tan desesperada que
no se puede hablar ya con nadie») y quedó rígida (estupor catatónico).
La noche anterior tuvo que gritar de terror.
Desvitalización, delirio de ruina física, de persecución. Trastorno de
Ja actividad del Yo con vivencias de influencia extraña. De ello derivan
el mutismo y el estupor.

14.. 2.2.1.4.

Situación económica: delirio de ruina
económica, delirio de miseria

Ejemplo:
P 57 (depresión involutiva):
Se trata de un sujeto de sesenta años que está constantemente atormentado por ideas de ruina económica. Dados sus sentimientos de insuficiencia, está convencido de que ya no dispone de conocimientos profesionales, ya no hace nada bien, su memoria y la vivacidad de sus ideas
han disminuido. Se atormenta con sentimientos de culpa con respecto a
su mujer, ya que la ha arrastrado también a la ruina debido a su propia
incapacidad.

14.2.2.1 ~5.

Transformación del «ser uno mismo»:
delirio de transformación
(metamorfosis· delirante)
(véase también: Identidad del. Yo)

Ser de un origen distinto: delirio genealógico
Ejemplos:
P 29 (psicosis paranoide crónica en epilepsia genuina):
La paciente, que vive en un mundo en el que ella tiene mayor impor-

Delirio

253

tanda y grandes relaciones (riqueza, maternidad múltiple, esposo influyente; etc.), afirma que desciende de los Windsors.
P 64, ver pág. 249.

Papel social distinto, importancia, dotes·

Papel más elevado en diversas misiones de importancia: en
sentido mundano o bien religioso para lograr un mundo mejor,
una mejor actitud por parte de los humanos, contra el fin del
mundo, por una nueva comunidad mundial, por una nueva religión. Delirio profético o mesiánico, delirio cosmogónico (de
creación del mundo), delirio de omnipotencia.
Ejemplo:
P 4 (esquizofrenia):
El paciente intuye que está en marcha algo grande e importante, lo
cual le llena de felicidad y al mismo tiempo le asusta. Intuye la aparición de un nuevo mundo y que él mismo tiene para este advenimiento
una especial importancia religiosa. Es dichoso por la gran tarea que se
le ha encomendado y por estar guiado por Dios. Pero al mismo tiempo
está inquieto ante su misión, el nuevo mundo no surgirá tan pronto,
ya que él no está aún lo suficientemente preparado.

Ser otra persona
Transformación

delirante en otra persona.

Ejemplo:
P 17 (esquizofrenia):
Esta joven tiene de repente la sensación de ser una mujer vieja y
de haberse transformado en su propia madre.

Tener otra fisonomía

En ocasiones, la sensación de transformación de identidad
puede cristalizar tan sólo en una modificación de los rasgos faciales, a veces únicamente de la nariz.· (Posiblemente tienen también las manos una especial importancia: muchos catatónicos se
contemplan atónitos las manos; véase: consciencia acerca de
sí mismo.)
Ejemplo:

Introducción a la psicopatologia general

254

P 130 (esquizofrenia):
«Mi cabeza no es la mía ... yo sólo tengo una nariz, una nariz nueva.»

Tener otra figura
Ejemplo:

P 53 (esquizofrenia):
La paciente, de sesenta y tres años de edad, se siente perseguida por
un hombre desde hace cuarenta años. La «lastra» de tal modo que en los
últimos meses ha disminuido 17 cm de estatura y le ha crecido barba.
«Infiltra» también sus. pensamientos (pícnica, cráneo en torre, hirsutismo).
P 68 (esquizofrenia):
Esta paciente, de veinticuatro años, siente transformada su figura, sus
manos y sus pies. Su sangre se ha vuelto más diluida, quizá por algo
que le han echado en la comida.
P 35 (esquizofrenia):
«Tengo otro esqueleto, una mano que se ha curvado, este es el conocimiento de mi cuerpo.»

M etarmorf osis en animal
Ejemplo:
P 34 (esquizofrenia):
«Soy un animal... Estoy embarazada y daré a luz un animal..;»

Metamorfosis en un monstruo
Ejemplo:
P 34 (esquizofrenia):
«Llevo cuatro cabezas.»

14.2.2.1 .6.

Consistencia del Yo (véase).
Escisión-fragmentación

14.2.2.1.7.

Demarcadón del Yo (véase).
1 nfluencia extraña1 deshacerse, ampliarse

14 .. 2.2.1.8.

Actividad del Yo (véase). Influencia extraña

14.2.2.2.

N.B.:

TRANSFORMACION

DEL ENTORNO

Insistiremos una vez más en que no existen transformaciones

Delirio

255

aisladas en cuanto al entorno (puesto que Yo y mundo son siempre uno)
y que tan sólo y en primer plano, parece estar a veces transformado el
ambiente, porque el enfermo no es ya capaz de comprobar autorreflexivamente su propia transformación. Esto puede obedecer a diversos motivos:
en la oligofrenia y la demencia falta en muchas ocasiones la percepción
de sí mismo o bien ésta es deficiente debido a la debilidad de la apercepción y del juicio. En enturbiamientos de consciencia, en todas las
experiencias . de fascinación, en las psicosis endógenas o exógenas de
comienzo agudo, resulta imposible la autorreflexión. También en la despersonalización (especialmente en la inseguridad acerca de la propia identidad) puede el enfermo darse cuenta primeramente de la transformación
de su sí mismo» por «signos externos» (p. ej.: gestos, palabras de los
demás).

Desrealización y temple delirante

Al principio se da con frecuencia, si bien no siempre de
modo demostrable, el sentimiento aún impreciso de que el entorno se ha transformado, de que resulta extraño e insólito
(desrealización), raro, lleno de signos no interpretables aún,
lleno de significaciones .no conocidas todavía (temple o humor
delirante, sin tematización aún). La desrealización (también la
despersonalización) y el temple delirante van unidos.
Ejemplo:
P 37 (esquizofrenia):
«¿Sabe usted? Todo tiene una terrible significación

para mí.»

La experiencia del entorno por parte del enfermo delirante

En tanto el enfermo delirante puede mantenerse aún abierto
al mundo y en tanto, por ello, el mundo está aún ahí para él y
se le ofrece abiertamente, es para él distinto que antes, distinto
a lo que le era habitual. La significación que para él tiene lo
que aparece, está determinada por su estado de ánimo. Y este
último es, más frecuentemente, angustiado.
Al angustiado se le aparece el mundo como angustiante, hostil, amenazador, obtaculizante, destructivo, venenoso, etc., o
bien influyendo negativamente de algún modo o impartiendo
señales. Al melancólico todo le parece demasiado, abrumador,
pesado, no superable.

:2;)fj

Introducción a la psicopatología general

Ya el sujeto sano con «mala conciencia» puede estar torturado por la desconfianza y por el temor y la sospecha de que
cosas que, en caso contrario, serían consideradas como innocuas,
constituyen signos de que se sospecha de él. Pero el sujeto sano
que desconfía puede tener aún en cuenta las realidades «corrientes», interhurnanamente comunes (qué como persona con
«mala conciencia», ya no considera por completo así, en ocasiones) y ajustar a las mismas su comportamiento. El en/ ermo

delirante no puede modificar ya el punto de vista en el que ha
verificado el giro hacia la locura, en que se ha dislocado.
No sólo en el frecuente delirio de persecución aparece el
entorno lleno de signos negativos, sino que también un hipocondríaco e incluso un maníaco puede ver su medio repleto de
alusiones negativas (ejemplos en pág. 285 ). Ambos están cambiados en sí mismos, están de un temple diferente al de antes
y experimentan por tanto un mundo distinto.
Ejemplos:
P 157 (alucinosis alcohólica):
El enfermo oye cómo unos hombres se ponen de acuerdo para .matarle: ve en el bosque figuras que le acechan, oye los pasos de sus perseguidores y huye presa de pánico.
P 95 (esquizofrenia):
Delirio de persecución agudo en un viaje a Praga. Existían multitud
de signos que le proporcionaron la certeza de que se hallaba amenazado
y vigilado. La cortina de su cuarto se había movido de un modo muy
raro, el espejo había sido colocado de tal modo que se le podía vigilar.
En la radio habían instalado un aparato para escucharle. La camarera
no hablaba nada al principio y luego hablaba en alemán. El camarero se
dirigió de un modo raro hacia la mesa de. escritorio, seguramente para
fotocopiar en secreto sus anotaciones. Era sumamente raro que el camarero le trajese hielo a su habitación, ya que él no lo había pedido.
Un conocido llegó a la cita que habían concertado varios días más tarde.
Un colega hablaba acerca de cosas que se hallaban todas ellas 'referidas
al enfermo. Unos dolores que siente en la cadera son debidos a que, bajo
influencia de drogas, le habían injertado algo que serviría para probar
su cu1pabi1idad como delincuente.

Raras veces es el mundo delirante más bello que el mundo
interhumanamente común (que en ocasiones puede serrecha-.
zado). En el delirio se logra a veces, y en muchos casos tan

Delirio

257

sólo parcialmente, estructurar un mundo más feliz, desde luego al precio de un aislamiento psicótico. La elevación delirante del Y o en el delirio de genealogía, el delirio acerca de un
mayor poder, de desempeñar un papel más importante, de
poseer una mayor fortuna, etc. (ver pág. 253). Sobre delirio
grave ver AVENARIUS (1978).
Tales transformaciones en un mundo mejor pueden observarse en esquizofrénicos, pero también en otras psicosis delirantes crónicas, así, p. ej., epilépticas. Vivencias de felicidad
extática se dan en el estado crepuscular (p. ej . , en 1a epilepsia),
en estados oneiroides de esquizofrénicos agudos (p. ej., inspiraciones religiosas, mensajes de la Divinidad, éxtasis eróticos).
Ejemplos:
P 35 (esquizofrenia):
«Todos los soberanos de la tierra viven en el paraíso, para empequeñecerse, para convertirse en niños y niñas... Yo soy el jardinero del
paraíso.»
P 75 (esquizofrenia):
El enfermo vivencia en un estado oneiroide lo siguiente: «Estas imágenes son de los hermanos de mi novio... Jesús habla conmigo ... Estoy
embarazada con gemelos, mire usted, esas muñequitas, ahí están.»
P 135 (esquizofrenia):
El joven enfermo es conducido por Dios, primeramente, a través del
infierno, luego es transportado al paraíso (como en la Divina Comedia).
El cielo está vacío, sin ángeles, sin personas. Es como una tierra primaveral, con verdes praderas, suaves valles, unos cuantos cerezos en flor.
14.2.2.3.

TRANSFORMACION DEL YO Y DEL MUNDO

Si se considera atentamente, puede advertirse casi siempre
que Yo y mundo son inseparables. Con frecuencia, esto aparece
como lógico y natural al enfermo, como cierto, y se expresa en
el delirio, en el que el mismo enfermo se siente cambiado, apareciéndcsele al mismo tiempo el entorno cotidiano como dotado
de una nueva significación.
Ejemplos:
P 56 (depresión):

258

Introducción a la psicopatología general

El enfermo experimenta su propia destrucción física, huele su propia
putrefacción. En el comportamiento de su entorno advierte que también
los demás se dan cuenta de que está podrido y le rehúyen. Incluso el
mirlo ha huido de él (delirio hipocondríaco y delirio de referencia).
P 11 (esquizofrenia):
«Sé que tengo cáncer... Siento los nódulos, veo mi faringe llena de
bichitos ... El médico me ha reconocido y ha dicho que no me encuentra
nada. Cuando estrechó mi mano al despedirse e inc1inó la cabeza me
dio a entender que sin embargo tenía cáncer» (delirio hiponcondríaco y
delirio de referencia).

14.2.3.

Certeza de significación,
independientemente de la experiencia

El delirio surge como una evidencia a priori. El enfermo no
ptecisa demostraciones para su certeza de significación.
Ejemplo:
P 38 (esquizofrenia):
«Es una demostración interior, una demostración intuitiva, es senci1lamente cierto.»

Desde el punto de vista de los pertenecientes al grupo, la
significación del delirio no está fundamentada lo suficiente y
no es forzosamente ratificable; es decir: el sujeto sano no ha de
1legar irremediablemente a la misma apercepción.
NOTA: Ello no significa que el delirio sea fundamentalmente ininteligible. Con frecuencia, si se conoce la biografía del enfermo y su temple,
el delirio, es decir. el tema del delirio (el «ser así» del delirio, en el sentido de Kurt ScHNEIDER) resulta comprensible. Mas ello no significa que
podamos comprender todo delirio, ni tampoco que podamos explicar el
enfermar con delirio.

14.2.4.

Distanciamiento con respecto
a la experiencia genera·I y a la convicción
del grupo y resistencia contra las mismas

La realidad delirante prevalece, por muy inverosímil y poco
digno de crédito que sea el contenido delirante y sea incom-

Delirio

259

patible con las categorías de apercepción de las que participaba
hasta entonces el enfermo y con las de su grupo.
Por ello, el delirio es también resistente a argumentos lógicos en contra. Tan sólo al remitir el delirio puede ser éste puesto
en duda. Pero no se puede lograr que remita mediante argumentos en contra de él.
El enfermo delirante no se preocupa tampoco del distanciamiento (o incluso la conrraposición) ·de la creencia colectiva, la
opinión y las concepciones de la sociedad a la que hasta entonces
pertenecía. En la enfermedad está apartado de la comunidad
(aislamiento, alienación).

14.2.5.

Incapacidad para cambiar de punto
de vista

El sujeto sano (y también el neurótico) están en un mundo
común con las personas de su entorno sociocultural. Puede participar su experiencia a los demás, contrastarla, corregirla. Puede cambiar sus puntos de vista, su perspectiva, debido a recapacitación propia o a través del entendimiento con los demás que
se refiere a lo objetivamente común, a la así llamada realidad,
puede «adaptarse» a otros hechos, es elástico, flexible.
Al enfermo delirante esto ya no le resulta posible. Es incapaz
de considerar objetivamente su propio punto de vista, el suyo
propio, ponerlo en relación con los puntos de vista de los demás,
relativizarlo. Está afectado y dominado por la nueva certeza de
significación y ha quedado rigidificado en una nueva evidencia
(CONRAD, 1958) que no es ya interhumanamente común. Su temple, su afectividad, determina su modo de vivenciar el mundo y
le separa de los demás. En su delirio se ha retraído del mundo
de los demás y se ha alienado en un mundo privado que sólo es
válido para él.

Esto es, precisamente lo que significa el autismo de BLEU (E. BLEULER, 1911, 1919); una visión del mundo particular, egocéntrica y una autointerpretación de grado tal que
no es ya buscada ni permitida, no resulta ya posible la referencia confirmadora, correctora, relativizante con respecto a
LER

260

Introducción a la psicopatología general

las personas de la propia sociedad. Tal índole de comprensión
arbitraria del mundo (vivenciar desrealista del mundo) es privada, está apartada de la comunidad interurbana. Por ello, la
persona cuya visióndel mundo y comprensión de símísma
se hallan tan aberrantes, corren el peligro de deslizarse más
de modo procesual, hacia el desarrollo delirante crónico, hacia el curso de lo anormal, desviado. La incorregibilidad propia (el no poder reconocer el error, el no poder tolerar la derrota, la ofensa, la porfía) y la reacción de rechazo por parte
de los "normales" constituyen y perpetúan el ciclo del autista. Esto es válido en las psicosis y fuera de ellas. Desde E.
BLEULER (1911) el autismo viene siendo, en exceso, un síntoma patognomónico de esquizofrenia, un síntoma rector y
en ocasiones. demasiado precozmente determinante. Todo
portador de un delirio, todo alucinante, toda persona determinada por convicciones arbitrariamente propias, todo
egoista acentuado, todo carácter narcisita, incluso el fanático, son autistas. Toda persona viva en su mundo propio, posee su propia imagen del mundo y de sí misma. El ámbito en
que vienen a coincidir estas concepciones del mundo por
parte de personas pertenecientes a una misma sociedad cultural se designa como realidad. Aquello que se aparta de la
medida habitual en el grupo es designado como fuera de la
realidad, como delirante. La vinculación a normas por parte
del que enjuicia, su propio autismo, son peligrosas premisas
del diagnóstico de "autismo".
La incapacidad para cambiar de modo de pensar no es en
modo alguno un criterio exclusivamente válido con respecto al
delirio. Pues el depresivo, que experimenta al mundo entero
como sombrío, abrumador y acongojante, no puede adoptar ningún otro punto de vista, ni tampoco relativizarlo.

14.2.6.

Aislamiento y alienación

El delirio es existencia aislada, vuelta de espaldas al mundo
interhumano común.
El enfermo delirante está solo.

Delirio

261

Ejemplo:
P 20 (esquizofrenia):
El joven paciente se planteaba la desesperada pregunta «¿qué es
real? ... Era como si mi mundo se hundiese ... ».
Gritaba en angustiosa excitación: «Dios es todopoderoso.» Mediante
esta llamada de auxilio «esperaba que Dios me proporcionase ayuda ...
Pensé que no me abandonaría». En su angustiada agitación se lanzó desnudo a la calle: «Me sentía tan abandonado y pensaba que no había
ya nadie. Pensé que venían el fin del mundo y el caos. Entonces hui a
la calle.»

En el delirio es donde más patentemente se ponen de manifiesto el aislamiento y la alienación del psicótico. En el enfermo
delirante está alterada la referencia a personas y cosas de su
mundo (trastorno de los sentimientos de simpatía en el sentido

de SCHELER, 1913; MAYER-GRoss,1932; trastorno de la constitución intersubjetiva del hombre, BLANKENBURG, 1971). No es
que no perciba lo que le rodea (incluso el autista permanece muy
atento a su entorno), sino que la apercepción de lo percibido
es «algo aparte», especial, distinta de la «habitual», es decir:
de la hasta entonces vigente y usual en el grupo. Por ello, los
allegados al enfermo no pueden participar tampoco de su experiencia; el delirio no es en general comunicable, en el sentido
de un auténtico entendimiento sobre la base de la confianza.
Tan sólo en las psicosis simbióticas (ScHARFETTER, 1970) existe
una comunidad en el delirio.
La no posibilidad de ratificación del delirio para el sujeto
sano, en su pensamiento y su sensibilidad con referencia al
mismo (lo cual no significa que el contenido del delirio y el
delirar no sean inteligibles), aleja al enfermo delirante, como tal,
del punto de vista del sujeto sano. La certeza delirante (la evidencia del «yo sé»), independiente de la experiencia, desesperadamente fijada, que tan sólo permite ya una visión autista del
mundo, «privada» y privativa (por limitada), acerca de la cual
no es ya posible entendimiento fiable alguno con los demás,
aparta al enfermo delirante de la comunidad con los suyos.

262

14.3.

Introducción a la psicopctolog ia general

CONDICIONES
DEL DELIRIO

PARA LA FORMACION

El delirio es fundamentalmente un modo especial de concepción acerca de sí mismo y del mundo, que separa y aparta de
los demás (privativa). Todos nosotros nos encontramos siempre
en algún estado de ánimo y este último determina nuestra experiencia acerca de nosotros mismos y de nuestro mundo. El estado
de ánimo es el modo como estamos en el mundo y cómo el
mundo es para nosotros.
La intensa dependencia de su estado de ánimo, por parte del sujeto
sano, puede modificar su apercepción del mundo en relación a su modo
de apcrcepción en otros momentos y al de sus prójimos. Para el que
está triste, el mundo entero se le aparece como gris y yermo, vacío y no
puede elegir otro punto de vista. Al exaltadamente alegre le parece todo
leve; rápido, etc. El desconfiado experimenta en «insignificantes» sucesos,
palabras, mímica, gestos, signos, que le aluden, según él, que se conoce
el motivo de sus sospechas, de su mala conciencia, de su debilidad, de
su indefensión, su aislamiento, etc.
Para el enamorado, el mundo aparece como transformado y p]eno de
signos, señales que le anuncian la presencia de la persona amada. Al
aterrorizado, aquello que habitualmente es innocuo, se le aparece como
amenazador. Cuanto más intensamente determina el estado de ánimo al
vivenciar, tanto más difícil le resulta al individuo sano adoptar un punto
de vista diferente, modificar su visión de las cosas. Pero ello se logra
aun siempre que sea posible un entendimiento con otras personas, siempre que la propia experiencia sea reconocida como especial y como determinada. en ocasiones, por acontecimientos referibles y pudiendo ser, por
tanto, también relativizada.

El aislamiento favorece la formación de delirio.
J. lo sabía: "Cuando alguien está solo, se construye castillos en el
aire que no corresponden a la realidad, porque nadie interviene en ello"
(véase también. Conciencia de realidad).

Delirio y edad
La edad desempeña un papel
NER, 1965). 1 ndependiente de la
co. Otros autores han establecido
y Ja vejez. Un cambio delirante
delirio genealógico) no surge de

en la elección de temas (BERedad es el delirio hipocondríauna relación con la pubertad
de la identidad (incluyendo el
nuevo después de los treinta

Delirio

263

años. Pasados Jos cincuenta años de edad predominan los temas
relativos a persecución, hipocondría y religiosos.
Delirio y sexo
El delirio erótico es más frecuente en las mujeres que en los
hombres. El delirio de grandezas aparece casi exclusivamente
en hombres. Los restantes temas delirantes no muestran correlaciones significativas con el sexo.
Delirio e inteligencia
La formación de delirio no tiene directamente nada que ver
con una afección de la inteligencia. Personas con excelente in·
teligencia son exactamente tan capaces de delirar como otras
infradotadas. No obstante, la inteligencia contribuye a la configuración y a la verbalización del delirio. Los enfermos crónicos
con buena inteligencia pueden desarrollar formaciones delirantes estructuradas en forma complicada. En los oligofrénicos y
los dementes, el delirio puede ser muy simple y tosco.
Ejemplo:
P 180 (esquizofrenia en oligofrénico):
Un joven campesino soñaba con una nueva granja, situada en una
vertiente soleada y con tener nuevo ganado. Oyó voces que le aconsejaron prender fuego a la granja actual, y luego le construirían una nueva. Vio cómo venían por el aire, desde las montañas, unas hermosas
reses.· Entonces prendió fuego a la granja y se fue a la taberna. Cuando
le detuvieron preguntó si construirían ahora la nueva granja en el lugar
deseado· por él.

El estado de ánimo .determina siempre la experiencia· del individuo y del mundo propio y esto es lo que sucede también en
el delirio. Según el estado de ánimo del enfermo, según el humor
delirante y con arreglo a las determinantes biográfico-situativas,
podemos destacar cuatro grupos de condiciones del delirio:
14.3.1.
14.3.2.
14 .3 .3.

Delirio como conversión en certeza de lo afectivamente dado.
Delirio «determinado» de un modo biográficosituativo.
Delirio como reacción breve a determinadas situaciones sensoriales y a alucinógenos.

264

Introducción a la psicopatolog ia general

14 .3.4.

Delirio como expresión y tentativa de superar una
transformación del modo de vivenciarse a sí mismo.

Esta clasificación separa, por motivos didácticos, aquello
que en la realidad está con frecuencia, si bien no siempre, unido
entre sí.

14.3.1.

Delirio como conversión en certeza
de lo afectivamente dado
(Tabla 3)

En ocasiones, el estado de ánimo determinante del delirio
es unitario y unívoco con éste, es decir: el delirio es sintímico
(contenido y estado de ánimo concuerdan) y holotímico (el estado de ánimo colma al enfermo completa y unitariamente, sin
grandes contradicciones internas). Esto se presenta en el delirio
de los melancólicos y también, en ocasiones, en el de los
maníacos.
14.3.1.1.

DEPRESICN

La reducción vital con angustia de destrucción y sentimientos
de culpa determina el delirio del melancólico.
-

Delirio de destrucción de Delirio de destrucción.
uno mismo.
Delirio de estar putrefacto,
muerto.
Delirio de destrucción ·de Delirio hipocondríaco.
uno mismo por enfermedad.
Delirio de destrucción de Delirio de ruma económica.
uno mismo por ruina económica, por hambre, etc.
Delirio de destrucción de Delirio de culpa.
uno mismo por cu]pa y castigo.

Delirio

26 5

Por castigo.

Delirio de condenación.
Delirio de castigo.
Delirio depresivo de persesecución.

Delirio de destrucción de
uno mismo (con desaparición
del mundo).

Delirio nihilista.

14.3.1.2.

MANIA

El exaltado sentimiento vital de los maníacos puede aumentar en estas personas su sensación de fuerza, de poder, en su
convicción acerca de las propias capacidad y dotes. En ocasiones
resulta de esto un delirio de grandezas. Y de ello puede derivar,
secundariamente, una preocupación acerca de que le arrebaten
esta grandeza, esta posesión, etc.: delirio de perjuicio.

"Ser así" y "Ser ahí" del delirio (K. ScHNEIDER)
Resulta inteligible cómo el sujeto que se encuentra en un
determinado estado de ánimo (melancólico, maníaco) incurre en
el delirio. Mas ello no explica por qué un individuo, que tiene
tal estado de ánimo, enferma con delirio (y además, de un
modo determinado, p. ej., con delirio de culpa o de enfermedad)
y no sucede así en otro individuo. Ello está determinado por el
grado de distimia y por las experiencias biográficas, personales
y socioculturales.
·
Allí donde las creencias religiosas emenazan concretamente
con el infierno, se dará el delirio de condenación, que surge en
países católicos, pero apenas en los protestantes. Cuando el
enfermo ha sido anteriormente adoctrinado en sentimientos religiosos de culpa, asume este tema en la enfermedad. Allí donde
una divulgación médica y unos conocimientos básicos de anatomía hacen surgir dudas acerca de la propia salud y donde una
personalidad destacada, un pariente o un allegado padecen o
faiecen a causa de infarto miocárdico, cáncer, etc., es adoptado
este tema.
Si es potencia sexual la que determina el propio sentimiento
de valía. el enfermo exoerimenta la desvitalización en los propios

Introducción a la psicopatología general

266

genitales (p. ej., desaparición de los genitales en enfermos
hindúes).
El último porqué del delirio (el «ser ahí» del delirio, no su
«ser así», ScHNEIDER *, 1948, 1952) no queda aún aclarado:
el porqué, la causa del giro efectuado desde el vivenciar del
mundo real (en el sentido del mundo interhumano común), al
vivenciar desreal-autista del mundo en el enfermo delirante
(BLEULER, 1911), la causa de este viraje hacia la locura.
TABLA

3.

El delirio como conversión en certeza de lo afectivamente dado:
el estado de ánimo determina por completo el vivenciar

Motivo/ afectividad

Forma de delirio

Aparición
1
1

Sentimientos vitales
disminuidos
Depresividad
Sentimiento de culpa

Delirio de enfermedad
Delirio de destrucción
Delirio nihilista
Delirio de ruina
económica
Delirio de culpa
y condenación

Sentimientos vitales
exaltados

Delirio de grandeza

14.3.2.

! Depresión
1
!

Psicosis
esquizoafectiva

Manía

Delirio «determinado» 2 de un modo
biográfico-situativo

(Tablas 4, 5, 6)

La situación vital, junto con otras circunstancias sobreañadidas de índole personal, quizá congénita, y en ocasiones adquiridas, puede conducir al· delirio a ciertas personas. La conste-

* Ver ScHNEIDER, K.:
ra ta, 1974. (N. del T.)

Las personalidades

psicopáticas,

Madrid, Mo-

EntrecomiBamos la palabra «determinado», pues no es seguro que
la situación biográfica por sí sola (sin factores predisponentes) pueda
conducir al delirio.
2

Delirio

267

lación biográfica proporciona

la estructura que condiciona la
«necesidad afectiva de delirio» (BLEULER, 1906_, 1911) 3•
Los estados afectivos son múltiples y sin embargo se pueden
agrupar, hasta cierto punto, en el mismo sentido.
Inseguridad.
Limitación de la libertad.
Aislamiento.
Ofensas y humillaciones insoportables.
Estos factores van con frecuencia unidos, especialmente
inseguridad y el aislamiento.
14.3.2.1.

la

DELIRl·O COMO TEMATIZACION DE LA INSEGURIDAD
Y DEL AISLAMIENTO

En la vejez: Cuando una persona de edad avanzada siente
la disminución de sus energías y sus capacidades sensoriales,
puede tornarse insegura. Si además está sola se siente aún más
indefensa y expuesta y, en su angustia (y dado un creciente deterioro psicorgánico) puede perder el control de la realidad. La
angustia determina entonces que se crea perseguida, espiada,
robada, perjudicada. Si está solo, el solitario no puede discutir
tampoco esta experiencia con un interlocutor ni por ello, dado
el caso, rectificarla.
Impedimentos sensoriales: De modo similar puede suceder
con aquél que padece déficit sensoriales y que además, con frecuencia, está aislado. La hipoacusia y la sordera, sobre todo,
predisponen a la desconfianza y ésta puede convertirse en certeza
delirante (delirio de referencia y de perjuicio). Es más raro que
los déficit visuales den lugar a formación de delirios.
Los emigrantes que se encuentran en países cuyo idioma desconocen se sienten con frecuencia aislados, desvalidos, no pueden hacerse entender y en su creciente desconfianza derivan
hacia un delirio de perjuicio o de persecución. Lo mismo puede
suceder con personas que durante años han sido perseguidos
políticos.
3 En sus primeros
trabajos sobre la psiconeurosis de defensa, FREUD
aludió ya al sentido del delirio, que evidentemente correspondería a una
necesidad. Una línea recta va desde el reconocimiento del delirio, como
biográficamente pleno de sentido, hasta la afirmación de que el delirio
es una «necesidad vital» (KANT, O., 1927 a, pág. 643).

268

Introducción a la psícopatología general

14.3.2.2.

DELIRIO EN OFENSAS Y
1 NSOPORTABLES

HUMILLACIONES

La «mala conciencia» puede dar lugar en el sujeto sano a
una observación tensa de lo que le rodea, a ver signos alusivos
en cosas, gestos, palabras innocuas.
El sentimiento de inferioridad moral despierta desconfianza,
y la sospecha acerca de una «vivencia clave» puede conducir al
delirio: otras personas conocerían la falta cometida por el paciente, propalan rumores denigrantes para el «enfermo con mala
conciencia»,. que son conocidos por círculos cada vez más amplios: delirio sensitivo de referencia (KRETSCHMER, 1966).
4. Delirio determinado de un modo biográfico-situativo.
Delirio como tematización de inseguridad y aislamiento

TABLA

Situación
determinante
del delirio
Debilidad

senil

Motivo/afectividad

Forma
de delirio

Ordenación
nosológica

Inseguridad
Aislamiento

Delirio de
perjuicio
Delirio de
persecución
Delirio de
ser robado

Desarrollo
paranoide

Déficit sensoriales
(hipoacusia, etc.)

Inseguridad
Aislamiento
Desconfianza

Delirio de
referencia
Delirio de
perjuicio

Desarrollo
paranoide

Emigrantes en
países de idioma
desconocido

Aislamiento
verbal

Delirio de
perjuicio
Delirio de
persecución

Desarrollo
paranoide

Persecución
política
Cautiverio
en campos
de concentración

Inseguridad
Situación
expuesta
Aislamiento

Delirio de
persecución

Desarrollo
paranoide

Delirio

269

Si el enfermo es un sujeto esténico, en ocasiones puede emprender una lucha con los que divulgan tales rumores y vengarse de ellos violentamente: paranoia combativa (véase el caso
Wagner,. GAUPP, 1920, 1938, y KRETSCHMER, 1966).
A ciertos sujetos (sensitivos) les puede afectar ilimitadamente una pequeña injusticia. El sentimiento de haber sido afectados en sus derechos («sentimiento de inferioridad jurídico»
de derrota) puede convertirse en insoportable y en un aguijón
constante para luchar, para elevar reclamaciones por supuestas
injusticias, dando lugar a pleitos interminables, etc.: delirio querulante (como en el personaje Michael Kohlhaas del novelista
HEINRICH VON KLEIST).

Los sentimientos de inferioridad sexual al disminuir o desaparecer la potencia a consecuencia, ·p. ej., de enfermedades de
los órganos genitales, de la médula, de alcoholismo, pueden constituir una humillación constante y dar lugar a la convicción delirante acerca de una infidelidad por parte del compañero sexual: delirio de celos (lo .cual no significa que todo delirio de
celos haya de ser entendido así).
Una homosexualidad no aceptada (bajo la presión de las normas sociales), puede conducir quizá también a sentimientos delirantes relativos a hostilidad por parte de los demás (véase el
caso Schreber, FREUD, 1911).
TABLA 5. Delirio determinado de un modo biográf ico-situativo.
Delirio en ofensas y humillaciones insoportables, vivencia de impotencia

Situación
motivan te
del delirio
Mala conciencia

Ofensa de tipo
jurídico

Impotencia
sexual

Ofensas
insoportables
Sentimiento de
inferioridad moral
Desconfianza
Sentimiento
de inferioridad
«jurídico»
Sentimiento de
inferioridad sexual

Formas
de delirio

Ordenación
nosológica

Delirio de
referencia

Delirio sensitivo
de referencia
Paranoia

Delirio
querulante

Paranoia
combativa

Delirio de
celos

Desarrollo paranoide, p. ej., en
el alcoholismo

27 O

Introducción a la psicopatolog ta general

14.. 3.2.3.

DELIRIO COMO REALIDAD SUSTITUTIVA
DE UNA REALIDAD MISERA Y DOLOROSA

La pobreza, el bajo origen, los deseos insatisfechos de relaciones eróticas o de maternidad pueden sentirse también, en
ocasiones, como humillación permanente. Las normas impuestas
por la sociedad a veces convierten tales hechos en una carga.
El sujeto sano siente su deseo insatisfecho, busca posibilidades de satisfacción y sufre al no lograrlas. Algunas personas
no solamente padecen por dicha causa, sino que tienen que
aliviar esa carga mediante una compensación delirante (interpretación explicativa «hipotética»), Al precio de una distorsión
psicótica, el enfermo encuentra cumplido su deseo en el delirio:
el delirio se convierte en una realidad sustitutiva (se trata del
llamado delirio desiderativo).
Ejemplos:
P 116 (esquizofrenia):
Se trata de una joven de veinticuatro años, sin profesión, que cree
que un diplomático, residente en España, la pretende. No le ha visto
jamás, pero se pone en comunicación con ella mediante intermediarios y
señales: el comportamiento <le personas extrañas, la presencia de calles
obstruidas al tráfico en B., etc., serían signos emitidos por él y dirigidos
a ella. Oye su voz y pueden hablarse a través de la radio. Al abrir ella
el maletero del coche, ha sentido cómo el diplomático le ha hablado acerca de matrimonio, de que estaban «casados espiritualmente», también le
ha hablado acerca de sus dos hijos: uno sería ella y el otro él.
P 83 (esquizofrenia):
Esta paciente crónica, de treinta y tres años, ha establecido unas relaciones delirantes con una enfermera y controla estas relaciones mediante
Ja elección de determinados alimentos. Cuando ve a la enfermera o cuando se halla en relación con ella de un modo delirante, tiene sensaciones
corporales como si realizase el coito con ella (delirio homoerótico).

Así pues, la insatisfacción erótica y el aislamiento pueden
considerarse como motivación de un delirio erótico: de la convicción delirante de ser amado, de constituir la meta de deseos
eróticos o bien, de forma más negativa, la meta de asaltos sexuales e incluso de violación. El delirio erótico puede transformarse
en un delirio de persecución erótico.

Delirio

271

Ejemplo:
P 33 (esquizofrenia):
Se trata de una mujer que viv~ sola y que se siente envejecer. Querría
romper su soledad y busca un amante. Pero al mismo tiempo siente
miedo y rechaza a varios pretendientes. A continuación desarrolla un
delirio de persecución: cree que es capturada y raptada por tratantes de
blancas.
·

El deseo no satis/ echo de tener hijos puede quedar cumplido
en la psicosis: mediante el delirio de estar embarazada o de
TABLA 6. Delirio determinado
de un modo biográf ico-situativo.
Delirio como realidad sustitutiva de una realidad mísera y dolorosa

Situación
motivan te
dei delirio

Humillación
insoportable

Forma
de delirio

Ordenación
nosológica

Insatisfacción
erótica
y aislamiento

Necesidad
erótica
aislamiento

Delirio erótico

Delirio sensitivo·
de referencia,
esquizofrenia

Deseo insatisfecho de hijos

Maternidad
insatisfecha

Delirio de
embarazo
Delirio de
maternidad

Esquizofrenia
Psicosis orgánicas (también
epilépticas)

Pobreza, papel
social insignificante

Sentimiento
de inferioridad

Delirio de
riqueza
Elevación
delirante
del papel social

Psicosis orgánicas (p.g.p.)

Bajo origen

Sentimiento
de inferioridad

Delirio
genealógico

Esquizofrenia
Psicosis
orgánicas

Prisión,
en especial
cadena perpetua

Falta de
libertad,
especialmente
aislamiento,
ausencia de
futuro

Delirio de
indulto
Delirio de
inocencia

Reacción vivencial paranoide

haber dado a luz muchos hijos. Con ello no queremos afirmar

27 2

Introducción a la psicopatología general

que todo delirio de gestación haya de ser entendido de este modo
y, principalmente, el delirio que en raras ocasiones se da en
varones esquizofrénicos de que van a dar a luz hijos.
Ejemplos:
P 158 (epilepsia, oligofrenia):
Esta joven paciente creía estar embarazada y que en su vientre había
una bofa que daba vueltas. Dicha bola sería su hijo (la paciente está
esterilizada).
P 34 (esquizofrenia):
un animal... Estoy embarazada y daré a luz. un anirnal.»

«Soy

La pobreza, la inteligencia subnormal, el papel insignificante
desempeñado en el grupo y los sentimientos de insignificancia e
inferioridad a ello unidos en ocasiones pueden compensarse me-

diante un delirio: delirio de riqueza, unido en muchos casos con
un delirio genealógico.
Ejemplo: P 29 (pág. 252).

Un origen insignificante

(«bajo») puede .constituir asirmsmo

un aguijón permanente del sentimiento de inferioridad, que
puede compensarse en el delirio: delirio genealógico. Ello no
significa que todas las formas de delirio genealógico puedan
explicarse de este modo.
La prisión, y en especial la cadena perpetua, es una situación insoportable para el hombre. La soledad y la ausencia de
libertad constituyen qo sólo una angosta limitación de la libertad
de movimientos, sino también de las perspectivas de futuro. No
existe ya esperanza. En tal situación pueden desarrollarse un
delirio de inocencia o también un delirio de indulto.
Un antiguo enfermo de cáncer desarrolló el delirio de poseer órganos jóvenes y ser entonces inmortal.
Cabe imaginar (si bien no está demostrado) que ciertos delirios de
curación (que surgen en ocasiones en esquizofrénicos) tengan su raíz en
la angustia del sentimiento de enfermedad y represente una superación
delirante de tal situación insostenible.

Delirio

14.3.3.

273

Delirio como reacción a determinadas
situaciones sensoriales y a alucinógenos

(Tabla 7)

Aislamientos sensorial.
Inundación sensorial (?).
Alucinógenos.
El aislamiento sensorial puede tener lugar accidentalmente
(por ejemplo, en naufragios, en expediciones árticas o a través
del desierto, en los «navegantes solitarios») (LINDEMANN). los
informes acerca de tales experiencias hablan de vivencias de despersonalización y desrealización, de errores delirantes acerca d z
la situación y, también, de cumplimiento delirante-alucinatorio
de deseos: de ver tierra, de encontrar un oasis, de escuchar voces
que ofrecen ayuda, de ser recogido y auxiliado.
También en el aislamiento sensorial experimental, en el que
la impermeabilización contra la aferencia sensorial es casi siempre más intensa que el aislamiento accidental, con frecuencia
tienen lugar interpretaciones delirantes erróneas de la situación:
por ejemplo, acerca de que la jaula no es lo suficientemente
densa, penetran ruidos en su interior, algo es proyectado hacia
la jaula experimental, se introduce gas en ella, al interpretar
erróneamente la situación se puede apoderar el pánico del probando y creer éste que se intenta volverle loco.
No se sabe hasta qué punto puede darse una elaboración
así en la inundación sensorial.
Bajo la influencia de alucinógenos (accidental o experimental) igualmente puede llegarse· a un viven ciar angustioso de la
despersonalización y la desrealización, a alucinaciones, falsos
reconocimientos ilusorios. En ocasiones, el sujeto afectado no
sabe ya que se encuentra en una situación experimental e interpreta erróneamente, de un modo delirante, la situación (p. ej., en
el sentido de haberle administrado una dosis demasiado elevada,
para volverle psicótico) y puede sentirse también amenazado,
de un modo delirante.
También en el sujeto sano se dan falsos reconocimientos deliroides de la situación, sobre todo en estado de fatiga excesiva,

27 4

Introducción a la psicopatolog ia general

en ambientes que favorecen la desorientación (noche, niebla) y
en situaciones de espera con tensión angustiosa..
Ejemplo:
p 159:

Una señora joven, tras una reumon nocturna, se mantuvo aún despierta con café y nicotina. Se sintió entonces «rara» e insegura y, de repente, pensó que le habían echado una droga (haschisch) en el café.
Comunicó sus temores y ello la tranquilizó. Al viajar más tarde sola en
su coche veía rostros fantasmales en los árboles del paseo que la hacían
muecas, pero se dio cuenta de que se trataba de una alucinación .. Tuvo
miedo de volverse loca. Al día siguiente volvió a casa de su amiga, esperando siempre angustiosamente que surgiesen nuevas alucinaciones y
vio cómo el rostro maquillado de su amiga se transformaba en una ca1 a vera.
TABLA 7. Delirio situativamente determinado.
Delirio en el aislamiento sensorial y bajo alucinágenos

Situación
motivan te
del delirio

Motivo/afectividad

Aislamiento
sensorial
Alucinógenos

14.3.4.

Despersonalización
Desrealización
Alucinación
Ilusión
Angustia

Forma
de delirio
Delirio de
amenaza
Interpretación
delirante de
la situación

Ordenación
nosológica
Reacción
paranoide
Psicosis por alucinógenos {experimental o
accidental)

Delirio en el vivenciar alterado
de sí mismo
(Tabla 8)

Al tratar acerca del vivenciar a sí mismo hemos aludido a
Ja posibilidad de una interpretación delirante de los trastornos
de las diversas dimensiones del Y o.
No puede decirse que la tematización de la amenaza a la propia vitalidad sea errónea. El enfermo, con su delirio, nos comunica su amenaza existencial, la destrucción de su existencia, de

Delirio

27 5

su ser él mismo y de su mundo, su estar dominado por las
personas y las cosas, por los perseguidores que son veneno para
su «ser ahí» amenazado, frágil, reducido. Nos define su realidad
vital. Tan sólo haremos justicia al enfermo si reconocemos esta
realidad vital, que es suya propia, y la tomamos en serio, pero
no si nos limitamos a rechazarla como mero «delirio», mera
«imaginación». Con ello empujamos más aún al enfermo hacia
su soledad.
Pueden incluirse en el trastorno de la vitalidad del Y o:
el
el
el
el

delirio
delirio
delirio
delirio

hipocondríaco;
de destrucción:
de fin del mundo;
de persecución, el delirio de envenenamiento.

Parece como si el desarrollo del delirio no debiera limitarse
a la confirmación de la desgracia, en parte mediante una simbolización especial, sino que en determinadas condiciones, no
investigadas aún y a las que cabe imaginar como constructo
psicodinámico («defensa»), el desarrollo delirante actuase como
alivio de la carga de su/ rimiento: cabría imaginar que el delirio
de curación fuese una superación compensadora (hipercompensadora) de la propia angustia ante la enfermedad y que el fin del
mundo sea compensado (o hipercompensado) mediante un delirio de nueva creación del mundo, de renovación del mundo,
de mejoramientos del mundo y, con aspecto religioso, como de-

lirio profético, de redención, mesiánico.
La superación fantaseada (o fantaseable) se convierte en realidad vital en el delirio, con pérdida del control de la realidad.
En ocasiones, los sentimientos de culpa pueden extenderse
también, más allá de la propia conciencia mora], hasta llegar a
un convencimiento de la maldad del mundo entero. Esto puede
mover a superar dicho mundo tan malo.
Ejemplo:
P 31 (esquizofrenia):
La paciente cayó, tras una tentativa de violación, en una depresión
con sentimientos de pecado y miedo al embarazo. El sentimiento de culpa
condujo al delirio de superar el mundo «malo» y fundar un mundo
nuevo.

276

Introducción a la psicopatología general

El trastorno de la consistencia del Y o puede también, al extenderse el sentimiento de estar desgarrado, a un delirio de f rag­
mentacián, de explosión del mundo e incluso del universo. El
delirio de renovación del mundo y de redención supone una
salvación.
Ejemplo:
P 129 (esquizofrenia):
Este joven experimentó en 1971 una serie de trastornos del Yo. «Yo
no soy como las demás personas» (alienación, identidad como hombre,
sentimiento

de ser de otro modo).

«Probablemente

no soy en absoluto

de este mundo ... ¿por qué habría de tener entonces un nombre? Estoy
en un combate cósmico entre dos galaxias, que abarca también a este
mundo. Esta lucha se desarrolla en la mente... Soy e: caos absoluto»
(desgarro del Yo, lucha cósmica). Temía la aniquilación dei mundo a
causa de una explosión atómica.
,
Hasta 1974, y bajo la presión de este sufrimiento, se logró la Iiberación de energías positivas. El enfermo, anteriormente depresivo, es
ahora maníaco y lleno de sensación de energía. La lucha cósmica se ha
reducido a la destrucción atómica del mundo (próxima dentro de la
historia y del tiempo). Pero esta última se· puede prevenir y el enfermo
establece propuestas para impedir la guerra atómica mediante la fundación de una comunidad armoniosa de pueblos, pudiendo así desplegar
actividad y evitar el peligro. Está de nuevo ordenado y unido consigo
mismo.

Existe asmusmo una independización de las partes escindidas: delirio de duplicación y de pluralidad.
Delirio pluralista:
P 38 (esquizofrenia):

«Yo soy nosotros.»

El trastorno de la demarcación y de la. actividad del Yo
se dan en el delirio de influencia y en el delirio de persecución.
Cuando se pierde la -propia actividad todo el poder corresponde ·
a los demás. De un modo especulativo cabría imaginar que la
ausencia de límites y la desaparición de la actividad fuesen
hipercompensadas en un sentimiento delirante de omnipotencia,
de dotes y de creatividad mágicas.

Delirio

277

Omnipotencia:

Ejemplo:
P 40 (esquizofrenia):
«Mentalmente, desde Navidades, ha cambiado todo para mí. Ahora
poseo toda la fuerza y toda Ja penetración mentales.»
Cree poseer capacidad para leer e influir los pensamientos, para realizar telepáticamente conversaciones, para la hipnosis.
«Yo puedo ser Dios y quiero también serlo.»
«Mi espíritu puede deslizarse en otro cuerpo y hacer con él lo que
quiera.»
TABLA 8. Delirio como tentativa de dominar un vivenciar alterado
acerca de sí mismo (interpretación, explicación, complementación,
compensación, hipercompensación)

Dimensión
del vivenciarse a sí
mismo
afectada
Vitalidad
del Yo

l n terpretación

Delirio
hipocondríaco
Delirio nihilista
Delirio
de destrucción

Compensación
e

hipercompensación

Causas

Delirio de curación
Delirio de redención
De1irio de mejoramiento de] mundo

De1irio
de fin de] mundo
Delirio
de persecución

Delirio de renovación del mundo

Actividad
del Yo

Delirio de influencia
Delirio de persecución

Delirio
de omnipotencia

Identidad
del Yo

Transformación delirante de la identidad

Delirio genealógico

Consistencia del Yo

Desgarramiento y
fragmentación del
Yo, fin del mundo
y de uno mismo,
pluralidad del Yo

De1irio de redención

Esquizofrenia

27 8

Introducción a la psicopatología general

Demarcación del Yo

Delirio de influencia,
delirio de persecución

Ampliación mágica
a todo el mundo.
Vivencias de fusión

La Omnipotencia puede ponerse también de manifiesto mediante intervenciones en acontecimientos que corresponden a
todo el universo: delirio cosmológico-astronómico, delirio cosmogónico (creación del mundo).
Ejemplo:
P 30 (esquizofrenia):
«El sol y Ja luna se han metido uno dentro de otro... El sol devora
a las estrellas, cuando ha comido muchas, se hace más fuerte. Según
que coma estre11as azules o rojas, aparecen o no manchas solarcs.» El
enfermo posee poder sobre el sol, Je hace salir de entre las nubes y hace
que llueva. La luna, cuando está en cuarto creciente, le habla al enfermo
y Je dice: «{Ven!»
Ello significa que debe morir. Aquí, la ampliación
de Jo ilimitado de Ja existencia y de su poder está claramente unida a la
amenaza por disolución de la existencia (muerte).

14.4.

ETIMOLOGIA

Y «DELIRAR»

DE LOS VOCABLOS «DELIRIO»

¿Qué sabe el lenguaje acerca de la esencia del delirio?
El término castellano «delirio» deriva etimológicamente del
latín deliro, salirse de surco (lira==surco). En alemán: Whan==
==delirio (endógeno) es vocablo de complicada historia etimológica [véase DuoEN, 1963 (Diccionario); HoFER, 1953; WAsSERZIEHER, 1963] .

14.4.1.

El vocablo alemán «Wahnsinn»
(demencia)

Wahn en el antiguo alemán es wan (vacío, «vano»), emparentado primitivamente con el gótico vans (falto, vacío) y el latín vanus (vacío).
Del mismo tronco indogermánico deriva la palabra alemana Wüste (desierto). Sinn (sentido) significaba en alemán antiguo «marcha». camino
de los pensamientos.
,

Delirio

279

Wahn-sinn significa, por tanto, vacío de sentido.

14.4.2. El vocablo alemán

11

Wahn"

(delirio)

Esta palabra deriva de la raíz indogermánica
wen =buscar, intentar
desear, exigir, esperar, sospechar. En el antiguo alemán medio y alto:
wan significaba expectativa, sospecha, opinión. De la misma raíz indogermánica deriva el inglés to win, en alemán la palabra Wunsch==deseo
y en antiguo alemán wine (wini) =alegría, el latín venus (amor), el antiguo hindú vanas (apetencia, placer) y vanati (amor).

El origen del vocablo Wahn apunta ya a que actúa una motivación, una aspiración, un deseo, de que es admitido algo.

14.4.3.

Paranoide

El delirio es un vivenciar paranoide.
Paranoide procede del griego r-a:pá,vrJ0.;,voóc:;,es decir: sentido,
comprensión, razón. Paranoide es, por tanto, un reconocimiento
y un dotar de sentido que no tiene en cuenta la experiencia del
mundo de la que participan en común, en general, los hombres.
Se trata pues de una referencia alterada a la realidad.

14.4.4.

Delusión

En inglés, «delirio» es delusion, del latín deludere, -lusí,
-lusum ==representar, hacer malabarismo o juegos de manos. En
el delirio se le aparece al enfermo un mundo que es irreal
desde e] punto de vista de los demás.

14.4.5.

Delirio

Como hemos dicho anteriormente, del latín delirium ==salirse
del surco (lira), es decir: salirse, desviarse del mundo común
interhumano.

280

14.5.

Introducción a la psicopatología general

LA GANANCIA EN EL DELIRIO.
MODO DE CONSIDERACION FINAL

De una atenta consideración del delirio, dentro de una conexión biográfica, se deduce que también puede existir sentido en
el delirio y que el delirio corresponde a una necesidad. Algunos
enfermos también nos lo hacen saber; así, uno de ellos le decía
a STORCH ( 1965): «Yo mismo me hago el mundo, a fin de superar lo lamentable.»
Y otro enfermo le decía a KRETSCHMER ( 1963), cuando se le
señalaba la necesidad de ajustarse a la realidad: «Diga usted lo
que quiera de la realidad, yo la encuentro horrible.» Y la señora K. (P 29) afirmaba, durante una conversación, acerca de su
bello mundo d~lirante: «Esto es mi vida, mi libertad, mi meta.»
Pero raras veces es el mundo delirante más bello que el
mundo interhumano común. A veces (y en muchas ocasiones
tan sólo en parte, de un modo episódico) se logra en el delirio
un mundo más feliz, si bien al precio de un aislamiento psicótico. La elevación de rango en el delirio de genealogía, el poder,
las posesiones, la maternidad, los logros eróticos, en el delirio,
proporcionan al enfermo una ganancia en cuanto a aprecio de
sí mismo. Para que un delirio así pueda formarse a partir de ]a
«necesidad afectivamente 'dirigida de delirio» (BLEULER, E.,
1906) son necesarias condiciones previas especiales, como, p. ej.,
oligofrenia, demencia, episodios delirantes agudos con obnubilación de la consciencia (p. ej., vivencias extáticas beatíficas en
estados crepusculares) o bien en formas de psicosis desintegrantes altamente agudas.
En ciertas formas de delirio se advierte claramente la interpretación final como cumplimiento de deseos: delirio genealógico, de curación, de redención, de mejoramiento del mundo,
de invención, de omnipotencia, erótico, de embarazo, de maternidad, de riqueza, de indulto, de inocencia.
Aquí se logra, por así decir, la autosalvación en el delirio
(KAHN, 1929; KANT, O., 1927 a,b, 1930), la huída a un mundo
autista aparte, fuera de la insoportable realidad.

Mas no son éstas las formas más frecuentes de delirio, la
mayoría de los enfermos delirantes sufren y se sienten tortu-

Delirio

281

radas. ¿Cómo aplicar aquí un modo de consideración finalista? Desde luego, esta forma de interpretación se puede llevar especulativamente muy lejos, sip. ej., se hace destacar que
el enfermo con .un delirio de persecución experimenta una
intensa referencia a los demás (si bien de índole negativa) y
sale con ello de su aislamiento ("es preferible estar perseguido
que estar solo")4 que el delirio de persecución ayuda a evitar
también una insoportable proximidad, y que el enfermo, en
el delirio de redención y en el de curación se preocupa altruistamente por lo demás y que ambos dan lugar a una elevación
de papel social. O bien en el delirio genealógico: "Tengo que
haber nacido de otra madre, pues tal como era mi madre
para mí, no podía ser mi madre auténtica".
También cabe pensar en una finalidad en el delirio de negación. Este se da en forma positiva y negativa.
Ejemplo:
P 29 (psicosis delirante en epilepsia):
Para la señora K. su madre (que falleció hace tiempo) continúa vi. viendo. La muerte de su madre no es real para ella.
Al mismo tiempo niega que· tenga un hermano y manifiesta no conocerle cuando la visita, pero sí acepta los paquetes que le lleva de regalo.

Estas interpretaciones especulativo-finalistas pueden construirse, pero apenas pueden confirmarse con hechos. En ocasiones el delirio (sobre todo el esquizofrénico)
más bien puede comprenderse como una tentativa realizada para superar el cambio
experimentado en el vivenciarse a uno mismo, tal como lo hemos
expuesto en la página 27 4. Un primer paso en dicha superación
estaría representado por la tematización y la verbalización del
delirio: tentativa encaminada a comprobar, por lo menos, mediante una interpretación de la propia experiencia acerca de sí
mismo, las vivencias inquietantes y provocadoras de angustia.
El hecho de que se añadan además tentativas de superación a
fin de compensar e hipercompensar el peligro, el salto hacia una
4 Con respecto a la «necesidad de comunidad en la incapacidad para
la entrega» véase KEHRER (1928), KANT, O. (1930). Ambos autores contribuyeron al modo de consideración finalista del delirio; véase también

KAHN

(1929).

Introducción a la psicopatolog(a general

282

nueva experiencia, la del mundo delirante, constituye una mera
sospecha.
La angustia ejerce «Una presión para dotar de sentido»
(E. STRAUS, citado según V. B..\EYER en ScHULTE y T6LLE, 1972,
página 2), empuja a proporcionar sentido, a interpretar. A partir
de la situación afectiva que se puede expresar diciendo «ya no
me comprendo ni a mí mismo, ni a mi mundo», se da en el delirio la afirmación «Yo comprendo» e incluso, quizá: «comprendo mejor que antes». El delirio sería así una medida de
seguridad contra lo insólito y amenazador.
Al «estar afectado» del enfermo y a su dependencia de otros
corresponderían el delirio de influencia y el de persecución. La
contrapartida a esto sería la dependencia de otros con respecto al
enfermo: elevación del Yo en la omnipotencia, en el delirio de
renovación del mundo, de mejoramiento del mundo, en el delirio
mesiánico y en el de invención. La superación de la soledad en
el delirio de persecución y en el delirio altruista de curación y
de redención proporcionaría una nueva comunidad psicótica.
La negación o la huida a partir de la insoportable realidad que
ha deparado el destino conduce a una libertad aparente en el
delirio.
Pero, desde luego, todo ello no afirma nada acerca de por
qué una persona, sumida en una situación insoportable que le ha
acarreado el destino, consigue construir un mundo delirante.
Aun cuando podamos comprender el delirio y lo consideremos
como pleno de sentido dentro de la trayectoria vital del sujeto,
ello no significa que nos hallemos en situación de explicar su
aparición.
14.6.

OR.DENACION NOSOLOGICA DEL DELIRIO

El contenido y la estructura del delirio, por sí solos y sin
el contexto psicopatológico en su conjunto, no permiten una
ordenación diagnóstica.

14.6.1.

Situaciones experimentales

En éstas (modificación de la consciencia, privación sensorial,

Delirio

283

efecto de alucinógenos, etc.) puede tener lugar una interpretación
delirante de la realidad (la «realidad» es erróneamente interpretada y surgen delirios de persecución o envenenamiento).
Esto
mismo resulta posible, en ocasiones, de un modo accidental.
(Ver pág. 272.)

14.6.2.

Formación de delirio como desarrollo
reactivo vivencial

La mayoría de las veces se trata de una actitud de perjuicio,
desconfiada-paranoide,
en sujetos con hipoacusia, debilidad corporal. invalideces, mutilaciones, en la vejez 5• La invalidez y el
aislamiento constituyen los fundamentos,
la inseguridad es tematizada como delirio. Aquí se incluyen también las actitudes
de perjuicio en perseguidos políticos y en presos.
Al trasladarse a un medio ambiente extranjero, con un idioma distinto al propio, algunas personas, casi siempre poco maduras, de personalidad menos firme, pueden incurrir en una actitud de delirio de perjuicio. Esto puede acentuarse más cuando
la población es hostil al emigrante (se trata de la llamada reacción paranoide de extranjero).
En la prisión, y sobre todo cuando se trata de prisión con
aislamiento, puede desarrollarse
una psicosis paranoide carcelaria, con delirio de aniquilación, que asurnevtambién
la forma
de un delirio de envenenamiento
(así, p. ej..' que se introduce
gas en la celda. lo cual va acompañado, en parte, por alucinaciones olfativas), o que se ha echado veneno en la comida, etc.
Otras formas de delirio carcelario son el de inocencia y el de
indulto. Más frecuente es una actitud de perjuicio, desconfiada
y paranoide.
A los desarrollos delirantes vivenciales reactivos corresponden. además, el delirio sensitivo de referencia y la paranoia
(véase psiquiatría especial). Km.LE (193 l ) ha comprobado una
elevada morbilidad por esquizofrenia
entre los parientes de enfermos paranoicos. Es arbitraria la separación entre paranoia y
esquizofrenia paranoide.
;, En muchos de estos casos apenas puede prescindirse el admitir también otros factores .predisponentes (genéticos).

284

Introducción a la psicopatología general

14.6.3.

Delirio en las psicosis afectivas

El delirio de las psicosis afectivas (especialmente de la depresión) es más claramente «morbógeno», es decir: derivable de]
estado de ánimo patológico (sintímica y holotímicamente), que
el delirio esquizofrénico, en el que la configuración por circunstancias históricas de la época y por circunstancias biográficas
(patoplastia) desempeña evidentemente un papel más importante, siendo ·menos clara y unitaria la modificación afectiva (el así
Jlamado delirio catatímico).
14.6.3.1.

DEPRESION

La distimia depresiva, el abatimiento de los sentimientos
tales, acompañado por inseguridad, temores, sentimientos de
suficiencia y de culpa, puede conducir al delirio melancólico,
el que lo dado con arreglo al estado de ánimo se convierte
certeza, en realidad vital.

viinen
eh

Miedo por el bienestar físico
Delirio de enfermedad (delirio hipocondríaco) y delirio de
destrucción. Convicción delirante de estar enfermo, de pudrirse,

corromperse y, por último, de quedar por completo aniquilado.
Delirio de ruina económica, de morir de hambre, de hundirse
en la miseria.
Este delirio de ruina («yo no existo ya», «ya rio vivo») puede
extenderse también a los familiares (p. ej., «Mi mujer, mis hijos,
no existen ya tampoco»). Y, por último, al mundo entero, en el
delirio nihilista (WEBER, 1938). Para la existencia depresivamente angostada y abatida, el mundo en general está perdido.
El vivenciar la propia putrefacción, acompañado con frecuencia por correspondientes olfativas, con olor a podredumbre. a
cadáveres, a cementerio, puede conducir a una formación de
delirio secundario: delirio de referencia.
Así, p. ej.: «Estoy pudriéndome, ya hiedo, las personas huyen de mí,
noto que me evitan; incluso los mirlos han salido huyendo de mí.»

Delirio
O bien:
demás.»

«Tal como soy no constituyo

285

más que una carga para los

Esto puede provocar o reforzar impulsos de suicidio.
Delirio de persecución: por ejemplo, «Me quieren aniquilar».
Delirio de culpa y condena, delirio de condenación: pequeñas flaquezas comunes a todos los humanos, «pecados», transgresiones de leyes y mandamientos humanos y religiosos son
amplificados hasta constituir una carga insoportable, para el
melancólico, al que resulta imposible liberarse de ellos. Le atormenta entonces no solamente el autorreprocharse por haber equivocado su vida, sino también el miedo a que le persigan para
castigarle, a la ejecución, a la condenación; «sabe» con seguridad que le esperan eternos tormentos en el infierno.
14.6.3.2.

MANIA

En la psicosis afectiva que designamos como manía, es raro
el delirio. En ocasiones, la inflación de sí mismo, los sentimientos de grandeza y fuerza propias pueden incrementarse hasta lo
delirante (delirio de grandezas, megalomanía). El estado de ánimo maníaco-expansivo determina aquí por completo el vivenciarse a sí mismo y al mundo. Lo dado de acuerdo con el estado de
ánimo se convierte en realidad vital, en certeza delirante. No
puede marcarse un límite estricto entre la hipervaloraciórr de sí
mismo delirante y la no delirante. La diferenciación entre ambas
se lleva a cabo según el modo de comportamiento del maníaco
y su valoración se establece .. por tanto, con arreglo a los correspondientes .estándares socioculturales.
Delirio de grandezas maníaco simple:
Por ejemplo: ser dueño de gigantescas posesiones,
fortuna, tener muchas y atractivas relaciones sexuales.

de una enorme

Dadas tal inconmensurabilidad y dilatación de la existencia,
le acomete al maníaco una especie de vértigo (a modo de un
«vértigo de las alturas»), es decir: puede convertirse en inseguro y temeroso a causa de sus «altos vuelos» (p. ej.: «tengo demasiado aire en la cabeza», «no siento ya la tierra bajo mis
pies»), y a causa de haber abandonado las ordenaciones y nexos
que había mantenido hasta entonces.

286

Introducción a la psicopatología general

A partir de ello, así como del choque entre la hipervaloración
y la expansividad maníacas, con la angosta realidad cotidiana,
pueden aparecer formaciones delirantes secundarias: delirios de
perjuicio, de persecución y también de celos.
Por ejemplo: quieren arrebatarle su fortuna, le envidian
quieren robar, saquear, etc.

14. 6.4.

por ella, le

Delirio en esquizofrénicos

En el esquizofrénico la modificación de sí mismo, y con
ella la del mundo, lo insólitamente extraño que aparece sobre
todo en la alienación (desrealización, despersonalización) constituye ya un humor delirante que puede darse aún, al principio,
sin tema tizar («sucede algo, algo va a venir») y luego, súbitamente, o poco a poco, puede adoptarse un tema, dentro de una
consciencia de significación, al surgir esta última.

Los temas delirantes de los esquizofrénicos son tan múltiples y variados como lo son en general los destinos de los
enfermos. De lo que se trata es de la persistencia del ser uno
mismo (véase: Consciencia acerca de sí mismo). Por lo que
se refiere a la clínica del delirio esquizofrénico, véase HuBER
y GROSS, 1977, HUBER, 1982.

14.6.5.
14.6.5.1.

Delirio en psicosis con fundamento
somático
DELIRIO EN PSICOSIS AGUDAS
CON FUNDAMENTO
SOMATICO

En delirios exógenos y en estados crepusculares
confusión delirante de situaciones y personas.

surge una

Por ejemplo: un delirante cree estar en su puesto de trabajo, ejerciendo su actividad profesional (delirio ocupacional).
Un epiléptico, con confusión oneiroide durante un estado crepuscular,
está fascinado por alucinaciones ópticas y por vivencias de inspiración
extática.
En Ja alucinosis alcohólica se perciben con frecuencia voces amenazadoras, que proyectan atentar contra Ja vida del sujeto (delirio de amenaza). En su pánico, el enfermo con delirio de persecución huye ciegamente, saltando por la ventana, etc.

Delirio
14.6.5.2.

287

DELIRIO EN PSICOSIS CRONICAS
CON FUNDAMENTO
SOMATICO

En el psicosíndrome orgánico crónico de cualquier génesis
pueden tener lugar formaciones delirantes.
El delirio de referencia y el de perjuicio se constituyen sobre
el terreno de una inseguridad y un aislamiento basados en el
trastorno psicorgánico, en muchas ocasiones en personas de edad
avanzada y que viven· solas. Algunas veces puede desarrollarse
ya el delirio antes de que esté muy marcado el psicosíndrome
amnésico. La índole de la psicosis es entonces fácilmente confundida, p. ej., coreofrenia en el corea de Huntington, parálisis
general progresiva.
Un grupo especial de psicosis en las que pueden surgir las
más variadas formas de delirio son las psicosis esquizof reno id es

en la epilepsia.
En la toxicomanía crónica (alcohol, anfetamina, cocaína) se
producen diversas formaciones delirantes.
Sobre el terreno representado por un alcoholismo crónico se
puede desarrollar una actitud de perjuicio, a veces predominantemente como actitud de perjuicio sexual (delirio de celos).
En ciertas enfermedades degenerativas cerebrales (p. e.1 .. en
la arteriosclerosis cerebral) surge un delirio dermatozoico, acornpañado por alucinaciones cenestésicas de prurito, cosquilleo,
sensaciones de reptación, etc. Es decir: existe la convicción
delirante de que multitud de pequeños animales se mueven bajo
la piel (insectos, gusanos). A veces, dichos animales son sentidos
también delirantemente en el interior del cuerpo: en los órganos genitales, la vejiga, etc.: delirio enterozoico.
El deterioro intelectual psicoorgánicarnente determinado,
acompañado por debilidad de juicio, posibilita a veces el camino
hacia un delirio de grandezas (p. ej., en las atrofias cerebrales
de Pick o de Alzheimer,_ en la parálisis general progresiva, etc.).
Ejemplo en pág. 24 7.
En depresiones psicorgánicas aparece el délire de négation
(delirio de negación), la micromania (CoT_ARD, 1882), hasta el
nihilismo general delirante (véase). Lo contrario es el denominado délire d'énormité.

288

Introducción a la psicopotologia general

Ejemplo: e] enfermo no debe defecar, ya que ello inundaría toda la
casa, toda la ciudad y todo el mundo se asfixiaría.

14 .. 7.

CURSO DEL DELIRIO

El destino que correrá el delirio en el curso u1terior de la
vida depende por completo de la enfermedad fundamental, de
la ordenación nosológica del delirio (y con ello de su tratamiento).

14.7.1.

Delirio en psicosis afectivas

Se extingue con la fase psicótica, desaparece sencillamente
y o bien el paciente no vuelve a mencionarlo o ~s considerado
como una formación errónea.

14. 7 .2.

Delirio en psicosis con fundamento
somático

Por ejemplo; en la parálisis general progresiva, la enferme-.
dad de Pick, etc.
Al ir avanzando la destrucción orgánica cerebral, el delirio
puede ir borrándose en la demencia creciente, tras haber adoptado, quizá con anterioridad, formas especialmente grotescas,
debido a la acentuada debilidad de juicio.
Pero el delirio en las psicosis somáticamente fundamentadas
depende también de la situación del enfermo. Si se pueden suprimir la soledad, la falta de amparo y la imposibilidad de entendimiento, el delirio desaparece con frecuencia.

14. 7 .3.

Delirio en situaciones especiales

Se extingue al desaparecer la situación correspondiente.

Delirio

14.7 .4.

289

Delirio en esquixofrénicos

Depende mucho de la gravedad de la enfermedad, así como
de la terapéutica.
Los episodios psicóticos agudos con delirio fugaz, poco estructurado, se extinguen con frecuencia espontáneamente o bajo
tratamiento psicoterápico y/ o neuroléptico, de un modo rápido.
En los cursos crónicos, el delirio puede quedar fijado durante
años. Los enfermos consiguen aprender a «convivir» con su
delirio: viven en una «contabilidad por partida doble» (BLEULER, 1911), coexistiendo la realidad delirante y la realidad interhumana común. Algunos aprenden a separar sus experiencias
«patológicas» de las no patológicas y a no reaccionar ya a las
primeras (alucinaciones, delirio, etc.) y en muchos casos, incluso,
a no comunicarlas siquiera.
En los cursos f ásicos puede resurgir durante años el mismo
delirio, que desaparece junto con la fase. Entonces es negado,
olvidado, quizá mencionado aún como «imaginación», pero ya
no tiene importancia como determinante de los actos. A veces
puede ser también racionalizado de un modo secundario (satisfacción de la necesidad de causalidad) y darse con ello por
concluido.

14 .. 7 .5.

Desarrollos delirantes
biográficos-reactivos vivenciales

Son en muchas ocasiones crónicos, persisten a veces durante
toda la vida; el enfermo necesita el albergue que para su existencia supone el delirio. Quizá contribuya para dicha persistencia
el hecho de que el reconocimiento de lo patológico del delirio
constituiría una humillación demasiado grande para el sujeto.

14.8.

EFECTO DEL DELIRIO

SOBRE EL ENTORNO

Muchos individuos solitarios se aíslan cada vez más en su
delirio y se retraen por completo del mundo, pudiendo éste per-

290

Introducción a la psicopatologia general

manecer ignorado durante mucho tiempo, p. ej., en el lugar de
trabajo, entre los vecinos, etc.
Así, p. ej., al realizar estudios familiares nos enteramos de un enfermo delirante que vivía en una zona rural y que no había sido examinado por ningún médico. Desde hace años vive solo en una buhardilla,
cuyas puertas están cerradas con múltiples llaves. Tan sólo a una vieja
tía suya le cuenta alguna vez que siente miedo de perseguidores, sobre
todo de noche y que oye voces amenazadoras que le atormentan. Nadie
más sabe nada de todo esto. Durante estos años ha asistido a su ocupación habitual, si bien cambiando frecuentemente de puesto, ya que se
siente injustamente tratado, aunque no lo dice en su lugar de trabajo.

También en ciertos enfermos delirantes. que viven con sus
familias, con amigos o con sus cónyuges puede no ser advertido
el delirio durante mucho tiempo. Ello depende, en gran medida,
de la necesidad de comunicación del enfermo y también de la
temática del delirio.
Así, p. ej., un delirio de persecución con medidas de seguridad o de
defensa, un delirio de celos con inculpaciones dirigidas al cónyuge, se
advierten y reconocen mucho antes que un .. delirio hipocondríaco o un
delirio de culpa que son ocultados durante mucho tiempo.

Por lo general se precisa de un considerable número de
modos de comportamiento insólitos, incomprensibles e inaceptables hasta que los allegados de un miembro de la familia le
reconozcan a éste como enfermo. También entonces, y en relación con el comportamiento frecuentemente cambiante del enfermo, puede oscilar la actitud de los familiares entre la consideración' como enfermo del miembro de la familia, el rechazo y
la «disculpa» alegando la edad avanzada, el exceso de preocupaciones, las dificultades en el puesto de trabajo o con respecto
a relaciones, etc.
La enfermedad delirante de un miembro de la familia o de
un cónyuge constituye una grave· carga para los allegados. El
delirio es extraño, inquietante, provoca miedo y rechazo y, con
frecuencia, destruye la comunidad. I'I'ambién a los allegados del
enfermo delirante ha de proporcionárseles ayuda terapéutica!
Hay que señalar cuatro posibilidades principales de actitud
con el enfermo delirante (ScHULTE, 1968, 1972).

Delirio

14.8.1.

291

Distanciamiento

El distanciamiento con respecto al enfermo contribuye
a apartarle más aún, y da lugar a divorcio, separación, hospitalización. El distanciamiento, en la contratransferencia negativa, ha de ser tenido en cuenta en relación con allegados,
personal asistencial y psiquíatra.

14.8.2.

Aceptación

Aceptar al enfermo, aun reconociendo exactamente lo patológico de su estado, le proporciona a aquél la posibilidad de
permanecer, con su delirio, dentro de una comunidad, le mantiene abierto el camino que conduce fuera del delirio (y en todo
caso el retorno de la clínica). En culturas que tienen una imagen
mágico-religiosa de] mundo, el enfermo podrá permanecer mucho
más fácilmente entre los suyos que en la civilización urbana
industrializada.

14. 8.3.

Prolongación

En ocasiones, el partenaire de un enfermo puede tener interés
en que la enfermedad se prolongue, ya que de este modo ambos
estarán más unidos y de modo más seguro.

14.8.4.

Participación

A veces, los allegados o cónyuges de un paciente participan
del delirio de éste, lo apoyan o incluso lo refuerzan (delirio con! arme, BAEYER, 1932). Más raramente se establece una psicosis
simbiótica (ScHARFETTER, 1970) sobre el terreno de una predisposición hereditaria y de circunstancias psicodinámicas especialmeste vinculantes; uno de los miembros (inducido) es «inducido» por el miembro que primeramente enfermó (inductor) y
participa de tal modo que él mismo se torna productivamente

Introducción a la psicopatología

292

general

psicótico. Se trata de los raros casos en los que el delirio puede
actuar aún de un modo comunicativo.
14.9.

EL DELIRIO DESDE EL PUNTO DE VISTA
TRANSCULTURAL

La psiquiatría intercultural comparada ha enriquecido nuestro saber acerca del delirio (MURPHY, 1967; PFEIFFER, 1970).
En comparaciones transversales e históricas se pone de manifiesto la relatividad social y cultural de este modo del vivenciar
y del comportamiento.
El delirio se da en todas las partes del mundo. El hombre
parece ser fundamentalmente capaz de delirio.
El status sociocultural ejerce influencia sobre:

-

la disposición al delirio y con ello sobre la frecuencia
del mismo;
el contenido del delirio, su temática;
la configuración del delirio;
el curso y el final.

14. 9. 1.

1 nfluencia cultural sobre la tendencia

a la formación de delirio

Existe una disposición, diversa según las culturas, a explicar
experiencias. La orientación racional-técnica de las culturas urbanas industrializadas parece favorecer especialmente dicha inclinación.
Las explicaciones dependen de la imagen del mundo que
ofrezca la correspondiente cultura (así, p. ej., de ésta diferencia
· entre dos «mundos»: uno interior y otro transcendental).
La esquizofrenia paranoide parece darse con más frecuencia
en las zonas urbanas que en las rurales. En las culturas asiáticas, con menos tendencia a explicar de un modo racional, existen
posiblemente menos esquizofrenias formadoras de delirio y más
bien se dan esquizofrenias simples. Las personas procedentes de
culturas en las que existe una creencia general en los espíritus,
padecen menos delirios, mientras habitan en su sociedad cultu-

Delirio

293

ral, pero pueden desarrollarlos de modo muy intenso cuando
son arrancadas de su grupo.
La confrontación con lo desconocido da lugar a más elaboración delirante que la preparación a lo venidero (p. ej., en emigrantes). Las culturas en las que tienen mucha importancia las
esferas anímicas-irracionales forman menos delirios individuales,
ya que la comunidad asume la convicci6n.
Las personas pertenecientes a culturas que tienen que cambiar bajo la presión de las circunstancias, en ocasiones se ven
forzadas a reacciones paranoides bajo dicha presión.

14.9.2.

Influencia cultural sobre el contenido
del delirio

Mientras que los temas principales de la persecución y el
perjuicio, del delirio religioso, del delirio de fin del mundo, del
delirio de culpa, del delirio de ruina económica, .del delirio
hipocondríaco son ubicuitarios, el modo como son configurados depende del trasfondo religioso y, en parte, también del
político.
A Ja imagen mágica del mundo corresponden la creencia en
espíritus y el delirio de embrujamiento, a la cultura judea-cristiana el delirio de culpa y el delirio de fin del mundo (los cuales
apenas parecen darse en el Islam y en el budismo).
Temas delirantes «locales» son, p. ej., el delirio de infidelidad conyugal en la India, el delirio de estar prometida o casada
en Irlanda (MURPHY, 1967).
El «espíritu de los tiempos» y el saber general influyen la
configuración temática (KRANZ, 1955, 1967).
Mientras que, p. ej., a comienzos de siglo era aún muy frecuente el delirio de influencia por procedimientos parapsicológicos, hipnosis, etc., al intensificarse la tecnificación se da
más bien el delirio de influencia· técnico-física o el delirio de
persecución (radiaciones, corriente eléctrica, radar, aparatos
acústicos electrónicos, radio, etc.). No se sabe aún hasta qué
punto la divulgación de conocimientos anatómicos ejerce una
influencia sobre el delirio hipocondríaco.

294

Introducción a la psicopatología general

14.9.3.

Cultura y formación de delirio

En las culturas europeas, en especial en los países de hab]a
alemana, existe una elaboración más intensa del delirio y una
mayor tendencia a la cronicidad. En la India apenas se da una
estructuración del delirio y, asimismo, la diferenciación entre
delirio, invención fantástica y juego es con frecuencia muy difícil (MURPHY, 1967).

14.9.4.

Cultura y curso del delirio

La presión en el sentido de la explicación y la justificación
que se da en las culturas europeas ocasiona la fijación y la
cronicidad. La asimilación del delirio dentro de las creencias
colectivas, su consideración como embrujamiento y exorcismo
posibilitan más bien una debilitación de éste.
14.10.

14.10.1.

HIPOTESIS ACERCA

DEL DELIRIO

Psicoanálisis

El delirio se forma mediante proyección. FREUD concibe a
esta última como mecanismo de defensa contra los contenidos
no admitidos por el super-Yo y no asimilables por el Yo y
que desplaza deseos, tendencias, pulsiones sobre personas o
cosas del mundo exterior. Así se puede evitar displacer y
angustia.
FREUD (1911) desarrolló en el caso Schreber la siguiente
hipótesis: la tendencia homosexual del «'yo le quiero» ha de
invertirse, bajo la presión del super-Yo en «yo le odio». Si no
basta esta inversión, la proyección transforma e] «yo le odio»
en «yo soy odiado».
En general, esto significa lo siguiente: las pulsiones no asimilables provocan sentimientos de culpa: estos son difícilmente
tolerables y rechazados mediante proyección; en lugar de los
autorreproches de la mala conciencia, se sonorizan insultos y

Delirio

295

amenazas, proposiciones eróticas, etc., a partir del entorno ( « voces», delirio de persecución
y delirio erótico). Ello sería más
tolerable que la autoacusación o la vergüenza.
Con arreglo a esta concepción, el delirio sería una solución

de urgencia para defenderse contra ofensas y humillaciones intolerables al amor propio. una satisfacción . fantástica de deseos
infantiles. Toda tendencia contra la que se establece una intensa defensa podría, en determinadas situaciones de la vida, conducir al delirio, cuando falla el control de la realidad: en Ja
debilidad de crítica y de juicio. bajo intensa presión emocional
(deseos insatisfechos, conflicto pulsional).
FREUD señala las relaciones existentes entre sueño y psicosis
y-, en especial, con el delirio (Interpretación de los sueños, Esquema del psicoanálisis, «El delirio y los sueños» en Gradiva,
de W. JENSENS). Al igual que en el sueño, en el delirio existe
también un cumplimiento de deseos. En el delirio de persecución aparece en último término la autocrítica del super-Yo. proyectada sobre el mundo exterior. Con respecto a la megalomanía, FREUD adoptó la interpretación de ABRAHAM ( 1908). el
cual la consideraba como una retirada de libido desde el mundo
exterior, hacia el Yo, lo cual daría lugar a una inflación del Yo.
El proceso estaría puesto al servicio de sentimientos de inferioridad inconscientes y reflejaría la omnipotencia infantil.
En repetidas ocasiones menciona FREUD al «trozo de verdad
histórica» que existe en el delirio y opina que «en el reconocimiento del núcleo de verdad se podría hallar una base común»
sobre la que podría desarrollarse el trabajo terapéutico («El
delirio y los sueños» en Gradiva, de W. JENSENS, pág. 108;
Construcciones en el análisis, pág. 55) (literatura en ABRAHAM,
1908; FENICHEL~ 1971; FREUD, 1906 a 1909; NUNBERG, 1971).

14. 10.2.

Psicología analítica

La concepción de JUNG acerca del delirio se halla estrechamente vinculada con la de FREUD y la de B LEULER. Se ocupa
del delirio en la «histeria» y en la esquizofrenia. El delirio procedería de complejos cargados de afectividad, no resueltos, y
por «fijación de las emociones» (NEIS SER) (Acerca de la psi-

296

Introducción a la psicopatologia general

colegia de la demencia precoz). En una conferencia pronunciada en 1908 («El contenido de la psicosis») destaca más intensamente el punto de vista finalista: «el innegable afán del enfermo por expresar con su delirio, y en él, algo». Con ello pretende
ampliar el concepto de FREUD acerca de la satisfacción fantástica
de deseos infantiles. Aquí se establecen ya las primeras alusiones
a los paralelismos existentes entre contenidos delirantes y temas
mitológicos, desarrolladas más adelante en Transformaciones y
símbolos de la libido. La comparación entre delirio y sueño es
reanudada en 1939 (Sobre la psicogénesis de la esquizofrenia)
y continuada con la observación acerca de la aparición de imágenes arquetípicas procedentes del inconsciente colectivo. En
1958 (La esquizofrenia) considera nuevamente este tema. En la
esquizofrenia surge «material» procedente del inconsciente colectivo: una emoción intensa y reprimida provoca siempre «intensas manifestaciones compensatorias por parte del inconsciente». Estas se manifestarían en formaciones delirante y en sueños.
En Lo inconsciente en psicopatología, }UNG interpreta el delirio de
celos del alcohólico como compensación inconsciente del .no amar ya.
«El amor por Ja mujer no está completamente extinguido, tan sólo se ha
tornado inconsciente. Pero a partir de la esfera del inconsciente puede
volver a aparecer ahora en forma de celos» (JUNG, 1968).

14.10.3.
Aquí
finalista.
el deiirio
justifican

14.10.4.

Psicología individual

destaca por completo en primer plano la consideración
El delirio sirve para ocultar la derrota en la vida. En
de persecución el propio enfermo crea dificultades que
la mencionada derrota (ADLER, 1920).

Paleopsicología

La ley de J acson acerca de la liberación, que se presenta
con regularidad, de estratos funcionales más profundos, filogenéticamente más antiguos, a causa de lesiones cerebrales, fue
denominada por la paleopsicología la «ley de la regresión filogenética determinada por enfermedad» (HEINRICH, 1965). Con

Delirio

297

arreglo a la misma, el delirio de las psicosis a base somática
expresaría una destrucción de los rendimientos más diferenciados del sistema nervioso central, con predominio entonces de los
más inferiores. La experiencia paranoide del mundo sería, como
forma de vida mítico-arcaica, expresión de aquello que, como
rendimientos cerebrales, permite aún la enfermedad.
A la lesión cerebral se agrega una « descompensación timógena» (por angustia) que, junto con el efecto de la debilidad
psicorgánica de crítica y con la vivencia de la propia insuficiencia, conduce a la manifestación de la psicosis.
El síndrome paranoide se caracterizaría por una relación
rígida y cerrada ( enclética) con el medio ambiente (por -centralismo en el sujeto) y por una falta de libertad y un formalismo
en el modo de reaccionar (BILz, 1967; HEINRICH, 1965; PLOOG,
1964; STORCH, 1959, 1965).

14 .. 10.5.

Psicología de la configuración

(de la «Gestalh>)

CONRAD ( 1958)

expone los estadios del desarrollo del delirio
como cambio de configuración del vivenciar esquizofrénico.
BASH (1955) había introducido ya conceptos de la psicología de la Gestalt en psicopatología (BAsH, considera al
delirio como un trastorno de la intuición).

Trema (temor y temblor):
La pérdida del orden habitual conduce a un estado de ánimo
del «estar cambiado» (uno mismo o el entorno), de extrañeza
(despersonalización, desrealización), de lo siniestro-inquietante,
de lo insólito. Prevalecen la inquietud y la angustia. En este
humor delirante no existe aún fijación temática alguna.

Apof enia (el aparecerse) y anastro] e (giro):
A partir del humor delirante del «trema» se alza una nueva
fisonomía del entorno. Los errores sensoriales, la desrealización
y los trastornos del pensamiento (la protopática prevalece sobre
la epicrítica) preparan el camino a la anormal consciencia de
significación del delirio. En la «anastrofe» (giro) el enfermo
experimenta cómo el Yo se centra en el mundo delirante_, su apri-

298

Introducción a la psicopatología general

sionamiento en un rígido centralismo subjetivo. El tema del delirio se constituye y eventualmente se sistematiza en el delirio.
El enfermo se aísla en un mundo autista-desrealizado en el que
no puede entenderse ya con Jos demás.
Apocalipsis:
En el estadio de «apocalipsis» tiene lugar -una destrucción
del vivenciarse a sí mismo, una «ruina de la configuración», .con
trastornos del pensamiento y del sentir y síntomas catatónicos.
CoNRAD muestra cómo ·no se logra el paso (BINSWANGER,
1965) desde la experiencia delirante del mundo a la no delirante, y cómo no le resulta posible al enfermo el «giro coperniquiano» (CONRAD, 1958; MATUSSEK, 1963).

14. 10.6.

Cibernética

En el centro de este modo de consideración se sitúa el concepto de un trastorno de filtrado (trastorno de regulación) y
una hipervigilancia patológica.
El sujeto sano se comporta dentro de su medio ambiente bajo la premisa constante de probabilidad. Excluimos las pequeñas probabilidades,
es decir: las posibilidades improbables, las mayores las consideramos
como seguras y las medianas son tenidas en cuenta en las reflexiones. El
límite entre las probabilidades no apreciadas y las estimadas no es rígido
y depende de hechos exteriores: apercibirse de una improbabilidad, por
una parte, desechar una probabilidad, por otra. Aquí se da una regulación que depende de la situación. En momentos potencialmente peligrosos tenemos también en cuenta probabilidades extremas.
El entorno contiene muchos signos para nosotros. La información procedente del medio ambiente se comporta de un modo inversamente proporcional· a la probabilidad con la que esperamos algo, es decir: lo
inesperado,' que' acaece, aporta información suplementaria, y lo mismo
ocurre cuando no sucede algo muy probable.

Un defecto de esta regulación (filtro) tiene por consecuencia
que son registradas muchas más informaciones, ya que no se
logra la selección de lo no importante. Una persona con regulación alterada queda inundada con informaciones que no puede
clasificar ni dominar. Entonces se le aparece extraño el entorno,
es decir.. inesperado y quizá Heno de significación e inquietante.
La evaluación de probabilidades de la expectativa trivial co-

Delirio

299

tidiana, desajustada, conduce a un vivenciar intensificado de :significaciones. A ello corresponde la tensión hipervígil ante impresiones exteriores (FEER, 1970).

14.10.7.

Neurofisiología

Se desarrolla a partir de las observaciones realizadas en el
aislamiento sensorial experimental. La índole y el grado de experiencia psicopatológica dependen de lo completo que sea el
aislamiento y de su duración, de la intensidad de la angustia
surgida, del momento de la vida en que tiene lugar el experimento. Las reacciones deliroides dependen tanto menos de la
personalidad cuanto más completo y prolongado sea el aislamiento.
El sistema nervioso, para su funcionamiento normal, precisa
de un aflujo pleno de aferencia. Si este aflujo está alterado
(aislamiento sensorial, errores sensoriales, etc.), tiene lugar una
desintegración psíquica: la alucinación y el delirio expresan el
trastorno del control de la realidad, que (inexplicada) es concebido como rendimiento complejo del organismo en su totalidad.

14.10.8.

Consideración pluridimensional

(1920, 1938, 1947) (basándose en el ejemplo representado por la paranoia comba ti va del profesor W agner) admitió que la formación de delirio es debida a la intervención de
factores psicorreactivos y endógenos. Sobre el terreno de una
predisposición endógena (hereditaria) hipotética se desarrollaría
el delirio, en una clase especial de personalidad, a causa de. las
circunstancias biográficas.
GAUPP

Wagner, que se preocupaba por su buena fama, creyó, tras haber
cometido un acto sodomita, que todo el pueblo se había enterado de su
falta y que propalaban rumores malintencionados
a su respecto. Entonces
decidió vengarse y prendió fuego al pueblo.

En sus estudios acerca del delirio sensitivo de referencia,
KRETSCHMER (1966) ha perfeccionado su teoría acerca de la
«dinámica de las pautas típicas de reacción» entre carácter, en-

300

Introducción a la psicopatología general

torno y experiencia biográfica («vivencia clave»). Una personalidad sensitiva es incapaz de superar el aguijón que le dejó clavado una ofensa o una humillación y entonces cae, dadas deter. minadas circunstancias ambientales (estar expuesto, estar solo,
etcétera) en el delirio (GAUPP, 1920, 1938, 1947; KRETSCHMET{,
1966).

14.1O.9.

Análisis existencial, analítica
del «ser ahí» y análisis del «ser ahí»

En estudios fenomenológicos-hermenéuticos
(interpretativos)
sobre el «ser ahí» del esquizofrénico, sobre la base representada
por la analítica del «ser ahí» de HEIDEGGER, es presentado el
«ser en el mundo» de un modo existencial, y no ya de un modo
categorial (BINSWANGER, 1955, 1957, 1965; BLANKENBURG, 1967,
1971; KUHN, 1963; KUNZ, 1931, 1962, 1972; LAING, 1959;
STORCH, 1959, 1965). En el enfermo delirante se manifiesta un
trastorno del estar en el «mundo del con», de los sentimientos
de simpatía en el sentido de Max SCHELER, un trastorno de la
constitución intersubjetiva
del hombre (BLANKENBURG), un trastorno de la comunicación (un «quedar atrapado» en el HHoc;
xócrr.toc;== mundo propio). La transformación
esquizofrénica del
«ser en el mundo», SU' fracaso, su pérdida del camino en la vida,
su ruptura del orden existencial, pueden hallar expresión en el
delirio, como «autoexplicación
del 'ser ahí' esquizofrénico» (KUNZ).
Este aná1isis existencial no es sus.ceptible de quedar expuesto, en su esencia, en una breve referata. Está basado, predominantemente, en profundos estudios individuales. Su valor estriba,
sobre todo, en haber mostrado el carácter de totalidad del «estar
enfermo» humano y la concomitante modificación del mundo.
El análisis del «ser ahí» (Boss, 1971, 1974) muestra, mediante un ulterior desarrollo del análisis existencial basado en
la filosofía de HEIDEGGER, la extralimitación (Entschriinkung)
y la privada (Verschlossenheit) del «singular fenómeno sociológico» que es el «ser ahí» esquizofrénico, dos modos de una imposibilidad para poder mantener abierto el propio ser uno mismo,
en libertad, al sector de mundo, en cada caso, propio, en el es-

Delirio

301

cuchar y en el responder. La consecuencia de ello es un inerme
quedar expuesto, un estar prisionero y captado, una subyugación incluso por parte de lo cotidiano (delirio de persecución,
delirio de influencia, autismo), una impotencia correspondiente
a ]a omnipotencia de los demás. La extralimitación del «ser ahí»
puede conducir a una expansión, una inflación, en el delirio, de
los actos, del papel, etc, El análisis del «ser ahí» ha proporcionado ya líneas de conducta terapéutica.

14.10.1 O.

La llamada psiquiatría antropológica

Ha sido introducida en los países de lengua alemana por
ZUTT (1958, 1963) y KULENKAMPF (1955' 1956). Considera a la
psicosis como resultado del hundimiento del orden habitual existencial de: «cuerpo intramundano vivido», caracterizado por desamparo, desaparición de límites, pérdida del estatuto social.
Ocupan un puesto central en el vivenciar paranoide (ya que se
tiene sobre todo en consideración el delirio de persecución) el
mirar y el ser mirado.

15.

INICIATIVA

(ACTIVIDAD BASICA,

ESPONTANEIDAD)

En inglés: spontaneity, initiative, activity. En alemán:
trieb (Grundaktivitiit).

15.1.

An-

DEFINICION

Se designa como iniciativa, de modo muy global y poco
diferenciado, a la actividad básica de una persona, que se manifiesta en la expresión.

15.2.

FUNCIONES

Iniciativa es un constructo destinado a designar la hipotética
energía que anima todos los rendimientos psíquicos y físicos del
ser humano 1• La iniciativa determina su vivacidad, rapidez, movilidad, la vitalidad en general, la disposición a la actividad y a
la reacción (espontaneidad y reactividad). Se trata de un fundamento hipotético de la atención, de la participación afectiva, del
interés, de los rendimientos sensoriales y cognitivos y, en sentido
r rás amplio, del pensamiento, de la decisión y de los rendir.iientos de la voluntad, de la movilidad y del comportamiento
pulsional.
La iniciativa, en sí, no se propone o plantea metas. Su orientación hacia un fin está determinada por la motivación, la necesidad, la pulsión y la voluntad.
Compárense los conceptos. de libido en el sentido de C. G. JuNG,
energía vital, élan vital (H. BERGSON).
1

Iniciativa

303

Observaciones correspondientes a la psicología humana y a
la etología comparada (TINBERGEN, 1952; LoREN, 1963; EmtEmss FELDT, 1969, 1970) ponen de manifiesto la hipótesis acerca de una actividad básica, en gran medida no direccional, que,
al faltar metas que satisfagan las necesidades, las busca mediante una creciente intranquilidad motora (actividad en el vacío:
comportamiento apetitivo de W. CRAIG, 1918) y que tan sólo se
organiza temáticamente cuando se encuentran metas, descargándose en actos pulsionales.
El comportamiento del hombre, correspondiente a la iniciativa, ofrece características individuales. La iniciativa individual,
la movilidad y energía actuante determinan el «ritmo personal»,
el cual, junto al estado fundamental de ánimo, es un componente
esencial del temperamento.
.
En la situación de iniciativa se muestra la dependencia del
hombre con respecto al medio ambiente:
Si faltan estímulos exteriores que animen a Ja actividad, surge aburrimiento (BILz, 1960), con disminución de todo el dinamismo, hasta la somnolencia, acompañada de bostezos, de movimientos « vacíos de sentido», no dirigidos, faltos de meta y,
en parte, reiterados de modo uniforme (estereotipias). La importancia de la estimulación procedente del medio ambiente,
con respecto al desarrollo, se advierte en la consecutiva observación clínica.
En los niños puede surgir hospitalismo por la falta de estímulos adecuados: lentificación de la psicomotórica, trastorno
de las relaciones afectivas normales con los demás (SPITZ, 1960).

15.3.

FUNDAMENTOS

ANATOMICOS

Y FISIOLOGICOS

La iniciativa, como constructo, no corresponde a una función aislada destacable de las demás. Hay que considerarla como
resultado de la acción conjunta y ordenada de las funciones
cerebrales y, como tal, no ha de adjudicarse a una determinada
área cerebral (p. ej., a la sustancia reticular, al tálamo, al diencéfalo y al sistema límbico, al cerebro frontal, cuyas funciones
intactas posibilitan de todos modos, en su conjunto, la espóntaneidad). El estado metabólico y de energías de todo el or-

304

Introducción a la psicopatologia general

ganismo, su equilibrio metabólico y hormonal, la edad y, en
ocasiones, el ritmo circadiano influyen sobre la espontaneidad.

15.4.

POSIBILIDADES DE INVESTIGACION
DE LA INICIATIVA

Experimentamos la iniciativa en la autoobservación y a través del interrogatorio de otras personas, de modo mediato, a
través de las actividades afectivo-cognitivas, sensoriales, motoras, etc., dependientes de la iniciativa .
. La situación de la iniciativa se deduce a partir de la observación del comportamiento, en corte transversal y longitudinal.
La «vitalidad» individual, la riqueza en ocurrencias, la fluidez y
la movilidad del lenguaje y de la emotividad, así como la motórica en su conjunto, informan acerca de la situación de la
iniciativa.
15.5.

PSICOPATOLOGIA FORMAL
DE LA INICIATIVA

15. 5.1.
Pobreza
impulsos.

DESCRIPTIVA

Disminución de la iniciativa
de impulsos, falta de impulsos, inhibición

de los

La usual diferenciación entre pobreza de impulsos e inhibición de los
mismos no puede llevarse a cabo de modo unívoco y por ello no la establecemos.

Al examinador se le pone de manifiesto la pobreza de impulsos en la falta de espontaneidad que llega hasta la apatía,
de la motórica reducida y en ocasiones lentificada, del modo
de hablar uniforme, falto de modulación monosilábico, pobre
en ocurrencias, de la deficiente atención, de la estimulabilidad
dificultada en general. La falta de disposición y capacidad para
adoptar decisiones, así como la falta de voluntad (abulia), caracterizan a estas personas. Los pacientes con grave pobreza de
impulsos, si se les abandona, se suman en ocasiones en sí mismos
y permanecen mudos e inmóviles (estupor).

Iniciativa

15.5.2.

305

Aumento de la iniciativa

Las personas con aumento de la iniciativa se comportan de
un modo distinto al suyo individualmente típico: muestran más
vivacidad que habitualmente, presentan más impulsos y espontaneidad, se les ocurren más cosas, hablan más y más deprisa,
son más activas en cuanto a movimientos. Algunas se sienten
también inquietas. Se hallan en movimiento constante, corren
de un lado a otro, se frotan las manos, realizan movimientos de
rascarse y de lavarse, tamborilean con los dedos, etc. En casos
graves, la inquietud aumenta hasta una grave agitación generalizada y hasta la agitación furiosa. El impulso incrementado
a hablar, unido con frecuencia a un más rápido flujo de palabras, es designado como logorrea.

15.6.

APARICION DE LAS ANOMALIAS
DE LA INICIATIVA

15.6.1.

Peculiaridades características
de la personalidad por parte del nivel
de la iniciativa

Las personas pobres en impulsos están faltas de energía, son
paradas, poco activas, de vitalidad escasa, obtusas, indiferentes
o flemáticas, pobres en decisiones o también abúlicamente pasivas. La distinción entre desarrollos psicopáticos (determinados
por la disposición, «constitucionales») y neuróticos (basados en
circunstancias biográficas) es imposible en muchas ocasiones.
El polo contrario lo constituyen los hipomaníacos activos
(KRETSCHMER, 1961), los hipertímicos, las personas enérgicas,
activas, capaces de grandes rendimientos.

15.6.2.

Trastornos adquiridos de la iniciativa

Disminución o aumento de impulsos (o bien, desinhibición
de los mismos) debido a:

306

a)
b)
e)

d)
e)
/)
g)

Introducción a la psicopatologta general
enfermedades somáticas generales;
en trastornos endocrinos;
enfermedades cerebrales difusas;
lesiones cerebrales regionalmente circunscritas;
en psicosis funcionales (endógenas);
trastornos de la espontaneidad psicorreactivos, neuróticos y psicopáticos;
influencia farmacológica sobre la iniciativa.

a) En todas las enfermedades somáticas graves (consuntivas): infecciones, carcinomas, hemopatías y en enfermedades
metabólicas (p. ej., cirrosis hepática, insuficiencia renal) tiene
Jugar una disminución de la iniciativa.
b) En enfermedades del sistema endocrino (trastornos del
equilibrio hormonal) se desarrolla el llamado psicosíndrome endocrino (BLEULER). Aparte .de una alteración de la afectividad
(distimias) se caracteriza sobre todo por trastornos de la espontaneidad. y, en ocasiones, también de algunas pulsiones. En la
insuficiencia hipofisaria, en la hipofunción tiroidea (hipotiroidismo), de la corteza suprarrenal (enfermedad de Addison),
de las gónadas (hipogonadismo) está disminuida la iniciativa.
La hiperfunción del tiroides (hipertiroidismo) da lugar a un
aumento de impulsos, que en ocasiones llega a una inquietud
generalizada de alto grado.
c) En lesiones cerebrales crónicas difusas del adulto se desarrolla el llamado psicosíndrome orgánico (BLEULER), el cual, en
estadio avanzado, junto a los trastornos de la rememoración (psicosíndrome amnésico) y la pobreza de pensamientos, se caracteriza esencialmente por trastornos afectivos y disminución de·
impulsos, en el sentido de falta de espontaneidad, embotamiento,
apatía y también, en ocasiones, por estados episódicos de inquietud. En el llamado síndrome apálico (KRETSCHMER, 1940), con
rigidez descerebrada en lesiones gravísimas de la totalidad del
cerebro, se extingue finalmente toda espontaneidad por parte
del enfermo.
En las lesiones cerebrales difusas infantiles puede desarrollarse una oligofrenia profunda, a veces con intensa y persistente
acentuación de la motórica y agitación constante (eretismo). Se

Iniciativa

307

habla entonces de oligofrenia erética. Existe también eretismo,
sin oligofrenia, en el minimal brain damage (lesiones cerebrales
mínimas). Otros oligofrénicos pueden ser apáticos, poco reactivos, «parados».

d) En las lesiones cerebrales localizadas se puede establecer
el llamado psicosíndrome cerebral local (BLEULER), el cual es
semejante al psicosíndrome endocrino por su cuadro clínico,
aparte de por alteraciones del estado de ánimo y de las pulsiones aisladas (p. ej., hambre devoradora, actos sexuales compulsivos), por una intensificación o una disminución de los impulsos. Al parecer son, sobre todo, las alteraciones de las partes
basales del lóbulo temporal (p. ej., tumores, hemorragias, focos
cnccfalíticos), así como en el mesencéfalo y el hipotálamo (comprendidos en el sistema límbico), las que pueden ocasionar estos
trastornos del comportamiento.
Se discute hasta qué punto pueden provocar manifestaciones psi copatológicas' de déficit las alteraciones en otras zonas cerebrales, que serían
específicas (y .susceptibles de diagnóstico topológico). Así se han descrito
el modo de ser apático-indiferente,
la indolencia y el embotamiento
afectivo en lesiones de la convexidad del lóbulo frontal 2, la desinhibición
(irritabilidad, crisis de furor) y la destrucción de los sentimientos éticos
y estéticos, así como, en ocasiones, un afán· burlonamente bobo de hacer
chistes (maria) en lesiones de la base del lóbulo frontal (lesiones de la
circunvolución orbitaria). Con respecto al diencéfalo sería característica
una periodicidad entre pobreza de impulsos e impulsos normales, que iría
acompaña por una conservación
de la capacidad autorreflexiva del enfermo. En enfermedades de los ganglios basales (enfermedad de Parkinson, corea de Huntington) tienen también lugar, en los estadios avanzados, una disminución de la espontaneidad y un embotamiento.

e)

Modificaciones de la iniciativa en las psicosis funcionales.

Esquizofrenia
En la esquizofrenia aguda, las modificaciones de la iniciativa llaman la atención, en primer término, en la llamada esquizofrenia catatónica. Se suele diferenciar entre la forma estupo2 La intervención quirúrgica denominada leucotomía, que ocasiona lesiones en la circunvolución del cíngulo, en las vías fronto-talárnicas. etc.,
busca provocar también un embotamiento con respecto a penosas distimias depresivas, a impulsos obsesivos y a dolores graves y persistentes,
rebeldes a otros tratamientos.

Introducción a la psicopatología general

308

rosa-acinética y una forma hipercinética: la agitación catatónica.
En la esquizofrenia crónica se observa con frecuencia una pobreza de impulsos. Existen numerosas tentativas destinadas a con­
cebir el defecto de la iniciativa de los esquizofrénicos crónicos
como un trastorno central del «proceso esquizofrénico. En ello
no hay que dejar de tener en cuenta que, debido a la hospitalización permanente en el medio protector y poco estimulante
representado por un centro psiquiátrico puede resultar «cultivado» cierto déficit de iniciativa (institucionalismo, hospitalismo).

Psicosis afectivas
La manía se caracteriza por un exceso de espontaneidad, por
un aumento del sentimiento de vitalidad, por riqueza de ocurrencias, participación interesada, aumento y aceleración del flujo
de palabras (logorrea) y también, en ocasiones, por una grave
agitación (furor maníaco).
La depresión, en cambio, está caracterizada por una disminución de la iniciativa, aminoración de los sentimientos vitales,
sensación de debilidad, falta de energía y de iniciativa, incapacidad de decisión, pobreza en ocurrencias e inhibición del pensamiento, desaparición
del interés, pobreza de movimientos que
pueden llegar hasta el designado estupor depresivo. La llamada
depresión agitada se manifiesta por excitación e inquietud constantes. El aumento de espontaneidad, vacío y no control, da
lugar a gemidos estereotipados, suspiros, lamentos, por retorcerse los dedos, dar vueltas de un lado a otro.

/)

Trastornos psicorreactivos y neuróticos de la iniciativa

Ya en una tristeza o una pesadumbre incluidas por completo
en la esfera de lo normal tiene lugar, con frecuencia y de modo
transitorio, una pérdida de iniciativa. Tras graves experiencias
traumatizan tes, como, p. ej.: estancia en campos de concentración (MATUS s EK, 1971; V. BAEYER y cols., 1964) y en desarroIlos neuróticos, principalmente de índole depresiva, en obsesiones (sobre todo en ideas obsesivas) y fobias se da con frecuencia
una disminución de la espontaneidad.
Esto puede hallarse especialmente acentuado en el llamado
neurótico residual, en la neurosis cronificada, en gran medida
fijada (ERNST, 1959).

Iniciativa

309

Influencia farmacológica de la iniciativa
Los hipnóticos provocan una disminución de la espontaneidad, cansancio y sueño. La cafeína (café, té) y la nicotina son
estimulantes que se emplean en todo el mundo. Los llamados
psicoestimulantes o psicoenergizantes (anfetamina, metilfenidato) dan lugar, de modo transitorio, a un desarrollo de la iniciativa. También algunos antidepresivos (como, p. ej., la amipramina) pueden aumentarla. Los llamados neurolépticos, en cambio, conducen a un apagamiento de impulsos y, en dosis elevadas, a una paralización de la espontaneidad.
g)

16.

16.1.

MOTORICA

DEFINICION

Motórica es la actitud, el reposo y el movimiento del ser
humano actuante.
A través de la mímica, los gestos, la actitud, los movimientos
aislados y las secuencias combinadas de movimientos se expresa
su modo de ser, la consciencia acerca de sí mismo, su estado de
ánimo, inteligencia, estado de vigilancia, orientación, voluntad,
sus pu)siones, etc.
16.2.

FUNCION

La rnotórica es comportamiento y el comportamiento es una
función de la experiencia. Adoptamos una actitud y actuamos.
Tan sólo podemos hacer ambas cosas como personas totales.
Manif estamos el propio existir en nuestro comportamiento reposado o en movimiento (emoción), voluntario o involuntario, en
nuestra actitud inmóvil o móvil.
El comportamiento motor tan sólo artificialmente puede separarse de la totalidad del «ser ahí» humano (del comportamiento verbal, cognitivo, gnóstico, afectivo, conativo, etc.). Nos
proporciona una imagen del hombre viviente y animado, del
modo como se encuentra en su mundo, de cómo escucha, se
apercibe y responde a la apelación de .personas y cosas.
El lenguaje corriente refleja todo lo anterior muy a menudo. Así se
dice, "lleva la cabeza bien alta", "tiene los pies en la tierra", "se man-

Motórica

311

tiene", "mantiene una postura", "pierde la cara", "se mantiene a sí
mismo", "hace frente a las dificultades y a la vida", "va tirando como
puede ", "se sitúa por encima de las personas y las cosas", "se pone
por encima de los demás" (es arrogante), "coge las cosas al vuelo",
"cambia su postura ante la adversidad", "se aparta de un acuerdo o de
un grupo", "se retrae", "huye de algo", "hace frente a las cosas y a las
personas", "se aproxima a ellas", "es emprendedor", "asume las cosas
con valor, impetuosamente,
tímidamente,
correctamente, al revés",
"sabe manejar las cosas", "va derecho por la vida" (ver STRAUS, 1960 ),
"roto", "abrumado",
"se evade", "se encoge", "se retuerce", "se
arrastra", "cae de bruces", "se somete", "está volado", "se encuentra
en una situación comprometida", "está tenso", "está ofuscado", "anda
a tontas y a locas", "no sabe por dónde se anda", ha perdido la cabeza.
Un niño es educado, quizá reprimido. Quien es dueño de sf mismo,
sabe refrenarse. Un sujeto orgulloso es una persona "estirada". Un individuo con poco sentido de la realidad "está en las nubes" (BINSWANGER, 1949 ). Otro sabe abrirse paso, es un "trepa". Otro está "abatído", le han "aplastado". Uno es persona dura, rígida, otro en cambio
es flexible. Alguien se comporta o piensa de un modo "retorcido".
Forzamos a otros a una determinada situación o nos consideramos a
nosotros mismos en una situación definida. Levantamos el ánimo de
otros con nuestro consuelo, le apoyamos. Un malhechor, un delincuente "asalta" a alguien. Un asesino "abate" a otro. Alguien que ha
fallecido, "abandonó este mundo". Alguien capta bien las cosas, descubre algo. Un sujeto puede indicar relaciones, apoyar su punto de vista,
emitir un juicio. Un necio no es capaz de aclarar sus ideas. Un sujeto displicente deja que sucedan las cosas, otro, en cambio, las maneja, se enfrenta activamente con ellas. Alguien "pone mala cara", o bien "mantiene bien abiertos los ojos y los oídos", o "cierra los ojos" ante algo. Un
sujeto "no pierde algo de vista". Cualquiera que se aparte de los demás
debe vivir separadamente o es considerado como "extravagante".

Gran parte de la motórica cursa involuntariamente, sin reflexión alguna, sin intención, sin esfuerzo. Adquirimos muchas
habilidades mediante el ejercicio y las llevamos luego a cabo
de un modo «automático», como actos complejos (p. ej., nadar,
montar en bicicleta, conducir un coche), sin necesidad de vigilar constantemente los movimientos que vamos ejecutando.
~

16.3.

FUNDAMENTOS

...

~·············--·-----,;;;;.;..

Dr. L1zardo Cruzado Ofaz
MEDICO PSIQUJATR/l,

C.M.P.3597$3

R.N.E. 17189

Los fundamentos de la motórica son los sistemas motores
nerviosos centrales y periféricos: el sistema de vías piramidales
(motórica voluntaria), el sistema extra piramidal (motórica involuntaria), el juego conjunto de vías nerviosas aferentes y efe-

312

Introducción a la psicopatología general

rentes, el aparato locomotor constituido por huesos, articulaciones, tendones y músculos.
Toda persona posee su propia motórica, que le caracteriza y
que constituye en él un rasgo heredado, desarrollándose en el
transcurso de ·su vida y con arreglo a su idiosincrasia personal
y a los usos, normas y modelos de su grupo. Está influida por
su correspondiente constitución general. Reconocemos al sujeto
preocupado, o triste o alegre, etc., no sólo por sus palabras,
sino más bien, conjuntamente, a partir de sus movimientos expresivos: su mímica, sus gestos, el ritmo de sus movimientos, la
elasticidad o la premiosidad de los mismos, por la actitud de su
cabeza y de su tronco, etc. (véase también: Iniciativa).
Aprendemos pronto la motórica, con arreglo a esquemas congénitos y a través de la imitación. la mímica y los gestos de la
madre, el actuar palpando, agarrando, sosteniendo, etc. Es decisiva en el desarrollo de la consciencia acerca de sí mismo
(véase).
16.4.

EXPLORACION

Observación de los movimientos espontáneos y ejecutados
según órdenes. Hallazgos de la exploración somática (neurológica). En psiquiatría clínica es importante la observación del
enfermo fuera de la situación de diálogo con el médico, al estar
junto con los demás pacientes, con los familiares, durante los
paseos. al practicar ejercicios físicos, al jugar, durante fiestas,
en el trabajo, etc. Con frecuencia esto no se tiene lo suficientemente en cuenta.
Como ejemplos de posibilidades de descripción véase 16.2.
16.5.

PATOLOGIA DE LA MOTORICA

La descripción aislada de los trastornos de la motórica no debe inducir, tampoco aquí, a considerar como manifestaciones aisladas las rarezas y desviaciones. Más bien hemos de considerarlas, en cada caso, como
lo que son: manifestaciones de los modos humanos y totales de vivenciar
y comportarse. Casi siempre, incluso en sus más raras modalidades, constituyen alguna forma de comunicación a nuestro respecto, que nos importa comprender, a fin de lograr apreciar la realidad viviente del
enfermo.

Motorica

313

El conocimiento de los trastornos neurológicos y ortopédicos
de los movimientos es condición previa para la diferenciación
de trastornos de la motórica que poseen importancia psicopatológica. Ello hace posible, en primer término, la separación ·
entre apraxias, parálisis, cojeras y otras anomalías motoras orgánicas y psicógenas. Hay que conocer la pobreza de movimientos, la rigidez y la actitud corporal general de los parkinsonianos, los movimientos involuntarios, irregulares, masivos en el
corea, los movimientos lentos, hiperextensores de la atetosis y
los rotatorios en la distonía de torsión. Puede resultar difícil
diferenciar entre las formas mitigadas de un corea de Huntington que comienza y unos trastornos psicógenos, y pueden confundirse erróneamente manifestaciones semejantes a tics, como
psicógenas.
El tortícolis puede deparar asimismo dificultades para el
diagnóstico diferencial. Puede aparecer a causa de un reumatismo, pero también, ocasionalmente," como postura anormal en
psicosis (catatonia).

16.5.1.

Patrones motores

La diferenciación de los trastornos del movimiento puede
resultar difícil, sobre todo allí donde, en enfermos cerebrales,
surgen secuencias primitivas filogenéticas u ontogenéticas
de
movimientos, en forma de Jos llamados patrones motores (KRETSCHMER; 195.3, 1958): mascar, tragar, chascar la lengua, lamer,
succionar (captación oral), frotar, rascar, movimientos en círculo, patalear, pueden aparecer en las enfermedades cerebrales
deterioran tes de la f ndole más diversa, junto con el síndrome
amnésico, así como también en los llamados ataques psicornotares de la epilepsia del lóbulo temporal.

16.5.2.

Tic

Movimiento casi siempre uniforme (estereotipado), repetido,
correspondiente a la mímica o los gestos. que es reiterado de un
modo compulsivo, es decir: sin poder ser reprimido por la

314

Introducción a la psicopatología general

voluntad, con diversa frecuencia
estado y tensión de ánimo. Entre
de incluirse también el llamado
Se trata de trastornos psicógenos

16.5.3.

e intensidad, dependiendo del
los tics en sentido amplio puecalambre de los escribientes.
(neuróticos).

Síndrome de Gilles de la Tourette
(«mala die des tics»)

Trastornos en forma de tics correspondientes a la mímica, a
Ja gesticulación, consistentes en muecas, encogimiento de hombros, movimientos de lanzamiento con los brazos, etc. También
en emisión de sonidos inarticulados (gruñidos, chasquidos de
lengua) y, a veces, de palabras obscenas (cacolalia).
El síndrome de Tourette surge por diversas causas: en enfermos con deterioro cerebral, así como en otras psicosis (p. ej.,
psicógenas).

16.5.4.

Hipocinesia, acinesia, estupor

Pobreza de movimientos (hipocinesia) que puede llegar hasta
la inmovilidad (acinesia) en el estupor.
Los movimientos espontáneos o que se realizan al ser ordenados se hacen más raros, el enfermo no muestra tampoco movimientos mímicos, o apenas los lleva a cabo (hipominia y amimia). Cuando la inmovilidad es completa, permanece también
casi siempre mudo (mutismo). Los enfermos, con frecuencia, no
miran a nadie, pero pueden también mirar a su alrededor. La
expresión facial puede ser a veces indiferente y, en todo caso,
difícil de interpretar, pero también suele denotar sufrimiento
melancólico, grave pesadumbre y perplejidad o angustia. Los
estuporosos especialmente angustiados pueden dar asimismo la
impresión de hallarse «tensos»; con frecuencia parece como si
en cualquier momento pudiesen pasar a una acción súbita (ataque o huida).
En ocasiones los enfermos rechazan los alimentos, e incluso
el agua, haciendo precisa la alimentación artificial. Algunos se
mueven aún para hacer sus necesidades. Otros muestran inconti-

Motórica

315

nencia de esfínteres, pero también puede haber retención de
orina y heces, haciendo necesarios sondajes y enemas.
En la mirada y en la musculatura, casi siempre tensa, se advierte que el enfermo permanece vígil. Con frecuencia no resulta posible establecer un juicio seguro acerca de la claridad
de consciencia en el estupor. Cuando ha cesado éste, algunas
veces es posible hablar con el enfermo acerca de su vivencia
durante el período de estupor e informarse sobre el mismo.
El estupor no constituye tampoco un signo fundamentalmente
nuevo: también se dan estados semejantes en sujetos sanos sometidos a terrores súbitos, a gran angustia y perplejidad, así
como durante el pánico (compárese con el reflejo de «hacerse
el muerto» de los animales perseguidos).

ta usas
Ya que durante el estupor es imposible entrar en comunica. ción con el enfermo o tan sólo puede hacerse muy difícilmente,
con frecuencia resulta complicado su diagnóstico diferencial y,
en muchas ocasiones, no puede realizarse sin exploración neurológica y sin anamnesis (EEG).
16.5.4.1.

ESTUPOR EN LA ESQUIZOFRENIA
(ESTUPOR CATATONICO)

El estupor catatónico debe entenderse como un quedarse rígido de angustia, terror y perplejidad bajo una gravísima amenaza a la consciencia acerca de sí mismo en sus diversas dimensiones (véase). Aquel que no sabe ya si vive aún, aquel que
no está ya seguro de sí mismo como ser que vivencia y actúa
y ha perdido su propia identidad puede quedar rígido de estupor.
Así, pues, cuanto conduce a una nueva certeza del vivenciarse a sí mismo puede ejercer. un efecto terapéutico sobre el
estupor catatónico: aquel que ha. perdido la identidad consigo
mismo, puede a veces cerciorarse de nuevo de su identidad al
llamarle espontáneamente por su patronímico ( ! ) . A otro enfermo se le puede ayudar a recuperar la actividad de su Yo si
se le acompaña haciendo con él gimnasia, ejercicios respiratorios .. etc. Es evidente que cuando un sujeto está tan gravemente

Introducción a la peicopatologta general

316

afectado no basta ya, con frecuencia, con un simple abordaje
terapéutico verbal. No es suficiente un tratamiento mediante
neurolépticos o electrochoque, sino que hay que poner. interés
en establecer comunicación con él.
Ejemplo:
P 22 (esquizofrenia):
Se trata de un paciente joven, en subestupor. Cuando le digo, por
sorpresa: «{Oye, Werner! », murmura tras un largo silencio: «Sí, cuando me llama usted de este modo, vuelvo a saber quién soy.»
A este mismo enfermo le ayudó también el señalarle y nombrarle los
distintos miembros, de cuya coherencia unitaria no disponía ya en la
ruina de la consistencia de su Yo. Con estas medidas se volvió a sentir
de nuevo a sí mismo, se volvió a encontrar a sí mismo.

Otros enfermos pueden ser sacados con más dificultad de su
estupor. Aun cuando no reaccionen en absoluto visiblemente,
les sienta bien, según podemos enterarnos después, el hecho de
no dejarles solos en tal estado, sino permanecer junto a ellos y
hablarles. En ocasiones se consigue caminar con ellos un par
de pasos y entonces ya se ha avanzado algo desde el punto de
vista terapéutico abriendo el camino hacia el mundo común.
Otros estupores catatónicos tienen como base la superación,
la fijación de vivencias alucinatorias y delirantes, p. ej .. en el
éxtasis.
16.5.4.2.

ESTUPOR
ESTUPOR

EN LA MELANCOLIA
QEPRESIVO

GRAVEMENTE

INHIBIDA:

El predominio de angustia y sentimiento de culpa, de la desvitalización y del abatimiento, de la perplejidad grave y de una
total incapacidad de decisión, con una absoluta carencia de impulsos, puede asumir tales proporciones que el enfermo quede
estuporoso.
Como muestra la experiencia, la relajante comunicación psicoterapéutica con un paciente en estupor depresivo puede resultar mucho más difícil que con un catatónico.

Motórica
16.5.4.3.

EL ESTUPOR COMO REACCION
ESTUPOR PSICOGENO

317

INMEDIATA:

En ciertos casos, el estupor puede surgir como reacción a un
shock grave, al terror, en el pánico. El paciente está paralizado
por el miedo. Esto se produce en ocasión de catástrofes, al quedar anonadado por malas noticias (muerte de un hijo, abandono
por un ser querido), pero también, p. ej., antes de un examen )
durante el mismo (estupor de examen).
16.5.4.4.

ESTADOS SIMILARES AL ESTUPOR
EN EL TIPO DE REACCION EXOGENA

AGUDA

Se presentan, p. ej., en intoxicaciones (estupor farmacógeno,
neurolépticos), en la encefalitis, en la epilepsia.
Precisamente, esta clase de estupores hacen ver la necesidad
de proceder a una detalla exploración neurológica, internista,
etcétera, en todo enfermo que los padece.

Según su naturaleza, el estupor puede durar desde minutos
a horas, e incluso semanas. Ello depende no sólo de su clase,
sino de la posibilidad de encontrar la terapéutica adecuada.

16.5.5. Hipercinesie, agitación catatónica, raptus
En ocasiones, los catatónicos pueden salir bruscamente de
su estupor para caer en una grave agitación (raptus), durante la
cual intentan huir, gritan, golpean, corren ciegamente contra
puertas y paredes o atacan a los que tienen a su alrededor.
Otros signos de agitación consisten en correr de un lado a
otro, saltar, hurgar con los dedos, revolver las ropas de la cama,
retorcerse las manos, arañarse a sí mismo (que se da en ocasiones en los depresivos agitados), gemir, insultar, lanzar ruidosas carcajadas sin venir a cuento.
Muchos de los signos de la agitación se pueden observar también en oligofrénicos eréticos. También pueden tener lugar automu tilaciones.
La tempestad catatónica de movimientos ha de entenderse
como una expresión de angustia *. Es una carrera desesperada
*Ver KIELHOLZ, P.: Angustia, Madrid, Morata, 2ª edición, 1987.
(N. del T.)

318

Introducción a la psicopatología general

destinada a sentirse aún a sí mismo, para asegurarse acerca de
la propia posibilidad de actividad (véase: consciencia acerca de
sí mismo). Es importante tener esto en cuen\a por lo que se refiere a un empleo diferenciado de los psicofármacos: los neurolépticos pueden actuar aquí empeorando el estado; aumenta la
desesperación y la agitación exige entonces las dosis máximas.
Preferentemente, y siempre que ello resulte posible, debe encauzarse la agitación hacia otras actividades (p. ej.: gimnasia, balón
médico, etc.). En ocasiones se trata de una huida, por pánico,
ante perseguidores alucinados o bien de una transformación súbita de la huida en ataque.

16.5.6.

Muecas, gesticulaciones, paramimia

Se producen más bien en la catatonia esquizofrénica. Parte
de estos síntomas se hallarían en relación (como sucede en ciertas hipercinesias y estereotipias) con la alteración de Ja consciencia acerca de sí mismo: con un no sentirse ya con seguridad
a sí mismo y luchar convulsivamente en contra de ello. Otras
posibilidades de comprensión se ponen de manifiesto cuando se
piensa en la mímica de sujetos perplejos, abatidos, inhibidos.
confusos, absortos, torturados, sarcásticos, indecisos, arnbivalentes, etc.

16.5.7.

Persistencia en una postura (catalepsia),
estereotipia postural

Mantenimiento rígido de una actitud no natural, que conservan los enfermos durante mucho tiempo. Apenas no se manifiesta más que en aquellos casos en los que los enfermos no
son atendidos terapéuticamente de manera suficiente.
A veces perseveran, durante mucho tiempo, en aquellas posturas en las que pasivamente se les ha colocado y se comportan
como si fuesen de cera, como autómatas (flexibilidad cérea).
Estos síntomas constituyen expresión de un trastorno de la actividad del Yo. La terapéutica más importante consiste en una

M otorica

«Comunidad activa», (BLEULER), en gimnasia,
creador.

319

juegos, trabajo

Causas
Sobre todo en equizofrenias catatónicas,

16.5.8.

Negativismo

Algunos enfermos se oponen firmemente a cualquier movimiento que se les ordena o se les quiera impartir. Se puede distinguir entre un negativismo «pasivo» y un negativismo «activo»,
que consiste en hacer lo contrario de lo que se solicita. Cabe
sospechar que confrecuencia esto tiene como fundamento una
consciencia de actividad del Yo amenazada, ya que todo movimiento impuesto es experimentado como avasallamiento y provoca resistencia.

16.5.9.

Estereotipias motoras

Se trata de movimientos uniformemente repetidos, de índole
diversa. Pueden ser movimientos simples (p. ej.: frotar, rascar)
o secuencias de movimientos más complicados.
Las estereotipias más simples (resoplar, frotar; empujar) se
observan con mayor frecuencia en enfermos cerebrales (p. ej.:
atrofia cerebral, arteriosclerosis cerebral, encefalitis). Surgen en
un síndrome psicorgánico, en tipos de reacción exógena aguda
y, también, en ocasiones, en manifestaciones focales cerebrales.
Las estereotipias complicadas las observamos sobre todo en
esquizofrénicos catatónicos. Es preciso comprenderlas (lo cual
no siempre se logra de modo unívoco), informándonos acerca
del vivenciar del sujeto afectado (véase: consciencia acerca de
sí mismo).

320

Introducción a la psicopatologia

general

Ejemplo:
P 22 (esquizofrenia):
Este joven, en su estado subestuporoso, traza constantemente lentos
movimientos circulares con. las manos extendidas ·ante sí. Al preguntarle
por qué hace esto, dice finalmente: «Porque entonces sé que aún puedo
moverme.» Esta estereotipia sirve al enfermo para asegurarse acerca de
sí mismo, dentro de su amenazada actividad del Yo. El movimiento reiterado le proporciona la posibilidad de asegurarse constantemente.
Este enfermo, en ocasiones, realiza respiraciones forzadas, hiperventila.
Lo hace a fin de saber que vive aún. La elemental función de recambio
de aire es repetida forzadamente para asegurarse acerca de sí mismo.

En los catatónicos se observan con frecuencia movimientos
estereotipados de las manos, permaneciendo los enfermos con
la mirada fija sobre las mismas. Y a que las manos y la cara
poseen especial importancia en la consciencia acerca de sí mismo, es posible que tales movimientos sirvan también al autoaseguramiento de las propias posibilidades de actividad y de la
identidad propia.
Esta hipótesis queda confirmada por la eficacia terapéutica,
en ocasiones sorprendente, lograda por los contactos espontáneos de las manos por parte del terapeuta o bien en ejercicios
gimnásticos realizados en común (cinesiterapia).
Las estereotipias que han quedado, por así decir, grabadas
de un modo crónico ocasionalmente pueden conservarse durante
años (en caso de terapéutica insuficiente).
Ejemplo:
P t 69 (esquizofrenia):
El enfermo no pronuncia apenas una palabra desde hace años y no
comunica de un modo inteligible. Realiza aplicadarncnte su trabajo.
Cada vez que se le saluda levanta Ja mano para responder y gira al mismo tiempo sobre su propio eje. Después de más de treinta años se logró
descifrar su «lenguaje secreto» neologístico. Era incapaz de comunicarse
ni decir qué es lo que le obliga a estas curiosas paracinesias. Tiene que
girar siempre hacia Ja derecha en 360º al saludar, al acostarse, al sentarse,
tras haber hecho girar previamente del mismo modo los cubiertos y la
silla. Aparte de e11o tiene que realizar un movimiento hacia atrás y
arriba: con el tronco y Ja cabeza y el brazo levantado o al menos rudimentariamente con la cabeza, con las cejas, con la nariz, espirando al

Motórica

321

mismo tiempo el aire y cerrando los ojos. Este complicado ritual de
evitación tiene el significado siguiente: el giro hacia la derecha impide
la desviación hacia la izquierda (=malo= no ser ya, «flexión», «daño»).
Si hubiese una flexión hacia la izquierda «el tiempo ya no sigue» (es
decir: la vida se para, su existencia no se temporaliza). Su mundo está
Jleno de signos negativos, que «le pinchan los ojos» y que «hacen daño».
Para evitar esto hace el movimiento hacia atrás y arriba.
Entre las estereotipias se incluye también el constante ir y venir,
comparable al de un animal salvaje encerrado en una jaula. Esto ya
apenas se desarrolla en clínicas ·bien 11evadas. Este «dar vueltas» estereotipado tiene también, quizá, el sentido de delimitar un «territorio»
propio en el espacio. Otras estereotipias pueden ser actitudes de defensa
contra alucinaciones cenestésicas, otras movimientos de perplejidad, de
«apartar del pensamiento», etc. (KLASI, 1922).
El modo de hablar (verbigeración) .. la escritura, el dibujo, la pintura
de ciertos esquizofrénicos pueden ser estereotipados.

16.5.10.

Ecopraxia (imitación de posturas
y movimientos)

El enfermo imita automáticamente, como un eco, los movimientos que se realizan ante él (sobre todo los correspondientes
a las extremidades). A veces pueden darse repeticiones, en eco,
de palabras y frases (ecolalia).
Este síntoma se observa más bien en esquizofrénicos y depende del trastorno de la actividad del Yo. Aquél que no se
experimenta ya a sí mismo como actuando de un modo intencional, tiende a imitar los movimientos de los demás (síntomas en
eco) o a repetir movimientos ya iniciados (estereotipias) o bien
a defenderse contra movimientos impuestos (negativismo).
Ejemplo:
P 21 (esquizofrenia):
«Cuando veo a otros y les oigo hablar, puede suceder . que hable y
me mueva igual que ellos y luego tengo miedo de ser los otros. Sé que
no es así, pero sin embargo tengo miedo.
Cuando veo a alguien que cojea, tengo que caminar más despacio.»
Los síntomas en eco se dan cuando están amenazadas la actividad y
la identidad del Yo.

3 22

Introducción a la psicopatolog ia general

16. 5.11.

Comportamiento extravagante
e inadecuado

Se denomina así a un comportamiento insólito, no adecuado a la situación y que se aparta del estándar determinado cultura] y socialmente.
Se incluye aquí el comportamiento «grosero», «ordinario»
(escupir, eructar, ventosear, etc.) o un modo de hablar grosero.
Comportamiento demasiado «confianzudo».
Adopción de posturas y conservación de las mismas que no
corresponden a los usos y costumbres locales. (En inglés: posturing.)

Amaneramientos: gestos amanerados, estilizados, en muchas
ocasiones demasiado «finos». Pueden ser también amanerados
el modo de hablar, la escritura, los dibujos y pinturas.
Algunos enfermos interrumpen un movimiento ya iniciado,
vuelven a retirar la mano que llevaba la cuchara a la boca o se
quedan detenidos a medio camino (inhibición de la intención,
ambitendencia, influencias «extrañas»; véase: actividad del Yo).

Ll!MRDO

CRUZADO DÍAZ

MÉDICO PSIQlJIATRA
CMP 36978 RNE 17189

17.

AGRESION

17.1.

DEFINICION

Agresión

(comportamiento agresivo): ataque verbal
hecho a otros seres vivos o cosas.
Agresividad: disposición a agresiones, combatividad.
17.2.

o de

FUNCION

Agresión procede del latín ugredio x: acometer, es, por tanto,
acometer con cierta energía y propósito a seres humanos o
cosas.
Agresión, en este sentido amplio, que en modo alguno es
solamente destructivo, constituye una parte esencial de nuestro
comportamiento interhumano en general. Es necesaria para la
conservación propia y de la especie. La agresión, en este sentido lato, es algo ·de que precisa todo animal para mantener su
papel en el grupo, para conservar su puesto (territorio, madriguera, nido, lugar de reposo, terreno de caza o de pasto) o bien
para conquistar a su pareja y conservarla· (luchas en época de
celo).
También en el hombre es necesaria una cierta agresividad:
una disposición para acometer enérgicamente a personas y cosas,
para afirmarse en general en el mundo, para abrirse paso en la
vida, para conquistar una carrera personal o profesional (rol,
rango, competencia) mediante la acometida, Ja conquista y el
dominio de las posibilidades, tareas, resistencias, etc., que van
apareciendo. La agresividad, así entendida, hace que el sujeto

Introducción a la psicopatología general

3 24

esté dispuesto a enfrentarse con problemas, a acometer una tarea, etc.
No obstante, este concepto amplio de agresividad se funde
por completo con el concepto supraordenado de actividad general (disposición a la acción, iniciativa). A fines etológicos y psicopatológicos y, especialmente, a fines forenses, es preferible un
concepto más reducido de agresión. Agresión es el comportamiento que tiene como meta o finalidad expulsar, ofender, herir
o matar a una persona, un animal o una cosa. Al comportarniento agresivo corresponden los estados afectivos de ira, furor o
enfado, así como de miedo (agresión desesperada cuando alguien
es empujado a un callejón sin salida).

En la literatura destacan esencialmente dos conceptos alternativos sobre la agresión. Revisión de conjunto en AVERILL ( 1983).
La agresión es una pulsián congénita. Así lo aceptan,
por ejemplo, la escuela de LORENZ (LORENZ, 1963, 1969; EmLEmss FELD, 1969) y el psicoanálisis. ADLER hablaba de pulsión
agresiva y FREUD la consideraba como procedente de la pulsión
de muerte: Thanatos. La consecuencia de este concepto con respecto al control de la agresión sería la siguiente: al igual que
todas las demás pulsiones, la agresión ha de ser «descargada»,
«vivida», ya que de lo contrario surgirían «trastornos», en caso
de que no se lograse una represión, una sublimación, etc.
a)

La agresión es adquirida y se trata en ella de una reacción (modelo estímulo-reacción). A través del aprendizaje, mediante la experiencia y como reacción a frustraciones, represiones, pero sobre todo también a agresión, éstas son provocadas.
Esencialmente, la agresión es entendida de un modo psicosociogenético e interpretada a base de la teoría del aprendizaje.
Debe admitirse que uri cierto potencial básico de disposición
a agresiones (agresividad) es propio del ser humano. Depende
mucho de las circunstancias ambientales hasta qué punto dicha
agresión sea vivida o incluso deba ser vivida. Cuando existe una
correspondiente disposición basta ya con un motivo trivia1. No
es correcto hablar de una pulsión agresiva. La agresividad es
más bien subyacente al comportamiento y lo determina en mub)

Agresión

325

chos sectores, entre otros, también el correspondiente al comportamiento agresivo. Por ello, la agresión puede contribuir a
determinar distintos actos pulsionales, a formarlos.
17 .. 3.

REPRESENTANTES

NERVIOSOS

CENTRALES

DE LA AGRESION

Se admite en el diencéfalo la presencia de centros cuya estimulación puede provocar comportamiento agresivo, ataque y
furia y otros cuya estimulación puede amortiguar y reprimir tal
comportamiento (DELG_ADO, 1967; Hss s, 1962).
17 .. 4.

EXPLORACION

La agresión puede deducirse a partir del comportamiento
general. se· manifiesta mediante la, motórica (movimientos, mímica, gestos), en señales sonoras: gritos, amenazas, insultos,
maldiciones, etc.
17.5.

PATOLOGIA

17. 5.1.

Aumento .de la agresividad

Da lugar a impulsos de ataque (raptus).
Paroxismos de insultos.
Furor destructivo.
Actos violentos.
Acceso de furor.

Causas
Habitual como característica de la personalidad: en los
llamados psicópatas irritables. Reviste general importancia desde
el punto de vista forense, ya que tienden a delitos violentos. El
alcohol puede actuar de un modo provocador debido a que
ocasiona una debilidad del control, sobre todo en determina ..
das situaciones (p. ej.: afán de destacar, camorristas tabernarios).
a)

Introducción a la psicopatología general

326

b) Psicorreactivamente: en la ira, cólera, angustia y la
desesperación. Como reacción carcelaria psicógena se conocen
las crisis de furor de los reclusos, acompañadas de una ciega
ira destructiva, golpes y violencia. Las agresiones psicorreactivas son favorecidas por la desinhibición determinada por el
alcohol. En personas inmaduras y a veces, además, intelectualmente subnormales, así como también en dementes (véase: psicosíndrome orgánico) se desarrolla más fácilmente una pérdida
del autocontrol.
e) Neurótica: en desequilibrios neuróticos, en situaciones de la vida cargadas de preocupaciones, en personalidades
narcisistas· y "borderline ", cuando hay unas relaciones interhumanas ricas en tensiones, existe con frecuencia una elevada
agresividad, acompañada de irritabilidad y sensitividad.
d) Psicosis orgánicas: en la embriaguez alcohólica, en estados crepusculares epilépticos. En el parkinsonismo postencefalítico, juntamente con crisis oculógiras (espasmos de la musculatura ocular extrínseca), pueden surgir impulsos· a atacar a
los demás, p. ej.: a intento de extrangulamiento.
·
En lesiones cerebrales generalizadas (psicosíndrome orgánico) a veces tienen lugar intensas agresiones reactivas debidas a
la pérdida de autocontrol (irritabilidad con actos impulsivos).
En el psicosíndrome cerebral local (p. ej., después de traumatismos craneales) se produce una actividad violenta en forma
de raptus, que surge, asimismo, en el psicosíndrome endocrino.
e)· Manía: en la forma agitada de la manía se desarrolla

una violencia con crisis de furor.
/) Esquizofrenia: En la agitación catatónica es de temer la
aparición de actos violentos. En los esquizofrénicos paranoides
(sobre todo con delirio de persecución) se presentan ataques
verbales y de hecho, como defensa o por venganza 1•
Con respecto a los actos violentos de los enfermos mentales, véase
y HAFNER (1973). Entre todos los sujetos que cometen actos violentos se observa, entre Ja población adulta, un 3 por 100 de enfermos
con trastornos mentales propiamente dichos. Los enfermos mentales y los
oligofrénicos no realizan actos violentos con mayor frecuencia que los
mentalmente sanos. Entre los enfermos mentales que los cometen predominan los esquizofrénicos.
1

B6KER

Agresión

3 27

No podemos entrar aquí en la interpretación de la adicción como
agresividad incrementada contra sí mismo. Hemos de aludir, en cambio,
a Ja interpretación del suicidio con autoagresión intensificada, así como
al autolesionismo impulsivo. Ambos pueden surgir en forma de raptus.

g) Suicidio: En un raptus melancolicus con tendencia al
suicidio pueden darse actos suicidas brutales e irreflexivos y
que, por ello mismo, no siempre logran su finalidad, acompañados a veces por inclusión de familiares próximos (casi siempre
el cónyuge o los hijos) (suicidio ampliado).
h) Automutilación impulsiva, p. ej.: autocastración, en

esquizofrénicos, debida a "inspiraciones" delirantes, de matiz
religioso, (defensa contra pulsiones o acto simbólico). Un esquizofrénico se cauterizó los labios y la boca con lejía a fin
de no obedecer la orden de devorar a su madre desgarrándola con sus propios dientes. Otras autolesiones han de interpretarse como reacción a una alterada percepción de sí mismo y, con ello, a una alteración de la percepción del propio
cuerpo. Pero los sujetos pueden ser impulsados también a
autolesionarse debido a ira, desafío, dolor depresivo.
Una anciana depresiva se mutiló la mano con la que había
cometido durante su juventud el pecado de masturbarse. Los.
depresivos agitados se pueden arañar la piel en todo el cuerpo.
Un oligofrénico se arrancó los cabellos (tricotilomanía).
En una de las múltiples y variadas formas de manifestación
del «síndrome de Münchhausen» (que se considera como neurótico), los enfermos se autolesionan repetidas veces (clavándose, p. ej., agujas de forma reiterada) a fin de ser constan temente rehospi talizados.

17. 5.2.

Disminución o bien inhibición ·
de la agresividad

Habitual en determinadas personalidades psicopáticoneuróticas (la llamada inhibición neurótica de la agresión), personas asténicas, «paradas», pasivas.
a)

b)

En todos los padecimientos

corporales debilitantes.

Introducción a la psicopatología general

328

e) Reactivamente
ciones.

en la pena, la aflicción, las preocupa-

En psicosis orgánicas con demencia es frecuente, pero
no siempre existe una disminución de la agresividad cuando
hay una aminoración general de la acti vidad acompañada de
apatía.
d)

e) · Depresión: en casi todas las formas de depresión está
disminuida la agresividad (véase también lo dicho acerca del
suicidio y de los impulsos a la automutilación).
/) En la esquizofrenia crónica se desarrolla una actitud
pasiva, parada, carente de impulso, abúlica y entonces falta en
muchos casos la agresividad.

17.5.3. Agresión y agresividad
En relación con el trato terapéutico y asistencial.
Agresión:
Comportamiento agresivo en palabra y /u obra.
Agresividad:
Disposición a agresiones, tendencia a atacar.
Modos de manifestación:
Estado de ánimo irritable-malhumorado, enfado, ira insultante, quejumbroso-criticante, descontento, punzante,
actos agresivos, modo de ser sombrío-tenso (en ocasiones,
silencio hosco) negativismo.
Para el trato con pacientes agresivos es importante descubrir cuáles son las causas o motivos. Con arreglo a ello se
orientará el comportamiento durante la asistencia y terapéutica. No existen reglas fijas, a modo de recetas, para cada

Agresión

3 29

motivo. Pero la comprensión determina la actitud del terapeuta y ayuda a establecer el correspondiente comportamiento.
NB: Varios motivos pueden contribuir a la agresión.

17.5.3.1. MOTIVOS GENERALES DE AGRESIONES, ES DECIR:
CON INDEPENDENCIA DEL GRUPO DIAGNOSTICO

Ira por estar encerrado, por ver obstaculizada la propia
libertad;
- por la sujección;
--- por la medicación (sobre todo por inyecciones);
ira y enojo por los impedimentos para la vida, por estar
enfermo;
ira y enojo por sentimientos de inferioridad, por vivencias de impotencia;
ira por la propia derrota, acompañada de:
- vergüenza;
- rebelión contra el destino;
- venganza en los demás, en la sociedad;
resentimiento por la enfermedad y los fracasos en la vida
e ira contra todos aquellos a los que no les va tan mal
como al paciente;
reacción a la agresión de otros;
ira acerca de una asistencia deficiente (en relación con
la necesidad), por falta de atenciones, de compasión, de
amor.
17.5.3.2. AGRESION EN ESQUIZOFRENICOS

(Y aparte de los motivos generales)
en los delirios de persecución y perjuicio;
en la interpretación errónea delirante del entorno (en el
falso reconocimiento del entorno);

330

Introducción a la psicopctologta general

en el sentimiento de sentirse dirigido desde el exterior
en el actuar el pensamiento, el sentimiento;
como reacción a alucionaciones acústicas:
- voces que se inmiscuyan;
- voces que insultan;
- voces que azuzan;
como reacción a la proximidad de otras personas, sentida como molesta, opresora, angustiante;
debida a pérdida de la distancia social (trastorno en el
manejo de las dimensiones proximidad/distancia);
por ej.: tomarse demasiadas confianzas con los demás, lo
cual provoca agresiones por parte de éstos. Esto impulsa
al paciente a la agresión;
agresión dentro de un "hacer que se vuelve uno loco"
por venganza, rebeldía, vergüenza.
NB: Agresión como reacción a deficiente percepción de sf mismo
y en especial por trastornos de la vitalidad, la actividad, la consistencia
la demarcación y la identidad del Yo (véase: Representación acerca de
uno .mismo. Hiperactividad, en ocasiones actividad agresiva, para con-

trarrestar una angustia de destrucción, pánico ante la disolución, la de
sintegración, (se trata de un motivo especialmente importante en esquizofrénicos, que es demasiado poco tenido en cuenta, siendo muy
importante en cuanto a la terapéutica).

17.5.3.3. AGRESION EN EL SINDROME PSICORGANICO
NB: debilidad intelectual, cognitiva y mnéstica, labilidad afectiva,
incontinencia afectiva: todo ello predispone a veces a un aumento de
la agresividad.

Ira ante la propia invalidez, las propias debilidad y dependencia, el propio desamparo (por ejemplo, tras apoplejía, afasia, trastorno mnéstico, incapacidad de hacerse entender verbalmente y manifestar deseos);
deficiente modo de captar una situación o de orientarse
dentro de ella;
falso reconocimiento delirante alucinatorio, ilusorio,
del entorno (p. ej.: falso reconocimiento de personas,

Agresión

3 31

delirio de robo, miedo de ser asaltado, robado, sentimiento de perjuicio).
17 .5.3.4. AGRESION EN DEPRESIVOS

refunfuñar, comentarios punzantes, "estar de morros":
agresión no abierta, en especial contra la pareja (NB:
contratransferencia);
tiranizar mediante el "estar enfermo": dominio sobre
aquellos que han de cuidar;
negativismo: resistirse, en un deseo de buscar atención;
poner de manifiesto las propias miserias: llamada a la
atención y los cuidado ajenos
amenazas de suicidio como agresión.
17 .5.3.5. AGRESION EN MANIACOS

Descarga de hiperactividad;
por sensación de fuerza y por arrogancia, presunción;
por déficit de tacto social (no mantener las distancias,
entrometerse);
por delirio de grandezas, que entra en conflicto con la
realidad.
17 .5.3.6. OTRAS FUENTES DE AGRESION

Ira, enojo, (en lugar de tristeza) por déficits sensoriales
y dificultad para el contacto con el entorno (ceguera,
sordera);
ira, enfado por deformidades corporales (talla, aspecto,
deformidades o mutilaciones);
irritación a causa de dolores;
irritabilidad por trastornos del sueño, exceso de cansancio;
reacción a estados oligofrénicos y la dependencia, el fracaso y las burlas correspondientes;

33 2

Introducción a la psicopatologia general

reacción por celos (por ej.: alcoholismo);
ira a causa de supuestas críticas, cuando se tiene "mala
conciencia" (alcoholismo);
agresiones espontáneamente surgidas. Distimias en epilépticos;
como acto impulsivo: psicosíndrome cerebral local.

18.

OBSESIONES Y· FOBIAS

Sinónimos:
Obsesión== anancasmo.
En inglés: anankastic, obsessional-compulsive
alemán: z wiinge.
Fobias= temores obsesivos.
En inglés: phobic · states,
anxiety, En alemán: Phobien.

phobic

symptoms. En

avoidance,

situational

Las obsesiones y las fobias son tratadas conjuntamente debido a los muchos rasgos que tienen en común. Entre estos últimos se cuentan la pérdida de la libertad de actuar, estando
conservada la toma autorreflexiva de posición. Muchos actos
obsesivos tienen lugar debido a determinados temores. También
se dan obsesiones y fobias (asociadas en muchos casos) en personalidades semejantes (anancásticas, fóbicas, etc.).

18. 1.

18. 1.1.

OBSESIONES

Definición

Las obsesiones sol). vlvenclas imperativas experimentadas con
un sentimiento de ineludibilidad y de impotencia por parte de
la propia resistencia voluntaria contra ellas y que se imponen al
enfermo aún en contra de su resistencia y aunque considere a las
obsesiones.. adoptando una actitud autorreflexiva, como absurdas
e inadecuadas, es decir: dominantes sin fundamento alguno. Con

334

Introducción a la psicopatología general

esta definición queda también establecida la diferencia con respecto a Jos actos impulsivos,
Pueden surgir obsesiones en las esferas correspondientes al
pensamiento, la representación, la interrogación, el lenguaje
hablado, el contar, en determinados impulsos a actuar y también
a evitar.
El enfermo reconoce la obsesión como algo que parte de
él mismo (en contraposición con las «Órdenes» y las influencias
«extrañas». de los esquizofrénicos), Pero no se identifica con la
obsesión, la rechaza e intenta defenderse contra ella, pero al
hacerlo así experimenta la impotencia de su oposición. Así, pues,
en la obsesión existe la cualidad de Yo de las vivencias y de
los actos, pero el enfermo no se siente libre en cuanto a su pensamiento, sus decisiones y sus actos.
Por lo que se refiere a su contenido, las obsesiones no deben
ser forzosamente absurdas. Pero sí que resulta absurda, o en
todo caso injustificada, su persistencia y penetrancia, así como
su tendencia a una repetición constante y uniforme.

18. 1 .2.
18.1.2.1.

<:lasificación de las obsesiones
PENSAMIENTO
OBSESIVO: CONTENIDOS
DEL PENSAMIENTO
OBSESIVAMENTE
PERSISTENTES

Ideas, pensamientos, representaciones, recuerdos, preguntas,
cavilaciones obsesivas.
Surgen con frecuencia como un contraimpulso frente a una
situación. Así, p. ej., se imponen en la imaginación escenas obscenas, pensamientos blasfemos en la iglesia, durante la misa, etc.
Preguntas obsesivas: ¿por qué está ahí ese árbol?, ¿por qué
existe el mundo?, ¿por qué existo yo?

18.1.2.2.

IMPULSOS

OBSESIVOS

Impulsos a determinados actos, que se imponen obsesivamente, en contra de la resistencia del enfermo. El impulso no
arrastra forzosamente al acto. Por ejemplo: obsesión de comprobar algo (obsesiones de comprobación): mirar repetidamente

Obsesiones y fobias

33 5

si se han cerrado las puertas de la casa, si se han apagado la
luz o el gas, si se ha cerrado el grifo del agua. Impulsos a proferir palabras obscenas (coprolalia), a contar o a calcular (aritmomanía).
Hay impulsos obsesivos de otra índole, p. ej.: a clavar un
cuchillo al propio hijo, o a tirarle por la ventana, a hundir en el
cuerpo de la mujer que está sentada enfrente el cuchillo del pan,
a arrojarse uno mismo por una ventana, desde lo alto de un
puente, etc., pero en general no llega nunca a realizarse el acto
que corresponde. No obstante pueden inquietar intensamente a
los enfermos y absorber todas sus energías para la defensa contra
el impulso.
18.1.2.3.

ACTOS OBSESIVOS

Se trata de actos de índole obsesiva, realizados la mayoría
de las veces a base de impulsos o temores obsesivos (véase: fobias). Son frecuentes las obsesiones de limpieza y de lavado, a
base, p. ej., de un temor a la suciedad y a las bacterias. Muchos
actos obsesivos se refieren a los procesos de excreción (defecación, micción) o al aseo corporal, pudiendo realizarse tan sólo
observando determinadas medidas de precaución, rituales, evitaciones.
Casi siempre se ejecuta en estos casos un· ritual obsesivo, lo
cual pone de manifiesto el carácter mágico apotropeico (defensivo) del acto. El ritual es llevado a cabo en una forma exactamente predeterminada, en muchas ocasiones con cierta frecuencia de
repetición. Tras realizarse el ritual surgen muchas veces dudas
acerca de si se verificó con arreglo a lo prescrito. Ello puede
conducir a interminables repeticiones de los rituales obsesivos.
Los actos obsesivos afectan muy gravemente a la libre vida
del enfermo e incluso pueden apoderarse de éste por completo
durante años, incapacitándole totalmente para su trabajo y par?
atender con constancia a sus obligaciones; no puede ocuparse ya
de su familia o incluso se daña a sí mismo (p. ej.: eczemas, lesiones de las manos por lavados excesivos o empleo de desinf ectantes).
·

Introducción a la p sicopatolog ia general

336

18.2.

18.2.1.

FOBIAS

Definición

Temores obsesivos que se imponen frente a determinadas
situaciones u objetos, aun cuando no son lógicamente justíficables.
Las fobias se distinguen de los síntomas corrientes de miedo
por el hecho de que en ellas, la imperativa supremacía del temor
aparece combinada con la convicción intelectual (completa, parcial o temporal), acerca de su falta de fundamento (por lo que
se refiere al objeto) y con la experiencia de una resistencia interior, todo lo cual fundamenta precisamente su pertenencia a los
síntomas obsesivos. Las fobias impulsan a determinados actos,
que en parte reciben denominaciones especiales (p. ej.: obsesión
de lavado) o a las llamadas evitaciones o abstenciones obsesivas.

18.2.2.

Clases de fobias

Los temores obsesivos se designan con nombres especiales
según el objeto o la situación a que se refieran. En realidad se
trata de neologismos que no es preciso retener en la memoria.
Por ello no incluiremos aquí sino algunos ejemplos de los
mismos:
Acarofobia (miedo a los parásitos de la piel).
Agorafobia (miedo a lugares abiertos, plazas, etc.).
Acmofobia (miedo a objetos puntiagudos, a herirse o a herir a otros
con los mismos).
Acrofobia (miedo a las alturas).
Acuafobia (miedo a extensiones de agua, corrientes de agua) 1•
Bacteriofobia (miedo a gérmenes patógenos).
Claustrofobia (miedo a espacios cerrados).
Eritrofobia (miedo a ruborizarse).
Queraunofobia (miedo a 'los rayos).
Coprofobia (miedo a ensuciarse con heces, polvo, etc.).
1

No confundir con hidrofobia, una antigua denominación

de la rabia.

Obsesiones

y

labias

337

Misofobia (miedo al contacto. a ensuciarse).
Nictofobia (miedo a la noche).
Panfobia (miedo a muchas cosas. a muchas situaciones, etc.).
Fobofobia (miedo al miedo).
Zoofobia (miedo a animales).

En la actualidad se distingue también, aparte, la fobia social: el
miedo a juntarse con personas extrañas y desconocidas; tiene mucho
que ver con la agorafobia y la claustrofobia, siempre que se trate de espacios abiertos o cerrados repletos de ·gente.

18.3.

CAUSAS

DE LAS OBSESIONES

Y FOBIAS

Desde el punto de vista clínico hay que diferenciar entre:
-

la aparición de obsesiones o fobias
mitantes de diversas enfermedades
y la llamada enfermedad obsesiva,
la vida de un individuo a causa
síntomas dominantes.

18.3.1.

aisladas como síntomas concopsiquiátricas
que puede afectar gravemente
de obsesiones y fobias como

Síntomas obsesivos aislados

Pueden afectar también al sujeto sano en determinadas circunstancias, así, p. ej., en el aburrimiento (obsesión de contar),
en estados de fatiga o de agotamiento (ideas obsesivas), en
trastornos del sueño (cavilaciones o recuerdos obsesivos).
Especial importancia clínica tienen los síntomas obsesivos
como manifestación concomitante de psicosis orgánicas (p. ej.,
tras encefalitis, dándose aquí especialmente impulsos obsesivos),
en psicosis endógenas: una esquizofrenia puede ir precedida durante mucho tiempo por síntomas obsesivos o ir acompañada por
los mismos. No es raro que los depresivos endógenos se vean
torturados por obsesiones o temores obsesivos, que desaparecen
al extinguirse la fase depresiva .(depresión anancástica).

18.3.2.

En la enfermedad obsesiva

(Denominada

también

neurosis obsesiva, obsessional, com-

338

Introducción a la psicopatología general

pulsive states.) El paciente está dominado durante mucho tiempo, a veces durante toda su vida, uniformemente o por fases,
por obsesiones y temores de todas clases e intensidades.
18.3.2.1.

EPIDEMIOLOGIA

La frecuencia de aparición de la enfermedad obsesiva entre
la población general (prevalencia) asciende a 0,5 por 1 OO. Las
mujeres están afectadas con mayor frecuencia que los hombres
(50-70 por 100 de los casos). La mayoría de los pacientes corresponden a personas en buena posición económico-social.
18.3.2.2.

PERS·ONALIDAD

Muchos enfermos obsesivos presentan personalidades especiales (personalidades anancásticas, obsessional personality). Con
buena inteligencia, son con frecuencia rígidas, perfeccionistas,
poseen elevadas exigencias éticas, son escrupulosos, detallistas,
se preocupan angustiosamente por el orden tanto en el exterior
como en la esfera ético-moral, son de rígidos principios o bien
doctrinarios. Por otra parte, tienden a la envidia, la avaricia,
la mezquindad, y a ejercer fríamente su poder sobre otros, así,
por ejemplo, como educadores. Se caracterizan por el contraste
entre elevadas exigencias pulsionales (Ello) y una severa conciencia mora] (super-Yo).
18.3.2.3.

CURSO Y TERMINACION

La enf ermedad obsesiva comienza a temprana edad, con frecuencia, poco después de los diez años; aproximadamente la
mitad de los casos se manifiestan ya antes de los veinte años, y
casi ·siempre de un modo paulatino, muchas veces sin ningún
motivo inicial reconocible, a veces, tras un acontecimiento doloroso (p. ej.: fallecimiento de un allegado). La enfermedad se
va acentuando de forma lenta o bien cursa durante muchos años
de un modo uniforme o en fases. Aproximadamente una tercera
parte de todos los enfermos obsesivos conservan sus síntomas,
sin variaciones, hasta el final de su vida, otra tercera parte

Obsesiones y fobias

339

mejora en la edad avanzada, mientras que, por último, empeora
Ja parte restante.
18.3.2.4.

SINTOMAS

· La enfermedad obsesiva se caracteriza por las más diversas
obsesiones y temores obsesivos (ejemplos en pág. 286), acompañados con frecuencia por un estado general de angustia con los
correspondientes síntomas concomitantes vegetativos (autonotnic
anxiety) o por temores hipocondríacos (p. ej., cardiofobia), distimias depresivas acompañadas a veces por manifestaciones de
despersonalización.
18 .. 3.2.5.

FORMACION

Según investigaciones familiares (ZERBIN-RÜDIN, 1953) es
de sospechar la presencia de un factor predisponente, que contribuye ·a determinar la tendencia de la personalidad y con ello
la capacidad reactiva en general.
Tras una revisión propia de la literatura, no publicada, en el año
de 38 parejas de gemelos monocigóticos, 27 de ellos (71 por 100)
eran concordantes y 11 (29 por 100) discordantes.
1970,

Con respecto a la manifestación y configuración temática resu 1 ta decisiva la experiencia vital.

Teorías psicodinámicas
a) Punto de vista psicoanalítico: La interpretación psicoanalítica señala el contraste entre una elevada presión pulsional
y una rígida conciencia moral, es decir: al conflicto entre el Ello
y un estricto super-Yo. Los síntomas obsesivos corresponden,
según esta teoría, a deseos inconscientes rechazados, cuya represión por parte del super-Yo no se logra. Tan sólo resulta
posible una satisfacción cuando los deseos se imponen como
extraños a la personalidad, es decir: como no pertenecientes a
la misma. Se acusa especialmente la defensa contra tendencias
eróticas anales y sadornasoquistas. Ciertos actos obsesivos son
interpretados, en cuanto a su carácter, como actos de defensa

340

Introducción a la psicopatología general

o de expiación. Así sucede, p. ej., con la obsesión de lavado,
como defensa contra la «suciedad» sexual (p. ej., por masturbación) (FREUD, 1906-1909).
b) Psicología analítica de [ung: Considera las obsesiones
desde un punto de vista psicodinámico, al igual que el psicoanálisis freudiano. Una «sombra» excesivamente poderosa (p. ej.,
correspondientes a la sexualidad, a la agresividad) no puede ser
suficientemente reprimida y actúa entonces de modo perturbador a través de los síntomas obsesivos .
....

e) Punto de vista de la analítica existencial: No proporciona, en principio, explicación alguna, sino que expone el «ser
ahí» del sujeto obsesivo y señala la limitación de su libertad,
su angostamiento existencial. Interroga, con un proceder fenomenológico, acerca de la esencia que se manifiesta en los síntomas obsesivos o en las fobias (Boss, 1971). Así, p. ej., en
la agorafobia se manifiesta una ansiedad referida a perder la
dirección y la posición en el mundo, o también de prostituirse;
en la claustrofobia se manifestaría el angostamiento del «ser ahí».
Este modo fenomenológico de consideración corresponde
también a un interrogar sin determinantes previos, no orientado
en una cierta dirección por una teoría, acerca de qué es lo que
se manifiesta en los síntomas y la biografía del enfermo.
Ejemplos:
Fobia a asfixiarse:
Una muchacha obesa, displásica, de unos veintidós años de edad, se
queja de una intensa dificultad opresiva para respirar, acompañada de
angustia mortal. La anamnesis biográfica revela que en su casa le impidieron aprender la profesión de enfermera, por la que sentía vocación,
teniendo que colocarse en una fábrica para ganar dinero. La muchacha,
oprimida por unas circunstancias familiares desdichadas y que la privan
de libertad, permanece sola a causa de su físico poco agraciado, sin
ninguna amiga ni amigo y mira con envidia a las otras chicas, que gozan
de amistades masculinas. Precisamente tiene que trabajar en una fábrica
de preservativos, en donde durante toda la jornada laboral debe comprobar, soplando, su impermeabilidad. Esta situación vital, que se le
aparece sin salida, conduce al síndrome fóbico.
Obsesión de limpieza:
Una mujer, hasta entonces sana, enferma hacia la mitad de la vida
con una obsesión de limpieza, q~e cuando se la interroga detenidamente

Obsesiones y fobias

341

se revela como un limpiar obsesivamente polvo de oro, que cree ver en
todas partes. La obsesión se desarrolló al volver a encontrar, al cabo
de años, a un amigo, de su juventud, a quien amaba todavía y que solía
llamarla en su tiempo «mi tesoro». El reencuentro ha sumido a la mujer
en graves conflictos de conciencia con respecto a su esposo y sus hijos y
querría «borrar» tal experiencia (ejemplo tomado de WEITBRECHT, 1963,
página 117).
P 39 (obsesión de tragar):
Un joven depresivo, con adicción a la codeína, se queja de constantes
obsesiones de tragar. Durante el tratamiento psicoanalítico le surge el
recuerdo acerca de la iniciación de dicha obsesión. A la edad de seis
años, cuando su madre le hacía rezar, había pensado, en lugar de la
oración: «Mi madre, la vaca.» Entonces comenzó la obsesión de tragar,
cuya interpretación está clara como prosecución del «querer tragarse»
dicha condenable manifestación.
Agorafobia como defensa contra la tendencia a la prostitución .

.........
-~·····".--···-.-;;;.. ..;;;;.;;..; Dr. lizardo Cruzado Díaz
MED!CC ?SIQUIATRA
C.M. 0• 359713
R.N.C:. 17189

19.

ACTOS IMPULSIVOS

En inglés: impulsive acts. En alemán: I mpulshandlungen,
sin.: Dranghandlungen.

19.1.

DEFINICION

. Actos que se realizan sin reflexionar, a consecuencia de un
imperativo y arrollador impulso limitador de la libertad. Al
faltar todo control autorreflexivo (recapacitacíón) no se ven o
no se tienen en cuenta los efectos de dichos actos. O bien no
surgen inhibiciones voluntarias o resultan incapaces de oponerse
al impulso.
Muchos de tales actos impulsivos parecen ir precedidos de
una tendencia a la descarga, carente en gran medida de finalidad
y dirección (amorfa).
19.2.

PATOLOGIA

Con arreglo a su génesis, los actos impulsivos son heterogé- neos: es decir, desde el punto de vista etiológico aparecen en
las más diversas enfermedades, reacciones y desarrollos. Así,
por ejemplo, en enfermos cerebrales (epilepsia, encefalitis), en
endocrinopatías, en melancólicos, esquizofrénicos, neuróticos y
en los llamados psicópatas.

19.2.1.

Poriomanía ( dromomanía, «fugues»)

Son fugas, escapadas, un vagar sin meta, de un lado a otro,
que surge de un modo impulsivo, directo, imperioso. Aparece en

Actos impulsivos

343

estados distimicos de índole reactiva, psicótica endógena, psicopática, epiléptica y en niños y adolescentes como reacción a
conflictos en el hogar o la escuela.

19.2.2.

1 mpulso a coleccionar ( «collectionism»)

Se coleccionan y acumulan objetos absurdos (p. ej., trozos de
papel, colillas de cigarrillos). Aparece algunas veces en esquizofrénicos crónicos deficientemente tratados y asistidos, en oligofrénicos, en dementes, en sujetos «raros» y excéntricos.

19.2.3.

Piromanía

Impulsos a provocar incendios que surge sobre una base
psicopática, o en epilépticos, en esquizofrénicos (a causa de
«inspiraciones» y de asociaciones delirantes), por odio, rebeldía
venganza en oligofrénicos que se sienten ofendidos (DE Boon,
1955; TOBREN, 1917.; GOPPINGER y WITTER, 1972).

o

19.2.4.

Cleptomanía

Impulso súbito (casi siempre repetido) a robar, con frecuencia objetos desprovistos de valor y de los que no precisa el sujeto. Es interpretada de diversos modos: como obtención de
placer haciendo algo prohibido; satisfacción sexual «desplazada» hacia el robo; «venganza» por privación emocional o material sufrida en la niñez; agresiones contra la sociedad. El
robo ocasional por fetichistas (véase) está orientado, en cambio,
hacia el logro de un determinado objeto que fascina como fetiche
(BRAUTIGAM, 1973).

19.2.5.

Dipsomanía

Entre los modos de comportamiento que aparecen de manera
impulsiva se incluye además, eventualmente, la dipsomanía (incitación periódica a embriagarse), que surge de un modo imperioso en sujetos que, por otra parte, no son alcohólicos crónicos.
Aparece en estados distímicos (casi siempre depresivos) de índole reactiva, psicopática, psicótica afectiva, epiléptica. No se
incluyen aquí los excesos alcohólicos en días de paga.

Introducción a la psicopatología general

344

QI

E

o

.or.::

....

IO

o

.~
~ca

QI

~u

"SlQI

c.
rn

• u

·-.!:::-e ·;:::..o
"O

11

-c

"O<=

·~
-

ca

-c
ca
"il1

o o
e
-e
Cl.I 111

-e
~o

ce ·"O
r.::
·- CIS

.!i

·._


e

-ge.

11

ü ><11
o

~11

rn
QI

... r.::

ou .9rn

<"ií

o

.2:

o

u

o

-e
.!Ul

~
~o
.8u

·;;

.8u

<

<

o

~

...

.~

::s

or.::

~"O

~e:
as

E

o
e
o

f

!JQI

p::: o

-c
as
:g

o

-e

... g,

Gol

IO

<

.8u

"O

.5

.8u

c.

o ...•

e:
o

::::1
CIS

eca :s~

CIS

.ti

.8

IO

.5 o

u

E

-;

CIS

o

o

'ta

.:::

.

o

'O

"ií
e:

o

- o
! "O
;:: f
r.:: 11
"iii :-9
o$

e: "'C
o o
u e:

tu ~·!

.!I
c.

!o

el)

"O

.

.!S
u
e

c.

o

o
c.
o

..

Gol

·~
u

20.

PULSIONES (FUNCIONES CONATIVAS)

En inglés: conative functions. En alemán: Triebe (Konativen
Funktionen).

Se incluyen entre las funciones conativas (del latín conatus==impulso) las siguientes, delimitándolas con respecto a las
funciones cognitivas, afectivas, motoras:
Necesidad (need).
Pulsión ( drive).
Instinto (instinct).
Motivación (motivation).
Voluntad (will, intention).

20.1.

DEFINICIONES

Son sumamente vagas y poco unitarias. Con frecuencia se
tiene insuficientemente en cuenta la naturaleza de los términos
utilizados, es decir: si designan un fenómeno vivenciable (p. ej.:
una necesidad) o si se trata de constructos (p. ej.: pulsión, instinto). Los conceptos comprenden, en parte, algo que es directamente comprobable (actos pulsionales e instintivos), y también
modos de encontrarse autoobservados (p. ej.: una necesidad), informable mediante diálogo o deducido a partir del comportamiento. En relación con nuestros fines, establecemos los conceptos del modo siguiente:
Necesidad (concepto fenomenológico):
Una aspiración, vivenciada como exigencia, hacia un objeto,
estado o acto determinados.

Introducción a la psicoputologia general

· 346

Pulsián (concepto constructo):
Tendencia a la satisfacción de determinadas
marias (es decir: congénitas).

necesidades pn-

Instinto (constructo):
Pauta de comportamiento
ción de una pulsión.

congénita destinada a la satisfac-

Motivación:
a) Como concepto fenomenológico: estado de ánimo (afecto) determinado por necesidades, más o menos claramente experimentables y que mueve a actos satisfactorios de necesidades.
Como constructo:

b)

factor de activación hipotético.

Voluntad (concepto fenomenológico):
Intención dirigida a un fin o meta a base de una motivación
cognitivamente elaborada.
20.2.

SINOPSIS Y CLASIFICACION

20.2. 1 .
20.2.1.1.

Sinopsis de las necesidades (y de los actos
satisfactorios de necesidades)
NECESIDADES
CONCENITAS,

PRIMARIAS:
NO APRENDIDAS

a) Necesidades al servicio de algo que es preciso para la vida (para
mantener la horneostasis), es decir: para la autoconservación.
Rígidas, no desplazables, escasa influencia de lo adquirido (de lo troquelado, de lo aprendido):
- Hambre (apetito).
-

Sed.

-

Respiración.
Evacuación del intestino y de la vejiga.
Necesidad de dormir.
Defensa contra peligros.

<4•

b) Necesidades no correspondientes a algo que es preciso oara la
vida.
Desplazables, más grados de libertad de la satisfacción .de la necesidad, mayor· influencia de lo adquirido (aprendido) con respecto a lo
instintivamente fijado.

Pulsiones

34 7

- . Pulsión sexual.
- Pulsión social o comunitaria.
- Pulsión de cuidado de la prole.
- Pulsión de movimiento y de juego.
- Pulsión exploratoria (pulsión de curiosidad, de descubrimiento).
20.2.1.2.

NECESIDADES SECUNDARIAS

Las necesidades adquiridas durante la vida (condicionadas)
son múltiples y varían individualmente, p. ej.: variantes del
apetito, fumar, etc.

20.2.2.

Clasificación clínica-práctica
de las pulsiones

A fines prácticos continúa estando vigente la somera división en dos clases de las pulsiones vitales, con arreglo a la función que cumplen de modo principal (consideración finalista).
20.2.2.1.

FUNCION DE AUTOCONSERVACION

Hambre.
Sed.
Necesidad de dormir.
Defensa contra peligros (defensa, huida).
20.2.2.2.

FUNCION CONSERVADORA DE LA ESPECIE

Pulsión sexual.
Cuidado de la prole.

20.3.

FUNDAMENTOS

Y DE·TERMINANTES

20.3. 1. . Localizaciones de representación
anatómica
Fue sospechada su presencia (Hsss, · 1962) con respecto a
pulsiones, en parte también para la inhibición y desinhibición
de las mismas, a base de pruebas neurofisiológicas de estimula-

348

Introducción a la psicopatología general

cion estereotáctica, en la región diencefálica (hipotálamo). Los
hallazgos correspondientes hablan en favor de una localización
anatómica y fisiológica de la estructura pulsional · polar (impulso
e inhibición).

20.3.2.

Situación hormonal y metabólica

La insulina y el nivel de glucemia determinan, juntamente
con la repleción o el vaciamiento del tracto gastrointestinal, el
hambre y la saciedad. Las hormonas sexuales (y otras) .la pulsión
sexual. Diversas hormonas actúan sobre el equilibrio hidroelectrolítico y producen con ello diversas sensaciones, p. ej.: la sed.

20.3.3.

Aferencia sensorial

El conjunto de la aferencia sensorial contribuye a deterrninar la tensión pulsional: es decir, todo lo que, en forma de
estímulos acústicos, ópticos, olfativos, táctiles, llega al sujeto
y puede ejercer una influencia favorecedora, o bien inh.ibidora,
sobre las diversas necesidades. Ello señala la importancia de las
influencias sociales (en el sentido de reforzar o inhibir).

20.3.4.

Procesos de aprendizaje

Los procesos de aprendizaje y los hábitos troquelados, correspondientes al individuo y a su sociedad, determinan la aparición de necesidades primarias y, sobre todo, la realización de
los actos destinados a satisfacer necesidades.
20.4.

EXPLORACION

Casi siempre a través del diálogo o bien de la observación
del correspondiente comportamiento pulsional, sin necesidad de
otras medidas.
Observaciones relativas a la expresión pulsional: El comportamiento
pulsional experimentable a través de la observación de los demás puede

Pulsiones

34~

ser entendido teóricamente como resultado de la intensidad, de la inhibición y de la pulsión. El llamado comportamiento pulsional no ha de ser
forzosamente expresión de una pulsión excesivamente intensa, sino que
puede surgir por ceder a la misma de un modo desinhibido (falta de control, desinhibición). Un comportamiento correspondiente a una debilidad
pulsional puede constituir la expresión de una inhibición pulsional excesivamente intensa, determinada por la angustia, con una intensidad pulsional quizá normal. Se designan como psicópatas impulsivos a los que
ceden a sus estímulos de momento y también, con frecuencia, a pulsiones en e] sentido estricto del término, es decir: se trata de sujetos que
no se saben autocontrolar y caen, por tanto, más fácilmente en tentación, en situaciones correspondientes (p. ej., delitos sexuales). En la
manía, la impulsividad está aumentada dentro de la intensificación general de la vitalidad, y también a causa de la desinhibición maníaca. En la
depresión está disminuida la impulsividad globalmente, así como todas
las pulsiones parciales. También en enfermedades generales consuntivas
graves disminuye intensamente la impulsividad en general y las pulsiones
parciales.

20.5.

PATOLOGIA

20.5.1.
20.5.1.1.

Hambre (apetito)
ANOMALIAS CUANTITATIVAS

20.5.1.1.1.

Excesiva: polifagia, bulimia

Un excesivo apetito y una ingestión exagerada de alimento
da lugar en muchos casos a obesidad.

Causas
a) Orgánicas: en enfermedades del hipotálamo y también,
en ocasiones, en lesiones cerebrales difusas (p. ej., en la arteriosclerosis de los vasos cerebrales).
b) Psicógeno-neuróticas:
Aporte de alimento, en especial
dulces y golosinas como satisfacción sustitutiva en frustraciones
emocionales crónicas, en tensiones crónicas debidas a conflictos (para «tranquilizarse»), etc.
e) Psicóticas: en conjunto son raras; eventualmente, en esquizofrénicos.

Introducción a la psicop atologia general

3 50

20.5.1.1.2.
Inapetencia,

Disminución

o desaparición

del apetito

anorexia.

Causas
Orgánicas: en graves enfermedades generales, en estados
de agotamiento, fiebre, principalmente en enfermedades del sistema nervioso central de las índoles más diversas.
b)
Psicógenas-neuróticas:
existe, con frecuencia, en distimias tristes (aflicción, pena, etc.).
a)

La anorexia nerviosa (que aparece la mayoría de las veces
en muchachas) es un trastorno psicógeno del apetito (reducción de alimento, alternando a veces con bulimia), que se interpreta como un "rebelarse" contra la maduración y el desarrollo por angustia ante el papel de mujer adulta (o de hombre adulto) (JoRES, 1954; KuHN, 1951, 1953;MEYER, 1965;
THOMÁ, 1961; ZUTT, 1948; BATTEGAY,1982; BRUCH, 1973;
ÜARFINKEL y ÜARNER, 1982).
e) Psicóticas: los depresivos endógenos pierden casi siempre todo apetito. Puede darse· una negativa a tomar alimentos
en ciertos esquizofrénicos negativistas, o también en los que
sufren un delirio de envenenamiento.
20.5.1.2.

ANOMALIAS CUALITATIVAS DEL 'HAMBRE

Anomalías del apetito
Se denominan picas a determinadas apetencias de alimentos
que surgen en ocasiones en mujeres embarazadas y a veces en
psicóticos y en oligofrénicos.
La ingestión de sustancias incomestibles se da eventualmente en psicópatas, psicóticos, oligofrénicos, así, p. ej., la coprofagia (ingestión de excrementos), la necrofagia o bien la antropofagia (comer cadáveres, canibalismo).
En ciertos sujetos neuróticos y psicópatas tiene lugar la ingestión de uñas, cucharillas u otros objetos; se intenta así el
ingreso en una clínica (el llamado síndrome de Münchhausen).

Pulsiones

351

En ocasiones, ciertos reclusos intentan pasar, por este procedimiento, de la cárcel al hospital, de donde pueden evadirse más
fácilmente.

20.5.2.

Sed

Sed excesiva: polidipsia (BERLING y cols., 1972; PETERS y
colaboradores, 1974).

Causas
a) Orgánica: en la diabetes insípida (hipofisaria o renal).
El déficit de hormona antidiurética hace que .el riñón no reabsorba suficientemente agua eliminando, por ello, excesivo líquido, lo que ocasiona una sed crónica. Puede aparecer también
una sed excesiva en enfermedades renales y con determinados
fármacos.
b) La polidipsia psicógena-neurótica -se interpreta en muchos casos como satisfacción oral sustitutiva y también como
purificación (lavado).
e) Psicótica: en ocasiones como hábito en esquizofrénicos,
pudiendo ser entonces también anormal el origen del líquido
ingerido, como, p. ej., agua procedente de la taza del WC.
Advertencia:
En la dipsomanía se desarrolla periódicamente embriaguez alcohólica. Destaca entonces, en primer plano, no la sed propiamente
dicha, sino más bien la necesidad de alcohol. Ciertas dipsomanías tienen
como fundamento una distimia periódica endógena o reactiva.

No existe una desaparición de la sed, pero dentro del marco
de un negativismo general a tomar alimento, se produce también una negativa a beber (p. ej., en catatónicos).

20.5.3.

Defensa contra peligros

En ocasiones puede darse una desaparición del comportamiento natural de defensa o bien de huida, p. ej., en oligofrénicos profundos; en esquizofrénicos con grave déficit de impulsos
y autismo grave. Por otra parte, la presencia de peligro puede
sacar también a los esquizofrénicos de su autismo.

21.

SEXUALIDAD

21.1.

DEFINICION

Vivenciar y comportamiento basados en la diferenciación
masculino-femenina. Comprende la consciencia de sexo (del sexo
propio y del contrario), la apetencia sexual (pulsión sexual, libido) y el comportamiento sexual (comportamiento copulativo).
21.2.

FUNDAMENTOS

Literatura:
JOHNSON

DoRNER (1972), Grasa (1971), MASTERS y
(1966), ÜRTHNER (1971 a,b), SIGUSCH (1972).

21.2.1.

Cromosomas sexuales. Determinan el sexo genético
(gonosómico): masculino==XY, femenino==XX.

21.2.2.

Gónadas (glándulas germinales). Determinan el sexo
gonadal. El cromosoma Y induce, a través de la
influencia del andrógeno (hormona masculina), SQbre el centro sexual en diencéfalo, en un período
temprano del desarrollo fetal, la diferenciación de
los testículos. Dos cromosomas X determinan el
desarrollo de los ovarios.

21.2 .3.

El desarrollo de las gónadas conduce, por vía hormonal (andrógenos, estrógenos, gestágenos), y durante las fases de organización fetal específicamente

Sexualidad

3 53

sensibles, al desarrollo del sexo somático. Los 6rganos sexuales internos y externos se desarrollan como
rasgos sexuales primarios, - así como Ios rasgos sexuales secundarios.
21.2.4.

21.3.

Los sexos genético, gonadal y somático constituyen
la condición previa para que se pueda desarrollar
el «sexo psíquico», bajo las más diversas influencias
posnatales de índole psicosocial, es decir: la consciencia acerca del propio sexo como algo lógico y
natural, la apetencia sexual (pulsión sexual) y el
comportamiento sexual (comportamiento copulativo). Las hormonas sexuales determinan la intensidad de la pulsión, pero no la orientación de la
misma. Para esta última es condición previa el desarrollo global de un individuo, dentro de la colectividad.

DESARROLLO

Acerca del curso del desarrollo de la sexualidad se conoce
aún poco que se halle empíricamente confirmado, ni siquiera a
partir de qué edad se puede hablar de sentimientos sexuales en
un niño (KLEIN, 1932; RUTTER, 1971; STOLLER, 1973).
La menarquía (doce-catorce años) y la eyacularquía (a los
trece-catorce años) tan sólo indican el comienzo del período de
fertilidad. Los años que señalamos son válidos para Europa
central.
Para un desarrollo normal de la consciencia del propio sexo,
de la sensibilidad y el comportamiento sexuales, es preciso un
entorno psicosocial sano durante el período de crecimiento:
relación con la madre y con los demás miembros de la familia,
sobre todo con los hermanos y, al mismo tiempo, con los compañeros de juegos de ambos sexos. El desarrollo de la personalidad, que es inseparable de la sexualidad, y aparte de las
anteriormente mencionadas premisas somáticas (que actúan en
las correspondientes fases de troquelamiento), está asimismo codeterminado por factores sociales, tales como las influencias éti-

3 54

Introducción a la psicopatología general

cas, religiosas, culturales, así como por el conjunto de experiencias de la vida y por la situación biográfica (SCHELSKY, 1955).
A lo largo de este desarrollo se despliega la sexualidad humana,
que se encauza hacia la formación de sociedad, hacia la formación de un «nosotros», hacia una «intención del Tú» (FRANKL,
1959). La sexualidad es un comportamiento «somático total»,
basado en la referencia del ser humano hacia los demás seres
humanos y tan sólo está centrado en la región genital al ir en
aumento la capacidad de excitación sexual.
Las concepciones de FREUD son las que han ejercido mayor
influencia y las resumimos aquí por la difusión que han alcanzado y dada su importancia con respecto a la interpretación de
las desviaciones sexuales (según FREUD, 1924, y ABRAHAM, 1971)
(tabla 10).
Según FREUÍ>, el desarrollo de la libido puede detenerse en
cualquier etapa (debido a condicionamiento, a fijación, a regresión) y dar así lugar a perversiones (hipótesis de FREUD acerca
de una sexualidad «polimorfa-perversa» en el niño).
La temprana infancia y, más adelante, la pubertad, parecen
constituir fases especialmente sensibles de influencia para la sexualidad humana. Tan sólo en la sociedad de compañeros de
especie y únicamente por un ejercicio lúdico, a su tiempo, del
«tracto» global con seres humanos, mediante el aprendizaje de
modelos y de lo verbalmente comunicado, así como también a
través del aprendizaje del dominio sobre el miedo, la angustia
y el dolor pueden desarrollarse una capacidad normal de relación
y una sexualidad normal.
21.4.

LA CUESTION RELATIVA A LA NORMA

El juicio acerca de qué es lo normal en la esfera de la sexualidad depende mucho de las circunstancias que van unidas a la
época y al lugar, de las circunstancias socioculturales, religiosas
y de civilización, de las actitudes éticas y morales acuñadas por
la tradición y varía, por tanto, en. gran medida. Casi siempre es
un juicio dogmático. La vieja Psychopathia sexualis centroeuropea (KRAFFT-EBING, 1918; HIRSCHFELD, 1926, y otros autores)
ha sido superada tras las experiencias recogidas por la investiga-

Sexualidad

TABLA

Edad

1 O. Esquema psicoanalítico del desarrollo psicosexual
Organización
libidinal

Amor al objeto

Anomalías
correspondientes

l .er estadio oral
(mamar) oral-pasivo
2.0 estadio oral
(morder, comer)
oral-agresivo ·

sin objeto
autoerotismo
(polimorfo-perverso)
narcisismo
incorporación
del objeto
preambivalente

autoerotismo

2 años

t .er estadio anal
(placer en la expulsión de excrementos)
eliminativo

ambivalente
amor parcial

masoquismo

3 años

2.0 estadio anal
(placer en la retención de heces)
retentivo

3 años

4 años

6 meses
l año

5 años

6 .... ños
12 años

Pubertad
Adultos

355

oralidad

(polimorfo-perverso)
(polimorfo-perverso)

sadismo

Fase genital
temprana
Estadio uretral
(placer en la expulsión de orina)

(polimorfo-perverso)

uretralismo

Fase genital
temprana
Estadio fálico
(placer mediante
manipulación
de los
propios genitales)

amor al objeto con
exclusión de los
órganos sexuales
masturbación

exhibicionismo

Estadio genital
temprano
Periodo de latencia

arñor al objeto
(edípico)

homosexualidad
trastornos de
la potencia
frigidez

Estadio genital
tardío
(maduro)

sexualidad ger:ital
heterosexual madura
j (postedípica)

Introducción a la peicopatolog ia general

3 56

cion etnográfica (MALINOWSKI *, 1962; MEAD, 1949, 1959) y
la investigación estadística sistemática por interrogatorio directo
y cuestionarios (KINSEY, 1948, 1953). Mediante una desmitificación y desdogmatización previas, la sexualidad ha quedado libre
para la investigación (revisión acerca de formas de la sexualidad: FORD y BEACH, 1968; MARSHALL y SUGGS, 1971).
En el punto central del comportamiento sexual del ser humano sexualmente maduro se sitúa el emparejamiento, el coito (copulación, cohabitación). Con respecto al comportamiento sexual
coital, puede establecerse como norma lo siguiente:
Es normal una actividad sexual coital que tenga lugar con un
compañero heterosexual, de tal forma que:
pueda darse la posibilidad de una fecundación;
ninguno de ambos participantes sufra o reciba daños durante la misma.
Otro comportamiento sexual, no coital, por parte de una persona sexualmente madura, tan sólo puede considerarse como
anormal cuando no sea realizado, solamente, como comportamiento inicial o concomitante, sino -y a pesar de la ocasión para
manifestar un comportamiento coital- sea practicado de un modo exclusivo o predominante. Tan sólo entonces se hablará de
desviaciones sexuales. Cuanto más se aparte del comportamiento

coital normal, cuanto más inmaduro sea el comportamiento sexual y más rígida su realización, cuanto más exista una dependencia similar a una adicción, tanto más justificado está el
término de perversión .

N. B.: La sexualidad es una dimensión de las relaciones interhumanas.
Todos los trastornos sexuales han de concebirse como signos de alteraciones de la referencia, más allá de la «mera» esfera sexual.

21.5.

PATOLOGIA

Clasificación de los trastornos sexuales. Sinopsis.
Esta clasificación es esquemática y no tiene en cuenta la
* Ver MALINOWSKI, B.: La vida sexual de los salvajes, 3.ª ed., Madrid, Morata, 1975. (N. del T.)

Sexualidad

3 57

gravedad de la desviación. Se dan con frecuencia imbricaciones
(en especial de 21.5 .1 y 21.5 .2).
21.5.1.
21.5.1.1.
21.5.1.1.1.
21.5.1.1.2.
21.5.1.1.3.
21.5.1.2.
21.5.1.3.
21.5.1.4.
21.5.1.5.
21.5.1.6.
21.5.1.7.

Objeto sexual .ancrmal. (Parafili.a)
Homosexualidad (pareja sexual del mismo sexo).
Homosexualidad primaria.
Homosexualidad secundaria.
Homosexualidad psicótica.
Infantosexualidad (niño como pareja sexual)
Gerontofilia (persona anciana como pareja sexual).
Bestiosexualidad (animal como pareja sexual).
Autosexualidad (actividad sexual sin pareja).
Necrofilia (cadáver como objeto sexual).
Fetichismo (objetos no genitales).

21.5.2.
21.5.2.1.
21.5.2.2.
21.5.2.3.
21.5.2.4.
21.5.2.5.
21.5.2.6.
21.5.2.7.
21.5.2.8.
21.5.2.9.
21.5.2. I O.

Prácticas sexuales anormales (modo anómalo de alcanzar
excitación-sa tisf acción sexuales).
Oralismo (boca).
Coprofilia (heces), coprofagia, urolagnia (orina), necrofagia.
Analismo (ano).
Uretralismo (uretra).
Sadismo (placer en 'causar dolor).
Masoquismo (placer en sufrir dolor).
Escoptofilia tvoyeurlsmo, placer en mirar).
Exhibicionismo (placer en mostrar).
Frotteurismo (roces extragenitales).
Travestísmos (vestirse con ropas del sexo opuesto).

21.5.3.
21.5.3.l.

Consciencia anormal acerca del propio sexo.
Transexualismo.

21.5.4.
21.5.4.1.
21.5.4.2.

Anomalías de la intensidad de la pulsión.
Hi persexualidad.
Híposexualidad.

21.5.5.

Trastornos de la potencia.
Impotencia, frigidez.
Causas orgánicas.
Psicóticas.
Neuróticas-psicógenas.
Impotencia psicógena en el varón.
Trastornos de la potencia en Ja mujer.

21.5.5.1.
21.5.5.2.
21.5.5.3.
21.5.5.3.1.
21.5.5.3.2.

Hay que mencionar tres teorías acerca de las perversiones
(Boss, 1966).
a)

Teoría psicoanalítica de las perversiones:

1904-1905, 1920, 1924, 1925-1932; FENICHEL, 1931.
Postula la «perversión polimorfa» como estadio transitorio

FREUD,

In traducción a la psicopatología general

3 58

normal del ·desarrollo sexual. Por represiones a consecuencia de
los complejos de castración y edípico, por procesos de aprendizaje, troquelado, etc., tiene lugar una dominancia de pulsiones
parciales y a su fijación: perversión del adulto.
La teoría psicoanalítica-genéticocausal de las perversiones no
conduce a un «hacerse presente» comprensivo de la relación pervertida y fallida en el «poderío total del amor» (FREUD, 1904
a 1905). Con respecto a la crítica, véase Boss (1966).
b)

Teoría «antropológica» de las perversiones:

GEBSATTEL (1929), STRAUS (1930), KUNZ (1942).
En las perversiones se imponen «una mutilación y despedazamiento destructivos del sentido del amor erótico», impulsos
destructivos, tiene lugar una inversión de la dirección normal
del amor. Las perversiones, las deformaciones del afán, de la
aspiración amorosa a «unificación y multiplicación de la existencia» (Boss, 1966). Para la crítica correspondiente véase Boss
(1966).
V.

e) Teoría analítico existencial de las perversiones:
Boss (1966) interpreta el ·«sentido y el contenido» de la perversión sexual (como modo concreto y óntico de comportamiento
interhumano) dentro del horizonte de la fundamental determinación ontológica del «ser en el mundo» y del «ser con», en el
sentido del análisis del «ser ahí» (Dasein) de HEIDEGGER. La
posibilidad de amar, especialmente deformada en cada caso,
es explicitada, a través de una comprensión biográfico-histórica, en su esencia, como limitación de la existencia (para más
detailes véase, «Perversíones»).

21.5.1.
21.5.1.1.

Objeto sexual anormal
HOMOSEXUALIDAD

Sinónimos: inversión sexual, homofilia.
Literatura: FELDMAN y MAc CULLOCH, 1971; FREUD, 1969;
GIESE *, 1958; WOLFF, 1973.

* Ver GIESE: El homosexual y su ambiente, Madrid, Morata,
Psicopatología de la sexualidad, Madrid, Morata, 1964. (N. del T.)

1962;

Sexualidad

3 59

De/ inicián
Atracción erótica, excitación sexual (y, eventualmente, satisfacción sexual) a través de contacto con parejas del mismo sexo.
No toda atracción entre personas del mismo sexo (como sucede en amistades) ha de ser calificada sencillamente de homosexualidad. El concepto de homosexualidad patente (como tendencia o como práctica) ha de distinguirse del concepto psicoanalítico de homosexualidad latente.

Dij icultades de la delimitación
Estriban por una parte en la disposición bisexual como posibilidad del ser humano. Entre homosexualidad y heterosexualidad existe una amplia dispersión con un campo intermedio representado por una bísexualidad que persiste durante toda la
vida. Por otra parte, hacia el final de la pubertad, y como estadio
de tránsito dentro del desarrollo psicosexual normal, existe una
tendencia al homoerotismo, antes de la orientación heterosexual
definitiva (homosexualidad del desarrollo). Se dan además dificultades de delimitación en el terreno correspondiente a la homosexualidad por necesidad debida a falta de contactos heterosexuales (en la cárcel, en el mar, en el servicio militar, etc.) en
personas que, en sí, no están orientadas homosexualmente (lo
cual es un ejemplo de la dependencia con respecto a la situación). En ciertos pueblos y grupos étnicos, las prácticas homosexuales (casi siempre entre hombres y niños antes de la iniciación) persisten duraderamente junto a prácticas heterosexuales
(MALINOWSKI *, 1962; FORD y BEACH, 1968).

Causas
Se dan prácticas homosexuales exclusivas y duraderas en
aproximadamente un 4 por 100 de íos varones y en un 2 por 100
de las hembras. Pero la experiencia homosexual es mucho más
frecuente (KINSEY), es decir: un 37 por 100 de los varones
adultos y un 13 por 100 aproximadamente de las mujeres adultas han experimentado contactos homosexuales en alguna ocasión
hasta el orgasmo.

*

Ver

MALINOWSKI:

op. cit. (N. del T.)

Introducción a la psicopatologta general

360

Génesis de la homosexualidad

Se desconoce. En la actualidad parece asegurado que en «los
homosexuales», por lo regular, no existen modificaciones orgánicas de índole macro o microscópica (p. ej.: diferencias en
cuanto a los cromosomas sexuales), ni tampoco desviaciones bioquímicas, hormonales o de otra índole fisiopatológica. Por otra
parte, tampoco está lo suficientemente demostrada y confirmada
una psicogénesis pura y exclusiva de todos los casos de homosexualidad. La homosexualidad es heterogénea en cuanto a su
aparición y lo es también por lo que se refiere a la disposición
y al modo de practicar tendencias homosexuales, así como al
deseo de liberarse terapéuticamente de la tendencia homosexual
y a la posibilidad de éxito de una terapéutica.
En la actualidad se enfrentan, esencialmente, dos hipótesis
relativas a la génesis de la homosexualidad:
a) La biológica: La homosexualidad, según esta hipótesis,
es una variante congénita de la sexualidad, somáti.camente fundamentada. En favor de tales disposiciones hablan la eventual
acumulación familiar de casos de homosexualidad y, además, la
concordancia más elevada en gemelos monocigóticos que en los
bicigóticos.
b) La psicológica: Con arreglo a las concepciones psicoanalítica y conductista, la homosexualidad es un trastorno adquirido
de la maduración psicosexual. Es aprendida, grabada y fijada
bajo determinadas circunstancias sociales. Constituye expresión
de un amplio trastorno de las relaciones interhumanas.
Según la interpretación psicogenética, la homosexualidad neurótica está provocada por vinculaciones afectivas intensas y demasiado prolongadas (positivas o negativas) con respecto a uno
o a ambos progenitores. Son imaginables 'cuatro posibilidades
(según ALLEN, 1969).
Hostilidad hacía la madre.
En homosexuales masculinos, el odio a la madre hace absolutamente
imposible el establecimiento de puentes que conduzcan desde la madre
a las mujeres en general. La angustia y la hostilidad frente a la madre
es generalizada como rechazo de la mujer. El odio a la mujer limita
entonces la atracción erótica, circunscribiéndola a los hombres. En las
1.

Sexualidad

361

homosexuales femeninas, el odio a la madre obstaculiza la adopción de
un papel femenino frente a los demás, en especial frente a los hombres.
2. Intensa vinculación positiva a la madre.
Da lugar en el varón a una persistente fijación a la madre y a una
inhibición de la maduración. De este modo no resulta posible una relación madura con respecto a las mujeres, el varón permanece «pegado
a las faldas de su madre», le guarda fidelidad. En las muchachas, una
vinculación demasiado intensa y constante a la madre puede general izarse hasta convertirse en una persistente atracción erótica encauzada
hacia la mujer.
Tales vinculaciones excesivamente intensas a la madre no están determinadas tan sólo por ésta, sino que son posibles también a causa de
una auténtica ausencia del padre (divorcio, guerra) o a su «ausencia
emocional» dentro de la familia.
3. Hostilidad con respecto al padre.
Impide en el varón la adopción del papel masculino y conduce en la
mujer, por generalización, a una hostilidad frente a los hombres.
4. Vinculación intensa al padre.
Fuerte vinculación afectiva positiva e «identificación internalizante»
a un padre «poco viril», en el sentido del modelo tradicional y que, p. ej.,
debido al hecho de estar dominado 'por su mujer o bien a causa de divorcio, es empujado a la adopción de funciones femeninas 'con respecto al
hijo. Todo ello puede impedir el desarrollo de una relación masculina
madura con la mujer y preparar el camino hacia la homosexualidad.
Observaciones:
Se trata aquí de un ejemplo, de una tentativa de explicación, dependiente tan sólo en parte de la experiencia, de una construcción interpretativa, que puede resultar válida para ciertos homosexuales, sin excluir por ello la intervención de otras circunstancias. Pero
no queda muy claro cómo conducen a la homosexualidad tales trastornos
de la relación interhumana. Resulta evidente que, p. ej., no todo odio
a la madre por parte de un hijo desemboca en modo alguno en homosexualidad. Han de agregarse por tanto otras circunstancias (p. ej., una
ulterior seducción, o algo por el estilo). No está claro tampoco hasta
qué punto posee importancia una «seducción» homosexual, en general,
con respecto al desarrollo de 'homosexualidad. Existen motivos justificados (sobre todo por parte de la etnología) para suponer que carece de
importancia, a no ser que 'exista ya una orientación previa en tal sentido.
Acerca de las causas de la «hostilidad» tampoco existen representaciones claras. Parece ser que el odio se desarrolla sobre una· experiencia
auténtica: opresión, brutalidad, alcoholismo, debilidad, pero también sobre un fundamento, por así decir, fantaseado.

Basándose en la experiencia representada por la práctica terapéutica, diversos autores han establecido una triple agrupación

362

Introducción a la psicopatología general

de la homosexualidad (Boss, 1966; BRAUTIGAM, 1972; FELDMANN y McCULLOCH: 1971).
21.5.1.1.1.

Homosexualidad primaria

Se supone que está determinada por una disposición constitucional. No se conoce nada con certeza sobre su causa y su
aparición. Cabe sospechar una causa biológica.
En los sueños de los sujetos primariamente homosexuales no
aparecen jamás elementos heterosexuales, así como tampoco
existe deseo alguno de ser liberados de su tendencia. En este
sentido no puede aplicárseles ningún tratamiento. En caso de
que incurran en dificultades personales o sociales, lo más importante desde el punto de vista terapéutico es ayudarles a reconocer la propia tendencia y a suprimir sentimientos de inf erioridad.
21.5.1.1.2.

Homosexualidad secundaria

En ésta existe, por los motivos más diversos, miedo a la
heterosexualidad. La homosexualidad secundaria u homosexualidad por inhibición, es considerada como un comportamiento sustitutivo de la heterosexualidad (reprimida por miedo).
En los sueños de estos homosexuales surgen constantemente
elementos heterosexuales. Es decir: en el sueño, estos. sujetos
pueden experimentar relaciones heterosexuales.
Muchos de estos homosexuales son considerados como inmaduros. Tienen miedo de la sexualidad en general: de la propia, porque la equiparan a brutalidad, basados en anteriores
experiencias; a la de la mujer, porque no se sienten seguros en
cuanto a su papel sexual. Sufren con frecuencia a causa de su
tendencia, desean liberarse terapéuticamente de la misma y son
también más susceptibles de tratamiento.
21.5.1.1.3.

Homosexualidad psicótica

Así designa Boss (1966) a aquella homosexualidad que
puede coincidir con las crecientes limitaciones de las posibilidades de relación que se dan en la reducción y limitación
esquizofrénicas de la existencia. Desde el punto de vista de

Sexualidad

363

la psicopatología del Yo, la conciencia -del propio sexo, así
modificada, se expresa por un trastorno de la identidad del
Yo.
Problemas sociales de los homosexuales

Los homosexuales sufren con frecuencia bajo el desprecio y
la condenación de su tendencia por parte de la sociedad. Rechazados por ésta, viven en muchas ocasiones aislados y se quedan
solitarios, sobre todo al llegar a la edad avanzada. Algunos de
ellos desarrollan una actividad crónica de resentimiento hacia
la sociedad, otros caen en estados depresivos crónicos. Pueden
incurrir así en un alcoholismo secundario o en otras adicciones
a drogas, o también en el suicidio.
Importancia forense de la homosexualidad:
La actividad homosexual entre adultos no es punible en Europa (con
excepción de Finlandia y Austria), siempre que no tenga lugar públicamente.
En cambio, .está castigado por la ley el trato homosexual con menores.
La condenación de la homosexualidad por parte de la sociedad puede
conducir a que los homosexuales caigan en manos de chantagistas. El
miedo al .descubrimiento de la homosexualidad a veces puede dar motivo
a asesinatos. Los robos y otras actividades delictivas se producen, al
igual que en· el medio ambiente de la prostitución heterosexual, entre
los homosexuales de entornos análogos.
Existe una prostitución homosexual, practicada en muchas ocasiones
por sujetos que no tienen marcadas tendencias homosexuales.
Tratamiento de la homosexualidad:
Tan sólo ha de intentarse en caso que el sujeto la desee.
a) Psicoterapia psicoanalítica. Su· meta estriba en la realización de
la maduración psicosexual. Tan sólo· la homosexualidad neurótica ofrece
perspectivas favorables para ser curada mediante psicoterapia. No existen
informes que contengan resultados demostrativos.
b) Terapéutica del comportamiento. Se utiliza de las formas más diversas (p. ej.: terapéutica aversiva, recondicionamiento y otros análogos).
Apenas existen aún estadísticas demostrativas de éxitos, acompañadas de
catamnesis.
e) Psicoterapia de apoyo y consiliar. Aceptación de la homosexualidad
por el sujeto como variante de la sexualidad humana. Erradicación de
los sentimientos de inferioridad y resentimiento. Tratamiento de la depresión secundaria, profilaxis del suicidio, etc.

364

Introducción a la psicopatologia general

2 J .5.1.2.

INFANTOSEXUALIDAD

Sinónimo: paidofilia.
Definición

Apetencia sexual y satisfacción sexual por el contacto .con
individuos sexualmente inmaduros.
La inf antosexualidad existe en forma homosexual y he tero. sexual (7 5 por 100 aproximadamente). Se desarrolla casi siempre en sujetos inhibidos y con escasa capacidad de contacto
interhumano, que no son capaces de establecer relaciones con
parejas sexuales adultas. Se puede dar en psicópatas, alcohólicos, oligofrénicos y, eventualmente, en ancianos. Los actos sexuales son la mayoría de las veces de índole masturbatoria.
Importancia forense. La infantosexualidad es legalmente punible. Es
raro que los niños resulten lesionados por los actos paidófilos (lo cual
sucede más bien en las niñas). No están demostradas con seguridad las
consecuencias nocivas de las experiencias paidófilas sobre el desarrollo
psicosexual, y ello tanto más puesto que no es raro un comportamiento
«seductor» por parte de las «víctimas».
Como medidas terapéuticas y profilácticas, y aparte de una psicoterapia de apoyo y que fomente Ja capacidad de contacto, en ocasiones son
precisas la castración quirúrgica o una represión medicamentosa de la
pu lsión sexual.
21.5.1.3.

CERONTOFILIA

Definición:
Apetencia sexual por personas ancianas y eventualmente satisfacción
sexual a través del contacto con las mismas.
Es sumamente rara y carece prácticamente de importancia. Se conocen variantes heterosexuales y homosexuales.
21.5.1.4.

BESTIOSEXUALIDAD

Sinónimos: zoofilia, sodomía.
Definición

Utilización de un animal como objeto sexual.

Sexualidad

365

Causas
Los datos al respecto son muy inseguros, ya que la mayoría
de los casos no llegan casi nunca a observación. Según KINSEY,
un 8 por 100 de los varones y aproximadamente un 3 ,6 por 100
de las mujeres en Estados Unidos han tenido en alguna ocasión
actividades sodomíticas. Lo zoofilia parece darse sobre todo en
situaciones de necesidad sexual: entre pastores, muchachos campesinos, en ocasiones entre oligofrénicos; en sujetos brutales,
sobre todo como delito por embriaguez, pueden cometerse actos
bestiosexuales. Los actos zoófilos se combinan frecuentemente
con sadismo [como, p. ej.: hundir un tenedor en la vagina de
una vaca o de una yegua (HENTIG, 1962)] .
La bestiosexua1idad posee más bien importancia forense y veterinaria
(torturas y lesiones producidas a animales) que terapéutico-psiquiátrica.
La zoofilia no es legalmente punible en Europa (a no ser que se trate de
torturas infligidas a animales).

21.5.1.5.

AUTOSEXUALIDAD

Sinónimos: ipsismo sexual, autosatisfacción.
Definición
Se trata de todo acto sexual realizado en la propia persona.
La forma más frecuente de autosexualidad es la masturbación
(onanismo). La masturbación ha de considerarse tan sólo como
anormal cuando, en la edad adulta y existiendo posibilidades
para una actividad sexual normal, constituye la única . forma
deseada y practicada de actividad sexual. Así, pues, en modo
alguno pueden considerarse como anormales la propia manipulación de los genitales durante la infancia, la masturbación durante la pubertad, así como en adultos cuando se carece de contactos heterosexuales (la llamada notonania). La masturbación
es sobre todo anormal cuando es practicada de un modo adictoneurótico, y con frecuencia menos por necesidad sexual que
como procedimiento de relajación (para aminorar la nerviosidad,
para conciliar el sueño, etc.). Antiguamente era erróneamente
considerada la masturbación como causa de multitud de pade-

Introducción a la psicopatologia general

366

cimientos somáticos y psíquicos y, asimismo (y no en último
término) de psicosis. Aun hoy día no es raro encontrar elaboraciones depresivas, hipocondrías o paranoides de antiguos hábitos masturbatorios.
El riesgo y la nocividad de la masturbación como actividad
sexual exclusiva residen en el intenso encapsulamiento narcisista
a que da lugar y en la correspondiente- autarquía sexual, que
aparta cada vez más de un establecimiento de contactos heterosexuales normales. La autosexualidad patológica se da también
en diversas variantes: como autosexualidad masoquista, como
autoanalismo, como autouretralismo, etc.
21.5.1.6.

NECROFILIA

Definición

Utilización de un cuerpo muerto como objeto sexual.
Causas
Es muy rara y casi siempre va asociada a otras perversiones (p. ej.:
sadismo, oralismo, etc.). Se conoce necrofilia en hombres y en mujeres.
Los necrófilos son sujetos evidentemente anormales en otros sentidos: oligofrénicos, enfermos mentales, individuos que presentan taras que no ]es
permiten establecer relaciones sexuales satisfactorias con personas vivas.
La necrofilia posee sobre todo importancia desde el punto de vista forense (violación de cadáveres). En ocasiones, la tendencia necrófila puede conducir, sin embargo, a cometer asesinatos (véase también: necrofagia) (literatura: SPOERRI, 1959).
21.5.1.7.

FETICHISMO

Definición

Excitación y satisfacción sexuales con objetos sustitutivos,
que resultan inadecuados como meta sexual. Se trata de partes
del cuerpo extragenitales (pies, cabellos, etc.) y de diversos
objetos (ropa interior, prendas de vestir, medias, zapatos, pieles,
chupetes, pelucas, etc.).
Causas

Se da casi siempre en hombres, como fetichismo heterosexual y homosexual. También como infanta-fetichismo (p. ej.:
fetichismo de pañales).

Sexualidad

367

El fetiche no sólo representa al compañero sexual humano,
sino que lo borra por entero. Se siente demasiado miedo del
compañero sexual completo, en especial de sus genitales y, por
tanto, se le evita buscando un sustituto (véase sobre todo la
interpretación analítico existencial de Boss, 1966).
Interpretación psicoanalítica: en el nivel pregenital de desarrollo se constituye esta aberración: fijación sobre el primer
objeto amoroso (pecho materno). A ello suele agregarse un elemento sádico: el fetiche es con frecuencia violentamente tratado
y destruido.
El fetichismo posee sobre todo importancia forense, ya que
puede conducir a robos (cleptomanía), asaltos, etc.

21.5.2.

Précfices sexuales anormales
(Modos anómalos de alcanzar excitación y
satisfacción sexuales)

21.5.2.1.

ORALISMO

Sinónimo:

penilingus

(fellatio):

actividad oral en el pene.

Coitus per os.
Se denomina cunnilingus
genitales femeninos.

a la actividad sexual oral en los

Definición
Satisfacción sexual mediante actividad oral (chupar, lamer,
morder, etc.) en los órganos genitales.

Causas
El oralismo se da homosexual y heterosexualmente, como
oralismo activo y como oralismo pasivo.
El oralismo es una práctica sexual frecuente, que no es en
absoluto anormal, en ambos sexos. Se convierte tan sólo en perversión cuando un individuo fija -esta práctica como actividad
sexual exclusiva y únicamente satisfactoria.
Interpretación:
El oralismo es la práctica sexual que se halla determinada por la succión del lactante en el pezón materno. En correspondencia con ello, el

Introducción a la psicopatologia general

36 8

oralismo es interpretado también como fijación a un nivel de desarrollo
libidinal precoz (oral). El oralismo indica, por tanto, la presencia de un
desarrollo psicosexual inmaduro, incompleto y eventualmente detenido.
21.5.2.2.

NECROFACIA, COPROFILIA, COPROFACIA, UROLACNIA

Definición:

Excitación sexual por el hecho de devorar víctimas asesinadas. Con
frecuencia son devorados precisamente los genitales. La necrofagia es, en
general, rara, y parece constituir un delito propio de personalidades gravemente anormales.

Parecen existir relaciones con respecto a la coprofilia (interpretación de ésta en Boss, 1966) y la urolagnia (excitación sexual mediante manejo de heces, orina, saliva) y la coprofagia
(obtención de placer sexual comiendo dichas sustancias).

21.5.2.3.

ANALISMO

Sinónimos:

coito anal, pederastia.

En inglés: sodomy, buggery, En alemán:

Analverkehr,

Definición
Utilización del ano a fin de estimulación
xuales.

y satisfacción se-

Causas
El analismo es más bien una práctica homosexual, y con
menos frecuencia heterosexual. Entre los homosexuales constituye un 20 por 100 aproximadamente de las prácticas sexuales.
Existe un analismo activo y otro pasivo. Es más raro el autoanalismo, en el que tiene lugar una excitación sexual mediante la
introducción de objetos en el propio ano (p. ej.: botellas, etc.).

En ciertas culturas (como, p. ej., en Nueva Guinea) se da regularmente el coito anal homosexual entre hombres y niños, debido a la creencia mágica de que ello hace madurar efectivamente a los niños y los
convierte en hombres.

Sexualidad

369

La interpretación

psicoanalítica del analismo se refiere a una fijación
a un nivel anal de desarrollo psicosexual. También se
ha hablado acerca de una sustitución de la vagina por el ano, debida a
troquelado o a condicionamiento.
y a una regresión

21.5.2.4.

URETRALISMO

Definición:
Utilización de la uretra a fines de estimulación y satisfacción sexuales.
El uretralismo se da la mayoría de las veces como autouretralismo:
introducción de objetos en la uretra, los cuales llegan entonces con frecuencia hasta la vejiga. Según informes casuísticos, de este modo son
introducidos en la vejiga multitud de objetos animados o inanimados
(p. ej., termómetros clínicos).

21.5.2.5.

SADISMO

Sinónimo: algolagnia activa.
Definición

Excitación y satisfacción sexuales haciendo sufrir a otro.

Causas
No se sabe nada seguro acerca de la frecuencia de esta anomalía, que se desarrolla de modo claramente predominante en "el
sexo masculino. El sadismo se puede combinar con cualquier
otra perversión. No sólo existe un sadismo heterosexual y otro
homosexual, sino también un infantosadismo, un sadismo bestiosexual, así como un sadismo polimorfo.
Los métodos de los sadistas consisten, en primer término, en
pegar, cortar, morder, etc., el pecho, las nalgas, los genitales.
El sadismo reviste sobre todo importancia forense, ya que puede
llegar a lesionar o a matar a la víctima.
Es dudoso que existan transiciones entre el sadismo sexual y la crueldad no sádica (brutalidad).
El sádico sexual no puede expresar sus sentimientos hacia los demás
sino como crueldad. Tan sólo es peligroso con aquéllos a los que amaría
si f ucse normal. Casi siempre es impotente y tan sólo puede lograr su
desahogo sexual mediante actos sádicos.
Las teorías relativas a la génesis del sadismo, de este violento esfuerzo

I'!troducción a la psicopatología general

3 70

de ruptura de barreras haciendo sufrir (combinado con frecuencia con
una búsqueda de sufrimiento propio a fines sexuales; sadomasoquismo),
por parte de un sujeto encerrado en sí mismo y que busca amor (Boss,
1966), dependen de las representaciones acerca de la agresividad.
FREUD (1920-1924, fenseits des Lustprinzips -Más
allá del principio
del placer-) abordó las siguientes posibilidades: 1) la pulsión de muerte
(Thanatos) está dirigida contra el propio Yo; 2) el placer sexual en matar
surge por una combinación de libido (Eros, pulsión de vida) y Thanatos.
Surge así en primer término masoquismo; 3) el masoquismo se invierte y
exterioriza como sadismo.
Otros autores (p. ej., ALLEN, 1969) parten de la ausencia de amor
materno (frustración infantil precoz), lo cual conduce a odio y agresividad contra la madre. El camino (ideal, no empírico) que conduce entonces hasta el sadismo heterosexual y homosexual se puede representar
por el esquema siguiente.
Deseo de proporcionar dolor al pecho de la madre
Sadismo .homosexual
(transposición)

Sadismo heterosexual

t-Jadre -1

Mujer

Pecho materno --

Pecho de la mujer

Pecho-----

Genitales

1

.

Madre --

Hombre
(ver: homosexualidad)

Pecho -.--

Nalgas

.

1

Nalgas -1

El sádico causa dolor
a los genitales de la mujer

.

Genitales

1

El sádico homosexual causa dolor
a Jos genitales masculinos

. Figura 8
Constructo psicodinámico relativo a la formación del sadismo heterosexual y homosexual respectivamente (según ALLEN, 1969).
21.5.2.6.

MASOQUISMO

Sinónimo: algolagnia pasiva.
Definición

Excitación y satisfacción sexuales al experimentar dolor.
El masoquismo puede ser heterosexual, homosexual y en
forma de automasoquismo.

Sexualidad

3 71

Masoquismo en el hombre
Métodos: Experimentar dolor, incluso infligírselo a sí mismo
mediante golpes, ataduras, estrangulación, corrientes eléctricas,
atándose fuertemente el pene, etc. Ello puede ocasionar lesiones
e incluso accidentes mortales.
La interpretación es la siguiente (ALLEN, 1969):
Masoquismo heterosexual: 1. Deseo de causar dolores a la
madre (odio a la madre). 2. Este deseo es invertido, transformándose en un ansia de sufrir dolores causados por la madre.
3. Tal deseo es generalizado en un afán por sufrir dolores causados por mujeres.
Masoquismo homosexual: 1 y 2 como en el anterior. 3. Transposición de la madre al hombre (véase: Homosexualidad). 4. De
ello resulta el deseo de sufrir dolores causados por un hombre.
Automasoquismo: 1. Deseo de herir o lesionar al. odiado
padre. 2. Libidinización (sexualización) de este deseo. 3. El
padre es inalcanzable (es, p. ej., demasiado poderoso). Ello conduce a la inversión: el odio se dirige contra el propio individuo.
Masoquismo en la mujer
Existe también como masoquismo heterosexual, homosexual
y automasoquismo. Los métodos son análogos a los empleados
por el varón. En el automasoquismo se pueden introducir también cuerpos extraños en los genitales, en la uretra (uretralismo
masoquista), en la vejiga, en el recto (analismo masoquista), lo
cual puede dar lugar a intervenciones quirúrgicas.
El masoquismo en la mujer es interpretado del modo siguiente:
1. Odio al padre. Los impulsos agresivos se dirigen contra el padre,
que es considerado como restrictivo. 2. El odio al padre no puede
desahogarse contra éste y se transforma en odio contra sí mismo.

ya

21.5.2.7.

ESCOPTOFILIA

Sinónimo: voyeurismo.
Definición
Excitación y satisfacción sexuales mediante la observación
de otras personas cuando se están desvistiendo, en el baño, pero
especialmente durante actividades sexuales.

37 2

en
de
El
en

Introducción. a la psicopatología general

Esta desviación, que en sí es innocua, se da exclusivamente
hombres, sobre todo en los que no poseen mucha capacidad
contacto y a los que les resulta imposible una aproximación.
voyeurismo es interpretado como fijación del placer infantil
mirar.

21.5.2.8.

EXHIBICIONISMO

Definición
Excitación y satisfacción sexuales mediante la exhibición de
los genitales a otras personas.
Se desarrolla casi siempre en el varón, siendo, en la mayoría
de los casos, heterosexual, y también, más raramente, homosexual. El exhibicionismo ha de concebirse como una 1lamáda
o invitación al contacto sexual que no se logra, a causa de miedo
o angustia (y desde el punto de vista psicoanalítico, como fijación del placer infantil en mostrar).
El exhibicionismo posee importancia desde el punto de vista forense.
ya que se trata del delito sexual más frecuente. Para personas adultas es.
desde luego, inofensivo, y tampoco parece tener importancia traumatizante con respecto a los niños.
21.5.2.9.

FROTTEURISMO

Definición:
Excitación y satisfacción sexuales mediante frotes, roces, empujones
realizados a otras personas.
Se produce casi siempre en aglomeraciones (cine, transportes colectivos, reuniones, etc.), combinado frecuentemente con otras perversiones,
tales como exhibicionismo y fetichismo.
El f rotteurismo es interpretado como fijación en una etapa infantil en
la que la madre suele apretar al niño contra su cuerpo.
21.5.2.1 O.

TRAVESTISMO

Sinónimo: Transvestimus. Eonismus '·~ eomsrno:
travestic. En alemán: Transvestitismus.

en inglés:

* En el eonismo, el hombre se hace pasar por mujer -) de «El CabaItero de Eón».

Sexualidad

373

Definición

Placer sexual obtenido llevando ropas del sexo contrario.
Se trata, por así decir, de una mutación de sexo verificado
tan sólo con respecto a prendas de vestir, experimentándose
placer con ello. En ocasiones, el cambio de prendas tan sólo
se refiere a las interiores. El transvestismo surge con frecuencia
temporalmente (p. ej.: bajo los efectos del alcohol). Aparece
tanto en sujetos heterosexuales (un 50 por 100 de los casos,
aproximadamente), como homosexuales, y en varones con mayor
frecuencia que en mujeres. No se conocen las causas.
Desde el punto de vista forense, el travestismo posee importancia
por su combinación con robo de prendas de vestir, con el exhibicionismo
y con el fetichismo.

21.S.3.
21.5.3.1.

Conciencia anormal acerca
del propio sexo
TRANSEXUALISMO

(GREEN y MONEY,

1969.)

Definición

Se trata de personas que somáticamente muestran una diferenciación sexual normal y que poseen la convicción de pertenecer al sexo contrario (consciencia acerca de pertenecer al sexo
contrario).
Muchos transexuales no son homosexuales, ni apenas desean
tener actividades sexuales.
Dicha convicción da lugar al deseo de cambiar de sexo (somáticamente, socialmente, profesionalmente, etc.).
Causas
Se presenta casi siempre en hombres, los cuales desean convertirse en mujeres. La proporción masculino-femenino es 3: 1.
Frecuencia: un 1,5 por 100.000 personas aproximadamente.

37 4

Introducción a la psicopatologia general

Interpretación
El transexualismo del varón, como consciencia de pertenecer
al sexo contrario, es interpretado como identificación femenina
patológica cuando existe una vinculación excesiva a la madre,
como tendencia a la identific . ación con esta última y deseo de
autocastración,
N. B.: El transexualismo ha de diferenciarse de la intersexualidad (hermafroditismo) (ÜVERZIER, 1961). La mayoría de
las veces es adoptado el papel sexual aprendido, y no el biológico.
Tratamiento

de transexualismo

1. Con frecuencia es rechazada la psicoterapia y, por tanto,
no resulta realizable.
2. «Cambio de sexo» mediante intervenciones quirúrgicas
(casi siempre del sexo masculino al femenino: castración, amputación de pene, plastias vaginales, etc.).
3. Castración y administración de hormonas femeninas (en
transexuales masculinos).

21.5.4.

Anomalías de la intensidad pulsional

Hipersexualidad e hiposexualidad.
Estos conceptos apenas pueden definirse con exactitud, ya que se
resuelve dificultosamente la cuestión relativa al promedio de los deseos
sexuales o de la actividad sexual de un individuo (y tan sólo como media
estadística) dado que la sexualidad resulta influida por multitud de factores: salud física, estado de cansancio o de frescura corporales, edad
de la vida, aferencia de estímulos (respuesta positiva por parte del compañero sexual), ocasiones de. actividad sexual, estado emocional. temperanlento, etc.

21.5.4.1.

HIPERSEXUALIDAD

Sinónimos: erotomanía; en el hombre se designa también
como satiriasis y en la mujer como ninfomanía.

Sexualidad

375

Posibles fundamentos de la hipersexualidad
a) Los motivos psicológicos son múltiples y variados, así,
por ejemplo, desempeñan un especial papel la impulsividad. el
modo de ser desinhibido para la exteriorización de los deseos
sexuales. En ocasiones, el comportamiento hipersexual puede entenderse también como una autosatisfacción mediante la continua. realización de «conquistas» sexuales. También, en parte,
puede manifestarse así una animadversión contra el progenitor
de sexo contrario, que se generaliza como odio hacia el otro
sexo, junto con una tendencia a triunfar sobre el mismo, a vencerle, a someterle.
·
b) Fundamentación psicótica de la hipersexualidad: En
psicosis orgánicas puede tener lugar una desinhibición, una
ausencia de control y de dominio sobre los propios impulsos. En
psicosis endógenas (como en la manía) puede darse asimismo
_un_a. desinhibición, y también una auténtica intensificación de
las necesidades sexuales, debido al incremento de la vitalidad.
En la manía tiene entonces lugar, con frecuencia, una promiscuidad indiscriminada, un desamparo social sexual que tiene como
consecuencias la infección venérea y los embarazos. La sexualidad de los esquizofrénicos es, en general, menos unívoca que
la de los maníacos. En mujeres esquizofrénicas eventualmente
existe una aparente hipersexualidad, a consecuencia de falta de
inhibiciones y de control, que a veces ha de entenderse más bien
pomo una tendencia a aferrarse a algo y a confirmarse a sí
mismas que como apetencia sexual aumentada. Algunas enfermedades del sistema nervioso central (diencefálicas, epifisarias, del
lóbulo temporal) pueden conducir a una hipersexualidad.
c) Hormonales: La administración de hormonas sexuales
masculinas da lugar, tanto en el varón (sobre todo cuando su
organismo produce escasa cantidad de ellas) como también en la
mujer, a un aumento de la sexualidad.
·
Medicamentosos-tóxicos: Los llamados afrodisíacos despliegan su acción (excitante sexual) sobré todo localmente, debido a su efecto sobre el riego sanguíneo de los órganos genitales. El más conocido de ellos es la yohimbina.
d)

Introducción a la psicopatología general

376

21.5.4.2.

HIPOSEXUALIDAD

Sinónimos: asexualidad, anerotismo.
Causas

En el infantilismo general (somático y psíquico) de personas
neuróticamente inhibidas, angustiables (véase: Impotencia).
En la depresión endógena tiene lugar, de modo casi regular.
un apagamiento de la sexualidad. Coincidiendo con el trastorno
esquizofrénico de la capacidad de contacto tiene lugar, con frecuencia, una desaparición de todo contacto sexual.
Hormonal: En el hipogonadismo y el agonadismo (hipofunción o bien ausencia de la actividad de las glándulas sexuales),
en sujetos castrados y bajo la administración de sustancias antiandrógenas (acetato de cipoterona).
Orgánica: En enfermedades generales consuntivas, en todas
las enfermedades extensas del sistema nervioso central y también
en anomalías cromosómicas (anomalías de los cromosomas sexuales), puede tener lugar una hiposexualidad. Causas medicamentosas: los neurolépticos amortiguan la sexualidad, a pequeñas dosis retrasan la eyaculación.

21.5.5.

Trastornos de la potencia

Definición

Se designa como potencia sexual a la capacidad de ejercitar
una actividad sexual que potencialmente puede conducir a la
fecundación. Un trastorno de dicha potencia es denominado en
general impotencia. Hay que distinguir entre los conceptos de
infertilidad (esterilidad, incapacidad para procrear, impotencia
generandi) y la incapacidad para la cohabitación debida a alteraciones en la realización del acto sexual (impotencia coeundi,
impotencia propiamente dicha).
En el varón se incluyen aquí la disminución o la falta de
libido, la incapacidad para la erección (impotencia erigendi),
los trastornos de la eyaculación (impotencia ejaculandi, eyaculación precoz y eyaculación retardada).

Sexualidad

377

En la mujer, las alteraciones correspondientes son la ausencia de apetencia sexual, la anestesia .sexual o frigidez, la ausencia de orgasmo (anorgasmia), los espasmos musculares (de los
músculos adductores) y el espasmo de vagina (vaginismo), así
como la aparición de dolores al realizar el acto sexual (dispareunia).

21.5.5.1.

CAUSAS DE LOS TRASTORNOS
REVISION CENERAL

21.5.5.1.1.

DE LA POTENCIA.

~ausas orgánicas

Enfermedades del sistema nervioso central (cerebro y médula), enfermedades generales graves (p. ej., hepáticas) y enfermedades urológicas de la índole más diversa pueden conducir
a la impotencia. Por otra parte, dosis elevadas de medicamentos
(neurolépticos, antiandrógenos) pueden amortiguar tan intensamente la libido que surja impotencia.

21.5 .5 .1 .2.

Causas psicóticas

La completa ausencia de libido da lugar a impotencia en los
depresivos endógenos.

21.5.5.1.3.

Causas neuróticas-psicógenas

La angustia es, la mayoría de las veces, el factor dinámico
central. Son especialmente alterables en el varón la erección y
la eyaculación, y en la mujer la libido y el orgasmo (M~STERS
y }OHNSON, 1970; MATUSSEK, 1959).
1 mpotencia psicógena en el varón:
Se trata de todas las dificultades para la cohabitación uo
determinadas por causas orgánicas. Revisten especial importancia en la práctica los trastornos de la erección, así como la eyaculación precoz.
a)

En todos los casos hay que poner en claro si se trata de una impotencia que tan sólo surge ocasionalmente o bien si se trata de una im-

378

Introducción a la psicopatología general

potencia que existe de modo continuado, si se manifiesta con una pareja
sexual o con diversas parejas sexuales. En todo caso ha de establecerse
una detenida anamnesis biográfica y también situativa, a fin de no dejar
pasar inadvertidos, eventualmente, factores situativos relativamente triviales. Los factores situativos que vienen aquí en consideración son múltiples y variados, así, p. ej., fatiga, influencia por parte del alcohol,_
situaciones vitales cargadas - de tensiones, comportamiento por parte de
la pareja (en general y no tan sólo debida a la técnica sexual), frigidez
por parte de la mujer en cuestión, con clara manifestación de que no
participa, el medio ambiente en que tiene lugar la actividad sexual
(cuarto de paredes finas) con presencia al otro lado de vecinos o de
parientes que pueden escuchar lo que sucede, etc.
La impotencia neurótica puede constituir la expresión de un trastorno
general del contacto interhumano, mas también, en especial, de dificultades de relación existentes con respecto a la actual pareja (relación extraerótica cargada de conflictos, complicada). Puede tratarse además de
un negarse, p. ej., a causa de reservas con respecto a la pareja (debido
a su vida anterior, a su expresión, su comportamiento, etc.) y de multitud
de otros motivos.
Con frecuencia existe angustia como reacción al carácter de exigencia
que reviste el acto sexual, cuando la potencia sexual se ve sometida al
principio de rendimiento. Ello puede deberse a la situación (p. ej.: impotencia en la noche de bodas, impotencia en un burdel), a la pareja o
al paciente mismo, cuando subordina demasiado su propia sexualidad al
principio de rendimiento y la impone así un carácter de exigencia; cuando
surge una autoobservación expectante y angustiosa basada en algún eventual fallo anterior o bien a una disminución de la sexualidad en la edad
avanzada, o cuando la sexualidad se ha convertido en una autosatisfacción
neurótica con características de adicción o en un mero afán de superación con respecto a ]a pareja. Pero también una, forzada intencionalidad
de la sexualidad como «el placer» de modo exclusivo y absoluto puede
afectar a la potencia. Ciertas neurosis sexuales se constituyen por la
identificación entre técnica sexual y vida sexual, como expresión de una
vida erótica personal. Posee asimismo importancia la autoobservación
angustiosa por lo que se refiere al rendimiento sexual, basada en lecturas
de divulgación sexual (reflexión exagerada, angustia expectante bibliógena).
Desde la vertiente psicoanalítica se señala que puede tratarse. de una
angustia inconsciente ante el cumplimiento de metas sexuales infantiles
(situación edípica, incesto), de una vinculación patológica inconsciente a
la madre y del miedo a serla infiel, de angustia de castración, etc., y en
general, del miedo a ser tragado. Los sentimientos 'de inferioridad, de
hostilidad, de culpa, de resentimiento, etc., pueden dar lugar a trastornos
de la potencia, conyugales y extraconyugales,
En la eyaculación precoz vienen también en consideración muchos de
Jos factores mencionados. Tiene lugar frecuentemente cuando existe una
intensa excitación sexual tras una prolongada abstinencia. Cuando provoca una ansiosa autoobservación, puede desarrollarse de ello una impo-

Sexualidad

379

tencia. Por otra parte, la eyaculación precoz puede ser también expresión de un «no permitirse» o bien una negación del entregarse. La
eyaculación retardada es más raras veces psicógena y más bien, evidentemente, obedece a una causa orgánica. La psicógena es interpretada en
muchos casos como una negativa a entregarse.

Trastornos de la potencia en la mujer:
Es de especial importancia práctica la frigidez, así como
también el vaginismo y la dispareunia (ScHATZING, 1959).
b)

Al igual que en todas las impotencias, en la frigidez hay que poner
también en claro el grado de la misma, es decir: si es permanente o temporal, si depende de las situaciones, si se trata de una frigidez que ha
existido de siempre. Aquí vienen también en consideración factores situativos (vivienda reducida, presencia de niños en la habitación, si en la
habitación de al lado duermen parientes, sobre todo la madre, etc.) y,
además, las preocupaciones generales de la vida, intensa sobrecarga de
responsabilidades,
depresiones de índole diversa, miedo a dolores, a la
vergüenza de un embarazo extraconyugal. Desde el punto de vista psicoanalítico se señala el temor inconsciente a la pérdida del yo durante el
orgasmo. En muchas ocasiones, la frigidez depende del compañero sexual,
ya que casi siempre la mujer se supedita, en cuanto a sus vivencias,
más bien a una habituación al compañero sexual y a un cariño y relación
afectiva totales en un grado mucho mayor que el hombre.
Cuando una mujer sensible tiene relaciones con un hombre para el
cual lo primero es el propio· placer sexual, puede convertirse en frígida.
Con frecuencia desempeñan asimismo un papel actitudes de expectativa
erróneas, así, p. ej., la de que en el coito debe experimentarse siempre
un orgasmo (según KINSEY 1953, las mujeres tan sólo alcanzan hacia los
veintinueve años, aproximadamente,
una capacidad orgásmica más frecuente, por término medio), es decir: un orgasmo vaginal (ya que también hay uno· orgasmo clitorídeo). Un pudor excesivo debido a la educación o determinado por las creencias religiosas, puede conducir a la
frigidez (rechazo del «placer carnal» ).
El tratamiento de la impotencia se dirige contra las causas comprobables. Hemos de señalar la importancia que posee el reconocimiento por
un especialista (urológico, andrológico, ginecológico). El método psicoterapéutico se orienta por completo según las circunstancias y no es susceptible de ser esquematizado.
En algunos casos es recomendable una
psicoterapia
analítica, en otros, la psicoterapia
del comportamiento
(KocKOTT y D1TTMAR, 1973). En muchos otros casos basta un esclarecimiento de las correspondientes circunstancias, con sedación y, en ocasiones, con recomendaciones
acerca de una abstinencia sexual transitoria,
con de-reflexión.

380

Introducción a la psicopatologia general

Apéndice
21.6.

INCESTO

Desempeña un papel en psiquiatría puesto que el incesto se da casi siempre en los estratos sociales más bajos y frecuentemente en familias taradas con oligofrenia, psicopatías, sociopatías, alcoholismo, etc.
La relación incestuosa más frecuente es la de padre e hija, y luego la
que se establece entre hermanos, mientras que es más rara la relación
madre-hijo. Pueden producirse daños cuando en las relaciones incestuosas se practica infantosexualidad. Por lo demás, las opiniones no
son unánimes en cuanto a las consecuencias perniciosas. Ver MRAZEK
y KEMPE (1982), SHEPHER (1983).

21.7.

PROSTITUCION

Y DESAMPARO SOCIAL SEXUAL

Aquí se trata también de un problema marginal a la psiquiatría. En
muchachas con desvalimiento social sexual ha de pensarse en manifestaciones tempranas de manías endógenas, dentro de un enfermar maníacodepresivo. Las prostitutas son evidentemente de inteligencia subnormal,
caracteropáticas y drogadictas, con una frecuencia superior al término
medio (alcohol, drogas y medicamentos de diversa índole). Existe diversidad de opiniones acerca de la sexualidad de las prostitutas. Parece estar
confirmado que muchas de ellas pueden mantener unas relaciones sexuaJes normales con su amigo personal, mientras que son frígidas con sus
clientes. Tan sólo aisladamente parece ser la hipersexualidad un motivo
para la prostitución. En las anamnesis psiquiátricas hay que tener en
cuenta si el paciente ha tenido contactos con prostitutas, ya que pueden
ser fuente de infecciones venéreas, sobre todo en. donde la prostitución
no está sometida a un control sanitario.

BIBLIOGRAFIA

l. Prólogo e introducción

ABRAHAM, K. (1908). "Die psychosexuellen Differenzen der Hysterie und der Dementia praecox". Zbl. ges. Neurol. Psy chiat. 31 (NF
19), 521-533.
ALANEN, Y. O. (1970). "The families of schizophrenic patients".
Proc. roy, Soc. Med. 63, 227-23Q.
AL-JSSA, l. (1982). "Gender and Psychopathology". Academic Press,
Nueva York.
"Arbeitsgemeinschaft für Methodik und Dokumentation in der Psychiatrie (AMP): Das AMP-System".Manual zur Dokumentation psychiatrischer Befunde , 2ª ed. Zus.-gest.u.red.v.Ch. Scharfetter. Springer,
Berlín, 197 2.
ARGELANDER, H. (1970). ''Das Erstinterview in der Psychotherapie". Wissenschaftliche Buchgesellschaft, Darmstad t.
ARIETI, S. (1971). "The Origins and Development of the Psychopathology of Schizophrenia". En: Die En tsteh ung der Schizophrenie,
ed. por M. Bleuler, J. Angst. Huber, Berna.
BALTES, P. B., y K W. SHAIE. (1973). Lifespan Deuelopment Psy­
chology. Personality and Socialization, Academic Press, New York.
BASH, K W. (1955). Lehrbuch der .allgemeinen Psy chopathologie,
Thieme, Stuttgart.
BATESON, G., D. JACKSON, J. HALEY, J. W. WEAKLAND. (1956).
''Towards a theory of schizophrenia". Behav.Sci.1, 251-264.
BAUMANN, U. (197 4). "Diagnostische Differenzierungsfiihigkeit von
Psychopathologie-Skalen". Arch. Psy chia t. Nervenkr. 219, 89-103.
BENEDETTI, G. (1973). Psy che und Biologie. Hippokrates-Verlag,
Stuttgart.
-(1983a). "Die Positivierung des schizophrenen Erlebens im therapeutischen Symbol". Neruenarzt: 54, 150-157.
-(1983b ). Todeslandschaften der Seele. Vandenhoeck & Ruprecht,
Góttíngen.
-(1983c). "Psychotherapie der Schizophrenie". Schweiz. Arch.
Neurol. Neurochir. Psychiat. 132, 207-213.
-(1983d). "Die Schizophrenie als Dialektík von psychotischen
Formen und psychologischen Inhalten". Sch uieiz Arch. Neurol. Neurochir. Psychiat. 132, 325-336.

382

Introducción a la psicopatología general

BERNER, P. (1982). Psy chiatrische Systematih. Huber, Bern.
BLANKENBURG, W. (1978). Grundlagen Psychopathologie".
Neruenarzt 49. 140-146.
BLEULER, E. ( 1911 ). "Dementia praecox oder Gruppe der Schizopherenien". En: Handbuch der Psychiatrie, tomo 4, ed. G. Aschaffenburg. Deuticke, Viene.
-(1926 ). "Zur Unterscheidung des Physiogenen und des Psychogenen bei der Schizophrenie". Allg. Z. Psy chiat. 84, 22-37.
-(1930 ). "Primare und sekundáre Symptome der Schizophrenie".
Zbl. ges. Neurol. Psy chlat. 124, 607-646.
-(1969). LehrbuchderPsychiatrie, 11ª. ed.,refundidaporM.
Bleuler. Springer, Berlin (págs. 99-104 ).
BLEULER, M. ( 1954 ). Endokrinologische Psychiatrie. Thieme, Stuttgart.
-( 196 4 ). "Endokrinologische
Psychiatrie ". En: Psy chia trie der
Gegenwart, 1ª ed. ed. T. I/lb, ed. por H. W. Gruhle, R. Jung, W.
Mayer-Gross, M. Miiller. Springer, Berlin, (págs. 161-252 ).
BOBON, D., U. BAUMANN, J. ANGST, H. HELMCHEN, H HIPPIUS.
(1983). The AMDP-System in Pharmacopsychiatry, Karger, Basel,
BOCHENSKI, I. M. (1954). Die zeitgeni:issischen Denhmethoden , 5ª.
ed. Francke, Munich.
BO~S, M. (1971 ). Grundriss der Medizin. Huber, Berna.
BRAUTIGAM, W. (1974). "Anthropologie
der Neurose". En: Neue
Anthropologie , T. VI, ed. por H.-G. Gadamer, P. Vogler. Thieme,
Stuttgar. (págs. 114-137 ).
BRICKENKAMP, R. (197 5 ). Handbuch pey chologischer und piidagogischer Tests. Hogrefe , Gottingen.
BURCHARD, M. (1981 ). Psy chopothologie. Neue Beitriige zu Klinik
und Praxis. Schattauer, Stuttgart.
CANGUILHEM, G. (1979 ). Das Normale und das Pathologische, Ullste in Taschenbuchverlag , Berlin.
.
CHALMERS, N., R. CRAWLEY, S. P. R. ROSE (1971). The Biological Bases of Behouiour, Oxford University Press, Londres.
CHRISMAN, N. J. (1977 ). "The health seeking procesa: an approach
to the natural history of illness". Culture, Medicine and Psy chiatry
l. 351-377.
CIOMPI, L. (1982). "Affektlogik". Ober die Struktur der Psyche und
ihre En tuiicklung, Ein Beitrag zur Schizophrenieforschung, KlettCotta, Stu ttgar.
CONRAP, K. (1971 ). Die beginnende Schizophrenie , 1 ª ed. Thieme,
Stuttgart, 1958; 3ª ed. ·
COOPER, D. (1971). Psy chiatrie und Antipsy chiatrie, Suhrkamp,
Frankfurt/M.
COOPER, J. E. (1970). "The use of a procedure for standardising psytrie diagnosis". En: Psy chiatric Epidemiology , ed. por E. H. Hare ,
J. K. Wing. Oxfrod University Press , Londres, (págs. 108-131).
CURTIUS. F. (1959 ). Induidium und Kranhheit, Springer, Berlin.
DELA Y, J., P. PICHOT (1973 ). Me dizinische Psychologye. Thieme,
Stuttgart , 1966; 4ª ed.
DEVEREUX, G. (1974). Normal und abnormal. Aufsiitze zur allgemeinen Ethnopsy chiatrie , Suhrk amp , Frankfurt/M.

Bibliografía

383

"Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disord ers DSM III".
American Psy chiatric Asociation, Washington D. C. 1980.
DITTRICH. A. ( 1983 ). "Atiologie-u nabhangige Stru kturen verander
Wachbewusstseinszustande.
Ergebnisse emp irise her Un tersu ch ungen
über Halluzinogene I. y II. Ordnung , sensorische Deprivation, hypnagoge Zust ande, hypnotische Verfahren sowie Reizüherflu tung.
Jlabil.-Schr. Zürich. Enke, Stuttgart.
DORNER, K. (1969). Bürger und Irre, Ennup , Frankfurt/M.
-( 197 4 ). "Wohin sollen wir den Krankheitsbegriff in der Psychia..trie entwickeln"?. Psy chiat . Prax. 1, 123-129.
DORNER, K., U. PLOG (1978). Irren ist menschlich oder Lehrbuch
rler Psy chiatrie/Psy ch otñerapie . Psychiatrie Verlag , Wunstorf.
DÜHRSSEN, A. (1981 ). Die biographische Anamnese un ter tiefenpsy chologischem Aspeht. Vandenhoeck & Ruprech t, Góttingen .
DUNCKER, H., K. KULHANEK (1982). Svndromatih der Psych osen und Neurosen, Scheuzeck, Munich.
ECCLES. J. C. (1970). Facing Reality , Springer, Berlin. (Alemán:
Wahrheit und Wirklichkeit. Springer, Berlin, 197 5 ).
EIBL-EIBESFELDT,
I. (1969). Grundriss der uergleichenden Verbaltensforschung, 2ª ed. Piper, Munich.
-(1972 ). "Stammesgeschichtliche
Anpassung im Verhalten des
Menschen ". En: Neue Anthropologie,
T. II, ed. por H.-G. Gadamer, P. Vogler. Thierne , Stuttgar.
EISENBERG, L. (1979 ). "Interface between medicine and psychiatry ". Comprehens, Psy chiat, 20, 1-14.
ELLENBERGER.
H. F. (1970 ). The Discovery of the Unconscious.
Basic Books Nueva York.
ERICKSON,
(1950). "Growth and crises of the healthy personality". En: Sy mposium on the healthy personality , T. 2; ed . por M. E.
Senn , Macy , Nueva York.
EY, H. {1963). Das Bewusstsein de Gruyter, Berlin 1967, (ed. francesa).
EYSENCK. H. J. (1973).Handbookof
Abnormal Psy chology . 2ªed.
Pitman. Londres.
FABREGA, H. J. (1979). "The enthnography of illness". Soc. Sci. &
Med. 13a, 565-576.
FEER,H.(1970).Kybernetik
in der Psy chiatrie . Karger , Basel.
FEINSTEIN, A. R. (1967 ). Clinical judgment . Williams & Wilkins,
Baltimore ,
FENICHEL, O. {1971). The Psy ch oan aly tic Theory of Neurosis.
Routledge & Kegan, Londres.
FISCHER, _R. ( 197 5 ). "Cartography of inner space ". En: Halluzinations, ed. por R. K. Siegelh L. Y. West. Wiley , Londres.
FISCHER-HOMBERGER,
~. (1970). "Der Begriff Krankheit als
Funktion
aussermedizinishcer
Gegebenheiten";
Sudhoffs
Arch.
Gesch, Med. 54, 225-241.
FREUD, S. (1968). "Die Abwehrneuropsychosen
(1984). Weitere Bemerkungen über die Abwehneuropsychosen
(1986)." Gesammelte
Werke, T. I. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Psychoan alytische Bemerkungen über einen autobiographisch beschriebenen Fall von Paranoia (Dementia paranoides)
{1911)". Gesamrnelte Werke, T. VIII. Fischer, Frankdurt/M.
-{1968). "Vorlesungen zur Einführung in die Psychoan alyse ".

E.

384

Introducción a la psicopatolog ia general

Gesammelte Werke, T. XI (1916-1917). Fischer, Frankfurt/M.
(HJ68). "Das Ich und das Es" (1924). Gesammelte" Werke, T.
XIII. Fischer, Frankfurt/M.
GADAMER, H. G. (1972). Wahrheit und Methode, 3ª ed. Mohr, Tübingen.
-y P. VOGLER (1974). Neue Anthropologie, T. VI. Thieme,
Stuttgart.
GARFINKEL, H. (1956 ). "Condítions of successful degradatíon ceremonies". Amer. J. Sociol. 61, 420-424.
GAURON, E. F., J. K. DICKINSON (1966 ). "Diagnostic decision
making in psychiatry ". Arch. gen. Psy chiat, 14, 225-237.
GLATZEL, J. (1972). "Zum Begriff des Symptoms in der Psychopathologie ". Nervenarzt, 43, 33-36.
·
-( 197 8 ). Allgemeine Psy chopathologie , Enke, Stuttgart.
-(1981 ). Spezielle Pey chopathologie, Enke, Stuttgart.
-(1982). "Der interaktionale Ansatz". En: Psycñopathologische
Konzepte der Gegenwart, ed. por W. Janzarik. Enke , Stuttgart.
GOETHE, J. W. (1952i "Beobachten und Denken".Gedenkausgabe der
Werke, Briefe und Gesprdche , T. XVII. Artemis, Zürich, (pág. 723).
GOFFMAN, E. (1961 ). Asylums. Anchor Books, Port Duglas.
GOLDBER9,; D. P., B. COOPER, M. R. EASTWOOD, H. B. KEDWARD, lVl. SHEPHERD ( 197 O). "A standardized psychiatric interview for use in community surveys". Brit. J. preu. soc. Med , 24,
18-23.
GOPPINGER, H., H. WITTER (1972). Handbuch der forensischen
Psy chiatric. Springer, Berlín.
GO~TSCHALDT, K., Ph. LERSCH, F. SANDER, H. THOMAE
(1966 ). Handbucñ der Psy chologie. Hogrefe , Góttingen.
GROF, S. (1978), Topographie des Unbewussten. LSD im Dients der
tiefenpsy cholagischen Eorschung, Klett-Cotta, Stuttgart.
GUGGENBUEHL-CRAIG, A. (1983 ). Macht als Gefahr beim Helfer.
Karger, Basilea.
HABERMAS, J. (1973 ). Erhenntnis und Interesse. Suhrkamp , Frankfurt/M.
HAFNER, H. (1983). "Allgemeine und spezielle Krankheitsbegriffe in
der Psychiatrie ". Nervenarzt, 54, 231-238.
HALLOWELL, A. l. (1955 ). Culture and Experience, University of
Pennsylvania Press, Filadelfia.
HASSLER, R. (1967 ). "Funktionelle Neuroanatomie und Psychiatric", En: Psychiatrie der Gegenwart, la. ed. T. l/la, ed. por H. W.
Gruhle , R. Jung, W. Mayer-Gross, M. Müller, Springer, Berlin (págs.
152-285 ).
HEIDEGGER, M. (1959 ). Gelassenheit. Neske , Pfullingen.
-(1972). Sein und Zeit (lª. ed. 1927 ). Niemeyer, Tübingen.
HEIMANN, H. (1979 ). "Psychopathologie Psychiatrie der Gegenwart,
T. 1/1, 2ª. ed. Ed.: Kisker, K. J:>., Meyer, J. E., Mueller, C., Stroerngren , E. Springer, Berlin-Heidelber.
HESS, W. R. (1968 ). Psy chologie in biologiecher Sicht. Thieme, Stuttgart 1962; 2ª. ed,
'
HESTON, L. L. (1966 ). "Psychiatric disorders of foster home reared
children of schizophrenic mothers". Brit. J. Psy chiat. 112, 819825.
--

Bibliografía

385

HOCKING, F. (1970 ). "Extreme environmental stress and its significanee for psychopath ology ". Amer. J. Psy ch other, 24, 4-26.
HOLT, R. R., L. LUBORSKY (1958). Personality Patterns of Psychiatrists, A study of Methods for Selecting Residents. Basic Books,
Nueva York.
HOLZHEY, H. (1970). Kants Erfahrungsbegrif], Schwabe, Basel.
-( 197 4 ). Wissenschaft/Wissenschafte n . In terdisziplíniire Arbeit
und Wissenschaftstheorie. Schwabe, Basilea.
HUBER, G. (1979). "Die klinische Psychopathologie von Kurt Schneider". En: Psy chopcthologie als Grundlagenwissenschaft, ed. por
W. Janzarik: Enke, Stuttgart.
-( 1982 ). "Moglichkeiten und Grenzen der klassischen Psychopathologie am Beispiel der Wahnforschung". En: Psy chopathologische Konzepte der Gegenwart, ed . por W. Janzarik. Enke, Stuttgart.
-y G. GROSS (11977). Wahn. Enke, Stuttgart.
HUNGER, J. (1973). "Zum Krankheits, Normen-und Verantwortungsbegriff in der psychiatrischen Begutachtung". Psy chiat. clin, 6,
211-225.
HUPPMANN, G. ( 197 5 ). "Zum Begriff der N onn in d er Deutschen
Psychiatrie (vom Jahre 1800 bis zur Gegenwart )". Inaug-Diss.,
Würzburg.
HUSSERL, E. (1950 ). Ideen zu einer reinen Phiinomenologie und phiinomenologischen Philosophie (1ª· ed. 1913). Nijthoff, Haag ,
"lnternational
Classification of Diseases". Manual of the International
Statistical Clossification of Diseases, Injuries, and Causes of Death,
T. l. World Health Organization (WHO), Genf, 1977.
Jntemational Classification of Diseases , T. 2. World Health Organization (WHO), Genf', 1978.
IPSS der 'WHO = "lnternational
Pilot Study of Schizophrenia 2". ed.
por WHO: Schizophrenia and Folloui-up Study., Wiley , Chichester ,
1979.
JACKSON, H. (1932). "Croonian lectures, 1884-1887". En: Selected
Writigs. Hooddler Stoughton, Londres.
JACOB, H. (1962). "Wandlungen , Móglichkeiten und Grenzen der
klinisch-psy chiatrischen Exploration ". En: Festschrift zum 65. Geburtstag von H. Bürger-Prinz . Randzonen menschlichen Verhaltens.
Beitrage zur Psychiatrie und Neurology , Enke, Stuttgart, (págs. 62-

7 5 ).

JANZARIK, W. (1959). "Dynamische Grundkonstellationen
in endogenen Psychosen , Monographien aus dem Gesamtgebiet der Neurologie und Psychiatrie ", Heft 86. Springer, Berlín.
-(1980 ). "Strukturdynamik.
En: Die Psy chologie des 20. Jahrhunderts , T. X. Kindler, Zürich, (págs. 109-124 ).
JASPERS, K. ( 1925 ). Psy chologie der Weltanschauungen, 3ª ed .
Springer, Berlín.
-(1973). Allge meine Psy choputhologie ; 7ª ed. Springer , Berlin
1959; 9ª. ed.
JENSEN, A. E. (1951). Mythos und Kulter bei Naturoiilhern . Steiner,
Wiesbaden.
JUNG, R. (1967 ). "Neu rophysiologie und Psychiatrie , En: Psy chiatrie der Gegenwart, 1ª. ed. T. I/la, ed , por H. W. Gruhle, R. Ju ng ,
W. Mayer-Gross , M. Müller, Springer, Berlín, (págs. 325·928).

386

Introducción a la psicopatología general

KAPLAN, B. (1964 ). The inner World of Mental Illness. Harper &
Row, Nueva York.
KARLSON, J. L. (1966 ). The Biologic Basis of Schizophrenia. Thomas, Springfield/Ill.
.
-(197 4). "Inheritance of schizophrenia".
Acta psy chiat, scand.
Supl. 247.
KELLER,
W. ( 197 5 ). "Philosophische Anthropologie-PsychologieTranszendenz ".En: Neue Anthropologie , T. VI. ed. por H, G. Gadamer, P. Vogler. Thieme, Stuttgart, (págs. 3-42 ).
v. KEREKJARTO,
M., G. A. LIENERT (1970). "Depressionsskalen
als Forschungsmittel
in der Psychopatologie ". Ph armah.opsy chiat.
3, 1-21.
KEUPP, H. ( 197 2a ). Der Kranhheitsmy thos in de r Psy chopathologie.
Urban & Schwarzenberg, Munich.
-(1972b ). Psy chische Storungen als abuieichendes Verhalten, Urban & Schwarzenberg , Munich.
KIEV, A. ( 197 2 ). Transcultural Psy chiatry , Free Press & Collier McMillan International, Nueva York.
KIND, H. (197 3 ). Leitfaden für die psy chiatrische Untersuchung,

Springer, Berlín.

KRAEUPL-TAYLOR,
F. (1979). The Concepts of Illness, Disease,
Morbus. Cambridge University Press, Cambridge.
KRAUS, A. (1977 ). Sozialuerhalten und Psy chose Manisch-Depressiver. Enke, Stuttgart.
-(1980 ). Bedeutung und Rezeption der Rollentheorie in der Psychiatrie, Die Psvchologie des 20. Jahrhunders. T. 10. Kindler, Zürich, (págs. 125-148 ).
KREITMANN, N. (1961 ). "The reliability of psychiatric diagnosis".
J. ment. Sci. 107, 876-886.
KRETSCHMER, E. (1953). "Der Begriff der motorischen Schablonen
und ihre Rolle in normalen und pathologischen Lebensvorgangen ".
Arch, Psy chiat, Neruenhr. 190, 1-3.
-(197 4 ). Hysterie, Refle x und Instinht , 6ª. eci. Thieme, Stuttgart;
1958, 7ª. ed.
KUHN, Th. S. (1973 ). Die Struktur wissenschaftlicher Reuolutionen.
Suhrkamp , Frankfurt/M.
KUNZ, H. (1930 ). "Die existentielle Bedeutung der Psychoanalvse in
ihrer Konsequenz für deren Kritik". Neruenarzt 3, 657-668.
-(1954/55).
"Zur Frage nach dem Wesen der Norm". Psy che
(Heidelberg) 8, 241-271.
·
-(1956 ). "Die latente Anthropologie der Psychoanalyse ". Schuieiz, Z. Psychol. 15, 84-102.
-(197 5a). Grundfragen der psy choanalytischen Anthropologie.
Vandenhoeck & Ruprecht , Góttingen.
-( 197 5b ). "Die Erweiterung des Menschenbildes in der Psychoa
nalyse Sigrnund Freuds''. En: Neue Anihropologie , T. VI, ed. por
H. G. Gadamer, P. Vogler. Thieme, Stuttgart , (págs. 44-113).
LAING,. R. D. (1967 ). Phiirnomenologie der Erfahrung, Suhrkarnp ,
Frnkfurt/M.
-y A. ESTERSON (1964). Sonity , Madness and the Familv . Tavistock, Londres.

Bibliografía

3 87

LANG, H. (1982). "Struktural-analytische
Gesichtspunkte zum Verstandnis der schizophrenen Psychose ", En: Psychopathologische
Konzepte der Gegenuiari ed. por W. Janzarik. Enke, Stuttgart.
LANGE-EICHBAUM, W., W. KURTH (1967). Genie, Irrsinn und
Ruhrn, 6ª ed., Reinhardt, Munich.
LEBRA, W. P. (1972). Transcultural Research in Mental Health. University Press de Hawaii, Honolulu.
LEONHARD, K. (1972). "Aufteilung der endogenen Psychosen in
der Forschungsrichtung von Wernicke und Kle its". En: Psy cñiatrie
Gegenuiart, 2ª ed., T. II/l. Springer, Berlín.
LEWIS, A. (1971). " 'Endogenous' and 'exogenous': a useful dichotomy?" Psychol. med. 1, 191-196.
LIDZ, Th. (1973). The Origin and Treatmerit of Schizophrenic Disorders. Basic Books, Nueva York.
·--,
A. CORNELISON, St. FLECK, D. TERRY (1957). "Marital
schism and marital skew ", Amer. J. Psychiat. 114, 241-248.
LORENZ, K. ( 1963 ). Das sogenannte
Bo rotha-Schoeler , Viena.
-( 197 3 ). Die Rückseite des Spiegels. Piper, Munich.
LORENZER, A. (197 3 ). Uber den Gegenstand der Psychoanalyse oder:
Sprache und Interaktion. Suhrkamp, Frankfurt/M.
-(1974). Die Wahrheit der psychoanalytischen
Erkenntnis. Suhrkamp , Frankfurt/M.
LORR, M. (1966). Explorations
in Typing Pey chotics. Pergamon
Press. Oxford.
·
--,
C. J. KLETT (1967). Inpatient Multidimensional Psy chiatric
Scale (IMPS). Consulting Psychologists Press, Palo Alto.
--,
--,
D. M. McNAIR (1963). Sy ndroms of Psv chosis. Pergamo n Press, Oxford ,
LUTHE, R. (1982). Das strukturale Sy stem der Psy chopathologie.
Beitrdge zur Psychopathologie. T. l. Springer, Berlín.
MARTIN, M. J. (1981 ). Psychiatric problems of physicians and their
families. Mayo Clin. Proc. 56, 35.
MAXWELL, A. K (1971). "Agreerrient among raters". Brit. J. Psychiat. 118, 659-662.
iv1cKINNON, R. A., R. MICHELS (1971). The Psy chiatric Interuiew
in Clinical Practice. Saunders, Filadelfia.
MEERWEIN, F. (1965). Psychiatrie und Psychoanalyse in der psychiatrischen Klinik. Karger, Basilea.
-(197 4 ). Das iirz tliche Gesprdch, 2ª ed. Huber, Berna.
MEYER-ÜSTERKAMP,
S., R. COHEN (1973). Zur Groenhonstane
bei Schizophrenen. Springer, Berlín.
MOMBOUR, W. (1972). "Verfahren zur Standardisierung des psychopathologischen Berfundes". Psv ehiat. clin. 5, 73-120, 137-157.
-(1974). "Syndrorne bei psychiatrischen Erkrankungen". Arch.
Psy chiat. Neruenkr. 219, 331-350.
--,
G. GAMMEL, D. VON ZERSSEN, H. HEYSE (1973). "Die
Objektivierung psychiatrischer
Syndrorne durch multifaktorielle
Analyse des psychopathologischen
Befu ndes". Neruenarzt 44, 352358.
MURPHY, .J. M. (1976). "Psychiatric labeling in cross-cultural pers- ·
pective. Similar kinds of disturbed behavior appear to be labeled
abnormal in di verse cultures". Science 191, 1020-1028.

ss«.

388

Introducción a la psicopatología general

NATHAN, P. E. (1967). Cues, Decision and Diagnoses. Academic
Press, Nueva York.
NIETZSCHE, F. (1955). "Zur Genealogie der Moral (1887)". Werke,
T. II, ed. por K. Schlechta. Hanser, Munich (pág. 97 5 ).
PERRET, E. (1973). Gehirn und Verhalten. Neuropsychologie des
Menschen, Huber, Berna.
PERREZ, M. (1972). Ist die Psychoanaiyse eine Wissenschaft? Huber,
Berna.
PETERS, M. (1967). "Neuropathologie
und Psychiatrie".
En: Psychiatrie der Gegenuiart, 1ª ed. T. l/la, ed. por H. W. Gruhle, R. Jung,
W. May er-Gross, M. Müller. Springer, Berlín (págs. 286-324).
PETERS, U. H. (1982). "Strukturelle
Psychopathologie ", En: Psychopathologische Konzepte der Gegenuiart, ed. por W. Janzarik.
Enke, Stuttgart.
PFEIFFER, W. M. (1970). Transkulturelle Psychiatrie. Thieme, Stuttgart.
--,
W. SHOENE (1980). Psy chopathologie im Kulturvergleich. Enke, Stuttgart.
PIAGET, J. (1972). Erkenntnistheorie der Wissenschaften vom Menschen. Ullstein, Frankfurt/M.
PICHOT, P., R. OLIVIER-MARTIN
(1974). "Psychological measurements in psychopharmacology".
En: Modern Problems of Pharmacopsv chiatry, T. VII, ed. por Th. Ban, F. A. Freyhan, P. Pichot,
W. Poldlnger, Karger, Basilea.
POHLEN, M. (1969 ). Schizophrene Psychosen. Ein Beitrag zur Strukturlehre des /ch. Huber, Berna.
POPHAL, R. (1925 ). Der Krankheitsbegriff in der Kiirpermedizin und
Psy chiatrie. Karger, Berlín.
POPPER, K. R. (1963 ). Conjectures and Refutations. The Growth of
Scientific Knowledge. Basic Books, Nueva York.
-( 197 3 ). Objek tive Erhenntnis. Ein euolutioniirer Entiouri. Hoffman & Campe, Hamburg. (Ingl.: Objetive Knowledge. Clarendon
Press, Oxford, 1972).
PRINCE, R. H~ (1976 ). "Psychotherapy as the manipulation ofendogeneous healing mechanisms: A transcultural survey". Transcult.
Psychiat. Res. 13, 115-133.
.
RAP APORT, D. (1970). Die Struktur der psychoanalytischen Theorie, 2ª ed. Klett, Stuttgart.
ROSENTHAL, D. (1970). Genetic Theory and Abnormal Behauior.
McGraw-Hill, Nueva York,
-P. H. WENDER, S. S. KETY, F. SCHULSINGER, J. WELNER,
L. ÜSTERGAARD (1968). "Schizophrenics' offspring reared in
adoptive homes". En: The Transmission of Schizophrenia, ed. por
D. Rosenthal, S. S. Kety. Pergamon Press, Oxford (págs. 377-391).
DE SAINT-EXUPÉRY, A. (1950). Der kleine Prinz. Arche, Zürich.
SARTORIUS, N., E. M. BROOKE, T. LIN (1970). "Reliability of
psychiatric assessment in international research" En: Psy chiatric
Epidemiology, ed. por E. H. Hare, J. K. Wing. Oxford University
Press, Londres (págs. 133-14 7 ).
V. SAVIGNY, E. (1974). Die Philosophie der normalen Sprache. Suhrkarnp , Frankfurt/M.

Bibliografía

3 89

SCHARFETTER, Ch. ( 197_3 ). "Psychiatrie als Wissenschaft und Praxis". Neruenarz t 44, 255-261.
-(197 4), "Die Wissenschaft und die Medizin mit besonderer Berücksichtigung der Psychiatrie". En: Wissenschaft/Wissenschaften.
Interdisz ipliruire Arbeit und Wissenschaftstheorie; Philosophie ahtuell, T. III, ed. por H. Holzhey. Schwabe, Basilea.
---(1982). Abnormitiit, Kranhheit, Therapie in der Psy chiatrie. Die
Differenzierung der Devianz und das Konstruht Kranhheit. Vom
Schamanen zu m Psychotherapeuten.
Selbstverlag, Zürich.
-(1983). Schizophrene Menschen. Urban & Schwarzenberg, Munich.
- -, G. BENEDETTI ( 197 8 ). "Leiborientierte Therapie schizophrener Ich-Stóru ngen ". Schweiz. Arch. Neurol. Neurochir. Psy chiat.
123, 239-255.
SCHEFF, T. J. (1973). Das Etikett "Geisteshranhheit". Soziale Interaktion und psychische Stiirung. Fischer, Frankfurt/M.
SCHILDER, P. (1973). Entuiurf zu einer Psy chiatrie auf psy cnoanalytischer Grundlage (1ª ed. 1925). Su hrk amp , Frankfurt/M.
SCHMIEDBAUER, W. (1983). Die hilflosen Helfer, Rowohlt, Hamburgo- Reinbeck.
--(1983 ). Helfer als Beru]. Rowohlt, Hamburgo-Reinbeck.
SCHMITZ, H (1964-1969 ). Der leibliche Raum. System der Philosophie. T. III/l. Bouvier, Bonn.
-(1972). Nihilismus als Schicksal? Bouvier, Bonn.
SCHNEIDER,
C. (1942). Die schizophrenen Sy mp to muerbiinde.
Springer, Berlín.
SCHNEIDER, K. (1980). Klinische Psy ch opatbologie, 8ª ed. Thieme,
Stuttgart, 1967; 12ª ed.
SCHOOLER, C., S. E. FELDMAN (1967). Experimental Studies of
Schizophrenia. Psychonomic Pres, Galeta/California.
SCHRAML, W. J., U. BAUMANN (1974). Klinische Psy chologie, T.
II. Huber, Berna.
-y -(1975). Klinische Psychologie, T. I, 3ª ed. Huber,.Berna.
SEIFFERT, H. (1971). Einfiihrung in die Wissenschaftstheorie. Beck,
Munich.
SHEPHERD, M., 0. L. ZANGWILL (1983). Handbook of Psy chiatry
1. General Psychopathology.
Cambridge University Press, Londres.
--,
E.M. BROOKE, J. E. COOPER, T. LIN (1968). "An experimental approach to psychiatric diagnosis". Acta psy ch iat. scand.,
Supl. 201.
SIEGEL, R. K., L. J. WEST (197_5). Halluciruitions, Behauior, Experience and Theory. Wiley, Nueva York.
SIEGLER, M., H. ÜSMOND (1974). Models·of Madness, Models of
Medicine. McMillan, Nueva York.
·SLATER, E. (1972-1973). "The -psychiatrist in search of a science".
Brit. J. Psy chiai, 121, 591-598;Brit. J Psy chiat. 122, 625-636.
-(197 5 ). "The psychiatrist in search of a science: III. -The depth
psychologies". Brit. J. Psy chiat. 126, 205-224.
SNESHNEWSKI,
A. W. (1977 ). Schiz ophrenie: Multidíszipliniire Untersuchungen. Thieme, Leipzig.

390

Introducción a la psicopatologta general

SOMMER, R., H. OSMOND (1960-1961). "Autobiographíes of forrner mental patients". J. ment. Sci., 106, 1030-1032; J. ment. Sci.,
107' 648-662.
SPITZER, R. L., J. ENDICOTT (1969). "Diagno II: Further developments in a cornputer program for psychiatric diagnosis". Amer. J.
Psychiat., Supl. 125/I, 12-20.
.
STEVENSON, l. (1971 ). The Diagnostic Interuiew, 2ª ed. Harper &
Row, Nueva York.
STORCH, A. (1923 ). "Bewu{jtseinsebenen und Wirklichkeitsbereiche
in det Schizophrenie". Zbl. ges. Neurol. Psy chiat, 82, 321-341.
SULLIV AN, H. St. (1955 ). The Interpersonal Theory of Psy chiatry,
Norton, Nueva York.
-(1955 ). The Psychiatric lnterview. Tavistock, Londres.
SZASZ, Th. S. (196la). "The uses of naming and the orígin of the
rnyth of mental illness". Amer. J. Psychol. 16, 59-65.
-(196lb-1972). The Myth of Mental /llness. Harper & Row, Nueva York! Alemán: Geisteskrankheit - ein moderner Mythos? Walter, Olten - Friburgo i. Br.
-(1970). The manufactur of madnes, a comparatiue study of the
inquisition and the mental health movement. Szasz, Trustee.
TART, C. T. (1969). Altered States of Consciousness. Wiley, Nueva
York.
TELLENBACH, H. (197 4). "Die Begründung psychiatrischer Erfahrung und psychiatrischer Methoden in philosophischen Konzeptionen vom Wesen des Menschen". En: Neue Anthropoligie, T. VI, ed.
por H.-G. Gadamer, P. Vogler. Thieme, Stuttgart (págs. 138-181).
TSENG, W.-8., J. F. McDERMOTT (1981). Culture, Mind and Therapy. Brunner/Mazel, Nueva York.
WATZLAWICK, P. (1979). "Kommunikation und Interaktion in psychiatrischer Sicht". En: Psy chiatrie der Gegenwart, T. I/1, 2ª ed.
Ed. por K. P. Kisker, J. E. Meyer, C. Müller. Springer, Berlín (págs.
599-626 ).
WEAKLAND, J. H., R. FISCH (1974). Losungen. Zur Thorie und
Praxis menschlichen Wandels. Huber, Berna.
WEBER, A. (1984). Automatische Sy ndromerhennung in der Psy chiatrie. Enke, Stuttgart.
WHO ( 1971 ). International Classification of Diseases, 8ª ed. World
Health Organization, Genf.
-(1973). Report of the /nternational Pilot Study of Schizophrenia. World Health Organization, Genf.
-(1974-1971). Glossary of Mental Disorders and Guide to their
Classification. World Health Organization, Genf. (Alemán: Diagnosenschlüssel und Glossar psychiatrischer Kranhheiten, übersetzt
uon W. Mombour, G. Kockott. Springer, Berlín.)
WIECK, H. H. (1967 ). Lehrbucn der Psychiatrie. Schattauer, Stuttgart.
WING, J. K. (1970). "Standardisation of Clinical Assessment". En:
Psychiatric Epidemiology, ed. por E. H. Hare, J. K. Wing. Oxford
University Press, Londres (págs. 91-108 ).
--,
G. BROWN (1970). Institutionalism and Schizophrenia. A
comparatiue Study of Three Mental Hospitals 1960-1968. Cambridge University Press, Cambridge.

Bibliograf'ta

WING, J. K., J.

391

E. COOPER, N. SARTORIUS (1974). Measurement

and Classificatio n of Psy chiatric Sy mp toms. An lnstruction Manual
for the PSE and Catego Programm. Cambridge University Press,

Londres.
WULF, E. (1972). Psy chiatrie und Klassengesellschaft. Fischer, Frankfurt/M.
WYNNE, L. C., J. DAY, l. M. RYKOFF (1959). "Maintenance of
stereotype roles in the family of schizophrenics". Arch. gen. Psychiat. 1, 109-114.
WYSS, D. ( 1970 ). Die tiefenpev chologlschen Schulen uon den Anfiingen bis zur Gegenwart, 3ª ed. Vandenhoeck & Ruprecht, Góttíngen.
-(1971). Lehrbuch der medizinischen Psv chotogie und Psy chotherapie. Vandenhoeck & Ruprecht, Góttingen.
-(1973). Beziehung und Gestalt. Vandenhoeck & Ruprecht, Gó ttingen.
V. ZERSSEN, D. (1973). "Diagnose". En: Lexihon der Psy ch iatrie,
ed. por C. Mü Her, Springer, Berlín.
ZIMMERLI, W. (197 4). Wissenschaftskrise und Wissenschaftskritik.
Schwabe, Basilea.
ZUBEK, J. P. ( 1969 ). Sensory Depriuation: Fifteen Years of Research.
Mered ith, Nueva York.
ZUBIN, J. (1967). "Classification of the behaviour disorders". Ann.
Reu. Psychol. 18, 373-401.
--,
H. F. HUNT (1967). Co mporatiue Psychopathology. Grune &
Stratton, Nueva York.

2. Consciencia
COBB, S. (1957). "Awareness, Attention, and Physiology of the Brain
Stem. Experiments in Psychopathology". Proc. Amer. psychopath.
Assoc. 45 Asamblea, 194-204.
EBBECKE, U. (1959). Physiologie des Beuiuiitseins in entuiichlungsgeschicñtlicher Betrachtung . Thieme, Stuttgart.
EY, H. (1967). Das Beuiuiitsein, de Gruy ter, Berlín (ed. franc. 1963).
GRAUMANN, C.-F. (1966). "Bewujitsein und Bewuf3theit. Problerne
und Befunde der psychologischen Bewuíitseinsforschung".
En:
Handbuch der Psychologie, T. I, l. parte, ed, por K. Gottschaldt,
Ph. Lersch, F. Sander, H. Thomae. Hogrefe, Góttingen (págs. 79-127).
JASPERS, K. (1959-1973). Allgemeine Psy chopath ologie. 7ª ed.
Springer, Berlín; ga ed.
JUNG, R. (1967). "Neurophysiologie und Psychiatrie". En: Psy chiatrie der Gegenwart, 1ª ed. T. l/la, ed. por H. W. Gruhle, R. Jung,
W. Mayer-Gross, M. Müller. Springer, Berlín (págs. 325-928).
KRETSCHMER, E. (1940). "Das apallische Syndrom". Z. ges. Neurol.
Psychiat. 169, 576-579.
..
SCHARFETTER, Ch., F. SCHARFETTER (1968). "Uber das apallische Syndrom". Dtsch. med. Wschr. 93, 2131-2133.
STÓRRING, G. E. (1953).Besinnung und Bewu{3tsein. Thieme, Stuttgart.
WYRSCH, J. (1958 ). Über den Zustand des Beiouiitseins bei Schizophrenen. Viena. Z. Nervenheilk. 14, 121-135.

392

Introducción a la psicopatologta

general

3. Consciencia acerca del propio yo

•r

ACKNER, B. (1954). "Depersonalisation. l. Aetiology and phenomsnology. II. Clinical syndromes". J. ment. Sci. 100, 838-872.
AKTHAR, S., J. ANDERSON-THOMSON jr. (1982). "Narcissistich
personality disorder". Amer. J. Psy chiat. 13 9, 12-20.
AMMON, G. (1973 ). Dv namische Psychiatrie. Grundlagen und Probleme einer Reform der Psy chiatrie. Luchterhand, Neuwied/Rhein.
BALINT, M. (1952). Primary Loue and Psy choonaly tic Technique.
Hogarth Press, Londres.
-(1973 ). Therape utlsche Aspekte der Regression. Rowohlt, Hamburgo.
BELLAK, L., M. HURVICH, H. K. GEDIMAN (1973). Ego Functions in Schizophrenics, Neurotics and Normals. Wiley, Nueva York.
BENEDETTI, G. (1964). Der psy chiscñ Leidende und seine Welt. Hippokrates- Ver lag, Stu t tgart.
BERZE, J., H. W. GRUHLE (1929). Psychologie der Schizophrenie.
Springer, Berlín.
BLANCK, G., R. BLANCK (1974). Ego Psychology: Theory and
Practice. Columbia University Press, Nueva York.
-y -(1979). Ego Psychology JI. Psychoanalytic Deuelopmental Psychology. Columbia University Press, Nueva York.
BLANKENBURG, W. ( 1971 ). Der Verlust der natürlichen Selbstversti:indlichkeit; ein Beitrag zur Psy chopathologie symptomarmer
Schizophrenien, Enke, Stuttgart.
BLEULER, E. (1908). "Die Prognose der Dementia praecox (Schizophreniegruppe )". Allg. Z. Psychiat, 65, 436-464.
-(1911). "Dementia praecox oder Gruppe der Schizophrenien".
En: Handbuch der Psy chiatrie, Parte esp. 4, ed. por G. Aschaffenburg. Deuticke, Wien.
BRAUER, R. (1970). "Depersonalisation phenomena in psychiatric
patientes". Brit. J. Psychiat. 117, 509-515.
BURGER, J. O. (1910 ). "Zur Psychologie der Organgefühle und
Fremdheitsgefühle". Z. ges. Neurol. Psychiat. l, 230-241.
CHANG, S. C. (1982). "The Self: A Nodal Issue in Culture and Psyche-An Eastern Perspective". Am. J. Psycchother. 36, 67-81.
COLLETT, P. (1972). "Structure and content in crosscultural studies
of self esteem ". Int. J. Psy chol, 7, 169-180.
CUTLER, B., cJ. REED (1975). "Multiplepersonality".Psychol. Med.
5, 18-26.
DREWS, S., K. BRECHT (1975). Psy choanaly tische Ich-Psvchologie.
Suhrkamp, Frankfurt/M.
ENGEL, G. L. (1962). Psy chological Deuelopment in Health and Disease. Saunders, Filadelfia .
ERICKSON, E. H.(1950 ).Childhood and Society, Norton, Nueva York.
-(1959). Identitat und Lebenszyhlus. Suhrkamp, Frankfurt/M.
1966 (lngl.: Identity and the Life Cycle. Ineternational University
Press, Nueva York.)
-(1968). Jugend und Krise, 2ª. ed., Klett, Stuttgart 1974 (Ingl.:
Identity-Youtli and Crisis. J
EYSENCK, H. J. (1967). The Biological Basis of Personality. Thomas, Springfield/111.

·Bibliografía

393

P. (1956 ). lch-Psychologie und die Psychosen. Hu ber, Berna.
(Ingl, i Ego Psychology and the Psychoses. Basic Brook, Nueva York.)
FENICHEL, O. (1971). The Psychoanalytic Theory of Neurosis. (lª.
FEDERN,

ed., 1946). Routledge & Kegan, Londres.
FREEMAN, Th., J. L. CAMERON, A. McGHIE (1965). Studies on
Psychosis. Tavisto ck , Londres.
FREUD, ANNA (1936). Das /ch und die Abuiehrmechanismen.
Kindler, Munich.
FREUD, S. (1968). "Psychoanalytische Bemerkungen, über einen autobiographisch beschriebenen Fall van Paranoia (Dementia paranoides)". (1911). Gesammelte Werke, T. VIII. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Das Ich und das Es" (1924a). Gesammelte Werke, T.
XIII. Físcher. Frankfurt/M.
-(1968). "Neurose und Psychose" (1924b). Gesammelte Werke, T.
XIII. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Die Ich-spaltung im Abwehrvorgang" (1938). Gesammelte Werke, T. XVII. Fischer, Frankfurt/M.
v. GEBSATTEL, V. F. (1937). "Zur Frage der Depersonalisation".
Nervenarzt 10, 169-178.
GILL, M. (1971). The Collected Papers of David Rapaport. Basic
Books, Nueva York.
.
GLATZEL, J. (1971). "Uber das Entfremdungserlebnis".
Z. Psycho­
ther. med. Psychol. 21, 89-99.
GLOVER, E. (1943). "The concept of dissociation". En: On the Early Deuelopmetit of the Mind. International University Press, Nueva
..York.
GOPPERT ,H. (1960). Zwangskrankheit und Depersonalisation. Karger, Basilea.
GRUHLE, H. W. (1956). Verstehende Psychologie-Erlebnislehre, 2ª.
ed., Thieme, Stuttgart.
GRUNBERGER, B. (1976). Vom Narziiimus zum Objekt. Suhrkarnp,
Frankfurt.
HALLOWELL, A. l. (1955 ). Culture and Experience, University of
. Pennsylvania Press, Filadelfia.
HARTMANN, H. (1953). "Contribution
to the metapsychology of
schizophrenia". En: The Psychoanaly tic Study ofthe Child, T. VIII.
International University Press, Nueva York.
-(1960). "Ich-Psychologie
und Anpassungsprob lem " (1939).
Nueva ed. en: Psyche 14, 81-164.
-(1964a). Essay s on Ego Psychology. International University
Press, Nueva York.
-(1964b). "Zur psychoanalytischen
Theorie des Ich" (7ª. ed.).
Psyche 18, 330-4 7 4.
·-(1972). Die Grundlagen der Psychoanalyse (Leipzig 1927). Nueva ed. Klett, Stu ttgart.
--,
E. KRIS, R.M. LOEWENSTEIN (1946). "Comments on the
formation of psychic structure". En: The Psychoanalytic Study -of
the Child, T. II. International University Press, Nueva York (S. 11-3 8 ).
HEGEL, G. W. F. (1910).Phiinomenologie des Geistes (1ª. ed., 1807 ).
Ullstein, Frankfurt/M.
HENSELER, H. (1976). "Die Theorie des Narz ijimus". En: Psychologie des 20. Jahrhunderts, T. II. Kindlet, München, (pág. 4 59 ).

394

Introduccion a la psicopatología general

HITSON-WEIDMAN,
H., J. M. SUSSEX {1971.). "Cultural values
and ego functioning in relation to the atypical culture-bound reactive syndromes". Int. J. soc. Psy chiat. 17, 83-100.
J ACOBSON, E. {1964). 'The Self and the Object World". International University Press, Nueva York.
JASPERS, K. {1973). Allgemeine Psychopathologie. 7ª ed. Springer,
Berlín, 1959; ga ed.
KERNBERG, O. F. { 96 7 ). "Borderline personality organization". J.

Amer. psychoanal. Ass. 15, 641-685.
{ 197 O). "Factors in the psychoanalytic treatment of narcissistic
personalities". J. Amer. psychoanal. Ass. 18, 51-85.
-{1972). "Early ego integration and object relations". Ann N. Y.
Acad. Sci. 193, 233-34 7.
-{ 197 5 ). Borderline Conditions and Pathological Narcissism, Ja--

son Aronson, Nueva York.
KIMURA, B. {1965). "Vergleichende Untersuchungen über depressive Erkrankungen in Japan und in Deustschland ". Fortschr. Neurol.
Psychiat. 33, 202-215.
-(1967 ). "Phanornenologie des Schulderlebnisses in einer vergleichenden psychiatrischen
Sicht". En: Beitriige zur vergleichenden
Psychiatrie, T. 16: Aktuelle Fragen der Psychiatrie und Neurologie,
ed. por N. Petrilowitsch. Karger, Basilea (págs. 54-65).
-(1969). ''Zur Wesensfrage der Schizophrenie im Lichte der japanischen Sprache". En: Jahrbuch für Psychologie, Psychotherapie
und mediziniche Anthropologie, ed. por V. E. v. Gebsattel, P. Christian, W. J. Revers, H. Tellenbach. Albert, Freiburg (págs. 28-37 ).
KISKER, K. P. (1964). "Kernschizophrenie
und Egopathien. Bemerkungen zum heutigen Stand der Forschu ngen und zur Methodologie". Neruenarzt: 35, 285-294.
-(1968). "Der Egopath". Soc. Psy chiat, 3, 19-23.
KOHUT, H. ( 1971 ). The Analysis of the Self. Intemational University Press, Nueva York.
-( 1974 ). Narzi/3mus. Eine Theorie der psychoanalytischen Behandlung narzi{3tischer Pereonlichheitestiirungen. Suhrkamp, Frankfurt.
KRAUS, A. (1980). "Bedeutung und Rezeption der Rollentheorie in
der Psychiatrie". En: Die Psychologie des 20. Jahrhunderts, T. 10.
Kindler, Zürich, (págs. 125-148 ).
KRONFELD, A. (1922). "Uber schizophrene Veranderungen des Bewu¡jtseins der Aktivatat ". Z. ges. Neurol. Psychiat. 74, 15-68.
KUTTER, P. ( 196 7 ). "Psychiatrische Krankheitsbilder".
En: Die Krankheitslehre der Psy choanalyse, ed. por W. Loch. Hirzel, Stuttgart.
LAPLANCHE, J., J. B. PONTALIS (1973). Das Vokabular der Psychoanalyse. Suhrkamp, Frankfurt/M.
LEBRA, W. P. (1972). Transcultural Research in Mental Health. University Press of Hawaii, Honolulu.
LEHMANN, L. S. (1974). "Depersonalisation ". Amer. J. Psychiat.

131, 1221-1224.

de LEVITA, J. E. (1971). Der Begritf der Identitiit. (lngl. 1965). Subrkamp , Frankfut/M.
LIDZ, Th {1970). Das menschliche Leben. {Ingl. 1968) Suhrkamp,
Frankfurt/M.

Bibliografía

395

LOCH, W. (1967 ). Die Krankheitslehre der Psy ch canaly se. Hirzel,
Stuttgart.
-(197 5 ). Uber Begriffe und Methoden der Psy cnoanalyse. Huber,
Bern.
MAHLER, M.S. (1951). On Child Psychosis and Schiz ophrenia: Autistic and Sy mbiotic Infantile Psy choeis, T. VII. International University Press, New York, (págs. 286-305).
-(1958). "Autism and symbiosis, two extreme d isturbances of
identity". lnt. J. Psy ch o­Anal. 39, 77-83.
-(1968). On Human Sy mbiosis and the Vicissitudes of Individuetion. International University Press, Nueva York.
-(197 2). "On the first three subphases of the separationindivudation process". lnt. J. Psy cho-Anal. 53, 333-338.
MEYER, J. E. ( 1959 ). Die Entfremdungserlebnisse. Thieme, Stuttgart.
-(1963). "Depersonalisation
und Derealisation". Fortschr. Neurol. Psychiat. 31, 438-450.
-( 196 8 ). Depersonulisation. Wissenschaftliche Buchgesellschaft,
Darmstadt ,
NUNBERG, H. (1971). Allgemeine Neurosenlehre (1ª ed. 1931). Huher, Bern.
-(1939). "Tchstarke und Ichschawache ". Int. Z. Psy choanal. 24,
49-61.
ÜBERST, U. ( 1983 ). "Einige theoretische Ansatz e zur Depersonalisation ". Nervenarzt 54, 17-22.
PARIN, P., F. MORGENTHALER
(1964). "Ego and orality in the
analysis of West Africans". Psychoanal. Stud. Soc. 3, 197-202.
PETERS, L. G., D. PRICE-WILLIAMS (1983). "A phenomenological overview of trance". Transcult. Psy chiat. Res. Rev. 20, 5-39.
POHLEN, M. (1969 ). Schizophrene Psy chosen. Ein Beitrag zur Strukturlehre des !ch. Huber, Bern.
RAP APORT, D. (1967 ). "On the psychoanalytic theory of thinking ".
(1950). En: The collected Papers of Davif Rapaport, ed. por M.
Gill. BAsic Books, Nueva York, (págs. 313-328).
SCHAFER, R. (1968). "Mechanisms of defense". lnt. J. Psy cho-Anal,
49, 49-62.
SCHARFETTER, Ch. (1973 ). "Streifzüge in die Geschichte des Schizophreniebegriffs".
Schweiz, Arch. Neurol. Neurochir. Psy chiat.
112, 75-85.
-(1981 ). "Das Ich-Bewujitsein Schizophrener. Das Konstrukt, seine therapeutischen
Konsequenzen, seine empirische Ausarbeitung ",
En: Psychopathologie. Neue Beitriige z u Klinih und Praxis, ed. por
J. M. von Burchard. Schattauer, Stuttgart.
-(198lb). "Ego-psychopathology:
The concept and its empirical
evaluation". Psychol. Med. 11, 273-280.
-(1982). "lch-Psychopathologie
des Schizophrenen Syndroms".
En: Psychopathologische Konzepte der Gegenwart, ed. por W. Janzarik. Enke, Stuttgart.
-(1983). Schizophrene Menschen. Psy cñopathologie, Verlauf,
Forschungszugánge, Therapiegrundsdtze, Urban & Schwarzenberg,
München.

396

Introducción a la psicopatologia general

SCHILDER, P. ( 1914 ). "Selbstbewujitsein und Personlichkeísbewujitsein ". En: Monographie aus dem Gesamtgebiet der Neurologie
und Psy chiatrie, P. 9., ed. por M. Mülller, H. Spatz, P. Vogel, Springer, Berlín.
-( 197 3 ). Entwurf zu einer Psy chiatrie auf psychoanalytischer
Grundlaue (1 a ed. 1925 ). Suhrkamp, Frankfurt/M.
SHNEIDER, K. (1973 ). Klinische Psychopathologie. 8ª ed. Thieme,
Stuttgart, 1967; 10 ed.
SEDMAN, G. (1970). "Theories of depersonalisation. A reappraisal".
Brit. J. Psychiat. 117, 1-14.
-( 197 2 ). "An investigation of certain factors concerned in the
etiology of depersonalisation". Acta psychiat. scand. 48, 191-219.
SEMRAD, E. V., L. GREENSPOON, St. E. FIENBERG (1973).
"Development of an ego pro file scale". Arch, gen. ·psychiat. 28, 7077.
SPITZ, R. A. ( 196 2 ). "Au toerotism reexamined : The role of early sexual behaviour patterns in personality formation". En: The Psychoanalytic Study of the Child. T. XVII. Interantional University
Press, Nueva York, (págs. 283-315).
-(1965). The First Year of Life. International University Press,
Nueva York.
-( 1959 ). Eine genetische Feldtheorie der Ichbildung. Fischer,
Frankfurt/M. 1972, (lngl.: A Genetic Field Theory of Ego Formation). International University Press, Nueva York.
SULLIVAN, H. St. (1962). Schizophrenia as a Human Process. Norton, Nueva York.
VAILLANT, G. E. (1971). "Theoretical hierarchy of adaptive ego
mechanisms". Arch. gen. Psy chiat. 24, 107-118.
WINKLER, W. Th (1954). "Zum Begriff der Ich-Anachrorese beim
schizophrenen Erleben". Arch. Psychiat. Neruenhr. 192, 234-240.
-(1971 ). Ubertragung und Psychose. Huber, Berna.
-y St. WIESNER (195~). "Die Ich-My thisieru ng als Abwehrmass. nahme des Ich, dargestellt am Beispiel des Wahneinfalles von der
jungfraulichen Empfangnis und Geburt bei paraphrenen Episoden". Neroenarzt 30, 7 5-81.
WULFF, E. (197 2 ). "Psychiatrischer Bericht aus Víetnam-Grundfraglm der transkulturellen Psychiatrie. Sprachbarrieren als Hindernisse pscychiatrischer Forschung". En: Psychiatrie und Klassengesellschaft. (Athenaum ) Fischer, Frankfurt/M ..
WYLIE, R. C. (1961). The Self Concept. University of Nebraska
Press, Lincoln/N ebr.

4. Consciencia acerca de la experiencia y la realidad

BLANKENBURG, W. (1971). Der Verlust der natürlichen Selbstuerstdndlichheit; ein Beitrag zur Peychopathologie symptomarmer Schizophrenien. Enke, Stuttgart.
BLEULER, E. (1969). Lehrbucb der Psychiatrie, 11ª ed. rev. por M.
Bleuler, Springer, Berlín, (págs. 99-104).

Bibliografía

397

FREUD, S. (1968). Psychoanalytische Bemerkungen über einen autobiographisch beschriebenen Fall von Paranoia (Dementia paranoides) (1911 ). Gesammelte Werke, T. VIII, Fischer, Frakfurt/M.
GADAMER, H.-G. (1972). Wahrheit und Methode, 3ª ed. Mohr, Tübigen.
HOLZHEY, H. (1970). Kants Erfahrungsbegriff. Schwabe, Basilea.
JASPERS, K. (1912). "Die Trugwahrnehrnu ngen". Z. ges. Neurol.
Psychiat. 4, 289-3 54.
-(1925 ). Psychologie der Weltranschauungen, 3ª ed. Springer,
Berlín.
·-(1959). Allgemeine Psychopathologie, 7ª ed. Springer, Berlín.
KLOOS, G. ( 1938 ). Das Realitiitsbeuiuiitsein in der Wahrnehmung
und Truguiahrnehrnung. Thieme, Leipzig.
LAING, R. D. (1967 ). Phiino menologie der Erfahrung. Suhrkamp,
Frankfurt/M.
5. Orientación

P AULEIKHOFF,

B. ( 1955) "Über Veranderu ngen des Situatio nsgefügcs bei dementen Erscheinungsbildern". Nervenarzt 26, 510-515.
SCHELLER, H. (1963). "Über das Wesen der Orientierung". Nervenarzt 34, 1-4.

6. Vivencia del tiempo
7. Memoria y recuerdo
8. Atención y concentración
ADAMS, A. E. (1971). "Informationstheorie
und Psychopathologie
des Gedachtnisse ". En: Monographien aus dem Gesamtgebiete der
Psychiatrie, T. III, ed. por H. Hippius, W. Janzarik, M. Mülle{
Springer, Berlín.
BERINGER, K. (1927 ). Der Meskalinrausch. Springer, Berlín; Nueva
ed. 1969.
BILODEAU, _E. A ( 1966 ). Acquisition of Skill. Academic Press, Nueva York.
FISCHER, F. {1930). "Raum-Zeit-Struktur
und Denkstórung in deSchizophrenie". Zbl. ges. Neurol. Psychiat. 124, 241-256.
FOPP A, K. ( 196 5 ). Lernen, Gediicñ tnis, Verhalten. Ergebnisse und
Probleme der Lernpsychologie..Kiepenheuer & Witsch, Colonia.
FRAISSE, P. (1966). "Zeitwahrnehmung
und Zeitschatzu ng". En:
Handbuch der Psychologie, T. I: "Allgemeine Psychologie, 1. Der
Aufbau des Erkennens", 1ª parte. Wahrnehmung und Bewu{3tsein,
ed. por K. Gottschaldt, Ph. Lersch, F. Sander, H. Thomae. Hogrefe,
Go ttingen (págs. 656-690).
V. GEBSATTEL, V. E. (1939). "Die Storu ngen des Werdens und Zeiterlebens im Rahmen psychiatrischer Erkrankungen". En: Gegenwartsprobleme der psychiatrisch-neurologischen Forschung, ed. por
Ch. Roggenbau. Enke, Stu ttgart.
HARTWICH, P. (1980). Schizophrenie u nd Aufmerhsamheitsstorun-

gen. Zur Psychopathologie der hognitiuen Verarbeitung von Aufmerksamheitsstorungen. Springer, Berlín.

398

Introducción a la psicopatología general

KLOOS, G. (1938}. "Storu ngen des Zeiterlebens in der endogenen
Depressiori". Nervenarzt 11, 225-244.
LHAMON, W. T., S. GOLDSTONE (1956). "The time sense". AMA
(Chicago) Arch. Neurol. Psychiat. 76, 625-629.
:McGHIE, A (1969). "Pathology of Attention". Sci. Behau. 10, 12.
MIERKE, K. (1966). Konzentrationsfiihigkeit und Konzentrationsschuuiche. Huber, Berna, y Klett, Stu ttgart.
MINKOWSKI, E. (1971). Die gelebte Zeit. Müller, Salzburgo (orig.
1933 ).
NORMAN, D. A. (1982). Learning and Memory. Freeman, San Francisco.
STRAUSS, E. (1928). "Das Zeiterlebnis in der endogenen Depression
und in der psychopathischen Verstimmung". Mschr. Psy chiat, Neurol. 68, 640-656.
SWETS, J. A., A. B. KRISTOFFERSON (1970). "Attention ". Ann.
Reu. Psychol. 21, 339-366.
ZEH, W. (1961). Die Amnesien. Thieme, Sttutgart.

9. Pensamiento, lenguaje, habla
10. Inteligencia

AMBROSE, A. (1969). Stimulation in Early lnfancy. Academic Press,
Londres.
ARIETI, S. (1955 ). lnterpretation of Schizophrenia. Brunner, Nueva
York.
ARNOLD, O. H. (1969 ). "Innere Sprache und Begriffsbildung beim
Schizophrenen". Viena. Z. Nervenheilk. 26, 213-222.
BLEULER, E. (1927 ).. Das autistisch-undisziplinierte Denhen in der
Medizin und seine Uberuiindung. Springer, Berlín. 5ª ed. 1966.
DUNCKER, K. (197 4). Zur Psy chologie des productiven Denkens.
Springer, Berlín.
ELLIS, N. R. (1963 ). Handbook of Mental Deficiency, McGraw-Hill,
Nueva York.
EYSENCK, H. J. (1967). "Intelligence assessment: a theoretical and
experimental approach". Brit. J. educ. Psychol. 37, 81-98.
-( 1971 ). Race, lntelligence and Education. Temple Smith, Londres.
FLEGEL, H. (1965 ). Schizophasie in linguistischer Deutung, Springer, Berlín.
FREUND, H. (1953 ). Psychopathological aspect of stu ttering. Amer.
J. Psychother . 7, 689-705.
FROSTING, J. (1929). Das schizophrene Denhen. Thieme, Leipzig.
FURNEAUX, W. D. (1960). ''lntellectual abilities and problemsolving
behavior ". En: Handbook of Abnormal Psy chology, ed. por H. J.
Eysenck. Pitman, Londres.
GOLDSTEIN, K. (1948). Language and Language Disturbances. Grune & Stratton, Nueva York.
GOTTESMANN, I. l. (1963 ). "Genetics aspects of intelligent behavior". En: Handbook of Mental Deficiency ; ed. por N. R. Ellis. MeGraw-Hill, Nueva York.

Bibliografía

399

GUILFORD, J. P. { 1967 ). The Nature of Human Intelligence. McGrawHill, Nueva York.
HEIDEGGER, M. (1959). Unteruiegs zur Sprache. Neske, Pfullingen.
-(1971). Was hei{3t denken? Niemeyer, Tübingen.
HERMANN, T. (1972). "Sprache''. En: Einfiihrung in die Psychologie, T. V, ed. por C. F. Graumann. Huber, Berna.
HORMANN, H. (1967-1970). Psy chologie der Sprache. Springer, Berlín; Neudruck.
JÁGER, A. D. (1967 ). Dimensionen der Intelligenz. Hogrefe, Gótt íngen.
JAHRREISS, W. (1928). "Storu ngen des Denkens". En: Handbuch d.
Geisteshranhheiten, T. I, ed. por O. Bumke. Springer, Berlín.
JASPERS, K. (1964). Die Sprache. Piper, Münich.
KASANIN, J. S. {1944). Language and thought in Schizophrenia.
University of California Press, Berkeley/California.
LANGEN, D. (1957). "Diagnostik aus dem sprachlichen Ausdruck".
Dtsch. med. Wschr. 82, 1006-1009.
LEISCHNER, A. (1951). "Über den V~:rfall der menschlichen Sprache". Arch. Psychiat. Neruenkr. 187, 250-267.
MOSES, P. J. (1956). Die Stimme der Neurose. Thieme, Stuttgart.
PAWLIK, K. (1968). Dimensionen des Verhaltens. Huber, Berna.
PIAGET, J. {1967 ). Psy chologie der Intelligenz, 3ª ed. Rascher, Zürich.
-(1973). Einführung in die genetische Erkenntnistheorie. Suhrkamp , Frankfurt/M.
PIRO, S. (1960). "La dissociation sémantique". Ann. méd=psy chol.
118 II. 407-436 ..
ROBINSON, W. P. (1972). Language and Social Behaoiour. Penguin,
Harmondsworth/Middlesex.
SCHMIDT-KN.ÁBEL, S. (1983). Schizophrene Sprache in Monolog
und Dialog. Pey cholinguistischer Beitrag zu einer Charahteristik
psy chotischer Sprechakte mit Vorschliigen für das Gesprdcn
nik und Psy ch otherapie. Buske, Hamburgo.

in Kli-

SCHWARZ, St. ( 1982 ). "Is there a schizophrenic language? Behav.
and Brain Sci. 5, 579-626.
SCHNEIDER, C. (1930). Die Psy chologie der Schizophrenen. Thieme,
Leipz.ig.

SLATER, E., V. COWIE (1971). The Genetics of Mental Disorders.
Oxford University Press, Londres.
SPITZ, R. ( 1967 ). Vom Siiugling zum Kleinhind. Klett, Stuttgart.
SPOERRI, Th. (1964). Sprachñphdnomene und Psy chose. Karger, Basilea.
STOCKERT, F. G. (1929). "Über Umbau und Abbau der Sprache bei
Geistesstórung". Mschr. Psy chiat. 'Neurol., Beih. 49.
STORCH, A. (1922). Das archaisch-primitiue Erleben und Denken der
Schizophrenen. Springer, Berlín.
,
STRANSKY, E. (1905). Uber Sprachverwirrtheit. Marhold, La Haya.
TEULIE, G. (1931). "La schizophasie". Ann. méd=psy chol. 89, 113123; 225-233.
THORNDIKE, R. L. (1966). "Jntellectual status and intellectual
growth". J. educ. Psychol. 57, 121-127.
THURSTONE, L. L. (1933). Vectors of Mind. University of Chicago
Press, Chicago.

400

Introducción a la psicopatología general

VETTER, H. J. (1968). Language Behauior inSchizophrenia. Thomas,
Springfield/III.
WECHSLER, D. (1961). Die Messung der lntelligenz Erwachsener, 2ª
ed. Huber, Berna.
WHORF, B. L. ( 1963 ). Sprache, Denken, Wirklichkeit. Rowohlt,
Hamburgo.
WISEMAN, S. (1967 ). Intelligence and Ability. · Penguin, Harmondsworth-Middlesex.

11. Afectividad
ARIETI, S., J. BEMPORAD (1983 ). Depression. Klett-Cotta, Stuttgart.
V. BAEYER, W., H. HAFNER, K. P. KISKER (1964). Psychiatrie
der Verfolgten. Springer, Berlín.
BARSKY, A. J., G. L. KLERMAN ( 1983 ). "Overview: Hypochondriasis, bodily complaints and somatic styles". Amer. J. Psychiat. 140,
273-283.
BATTEGAY, R. (1970). Angst und Sein. Híppokrates-Verlag, Stuttgart.
BINSWANGER, L. (1955). "Über die manische Lebensform " (1945 ).
En: Ausgeuidhlte Vortriige und Aufsiitze, T. II, ed. por L. Binswanger. Francke, Berna.
-(1960). Melancholie und Manie. Neske, Pfullingen.
BLEULER, E. (1911 ). "Dementia praecox oder Gruppe der Schízophrenien". En: Handbuch der Psychiatrie, Parte esp. 5, ed. por G.
Aschaffenburg. Deuticke, Viena.
BRAUTIGAM, W. (1956 ). "Analyse der hypochondrischen Selbstbeobachtung, Beitrag zur Psychopathologie
und zur Pathogenese mit
Beschreibung einer Gruppe von jugendlichen Herzhypochondern".
Neruenarz t 27, 409-418.
CIOMPI, L. (1982). Affektlogik. Über die Struktur der Psy che und
ihre Etnwicklung. Ein Beitrag zur Schizophrenieforschung. KlettCotta, Stuttgart.
EITINGER, L. (1964 ). Concentration Camp Suruiuors in Nerway and
Israel. Allen & Unwin, Londres.
EYSENCK, H. J. (1957). The Dy namics of Anxiety and Hysteria.
Routledge & Kegan, Paul, Londres.
FELDMANN, H. (1972). "Hypochondrie".
En: Monographien aus
dem Gesamtgebiete der Psychiatrie. T. VI, ed. por H. Hippius, W.
Janzarik, M. Müller. Springer, Berlín.
FISCHER-HOMBERGER,
E. (1970). Hypochondrie, Melancholie bis
Neurosen. Huber, Berna.
FORD, Ch. V. (1983). The Somatizing Disorders. lllness as a Way of
Life. Elsevier, Nueva York.
FREUD, S. (1968). "Über die Berechtigung, von der Neurasthenie einen bestimmten Symptomenkomplex
als Angstneurose abzu trennen" (1894). Gesammelte Werke, T. I. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Hemmung,
Symptorn, Angst " (1926 ). Gesammelte
Werke, T. XIV. Fischer, Frankfurt/M.

Bibliografía

401

V. GEBSATTEL, V. E. (1959). "Die phobische Fehlhaltung,'. En:
Handbuch der Neurosenlehre und Psy cñotherapie, T. II, ed. por V.
E. Frankl, V. E. v. Gebsattel, J. H. Schultz. Urban & Schwarzenberg, Münich.
HÁFNER, H. (1959). "Hypochondrische
Entwicklundgen".
Neroe. narzt 30, 529-539.
JANZARIK, W. ( 19 57 ). "Die hypochondrischen Inhalte der cyclothymen Depression in ihren Beziehungen zum Krankheitstyp und zur
Personlichkeit ". Arch. Psychiat. Neruenhr. 195, 351-371.
-(1959). "Zur Klinik und Psychopathologie des hypochondrischen Syndroms". Neruenarzt 30, 539-545.
KIELHOLZ, P. (1967 ). Angst. Huber, Berna.
-(1971). Diagnose und Tñerapie der Depressionen für den Prahtiker. Lehmanns, Münich.
KISKER, K. P. (1964). "Kernschizophrenie
und Egopathien. Bernerkúngen zum heutigen Stand der Forschungen und zur Methodologie''. Neruenarzt 35, 286-294.
KOHN, R. (1958/59). "Wohlbefinden und Mif3befinden".Psyche (Heidelberg) 12, 33-49.
KRAUS, A. (1977 ). Sozialuerhalten und Psy chose Manisch-Depressiver. Eine existeriz- und rollenanalytische Untersuchung. Enke, Stu ttgart.
KRETSHMER, E. (1958). Hvsterie, Reflex und lnstinkt. Thieme,
Stuttgart.
-(1971). Meizinische Psy chologie 13 ed. Thieme, Stuttgart.
KULENKAMPFF, C. A. BAUER (1960). "Über das Syndrom der
Herzphobie". Nervenarzt 31, 443-454; 496-507.
LADEE, G. A. (1966). Hypochondriacal Syndromes. Elsevier, Amsterdam.
LADER, M. H. (1969). "Studies of anxiety". Brit. J. Psy chiai., Spec.
Publi. No. 3.
LERSCH, Ph. ( 1966 ). Aufbau der Person, 1 Oª ed. Barth, Münich.
LEWIS, A. ( 1967 ). ''Problems presented by the ambiguous word 'anxiety~ as used in psychopathology".
Israel Ann. Psychiat. 5, 105-121.
MARKS, J. M. (1978/80). Living with Fear. McGraw-Hill, Nueva York.
MATUSSEK, P. (1971). "Die Konzentrationslagerhaft
und ihre Folgen". En: Monographien aus dem Gesamtgebiet der Psy chlatrie, T.
II, ed. por H. Hippius, W. Janzarik, M. Mü ller. Springer, Berlín.
PETRILOWITSCH, N., R. BAER (1970). Zyklothymie
1964-1969.
Fortschr. Neurol. Psychiat. 38, 601-692.
PLÜGGE, H. (1958). "Zur Phanomenologie des Leib-Erlebens besenders bei inneren Krankheiten". Jb. Psychol. Psy choter. 5, 155-168.
-(1960). "Hypochondrische
Patienten in der inneren Mediz in ".
Neruenarzt 31, 13-19.
RAFAELSON, 0. J., H. HELMCHEN (1982). Depression, Melancholie, Manie. Thieme, Stu ttgart.
RIEMAN, F. (1961). Grundformen der Angst. Reinhardrt, Münich.
RÜMKE, H. C. (1924). Zur Phiinomenologie und Klinik des Gliichsgefühls. Springer, Berlín.
RUFFIN, H. (1959 ). "Leiblichkeit und Hypochondrie". Nervenarzt
30, 195-203.

402

Introducción a la psicopatología general

SCHELER, M. (1913). Zur Phiinomenologie und Theorie der Sy mpathiegefiihle und von Liebe und Haf3. Niemeyer, La Haya.
SCHNEIDER, K. (1935 ). Psychopathologie der Gefühle und Triebe,
Thieme, Leipzig.
WEITBRECHT, H.-J. (1951 ). "Uber die Hypóchondrie". Dtsch. med.
Wschr. 76, 312-315.
-(1968). Psy chiatrie im Grundrif3, lª ed. 1963, 2ª ed. Springer,
Berlín.
WINOKUR, G. (1981). Depression: The Facts. Oxford University
Press, Oxford.
WOLPE, J. ·-(1952). "Experimental neuroses as learned behaviour".
Brit. J. Psychol. 43, 243-268.
WULFF, E. (1958). "Der Hypochonder und sein Leib. Neruenarzt 29,
60-71.

12. Percepción
13. Apercepcion
ALLPORT, F. H. (1955 ). Theories of Perception and the Concept of
Structure. Wiley, Nueva York.
BARTLEY, S. H. (1969). Principies of Perception. Harper & Row,
Nueva York.
BA Y, E. ( 1950 ). Agnosie und Funktionswander. Eine hirnpathologische Studie. Springer, Berlín.
BORING, E. G. (1942). Sensation and Perception in the History of
Experimental Psy chologie. Appleton-Century-Crofts, Nueva York.
CONRAD, K. (1951). "Aphasie, Agnosie, Apraxie". Fortschr. Neurol.
Psychiat. 19, 291-325.
.
FREDERIKS, J. A.M. (1969). "Agnosias". En: Handbook of Clini­
cal Neurology, T. IV, ed. por P. J. Vinken, G. W. Bruyn. North-Holland Publishing Co., Amsterdam.
FREEDMAN, B. J. (197 4). "The subjective experience of perceptual
and cognitíve disturbances in schizophrenia". Arch. gen. Psy chiat.
30, 333-340.
GOLDSTEIN, K., A. GELB (1920). "Psychologische Analysen hirnpathologischer Falle auf Grund von Untersuchungen Hirnverletzter".
Z. Psy chol. Physiol. Sinnesorg. 83, 1-94.
HAYOS, A. (197 2 ). Wahrnejmungspsychologie. Psy chopñysik und
Wahrnefimungsforschung. Kohlhammer, Stuttgart.
HERMANN, Th. (1965). Psy chologie der hognitiuen Ordnungen. de
Gruyter, Berlín.
JASPERS, K. (1973). Allgemeine Psy chopathologie, 7ª ed. Springer,
Berlín, 1959; 9ª ed.
'
KANDINSKI, V. (1885). Kritische und klinische Betrachtungen im
Gebie t der Sinnestiiuschungen. Frledlander, Berlín.
KLOOS, G. (1938). Das Realitiitsbewuf3tsein in der Wahrnehmung
und Truguiahrnehrnung. Thieme, Leipzig.
LAING, R. D. 1967 ). The Politics of Experience. Penguin, Harmondsworth/Middlesex (Alemán: Phiinomenologie der Erfahrung, Suhrkamp, Frankfurt/M. 1969).

Bibliografta

403

MA YER-GROSS, W., J. STEIN ( 1928). "Psychopathologie der Wahrnehmung". En: Handbuch der Geisteskrankheiten, ed. por. O.
Bumke. Springer, Berlín.
MATUSSEK, P. (1952). "Untersuchungen über die Whrnehrnung. 1ª
Parte: Veranderu ngen der Wahrnejmu ngswelt bei beginnendem, primaren Wahn". Arch. Psy chiat, Neroenhr. 189, 279-319.
-(1953 ). "Untersuchungen
über die Wahrnehmung, 2ª Parte: Die
auf einem abnormen Vorrang von Wesenseigenschaften beruhenden
Eigentümlichkeiten der Wahnwahrnehmung". Schweiz. Arch. Neurol. Neurochr. Psychiat. 71, 189-210.
-(1963). "Psychopathologie II: Wahrnehmung, Halluzination und
Wahn". En: Psychiatrie der Gegenwart, l. ed., ed. por H. W. Gruhle, R. -Jung, W. Mayer-Gross, T. I/2: "Grundlagen und Methoden
der klinischen Psychiatrie". Springer, Berlín (págs. 23-7 6 ).
MERLAU-PONTY, M. (1966). Phdnomenologie der Wahrnehmu;zg.
de Gruyter, Berlín.
METZGER, W. ( 1966 ). "Allgemeine Psychologie, l. Der Aufbau des
Erkennens". l. Parte: "Wahrnehmung und Bewujitseiu". En: Handbuch der Psychologie, T. I, ed. por von K. Gottschaldt, Ph. Lersch,
F. Sander, H. Thomae. Hogrefe, Góttingen.
MEYER, J.-E. (1959). Die Entfremdungserlebnisse. Thieme, Stuttgart.
-( 196 8 ). Depersonalisotion.
Wissenschaftliche Buchgesellschaft,
Darmstadt.
MÜLLER, C. (1956 ). Mihropsie und Makropsie. Karger, Basilea.
MURRAY, H. (1943). Thematic Appercep tion Test. Harvard University Press, Cambridge.
PIAGET, J. (1973 ). Einfiihrung in die genetische Erhenntnistheorie.
Suhrkamp, Frankfurt/M.
--,
BARBEL INHELDER (1971). Die Entuiichlung des riiumlichen
Denhens beim Kinde. Klett, Stu ttgart.
POWERS, W. T. (1973). Behauiour: The Control of Perception. Aldine, Chicago.
REIMER, F. (1970). Das Sy ndrom der optischen Hallüzinose. Thieme,
Stuttgart.
SCHEID, · W. (1937 ). "Über Perso nenverkennung". Zbl. ges. Neurol.
Psychiat. 157, 1-16.
SCHNEIDER, K. (1973). Klinische Psy chopathologie, 8ª ed. Thieme,
Stuttgart, 1967; 1oa ed.
SCHOOLER, C., S. E. FELDMANN (1967 ). Experimental Studies of
Schizophrenia. Psychonomic Press, Goleta/California.
SCHORSCH, G. (1934). Zur Theorie der Haltueinationen. Barth, Leipzig.
SEDMAN, G. (1966). "A phenomenological study of pseudohallucinations and related experiences". Acta psychiat. (Kbh.) 42, 35-70.
SÉGLAS, M. J. (1892). "De l'obsession hallucinatoire et de l'hallucination obsédante". Ann. méd.-psychol. 50, 119-129.
SPITZ, R. (1957 ). Die Entstehung der ersten Objeh tbeziehungen.
Klett, Stu ttgart.
STRAUS, E. (1935.). Vom Sinn der Sinne. Springer, Berlín.
-(1949). "Die Asthesiologie und ihre Bedeutung für das Verstandnis der Halluzinationen". Arch. Psy chiat. Neruenkr. 182, 301-332.

404

Introducción a la psicopatologia general

R. (1983). "Einzelhaft: Eine Literaturübersicht".
Psychol. 42, 1-24.

VOLKART,

z.

Schweiz.

14. Delirio
ABRAHAM, K. (1908). "Die psychosexuellen Differenzen der Hysterie und der Dementia praecox". Zbl. ges. Neurol. Psychiat. 31 (NF

19),,521-533.

ACHTE, K. A. (1971). "Zum Einflu/3 der Kultur auf die schizophrenen Wahnvorstellungen ". Psychiat. fenn., 45-50.
ADLER, A. (1920). Praxis und Theorie der Iruliuiduolpsy chologie.
Bergmann, Münich.
AVEN ARIUS, R. ( 197 8 ). Der Gro(3enwahn. Erscheinungsbilder und
Entstehungsweise. Springer, Berlín.
V. BAEYER, W. (1982). "Uber konformen Wahn". Z. ges. Neurol. Psy-

chiat. 140, 398-438.

BASH, K. W. (1955).Lehrbuch der allgemeinen
Thieme, Stuttgart.
BERNER, P. (1965). "Das paranoische Syndrom".

Psychopathologie.

En: Monographien
aus dem Gesamtgebiet der Neurologie und Psy cñiatrie. F. 110, ed.

por M. Müller, H. Spatz, P. Vogel. Springer, Berlín.
BILZ, R. (1967). "Der Wahn in ethologischer Sicht ". Stud. gen. 20,

650-660.

BINSW ANGER, L. ( 1955 ). Ausgeuidhlte Vortriige
Francke, Berna.
-(1957 ). Schizophrenie. Neske, Pfullingen.

--

und Aufsiitze.

(1965). Wahn. Neske, Pfullingen.

BLANKENBURG, W. (1967 ). "Die anthropologische und daseinsanalytísche Sicht des Wahns". Stud. gen. 20, 639-650.

--

( 1971 ). Der Verlust der natiirlichen Selbstverstiindlichkeit; ein
Beitrag zur Psycñopathologie symptomarmer Schizophrenien. Enke,

Stuttgart.
A ZILLY (1973). Gestaltwandel im schizophrenen Wahnerleben" En: Gestaltwandel psychiatrischer Krankheitsbilder, ed. por J.
Glatzel. Schattauer, Stuttgart (págs. 129-143 ).
BLEULER, E. ( 1906 ). Affektivitiit, Suggestibilitiit, Paranoia. Marhold.
La Haya.
-(1911). "Dementia praecox oder Gruppe der Schizophrenien".
En: Handbuch der Psychiatrie, Parte esp. 4. ed. por G. Aschaffenburg. Deuticke, Viena.
-( 1919 ). Das autistisch-undisziplinierte Denhen in der Medizin
und seine Uberwindung. Springer, Berlín.
BOSS, M. (1971). Gru ndriíi der Medizin. Huber, Berna.
-( 197 3 ). Schizophrenes Kranksein im Lich te einer daseinsanalytischen Phanomenologie. Vortrag Japón, Okt.
CONRAD, K. (1958). Die beginnende Schizophrenie. Thieme, Stuttgart; 3ª ed. 1971.
COTARD, J. (1882). "Du délir des négations". Arch. Neurol. (París)
4, 153; 282.
DUDEN (1963 ). Etymologie. Bibliographisches Institut , Mannheim.
EY, H. (1973). Traité des hallucinations. Masson, París.

--

Bibliografía

405

FEER, H. (1970). Ky bernetik in der Psy ch iairie . Karger, Basel.
FENICHEL, O. (1971). The Psychoanalytic Theory of Neurosis (lª.
ed. 1946). Routledge & Kegan, Londres.
FREUD, S. (1968). "Weitere Bemerkungen über die Abwehr-Neuropsychosen" ( 1986). Gesammelte Werke, T. I Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Der Wahn und die Traume in W. Jensens ,,Gradiva""
( 1906-1909 ). Gesammelte Werke, T. VII. Fischer, Frankfurt/M.
-( 1968 ). "Psychoanalytische Bemerkungen über einen au tobiographisch beschriebenen Fall von Paranoia (Dementia paranoides)"
(1911). Gesammelte Werke, T. VIII. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Zur Einführung des Narzi{3mus" (1913-1917). Gesammelte Werke, T. X. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Vorlesungen zur Einführung in die Psychoanalyse"
(1916-1917). Gesammelte Werke, T. XI. Fischer, Frankfurt/M.
-( 196 8 ). "Uber einige neurotische Mechanismen bei Eifersucht,
Paranoia und Homosexualitat " (1920-1924). Gemmelte Werke, T.
XIII. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Neue Folgen der Vorlesungen zur Einführung in die
Psychoanalyse" (1932). Gesammelte Werke, T. XV. Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Konstruktion in der Analyse" (1932-1939). Gesammelte Werke, T. XVI. Fischer, Frankfurt/M.
GAUPP, R. (1920). "Der Fall Wagner, Eine Katamnese, zugleich ein
Beitrag zur Lehre von der Paranoia". Z. ges. Neurol. Psychiat. 6 O,
312-327.
-(1938). "Krankheit u nd Tod des paranoischen Massenmórders
Hauptlehrer Wagner. Eine Epikrise ". Z. ges. Neurol. Psy chiat, 163,
48-82.
-(1947). "Die Lehre von der Paranoia". Nervenarzt 18, 167-169.
GITTELSON, N. L., K. DAWSON-BUTTERWORTH (1967). "Subjektive experience of sexual change in female schizophrenics". Brit.
· J. Psy chlat. 113, 491•494.
--·- y S. LEVINE (1966). "Subjective experience of sexual change
. in male schizophrenics". Brii. J. Psychiat. 112, 779-782.
GRUHLE, H. W. (1936). "Uber den Wahn bei Epilepsie". Z. gee.Neurol. Psychiat, 154, 395.
-( 1951 ). "Uber den Wahn". Nervenarzt 22, 125.
HAASE, H. J. (1963). "Zur Psychodynamik und Pathoplastik paranoider und paranoidhalluzinatorischer Psychosen bei alleinsteh enden Frauen". Fortschr. Neurol. Psy chiat, 6, 308-322.
HEIDEGGER, M. (1972). Sein und Zeit (l.ª ed. 1927). Niemeyer,
Tübingen.
HEINRICH, K. (1965). "Zur Bedeutung der Stammesgeschichte des
menschlichen Erlebens für Neurologie und Psychopathologie ".
Horno 16, 65-77.
HELMCHEN, H. (1968). Bedingungskonstellationen poronoid-halluzinatorischer Syndrome. Springer, Berlín.
HOFER, G. (1953 ). "Zum Term inus Wahn". Fortschr. Neurol. Psychiat. 21, 93-100.
-(1968). "Der Mensch im Wahn". Bibl. p sy chiat. neurol. (Basel)
136.

406

Introducción a la psicopatologia general

HOLE, G. (1971). "Uber das Gewi~heitselement im Glauben und im
Wahn. Confin. psychiat. (Basel)1:4, 65-90; 145-173.
HUBER, G. (1964). "Wahn" (1954-1963). Fortschr. Neurol. Psychiat.
3 2, 429-489.
-(1979). "Die klinische Psychopathologie von Kurt Schneider".
En: Psy ch.opathologie als Grundlagenwissenschaft.
ed. por W. Janzarik. Enke, Stuttgart.
--y
G. GROSS (1977). Wahn. Enke, Stuttgart.
JANZARIK,
W. (1955). "Der Wahn schizophrener Pragu ng in den
psychotischen Episoden der Epileptiker und die schizophrene Wahnwahrnehmund".
Fortschr. Neurol. Psy chiat. 23, 533-546.
(1956). "Der lebensgeschichtliche und personlíchkeitseígene
Hintergrund des cyclothymen
Verarmungswahns".
Arch, Psychiat.
Neruenhr. 195, 219-233.
-(1959a). "Zur Differentialtypologie
der Wahnphanomene ". Ner­
venarzt 30, 153-159.
-(1959b ). Dynamische Grundkonstellationen in endogenen Psy-

chosen. Ein Beitrag zur Differentialty pologie der Wahnphiinomene.

Springer, Berlín.
(1967 ). "Der Wahn in strukturdynamischer
Sicht". Stud. gen.
20, 628-638.
JUNG, C. G. (1968). "Uber die Psychologie der Dementia praecox.
Der Inhalt der Psychose. Das Unbewu¡3te in der Psychopathologie.
Psychogenese bei Geisteskranken. Uber die Psychogenese der Schizophrenie. Die Schizophrenie".
En: Gesammelte Werke, T. III:
"Psychogenese der Geisteskrankheiten".
Rascher, Zürich.
KAHN, E. (1929). "Uber Wahnbildung. Arch. Psychiat". Nervenkr.
88, 435-454.
KANT, O. (1927a). "Beitrage zur Paranoiaforschung:
l. Díeobjektive
Realitatsbedeutung
des Wahns". Z. ges. Neurol. Psy chiat. 108, 625644.
-(1927b ). "Beitrage zur Paranoiaforschung:
II. Paranoische Haltung in der Gesundheitsbreite".
Z. ges. Neurol. Psy chlat, 110, 558579.
-(1930). "Beitrage zur Paranoiaforschu ng : III. Allgemeine Gedanken zum Wahnproblem ". Z. ges. Neurol. Psy chiat. 127, 615-659.
KEHRER, F. (1922). ''Uber Spiritismus, Hypnotismus und Seelenstorung, Aberglaube und Wahn". Arch. Psychiat. Nervenkr. 66, 381438.
.
-(1928). "Paranoische Zustánde ". En: Handbuch der Geisteskrankheiten, T. VI, esp. T. II, ed. por O. Bumke. Springer, Berlín,
(páas. 232-364 ).
KEMPE, P., J. SCHÓNBERGER,
J. GROSS (1974). "Sensorische
Deprivation als Methode in der Psychiatrie". Neruenarz t 45, 561568.
KOLLE, K. (1931 ). Die primare Verrücktheit. Thieme, Leipzig.
KRANZ, H. (1955 ). "Das Thema des Wahns im Wandel der Zeit".
Fortschr. Neurol. Psychiat. 23, 58-7 2.
-(1967). "Wahn und Zeitgesist". Stud. gen. 20, 605-611.
KRETSCHMER, E. (1971). Medizinische Psy chologie, 12.a ed. Thieme, Stuttgart, 1963; 13.ª ed.
-(1966 ). Der sensitiue Beziehungswahn, 4. ed. Springer, Berlín.
--

Bibliografía

407

R. (1963 ). "Daseinsanalyse und Psychiatrie". En: Psy chiairie
der Gegeniuart, l.ª ed., ed. por H. W. Gruhle, R. ju ng, W. Mayar-

KUHN,

Gross, M. Müller. T. 1/2: "Grundlagen und Methoden der klinischen Psychiatrie". Springer, Berlín, (págs. 853-902).
..
KULENKAMPFF, C. (1955). "Entbergung, Entgrenzu ng Uberwaltigung als Weisen des Standverlustes. Zur Anthropologie der paranoiden Psychosen ". Nervenarzt 26, 89-95.
-( 1956 ). "Erblicken und Erblicktwerden. Das für-andere-Sein (J.
P. Sartre) in seiner Bedeutung für die Anthropologie der paranoiden Psychosen". Nervenarzt 27, 2-12.
KUNZ, H. (1931 ). "Die Grenze der psychopathologischen
Wahninterpretationen ". Z. ges. Neurol. Psy chiat. 135, 671-715.
-(1962). "Die eine Welt und die Weisen des In-der-Welt-seins".
Psyche (Suttgart ) 16, 58-80; 142-159; 221-239.
-(1972). "Erfahrung, Wahngeschehen und Todesgewiíiheit ". Z.
hlin. Pey chol. Psychother. 20, 334-347.
LAING, R. D. (1959). The Divided Sel]. Tavistock, Londres.
LANGE, E. G. POPPE (1964). "Faktoren der sozialen Isolierung im
Vorfeld paranoider Beeintrachtigungssyndrorne
des hóhren Lebensalters", Nervenarzt 35, 194-200.
LANGFELDT, G. (1961). "The erotic jealousy syndrome. A clinical
study". Acta psychiat. scand., Supl. 151.
LENZ, H. (1973). "Glaube undWahn".
Fortschr. Neurol. Psy chiat,
41, 341-359.
LEWIS, A. ( 1970 ). "Paranoida and paranoid: a historical perspective".
Psychol. Med. 1, 2-12.
MATUSSEK, P. (1952). "Untersuchungen
über die Wahnwahrnehmung. l. Parte: Veranderungen der Wahrnehmungswelt bei beginnendem, primaren Wahn". Arch. Psy chiat. Neroenhr. 188, 279-319.
-(1953). "Untersuchungen über die Wahnwahrehmund. 2ª Parte:
Die auf abnormem Vorrang von Wesenseigenschafften beruhenden
Eigentümlichkeiten der Wahnwahrnehmung". Schweiz. Arch. Neurol. Neurochir. Psy chiat. 71, 189-210.
-(1963). "Psychopathologie 11: Wahrnehmung, Halluzination und
Wahn". En: Psychiatrie der Gegenuiart, 1 ª. ed., ed. por H. W. Gruhle, R. Jung, W. Mayer-Gross, M. Müller. T. 1/2: "Grundlagen und
Methoden der klinischen Psychiatrie ". Springer, Berlín (págs. 23-76 ).
MAYER-GROSS, W. (1932). "Die Klinik". En: Handbuch der Geissteshranhheitez , T. IX, parte esp. 5. "Die Schizophrenie", ed. por O.
Bum ke. Springer, Berlín (págs. 293-578).
MURPHY, H. B. M. (1967 ). "Cultural aspects of the delusion". Stud.
gen. 20, 684-692.
NUNBERG, H. (1971). Allgemeine Neurosenlehre (l.ª ed. 1931). Huber, Bern,
v. ÜRELLI, A. (1954). "DerWandeldes Inhaltesderdepressivenldeen
bei der reinen Melancholie ". Schweiz. Are h. Ne uro l. Neurochir.
Psychiat. 73, 217-287.
P AULEIKHOFF, B. (1954). "Statistische Untersuchung über Haufigkeit und Thema von Wahneinfiillen bei der Schizophrenie". Arch.
Psychiat. Nervenkr. 191, 341-350.
-(1967 ). "Der Eifersuchtswahn". Fortschr. Neurol. Psy chiat. 35,
516-539.

408

Introducción a la psicopatologta general

P AULEIKHOFF, B. ( 1969 ). "Der Liebeswahn". Fortschr. Ne uro l.
Psychiat. 37, 251-279.
PFEIFFER, W. M. (1970 ). Transkulturelle Psy chiatrie. Thieme, Stuttgart.
PLOOG, D. (1964). "Verhaltensforschung und Psychiatrie ". En: Psychiatrie der Gegenwart, l.ª ed., T. l/lb, ed. por H. W. Gruhle,. R.
Jung, W. Mayer-Gross, M. Müller, Springer, Berlín (pág. 291 ).
RASKIN, D. E., K. E. SULLIVAN (1974). "Erotomania".Amer. J.
Psychiat. 131, 1033-1035.
SCHARFETTER, Ch. (1970). Symbiontische Psychosen. Huber,
Bern.
SCHELER, M. (1913). Zur Phiinomenologie und Theorie der Sy mpaihiegefiible und von Liebe und Ha(3. Niemeyer, Halle.
SCHILDER, P. (1918). "Wahn und Erkenntnis."' En: Monographien
aus dem Gesamtgebiete der Neurologie und Psy chiatrie, P. 15, ed.
por M. Müller, H. Spatz, P. Vogel. Springer, Berlín.
SCHMIDT, G. (1940). "Der Wahn im deutschsprachigen Schrifttum
der letzten 25 Jahre" (1914-1939). Zbl. ges. Neurol. Psychiat. 97,
113-143.
(1951 ). "Liebeswahn". Fortschr. Neurol. Psy chiat. 18, 623-634.
SCHNEIDER, K. (1949). "Zum Begriff des Wahns". Fortschr. Neurol. Psy chiat. l7, 26-31.
-(1952). Úber den Wahn. Thiem e, Stu ttgart.
SCHULTE, W. (1958). "Die gesunde Umwelt und ihre Reaktion auf
--

Psychosen und Psychopathien ". En: Psvchiatrie und Gesellschaft,
ed. por H. Ehrhardt. D. Ploog, H. Stutte. Huber, Berna.
-(1968). "Die Auswirkungen der Schizophrenie auf ihre Umwelt".
Nervenarzt 39, 98-104.
-y R. TOLLE (1972.). Wahn. Thieme, Stuttgart.
SHEPHERD, M. ( 1961 ). "Morbid jealousy: sorne clinical and social
aspects of a psychiatric symptom ". Brit. J. Psychiat. 107, 687-7 53.
STIERLIN, H. (1967). "Die Gestaltung and Übermittlung des Wahns
in der Familie". Stud. gen. 20, 693-700.
STORCH, A. (1959). "Beitrage zum Verstandnis des schizophrenen
Wahnkranken". Nervenarzt 30, 49-58.
-(1965). "Wege zur Welt und Existenz des Geisteskranken". En:
Schrif'tenreihe zur Theorie und Praxis der-Psychotñerapie, T. VIII,
ed. por E. Weisenhütter. Hippokrates-Verlag , Stuttgart.
WASSERZIEHER, E. (1963 ). Woher? Dümmler, Bonn.
WEBER, A. (193 8 ). Über nihilistischen Wahn und Depersonalisation.
Karger, Basel.
WILLI, J. (1962). "Die Schizophrenie in inhrer Auswírkung auf die
Eltern". Arch. Neurol. Neurochir. Psy chiat, 89, 426-463.
\X/INKLER, W. T., S. T. WIESER (1959). "Die Ich-Mythisierung als
Abwehrmajinahme des Ich, dargestellt am Beispiel des Wahneinfalls
von der jungfraulichen Empfangnis und der Geburt bei paraphrenen Episoden". Nervenarzt 30, 75-81.
YARROW, M. R., Ch. G. SCHWARTZ, H. S. MURPHY, L. C
DEASY ( 19 55 ). "The psychological meaning of mental illness in
the family". J Soc. issues 11, 12-24.

Bibliografía

409

ZUTT, J. ( 1963 ). "Versuch einer anthropologischen Grundlegung der
psychiatrischen Erfahrung". En: Psy chiatrie der Gegenwart, l.ª ed.,
ed. por H. W. Gruhle, R. Jung, W, Mayer-Gross, M. Müller. T. 1/2:
"Grundlagen und Methoden der klinischen Psychiatrie ". Springer,
Berlín (págs. 763-852 ).
-y C. KULENKAMPFF (1958). Das paranoide Sy ndrom in anthropologischer Sicht. Springer, Berlín.
15. Iniciativa
v.
--

BAEYER,

W.

(1961).

Neruenarzt 32, 534-538.
y

"Erlebnisbedingte

Verfolgungsschaden ",

H. HÁFNER, K. P. KISKER (1964). Psy chiatrie der Verfolg-

ten. Springer, Berlín.

BILZ, R. (1960). "Langeweile". Nervenarzt 31, 433-443.
CRAIG, W. ( 1918 ). "Appetites and aversions as constituents of Instincts". Biol. Bull. Woods Hole 34, 91-107.
EIBL-EIBESFELD,
I. (1969). Grundriii der uergleichenden Verhaltensforschung. Eth ologie, 2.ª ed. Piper, München.
-(1970). Liebe und Ha{3; zur Naturgeschichte elementarer Verhaltenswisen. Piper, München.
ERNST, K. (1959). "Die Prognose der Neurosen". En: Monographien
aus dem Gesamtgebiete der Neurologie und Psychiatrie, P. 85, ed.
por M. Müller, H. Spatz, P. Vogel. Springer, Berlín.
HARTWIG, P., E. STEINMEYER (1974). "Experimentelle Untersuchungen und faktorenanalytische
Interpretation zur Antriebsstruktur Hebephrener und Gesunder". Zbl. ges. Neurol. Psy chiat. 207,
328-329.
JANZARIK, W. (1959). "Dynamische Grundkonstellationen
in endogenen Psychosen. Ein Beitrag zur Differentialtypologie der Wahnphanomene ". En: Monographien aus dem Gesamtgebiete der Neurologie und Psy chiotrie, P. 86, ed. por M. Müller, H. Spatz, P. Vogel. Springer, Berlín.
KLAGES, W. (1967 ). Der menschliche Antrieb. Thieme, Stuttgart,
-y K. BEHRENDS (1961). "Zur Struktur der schizophrenen Antriebsstoru ng ". Arch. Psy chiat. Neruenhr. 202, 504-512.
Kongre~ in Kiel (1961). Zbl. ges Neurol. Psy chiat. 162, 201-212.
1961.
KRETSCHMER, E. (1940). "Das apallische Syndrom". Zbl. ges. Neurol. Psychiat. 169, 576-579.
-(1961). Korperbau und Charakter, 23 ed. Springer, Berlín.
LORENZ, K. (1963). Das sogenannte Base; zur Naturgeschich te der
Aggression. Borotha-Schoeler, Wien.
MATUSSEK, P. ( 1971 ). "Die Konzentrationslagerhaft
und ihre Folgen". En: Monographien aus dem Gesamtgebiete der Psy chiatrie,
T. II, ed. por H. Hippius, W. Janzarik, M. Müller. Springer, Berlín.
SPITZ, R. (1960). Die Entstehung der ersten Objeh tbeziehungen.
Klett, Stuttgart.
TINBERGEN, N. (1952). The Study of Jnstinct. Clarendon Press,
Oxford 1952 (Alemán: Instinhtlehre, uergleichende Erforschung
angeborenen Verholtens, 3.ª ed. Parey , Berlín, 1956).

410

Introducción a la psicopaiolog ia general

16. Motorica
AVERILL, J. R. (1982). Anger and Aggression. An. Essay on Emotion. Springer , Nueva York.
BINSWANGER, L. (1955). "Vom anthropologischen
Sinn der Verstiegenheit ", En: Augeuidhlte Yortrdge und Aufsiitze, T. II, ed. por
L. Binswanger. Francke, Bern.
.
GLATZEL, J. (1970). "Die akute Katatonie". Acta psychiat. scand.
46, 151-179.
KAHLBAUM, K. L. (1874). Die Katatonie oder das Spannungsirresein, Hirschwald, Berlín.
KLÁSI, J. (1922). Über die Bedeutung der Sterotypien. Karger,
Berlín.
KRAEPELIN, E. (1909-1915). Psychiatrie. Ein Lehrbuch für Studierende und Arzte. 4 T. Barth, Leipzig.
KRETSCHMER, E. (1953). ''Der Begriff der motorischen Schablonen
und ihre Rolle in normalen und pathologischen Lebensvorgangen ".
Arch. Psychiat, Nervekr. 190, 1-3.
-(1958). Hvsterie, Reflex und Instinkt, 6.ª ed. Thieme, Stuttgart.
MUCHA, H. (i972). "Der Katalepsie-Begriff von Kahlbaum bis zur
Gegenwart". Psy chiat. chir. 5, 330-349.
PAULEIKHOFF,
P. (1969). "Die Katatonie" (1868 a 1968). Fortschr. Neurol. Psychiat. 3 7, 461-496.
P A YK, Th. R. (1973 ). "Mimik und Physiognomie in der Psychopathologie". Psy chiat. clin. 6, 271-287.
STRAUS, E. (1930 ). "Die Formen des Raumlichen. Ihre Bedeutung
für die Motorik und die Wahrnehmung". Neroenarzt 3, 633-656.
-(1960). "Gesammelte Schriften : Die aufrechte Haltung. Eine anthropologische
Studie". En: Psychologie der menschlichen Welt,
ed. por E. Straus. Springer, Berlín.
WIESER, St. T. ITIL (1954). "Die AufbaustufenderprimitivenMotor ik ". Are h. Psy chiat. Neruenkr. 191, 4 50-46 2.
1 7. Agresividad
BERKOWITZ, L. (1962). Aggression. A Social Psy chological Analysis. McGraw-Hill, Nueva York.
BILZ, R. (1967 ). "Menschliche Aggressivit at ". Z. Psychother. med .
. Psych ol. 17, 15~~178; 197-202.
BOKER, W., H. H AFNER ( 197 3 ). Gewalttaten Geistesgestorter. Springer, Berlín.
CORNING, P. A., C. H. CORNING (1972). "Toward a general theory of violent aggression ". Soc. Sci. lnform. 11, 7 -36.
DELGADO, J. M. R. ( 196 7 ). "Aggression and defense under cerebral
radio control". En: Aggression and Defense. Neural Mechanisms
and Social Patierns. VCLA Forum in Medical Sciences, ed. por C.
D. Clemente, D. B. Lindsley. University of California Press, Berkeley/Kalif. (171-193).
EIBL-EIBESFELD,
l. ( 196 9 ). Grundriii der vergleichenden Verhaltensforschung. Ethologie, 2.ª ed. Piper, München.
-(1970 ). Liebe und Ha/3: Zur Naturgeschichte elementater Verhaltensuieisen. Piper, München.

Bibliografía

411

FROMM, E. ( 197 4 ). Anato mie der menschlichen Destruhtiuitdt. Deutsche Verlagsantalt, Stuttgart.
GHYSBRECHT ,, P. { 1961 ). Doppelselbstmord.
Reinhardt, München.
HEIMANN, P., A. F. VALENSTEIN (1972). "The psychoanalytical
concept of aggression and integrated summ ary ". Int. J. Pscyho-Anal.
53, 31-35.
HESS, W. R. (1968). Psy chologie in biologischer Sicht. Thieme, Stuttgart, 1962; 2.ª ed.
KUMMER, H. (1973). "Aggression bei Affen". En: Der Mythos uom
Aggressionstrieb, ed. por A. Plack. List, München (págs. 69-91 ).
LORENZ, K. ( 196 3 ). Das sogenannte Bose; z ur Naturgeschich te der
Aggression. Borotha-Schoeler, Wien.
-(1969). Über tierisches und menschliches Verhalten. Piper, Miinchen.
PLACK, A. (1973). Der Mythos uom Aggressions-trieb. List, München.
SCHMIDBAUER, W. ( 197 2 ). Die sogenannte Aggression. Hoffmann
& Campe, Hamburgo.
STORR, A. (1969/70). Human Aggression. Penguin, Harmondsworth/
Middlesex.
THOMAE, H. {1965a). "Motivatiori". En: Handbucñ der Psy chologie,
T. II, ed. por K. Gottschaldt, Ph. Lersch, E. Sander, H. Thomae.
Hogrefe , Góttingen.
-( 196 5b ). Die Motivation menschlichen Handelns. Kepenheurer
& Witsch, Koln.
TINBERGEN,
N. (1952). The Study of Jnstinct. Clarendon Press,
Oxford 19 52 (Alemán: lnstink tlehre, uergleichende Erfoschung angeborenen Verhaltens. Parey, Berlín, 1956).
18. Obsesiones y fobias
BOSS, M. (1971). Grundri{3 der Medizin. Huber, Bern.
FRANKL, V. E. (1956). Theorie und Therapie der Neurosen. Urban
& Schwarzenberg, Wien.
FREUD, S. (1968). "Bemerkungen über einen Fall von Zwangsneurose" (1906-1909). Gesammelte Werke, T. VII. Fischer, Frankfurt/M.
v. GEBSATTEL, V. E. (1928). "Zeitbezogenes Zwangsdenken in der
Melancholie ". Neruenarzt l, 275-287.
MARKS, I. M. (1969). "Fears and Phobias". En: Personality and Psychopathology Series, T. V. Academic Press, Nueva York.
-(1970). "The origins of phobic states". Amer. J. Psy chother, 24,
652-676.
QUINT, H. {1971). Über die Zwangsneurose; Studie zur Psychodynamih des Charakters und- der Sv mptomatih. Vandenhoeck & Ru,precht, Gottingen.
..
RUMKE, H. C. (1967). "Uber die Klinik u nd Psychopathologie der
Zuiangserscheinungen ". En: Eine blühende Psy chiairie in Gefahr,
ed. por H. C. Rümke. Springer, Berlín.
SCHNEIDER,
K. (1918). "Die Lehre vom Zwangsdenken in den
letzten 12 Jahren". Z. ges. Neurol. Psy chiat. 16, 113-146.
STRAUS, E. (1960). "Ein Beitrag zur Pathologieder
Zwangserscheinungen". En: Psychologie der menschlichen Welt, ed. por E. Straus
Springer, Berlín.

412

Introducción a la psicopatologia general

WEITBRECH, H. J. (1973). Psychiatrie im Grundriii, i-. ed. 1963,
Springer, Berlín; 3ª. ed., 1973.
ZERBIN-RUDIN,
E. (1953). "Ein Beitrag zur Frage.der Zwangskrankheit, insbesondere ihrer heredítaren Beziehungen". Arch. Psy chiai.
Nervenkr. 191, 14-54.
19. Actos impulsivos
DE BOOR,

W.

(1955 ). "Zur Psychologie

und Psychopathologie

Brandstifrung ". Fortschr. Neurol. Psychiat. 23, 367-378.

der

W. (1973). "Stichwort Kleptomanie". En: Lexihon
.!Ier Psychiatrie, ed. por C. Míiller. Springer , Berlín.
GOPPINGER, H., H. WITTER (1972). Handbuch der forensischen
psychiatrie. Springer, Berlín.
KRAEP~LIN,
E. ( 1896 ). Psychlatrie. Ein Lehrbucb für Studierende
und Arzte, 5ª ed. Barth, Leipzig.
THIELE, R. (1953). "Zum Begriff und zur Pathologie der Drangers..cheínungen". Psychiat. Neurol. med. Psy chol. (Lpz.) 5, 51-59.
TOBBEN, H. ( 1971 ). Beitriige zur Psychologie und Psychopathologie
der Brandstifter. Sprínger, Berlín.
BRAUTIGAM,

20. Pulsiones

R. (1982). Die Hungerhranhheiten. Unersdttlichheit als
krankhaftes Phdnomen. Huber, Berna.

BATTEGAY,

BERNING, D., J. E. MEYER, V. PUDEL (1972). "Psychogene Polydipsie ". Arch. Psy chiat. Nervenhr. 215, 396-406.
BRUCH, H. (1973 ). Eating Disorders: Obesitv, Anorexia nervosa and
the Person within. Basic Books, Nueva York.
GARFINKEL, P. E., D. M. GARNER (1982). Anorexia nervosa, a
multidimensional Perspective. Brunner Mazel, Nueva York.
HESS, W. R. (1962). Psy chologie in biologischer Sicht. Thieme, Stuttgart; 2ª ed. 1968.
JORES, A. (1954). "Die Anorexia nervosa als endokrinologisches Problem". Acta endocr. (Kbh.) 17, 206-210.
KUHN, R. (1953). "Zur Daseinsanalyse der Anorexia mentalis". Nervenarzt 24, 191-198.
MESTER, H. (1981 ). Die Anorexia nervosa. Springer, Berlín.
MEYER, J .-E. (1965 ). Anorexia nervosa. Thieme. Stuttgart.
PETERS, G., J. T. FITZSIMONS, 1.PETERS-HAEFELI
(1974). Control l'!fechanisms of Drinhing. Springer, Berlín.
THOMA, H. (1961). Anorexia nervosa. Klett, Stuttgart.
ZUTT, J. (1948). "Das psychiatrische Bild der Pubertátsmagersucht ".
Arch. Psychiat. Neruenkr. 180, 776.
21. Sexualidad
ABRAHAM, K. (1971). "Psychoanalytische
Studien. En: Gesammelte
Werke, ed. por J. Crernerius. Fischer, Frankfrut/M.

Bibliografía

413

ALLEN, C. (1969). A Textbooh of Psy ch osexual Disorders. Oxford
University Press, Londres.
BOSS, M. (1966 ). Sinn und Gehalt der sexuellen Perversionen. Huber,
Berna.
BR.AUTIGAM, W. (1972). "Die sexuellen Verirrungen". En: Psy chia­
trie der Gegenwart, T. Il/2, 2. Ed. por K. P. Kisker, J. E. Meyer, M.
J\1üller, E. Strórngren. Springer, Berlín (págs. 523-586 ).
DORNER, G. (1972). Sexuolhormonabhiingige Gehirndifferenzierung
und Sexualitiit. Springer, Viena.
FELDMAN, M. P., M. J. MACCULLOCH {1971). Homosexual Behaviour: Therapy and Assessment. Pergamon Press, Oxford.
FENICHE.L, O. (1931 ). Peruersionen, Psychose. Chorah terstorungen.
Internationaler Psychoanalytischer Verlag, Viena.
FORD, C. S., F. A. BEACH (1968). Formen der Sexuatitiit. Rowohlt,
Hamburgo.
FRANKL, V. E. (1959). "Psychogene Po tenzstorungen. En: Handbuen der Neurosenlehre und Psy cñotherapie, T. II, ed. por V. E.
Frankl, V. E. v. Gebsattel, J. H. Schultz. Urban & Schwarz enberg,
Münich (págs. 610-632 ).
FREUD, S. (1948). "Drei Abhandlungen zur Sexualtheorie (19041905)". Gesammelte Werke, T. V. Fischer, Frankfurt/M.
--· (1948).· "Über die Psychogenese eines Falles von wiblicher Homosexualitat (1920)". Gesammelte Werke, T. XII. Fischer, Frankfurt/M.
-(1948). "Das konomische Problem des Masochismus (1924)".
Gesammelte Werke, T. XIII. Fischer, Frankfurt/M.
-(1948). "Über einige neurotische Mechanismen bei Eifersucht,
Paranoia und Hornosexualitat (1924)". Gesammelte Werke, T. XIII.
Frankfurt/M.
--(1948).
"Fetíschismus". Gesammelie Werke, T. XIV (1925-1932).
Fischer, Frankfurt/M.
-(1968). "Jenseits des Lustprinzips (1920 bis 1924)". Gesammelte Werke, T. XIII. Fischer, Frankfurt/M.
FREUND, K. (1969). Ho mosexualitiit. Rowohlt, Hamburgo.
V. GEBSATTEL, V. E. (1929). "Über Fetischismus'.' Neruenarzt 2,
ó

8-20.

GIESE, H. (1958). Der homosexuelle Mann in der Welt. Enke, Stu ttgart.
-(1962). Psy ch opathologie der Sexualitiit. Enke, Stuttgart.

--

(1971). Die Sexualitdt des Menschen. Handbuch der medizinischen Sexuolforschurig. Enke, Stuttgart.
GREEN, R., J. MONEY (1969). Transsexualism and Sex Reassignement. Johns Hopkins Press, Baltimore.
V. HENTIG, H. (1962). Soziologie der zoophilen Neigung. -- Beitriige
zur Sexualforscnung. Rowohlt, Harnburgo.
·HIRSCHFELD, M. (1926 ). Geschlechtskunde. Püttmann, Stuttgart.
JOHNSON, J. (1973). "Psychopathia sexualis". Brit. J. Psuchiat. 122,
211-218.
KINSEY, A C., W. B. POMEROY, C. E. MARTIN (1948-1954).
Sexual Behouior in the Human Male. Saunders, Philadelphia (Alemán: Das sexuelle Verhalten des Mannes. Fischer, Frankfurt/M.).

414

Introducción a la psicoputolog iageneral

KINSEY, A. C., W. B. POMEROY, C. E. MARTIN, P. H. GEBHARD
(1953-1954). Sexual Behaviour in the Human Femal. Saunders,
Filadelfia. (Alemán: Das sexuelle Verhalten der Frau. Fischer,
Frankfurt/M.)
KLEIN, M. (1932). Die Psychoanalyse des Kindes. Internationaler
Psychoanalytischer Verlag, Viena
KOCKETT, G., F. DITTMAR {1973). "Verhaltenstherapie sexueller
Stórungen : Diagnostik und Behandlungsmethoden ". Nervenarzt 44,
173-183.
V. KRAFFT-EBING, R. (1918). Psy chopathia Sexualis, 15. ed. Enke,
Stuttgart.
KUNZ, H. (1942). "Zur Theorie der Perversion'.' Mschr. Psychiat. Neurol. 105, 1-103.
MALINOWSKI, B. (1962). Geschlecht und Verdrdngung in primitiven
Gesellschaften. Rowohlt, Hamburgo ,
MARSHALL, D. S., R. C. SUGGS (1971). Human SexualBehauiour.
Basic Books, Nueva York.
MASTERS, W. H., V. E. J OHNSON ( 1966 ). Human Sexual Response.
Little, Brown & Co., Boston.
-y -(1970-1972). Human Sexual Inadequacy. Little, Brown
& Co., Boston. {Alemán: Funktionelle Sexualstiirungen. Akademische Verlagsgesellschaft, Frankfu rt/Mv]
MATUSSEK, P. (1959). "Btorungen des Sexuallebens". En: Handbuch
der Neurosenlehre und Psychotherapie, T. II, ed. por V. E. Frankl,
V. E. v. Gebsattel, J. H. Schultz. Urban & Schwarzenberg, Münich
(págs. 580-598).
MEAD, M. (1949-1958). Male and Female. A Study of the Sexes in a
Changing World. Morow, Nueva York. (Alemán: Mann und Wib.
Das Verhiiltnis der Geschlechter in einer sich wandelnden Welt. Row ohlt, Hamburgo.)
-(1959). Geschlecht und Temperament in primitiven Gesellschaften. Rowohlt, Hamburgo.
MRAZEK, P. B., C. H. KEMPE (1982). Sexually Abused Children
and their Families. Pergamon Press, Nueva York.
ORTHNER, H. (197 la). Zentrolneruose Sexualsteuerung (Simposio
1969 ). Springer, Viena.
-(1971b}. "Anatomie und Physiologíe der Steuerungsorgane der
Sexualitat ". En: Die Sexualitiit des Menschen, Handbuch der medizinischen Sexualforschung, ed. por H. Giese. Enke, Stuttgart (págs.
446-545 ).
OVERZIER, C. (1961). Die iniersexualitiit. Thieme, Stuttgart.
REICH, W. (1971). Die sexuelle Revolution. Fischer, Frankfurt/M.
-(1972). Die Entdeckung des Orgons. Die Funktion des Orgasmus.
Fischer, Frankfurt/M.
RUTTER, M. (1971). Normal psychosexual deuelopment. J. Child
Psychol. 11, 259 bis 263.
,
SCHATZING, E. (1959}. "Die weibliche Impotenz. Das Fr igiditatsproblem". En: Handbuch der Neurosenlehre und Psychotherapie,
T. II, ed. por V. E. Frankl, V. E. v. Gebsattel, J. H. Schultz , Urban
& Schw arz enberg , Münich (págs. 599-609 ).
SCHELSKY, H. (1955). Soziologie der Sexualitiit. Rowohlt, Hamburgo,
SCHORSCH, G. (1971). Sexuolstraftdter, Enke, Stuttgart.

Bibliografía

415

SHEPHER, J. (1983 ). lncest. A Biosocial View. Academic Press, Londres.
SIGUSCH, V. (1972). Ergebnisse zur Sexualmedizin. Karger, Basilea.
SPOERRI, T. (.1959). Nehrophilie. Karger, Basilea.
STOLLER, R. J. (1973). "Overview: The impact of new advances in
sex research on psychoanalytic theory". Amer. J. Psy chlat. 130,
241-251.
STRAUS, E. ( 1930 ). Geschehnis und Erleb nis, zugleich eine historiologische Deutung des psy chlschen Traumas und der Renten-Neurose. Springer, Berlín.
Symposium on Sexual Dysfunction (1982). Brit. J. Psy chiat. 190, 69101.
WOLFF, C. (1973). Psychologie der lesbischen Liebe. Rowohlt, Hamburgo.
Apéndice a la bibliografía
Manuales
1

ARIETI, S. (197 4). American Handbook of Psy chiatrie, 2ª ed. Basic
Books, Nueva York.
ASCHAFFENBURG, G. (1911). Handbuch der Psy chiatrie, Deuticke,
Viena.
BUMKE, O. (1928). Handbuch der Geisteshranhheite n. Springer, Berlín.
FRANKL, V. E., V. E. V. GEBSATTEL, J. H. SCHULTZ (1959).
Hand buch der Neurosenlehre und Psychotherapie. Urban & Schwarzenberg, Múnich.
·
FREEDMAN, A. M., H. l. KAPLAN (1967). Comprehensiue Textbook of Psychiatry. Williams & Wilkins, Baltimore.
GOTTSCHALDT, K., Ph. LERSCH, F. SANDER, H. THOMAE
(1966). Handbucb der Psychologie, T. 1: "Allgemeine Psychologie,
I". "Der Aufbau des Erkennens", l. Parte "Wahrnehmung und BewuJ3tsein, ed. por W. Metzger. Hogrefe, Góttingen.
GRUHLE, H. W., R. JUNG, W. MAYER-GROSS, C. MÜLLER (19601967 ). Psy chiatrie der Gegenwart, 1ª ed. Springer, Berlín.
KISKER, K. P., J. E. MEYER, M. MÜLLER, E. STRÓMG REN (197 2).
Psvchiatrie der Gegenwart, 2ª ed. Springer, Berlín.
Léxico
BATTEGAY, R .. J. GLATZEL, W. POLDINGER, U. RAUCHFLEISCH (1984). Handuiárterbucñ der Psy chiatrie. Enke, Stuttgart.
BIRNBAUM, K. (1930). Handuiorterbucñ der Medizinischen Psy cnologie. Thieme, Leipzig.
HINSIE, L. E., R. J. CAMPBELL (1970). Psy chiatric Dictionary, 4ª
ed. Oxford University Press, Londres.
MOOR, L. (1969). Lexique francais-anglais-allemand des termes usuels
en psychiatrie, neuro-psy chiatrie infantile et psychologie pathologique, 2ª ed. L'expansion Scientifique Francaise, París.

416

Introducción a la psicopatología general

MÜLLER, C. {1973 ). Lexihon der Psychiatrie. Springer, Berlín.
NEUGEBAUER, J., C. WEIL (1971). Common psy chiatrie terms in 4
languages {World Psychiatric Association). Sandoz, Basilea.
PETERS, U. H. (1974). Worterbuch der Psychiatrie und medizinischen Psy chologie. Urban & Schwarzenberg, Münich.

MEDlCO

PSI~UIB.L~

CMP 369~

RNE 11189

INDICE DE MATERIAS

Acinesia, 314.
Acinético. Mutismo, 88
Actos impulsivos, 343.
Cleptomanía, 343.
"Collectionism '', 343.
Dipsomanía, 343.
Dromomanía, 342.
"Fugues", 342.
.Piromanía, 343.
Poriomanía, 342
Afasias, 176.
Afectiva. Frialdad, 201.
Inadecuación, 200.
Incontinencia, 203.
Labilidad, 203.
Modificación esquizofrénica, 208.
Rigidez, 202.
Tenacidad, 203.
Afecto. Afectividad, 194.
- Paratimia, 200.
Afonía, 1 77.
Agnosia, 222.
acústica, 223.
Alexia de números, 223.
Anosognosia, 224.
Autopagnosia, 223.
digital, 224.
óptica, 222.
Sornatognosia, 223.
táctil, 224.
Agresión, 323.
Aumento de Ja agresividad,
325.
Automutilación, 327.
Crisis de furia, 325.
en depresivos, 330.
en esquizofrénicos, 328.

Fuentes de, 331.
Furor destructivo, 325.
Inhibición de la agresividad, 327.
en maníacos, 331.
Motivos, 3 29.
Paroxismos de insultos,
325 .
Raptus, 325.
Síndrome de Münchausen,
327.
en el síndrome psicorgánico , 330.
Suicidio ampliado, 327.
Tricotilomanía, 327.
Violencia, 325.
Aislamiento, 260.
Alexia numérica, 223.
- sensorial, 223 ..
Algolagnia, 369.
Alienación, 260.
Alucinaciones, 228, 238.
acústicas, 229.
Alucinosis táctil crónica,
231.
cenestésicas, 232.
y delirio, 238.
dermatozoico , 231.
elementales, 229.
escénicas, 229.
gustativas, 231.
hápticas, 231.
hipnagógicas, 233.
hipnopompas , 233.
obsesivas, 23 5.
olfativas, 231.
ópticas, 230.
Seudoalucinación, 235.

418

Introducción a la psicopatología general

Alucinaciones simples, 229.
- vestibulares, 232.
Alucinosis, 234.
- táctil crónica, 2 31.
Ambivalencia, 199.
- afectiva, 199.
- intelectual, 200.
- intencional, 199.
Amnesias, 156.
Analismo, 368.
Anerotismo, 3 7 6.
Angustia. Síndrome de, 209.
Anorexia nerviosa, 3 50.
Anormal, 35, 41.
Anosognosia, 224.
Apálico. Síndrome, 88.
Apercepción, 241.
Apofenia, 297.
Aprosexia, 163.
Asexualidad , 376.
Atención, 161.
Autismo, 259.
Autopagnosia, 223.
Autosatisfacción, 365.
Autosexualidad , 365.
Bestíosexualidad , 364.
Bulimia, 349.
Carácter. Indole del, 118.
Catalepsia, 318.
Catatónica. Agitación, 317.
Cleptomanía, 343.
Cogniciones corpóreas, 23 8.
"Collectionism ", 343.
Coma, 83.
- vígil, 88.
Concentración, 161.
Concepto de enfermedad, 51.
animista, 51.
astrológico, 51.
cibernético, 52.
cosmológico, 51.
forense, 51.
mágico, 51.
moral, 51.
Confabulación, 157.
Configuración. Destrucción de
la, 298.
Confusión, 87.
Consciencia, 7 6 ..
- Amencia, 88

---

Ampliación de la, 82, 89.
Coma, 83.
vigil, 88.
Delirium tremens, 84.
Estado crepuscular, 86.
orientado, 86.
psicógeno, 87.
orgánico, 87.
Intensificación, 82, 89.
Lucidez, 80.
Mutismo acinético, 88.
Precoma, 83.
de la realidad, 134.
de sí mismo, 77.
Síndrome apálico, 88.
Situación parasómnica, 88.
Somnolencia, 81, 82.
Sopor, 83.
Coprofagia, 368.
Coprofilia, 368.
Criptografía, 184.
Crisis, 44.
Cunnilingus, 36 7.
Defensa contra peligros, 351.
Delirio, 238, 244.
- apocalíptico, 298.
- .Apofenia, 297.
Au tosalvación en el, 2 80.
Características del, 24 7.
catatímico, 284.
de celos, 269.
de condenación, 285.
conforme, 291.
de culpa, 251, 285.
Délire d 'enormité, 287.
dermatozoico, 231, 287.
desiderativo, 270.
Destrucción de la configuración, 298.
.
Doble contabilidad, 248.
y edad, 262.
Elaboración, 246.
enterozoico, 232, 287.
Etimología del vocablo,
278.
Falso reconocimiento de la
situación, 273.
genealógico, 252, 272.
hipocondríaco, 251, 284.
Hipótesis sobre el, 294.
holotímico, 284.

Indice de materias
Delirio. Humor delirante, 246.
de indulto, 27 2.
de inocencia, 272.
e inteligencia, 263.
Micromanía, 287.
de miseria, 252.
Necesidad
afectivamente
dirigida, 280.
nihilista, 2_84, 287.
Ocurrencia delirante, 246.
de omnipotencia, 277.
Pensamiento delirante, 246.
Percepción delirante, 237,
246.
.
de persecución erótico, 270.
Punto de vista trascultural,
292.
querulante, 269.
residual, 24 7.
de ruina, 284.
- Salud y enfermedad, 251,
284.
sensitivo de referencia,
268,299.
"Ser así" y "ser ah í" en
el, 265.
Significación, 250.
sintímico, 284.
Sistema delirante, 246.
de transformación, 252.
trema, 297.
Delirium tremens, 84.
Demencia, 190.
Desamparo social sexual, 380.
Desorientación, 145.
Despersonalización, 102.
Desrealización, 102, 226.
Diagnóstico, 6 3.
Dipsomanía, 343.
Disartria, 178.
Disfonía, 177.
Disforia, 211.
Dismegalopsia, 225.
Doble contabilidad, 14 7, 248.
Dromomanía, 342.
Ecmenesia, 153.
Ecolalia, 180.
Exopraxia, 321.
Eidética. Imagen, 23 7.
Emoción, 194.
Enfermo, 35, 42.

419

Eonismus, 372.
Escoptofilia, 3 71.
Estado de ánimo, 194.
- crepuscular, 86.
orientado, 86.
- oneiroide, 8 7.
- orgánico, 8 7.
- psicógeno , 87.
Estereotipia postural, 318.
- verbal, 180.
Estereotipias motoras, 319.
Estupor, 314.
- catatónico, 315.
- depresivo, 316.
- psicógeno, 31 7.
Examen clínico, 65.
Anamnesis, 66.
Proceso diagnóstico-diferencial, 66.
"Status" psícopatológico,
65.
Exhibicionismo, 372. ·
Fellatio, 367.
Fetichismo, 366.
Fobias, 333, 336.
Frotteurismo, 372.
"Fugues", 342.
Gerontofilia,

364.

Hambre, 349.
Heautometamorfopsia,
226.
Heautoscopia, 226.
Hipermnesia, 159.
Hipersexualidad, 374.
Hipocinesia, 314.
Hipomnesia, 156.
Hiposexualidad , 3 7 4, 3 7 6.
Hornosexualidad , 358.
primaria, 362.
- psicótica, 362.
- secundaria, 362.
Ilusiones, 236.
Imagen de sí mismo, 115.
Incesto, 3 80.
Infantosexualidad, 364.
Iniciativa. Actividad básica, expontaneidad, 302.
Aumento de, 305.
Ausencia de, 304.
- Disminución, 304.

420

_Introducción a la psicopatología general

Inteligencia, 185.
- Demencia, 190.
- Oligofrenia, 188.
Ipsismo sexual, 365.
Korsakoff. Síndrome de, 157.
Lenguaje, 166.
Afonía, 177.
Bradifasia, 1 79.
Criptografía, 184.
Criptolalia, 184.
Disartria, 178.
Disfonía, 177.
Ecolalia, 180.
Estereotipia verbal, 180.
Incoherencia, 182.
Logoclonia, 17 8.
Logorrea, 1 79.
Mutismo, 180.
Neologismos, 183.
Palilalia, 180.
Parafasia, 183.
Paragramatismo , 182.
Parasintaxis, 182.
Simbolismo personal, 181.
Taquifasia, 179.
Tartamudeo, 17 8.
Trastornos del, 178.
Verbigeración, 180.
Logoclonia, 178.
Logorrea, 179.
Lucidez, 80.
Macropsia, 225.
Masoquismo, 370.
Memoria, 154.
Metamorfopsia, 225.
Micromanía, 287.
Modelo de enfermedad psicodélíco, 51.
- somático, 45.
Aspecto sociológico, 46.
conductista, 48.
Desviación de la norma,
49.
Etiquetado social, 50.
familiar, 48.
-. "médico", 45.
psicológico, 4 7.
Modificación del modo de ser,
116.

Motórica, 310.
Acinesia, 314.
Agitación catatónica, 31 7.
Catalepsia, 318.
Comportamiento extravagante, 322.
inadecuado, 322.
- Ecopraxia, 3 21.
- Estereotipias motoras, 319.
posturales, 318.
- Estupor, 314.
catatónico, 315.
depresivo, 316.
psicógeno, 31 7.
Hipocinesia, 314.
Muecas, 318.
Negativismo, 319.
Paramimia, 318.
Raptus, 31 7.
Síndrome de Gilles de la
Tourette
("maladie des
tics"), 314.
Muecas, 318.
Mutismo, 180.
Narcisista, 118.
Necrofagia, 368.
Necrofilia, 366.
Negativismo, 319.
Neologismos, 183.
Nihilismo, 287.
Normal(= norma), 35 y sgs,
- Norma ideal, 40.
individual, 40.
- Término medio, 37.
Nosología, 67.
- Formas básicas, 68.
Obnubilación, 81, 82.
Obsesiones, 117, 333.
Actos obsesivos, 335.
-- Enfermedad obsesiva, 33 7.
- Impulsos obsesivos, 334.
- Pensamiento obsesivo, 334.
Oligofrenia, 188.
Omnipotencia, 2 7 7.
Oneiroide, 87.
Oralismo, 367.
Orientación, 142.
Paidofilia, 364.
Palilalia, 180.

Indice de materias
Parafasia, 183.
Paragramatismo , 174, 182.
Paramimia, 318.
Paramnesia, 159.
Paras in taxis, 1 7 4, 18 2 .
Pareidolias, 236.
Patoplastia, 284.
Pederastia, 368.
Penilingus, 367.
Pensamiento, 166.
acelerado, 1 71.
Bloqueo, 170.
disgregado, 174.
disociado, 17 4.
dirigido, 17 6.
estrechado, 172.
ideofugal, 1 71.
incoherente, 174.
inhibido, i69.
intervenido, 176.
lentificado, 171.
Paragramatismo , 174.
Paralógico, 173.
Parasintaxis, 17 4.
Preservación, 170.
prolijo, 172.
Robo de, 1 76.
vago, 173.
Percepción, 216.
- Carácter de objeto, 217.
- Juicio de realidad, 217.
Perseveración, 1 70.
Personalidad alternante, 113.
Perversión. Teorías sobre la, 357.
Picas, 350.
Piromanía, 343.
Polifagia, 349.
Poríoman ía , 342.
Potencia. Trastornos de la, 377.
Precoma, 83.
Prostitución, 380.
Psicosis simbiótica, 291.
Pulsiones, 345.
- Anorexia, 3 50.
nerviosa, 350.
Bulimia, 349.
Hambre, 349.
Inapetencia, 3 50.
Instinto, 345.
Motivación, 345.
Necesidad, 345.
Picas, 350.

421

Polifagia, 3 49.
Sed, 351.
Voluntad, 345.
Reacciones primitivas, 214.
Realidad. Pérdida temporal, 152.
Recuerdo, 154.
Sadismo, 369.
Sano, 35, 42.
Sed, 351.
Sentimiento, 194.
acerca del propio estado,
197.
de autoestima, 117.
de falta de sentimientos,
202.
vital, 197.
Sexualidad, 352.
Algolagnia , 369, 3 70.
Analismo, 3 6 8.
Anerotisrno , 3 76.
Asexualidad , 3 76.
Autosastifacción, 365.
Autosexualidad , 36 5.
Bestiosexualidad , 364.
Coprofilia, 368.
Coprofagia, 368.
Cunnilingus, 367.
Desamparo social, 380.
Eonismus, 372.
Escoptofilia, 3 71.
Exhibicionismo, 3 7 2.
Fellatio, 367.
Fetichismo, 366.
Frotteurismo, 372.
Gerontofilia, 364.
Hipersexualidad, 3 7 4.
Hiposexualidad, 374, 376.
Homosexualidad, 358.
primaria, 362.
psicótica, 362.
secundaria, 362.
Incesto, 3 80.
Infantosexualidad, 364.
Ipsismo sexual, 365.
Masoquismo, 370.
Necrofagia, 368.
Necrofilia, 366.
Oralismo, 367.
Paidofilia, 364.
Pederastia, 368.

422

Introducción a la psicopatología general

Sexualidad. Penilingus, 367.
- Prostitución, 380.
- Sadismo, 369.
Sodomía, 364.
Transexualismo, 3 7 3.
Trastornos de la potencia
377. ,
Travestismo , 372.
Uretralismo, 369.
Urolagnia, 368.
Voyeurismo, 371.
Zoofilia, 364.
Síndrome, 54.
axial, 56.
- depresivo, 2 04.
disf órico , 211.
- maníaco, 207.
- marginal, 56.
- nuclear, 56.
Sinestesia, 227.
Síntoma axial, 62.
- nuclear, 6 2.
- primario, 63.
- de primer orden, 62.
- rector, 62.
- secundario, 63.
Sodomía, 364.
Sornatognosia, 223.
Somnolencia, 81, 82.
Sopor, 83.
Subcoma, 83.
Supuesto reconocimiento, 227.
Taquifasia, 179.
Tartamudez, 178.
Terapeuta, 30.
Psicodinámica,
- Psicopatología,

30.
30.

Tic, 313.
Tics. Enf. de Gilles de la Tourette, 314.
Tiempo. Pérdida de la realidad
152.
'
- Vivencia de aceleración del
151.
'
de dilatación del, 151.
Transexualismo, 373.
Travestism o 3 7 2
Trema, 297 .'
·
Uretralismo, 369.
Urolagnia, 368.
Verbigeración , 180.
Vigi1ia, 7 8.
Vivenciar de) tiempo, 149.
Voyeurismo, 371.
Yo. Actividad del, 92, 106.
Anacoresis del, 129.
Coherencia del, 92, 108.
Concepto acerca de sí mismo, 94.
Conciencia del, 90.
Consistencia del, 92, 108.
Demarcación, 93, 110.
Energía del, 95, 118.
Identidad de], 93, 112.
Imagen de sí mismo, 94.
Mitificación del, 129.
Psicología del, 96.
Sentimiento corporal, 99.
Vitalidad del, 92, 104.
Zoofilia, 364.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful