Você está na página 1de 97
PENTNeUIA asi cel ig Teoria de la vanguardia PETER BURGER TEORIA DE LA VANGUARDIA "apuecidn pr. sonar canes otoco DE HELIO 1c rn sone np Sea Ve 0974 ‘dota Ree op welt tansrs bane) dre deseo emer cakes teenie pee dominion vet acs dl dee Cron Prope, Prélogo: Pertiles encontrados Al construir una tcoria de la vanguardia parece acon- selable, como en pocos casos, acentuar el sentido de ob- servacién al que ‘emite la-nocién misma de theoress. Ello no supone renunciar a cuanto de construceién con ‘ceptualsistemética supone la teoria, aunque, bien mir ido, por las especiales caracteristicas del fendmeno, un ‘proposito desmedido de forzar Ia logiea de Ia deseripeion podria dar al traste con los rasgos més genuinos de 1o Observado. ‘Las teorias del arte parten de supuestos y conclayen fen doctrinas que no siempre reservan a la vanguardia un Ingar que haga honor a ia decisiva influencia que todos le reconocen en el desarrollo del arte modemo, No se de- bberia coneluir de lo anterior que una fenomenologia. sin ‘mirada, apoyada en la vision indseriminada del ingenvo, acaso fuere el mejor modo de dar cuenta de ella: tan s6lo trato de prevenir al lector de que grande ha de set ‘su sorpresa cuando compruebe que a un mismo concep. {to se atribuyen virtudes tan dispares, que algunos han de ver en ello el germen del arte modern, mientras otros lo celebran como condicign de su imposibilidad. Decia que, por su excepcionalidad, era dificil articular la vanguardia con un proceso del devenir previsto desde ‘cualquier historicismo. De modo que si condicion de fe ‘némeno atipico da escaso pabulo a explicaciones tclolo- ficas: nada ajeno a ella puede explicar el porgué, l cuin- do, nel cémo de la vanguardia, a diferencia de cuanto conte co ls eclipsy Sle ns mares. Dea que ‘a menudo se pretenda hacerle jugar el papel de episodio Tevolutivo de una u otra teoria del arte, empetada en la eseripelon de un subsistema de Jos que configuran Ia Interaccion social ‘Anse pantea una custiinesencal: In tndencia a inclu’ como munfestaciin complementaria. de pro ‘reton histarcon de mgs alto rang, invita a obvar, POF Scone propia hdntiad, Ta naturaleea de ss (ne tramentos 7 djetvon, At mo sconumbra a sca {Ti anguardla’es un hecho endogeno en el proceso The quetcoment lo reitdad a traves de ss mirada ob 255 Ra gc sus obras reestran los aspects menor ev fms de Ta storia 0, por el contra, se tata de uh ‘Sctimiencogeeralado ge se manent one ambio ru por especial cpecidad que al aries atibuve tere adi en metiforay lav vicntadesciiatorias Pocas soces se nterrogs sla vanguardia puode identi arse com un cad etn ante convenion a ‘Eas manfestacion conreta, con un sentido bistico entice preciso, reducible al talante’inconformista Zogtgue ae poracterim, a menudo, al artista modern0, Ttefacio que delimitan estas dos oposcions concept {elude Schiree la room de los semtidos que subyace 60 IEy Eitos que glosan, desde regonesdistants, los porme- ores de lavanpvardia. De todos modos,quencs ln entien- ‘Berta fenomeno aterior al proceso de arte, acs furan a entiicaria con un episodio concreto y loca {abl ene tiempo y Tos que la deserben como et reflefo tain procica arises dea Conccncla critica ante ang Sfcinlie enden » tegcara son un acd Sipar de gencraydistinios epliodios con desigual vile it" ers dos unde so tanto po ner ficaciones que no por mas dicutbles goran de menor it face de vansuardia perpeua, como modo Fatural de desarrollo dol arte moderno, abunda en peri isory en concencas de ensayistas Je posi hurd dar com eu unre de Jlgorios misticos Score el goipe definitive al arte, o.a To que sea fas versiones més inclusivas, la actitud ert tica del arte se dirige a la sociedad yal lengunje con ° Steen pecanucpaumpetics noe era ar aces Soe =o Se eaters eee Desh kere eas eee ee ldgicas ideolégicas distintas, dificiles de incluir como: see eos aces re i Seen ae eee Basie oles Setanta: senate penteteaeepe as Seen ae eran earns area tees eee neaiies Sear geetne ts See eee ee eee an eae los margenes, a See teeneenenicores See oe ee eee apne mes Sens eee oe eae ee ee Soe ence pect caer aac Soe pe eee pacauteeakienee Precise erreur 7 ciéa de lo artstico come marco de una vskin de las eet ciesdad de in mirada caliich, deseboes \tment ena dldencl clita sed rico em fa idan gue bas accion nun stead prnipostredctises os Qe Mis SSndura sci, pro su 3 em se aro pe ‘Baar de todos motos, su roativealencion debe ‘er cits Como un ponconaipica dade In qu 4 PC seal en a histor no com limbo esprta ler Siro acl Sve tende a dimension crea del arte moderno poral echo de quest propia comstiucén es una oma Be concenta historic, o mejor, se atibuye a tina tices crfce exci por canto sus obae sone ‘aijate soe ls condones Nitiries en que emer dvs de objcos dn erica que cate al EM de wanguadia aparece superfast reallad, ms Sob cn eacion de comet, ve ata de una devi Se gas eterinmdo stor dl are toma pts Sn Erica hora an sociedad como stint de wu d- ihc sais y errata de su compromiso con la hie Sra ceed lnc gu cay tape a lecicsno, condo noo epontanesne insti Ret: de eta manera segue In wadcon raisin Seager‘ mo one drone el sig x press of aBSrrll ul arte ba eoe sentido, Octavio Pur art. Si Snuiderar tt renguadia somo una rupture, slo por Susu, yer qr del sot Tal dave oma det yor és en To mordaciad de ‘Sentano, den ‘una teow cea socal ive del art ain qe, pr lo comin, edcan ol gruso {Eivor pisses oe nuns Ror dl are cote ports. Fe at se eniende que la aston de J obra, cits deuce decide exellent it sie us sopons ura rela etn ene sum ‘eeShdaay i elad soil en gue sed coger tidy tx tomo asa exe ss spertioofalsamen- Se Gaplce x su contenido argumental yn0 8s verdad como obra de arte, Lo social y politico, lo his {rico en definitiva, son parte constitutiva de Ia obra © Inciden en sa hstoricidad en Ia medida en que se incorpo ran como conciencia critica en el acto de su production, ‘El arte, de ese modo, siendo construetivo en lo este 0, es crltico en lo social. Se evapora ln divergencia de Sentidos en la actividad critica de la vanguardia: accion ‘centrifuga que lejos de negar la refleién discipliar, 610, puede entenderse como su consecuencia logica. Ast pues, fe perfila una idea de vanguardia cuya consistencia ted. lea no necesita desmentit constantemente la evidencia de los hechos: en Ta que los aspectos criticos y construc tivos no son opelones alternativas que se asumen desde ‘compromizos Weoldgicos diversos, sino facetas de un mis- to fendmeno de naturalera inequivocamente artistica, co yor resultados afectan decisivamente al dominio de les Walores estéticos. La vanguardia subraya la mediacion del sistema artis: tico en el condeimiento de la realidad. Con ello eritica el principio romantico de la inmediater, la transparencia al Sentimiento que caracteriza alos expresionismos. El arte ¢ intransitive, no es un medio para difundir o expresar ‘emociones o juicios ajenos al proceso de su realizacion: Se trata de‘una lente activa que deforma la vision de las ‘cosas de acuerdo con las peciliaridades de su propia con, encia. En el limite, el arte no serfa un instrumento con el que escubrir Factores ocultos de la realidad: ¢] mismo seria parte de Ia realidad caracterizada por su inexistencia, 0 Iejor, por una existencia siempre virtual, La idea de sistema, esencial en el arte clasico, se invierte en Ia van- ‘uardia en la medida que no se trata de organizar cancni- ‘Camente realidades existentes, sino de provocar la emer- (Fencia de realidades implicit. "El momento pleno de la vanguardia seria el construct vo, no el eritico, al que a menudo se reduce. La propuesta, ‘siructurada de un sistema estéico, yo la mera erfica ° ‘moral sla convencién, seria la via por la que la vanguar. Gia cuestiona los valores de la tradieidn artsticay los del ‘marco social que testiica. Slo en la propuesta de forma ‘como construscion sistematica, la vanguardia convierte la ‘mediackin artstca en agente crtico de la realidad: 0 discutlendo sus fundamentos con argumentos que el arte fe limita a expresar o a transmit, sino cons ‘tra realidad, ireductible a la existencia y,a la vez, im pensable al margen de ella ‘En el extremo opussto de las anteriores consideracio- nes se sta el Surrealismo, considerado, con Dada la van- ‘Guardia fuerte que hereda y leva al limite la critica social Guc el Expresionismo efercié sélo moderadamente. En efecto, st-desde of Surrealismo se afirma que el arte ‘es expresién directa, inmediata, dela vida, y Ia vida esta ‘ontrolada por Ia gia de una razon represiva, bastard liberarla. de tal logica —ampliando la experiencia a los hhechos del subconsciente— para obtener un arte neces: tlamente distino, expresion de vivencias incontaminadas En todo el razonamiento no hay ninguna consideracion 3 loartistico que no sea para redvcilo'a mero rellejo de ex periencias que lo trascienden. ‘La vanguardia acta desde Ia conciencia historica de su influjo en el desarrollo del arte. Conclencia que al ‘cnza tanto a la magnitud del cambio como a su sen ido especifco, La busqueda de lo esencial leva apare- jada la critica a las convenciones, tanto de la naturaleza ‘como del uso del material artistico: el. arte figurativo, fen pintura, © tonal, en miisica, ha producido la atrofia ‘de ciertos aspectos esenciales del arte que la va dia trata de recalear, Pero tal reivindicacién no se lleva, ‘cabo neutralizando la historia —con la identificacién en te lo ensencial y To primitive, como ocurre en Strawins Iky— sino que la asuncign del material como esencia del fate constituye en sf mismo un hecho historico. Cuando Schoenberg asume la atonalidad, esté convirtiendo en ma- terial In disonancia, que en la'misica posroméntica se Cconsideraba ‘como mera infraccion expresiva. De todos ‘modes, la extension de la disonancia 0 Ia posterior pro- 10 puesta de la serie dodecafénica,irreductibles a una mera fSctualizacién de costumbres, no se plantean ‘como pro- ppuestas ontolopicas,ajenas a los valores de la historia fen la eleccion de un modo de proceder se sta fa asuncion ‘deoldgiea de la practica del arte; su sentido tiene que ver ‘con eluso de tales condiciones. Al cambiar el material de la musica y adoptar un modo de proceder distnto, Schoew- berg esta modificando su uso social: rechaza su ‘ornamental para proponerla como forma de conocimie™ to. Este cambio contiene implicita una critica @ las con ‘venciones sociales que reducen el cometido de Ia misica {conciiar arte y vida, desnaturalizando el primero al con- Yertilo en marco decorativo de la existenca La vanguardis artistica es internacional, el sentido de su reflenion excede Tas atenciones peculiaes, La gran city ‘dad proporciona el ambito idéneo para la prictica van- nuardiste por cuanto acentéa la condicion de extra Iniento, tanto del artista como de su préctica,respecto @ fos valores que controlan la convivencla. Al actuar con tun marco de referencia tal que la conciencia de lo histo- fico hace abstraccidn de las vicisitudes de lo cotidiane, [a vanguardia desatiende circunstancias coyunturales que, fen cambio, se aducen a menudo como motivo de protesta por parte de movimientos radicales. El hecho de que Joy- fe no se enterase de Ia fundacign del Cabaret Voltaire, ‘viendo en Zurich en 1916, y solo tuviera una vaga impre- ‘ion del conenzo de Ia guerra, revela hasta qué punto su ‘modo de atender la historia difere del de Tristan Teara TEI sentido estético —comin a manifestaciones van- quardistas ocurridas en Ambitos geogriicos distinios— ‘S compartido también por movimientos contempor’ncos ‘que afectan a disciplinas diversas: no solo el modo de ‘ponerse a las convenctones, sino ka naturaleza. del pro yecto artistico vincula a Schoenberg y Ozenfant, a Male- Vich y Joyce, Las coincidencias temporales de acontec tmientos andlogos en pricticas artisticas claramente dife Tenciadas constituyen sélo un dato espectacular del esp rit que comparten. Acotar la subjetividad, estableciendo tuna pata sobre la que la libre eleecién adguiere un sen- ‘ido concreto, podria considerarse el objetivo comin a todas las facetas de la vanguardia; establecer las condi- ‘Gones para que lo libre no se confunda coa indiferente y lo indeterminado no se ientiique con lo indistinto seria el fundamento estético comin a todas ellas; entender el objeto como mareo de su propia interpretacion podria Considerarse at principal eontribucion en el campo del onocimiento. ‘a naturaieza artistca y,a la ver, estética del proyec- to, el rechazo de la fguratividad y ia representacin, el fundamento constructivo de la nueva forma, su condiciéa, labstractay Ia relevancia espacial de su concepcion y per- ‘epcidn, son aepectos concretos de una propuesta que ‘modificar defnitivamente Ia evolucién del arte, por ‘magnitud del cambio y por el modo atipico de Hevarlo 2 cabo. El sentido de la prictiea del arte coincidia con lde la reflexion en torno a él; pero no mediante la jerar ‘guia con que en el Clasieismo’el canon determinaba Ia ‘bra, sino en un proceso de mutua incidencia en el que la fallexién se hace ineresada, y a préctica, refleva. El ta- ante ecletico y Uberal del artista posromantico se torna disciplinado e intenso, sus intuiciones devienen evidencias ‘través de la asuncion de la intenclonalidad en la mira- ia como condiein necesaria para percibir. La vanguardia es un fenémeno artistic y estético a la ver: irreductible tanto a un modo de entender Ia préctica ‘Como al dictado de una orientacion esttiea precisa. Se ha isto como la artsticidad era el atributo con que Ortega ‘efinia lo especifico del arte de-vanguardia: en efecto, ‘rtsticot son los medios, atistico su marco de referencia al arte— y artistico su objetivo —incidir en el sentido {de su evolution. Pero tal asuncion de la artstcidad se hhace desde la aitoconscienciahistérica, esto es, desde la ‘consideracidn de que inicamente asumiendo ia histor ‘dad del arte se puede incidir en las vicisitudes de su proceso 2 La conciencia histérica del sentido de la vanguardia puede explicer, acaso, los componentes miticos de_ su Proyecto, En primer lugar, Ia vanguardia tiene un fun- Gamento historicista que puede resumirse en, el postu: lado: en cada momento de Ia historia no pucde hacerse cualquier cosa, Por otra parte, la componente positvista ‘de la modernidad tende 8 considerar Ia abjetividad como (garantia del progreso, Finalmente, la conciencia lings fica de la realidad compromete al vanguardista en Ia re- flexion sobre el lenguaje como,via de acceso a realidades rngevas: ef lenguaje, pues, consiruye la realidad, no re- fiere un mundo precxistente. La identiiccion entre marco estético y préctica ar- tistlea adguiere cuerpo en la figura atipica del van- fguardista como artista empesado en elaborar una refle- kxdn estética que peralta el sentido de sus obras. Re flexion que no precede a la obra sino que, comentandola, J anticipa y la trasciende a ln vez. Marco legal, no sistema. normative: condicion epistémica de la accién, no guia ‘operativa que la reduce a mera aplicacion de_ prescrip ‘lones exteriores, La vanguardia es irreductible a cual SQuier sistema doctrinal: su empefo activo en el campo ‘dela estétiea modifica las condiciones de la forma, alte fando la idea de bellera y proponiendo una nueva media: ‘én entre Ia obra y Ia realidad; en tanto que fenémeno [atistico, proporciona el referente concreto que aclara el Sentido de esa nueva mediacidn. Su trascendencia esttica ‘po puede entenderse al margen de sus concretas aporta- Clones artistas: sin-el