Você está na página 1de 18

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo trataremos de acercarnos a un tema que ha recorrido la línea


histórica de la humanidad: la autorrealización del hombre mediante la libertad y la facultad
del libre albedrio. ¿Es el hombre libre de tomar sus decisiones?, ¿es libre de decidir por si
mismo qué camino ha de tomar?, ¿cómo afecta aprehender el conocimiento a nuestro ser y
nuestro..decidir?..
¿Somos..seres..que..decidimos..exclusivamente..por..nosotros..o..estamos,condicionados?
¿Por.qué..decidimos?.¿elejimos..por..nosotros.mismos?¿somos..personas..
autorrealizadas?..
…. .La libertad es un concepto muy amplio y las diferentes escuelas filosóficas y de
pensamiento le han dado un sinfín de interpretaciones, algunas de las cuales
desarrollaremos en el correr de las páginas.……………………………………………..
…. .El origen etimológico de la palabra libertad proviene del latín libertas, ātis, de igual
significado. La palabra inglesa para libertad, freedom, proviene de una raíz indoeuropea
que significa “amar” la palabra de la misma lengua para decir miedo, afraid, viene de la
misma raíz, usado como contraposición a libertad mediante el prefijo a por influencia del
latín vulgar. Pero se cree que la primera representación escrita del concepto es la palabra
cuneiforme sumeria Ama-gi, es aquí entonces donde por primera vez los seres humanos
plasman la idea de libertad, Ama-gi traducido literalmente significa “volver a la madre” tal
vez nuestros antiguos antepasados pensaban la libertad como algo que se perdió, por eso
ese “volver”, volver tal vez hacia algo que teníamos y nos daba seguridad como una
madre.………………………………………………………………………….
….. El libre albedrío es un concepto muy relacionado con la libertad, es una creencia de
aquellas doctrinas filosóficas que sostienen que los humanos tienen el poder de elegir y
tomar sus propias decisiones. Un tema muy interesante, ya que no sólo ha afectado a las
personas de otras épocas como los esclavos, sino que es muy actual; es que hoy podríamos
preguntarnos si aunque tuviéramos el poder del libre albedrio, lo utilizaríamos, o nos hemos
convertido en una nueva clase de esclavos consientes de querer tomar decisiones ó
seguimos a una masa colectiva influenciada por distintos intereses peculiares y nos

-2-
convertimos en ciudadanos espectadores (sólo miramos lo que pasa a nuestro alrededor).
………………………………………………………..
….. El principio del libre albedrío tiene implicaciones religiosas, éticas, psicológicas y
científicas. Por ejemplo muchas autoridades religiosas han apoyado dicha creencia,
mientras que ha sido criticada como una forma de ideología individualista por pensadores
como Baruch Spinoza, Arthur Schopenhauer o Friedrich Nietzsche; sin embargo, el libre
albedrío para la psicología implica que la mente controla algunas de las acciones del
cuerpo, algunas de las cuales son consientes. Para la ciencia lo podemos percibir en las
acciones del cuerpo, incluyendo al cerebro, no siendo determinadas enteramente por la
causalidad física.…………………………………………………………………………. .

-3-

CAPITULO I: EL SER QUE DECIDE


.... .Nuestra vida es una gran aventura en la que vamos experimentando situaciones que
nos movilizan en todo nuestro ser, o en ocasiones nos paralizan también por completo.
“Y es que mientras el hombre vive se encuentra en un proceso de cambio, evolución y
desarrollo, a través del cual su propio ser se revela, realiza y completa cada vez más. Esto,
sin embargo, se trata de un proceso que nosotros mismos hemos de realizar y desarrollar
activamente y desde nuestro propio ser. La acometida y puesta en práctica siempre
renovada de nuestras propias posibilidades en una libre disposición, decisión y
determinación de nosotros mismos.”¹…………………………………………………...
….. Empecemos por reflexionar por qué nuestro ser se revela cuando va transcurriendo
nuestra vida, cuando una situación nos hace tomar una decisión en la cual en algunos casos
puede estar en juego nuestra propia vida. Debemos decidir en muchas etapas de nuestra
vida cuando elegimos un empleo, elegimos una vocación, con quién casarnos y pasar el
resto de nuestra vida ó que tipo de ideología o filosofía puede influenciar el resto de
nuestros días, pero ¿Por qué el hombre es el único ser en la tierra que se plantea
interrogantes? ¿Por qué nuestras posibilidades individuales se ponen a prueba a la hora de
decidir?
….. Según el filósofo alemán Arnold Gehlen el hombre es un ser que se diferencia de los
demás seres terrestres (los animales y plantas), sabemos que las plantas y animales están
constituidos de materia como nosotros y además tienen alma, vegetativa, las plantas y los
animales, sensitiva. Gehlen afirma que el hombre se diferencia de los animales por ser un
ser orgánicamente deficiente, morfológicamente esta caracterizado por sus propias
deficiencias, la característica principal del hombre es su déficit.……………….……..
….. El primero de sus déficits se puede resumir entonces en la falta de instintos. A
diferencia del animal, el hombre no posee instintos suficientemente definidos como para
que le sirvan de guía clara a lo largo de su vida. Hola hola k kkkk kkk kkk kkk ………
1. ¿Qué es el Hombre?, Coreth Emerich. pág.136.…..

2 Nota: Pulsion: Modificación somática del organismo que le empuja a alcanzar ciertos objetivos. A diferencia del
<<instinto>>, que sería un concepto teórico, la pulsión es algo concreto.

-4-
Entonces, nos queda claro que el instinto, si bien, no es inexistente en el hombre,no es un
potencial suficientemente fuerte para guiar nuestros actos y decisiones.
………….La debilidad instintiva del hombre se manifiesta en una ruptura entre la pulsión²
y la satisfacción de esta pulsión. Existe un momento de reflexión tras experimentar una
pulsión, antes de tomar una decisión hay una reflexión, una reflexión que sólo tiene lugar
en el hombre.………………….………………………………….…………………………..
…. .Otro gran filósofo Max Scheller, establece una serie de grados del ser psicofísico, él
nos plantea que a mayor complejidad psíquica corresponde una mayor complejidad
fisiológica.………...
,,,,,,,,,,Así sitúa en el puesto más bajo a las plantas, seguidas de cerca por los insectos y
posteriormente de los vertebrados superiores, de entre los cuales el hombre ostenta el grado
más alto de complejidad.…………………………………………………………………….
….. Cabe destacar que contra la concepción clásica, lo propio del hombre no es la
inteligencia práctica, sino, el espíritu.

CAPITULO II: EL ESPÍRITU

…. .El hombre es parte materia y parte espíritu, pero nuestro espíritu es entonces lo que
nos diferencia de todo lo existente. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez qué es nuestro
espíritu?, aquella cosa que es nuestra anima, que no se ve, pero que está. Veamos qué nos
dice al respecto un hombre llamado Pascal³ que se lo pregunto aproximadamente 370 años
antes que nosotros:

“El hombre es por sí mismo el objeto más prodigioso de la naturaleza, pues no puede
concebir lo que es cuerpo y menos aún lo que es espíritu y menos que algo como un cuerpo
pueda estar unido a un espíritu. Éste es el colmo de sus dificultades y, sin embargo
constituye su propio ser”

…………………………………………………………………………
3.Nota: Blaise Pascal. (Clermont-Ferrand, Francia, 1623-París, 1662) Filósofo, físico y matemático francés.…..

………. -5-
{{{{{{Como no identificarnos con esta cita, somos lo especial de toda la naturaleza, el
milagro de entre todo lo existente, expresamos nuestros más profundos sentimientos a
través del amor, del arte y la música, pero a la vez no entendemos como dice Pascal, lo que
es cuerpo. Si nos ponemos a pensar en la medicina contemporánea, por más avances que
hallan surgido, hay enfermedades que son incomprensibles y si no entendemos el
funcionamiento de nuestro cuerpo menos el de nuestro espíritu y que muchas enfermedades
de nuestro cuerpo aparecen por sentimientos contradictorios al amor y que se alojan en
nuestro propio espíritu.……………………………………………………………………….
……….”La cuestión es saber cómo debe explicarse esta unión del cuerpo con la
conciencia, de estos dos términos de naturaleza distinta. Los fenómenos psíquicos son los
primeros en aparecer y consisten por ejemplo, en un funcionamiento de los centros
nerviosos. Hasta aquí todo es físico, químico, y por lo tanto material. Después de un cierto
momento emerge un fenómeno completamente distinto, el del pensamiento, de la
conciencia, de la emoción. Nos preguntamos entonces si hay posibilidad de explicar esta
producción del pensamiento en un medio de fenómenos físicos ¿Cuál es la naturaleza del
laxo que los une? ¿Es una relación de causa á efecto? ¿Una coincidencia? ¿Un cambio
recíproco entre poderes distintos? ¿Puede el espíritu tener una existencia independiente del
cerebro?”4
………Para tener un panorama más claro recurriremos a los pensamientos de un filósofo
que utiliza un principio transcendental de metafísica, este es Flournoy y él nos habla de lo
siguiente: “El espíritu y el cuerpo, la conciencia y el movimiento molecular cerebral, el
hecho físico y el hecho psíquico, aunque simultáneos, son heterogéneos, diferentes,
irreductible,.antagónicos. Todo lo más que puede decirse para ligar estos acontecimientos
tan absolutamente distintos, es que se verifican al mismo tiempo… Carece de sentido

4.El alma y el cuerpo. Binet Alfredo, pág. 52

5.Nota: Flournoy (1854-1920) Médico y filosofo suizo. Contemporáneo de Sigmund Freud, Pierre Janet y Morton
Prince, Théodore Flournoy ocupa un lugar importante en la historia del descubrimiento del inconsciente y del pasaje
desde el espiritismo al psicoanálisis.

-6-
querer reducirlos a la unidad, o agruparlos por un lazo de causalidad…; es imposible
concebir ninguna conexión real, ninguna relación interna entre estas dos cosas diferentes.
Un axioma si se quiere, ó mejor dicho un hecho que la experiencia enseña y la reflexión
confirma, es éste, espíritu y la materia, llevados a su parte esencial la conciencia y su
objeto, forman un todo natural. El hecho siguiente: <<experimento una sensación y tengo
conciencia de ella>>, es la agrupación de dos cosas: una sensación y un conocimiento.
A la vez que tengo una sensación y tengo conciencia de ella; éstos no son dos hechos,
constituyen uno solo. La sensación es la materia; mi conciencia es el espíritu. Examino en
puesto ambulante dos camisas y quiero decidirme entre una de las dos, esas camisas o la
sensación que tengo de ellas es una partícula de materia, un estado material, y mi juicio
sobre esta sensación es el fenómeno psíquico. No podemos creer, desear ni hacer ningún
acto de nuestra inteligencia, sin realizar esta soldadura íntima del espíritu y la materia”

…Entonces nos queda claro lo que planteábamos a un principio, lo propio del hombre no es
su inteligencia, sino el espíritu, nuestra conciencia, la que nos da la oportunidad de elegir en
un momento dado.………...………………………………………………………………...
….. Estamos conectados al exterior por medio de nuestros sentidos y es cierto que el ser
humano puede estar condicionado por su entorno, por su mundo, por eso las personas se
vuelven corruptas y descarriadas, pero es nuestra conciencia la que nos permite decidir qué
camino elegir, y es esto por lo tanto una actividad del espíritu y por ende de la razón.

“El hombre no es más que una caña, la más débil de la naturaleza, pero es una caña
pensante. No hace falta que todo el universo se arme para aplastarla. Un vapor, un poco
de agua, bastan para darle muerte. Pero aún cuando el universo la aniquila el hombre
sería todavía más noble que aquello que le da muerte, por que sabe que muere y porque
conoce la ventaja que el mundo tiene sobre él. Toda nuestra dignidad consiste en
pensarlo”

San Agustín de Hipona.

-7-

CAPITULO III: El PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS


….. Volviendo nuevamente con Gehlen decimos que cada especie animal de la tierra se
encuentra especializada en un entorno y estos entornos no son mutuamente intercambiables.
Siendo seres de estímulos los animales sólo reaccionan ante estímulos del entorno al que
están adaptados....……………………………………………………………………………..
….. Mirando sin embargo al hombre también podemos añadir a la lista de deficiencias
que este, nace prematuramente. Es así que en nuestros primeros años somos seres
indefensos y dependemos completamente de nuestra familia para sobrevivir.
……………………………………...
…. . Otro déficit que el filósofo menciona del hombre es que no posee órganos
sensoriales ni funcionales suficientemente adaptados a sus necesidades biológicas. No tiene
buena vista, oído u olfato ni garras o pelo. Este déficit es compensado con un largo período
de aprendizaje o nuestra infancia.El hombre a diferencia del animal se encuentra nulamente
especializado.
……….Debido a lo dicho anteriormente Gehlen manifiesta que el ser humano no tiene
entorno sino mundo. Recibe una sobrecarga de estímulos procedente del mundo que lo
rodea, no percibe lo que es vital para él sino que lo percibe todo.
………………………………………………..
….. Podemos decir entonces que el hombre esta abierto al mundo en la mediada en que
no esta predeterminado por el medio. Es libre del entorno por que recibe un excedente de
estímulos por parte de este.……………………………………………………………. …..
……….Por otro lado Scheller dice que el espíritu es aquella fuerza capaz de decir no a los
instintos. Esto no es un último grado de la vida sino una ruptura con esta, es la
independencia frente a la vida lo que hace al hombre libre del entorno en la medida que es
abierto al mundo. Así el espíritu se caracteriza por la autonomía y la libertad. Los animales
en cambio, no son libres, sino que están determinados y ligados a su entorno. Scheller
entiende por entorno aquel espacio vital perfectamente delimitado sobre el que se establece
de forma específica un ser vivo. Si entorno es por definición un espacio delimitado y
cerrado, el mundo es un espacio abierto y rompe con cualquier delimitación precisa.…

-8-

… La conducta humana esta entonces abierta más allá de un entorno determinado, es


movible,.práctica.y.adaptable.…………..…………………………………………………
…… Para Scheller también la libertad del entorno y la obertura al mundo son virtudes
que no hacen sino reafirmar la capacidad de negar la vida y demostrar la superioridad del
espíritu. Libertad, autonomía y autoconciencia son características del espíritu que
establecen,una,clara..diferencia..con..el.mundo..de..la..vida.
……………………………………… El hombre puede distanciarse de su entorno, es capaz
de salir de él y de objetivarlo. Es esta capacidad de objetivación lo que marca la autonomía
del hombre. El ser humano es capaz de crear distancias con su entorno y es capaz de
acomodarse a diferentes condiciones,ambientales.
.. De la capacidad de objetivación surge también la autoconciencia. El hombre es
capaz de objetivar su entorno pero también es capaz de objetivarse a sí mismo. Así, al
convertirse..en..su..propio..objeto..adquiere..conciencia..de..sí..mismo.
…………………………………………..
..

CAPITULO IV: LIBRE ALBEDRIO

.. El hombre es un ser que conoce, un espíritu que piensa. Pero no sólo es eso. Si
pretendiéramos ver en este rasgo esencial del conocimiento espiritual lo más específico y la
totalidad del ser humano, caeríamos en un racionalismo o intelectualismo unilateral que
recorta nuestra autocomprensión humana, concreta y viva, mientras que pierde de vista
nuestra autoexperiencia humana total. El conocimiento no es más que una parte integrante,
ciertamente esencial y básica, pero sólo parcial, de la autorrealización humana completa.
Más aún: el conocimiento no es, por su propia esencia, una realidad última que descanse en
sí y se dé sentido a sí misma. En el conjunto del ser humano tiene más bien una función
esencialmente mediadora y está ordenada a algo distinto: el querer y la acción.
.. El conocimiento y el conocer no es entonces toda nuestra esencia, somos seres que
vamos, como decíamos anteriormente, ingresando en un proceso de cambio, evolución y
desarrollo, a través del cual nos revelamos y nos vamos formando cada vez como personas
y este proceso es algo que debemos desarrollar y realizar nosotros mismos, desde dentro de

-9-
nuestro propio ser. El conocimiento puede llegar a condicionar nuestra forma de pensar y
vivir pero no se trata de ser esclavos del conocimiento sino de autocompletarnos como
personas con el conocimiento, veamos que nos dice Paulo Freire al respecto: “Me gusta ser
persona porque, inacabado, sé que soy un ser condicionado pero, consciente del
inacabamiento, sé que puedo superarlo.”²………………………………………………………...
….. Nuestro espíritu es consciente de su inacabamiento pero busca superarlo por esa
misma conciencia y esa es la alegría de Freire, que le permite aprender más a través de la
educación. …………………………………………………
….. “El conocimiento nos muestra las posibilidades de decidirnos y desarrollarnos de
orientación en medio de nuestro mundo. Nos señala valores y desvalores, las posibilidades
acuerdo con nuestro propio ser o de renegar de esa empresa. El conocimiento nos brinda la
auténticas e inadecuadas, verdaderas y falsas de nuestro ser personal. Somos nosotros
quienes hemos de elegir y decidirnos. En nuestra autorrealización somos libres. Y
precisamente por que lo somos, necesitamos del conocimiento como orientación; y desde
luego un conocimiento espiritual e intelectual que, en el horizonte infinito del ser, permite
alcanzar la verdad y distinguir lo verdadero de lo falso.………………………..
………….Ése es el motivo de que la libertad del querer o de libre albedrío postule como
condición indispensable la espiritualidad del conocimiento y, a la inversa: el conocimiento
espiritual exige como correlato esencial el libre albedrío.……………………………….
…………Cuando nos preguntamos dónde se cumple la autorrealización humana, dónde
alcanza su plena realidad y valoración, sin duda que es en el libre albedrío y actuación. El
acto de conocer como tal no realiza de por sí ningún valor ético humano. Incluso el más
alto conocimiento metafísico, ético y religioso, mientras sigue siendo un mero
conocimiento teórico, carece por completo de valor, es indiferente, sino le sigue la libre
afirmación y toma de posición. La autorrealización espiritual-personal humana sólo se
cumple en el querer y actuar libres. De ahí que la libertad no signifique sólo la capacidad de
elegir objetivamente entre esto y aquello, sino una decisión sobre mi mismo y las
posibilidades de mi propia existencia, la disposición y definición de mi mismo. Ambas

-10-

cosas se realizan en una dialéctica: la decisión sobre mí mismo en la decisión frente al otro;
la..definición..de..mí..mismo..en..la..captación..y..realización..del..otro.”6…………………
……………Antes de continuar ahondando debemos preguntarnos: “¿Somos realmente
libres en nuestro querer y actuar? ¿Qué significa la libertad? Y para ello hay que empezar
por explicar el concepto de libertad. Empleamos la palabra <<libre>> en un sentido
múltiple. general, a la vida libre de un animal en la naturaleza. La antigüedad como
veíamos en un principio también se refería a libertad humana, principalmente de las clase
de los <<libres>>, frente a al esclavo <<no libre>>.………………………………
………….”En estos casos se alude a la libertad exterior o a la falta de libertad externa; es
decir, a que la causalidad natural o espontaneidad de la acción no venga reducida desde
afuera o limitada por la violencia externa. Lo mismo cabe decir cuando- refiriéndonos al
hombre- hablamos de la libertad de opinión, de la libertad de conciencia y de religión, de la
libertad de expresión y de prensa, etc. Todo eso significa que no se ponen fronteras
externas ni se violenta al pensamiento, voluntad y actuación del hombre. La libertad del
hombre necesita entonces un espacio libre para su autodefinición y desarrollo. ..Pero todo
esto no toca aún la esencia de la libertad humana , que consiste en una libertad interna, en
cuanto que en nuestro querer y actuación no estamos determinados, ni siquiera desde dentro
por el propio ser.…………………………………………………………………………….
….. (…) Según Spinoza la libertad se caracteriza en el sentido del autodesarrollo del
propio ser. Sólo que así no se alcanza la esencia específica de la libertad humana. Aunque
no exista ninguna violencia exterior, sólo seré libre si no estoy determinado por una
necesidad interna de mi propio ser, de mis disposiciones e impulsos, sino que puedo y debo
decidirme a mí mismo para actuar de este o del otro modo.
…………………………………...
……………….La libertad de elección en este sentido se expone a menudo como libertad
de especificación, es decir, como la facultad de actuar de ésta o de la otra forma, de elegir
ésta o aquella posibilidad y determinar por sí mismo el acto.………………………………..
.. .. También se denomina libertad de ejecución a la facultad de poner o no poner un acto

6. ¿Qué es el Hombre?, Coreth Emerich. pág. 136-137.

-11-

determinado. Esto, sin embargo, no significa diversas formas de actuación de la libertad,


sino sólo diversas maneras de explicar el mismo proceso libre…………………..
….. Por una parte, la libertad de especificación se apoya en la libertad de ejecución en
cuanto que sólo puede elegir libremente entre varias posibilidades de actuación, cuando no
estoy determinado necesariamente para abrazar una de ellas, sino que soy libre para ponerlo
o no ponerlo en práctica. Por otra parte, el no-querer una determinada actuación no
constituye sólo un abstenerse negativo, sino que es de por sí una decisión positiva de la
voluntad. La libertad de ejecución, el querer o rechazar una actuación concreta, se remonta,
por tanto, a la libertad de especificación cuando <<especifico>> mi propia actuación por
una..decisión..libre..en..éste..ó..aquel..sentido.
………………………………………………………Lo propio, sin embargo de toda
libertad de elección en cuanto libertad de especificación o de ejecución, es el orientarse
hacia cualquier posibilidad concreta, decidir entre todas ellas. Pero anterior a este proceso,
y como condición indispensable del mismo, está la libertad radical. Sólo porque el hombre
ya en su propia esencia está libre de la vinculación a la naturaleza y librado a la apertura de
su conducta, se realiza en un horizonte más vasto y hasta ilimitado, que le está patente y
que sólo es posible en el conocimiento espiritual, única y exclusivamente por eso es
también posible la concreta libertad de elección con la que siempre de nuevo tenemos que
decidirnos por los valores y posibilidades de nuestra existencia. Esto se demuestra aún más
claramente por la estructura interna..del..querer..y..actuar..libre.
……………………………………………………
……….Debemos tener en cuenta también las diferentes concepciones de las corrientes a lo
largo de la historia, como el materialismo por ejemplo que nos dice que sólo existen los
seres y acontecimientos materiales. Y así como en el terreno puramente material todo está
sujeto a una inequívoca determinación causal de procesos físicos y químicos, que
transcurren con necesidad natural bajo unas determinadas condiciones, así también lo están
los procesos biológicos y fisiológicos, e incluso los fenómenos de la conciencia humana.
….. Al igual que en el materialismo, tampoco hay espacio para la libertad en cualquiera de
las formas del panteísmo. Si todo ser y el acontecer finito queda absorbido por un único
principio, absoluto y divino, que se desarrolla y revela en todas las cosas finitas, todo queda

-12-

asumido por lo tanto en la necesidad divina, que es, por lo tanto, absoluta. Todo es tan
necesario como el mismo Dios y como las propiedades divinas que le corresponden en
razón de su propia esencia eternamente necesaria.…………………………………….
..... Por otro lado el existencialismo nos dice que el hombre es existencia; es decir, sólo
aquello que él mismo se hace con su libre autorrealización. Lógicamente no existe ninguna
potencia superior que pudiera imponer a nuestra libertad unas normas obligatorias. J.P.
Sartre afirma que si Dios existe, el hombre ya no es libre; ahora bien el hombre es libre. Por
lo mismo no puede ni debe haber Dios alguno que ate o limite nuestra libertad humana.
.. . Sobre todo este trasfondo debemos plantearnos una vez más la pregunta ¿Es el hombre
realmente libre en su querer y en su obrar? Y esta otra: ¿Cómo se puede probar la libertad?
Antes de aducir cualquier <<prueba>> ulterior a la libertad conviene observar que la
libertad es una experiencia fundamental de nuestra existencia humana. Bien entendida, no
puede negarse en absoluto. La negación de la libertad es una opaca teoría que no tiene en
cuenta la vida práctica, tal como es realmente y como se experimenta de hecho; es una
teoría que la propia vida contradice de continuo. La libertad es un dato fundamental
originario de nuestra existencia humana que no puede remitirse a ningún otro, y que por lo
mismo no es posible ni eliminar ni contradecir. Nos sabemos libres, nos experimentamos
constantemente como enfrentados a nuevas decisiones que reclaman nuestro juicio y ante
las cuales nosotros mismos, como desde el centro de nuestro ser personal, tenemos que
tomar posición por esta o aquella posibilidad de actuación, por este o aquel valor que nos
sale al paso y que reclama una respuesta adecuada. A menudo nos hallamos inmersos en el
tormento de la elección, en la necesidad ineludible de tener que decidirnos eligiendo entre
varias posibilidades, tal vez de gran importancia y de consecuencias graves. …………
Reflexionamos, sopesamos los motivos, procuramos conocer la conducta más sensata, y en
todo ello sabemos de manera incontrovertible que tenemos que decidirnos por nosotros
mismos. Se me impone esta decisión, totalmente personal e intransferible; nadie puede
sustituirme en la dignidad y carga de tener que tomar libremente una postura, de la que yo
personalmente he de responsabilizarme. Soy yo quien tengo que decidirme, pero decidirme
de un modo libre. Estoy enfrentado a la necesidad de la libertad, pero al propio

-13-

tiempo y necesariamente estoy librado a mi propia libertad y responsabilidad.


….. Esto lo experimentamos principalmente en las decisiones morales; es decir, en las
decisiones a favor o en contra de un determinado valor ético que, frente a todas las otras
categorías de valor –el placer, la utilidad, etc.- posee un carácter absoluto propio y subraya
la exigencia obligatoria del deber, mientras que tal vez el peso grave de la naturaleza
instintiva nos oprime, resistiéndose a la aceptación del valor ético. Es ahí donde
experimentamos con plena certeza que somos mismos los que hemos de decidirnos en
libertad.
….. La decisión ética es precisamente el punto en el que la libertad humana alcanza su
auténtico sentido.………………………………………………………………………........
Por ultimo tocaremos el tema de la voluntad, la cual no es más que una capacidad de
aspiración subordinada al conocimiento reflexivo, transmitida por éste y acorde con su
esencia. Así también la voluntad se encuentra ante la misma amplitud ilimitada de
posibilidades. Al igual que la inteligencia abraza al ser en cuanto ser, así también la
voluntad encuentra su valor aspirando al bien como tal, a aquello que para ella es un bien.
Del mismo modo que el objeto formal de la inteligencia es ser como tal. Así el objeto
formal de la voluntad es el bien como bien. Y a la manera que la inteligencia cognoscitiva
está en el marco del ser general sin que se limite a ninguna región o dimensión particular
del mismo, también la voluntad se encuentra ante el campo general del bien, ante la
universalidad de bienes y valores. Ya no está limitada –como una facultad sensible
impulsiva- a un terreno acotado y particular de valores, como podría ser el bien sensible
material, la comodidad, el placer, la utilidad práctica o la exigencia biológica, etc. La
voluntad puede aspirar también a unos valores más altos, supresensibles e inmateriales,
espirituales y éticos. Puede decidirse por ellos, renunciando a otros campos de valor más
bajos. Con el deseo y el amor puede aspirar incluso al valor supremo, al bien infinito, el
summun bonum, como decían los escolásticos, es decir, a Dios.…………………….
….. Sin embargo la voluntad también trasciende en la dinámica de un impulso cualquier
bien concreto y finito buscando siempre otros bienes y valores. Sin que, desde luego,
encuentre jamás su satisfacción definitiva. Ésa sólo puede encontrarla y descansar

-14-

plenamente cuando consigue atrapar un bien que encierra en sí la plenitud ilimitada de


posibilidades de bondad y valor; es decir, un bien infinito, un valor infinito.
……………………………………
.. … Pero en esta vida nos tropezamos siempre y sólo con bienes finitos, con bienes
limitados en su valor, que bajo un cierto aspecto son un bien, que sólo nos promete una
satisfacción, un enriquecimiento y aumento de valor, sino que en sí mismo merecen
afirmarse y son deseables, por lo que solicitan nuestra afirmación y respuesta positiva; al
mismo tiempo sin embargo, y bajo otro aspecto, evidencian una carencia y limitación. Toda
decisión por un bien es al mismo tiempo una renuncia a otros bienes y otras posibilidades
de nuestra propia existencia. Y dado que todo bien que nos sale al paso es un bien finito,
incapaz de satisfacer ninguno de nuestros deseos y aspiraciones de anchura ilimitada, de ahí
que ninguno de ellos pueda condicionar necesariamente nuestra decisión. No puede
forzarnos..a..quererlo..y..abrazarlo.
……… En esa indeterminación, justamente en el hecho de que no fuerza la determinación
de nuestro querer, de que no es una determinación que se nos impone y ata, sino que
nosotros mismos ponemos con la decisión de nuestro querer y actuación personales, ahí
precisamente está la esencia de la libertad. Puedo querer esto y aquello o no quererlo. Hay
razones y contrarrazones, motivos y contramotivos que respaldan otras posibilidades. En
contra de un error frecuente, el motivo es una condición necesaria para la decisión libre: el
hecho de que el acto voluntario esté motivado, no elimina la libertad sino que es el único
modo de hacerla posible. Si tengo que decidirme en un sentido u otro, antes debo conocer
las posibilidades de mi elección, la bondad y el valor de las cosas que apetezco: Ese valor
es de tal género que motiva ciertamente la decisión, pero no la determina; es decir,
fundamenta la posibilidad y sensatez de la decisión, pero no establece la necesidad
precisamente de ésta o aquella decisión, que queda supeditada a una elección libre. Somos
nosotros mismos quienes hemos de decidirnos, quienes debemos elegir libremente entre las
distintas posibilidades de autorrealización con que cuenta nuestra propia existencia.”7

7¿Qué es el Hombre?, Coreth Emerich. pág. 138-151

-15-

CONCLUSIÓN

.. Hemos visto cómo entonces el hombre es ya en su propia esencia libre de la


vinculación a la naturaleza y librado a la apertura de su conducta, donde se hace posible la
concreta libertad de elección con la que siempre de nuevo tenemos que decidirnos por los
valores y posibilidades de nuestra existencia. Somos libres de tomar decisiones y posturas,
lo experimentamos día a día en nuestra vida cotidiana, libres en nuestro querer y actuar.
.. Debemos tener en cuenta además, que nuestras posibilidades de nuestro querer y actuar
nos vienen señaladas de antemano. Todos somos únicos e irrepetibles y cada uno vivimos
situaciones determinadas y únicas proporcionadas por nuestra propia existencia. Cada cual
trae consigo unas determinadas aptitudes corporales y espirituales como herencia, desde su
infancia está marcado por su entorno, por influencias de la educación, por el ambiente
espiritual, ético religioso e ideológico en que se desenvuelve, vive en una época
determinada, con su espíritu –o falta de espíritu- histórico, se mueve en unas determinadas
circunstancias nacionales, sociales, políticas y culturales: en una palabra vive en su mundo.
Con lo cual la existencia de cada uno está configurada desde dentro y desde fuera.
.. A la hora de decidir muchas veces se nos presentan limitaciones a nuestra libertad,
como por ejemplo la expropiación de los documentos de identidad de las poblaciones
indígenas del norte de nuestro país para hacer uso según el interés del gobierno de turno,
pero salvo estas excepciones la mayoría de las limitaciones en estos días ya no tienen que
ver con la fuerza represiva como se ejercía en las tantas dictaduras militares
Latinoamericanas, pero sí de otras formas que actúan en las personas de manera de dejarlas
en un estado de esclavitud a veces consiente o inconsciente.
.. Estos estados pueden hacer, en ocasiones, que las personas no tengan decisión propia,
ya sea a la hora de elegir sus gobernantes, de cambiar su calidad de vida, o decisiones que
tengan que ver con valores que se vienen transmitiendo de generación en generación.
.. Muchas personas se ven condicionadas al extremo por la masa de la sociedad
consumista a tal punto que parecieran que olvidaron que tienen poder decisivo y quedan

-16-

preocupados sólo por poseer bienes materiales olvidando así ejercitar todo lo que nuestra
conciencia es capaz de expresar. Aparecen como zombis, una nueva generación, como
mencionamos al principio, de ciudadanos “espectadores”, sólo miran, sin reflexionar ni
participar, y de alguna manera con el pasar del tiempo, se conforman con su situación,
aunque sea de mal pasar.……………………………………………………….. ..
………De esta manera, los intereses imperialistas que no desean pueblos conscientes de sus
derechos y deberes, convierten en un gran ejercito de zombis a miles de personas
acostumbrándolas a no participar y conformarse con ”algo” tal vez disfrazado de paliativo
trabajando de esta manera, consiente o no, para los mismos.…………………………….
.. Es ahí donde debemos actuar los trabajadores sociales, donde se perdió la capacidad
del libre albedrio, donde quizás no haya que quitar ni sumar nada sino simplemente sacar el
velo que cubre a las personas. Pero este accionar no debe ser ni paternalista ni de ninguna
manera pensando que llevamos la verdad absoluta con nuestro conocimiento, que es finito
como cualquier otro, sino sabiendo que las personas también tienen sus propios
conocimientos que son también los que ayudarán a la reflexión y búsqueda por parte de
ellas mismas hacia ese “volver”, como decíamos al comienzo, a la libertad.
..

-17-

INDICE

2…………………………………………………………………INTRODUCCIÓN

4…………………………………………...CAPITULO I: EL SER QUE DECIDE

5……………………………………………………CAPITULO II: EL ESPÍRITU

8 ……………….CAPITULO III: El PUESTO DEL HOMBRE EN EL COSMOS


9…………………………………………….CAPITULO IV: LIBRE ALBEDRIO

16……………………………………………………………..…...CONCLUSIÓN

18……………………………………………………………………….…ANEXO

20………………………………………………………………...BIBLIOGRAFÍA

-1-

BIBLIOGRAFÍA

• Emerich Coreth, ¿Qué es el hombre?, Barcelona, Herder,1991.


• Binet Alfredo, El alma y el cuerpo, Madrid, Gutenberg, 1904.
• Las influencias de Scheler en “El hombre” de Gehlen, Buenos Aires, Reunir, 2005.
• www.wikipedia.com
-20-