Você está na página 1de 2

c ccc 


 c   
 V
V
El hombre no ha sabido organizar un mundo para sí mismo y es un extraño en el
mundo que él mismo ha creado.
Alexis Carrel
Lo único que realmente necesita afrontar un ser humano en cualquier etapa de
su vida real, contrario a lo que la mente con sus proyecciones imaginarias nos
pueda hacer pensar, es este à Ã V.
Pregúntate a ti mismo, ¿qué problema existe aquí y ahora, en este
mismo instante?, no el año próximo, o mañana, ni siquiera en los próximos
cinco minutos. ¿Hay algo que no funcione en este instante?
Luego de tomar conciencia de nuestra respiración y conectarnos con el
presente, podemos sorprendernos al sentirnos extrañados ante las anteriores
preguntas, pues naturalmente fluirá un no como respuesta.
Siempre se puede afrontar y resolver cualquier situación en el
presente, porque el pasado quedó atrás, y el futuro aun no ha llegado. Al
reconocer esto, automáticamente reconocemos también, como es natural, que
ni siquiera tenemos que pensar en ocuparnos de otro momento que el
presente, y comenzamos a vivir conscientemente cada instante de nuestra
existencia. A partir de ese momento las respuestas, la fortaleza, las acciones,
los recursos, etcétera, estarán allí en el momento justo en que los necesitemos,
no antes ni después, pero en el instante preciso en que formen parte de
nuestro presente

1.o
V V
V
V 
. Es decir, hemos de determinar con cierto rigor
la índole de la realidad humana, de la cual decimos, y con verdad, que es personal.

2.oVV  VV  . Una vez estudiada la índole del hombre, habremos de


averiguar cuál es su momento formalmente personal, es decir, en qué estriba
formalmente la persona en cuanto persona.

3.o
V  V
V  V Ã  V  Ã V V V   . Son tres cuestiones
perfectamente distintas. Vamos a dedicar esta lección a la cuestión primera: cuáles
son las realidades personales.

. Hombre y realidad, sujeto y circunstancia, ente y entorno, individuo y sociedad,


contenido y continente. La relatividad del ³ver´ a través del prisma del ³sentir´. En
esta discusión, como en todas las referidas a la filosofía del ser y las cosas, la dialógica
entre la esencia y la existencia están presentes como los dos hemisferios constructores
del pensamiento.

En efecto, el hombre se convierte en el pívot articulante de toda la discusión, en tanto


sujeto antropológico en el que se elabora el pensamiento con el cual se adquiere
conciencia de la presencia ontológica de los conceptos realidad y conocimiento, hecho
que permite luego una exploración gnoseológica de sus alcances, para culminar en la
síntesis filosófica de la trascendencia como producto del desarrollo cognitivo
propuesto Filosóficamente, quizá no haya tarea más compleja para el Hombre que
definir al mismo Hombre, debido a la complejidad que ello representa. Desconocemos
los alcances y el destino de nuestra propia especie. El papel del hombre en el Universo
es múltiple: como admirador, que no artífice, como inquisidor y como Ser que ha
procurado, en algún modo, trascender dejando una impronta o huella en él. Se ha de
afirmar que hemos de ser concientes de las potencialidades así como las limitaciones
que como especie tenemos y muchas veces el intento de tomar el control no va más allá
de ingenuas fantasías que alimentan nuestra mitología moderna De esta manera,
tomando como referencia al hombre, la realidad aparece como ³todo aquello que es
percibido´, según Lacan, diferenciándola de lo que denomina ³Lo Real´, que abarca
un espectro mucho mas amplio, como el conjunto de las cosas independientemente de
que sean percibidas por el ser humano.El concepto lo deriva de lo ya apuntado por
Kant: lo que se denomina usualmente como realidad está teñido de subjetividad y
limitado a los medios de observación que el sujeto posee en su época.En este punto es
necesario diferenciar lo que se conoce como ³la Realidad General´ que es conformado
por grupos de poder que dictaminan lo que es en el mundo real de lo que constituye
³la realidad subjetiva´ que es la que se genera en la mente del individuo Recientes
descubrimientos de la física demuestran que la realidad está inextricablemente ligada
a la naturaleza de la conciencia humana, y que la creencia de que existe una única
realidad verdadera ha dejado de tener validez y utilidad para el conocimiento. Los
autores analizan la ciencia de nuestro tiempo y revelan las bases históricas, culturales
y filosóficas que sostienen la interpretación tradicional de la realidad. En su estudio
exponen las limitaciones propias de este enfoque científico cuando se aplica a áreas
lejanas de las llamadas ciencias duras, tales como el arte, la música, la ética, las
ciencias sociales y los fenómenos paranormales, ámbitos que se consideran
pertenecientes al campo de la conciencia. Con mucha frecuencia, la aplicación de
criterios convencionales de realidad nos ha llevado a un bloqueo intelectual y
científico que afecta seriamente las posibilidades de extender y ampliar los límites de
la conciencia humana. Sintetizando podríamos indicar que Realidad es todo lo que
está en el mundo percibido por una entidad capaz de definirse a si misma frente a un
medio sea o no perceptible, accesible o entendible por otros medios de
analisis.Conciliamos entonces el significado de Realidad en su acepción común como
«todo lo que existe», pero de un modo más preciso, incluimos en el término todo lo que
es, sea o no perceptible, accesible o entendible por la ciencia y la filosofía o cualquier
otro sistema de análisis.