Você está na página 1de 5

21 frases de los Centros de Actitudes que Sanan de G.Jampolsky.

ACTITUDES QUE SANAN

Lección 1

Puedo elegir ver a todos los demás como personas que brindan amor o bien, que tienen miedo y están
pidiendo ayuda.

Cuando otras personas se muestran enojadas, rencorosas, enjuiciadoras o parecen estar atacándome,
siempre tengo la opción de verlas tal como se muestran en su exterior o bien, como seres temerosos que
están pidiendo ayuda para recibir amor. Y, cuando no respondo a sus ataques puedo buscar dentro de mí
mismo y encontrar mi propio amor y optar por responder con amor y compasión y no desde la perspectiva del
temor percibido exteriormente en ellos.

Lección 2

Puedo optar por la paz proponiéndome estar en paz por dentro, independientemente de lo que suceda
afuera.

Toda vez que me parezca que mi tranquilidad de espíritu depende de lo que hace o deja de hacer otra persona
o, de si un acontecimiento o experiencia sale tal como quiero dentro de mi marco mental de manipulación,
estaré siempre en conflicto.
Hoy, debo recordar en todo momento, pese a lo que suceda fuera de mi mismo, que puedo elegir no manipular
y desarrollar y conservar mi paz interior. Hoy puedo elegir cómo voy a sentirme conmigo mismo, con los demás
y con el mundo.

Lección 3

Todas las tensiones se aliviarán sanando las actitudes que guarda mi mente.

Puedo aliviar las tensiones que siento en este instante recordando que no son las personas, las circunstancias
o los hechos exterior a mi mismo los que me provocan angustia.
Sólo mis propias actitudes, pensamientos y juicios sobre esas cosas pueden agobiarme y llenarme de
tensiones. Debo recordarme que no hay nada allá afuera que sea responsable de cómo me siento, ya que
esto depende, únicamente, de mis pensamientos y de cómo estos me conducen a tomar mis decisiones.
Finalmente, es solo mi mente la que me puede hacer vivir situaciones tensas, observar actitudes de ataque o,
vivir en paz y feliz.

Lección 4

La percepción es un reflejo y no un hecho objetivo. Según pienso, así veo, porque los pensamientos
coléricos proyectan un mundo de cólera y, los pensamientos pacíficos extienden paz al mundo.

Si me encuentro angustiado hoy debido a lo que veo en el mundo exterior, recordaré que lo que percibo y
experimento es el resultado de proyectar hacia fuera los pensamientos que tengo en mi propia mente. Todo lo
que veo esta filtrado por mis experiencias pasadas. Lo que percibo en el mundo exterior son en realidad mis
pensamientos convertidos en imágenes y proyectadas hacia fuera, como si mirara en un espejo mi propia
imagen. Cuando puedo reconocer esto, es cuando puedo voltear a ver dentro de mí y ver dónde me estoy
aferrando a mis propios pensamientos agresivos sobre mí mismo y los que me rodean.
Cuando elijo cambiar los pensamientos dentro de mí, mi percepción del mundo también cambia. Hoy, decido
verme a mi mismo y al mundo sin los filtros del pasado.
Lección 5.

No soy víctima del mundo que veo

Si siento que los que me rodean me tratan mal, me atacan, se aprovechan de mi o, si tengo la sensación de
que el amor es peligroso, me recordaré a mí mismo, en ese momento, que estoy creyendo que lo que sucede
en el mundo exterior a mí es la causa de los que pienso y siento.
Tendré que recordarme que no soy una víctima indefensa de los ataques y hostilidades de los demás, tendré
que recordarme a mí mismo y reconocer que solo soy víctima de mis propios pensamientos y no del mundo
exterior.
Cuando me siento falto de amor, aceptaré honestamente que esto se debe solo a que, en el fondo, creo que
no merezco ser amado y feliz. Hoy elijo tener pensamientos positivos y amorosos hacia mí mismo en cualquier
momento del día. Hoy, me declaro merecedor de recibir amor en mi vida

Lección 6

No le encontraré valor al hecho de aferrarme a la culpa, a la acusación y a la vergüenza y tendré


presente durante todo el día que es mi apego a esos sentimientos lo que me induce a tenerle miedo al
amor.

Hoy, recordaré que cuando me siento angustiado y temeroso del amor, son mis pensamientos de vergüenza y
culpabilidad sobre mi mismo y las culpas que les atribuyo a otros lo que me impide sentirme amado y en paz.
Reconoceré que no es posible que sienta amor y paz interior en tanto siga dándole valor a la culpa y a la
vergüenza. Aceptaré para mí mismo que no he hecho nada malo para sentirme avergonzado y culpable. Hoy,
decido elegir amor y paz a través de otorgarme el perdón y extenderlo a los demás.

Lección 7

Nunca estoy angustiado por la razón que creo

Cuando me siento angustiado por algo, voy a recordar que la razón para sentirme así no está fuera de mí, sino
que es algo proyectado desde mi propio pasado no resuelto.
Me preguntaré a mí mismo cuándo, dónde y con quién he experimentado este mismo sentimiento antes y
descubriré rápidamente la experiencia de mi pasado que ahora necesito perdonar, curar y liberar.
Hoy, recordaré que no hay nada en mi pasado que no pueda yo perdonar y sanar y, que realmente nada fue
tan doloroso que no pueda yo considerarlo como un aprendizaje en m i camino de crecimiento.

Lección 8

Estoy decidido a ver las cosas diferentes.

Existe otra manera de ver el mundo y estoy decidida a encontrarla. Si acepto que mis percepciones del mundo
están determinadas por mis propios sentimientos y mi propio sistema de creencias y, dado que unos reflejan al
otro, puedo cambiar los pensamientos que pongo en mi propia mente.
Reconoceré que cuando sane mi mente a través del perdón y la liberación de mis pensamientos y relaciones
no curados, veré el mundo con una perspectiva diferente.
Hoy recordaré que si elijo la tranquilidad de espíritu como mi único objetivo y el perdón como mi función
primaria, mi perdón y mi paz se reflejarán en el mundo que veo y vivo.
Lección 9

Hoy, elijo no juzgar ni interpretar los motivos ni la conducta de las personas y eventos que me rodean.

Cuando me siento solo o separado de otras personas, esto se debe a que estoy juzgando e interpretando sus
motivos y conductas. Cuando me convenza a mí mismo de que sé que es lo mejor para los demás y cómo
deben hacer lo que pasa por mi mente, entro en conflicto al esperar que afuera otras personas cubran mis
expectativas. Hoy, reconoceré que lo mejor que puedo hacer es desprenderme de las ilusiones y las
expectativas que he fabricado y he estado albergando sobre otras personas y así, liberarme a mi mismo y a los
que me rodean.

Lección 10

La salud es paz interior y la sanación es liberarse del miedo.

Puedo ser una persona saludable y sana, independientemente de la forma que haya cobrado mi cuerpo. Hoy,
para alcanzar la verdadera salud, elijo l a tranquilidad del espíritu como mi único objetivo y todos mis esfuerzos
van dirigidos ahí. Hoy, es mi deseo sanarme por completo y estoy dispuesto a liberarme de todos los
pensamientos temerosos o agresivos sobe los demás y sobre mi mismo.

Lección 11

El perdón me ofrece todo lo que deseo

Cuando siento que mi suerte en la vida solo me ha ocasionado dolor y sufrimiento o pienso que han sido las
personas en mi vida las que lo han ocasionado y siento que no he sido suficientemente amado, es posible que
me vea tentado a aferrarme a mis resentimientos contra las personas y creer que ellas son culpables de todo
lo que me ha sucedido en la vida.
Hoy, me preguntaré ¿Qué es lo que quiero de la vida? ¿Deseo tranquilidad de espíritu? ¿Deseo la felicidad?
¿Quiero tener relaciones afectuosas y satisfactorias? Hoy, voy a recordar todo el día que el perdón me ofrece
todo esto y más.

Lección 12

Hoy, liberaré a todas las personas que vea desde la prisión de mis emociones, de mis pensamientos
incorrectos y de mis propios juicios, al decidir no verlas a través de las imágenes pasadas que tengo
de ellas y sólo observarlas en el presente.

Cuando puedo y decido reconocer que las imágenes pasadas que tengo de otras personas son proyecciones
de los pensamientos, las actitudes y los juicios de mi propia mente, puedo liberarlas de la prisión de estas
proyecciones, renunciando a mis pensamientos agresivos.
Hoy, voy a recordar todo el día que cuando elijo liberar a otra persona, de hecho me estoy liberando a mí
mismo y que, cuando decido elegir la libertad para mí, estoy eligiendo liberar a las personas que me rodean.
Hoy, voy a elegir darme cuenta, reconocer e incorporar a mi mente que: dar y recibir son exactamente lo
mismo.
Lección 13

Dar y recibir son lo mismo y, todo lo que doy me lo doy a mí mismo.

En el pasado he creído que cuando doy algo, dejaré de tenerlo y sufriré su falta y su pérdida. También he
pensado, erróneamente, que alguien debe darme algo para que yo pueda sentir que estoy recibiendo.
Finalmente, he pensado que si alguien me da algo es porque espera que yo le de también algo a cambio,
aunque no desee hacerlo.
Hoy, si me siento triste, solo o falto de amor, encontraré a alguien a quien alegrar, ofrecer mi compañía y
brindar amor incondicional sin ninguna expectativa de obtener algo a cambio y, también estaré dispuesto a
recibir lo que otras personas deseen.

Lección 14

Hoy, optaré por dejar de encontrarle valor al hecho de compararme con otras personas que participan
en mi vida.

Hoy si descubro que me estoy comparando con otras personas, puedo reconocer que no sólo estoy siendo
cruel conmigo mismo, sino que también estoy viendo a los otros como mis enemigos. El admirar capacidades
de alguien y aspirar a ellas como un modelo de rol positivo, es muy distinto de hacer comparaciones y juzgarse
a uno mismo o al otro.
Hoy voy a recordar durante todo el día que cuando busco y encuentro la singularidad propia de cada persona y
la respaldo tal como es, tambien puedo observarme, apreciarme y realzarme a mí mismo.

Lección 15

En tanto crea que la cólera me aporta algo que realmente deseo, estaré en conflicto y no tendré paz.

Continuar aforrándome a la cólera nunca me ha aportado paz, felicidad ni amor. La cólera solo ha tenido el
efecto de privarme de la paz, la felicidad y el amor. Hoy, elijo desprenderme de los pensamientos coléricos que
me hacen sentirme culpable, a mí o a otra persona.
Hoy, recordare que no puedo sentir cólera-que es una forma de miedo- y amor al mismo tiempo.
Hoy, debo decidir cómo me quiero sentir y qué me quiero regalar, puedo elegir por el miedo, en cualquier forma
de expresión- o puedo elegir por el amor, la paz y la felicidad.

Lección 16

Cada vez que pienso que debo esperar algún momento en el futuro para ser feliz, estoy eligiendo,
conscientemente, no ser feliz en el presente.

Voy a reconocer que la felicidad es mi regalo, es mi estado natural, qué es una decisión y una opción interior y
que no tiene nada que ver con los hechos o las experiencias existentes en el mundo exterior.
Cuando pienso que la felicidad depende de que obtenga algo en el futuro, recordare que solo la puedo sentir
en el presente.
Hoy, decido que el ahora es el único momento que hay, que puedo ser feliz en este momento eligiendo la
tranquilidad de espíritu como mi único objetivo y brindando mi amor incondicional.

Lección 17

Puedo contemplar todo lo que experimento hoy como una lección positiva, sin excepciones.

Algunas de las experiencias que se dan en el mundo parecen no tener aspectos positivos en ningún sentido de
la palabra, sin embargo, es posible extraer algo bueno, algún aprendizaje de ellas, de manera que en el
análisis final demuestren ser benéficas de algún modo.
Puede ser que yo aprenda lecciones en materia de paciencia, comprensión, compasión, perdón o aceptación,
pero por lo general aprendo lecciones que tal vez nunca haya esperado aprender.
Hoy, estoy dispuesto a aceptar que toda experiencia, sine excepción, es una lección positiva a partir de la cual
puedo aprender algo y fomentar mi voluntad de recibir las lecciones de mi experiencia.
Lección 18

Gobierno mi mente, la cual solo yo debo gobernar.

Debo entender que yo gobierno el reino de mi mente, aunque casi nunca lo experimento así y parece que es
mi mente la que me gobierna a mí y me dice qué pensar, qué hacer y qué sentir.
Sólo debo reconocer que mi mente sola no toma decisiones, yo las tomo, yo decido, es mi responsabilidad. La
mente me ha sido dada para servir a los propósitos que yo decida y estos propósitos van a estar regidos por la
forma en que me percibo y quiero percibir el mundo.
El cómo me veo y veo a los demás va a depender de cómo estoy gobernar mi me mente, cuales son sus
propòsitos.
Hoy decido gobernar y conducir mi mente por el camino de la paz y de la felicidad.

Lección 19

Dejo a mis pensamientos permanecer en la paz de mi mente.

Hoy, decido que todos mis pensamientos me conducen a la paz anterior y permanezco en silencio, sin ruidos
del pasado, solo dispuesto a escuchar mi voz interior para que hable conmigo.
Reconozco que he estado equivocado al sentirme separado y solo, que no es necesario sentirme culpable y
avergonzado. No necesito sentir miedo.
Hoy, acepto la libertad y la contemplo como el regalo más preciado que me ha sido dado y que ésta es la
única realidad y la única verdad.

Lección 20

El amor es el camino que recorro con gratitud.

La gratitud es una lección difícil de aprender, ya que en ocasiones doy gracias por el bienestar que creo tener
en comparación al sufrimiento de otros.
El amor no hace comparaciones y la gratitud solo puede ser sincera si va unida al amor.
Hoy, aprendo a poner la gratitud en lugar del enojo, la malicia y la revancha y doy gracias, sinceramente, por
los bienes que recibo y por el despertar que quiero compartir en la unidad y en el amor.

Lección 21

Cuando cambio mi mente, cambio mi vida, recordándome a mí mismo que cualquiera sea el problema,
la solución es el amor.

Ahora que reconozco que son mis propios pensamientos los que crean el mundo que estoy experimentando,
puedo elegir cambiar mi mente y así cambiar lo que experimento.
Hoy, puedo optar por la paz en lugar del conflicto y por el amor en lugar del miedo.
Puedo dar amor en lugar de buscar amor y, encontrar amor en lugar de defectos.
Puedo enseñar solo amor, pues eso es lo que soy.