Você está na página 1de 4

1

El Estado Corporativo en México

Jorge Robles

El sistema

La caracterización del régimen mexicano es fundamental para evaluar y comprender la


situación actual del movimiento obrero en México y la alternancia del poder, del Partido
Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN). ¿Es esta
alternancia el inicio de la transición a la democracia y el cambio de régimen?

El sistema mexicano es un régimen de Estado Corporativo, muy lejano del sistema


democrático, no solo a nivel parlamentario sino en el aspecto más importante de la vida
de cada ciudadano, en la vida cotidiana de los mexicanos.

El Estado mexicano está muy lejos del modelo de Estado de Bienestar, por las evidentes
carencias en materia libertad, democracia social y política. Las prestaciones sociales y
económicas que establece el sistema son parte de los mecanismos establecidos por el
Estado Corporativo tanto para la reproducción de la fuerza de trabajo como para el
establecimiento de condiciones mínimas para la gobernabilidad y funcionalidad del
sistema corporativo. 1

El modelo de Estado Corporativo fue copiado de la Italia fascista por Plutarco Elías
Calles quién a través de la embajada de México en Italia formó a los funcionarios
mexicanos que copiaron e implementaron el modelo fascista, tanto en el partido oficial
como en los sindicatos. Para desarrollar este proyecto Calles se valió de intelectuales
que recorrieron Europa para estudiar modelos de estructura partidaria y mecanismos de
gobernabilidad que le permitieran controlar a los grupos sociales más representativos:
los sindicatos independientes y las organizaciones campesinas.

Los operadores políticos para la transferencia del modelo de Mussolini fueron Manuel
Y. de Negri y José Manuel Puig Casaunac quienes después de ser embajadores en Italia
ocuparon el puesto de Secretario de Industria, Comercio y Trabajo; Otro importante
operador fue Abelardo L. Rodríguez quién viajó de manera expresa a Europa para afinar
el proyecto final de Ley Federal del Trabajo (LFT), que después, como secretario del
ramo, lo aplicó de manera implacable en contra de los sindicatos independientes;
también contaron con la complicidad muy activa de operadores sindicales: primero
Morones, luego Lombardo Toledano y al final de Fidel Velásquez.2

1
“Suele afirmarse en nuestro país que somos inventores –o poco menos- de los derechos sociales (…).
Nuestros derechos sociales son la expresión del control estatal sobre la fuerza social de los
trabajadores.” De Buen , Néstor entrevista con Megía Prieto, Jorge. Fidel Velásquez: 47 años de
historia y poder. Ed. Diana. México 1981 p. 145
2
Para profundizar en el operativo “italiano” de imponer el sistema corporativo en México ver: Robles,
Jorge. Los contratos de protección: un producto de la Ley Federal del Trabajo. En Bouzas, Alfonso. Et.
Al. Contratación Colectiva de protección en México. Informe a la Organización Regional
Interamericana de Trabajadores (ORIT). Ed. UNAM-ORIT. México 2007.Pp 49-95.
http://www.fatmexico.org/analisis/Contratos de proteccion[1].DOC Consultada el 23 de abril de 2007
2

Ezequiel Padilla el hombre de confianza de Plutarco Elías Calles, en 1932 en la Cámara


de Diputados en su calidad de diputado y después de ser embajador en Italia durante la
implantación de la LFT declaró en su calidad de diputado federal:
“Pasemos ahora al fascismo, ese otro ejemplo formidable de lo que significa en
la vida moderna para la construcción económica de un país la lealtad de los
principios claramente definidos. Así cómo los Estados Unidos sostienen su lucha
de clases, su libre competencia, desatada y feroz en el campo de la lucha
económica, y así cómo Rusia no admite la lucha de clases, sino el predominio
inflexible de una sola clase, el Gobierno Fascista, el sistema Fascista, no quiere
ni una ni otra cosa: busca el equilibrio, la coherencia, la cooperación de las
clases. He allí su premisa fundamental.”

“Ellos van a organizar la cooperación de clases, van a edificar una política


económica sustentada en la cooperación de todas las clases productoras de la
nación; y en este sentido van a crear los órganos de su dinámica económica.”

“El sistema Fascista descansa fundamentalmente en el sistema de las


corporaciones, y las corporaciones son un conglomerado de sindicatos; allí no
preocupa la libertad individual; es necesario encontrar el órgano en donde todas
las clases de la producción se coordinen, y se ha hecho obligando al sindicalismo
de toda la Italia , de todas las fuerzas económicas, y al mismo tiempo a la
coordinación de los sindicatos pertenecientes a una línea de actividades, en una
corporación, que es la que juzga todos los conflictos, que es la que resuelve
todos los encuentros y todos los choques entre los distintos sindicatos. Allí el
trabajador no está abandonado, y en esto es necesario en gran parte combatir
prejuicios.”

“En la corporación fascista el trabajador no está aislado; en la corporación


fascista el contrato colectivo que representa la conquista máxima práctica dentro
de la lucha de clases, porque ya no es el hombre abandonado y sólo con su
debilidad, sino que ya obra solidarizado en un sindicato que tiene personalidad y
fuerza, es una conquista definitiva; la corporación, cómo digo, coordina todos
los sindicatos; de la corporación se asciende a un Consejo de Corporaciones y
por último se llega al Ministerio de las Corporaciones que es el eje del Gobierno
Fascista.”

“El Estado Fascista es el Estado cooperativo. Su tesis económica es que


abandonar la nación la lucha de clases cómo en los Estados Unidos, abandonarla
a las fuerzas naturales de la competencia económica, significa el caos; es la
causa de las crisis continuas el no prever, el no disciplinar los factores de la
producción y ordenarlos de manera que no se entrechoquen y se desgasten y no
ocasionen otra cosa que el desbarajuste y el desorden; es la causa de las crisis
periódicas y de esas alternativas pasajeras de prosperidades que no duran; por
eso hay que conjurarlas y para eso hay que buscar la coordinación de las clases,
labor que sólo puede realizar el Estado, porque sólo hasta él trascienden los
intereses contrastantes de los individuos y los grupos en pugna.”

“Repito, no deseo criticar ni estudiar sistemas; quiero sustentar otra vez mi


propósito de que para estas arquitecturas económicas, lo fundamental, lo que las
hace grandes, lo que las ha llevado a resultados estupendos, lo que las hace ser
3

ejemplos de realizaciones y construcciones asombrosas, es el respeto consciente


y profundo a líneas ideológicas que de antemano se han trazado cómo premisas
fundamentales de su edificación. (Aplausos.)”3

El corporativismo como sistema político implica la integración de los ciudadanos de un


país, al aparato de Estado por medio de corporaciones, ya sea en forma de asociaciones
cívicas, vecinales, de comerciantes, sindicatos de trabajadores y cámaras patronales, con
la finalidad de mantener el orden establecido, garantizando la participación del Estado
como mecanismo de gobernabilidad.

En el mundo del trabajo las corporaciones no son otros que los sindicatos de
trabajadores y los sindicatos patronales. El corporativismo utiliza a las organizaciones
como correa de transmisión que une al individuo con el aparato de Estado, con la
pretensión de garantizar de manera eficaz la aplicación la de las respectivas
legislaciones en cada sector, tratando de mantener el control social de toda la población
y como se ha hecho evidente en estos momentos de crisis económica profunda,
pretendiendo mantener bajo control la variable económica del salario.

Todo régimen corporativo se ha sustentado de manera ideológica en el nacionalismo


que presupone a la nación como realidad suprema a la cual hay que someter todos los
intereses de grupo, clase o individuo.

En este sentido todo movimiento que reclame para sí un espacio de autonomía es


considerado como un atentado a la nación. Por eso es crucificado el legítimo derecho de
las comunidades indígenas a vivir en autonomía. El internacionalismo es un pecado en
contra de la nación, el cual sale a relucir en las luchas sindicales cuando sindicatos
auténticos son acusados de traidores a la patria cuando establecen alianzas con
sindicatos de otros países.4

El régimen corporativo mexicano pretende incluir la totalidad de la realidad social; se


involucra en cuestiones de moral privada y en la vida cotidiana.

El Estado mexicano autodefinido como encarnación jurídica de la nación exige unidad y


fortaleza en torno de la imagen del jefe de la nación, el presidente de la república y
disminuye los poderes judicial y legislativo.5

El Estado mexicano puede o no reconocer los conflictos de clase, pero los disciplina a
los intereses de la nación; Ninguna lucha fuera del marco jurídico, nada fuera del estado
de derecho diseñado para el control sobre la las y los trabajadores, nada que permita la
acción autónoma de los ciudadanos y si existiera algún resquicio por el cual se puede

3
XXXV Legislatura, Diario de debates. 21 de octubre de 1932.
http://cronica.diputados.gob.mx/DDebates/35/1er/Ord/19321021.html Consultada el 30 de enero de 2009
4
Tal fue el caso en la empresa Duro Bag en Tamaulipas donde una alianza de Unión Nacional de
Trabajadores y la Coalición Pro Justicia en la Maquilas pretendió sindicalizar a las trabajadoras. Las
oficinas de la JFCA en donde se desahogaron las audiencias fueron tapizadas con pancartas que acusaban
al FAT, quien asumió la asesoría del sindicato, de vende patrias y aliado a sindicatos estadounidenses.
Para más detalles sobre este conflicto ver Méndez H., Luís. La respuesta obrera maquiladora en el
entorno binacional. El Cotidiano mayo/junio 2005, año/vol 20, número 131. Pág. 63-71.
http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/325/32513108.pdf Consultado el 23 de enero de 2009
5
En materia laboral, la justicia en México no es responsabilidad del Poder Judicial, sino del Poder
Ejecutivo.
4

encontrar un espacio de libertad, legisla sobre ello como lo pretende hoy con un nuevo
Proyecto Lozano de reforma laboral.6

Una precisión importante: La corrupción es parte del sistema, es uno de los sostenes del
régimen corporativo mexicano pues aunque demerita su imagen, es alentada para
sustituir la inoperancia de la formación ideológica nacionalista como pilar único del
sistema. La corrupción se convierte en una cadena más del sostén del sistema,
construida con eslabones comprometidos económicamente con el sistema. La
corrupción es ya parte del sistema sin la cual difícilmente puede operar.

6
Propuesta Lozano (feb 2009): Abaratar los despidos y fortalecer al corporativismo en:
http://www.fatmexico.org/ Consultada el 8 de marzo de 2009.