Você está na página 1de 6

DOCTRINA DEL PRECEDENTE

EN COLOMBIA
“ensayo”

DIANA MARIA GONZALEZ LOPEZ


Cod. 1233593

DERECHO DE LOS JUECES

UNIVERSIDAD DE COLOMBIA
DERECHO Y CIENCIAS POLITICAS

BOGOTA , MARZO DE 2007


2

DOCTRINA DEL PRECEDENTE


EN COLOMBIA

Comenzaré por evocar que en 1557 se inicia el uso de la palabra


PRECEDENTE, la cual se difunde en el siglo XVII, desde entonces el
precedente se convierte en vinculante u obligatorio.

Conviene distinguir que se denomina precedente, en derecho, a aquellas


sentencias dictadas con carácter previo a un caso dado y que sirven para
argumentar de cara al juicio o en la redacción de la nueva sentencia una
solución concreta, el precedente significa todo lo que se ha dicho
anteriormente, son los antecedentes judiciales en determinados casos,
donde este es obligatorio, en países anglosajones, el juez crea derecho
por inexistencia de la norma, por ejemplo, en Francia el precedente
después de la revolución Francesa se convirtió en norma obligatoria y es
atacado por los revolucionarios y con estos se da el derecho positivo ”la
sabiduría tradicional sobre el valor del precedente parecía quedar
plenamente confirmada mediante la expedición del art. 230 de la
constitución nacional de 19911, sin embargo, nada mas alejado de la
realidad, el nacimiento de la Corte Constitucional a finales de 1991 dio un
nuevo ímpetu al valor del precedente en Colombia a pesar de que una
vez más se la había calificado como (fuente auxiliar) no vinculante” 2. sin

1
Los jueces, en sus providencias, solo están sometidos al imperio de la ley. La equidad, la
jurisprudencia, los principios generales del derecho y la doctrina son criterios auxiliares de la
actividad judicial.
2
DIEGO EDUARDO LOPEZ MEDINA, El Derecho De Los Jueces, Pág. 33.
3

embargo la misma Corte Constitucional y el sistema libre de


jurisprudencia, se encargo de rechazar el nuevo sistema de precedente
que los reformadores promulgaban.

La doctrina de precedentes fue construida por la Corte, primero, mediante


la utilización expansiva del concepto de Doctrina Constitucional y
segundo, mediante la utilización del principio de igualdad.

De aquí que al tema del precedente se han presentado barias polémicas


por la aceptación de este pero con la sentencia C-037 de 1996 es seguro
decir que luego de esta todos los magistrados de la segunda corte
empiezan a apoyar la tesis de la obligatoriedad del precedente.

El derecho se fue con formando, fundamentalmente, a través de los


precedentes establecidos en las sentencia judiciales. Por otra parte, la
eficacia vinculante del precedente se refiere solo a la regla vinculante de
derecho que con base en los hechos se establece en la sentencia.

El sistema del precedente impone al juez el deber de determinar primero


los hechos específicos del proceso que va a resolver, para después
investigar si existe alguna sentencia anterior que se halla dictado sobre
hachos del mismo tipo.

En la construcción de la teoría de la obligatoriedad de los precedentes


judiciales, la Corte Constitucional ha usado los conceptos de Decisum,
ratio decidendi, y obiter dicta, para determinar qué partes de la decisión
judicial constituyen fuente formal de derecho. El decisum, la resolución
4

concreta del caso, la determinación de si la norma debe salir o no del


ordenamiento jurídico en materia constitucional, tiene efectos erga omnes
y fuerza vinculante para todos los operadores jurídicos. La ratio decidendi,
entendida como la formulación general del principio, regla o razón general
que constituyen la base necesaria de la decisión judicial específica,
también tiene fuerza vinculante general. Los obiter dicta o "dichos de
paso", no tienen poder vinculante, sino una "fuerza persuasiva" que
depende del prestigio y jerarquía del Tribunal, y constituyen criterio
auxiliar de interpretación.

Este sistema de precedente es propio del sistema judicial ingles, el


Common law, Criscuoli resume el silogismo judicial en el derecho ingles
de la siguiente manera: “los hechos del caso A importan la aplicación de
la regla B (premisa mayor); los hechos del caso presente son del tipo del
caso A (premisa menor); los hechos del presente caso importan, por
tanto, la aplicación de la regla B (conclusión)”.

El sistema del presente impone al juez el deber de determinar los hechos


específicos del proceso que va a resolver, para después investigar si
existe alguna sentencia anterior que se haya dictado sobre hechos del
mismo tipo. En caso afirmativo, deberá extraer y definir la ratio decidendi,
para determinar su posible aplicación a la sentencia que va a dictar. En
este sentido Peter Stein expresa que una decisión anterior constituye
precedente para el juez de un caso sucesivo solo cuando los hechos
relevantes de l0os dos casos son del mismo tipo.
5

Por otra parte debe tenerse en cuenta que el derecho va cambiando con
el transcurso del tiempo, y no tanto sino las relaciones que este describe y
es así como los "precedentes" son uno de las principales instrumentos de
los que pueden valerse los juristas para re-hacer el derecho (re-hacerlo a
la medida de la cambiante realidad en la que viven); la "permeabilidad" de
los precedentes ala equidad ha sido y es una de sus más notables
virtudes; los "precedentes" pueden ser los productores de la renovada
savia para el cada vez más viejo árbol del derecho, pueden ser una
puerta abierta al futuro, aun futuro en el que la justicia y el derecho se
hermanen en las decisiones judiciales.

En otro sentido, en la misma sentencia C-037 de 1996 la Corte admitió


que "tendrían fuerza vinculante los conceptos consignados en la parte
motiva que guarden una relación estrecha, directa e inescindible con la
parte resolutiva; en otras palabras, aquella parte de la argumentación que
se considere absolutamente básica, necesaria e indispensable para servir
de soporte directo a la parte resolutiva de las sentencias y que incida
directamente en ella."

El fundamento del carácter vinculante general de la ratio decidendi de las


decisiones judiciales, es que los jueces deben fundar sus decisiones, no
en criterios, caprichosos o coyunturales, sino en principios generales, o en
reglas universales que han adoptado en casos anteriores, o que estarían
dispuestos a aplicar en casos semejantes en el futuro. El juez debe hacer
justicia en el caso concreto pero de conformidad con el derecho vigente,
6

por lo cual tiene el "deber mínimo" de precisar la regla general o el


principio que sirve de base a su decisión concreta.

En la sentencia que se viene siguiendo, se precisa que "en realidad son


los jueces posteriores, o el mismo juez en casos ulteriores, quienes
precisan el verdadero alcance de la ratio decidendi de un asunto, de
suerte que la doctrina vinculante de un precedente 'puede no ser la ratio
decidendi que el juez que decidió el caso hubiera escogido sino aquella
que es aprobada por los jueces posteriores'". El juez que decide el caso
no puede caprichosamente atribuir el papel de ratio decidendi a cualquier
principio o regla sino que únicamente tienen tal carácter aquellas
consideraciones normativas que sean realmente la razón necesaria para
decidir el asunto.