P. 1
Proceso_1794

Proceso_1794

|Views: 948|Likes:
Publicado porelcriticonweb
Proceso Edición 1794, 20 de Marzo de 2011
Proceso Edición 1794, 20 de Marzo de 2011

More info:

Published by: elcriticonweb on Mar 21, 2011
Direitos Autorais:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/03/2013

pdf

text

original

almuerzoycafemexicano

almuerzoycafemexicano
almuerzoycafemexicano
indice 1794.indd 3 19/03/11 03:44
almuerzoycafemexicano
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
20 de marzo de 2011 • No. 1794
NARCOTRÁFICO
6 Ciudad Juárez, el crimen y el mito /Patricia Dávila
10 Tijuana, el héroe falso /José Gil Olmos
16 El reparto de Tijuana /Ricardo Ravelo
20 “¿Puedo contar mi primera balacera?”
/Hugo Vargas
26 La violencia llegó a las aulas... /Rodrigo Vera
TRABAJO
32 El PRI y el PAN, para servir al patrón
/Rosalía Vergara
ECONOMÍA / TABASCO
34 Las mil plagas de la copra /Marcela Turati
RELIGIÓN
38 El “atrio privado” de la Basílica /Rodrigo Vera
INTERNACIONAL / JAPÓN
42 Pronósticos que aterran... /Marco Appel
46 El olor de la muerte /Giampaolo Visetti
49 Solos frente al caos /Anne Marie Mergier
ANÁLISIS
52 Japón: el pánico “civilizado” /Víctor Kerber Palma
53 ¡Ah, ca…ñón! /Naranjo
54 Licencia para matar /Denise Dresser
56 El dedazo de Televisa /Jesús Cantú
Índice
Auto ardiendo en Tijuana
a raíz de un narcoataque
Foto portada: AP photo /Guillermo Arias
42
indice 1794.indd 4 19/03/11 03:44
almuerzoycafemexicano
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1794, 20 DE MARZO DE 2011
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.
00
; 6 me ses, $750.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.
00
; 6 meses, $800.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
57 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
58 Obama y el dolor de Chile /Ariel Dorfman
CULTURA
60 Nuevo embate contra la ley del patrimonio
/Judith Amador Tello
64 Elizabeth Bishop (1911-1979), su vida mexicana
/Rafael Vargas
66 Páginas de crítica
Arte: El INBA y la opacidad
/Blanca González Rosas
Música: José Antonio Alcaraz, 10 años de
ausencia /Federico Álvarez del Toro
Teatro: Habitar bajo vidrio /Estela Leñero Franco
Cine: La nana de Chile /Javier Betancourt
Televisión: ¿TV propagandística a la vista?
/Alma Rosa Alva de la Selva
ESPECTÁCULOS
72 Descubren El vampiro y el sexo, del Santo
/Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
74 El Divino… bloqueo /Raúl Ochoa
77 Castigado por criticar /Beatriz Pereyra
80 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /El embajador Nosferatu
/Helguera y Hernández
38
60
34
77
26
indice 1794.indd 5 19/03/11 03:44
almuerzoycafemexicano
PATRICIA DÁVILA
U
n mito conduce a otro mito…
La falsa idea de que la cri-
minalidad en Tijuana se logró
abatir ha llevado a la creencia
de que el presunto artífice de
esa paz hará posible la tran-
quilidad en Ciudad Juárez, la
urbe más violenta del mundo…
En diciembre último, el exalcalde de Ti-
juana Jorge Ramos Hernández invitó a algu-
nos empresarios juarenses a visitar la ciudad
bajacaliforniana para que constataran cómo
se superó ahí –supuestamente– la violen-
cia generada por el crimen organizado. Un
mes después el exfuncionario panista viajó a
Ciudad Juárez a dar una serie de pláticas con
sus propuestas para disminuir los índices de
inseguridad. Pero no fue solo. Lo acompaña-
ba el teniente coronel Julián Leyzaola Pérez.
El resultado es que desde el jueves 10
de marzo este militar sinaloense, conside-
rado de mano dura, es titular de la Secre-
taría de Seguridad Pública Municipal de
Ciudad Juárez, contratado por el alcalde
Héctor Murguía Lardizábal. El salario del
flamante secretario es un secreto. “No se
dará a conocer”, advirtió Murguía.
Carlos Chavira Rodríguez, presiden-
te del Consejo Coordinador Empresarial
(CEE) en Ciudad Juárez, dice a Proceso
que Leyzaola, exjefe de la policía de Tijua-
na, llega a la ciudad chihuahuense con la
aprobación de los tres niveles de gobierno.
El militar asumió el cargo en medio de
una polémica por sus antecedentes repre-
sivos en Tijuana –por los que incluso en-
frenta un juicio ante la Comisión Interame-
ricana de Derechos Humanos (CIDH)– y
antes de que se filtrara un documento di-
plomático de Estados Unidos que mencio-
na vínculos de ese personaje con el crimen
organizado de Baja California.
Y hasta la fecha Leyzaola Pérez no ha
dado a conocer ningún plan de trabajo, por
lo que el viernes 18 el pleno del cabildo jua-
Ricardo Ruiz / Procesofoto
Leyzaola y Murguía. Falsas expectativas
6 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCO.indd 6 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
Con apoyo de todos los sectores de Ciudad Juárez, un oficial del
Ejército, el teniente coronel Julián Leyzaola, ya se hace cargo de la
policía local, como lo hizo en Tijuana, casi hermana en violencia.
A muy pocos parece importarles la historia negra que arrastra...
Las opiniones de víctimas del militar y de activistas de derechos
humanos coinciden para darle forma a un símil que describe con
puntualidad lo que le espera a Juárez con la llegada de Leyzaola: el
incendio se intentará apagar con gasolina.
rense lo conminó a presentar cuanto antes
su estrategia para abatir la criminalidad.
Represión y acuerdos poco claros
Al respecto Gustavo de la Rosa, visitador
de la Comisión de Derechos Humanos de
Ciudad Juárez, dice a Proceso: “Si violen-
tó o no los derechos humanos en Tijuana
es una polémica a la que nosotros, des-
pués de 7 mil 500 muertos, no queremos
entrar. Aquí ya probamos la mano dura
del Ejército y la blanda del exalcalde José
Reyes Ferriz... y no funcionan.
“Lo que queremos es que se cambie el
modelo de policía represor por el de proxi-
midad con la ciudadanía, porque el prime-
ro es el que ha permitido que el narcotráfi-
co penetre la estructura policial”.
Con el nombramiento de Leyzaola el
temor es que se detenga a personas o se ca-
teen domicilios sin órdenes judiciales. “Ya
sufrimos mucho con la delincuencia, con
los asesinos, con los extorsionadores y se-
cuestradores para que todavía vayamos a
sufrir violación a nuestras garantías; da-
mos por hecho que va a tener que respetar-
las, no le queda de otra”, advierte.
Añade: “Cuando Héctor Murguía asu-
mió la alcaldía dijo que iba a nombrar al se-
cretario de Seguridad Pública luego de una
consulta con la ciudadanía. Con el argumen-
to de que sólo tiene 30 patrullas en cada tur-
no para cubrir la ciudad cuando necesita 200
y no tiene dinero para adquirirlas, estable-
ce una estrategia de no presencia policiaca y
deja la responsabilidad a la Policía Federal.
“Pero esa indolencia intencionada del
alcalde hace crisis, porque la Policía Fede-
ral no tiene posibilidad de controlar todos
los niveles de violencia de Ciudad Juá-
rez, y en lugar de bajar la violencia, ésta
se mantiene con más de 250 muertos en lo
que va del año y con una gran cantidad de
secuestros y extorsiones.

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 7
NARCOTRÁFI CO
NARCO.indd 7 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
“Cuando la situación hace crisis, ami-
gos de él que forman parte de la Copar-
mex, de las cámaras de comercio, de las
cámaras patronales, le proponen a Ley-
zaola. Sólo que aquí las cámaras son como
sindicatos charros, un grupo corporativo
del estado que le sirve de eco al gobierno.
“Finalmente no se sabe si la idea fue de al-
gún representante empresarial o de Murguía;
lo cierto es que llegaron a un acuerdo de en-
cargarle la seguridad a ese grupo de asesores
encabezado por Jorge Ramos y que estuvie-
ron en la policía municipal en Tijuana.
“Murguía tiene una estrategia: si Ley-
zaola resulta bueno, se va a colgar la me-
dalla; si es malo, responsabilizará a las
cámaras, porque así lo hizo con Saulo Re-
yes cuando lo detuvieron en Estados Uni-
dos por sus nexos con el cártel de Juárez”,
considera De la Rosa.
Por lo pronto, tres días después de asu-
mir el cargo en Ciudad Juárez, Leyzaola re-
cibió la primera amenaza del crimen organi-
zado, dejada en una cartulina sobre el cuerpo
de un hombre torturado y moribundo.
Por otra parte, en un cable del 14 de ju-
lio de 2009 (09TIJUANA732) clasificado
como “confidencial”, difundido por Wiki-
Leaks y publicado el miércoles 16 por el
diario La Jornada, el consulado estaduni-
dense en Tijuana dice: “Es fácil caer en la
tentación de ver a Julián Leyzaola como el
bueno de la película, el que combate el po-
der corruptor del narcotráfico. En efecto,
parece tener toda la intención de moderni-
zar a la policía de Tijuana y nadie ha insi-
nuado que él sea corrupto. Desafortunada-
mente la historia es más turbia”.
De acuerdo con los contactos del con-
sulado de Estados Unidos, informa el ro-
tativo mexicano, “Leyzaola persiguió con
tanto entusiasmo al narcotraficante Teo-
doro García Simental, El Teo, sólo porque
llegó a un arreglo con los rivales del ca-
po dentro del cártel de los Arellano Félix,
quienes podían hacer ‘sus negocios de ma-
nera más discreta’”.
Currículum tenebroso
A fnales de 2009, en Tijuana había 62
ejecuciones del narco cada semana, el ma-
yor número en su historia. Los cuerpos de
las víctimas mostraban huellas de enorme
brutalidad: eran mutilados, colgaban de
puentes vehiculares, se dejaban en basu-
reros y quedaban disueltos en tambos con
ácido. Eran producto de la guerra entre
dos cárteles, uno dirigido por Fernando
Sánchez Arellano El Ingeniero y otro por
Teodoro García Simental El Teo.
Para someter a estos dos grupos, Julián
Leyzaola aplicó una estrategia en dos vías.
La primera fue contra los grupos de nar-
cotraficantes; la segunda, contra los deli-
tos comunes, como los asaltos o el robo de
autos y viviendas.
Leyzaola inauguró en Tijuana las ope-
raciones de una policía con mando único,
cuya cabeza era el general Alfonso Duarte
Mújica, comandante de la II Zona Militar.
La coordinación entre ellos “garantizaba”
la comunicación con el gobierno federal,
según Francisco Blake Mora, entonces se-
cretario estatal de Gobierno y hoy secreta-
rio federal de Gobernación.
Esa coordinación fomentó la figura del
arraigo con propósitos de tortura. Para lo-
grarlo, Leyzaola colocó en las jefaturas a
militares e inició un plan para sectorizar
cuadro por cuadro la ciudad, declaró al pe-
riódico El Universal Raúl Ramírez Ber-
mea, exprocurador de Derechos Humanos
de Baja California y actual presidente de
la Comisión Ciudadana de Derechos Hu-
manos del Noroeste.
Nada detuvo al teniente coronel: cuan-
do se hizo cargo de la policía de Tijuana
cesó de inmediato a 400 agentes y 25 de
ellos fueron arraigados en instalaciones
del XXVIII Regimiento de Caballería; ahí
durante varios días fueron torturados por
militares y por subordinados de Leyzao-
la (Proceso 1737). Finalmente los 25 fue-
ron exonerados.
Blanca Mesina Nevárez –hija de Mi-
guel Ángel Mesina, exjefe de zona de la po-
licía de Tijuana, uno de los torturados– y
la abogada y activista Silvia Vázquez de-
bieron exiliarse en Estados Unidos luego
de recibir amenazas de muerte. Era 2009,
cuando Blake Mora se desempeñaba como
secretario de Gobierno de Baja California.
En mayo de ese año, un hombre vesti-
do de negro y con pasamontañas bajó de
una camioneta e interceptó a Mesina. “Es
la última vez que te aviso que dejen de de-
nunciar aquí en Tijuana; hay muchos con-
tactos y creo que no quieres perder a algún
familiar. Si no te mato en este momento
es para no provocar un escándalo por las
elecciones y porque tu caso ya está a nivel
internacional”, le dijo antes de besarla en
la mejilla e irse.
Las acciones de Leyzaola tuvieron re-
percusiones graves. Durante 2009, 47 de
sus agentes fueron ejecutados. Según un
documento de la Procuraduría de los De-
rechos Humanos y Protección Ciudadana
de Baja California, elaborado en agosto
pasado, la respuesta de Leyzaola fue or-
denar una cacería: sus policías operaron al
margen de la ley, vestidos de civil y en ve-
hículos sin matrícula; irrumpieron sin ór-
denes judiciales en domicilios de sospe-
chosos y a los detenidos los entregaban a
militares para que los torturaran y los hi-
cieran declararse culpables.
Ciudades semejantes
Chavira Rodríguez habla de las circuns-
tancias que rodearon la contratación de
Leyzaola: “Partimos de los antecedentes
de que es una persona que tuvo un efcaz
desempeño en Tijuana, la única ciudad en
todo México más parecida a Juárez. Estas
cartas jugaron a su favor. Ahora el reto es
trabajar juntos para apoyar sus decisiones,
para que tengan sentido”.
–¿Qué los convenció del trabajo de
Ley zaola en Tijuana?
–En diferentes momentos varios grupos
fuimos a Tijuana: representantes de orga-
Ricardo Ruiz / Procesofoto
Juárez. Lo que le espera
8 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCOTRÁFI CO
NARCO.indd 8 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
nismos empresariales, de la industria ma-
quiladora, clubes rotarios, gente vinculada
con el sector comercio y de servicios y au-
toridades. En los diversos viajes conocí las
circunstancias en que se vive en Tijuana.
“Recorrí la ciudad y vi a una señora co-
rrer sola en un parque a las 11 de la noche, y
15 minutos después estuve en una cancha de
futbol rápido en donde había 300 o 400 jó-
venes en espacios bien iluminados, donde se
hace deporte toda la noche. Vi una gran con-
fianza y tranquilidad. Fuimos a algunos res-
taurantes y estaban llenos. Indicadores que
muestran que existe un nivel de estabilidad
que por el momento nuestra ciudad no tiene.
Esto no lo he visto, por lo menos en Juárez,
desde hace mucho tiempo.”
–¿En Tijuana bajaron el secuestro, la
extorsión…?
–Aún debe tener problemas de diferen-
te índole, pero no al nivel de los que tenía
o de los que padecemos en Juárez. Se redu-
jo el nivel de violencia y eso le dio a la gen-
te de Tijuana mayor confianza y mejoró su
percepción de la ciudad. Nosotros aspira-
mos a que Ciudad Juárez recupere un nivel
de seguridad similar al de Tijuana.
Según Chavira, de estas visitas surgió la
idea de invitar a Leyzaola a Ciudad Juárez,
para que impartiera al sector empresarial
pláticas sobre su experiencia en Tijuana:
“Fue un proceso gradual que empezó
con la depuración de la policía, siguió un
entrenamiento y capacitación adecuados,
equipamiento y vinculación con la comu-
nidad. Este último punto es un trabajo que
nos toca en buena medida a nosotros, al
reconocer socialmente al policía como un
servidor público.”
También aplicarán esquemas que fue-
ron “valiosos” en Tijuana: los policías re-
cibirán descuentos en centros comercia-
les y almacenes de ropa, becas escolares,
programas de vivienda digna para sus fa-
milias, reconocimientos por desempeño,
estímulos para que cuiden su equipo y pa-
trullas. Con ello se busca que el policía lo-
gre vincularse con la comunidad.
“Creemos que estas acciones mejora-
rán la autoestima de los policías y aprecia-
rán su labor, al grado de que comprendan
que es más costoso perder su trabajo que
aliarse con un grupo delictivo”, afirma.
–¿Cuánto tiempo le llevó a Leyzaola
este proceso en Tijuana?
–Lo relevante es que esto ocurrió a lo
largo de una administración municipal. Se
logró una real vinculación con las corpo-
raciones policiacas de los tres niveles de
gobierno. Aunque no todo fue orientado a
la seguridad pública, hubo un componen-
te muy importante en materia de recupe-
ración de la inversión, de promoción de la
imagen, rescate de espacios públicos; se
impulsaron mejores esquemas de admi-
nistración de la justicia con los ministe-
rios públicos, así como con los jueces lo-
cales y federales.
Las supuestas aptitudes del teniente co-
ronel llevaron a los empresarios a propo-
ner a los tres niveles de gobierno que fuera
él quien coordinara el Operativo Conjunto
Chihuahua: “Sería conveniente. No habla-
mos de un mando único pero sí de que en
esa coordinación indispensable que se tiene
que dar, se impulse a las otras corporacio-
nes hacia él (Leyzaola), porque es un mi-
litar que se entiende bien con el Ejército.
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

Chavira. Consenso empresarial

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 9
NARCO.indd 9 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
Esto le da un grado de legitimidad ante
los mismos policías de la ciudad”, afir-
ma Chavira.
–¿Qué hizo para combatir a los gru-
pos de la delincuencia organizada?
–La policía municipal no combatía
a los cárteles. Sus tareas son preventi-
vas, como reducir los delitos del fuero
común y emprender acciones para eli-
minar la impunidad. La delincuencia
empieza por un delito menor y luego va
escalando. El primer paso es contener
el delito menor que ha ido creciendo
hasta volverse una situación de gran es-
cala, porque sin castigo, el mensaje que
transmitimos al pequeño delincuente es
que si comete un delito mayor no pasa
nada. Eso tiene que acabar.
Para los empresarios, otro punto a
favor de Leyzaola es que, antes de con-
cluir su gestión al frente de la policía
de Tijuana, representantes del gobier-
no de Estados Unidos le entregaron un
reconocimiento por su labor: “Para no-
sotros es excepcional, no ubicamos otro
caso en que haya ocurrido y lo coloca
como una persona seria, honesta, ca-
paz, con carácter…”.
–Pero Leyzaola tiene antecedentes
de violar los derechos humanos de 25
policías y tiene un juicio pendiente an-
te la CIDH. ¿Tomaron esto en cuenta?
–Desde luego. Es algo que nos preo-
cupa. Pero pensamos que con la debi-
da coordinación de los organismos so-
ciales y empresariales podemos llevar
esto a buen término. Es importante que
se cuiden los derechos de las víctimas.
Es un tema en el que estaremos al pen-
diente y en coordinación con los orga-
nismos de derechos humanos.
–¿Estos antecedentes causarán ma-
lestar entre los policías de Juárez?
–Desconozco con detalle este ti-
po de situaciones que menciona. Esta-
remos atentos a una adecuada coordi-
nación con el nuevo jefe policiaco, con
sus oficiales y con las demás corpora-
ciones de seguridad en esta ciudad para
evitar que se violen los derechos.
Mientras tanto el CCE se prepara pa-
ra aplicar la estrategia Juárez Competiti-
va, que tiene como fin limpiar la imagen
de la ciudad más violenta del mundo:
“Juárez es México y los delitos que
se han cometido aquí se han extendido
al resto del país y se conocen en el mun-
do. Hoy queremos transmitir lo bueno.
Para ello en octubre se efectuará un me-
gaconcierto por la paz, a la mitad del
Puente Internacional de Las Améri-
cas. Entre los asistentes están el Premio
Nobel de química Mario Molina, Nel-
son Mandela, Plácido Domingo, Jua-
nes, Miguel Bosé y por supuesto Juan
Gabriel”, informa Chavira. O
El héroe
falso
E
s
p
e
c
i
a
l
Tijuana
10 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCO.indd 10 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
JOSÉ GIL OLMOS
T
IJUANA, BC.- Al teniente co-
ronel Julián Leyzaola Pérez le
gusta portar el uniforme. Es su
orgullo. Y desde que fue nom-
brado “guardián” de esta ciudad
le gustó salir a la calle con la pis-
tola al cinto, como si estuviera en un vie-
jo pueblo del oeste estadunidense ahuyen-
tando a los “forajidos”.
En diciembre de 2008, cuando llegó a
la Secretaría de Seguridad Pública muni-
cipal –en sustitución de Alberto Capella,
quien inició la movilización social de pro-
testa contra la violencia en la entidad–, el
militar retirado originario de Sinaloa de-
claró la guerra al crimen organizado ma-
nifestando su menosprecio por los de-
lincuentes, a los que llamó “mugrosos”,
cobardes y “mujercitas”.
Nadie puede negar su capacidad para
divulgar su calidad de “incorruptible”. El
año pasado, entrevistado en la revista The
New Yorker, reveló que al empezar su tra-
bajo en Tijuana, un militar retirado se pre-
sentó en su oficina como “embajador” de
El Chapo Guzmán y le ofreció 80 mil dó-
lares mensuales para que dejara trabajar al
cártel de Sinaloa. Dijo que rechazó el so-
borno y que a punta de pistola llevó a ese
exmilitar a la Ciudad de México y lo en-
tregó a la Procuraduría General de la Re-
pública (PGR).
Sus primeras acciones en el cargo tu-
vieron un éxito relativo: despidió a 400
policías y consignó a 25 acusándolos de
trabajar para los Arellano Félix o el cártel
de Sinaloa, además de que disminuyó 7%
los delitos comunes.
Eso entusiasmó al entonces presiden-
te de la Cámara Nacional de Comercio de
Tijuana, Mario Escobedo, quien a pesar de
las denuncias de familiares y organizacio-
nes de derechos humanos de que los po-
licías consignados fueron torturados, en
nombre de los empresarios y comercian-
tes felicitó al teniente coronel y anunció
que pronto se recuperaría la actividad co-
mercial y turística de la ciudad.
Pero no todo lo que tenía que ver con
Leyzaola Pérez era tan bonito, cierto o
transparente.
Viejas sospechas
Desde 2003 se hablaba de una presunta
relación del militar con el crimen organi-
zado. Responsable entonces del sistema
penitenciario bajacaliforniano, Leyzaola
fue acusado por el Consejo Ciudadano de
Seguridad Pública estatal –integrado por
empresarios, comerciantes y agrupacio-
nes sociales– de estar involucrado en una
fuga masiva de reos.
Además, la prensa local sospechaba
que había pactado con el narco para simu-
lar la pacificación de la ciudad.
Hoy esas presunciones encuentran
sustento al conocerse el cable enviado a su
gobierno por el cónsul estadunidense de
Tijuana el 14 de julio de 2009 –difundido
por WikiLeaks y publicado por La Jorna-
da el pasado miércoles 16–, donde señala
el acuerdo que Leyzaola tuvo con los ad-
versarios del narcotraficante Teodoro Gar-
cía Simental El Teo, quien trabajaba para
el cártel de Sinaloa, para aprehenderlo.
La estrategia de Leyzaola sugería que
al eliminar a El Teo, los Arellano Félix “re-
gularían” a los demás grupos y la plaza es-
taría tranquila.
“Por eso desde que estaba en la Di-
rección de Seguridad Pública del estado
no realizaba operativos en Playas de Ro-
sarito, donde accionan los Arellano”, di-
ce un exfuncionario del gobierno estatal,
quien por razones de seguridad pidió el
anonimato.
El Teo había trabajado para los Arella-
no Félix pero después se pasó al cártel de
Sinaloa. Está acusado del asesinato de 47
policías y de tráfico de cocaína. Los opera-
tivos más fuertes de los gobiernos estatal y
municipal y del Ejército fueron contra es-
te personaje y su banda. En noviembre de
2007 estuvo a punto de ser capturado en
Playas de Rosarito, pero una filtración de
la policía lo ayudó a escapar.
Y fue precisamente El Teo –a quien
Leyzaola llamaba “gordo asqueroso”–
quien encaró al militar a los pocos meses
de haber asumido la Secretaría de Seguri-
dad Pública de Tijuana.
A mediados de 2009, el teniente co-
ronel tuvo un encuentro con El Teo y con
Ray del López Uriarte El Muletas.
Los dos narcotraficantes viajaban cus-
todiados por un comando que cercó al se-
cretario de Seguridad Pública en el centro
de Tijuana. Según la versión de un exfun-
cionario estatal, El Muletas retó a Ley-
zaola a bajarse de su camioneta mientras
golpeaba su ventanilla: “¡A ver, bája-
te! ¡Órale, cabrón, aquí estoy para lo que
quieras! ¡A ver si es cierto que quieres ma-
tarme!”, le gritó.
Según la versión de este exfuncionario
–que pidió el anonimato–, Leyzaola no hi-
zo nada; sus escoltas lo dejaron solo fren-
te los narcotraficantes, que se fueron tan
campantes, tal como habían llegado. La
imagen del héroe que salvaría a Tijuana
de la violencia y el crimen organizado co-
menzó a desmoronarse.
Por lo demás, de acuerdo con datos
oficiales, la violencia no cesó en Tijuana;
de 2008 a la fecha hubo 3 mil asesinatos
vinculados con el narcotráfico.
“La percepción de violencia disminu-
yó y también el nivel escandaloso y bru-
tal que vimos durante varios años, pero só-
lo en la parte moderna y residencial que
es donde vive y trabaja la élite empresa-
rial y política, porque en el resto de la ciu-
dad las cosas siguieron igual; nada cambió
en las calles o en los barrios más pobres
y marginados”, precisa Víctor Clark Alfa-
ro, director del Centro Binacional de De-
rechos Humanos de Tijuana, en entrevista
con Proceso.
Añade que el narcomenudeo controla-
do por el crimen organizado se incremen-
tó y aumentó el número de “tienditas” y
“picaderos”; que hasta 2007 eran 20 mil.
“Ahora la violencia afecta a la gente más
pobre y eso no interesa mucho a los me-
dios; por eso la percepción era que Ley-
zaola sí estaba disminuyendo la delin-
cuencia en Tijuana.
“Se dio la imagen de un modelo que
En ciertos sectores sociales, políticos y empresariales
de Tijuana hay la percepción –emanada de una bue-
na estrategia de relaciones públicas– de que, como
secretario de Seguridad Pública municipal, Julián
Leyzaola logró reducir la criminalidad en la ciudad
fronteriza. Nada más ajeno a la realidad. De acuerdo
con fuentes y datos duros consultados por Proceso,
lo único que logró el militar fue trasladar la inseguri-
dad a las zonas pobres de la ciudad...
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 11
NARCO.indd 11 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
GLORIA LETICIA DÍAZ
H
ace tres años que Miguel Án-
gel Mesina López no descan-
sa. Por las noches tiene pesadi-
llas y, cuando está despierto, en
ocasiones lo asaltan en su men-
te episodios que preferiría olvi-
dar: las sesiones de tortura a que fue some-
tido en presencia del entonces secretario de
Seguridad Pública de Tijuana, Baja Califor-
nia, el teniente coronel Julián Leyzaola Pé-
rez, quien hoy ostenta el mismo cargo pero
en Ciudad Juárez, Chihuahua.
“De pronto se me vienen imágenes de lo
ocurrido y hasta lloro al recordar la tortura”,
cuenta en entrevista con Proceso.
Mesina López, hombre de 52 años que
entregó 25 a la Policía Municipal de Tijuana,
forma parte de un grupo de 25 exmiembros
de esa corporación que tienen demandado a
Leyzaola por detención arbitraria, abuso de
autoridad y tortura.
Entre el 21 y 27 de marzo de 2009, los
25 agentes fueron enviados al XXVIII Bata-
llón de Infantería, adscrito a la II Zona Militar
en Baja California, por órdenes de Leyzaola
y del capitán Gustavo Huerta, entonces di-
rector general de Policía y Tránsito y ahora
sustituto del teniente coronel al frente de la
Torturador impune
Secretaría de Seguridad Pública de esa ciu-
dad fronteriza.
Exjefe de la delegación de policía de San
Antonio de los Buenos, Mesina López recuer-
da lo vulnerable que se sintió cuando escoltas
del capitán Huerta, “por órdenes del secretario
Julián Leyzaola”, lo desarmaron a él y a otros
dos de sus compañeros, Gerardo Garduño
Escobar y Raúl Delgado Rivera, y los conduje-
ron al XXVIII Batallón de Infantería.
En el cuartel militar, Leyzaola encontraría
al resto de los 25 policías, quienes habían si-
do despojados de sus pertenencias, inmovi-
lizados de pies y manos y cubiertos los ojos
con cinta industrial.
Cuenta Mesina: “Lloro al recordar có-
mo unos tres hombres me golpeaban en el
cuerpo: costillas, estómago, rodillas, muslos,
mientras uno me ponía una bolsa de plástico
en la cara para asfxiarme; luego los toques
eléctricos en los genitales y después una pis-
tola en el pecho mientras cortaban cartucho.
Y más tarde, oigo la voz de una persona que
dice a otra: ‘¿Cómo ves a estos cabrones?’…
La voz de Julián Leyzaola”.
Los expolicías aseguran que fueron tor-
turados para intentar obligarlos a frmar de-
claraciones donde se les hacía aceptar que
tenían vínculos con el narcotrafcante Teo-
doro García Semental, El Teo, y añaden que
permanecieron arraigados durante 40 días en
el mismo cuartel, conocido como “El Aguaje
de la Tuna”. (Proceso 1701)
El testimonio de Mesina no es el único
donde se refere la presencia de Leyzaola
en el momento de las torturas. Por lo menos
otros 12 policías afrman haber advertido su
presencia aun cuando tenían los ojos ven-
dados; cuatro de ellos dicen haberlo visto
cuando se les afojaron los vendajes, sostie-
ne el expolicía.
En sus denuncias, los exagentes han
identifcado a dos personas, apodadas El
Tortas y Matute, como algunos de sus tor-
turadores, así como al teniente Fernando
Coaxin Hernández, director de Sanidad del
cuartel militar, como el sujeto que se encar-
gaba de reanimar a las víctimas cuando se
desvanecían.
Mesina sostiene que fue atendido por ese
militar luego de sufrir un infarto en una se-
gunda sesión de tortura, el 3 de abril de 2009,
fecha en que vio por primera vez a su familia.
“Me llevaron al lugar donde me habían
torturado anteriormente. Me solicitaban que
frmara una delcaración que ya con anterio-
ridad ellos habían preparado, a lo cual me
negué en varias ocasiones. Empezaron a as-
fxiarme con una bolsa de plástico; lo repitie-
ron en varias ocasiones y de pronto empecé
a sentirme muy mal, me dolía el centro del pe-
cho y ese dolor se me irrigaba hacia mi brazo.
Sólo alcancé a escuchar que alguien dijo: ‘¡Ya
valió madre! ¡Se nos está yendo este hijo de la
chingada!’… Y ya no supe más de mí, hasta
que después escuché otra voz que me decía
supuestamente controló a la delincuen-
cia y disminuyó los hechos violentos, pe-
ro en realidad no se redujeron las ejecucio-
nes. Además ahora ya no sólo tenemos a
dos cárteles de la droga, el de Sinaloa y el
de los Arellano, sino también a la Familia
Michoacana, que produce metanfetami-
nas. El poder de los Arellano ha disminui-
do por el asesinato de sus líderes históri-
cos y el arresto de otros.
“Hoy la plaza la controla El Mayo
Zambada, del cártel de Sinaloa. Pero hay
una especie de acuerdo de conveniencia
entre los tres grupos para no aumentar la
violencia brutal, como la vimos en el pasa-
do; estamos en un equilibrio precario en-
cima de un volcán que en cualquier mo-
mento puede hacer erupción”, advierte el
profesor de estudios latinoamericanos de
la Universidad de San Diego.
La afirmación de Clark se basa en da-
tos oficiales que señalan que cuando Ley-
zaola estuvo a cargo de la Secretaría de
F
o
t
o
s
:

M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
“El Teo” y “El Muletas”. Reto a la autoridad
12 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCOTRÁFI CO
NARCO.indd 12 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
desesperada: ‘¡Respira, respira profundo!’, y
me dejaron en paz”, relata el exjefe policiaco.
Montaje al descubierto
Los familiares de Mesina López denunciaron
los hechos ante la Comisión Nacional de los
Derechos Humanos (CNDH), en tanto que
el 8 de mayo de 2009, sin aviso previo, los
exagentes municipales fueron trasladados al
penal de alta seguridad de Nayarit.
El caso de Miguel Ángel fue presentado el
5 de noviembre de 2009 por las comisiones
Mexicana de Defensa y Promoción de Dere-
chos Humanos (CMDPDH) y Ciudadana de
Derechos Humanos del Noroeste (CCDHN)
en la 137ª Sesión Ordinaria de Audiencias
de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH). El mismo día, junto con el
de Mesina se expusieron otros tres casos,
que involucran a 11 expolicías municipales
(enviados al XXVIII Batallón por órdenes de
Leyzaola), dos exagentes ministeriales y cua-
tro civiles. En todos se acusa a militares de
detención arbitraria y tortura en el contexto
del combate al narcotráfco. (Proceso 1722)
A partir de entonces se desataron presio-
nes contra familiares y defensores para que
retiraran las denuncias. Incluso autoridades
ministeriales federales intimidaron a espo-
sas de los expolicías y del exagente Ricardo
Castellanos, quien se encontraba arraigado
en un hotel de Tijuana luego de haber sido
torturado en el cuartel del “Aguaje de la Tu-
na”. (Proceso 1724)
Blanca Mesina Nevárez, representante
de los 25 policías e hija de Miguel Ángel, y Sil-
via Vázquez Camacho, integrante de la CCD-
HN y colaboradora de la CMDPDH, se vieron
obligadas a huir de Tijuana el 31 de mayo de
2010 a raíz de las amenazas de muerte que
pesaban sobre ellas y sus familias. Silvia era
seguida constantemente por patrullas de la
policía municipal, y unos días antes de salir
de su ciudad un grupo de desconocidos arro-
jaron una bomba molotov frente a su casa.
Estos eventos fueron denunciados penal-
mente por las activistas ante la Procuraduría
General de la República y la Procuraduría Ge-
neral de Justicia de Baja California, y ocurrie-
ron pese a que en marzo de ese año la CNDH
decretó medidas cautelares a su favor. En junio
intervino la Comisión Interamericana de Dere-
chos Humanos (CIDH) ante la falta de garantías
para que las defensoras regresaran a Tijuana.
El 20 de agosto, 13 de los expolicías que-
daron en libertad, entre ellos Mesina López.
“Una de las causas fundamentales de
su liberación es que nunca frmaron las de-
claraciones autoinculpatorias, mientras que
las autoridades no pudieron demostrar la fa-
grancia de la detención porque ellos estaban
laborando cuando fueron llamados por órde-
nes de Leyzaola y conducidos al cuartel mili-
tar”, comenta a Proceso Raúl Ramírez Bae-
na, presidente de la CCDHN y exprocurador
de Derechos Humanos de Baja California.
La CNDH aplicó a las víctimas el Protoco-
lo de Estambul, un método psicológico y mé-
dico especializado para detectar secuelas de
tortura. “En los 25 casos los peritajes salieron
positivos; sólo falta que Raúl Plascencia (ti-
tular de la CNDH) emita la recomendación”,
acota Silvia Vázquez en entrevista.
Las denuncias penales por tortura pre-
sentadas por los 25 policías ante la Procu-
Seguridad Pública de Tijuana, los índices
de ejecuciones vinculadas con el narcotrá-
fico no bajaron, sino que alcanzaron cifras
históricas: en 2008 hubo 882 casos, el año
siguiente 655 y en 2010 fueron 812.
A pesar de que el propio Leyzaola afir-
maba que los delitos comunes en Tijuana
habían caído 29% en sus tres años como
secretario de Seguridad Pública y que el
turismo había regresado, la situación era
otra. “Nada cambió; mejor dicho, lo úni-
co que cambió es que la violencia que ya
estaba en toda la ciudad dejó de estar en el
centro y en la zona residencial y se fue a la
periferia. Fue un cambio de percepción”,
precisa Clark.
El ejemplo más claro es que la mítica
avenida Revolución, que hace tres décadas
era el espacio de mayor tránsito turístico
del mundo con 20 millones de visitantes
al año, hoy se ve desierta. El famoso bu-
rro pintado de cebra bebiendo cerveza só-
lo es un recuerdo. El antiguo frontón está
cerrado y cantinas, bares y restaurantes es-
tán semivacíos.
Las estrellas del teniente coronel
El teniente coronel Julián Leyzaola Pérez,
sinaloense de 51 años, tiene una licencia-
tura en administración militar y un pos-
grado en administración de recursos en la
Escuela de Las Américas en Fort Benning,
Estados Unidos.
En 1983 egresó del Colegio Militar co-
mo subteniente. En 1999 fue ascendido a
teniente coronel de Estado Mayor.
Antes de 2001, cuando llegó a Baja
California, fue coordinador general del
curso de fuerzas especiales en Petatlán,
Guerrero; jefe de la sección tercera (ope-
raciones) de la X Región Militar, en Yu-
catán, de la sección cuarta (logística) de
la IX Región Militar, en Acapulco, y de
la subsección quinta (planes estratégicos)
del Estado Mayor de la Defensa Nacio-

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 13
NARCO.indd 13 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
nal en México; jefe de la sección tercera
(operaciones) de la VI Región Militar, en
Puebla, y subjefe de Estado Mayor de la
XLIV Zona Militar en Miahuatlán, don-
de también fue director del registro esta-
tal de policías.
A partir de 2001 ha sido director de di-
versas instituciones en Baja California: de
la Academia Estatal de Policía, del Centro
de Readaptación Social El Hongo, de los
Centros de Readaptación Social del esta-
do, del Instituto Estatal de Policía y de la
Policía Estatal Preventiva.
En diciembre de 2008 tomó posesión
como secretario de Seguridad Pública de
Tijuana y lo primero que hizo fue “depu-
rar” a la policía municipal: dio de baja a
400 elementos supuestamente vincu lados
con el cártel de Sinaloa. A 25 de ellos los
detuvo arbitrariamente y en marzo de
2008 los trasladó a las instalaciones del
XXVIII Batallón de Infantería, en Agua-
je de la Tuna, donde fueron torturados pa-
ra que se declararan culpables.
raduría General de Justicia Baja California
fueron enviadas al fuero militar, en tanto
que las quejas por las agresiones contra las
defensoras en la PGR y en la procuraduría
local están estancadas, añade.
Leyzaola: impunidad garantizada
En declaraciones al semanario Zeta de Tijua-
na hechas en septiembre de 2010, el teniente
coronel Julián Leyzaola cayó en contradic-
ción al asegurar que había órdenes de apre-
hensión en contra de los exofciales, pero
cuando los reporteros de esa revista le hicie-
ron notar que no existían tales órdenes, dijo
que “había un documento de por medio”.
En cuanto a los elementos con los que
se contaba para inculpar a los policías, se-
ñaló que “de algunos sí tenía desconfanza,
pero nada en concreto”.
Y en lo que respecta a las torturas de-
nunciadas por cinco civiles –hechos que
motivaron la recomendación 06/2010 de
la Procuraduría de los Derechos Humanos
y Protección Ciudadana de Baja California
(PDHBC), que ordenó una investigación en
contra del militar–, Leyzaola respondió al
semanario:
“Yo no participo en torturas, no me dedico
a eso. Yo me dedico a ser secretario de Se-
guridad Pública, que me ha tocado enfrentar
la delincuencia, que me ha tocado hacerlo al
frente de mis policías.” (Zeta No. 1902)
La recomendación fue rechazada por el
entonces alcalde Jorge Ramos, pero el titu-
lar de la PDHBC, Heriberto García García,
recurrió a la CNDH, que ratifcó las observa-
ciones en la recomendación 68/2010.
Para Raúl Ramírez Baena, presidente
de la CCDHN, la forma en que los expolicías
municiplales fueron detenidos por órdenes
de Leyzaola es una demostración clara “de
sus métodos, que en Tijuana tuvieron un
efecto mediático porque los cárteles del
narcotráfco no se acabaron, sólo se reaco-
modaron, y los muertos aparecen todos los
días aunque con manifestaciones menos
violentas que antes; pero ahí están”.
Como titular de la PDHBC, a Ramírez
Baena le correspondió emitir recomenda-
ciones por la forma de actuar de Leyzaola
como director del Centro de Readaptación
Social de Mediana Seguridad del Hongo; a
Ismael Chacón Güereña, su sucesor, le tocó
emitir una recomendación general (número
24/2005) al gobernador Eugenio Elorduy,
que acumulaba 15 recomendaciones no
cumplidas, seis de las cuales correspon-
dían a la gestión de Leyzaola como director
de los centros penitenciarios en 2003.
“Fueron recomendaciones que refejaban
graves violaciones en contra de los internos
y sus familias por malos tratos, revisiones in-
dignantes, e incluso porque no permitía que
se suministrara medicamento a internos con
VIH, argumentando que ya se iban a morir”,
señala Silvia Vázquez Camacho, también
exintegrante de la PDHBC y a quien le tocó
documentar algunas de las anomalías.
Ramírez Baena y Vázquez Camacho
manifestan su preocupación por el reciente
nombramiento de Leyzaola como secreta-
rio de Seguridad Pública de Ciudad Juárez.
“Entre la ola de violencia que hay en
Juárez, ¿cuál sería la diferencia de que Ley-
zaola viole derechos humanos como lo hizo
en Tijuana? Esto parece importar poco a los
gobernantes”, cuestiona la activista. O
Ahí estuvieron incomunicados siete
días y los arraigaron hasta el 7 de mayo
de 2009, por la supuesta comisión del de-
lito de delincuencia organizada. Después
los llevaron al penal de alta seguridad de
Nayarit donde permanecieron un año has-
ta ser exonerados.
Cara a cara
Leyzaola se jactaba de insultar a El Teo.
“Para bajar esa preponderancia que te-
nían los capos, ¡los grandes capos!, en
las declaraciones públicas empecé a ha-
blar de ellos, y en lugar de referirme a
él como El Teo, yo lo llamaba el gordo
asqueroso, panzón, ridículo, mantecoso,
mugroso. Lo hice para bajarlos de ese
misticismo en el que la gente los tenía.
Para bajarlos como humanos y más aba-
jo”, dijo a la prensa.
Incluso prohibió que tocara en Tijua-
na el grupo más popular y famoso de la
ciudad, Los Tucanes, cuyo líder, Mario
Quintero, fue amenazado de ir a la cár-
cel por mandar un saludo a El Teo y a
El Muletas en pleno concierto. “¡Uste-
des no pueden tocar aquí, váyanse!”, les
espetó.
Los empresarios de la ciudad le feste-
jaron entonces todas sus acciones y una
parte de la sociedad incluso lo apoyó con
tal de no sentirse amenazada por secues-
tradores, extorsionadores y asaltantes.
Y aceptaron excesos.
El 20 de octubre de 2009, unos repor-
teros aseguran haber visto cómo Leyzaola
golpeó el cuerpo de un sicario muerto tras
un enfrentamiento con la policía. Los pe-
riodistas, que piden el anonimato, sostie-
nen que el teniente coronel llegó hasta el
cadáver, lo miró y soltando maldiciones lo
pateó y se retiró.
No obstante, ese año Tijuana vivía una
nueva ola de violencia: 655 ejecuciones,
la mayor parte de ellas en los cinturones
de miseria.
La salida del héroe
En diciembre de 2009, el teniente coronel
en retiro Julián Leyzaola tenía todo el apo-
yo del gobernador panista José Guadalupe
Osuna Millán, del jefe de la zona militar,
Alfonso Duarte Mujica y del presidente
municipal panista Jorge Ramos (quien te-
nía una excelente relación con la entonces
secretaria particular de Felipe Calderón,
Patricia Flores).
Cuando concluyó la gestión de éste,
Leyzaola –quien presumía de ser el hom-
bre que había triunfado sobre el crimen
organizado en Tijuana– se colocó como
subsecretario de Seguridad Pública del
A
l
e
j
a
n
d
r
o

C
o
s
s
í
o
Tijuana. Récord de muertes
14 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCO.indd 14 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
estado durante sólo tres meses. Su prota-
gonismo le ocasionó problemas con el ti-
tular, Daniel de la Rosa, a quien acusó de
ineficiente.
Jorge Ramos fue contratado como ase-
sor de los empresarios de Ciudad Juárez y
le propuso al presidente municipal Héctor
Murguía que se llevara a Leyzaola como
su secretario de Seguridad Pública.
El acuerdo pasó por el gobernador de
Chihuahua, César Duarte; por el secreta-
rio de la Defensa, el general Guillermo
Galván, y por el presidente Felipe Calde-
rón. Todos vieron en el teniente coronel la
mejor carta para “administrar” el proble-
ma de la violencia y el crimen organiza-
do en Juárez.
Lo que no previeron es que el teniente
coronel tenía un pasado oscuro.
Rafael Olivera, columnista del diario
El Mexicano, donde ha escrito la historia
de Leyzaola, dice que desde hacía tiem-
po corría la versión de que el militar ha-
bía pactado con un grupo del narco para
mantener Tijuana en paz, pero no se sa-
bía con cuál hasta la divulgación de Wi-
kiLeaks del cable del consulado estaduni-
dense en Tijuana.
Esto, advierte Olivera, puede traerle
serios problemas al teniente coronel por-
que genera desconfianza en el gobierno,
en la ciudadanía y en los cárteles que ope-
ran en Juárez y que pensarán que es envia-
do de los Arellano y que peleará la plaza
para ellos.
Además Leyzaola puede provocar tur-
bulencias en Tijuana y en Juárez por la de-
cisión de llevar consigo a 50 policías tijua-
nenses de élite sin la autorización de los
gobiernos municipal y estatal.
José Carlos Vizcarra Lomelí, presi-
dente del Consejo Ciudadano de Segu-
ridad Pública de Baja California, no es-
tá de acuerdo en darle todo el mérito a
Ley zaola en la lucha contra la delincuen-
cia en Tijuana. Dice a este semanario que
la disminución de los delitos de alto im-
pacto (secuestros, extorsiones, desapari-
ciones) en todo el estado y no sólo en Ti-
juana no se debe a una persona, sino a la
participación de la sociedad, a la presen-
cia del Ejército y de las policías federal,
estatal y municipales.
“Lo que sucedió en Tijuana no es pro-
ducto de ningún personaje en especial, no
hay un caudillo en esta lucha ni tampoco
héroes; ha sido con la participación de mu-
chas instancias y de la sociedad. Pero de
ninguna manera están las cosas como pa-
ra lanzar campanas al vuelo. Aún existe la
percepción de que las cosas no están tan
bien como debieran”, insiste Vizcarra al
recordar la importancia de la marcha ciu-
dadana de 2006.
A su vez, Alberto Capella, secretario
de Seguridad Pública de Tijuana antes de
Leyzaola, hace notar las dificultades que
el teniente coronel encontrará en Ciudad
Juárez para aplicar el “modelo Tijuana”:
hay más pandillas cooptadas por cuatro
cárteles que se pelean la misma plaza, hay
menos cohesión social alrededor de las
instancias de gobierno, falta una cultura
de la denuncia, no hay una coordinación
estrecha entre todas las autoridades y es
mayor la complejidad del problema.
–¿Cómo van a impactar las revelacio-
nes de WikiLeaks acerca de la relación de
Leyzaola con algunos cárteles?
–Es un balde de agua fría y cuestiona
si es real o no lo que ahí se dice. No se sa-
be qué hay detrás, pero hay que desearle
la mejor de las suertes al teniente coronel
Ley zaola –dice Capella a Proceso. O
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 15
NARCO.indd 15 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
Ya se daba por muerto al cártel de Tijuana en la guerra del narco,
pero investigaciones de la PGR revelan que los Arellano acor-
daron alquilarles su territorio y su estructura de protección a
El Chapo Guzmán y a La Familia. De esa forma el cártel de Si-
naloa se consolida, el grupo michoacano se expande hacia el
norte, y Tijuana, la segunda ciudad donde se realizó el operativo
policiaco-militar en 2007, ahora es la plaza principal del tráfico
de drogas en el país.
El reparto
de Tijuana
16 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCO.indd 16 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
RICARDO RAVELO
T
IJUANA, B.C.- Considerado el
cártel con mayor evolución en
menos tiempo, y con amplias co-
nexiones en una decena de enti-
dades donde se da por hecho que
dispone de protección oficial, La
Familia Michoacana se apresta a estable-
cer su dominio en esta plaza, la más bo-
yante en el tráfico de drogas después de
Ciudad Juárez y Nuevo Laredo.
Los jefes de esta organización, en alian-
za con el cártel de Sinaloa, que encabeza
Joaquín Guzmán Loera, comenzaron a
operar en esta ciudad fronteriza presunta-
mente con el respaldo de mandos del Ejér-
cito Mexicano y mantienen estrechos con-
tactos con el cártel de Tijuana, cuyo líder,
Luis Fernando Sánchez Arellano, les auto-
rizó el ingreso a esta ciudad previo acuerdo
de pagar el llamado “derecho de piso”, es
decir, una cuota por cada cargamento que
cruza a Estados Unidos a cambio de utili-
zar el territorio y la infraestructura de pro-
tección al tráfico de drogas.
Tan pronto se estableció este acuer-
do, a finales de 2009, Tijuana repuntó co-
mo plaza del narcotráfico, bajó sus nive-
les de violencia de alto impacto –no así la
inseguridad, pues los secuestros y robos
prevalecen –y tres cárteles operan aquí,
aparentemente sin ser molestados por nin-
guna autoridad local ni federal.
Entonces el territorio bajacaliforniano
entró en una recomposición: el cártel de
Sinaloa se afincó en Mexicali; los Arella-
no, de Tijuana, operan en Rosarito y Ense-
nada, en tanto que una rama de La Familia
se asentó en Tijuana. Esta última organi-
zación tiene acuerdos con las dos prime-
ras y no se descarta una alianza entre las
tres para apuntalar este territorio que por
décadas estuvo dominado por Benjamín y
Ramón Arellano Félix, antiguos jefes del
clan Arellano.
El cártel de Tijuana, por su parte, no
tiene competencia en su territorio. A prin-
cipios de 2010 fueron detenidos Teodoro
García Simental El Teo y buena parte del
grupo de sicarios que generaban la violen-
cia “de alto impacto” en la plaza. Ahora
las autoridades federales consideran que
las tareas operativas de la organización
criminal están en manos de Luis Fernando
Sánchez Arellano; la jefa es su tía Enedina
Arellano Félix, quien se encarga del ma-
nejo de lavado de activos: casas de cam-
bio, empresas, farmacias y otros negocios.
Tan fértil es actualmente este territo-
rio para el tráfico de drogas hacia Estados
Unidos que gracias a esto La Familia Mi-
choacana pudo extender sus tentáculos
desde Michoacán hasta Tijuana, según da-
tos contenidos en la averiguación previa
PGR/SIEDO/UEIDCS/018/2010.
En dicha indagación se establece, por
ejemplo, que Nazario Moreno González,
El Chayo, fundador y jefe de La Familia,
trabajó durante largos meses en el despunte
de esa organización criminal y se entrevistó
con varios jefes del narcotráfico para pactar
alianzas que permitieron a la organización
extender sus dominios a otras regiones, co-
mo Baja California, Tamaulipas y El Bajío.
Meses antes de morir en un tiroteo
con elementos del Ejército que lo ubica-
ron en un pueblo de Michoacán, donde de-
partía en una fiesta, El Chayo había logra-
do su plan estratégico. De acuerdo con la
investigación citada, Moreno González
se entrevistó con Luis Fernando Sánchez
Arellano. El objetivo: abrir espacios en Ti-
juana para traficar cocaína, mariguana, así
como cristal y otras drogas sintéticas, és-
tas elaboradas con la efedrina que arriba a
Michoacán desde Asia y Alemania.
El plan de Nazario Moreno no quedó
ahí: tras pactar con Sánchez Arellano, via-
jó a Tamaulipas y se entrevistó con el jefe
del cártel del Golfo, Eduardo Costilla Sán-
chez, El Coss, quien lo autorizó a traficar
a través de Tamaulipas. Al igual que Sán-
chez Arellano, El Coss también le rentó la
plaza y toda la infraestructura policiaca
estatal que protege el trasiego de drogas en
esa entidad fronteriza, en donde La Fami-
lia comenzó a operar a principios de 2010.
De acuerdo con el testigo protegido
Carlos, quien en su testimonio aportó de-
talles de las alianzas de La Familia con otros
grupos criminales, Nazario Moreno también
habló con Ezequiel Cárdenas Guillén poco
meses antes de que este fuera abatido a tiros
por efectivos de la Marina en un operativo
efectuado el 5 de noviembre de 2010 en Ma-
tamoros, Tamaulipas.
No es todo: para ampliar su radio de ac-
ción y fortalecer algunos acuerdos de pro-
tección, supuestamente con mandos cas-
trenses, Moreno González sostuvo también
encuentros con quien es considerado el es-
tratega más hábil del narcotráfico en Méxi-
co: Juan José Esparragoza Moreno, El Azul.
Negociador por excelencia, sigiloso y
capaz de sentar a la mesa de negociaciones
a grupos antagónicos, Esparragoza More-
no fue, según el testigo Carlos, un buen
consejero de Nazario Moreno para redon-
dear su plan de expansión.
Así, La Familia Michoacana empren-
dió la aventura narcoempresarial de operar
en otros territorios que por años estuvieron
vetados para ellos, pues se les considera-
ba un grupo muy violento, tanto que se les
comparó en beligerancia con Los Zetas.
Después de establecer esos acuerdos
y de afianzar las negociaciones en los te-
rritorios fronterizos, los jefes de La Fami-
lia comenzaron a reestructurar su organi-
zación: tras la muerte de Nazario Moreno
el nuevo jefe es Jesús Méndez Vargas, El
Chango. Al frente de las funciones opera-
tivas quedó Servando Gómez Martínez,
La Tuta, y una pieza clave en las estrate-
gias comerciales y negociaciones es Juan
Reza Sánchez, El Juanito, quien tan pron-
to como pudo envió a varios hombres del
cártel a Tijuana y a otros más los afincó en
Sonora bajo la jefatura de un personaje co-
nocido como Tinoco Morales.
De esta manera, La Familia Michoa-
cana, que surgió en 2006 en Michoacán,
ahora tiene dominios en varios estados
fronterizos. Según el testigo Carlos, las
alianzas le permiten ahora operar por Mi-
choacán, Baja California, Sonora y Ta-
maulipas, con lo que se posicionó como
el tercer grupo criminal más poderoso de
México, después de los cárteles de Sinaloa
y del Golfo. En su declaración ministerial
Carlos narró:
Las células de La Familia que operan
en esas fronteras están plenamente coor-
dinadas por los grupos que controlaban
las fronteras. Grandes cargamentos de
droga, como metanfetamina, cocaína y
mariguana, se hacen llegar a estos puntos
por vía terrestre o en avionetas.
La Familia maneja varios productos, es
decir, drogas, pero lo que más ganancias les
arroja son los envíos de cocaína y también
el Ice, de ahí que se dieron a la tarea de for-
talecer sus alianzas porque para ellos era
importante contar con zonas donde hubiera
facilidades para introducir esa droga a Es-
tados Unidos. Por eso los jefes de La Fami-
lia Michoacana se entrevistaron directamen-
te con El Ingeniero (Luis Fernando Sánchez
Arellano, del cártel de Tijuana).
La finalidad de esa entrevista fue que se
dejara operar a las células de nuestra orga-
nización para introducir grandes cantida-
des de droga, lo cual se hacía cada sema-
na. Lo que yo supe es que las pláticas con el
cártel de Sinaloa comenzaron en 2008, des-
de entonces se pactó la ayuda a La Fami-
lia para que pudiera transitar cargamentos
de droga por las zonas de Sinaloa y Sonora.
Estos dos territorios siguen dominados
por Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, los
hermanos Beltrán Leyva –actualmente de-
bilitados pero activos– e Ismael Zambada
García, El Mayo. Según Carlos:
…La alianza con el cártel de Sinaloa
se logró por medio de Anel Noriega Ríos,
La Chula, quien convocó a miembros de
ambas organizaciones para negociar. El
pacto no fue gratis: La Familia Michoa-
cana tuvo que enviar gente a Sonora pa-
ra combatir y expulsar a los enemigos de
El Chapo y de Ismael El Mayo Zambada.
El cártel de Tijuana evoluciona

Dominada por décadas por la familia
Arellano Félix, cuyo liderazgo surgió en
los ochenta, la plaza de Tijuana era im-
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 17
NARCO.indd 17 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
penetrable. Cualquier grupo criminal que
pretendía posicionarse en ese territorio
era abatido por el poderío de los hermanos
Ramón y Benjamín Arellano Félix, quie-
nes consolidaron a su cártel hasta con-
vertirlo no sólo en el más poderoso hasta
principios del año 2000, sino también en
el mejor estructurado.
En 2003, según investigaciones rea-
lizadas por la Procuraduría General de la
República, el cártel de Tijuana contaba ya
con una estructura diferente: mientras el
cártel del Golfo, uno de sus principales ri-
vales, tenía una estructura piramidal, la
del cártel de Tijuana era horizontal, tenía
presencia en 20 estados y por mucho tiem-
po mantuvo, como ningún otro, una base
de sicarios a sueldo que lo mismo ejecu-
taban a funcionarios y policías que a nar-
cos enemigos en el Distrito Federal, Sina-
loa o Jalisco.
Ese año la PGR acreditó que el cár-
tel de Tijuana fue la primera organización
mexicana que estableció una alianza con
las Fuerzas Armadas Revolucionarias de
Colombia (FARC). A partir de ese acerca-
miento estratégico comenzaron a intercam-
biar armamento por drogas. Así, los Are-
llano Félix cobraron fama por disponer del
armamento más avanzado y también como
el cártel más violento de México.
Pero su etapa de esplendor acabó, aun-
que el cártel sigue vivo en el mapa crimi-
nal mexicano. Mientras en otro tiempo ri-
valizaron con Joaquín Guzmán Loera, los
Arellano tuvieron que ceder el municipio
de Mexicali para que el jefe del cártel de
Tijuana pudiera crecer en esa frontera.
Y aunque a esa organización se le ha
dado por muerta, lo cierto es que está más
viva que nunca. Tan sólo en diciembre de
2010 la Dirección Antidrogas de la Poli-
cía Nacional de Perú reportó a la emba-
jada estadunidense en Lima sobre la pre-
sencia de cárteles mexicanos en ese país
desde 2007. Particularmente, se refirió al
cártel de Tijuana como el mejor conecta-
do con altos mandos del ejército peruano.
De acuerdo con un cable diplomático
difundido por WikiLeaks (07LIMA3764),
la presencia de las organizaciones crimi-
nales mexicanas ha aumentado en Perú, se-
gundo país con mayor producción de coca
en América Latina.
Dice el reporte: “Los comandantes de
la Dirandro (Dirección Antidrogas de la
Policía del Perú) han notado un incremen-
to en la presencia de los cárteles de la dro-
ga mexicanos y colombianos en la región
desde la primera parte de 2007, trabajan-
do junto a grupos de la droga peruanos”.
Según datos obtenidos del diario pe-
ruano El Comercio, la presencia de los
narcos mexicanos, y en particular del
cártel de Tijuana, se reportó desde 2005,
cuando estalló un escándalo por la detec-
ción de los mexicanos Rubén Lugo Ro-
mero y Guillermo Rodríguez Machado,
del cártel de los Arellano, quienes in-
trodujeron 340 kilos de cocaína al casi-
no militar de Piura, como parte del envío
de un cargamento de 500 kilos de la dro-
ga que salieron del puerto de Paita hacia
México.
En 2008, el secretario de Seguridad
Pública de Baja California, Daniel de la
Rosa Anaya, confirmó los rumores: que El
Chapo Guzmán ya estaba afincado en la
entidad. Y no titubeó al decir que los Are-
llano y El Chapo Guzmán eran los respon-
sables de las masacres suscitadas en Ti-
juana, así como de las decapitaciones y
descuartizamientos en el estado.
Al detectarse la presencia de El Cha-
po en Tijuana, las autoridades municipa-
les, estatales y federales se dieron a la ta-
rea de localizar al capo más poderoso de
México: lo buscaron en Mexicali, en Pla-
yas de Rosarito, en Ensenada y otros posi-
bles refugios.
Nunca lo pudieron detener. En cam-
bio, aprehendieron a varios operadores su-
yos, como Arturo Zavala Morales, Gusta-
vo Álvarez Álvarez, José Remeño Rojas,
Gregorio Francisco Rivera Cárdenas y Jai-
ro Nahum Espericueta Vázquez. Ellos di-
jeron ser originarios de Durango, Nayarit
y Jalisco; también confesaron que recibían
protección de elementos del Ejército.
Esto permitió conocer que la infiltra-
ción del narcotráfico llegaba a las cúpu-
las policiacas y militares, como más tarde
se confirmó con la detención de dos expo-
licías de Tijuana: Pedro y Efraín Damián
Rosales Valenzuela, que fueron escoltas
del exjefe de seguridad pública municipal,
el teniente coronel Julián Leyzaola Pérez,
y trabajaban también para Jesús Israel de
la Cruz López, El Tomate, sicario del cár-
tel de Sinaloa.
Según las investigaciones de la PGR,
El Tomate realizó ejecuciones en Tijua-
na bajo las órdenes de Teodoro García Si-
mental, El Teo –rival en el negocio de las
drogas de Luis Fernando Sánchez Arella-
no, El Ingeniero–, quien fue detenido en
enero de 2010.
A pesar de que Tijuana fue la segun-
da ciudad donde se realizó el Operati-
vo Conjunto contra las drogas en 2007,
cuando se iniciaba la cruzada de Calde-
rón contra el narcotráfico, el nivel de co-
rrupción de los cárteles ya alcanzó a ele-
mentos del Ejército.
El pasado 3 de marzo, la Secretaría de
la Defensa Nacional dio a conocer la de-
tención de 13 de sus efectivos que trans-
portaron una tonelada de cocaína des-
de la Ciudad de México hasta Tijuana en
vehícu los oficiales. El comandante de la
Segunda Región Militar, general Alfonso
Duarte, dijo que los militares estaban co-
ludidos con un grupo de civiles dedicados
al narcotráfico.
Se trata de tres oficiales y 10 soldados
que fueron arrestados en un retén militar.
A todos se les encontró droga. En total lle-
vaban 928 kilos de cristal y 30 kilos de co-
caína escondidos en sus bolsas.
Según Duarte, el descubrimiento fue
producto de un trabajo de inteligencia,
aunque otra versión sostiene que un cártel
opositor a los que operan en Tijuana, pre-
suntamente Los Zetas, le dio el pitazo a un
alto mando del Ejército, quien ordenó la
detención de los militares presuntamente
ligados con el cártel de Sinaloa.
De acuerdo con la investigación de es-
te caso, que las autoridades mantuvieron
en sigilo por varios días, los militares car-
garon la droga en la capital del país lue-
go de que arribó, supuestamente de Mi-
choacán, al Aeropuerto Internacional de la
Ciudad de México.
Un alto mando del Ejército, cuyo nom-
bre se ha ocultado, ordenó que el camión
rotulado con el número 1501346 fuera uti-
lizado para cargar la droga. Luego, como
si la unidad fuera a una misión especial, se
arrancó con destino a Tijuana. Sin que nin-
gún retén lo revisara, el vehículo recorrió
poco más de 3 mil kilómetros sin contra-
tiempos y llegó a Tijuana el domingo 20
de febrero.
En un retén fueron revisados y enton-
ces se procedió a detener a todo el grupo,
entre quienes se encontraban un capitán
segundo y un mayor, que es ingeniero de
profesión. Se sabe que la red que prote-
gía el cargamento incluye a funcionarios
del ayuntamiento de Tijuana y del gobier-
no de Baja California. Por ello, el general
Alfonso Duarte adelantó la semana pasa-
da: “Habrá más detenciones contra servi-
dores públicos”.
En lo que va del sexenio los juzgados
militares han procesado a 84 soldados por
nexos con el narcotráfico: dos jefes, 33
oficiales y 49 elementos de tropa.
Hasta ahora las investigaciones corres-
pondientes revelan nexos de los militares
procesados con dos cárteles en particular:
el de Sinaloa y el que encabezan los her-
manos Beltrán Leyva. La conexión entre
militares y el narco, en la mayoría de los
casos, se detectó mientras aquellos esta-
ban en servicio en 18 de las 46 zonas mili-
tares que tiene el Ejército.
Una fuente consultada por Proceso,
que pidió no ser identificada, dijo que los
militares detenidos en Tijuana revelaron
que ellos transportaron la droga por órde-
nes superiores. También expuso que, en el
reposicionamiento de los cárteles de Tijua-
na, el de Sinaloa y La Familia en territo-
rio tijuanense, “altos mandos del Ejército
han jugado un papel estratégico en la pro-
tección y en la eliminación de rivales”. O
18 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
NARCOTRÁFI CO
NARCO.indd 18 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
NARCO.indd 19 19/03/11 03:36
almuerzoycafemexicano
“¿Puedo contar
mi primera
balacera?”
Los grupos criminales tienen en jaque a Tampico. La
inseguridad, las batallas callejeras, los robos, los se-
cuestros y los levantones han hecho que la economía
se desplome, que la gente busque otros horizontes, que
los especialistas huyan y que los porteños vivan des-
quiciados por el miedo. Una niña de 10 años sobrevive
a un tiroteo, un joven vive para contarla después de un
levantón, un periodista explica por qué hay que callar...
son instantáneas del colapso tampiqueño.
T
AMPICO, TAMPS.- Ante la cerca-
nía de la Semana Santa, cuando
la playa de Miramar se convierte
en una cantina de cinco kilóme-
tros y hay plena ocupación ho-
telera y derrama económica, las
autoridades intentan adecentar el lugar. El
ayuntamiento porteño prohíbe los vidrios
polarizados y anuncia, con ese verbo en
boga, que la Policía Federal “blindará” las
fiestas de abril.
La alcaldía de Altamira decidió cerrar
a las siete de la noche Playa Tesoro, un
destino que ha intentado promover y don-
de espera recibir 70 mil visitantes.
Pero la crisis en el estado no amaina. A
principios de este mes, las secretarías de

E
l

U
n
i
v
e
r
s
a
l

Vivir en Tampico:
HUGO VARGAS
20 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Tampico.indd 20 19/03/11 03:37
almuerzoycafemexicano
la Defensa y de Marina tomaron el con-
trol de la vigilancia de los 19 puertos más
importantes del país, incluidos Tampico y
Altamira, mientras en Tamaulipas sigue
la guerra entre los cárteles, con tiroteos y
el estallido de un coche-bomba en las ins-
talaciones de la Policía Estatal en Ciudad
Victoria, que dejó dos heridos.
Tampico llegó a las primeras planas de
los diarios del país en abril de 2010, cuan-
do la vida literalmente se detuvo: cerraron
los comercios, las calles estaban vacías y
el transporte público, sin pasajeros. El cár-
tel del Golfo publicó un desplegado en la
prensa avisando del toque de queda:
“Este fin de semana respeten el toque de
queda... No salgan. Tenemos orden de de-
fender la plaza de todos los enemigos, noso-
tros no tenemos la culpa de donde se suciten
(sic) las balaceras, somos parte de Tamauli-
pas. No se asusten, nada les va a pasar, todo
es en contra de los zetas no contra la ciuda-
dania (sic). En serio, no tengan miedo, solo
(sic) respeten el toque de queda de este fin de
semana y nadie saldrá herido, sigan su vida
normal, los marinos no vienen por el cartel
(sic), solo (sic) a correr a los zetas.”
En mayo del año pasado Tamaulipas
ocuparía un lugar destacado en la informa-
ción nacional con el asesinato del candida-
to panista a la alcaldía de Valle Hermoso,
Mario Guajardo Varela; y en junio, con el
de Rodolfo Torre Cantú, candidato priista
a la gubernatura.
Ese mismo mes, Humberto Valdez Ri-
chard, secretario de Desarrollo Social, in-
formaba que la pobreza había crecido en
Altamira, Matamoros, Laredo y Reynosa.
Y el 28 de julio, Luis Apperti, presiden-
te de la Asociación de Industriales del Sur
de Tamaulipas, advertía que las empresas
alemanas, estadunidenses, italianas, co-
reanas e indias instaladas en Altamira ana-
lizaban “la posibilidad de cerrar por el cli-
ma de inseguridad”.
Óscar Pérez Inguanzo, alcalde saliente
de Tampico, calculaba en 30% la pérdida de
inversiones por la inseguridad y decía que
hoteles, restaurantes e infraestructura turís-
tica habían sido los rubros más afectados.
La alcaldesa entrante, Magdalena Pera-
za Guerra, aceptaría que su administración
nacía en “un periodo de crisis” y que era “un
momento difícil para gobernar Tampico”.
Tan difícil, que tres integrantes del cabildo
(dos panistas y un priista) no asumieron sus
puestos, pues abandonaron la entidad.
Afuera de la escuela
Es la hora de salida de las escuelas un día
de octubre del año pasado. Laura, de 10
años, sube al vehículo que la llevará a su
casa. Va con otros compañeros cuyas ma-
dres se turnan para recogerlos. Pasan 10
minutos de trayecto cuando se escuchan
las detonaciones y las ráfagas. La señora
al volante reacciona bien y ordena a los ni-
ños tirarse al fondo del auto. Laura obede-
ce llena de pánico.
Las detonaciones siguen durante mi-
nutos que parecen interminables. Luego
todo cesa. Al llegar a casa, con su familia
sentada a la mesa, Laura dice a punto de
soltar el llanto: “¿Puedo contar mi prime-
ra balacera?”.
“La maña”, “aquellos”, se dice aquí
para referirse a las bandas que han puesto
en jaque al puerto. Pero en voz baja, con el
temor de que alguien pueda escuchar. Mu-
chos tampiqueños parecen saber quiénes
son los maleantes, pero a ninguno le pa-
sa por la cabeza acudir a las autoridades.
Al parecer hay consenso en que la si-
tuación tamaulipeca empeoró con la divi-
sión entre el cártel del Golfo y Los Zetas.
Para muchos la escalada de violencia se
inició en el último año de gobierno de To-
más Yarrington.
“Los Zetas se habían tardado en inde-
pendizarse”, dice un periodista tampique-
ño. “Al final se dieron cuenta de que eran
un poder real en el cártel: manejaban el
aparato armado, controlaban muchas de
las rutas de trasiego de droga y Osiel había
cometido el error de ponerlos al frente de
algunas plazas”.
También pareciera mayoritaria la opi-
nión según la cual el cártel del Golfo se
dedica al narcotráfico mientras Los Zetas
han ampliado la gama de negocios e in-
cluyen el secuestro, la extorsión, la pira-
tería... Aunque hay quienes piensan que el
cártel también se dedica a los secuestros.
Como sea, todos esos giros delictivos
han sido tan eficaces que, según datos del
gobierno estatal, entre julio y septiembre
de 2010 habían cerrado más de 3 mil ne-
gocios y al menos 200 empresarios habían
salido de Tamaulipas.
Ante un aparente debilitamiento y fie-
les a su origen paramilitar, Los Zetas han
recurrido a la leva en rancherías del estado.
De todas formas habría un ejército de re-
serva considerable: según el Centro Nacio-
nal de Evaluación para la Educación Supe-
rior, en Tamaulipas hay 150 mil ninis.
La batalla entre grupos del narco se
libra en todo el estado. En el sur por los
puertos de Tampico y Altamira, y en el
norte por las ciudades fronterizas, princi-
palmente Nuevo Laredo, donde pasa 28%
del comercio del Tratado de Libre Comer-
cio: miles y miles de contenedores y trái-
leres diarios.
Pero lo que atemoriza a los tamaulipe-
cos es que el enfrentamiento podría esca-
lar, pues se habla de una ofensiva conjunta
de la Marina, el Ejército, la Policía Federal
e incluso el cártel del Golfo contra Los Ze-
tas en todo el estado. Y Tampico sería un
escenario privilegiado.
La vida ha cambiado para los porteños.
Para la gente madura, por la preocupación
por sus hijos; para los jóvenes, por el dete-
rioro de la vida social; en ambos casos por el
miedo a la muerte. El celular es un artículo
de primera necesidad. Es el medio más rápi-
do para avisar de alguna “fiesta”, como di-
cen aquí para referirse a los tiroteos.
Para los jóvenes la situación es de dra-
ma: cierre de antros, desaparición de es-
pacios enteros –de las decenas de restau-
rantes, bares y cafés que había en la playa
no queda ni uno, y andar por ahí en la no-
che es jugarse la vida–, inseguridad, temor
y rigor de los padres con los horarios. “Mi
hija y sus amigos se desesperan”, afirma
un ama de casa. “Dicen que están perdien-
do los mejores años de su vida”.
Para otros segmentos de la sociedad la
cosa no es mejor. En el centro de la ciudad
sobreviven algunos bares, con clientes de
A
P
Tampico. Territorio del miedo
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 21
Tampico.indd 21 19/03/11 03:37
almuerzoycafemexicano
recursos medios y bajos. Son contados los
lugares abiertos después de medianoche y
algunos de ellos, dicen aquí, son propie-
dad de narcos. Los tables desaparecieron:
las chicas se fueron en busca de mejores
condiciones y las pocas que se quedaron
atienden por teléfono.
La crisis es palpable en todos los ám-
bitos. La Secretaría de Salud y el IMSS
aceptan que 102 médicos especialistas se
fueron del estado. La cámara restaurante-
ra informa que en Tampico cerca de 200
establecimientos cancelaron sus horarios
nocturnos, con un descenso en las ventas
de 40%.
Viajar por carretera, incluso en tramos
cortos, puede costar la vida o el patrimo-
nio. “La manera menos insegura de via-
jar es por autobús y de preferencia de día”,
afirma una trabajadora social del IMSS
que hace una rutina semanal entre Tampi-
co y Ciudad Victoria. Da instrucciones pa-
ra conducir por la ciudad: “No toques el
claxon, no rebases. Los tampiqueños aho-
ra somos muy educados al manejar”, di-
ce con sorna.
Una de las primeras víctimas de una
C
HILPANCINGO, GRO.- Durante los seis
años de la administración de Zefe-
rino Torreblanca Galindo, que con-
cluye este 1 de abril, la confronta-
ción entre bandas de narcotraficantes por
esta plaza hundió a la entidad en una grave
situación de violencia e inseguridad.
Al narcotráfico le bastó este sexenio
para hacer de Acapulco, la Joya del Pacífi-
co, uno de los escenarios más sangrientos
del país. El drama que se vive en el princi-
pal destino turístico de Guerrero sólo pue-
de compararse con el imperante en Ciu-
dad Juárez, Monterrey y Reynosa.
La disputa por las zonas de produc-
ción, trasiego y venta de drogas ha evi-
denciado la ausencia total de autoridad, y
la impunidad con que operan las hordas
de sicarios exhibe la indolencia guberna-
mental, así como la implicación de auto-
ridades civiles y Fuerzas Armadas con el
narcotráfico.
Durante una reunión con miembros de
una asociación civil la mañana del martes
15, el titular de la Secretaría de Seguridad
Pública y Protección Civil (SSPyPC) del es-
tado, Juan Heriberto Salinas Altés, dijo que
el narcotráfico en la entidad se encuentra
fraccionado ante la captura de algunos ca-
pos y operadores, aunque persiste la hege-
monía de tres grupos –no especificó cuá-
les–, y agregó que actualmente Acapulco
es disputado por dos bandas locales.
La primera de ellas, dijo, está formada
por Antonio Barragán, El Melón; Benjamín
Flores, El Padrino, y su jefe de sicarios, el
exagente de la Policía Ministerial de Gue-
rrero Moisés Montero, El Coreano. Bajo
las siglas del Cártel Independiente de Aca-
pulco (Cida), estos sujetos mantienen su
bastión en la zona poniente y la franja tu-
rística de la costera Miguel Alemán.
El segundo grupo se formó a partir de
una escisión del Cida y firma sus narco-
mensajes como La Barredora. Esta banda
es liderada por Heber Jair Sosa Carvajal, El
Cremas, y Cristian Hernández Tarín, El Cris,
hijo del exlugarteniente del cártel de Juárez
Arturo Hernández González, El Chaky, dete-
nido en abril de 2003.
Reportes oficiales consultados por Pro-
ceso indican que su campo de acción abar-
ca la zona conurbada de Acapulco, sobre
todo las colonias populares Emiliano Zapa-
ta, Ciudad Renacimiento, El Coloso, Puerto
Marqués, Luis Donaldo Colosio y La Poza.
Los mismos informes señalan que se
trata de un grupo de sicarios y operadores
locales que formaron parte de la estructu-
ra del narcotraficante Édgar Valdez Villa-
rreal, exlugarteniente del cártel de los Bel-
trán Leyva, y que decidieron conformar el
denominado Cida a partir de la captura de
este capo en agosto pasado. La razón: no
aceptaron el liderazgo que asumió su sue-
gro Carlos Montemayor, El Charro, también
aprehendido en noviembre último.
Llegó “El Chapo”
El punto de quiebre de la organización de
La Barbie en Acapulco, que a principios de
2010 se disputaba la plaza con Héctor Bel-
trán Leyva, El H, a raíz de la muerte de Ar-
turo Beltrán Leyva, El Jefe de Jefes, quedó
marcado por el levantón, en septiembre pa-
sado, de 20 hombres procedentes de Mi-
choacán, 18 de ellos localizados un mes
después en una narcofosa ubicada en la zo-
na rural de este destino de playa.
Los operadores del Cida y del Charro
emprendieron una feroz lucha que dejó una
estela de muertes en este puerto. Por do-
quier aparecían cadáveres con mensajes en
los se acusaban mutuamente de la matanza
de los michoacanos, que sigue sin ser es-
clarecida. Los enfrentamientos culminaron
con la detención del suegro de La Barbie en
un restaurante de la zona de Santa Fe, en la
Ciudad de México.
Desde entonces los integrantes del Cida
asumieron la hegemonía en Acapulco y has-
ta agradecieron al presidente Felipe Calde-
rón, por medio de narcomantas colocadas
en la zona turística, la captura de El Cha-
rro. Sin embargo, ante la falta de acuerdos
para dirigir las operaciones del narcotráfi-
Acapulco: un sexenio de sangre
EZEQUIEL FLORES CONTRERAS
Óscar Alvarado
22 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Tampico.indd 22 19/03/11 03:37
almuerzoycafemexicano
guerra es la verdad. Luego de los atenta-
dos contra algunos diarios en la frontera
y de la reciente muerte de Carlos Alberto
Guajardo, reportero del Expresso de Ma-
tamoros, en el fuego cruzado, los periódi-
cos optan por no abordar el tema.
“Llegan hasta las redacciones de los
diarios y ordenan qué debe publicarse. Y
como sabemos que no hay que jugarle al
héroe, pues obedecemos. ¿Qué otra nos
queda? Son dueños de nuestras vidas”,
asegura un periodista.
“No es él”
Una madrugada del mes pasado, Roberto
despierta sobresaltado por los golpes en la
puerta y el barullo en la casa. No alcanza a
co en Acapulco, hubo una nueva escisión
en el grupo. La ruptura se debió, según
una fuente de seguridad que pidió el ano-
nimato, a que la organización de Joaquín
El Chapo Guzmán decidió apoderarse del
puerto a través de la célula dirigida por El
Cris y El Cremas.
Las pugnas entre estos grupos desa-
tó una nueva ola de violencia en Acapulco
que se agudizó durante las primeras dos
semanas de marzo con la detención de
dos operadores del Cida: Benjamín Flores,
El Padrino, y Moisés Montero, El Coreano.
La madrugada del domingo 6, un gru-
po de agentes federales irrumpió en una
vivienda del fraccionamiento Marroquín,
donde detuvieron, sin un solo disparo, a El
Padrino junto a seis de sus cómplices, en-
tre ellos una mujer joven, indican reportes
oficiales.
Al día siguiente, la SSP emitió un co-
municado para informar que Benjamín
Flores, El Padrino, de 33 años y con estu-
dios de psicología criminal en el extranje-
ro, es presunto responsable de coordinar
y ordenar extorsiones, así como plagios y
homicidios contra integrantes de grupos
antagónicos, además de cooptar a policías
estatales y municipales.
Este sujeto lideraba una red de taxistas
que desempeñaban labores de informan-
tes (halcones), y sus actividades eran re-
portadas directamente a Moisés Montero,
El Coreano, indica el comunicado.
Masacres
De acuerdo con reportes extraoficiales que
Proceso pudo conocer, El Coreano fue
detenido por militares en un operativo rea-
lizado la noche del viernes 11 en la colonia
Progreso. Sin embargo, hasta la fecha no
se ha hecho oficial la captura de este exa-
gente ministerial.
La ofensiva federal contra los operado-
res del Cida produjo una ola de ejecucio-
nes que se concentraron en la zona conur-
bada bajo el control del Cris y El Cremas.
En la semana transcurrida entre el do-
mingo 13 y el jueves 17 se registraron va-
rias balaceras y ataques a viviendas; algu-
nas de ellas fueron quemadas. Esta racha
dejó una treintena de personas ejecuta-
das, encajueladas y descuartizadas. Entre
las víctimas se encuentran tres adolescen-
tes y tres niños de dos, cuatro y seis años,
así como dos mujeres y un policía vial, in-
dican reportes de la SSPyPC.
La mañana del martes 15, un coman-
do armado irrumpió en la colonia Simón
Bolívar, ubicada en la zona conurbada del
puerto, donde desató un infierno. Los re-
portes oficiales indican que el ataque se
dirigió contra tres casas y 10 personas
fueron masacradas.
En uno de esos ataques, la señora Car-
mela Benítez Mejía, de 60 años, y sus dos
nietos de dos y seis años fueron asesina-
dos a mansalva dentro de su domicilio. En
este sitio resultaron heridos una joven y su
bebé de 20 días de nacido.
Ese mismo día, la Secretaría de Gober-
nación (Segob) emitió un comunicado en el
que condenó los ataques y anunció que el
gobierno federal mantendrá el apoyo a las
autoridades locales salientes y entrantes de
Guerrero, y en particular de Acapulco.
Sin embargo, el miércoles 16 fueron
ejecutados tres jóvenes en distintos puntos
de los suburbios de Acapulco. El jueves 17
fueron masacrados al menos cinco perso-
nas: una mujer y su hija de cuatro años fue-
ron encontradas acribilladas dentro de un
auto compacto; un joven encajuelado y otro
ejecutado. Todos estos crímenes fueron co-
metidos en la zona conurbada.
De 2005 a 2010, en Guerrero se re-
gistraron más de 2 mil 719 crímenes rela-
cionados con la delincuencia organizada,
cifra que representa un aumento de mil
730% en la estadística oficial. Tan sólo en
2009 se documentaron 877 crímenes liga-
dos a la delincuencia organizada, mientras
que 2010 cerró con más de 900, indica un
reporte de la SSPyPC.
Salinas Altés informó que en los prime-
ros tres meses de este año fueron asesina-
das 160 personas con el sello del crimen
organizado.
En la actualidad, Guerrero ocupa el
cuarto lugar a nivel nacional en violencia
vinculada al crimen organizado y se le con-
sidera como una de las principales entida-
des productoras de mariguana. También
se encuentra en el primer sitio en la siem-
bra de amapola. O
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 23
Tampico.indd 23 19/03/11 03:37
almuerzoycafemexicano
L
a exhibición de la revista Proceso en
los operativos del gobierno de Felipe
Calderón contra el narco se ha vuelto
una constante. Esta vez la Secretaría
de la Defensa Nacional (Sedena) incluyó dos
ediciones del semanario como parte del ma-
terial asegurado en un campo de entrena-
miento de sicarios en Veracruz.
Por segunda vez en menos de dos años,
integrantes del gabinete de seguridad na-
cional implicaron oficialmente a la revista
con grupos de delincuencia organizada, an-
te la inacción de la Comisión Nacional de los
Derechos Humanos (CNDH).
La acción de la Sedena, que tuvo lugar
el lunes 14, coincidió con la admisión a trá-
mite de la queja presentada por la revista en
contra del Estado mexicano ante la Comi-
sión Interamericana de Derechos Humanos,
por la decisión de la Secretaría de Seguri-
dad Pública (SSP) de vincular al semanario
con La Familia Michoacana.
En agosto de 2009, la dependencia en-
cabezada por Genaro García Luna utilizó
varias ediciones de la revista en la presen-
tación de una célula de ese cártel y difundió
un video en que uno de los detenidos men-
cionaba a Proceso como uno de los recur-
sos con que opera el liderazgo de la banda
delictiva.
Esta vez, la Sedena incurrió en la misma
práctica. Colocó ejemplares de la publica-
ción junto al equipo y material bélico asegu-
rado en el rancho La Leona, en el municipio
Carrillo Puerto, donde según el Ejército ope-
raba un campo de entrenamiento de sica-
rios. El lugar, ubicado en el centro del esta-
do, se encuentra en una de las zonas donde
operan Los Zetas.
A diferencia de la SSP, la Sedena no hi-
zo ninguna referencia directa a Proceso ni a
algún grupo del narcotráfico. Sin embargo,
colocó ejemplares de la revista junto a ar-
mas simuladas de madera, cortas y largas,
siluetas de medio cuerpo de personas como
tiro al blanco y otros implementos, como los
utilizados a principios de la década pasada
por el Ejército Zapatista de Liberación Na-
cional (EZLN) para entrenar a sus fuerzas.
Además del campamento y del cam-
po de tiro, los militares presentaron armas
largas, granadas de mano y de fusil, esto-
pines, un soporte para fusil, aditamentos
lanzagranadas, cartuchos de diversos ca-
libres, cargadores, dispositivos para minas
antipersonales, vehículos,
maniquíes y siluetas para
el campo de tiro.
El Ejército informó tam-
bién del aseguramiento de
“equipo y material diver-
so”, en el que se incluye la
revista Proceso. Los ejem-
plares corresponden a la
edición 1788, del pasado 6
de febrero, cuyo principal
texto de portada se titula
El Sicario, un documental
proscrito en México. La no-
ta se refiere a la película del
cineasta y periodista italia-
no Gianfranco Rosi sobre
la vida de un sicario mexi-
cano. Asimismo, exhibió
un ejemplar de la edición
especial número 32, Los
rostros del narco. Primera
parte, publicada en febre-
ro último.
El mando territorial de la Sedena en El
Lencero, Veracruz, informó a la prensa local
sólo sobre los objetos asegurados como re-
sultado del operativo realizado los días 12 y
13 de marzo pasados por efectivos de la VI
Región Militar y la XXV Zona Militar.
El comunicado de prensa en el que el
Ejército dio a conocer el aseguramiento fue
acompañado de una serie de fotografías. El
mando territorial convocó a los medios y les
permitió tomar sus propias imágenes.
Un día después, la prensa del estado re-
produjo la información con imágenes del
equipo y el material. En algunas de ellas se
aprecian los ejemplares de la revista. Inclu-
so, el periódico Diario de Xalapa describió:
“En el paraje, que lucía solitario, había ve-
hículos que con toda intención fueron cu-
biertos con maleza, se hallaron revistas con
reportajes sobre la vida de los narcotrafican-
tes y sus rostros en la portada”. El periódico
evitó mencionar el nombre del semanario.
Atropello
Al día siguiente de que el Ejército expusiera
a la revista en medio del material de entre-
namiento, el secretario ejecutivo de la Comi-
sión Interamericana de Derechos Humanos
(CIDH), Santiago Cantón, informó a Proce-
so del inicio a trámite de la queja promovi-
Dolo de la Sedena
contra Proceso
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
da por la revista en contra de la decisión del
gobierno de Calderón de presentarla como
parte de sus acciones de “combate integral
al narcotráfico”.
La queja ante el organismo interameri-
cano, registrada en el expediente P-1700-10
México, se presentó el 29 de noviembre pa-
sado luego de que la CNDH desestimara la
queja en contra de García Luna por impli-
car a la revista con una célula de La Familia
Michoacana.
En dos ocasiones consecutivas, el 29
y el 30 de julio de 2009, la SSP relacionó al
semanario con el cártel michoacano luego
de que la Policía Federal (PF) detuviera a un
grupo de presuntos narcotraficantes vincu-
lados con Servando Gómez Martínez, La Tu-
ta, considerado uno de los principales líde-
res de esa organización.
El Profe, como también es conocido, es
además uno de los principales objetivos de
la PF, toda vez que a él se le atribuyen al-
gunas de las bajas más importantes de esa
corporación en Michoacán, que han sido
también de las más significativas en todo el
país.
Según la información difundida por la
SSP, uno de los detenidos aseguró que La
Tuta le pedía que comprara la revista, ade-
más de que cuatro de sus ediciones fueron
presentadas por la dependencia como parte
Foto: AVC Noticias
24 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Tampico.indd 24 19/03/11 03:37
almuerzoycafemexicano
de los recursos con los que opera la orga-
nización delictiva.
A la semana siguiente, Proceso pre-
sentó una queja ante la CNDH al con-
siderar que la dependencia a cargo de
García Luna, uno de los hombres más
cercanos a Calderón, violó los derechos
humanos de los trabajadores y directivos
de la publicación.
“En función de los antecedentes co-
rroborados por organizaciones defen-
soras de periodistas, respecto a las
agresiones a periodistas y medios de co-
municación por parte de diversos grupos
y organizaciones delictivas que se sienten
afectados por alguna publicación, consi-
deramos que la actuación de la autoridad
coloca en un riesgo al personal y a las
instalaciones de la revista”, señaló la pu-
blicación en sus agravios.
La queja se tramitó ante la Quinta Vi-
sitaduría de la CNDH, encargada del pro-
grama de Agravio a Periodistas y Defen-
sores Civiles de Derechos Humanos, pero
después de casi un año, su entonces ti-
tular, Andrés Calero Aguilar, desestimó la
queja al considerar que la revista no debía
sentirse afectada (Proceso 1752).
Para el organismo, la exhibición de la
revista por parte de la SSP fue un mero
“acto de difusión” que no puede conside-
rarse “como un medio indirecto de pre-
sión o censura contra la línea editorial que
maneja la revista”.
La CNDH decidió entonces archivar la
queja y dejó en manos del propio gobierno
de Calderón, a través del Órgano Interno
de Control de la SSP, que investigue si hu-
bo alguna irregularidad.
El organismo, que mantiene bajo re-
serva el expediente de la investigación,
desestimó también un punto de acuerdo
de la Comisión Permanente del Congre-
so de la Unión adoptado por unanimidad
el 19 de agosto de 2009, en el que el Po-
der Legislativo le pidió a García Luna ga-
rantizar “el libre ejercicio de las libertades
de presión y expresión” y evitar actos que
pongan en riesgo a los periodistas.
Los legisladores dijeron que al vincu-
lar a Proceso con La Familia Michoacana
la SSP puede “generar diversas interpre-
taciones que deriven en actos de agresio-
nes hacia los integrantes de la revista”.
Luego de que la CNDH rechazó la
querella, el semanario acudió en noviem-
bre pasado a la CIDH por considerar que
tanto el gobierno de Calderón como el or-
ganismo que encabeza Raúl Plascencia
desestimaron las garantías previstas en
la Declaración Universal de los Derechos
Humanos, el Pacto Internacional de De-
rechos Civiles y Políticos, la Declaración
Americana de Derechos y Deberes del
Hombre y la Declaración de los Principios
sobre la Libertad de Expresión, suscritos
por México. O
incorporarse cuando dos sujetos ya lo en-
cañonan y a golpes e insultos lo sacan de
su casa. Mientras lo suben a la camione-
ta piensa en su mujer y en su hijo de tres
años. Sólo recuerda la hora, las 2:43, en el
despertador eléctrico.
Es llevado a una casa de seguridad don-
de tienen a un sujeto atado de pies y manos.
Lo plantan frente a él y le dicen: “A ver ca-
brón, ¿es este güey?”. El hombre atado, que
ha sido golpeado con saña, fija su mirada
en Roberto. Pasan unos instantes de silen-
cio absoluto. Al fin dice: “No, no es él”. Al-
guien más se adelanta: “Es el tercer cabrón
que te traemos. Te estás pasando…”. Y le
dispara en la cabeza.
Roberto es devuelto a su casa. Lo con-
fundieron con un contador de Los Zetas.
Él y su familia están en terapia y buscan
una oportunidad para salir del puerto.
Los saldos de 2010 son devastadores pa-
ra la entidad. Crisis económica, desaparición
del Estado, violencia, inseguridad y temor.
Tamaulipas está en una situación pre-
caria, que pone en peligro su posición en
la economía nacional. Según el Institu-
to Mexicano para la Competitividad (Im-
co), se ubica en el octavo lugar en la mate-
ria y tiene un ingreso per cápita de 93 mil
740 pesos.
Según ese organismo, sus fortalezas
son una fuerte economía, la mayor densi-
dad de tierras por trabajador, el segundo
estado con menor riesgo de deuda y el ter-
cero con mejor índice de apertura y efecti-
vidad recaudatoria. Su debilidad es una y
muy fuerte: es la tercera entidad con ma-
yor incidencia delictiva: 19 mil 677 delitos
por cada 100 mil habitantes.
Cerca de 35 mil pequeñas y media-
nas empresas de nueve municipios tuvie-
ron pérdidas por 3 mil millones de pesos a
consecuencia de la inseguridad que ha de-
primido el consumo y provocado un éxodo
masivo. De acuerdo con el Inegi, las ven-
tas de esos negocios se han desplomado
40%, lo que afectaría a las 22 mil personas
empleadas en ellas.
Según los censos agropecuarios, en Ta-
maulipas hay 13 mil ranchos de los que, se-
gún el periódico Reforma, han sido aban-
donados unos 3 mil 500.
La Secretaría de Seguridad Pública
y la procuraduría estatal aceptan un au-
mento de 20% en los robos y la Asocia-
ción Mexicana de Instituciones de Segu-
ros (AMIS) asegura que el robo de autos
en Tamaulipas aumentó 102%.
Otros dos balances son contundentes:
la Secretaría de Turismo federal dice que
la inversión en ese renglón disminuyó 77%
en el estado, y José María Leal, rector de
la Universidad Autónoma de Tamaulipas,
afirmaba a finales de 2010 que 2 mil 350
estudiantes extranjeros, en su mayoría de
Estados Unidos y Canadá, han vuelto a sus
países huyendo de la inseguridad.
De acuerdo con Gonzalo Baldit Araujo,
subdirector municipal de Desarrollo Eco-
nómico, el desempleo es de 6.7% en Tam-
pico, por arriba de la media nacional, que
es de 5.8%.
Atención psicológica
Todos estos meses de violencia y caos
han tenido efecto sobre la salud mental de
los tamaulipecos. Según Silvano Martí-
nez Cano, jefe del Departamento de Salud
Mental del estado, la inseguridad ha “des-
quiciado” a los tamaulipecos llenándolos
de miedo, estrés y depresión.
La Secretaría de Salud estatal ha puesto
a disposición del público el servicio de 160
psicólogos que atenderán casos de emer-
gencia. “Aquí no nos hemos enterado de tal
medida”, dice una funcionaria del hospital
psiquiátrico de Tampico.
Los tamaulipecos parecen no engañarse
con el futuro inmediato. Aunque el relevo
de Egidio Torres Cantú –hermano del can-
didato asesinado– ocurrió sin contratiem-
pos, es visto por la mayoría con los atri-
butos apenas necesarios para enfrentar la
crisis. Algunos lo señalan como uno de los
grandes beneficiarios del régimen de Euge-
nio Hernández Torres. Circula con al me-
nos 140 escoltas.
El sondeo del grupo Expresso-La Ra-
zón, Evaluación social y gubernamental
es revelador: la mayoría (54%) cree que
el nuevo será un gobierno mediocre; 21%,
que será incapaz, y 24%, que será bueno.
Respecto de la capacidad del gobernador,
un poco más de la mitad ve aptitudes regu-
lares en Egidio Torres, 20% no le ve nin-
guna y 25.5% cree que sí es capaz de en-
frentar la situación.
A la pregunta de si veían una solución
a la violencia y la inseguridad, 67% cree
que el problema se resolverá, pero que fal-
ta mucho tiempo; 12.5%, que se resolverá
pronto, y 20%, que no se resolverá jamás.
La vida es tenaz. “Procuro seguir con
mis cosas: salgo con los amigos, voy al ci-
ne, corro en la playa”, dice un deportista
porteño. “No quiero decir que no esté te-
meroso. Tomo mis precauciones”.
Es sábado y la playa está concurrida.
En algún lugar cerca del hotel Maeva al-
gunos trabajadores empiezan a descargar
sillas y mesas. Las ordenan con pausa y
al cabo de un rato han instalado una vein-
tena, con manteles azules y blancos, on-
deando al viento, con juegos de copas y
vasos. Al atardecer llegan los invitados y
los novios.
Luego de la ceremonia civil, después
de que la juez los declara marido y mujer,
los recién casados van al mar, se mojan los
pies y conversan. Vuelven sonrientes hacia
la gente. La fiesta, que en otras condicio-
nes hubiese seguido con una lunada, aca-
ba antes del anochecer.
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 25
Tampico.indd 25 19/03/11 03:37
almuerzoycafemexicano
E
l joven estudiante de sociolo-
gía Bernardo Romero Cabani-
llas escuchaba la exposición de
su maestro en el salón de clase de
la Universidad Autónoma de Si-
naloa cuando, de pronto, un des-
conocido que había pedido per-
miso para ingresar al aula se levantó de su
asiento, sacó su pistola y le disparó en cua-
tro ocasiones.
Cayó ensangrentado al piso. Sus compa-
ñeros gritaron, algunos salieron corriendo y
otros quedaron paralizados en sus asien-
tos. Aprovechando el pánico, el desconoci-
do guardó su pistola y se marchó a grandes
zancadas sin que nadie lo persiguiera.
Esto ocurrió el pasado 11 de febrero,
en la Facultad de Historia de esa universi-
dad. Hasta la fecha no se ha encontrado al
sicario. Se supone que el incidente fue un
ajuste de cuentas entre bandas rivales del
narcotráfico.
Rafael López Castañares, secretario ge-
neral de la Asociación Nacional de Univer-
sidades e Instituciones de Educación Su-
perior (ANUIES), comenta que este es un
caso más de la violencia que ya se introdu-
jo a los campus, producto de la guerra con-
tra el narco emprendida por el presidente
Felipe Calderón:
“¡Cada día está peor! Ahora los asesi-
natos se están dando dentro de las aulas.
Los matones ya entran directamente a las
La violencia llegó a
La violencia irrumpió hasta en las aulas de las universida-
des… Ante la ineficacia de autoridades civiles y corpora-
ciones policiacas para contenerla, la Asociación Nacional
de Universidades e Instituciones de Educación Superior
(ANUIES) tomó sus propias medidas: diseñó un manual
para que las comunidades universitarias prevengan y re-
duzcan los riesgos provocados por la guerra calderonista
y los ataques del crimen organizado.
RODRIGO VERA
universidades para acribillar o secuestrar
estudiantes.”
–¿Serán estudiantes vinculados a los
cárteles de la droga? –se le pregunta.
–Lamentablemente, parece que así es,
pues van directo contra un estudiante espe-
cífico, matándolo frente a sus compañeros y
maestros. A las autoridades judiciales les co-
rresponde investigar si existen esos nexos.
En su despacho de la ANUIES –aso-
ciación que aglutina a las 159 universida-
des públicas y privadas más importantes
del país–, López Castañares exclama con
preocupación:
“¡Caray! Los homicidios de estudian-
tes eran sobre todo accidentales. Al prin-
cipio de la guerra contra el narco a nues-
tros jóvenes les tocaban balas perdidas en
algún fuego cruzado, y generalmente eso
ocurría afuera de los campus. Ahora las
cosas cambiaron. La violencia entró a las
universidades.”
las aulas...
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Homenaje a estudiantes juarenses asesinados
26 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Educacion.indd 26 19/03/11 02:03
almuerzoycafemexicano
–¿A partir de cuándo?
–A partir de 2010, después de la muer-
te de los dos estudiantes del Tecnológico
de Monterrey, en la ciudad de Monterrey.
Ese fue el inicio de la escalada. Ahora me
llegan reportes terribles sobre balaceras,
granadazos y bombazos que ocurren a las
afueras y dentro de las universidades.
“Me comentan sobre las esquirlas que
alcanzaron a la directora de una facultad
en Nuevo León, sobre las balaceras en los
campus o sobre los levantones y secues-
tros que se están dando en los estaciona-
mientos de las universidades. Los malean-
tes entran al estacionamiento, esperan al
estudiante, lo sacan de su automóvil y lo
introducen violentamente al vehículo de
ellos. Luego se lo llevan.”
Indefensión
Cada vez con más frecuencia las policías
ingresan a las universidades para capturar
a presuntos narcoestudiantes. Así ocurrió
el 3 de junio pasado, en Mexicali, cuan-
do agentes de la Policía Estatal Preventiva
(PEP) irrumpieron en la Universidad del
Desarrollo Profesional (Unidep).
A bordo de 10 patrullas, los policías
rodearon primero las instalaciones de esa
universidad privada. Luego se metieron
sin orden de cateo. Iban encapuchados y
fuertemente armados. Apuntaban con sus
armas a los aterrados estudiantes. Hasta
que encontraron al estudiante de derecho
Roberto Carlos Morayla Medina, a quien
capturaron por sus presuntos vínculos con
el narcotráfico.
López Castañares señala:
“Ni la policía, el Ejército o los sicarios
del narco deben entrar a las universidades,
pues son un espacio académico para el estu-
dio y la formación de los jóvenes. No que-
remos gente con armas que pueda provocar
balaceras. Los estudiantes quedarían inde-
fensos, a menos que se defiendan a librazos.
Ni siquiera van armados los guardias de se-
guridad de las universidades, porque su fun-
ción no es repeler ese tipo de ataques.”
–¿Cuáles son las universidades más
peligrosas del país?
–Las de Nuevo León, Tamaulipas, Si-
naloa, Durango, Chihuahua, Michoacán,
Morelos y, últimamente, algunas universi-
dades de la ciudad de Guadalajara. Entre el
alumnado de esas instituciones se han dado
muchas muertes, no sabemos cuántas por-
que carecemos de estadísticas al respecto.
Sin embargo, hay algunos intentos por
llevar ese registro. En marzo del año pa-
sado, Gloria Ramírez, investigadora de la
UNAM y titular de la Academia Mexicana
de Derechos Humanos, informó que, has-
ta esa fecha, la violencia había arrojado un
saldo de 55 estudiantes y nueve profesores
muertos en el estado de Chihuahua. Para
atender estos y otros casos, algunas orga-
nizaciones ya proponen crear un ombuds-
man de la educación.
Muchos de esos crímenes –en Chihua-
hua y otros estados– ocurren afuera de las
universidades, como pasó con los asesinatos,
perpetrados en Torreón, de Mauricio Alber-
to Murra Valdez y Roberto Damián Cepeda
Esparza, ambos estudiantes del campus La-
guna del Instituto Tecnológico de Estudios
Superiores de Monterrey (ITESM). Unos
desconocidos los asesinaron mientras esta-
ban en un bar, en mayo pasado.
Ese mismo mes, a las afueras de un cen-
tro comercial de Gómez Palacio, Duran-
go, aparecieron decapitados los cuerpos de
cuatro estudiantes de distintas universida-
des laguneras: Juan Jaramillo Montes, Paul
Michell España, Abraham Alvarado Her-
nández y Cristian Guillermo Méndez.
Parálisis
En la sonada matanza de Villas de Salvár-
car, ocurrida a principios del año pasado,
en Ciudad Juárez, los 15 jóvenes masacra-
dos eran también estudiantes. La mayoría
cursaba educación media. Sólo uno de ellos
era universitario, Marcos Piña Dávila, es-
tudiante de relaciones internacionales en la
Universidad Autónoma de Ciudad Juárez
(UACJ). A todos ellos, el presidente Calde-
rón los acusó de estar involucrados con el
crimen organizado.
Otros estudiantes han logrado sobrevi-
vir a las balas casi de milagro, como sucedió
con José Darío Álvarez Orrantía, de 19 años,
alumno de la UACJ. En octubre del año pa-
sado, agentes de la Policía Federal dispa-
raron contra él mientras participaba en una
manifestación en Ciudad Juárez que pedía el
cese a la violencia. Dos balas de alto poder le
dieron en el abdomen y le sacaron las vísce-
ras. El estudiante fue trasladado al Hospital
General, donde se le salvó la vida. Su univer-
sidad interpuso una demanda por el delito de
homicidio en grado de tentativa.
López Castañares sostiene que los jó-
venes son un grupo “muy vulnerable” a
los embates del crimen organizado, de ahí
que las universidades en las que estudian
también se vean afectadas.
“La policía o los carteles de la droga no
atacan a la universidad como institución en
sí. Incursionan en sus planteles porque son
un espacio de población juvenil, un gru-
po muy vulnerable en esta guerra contra el
narcotráfico”, explica.
–¿El quehacer académico se ve afecta-
do por la violencia en las universidades?
–¡Muchísimo! ¡Muchísimo! Y le pon-
go un ejemplo. Para nosotros es fundamen-
tal la movilidad estudiantil, que los jóvenes
de una universidad vayan a otras para inter-
cambiar experiencias y adquirir otra visión
de las cosas. Pero ahora los chavos tienen
mucho miedo de salir. Y las autoridades
h
i
s
t
o
r
i
a
.
u
a
s
n
e
t
.
m
x
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 27
Educacion.indd 27 19/03/11 02:03
almuerzoycafemexicano
Z
ACATECAS, ZAC.- “Fui despojada de to-
do lo que traía conmigo. Fui ultrajada
verbal y físicamente, amenazada con
un arma de fuego. Me sentí desfallecer
cuando me llevaron por caminos vecinales
y me dejaron tirada y amordazada en pleno
monte. Sólo quien ha vivido esta situación
sabe el terrible daño que ocasiona; cambió
mi vida y la de mi familia por completo”.
La historia de una profesora es una de las
nueve que el jueves 3 les narraron integrantes
de la Sección 34 del Sindicato Nacional de
Trabajadores de la Educación a ocho de los
30 diputados estatales. Sólo ellos respondie-
ron a la convocatoria del sindicato, que pro-
testó por la violencia que se ha extendido en
esta entidad en los últimos tres años.
La mujer contó que el 4 de octubre pa-
sado, cuando se dirigía en su automóvil a la
escuela donde trabaja, fue interceptada en
la carretera federal Zacatecas-San Luis Po-
tosí por hombres armados. Además de vio-
lentarla emocional y sexualmente, le quita-
ron el auto, dinero, tarjetas, teléfono celular,
una videocámara, su ropa y las joyas, para
luego abandonarla en un camino vecinal.
“No sólo me quitaron mis bienes mate-
riales y sobregiraron mis tarjetas. También
me fue arrancada mi tranquilidad, mi liber-
tad. A la fecha no he podido recuperarme ni
emocional ni económicamente”, dijo.
Aun después, los delincuentes no la de-
jaban en paz: “Al mes forzaron la chapa de
mi domicilio, me robaron pertenencias co-
mo ropa, aparatos… Afortunadamente me
encontraba en mi trabajo”. En ambos casos
presentó denuncias, pero entonces conoció
el infierno de los inacabables trámites bu-
rocráticos, de los cuales “hasta la fecha no
hay ninguna respuesta”.
Ese jueves los maestros, encabezados
por el secretario general de la Sección 34, Pe-
dro Padilla González, realizaron una marcha
para exigir que cesen los actos de violencia y
entregaron un manifiesto dirigido al Consejo
Estatal de Seguridad, con cuyos integrantes
tenían previsto reunirse ese día. Sin embargo,
el encuentro fue pospuesto indefinidamente.
En su documento, los profesores denun-
cian que han sufrido extorsiones, plagios y
robos, sobre todo en algunos tramos de las
carreteras federales que carecen de vigilan-
cia y los cuales utilizan para llegar a su traba-
jo en las comunidades. Entre esos lugares de
riesgo citan las vías que conducen a muni-
cipios limítrofes de Zacatecas con Coahuila,
Durango, Nayarit, Jalisco y San Luis Potosí.
Citan al Instituto de Estudios sobre la
Inseguridad Pública para describir “cómo
la tasa delincuencial en nuestra entidad,
en muy pocos años, pasó de 3 mil delitos
por cada 100 mil habitantes, a más de 6 mil
300”. Atribuyen tal situación a que gobier-
nos anteriores no aplicaron políticas eficien-
tes para prevenir el delito.
Por ese motivo solicitaron el patrullaje
permanente del Ejército y la reinstalación de
retenes militares y policiacos en los tramos
peligrosos, así como el apoyo de los legis-
ladores para crear una alarma ciudadana,
nuevos programas de reacción rápida y más
seguridad en las escuelas.
Especialmente solicitaron que se insta-
le una fiscalía especial de atención a traba-
jadores de la educación víctimas de la de-
lincuencia organizada, pues el número de
afectados “ha ido en aumento en forma alar-
mante”. En la reunión con los diputados pre-
sentaron otros testimonios:
“A mediados de septiembre de 2008, el
esposo de una maestra fue secuestrado. Se
pagó el rescate, y a más de dos años no se
sabe nada de él. Pocos días después, el hijo
de un trabajador de la Sección 34 fue levan-
tado en medio de una balacera, dicen que
por una equivocación. El papá sigue bus-
cándolo y no sabe nada de él”.
Zacatecas: enseñar con miedo
VERÓNICA ESPINOSA
universitarias sopesan los riesgos. Esa mo-
vilidad se está acabando. Sobre todo, quie-
nes habían ido a las peligrosas universida-
des del norte del país ya se regresaron a sus
universidades de origen.
“Lo mismo pasa con los estudiantes de
universidades extranjeras que venían a las
de México por algún tiempo. En sus paí-
ses ya les están diciendo que no vengan
porque les pueden dar un balazo. Para no
exponer sus vidas, mejor se quedan allá.
Todo esto empobrece mucho nuestra vida
académica.
“En Tamaulipas, las cosas han llegado
a tal extremo, que los rectores y otras auto-
ridades universitarias ya ni siquiera se atre-
ven a viajar por carretera, porque los asal-
tan y les quitan sus vehículos. Esto provocó
la supresión de reuniones y de intercam-
bios académicos. En el norte del país, el te-
mor ha incrementado la llamada educación
a distancia.”
Al igual que las escuelas de educación
básica y media, también las universida-
des suspenden clases ante los rumores de
supuestos enfrentamientos. Por ejemplo,
la Universidad Autónoma de Tamaulipas
(UAT) ha cancelado sus labores por psico-
sis colectivas, ocasionadas por narcoman-
tas que anuncian incursiones armadas.
Los académicos extranjeros no escapan
al peligro. El pasado 11 de marzo, en Ciu-
dad Juárez, un comando armado secuestró
a una doctora en arqueología, de origen es-
tadunidense, cuyo nombre no se dio a co-
nocer para proteger su integridad física. La
Universidad del Norte de Arizona (NAU,
por sus siglas en inglés), donde labora la
profesionista, informó escuetamente del
secuestro.
La desaparición de la joven Adriana
Morlett también sacudió a la comunidad
universitaria. Estudiante de arquitectura
en la UNAM, Morlett, de 22 años, desapa-
reció desde el pasado 6 de septiembre. Na-
da se sabe de su paradero, pese a las mani-
festaciones estudiantiles frente a la Torre
de Rectoría.
Manual de sobrevivencia
El problema en México es más grave inclu-
so que en Colombia, donde la lucha con-
tra el narcotráfico no afectó a su comuni-
dad académica, según dijo Gilberto Giraldo
Buitraso, rector del Politécnico Colombia-
no Jaime Isaza. “El tema para nosotros fe-
lizmente no llegó a las universidades”, ase-
guró Giraldo en un encuentro de rectores
celebrado en Guadalajara en junio pasado.
Presionada por esta gravísima situación
de violencia e inseguridad en las aulas, y
por varios rectores que ya le piden tomar
medidas, la ANUIES acaba de elaborar un
manual de seguridad que será aplicado en
las universidades del país.
López Castañares toma el manual de la
mesa circular frente a la que está sentado.
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
López Castañares. Alerta
28 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Educacion.indd 28 19/03/11 02:03
almuerzoycafemexicano
Otro: “Yo soy víctima directa de la agre-
sión de un fulano que se sube al auto y se
hace llamar de la última letra; me amenaza
con una navaja y me toma prisionero por un
momento. La decisión era vivir o arriesgarse
a dejar de vivir y enfrentarlo”.
Uno más: “En nuestra región de Som-
brerete ya se han suspendido clases por es-
ta situación. En Agua Zarca ya hubo enfren-
tamientos y pérdidas que lamentar. Ya hubo
maestros levantados que no aparecen. La
pregunta es: ¿quién sigue?”.
Y no faltó un maestro que reclamara el
desaire de los diputados:
“Estoy desilusionado. Esperaba encontrar,
si no a todos, sí a la mayoría de los diputados,
los representantes del pueblo. Hoy los maes-
tros tuvimos el valor de venir. En carne propia
he vivido el secuestro, y posteriormente el de
mis hermanos: en el pasado mes de septiem-
bre fueron secuestrados y golpeados brutal-
mente, tuve que ir a rescatarlos a medianoche.
Qué importa lo que se pagó, si lo que importa-
ba era que me los regresaran vivos.”
Desbandada de maestros
En entrevista, el secretario seccional Padilla
González dice que tiene un expediente de al
menos 50 casos de ataques a sus compa-
ñeros en el estado. Ahí se menciona a dos
maestros desaparecidos desde hace me-
ses, uno de Fresnillo y otro de la capital. El
archivo también incluye denuncias de profe-
sores torturados.
“Este expediente lo recabamos a partir
del testimonio de compañeros que se han
acercado conmigo, porque otros tienen mu-
cho miedo y no quieren hablar. A algunos los
hemos tenido que ayudar con psicólogo”,
explica.
Algunos funcionarios estatales pien-
san que la marcha por la paz y el encuentro
con diputados sólo son “grillas” de los pro-
fesores sindicalizados, pero Padilla Gonzá-
lez recuerda que el secretario de Educación
y Cultura del Estado, Marco Vinicio Flores
Chávez, admitió el año pasado que se ente-
ró de las amenazas contra el gremio.
A principios de diciembre de 2010, Flo-
res Chávez declaró a la prensa local que se
habían detectado en algunas localidades
mantas en las que grupos del crimen organi-
zado exigían a los profesores la mitad de su
aguinaldo.
Por eso “se intenta que el 100% del pa-
go de aguinaldo sea electrónico; sin embar-
go, en los límites y regiones del estado, tal
es el caso de Pinos y Concepción del Oro,
no tienen acceso a instituciones bancarias y
para ellos se implementará otro mecanismo
de pago”, dijo esa vez el funcionario.
Desde finales de 2008, el Movimien-
to Democrático Magisterial y otras orga-
nizaciones afines denunciaron que varios
de sus compañeros fueron secuestra-
dos y asesinados en Zacatecas. En un mi-
tin de esa corriente, el dirigente local José
Luis Figueroa Rangel habló de al menos 10
maestros plagiados y dos asesinados por
esas fechas, uno de ellos en el municipio
de Loreto.
En enero pasado, el secretario Flores
Chávez informó que, ante la ola de violencia
que se desató desde finales de 2010 en la
región de los cañones, profesores de Jalpa,
Juchipila, Tabasco, Apozol, Huanusco, Mez-
quital del Oro y Moyahua solicitaron su cam-
bio de adscripción.
El titular de Educación y Cultura anticipó
que negaría los cambios y pidió a los maes-
tros “que no abandonen las plazas y atien-
dan a los educandos”, como publicó el 28
de enero el semanario Información joven en
su portal en internet.
El líder de la Sección 34 del SNTE cuen-
ta que organizó el reclamo público después
de recorrer las 18 delegaciones del sindica-
to en la entidad, entre octubre y noviembre
pasados.
“Nos contaban lo que estaban viviendo
y nos preguntaban qué haríamos. ¿Pero no-
sotros qué podemos hacer?” O
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 29
Educacion.indd 29 19/03/11 02:03
almuerzoycafemexicano
El asesinato olvidado
ARTURO RODRÍGUEZ
E
n enero de 2010, el estudiante de psi-
cología de la UNAM Víctor Castro San-
tillán –quien tenía promedio de exce-
lencia– decidió cursar un semestre de
intercambio en la Universidad Autónoma de
Nuevo León (UANL).
Víctor fue asesinado a golpes entre el 20
y el 21 de abril de 2010. Desapareció de la
Facultad de Psicología y su cuerpo amaneció
en un paraje despoblado de la zona urbana,
entre los patios de la ferrocarrilera Kansas Ci-
ty Southern y el campus de la UANL.
La primera reacción de la Procuradu-
ría General de Justicia (PGJ) de Nuevo León
fue identificarlo como narcomenudista. La
UANL ni siquiera expresó sus condolencias
y evitó condenar el crimen, que se hizo pú-
blico varios días después cuando desde la
UNAM el rector José Narro Robles reprobó
lo ocurrido y exigió una investigación.
En septiembre pasado, la PGJ presentó
a otro estudiante de psicología de la UANL,
Marcelo Laguarda Dávila, como autor intelec-
tual del crimen. La fiscalía dijo que éste confe-
só haber pagado para que mataran a Víctor.
Originario de Ramos Arizpe, Coahuila, hijo
del empresario hotelero y político panista Al-
fonso Laguarda, el joven estudió en España,
donde conoció a la francesa Justine Ple ssard,
quien decidió seguirlo y vino a la UANL.
Marcelo sostenía una relación sentimen-
tal con Justine pero ella lo dejó y se hizo no-
via de Víctor.
Posible móvil pasional
Durante casi un año, los padres de Víctor,
Vicente Castro y Sofía Santillán, ambos psi-
cólogos, han peregrinado en busca de justi-
cia. “Decidí vivir mi duelo exigiendo justicia;
hasta que la consiga no descansaré”, dice la
señora Santillán.
Cuando el caso acaparó la atención me-
diática, el agente del Ministerio Público Re-
né Morales y el juez segundo penal, Marco
Antonio Rodríguez, que procesa a Marcelo,
los atendieron con esmero. Hoy ni siquiera
les toman las llamadas.
La madre de Víctor investigó por su cuenta
y desde el principio advirtió a las autoridades
que los asesinos estaban dentro de la UANL,
lo que el rector Jesús Ancer descalificó.
En entrevista con Proceso, los padres
del muchacho asesinado ven cómo el caso
se tambalea a pesar de las pruebas que se
han conseguido y que incluyen una lista de
llamadas entre los implicados a la hora de la
desaparición de Víctor.
Entre Marcelo Laguarda, el estudiante
Fernando Argüello y otras jóvenes identifica-
das como Bechy, Zelma y la propia Ple ssard,
hubo llamadas telefónicas a la hora de la des-
aparición de Víctor. Hasta ahora no han sido
investigadas.
De acuerdo con su confesión, Laguarda
había mandado matar a otro estudiante, Ro-
gelio Saavedra, pero no le alcanzó el dinero
para pagarle a los ejecutores, presuntamen-
te unos zetas. Le pedían 6 mil pesos por los
dos asesinatos.
Pieza clave en la investigación, la fran-
cesa Justine Plessard salió de México dos
días después del homicidio de Víctor. A soli-
citud de la PGJ, la joven declaró ante la po-
licía francesa el 19 de septiembre. Proceso
tiene copia de su declaración.
Se le pregunta si conocía a Víctor y qué
tipo de relación tenían. La joven admite ha-
berlo conocido. Precisa que en Monterrey
había vivido con Marcelo y que en enero (de
2010) terminaron su relación sentimental.
“En enero llegó un nuevo grupo de es-
tudiantes extranjeros a la Facultad de Psi-
cología. Me acerqué a ese grupo del que
Víctor formaba parte. Hasta marzo, Víctor
era un muy buen amigo, pero a partir de
ese mes la situación cambió y comenza-
mos una relación íntima que terminó brutal-
mente con su muerte”, agregó en su decla-
ración ante las autoridades galas.
Según Justine, la última vez que lo vio
fue la noche del 20 de abril. Y lo describió
con las prendas con las que fue encontrado
dos días después:
“Llevaba puesta una playera gris con es-
tampado rojo y negro, una sudadera Adidas
roja y negra, un pantalón de mezclilla azul
claro, zapatos negros y en las manos lleva-
ba un libro de Freud.”
Justine afirma que la noche del 21 de
abril fue a un concierto donde también esta-
ba Marcelo. Ahí supo que Víctor no apare-
cía y Marcelo se ofreció a llevarla a buscar-
lo. “En su carro me di cuenta de que estaba
muy nervioso y que hablaba sólo para decir
cosas estúpidas”, declaró la joven.
Se le preguntó a Justine qué le inspiraba
la detención de Marcelo.
“No me sorprende, pues entre más pa-
saba el tiempo más preguntas me hacía. No
sé si Marcelo haya sido capaz de matar con
sus propias manos o de pagar a alguien pa-
ra matar. Lo que sí sé es que puede estar
implicado en el asesinato de Víctor.”
Otros implicados
El pasado 23 de febrero, policías estatales
capturaron en Monterrey a cuatro jóvenes,
entre ellos una mujer, que tenían armas, dro-
gas, dinero y un vehículo robado. El grupo
se dedicaba a la venta de estupefacientes y
al cobro de cuotas de protección.
Viajaban en un auto con placas de Nue-
vo León y que tenía reporte de robo en Mon-
terrey. La descripción del vehículo coincidía
con uno desde el que ya habían asaltado a
Justine, Víctor y otro compañero.
Los detenidos eran los narcomenudistas
Candy Rebeca Ovalle Villarreal, Becky; Da-
río Enrique Huerta Sosa; Fidel Eduardo Már-
quez Salazar El Pilo, y Fernando Guzmán
Escalante, conocido como El Gordo o El
Cuello; éste y Becky son investigados tam-
bién por el asesinato de Víctor.
Los padres de Víctor creen que el asesi-
nato de su hijo podría quedar impune pues
hasta el momento los estudiantes enlista-
dos como testigos por la fiscalía no han sido
llamados a declarar y además cambiaron al
personal de la investigación hace unos me-
ses. Los recién llegados admiten que no tie-
nen idea del caso.
Por su parte, la defensa de Marcelo La-
guarda intenta demostrar con base en dictá-
menes médicos que la declaración rendida
por el joven se hizo bajo tortura; de lograrlo,
en breve podría quedar en libertad.
El matrimonio ha enviado decenas de
cartas a Felipe Calderón y a su esposa Mar-
garita Zavala; al gobernador de Nuevo León,
Rodrigo Medina; al rector de la UANL. Aún
espera las respuestas. O
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
30 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Educacion.indd 30 19/03/11 02:03
almuerzoycafemexicano
Son 77 páginas engargoladas. Las muestra
con satisfacción, y comenta:
“El objetivo de este manual de segu-
ridad es garantizar, dentro de los recintos
universitarios, la integridad física y psico-
lógica de alumnos, maestros, empleados
administrativos y demás trabajadores.”
–¿Será un manual único para todas las
universidades?
–Sí, único. Y lo repartiremos gratuita-
mente a todas las universidades en cuanto
esté listo, pues por el momento lo enviamos
a la Secretaría de Seguridad Pública fede-
ral, para que lo revise y nos haga sus co-
mentarios y sugerencias. Sólo falta afinar-
lo. A mediados de abril empezará a circular.
“Al manual se incorporaron las expe-
riencias de algunas universidades que, de
manera independiente, empezaron a tomar
sus propias medidas de seguridad para en-
frentar la violencia actual.”
López Castañares se refiere a institu-
ciones como el Tecnológico de Monterrey,
la Universidad Autónoma de Guanajuato
o la Universidad Autónoma de Zacatecas,
que ya tienen sus manuales y llevan meses
aplicando medidas de seguridad.
Agrega el dirigente de la ANUIES que
el manual contiene un diagnóstico de la
situación y, en otro apartado, una lista de
medidas preventivas, así como de las ac-
ciones a tomar ante situaciones de riesgo.
Las universidades mexicanas –reco-
mienda el manual– deben implementar
sistemas de credencialización, bitácora de
visitantes, sistemas de control de acceso y
de salidas, un directorio telefónico con nú-
meros internos de emergencia, equipos de
vigilancia, mejoramiento en el alumbrado
interno y externo, así como autobuses que
transporten al alumnado a lugares seguros
cerca de sus casas.
También recomienda realizar simula-
cros, charlas sobre seguridad o difusión
de información en esa materia, con el fin
de crear una “cultura de la participación”
para afrontar colectivamente cualquier
eventualidad.
Abunda López Castañares:
“Ante un tiroteo, es muy importante que
los estudiantes se tiren al piso, pues quedar-
se parados o correr los hace un blanco más
fácil para las balas. También deben detec-
tar con rapidez en qué lugar se encuentran.
Es muy distinto estar en la biblioteca, don-
de sólo hay libros y computadoras, a estar
en un laboratorio donde hay tanques de oxí-
geno, de gas o de nitrógeno. Una balacera
en estos lugares puede ocasionar tremendas
explosiones.”
–¿Y cómo se mejorará el control del
acceso?
–Mediante la credencialización, co-
sa que ya hacen muchas universidades pri-
vadas. Nada le cuesta al joven mostrar su
credencial de alumno, ni al visitante mos-
trar su identificación oficial. Así ya no se-
rá tan fácil entrar a matar. Tenemos que sa-
ber quién entra, a dónde va y a quién busca.
“Muchos estudiantes nos comentan:
‘Salimos de noche, corremos peligro’.
Bueno, por eso el manual recomienda me-
jorar el alumbrado y tener autobuses que
lleven al estudiante, no directamente a su
casa, pero sí a lugares céntricos y seguros.
“Otro grave problema son los loca-
les externos a las universidades donde se
vende, por ejemplo, alcohol. Aquí debe-
mos coordinarnos con las autoridades lo-
cales para que muevan a otro espacio esos
comercios. No queremos que los jóvenes
caigan en las adicciones.”
–¿Les darán armamento a los guardias
de las universidades para que puedan re-
peler una agresión?
–No, eso no lo haremos. Nuestros guar-
dias deben seguir desarmados, porque es-
tán para vigilar y procurar que no haya ro-
bos de bolsos o laptops, o para evitar algún
tipo de abuso sexual que pueda darse en los
campus. Si les damos armas, hay el riesgo
de que empiecen a disparar contra los pro-
pios estudiantes. Esa medida quedó des-
cartada en el manual, lo mismo que la ins-
talación de detectores de metales, pues no
podemos estar revisando mochila por mo-
chila a los alumnos.
–¿Qué harán con los hijos de los ca-
pos que ingresan a las universidades?
–En primer lugar, desconocemos
quiénes son, y en segundo, no pode-
mos negarle la educación a nadie.
Sería una discriminación aberrante.
No estamos en Estados Unidos, don-
de a los migrantes ilegales se les im-
pide acceder a la educación.
López Castañares considera que
la falta de recursos económicos de
las universidades mexicanas es un
serio obstáculo para la aplicación del
manual de seguridad de la ANUIES:
“Las universidades públicas atra-
viesan por una grave crisis económi-
ca. Cada año nos estamos pelean-
do para que se aumente el raquítico
presupuesto a la educación superior.
Ahora la violencia agravó la situa-
ción. Y se necesitan urgentes recur-
sos para enfrentarla.”
Sin embargo, comenta que algu-
nas universidades, a costa de grandes
esfuerzos, han aumentado sus partidas
presupuestales destinadas a seguridad.
Es el caso del Instituto Politécni-
co Nacional, que ya incrementó en
20% ese gasto. La UACJ, según in-
formó su rector, Jorge Mario Quin-
tana, este año incrementó en 200%
su presupuesto en el rubro. Mien-
tras que la Universidad de Morelos
lo elevó en 100%.
“Las universidades están haciendo
descomunales esfuerzos para proteger
la vida y la integridad física de sus jó-
venes. Es un gasto prioritario que no debe
desdeñarse. En la ANUIES, en cuyas uni-
versidades estudia 83% de la matrícula na-
cional, también estamos buscando recursos
para seguridad.”
–¿Qué puertas ha tocado usted?
–Primero acudimos a la Secretaría de
Educación Pública. Ahí nos dijeron que
lo lamentaban mucho, pero que no tenían
recursos para ese rubro. Nos mandaron a
la Secretaría de Hacienda, donde también
nos dijeron que no podían apoyar a las uni-
versidades. Actualmente estamos en pláti-
cas con la Secretaría de Gobernación, que
promete apoyarnos indirectamente, a tra-
vés de recursos destinados a los munici-
pios. Seguiremos tocando puertas.
–¿Cuál es la postura de la ANUIES an-
te la actual guerra contra el narco empren-
dida por el gobierno federal?
–Como universidades, sostenemos que
a través de la educación podemos resolver
ese y muchos otros problemas. Pero necesi-
tamos que el gobierno nos explique el por-
qué de su guerra. Ya estamos cansados de
tanta violencia y muerte. Nos hemos reuni-
do con el presidente Calderón y con otros
de sus funcionarios, y les hemos dicho en
corto: “Oigan, ya bájenle”.
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Morlett. Desaparecida
NARCOTRÁFI CO

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 31
Educacion.indd 31 19/03/11 02:03
almuerzoycafemexicano
32 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
ROSALÍA VERGARA
Desde hace meses toda la actividad legislativa tie-
ne cola preelectoral. No es distinto el caso de la re-
forma laboral que el PRI presentó el jueves 10 y que
con el PAN intentó aprobar el jueves 17. Expertos
laboralistas explican que con ella los priistas quie-
ren ganarse los favores electorales de las cúpulas
empresariales al reducir al mínimo los derechos
de los trabajadores, y se ratifica que en los temas
importantes son los verdaderos aliados de Acción
Nacional.
C
on el fin de complacer al Con-
sejo Coordinador Empresarial
(CCE) y obtener su apoyo para
recuperar la Presidencia de la
República en 2012, el PRI reo-
rientó la reforma laboral que
sus diputados presentaron en el Congreso
para favorecer a los patrones, señalan los
abogados Arturo Alcalde y Manuel Fuen-
tes, así como la investigadora Graciela
Bensusán.
Académica de la Universidad Autóno-
ma Metropolitana, Bensusán considera que
este “acto de complacencia” priista bene-
ficia igualmente al PAN, que desde hace
10 años busca modificar la Ley Federal del
Trabajo para flexibilizar las obligaciones
de los empresarios hacia sus empleados.
Tanto el PRI como el PAN intentaron
aprobar el dictamen sobre la iniciativa en
la sesión del jueves 17 en San Lázaro, para
después someterlo a la votación del pleno,
pero fracasaron por la presión del PRD y el
PT. Sin embargo, se prevé que la maniobra
culmine antes del 30 de abril con el voto de
los 237 diputados priistas y los 142 panistas.
La fracción priista presentó su primer
proyecto de reforma el 15 de diciembre pasa-
do en la Cámara de Diputados, con el aval de
la Confederación de Trabajadores de México
(CTM), el Congreso del Trabajo (CT) y la
Confederación Revolucionaria de Obreros y
Campesinos (CROC). En ese documento se
rechazaba toda medida que pusiera en riesgo
las conquistas de los trabajadores, afectara los
derechos laborales y pretendiera fiscalizar a
los sindicatos, vulnerando su autonomía y su
organización interna.
Tampoco incluía cancelar el derecho a
la contratación colectiva, condicionar la so-
licitud de huelga, aceptar el despido injusti-
ficado, avalar la subcontratación mediante el
outsourcing, aprobar el trabajo por hora ni
permitir los periodos de prueba.
En resumen, aquel proyecto no impli-
caba legalizar la violación de los derechos
laborales en beneficio del patrón, como sí
se hace en la nueva reforma laboral que el
mismo partido presentó el 10 de marzo y
que está en vísperas de aprobarse. El giro
que se dio en esos tres meses fue negocia-
do por los diputados priistas con el CCE,
algunos sectores de la CTM y la Secretaría
del Trabajo y Previsión Social (STPS).
El grupo de negociadores del CCE está
integrado por los abogados Jorge del Regil,
de Baker & Mckenzie Abogados; Virgilio
Mena, del Grupo Monterrey y presidente
de la Junta Federal de Conciliación y Arbi-
traje (JFCA) en el sexenio de Vicente Fox;
Tomás Natividad, de la Coparmex, así co-
mo Octavio Carvajal y Fernando Illanes, de
la Confederación de Cámaras Nacionales
de Comercio (Concanaco).
A la CTM la representaron en estos
acuerdos Carlos Aceves del Olmo, presi-
dente de la Comisión de Trabajo y Previsión
Social del Senado, y su equivalente en la Cá-
mara de Diputados, Tereso Medina, quien a
decir de los laboralistas entrevistados “es el
verdadero dirigente” de la central obrera.
Para Arturo Alcalde, los diputados del
PRI ni siquiera se dan cuenta de que esta
reforma representa “la muerte del derecho
al trabajo”. Agrega que “se ve clara la ma-
no de los empresarios como coautores de
la iniciativa” y, de hecho, la considera más
favorable a los patrones que la presentada
por el PAN el 18 de marzo de 2010.
Y aunque los priistas se basaron en
esta última, le quitaron las propuestas que
ellos mismos le hicieron en aquella oca-
sión: mejorar las condiciones de trabajo,
reducir la jornada máxima, incrementar la
prima de antigüedad, mejorar el régimen
servir al patrón
El PRI y PAN, para
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a

trabajo 1794.indd 32 19/03/11 03:25
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 33
TRABAJO
de vacaciones, suprimir la toma de nota y
obligar a las dirigencias sindicales a ren-
dirles cuentas a sus agremiados.
De todo esto “no dejaron nada”, afirma
Alcalde; en lugar de eso, los legisladores
negociaron con la CTM, el CT y la CROC
conservar el esquema de corrupción y
control gremial a cambio de satisfacer las
prioridades de los empresarios.
Entre éstas se encuentra el artículo
15 bis, que avala el trabajo en régimen
de subcontratación u outsourcing sin las
garantías elementales para evitar el abuso
de esta figura, que a decir del abogado la-
boralista ha provocado desigualdad y re-
ducción de salarios, así como simulación
e indefensión en el empleo.
“La visión empresarial resulta eviden-
te cuando se compara con la propuesta de
hace tres meses del propio PRI, que incluía
las figuras de fraude laboral, la interven-
ción de la inspección en el trabajo y el ca-
rácter doloso de la subcontratación. Todo
ello se suprimió”, indica Alcalde.
El sesgo patronal del proyecto se acen-
túa al proponer que se limite la generación
de salarios caídos a 12 meses. De esta ma-
nera, los trabajadores despedidos injus-
tificadamente pagarán la tardanza de los
juzgados en los procesos laborales.
El PRI criticó esta parte de la iniciati-
va panista porque dejaba al trabajador en
la indefensión, pero ahora la incluye en el
artículo 48 de su propuesta. Alcalde seña-
la que lo importante es garantizar juicios
cortos, porque llegan a durar hasta cuatro
años, cuando podrían resolverse en tres
meses; el problema, enfatiza, es que el PRI
pretende mantener los vicios en los juzga-
dos pero librar a los patrones de los salarios
caídos, a costa de los trabajadores cuyos
derechos se violen.
En los hechos, sólo 6% de los emplea-
dos demandan al patrón por despido injus-
tificado. Pero ahora, dice el especialista,
“incluso se van a ampliar las causas que ge-
neran la lentitud de los juicios, porque serán
un incentivo para que los empresarios no pa-
guen salarios ni intereses a los trabajadores
despedidos de manera injustificada, lo que
a su vez provocará que la estabilidad en el
empleo se vaya al suelo”.
En la exposición de motivos, la inicia-
tiva priista dice que “en la ley vigente no
existe ningún elemento o forma legal para
limitar la generación de salarios caídos, ni
siquiera cuando el trabajador ha conseguido
otro empleo y se ha llegado al absurdo de
que se computen salarios caídos aún des-
pués de la muerte del trabajador”.
Alcalde lo desmiente categóricamente.
Dice que nunca ha sucedido algo así. Lo que
sí es real, explica, es que con este artículo
cualquier trabajador, tenga uno o 30 años de
antigüedad laboral, podrá ser despedido sin
causa, obligándolo a llegar a un convenio y
aceptando cualquier negociación.
Alcalde cuenta que al conocer este pun-
to el abogado Tomás Natividad, negociador
de la Coparmex, comentó: “Con esta pro-
puesta y el outsourcing nos basta. No ne-
cesitamos más”. Pero el PRI fue más allá
y propone avalar los contratos temporales,
de prueba, temporada y capacitación, que
lesionan la estabilidad laboral.
Incluso desde el punto de vista políti-
co, subraya Alcalde, “es increíble cómo el
PRI cedió en un tema central en materia
de protección laboral y le está haciendo el
trabajo sucio al PAN, poniendo en bande-
ja de plata la cabeza de los trabajadores”.
Una muestra más de la sumisión es la
adición al artículo 388, por petición de Vo-
laris e Interjet a la Sección 15 de la CTM,
para impedir que los sindicatos gremiales
(que agrupan a los trabajadores de una
misma profesión) afilien a los trabajado-
res de otras líneas aéreas. Por supuesto,
dice el entrevistado, se trata de una mo-
dificación “dedicada” a los sindicatos de
pilotos (ASPA) y sobrecargos (ASSA).
“El eje de la negociación fue suprimir
la democracia y la transparencia para ‘fle-
xibilizar’ la reforma. Ahora resulta que el
PRI es más empresarial que Carlos Abas-
cal”, dice Alcalde, en referencia al secre-
tario del Trabajo en el sexenio de Vicente
Fox, promotor de la llamada Nueva Cultu-
ra Laboral y de la primera reforma panista
encaminada a hacer las condiciones labo-
rales más favorables para los empresarios.
La verdadera alianza
Para Graciela Bensusán, investigadora de la
Universidad Autónoma Metropolitana-Xo-
chimilco, la entrega de la reforma laboral a
los empresarios “es una jugada política”, ya
que en ella no se privilegia la competitividad
del país ni se moderniza el ámbito laboral ni
se ayuda a los trabajadores.
Al contrario, recalca, “está muy claro
que refrenda un modelo donde se quiere
competir con bajos salarios y control de
los sindicatos. Ya no es una discusión teó-
rica: el modelo laboral propuesto legaliza
la precariedad del empleo. Nada cambia”.
Y que nada cambie en esta situación
es grave. La investigadora dice que actual-
mente en el Instituto Mexicano del Segu-
ro Social está registrado prácticamente
el mismo número de trabajadores que en
2000, por lo que ésta puede considerarse
“una década perdida”.
Esto se explica porque “al PRI no le
importa qué pase con los trabajadores o
si éstos castigan al partido con el voto; lo
que le importa es refrendar el apoyo del
sector empresarial para terminar con otras
alternativas que no sean el PRI en 2012”
para la Presidencia de la República.
La académica dice que la segunda
iniciativa priista, totalmente distinta de
la primera, privilegia el empleo precario
como “propuesta para el futuro del país,
porque nada más va a legalizar lo que ya
sucede en el mundo laboral”.
Para Bensusán este es un claro refrendo
de la alianza del PRI con el PAN, pues cuan-
do están en juego los intereses de las élites
dominantes del país “estos partidos están
siempre de acuerdo, siempre, en todos los
temas. Es lo que nos están mostrando”.
De paso, con esta jugada los priistas
elevan el costo de una alianza del PAN
con la izquierda: “Cuánto le tiene que cos-
tar ahora a cualquiera, dentro del PRD,
decir que después de ver al PRI y al PAN
haciendo esta jugada tipo fast track se uni-
rá a la derecha para ganar elecciones”.
Con todo, descarta que los trabaja-
dores realicen grandes movilizaciones
que impidan la aprobación de esta refor-
ma, porque ponen en riesgo su empleo, y
México es un país de desempleados. Ci-
fras oficiales registran 6 millones de per-
sonas sin trabajo remunerado.
“Los trabajadores están desorganizados,
no tienen quién los represente de verdad, no
tienen dónde hacer oír su voz. ¿Y de manera
individual qué pueden hacer? Nada.”
No obstante, Manuel Fuentes, presiden-
te de la Asociación Nacional de Abogados
Democráticos (ANAD), anuncia acciones
“para detener la embestida” proempresa-
rial que representa la iniciativa priista.
Desde el pasado martes 15, la ANAD
inició una Jornada en Defensa de los De-
rechos Laborales y organizó mesas de aná-
lisis sobre la afectación de las condiciones
de trabajo, la administración de justicia y
los derechos colectivos con la participación
de académicos, abogados, sindicalistas y
expertos en la sede de la Comisión de De-
rechos Humanos del Distrito Federal. El
viernes 18 se realizó una marcha desde el
Ángel de la Independencia hasta el Zócalo.
También sindicatos de la Unión Na-
cional de Trabajadores (UNT) planean
realizar marchas contra esta reforma que
consideran “regresiva”, y programaron
mítines para el jueves 24 en la Cámara de
Diputados y el martes 29 en el Senado.
El jueves 17, el diputado Tereso Medi-
na, presidente de la Comisión de Trabajo,
negó que el PRI traicione a la clase trabaja-
dora para granjearse a los empresarios con
el contenido de su reforma, que además no
es la única, dijo, sino que se suma a las que
ya presentaron el PAN y el PRD.
El legislador de la CTM es considera-
do en su natal Coahuila un “líder charro”
y en la prensa local se le ha acusado de
“vender” los derechos de los trabajadores
a cambio de imponer a los líderes sindi-
cales de las empresas automotrices, cuyos
sindicatos corporativos controla. En mar-
zo de 2009, el PRI lo premió con la presea
César Chávez al mérito a los trabajadores
en el exterior, por su participación en dis-
tintos foros internacionales. O
trabajo 1794.indd 33 19/03/11 03:25
almuerzoycafemexicano
34 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
P
ARAÍSO, TABASCO.- Éver Oyo-
sa Márquez tiene 88 años y la
certeza de que la muerte se
aproxima. Narra a Proceso su
historia de sobreviviente a dos
operaciones de corazón, su des-
gracia como productor de coco y las 10
mil acciones que compró para construir
el emporio de la copra (la pulpa seca del
coco), del que nunca ha visto ganancias.
Extiende un recibo amarillento fechado
el 9 de diciembre de 1979 y firmado por su
hermano Raúl, donde consta que vendió 7
mil 707 kilos de copra por un total de mil
541 pesos; por cada kilo le descontaron 30
centavos para construir una fábrica. “Este
recibo –advierte la leyenda impresa– se
canjeará por su equivalente en acciones de
Oleaginosas del Sureste, SA”.
Con ese descuento –primero de 10
centavos por kilo, luego de 30, durante
ocho años–, alrededor de 6 mil copreros
de siete municipios levantaron una in-
dustria con centros de acopio, terrenos,
fábricas, máquinas y camiones, para ase-
gurarse una pensión en la vejez.
“Se ha muerto un resto de productores
esperando recibir unos centavos de todo
lo que invertimos. Unos muertos son mis
hermanos Humberto, Mario y Bolívar,
que no vieron nada”, dice. “Nuestra vida
es un poquito medio trágica”.
Éver Oyosa se quedó sin tierra: Pemex
se la echó a perder con la lluvia ácida. Sus
ahorros en el banco se esfumaron con la de-
valuación lopezportillista. De sus acciones
nunca ha visto ganancias. Pero sigue en la
lucha. Por eso un domingo de cada mes va
a una bodega en la carretera Paraíso-Puerto
Ceiba, donde se encuentra con otros accio-
nistas que durante 11 años han peleado por
las utilidades que les corresponden del em-
porio de la copra. Proceso acudió a una de
esas asambleas.
–El problema es que el líder de los
copreros nos tiene subyugados, nos paga
como quiere –dice Agustín Segura, de 71
años.
–¡A veces hasta fiado! –se escucha el
grito desde el fondo de la bodega.
–No tenemos apoyo ni fertilizantes.
Somos accionistas pero no gozamos ni un
beneficio de la planta. Han muerto unos
20, 30 compañeros esperando que llegue...
y nada –vuelve a reclamar don Agustín.
La furia está dirigida contra Pedro Ro-
dríguez Reyes, un profesor que nunca se
dedicó a la producción del coco, que cuan-
do la empresa fue declarada en bancarrota
se sumó al movimiento de accionistas que
querían recuperarla y que en 1997 quedó
como su director.
Desde entonces es llamado el Zar de
la Copra. Escaló a diputado priista. En la
asamblea lo acusan de andar en carros de
MARCELA TURATI
mil plagas
de la copra
Han sido muchas las calamidades que golpearon a los
productores de coco y copra de Tabasco: la contamina-
ción que les llevó Pemex con sus mecheros y lluvia ácida;
la fauna desplazada por el desmonte de otras zonas y que
se alimenta de los frutos; algunos insectos... pero la peor
fue haber caído en manos de explotadores que aparente-
mente les escamotean las ganancias de una empresa que
los copreros construyeron con muchos años de trabajo.
Las
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
 
Estados Tabasco 1794.indd 34 19/03/11 01:59
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 35
ECONOMÍ A / TABASCO
lujo, ser protegido de los gobernadores y
tener guaruras.
En un rosario de quejas dicen que han
protestado en Villahermosa, solicitado
reuniones con funcionarios, denuncia-
do la corrupción en los noticieros, con-
tratado abogados, solicitado ayuda con
legisladores y políticos, y hasta enviado
cartas a Los Pinos, pero nunca han sido
escuchados.
–Nos quitaron hasta 30 centavos por
kilo para hacer la fábrica, están riquísimos
con puro carro de lujo y nosotros no tene-
mos ni bicicleta, tenemos que recorrer to-
das las dependencias y no nos escucha toda
esa mafia –grita enojado Gustavo Colorado
Chang, de 69 años, quien llegó a recoger
hasta 95 mil kilos de coco en un año.
–A nosotros nos descontaban para
todo, para comprar los camiones, para
acarrear la copra, pagamos el teléfono y
la gasolina, y ese señor nomás ha vivido
de nosotros. Pero todavía los del gobierno
federal le dan sus billetes –denuncia Lucía
Suárez González, de Centla.
Muchos ancianos representan en la
asamblea a otros que ya no pueden mover-
se. O incluso a difuntos. En su lugar llegan
las nuevas generaciones, como Carmen
Santos de la Cruz, de 68 años, hija de una
pareja de accionistas finados.
–No estamos pidiendo que nos regalen
nada. Lo único que queremos es que el go-
bierno intervenga y ayude a que nos paguen
todas las acciones de la fábrica que construi-
mos con nuestro sudor. Ya nos estamos mu-
riendo y no tenemos nada –tiembla enojado,
con su cara de tronco viejo, con la voz tem-
blorosa Víctor León Ramírez de 85 años.
Desesperado, el septuagenario Encar-
nación Bautista Moa, dueño de la bodega
donde se reúnen los accionistas, empezó a
vender su terreno en lotes “a modo de so-
brevivir”, explica. Ya no resembró. “Pensé
meter una vaca que a los seis meses ya tie-
ne becerro y vale 3 o 4 mil, y si resiembras
vas a cosechar hasta dentro de ocho o 10
años. Ya no reditúa, ya no da”.
Rescate milagroso
Oleaginosas del Sureste, empresa de capital
social, se constituyó el 26 de mayo de 1972
con un aporte inicial del Banco Agropecua-
rio del Sureste y con los descuentos a los
productores de coco de Paraíso, Cárdenas,
Centla, Centro, Comalcalco, Nacajuca y Jal-
pa de Méndez. La aportación comunitaria se
calcula en 37 millones de pesos.
En 1993 los directivos de la empresa la
declararon en quiebra. En 1996 un tribunal
declaró nulo el hecho y desde 2000 volvió
a operar, ahora con el nombre de Copreros
Unidos de Tabasco, bajo la dirección de
Rodríguez Reyes y otros socios-accionistas
a los que se acusa de haber asumido al po-
der a escondidas de los productores.
Según los datos del Comité de Lucha
Oleaginosas del Sureste, creado para pelear
por el reconocimiento de las acciones, alre-
dedor de 6 mil 167 campesinos que finan-
ciaron la planta poseen 12.7 millones de
acciones, de las que no han visto ganancias.
Cuando Oleaginosas del Sureste se decla-
ró en quiebra tenía un terreno de 9 hectáreas,
planta de extracción mecánica para 40 mil
toneladas anuales de copra, planta de refina-
ción e hidrogenación para 14 mil toneladas
de aceite, planta de extracción de solventes
para 60 mil toneladas de frijol de soya, planta
electrolítica para 340 mil metros cúbicos de
hidrógeno, almacenes y construcción para
oficina, cinco tráileres y dos camiones, la fá-
brica Jabones del Sureste y producía aceite y
pasta de coco.
Además cubría demandas de fábricas
como Coca-Cola, Corona y Bimbo.
Hace 11 años, cuando la empresa se
reactivó, los copreros volvieron a vender
su producto a la fábrica. Pero nunca reci-
bieron utilidades.
Según el comité, cuando reclamaron
beneficios Rodríguez Reyes les dijo que
dado que la empresa llevaba nuevo nombre
hubo “borrón y cuenta nueva”. Después se
justificó con el desplome del precio de la
copra. Luego dijo que le tenían que quitar
tres ceros al costo de sus acciones cuando
se le quitaron los ceros al peso. Luego pidió
que ellos realizaran un avalúo de la planta
para que vieran cuánto les correspondía.
“Entre 200 compañeros pagamos 60
mil pesos para el avalúo; imagínese lo que
significa para la gente de la tercera edad.
Tuvieron que vender animales para pagar-
lo. Nos dijeron que valía 121 millones de
pesos”, dice el presidente del comité, Ja-
vier López Contreras.
“Fuimos con don Pedro, le dijimos eso
y nos respondió: ‘Las acciones no se las
podemos pagar, hagan lo que quieran. Va-
yan al Vaticano, traigan a George Bush o
al presidente, a mí no me hacen nada’. Lo
dijo frente a los funcionarios de la Seda-
fop (Secretaría de Desarrollo Agropecua-
rio, Forestal y Pesca).
“Hasta el momento el go-
bierno del estado no quiere
intervenir porque lo considera
un pleito entre particulares. Y
yo me pregunto, ¿de quién son
responsabilidad los recursos del
estado, si Sagarpa y Sedafop le
dan recursos?”, alterna el pro-
ductor Bernardo Paniagua, se-
cretario del comité.
Ambos dicen que han sido
amenazados por mantener su
lucha.
Las plagas del coco
Eladio López Pérez, de 72
años, se pasea por sus 11 hec-
táreas de palmeras. Pero los árboles no
están sanos: troncos pelones, calvos, sin
penacho; plantas de 12 años que nunca
dieron el estirón y otras que parecen sa-
ludables pero alumbran cocos del tamaño
de un mango. Todas tienen las hojas ama-
rillentas, con manchas negras por el humo
tóxico de Pemex.
Don Eladio va pateando cadáveres de
cocos: unos de tamaño de un tamal porque
así los abortó la planta antes de que madu-
raran; otros, grandecitos, antojables, que
tienen mordidas de ardillas que se comie-
ron su pulpa y se bebieron su jugo. Otros
del tamaño de un balón pero viejos, casi
petrificados, y son una muestra de lo que
un día produjo esta tierra.
El coprero añora los tiempos en los que
recogía hasta 5 mil cocos cada 15 días. Aho-
ra si acaso recoge 10 mil cocos enanos en
todo el año. Y eso que vive en Paraíso, que
producía 80% de la copra del país y que da-
ba también cacao, pimienta y cítricos.
Las plagas que arruinaron al coco son
muchas: la llegada de Pemex que instaló
mecheros en la zona; la devastación de 2
mil hectáreas para construir el puerto de
altura; el desplazamiento por deforesta-
ción de las ardillas que se comen los co-
cos; el envejecimiento de los cocotales; la
llegada de las plagas de abejorro picudo y
amarillo letal; la apertura comercial a los
aceites de otros países; la falta de trans-
parencia de El Zar de la Copra y sus co-
laboradores; el desmonte de terrenos para
alimentar ganado.
Para contrarrestar las plagas el líder de los
copreros y el gobierno estatal exportaron la
variedad de coco híbrido enano malayo que
se mezcló con la local, el alto del Pacífico, y
dio frutos pequeños que, aunque crecen rá-
pido, dan menos carne y viven la mitad del
tiempo. Y no todos pudieron sembrar.
“El sector coprero hizo el plantea-
miento de sembrar el coco híbrido, pe-
ro los compañeros de la tercera edad no
pueden hacer el trabajo de tumbar la mata
adulta, como plantea el gobierno del es-
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
Paniagua y López. Amenazados
Estados Tabasco 1794.indd 35 3/18/11 2:32 PM
almuerzoycafemexicano
36 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
ECONOMÍ A / TABASCO
tado y esperar hasta cuatro años para que
crezca la planta. Ellos necesitan comer to-
dos los días. En Tabasco el coco ya no es
negocio”, explica don Eladio.
Su ayudante, un jornalero anciano que
lleva las chanclas de plástico remendadas
con mecate, agrega: “Así como las plan-
tas se mueren nosotros también: aquí hay
cáncer, hay mal de azúcar que pudre los
pies, hay dolor de cabeza, el ruido del me-
chón llena las casas, a veces está calmito
pero expide un olor a peste y podredum-
bre, como azufre o llanta quemada”.
Ellos, como todos, perdieron el cacao,
los cítricos, los pimentales. Para comprobar-
lo muestra un expediente que compendia las
cartas que envió de 1988 a 2004 donde pide
al gobierno estatal y a Pemex que lo indem-
nicen por los daños a su tierra, e incluye las
pruebas de laboratorio que muestran los anor-
males niveles de cromo, mercurio, níquel,
plomo y zinc hallados por un laboratorio.
“En este año mi reclamación ha cum-
plido ya 19 años, ya se ha hecho mayor
de edad y sigue confinada en el olvido.
Actualmente mi rancho cocotero es un
auténtico desastre ambiental”, se lee en el
último escrito.
El emporio del “Zar”
En el patio del centro municipal de acopio
de copra se ven pedazos de coco puestos al
sol. Una máquina desgreña y quita el capa-
razón pegado a la concha hasta dejar la pul-
pa –la copra– que cae directo a un camión
en el que caben hasta 16 toneladas.
Cada productor recibe 11 pesos por ki-
lo de copra. En este momento el precio es
alto (normalmente está a cuatro pesos), ya
que el gobierno endureció los aranceles de
importación de aceite de coco.
Dos mil 600 productores están inscri-
tos como socios de ese centro. Muchos
son accionistas.
–¿Qué beneficios reciben? –se le pregun-
ta a Sebastián Pérez, presidente del local.
–Les gestionamos plantas de coco hí-
brido, les damos costales, ma-
chetes y palas, y prácticamente
la ganancia va incluida en el
precio que les damos.
No todos quieren vender
aquí su producto: los restau-
ranteros de Cancún compran
cada coco a dos pesos, por eso
mucha gente lo tumba tierno.
Siguiendo el recorrido que
hace el camión recién cargado,
se llega a la zona industrial de
Villahermosa, a la planta Indus-
tria Coprera de Tabasco. Ahí se
ve una montaña de 60 tonela-
das de copra, donde un obrero
impulsa el deslizamiento de las
cáscaras hasta un túnel donde
una banda las transporta bajo
características del mercado. Habla de la
competitividad.
“Si no guardamos las utilidades y las
repartimos, la empresa no sería competitiva
ni sujeto de inversión. Si nos repartiéramos
utilidades sería una empresa sin valor cre-
diticio, tenemos que ser competitivos”, res-
ponde. Agrega que todo se ha invertido para
recuperar la planta del deterioro en que se
encontraba y que, como los diputados, ha
tenido que tomar decisiones solo porque es
imposible consultar a toda la gente.
El Zar menciona que la planta que ma-
neja está valuada en 50 millones de pesos.
Dice que ha recibido 7 millones de pesos
de los gobiernos estatal y federal para re-
habilitar las instalaciones y que recibió
otro tanto para financiar la construcción
de la envasadora de agua de coco. Admite
que vendió a 12 millones de pesos cinco
de las hectáreas del terreno, pero se justifi-
ca diciendo que lo reinvirtió en adecuar la
fábrica y que otros 2.5 millones de pesos
los repartió a accionistas y los usó para pa-
gar créditos vencidos.
Cuando se le cuestiona de nuevo por
el destino de los productores, señala que
con las ganancias ya devolvió parte de la
inversión a algunos ancianos –“sobre todo
a los más grandes”– y para demostrarlo
extiende una lista con nombres de perso-
nas, en la que no se señala ni el municipio
al que pertenecen ni la edad, el número de
acciones que poseen o el supuesto dinero
recibido. No hay forma de contactarlos.
El exdiputado niega que sea millona-
rio, dice que su salario es de 20 mil pesos
al mes y que sus propiedades las adquirió
porque tiene una de las plazas mejor paga-
das como profesor de educación superior
y por su dieta como legislador. “No existe
la riqueza, vivimos al día”, se defiende.
Para los productores, los ancianos y
ancianas que sí viven al día, esas explica-
ciones no sirven de mucho.
“Ojalá hubiéramos tenido el apoyo gu-
bernamental y esto se arregla desde cuán-
do”, opina Carmen Santos.
Coronado Chang comenta:
“Ya murió el emporio de rique-
zas. Ya murió todo. No queda
nada. En parte por Pemex, que
causa lluvia ácida y deja la
planta pinta y la mata; la ardilla
y la plaga completan la ruina,
los directivos siguen ganan-
do dinero y el gobierno les da
millones de pesos para que se
hagan ricos ahora con el agua
de coco. Nomás les falta que se
hagan quebrar otra vez y listo”.
El hombre se detiene junto
al río Seco, que pasa por Nuevo
Torno Largo. Ve el cementerio
de palmeras, de pie, estériles, y
dice: “Esos son los males de los
cocos”.
tierra hacia contenedores que las pulverizan
hasta dejarlas como aserrín o las comprimen
hasta sacarles el aceite.
El gerente de producción, José Luis
González Zapata, habla de la bonanza de
la industria y los planes de crecimiento.
Menciona que el aceite que producen
tiene compradores por anticipado que lo
usan para producir jabón, leche en polvo
o glicerina. Que en cada uno de los cinco
tanques que se ven en el patio caben 140
toneladas de aceite. Que ya se diversifica-
ron tanto que producen alimento para gana-
do con la pasta que sobra del proceso. Que
está por funcionar una planta envasadora
donde producirán 8 mil botellas diarias de
agua o leche de coco y 200 kilos de harina.
Además, presume, ya fabrican cada día
5 mil jabones de coco (coconut soap, como
dice la etiqueta). El terreno lo tienen apro-
vechado al máximo: en las cuatro hectáreas
también tienen planta lavadora de autos pe-
sados, taller mecánico y centros tecnifica-
dos donde se procesarán la fibra de coco y
el hueso para carbón. Porque del coco nada
se desperdicia: el hueso se usa para elaborar
artesanías o la gente pobre lo compra para
echarlo al fogón, como sustituto del carbón.
Luego sigue el turno a la entrevista con
Pedro Rodríguez Reyes, El Zar del Coco
desde 1997, quien desde su oficina comen-
ta a Proceso los retos del sector por todas
las calamidades que enfrenta la industria:
amarillo letal, ardillas, vejez, el abejorro
picudo, Pemex, la poca duración del coco
híbrido, el desmonte de plantaciones...
Lamenta que, en sus mejores tiempos,
Tabasco producía 35 mil toneladas de co-
pra y ahora sólo 3 mil. Pero se ufana de
que, pese a las desventuras, la empresa
facturó 40 millones de pesos el año pasa-
do (cuando el coco no tenía el precio que
tiene ahora) y sacó una utilidad de 700 mil
pesos.
–Si tienen ganancias, ¿cuándo van a
convidarlas con los accionistas que invir-
tieron para comprar la fábrica?
Comienza a excusarse. Menciona las
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Copra. El “oro blanco”
Estados Tabasco 1794.indd 36 3/18/11 2:32 PM
almuerzoycafemexicano
Estados Tabasco 1794.indd 37 3/18/11 2:32 PM
almuerzoycafemexicano
C
on miras a emprender negocios
multimillonarios se privatizó el te-
rreno de 30 mil metros cuadrados
en el que Carlos Slim construye la
Plaza Mariana, a un costado del
atrio de la Basílica de Guadalupe.
Esa privatización también tu-
vo el propósito de evitar que dicho terre-
no se convierta en patrimonio federal, co-
mo todos los templos y atrios del país que
le fueron expropiados a la Iglesia en el si-
glo XIX y que ahora son bienes nacionales
por disposición constitucional.
La Plaza Mariana no será parte de la
Basílica de Guadalupe –patrimonio nacio-
nal– sino un ultramoderno mall maneja-
do por Slim y el cardenal Norberto Rivera
Carrera a través de la asociación civil Fun-
dación Plaza Mariana.
El abogado Francisco Rivas, represen-
tante legal de la Agrupación de Comer-
ciantes Emiliano Zapata, que aglutina a
250 vendedores de La Villa, afirma a es-
te semanario:
“Ya se privatizó el predio que en 2003
le regaló el gobierno capitalino a la Fun-
Para construir la Plaza Mariana, junto a la Basílica de Guadalupe,
la anterior administración capitalina desalojó a 250 locatarios
de un mercado. Ellos siguen peleando por su reubicación o una
indemnización y sus abogados narran a Proceso la serie de irre-
gularidades cometidas para la edificación de la obra, en la que
tienen metidas las manos Grupo Carso, la cúpula eclesiástica y
hasta el gobierno del DF. Los litigantes refieren la probabilidad
de que se haya cometido un fraude multimillonario...
RODRIGO VERA dación Plaza Mariana y en el que ahora el
empresario Carlos Slim construye la Pla-
za Mariana. El objetivo es meramente em-
presarial; hacer ahí negocio tras negocio.”
–Entonces, ¿es falso que será una amplia-
ción del atrio y que tendrá fines religiosos?
–Eso es una falsedad. A golpe de vista la
Plaza Mariana podrá parecer una extensión
del atrio actual, como incluso se viene pre-
gonando, pero no es así. Todo es una simu-
lación, un engaño. En los hechos se trata de
una propiedad privada con fines lucrativos.
“Hagamos una distinción: el terre-
no del actual atrio, así como la nueva y la
antigua Basílica, pertenecen a la nación,
son propiedad federal como lo estipulan la
Constitución y la Ley General de Bienes
Nacionales. A esa área incluso la resguar-
da la Policía Federal.
“¿Qué se hizo para que la Plaza Ma-
riana no cayera en manos de la federación,
como sucede con el resto de los templos?
¿Qué maniobra se usó para darle un fin em-
presarial? Pues simplemente se privatizó el
área. Así de sencillo. Con la privatización
se eliminaron las trabas que impiden hacer
negocios. De manera que, por así decirlo,
en la Basílica de Guadalupe vamos a tener
un atrio público y un atrio privado.”
El abogado abre una carpeta, extrae
los documentos del Registro Público de la
Propiedad del Distrito Federal con los que
apoya sus afirmaciones.
En el folio real 1212226 se estipula que
la asociación civil Fundación Plaza Maria-
na es la propietaria del terreno de 29 mil
534 metros cuadrados, el cual constituyó
en “régimen de propiedad en condominio”
ya que lo dividió en “4 unidades privati-
vas”: un “columbario”, un “centro evange-
lizador”, un “museo” y un “mercado”.
No sólo eso. Ahí también se asienta
que el 22 de diciembre de 2005 la Funda-
ción Plaza Mariana constituyó “un fidei-
comiso con actividad empresarial” con el
Grupo Financiero BBVA Bancomer, an-
te el notario público número 151, Cecilio
González Márquez.
La Fundación Plaza Mariana –como
“fideicomitente”– solicitó un préstamo a
la institución bancaria –que quedó como
“fiduciaria”– a fin de obtener recursos pa-
ra la construcción de la plaza y dejó el te-
rreno como garantía prendaria.
El 4 de julio de 2007 extinguió ese fi-
deicomiso con Bancomer para abrir otro
con el Grupo Autofin, con la misma fina-
lidad: allegarse los “financiamientos que
“ATRIO PRIVADO”
DE LA BASÍLICA
EL
38 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Religion-OK.indd 38 19/03/11 02:38
almuerzoycafemexicano
se requieran para sufragar los gastos y cos-
tos de la construcción de la Plaza Mariana”.
Este acuerdo quedó suscrito ante el notario
número 16, Francisco Fernández Cueto, se-
gún consta en el folio real número 1254506
del Registro Público de la Propiedad.
Rivas explica: “En este momento y se-
gún estas documentales públicas, ese fidei-
comiso con Autofin es legalmente el dueño
del terreno y de las cuatro unidades privati-
vas que tendrá la Plaza Mariana. Jamás se
ha explicado por qué se extinguió el fidei-
comiso con Bancomer y se creó el de Au-
tofin. Hay cosas que permanecen ocultas.
“La Fundación Plaza Mariana no tenía
necesidad de recurrir a préstamos con las
instituciones bancarias, pues lleva años
recibiendo donativos de los fieles guada-
lupanos para realizar la construcción. In-
cluso abrió cuentas bancarias para recibir
los donativos, que no sabemos a cuánto
ascienden.
“Además está vendiendo por anticipa-
do los miles de nichos que habrá en el co-
lumbario a más de 22 mil pesos cada uno,
lo que le está dejando ingresos de miles de
millones de pesos, cantidad muy por enci-
ma del costo de la obra, calculado en unos
700 millones de pesos.”
–En agosto del año pasado Carlos Slim
dijo que donará la obra. Y ya la está cons-
truyendo. ¿Para qué entonces los présta-
mos bancarios, los donativos de los fieles
y la venta anticipada de nichos?
–No sabemos a dónde van a parar todas
esas cantidades multimillonarias, pues la
obra la está construyendo el Grupo Carso,
de Carlos Slim. Aunque no creo que el em-
presario haga la construcción desinteresa-
damente. Por algo es el hombre más rico del
mundo. Él está metido en el negocio desde
el principio. Sacará jugosas ganancias, no
tengo ninguna duda. Hay maniobras muy
turbias en torno a la Plaza Mariana.
Con fines mercantiles
Rivas insiste en que se trata de un negocio
ilegal: “Es un negocio netamente privado,
porque está en manos de una asociación
civil y de una institución bancaria en un te-
rreno privado. Y sus fines son mercantiles
y empresariales desde el momento en que
hay compraventa de nichos. Así de claro.
No hay más.
“Deberían decirlo abiertamente pero
no lo hacen, manejan una publicidad en-
gañosa que intenta hacer creer que la Plaza
Mariana será una ampliación del atrio ac-
tual, una obra social para beneficio de los
mexicanos, lo cual es falso.
“Todo esto viola las disposiciones me-
diante las que en 2003 el Gobierno del Dis-
trito Federal, concretamente Andrés Ma-
nuel López Obrador, entonces jefe de
gobierno, le donó ese terreno a la Funda-
ción Plaza Mariana. Por ejemplo, el contra-
to de donación estipula claramente que el
terreno y la obra deben tener un fin social.”
El abogado muestra el “contrato de do-
nación” –celebrado el 21 de agosto de 2003
ante el notario 64, Luis Gonzalo Zermeño
Maeda– donde se estipula que el gobier-
no capitalino dona el terreno para que ahí
se haga “la ampliación del atrio de la Basí-
lica de Guadalupe” mediante el proyecto
Plaza Mariana, que “consiste en la edifi-
cación de: museo, estacionamientos, cen-
tro de evangelización, área de columba-
rio bajo la concesión para la prestación del
servicio público de cementerios, mercado
público y área verde, con el objeto de ge-
nerar un espacio urbano que conserve la
dinámica de culto religioso y el carácter
público de la zona”.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Nichos. Negocio redondo
RELI GI ÓN

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 39
Religion-OK.indd 39 19/03/11 02:38
almuerzoycafemexicano
El contrato agrega que uno de los fines
de la Fundación Plaza Mariana es “reali-
zar la ampliación de espacios públicos en
la Basílica de Guadalupe para mejorar la
atención a los visitantes y reforzar la vo-
cación turística y religiosa de dichos espa-
cios”. La Fundación, recalca, tiene como
objetivo “elaborar todo tipo de proyectos,
estudios, consultas y opiniones requeridos
para la realización de sus fines sociales”.
Y como en el área donada había un
mercado público que fue demolido, el
contrato estipula que debe construirse otro
para reubicar a los locatarios, quienes aho-
ra se instalaron en la calle. Dicho mercado
lo cederá la fundación “a título gratuito a
favor del GDF”.
Aclara en varias de sus cláusulas que
están permitidas las donaciones, permu-
tas, comodatos, compraventas, usufructo
de bienes y otras operaciones que puedan
darse, pero “sin que ello constituya un fin
preponderantemente económico o especu-
lación mercantil”.
El contrato da un plazo de dos años pa-
ra construir la Plaza Mariana. De lo con-
trario la donación del terreno “será revo-
cada” y éste pasará nuevamente a ser parte
del “patrimonio del Distrito Federal”.
El acuerdo se celebró entre el Gobier-
no del Distrito Federal representado por
el entonces oficial mayor, Octavio Rome-
ro Oropeza, y la Fundación Plaza Maria-
na, representada por el cardenal Norber-
to Rivera Carrera, arzobispo primado de
México, y por Diego Monroy, en ese tiem-
po rector del santuario.
Dice Francisco Rivas: “Ya de entrada
hay dos violaciones flagrantes al contra-
to de donación. En primer lugar la Funda-
ción Plaza Mariana no respetó el plazo de
dos años para construir, que concluyó en
2005, por lo que ese año debió habérsele
quitado el terreno.
“En segundo lugar, no se están dando
los fines sociales estipulados, pues final-
mente se privatizó el terreno y ya se le está
dando un uso empresarial, al grado de que
hasta Carlos Slim está metido en el negocio.
“Es mentira que la Fundación Plaza
Mariana tenga fines sociales o de benefi-
cencia. Nunca ha hecho labor en ese senti-
do. En el fondo hay una simulación jurídi-
ca con la que se están ocultando los fines
de lucro de la fundación.”
Negocio columbario
–¿Dónde detecta el negocio?
Pedro Ulises Rivera, también abogado
de la Organización de Comerciantes Emi-
liano Zapata y quien acompaña a Rivas en
la entrevista, saca unas hojas con anota-
ciones y responde:
“Actualmente el gran negocio está en la
venta de nichos. Al principio hablaron de
que venderían alrededor de 100 mil, a 22
mil pesos cada uno, lo que representa ingre-
sos por 2 mil 200 millones de pesos. Ahora
ya dicen que pueden llegar a construir y ven-
der 600 mil nichos. Esto les dejará 13 mil
200 millones de pesos. Sin contar los cobros
que periódicamente harán por el manteni-
miento y lo que ellos llaman el resguardo.
“El aumento en su oferta demuestra
que los están vendiendo como pan calien-
te, pues utilizan el anzuelo publicitario de
que las cenizas de los muertos ahí deposi-
tadas estarán junto a la Virgen del Tepe-
yac. Para muchísimas personas esto es co-
mo ganarse el cielo por sólo 22 mil pesos
pagados en mensualidades.
“Además, la Plaza Mariana tendrá lo-
cales comerciales donde los peregrinos
pudientes o los turistas podrán comprar
productos de marca. Los estacionamien-
tos serán de cobro. A esos y otros nego-
cios también podrá entrarle Carlos Slim,
quien olfateó muy bien el dinero, pues la
Plaza Mariana tendrá millones de consu-
midores cautivos.”
Los abogados hacen notar que por ley
es a la federación a la que correspondía
coordinar la construcción de la Plaza Ma-
riana, pues los templos son patrimonio fe-
deral. Mencionan concretamente los artícu-
los 27 y 130 constitucionales, así como los
artículos 3, 4, 5 y 6 de la Ley General de
Bienes Nacionales, que regulan la materia.
“Hubiera sido mucho más sencillo que
se le donara ese predio al gobierno federal
para que éste se hiciera cargo del proyec-
to. Así se hubieran evitado muchos pro-
blemas”, dicen.
–A estas alturas ¿debería intervenir la
federación?
–Suponemos que sí, pues a pesar de
que el terreno es privado, colinda con un
área de monumentos históricos, como la
Basílica antigua y otras edificaciones co-
loniales que deben resguardarse del des-
piadado embate comercial que emprenden
la Iglesia y Carlos Slim, a quienes sólo les
importa el dinero.
“Por desgracia la federación no ha he-
cho nada. Los encargados de cuidar el pa-
trimonio nacional permanecen pasivos,
viendo solamente cómo el Grupo Carso es-
tá construyendo la imponente mole de me-
tal y concreto que será un mall con un bar-
niz guadalupano.”
Proceso solicitó una entrevista con
el responsable de atender los templos del
país, el arquitecto Raúl Delgado Lamas,
director general de Sitios y Monumentos
del Patrimonio Cultural del Consejo Na-
cional para la Cultura y las Artes. Pero el
arquitecto no quiso hablar.
Los abogados Rivas y Rivera sostie-
nen que Slim ha estado metido en el ne-
gocio de la Plaza Mariana desde un princi-
pio, a través de uno de sus “operadores”, el
empresario Fernando Chico Pardo, quien
formalmente sigue apareciendo como “te-
sorero” de la Fundación Plaza Mariana se-
gún el folio 56408 del Registro Público de
la Propiedad.
También el GDF
De acuerdo con ese folio, el presidente de
la fundación es Norberto Rivera y el secre-
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Obras. Atraso
Ulises Rivera y Francsico Rivas. La defensa
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Pedro Ulises Rivera Francisco Rivas
40 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Religion-OK.indd 40 19/03/11 02:38
almuerzoycafemexicano
tario y apoderado es Diego Monroy. Como
vocales siguen apareciendo José Agustín
Ortiz Pinchetti, quien fue secretario de go-
bierno de López Obrador, y Julia Rita Cam-
pos de la Torre, que era la secretaria de Tu-
rismo de esa administración capitalina.
Rivas explica: “Los cargos de la fun-
dación se repartieron entre la Iglesia, Car-
los Slim y el gobierno capitalino pues la
Plaza Mariana es un negocio acordado por
las tres partes desde un principio. Fue un
acuerdo cupular entre el cardenal, el em-
presario y López Obrador”.
–¿El gobierno capitalino también está
metido en el negocio?
–Por supuesto. Es ese el motivo por el
que dejaron fuera a la federación. Por eso
mismo López Obrador le donó el terreno
a la fundación. Y esta también es la razón
por la que el gobierno capitalino no ha re-
vocado la donación, como debió hacerlo
por todos los incumplimientos e irregula-
ridades que ya señalé.
–Sin embargo, entre los directivos de
la fundación aparecen nombres de perso-
nas, como Ortiz Pinchetti y Campos de la
Torre, que ya no son funcionarios del go-
bierno capitalino.
–Las personas aquí no importan. Esos
exfuncionarios seguramente fueron sus-
tituidos por funcionarios actuales del go-
bierno de la capital. Aquí lo importante es
que esos mismos cargos siguen repartidos
entre las tres partes. Respecto al gobierno
capitalino, digamos que López Obrador le
heredó el negocio a Marcelo Ebrard.
–¿Sólo por esta deducción usted ase-
gura que el gobierno de la Ciudad de
México tiene participación?
–No. También tengo pruebas docu-
mentales. Por ejemplo, actas de asamblea
realizadas por el Comité del Patrimonio
Inmobiliario del gobierno capitalino. Ahí
ya se menciona que a cambio de la dona-
ción del terreno al gobierno capitalino le
corresponde 30% de las ganancias que de-
jará la Plaza Mariana.
El abogado extiende sobre la mesa al-
gunas de esas actas selladas y firmadas. Ha-
blan de la construcción de la Plaza Maria-
na, de sus características arquitectónicas,
de sus implicaciones legales y de las ga-
nancias que tendrá el gobierno capitalino.
Remata: “Estos documentos también
explican por qué el Gobierno del Distrito
Federal desalojó a la fuerza a los comer-
ciantes establecidos que represento, quie-
nes estaban en el área donada que no per-
tenecía al gobierno de la ciudad, sino a
ellos”.
Los abogados Rivas y Rivera repre-
sentan a los 250 locatarios de la Agrupa-
ción de Comerciantes Emiliano Zapata,
desalojados violentamente por más de mil
policías que abrieron paso a las grúas y re-
troexcavadoras que destruyeron los pe-
queños locales.
Esos comerciantes siguen litigando
para recuperar sus espacios o para que se
les indemnice. En el transcurso del litigio,
los abogados han obtenido estos docu-
mentos reveladores entregados a Proceso.
Explica Rivas: “Por orden de un
juez el gobierno de la ciudad nos ha ido
entregando la documental pública con
que contamos. Gracias a ella vamos en-
tendiendo la magnitud del negocio de
la Plaza Mariana… y el estorbo que re-
presentaban los pequeños comerciantes
establecidos”.
–¿Se les entregará un mercado públi-
co a los comerciantes que aceptaron salir
voluntariamente?
–Ellos no tienen ninguna certeza jurí-
dica, como tampoco la tienen las miles de
personas que están comprando los nichos
de la Plaza Mariana y que deberían figurar
como copropietarios y ser incluidos en el
fideicomiso.
–¿Se les está engañando?
–Sí, son víctimas de un engaño. Y toda-
vía quedan muchos puntos oscuros sobre el
gran negocio que representa la Plaza Ma-
riana. Detrás de toda esa simulación está la
presunción de un fraude multimillonario.
RELI GI ÓN

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 41
Religion-OK.indd 41 19/03/11 02:38
almuerzoycafemexicano
Pronósticos que
aterran...
La emergencia que vive Japón por los daños que el
terremoto y el tsunami del viernes 11 ocasionaron
en la central nuclear de Fukushima era de esperar-
se, afirman especialistas japoneses. Aseguran que
la corrupción y los arreglos poco claros entre el go-
bierno nipón y las empresas generadoras de elec-
tricidad prepararon el terreno para esta catástrofe,
que, según algunos expertos, podría superar a la de
Chernobil.
MARCO APPEL
B
RUSELAS.- Los peores pro-
nósticos de una catástro-
fe nuclear en Japón se están
cumpliendo.
La poca información ofi-
cial disponible hasta el jueves
17 indica que la planta nuclear
de Fukushima –golpeada por un sismo de
8.9 grados Richter y un tsunami el pasado
viernes 11– experimentaba múltiples fu-
siones y la piscina del reactor número 4
estaba casi seca, por lo que liberaba altas
cantidades de radiación.
Marzo 12. Incendios en la zona industrial de Miyagi
42 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Japon.indd 42 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
Los medios europeos ya hablan de una
posible “megacatástrofe” comparable o
superior a la de Chernobil.
Especialistas en la materia ya lo espe-
raban. Equipos vetustos, corrupción, inte-
reses comerciales desaforados... la trage-
dia de Fukushima era cuestión de tiempo,
consideran.
El 11 de agosto de 2007, el sismólo-
go japonés Ishibashi Katsuhiko advirtió:
“Si Japón no toma medidas radicales pa-
ra reducir la vulnerabilidad de sus centra-
les nucleares ante los sismos, el país po-
dría vivir una verdadera catástrofe nuclear
en el futuro próximo”.
Katsuhiko había renunciado un año
antes al panel que fijó las normas sísmicas
–en vigor desde septiembre de 2006 para
las centrales nucleares japonesas– porque
tales medidas no eran suficientemente es-
trictas y subestimaban la fuerza sísmica.
“Sin importar su localización”, di-
jo, “cualquier planta nuclear debe ser di-
señada para soportar por lo menos la ace-
leración de un sismo de una magnitud de
7.3 grados, es decir aproximadamente mil
unidades gal”.
La norma actual autoriza plantas nu-
cleares resistentes apenas a 450 unidades
gal. Ese límite ya fue superado por varios
sismos: el que sacudió la central nuclear
de Onagawa, al norte de Fukushima, en
agosto de 2005; el de Shika, en marzo de
2007 y el de Kashiwazaki-Kariwa, en ju-
lio del mismo año.
Más recientemente, el pasado 16 de ju-
lio, el Centro Ciudadano de Información
Nuclear (CNIC, por sus siglas en inglés),
una organización pública con sede en To-
kio, también alertó sobre los riesgos en
esas centrales.
En un reporte, ese organismo expuso
el caso de los siete reactores de la estación
de energía más grande del mundo, la de
Kashiwazaki-Kariwa, afectada el 16 de ju-
lio de 2007 por un sismo de 6.8 grados Ri-
chter que azotó la región de Niigata con sal-
do de cinco muertos y 2 mil 300 heridos.
“Fue pura buena suerte que tras el sismo
no se hubiera escapado más líquido radio-
activo”, observó el CNIC, que denunció el
peligro de activar otra vez los reactores.
La prefectura de Niigata estableció
dos subcomités de expertos para medir el
impacto del terremoto en la planta, expli-
có el CNIC. Uno evaluó la integridad y la
seguridad sísmica de los reactores; el otro,
las condiciones del suelo.
“Este último subcomité”, dice el orga-
nismo japonés, “advirtió del peligro de que
otro terremoto, incluso más fuerte que el de
2007, pudiera golpear la planta en el futu-
ro. La población debe estar preparada pa-
ra enfrentar la posibilidad de otro desastre”.
El documento del CNIC –firmado por
sus directores Hideyuki Ban, Baku Nishio
y Yukio Yamaguchi– añade:
“Pese a lo anterior y antes de sacar
cualquier conclusión científica, juicios
apresurados han permitido reactivar varios
de los reactores. Las operaciones comer-
ciales se reanudaron en las unidades seis y
siete. Ello se autorizó aun antes de que fi-
nalizara el debate sobre la seguridad de la
planta. La unidad uno, el reactor más viejo
y el que fue más sacudido y dañado por el
temblor, según inspecciones visuales, co-
menzó pruebas de arranque el 11 de mayo
de 2010 sin una discusión de fondo y sin
llevar a cabo un foro público.”
El Comité Técnico de la prefectura de
Niigata le solicitó a la Compañía de Ener-
gía Eléctrica de Tokio (Tepco, por su acró-
nimo en inglés), la misma que opera los
reactores de Fukushima, que probara con
datos la resistencia de las válvulas y otros
equipos del reactor uno. Pero la empresa
presentó información de un proyecto de
investigación de marzo de 1983 y, por lo
tanto, fue rechazada.
No obstante, el pasado 21 de julio el
Comité Técnico le dio permiso a la Tep-
co de reanudar las operaciones comercia-
les de la central de Kashiwazaki-Kariwa.
Criterios obsoletos
El programa nuclear japonés tiene más de
40 años y en la actualidad la tercera parte
de la energía eléctrica de Japón tiene ese
origen. En 1990, 55% de los japoneses es-
taba a favor de la energía nuclear, pero esa
cifra había caído a menos de 20% antes
del accidente de Fukushima.
El hecho se explica en la pesadilla en
la que se ha convertido la aventura nuclear
japonesa.
El peor accidente atómico después de
Chernobil –el 26 de abril de 1986 y del
que nunca se informó el número de víc-
timas fatales– ocurrió el 30 de septiembre
de 1999 en la planta japonesa de Tokai-
mura, cerca de Tokio: un mal manejo del
equipo causó una sobrecarga de uranio y
cientos de miles de personas estuvieron en
riesgo de contaminarse.
Además en 2002, la Agencia de Segu-
ridad Nuclear e Industrial de Japón (NI-
SA, por sus siglas en inglés) descubrió que
la Tepco –la productora de energía eléctri-
ca más importante de ese país– había fal-
sificado 29 reportes de inspección de sus
plantas y manipuló varias videocintas a fin
de ocultar las grietas de las coberturas de
las vasijas en 13 de los 17 reactores que
opera, entre ellos los seis de Fukushima I
y los cuatro de Fukushima II.
El presidente y cuatro ejecutivos de la
firma fueron despedidos, pero el escánda-
lo alimentó la impopularidad de la ener-
gía nuclear.
En un cable de 2008, filtrado por Wiki-
Leaks, un influyente político japonés, Ta-
ro Kono, informó a los diplomáticos esta-
dunidenses que el Ministerio de Economía,
Comercio e Industria de su país –respon-
sable de la energía nuclear– “había estado
enmascarando accidentes nucleares y ocul-
tando los verdaderos costos y los proble-
mas asociados con la industria nuclear”.
Otro documento filtrado por Wiki-
Leaks y publicado el jueves 17 por el dia-
rio británico The Telegraph reveló que en
2008 un funcionario no identificado de la
AP photo / Kyodo News

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 43
I NTERNACI ONAL / JAPÓN
Japon.indd 43 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
Agencia Internacional de la Energía Ató-
mica le hizo notar al gobierno japonés, du-
rante una reunión del grupo de seguridad
nuclear del G-8 en Tokio, que sus criterios
en materia nuclear eran “obsoletos”.
El mismo funcionario planteó que los
sismos recientes habían sobrepasado los lí-
mites previstos para ciertas centrales nuclea-
res en Japón, edificadas para soportar terre-
motos de una magnitud máxima de 7 grados.
La única respuesta del gobierno japo-
nés fue crear un centro de urgencias en
Fukushima.
Intereses
El pasado 14 de junio, la NISA presentó
un reporte del estado de las 54 plantas nu-
cleares de Japón. Casi la mitad tenía algún
problema de diversa gravedad.
En su evaluación, la NISA reportó in-
cidentes “inaceptables” en las plantas Shi-
mane 1 y 2, en otras 21 halló incidentes que
consideró “de seriedad” y en dos más en-
contró desperfectos que requerían de vi-
gilancia en inspecciones futuras. Otras 19
tuvieron “incidentes menores” que no ame-
ritaban un control riguroso. Únicamente 10
no tuvieron problemas.
Pero entre abril de 2009 y marzo de
2010, el CNIC contabilizó 36 “incidentes
mayores” en instalaciones nucleares japo-
nesas, dos de éstos en Fukushima.
El 6 de abril de 2009, en Fukushima I-3
fallaron los trabajos para restaurar una uni-
dad de control hidráulico; meses después, el
15 de octubre, en Fukushima II-4 se redujo
inesperadamente la energía cuando se apagó
una bomba de circulación en el reactor.
Pero los casos más preocupantes, to-
dos durante 2009, fueron aquellos en los
que hubo fuga de material radiactivo: el 6
de abril en las instalaciones de reprocesa-
miento de la planta de Tokai, seis días des-
pués en el complejo Shika-2, el 23 de julio
en Kashiwazaki-Kariwa-7, el 6 de octubre
en Fugen, el 22 de octubre en la planta de
reprocesamiento de Rokkasho y el 1 de di-
ciembre en Hamaoka-3.
Los documentos del CNIC están lle-
nos de historias que permiten adentrarse
en la ineficacia de los mecanismos de se-
guridad nuclear de Japón:
El 28 de octubre, el Comité Técnico
de la prefectura de Niigata discutió si era
conveniente, en términos de seguridad,
reiniciar las operaciones del reactor 5 de
la central de Kashiwazaki-Kariwa (ope-
rada por la Tepco), severamente afectada
por el terremoto del 16 de julio de 2007.
Yukio Yamaguchi, codirector de CNIC
refiere en su reporte: “Se tenía programa-
do que la reunión durara dos horas y media
pero sólo duró una hora y cuarto. El úni-
co tema sustancial que se discutió fue si las
obras para fortalecer la resistencia sísmica
de la vasija del contenedor eran o no sufi-
cientes para garantizar la seguridad. Motoe
Suzuki, miembro del comité, sugirió que de
hecho se incrementaba el peligro”.
Continúa: “Un reporte que resumía los
principales puntos de discusión fue ela-
borado por el Subcomité de Calidad del
Equipo y Seguridad Sísmica, organismo
del Comité Técnico. Ese reporte fue fruto
de nueve borradores e implicó discusiones
considerables, pero los miembros del Co-
mité Técnico no expresaron ninguna opi-
nión sobre las cuestiones expuestas en él.
El presidente del Comité Técnico pregun-
tó: ‘¿En ese caso podemos concluir que no
hay problemas de seguridad?’ Su pregunta
fue respondida con un silencio aprobato-
rio y se pasó al siguiente punto de la agen-
da. Fue realmente increíble”.
Yamaguchi dice que, en el reporte ene-
ro-febrero de este año, se informa de una
fuga radiactiva ocurrida el 10 de septiem-
bre de 2010 en Kashiwazaki-Kariwa-7,
donde ya se había registrado un hecho si-
milar el 23 de julio anterior.
Advirtió: “La Tepco sigue operando el
reactor con una fuga en el ensamblaje de
alimentación, incluso si no ha determina-
do el origen del problema. Desde enton-
ces el nivel de radiactividad que registra
el monitor de corte de gas sigue fluctuan-
A
P

p
h
o
t
o

/

G
r
e
g
o
r
y

B
u
l
l
A
P

p
h
o
t
o

/

T
o
k
y
o

E
l
e
c
t
r
i
c

P
o
w
e
r


C
o
.

v
i
a

K
y
o
d
o

N
e
w
s
Alarma nuclear
Fukushima. Fuera de control
44 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Japon.indd 44 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
El expediente negro de la Tepco
EMILIO GODOY
E
n la historia de la Compañía de Ener-
gía Eléctrica de Tokio (Tepco, por sus
siglas en inglés), operadora de la plan-
ta nuclear de Fukushima afectada por
el terremoto y el tsunami del viernes 11, hay
varios accidentes causados por deficiencias
técnicas e incluso por negligencia.
Entre 2002 y 2003, las autoridades ja-
ponesas cerraron los 17 complejos nuclea-
res operados por la Tepco debido a un es-
cándalo suscitado en 2002 y relacionado
con reportes falsos sobre inspecciones a las
plantas, así como por los intentos de encu-
brir esas faltas.
En Japón, la Agencia Nacional de Se-
guridad Nuclear revisa las plantas nuclea-
res cada 13 meses, pero se concentra en los
sistemas de refrigeración; deja el examen de
la coraza o vasija de contención y de las tu-
berías a cada compañía operadora, la cual
debe reportar cualquier falla.
A finales de los noventa, la Tepco con-
trató a la General Electric International (GEI),
la filial nipona de General Electric, para que
revisara las vasijas de contención de los
reactores de sus 17 plantas. La GEI encon-
tró problemas en 13 corazas, entre ellas la
del reactor 1 de Fukushima. Esa información
nunca salió de las oficinas corporativas.
En julio de 2000, un ingeniero estadu-
nidense de la subsidiaria que participó en
el diseño del reactor 1 de Fukushima pasó
esos datos al Ministerio de Economía, Co-
mercio e Industria, según reveló una inves-
tigación que publicó en septiembre de 2002
el periódico japonés Yomiuri Shimbun.
Este mismo diario sostuvo que poste-
riormente otro empleado de la CEI confesó
que a petición de la Tepco falsificó reportes
de seguridad de ese mismo reactor en 1989,
así como de otras instalaciones.
En consecuencia, ejecutivos de General
Electric avisaron en marzo de 2000 al enton-
ces presidente de la empresa, Nobuya Mi-
nami, que estaba en marcha una investiga-
ción sobre los reportes falsos.
En julio de 2000, el Ministerio de Comercio
Internacional e Industria, predecesor de la ac-
tual cartera de Economía, Comercio e Indus-
tria, le pidió a la Tepco hacer su propia inves-
tigación sobre las denuncias, pues dijo tener
evidencias de registros de inspección falsos
en al menos ocho reactores en operación, los
cuales tenían cuarteaduras sin reparar.
En mayo de 2002, la GEI avisó a la Tep-
co que los registros pudieron ser manipula-
dos. El 29 de agosto de 2002, la GEI emitió
el informe Investigación de los problemas de
inspección y mantenimiento en las plantas
nucleares de Tepco señalados por GE, en
el que reconoció que hubo irregularidades
en la inspección y en las tareas de manteni-
miento de las plantas nucleares.
Precisó que revisó 29 casos de falsifica-
ción de reportes ocurridos entre 1986 y 2001
en 13 reactores de tres complejos nucleares.
Entre las anomalías figuró que la cor-
poración inyectó aire en las estructuras de
contención del reactor 1 de Fukushima pa-
ra disminuir artificialmente la tasa de fuga de
material radiactivo.
De hecho, un equipo de abogados ex-
ternos, contratados por la Tepco, encontró
en los archivos de esta empresa “acciones
inapropiadas” que tuvieron lugar una déca-
da antes –en 1991 y 1992–, durante prue-
bas de fuga que se realizaron en el reactor 1
de Fukushima, según refiere el informe Lec-
ciones aprendidas del escándalo de energía
nuclear en Tepco, escrito por Hiroyuki Kuro-
da, gerente del Departamento de Comuni-
cación Corporativa de la compañía, al cual
tuvo acceso este semanario.
Las pesquisas de la corporación con-
cluyeron que los estándares técnicos fueron
establecidos inadecuadamente, que hubo
exceso de confianza de los ingenieros, pro-
blemas en el sistema de “garantía de la ca-
lidad” y que no se cumplieron aspectos del
Código de Ética y Cultura Corporativa.
Prevaleció “la mentalidad conservadora
de los ingenieros para evitar problemas en
los reportes al gobierno nacional, siempre
y cuando creyeran que la seguridad esta-
ba protegida”, cita el documento redactado
después del escándalo de 2002.
La clausura temporal ocasionó un défi-
cit eléctrico en el país y le costó a la Tepco
pérdidas por mil 800 millones de dólares. En
2003, tres plantas pudieron encender sus
turbinas y el resto lo hizo durante 2004.
Las revelaciones alcanzaron a los inte-
grantes de la cúpula de la corporación, pues
en septiembre de 2002 renunciaron el direc-
tor de la empresa, Hiroshi Araki, el vicepre-
sidente, Toshiaki Enomoto, y los asesores
Shoh Nasu y Gaishi Hiraiwa. Un mes des-
pués el presidente de la compañía, Nobuya
Minami, abandonó su cargo.
En 2006, la Tepco nadó de nuevo en
aguas agitadas al transcender que los datos
de uso de agua de enfriamiento en dos plan-
tas fueron alterados en los ochenta.
Luego, el 16 de julio de 2007, un terremo-
to de 6.8 grados Richter azotó a la prefectura
de Niigata, en el noroeste del país, y provo-
có una fuga radiactiva en la planta nuclear de
Kashiwazaki-Kariwa, propiedad de la Tepco.
Dotada de siete reactores, esta central es la
más grande del mundo por su capacidad de
generación de 8 mil 212 megawatts.
En esta ocasión, la compañía admitió
50 incidentes, incluyendo incendios, esca-
pes de agua y aceite, tuberías desplazadas
y equipos rotos, lo que –según la prensa ni-
pona– hizo que el gobierno reconviniera pú-
blicamente al presidente de la Tepco, Tsune-
hisa Katsumata.
El accidente implicó a la Agencia Inter-
nacional de Energía Atómica, cuyo director,
entonces el egipcio Mohamed el-Baradei,
ofreció asesoría al gobierno japonés. Fue la
primera vez desde el accidente de Cherno-
bil en que ese organismo intervenía directa-
mente en un percance nuclear. O
A
P

p
h
o
t
o

/

E
u
g
e
n
e

H
o
s
h
i
k
o
Ejecutivos de Tepco. “Explicaciones”

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 45
I NTERNACI ONAL / JAPÓN
Japon.indd 45 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
El olor
de la muerte
Mientras la atención mundial se centra en la central
nuclear de Fukushima, entre 500 mil y 600 mil vícti-
mas del terremoto y del tsunami que devastaron la re-
gión nororiental de Japón intentan sobrevivir en medio
de escombros, aisladas del mundo y aquejadas por el
hambre y el frío. Giampaolo Visetti, enviado del diario
italiano La Republica, fue uno de los primeros repor-
teros en llegar a la zona. A continuación, el relato de
su estadía en Miyagi publicado por ese periódico en
su edición del martes 15 y con cuya autorización lo
reproduce Proceso.
do alrededor de las 10 unidades por se-
gundo o cps”. Una lectura normal, recuer-
da Yamaguchi, no debe superar 1 cps.
Y relata: “Masahiro Koiwa, miembro
del Comité Técnico, abordó este asunto en
la reunión del Subcomité de Calidad del
Equipo y Seguridad Sísmica que tuvo lu-
gar el 13 de diciembre. La Tepco admitió
que una pequeña cantidad de radiactividad
seguía fugándose del reactor. Incluso si la
cantidad no es muy grande, llama la aten-
ción que la Tepco tuviera que ser obligada
a reconocer que está permitiendo la opera-
ción de un reactor con fugas radiactivas”.
El 6 de mayo de 2010 volvió a funcio-
nar el Prototipo de Reactor Rápido de Neu-
trones de Monju, desarrollado por la Agen-
cia de Energía Atómica de Japón (JAEA,
por sus siglas en inglés). Este reactor había
sido apagado el 9 de diciembre de 1995 tras
una fuga de sodio y un incendio provoca-
dos por errores de diseño. Su mantenimien-
to costaba al erario 700 mil dólares diarios.
Hideyuki Ban, codirector del CNIC,
narra que el día en que se puso nuevamen-
te en marcha el reactor sonó una alarma de
fuga radiactiva. Al día siguiente, la alarma
ya había sonado siete veces.
Ban explica en su reporte: “La parte
superior del reactor está cubierta con gas
argón. Los detectores toman muestras de
ese gas para detectar ligeras fugas de ra-
diactividad viniendo del combustible nu-
clear. Como toma tiempo detectar la
radiactividad, tres detectores operan con-
secutivamente para conseguir una medi-
ción continua. Una alarma se activó cuan-
do uno de esos detectores funcionó mal.
Pero la JAEA siguió operando la planta
con dos detectores. El 9 de mayo, un se-
gundo detector se atrofió”.
La agencia nuclear japonesa propuso
entonces otro método de detección centra-
do en los ensamblajes de alimentación nu-
clear. La NISA lo aceptó, a pesar de que
tal sistema, señala el experto japonés, es
“mucho menos preciso”.
Agrega: “La JAEA dice que el proble-
ma se debía a un ‘ruido eléctrico’, pero era
sólo una presunción. El hecho es que no se
ha determinado la causa. La JAEA dijo que
reemplazaría la computadora pertinente
por otra más rápida, pero el 11 de junio una
alarma sonó indicando que la transmisión
de la nueva computadora era muy lenta. El
8 de junio, el diario Denki Shimbun repor-
tó que hasta la una de la tarde del 6 de junio
habían sonado 620 alarmas.
“Hay que recordar también que el equi-
po fue instalado hace 18 años. Muchas alar-
mas se activan porque el equipo está dete-
riorado. Esta situación demuestra que hay
serios problemas con los sistemas de con-
trol de calidad y capacidades de la JAEA.” O
R
e
u
t
e
r
s

/

T
o
r
u

H
a
n
a
i
46 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Japon.indd 46 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
GIAMPAOLO VISETTI
M
IYAGI, JAPÓN.- Hasta el 15
de marzo nadie había podi-
do llegar a este lugar. Bastó
con el derrumbe de un puen-
te, ubicado dos kilómetros
tierra adentro, para que Ona-
gawacho quedara aislado del mundo.
Montones de desechos infranqueables
que flotan en lodo impiden que los soco-
rristas alcancen esta pequeña ciudad que
el viernes 11, Japón pareció borrar de su
mapa.
Un poco más lejos, en Onagawa, la
central nuclear escapó a la ola del tsuna-
mi que pasó a 200 metros. Los soldados
amontonan ahora bolsas llenas de arena
alrededor de las construcciones que prote-
gen a los reactores apagados.
Fue gracias al aterrizaje fortuito de un
helicóptero que se descubrió en ese lugar
a 6 mil personas abandonadas desde hacía
cinco días. Estaban en una colina cercada
por el lodo y el océano.
La mitad de la población desapareció en
el mar. Desde el 11 de marzo a las 14:46 ho-
ras, los sobrevivientes dejaron de comer y
resistieron temperaturas muy bajas hacien-
do hogueras con ramas de árboles y techos
de sus casas. Compartieron el agua recupe-
rada de una tienda derrumbada, pero cente-
nares de personas están deshidratadas, ago-
biadas por el frío, el sueño y el terror.
En el alba murieron dos viejitos por
falta de medicinas que les eran indispensa-
bles. No tuvieron suficientes fuerzas para
subir la muralla de desechos y pedir auxi-
lio. Decenas de niños abrigados con ropa
de adultos presentan síntomas de sidera-
ción (depresión profunda).
Todos los sobrevivientes están unidos
por la misma realidad: perdieron a alguno
de sus familiares en el lodo que se extien-
de a sus pies y sobre el cual no se atreven
a caminar. En la ciudad, dejada sin ayuda,
símbolo de la destrucción que convirtió a
la prefectura de Miyagi en un vertedero
pestilente, aparece de manera cruda la tra-
gedia de una nación que parece incapaz de
reaccionar ante la peor catástrofe que en-
frenta desde la Segunda Guerra mundial.
Pesadilla
Tres veces gritó el piloto del helicóptero:
“¿Hay alguien vivo?”. En el fango, en me-
dio de los reptiles, nada se movía: era co-
mo si todo el mundo hubiera muerto en
Onagawacho.
Finalmente grupos de sobrevivientes,
incapaces de hablar, salieron del monte.
Señalaron la colina con el dedo. Tenían
los ojos cerrados. Se sentaron en coches
revolcados a esperar ayuda.
La imposibilidad de ser salvados por
los hombres después de haberse librado
de las garras de la naturaleza es la pesadi-
lla que trastorna a los 600 mil sobrevivien-
tes del temblor de la región de Tohoku, el
epicentro. Están a solamente una hora de
vuelo de Tokio, pero como la tierra sigue
temblando sin parar, se sienten en-
trampados para siempre entre playas
que vomitan cuerpos y la central de
Fukushima, un poco más al sur, que
eructa gases radiactivos.
Nadie hubiera podido imaginar
que en Japón, campeón de la tec-
nología de punta, tantos días des-
pués del primer terremoto el sistema
de auxilio de emergencia se revela-
ra tan arcaico, lento e inadecuado. En
las prefecturas desorganizadas no hay
electricidad, no funciona el teléfono
en los centros neurálgicos, las carrete-
ras y las vías de los ferrocarriles están
cortadas o sólo reservadas para los ve-
hículos que traen ayuda. Se distribuye
combustible a cuentagotas.
Sesenta mil personas desplazadas ca-
recen de agua, comida, ropa, medicinas.
Están expuestas en el final de un invierno en
el que llueve, cae nieve y cuya temperatura
es de cuatro grados bajo cero. Viven en in-
finitos desiertos formados por pantanos en
los que sólo se ven vestigios de edificios de-
rrumbados. Detienen los convoyes que traen
bienes de primera necesidad.
A lo largo de los 300 kilómetros de la
costa nororiental de Honshu sólo uno de
cada tres sobrevivientes había recibido
una ayuda mínima para no morir. Se nece-
sitarían un millón de raciones de comida
y un millón de litros de agua por día para
evitar otro desastre. Sólo llegan 200 mil.
Los pobladores empiezan a tener una sos-
pecha espantosa. Tienen miedo de que las
autoridades envíen mucho menos soco-
rristas que los 100 mil oficialmente anun-
ciados para no exponerlos a las radiacio-
nes; tienen miedo de que los bulldozer y
los camiones –indispensables para empe-
zar a sacar los escombros, reparar los de-
A
P

p
h
o
t
o

/

O
s
a
m
u

K
a
n
a
z
a
w
a
A
P

p
h
o
t
o

/

K
y
o
d
o

N
e
w
s
Búsqueda
Suplicio

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 47
I NTERNACI ONAL / JAPÓN
Japon.indd 47 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
pósitos de agua, algunas líneas eléctricas y
tuberías de gas– se demoren en llegar por
temor a ser aniquilados por otro tsunami.
En las prefecturas de Miyagi e Iwate
lo que hace falta sobre todo son ataúdes y
bolsas para mover a los cadáveres. Se ne-
cesitarían miles, quizás decenas de miles.
En el gimnasio de Minammi-Sanrikucho,
una ciudad borrada del mapa en la que du-
rante cinco días sólo se encontró a un so-
breviviente, mil cuerpos están alineados
debajo de una carpa. Están cubiertos con
hojas de periódicos. En Matsushima hay
sólo un crematorio que alcanza a incine-
rar 28 cuerpos por día. Pero hay 600 cadá-
veres. La morgue no está refrigerada. En-
tonces gente piadosa moja los cuerpos con
agua de mar y los cubre con lodo para atra-
sar su descomposición.
“Pido a todo Japón y a los países ex-
tranjeros que nos manden ataúdes para
nuestros queridos muertos”, dice Yoshiro
Murai, gobernador de Miyagi.
El dolor
Para tener idea del dolor profundo al que
de pronto los seres humanos pueden ser
condenados es, sin embargo, preciso lle-
gar a Somo, 100 kilómetros al sur de Sen-
dai. De los 38 mil habitantes sólo se salva-
ron 14 mil. Las aguas se tragaron la tercera
parte de la ciudad. La playa es negra, total-
mente cubierta por el petróleo que sigue
derramándose de centenares de navíos que
naufragaron en la costa.
Sobrevivientes cavan fosas comunes
provisionales en la arena. Ahí colocan los
cadáveres que no pueden enterrar. Los cu-
bren con una capa de 10 centímetros de
lodo. Señalan la presencia de cada cuer-
po con una rama hundida en la fosa y ama-
rran a cada rama una hoja de papel en la
que describen al difunto. El olor es inolvi-
dable, pero ya no lo perciben los que aquí
viven y que tienen la esperanza de encon-
trar a alguno de sus familiares.
El viernes 11, Katsuma Ishihara mane-
jaba el autobús que iba a Yamada. Vio có-
mo la ola gigantesca pasaba por la orilla de
la carretera. Llamó en vano a los suyos con
su teléfono celular. Después de un kilóme-
tro detuvo el autobús. Dijo: “Pido discul-
pas a los pasajeros, pero aquí estaba mi ca-
sa con mi familia adentro. Ya no está”.
En los alrededores es el caos. Entre
Miyako y Kesen-Numa miles de personas
viven en las colinas. Desde el 11 de marzo
huyeron caminando o por cualquier medio
hacia el norte para protegerse de la nube
tóxica de la central de Fukushima.
Los refugiados de Futabamachi inva-
den los centros de socorro que abrieron
las prefecturas de Miyagi e Iwate, pero los
damnificados locales los rechazan porque
temen ser contaminados por personas que
estuvieron expuestas a la radiación.
Quizás es sólo el principio de la heca-
tombe de Honshu. Los militares que aca-
ban de llegar a Ishinomaki piensan que
la alarma atómica que se acaba de lanzar
busca en realidad impedir que la nación se
entere de todas estas vidas perdidas.
Las dos terceras partes de la ciudad es-
tán cubiertas por una densa y extraña cre-
ma color café. Uno rema entre los techos.
En el segundo piso de los edificios que no
se derrumbaron se ven los brazos de per-
sonas que intentaron echarse al vacío, que
en realidad era líquido.
Hirumi Memoto se sentó en una de
las lanchas. Nació en Hiroshima, tenía 19
años en agosto de 1945 cuando la bomba
atómica se abatió sobre la ciudad. Vino a
vivir aquí y ahora tiene 85 años. Maldice
al monstruo que insiste en condenarla a so-
brevivir y que esta vez fue bondadoso con
su marido, Kio Miura, de 88 años, quien
murió ahogado en su cama. Hirumi Me-
moto no deja de repetir: “Nunca debí na-
cer”. Son dos vidas que se abrieron y se
cerraron con dos hecatombes; son la pará-
bola fatal de lo que el país empieza a consi-
derar como una misteriosa condena colec-
tiva. La población golpeada por el tsunami
ve la situación como una farsa cruel.
Las radioemisoras siguen transmitien-
do relatos de personas que cuentan cómo
se salvaron, de técnicos que aseguran que
todo está bajo control, de políticos que de-
cretan el fin del estado de emergencia para
las víctimas del terremoto.
En lugar de eso, en Higashi Matsushi-
ma, como a lo largo de toda la costa, los
hospitales no tienen medicinas y los médi-
cos carecen de energía eléctrica. En la es-
cuela primaria de Nobiru, 103 muertos es-
peran en el patio, mientras que al lado 467
sobrevivientes se encuentran acostados en
el piso de los corredores.
Setsuro Sugawara no suelta la mano de
su hija de 16 años cuyo cuerpo sin vida fue
rescatado hace tres horas del océano. Le
dice: “Luché para que tu vida fuera mejor
que la mía”.
La gente empieza a darse cuenta de
que la franja costera de 7 kilómetros de an-
cho y 300 kilómetros de largo se convirtió
en un inmenso pantano lleno de armazo-
nes de cemento. Ciudades y pueblos ya no
podrán ser reconstruidos en el lugar donde
estaban. Tres millones de personas se pre-
paran para un exilio definitivo, una migra-
ción que trastornará a toda la nación. (Tra-
ducción: Anne Marie Mergier) O
A
P

p
h
o
t
o

/

K
y
o
d
o

N
e
w
s
Sendai. “Pantano infinito”
48 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Japon.indd 48 3/18/11 2:49 PM
almuerzoycafemexicano
Solos
Los trágicos acontecimientos ocurridos en Japón –te-
rremoto, tsunami y emergencia nuclear– ilustran lo
que le depara al mundo en el siglo XXI: crisis que esca-
pan sin control de su ámbito local para convertirse en
planetarias y generar caos a una velocidad de vértigo.
Ningún gobierno está preparado para encarar este tipo
de catástrofes, dice Patrick Lagadec, especialista en
políticas de gestión de riesgos. Y señala la necesidad
de rediseñar conceptos y estrategias para enfrentar lo
“inconcebible”.
La vida sólo está hecha
de eventos de probabilidad cero
Jean Pierre Barthémémy,
catedrático francés
ANNE MARIE MERGIER
P
ARÍS.- Alocución angustiada del
emperador Akihito; información
confusa y deficiente ofrecida por
políticos, funcionarios y ejecu-
tivos del sector nuclear japonés;
tardía solicitud de asesoría a la
Agencia Internacional de la Energía Atómi-
ca; impotencia internacional ante una even-
tual catástrofe nuclear cuyas consecuencias
sobre la vida humana se vislumbran trági-
cas; daños colaterales de suma gravedad,
entre ellos la perspectiva de una crisis eco-
nómica japonesa que debilitaría aún más al
muy vulnerable sistema económico y finan-
ciero mundial…
 El caos de la central nuclear de Fukushi-
ma es la ilustración hiperbólica del concep-
to de civilización del riesgo, ideado por Pa-
trick Lagadec.
Director de investigación sobre gestión
de riesgos en la prestigiosa Escuela Po-
litécnica de París, Lagadec enseña en va-
rias universidades francesas al tiempo que
se desempeña como consultor de dirigen-
tes políticos, así como directivos de gran-
des empresas y ONG’s en Francia y a nivel
AP
frente al caos
I NTERNACI ONAL / JAPÓN
Sociologia.indd 49 3/18/11 2:44 PM
almuerzoycafemexicano
internacional. Asesora también a importan-
tes funcionarios de Naciones Unidas y de
la Unión Europea y es autor de una decena
de libros, entre los que destacan La Civili-
zación del Riesgo y Viaje al corazón de una
implosión, este último dedicado a la crisis
económica argentina.
–¿La crisis que sacude a Japón rebasa los
esquemas sobre los cuales está trabajando?
–No, pero es el ejemplo arquetípico de
lo que algunos expertos intentamos hacer
entender, a veces con la impresión de predi-
car en el desierto. Lo que está ocurriendo en
Fukushima es el resultado de una cadena de
tres catástrofes fuera de lo común: un tem-
blor de una amplitud excepcional desató un
tsunami de fuerza magna que a su vez causó
daños irremediables en una central nuclear.
“Los japoneses tienen un alto nivel de
organización y habían elaborado planes pa-
ra encarar cada una de estas catástrofes, pe-
ro se mostraron incapaces de enfrentar todo
al mismo tiempo. Japón no tiene el mono-
polio de ese tipo de vulnerabilidad. Actual-
mente todos los países están en la misma
situación: no están preparados para enfren-
tar el caos. Eso se debe a un problema de
orden intelectual, cultural y psíquico. Pero
es sumamente grave porque el siglo XXI es
el siglo de las crisis globales generadoras
de caos.”
–¿Podría ser más explícito?
–En los años setenta un grupito de pio-
neros empezaron a llamar la atención so-
bre la cuestión de los riesgos mayores en
nuestras sociedades. Subrayaron que es-
tos riesgos estaban cambiando de natura-
leza. En Francia, el filósofo Edgar Morin
fue uno de los primeros en abordar el tema
al intentar lanzar una ciencia de las crisis.
Su aporte fue capital.
“Morin explicó: ‘No existe una cien-
cia de lo singular. No existe una ciencia del
acontecimiento. Ésta es una de las caracte-
rísticas más evidentes de la vulgata teórica
dominante. El acontecimiento fue elimina-
do porque se le identificó con lo singular, lo
contingente, lo accidental, lo irreductible, lo
vivido. Fue expulsado no sólo de las cien-
cias físico-químicas, sino también de la so-
ciología, que tiende a organizarse alrededor
de leyes, modelos, estructuras, sistemas’. 
“Morin también precisó: ‘Para ese tipo
de sociología todo lo que es improbable se
vuelve aberrante, todo lo que es aberrante
se vuelve imposible de regular. Es absur-
do porque la evolución es una sucesión de
aberraciones que actualizan improbabili-
dades (…) Todavía hoy sufrimos las con-
secuencias de ese intento profundo y múl-
tiple de sacar el acontecimiento fuera de
las ciencias humanas para poder ganar res-
petabilidad científica. Pero la verdadera
ciencia moderna sólo podrá empezar con
reconocer el acontecimiento’.”
Dimensión desconocida
Lagadec señala que “a finales de los años
ochenta Ariel Rosenthal, uno de los pio-
neros en estudiar las crisis en Europa, fue
aún más categórico al afirmar: ‘Los cien-
tíficos se sienten incómodos con fenóme-
nos que parecen escapar al campo de las
teorías bien cinceladas que elaboraron a
partir de circunstancias y acontecimientos
inscritos en la normalidad. Las crisis pare-
cen estar en oposición absoluta con la base
misma de las ciencias sociales modernas’. 
“En los años setenta y ochenta buscá-
bamos que se reconociera la realidad de
los riesgos mayores. Nos importaba tam-
bién que se empezaran a desarrollar capaci-
dades estratégicas para enfrentarlas. Se lo-
graron avances significativos. Sin embargo,
después de Chernobyl, pero sobre todo des-
de la serie de crisis económicas, sanitarias y
humanitarias que sacudieron recientemen-
te a todos los continentes, y por supuesto,
desde el 11 de septiembre de 2001, entra-
mos en otra dimensión.”
–¿En cuál?
–Dejamos el mundo de los riesgos del
siglo XX, de los riesgos conocidos, me-
didos, relativamente circunscritos, que só-
lo afectaban a nuestros sistemas de mane-
ra marginal y que podíamos manejar con
más o menos éxito para entrar en la civili-
zación del riesgo que amenaza al corazón
mismo de nuestros sistemas. Hoy enfren-
tamos cada vez más  acontecimientos de
nivel 5; es decir, sumamente graves. Pero
también nos toca otro desafío más banal y
más desestabilizador: cualquier aconteci-
miento ligeramente no convencional tien-
de a generar graves pérdidas de control,
porque rebasa muy pronto su nivel local y
es inmediatamente mediatizado.
–Usted piensa en la irrupción del vol-
cán islandés que no representaba mayor
peligro, pero que paralizó el tráfico aéreo
internacional durante una semana en abril
de 2010.
Y
a
s
u
s
h
i

K
a
n
n
o
50 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
“Civilización del riesgo”
Sociologia.indd 50 3/18/11 2:44 PM
almuerzoycafemexicano
–Sí, pero existen muchos otros facto-
res que participan en estas crisis inéditas:
el hecho de que la cultura industrial esté
cediendo paso a la cultura financiera; los
cambios bruscos en la organización de las
sociedades que privatizan muchos secto-
res y en particular los muy sensibles de la
seguridad; el crecimiento hiperbólico de
los transportes de masas que pueden con-
vertir un problema de salud pública local
en una crisis planetaria; el cambio climá-
tico; la complejidad creciente de nuestros
sistemas socio-técnicos; la aceleración
extrema de la velocidad; las mediatiza-
ción mundial; las nuevas formas de gue-
rra; las recomposiciones geoestratégicas
aceleradas…
“Todos estos factores construyen con-
textos cada vez más inestables expuestos
a turbulencias graves capaces de transfor-
mar cualquier disfuncionamiento local en
un ciclón que escapa a todo control regio-
nal. No rechazo en absoluto la evolución
del mundo. Sólo subrayo que genera fenó-
menos de cristalización masiva e instantá-
nea que rebasan nuestros paradigmas clá-
sicos de referencia.”
–¿Está diciendo que entramos en la era
de lo inconcebible?
–Entramos en una era en la que debe-
mos estar preparados para tropezarnos con
lo inconcebible. En muchos casos vamos
a tener que salir de nuestros sistemas de
representación tradicionales para enfocar
los nuevos desafíos. Lo inconcebible sólo
es inconcebible en sistemas que no permi-
ten plantear cuestionamientos que se sal-
gan de las reflexiones convencionales. De-
bemos inventar una nueva inteligencia de
los riesgos. Eso implica investigación plu-
ridisciplinaria, capacitación de expertos,
pero también implicación verdadera de
gobernantes y empresarios.
–¿Los siente dispuestos a esa revolu-
ción cultural?
–Algunos empresarios, sí. En cuanto a
los políticos…
–¿Es sobre esa nueva inteligencia de
los riesgos y de las crisis que trabaja con
sus estudiantes?
–Sí. Ellos son muy receptivos.
–¿Y qué les enseña?
–Entre otras cosas, a tomar en cuenta
las señales aberrantes. Eso va en contra de
nuestra cultura. Debemos dar prioridad a
las señales que escapan a nuestros usua-
les métodos de análisis. Debemos cuestio-
nar variables durmientes, combinaciones
y contaminaciones improbables, eventos
que las estadísticas no consideran como
relevantes, convergencias de intuiciones.
Eso supone otras sensibilidades, otra for-
ma de tolerar las ambigüedades, otras con-
jugaciones de percepciones y otros instru-
mentos de trabajo.
–¿Los inicia en lo impensable?
–Las crisis que nos caen encima llegan
sin manual de uso. Es difícil. Desestabiliza.
Pero no tiene el menor sentido decir a fu-
turos dirigentes que les vamos a dar rece-
tas para poder reaccionar ante todo tipo de
situaciones. En cambio, es válido enseñar-
les a vivir en lo irracional, en lo no seguro,
en un ambiente desestabilizado y en general
hostil. Debo confesar que los “manuales”
de estudio que se les proponen se limitan a
darles “llaves del éxito” o “secretos de las
mejores prácticas de gestión”. Pero tal co-
mo lo enfatiza Todd M. La Porte, profesor
de la universidad George Mason, de Arling-
ton (Virginia),  “lo importante no es tener
instrumentos para evitar ser sorprendido,
sino entrenarse para ser sorprendido”. De-
bo confesar que por el momento me cues-
ta bastante trabajo impartir ese tipo de ense-
ñanza en nuestro curso universitario.
–Por supuesto. Es uno entre muchos
otros ejemplos. Cualquier evento local
puede tener consecuencias internaciona-
les, porque todos nuestros sistemas estre-
chamente conectados e interdependientes
están regidos por la ley de la instantanei-
dad y se convierten en terrenos ideales para
el desarrollo de fenómenos caóticos. Estos
fenómenos se burlan de nuestras referen-
cias de entendimiento y de nuestra capaci-
dad operacional, que no están configuradas
para enfrentar el caos.
–Lo vemos en Fukushima. Ahora los
expertos japoneses no buscan esconder su
desasosiego.
–Pero también lo vimos con la influen-
za A/H1N1, la vaca loca, la gripe porcina,
el huracán Katrina o la crisis financiera
de hace dos años. Los especialistas se to-
pan actualmente con grandes zonas de ig-
norancia generadas por embrollos inéditos
de vulnerabilidades y contextos de inesta-
bilidad exacerbados. Estas crisis que dejan
impotentes a políticos, funcionarios, eje-
cutivos y especialistas, crean una descon-
fianza cada vez mayor en las poblaciones
involucradas y una brecha creciente entre
gobernantes y sociedades civiles.
“La catástrofe de Fukushima relanza
en todas partes el debate sobre la energía
nuclear y convence aún más a las opinio-
nes públicas de que no saben realmente lo
que pasa en ellas. Plantea graves proble-
mas de credibilidad.”
–¿Fukushima cuestiona la credibilidad
de los gobernantes en general?
–Al igual que los cuestiona la gestión de
todas las crisis globales por las cuales pasa-
mos en los últimos años. Los gobernantes
y empresarios siguen enfrentando las reali-
dades actuales con la mirada en el retrovi-
sor. Sus lógicas son idénticas. Todos dicen
lo mismo: “En caso de crisis tenemos res-
puestas. En caso de supercrisis tenemos su-
perrespuestas. Y si fallan nuestras respues-
tas, no es culpa nuestra, sino de la crisis
que era excepcional”. No quieren entender
que entramos en la era de lo inédito, de lo
impensable, de lo inconcebible.
“Se encierran en bunkers mentales, se
aferran a sus estrategias preconcebidas, a
una cultura que rechaza lo no convencio-
nal, mientras que por todas partes lo que
consideraban como realidades bárbaras
–atentados terroristas, tsunamis, pande-
mias, catástrofes industriales– que mante-
nían al margen, irrumpen en el centro con
suma brutalidad.”
“Lo inconcebible”
–Aludió a la creciente interdependencia
e interconexión de nuestros sistemas para
explicar el surgimiento acelerado de estos
riesgos impensables…
A
P

p
h
o
t
o

/

S
h
u
j
i

K
a
j
i
y
a
m
a
Catástrofes en cadena

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 51
I NTERNACI ONAL / JAPÓN
Sociologia.indd 51 19/03/11 02:08
almuerzoycafemexicano
52 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Japón: el pánico “civilizado”
V Í C T O R K E R B E R PA L MA *
Hacia 1973, como resultado de la
desesperación en la que cayó el pueblo ja-
ponés cuando el sobreprecio del petróleo
desató un tsunami inflacionario, el escritor
Sakyô Komatsu publicó una novela apo-
calíptica bajo el título de Nihon Chinbotsu
(El hundimiento de Japón). La trama está
basada en un hecho real: el archipiélago
nipón se localiza en los linderos de una
placa tectónica que puede ocasionar una
alta mortandad. Si una gran porción de tie-
rra se hundiera en el mar, se produciría un
éxodo de sobrevivientes por el mundo.
Ocurre que la imaginación de los no-
velistas compite con los influjos de la
naturaleza, y a veces ésta gana. Komatsu
vislumbró un megadesastre con miles de
náufragos arribando a las costas de China,
Corea y el Sureste Asiático, lugares donde
persisten los resentimientos por los desen-
frenos del ejército imperial en la guerra.
Aunque Japón sigue ahí a pesar de los
terremotos ocurridos en días pasados, el
éxodo ha comenzado. Cientos de personas
huyen en busca de refugio en el sur; más
aún, muchos contemplan la posibilidad de
salir del país, atemorizados por la conta-
minación radiactiva provocada por las ex-
plosiones en los reactores de Fukushima.
Las islas japonesas, dicen los geofísicos,
se han desplazado más de dos metros des-
de su posición original y hasta se cree que
el planeta entero se movió sobre su eje.
Es difícil creer que el país de alta tec-
nología, robots, diseños fantásticos, his-
torietas manga, cerezos en flor, rollizos
luchadores de sumo, Akutagawa y el monte
Fuji, se encuentra hoy sumido en la peor
crisis desde el final de la Segunda Guerra
Mundial.
Hace tiempo que los japoneses deja-
ron de tener gobierno, si por tal entende-
mos una autoridad visible con capacidad
de decisión sobre los asuntos de Estado.
Y es que en el último lustro han tenido no
menos de seis primeros ministros, prácti-
camente uno por año; todos aspiran a por
lo menos cinco minutos de gloria; todos
quieren concurrir a una reunión de jefes
de Estado y saber qué se siente.
Los japoneses confían demasiado en
la capacidad administradora de su apara-
to burocrático, siempre previsor, siempre
exacto. No hay procedimiento que no
tenga reglas, y si algunas no están en el
manual emerge la parálisis. Les resulta in-
creíble la improvisación.
Para tener una idea, el manual para
casos de desastre –accesible por inter-
net– recomienda tener a la mano dinero en
efectivo, pasaporte, certificado de seguro,
tres litros de agua potable, alimentos no
perecederos, teléfono móvil con cargador,
pañuelos desechables, cinco toallas, una
linterna, un radio portátil, un paraguas, ro-
pa para el frío, casco, guantes, tapabocas,
una bolsa grande de basura, un refracta-
rio transparente para la comida, algunas
ligas, cobijas, periódicos (se advierte que
no son para leer, sino para protegerse del
frío), fotos de la familia, un silbato, un
par de lentes para quienes padecen de la
vista, medicamentos de uso habitual, toa-
llas femeninas, un aparato de música para
tranquilizarse además de la radio, cinta
adhesiva, un cojín y un abrelatas.
Las instrucciones de cómo actuar si
hay un terremoto no son menos insólitas:
hay que abrir puertas y ventanas, poner
el equipaje en la entrada de la casa, cal-
zar  zapatos con suelas gruesas, cerrar de
inmediato las llaves del gas, cocinar arroz
(suponemos que sin gas), recargar la bate-
ría del celular antes de que se interrumpa
la energía eléctrica, y apagar las luces des-
pués de desconectar todos los enchufes.
Eso hay que hacerlo en pocos segun-
dos, mientras el subsuelo trepida bajo los
pies y las edificaciones se desploman. No
es humor negro. Se recomienda permane-
cer tranquilo ya que (literal) “el terremoto
durará al menos 24 horas”. Los simula-
cros periódicos resultan impecables, no
así las realidades. Quienes se apegaron al
manual con seguridad fueron arrasados
por el tsunami. Aun así, lo admirable en la
población, por sobre todo, es su disciplina
y estoicismo.
Un amigo me escribe desde Tokio que
en estos momentos ya no le preocupan ni
las réplicas ni el tsunami, sino los efectos
de los reactores nucleares. “Hay un am-
biente de pánico”, dice, pero agrega con
un dejo de orgullo: “aunque muy civiliza-
do”. ¿Pánico civilizado? Sólo en Japón…
En el terremoto de Hanshin, que destru-
yó buena parte de Kôbe en 1995, muchas
personas perdieron la vida por apegarse al
manual. Se encontró a algunos con el cuer-
po molido bajo los escombros pero con el
casco y la linterna o el celular en la mano.
Análisis.indd 52 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 53
¡Ah, ca...ñón!
N A R A N J O
ANÁLI SI S
Hubo muertos entre los hierros retorcidos
de los muebles de cocina, pero, eso sí,
apagaron las hornillas. Escenas similares
hallarán en Sendai, ciudad que, por cierto,
comparte con México un episodio histórico
que data del siglo XVII, cuando una misión
de samuráis partió de ahí a entrevistarse
con el virrey.
La expansión de las ondas radiacti-
vas es imprevisible; la sola idea de mo-
rir quemado por las radiaciones debe ser
aterradora para quienes mejor que nadie
conocen los efectos nucleares sobre la hu-
manidad inerme. ¿Se agregará Fukushima
a los tristes casos de Hiroshima y Nagasa-
ki? ¿Exagera el gobierno u oculta la ver-
dadera dimensión del problema?
Ya hubo un caso de encubrimiento
cuando Tokyo Electric Power Company
(Tepco), propietaria también de los reac-
tores de Fukushima, minimizó los daños
causados por un temblor en la central de
Kashiwasaki-Kariwa en julio de 2007. La
central cerró por un tiempo. La Organiza-
ción Internacional de la Energía Atómica
(OIEA) se comprometió a ayudar en la
investigación del accidente, y solicitó a
Tokio que en lo sucesivo se informara con
transparencia a fin de aprender la lección.
Sin embargo, el aprendizaje sigue pen-
diente porque el gobierno de Naoto Kan
todavía no ofrece información precisa sobre
las radiaciones emitidas desde la central de
Fukushima ni de cómo pretende contrarres-
tarlas. Ante la crisis, el primer ministro arre-
metió contra el operador de Tepco: “¡Qué
diablos pasa!”, le dijo. La respuesta no llega.
Análisis.indd 53 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano
54 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
La biografía oficial de Kan subraya su
carácter hiperpragmático; sus amigos lo
llaman “Ira-Kan” por iracundo. En cam-
bio su esposa Nobuko le ha fabricado una
reputación de incompetente a través de un
libro titulado ¿Qué diablos va a cambiar en
Japón ahora que tú eres primer ministro?
Cuestiona en él la capacidad de su marido
para liderar a la potencia asiática y señala:
“Me cuestiono si es bueno que este hom-
bre sea primer ministro porque lo conozco
bien”. Ambos llevan 40 años casados.
Nadie augura mucho tiempo para Kan
en el poder. No sólo las regularidades de
la política japonesa demandan su salida,
sino que va creciendo el descontento de
la población por los malos manejos de la
crisis. Hay escasez, no hay transportes, la
economía está semiparalizada y, peor aún,
no existe información clara sobre los peli-
gros de contaminación radiactiva.
El pánico todavía es “civilizado”, aun-
que no son descartables las movilizaciones
a favor de la paz y en defensa del medio
ambiente. Cuando el pánico se transforma
en organización ciudadana en Japón, aflora
el espíritu aguerrido de los samuráis. Ejem-
plos hay muchos en la historia reciente.
Se intentó un golpe mediático con la
aparición del emperador Akihito llamando
a la calma. Fue inaudito más no impresio-
nante, no tanto como cuando su padre, Hi-
rohito, se dirigió a sus súbditos para llamar
a la rendición después de las bombas ató-
micas. Si Hirohito era divino, Akihito devi-
no en simple mortal, simple extravagancia
para las generaciones más recientes.
Japón es todavía un pilar en la econo-
mía regional de Asia Pacífico pese a que
le ha cedido a China el puesto de segunda
potencia económica en el mundo. Sigue
siendo la mayor fuente de inversión ex-
tranjera directa en muchas partes de Asia
y un generador significativo de ingresos
provenientes del turismo, en especial en el
sureste asiático y Oceanía, sin que sea me-
nor el turismo dirigido a China y el propio
Estados Unidos. Para Filipinas y Rusia,
las remesas provenientes del “país del sol
naciente” son también una fuente impor-
tante de ingresos.
Los efectos económicos del marasmo
nipón ya se dejaron sentir en los mercados
accionarios. El Banco Central de Japón ha
tratado de paliar el impacto monetario me-
diante inyecciones masivas de yenes, pero
la moneda sigue al alza y eso encarece
los productos exportables. Y es que entre
otras cosas las cadenas de producción se
han interrumpido; para un país acostum-
brado a la exactitud eso puede ser ruinoso.
Llevo tres décadas de visitar Japón de
manera intermitente. He sido becario, in-
vitado especial de la Casa Imperial, con-
ferencista, diplomático, investigador de
la historia japonesa, asesor de empresas
y simple adepto de la exquisitez cultu-
ral del pueblo yamato. Me tocó vivir la
experiencia turbadora del terremoto de
Hanshin en 1995 y soy testigo de la in-
creíble capacidad que tienen los japone-
ses para sobreponerse.
Lo que está pasando es insólito. Uno
de los países más ricos del planeta en este
momento demanda la solidaridad y apoyo
de todo el mundo. La Brigada de los Topos,
comandada por Héctor El Chino Méndez,
está en lo suyo, como estuvo en Kôbe, don-
de se le recuerda bien. México fue asimis-
mo generoso con Japón cuando ocurrió el
gran terremoto de Kantô en 1923, con un
donativo espléndido de 50 mil pesos en
oro; ese gesto se retribuyó cuando ocurrie-
ron los sismos de 1985 en nuestro país. O
La Fundación Japón, encabezada en México por
Toru Ôno, tiene abierta una cuenta para recibir do-
nativos a través de internet. Si está en su capacidad,
acceda a la página http.//members.canpan.info/kikin
y contribuya a devolver a los afectados en el otro la-
do del planeta la paz que merecen.
vkerber(colmich.edu.mx
* Estudioso de las culturas de Asia del Este, fungió
como cónsul general de México en Japón. Coautor
de la Historia mínima de Japón, próxima a publi-
carse por El Colegio de México.
Al igual que aquella famosa pelí-
cula de James Bond, Andrés Manuel
López Obrador ha pedido una “licencia
para matar”. Licencia para impedir la
creación de una alianza PAN-PRD que
podría ponerle freno al avance del PRI
en el Estado de México. Permiso para
acelerar la consolidación de la candida-
tura presidencial de Enrique Peña Nieto,
que se presenta cada vez más como un
hecho consumado. Licencia para matar
la única posibilidad de evitar el regreso
triunfal del priismo, lo cual entrañaría
una profunda regresión política en el
país. Permiso para hacerle la vida fácil
al Copete Electrónico. Más que evitar
la resurrección priista, AMLO parece
obcecado en asegurarla. Más que evitar
el reingreso a Los Pinos del enemigo
histórico de la izquierda, AMLO pare-
ce desear ese desenlace. Y paso a paso,
decisión tras decisión, López Obrador
mata por su propia mano a la izquierda
mexicana.
Porque las implicaciones de su ve-
hemente oposición –tanto a la consulta
ciudadana como a la alianza electoral
en territorio mexiquense– evidencian
una actitud alarmante. Una posición
preocupante. Una táctica de corto plazo
que producirá daños de largo plazo. Con
tal de evitar el crecimiento de Marcelo
Ebrard, AMLO está dispuesto a asegurar
el fortalecimiento de Peña Nieto. Con
tal de erigirse como el “único candidato
capaz de salvar a México”, AMLO está
dispuesto a franquearle el paso al PRI.
Antes que darle la oportunidad a la iz-
quierda de ganar, López Obrador prefie-
re controlarla aunque acabe perdiendo
votos. Antes que ser congruente con
Análisis.indd 54 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 55
Licencia para matar
D E N I S E D R E S S E R
las alianzas que apoyó en lugares como
Oaxaca, López Obrador está dispuesto a
denostarlas si de meter el pie a sus adver-
sarios en su propio partido se trata. Fre-
nar el éxito de alianzas que erosionan su
poder dentro del PRD le importa más que
desmantelar la maquinaria mexiquense
que el PRI ha encendido.
Como escribió Elías Canetti, “el ho-
rror que produce la muerte se vuelve satis-
facción cuando vemos que es alguien más
el que está muerto”. Y a AMLO la muerte
del PRD no le preocupa. El desmorona-
miento político de la izquierda electoral
no le atemoriza. El caudal de votos perre-
distas convertidos en votos priistas no le
quita el sueño. Piensa que puede competir
solo, ganar solo, triunfar solo. Y por ello,
para AMLO la alianza electoral que fue
buena en Oaxaca no es buena en el Estado
de México. Por ello, para AMLO el perfil
democrático incuestionable de Javier Co-
rral –impulsor de la alianza– se vuelve de
pronto motivo para llamarlo “alguien que
sirve a las mafias que se han apoderado
de México”. Al actuar así, López Obrador
se vuelve el promotor más exitoso de los
mafiosos contra los cuales dice pelear. Al
lanzarse contra una alianza argumentando
que “no traería nada nuevo”, López Obra-
dor asegura que sea así. Al criticar la con-
sulta ciudadana, López Obrador avala la
transición trunca.
Alguien debería recordarle a AMLO
que el enemigo verdadero a vencer no es
Ebrard: es Peña Nieto. El adversario real
que debe ser contenido no es el PRD: es
el PRI. El peligro inminente no es la po-
sibilidad de una alianza PAN-PRD: es
la división de la oposición. El problema
urgente no es parar a Los Chuchos: es pa-
rar la resurrección de lo peor del priismo.
Si el PRI recupera la Presidencia gracias
a las maniobras cuestionables de López
Obrador, el futuro de la izquierda mexica-
na se avizora sombrío, duro, desfondado.
Porque los priistas regresarían al poder
durante por lo menos dos sexenios. Doce
años para canibalizar al PRD y arrebatar-
le liderazgos y electores y plataformas y
militantes. Doce años para desmantelar
los pocos contrapesos e instituciones de-
mocráticas que hemos logrado establecer.
Doce años para destrozar lo que tomó más
de veinte construir.
Ese será el escenario predecible si
López Obrador insiste en pelearse con
propios en lugar de combatir ajenos. Si
insiste en volver más agreste el terreno
electoral para la izquierda en lugar de
emparejarlo donde más importa. En el
Estado de México está la base electoral,
estratégica, operativa y financiera del pro-
yecto priista. Es allí donde está en juego
el futuro de Enrique Peña Nieto y la coa-
lición corporativa que comanda. Es allí
donde todas las fuerzas de la oposición
–panistas, perredistas, petistas, conver-
gencistas– deberían unirse para formar
un frente común. Un dique para proteger
a la débil democracia mexicana. Un muro
para defender un paraje donde sea posible
imaginar la vida política de otra manera:
menos cupular y más ciudadana; menos
partidista y más participativa; menos cen-
trada en preservar los pactos del pasado y
más preocupada por esbozar los nuevos
entendimientos del futuro.
Según AMLO, “la oligarquía ya tiene
a su candidato, y es Enrique Peña Nieto,
que simboliza la corrupción, el clientelis-
mo y los intereses del duopolio televisi-
vo”. Eso es cierto, pero lamentablemente
López Obrador no está proveyendo al país
de instrumentos para impedir el ascenso
del Modelo Bombón mexiquense. Al con-
trario, está allanando su camino. Porque
la candidatura solitaria de Alejandro Enci-
nas no sería suficiente para ganar. Porque
si lo que AMLO quiere detener –vía el
Estado de México– es una alianza PAN-
PRD para la elección presidencial, lo está
haciendo al enorme costo de otorgarle al
político más popular del país la candida-
tura del PRI. Porque si lo que AMLO de-
sea es enfrentarse a Peña Nieto en 2012 y
jalar el voto antipriista a su propia causa,
los números no le dan para imponerse en
esa elección. Ganaría la batalla contra el
PRD, pero perdería la guerra necesaria
para lograr la transformación del sistema
que el PRI heredó y que ahora revive.
Andrés Manuel López Obrador ha di-
cho que “son momentos de definición”.
Entonces a él mismo hay que pedirle que
se defina. ¿De qué lado está? ¿Del lado
de la izquierda capaz de formar un fren-
te opositor para vencer al PRI, o del lado
del PRI? ¿Del lado de Marcelo Ebrard o
de Enrique Peña Nieto? ¿Del lado de una
consulta que fortalezca la participación
ciudadana, o del lado de quienes quieren
evitarla? ¿Del lado de acuerdos progra-
máticos entre partidos y organizaciones
civiles para inaugurar una nueva forma
de hacer política, o del lado de priistas
que se oponen a su creación? ¿Del lado
de la sociedad o de quienes sólo desean
manipularla? ¿Del lado de una izquierda
revitalizada o del lado de una izquierda
que las rivalidades personales se empe-
ñan en matar? ¿De nuestro lado o tan sólo
del suyo? O
ANÁLI SI S
Análisis.indd 55 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano
56 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
J E S Ú S C A N T Ú
Las revelaciones de Arturo Montiel
(Proceso 1793) confirman que los priistas
nunca han elegido a sus candidatos presi-
denciales, pues hasta la elección del año
2000 –cuando perdieron la Presidencia de
la República– dicha atribución correspon-
día al presidente de la República, quien
tomaba la decisión y buscaba la vía para
instrumentalizarla; y en 2006, de acuerdo
con el exgobernador, siguió prevalecien-
do la voluntad presidencial, aunque en ese
entonces fuese un panista quien utilizó a
Televisa para impulsar la candidatura de
Roberto Madrazo.
Durante el priismo, las televisoras fue-
ron muy útil instrumento para modelar
una opinión pública favorable al régimen
autoritario; como fieles “soldados del pre-
sidente”, como alguna vez señaló Emilio
Azcárraga Milmo, obedecían ciegamente
sus instrucciones y, por lo mismo, oculta-
ban, manipulaban o inventaban infor-
mación para beneficiar al gobernante
en turno.
En el primer gobierno de la alter-
nancia, la relación tuvo cambios im-
portantes, aunque no en lo sustancial,
ya que Fox entendió, incluso desde
antes de ser candidato a la Presidencia,
que requería del apoyo de las televi-
soras, primero para ganar la elección,
y después para gobernar. Únicamente
así pueden entenderse las concesiones
y consideraciones que tuvo con los dos
integrantes del duopolio, que fueron
desde la tolerancia con TV Azteca ante
la ilegal toma de las instalaciones de
Canal 40 y el apoyo que le brindó para
que se quedara con la concesión, hasta
el famoso decretazo del 2 de octubre
de 2002 –que redujo a una décima
parte los tiempos fiscales– o el otorga-
miento de varias decenas de permisos
para que Televisa instalara casas de
juego por todo el territorio nacional.
Y por el adelanto del libro de Mon-
tiel, publicado la semana pasada en
El dedazo de Televisa
Proceso, Fox también utilizó a Televisa
para entrometerse en la designación del
candidato priista a la Presidencia de la Re-
pública, pues veía en Roberto Madrazo un
candidato cómodo para cualquier aspirante
blanquiazul, como finalmente resultó.
Sin embargo, de ser cierto el testimonio
de Montiel, Televisa rápidamente aprendió
la lección y en el presente sexenio –el se-
gundo de la alternancia– ya operó por su
cuenta, no siguiendo instrucciones presi-
denciales, sino obedeciendo únicamente
a sus instintos e intereses. Y quizá quien
primero le mostró el camino a Televisa fue
el mismo Montiel, pues hay que recordar
que el primer candidato de la televisión, de
principio a fin, fue precisamente el delfín
de Montiel: Enrique Peña Nieto.
Desde que Montiel designó a Peña Nie-
to como candidato tricolor a la gubernatura
del Estado de México, Televisa se hizo car-
go de la imagen de éste, primero para que
ganara las elecciones estatales, y, después,
para proyectarlo hacia la candidatura priis-
ta a la Presidencia de la República en 2012.
Y, hasta hoy, las encuestas de preferencia
electoral muestran que lleva una amplia
ventaja sobre el resto de los contendientes,
tanto internos como externos.
Pero a pesar de que las lealtades –de
Peña Nieto con Televisa y de ésta con el
gobernador– parecen probadas, Televisa
no quiso poner “todos los huevos en una
sola canasta” e impulsó a otros candidatos
con perfiles similares, que le permitieran
tener segundos mejores en caso de que su
candidato predilecto sufriera algún acci-
dente, en sentido metafórico; por ello apo-
yó decididamente a Rodrigo Medina para
que alcanzara la gubernatura de Nuevo
León. De acuerdo con las versiones que
circulan entre los priistas neoleoneses, di-
cho respaldo fue mucho más allá de lo
que se vio en las pantallas televisivas.
Conforme a tales versiones, los
directivos de Televisa hablaron direc-
tamente con quien en ese entonces en-
cabezaba las encuestas de preferencia
electoral –al menos en la contienda in-
terna– entre los priistas, que era Abel
Guerra, para obligarlo a renunciar a
sus aspiraciones. Los integrantes de la
cúpula priista no lanzaron la convoca-
toria sino hasta que estuvieron seguros
de que Guerra no se inscribiría como
precandidato a la gubernatura, pues
sabían que contaba con los recursos
económicos y humanos para even-
tualmente ganarles la elección interna,
especialmente contra Medina, quien
entonces apenas era conocido por 25%
de la población de la entidad.
Tanto el entonces gobernador Nati-
vidad González Parás como la dirigente
nacional del tricolor, Beatriz Paredes,
intentaron convencerlo de que desistie-
ra, pero ninguno cumplió su cometido.
Por lo que tuvieron que ser los directi-
Análisis.indd 56 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 57
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
vos de la televisora quienes lo disuadieran
amenazándolo con utilizar toda la fuerza de
sus pantallas para destruir su imagen perso-
nal. Ante dicha amenaza, Guerra optó por
ser candidato a la alcaldía de Monterrey,
puesto que perdió en la elección constitu-
cional por segunda vez consecutiva.
Durante el proceso electoral, Televisa
hizo sentir su apoyo decidido a Medina,
básicamente denostando al candidato pa-
nista Fernando Elizondo en sus noticiarios
y ofreciéndole espacios muy generosos al
candidato priista en todo tipo de progra-
mas, particularmente los de mayor au-
diencia. La fórmula funcionó y Medina
ganó con amplio margen los comicios.
En ese caso, como en el de Peña Nieto,
todo se lo deben a Televisa, ya que antes de
que ésta se hiciera cargo de la promoción
de su imagen eran totalmente desconocidos
y logró posicionarlos por encima de sus
oponentes (Rubén Mendoza y Yeidckol Po-
levnsky, en el Estado de México; y Elizon-
do, en Nuevo León), quienes sí contaban
con cierto reconocimiento entre los electo-
res de sus respectivas entidades. En ambos
casos la estrategia fue muy similar: amplia
exposición para sus candidatos, mucha de
ella fuera de los programas noticiosos, y
frecuente denostación de sus opositores.
Pero Televisa no se conforma con gu-
bernaturas, y va por la Presidencia en el
2012. Ya tiene seis años trabajando en la
construcción de la imagen de Peña Nieto,
por lo cual tampoco ahora los priistas po-
drán decidir quién será su candidato a la
Presidencia de la República, porque será
una mera validación de la designación de la
televisora. Y, desde luego, su intención no
es únicamente conseguir que sea el candi-
dato tricolor, sino que sea el próximo presi-
dente, como antes lo hicieron gobernador.
Así que, eventualmente, también a la
ciudadanía nos arrebatan nuevamente la
facultad de elegir al próximo presidente, y
la jornada electoral simplemente sirve para
validar la designación de Televisa. O
ANÁLI SI S
Carlos Abedrop:
la banca y la UNAM
Cuando el primero de septiembre de
1982 el presidente López Portillo anun-
ció en su último informe de gobierno la
expropiación de la banca y el control de
cambios, para enfrentar la gran crisis que
agobiaba a México, los asistentes a la
ceremonia en San Lázaro, legisladores e
invitados especiales, se pusieron de pie
para ovacionar al jefe del Estado y las
audaces medidas que había adoptado.
No todos lo hicieron. “Trémulos,
incrédulos, desencajados, los líderes pri-
vados permanecieron sentados”. Esta-
ban allí Manuel J. Clouthier, presidente
del Consejo Coordinador Empresarial;
Emilio Goicoechea, de la Concanaco;
Prudencio López, de la Concamin, y
Carlos Abedrop Dávila, director del
Banco del Atlántico y presidente de la
Asociación de Banqueros de México,
el sector directamente afectado por las
decisiones presidenciales. “Abedrop
echó la cabeza atrás, como queriendo
dormir, mientras se anunciaba que los
banqueros encabezados por el antiguo
comunista dejaban de tener sitio en la
sociedad mexicana”. (La banca nuestra
de cada día, Océano, 1982.)
Al salir del Palacio Legislativo,
Abedrop refutó a López Portillo, a con-
tracorriente del entusiasmo (pasajero o
fingido) de los legisladores que antes de
cuatro meses estaban ya iniciando la re-
privatización de las instituciones de cré-
dito afectadas por los decretos de López
Portillo. Consideró un error sacar de la
gestión privada el negocio de la inter-
mediación financiera y rechazó el feo
retrato que el presidente había trazado
del comportamiento de los banqueros y
sus empleados en el saqueo que debilitó
al peso, devaluado aunque López Porti-
llo jurara defenderlo como un perro.
Hacía por esas fechas 18 años que
Abedrop pertenecía al Club de Banque-
ros. En 1964 había adquirido el control
del Banco del Atlántico y desde entonces
lo había hecho crecer. Contaba en aquel
momento fundacional con apenas cinco
sucursales, y cuando la institución fue
expropiada ya sumaban 170, un número
respetable, suficiente para competir con
los que entonces y ahora eran los gigan-
tes de la banca, Banamex y Bancomer.
Para llegar a la banca Abedrop ha-
bía trabajado duro 20 años. Nacido en
cuna modesta en Monclova, Coahuila,
el 4 de noviembre de 1920, siguió una
ruta frecuente en los años 30 y 40. Se
hizo profesor de primaria en la Escue-
la Normal de Saltillo, y luego estudió
economía en la Universidad Nacional.
Vivía no lejos del domicilio del plantel,
en la calle de Cuba, cerca de Santo Do-
mingo, un inmueble que varias décadas
después contribuiría a remozar para que
albergara a la asociación de exalumnos
de esa escuela nacional convertida más
tarde en facultad. Durante sus estudios
universitarios tuvo una breve militancia
comunista, en que no perseveró debido
entre otras causas a las frecuentes disen-
siones y purgas en ese núcleo iniciático
de la izquierda mexicana.
Poco después de graduarse en la
ENE, donde fue alumno predilecto del
director, don Jesús Silva Herzog, se de-
dicó a asesorar negocios privados. A di-
ferencia de casi todos sus compañeros,
que buscaron acomodo en el servicio pú-
blico, Abedrop lo hizo en las empresas
particulares que deseaban conocer sus
mercados y explorar sus capacidades de
financiamiento más allá de la intuición
y la experiencia de sus propietarios. De
esa manera tuvo un lugar en la firma In-
Análisis.indd 57 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano
58 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
genieros Civiles Asociados, a cuyo con-
sejo de administración pertenecería en
su madurez. También se vinculó a inte-
reses financieros franceses que poseían
capital en algunas incipientes institucio-
nes bancarias mexicanas. Al consolidar-
se esas iniciativas surgió el Banco del
Atlántico, que después de las sucesivas
etapas que ha vivido la intermediación
financiera después de la expropiación
puede todavía reconocerse en el banco
HSBC.
Dueño ya de una posición empresa-
rial eminente, Abedrop amplió sus ho-
rizontes. Fue presidente de la Cámara
Nacional de Comercio de la Ciudad de
México, cuando ésta ocupaba un lugar
aparte de la confederación nacional res-
pectiva. Y en 1967 su antiguo amigo el
rector Javier Barros Sierra, con quien ha-
bía convivido en ICA, lo invitó a presidir
el Patronato Universitario. Esta es la ofi-
cina, no sujeta a la autoridad del rector,
que administra los recursos de la UNAM
y rinde cuentas de modo directo ante el
Consejo Universitario. Como al propio
rector, y los directores de escuelas, facul-
tades e institutos, la Junta de Gobierno
designa a los miembros del Patronato,
cuya presidencia suele ser ocupada por
un personaje ligado a la universidad pero
de actuación sobresaliente en el ámbito
financiero y empresarial.
Abedrop fue presidente de ese orga-
nismo también durante el rectorado de
quienes sucedieron a Barros Sierra: Pa-
blo González Casanova y Guillermo So-
berón. Dejó de pertenecer a ese cuerpo
en junio de 1978, poco después de haber
sido elegido por primera vez presiden-
te de la ABM, periodo que concluyó en
1979. Su segundo bienio al frente de los
banqueros, iniciado en 1981, parecía
marcado por un clima de buena volun-
tad con el gobierno, hasta que sobrevi-
no la crisis de los precios petroleros, la
escandalosa fuga de capitales y la de-
valuación del peso. Todo ello quiso ser
contenido y contestado por López Porti-
llo, primero con la expropiación y luego
con la nacionalización de la banca, es
decir, la exclusión de los particulares del
servicio de banca y crédito.
A diferencia de Clouthier y Goi-
coechea, quienes eligieron una ruta de
protesta política y radical contra el go-
bierno, a través de la campaña México
en Libertad (que los condujo finalmente
al PAN), Abedrop impulsó a los ban-
queros a impugnaciones judiciales y a
presiones políticas menos fundamenta-
listas que tuvieron éxito. No pasó mucho
tiempo para que Miguel de la Madrid,
heredero de López Portillo, caminara en
sentido contrario e iniciara la reprivati-
zación de la banca que culminaría con la
venta de los activos expropiados a nue-
vos banqueros que expoliaron a sus ins-
tituciones, las llevaron a la quiebra y al
rescate y finalmente a la venta a consor-
cios financieros internacionales, como
Citibank, que compró Banamex; BBVA,
que adquirió Bancomer. El banco inglés
de Hong Kong HSBC se quedó con Bi-
tal, que había resultado de la fusión de
los bancos Internacional y del Atlántico,
el de Abedrop, quien se mostró crítico
de esta extranjerización y propuso que
la banca entrara en el mercado de va-
lores para que accionistas mexicanos
tuvieran ocasión de participar en su pro-
piedad y eventualmente su control. No
le hicieron caso, ni los bancos aludidos
ni el gobierno.
A diferencia de otros exbanqueros
que quedaron pasmados por la expro-
piación, Abedrop asumió nuevas líneas
de negocios. Formó el Grupo Ícaro, que
en un tiempo poseyó las líneas aéreas
nacionales, y el Grupo Olmeca, presen-
te en el ámbito de la infraestructura, en
sociedad con capitales y empresas fran-
cesas como Alstom.
En abril del año pasado la ABM, a la
vez distinta y la misma que él había di-
rigido tres décadas atrás, le expresó su
reconocimiento por su actuación como
banquero y dirigente del gremio. Y en
agosto siguiente, ya en silla de ruedas
por el deterioro de su salud, el empresa-
rio monclovense entregó a la Universidad
Nacional el edificio de posgrado de la aho-
ra Facultad de Economía de la UNAM,
que lleva el nombre de su querido maestro
Silva Herzog. Había participado también
en la creación de la Fundación UNAM a
que convocó el rector José Sarukhán. Y
asimismo había presidido la Fundación
Mexicana para la Salud.
La profusión de esquelas con motivo
de su muerte, y sus variados orígenes,
dan cuenta de su plural presencia en la
vida mexicana, especialmente los nego-
cios y la Universidad. O
Cuando Barack Obama desembarque
en Chile este 21 de marzo, para una visita
de 24 horas, algo crucial va a faltar en su
agenda. Habrá mariscos suculentos y dis-
cursos que elogien la prosperidad de Chi-
le, acuerdos bilaterales y encuentros con
los poderosos y los pomposos, pero no
hay planes, sin duda, de que el presidente
de Estados Unidos tome contacto con lo
que fue la experiencia fundamental de la
reciente historia chilena, el trauma que el
pueblo de mi país padeció durante los casi
17 años del régimen del general Augusto
Pinochet.
Y, sin embargo, no sería imposible que
Obama se asomara a una pequeña muestra
de lo que fue la aflicción de Chile. A es-
casas cuadras del Palacio Presidencial de
La Moneda, donde ha de ser agasajado por
Sebastián Piñera, 120 investigadores se de-
dican asiduamente a recoger una lista defi-
nitiva de las víctimas de Pinochet para que
se les pueda entregar alguna forma de repa-
ración. Este es el tercer intento, desde que
terminó la dictadura en 1990, de enfrentar
las pérdidas masivas que ésta ocasionó.
Dos comisiones establecidas oficialmente
ya habían escrutado una inmensa cantidad
de casos de tortura, ejecuciones y prisión
política, pero se fue haciendo claro, con el
paso de los años, que innumerables abusos
de derechos humanos seguían sin identifi-
carse. Y, de hecho, la indagación corriente
ha recibido 33 mil solicitudes adicionales,
horrores que no habían sido registrados.
Aunque Obama no tiene derecho a leer
ninguno de los informes confidenciales
acerca de aquellos casos, unos minutos ro-
bados de su estricto calendario para hablar
con algunos de los hombres y mujeres que
realizan las pesquisas le informarían más
sobre la escondida agonía de Chile que
mil libros y reportajes.
Análisis.indd 58 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 59
A R I E L D O R F MA N *
Obama y el dolor de Chile
ANÁLI SI S
Podría, por ejemplo, conversar con
una investigadora llamada Tamara. El
11 de septiembre de 1973, el día en que
Salvador Allende fue derrocado, el padre
de Tamara, uno de los guardaespaldas de
Allende, fue detenido, sin que jamás se
supiera su paradero. Yo trabajaba en La
Moneda en la época de la asonada mili-
tar y salvé la vida debido a una cadena de
coincidencias milagrosas, pero el padre de
Tamara no fue tan afortunado, como no lo
fueron varias buenos amigos míos, cuyos
cuerpos todavía están sin sepultura.
O podría Obama auscultar los ojos de
un abogado que conozco, al que secues-
traron una tarde y fue torturado durante
semanas antes de que lo dejaran una noche
en una calle desconocida, tan lejos de su
hogar que fue inmediatamente arrestado
de nuevo por romper el toque de queda. O
por ahí Obama podría conversar con una
antropóloga que tuvo que marcharse al
exilio durante 14 años, perdiendo su país,
su profesión, su idioma, y cuyo retorno a
Chile fue tan angustioso como el destierro
original, puesto que sus hijos, a raíz de su
prolongada ausencia del país donde na-
cieron, habían decidido permanecer en el
extranjero, lo que significa que esa familia
estará para siempre escindida.
O si el presidente Obama se siente más
cómodo conociendo lugares en vez de se-
res humanos de carne y hueso, podría fa-
miliarizarse con Villa Grimaldi, una casa
de tormentos donde ahora se yergue un
centro para la paz, o ceder 10 minutos pa-
ra visitar el Museo de la Memoria, donde
hay exhibiciones que denuncian el terrible
pasado de Chile.
Una razón por la cual tiene sentido que
Obama haga todo lo posible por vislum-
brar, aunque fuera a través de un vidrio
oscuro, nuestra vasta y devastadora pena,
es que los estadunidenses fueron, en gran
parte, responsables de aquella tragedia.
Washington ayudó y alentó y financió la
caída del gobierno democráticamente ele-
gido de Allende y la trayectoria dictatorial
de Pinochet. En un momento en que la
revuelta en Egipto, como en tantos otros
países que se sacuden el yugo autoritario,
le recuerda al mundo las consecuencias de
sostener regímenes brutales, sería aleccio-
nador para un presidente tan inteligente y
compasivo como lo es Obama ver, de cer-
ca y en forma personal, a algunos de los
hombres y mujeres que han sido destrui-
dos por esa política.
Y Chile también ofrece un ejemplo
de lo difícil que es confrontar los críme-
nes contra la humanidad, cuán difícil y
también cuán necesario. En mi país he-
mos aprendido que si nuestra comunidad,
nuestro pueblo entero, no mira de frente el
pasado aterrador y arrastra hasta la luz su
pesadumbre, si los responsables no reci-
ben castigo, corremos el riesgo de que se
corrompa nuestra alma misma.
Es una lección que Obama y sus com-
patriotas deberían imponerse. Dos años
después de su arribo a la presidencia de
EU, la Prisión de Guantánamo sigue abier-
ta y no hay señal de que Obama se propon-
ga un enjuiciamiento de las violaciones a
los derechos humanos cometidas bajo la
administración de Bush, ni tampoco una
insinuación de que se pediría perdón a las
víctimas. Una comisión estadunidense que
tome como modelo otra que se ha estable-
cido en Santiago podría constituir un pri-
mer paso hacia un ajuste de cuentas que,
como bien sabemos los chilenos, no debe-
ría postergarse en forma indefinida.
Por importante que fuera esa experien-
cia para Obama, hay otra que sería aún más
significativa. Este 21 de marzo por la noche
va a cenar en el mismo Palacio Presidencial
donde murió hace muchos años Salvador
Allende, en defensa del derecho de su pue-
blo a elegir su propio destino. Allende está
enterrado en un cementerio no muy lejos de
donde la élite del país va a estar brindando
por la amistad eterna entre Chile y Estados
Unidos. En 1965, durante un viaje notable
a Chile, Bobby Kennedy se salió del escru-
puloso protocolo que se le había armado
y se encontró con mineros expoliados y
estudiantes universitarios hostiles y se su-
mergió en los problemas del país para co-
nocerlos, para preguntarse cómo llegar a su
resolución. ¿Y si Obama decidiera seguir
el ejemplo de Kennedy –su ídolo, Bobby
Kennedy– y se saliera del guión para hacer
algo sin precedentes como una visita a la
tumba de Allende? ¿Si muy simplemente
se parase en ese lugar, estuviese a pie ante
los restos de quién fue, como él, un presi-
dente elegido por su pueblo, si le dedicara
un par de minutos solitarios?
No sería imprescindible que pidiera
perdón o expresara remordimiento por
la intervención de Estados Unidos en los
asuntos internos de Chile ni por haber
sostenido a Pinochet durante tanto tiem-
po. Bastaría ese gesto sencillo. Ese home-
naje a un presidente que entregó su vida
luchando por la democracia y la justicia
social mandaría un mensaje a América
Latina, y de hecho a todo el planeta, que
sería más elocuente que 50 discursos re-
tóricos. Sería una señal de que quizás de
veras sea posible una nueva era en las rela-
ciones entre Estados Unidos y sus vecinos
al sur del río Bravo, de que el pasado tan
amargo e injusto nunca más ha de volver,
nunca, nunca más. O

*El más reciente libro de Ariel Dorfman es Ame-
ricanos: Los Pasos de Murieta.
Análisis.indd 59 19/03/11 02:11
almuerzoycafemexicano
60 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
U
na iniciativa más de ley
sobre el patrimonio, de
las varias que han surgi-
do desde la promovida en
1999 por el entonces se-
nador panista Mauricio
Fernández Garza, fue presentada el pa-
sado 1 de marzo por el diputado federal
por Veracruz Francisco Herrera Jiménez,
miembro de la fracción parlamentaria del
PRI e integrante de la Comisión de Cultu-
ra de la LXI Legislatura.
Esta nueva propuesta plantea la abroga-
ción de la vigente Ley Federal sobre Monu-
mentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e
Históricos, promulgada en 1972 y pretende
incluir al llamado patrimonio “intangible”.
Además, crea el Sistema de Salva-
guarda del Patrimonio Cultural de la Na-
ción, presidido por “el director general”
del Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes (Conaculta), organismo al cual deja
las funciones de orientar, coordinar, pro-
mover, apoyar, fomentar y dar seguimien-
to a los programas, proyectos, estrategias
La propuesta para abrogar la Ley Federal sobre Mo-
numentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e His-
tóricos de 1972, recién presentada por el diputado
priista Francisco Herrera Jiménez, está tan mal sus-
tentada que “echa al bote de la basura más de 100
años de experiencia legal”, “abre la puerta de lleno
a la explotación turística y económica del patrimo-
nio” e intenta “legalizar” de facto al Conaculta, a de-
cir de dos de los especialistas más serios en el tema,
los antropólogos Bolfy Cottom e Iván Franco, docto-
res en derecho y ciencias políticas, respectivamente.
Nuevo embate
contra la ley del patrimonio
y acciones públicas destinadas al cumpli-
miento de la ley.
Una “más”, porque a decir de dos in-
vestigadores del Instituto Nacional de An-
tropología e Historia (INAH) especialis-
tas en legislación cultural consultados por
Proceso, el documento está elaborado con
tal desinformación e ignorancia de los te-
mas, del sistema jurídico nacional, del de-
recho internacional y de la historia nacio-
nal en materia de salvaguarda y protección
del patrimonio, que técnicamente no se
sostiene.
Coinciden en que es, más bien, otro in-
tento por “legalizar” de facto al Conacul-
ta, ante la dificultad –admitida por la pre-
sidenta de la Comisión de Cultura, Kenia
López Rabadán– de lograr consenso para
JUDITH AMADOR TELLO
Cultura 1-1794.indd 60 19/03/11 02:16
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 61
la aprobación de una ley general de cultura.
Y es que el diputado, expresidente mu-
nicipal de Papantla y quien se ostenta co-
mo miembro “distinguido” del Sindicato
Nacional de Trabajadores de la Educación
(SNTE) afirma en la exposición de moti-
vos de su proyecto, titulado Ley general de
protección al patrimonio cultural inmate-
rial y material de la nación, que el Cona-
culta, “sin ser cabeza de sector, sí tendría
las facultades que de facto ya ejerce, de
coordinar las políticas públicas encamina-
das en la materia”.
En su cubículo de investigador de la
Dirección General de Estudios Históricos,
el antropólogo y doctor en derecho Bolfy
Cottom, autor de Nación, patrimonio cul-
tural y legislación: los debates parlamen-
tarios y la construcción del marco jurídi-
co federal sobre monumentos en México,
siglo XX, entre otros libros, afirma que se
trata de un proyecto “poco serio”, que no
contribuye a solucionar problemas:
“Para empezar tiene motivaciones y
fundamentos muy endebles. Por ejemplo:
habla de los problemas de explosión de-
mográfica, de los planes de desarrollo, de
que ha aumentado el turismo cultural... En
estricto sentido, ¿qué tiene que ver eso con
la materia de la ley? ¿Qué vamos a poner
en la ley, que la población ya no siga cre-
ciendo, o qué cosa?”
Expresa preocupación por el hecho de
que el diputado (“no sé si no leen, no estu-
dian o no se enteran”) haya pasado por alto
que en 2009 se hicieron reformas a los ar-
tículos 4 y 73 constitucionales, lo cual per-
mite distribuir competencias en materia de
acciones y actividades culturales relacio-
nadas con el gobierno federal, “excepto lo
que se refiere a la fracción 25 del artículo
73 que es precisamente el asunto de las zo-
nas y monumentos artísticos, arqueológi-
cos e históricos”.
Para unir en su proyecto los concep-
tos de patrimonio material e intangible,
continúa el especialista, el legislador
utiliza dos convenciones de la UNESCO
suscritas por México: la de salvaguar-
da del patrimonio cultural y material de
1972, y la de salvaguarda del patrimo-
nio inmaterial de 2003. Pero el artículo
133 de la Constitución ya reconoce a los
tratados internacionales como parte del
sistema jurídico mexicano, siempre que
no estén por encima de la Carta Magna.
Tampoco consideró el diputado que en
el artículo 124 se establece que lo que no
es materia del gobierno federal lo es de los
gobiernos estatales, y sucede así con el te-
ma del patrimonio inmaterial. Ya existen
legislaciones al respecto en estados como
Michoacán, Oaxaca, Veracruz y Coahuila.
Y observa:
“Para hablar de la aplicación de una
convención, de un instrumento de dere-
cho internacional, hay que estudiar el sis-
tema jurídico nacional. Cuando se aprueba
la convención de 2003, México tenía ya 20
años de estar legislando en materia de pa-
trimonio cultural inmaterial, de patrimo-
nio cultural como concepto –digamos– en
términos de la facultad de los gobiernos
estatales.
“Uno de los grandes errores en las le-
gislaciones nacionales es tratar de copiar
literalmente lo que dicen los tratados in-
ternacionales, cuando de lo que se trata es
de adaptar el contenido a la realidad de ca-
da estado nacional; si no, se trasladan con-
ceptos tan abstractos que nadie los puede
aplicar.”
¡Vive México!
Desde Mérida, vía telefónica, el antropó-
logo y doctor en ciencias políticas Iván
Franco dice en este sentido que el proyec-
to del priista desconoce no sólo las leyes
ya existentes, sino la historia legislativa
del país:
“En la exposición de motivos nun-
ca menciona lo que se ha avanzado y lo
que representó ese avance. Evidentemente
hay una secuela de ignorancia, no toman
en cuenta trabajos que han sido publica-
dos por investigadores de los institutos o
gente que tiene una mirada diferente de lo
que ha sido el proyecto nacional. Les pa-
rece incómodo resaltar lo educativo, la in-
vestigación para la educación y la forma-
ción de identidad.”
A decir del autor de Los proyectos neo-
liberales sobre cultura y patrimonio cul-
tural en México y Los obispos del PRI. El
caso Berlié, es claro que el propósito es
sencillamente utilizar al patrimonio cultu-
ral como algo que “enaltece”, hacer “difu-
sión con campañas publicitarias tipo ¡Vive
México! Y sabemos cómo opera esto. ¡Ahí
se va todo el presupuesto! Le van a soltar
al Conaculta vete a saber qué cantidad y
a partir de eso te puede caer cualquier ti-
po de idea”.
Añade que aunque el proyecto no habla
de la desaparición de los institutos INAH e
INBA, en la realidad los “desprotege”, co-
mo se ha venido haciendo hace tiempo por
distintas vías: presupuestal, operativa y a
partir de acuerdos con los gobiernos esta-
tales para promover el turismo.
“Lo que quieren es crear una megaes-
tructura de poder, ahora no sólo ‘para la
cultura y las artes’, sino para ‘la cultura,
las artes y el patrimonio cultural’.”
Los dos investigadores coinciden en
lo absurdo del argumento de legalizar la
operación del Conaculta, que se ha colo-
cado por encima de dos organismos cuan-
do jurídicamente no debería ser así, pues
“no por ocurrir en la práctica es legal,
ocurre –dice Franco– por vicios de la pro-
pia legislación, han creado ese monstruo
que les ha funcionado para crear cliente-
las. Eso es lo que quieren formalizar”.
Por su parte, Cottom añade que no se
puede “seguir resolviendo problemas con
más problemas, como el asunto del Co-
naculta”, y “hay estudios que demuestran
que un órgano no puede estar por encima
de otro de mayor jerarquía jurídica... Es
preocupante porque el argumento es que
el Conaculta viene realizando estas fun-
ciones de facto y esa es una verdad a me-
dias, porque muchas de las discusiones,
de las batallas que se dan entre las insti-
tuciones son precisamente por el respeto a
la naturaleza jurídica de cada institución.
Entones, si yo veo que de manera ilegal
están matando gentes, ¿hay que hacer le-
gal la matanza? Ese tipo de lógica no ayu-
da al funcionamiento administrativo de las
instituciones”.
La derrama
En sus primeros párrafos de motivos, el di-
putado asegura que cuando se habla de pa-
trimonio, “no es en el sentido económico
ni comercial”, aunque se puede “generar
una gran derrama económica” al “preser-
var y difundir las culturas”, aunque más
CULTURA
La cumbre Tajín, como ejemplo
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Cultura 1-1794.indd 61 19/03/11 02:16
almuerzoycafemexicano
62 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
adelante se explaya en la relación entre pa-
trimonio y turismo.
Menciona que la isla de Janitzio, cuyas
tradiciones del Día de Muertos fueron de-
claradas patrimonio oral e inmaterial por
la UNESCO, “es el claro ejemplo de la de-
rrama que puede obtenerse al preservar el
patrimonio cultural. La isla prácticamente
subsiste del turismo que anualmente reci-
be de todas parte del mundo”.
También cita la declaratoria en el mis-
mo campo de la ceremonia ritual de los
voladores de Papantla, cuyo plan de ma-
nejo incluye el Encuentro internacional
de voladores que se realiza en el festival
Cumbre Tajín. “Sin cultura no hay turis-
mo”, concluye citando el Estudio estraté-
gico de viabilidad de turismo cultural en
México, publicado por la Secretaría de Tu-
rismo en 2003. Y remata que “la premisa
debiera ser el aprecio de la cultura per se,
y la derrama económica como consecuen-
cia de su salvaguarda y preservación”.
Para Iván Franco es claro que el pro-
yecto retoma ideas planteadas por la
UNESCO sobre cultura y desarrollo, “que
lleva a comunidades muy pobres que no
tienen otra posibilidad y les dicen hagan
esto con su cultura y van a salir adelante.
Es demagogia y el diputado se está mon-
tando en eso. Es claro cómo esta clase po-
lítica del PRI, del SNTE, recurre a esos
planteamientos y se olvida de toda la le-
gislación que hay en México. Veo riesgo-
so lo de Cumbre Tajín, no lo pone como
ejemplo, pero lo señala. Y da la impresión
de que es lo que deberían hacer todos. Y
ya sabemos el tipo de intereses que se han
CULTURA
ido montando en Cumbre Tajín, que usan
a la cultura como recurso. Ya se metió Te-
levisa y se hace también promoción políti-
ca con el festival”.
–¿La ley abre la puerta de lleno a la ex-
plotación turística y económica del patri-
monio?
–¡Claro! Hay cada vez más un víncu-
lo con la postura del propio Felipe Cal-
derón, con la Ley General de Cultura. En
esta dinámica de legalizar lo que ocurre,
está en el fondo pensar cómo opera lo de
Tajín. En los hechos él está pensando có-
mo legitimar estos eventos: Cumbre Ta-
jín, Chichén Itzá, el usar –en un sentido de
usufructo– las zonas, pero incluso el pa-
trimonio inmaterial. Él menciona la Cum-
bre Tajín, donde embonan más cosas.
A su vez Cottom considera contradic-
torio que la ley plantee, por un lado, que en
estricto sentido no ve al patrimonio desde
el ámbito económico; y por el otro, hable
de la gran derrama económica por su uso
turístico. De por sí, advierte, con la ley de
patrimonio actual (en la cual no se habla
nada al respecto), predomina ya el carác-
ter turístico, mercantil y comercial, “con
una legislación más flexible el patrimonio
correría un riesgo mayor”.
Enseguida indica que el tema del tu-
rismo cultural no es asunto de una ley del
patrimonio: la Ley de Turismo ya lo con-
templa estableciendo que la promoción y
difusión del turismo tendrá como princi-
pio la preservación del patrimonio cultu-
ral y natural. Para ello creó órganos donde
están representados los institutos INAH e
INBA. Lo que le sorprende es que de re-
pente ocurra al revés y el INBA y el INAH
asuman roles de promoción turística, por-
que “no son sus atribuciones”.
No pasarán
Franco lamenta que la ley prácticamente
no mencione la relación entre educación,
cultura e identidad, que sí está en el espíri-
tu de la ley de 1972:
“Por eso digo que a ellos ya les inco-
moda, es una ley incómoda, y es paradó-
jico porque la propia UNESCO tiene esos
dos discursos: por un lado, que no debe se-
pararse el vínculo entre educación y cul-
tura; y por otro, que deben reformarse es-
quemas legislativos apuntalando la cultura
para el desarrollo.
“Se distancia un concepto de otro, so-
bre todo como se ha dado en México, por-
que hay países donde no está tan vinculado
a la educación, pero tienen sistemas edu-
cativos tan pero tan buenos a nivel básico
y demás, que cuando entran como ciuda-
danos a la órbita de los derechos cultura-
les realmente, se consolida su formación,
como los españoles e ingleses. En México
tenemos una secretaría de educación para-
lela que son Televisa y TV Azteca, que lo
que hacen es maleducar a la población y
ya la controlan infelizmente.”
Cottom expresa su confianza en que
esta iniciativa está tan mal hecha que “no
debería de trascender”. Apela al buen jui-
cio de la comisión dictaminadora para que
no tenga futuro, pues no tiene fundamen-
tos ni argumentación para dejarse pasar y
contradice lo que los propios legisladores
han aprobado “constitucionalmente ha-
blando”. Precisa:
“Echa al bote de la basura más de 100
años de experiencia legal... Es una falta de
respeto a las instituciones de gobierno, a la
sociedad misma, y a la memoria histórica
y cultural de este país.”
El antropólogo comenta que hay otra
iniciativa en curso presentada por la di-
putada panista Gabriela Cuevas, no para
cambiar toda la ley actual, sino con refor-
mas relativas a la supuesta “inconstitucio-
nalidad” de la declaratoria de monumen-
tos. Él ha precisado ya en otras ocasiones
en estas páginas que no hay tal, pues los
monumentos son de “utilidad pública” y
los quejosos pueden ampararse apelando
al artículo 27, el Código Civil que es su-
pletorio (Proceso 1289). Y está también la
Ley de Procedimientos Administrativos.
Aclara que no se trata de ocultar ca-
rencias en la ley de 1972, pero se debe te-
ner muy claro de qué manera se incluye el
recurso de defensa, pues se debe cumplir
con el derecho de audiencia, pero conside-
rar también que en zonas como los centros
históricos, donde la población crece cada
vez más, muchos serán los que se sientan
afectados por una declaratoria.
“Infiero que ellos no han tenido la de-
licadeza o la cortesía de ir a las institucio-
nes y preguntar cómo le hacen para esto o
por qué ha habido resoluciones en contra-
rio que dicen que la ley sí es constitucio-
nal, ¿no? Es falta de objetividad, de profe-
sionalismo, de seriedad.”
Dice que si lo que se quiere es discutir
un nuevo modelo de legislación del patri-
monio cultural “por tomar la terminología
del ámbito internacional”, deben ser cla-
ros y no tratar de argumentar que la ley ac-
tual es “monumentalista” o que no protege
el patrimonio inmaterial, “porque su obje-
to no es el patrimonio cultural en general,
son esos monumentos que tienen muchí-
simos años de venirse preservando por el
Estado, y en el otro ámbito están legislan-
do los estados”.
Y resume:
“El problema no es una ley o una ins-
titución, el problema es un modelo para
salvaguardar una parte de la memoria na-
cional. Que estemos en épocas de globali-
zación, neoliberales, de Estado proteccio-
nista o lo que se quiera, el hecho es que
existe ese fenómeno sociocultural y no
porque estemos en la globalización lo va-
mos a poner en las leyes del mercado.”
M
i
g
u
e
l

Á
n
g
e
l

C
a
r
m
o
n
a
Cultura 1-1794.indd 62 19/03/11 02:16
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 63
Yo
como Buda
casi siempre sentada en esta ciudad
donde el otoño me ha cargado de tedio.
Mi otoño taciturno
vaga por mi Tokio
su malhumor de asfalto.
De la vitrola brotan
lágrimas y mocos
palabras dulces
gente que corre en todas direcciones
oropel que se torna en fétidas sardinas
queriendo habitar las moradas del aire.
De todo eso me despido
otoño eterno y doctoral
desciendo al canal de mis adentros
después de tanto tiempo
me escondo en la ciudad de mi interior.
El metro de mi ciudad ya no es de hierro
sino de blanda carne.
Es la ilusión urbana,
la cuna del pensamiento,
la entraña misma de la contemplación.
Humanos de mi ciudad
que pululan en el chancro
soñando incesantemente
no suplican ni maldicen, no me proponen amor
por la boca echan espuma,
no sonrisas ni palabras,
sólo espuma.
Mi Tokio
ciudad que es casi
matriz nuestra.
Levemente
oigo el dolor de Dios
que se torna en agonía
en la agorera niebla.
Luego, por vez primera veo caer a los dioses,
retumbando, bramando, calientes a mi lado.
Como la eternidad los dioses son momentáneos.
Están heridos, enfermos y se acuestan
tomando la forma de viajeros exhaustos.
Mi ciudad se ha puesto una cara de otro
ha quedado distante
con su cuello de concreto, con la cabeza baja
soñando sueños sin rumbo.
(Extractos escogidos por Homero Aridjis. Traduc-
ción directa del japonés por Atsuko Tanabe y
Sergio Mondragón.)
asuko Shiraishi es una de las grandes poetisas japonesas contemporáneas. Nacida en Van-
couver, Canadá, el 27 de febrero de 1931, antes de la Segunda Guerra Mundial su familia
volvió a Japón, en cuya capital reside desde entonces. Estudió en la Universidad Waseda
y ha trabajado como periodista. Su primer libro de poemas, El pueblo sobre el que llovie-
ron huevos (1951), fue inspirado por la violencia y la fealdad del Tokio de la posguerra.
Desde entonces, ha publicado no menos de 25 libros de diversos géneros (poesía, cuen-
to, ensayo), de los cuales sobresalen los poemas “Mi Tokio” y “Estaciones del maniático
sagrado”. Su poesía, motivada por la vida cotidiana de la capital nipona, que oscila entre
la tradición y la tecnología de punta, el kimono y la computadora, se le considera afín al
movimiento de los poetas beats de San Francisco. En 1981, asistió al Festival Internacio-
nal de Poesía de Morelia, donde recitó “Mi Tokio”, acompañada de música de piano. En
estos momentos, en los que Japón vive una especie de Apocalipsis hecho por el hombre
y la naturaleza, sus palabras suenan emblemáticas. (Homero Aridjis)
Cultura 1-1794.indd 63 19/03/11 02:16
almuerzoycafemexicano
64 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
1
L
a suerte de los poetas: John Be-
rryman, Randall Jarrell, Robert
Lowell, Theodore Roethke y
Delmore Schwartz –miembros
de la generación estaduniden-
se que comenzó a publicar en la década
de 1940– lucharon por asumir el papel de
vates sagrados, cuasi-profetas que la tra-
dición de la poesía lírica en lengua ingle-
sa (de Blake a Pound y Eliot) les imponía.
Lograron libros extraordinarios. Berryman
escribió The Dream Songs (Los cantos del
sueño), Jarrell Losses (Pérdidas), Lowell
Life Studies (Apuntes al natural), Roethke
Praise to the End! (¡Alabad hasta el fin!), y
Schwartz In Dreams Begin Responsabili-
ties (Las responsabilidades comienzan en
los sueños). Todos disfrutaron de amplio
reconocimiento en vida. Todos, por desdi-
cha, tuvieron muertes prematuras. Se con-
virtieron en figuras legendarias. Sin em-
bargo, al comienzo de la segunda década
de este siglo son cada vez menos leídos.
En cambio, quien hoy obtiene cada vez
más atención es una de sus coetáneas, ca-
si completamente ajena a la fama mientras
vivió: Elizabeth Bishop, a quien nunca le
pasó por la cabeza asumir nada porque esa
tradición no alcanza a las mujeres que es-
criben poesía en lengua inglesa –por for-
tuna: son muchos los poetas que han des-
trozado su vida por creer que es necesario
encarnar el destino heroico “del alma que
lucha sola contra el mundo”.
Ello no significa que Elizabeth Bishop
no fuese una escritora ambiciosa. Lo era
tanto o más que sus colegas, con la mayo-
ría de los cuales tuvo amistad. Sólo impli-
ca que su condición como mujer le ahorró
la pesada carga que esa imagen impuesta
representaba en el mundo que recién salía
de la segunda gran guerra.
2
Elizabeth Bishop nació el 8 de febrero de
1911, en Worcester, Massachusetts. Te-
nía ocho meses de nacida cuando mu-
rió su padre por una enfermedad renal,
y cinco años de edad cuando su madre,
quebrada emocionalmente tras la muer-
te de su esposo, fue internada en una ins-
titución para enfermos mentales. Madre
e hija no volverían a verse. Con altiba-
jos, la niña creció bajo el cuidado de
abuelos y tíos, hasta que en septiembre
de 1930 ingresó al Vassar College, en
Poughkeepsie, Nueva York, donde estu-
dió letras inglesas. Allí, en 1934, cono-
ció a Marianne Moore, ya una poeta muy
renombrada. Ésta tuvo la generosidad de
aconsejar e impulsar a la joven estudian-
te, quien ese mismo año decidió mudar-
se a Manhattan para dedicarse a escribir.
3
Siempre parca y perfeccionista, publicó
su primer libro, North & South (Norte y
sur), 12 años después. La crítica especia-
lizada lo comentó con grandes elogios.
El título del esbelto volumen hace alu-
sión a los numerosos viajes que para en-
tonces había realizado.
Viajó a Europa por primera vez en
1935. Visitó París, Bruselas, Londres,
Roma, Barcelona, Madrid y, aprove-
chando la cercanía, también Marruecos.
Ese viaje le produjo un apetito por
conocer el mundo que más bien parece
vocación. Pocos poetas estadunidenses
han viajado tanto como ella. Años más
tarde, andaría por toda América Latina,
incluidos Cuba y Haití. Posibilitó esa
suerte de nomadismo la herencia que le
dejó su padre, quien también le permitió
vivir sin apuros económicos un conside-
rable tiempo.
En abril de 1942 vino por primera
vez a México, en compañía de Marjo-
rie Stevens, su pareja sentimental en ese
tiempo. Querían aprender español y per-
manecieron aquí seis meses. Hizo amis-
tad con Pablo Neruda, cónsul general
de Chile en México entre 1941 y 1943.
Se conocieron, según cuenta el propio
RAFAEL VARGAS
(1911-1979), su vida mexicana
Elizabeth
Bishop
Neruda, en lo alto de una pirámide en
Chichén-Itzá.(
1
)
Él le ayuda a conseguir alojamiento en la
Ciudad de México, en una casa en el número
7 de la calle París, a unos pasos de Reforma
e Insurgentes (así se lo hace saber Bishop a
Marianne Moore en una larga carta escrita
el 14 de mayo de ese año), propiedad de Si-
queiros, quien pinta cerca de allí el mural del
Sindicato Mexicano de Electricistas.
Le dice Bishop a Moore:
“La casa está llena de cuadros suyos
con gente que pide pan, etcétera. Todos
son un poco lúgubres, pero me temo que
aborrezco la pintura mexicana.
“(…) Compré un libro de poemas de
Neruda (él y su mujer han sido muy cor-
diales con nosotras) y lo estoy leyendo, con
diccionario, pero me temo que no es del ti-
po que a mí –ni a ti– me gusta. Es muy vaga,
llena de imaginería surrealista, etcétera.”(
2
)
Bishop tiene prejuicios contra los co-
munistas, pero el amable Neruda con-
quistó su afecto y el tiempo transformó
su opinión sobre la calidad literaria del
chileno. (…) Con su esposa de entonces,
Delia del Carril, las llevaron a Cuerna-
vaca, Taxco (…) Por propia iniciativa,
ella y Marjorie visitaron Puebla, Oaxa-
ca y varias ciudades más pequeñas. En
esos lugares, Bishop pintó varias acua-
relas que aún deben conservarse en sus
cuadernos de ese periodo.
Las cartas de Bishop en las que se re-
fiere a México suelen tener opiniones po-
co agradables para nosotros, pero en bue-
na medida atinadas. Ya en 1942 señala
que siente la corrupción en el entorno…
4
En uno de los mejores ensayos que se han
1
Neruda, “Diario de viaje”, en Para nacer he
nacido. Seix Barral; Barcelona, 1978, p. 215
2
Carta a Marianne Moore, 14 de mayo de 1942,
en Elizabeth Bishop: Poems, Prose and Letters.
Library of America; Nueva York, 2008, pp. 751
y 753.
Con Marie-José Paz (Cambridge, Massachusetts, 1972)
A
r
c
h
i
v
o

M
a
r
i
e
-
J
o
s
é

P
a
z
Cultura 2-1794.indd 64 19/03/11 02:20
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 65
escrito sobre la poesía de Bishop, Helen
McNeil(
3
) señala que ésta se basa en una
forma muy fina de percepción que le per-
mite encontrar belleza y valor moral aun
en los objetos más ordinarios. Una lar-
ga contemplación la lleva a descubrir as-
pectos inesperados en las cosas y en el
paisaje que ella logra transmitir a su lec-
tor prácticamente con la misma intensi-
dad con que las experimenta, merced a
su asombrosa capacidad para describir lo
que mira. La contemplación se convierte
en un acto de conocimiento.
Para Bishop, como lo dijo Octavio Paz
en el breve y hermoso ensayo que le dedicó:
“El poema es un lente potente”.(
4
)
5
Más estrecha que su amistad con Neru-
da fue la que trabó con Octavio y Marie-
José Paz.
Se conocieron a finales de 1971,
cuando Paz fue invitado a pronunciar las
conferencias Charles Eliot Norton co-
rrespondientes a ese año en la Universi-
dad de Harvard, en la que Bishop había
comenzado a impartir clases poco an-
tes, que Bishop detestaba. Aceptó hacer-
lo porque se había quedado sin recursos
económicos y su salud era cada vez más
precaria (la universidad le brindaba segu-
ro médico), pero Harvard no le gustaba,
y a pesar de la cercanía de algunos ami-
gos tan antiguos e íntimos como Robert
Lowell, se sentía más bien sola.
La amistad con Octavio y Marie-Jo-
sé le brindó consuelo y alegría. Se veían
con frecuencia. Cuenta que un día los invi-
tó a su casa para celebrar el día de Pascua.
Ella y Marie-Jo pintaron huevos y luego
los tres jugaron a buscarlos.
Los consideraba “soles gemelos”(
5
), y
cuando volvieron a México los echó mu-
cho de menos.
Al igual que en el caso de Neruda, al
principio dijo que la poesía de Paz no le
gustaba, pero no tardó en cambiar de pa-
recer. Al poco tiempo empezó a traducir
poemas suyos.
Paz también comenzó a traducirla. La
primera edición de Versiones y diversiones
(1974) incluye algunos poemas de Bishop
3
Helen McNeil, “Elizabeth Bishop”, en Voices
and Visions. The Poet in America, compilación
de Helen Vendler. Random House; Nueva York,
1987.
4
Octavio Paz: “Elizabeth Bishop o el poder de
la reticencia”, en In/Mediaciones. Seix Barral;
México, 1980, pp. 105-110.
5
Brett C. Millier: Elizabeth Bishop: Life and the
Memory of It; University of California Press,
1993, p. 500.
vertidos al español entre 1972 y 1973.(
6
)
En 1975, Paz la invitó a venir a Méxi-
co para participar en una de las emisiones
del programa televisivo Encuentro, cuyo
conductor era el poeta y narrador colom-
biano Álvaro Mutis. Bishop no tenía de-
seos de viajar, pero vino movida por el
afecto hacia los Paz.
En el programa participaron también
Joseph Brodsky, Vasko Popa y el propio
Paz. Fue una reunión memorable. Uno de
los mejores programas que se hayan he-
cho en la televisión mexicana. (No hace
mucho pudo verse de nuevo gracias a la
serie Retomando a… cuyo conductor es
Javier Aranda Luna.)
Bishop no quedó del todo conforme
con su intervención. Sintió que había si-
do muy apagada en comparación con la
de los demás poetas. En efecto, Brodsky
(lejos todavía de ganar el Premio Nobel)
fue quien más brilló esa noche.
Por lo demás, encontró que la ciudad
había cambiado tanto que nunca la habría
reconocido. Le escribe a Robert Lowell:
“La Ciudad de México ha pasado de
1 millón a casi 11 millones de habitantes.
Aproximadamente mi idea del infierno.
(…) Es mi primera (y espero que mi últi-
ma) aparición en TV. Fue chistosa y, su-
pongo, interesante. Pero el viaje fue com-
pletamente pagado y me alegra haber ido.
Octavio fue tan dulce como siempre.”(
7
)
6
Paz es el introductor de la poesía de Bishop
no sólo a nuestro país, sino a nuestro idio-
ma. Después de él la han traducido, en-
tre nosotros, Ulalume González de León,
José Emilio Pacheco (véase su Inventa-
rio del 19 de noviembre de 1979, Proceso
159) y Verónica Volkow. Sería muy inte-
resante agrupar todas sus versiones en un
solo volumen.
En España se han publicado una An-
tología de poemas en versión del porto-
rriqueño Orlando José Hernández (Vi-
sor, 2003) y un volumen que reúne ocho
hermosos relatos traducidos por Mauri-
cio Bach: Una locura cotidiana (Lumen,
2009).
Es mucho lo que todavía queda por
trasladar al castellano. Casi ascética pa-
ra escribir poesía –a lo largo de 40 años
no dio a conocer más de 60 poemas–, se
prodigaba en su correspondencia, cuya
6
Versiones y diversiones; Joaquín Mortiz, México,
1974, 296 pp. Los poemas de Bishop que
fguran en esta edición son: “El monumento”,
“Sueño de verano”, “Visitas a Saint Elizabeth”.
7
Carta de Bishop a Robert Lowell, 1 de agosto de
1975, citada en Elizabeth Bishop: Life and the
Memory of It, p. 571.
edición ocupará varios volúmenes. Por
lo pronto, el sello editorial Vaso Roto se
prepara a poner en circulación Palabras
en el aire: La correspondencia completa
de Elizabeth Bishop y Robert Lowell, ca-
si mil páginas traducidas por Pura López
Colomé y Juan Carlos Calvillo.
7
La suerte de los poetas: ahora que la obra
de Bishop recibe tanta atención en Es-
tados Unidos, al grado de que se publi-
can decenas de poemas y textos en prosa
que por su extremo sentido de la exigen-
cia ella prefirió mantener inéditos o dis-
persos, se anuncia también el rodaje de
una película sobre los 16 años de su vida
en común con la notable arquitecta brasi-
leña Carlota Macedo de Soares, que con-
cluyó trágicamente en 1967 con el suici-
do de ésta.
Existe en torno de ella un libro de ca-
rácter relativamente documental, best-se-
ller en Brasil, que ya ha sido traducido
a nuestro idioma: Flores raras y banalí-
simas. La historia de Elizabeth Bishop y
Lota Macedo Solares, de Carmen Olivei-
ra (Vaso Roto, 2009).
Cuando apareció en inglés, siete años
antes, algunos críticos cuestionaron a su
autora por basar gran parte de su recuen-
to en los testimonios de las sirvientas
que trabajaron para la pareja. Pese a ello,
también se dijo que contribuía a llenar un
hueco en la vida de la poetisa, así como
a presentar a su pareja, una mujer igual-
mente brillante.
Ahora existe también una novela so-
bre esa historia de amor: The More I Owe
You (Mientras más te debo), de Michael
Sledge.
Como escribió José Emilio Pacheco
en su conocida Carta a George B. Moo-
re en defensa del anonimato, en nuestro
mundo interesan cada día menos los poe-
mas y más las borracheras, fornicacio-
nes, historias clínicas, alianzas y pleitos
de los poetas. Ojalá que la película sobre
Bishop sea algo más que un atisbo super-
ficial y oportunista de esa relación, a di-
ferencia del largometraje que se estrenó
hace un par de años acerca de la vida de
otro poeta, Jaime Gil de Biedma, que de-
be haberse revolcado en su tumba por la
manera en que lo caricaturizaron.
Ni Biedma ni Bishop merecen la abo-
minable distorsión que produce la fama.
Es imposible, sin embargo, no sentir cu-
riosidad por la vida de un autor que se ad-
mira. Pero la condición esencial de la ad-
miración es el conocimiento serio de una
obra. Retribución mínima por el placen-
tero asombro de escucharnos en las pala-
bras que pronuncia un desconocido.
)
CULTURA
Cultura 2-1794.indd 65 19/03/11 02:20
almuerzoycafemexicano
Arte
El INBA y la opacidad
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
L
a adquisición de obras
de arte por 100 millones
de pesos, que operó el
Instituto Nacional de Bellas Artes
(INBA) con el apoyo del Consejo
Nacional para la Cultura y las
Artes (Conaculta) y la Comisión
de Cultura de la Cámara de Di-
putados (Proceso 1793), develó
algunos procedimientos que
tiene el instituto para gestionar
la opacidad. Sustentada en la
irresponsabilidad e incapacidad
profesional de los funcionarios,
la opacidad se fortalece tanto
por la falta de políticas culturales
sectoriales, como por la carencia
de procesos de rendición de
cuentas, evaluación de desem-
peño y asignación de sanciones.
En lo que respecta a la ad-
quisición, los argumentos de
petición de compra que presen-
taron la mayoría de los directo-
res de los museos involucrados
aportan las bases para la opa-
cidad. Carentes de una política
museística destinada a servir y
satisfacer las necesidades de los
diferentes segmentos de público,
los directores plantearon solici-
tudes que oscilan entre la im-
precisión y el absurdo. Octavio
Fernández, director del Museo
Nacional de la Estampa, eligió,
entre otras épocas, estampas
europeas de los siglos XV al XXI,
estadunidences contemporá-
neas, japonesas de los siglos XV
al XXI y latinoamericanas con-
temporáneas: ¿no habría sido
necesario defnir autores?; Car-
men Gaitán, entonces directora
del Museo Mural Diego Rivera,
hizo una petición de “al menos”
12 piezas para que el museo
contara con un acervo propio,
ya que “sería un acierto que se
pudiera montar en un futuro una
exposición con obra ya propie-
dad de este recinto”: con base
en que se refería a fotografías,
¿no sería más efciente solici-
tarlas en préstamo a las institu-
ciones especializadas adscritas
al consejo?; y por último, Ruth
Estévez, curadora del Carrillo Gil,
solicitó, entre otras, cuatro obras
particulares del peruano Gabriel
Acevedo y una de Vargas Lugo:
además de que este museo se
caracteriza por mantener en bo-
degas la mayor parte de su acer-
vo, ¿cuáles fueron los criterios
para elegir a estos artistas? (In-
fomex, solicitud de información
al INBA 1116100000811).
Muchas veces incompletas
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
C
OLIMA, COL.- La Universidad
de Colima (UdeC), el 18 de mar-
zo pasado entregó la Medalla al
Mérito General Lázaro Cárdenas
del Río al pintor Jorge Chávez Carrillo.
El rector Miguel Ángel Aguayo fue el
encargado de investir al maestro y presidir
el acto, al señalar:
“Por única ocasión se otorgaron reco-
nocimientos a dos fguras icónicas de la
identidad regional y nacional, al colimense,
La historia del maestro sin duda nos
lleva por los círculos sociales, políticos y
culturales de Colima, y por los intrincados
caminos del México postrevolucionario
que formó una identidad nacional. El pintor
se autodescribe así:
“Largo sería repetir lo que ha sido mi
vida, sólo decirles que todo el proceso del
milagro mexicano, el nacimiento de las
principales instituciones, el desarrollo de
México y de Colima, el paso de más de 15
presidentes de la República y de más de 20
gobernadores que han establecido los de-
rroteros de nuestro estado, forman parte de
mi acervo personal y me permiten a la dis-
tancia tener una visión clara de lo que cada
uno hizo, para bien o para mal de Colima.”
Gobernantes van y vienen, y la obra de
Chávez Carrillo es reconocida dentro de
las investigaciones nacionales que sobre la
pintura mural se han elaborado, y aun así
algunos funcionarios no se enteran del pa-
trimonio que resguardan. Chávez Carrillo
cuenta con 22 obras públicas en el estado
de Colima, dos en el de Jalisco y otras en
la Ciudad de México.
Algunos funcionarios no se percataron
en agosto de 2010 del valor que represen-
ta el ejercicio mural al fresco desarrolla-
do por el también promotor cultural y sus
alumnos de la Escuela de Iniciación Artís-
tica, denominado Leyes de Reforma, en el
municipio de Villa de Álvarez, Colima. El
homenajeado comentó:
“Mi prioridad era que los jóvenes partici-
pantes se expresaran sin temores, además,
reforzar en ellos su identidad, sus orígenes y
valores. Con ello, ser útiles a la sociedad.”
Con el título Mural amordazado. Silen-
BLANCA GARDUÑO
Chávez Carrillo,
medalla Lázaro Cárdenas
escritor, escultor, pintor, muralista, piedra
clave de nuestra institución, Jorge Chávez
Carrillo (Colima, 1921), con 90 años de
edad y gran trabajo desarrollado en el ar-
te y la educación artística de Colima, y a la
Universidad Nacional Autónoma de México
(UNAM), que cumplió 100 años de su refun-
dación, por ser el Alma Mater de las univer-
sidades mexicanas, por su aportación a la
educación pública mexicana, por la forma-
ción de miles de estudiantes y por sus va-
liosas contribuciones a la vida política, cul-
tural, científca y educativa en México.”
Obras para los museos
E
v
e
l
y
n

F
l
o
r
e
s
66 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Notas Cultas 1793.indd 66 19/03/11 02:22
almuerzoycafemexicano
CULTURA
y contradictorias, las respues-
tas que da el INBA a través de
Infomex comprueban la gestión
de la opacidad. En lo que res-
pecta a las adquisiciones de
2008, mientras en la solicitud de
información 1116100013110 se
reportan cuatro obras de Ma-
thias Goeritz y una de Gunther
Gerzso, en su informe de acti-
vidades 2010, Alejandra Peña,
subdirectora general del Patri-
monio Artístico Inmueble del IN-
BA, informa sobre la adquisición
de “54 obras para el Museo de
Arte Moderno, de artistas tan re-
levantes como Mathias Goeritz
y Gunther Gerzso” (solicitud de
información 111610000911):
¿Cuál es el dato correcto?
Protegida debido a que
en su plaza “no existe evalua-
ción de desempeño –porque
no pertenece al Servicio Profe-
sional de Carrera– ni rendición
de cuentas –porque en el INBA
“no existe” este proceso “como
tal” (Solicitud de información
111610000911), Alejandra Pe-
ña, titular de una Subdirección
que se constituyó en 2010 –aún
cuando operó desde 2009– pa-
ra asumir las acciones del INBA
en materia de conservación del
patrimonio artístico nacional,
difusión, catalogación y restau-
ración de los bienes del Instituto
(Solicitud 1116100016910), está
exenta de El Programa Nacional
de Rendición de Cuentas, Trans-
parencia y Combate a la Corrup-
ción 2008-2012, que presentó el
presidente Felipe Calderón.
Expertos en gestionar la
opacidad, los funcionarios del
INBA son un ejemplo efcaz de
lo que debe ser una adminis-
tración antidemocrática. Y ante
este panorama, sólo queda una
pregunta: ¿en qué le sirven a
los ciudadanos los diputados
que conforman la Comisión de
Cultura de la Cámara Baja? O
Música
José Antonio Alcaraz,
10 años de ausencia
FEDERICO ÁLVAREZ DEL TORO
D
esarrolló un estilo tan
personal para afrontar
los retos de la cultura
musical en un país surrealista,
que tanto su crónica como
mordaz capacidad analítica
eran propias.
Adoraba echar mano de los
títulos para sus artículos, parafra-
seando a poetas como Ramón
López Velarde o Salvador Novo,
era una especie de Wikipedia en-
ciclopédica humana. A 10 años
cian a Juárez se dio la voz de alarma a nivel
nacional en este semanario (Proceso 1766),
además de las diferentes organizaciones de
la sociedad civil que se manifestaron en el
diario Ecos de la Costa en Colima, en contra
del hecho de haber silenciado la voz del mu-
ralista que forma parte de la primera genera-
ción de alumnos egresados de la Escuela de
Pintura y Escultura del INBA en1946 cono-
cida como La Esmeralda. El discípulo de
Diego Rivera, Frida Kahlo, María Izquierdo y
Agustín Lazo protestó:
“Es un atropello. No sólo para mí como
autor, sino para los artistas, para la gente
pensante y para todos aquellos mexicanos
que aman auténticamente a su patria”, dijo
respecto de la decisión del ayuntamiento
de Villa de Álvarez de ocultar a la vista del
público su mural.
El 7 de octubre hubo una respuesta en
la rectoría de la UdeC, cuando Aguayo Ló-
pez propuso a la alcaldesa de Villa de Álva-
rez a participar en el rescate del mural de
Chávez Carrillo.
“Qué bien que el rector tomó esa deci-
sión, habrá que ver el fnal. Lo que yo tenía
que hacer, se hizo”, dijo.
No sólo eso, apoyó para incrementar el
redescubrimiento de otras obras olvidadas,
como el primer mural de Chávez Carrillo en
la hacienda de la Providencia en El Arenal,
Jalisco, plasmado en el libro Jorge Chávez
Carrillo en la vanguardia nacional, y los tes-
timonios vertidos en el documental ¿Qué
más quieres saber? Jorge Chávez Carrillo.
“Cuando el maestro Chávez Carrillo nos
comparte su relato, nos hace parte de su
vida y memoria. Memoria que construye y
reconstruye la identidad de su tiempo y el
nuestro, diálogo, camino de ida y vuelta por
la historia local, regional, nacional. Esto es lo
que sucede en el documental, donde acudi-
mos con el artista a bocetar en cierta forma
su autorretrato, toda vez que nos permite
intervenir en su experiencia, sus anhelos y
su espacio como si estuviéramos allí, con él,
inventando las formas presentes del pasado
que, como su pintura, nacen en los colores
de la vida”, revela el cineasta Jaime Cruz.
El artista Chávez Carrillo forma parte de la
segunda generación del movimiento de mu-
ralistas mexicanos cuyos integrantes (alrede-
dor de los años cincuenta) se expresaron en
todas las ideologías, todas las corrientes, sus
lugares de origen, como lo hicieron Fernan-
do Castro Pacheco en Mérida, José Chávez
Morado en Guanajuato, Alfredo Zalce en Mi-
choacán y Chávez Carrillo en Colima, por sólo
mencionar que, además de ser miembros de
su generación, eran sus amigos, por ello for-
ma parte del movimiento muralista mexicano
que se asoció al espíritu de renovación edu-
cativa del país.
Caso insólito, Chávez regresó a Colima
y como diáspora organizó la creación de la
primera Escuela de Artes:
“Mi prioridad era que los jóvenes partici-
pantes se expresaran sin temores, además
de reforzar en ellos su identidad, sus orígenes
y valores. Con ello, ser útiles a la sociedad.”
De inmediato se integra a su estado,
creando obra pública con mensajes didác-
ticos de los héroes que nos dieron identi-
dad. La escuela generó su historia: fue del
gobierno estatal en 1953, del Instituto Na-
cional de Bellas Artes avalada por Miguel
Álvarez Acosta, director general, de la Uni-
versidad Popular, y fnalmente de la Univer-
sidad de Colima, conformándose en 1981
como Instituto Universitario de Bellas Artes.
“Hoy, estoy aquí gracias a una institu-
ción grande que vi nacer, que he visto crecer
y que, me consta, ha trascendido más de lo
que sus fundadores imaginamos hace más
de 70 años, cuando con más que currículos
las cosas se tenían que hacer con ganas,
con mucho esfuerzo y más que sacrifcio.
Un México de la postrevolución que se veía
en su propio diseño de nación y estructura-
ba su unidad como país en la pluralidad de
sus etnias, razas, lenguas y culturas a través
de las artes y las ciencias. Un México que
avanzaba con rumbo y se insertaba entre las
naciones organizadas del mundo.
“Colima y México hoy tienen que verse,
ver a su alrededor, ver a su pasado, apren-
der de otros y replantearse en esta realidad
de desigualdades en la que estamos y de la
que no saldremos de estos días que se nos
bañan de sangre, se nos cubren cada vez
más de miseria y en la que no se avanza en
salud, educación, el campo, en relaciones
internacionales y gobernabilidad interna,
por mencionar algunas áreas sustantivas
del progreso social. En todo caso hay que
retomar el ideario de los que nos dieron el
Estado de instituciones y ciudadanos…”
“¿Qué más quieren saber?”, dijo Jorge
Chávez Carrillo.
Quedaba ahí, contundente, su frase:
“Los presidentes Benito Juárez, y casi
un siglo después Lázaro Cárdenas, insistían
en la formulación de políticas públicas con-
sistentes y de largo plazo para cada área
del desarrollo social, en vez de gobernar
bajo la agenda de la improvisación o, peor,
la agenda impuesta desde fuera.” O
Alcaraz. Presencia
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 67
Notas Cultas 1793.indd 67 19/03/11 02:22
almuerzoycafemexicano
de su desaparición aún se vislum-
bra como único e insustituible.
José Antonio Alcaraz
(1938-2001) era, para quienes
lo leíamos, una brújula climáti-
ca musical.
En su columna de Proceso
y sus libros y ensayos consul-
tábamos el decálogo y medía-
mos el pulso al ambiente musi-
cal cosmopolita y de México. El
maestro era dueño de un cáus-
tico sarcasmo y sentido del
humor, lo que aportaba a sus
escritos originalidad sui generis
de culto y colección.
De palabra hiriente y persona-
lidad difícil y antisolemne, cuan-
do lograbas traspasar la coraza
defensiva encontrabas a un ser
cálido, vulnerable y afectuoso.
Para los creadores, el ser tomado
en cuenta para el análisis donde
hacía o deshacía las obras, era
sinónimo de existencia.
“Niño genio de 63 años” lo
llama Adriana García, frase que
lo describe muy bien porque am-
bas cosas convivían en su tem-
peramento voluble. Asertivo a la
hora de llamar a las cosas por su
nombre, al igual que Carlos Mon-
siváis, sus escritos son un legado
de consulta especializada que
los hizo cronistas de su tiempo.
De los escritores más im-
portantes del ámbito teatral
de México, valiosísima fgura
dentro del terreno de la cultu-
ra mexicana, director escéni-
co, musicólogo, su trayectoria
académica fue variada y vasta,
estudió en el Conservatorio Na-
cional de Música, en la Schola
Cantorum de París, el Instituto
de Música Contemporánea de
Dermstad, Conservatorio Bene-
detto Marcello de Venecia y en
el Centro de Ópera de Londres.
La vocación por la dirección
escénica era la verdadera pa-
sión de José Antonio Alcaraz,
ya que en la composición no
encontró terreno fértil. Al pasar
del tiempo, su ausencia se hace
más notable por la carencia de
voces verdaderamente críticas
e independientes. O
Teatro
“Habitar bajo vidrio”
ESTELA LEÑERO FRANCO
E
l Trolebús Escénico, ubi-
cado en el Parque Méxi-
co, cumple dos años de
existencia y ahora presenta la
obra Habitar bajo vidrio, dirigida
por Marco Vieyra, también res-
ponsable de este espacio tea-
tral. Espacio donde el contacto
entre el público y los actores en
sus personajes es tan cercana,
que hace más palpable el ca-
rácter ritual del teatro.
En Habitar bajo vidrio somos
partícipes de la reunión de despe-
dida que organiza Jenny antes de
casarse, donde invita a dos ami-
gos que en la adolescencia fueron
inseparables. Nosotros también
bebemos vino y conversamos
con ella. Hasta creemos que es
Fernanda Castillo, la actriz, la que
se va a casar, y comentamos, opi-
namos y reímos. ¿Y vas a seguir
trabajando en la obra?, le pregun-
tan. ¿Y qué hago si no llega él?,
nos pregunta. Pues lo cortas, de-
cimos. Pero no es mi novio, sino
mi amigo, nos corrige.
La relación se da de inmedia-
to y la llegada de los amigos con-
tinúa siendo tan natural que todo
fuye espontáneamente. El trabajo
vivencial de Fernanda Castillo y
de los dos actores Paulina Trevi-
ño y Francisco Rubio, que inter-
pretan a los amigos, es tan vívida
que nos sorprendemos, tanto
de su calidad actoral como de la
profundidad con la que abordaron
sus personajes. El texto del joven
autor austriaco Ewald Palmetsho-
fer es minimalista.
A
bilio Vergara Figueroa y Ricardo
Pérez Rovira presentan en la Es-
cuela Nacional de Antropología
e Historia (ENAH) Te han quitado
la promesa de ser viento. Imaginarios del
ser, de la ciudad y del tiempo en Rockdri-
go (Ediciones Navarra, 237 pp.), un análisis
innovador acerca de la obra legada por el
tampiqueño Rockdrigo González al morir
hace 25 años, durante los sismos de la Ciu-
dad de México.
En 1996, Vergara Figueroa escribió
Construcción de lo público y lo privado en la
música popular masiva para la revista socio-
lógica Alteridades, de la UAM-Iztapalapa, y
con Carlos Condori Pandillas juveniles, pro-
ducción de sociabilidades, delincuencia y
miedo para la Universidad Nacional de Hua-
manga en Ayacucho, Perú, hacia 2007.
Su reciente trabajo posee dedicatoria:
“A Carmen Aristegui, La Jornada y Proce-
so, imprescindibles”.
En la contraportada, diseño de Pérez
Rovira, se anota:
“En este libro se analiza la producción
musical del Rockdrigo González desde la
antropología y la retórica. Es una interpreta-
ción que pretende ampliar los horizontes de
la lectura de la poética del llamado Profeta
del Nopal (…), una forma de reconocer su
trabajo artístico y la de sus amigos y cole-
gas, y sus aportes a la confguración de un
imaginario chilango.”
El título del estudio Te han quitado la
promesa de ser viento… es un emblema que
expresa la vocación de aquellos rupestres
que aún hoy deambulan por la Ciudad de
México. Las notas familiares abordan el pri-
a las rolas del “Rockdrigo”
mer capítulo “No estoy loco: huellas y vo-
ces para una biografía”; pero la disertación
adquiere complejidad por las temáticas que
penetran en la lírica de Rockdrigo: tiempo,
espacio, humor y muerte. El séptimo apar-
tado despliega “Breves notas sobre la his-
toria del rock en México”.
Los testimonios de Vergara Figueroa y
Pérez Roviria irán acompañados el 23 de
marzo por Sergio Tamayo (UAM-Azcapotzal-
co) y Édgar Morín (UAM) en el auditorio Javier
Romero de la ENAH, a las 17 horas. Poste-
riormente se ofrecerá un brindis. (RP) O
Mirada antropológica
C
h
r
i
s
t
a

C
o
w
r
i
e
Trolebús Escénico
68 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Notas Cultas 1793.indd 68 19/03/11 02:22
almuerzoycafemexicano
CULTURA
El encuentro entre amigos lo
muestra con un mínimo de pala-
bras. No hay discurso. Las pala-
bras son solamente la punta de
un iceberg de emociones. Los
amigos, al igual que el autor, ron-
dan los 30 años, y han llegado a
la cúspide de la juventud y des-
de ahí se preguntan: ¿He llega-
do a donde quería llegar? Pero
no hay ideas que desarrollen
esta pregunta, sólo enunciados
que el espectador completa con
su propia historia. Palabras con
múltiples contenidos, cargadas
de subjetividad y que hacen el
milagro de multiplicarse en nues-
tro interior emotivo. Un sí, un no,
una mirada, un decir ¿tienes sue-
ño? o ¿estás contenta?, o la iro-
nía de un “me alegro mucho por
ti” nos sumergen en el imaginario
oculto del personaje y nos su-
gieren contenidos con los cuales
vamos armando los sentimientos
del personaje, su historia oculta,
sus anhelos, los verdaderos sen-
timientos que tienen entre ellos.
Y esta riqueza de interpre-
taciones se da gracias a que
también el actor ha volcado su
experiencia en el personaje.
No sólo es Jenny, Bapsi y Max;
también está Fernanda, Paulina
y Francisco y, más aún, está lo
que el espectador quiera poner
en cada uno de ellos.
El encuentro/desencuentro
de los amigos resulta doloroso.
En el otro se miran ellos mis-
mos. El vacío, la desolación, el
sentimiento de derrota y la gran
interrogación hacia el futuro los
hace reconocerse sólo en el pa-
sado y sentir que el presente es-
tá completamente deshabitado.
Salta al corazón cuando la Bapt-
si de Paulina Treviño nos cuenta
de su depresión y nos vemos
unos a otros limpiándonos las
lágrimas; o la Jenny de Fernan-
da que nos narra, bajo la lluvia,
sus dudas del amor; o el Max de
Francisco que asume con coraje
el cenit chato al que ha llegado.
Marco Vieyra opta por la
sencillez en su propuesta es-
cénica, con lo que consigue
potenciar las metáforas, las
analogías, los subtextos de las
situaciones. El actor y la emoti-
vidad del personaje es el centro
de la apuesta y los vasos son la
metáfora elegida: en ellos be-
bemos, sobre ellos reposan, los
acomodan, los estrellan o aca-
rician. Cada uno tiene el suyo y
dentro nada un pez atrapado en
su propio océano.
Habitar bajo vidrio se está
presentando todos los viernes
y los sábados a las nueve de la
noche. O
Cine
“La nana” de Chile
JAVIER BETANCOURT

T
rabajar puertas
adentro (sic) termina
siendo peligroso para
la psique, una nana en Chile vive
como monja, pero en un encie-
rro forzoso, 24 horas al día”, co-
menta el chileno Sebastián Silva
(Santiago, 1979) con motivo del
premio obtenido en Sundance
por La nana (Chile, 2009), cinta
que escribe y dirige.
Todo un género de la lucha
de poder entre patrones y sir-
vientes, roles de amo y esclavo
en el microcosmos social de lo
doméstico; tema que nos evoca
a Mary Poppins, El sirviente (Jo-
seph Losey), Lo que queda del
día, Rabia (Sebastián Cordero),
Las criadas (Jean Genet) y Este
domingo (José Donoso).
Raquel (Catalina Saavedra)
se despierta con el sol, pre-
parara el desayuno y manda
a los chicos a la escuela; car-
gando charolas con las viandas
despierta a sus patrones, Pilar
(Claudia Celedón) y Mundo (Ale-
jandro Goic). Impávida y de ex-
presión adusta a sus 41 años, la
mitad de ellos recorriendo la ca-
sa de dos pisos de arriba abajo,
la sirvienta pasa el día sacudien-
do y fregando, recogiendo ropa
sucia y cambiando sábanas. La
nana, que parece imprescindible
para el funcionamiento y el pul-
so de la vida de la casa, soporta
la soledad y el cansancio, pre-
fere la cocina a celebrar el pas-
tel con la familia, de la que, sin
embargo, cree ser parte.
Con la intención de aligerar-
le la carga, los patrones contra-
tan a otra, una sirvienta peruana.
Raquel siente amenazado su te-
rritorio, ahí donde ella cree reinar
A
la película mexicana Perras le fue “extraordinario”, fes-
teja su director Guillermo Ríos durante la primera se-
mana en cartelera, pese a que el documental Presunto
culpable acaparó en su totalidad cines y espacios en
los medios informativos, debido a la resolución de suspensión
temporal que impuso la juez décimo segunda de Distrito en Mete-
ría Administrativa del Distrito Federal, Blanca Lobo Domínguez:
“Salimos con 68 copias y tuvimos en promedio 520 espectadores
por copia en los tres primeros días (4, 5 y 6 de marzo). Eso nos arrojó
un total de más de 34 mil espectadores. Estuvimos en segundo lugar.”
Además, argumenta Ríos que “si tomamos en cuenta que es-
te flme no es fácil” por abordar las problemáticas de adolescen-
tes en secundaría, “pues entonces, le fue muy muy bien”.
Perras se montó primero en teatro dirigida también por Ríos,
y tuvo más de 180 representaciones. La productora Tita Sánchez
vislumbró entonces que la obra daba para un buen largometraje,
buscaron personajes que no fueran las caras de actrices consa-
gradas o famosas, y salieron a las calles en pos del casting repar-
tiendo volantes e invitando a chicas de colonias de Iztapalapa,
Coyoacán, Lomas de Chapultepec, Santa Fe, Aragón, Villa Coa-
pa, Tlalpan o “el multi de la colonia Del Valle”. Acudieron más de
450 mujeres de entre 12 y 23 años.
–¿Por qué Perras?
–Es una palabra viva, contundente, que signifca miles de co-
sas... Para las niñas, una perra es también la que se defende hasta
las últimas consecuencias. Para ellas, la perra es la que no se deja.
Con esta historia en la mira, Ríos trató de acercarse a la con-
dición humana.
“Creo que solemos minimizar a los adolescentes. Se nos ol-
vida que a esa edad las emociones se potencian más, es cuando
viene esta revelación del sexo, del erotismo que confunde, nos
fascina y da miedo... Quise hacer ese acercamiento y el entorno
salió solo. Cuando me preguntan si esas niñas son terribles, pien-
so que no son más terribles que los personajes de las grandes
tragedias. La letra está permeada por aquellas historias.”
Finalmente, a Ríos no le interesaba denunciar si las adoles-
centes son agresivas, “sino compartir sus emociones” en el thri-
ller Perras. O
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
“Perras”,
segundo lugar en taquilla

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 69
Notas Cultas 1793.indd 69 19/03/11 02:22
almuerzoycafemexicano
CULTURA
manejando el orden de la casa;
imposible vencer la tentación
de reproducir las relaciones de
dominación sobre una joven, de
estatus aun más bajo que el de
ella por el solo hecho de ser in-
migrante de un país más pobre.
Sebastián Silva comenta
también que el tema de “la na-
na” (empleada doméstica) es
tabú en Chile, el día de asueto
obligatorio para ellas es un logro
reciente. Descrito así, parecie-
ra que Sebastián Silva intenta
aplicar el rígido esquema de la
lucha de clases; pero aunque no
escapa del todo a esta tesis, la
dirección de personajes, no sólo
el de Raquel, que se apoya en
una estupenda actuación, cons-
truye una historia psicológica-
mente compleja en la que cada
miembro de la familia, incluyen-
do al gato, forma parte de un
entrampado psíquico, una red
de fujo emocional por donde
fuye la envida, la necesidad de
revancha y, sobre todo, la de-
manda de amor; y, quizá, la im-
posibilidad de recibirlo bajo es-
tas condiciones. La nana cuenta
una historia única que ocurre
ante los ojos del espectador.
Dato importante que ayuda
a comprender la manera en que
este joven realizador chileno lo-
gra un todo orgánico, a nivel físi-
co y emocional, entre Raquel, la
familia y el espacio que los con-
tiene, es el hecho de que la cinta
está flmada en la casa paterna
donde él creció. Saavedra tenía
las llaves, como él mismo dice,
de la locación; tenía las claves
de una historia, diría el espec-
tador, vivida de alguna mane-
ra, que supo contar con planos
cortos para lograr un sin salida
(huis-clos) donde los otros son
el inferno; la casa, la prisión; y
la cocina, una celda. O
Televisión
¿TV propagandística
a la vista?
ALMA ROSA ALVA DE LA SELVA
L
os tiempos que corren
son, una vez más, tiem-
pos de incertidumbre
para las televisoras culturales
“públicas” del país.
Para el Canal 22, el arribo el
1 de marzo pasado de la nue-
va directora, Irma Pía González
Luna, que sustituye al escritor
Jorge Volpi, es motivo de interro-
gantes sobre posibles cambios
en el funcionamiento de la televi-
sora y sus contenidos, a partir de
varios factores. Uno de ellos es
nada menos que el perfl profe-
sional de quien ha hecho carrera
como funcionaria en el gobierno
en áreas de Comunicación Social
(por ejemplo, durante el gobier-
no de Vicente Fox), para luego
desempeñarse como subsecre-
taria de Normatividad y Medios
en la Secretaría de Gobernación
(SG), y más tarde coordinadora
de Proyectos Especiales de la
Secretaría de Educación Públi-
ca… pero, hasta donde se sabe,
sin antecedentes en el ámbito de
la cultura ni en el quehacer de la
producción de TV.
Sin embargo, no terminan
ahí las inquietudes generadas
por el nombramiento de Gonzá-
lez Luna. Pesa también su posi-
ble militancia partidista, condi-
ción que no sería precisamente
idónea cuando se trata de una
televisora y sobre todo como el
22, donde es importante preser-
var y ampliar la pluralidad co-
mo criterio para el manejo de la
información y de los contenidos
que han caracterizado al canal.
Por lo pronto, a este respecto
la directora ha asegurado que
“con el tiempo se darán cuenta
de que yo no vengo a Canal 22
para hacer un trabajo político”.
Mas las inquietudes en tor-
no a esa posibilidad no se limita
al canal surgido a principios de
los noventa por una demanda
de reconocidos intelectuales
al gobierno de Carlos Salinas
de Gortari, de cara a la privati-
zación de la televisión estatal.
Sino también al Canal 11, por
los vínculos que el Ejecutivo ha
establecido entre ella y el Orga-
nismo Promotor de Medios Au-
diovisuales (OPMA), instancia
creada en marzo del año pasa-
do adscrita a la SG y cuyas fun-
ciones son las de “informar a la
ciudadanía sobre programas y
Imposibilidad del amor
acciones gubernamentales que
resulten del interés público”.
Concebido para que el
Ejecutivo tenga control sobre
los medios electrónicos “públi-
cos” (y que quizás se pretendan
convertir en ofciales), el OPMA
pudiera tener entre sus objeti-
vos el de instrumentar estrate-
gias para propósitos políticos y
electorales.
Por ejemplo, en una com-
parecencia ante el Congreso, el
director Fernando Sariñana afrmó
enfático a diputados del PRI, PRD
y PT cuando sin más le señalaron
que la vinculación con el OPMA
ha convertido a la televisora del
Instituto Politécnico Nacional en
“el ministerio de propaganda polí-
tica” del gobierno de Felipe Cal-
derón: “¡No es un canal panista!”.
Y la comunidad politécnica ha
exigido “la cancelación inmediata
del convenio IPN-OPMA”.
Habrá que ver si ante la co-
yuntura de las elecciones más
próximas (por ejemplo, la del
Estado de México), el 11 y el
22 convierten esas sospechas
en certezas. O
70 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
Notas Cultas 1793.indd 70 19/03/11 02:22
almuerzoycafemexicano
Notas Cultas 1793.indd 71 19/03/11 02:22
almuerzoycafemexicano
72 1794 / 20 DE MARZO DE 2011 72 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
D
urante más de 40 años
se tuvo como una leyen-
da: Que el famoso Santo,
campeón de los cuadrilá-
teros había protagonizado
largometrajes para adultos
(soft porno). Pero un descubrimiento acaba
de revelarlo como verdad.
Así, la 26 edición del Festival Interna-
cional de Cine en Guadalajara (FICG26),
que abre el 25 del actual, proyectará por
primera vez y sin censura El vampiro y el
sexo, de René Cardona (1905-1988), in-
terpretada por el mismo Enmascarado
de Plata y donde hay desnudos totales de
mujeres-vampiro. Es la segunda versión
de Santo en el tesoro de Drácula (1969),
cinta realizada para toda la familia.
A lo largo de estas cuatro décadas, los cin-
co rollos de El vampiro y el sexo estuvieron en
la bóveda del productor de la cinta, Guillermo
Calderón Steel, y fueron encontrados por su
sobrina-nieta, la cineasta Viviana García Bes-
né, quien confiesa a Proceso que los extrajo a
escondidas y los llevó a restaurar a la Filmo-
teca de la UNAM.
El estreno en Guadalajara será el 29 de
marzo en Cineforo a las 21:30 horas y un
día después se exhibirá en el Foro Expo a
las 20 horas.
El hallazgo en la bóveda de su tío, a de-
cir de García Besné, consiste en copias de
la película con subtítulos en inglés y fran-
cés. Dice en voz alta:
“Nada fue un invento. Allí estaba la
cinta.”
Pero fue el propio Santo quien le pidió
a Calderón Steel nunca proyectar el filme,
y eso quedó como un pacto de caballeros,
menciona la directora.
El vampiro y el sexo es una de las prime-
ras películas a color de El Santo, y lo único
que se sabía de ella era por fotos que hace 25
años publicó la desaparecida revista Dicine.
Se llegó a pensar que stills, montajes y carte-
les de cine sólo habían sido una treta publici-
taria y “morbosa” de Calderón Steel (inven-
tor del cine de ficheras).
El crítico e historiador de cine Rafael
Aviña comentó en 2004 que “sería fabu-
loso que existieran los largometrajes del
ídolo de la lucha libre, sería como en-
contrar uno de los expedientes sexcretos
mex”, pero convencido, recalcó:
“Yo creo que las versiones no existen,
que se tomaron fotos publicitarias como
gancho.”
En una escena se advierte a Drácu-
la (Aldo Monti) besando los senos de una
mujer vampiro. En otra, cerca de 20 muje-
res desnudas lo escuchan:
“Hace años manos enemigas destru-
yeron nuestra inmortalidad, pero hemos
vuelto.”
Las películas del Santo, el campeón mundial de lu-
cha libre en los años cincuenta que saltó a la pan-
talla grande como actor también exitoso, siempre
estuvieron dirigidas a un público familiar y llega-
ron a ser consideradas por la crítica francesa espe-
cializada como “cine surrealista”. Pero el hallazgo
en la bóveda del productor Guillermo Calderón
Steel de El vampiro y el sexo, que será estrenada en
el Festival de Guadalajara próximamente, mete al
Enmascarado de Plata en un cuadrilátero de esce-
nas muy fuertes para la época (hace 40 años) y las
sitúa hoy en el nivel de “pornografía ligera”.
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
El elenco lo conforman también Car-
los Agosti, Noelia Noel, Roberto G. Rive-
ra y Alberto Rojas.
Un caso detectivesco…
Todo comenzó cuando García Besné se
puso a investigar para realizar su docu-
mental Perdida (proyectada en la pasada
edición de la FICG y donde obtuvo un re-
conocimiento especial), la cual es un re-
lato alternativo del cine mexicano visto a
través de su familia de cineastas (bisabue-
lo, tíos abuelos, abuelo), quienes realiza-
ron cerca de 200 largometrajes.
Allí surgió la discusión de El vampiro
y el sexo, y la realizadora se dio a la tarea
de buscar en la bodega de su tío:
“Entrevisté a Aldo Monti y me negó
que existieran versiones de películas de El
Santo para adultos. Le enseñé fotos de la
película y en ese instante como que recu-
peró la memoria. También entrevisté a mi
tío Guillermo Calderón Steel y él defini-
tivamente lo negó. Nos dijo que se le ha-
bían quemado los negativos, y sí le creo
porque su oficina se incendió y se quema-
ron muchos rollos. En algún momento la
familia consideró que esa película se ha-
bía perdido.”
Entonces se introdujo a la bodega que
estaba en la casa de su tío:
“Era un desastre porque hay miles de
rollos y latas. Me metí sin autorización.
Después de buscar mucho, salieron unas
latas y en ese momento me saqué una a
escondidas. La restauramos y vimos que
efectivamente era una de El vampiro y el
sexo, y hasta allí quedó nuestro presupues-
to. Nos atrevimos a afirmar que era verdad
que sí existía El vampiro y el sexo.”
–¿Es pornográfica?
–En su momento era un filme fuerte,
y que estuviera El Santo involucrado pues
doblemente era fuerte. Ya han pasado mu-
chos años, ya se ven tantas cosas en la tele,
el cine, en todos los medios, y me parece
que esto de que sea una “peli” pornográfi-
ca pues para nada. Es importante mencio-
nar que la imagen de El Enmascarado de
Plata en ningún momento queda compro-
metida. Revisamos el largometraje, por-
Descubren

El
del “Santo”
sexo

,
vampiro
y el
Show-1794.indd 72 19/03/11 02:25
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 73 1794 / 20 DE MARZO DE 2011 73
ESPECTÁCULOS
que sí era muy importante para mi tío que
El Santo siempre se viera bien. Él nunca
sale en las escenas fuertes y además de al-
guna forma está como luchando contra las
mujeres-vampiro, que lo incitan todo el
tiempo, como si estuviera luchando con-
tra esa parte mala de la cinta.
–¿Fue una película para adultos?
–En su momento sí, y quizá ahora lo
seguirá siendo. No es para niños.
–¿Hay muchos desnudos?
–¡Ah!, eso se lo dejo al público para
que la vea, pero de que hay, hay.
–En el extranjero se conoció El vampi-
ro y el sexo, ¿verdad?
–Es lo que dicen, pero tengo dudas al
respecto, porque no sé realmente si en la
bodega que tenía mi tío en el condominio
de productores se quemaron copias o se
quedaron algunas perdidas en el extranjero.
–¿La censuraron?, ¿qué pasó?
–Cuando mi tío empezó a hacer cintas
con El Santo, no estaba en un gran mo-
mento económicamente, eran muy ami-
gos y se asociaron para hacer un largo. El
enmascarado no le cobraba a mi tío, pe-
ro luego se dividían las ganancias. Enton-
ces en algún momento El Santo le pidió a
mi tío que no sacara esas versiones. Mi tío
decidió que no las iba a sacar él, hasta que
llegué yo y saqué a la luz los rollos, y casi
me mata, es la verdad, porque él nunca va
a aceptar que se hicieron las cintas. Final-
mente él hizo un pacto y se lo llevará has-
ta el final de sus días.
Otras cintas fuertes
–Entonces, ¿hay otros filmes?
–Sí. En esos años a mi tío se le ocu-
rrió hacer las dos versiones de las cintas.
Realizó una versión original que se lla-
maba Santo en el tesoro de Drácula, y fil-
maron otras escenas que, como dice Aldo
Monti, no eran para el Vaticano, y luego
se insertaban. No era filmar toda otra pelí-
cula, sino sólo algunas escenas. Así se lle-
vaban las dobles versiones. Hay por lo me-
nos otros tres o cuatro largometrajes, los
cuales también se creen perdidos, y esta-
mos en su búsqueda y captura, como Los
leprosos y el sexo.
–Parece que eran versiones para Europa.
–Sí...
–Pero a finales de los sesenta, ¿algu-
nos vieron El vampiro y el sexo?
–Al revisar los rollos con mucho cui-
dado sí se veían huellas del aceite de los
proyectores, pero los negativos estaban en
muy buen estado, eso significa que no se
proyectaron demasiadas veces. Esa gente
que hablaba de algunas proyecciones aquí
y allá creo que tenía razón, por lo menos
una o dos veces se proyectaron los rollos.
García Besné platica que éstos los en-
contró en muy buen estado:
“No estaban rayados ni muy mancha-
dos. Este negativo, que se fabricaba en
aquella época, pierde el color a través de
los años y estaba un poco magenta. Final-
mente también se le ha rescatado algo de
color. La otra versión, Santo en el tesoro
de Drácula, está en blanco y negro. Lo im-
portante es que en la versión para adultos
se pudo rescatar algo de color de la cinta.
–¿El vampiro y el sexo fue hecha a color?
–Sí, eso ya te habla de la inversión del
largometraje que realmente ya estaban apos-
tando. En ese tiempo era mucho más caro
sacar copias a color que en blanco y negro.
En el festival
–Cómo se da la propuesta de que se pro-
yecte en el FICG26?
–Iván Trujillo fue jurado de mejor docu-
mental mexicano el año pasado. Allí vio Per-
dida, y cuando lo nombraron director del FI-
CG, se me acercó en octubre pasado en el
Festival de Cine de Morelia y me dijo que
quería hacer un ciclo de vampiros y que le pa-
recía que sería un momento increíble para que
se estrenara El vampiro y el sexo. A mí me en-
cantó la idea y hablé con mis tíos y aceptaron.
“Me da gusto que se proyecte como
para reescribir la historia del cine mexica-
no, que durante tantos años ha habido un
debate de sobre si existía o no esta pelícu-
la. Gente que es importante dentro de la
historia del cine la ha negado.”
–¿Qué importancia puede tener en este
momento esta cinta?
–Es increíble que a estas alturas del
partido haya una nueva película que se es-
trenará de El Santo, es como un momen-
to mágico. Hay que verla con la mirada
puesta a finales de los años sesentas, que
es cuando se filma, y disfrutarla. A ver qué
es lo que genera ahora.
–¿Qué opina su tío Calderón Steel de
la proyección?
–No se quiere enterar de nada. Ya es-
tá muy grande, sólo disfruta de su retiro y
su conciencia está limpia porque él siente
que esto ya está en manos de alguien más.
Ya no es cosa suya.
Luego de Guadalajara intentará que se
proyecte en salas alternativas. Después ve-
rá si se saca en DVD.
Show-1794.indd 73 19/03/11 02:25
almuerzoycafemexicano
"El Divino"...
bloqueo
M
e
x
p
o
r
t

/
M
a
r
t
í
n

V
e
n
e
g
a
s
Deportes 1794.indd 74 19/03/11 02:28
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 75
E
l mediocampista argentino
que fuera estrella con los
Tigres de la Universidad de
Nuevo León Walter Gaitán
asegura que se fue de México
para reiniciar su carrera de-
portiva luego de que le cerraron todas las
puertas. Responsabiliza de ello a Grupo Te-
levisa, propietario de los equipos San Luis,
América y Necaxa.
Advierte que no piensa volver a Méxi-
co porque lo trataron muy mal en su últi-
ma etapa, y asegura que fue víctima del
“pacto de caballeros”, ese acuerdo no
escrito entre propietarios de equipos que
sólo se aplica en México y que viola los
estatutos de la FIFA.
Señala que en el Necaxa, último equipo
al que perteneció en México, se negaron sis-
temáticamente a darle oportunidad de con-
tratarse con otro club del balompié nacional.
Localizado por Proceso en Los Ánge-
les, California, donde intenta enderezar el
rumbo de su carrera futbolística con Los
Angeles Blue –equipo que debutará en la
United Soccer League, la segunda catego-
ría de futbol en Estados Unidos–, Gaitán
se refiere a sus últimos momentos en el
futbol mexicano.
Habla por primera ocasión de su via-
crucis, y asegura que nunca entendió por
qué razón tuvo tantos obstáculos en su
trayectoria: “Imagínate qué locos: Necaxa
me compra en 4 millones de dólares. Lue-
go me bloquea y de pronto ya no puedo
RAÚL OCHOA
Walter Gaitán, ese futbolista que combinaba
las actuaciones memorables con las medio-
cres, el mismo al que Ricardo La Volpe quiso
incluir en la selección mundialista de 2006,
se suma a la denuncia de otros compañeros
de oficio que afirman que el llamado "pacto de
caballeros" les impidió continuar su carrera
en México. Cuenta lo que llama el gran ab-
surdo de Televisa: Necaxa pagó 4 millones
de dólares por su carta, apenas jugó y en
lugar de venderlo para recuperar al menos
parte de lo invertido prefirió bloquearlo. Y
ahora, este jugador al que bautizaron como
El Divino o El Mago, ya en la recta final de su
carrera, toca fondo en un equipo de la liga de
ascenso del futbol estadunidense.
respetaron mi contrato y al no entrar en
sus planes tampoco buscaron la manera
de colocarme en otro club. Era obvio que
pretendían negarme esa posibilidad por el
“pacto de caballeros”.
Prosigue: “Tenía ofertas para continuar
mi carrera en otro equipo, pero cuando los
dueños se ponen de acuerdo es muy com-
plicado llegar a otro club”. Asegura que esta
situación lo orilló a renunciar “a casi todo el
contrato”, incluyendo sus percepciones eco-
nómicas, como única vía para “quedar libre”.
En diciembre de 2009 y luego de ca-
si dos años sin actividad profesional, el
futbolista firmó contrato con los Tiburo-
nes Rojos del Veracruz, de la división de
ascenso. Sin embargo, al cabo de medio
año salió de este equipo por situaciones
“extrafutbol”, como él las llama.
–¿Por qué el Necaxa no respetó su
contrato?
–No respetaron nada, porque en 2008
firmé contrato hasta 2009. Me llevó la
gente del gobierno de Aguascalientes,
pero las decisiones finales vinieron direc-
tamente de Televisa. Me cerraron las puer-
tas por el “pacto de caballeros” y no pude
contratarme con otro club.
–¿Fue el gobierno de Aguascalientes o
el Grupo Televisa el que afectó sus dere-
chos como futbolista?
–Por parte del gobierno siempre existió
buen trato. El problema fue con el dueño
de mi carta, es decir, con Grupo Televisa,
donde hubo gente que me bloqueó. Nunca
pudimos arreglar que el asunto fuera parejo
para el club y para mí, porque cuando uno
firma un contrato lo tienes que respetar o
buscar la manera para que uno pueda seguir
jugando. Mi mayor interés era continuar en
el futbol mexicano, pero no se pudo, y has-
ta me dejaron ese año sin jugar.
–¿Usted cedió en el aspecto económi-
co con Grupo Televisa?
–Prácticamente 100% del contrato. Más
allá de eso mi gran inquietud era lo deporti-
vo, porque lo demás tenía solución. Me sor-
prendió muchísimo que el equipo no haya
cumplido mi contrato. No tuvieron palabra.
Lo anterior, reitera, se debió al “pacto
de caballeros”. Y contra eso no se puede
hacer nada. Es difícil ponerse al tú por tú
con los dueños, por su forma de arreglar
las cosas. Quería que me dejaran jugar, y
al final tuvimos que ceder con tal que me
permitieran seguir en el futbol mexicano.
–¿Con cuál directivo del Necaxa nego-
ciaba directamente?
–En ese momento hicieron cambios en la
directiva. Entró Pedro Cota (exvicepresidente
del club, quien salió en 2010 por problemas
administrativos con Televisa), y dos o tres di-
rectivos más de los que no recuerdo sus nom-
bres, pero eran empleados de Televisa.
El jugador aborda otros temas similares,
provocados por el pacto: “Me acabo de ente-
rar de la situación que está viviendo el Kikín
jugar en ningún lado; una persona inteli-
gente haría todo lo contrario: ‘Lo transfie-
ro dentro de un año y al menos consigo
rescatar la mitad de lo que pagué por él’.
“Pero no pasó nada. Fue dinero tirado
a la basura y bloquearon mi contratación
en todos los equipos. De eso no me queda
la menor duda”, insiste.
El mediocampista estaba bien posicio-
nado en el futbol mexicano, a tal grado que
el técnico nacional Ricardo La Volpe inten-
tó convencerlo de que se naturalizara para
integrarse a la selección nacional que parti-
cipó en la Copa del Mundo Alemania 2006.
Walter Gaitán nació el 13 de marzo de
1977 en Argentina. Llegó a México para
el torneo Apertura 2002 cedido a présta-
mo por el Boca Juniors a Tigres de la Uni-
versidad de Nuevo León, equipo en el que
permaneció hasta diciembre de 2007.
Con este conjunto El Divino, El Chue-
co o El Mago, como también es conocido
en el ámbito deportivo, coronó una bri-
llante campaña en 2005 y parte de 2006,
tras alcanzar el título de goleo en el torneo
Apertura 2005 y dos campeonatos del tor-
neo Interliga en 2005 y 2006.
Su salida del club en el que alcanzó el ran-
go de ídolo coincidió con una sensible baja en
su juego que incluso lo relegó al banquillo.
En septiembre de 2007 solicitó a la directi-
va un permiso de tres meses para solucionar
“asuntos personales”. Una semana después
de su regreso fue integrado a la lista de trans-
feribles, y en diciembre de ese año el Necaxa
adquirió su carta en 4 millones de dólares.
El mediocampista cuenta que en ese
equipo vivió una situación incómoda. “No
DEPORTES
Deportes 1794.indd 75 19/03/11 02:28
almuerzoycafemexicano
76 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
P
or emitir una opinión y
demandar ante un juzga-
do civil a la Federación
Mexicana de Actividades
Subacuáticas (FMAS) y a
al presidente de este orga-
nismo, el nadador con aleta de la UNAM,
Salvador Badillo Enríquez, está impedido
para participar en competencias naciona-
les e internacionales.
A pesar de que Badillo ya se discul-
pó, sus excusas no fueron bien recibidas
y, como se rehúsa a retirar la demanda, la
FMAS se niega a afiliarlo.
Su aceptación como integrante de esa
federación está condicionada además a
que demuestre arrepentimiento sincero, se
convenza de que obró mal, se discipline y
se comprometa a nunca volver a faltarle al
respeto a la federación y a sus afiliados.
El comentario que desencadenó la
indignación del presidente de la FMAS,
Rogelio Flores, fue vertido en un foro de
Google en enero de 2010.
Después de que en diciembre de 2009
la Confederación Deportiva Mexicana
(Codeme) entregó el Premio Luchador
Olmeca 2008 a la nadadora con aleta Ilse
BEATRIZ PEREYRA
Fonseca con Tigres. En su momento también
le pasó algo similar en este mismo equipo a
Sebastián El Chamagol González”. Asimis-
mo, se refirió al caso del finado Antonio de
Nigris, de quien dijo haber sido su amigo:
“Alguna vez platiqué con Tanito, que
en paz descanse. Me habló de sus deseos
de jugar en el futbol mexicano, que no
quería irse, pero que lo obligaron a mar-
charse aun cuando tuvo la posibilidad de
contratarse en clubes nacionales.”
–¿Se considera víctima de una injusticia?
–Sí. Estoy reconvencido que no me
dejaron trabajar en México e ignoro cuá-
les fueron los motivos. Si fuese un mal
futbolista lo reconocería: está bien, me
voy. Pero lo triste y real es que no me de-
jaron chambear, ¿Qué voy a hacer? Sin
embargo, el futbol siempre da vueltas. A
lo mejor me va bien acá.
Considera que las injusticias van a se-
guir en el futbol mexicano: “De eso estoy
seguro, porque el que tiene poder quiere
más. Júralo que va a seguir pasando lo
mismo. Nunca quise hablar del asunto,
pero la verdad es que me fui de México
muy dolido y lastimado. Lo que no se pue-
de hacer aquí ni en ninguna otra parte del
mundo es que te prohíban trabajar. Eso no
puede ocurrir en estos tiempos”.
–¿Todo esto no sucedería si en México
existiera un sindicato de futbolistas?
–¿Quién se va a meter con los propie-
tarios, con Televisa, con TV Azteca, con
Jorge Vergara? Nadie, porque te corren.
Pero en Argentina el gremio está hecho
por los jugadores. En caso de que no le
paguen a tal futbolista ahí está el gremio,
porque no hay dueños pero sí directivos
poderosos que tienen que cumplir: “Te de-
bo 10 meses, pero te pago ocho, y si quie-
res te vas”. Es ahí donde entra el gremio:
“Tienes que pagarle los 10 meses. Si lo
Salvador Badillo es
el mejor nadador
con aleta de México.
Emitió una opinión
en internet contra
los dirigentes de la
Federación Mexicana
de Actividades Suba-
cuáticas, quienes en
respuesta bloquearon
su participación en
competencias. El atle-
ta los demandó por la
vía civil y perdió. Las
autoridades quieren
que se retracte y re-
tire la demanda para
levantarle el veto.
quieres correr, págale la cantidad íntegra”.
Dice que ese es el motivo de la fuerza
del gremio de futbolistas en Sudamérica,
y por eso no entiende la indiferencia de los
jugadores mexicanos, aunque termina por
darles la razón: “No se quieren meter con
Televisa ni con Vergara para que no pien-
sen que hay la intención de dañarlos. Pero
el daño nos lo hacen ellos al no permitir-
nos jugar ni trabajar. Nada más”.
Son ciertas, afirma, las versiones de que
en México el futbol profesional es goberna-
do por las dos principales televisoras de canal
abierto, Televisa y TV Azteca: “Tal para cual.
Para mí la prueba clara fue mi propia expe-
riencia. Esas empresas manejan todo. No ha-
ce falta que lo diga porque lo sabemos todos”.
–¿Qué opina de los directivos del fut-
bol mexicano?
–No puedo hablarte bien de nadie, por-
que lo que me hicieron no tiene nombre.
Desde el presidente (Justino Compeán) y el
secretario general (Decio de María) aceptan
órdenes. Todos están embarrados. ¿Quién
contrató a un entrenador como Sven (Goran
Eriksson), al que le pagaron cerca de 20 mi-
llones de dólares para dirigir a la Selección y
no le ganó ni a Estados Unidos?
Deja entrever que el comportamien-
to de los directivos hacia su persona pu-
do deberse a que se negó a naturalizarse
mexicano para formar parte de la Selec-
ción nacional.
–¿Por qué no lo hizo?
–No lo creí conveniente en ese momen-
to porque cuando eres un jugador natura-
lizado hay una doble presión y consideré
que no iba a estar preparado para aguantar
esa carga. Además (La Volpe) no llevaba al
Mundial a Cuauhtémoc Blanco, el símbolo
de la Selección. Entonces para mí fue un
poco complicado tomar una decisión.
Cuenta que antes de esta invitación ya
había realizado trámites para naturalizarse
mexicano, toda vez que pensaba radicar
en Monterrey. “Pero cuando salió lo de la
Selección suspendí las gestiones”.
De la fama al olvido, Gaitán puso punto
final a su trayectoria profesional en México
con un capítulo no exento de polémica: el 3
de marzo de 2010, 10 días antes de celebrar
su cumpleaños número 33, fue despedido por
el club Veracruz, acusado de fingir una lesión.
La directiva del equipo jarocho argu-
mentó que el argentino fue obligado a fir-
mar un finiquito para dejar al club por “su
bajo rendimiento y una aparente lesión
que nunca pudo comprobar”.
En su descargo, Gaitán atribuye el desen-
lace de la historia a una serie de confusiones
que le impidieron continuar con los Tiburo-
nes Rojos y aclara: “Nunca me hice el lesio-
nado. Ante todo soy un profesional… Si no
me quedo aquí seguramente seguiré mi carre-
ra en mi país. Lamentablemente las lesiones
no me dejaron brillar como hubiese querido.
Así es el futbol…”. O
DEPORTES
“El Mago”. En el ocaso
M
e
x
p
o
r
t

/
A
l
e
j
a
n
d
r
o

A
c
o
s
t
a
Deportes 1794.indd 76 19/03/11 02:28
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 77 1794 / 20 DE MARZO DE 2011 77
Bustamante y a la vicepresidenta de esa
federación, María Clotilde Zeckua, Badi-
llo difundió el siguiente comentario:
“Injusticia en la actividad subacuática
en México.
“El luchador Olmeca es la máxima
condecoración que otorga la Codeme a
deportistas y entrenadores. En su edición
2009, este reconocimiento fue otorgado
a la nadadora con aleta Ilse Bustamante
Álvarez, a la tesorera (sic) de la FMAS,
Clotilde Zeckua Ramos y a la apneista
Alejandra López Rodríguez. El Luchador
Olmeca fue otorgado a la nadadora Ilse
por su participación en la segunda edición
de la Copa CMAS Zona América, sin em-
bargo, esta justa se desarrolló en el año de
2008. Para 2009, esta deportista no tuvo
por criticar
Castigado
la capacidad de clasificar al Campeonato
Mundial de Nado con Aleta y Velocidad
Subacuática. Por otro lado, la nadadora
Miranda Portocarrero Meza, de tan sólo
13 años de edad, en la máxima compe-
tencia de esta disciplina, el 15º Finswim-
ming World Championship, realizado en
San Petersburgo, Rusia, se colocó en el
lugar 13 en la prueba de 1500 m superficie
con un tiempo de 15:55.38, siendo este el
nuevo récord absoluto mexicano. ¿Cómo
es posible que les haya sido entregado
el Luchador Olmeca a Ilse y a la señora
Zeckua, quien no es deportista? ¿Cómo
es posible que a Miranda Portocarrero no
se le haya tomado en cuenta para este re-
conocimiento por los logros obtenidos en
2009? La injusticia prospera en la FMAS.
¿Quién es el responsable?”
Badillo es el mejor nadador con aleta
de México en su categoría. Está ubicado
en el lugar 14 del mundo en los mil 500
metros superficie. Ha roto más de 20 mar-
cas nacionales y actualmente posee seis
marcas absolutas mexicanas. Como repre-
sentante de la UNAM suma siete medallas
de oro en tres campeonatos del mundo,
una copa mundial y dos campeonatos pa-
namericanos. En 2007 recibió el Premio
Puma, en 2006 el Premio Luchador Ol-
meca y la Escuela Nacional Preparatoria
Número 6 lo reconoció con el The Gene-
ration Awards 2005-2008 como “El más
deportista”.
Exclusión
En entrevista con Proceso, Badillo narra
que por ejercer su derecho a la libre ex-
presión se ha convertido en un deportista
perseguido por Rogelio Flores, quien, in-
dica, se ha empecinado en no afiliarlo ni
darle el aval de la FMAS que necesita para
competir dentro o fuera del país.
“Tuve que comparecer y me dijeron
que si no me retractaba quedaría fuera del
Campeonato Panamericano 2010. Redacté
dos líneas en las que me disculpaba si ofen-
dí a alguien, pero no los convencí. Llegué al
selectivo nacional y aunque no me querían
Fotos: Cortesía Salvador Badillo
Deportes 1794.indd 77 19/03/11 02:28
almuerzoycafemexicano
78 1794 / 20 DE MARZO DE 2011 78 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
dejar competir, finalmente me lo per-
mitieron y califiqué al Panamericano.
“Luego hubo una junta de selec-
cionados y no me citaron. De todas
maneras fui acompañado por mi
mamá, y Rogelio me dijo: ‘¿Traes
la disculpa? porque si no, te pue-
des ir, tú no eres seleccionado’. Ahí
mismo la redacté, pero una vez más
no me retracté. La vicepresidenta
Zeckua y Rogelio comenzaron a
atacarme; decían que cómo era po-
sible que criticara su autoridad. Lo
que más remarcaron es que había
rebajado la dignidad de la federa-
ción frente a externos, que todo de-
bía tratarse internamente”, cuenta
el deportista.
Badillo y Flores intercambiaron
varios correos electrónicos. En éstos
el deportista manifestó su intención
de arreglar el problema sin sentir
menoscabado su derecho a expre-
sarse, sus principios e ideales. Por
su parte, el federativo le habló sobre
el respeto que les debe a las personas y a
las instituciones, así como de la fraternidad
que debe prevalecer en el seno de la FMAS.
No llegaron a ningún acuerdo.
El atleta redactó un documento de in-
conformidad dirigido a Rogelio Flores en el
que solicitó que se diera por zanjado el asun-
to. Turnó copia a la Codeme y a la Comi-
sión Nacional de Cultura Física y Deporte
(Conade) para solicitar su intervención. La
secretaria se negó a recibirle el documento.
“Flores llamó a la federación y pidió
hablar conmigo. Me dijo: ‘Eres un cobar-
de, ahora sí vas a ver con quién te metiste,
vas a saber quién soy yo’. Le dije: ‘Oiga,
¿se da cuenta que esto es una amenaza di-
recta?’. Ya no me contestó. A la semana
siguiente, acompañado de un abogado, fui
a entregar mis papeles para el Panameri-
cano. La secretaria me dijo que tenía la
orden de no recibir mis documentos.
“Me fui a la Conade, donde me aten-
dió Jaime Gutiérrez, subdirector general de
Deporte. Me dijo: ‘Te metiste en una bron-
ca, estás muy chavo, sé que tienes ideales;
este tipo de situaciones se ven mucho. Va-
mos a hablar con Rogelio y a tratar de arre-
glar esto, pero no tenemos poder sobre él’.
Días después me informó que hablaron con
él y les dijo que yo no estaba sancionado
sino que simplemente no me inscribí. Que
después  del Panamericano no habría nin-
gún problema”, refiere el deportista.
Daños
A pesar de que es el mejor nadador con
aleta en la especialidad de superficie, Ba-
dillo de 20 años, estudiante de la Facultad
de Química de la UNAM, quedó fuera del
Panamericano que se realizó en Cuba en
marzo de 2010.
Asegura que no participar en tan im-
portante competencia le provocó un estado
depresivo del cual apenas se está recupe-
rando gracias a las terapias sicológicas que
ha tomado. También dice que por quedar
fuera del evento la empresa RH Recursos
Humanos, Administración & Consultoría
le canceló un contrato por 3 millones de pe-
sos que firmó durante cinco años.
En marzo de 2010, Badillo demandó a
la FMAS y a Rogelio Flores ente el Juzga-
do Cuarto de lo Civil, por el daño deporti-
vo y económico que le habían causado. En
febrero pasado, el tribunal falló en contra
del demandante.
En julio y agosto del año pasado, Badi-
llo se marchó a entrenar a Colombia don-
de participó en un Campeonato Nacional.
A pesar de que la FMAS insistía en que el
atleta no formaba parte de este organismo,
le envió una carta al presidente de la fede-
ración de aquel país para informarle que
el nadador no tenía permiso de competir.
“Fui a competir por un club colombia-
no, no por México. Ya había aflojado, estaba
a 20 minutos de la prueba y se me notificó
que no podía participar. Me dijeron que la
federación de México no dio permiso. Ya
había pagado mi ficha colombiana y la inter-
nacional y me afilié a la federación colom-
biana. Una persona cercana al presidente de
este organismo me dijo que como Flores es
vicepresidente de la continental intimidó al
colombiano por teléfono. No me dejaron
competir y me tuve que regresar.”
Badillo añade que el estatuto de la FMAS
no estipula que algún atleta o entrenador no
podrá ser afiliado si demanda a este organis-
mo. Revela que el mismo abogado de la fede-
ración le dijo que podía seguir compitiendo,
independientemente del juicio.
Por su parte, Flores aclara que Badillo
nunca ha sido sancionado pero que
el Consejo Directivo de la FMAS se
reserva su derecho de afiliarlo otra
vez porque sus antecedentes de indis-
ciplina lesionan la imagen de la fede-
ración. Plantea que está dispuesto a
llegar a un acuerdo con el atleta, siem-
pre y cuando éste cumpla con ciertas
condiciones que son inapelables.
“Nos hemos detenido a aceptarlo
por sus antecedentes. Hemos estado
dispuestos a conciliar varias veces, a
que ya se acabe esto y pueda seguir
con su carrera deportiva, pero él se
ha rehusado. A reserva de lo que re-
suelva el Consejo Directivo yo no
tendría problema de afiliarlo, siem-
pre y cuando él ya no apele el vere-
dicto de la demanda que presentó –y
que el juez ya falló en nuestro favor–,
y que se comprometa a respetar el
Código de Ética del Sinade (Sistema
Nacional del Deporte) que habla de
respeto y juego limpio.
“La federación tiene el derecho
de aceptar o no a una persona que cree-
mos conflictiva. Es un muchacho muy es-
pecial, pero ya se salió de control. No sé
quién lo mal aconseja. Nuestro deporte ni
es olímpico ni es conocido y esto en vez
de ayudarnos nos hunde más porque las
autoridades ven que tenemos problemas
de la nada”, explica el federativo.
Flores señala que no le parecen correc-
tos los comentarios vertidos por Badillo
porque sin ningún fundamento cuestionó
los premios. Asegura que la Codeme entre-
gó con un año de retraso los reconocimien-
tos correspondientes a la edición 2008, y
que Ilse Bustamente merecía ganarlo. Sos-
tiene que el Luchador Olmeca es un premio
que también reconoce a directivos, por lo
que no estuvo fuera de lugar que lo recibie-
ra la bióloga Clotilde Zeckua.
–¿No cree que ya es demasiado cas-
tigo para Salvador? ¿Son tan graves sus
comentarios como para dejarlo fuera del
deporte? –se le plantea.
–Es que hay una demanda y no sabemos
si apelará la sentencia. Hasta que sus aboga-
dos le digan al mío que esto ya se acabó po-
dremos arreglarnos. Ya pedí una cita con Max
Aguilar (director de Actividades deportivas
y recreativas de la UNAM), quiero que nos
sentemos y platiquemos. Él (Salvador) aho-
rita va con ustedes porque perdió el juicio. Si
no, estaría feliz brincando. Está usando este
recurso porque las autoridades deportivas no
le hicieron caso; tampoco el juez. Todos nos
dieron la razón porque la tenemos. Hay otras
de atletas mucho más importantes porque él,
como juvenil, sólo fue lugar 16 del mundo.
–¿Es válido que algún atleta, bueno o ma-
lo, ya no pueda competir por emitir opiniones
que molestan a una federación y por deman-
darla cuando considera que lo perjudicó?
–Siempre he defendido su carrera. Él
Badillo. Rebeldía
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
Deportes 1794.indd 78 19/03/11 02:28
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 79
se ha colocado en esta situación. Cuando
era menor de edad fue a Italia. Su mamá no
quiso firmar el permiso para que viajara con
el entrenador y de todas maneras lo dejé ir.
Estando en Italia no obedeció. Se fue solo.
Se marchó no sé a dónde e hizo lo que quiso.
Ya desde ahí daba muestras de indisciplina.
"Es un Mosh"
De acuerdo con el federativo, la conducta
que ha mostrado Badillo deja mucho que
desear.
“He platicado con él, lo vi personal-
mente, pero es un muchacho que piensa
diferente. No sé qué le pasa. Yo creo que la
parte deportiva es lo que menos le interesa,
porque si le importara quitaría la demanda.
Tiene otro tipo de pensamientos liberales
que no sé si sean buenos o malos, pero es-
tán afectando su carrera y la imagen e inte-
reses de la federación. Yo encantado de la
vida de que participe, es bueno. Nunca le
he cerrado las puertas, pero tampoco puede
hacer lo que se le pegue la gana.”
–¿Lo considera conflictivo, indiscipli-
nado y rebelde?
–A lo mejor el tiempo lo va a asentar y
entenderá las cosas porque es inteligente, pe-
ro creo que a donde vaya con esa actitud va a
tener problemas. Es bienvenido, pero que no
haga desorden. Le falta sentido común sobre
el respeto a las instituciones, a los compañe-
ros. Lucha por sus ideales y tal vez está un
poco confundido. Si va por la libertad, pues
yo también fui joven y me encantaba Car-
los Marx, pero uno va leyendo, aprendiendo
y razonando diferente con el tiempo. Max
Aguilar me mandó una carta dándome ins-
trucciones (le pidió que afilie a Badillo), y él
no me puede decir a quién recibo y a quién
no; menos con esos antecedentes.
–¿No lo afilia por ser un atleta nocivo?
–Lo importante es que independien-
temente de que se comprometa a respetar
debe aceptar que algunas cosas estuvieron
mal de su parte y otras de la nuestra. Nunca
hemos dicho que tenemos toda la razón. Si
esto se acaba aquí va a decir ‘ya les gané’, y
vamos a alimentar su orgullo para que diga:
‘miren lo que pasó y aquí sigo’. Tiene ese
tipo de actitud. Por mí que regrese, final-
mente la vida le va a dar su ajuste tarde o
temprano. En el consejo vamos a estudiar
su regreso, con base en los estatutos.
“En diciembre platiqué con Max y no
me habló cosas buenas de Salvador. Me
dijo: ‘Es un Mosh’ (Alejandro Echavarría,
exlíder estudiantil que encabezó un paro
de 10 meses en la UNAM) en la Universi-
dad. Luego me manda una carta pidiéndo-
me que lo afilie, aunque sabe que el señor
es conflictivo.
–Da la impresión de que está vetado,
que no volverá a competir.
–Si hubiera ganado el juicio nos hubiera
causado un gran perjuicio. Su demanda fue
por 10 millones de pesos. Ahora, nosotros
nos reservamos el derecho de analizar si re-
gresa y en qué condiciones. Todos tenemos
la capacidad de reflexionar si cometimos un
error o no. Pedir disculpas no es humillarse,
sino reconocer que se actuó mal. Eso es lo
que quisiera cambiar en él. Eso le va ayudar
a ser una mejor persona en el futuro. Para
eso estamos los directivos, para guiarlos.
“Si me lo dice de dientes para afuera
(las disculpas), ni modo, lo acepto y que
participe, pero no entiende que cometió un
error. Me gustaría esa humildad y sencillez,
que no nos gane el orgullo. Eso es educar.
Si vas a hablar algo fundaméntalo, trata de
ser mejor. La verdad y la libertad de expre-
sión son sagradas, pero hay que leer y ya
luego que opine si está o no de acuerdo con
algo”, sentencia Rogelio Flores.
El viernes 11 se le notificó oficial-
mente a Badillo que no se le afiliaría a la
FMAS, por lo que no podrá seguir compi-
tiendo. El miércoles 16, apeló el fallo del
juez cuarto de lo Civil.
DEPORTES
Deportes 1794.indd 79 19/03/11 02:28
almuerzoycafemexicano
80 1794 / 20 DE MARZO DE 2011
De Manuel Clouthier Carrillo
Señor director:
E
l motivo de la presente es precisar lo indicado
en un reportaje de Proceso 1793, corres-
pondiente al 13 de marzo de 2011, titulado Uso
electoral de la Sedesol, a cargo de la periodista
Marcela Turati, donde se consigna lo siguiente en
la página 29:
“Llama la atención que el diario Noroeste, diri-
Del diputado federal
Gastón Luken Garza
Señor director:
M
e permito la presente en atención al
artículo publicado en la edición del 13
de marzo pasado (Proceso 1793) con el título
Bomba de tiempo en Ensenada.
Al respecto le informo que no tengo ni he
tenido ninguna relación, ni he gestionado nada a
favor de Energía Costa Azul (ECA). No construí el
gasoducto que conecta a ECA. Tampoco gestioné
ni voté en contra del punto de acuerdo a favor
del ayuntamiento de Ensenada. A quien afirme lo
contrario solicito lo demuestre. Todas las referen-
cias vertidas sobre mí en el artículo carecen de
sustento y, por ello, son falsas. Aprovecho para
comentar que ni mi padre ni un servidor somos o
hemos sido socios de ECA.
El artículo afirma que en la sesión de la Cámara
de Diputados del 24 de febrero defendí a la empresa
Sempra. Esto tampoco es cierto. Ese día y a esa
hora yo me encontraba en Tijuana, a invitación del
secretario de la Función Pública y del gobernador de
Baja California, en eventos relacionados con la re-
modelación de la Garita de esa ciudad. Como prue-
ba documental, anexo a la presente el registro de la
Cámara de Diputados que refleja el permiso que me
concedió la Mesa Directiva de la misma para aten-
der el asunto arriba descrito, así como el registro de
votaciones de la Cámara y las versiones estenográfi-
cas de la misma que dan soporte a la verdad.
Igualmente, el 1 de marzo, día en el que
fue aprobado el punto de acuerdo en comento,
no voté en virtud de que en ese momento me
encontraba en la Comisión de Hacienda de la
Cámara, con el presidente de la misma, aten-
diendo asuntos de trabajo.
Soy de la firme opinión de que si una empre-
sa, cualquiera que sea, está en falta, la autoridad
respectiva, siempre en apego a la ley, debe
demostrar la falta y proceder a regularizar, co-
rregir y, en su caso, sancionar a la empresa. Así
también, si un particular, un exservidor público,
sea quien sea, violó la ley, que se demuestre y se
actúe conforme a derecho proceda.
Respeto la calidad y trayectoria profesio-
nal de Ricardo Ravelo, autor de la nota, y por
ello desearía que me hubiera consultado antes
de publicar el artículo para haber tenido la
oportunidad de desmentir en tiempo las falsas
aseveraciones y con ello haber contribuido a un
trabajo más aseado, en beneficio de la verdad
y, por ende, de los lectores de Proceso. Solicito
muy atentamente que este texto sea publicado
en su integridad en el siguiente número de la
revista.
Agradezco sus atenciones y estoy a sus
órdenes.
Atentamente
Diputado federal Gastón Luken Garza
Rerespuesta del reportero
Señor director:
E
n el reportaje no se afirma que el diputado
Gastón Luken Garza haya sido socio de
ECA o Sempra Energy, ni que él haya hecho la
defensa de la compañía dentro de la sesión del
Congreso del 24 de febrero.
Tampoco se manifiesta que Luken Garza
haya estado presente en San Lázaro el 1 de
marzo, cuando se votó, con la oposición panis-
ta, el punto de acuerdo para clausurar la firma.
Como se asienta en el texto publicado, las
versiones sobre la construcción del gasoduc-
to y el impulso de esa empresa provienen de
denuncias documentadas por el ayuntamiento
de Ensenada y de las acusaciones que hizo el
presidente municipal, Enrique Pelayo, quien
gestionó el cierre de la gasera.
Y aunque el diputado Luken Garza niega
cualquier vínculo con Sempra Energy, un infor-
me confidencial elaborado por la consultora es-
tadunidense Interform INC –copia del cual tiene
Proceso– establece que Luken Garza, Eugenio
Elorduy y otros empresarios tuvieron relación
con esa firma desde que iniciaron las gestiones
para su instalación en la costa de Ensenada,
Baja California.
Atentamente
Ricardo Ravelo
Sobre Bomba de tiempo en Ensenada
gido por su cuñado Manuel Clouthier, ha publicado
dos notas en las que, con base en las encuestas
nacionales de Consulta Mitofsky, destaca que Félix
Guerra se mantiene en ‘último lugar’ entre siete pre-
sidenciables del PAN, y sigue a la baja.”
Por lo anterior, manifiesto que el 20 de marzo
de 2009 presenté mi renuncia a la presidencia
del Consejo de Administración de Noroeste para
dedicarme de tiempo completo a la actividad
política, y ya antes, por razones de disponibilidad
de tiempo, había dejado la dirección general del
periódico. Mi nuevo estatus en el diario quedó
consignado en Proceso 1737, de fecha 14 de
febrero de 2010, en el reportaje titulado Su guerra
no llega a Sinaloa, del periodista Álvaro Delgado, y
el cual en la página 9 indica:
“Invitado en 2009 por Germán Martínez a ser
candidato a diputado plurinominal por el PAN,
Clouthier no ha reactivado su militancia en ese
partido desde que, en 1994, renunció a él y se
retiró de la vida política para dirigir el periódico
Noroeste, del que, afirma, ahora sólo es accionis-
ta minoritario.”
Actualmente, continúo siendo accionista
minoritario del periódico Noroeste y diputado
federal en la LXI Legislatura. Por último, el ac-
tual director del periódico Noroeste es Manuel
Becerra González, y el presidente del Consejo de
Administración es Carlos del Rincón Jarero.
Sin otro particular, agradezco la publicación
de estas precisiones,
Atentamente
Manuel Clouthier Carrillo
Hace un llamado para la defensa
de Pemex en su 73 aniversario
Señor director:
C
on los conceptos económicos manejados
en los últimos años por el neoliberalismo, el
TLC, la globalización, etcétera, hemos perdido el
verdadero objetivo y ahora nos damos cuenta de
que se ha dilapidado una riqueza que en su mo-
mento fue enorme (nos entristece recordar que
alguien dijo: “debemos aprender a administrar la
abundancia”, y él fue el primero en saquear). Esa
riqueza a la fecha sigue generándose, pero no
hemos aprendido a distribuirla y sólo algunos se
benefician de ella.
Al cumplirse el pasado 18 de marzo el 73
aniversario de la creación de Pemex, luego de ser
el punto de apoyo de una economía manipulada
por intereses políticos, insisten en que debemos
ceder esa paraestatal a la iniciativa privada, ya sea
trasnacional o local, pues quienes nos gobiernan
(la gran mayoría de ellos salidos de la iniciativa
privada) ven en Pemex el negocio más grande
que les haya caído en las manos.
La ambición generada por el hecho de
generar tanta riqueza con el mega-yacimiento
Cantarell permitió que lo explotáramos sin
control, y los ingresos excepcionales de Pemex
convirtieron desde hace tiempo a esta empresa
en la “caja chica” de los gobernantes en turno.
Durante el sexenio foxista se dio la marca
más alta de venta de petróleo, con una pro-
ducción de 3.3 millones de barriles diarios para
exportación; hoy, a escasos dos años del término
del periodo de Felipe Calderón, se pretende que
Pemex quede en manos de trasnacionales o de
particulares, concediéndoles mayores concesio-
nes, como lo hemos visto últimamente.
Podríamos dar muchos ejemplos de compañías
particulares que actualmente realizan trabajos que ya
no se asignan a personal sindicalizado y de confian-
za de Pemex. Como pretexto, los altos directivos ex-
presan que sus trabajadores no tienen la capacidad
y la experiencia para realizar las tareas requeridas.
¿Después de 73 años se dieron cuenta?
La producción de Cantarell se mantiene en 1.3
millones de barriles diarios y hay una caída de gas
de 500 mmpcd, ocasionada más que nada por la
Cartas 1794.indd 80 19/03/11 02:32
almuerzoycafemexicano

1794 / 20 DE MARZO DE 2011 81
PALABRA DE LECTOR
mala decisión de inyectar nitrógeno al yacimiento.
Hoy se tiene una planta costosa e inútil.
Pero la principal preocupación es la situación
del empleo dentro de la paraestatal. El sindicato
petrolero, que fue creado en 1935 para defender al
trabajador de la explotación extranjera, hoy parece
doblar las manos y desviar la vista de los hechos
que afectan a la base, ya que las labores de explo-
ración y perforación, que antes eran realizadas por
mexicanos, ahora son ejecutadas por trabajadores
extranjeros.
Así, mientras el STPRM se ha convertido
para algunos en un negocio, 70% de los ingresos
petroleros van a parar a las arcas de Hacienda,
en vez de que esos recursos se inviertan en
investigación y en la búsqueda de otras alter-
nativas de energía. Peor aún, esos cuantiosos
fondos han servido para que algunos políticos
puedan vivir como jeques petroleros.
Yo no soy ejecutivo de la Torre de Pemex, no
pertenezco al Consejo de Administración ni soy
dirigente sindical. Sólo soy uno de tantos traba-
jadores sindicalizados que han vivido el auge y la
supuesta caída de Pemex –algo que, al parecer,
muchos quisieran.
Tras 35 años en la paraestatal, casi 30 en el
área marina de Cantarell, he visto a muchos com-
pañeros que, junto conmigo, han dado todo para
hacer que sus áreas de trabajo se desarrollen.
Pero a la cúpula poco le importa ese esfuerzo, y
sólo somos números que se pueden borrar con
facilidad, como lo han hecho últimamente varias
empresas con sus trabajadores.
Todavía se puede enderezar el camino: con-
seguir que Pemex sea una entidad independien-
te, que se realice una reforma fiscal para que ya
no se desangre a la paraestatal, que se establez-
ca un área de investigación y desarrollo, que el
sindicato retome el camino de lucha obrera y, en
suma, que lo que en marzo de 1938 se estableció
continúe vigente. El petróleo es de los mexica-
nos, no de un minúsculo grupo que ha abusado
de sus posiciones. (Carta resumida.)
Atentamente
Armando Vega Marcial
F.85943
Activo Cantarell-R.M.N.E.
Pide aclarar el caso de un
“presunto culpable” en Veracruz
Señor director:
L
e agradeceré publicar en Palabra de Lector
esta carta, dirigida al gobernador de Veracruz,
Javier Duarte.
Señor gobernador: El documental cinemato-
gráfico Presunto culpable exhibió la ineficiencia
y deficiencia del sistema judicial que padecemos
todos los mexicanos pero que en Veracruz son
prácticas comunes.
Mi hijo Víctor Pestaña Chávez lleva seis años
encarcelado por un delito que no cometió. Fue
condenado a 60 años de prisión por secuestro
y homicidio de un menor, y a pesar de que está
reabierto el caso con pruebas suficientes para
aprehender a los verdaderos responsables, las
autoridades dependientes de la Subprocuraduría
de la Zona Sur interponen intereses políticos para
frenar la aclaración de este caso.
Los funcionarios que fabricaron el delito a mi
hijo fueron el entonces subprocurador de Justicia
de la Zona Sur, Tomás Cristóbal Cruz, y el agente
del Ministerio Público Pomposo Santillán.
Le comento, señor gobernador, que lo visto
en la película de Presunto culpable es mínimo
comparado con el sufrimiento que vivió mi hijo
Víctor, pues fue torturado y acosado judicialmen-
te para obligarlo a declararse culpable.
Se usó todo el poder gubernamental en
contra de un ciudadano común que fue “elegi-
do” para cubrir la ineptitud y la corrupción de la
procuración de justicia. Así, mantienen engañada
a la población y a la familia del niño sacrificado
(Israel) haciéndoles creer que el delito ya se cas-
tiga, aunque un inocente se halla encarcelado y
los verdaderos culpables siguen cometiendo ilíci-
tos iguales al mencionado o quizá peores.
Señor gobernador: Le pido su intervención en
el caso de Víctor Pestaña Chávez, ya que es otro
más en la lista de los “presuntos culpables” que
llenan las cárceles veracruzanas. (Carta resumida.)
Atentamente
Aideé Chávez viuda de Pestaña
Cartas 1794.indd 81 19/03/11 02:32
almuerzoycafemexicano
Cartas 1794.indd 82 19/03/11 02:32

You're Reading a Free Preview

Descarregar
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->