Você está na página 1de 2

Elementos de la innovación empresarial

El reto y el compromiso con el país

Preparado por: Adrián G. Cottín Belloso


Facilitador Internacional
PCO´s International, C.A.
E-mail: adrian.cottin@pcos-international.com
www.adriancottin.com
“Muchas veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas”
-- Steve Jobs
Editado del artículo publicado por el autor en el Diario El Carabobeño
www.el-carabobeno.com
Innovar, significa hacer las cosas de forma diferente, explorando nuevas trayectorias, y
tomando riesgos. Sin embargo, debe existir alguna razón para hacerlo, y esa razón es la
visión de lo que podría ser… el reto.
Mientras mayor sea el reto y el compromiso con el, mayor será la energía que tendrán
los esfuerzos por innovar. Ya sea por la supervivencia de hoy o por la visión superior de
beneficiar a la humanidad, la innovación trascendental esta conducida por los retos que
tocan el corazón de las personas.
Quizás en esta coyuntura que vivimos, es el momento de hacernos las preguntas
correctas, esa pregunta que puede develar un gran misterio. Encontrar aquellas
preguntas que abren las mentes y secretos del universo es una habilidad aprendida
basada en la comprensión de las preguntas y en la práctica.
Es el momento de abrir futuro, de formular preguntas que estimulen el pensamiento, la
imaginación, y la conversación acerca de posibilidades futuras. ¿Cuál es ese vacío en el
país o el mundo que está esperando por ser llenado? ¿Qué haría que nuestros clientes
(internos o externos) exclamaran ¡Guau!? Si tuviésemos una varita mágica y
pudiéramos hacer que sucediera cualquier cosa, ¿Qué cosa sería? ¿No sería grandioso si
nosotros…? O, ¿No sería espantoso si…? ¿Cuál es ese país, ese mundo que nuestro
corazón anhela? Si dentro de dos años estuviésemos celebrando nuestro éxito, ¿que
habría sucedido?
Llega la oportunidad de descubrir nuevos territorios. Hacer preguntas que nos lleven a
alguna parte, ya sea nueva información, gente, recursos, ideas, o perspectivas. ¿Cómo
podríamos hallar nueva información acerca de ese asunto? ¿Si pudiésemos cambiar una
cosa acerca de esto, cuál sería? ¿Qué persona, viva o muerta, hubiese tenido una
perspectiva completamente distinta o información nueva sobre este proyecto? ¿Cuál es
el núcleo, el elemento más básico de este problema? ¿Qué es aquello que absolutamente
no puede ser cambiado? ¿Cuáles recursos podríamos estar pasando por alto? ¿Con quién
podríamos asociarnos para ser más efectivos? ¿Cómo podríamos hacerlo [mejor, más
grande, más rápido, más pequeño, más divertido]?
Es la ocasión de llenar los espacios en blanco. Formular preguntas que expongan las
brechas del pensamiento. Aunque suene cursi “buscar el corazón”. Preguntas tales
como: ¿Qué suposiciones estamos haciendo? ¿Qué no nos estamos dando el permiso de

1
hacer? ¿Cuáles reglas nunca hemos cuestionado? ¿Cómo está cambiando el mundo?
¿Cuáles son nuestros puntos ciegos? ¿Qué queda pendiente de esto?
Hacer preguntas que exploren las conexiones emocionales sería el próximo paso. ¿Qué
haremos con nuestra preciosa y salvaje única vida? ¿Qué es lo que personalmente
queremos al participar en este proyecto? ¿Cuál es el propósito que nos apasiona? ¿Qué
hay en este proyecto que nos hace despertar en las mañanas llenos de entusiasmo?
Todo comienza con una idea, y la mayor manera de tener una Buena idea es generando
gran cantidad de posibilidades. Aunque cada persona es creativa por naturaleza, la
habilidad de desarrollar muchas ideas y de conectar diferentes conceptos puede ser
mejorada a través del entrenamiento y la práctica. Este artículo te provee de algunas
preguntas poderosas para innovar.