Você está na página 1de 2

Lo que usted crea es lo más

Importante

¿Ha pasado usted frente a un circo y ha visto a los elefantes


bamboleando su cabeza en un movimiento continuo por horas?
Dicen los expertos que es una manera que estos animales usan
para manejar su tensión, para matar el tedio que les produce el
estar inmovilizados en espacios reducidos.

Pero si usted es curioso seguro que habrá visto que a esos elefantes de
circo los mantienen atados de una de sus patas a una estaca por medio
de una cadenita metálica bastante delgada, y a veces hasta con un cor-
delito sin mayor resistencia. Entonces, nos preguntamos, si tienen tanta
fuerza, ¿por qué no rompen de un jalón esa ligera atadura y se liberan?

La razón es una historia muy triste. Mientras se la comento, intente re-


lacionarla con nuestra vida como humanos. Al elefante de circo, desde
que nace en cautiverio, lo atan a una estaca para que no se escape. Al
principio sí les ponen una cadena gruesa y fuerte. Entonces el elefantito
pequeño, lleno de energía y con grandes ganas de retozar, intenta ir por
ahí a correr... pero se da cuenta de que está atado. Al rato se le olvida,
intenta caminar de nuevo, sólo para darse cuenta de que continúa ata-
do. Y así pasa el tiempo.

Después de muchos intentos el elefante se convence de que no hay ma-


nera de escaparse, de que está atado para siempre y de que no tiene
sentido siquiera intentarlo. Entonces los entrenadores ya no usan una
fuerte cadena: comienzan a emplear la cadenita débil que describimos,
o un simple cordel. Saben que con sólo que el elefante sienta el más mí-
nimo roce y jalón en su pata, “recordará” que no puede escaparse... y
no lo hará.

¿Qué aprendemos de este ejemplo? Que lo importante no es lo que sea,


sino lo que nosotros creamos que es. Muchas veces nuestras limitacio-
nes para sobresalir, para vencer vicisitudes, para superarnos y aspirar a
ser más, sólo están en nuestras mentes. Los golpes y el negativismo nos
han programado la mente y creemos que no vale la pena intentarlo.

www.todosobreventas.com
2

Piénselo: que no le pase como al elefante de circo que tiene todo el po-
der para liberarse, pero que ya no lo intenta. Decídase hoy a romper con
todas esas ataduras mentales que quizá podrían tenerlo inmovilizado.