Você está na página 1de 51

1

2
Introducción

A la luz del documento conclusivo de Aparecida, don de Dios para


el pueblo de Latinoamérica y del Caribe, queremos presentar este
material de apoyo para un retiro de Adviento, el cual tiene como
propósito “confirmar, renovar y revitalizar la novedad del
Evangelio arraigada en nuestra historia, desde un encuentro
personal y comunitario con Jesucristo, que suscite discípulos y
misioneros (DA 11)”.

Sabiendo que los jóvenes, en su búsqueda del sentido de la vida,


son capaces y sensibles al llamado particular que el mismo Jesús les
hace… queremos confirmar en ellos su llamado a compartir a sus
hermanos Jóvenes, la corriente de Vida que viene de Cristo, y a
participarla en comunidad construyendo la Iglesia y la sociedad. (Cf. DA
443)

Por tanto, nuestro objetivo de este retiro es aprovechar este


tiempo de adviento para que el joven pueda tener un tiempo de
retiro y así pueda entrar en su interior y descubrir que Jesús en
esta Navidad quiere nacer en él para darle una Vida que se
comparta con los demás, a semejanza de Jesús que es “Pan
partido para la vida del mundo” (Benedicto XVI Sacramentum
Caritatis No. 88).

Facilitamos este material que ha preparado el Departamento


de Pastoral Juvenil de la Iglesia de Monterrey, para todos los que
atienden y viven en comunidades juveniles cristianas católicas
(grupos parroquiales, coros, movimientos eclesiales, comunidades de fe,
colegios, inclusive casas de formación). Recuerda que es una
propuesta que hay que aplicar a la realidad concreta de quienes
participarán en él, enriqueciéndola con tu creatividad.

La pedagogía que proponemos se desarrolla en cuatro momentos:

1. Adviento es un tiempo para conocerme a mí mismo.

2. Jesús quiere estar en el centro de mi vida.

3. Yo soy libre de aceptar a Jesús.

4. La vida en Jesús se comparte.

3
En este material se incluye el manual operativo del retiro, su
desarrollo y las hojas de trabajo que se anexan al final para la mejor
comprensión y asimilación de los participantes.

Que María, quien expuso por primera vez a Jesús en hora santa,
aquella noche en que Él nació, siga siendo para nosotros modelo del
discipulado orante para este retiro y para nuestra vida cristiana.

Sugerencias prácticas:

• Platica esta propuesta y ponte de acuerdo con los jóvenes,


sacerdote o asesor. Es importante que antes de aplicar este
material, lo leas completamente y lo dialoguen para aterrizarlo a
su realidad y que lo puedan enriquecer con su creatividad.

• Es necesario que un equipo de pocas personas, desarrolle todo el


retiro.

• En este material no se propone un horario concreto sino que se


proponen momentos que se han de aplicar según la realidad de
quienes lo vivirán.

• El tiempo propuesto es por lo menos de una tarde, pero lo mejor


quizá sea un día y medio, según se acomode al tiempo que
disponga cada caso.

• Es importante que para un buen desarrollo se saquen suficientes


copias de los Documentos de Trabajo anexados al final.

• En algunos momentos se sugiere un canto o un video que se te


proporcionará junto con este material en un DVD, por lo cual es
necesario una grabadora, un reproductor de DVD, y una televisión
o un proyector, según se disponga.

4
Retiro de Adviento 2008

“En Jesús tenemos vida”


“Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”
(Jn 10, 10)

La pedagogía que se propone se desarrolla en cuatro momentos:

I. ADVIENTO ES UN TIEMPO PARA CONOCERME A MÍ MISMO.


1. La casa: Introducción y disposición interior.
2. El lugar más importante de la casa
3. ¿A quién esperas en tu casa?

II. JESÚS QUIERE ESTAR EN EL CENTRO DE MI VIDA


4. Jesús y tu casa. Oración a partir del texto de la encarnación.
5. Tu casa es como la casa de María: Narración
6. Aterrizaje de la narración

III. YO SOY LIBRE DE ACEPTAR A JESÚS


7. La puerta de mi casa.
8. Oración del recuerdo.
9. Para recibir a Jesús hay que limpiar la casa.
10. Momento de recapitulación personal.

5
IV. LA VIDA EN CRISTO SE COMPARTE
11. Preparación para el compromiso.
12. Conocimiento del texto bíblico.
13. Acompaña a María con su prima Isabel
14. Plenario.

Primero momento:
Adviento es un tiempo para conocerme a
mí mismo
“Abran camino al pueblo. Nivelen el sendero y quiten de él las piedras.
Agiten un estandarte ante los pueblos…. Mira, ya viene tu salvador” ya que
entrarán a buscar en su casa (persona) lo que da gozo y lo que estorba en
su vida para poder recibir al Salvador”.
Isaías 62, 10-11

Objetivo: Que el joven, mediante la analogía de “la casa”, conozca cuales son los
principales intereses de los jóvenes y cómo estos influyen en él.

1. La casa: Introducción y disposición interior.

¿Qué queremos? Dar una breve introducción sobre el tiempo de adviento, como
oportunidad para reflexionar la propia vida, por medio de una narración sobre la
analogía del hombre con la figura de una casa para una mejor comprensión de los
participantes.

¿Qué necesitamos?
a) En caso de proyección.
Proyector
Computadora
Superficie donde proyectar
Video de la casa que se encuentra
en el DVD de apoyo.

b) En caso de presentar las fotografías impresas.


Copias del Documento de Trabajo no. 1

6
¿Cómo lo haremos?

a. Te recomendamos que les presentes las diapositivas o los dibujos con una breve
explicación previa de forma semejante a lo siguiente:

Las diapositivas que a continuación vas a ver presentan una descripción general
de lo que es una casa, es importante que pongas atención y que consideres
cada una de las frases que aparecerán. También puede ser conveniente que
les expliques que lo que verán es una analogía, y que las analogías son
comparaciones que hacemos entre cosas muy diversas, pero que a la vez
ilustran con figuras o frases lo que queremos reflexionar, algo así como las
parábolas que Jesús enseñaba al pueblo Judío y a sus discípulos para presentar
por medio de sucesos de la vida diaria lo que era el Reino de Dios, la
misericordia, su propia vida, etc.

b. Al final de la presentación te sugerimos comenten las siguientes preguntas.


1. ¿Cuál fue la frase que más te impacto?
2. ¿Tiene esto algo que ver con la vida de los hombres?
3. ¿Es verdad que el hombre se parece a una casa?
4. ¿En qué sentido somos casa?
5. ¿Te sientes “casa”?

c. Después de que hayan participado de estas preguntas, avanza a la siguiente


actividad.

2. El lugar más importante de la casa

¿Qué queremos? Descubrir en el sistema de valores de los jóvenes


qué es lo que ocupa el lugar más importante en sus vidas y cómo
influye esto en mí.

¿Qué necesitamos?
Copias de los Documento de Trabajo no. 2 y 3 para cada
uno de los participantes.
Revistas y/o periódicos.
Cinta adhesiva (se recomienda que no sea pegamento
sino cinta para el mejor funcionamiento de la dinámica).
Tijeras.

¿Cómo lo haremos?
a. Introduce la dinámica de forma semejante a como aquí se te presenta.

Hemos reflexionado que el hombre se parece a una casa. Veamos cómo son las
casas. Están cimentadas con fuertes soportes y protegidas por columnas, tienen
piso, paredes, y ventanas para ver hacia fuera de ellas. Aunque por la puerta se
puede entrar, no significa que quien entre puede conocer todo lo que hay dentro,
hay espacios reservados sólo para algunos; quizá para entrar a mi cuarto no hay
problema, pero ¿qué tal si quiero entrar en el cuarto de mi hermano o mi hermana?
Incluso hay lugares más especiales que otros. No es lo mismo la lavandería que

7
la sala. Cuando viene alguna visita a casa lo invitamos a que pase al mejor lugar
para que se sienta a gusto.
Nosotros, los seres humanos también tenemos la capacidad de ver hacia dentro de
nosotros (introspección): nuestros pensamientos, sentimientos, actitudes,
motivaciones, deseos profundos, etc. De igual modo podemos ver para afuera, es
decir, todo lo que no soy yo y me doy cuenta que existe. Me doy cuenta que existen
los demás, que puedo relacionarme con ellos, que así como están las demás
personas hay muchas otras realidades como los animales, las plantas, las cosas que
no tienen vida. Podemos ver hacia dentro y hacia fuera.
Nosotros también tenemos dentro de nuestro interior espacios en los que nadie
puede entrar: como nuestro cuarto, donde están nuestros secretos, nuestros sueños,
nuestras motivaciones, solo se pueden conocer después de que yo mismo lo
platique. A muchos les puedo dejar acercarse a la puerta pero no a muchos les dejo
que entren a mi cuarto; igual a muchos les puedo ofrecer un saludo de mano pero a
pocos les cuento mis secretos.

Nosotros también tenemos espacios especiales. Y en el lugar más especial ponemos


lo que más amamos, este espacio puede ser nuestro corazón.

b. Pídeles que busquen y recorten en los periódicos y revistas que conseguiste lo que
creen que los jóvenes de la sociedad en la que viven han puesto dentro de su casa.
c. Entrégales el Documento de Trabajo no. 2, en él veremos la silueta de una casa que
representa a la juventud. Dentro de la figura hay un pequeño círculo.
d. Pídeles que peguen con cinta dentro de la casa lo que recortaron del periódico y que
en círculo pongan lo que consideren que es lo que está en el lugar más privilegiado
de la casa de los jóvenes, lo que está en su corazón. Todo se ha de pegar con cinta
para poder moverlo luego.
e. Repárteles el Documento de Trabajo. no. 3 y pídeles que lo lean de manera personal,
puedes propiciar un ambiente de reflexión con algo de música de fondo.
f. Después de que lo hayan leído, diles que contesten de forma personal las preguntas
que vienen al final del Documento de Trabajo No. 3, las siguientes preguntas:
- ¿Cuáles son las frases de la reflexión anterior con la que te hayas
identificado más?
- Partiendo de la analogía de que el hombre es una “casa” ¿Crees que esto
suceda en la “casa” de los jóvenes?
- Piensa ahora en tu vida y escribe al reverso del documento cuales son las
principales necesidades que hay en tu vida.

3. ¿A quién esperas en tu casa?

¿Qué queremos? Que los jóvenes descubran que lo que han plasmado en la casa
de la dinámica anterior es su casa. Invitarlos a que la sientan como suya, identificados
de que su casa es su propia vida, eso nos dará libertad para aprender a ser
verdaderamente quienes somos. Por medio de la ejemplificación plástica de colgarse el
dibujo de la casa con el collage antes realizado, así, haremos propio quienes somos y la
influencia que tienen las cosas externas en nosotros.

¿Qué necesitamos?
Hilo o estambre.
Cinta adhesiva.

¿Cómo lo haremos?
8
a. Pídele a los jóvenes que amarren su casa al pecho. Amarrando el estambre a las
puntas superiores de las hojas con cinta adhesiva. Y que la casa no se la pueden quitar
hasta el tercer momento.
b. Este momento es para reflexionar de forma personal. Invita a cada joven a entrar en
su interior y a meditar sobre lo realizado en este primer momento.
c. Explícales que la casa que ellos traen colgando es su casa porque vivimos en el
mundo y de él somos parte, ya que es imposible separar la realidad con respecto a mi
persona, el mismo Jesús lo dice en su palabra “La boca habla de lo que está lleno el
corazón” (Lc 6, 45); nosotros también lo expresamos con algo de picardía al decirnos,
¡no te vayas a morder la lengua!, ¡el burro hablando de orejas!, ¡hola!; e invítalos a
descubrir qué es lo que han puesto al centro de la misma. Pregúntales, sobre todo, si lo
que está en el centro es su centro, qué falta o qué sobra, porqué.

Cierre del primer momento.

• Recuerda que el objetivo de este primer momento es conocer cuáles son los
principales intereses de los jóvenes y cómo estos influyen en ellos mismos,
por medio de la analogía de la casa.

• Es importante explicar el trabajo interior de cada uno de ellos, descubrir los


grados de influencia que hay de los jóvenes (ideas, pensamientos,
manifestaciones, valores), en ellos.

• Hasta este momento el joven reflexionará sobre lo que pasa en su vida, por
eso el joven se cuelga la casa realizada, recuerda que la iluminación de este
momento es la cita Isaías 62, 10-11. Tal vez algunos hayan puesto en su casa
muchas cosas, que a ellos no les gustan, que se sientan incómodos porque la
realidad de los jóvenes es muy complicada, para ello propicia un clima de
respeto y confianza entre ellos, si no es posible, diles que de igual forma se la
cuelguen pero con el collage de frente a ellos mismos, todo esto les ayudará a
preparar su persona (casa) para la llegada del Salvador.

9
Segundo Momento:

Jesús quiere estar en el centro de tu vida.


Y entrando, le dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.» Ella
se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El
ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de
Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás
por nombre Jesús.
Lc.1, 28-31

Objetivo: Presentar a Jesús que viene y quiere vivir en nuestra persona a pesar de
que sintamos que nuestra “casa” no es digna de recibir a Jesús. A la luz del texto
bíblico de la Encarnación María ha recibido a Jesús en su “casa”. Jesús nos
muestra el rostro de Dios.

4. Jesús y tú casa.

¿Qué queremos? Presentar al joven la vida del


Niño de Belén, para que vean la semejanza con su
vida, y así encontrar la esperanza del gran suceso
de la Encarnación, a través de una lección divina,
auxiliada con la escena del “El Nacimiento”
(película), el joven encontrará rasgos importantes
del Niño de Belén, para después orar con Él,
contemplándolo desde el misterio de la
Encarnación.

¿Qué necesitamos?
Proyector y/o televisión para ver la escena,
dependiendo del lugar y el número de integrantes.
Hoja y lápiz para cada uno de los participantes.
Copias del Documento de Trabajo no. 4 para cada uno de los participantes.
DVD de apoyo con las escenas de la película “El Nacimiento”1.

¿Cómo lo haremos?
a. Entrega a cada uno el recuadro que se encuentra en la Documento de Trabajo no.
4 junto con una pluma.
b. Pide la presencia del Espíritu Santo, para que ilumine a los presentes de una forma
personal. Guarda un momento de silencio y termina con la jaculatoria: Espíritu
Santo, fuente de luz: ilumínanos.
c. Puedes explicar la Lectio Divina con las siguientes palabras.
“Recuerda que la Lectio Divina es un método muy utilizado por la Iglesia Católica
por ya mucho tiempo.
Este método por lo regular se divide en cuatro momentos muy significativos, el
primero es la lectura bíblica, recuerda que en esta ocasión, nos valdremos de
una escena de la película “El Nacimiento”, recuerda que esta escena se
encuentra en el CD de apoyo que te proporcionamos junto con este material.

1
EL NACIMIENTO, DIRIGA POR Catherine Hardwicke,

10
El segundo momento de la lectio divina es la meditación, momento especial
confrontar la lectura (escena) con nuestra propia vida, para este momento te
proporcionamos un documento de trabajo el cual ayudará al participante a
reflexionar en su vida.

El tercer momento es la oración, momento muy especial para dialogar con Jesús,
para descubrir que es lo que el Señor quiere de nuestras vidas.
Y para terminar la contemplación, es un momento de silencio y de recogimiento
muy especial, para disfrutar de manera personal, invítalos al recogimiento, a la
oración”.

d. Para comenzar la Lectio Divina, presenta la escena (que contiene el CD de apoyo)


la cuál recuerda el pasaje de la Encarnación hasta la Navidad. En caso de que no haya
proyección pide a alguno de los jóvenes que lea en voz alta la Lectura Bíblica: Lucas
2,1-21

e. Al terminar invita a los jóvenes a la meditación (segunda parte de nuestra lectio


divina), como apoyo reparte Documento de Trabajo no. 4 ¿Cómo vez la situación
de los personajes? E invítalos a contestarlos, aquí te mostramos un ejemplo.

Escena del Nacimiento

Situación Actitud Sentimientos


El Niño de Belén El nacimiento Entrega Amor, sencillez.

María El anuncio Disposición Paz, alegría.

José Aceptar a María Generosidad Confianza, fortaleza.

Pastores El anuncio del ángel Escucha Esperanza, felicidad.

g. Ahora en un segundo momento, invítalos a meditar, en la semejanza que


encuentran en su vida con la del Niño de Belén.

11
Escena de mi vida (Ejemplo)

Situación Actitud Sentimientos


Festejar al otro Agradecimiento, Amor
Reconocimiento o
o Egoísmo
Desinterés.
Ayudar a un compañero Compartir mis Servicio
talentos (con mi o
compañero de clases) Enojo (por algún
problema)
Humildad Confianza
Aceptar la diferencia de Sencillez
personalidades o
Envidia del otro
Los consejos de mis padres Escucha Rechazo
Respeto Coraje
o
Esperanza

h. Escribe una carta a Jesús donde le expreses tu vida, tristezas y alegrías, con la
cercanía de la humanidad del niño de Belén, y entrégaselo con la esperanza de vivir
según su voluntad. (En ésta carta se realizan el momento de la oración de la lectio
divina).
i. Termina este momento con un canto, que se encuentra en el CD, sugiriendo a los
jóvenes que ofrezcan su vida al Niño de Belén, que se ha hecho hombre para ser como
nosotros. (Corazón de arpa, Canto no. 10. “La Familia Sagrada”), y después un
momento de silencio (contemplación).

5. Tu casa es como la casa de María.

¿Qué queremos? Que a ejemplo de María, encarnemos a Jesús en nuestra vida.

¿Qué necesitamos?
Copias del Documento de Trabajo no. 5 para cada uno de los participantes.

¿Cómo lo haremos?
a. Pídele a una mujer que te ayude a narrar este texto. Conviene que desde antes
consigas a la persona para que estudie el documento y le de una adecuada lectura.
Mientras se hace la lectura puedes poner música de fondo apropiada.

b. Reparte a los jóvenes el Documento de Trabajo no. 5 y pídeles a los jóvenes que
guarden silencio y que pongan mucha atención a esta narración:

12
Memorias de María.
“Señor, al fin hubo quien se apiadó de darle posada a tu hijo esta noche; tu
hijo está por nacer y nadie quería dejarnos entrar en su casa. No hay nada
que reclamar, se que cada quien es libre de dejar pasar a su casa a quien
quiera, pero, en ocasiones, es la luz verdadera la que nos llama a la puerta
y no la vemos, es la misma luz quien nos pide pasar y simplemente le
decimos no. ¿Por qué?
Recuerdo aquella tarde cuando estaba realizando las labores de la casa; no
me hubiera imaginado que ese día iba a recibir una visita inesperada, el
mismo ángel del Señor vendría a darme una gran noticia, que yo sería la
elegida por Dios para ser la madre de su Hijo. Y es que todavía sigo
meditando las palabras que me fueron dadas en ese momento: Concebirás
y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será
llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de David, su padre,
reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin (Lc.1,
31-33)
No pude dormir aquel día, el solo pensar que Dios mismo estaría dentro de
mi, y que yo iba a ser ¡su madre!, una de las primeras cosas en que pensé
fue que tenía que arreglar la casa para recibir a Dios mismo en ella. La
alegría era inimaginable e iba creciendo día con día por el hecho de saber
que pronto tendría a en mis brazos al salvador.
En los primeros días, me fui a la montaña, a visitar a mi prima Isabel, como
el mensajero de Dios me avisó que estaba
por dar a luz a su primer hijo, no dude ni
un segundo en pensar que necesitaría
ayuda para cuando se llegara ese
momento, y así fue. Pero sucedió una cosa
muy rara.
Aquel día que llegue a su casa, apenas la
salude y de pronto Isabel me dijo algo que
me dejó un poco extrañada: "¡Tú eres
bendita entre todas las mujeres y bendito
es el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo,
para que la madre de mi Señor venga a
visitarme? (Lc.1, 42-43)” y el pequeño
Juan comenzó a moverse en su vientre. De
pronto me imagine al niño Dios en mis
brazos. Cuando nació Juan, era tiempo de
regresar a casa, con José, y así seguir
preparándome para el día del nacimiento de mi niño.
Comencé a preparar pañales, fueron días en que me las pasaba sentada en
la ventana, cortando telas para hacerlos, cocí algunas cobijitas para que mi
bebé no tuviera frío. Me daba gusto el ver a José lleno de alegría
preparando la cunita donde acostaría a mi niño. Los dos teníamos que
prepararnos con todo lo necesario para la llegada del bebé.
José tuvo que acatar el edicto que se promulgó en toda Judea, teníamos
que cumplir con la disposición de empadronarnos y eso nos obligo a salir de
Nazaret y venir a Belén. Todo esto ocurrió justo cuando se cumplieron los
nueve meses del embarazo, hay que salir a recorrer un largo camino, eso
me angustiaba, puesto que no sabía lo que pasaría, de pronto entendí que
Dios no quería solo que prepara un lugar físico donde recibir a mi bebé,
Dios quería que aprendiera a preparar mi corazón y disponerlo, sabía que
mi Señor no iba a permitir que su Hijo naciera en el camino a pesar de
encontrarnos

13
con gente no nos atendía a recibirnos en su casa para darnos posada. Los
dolores de dar a luz comenzaron ya hace un par de horas, duele mucho,
pero la alegría de que en unos momentos más podré tener a mi bebé en
brazos es mucho mayor y más sabiendo que es Dios mismo el que está por
nacer, ya escucho a José que viene con la ayuda para el nacimiento.
Mi bebé, mi niño, ya te espero con mucha alegría para darte amor y cariño,
desde el momento en que me fue avisado tu nacimiento he estado
preparando mi corazón y mi vida para este momento.”

6. Aterrizaje de la narración.

¿Qué queremos? Que los jóvenes, una vez escuchado con atención las palabras
de nuestra Madre, descubran que lo que en verdad debemos preparar no es un espacio
físico, sino nuestra vida misma.

¿Qué necesitamos?
Copias del Documento de Trabajo no. 6 para cada uno de los participantes.

¿Cómo lo haremos?
a. Para el aterrizaje de la narración
repárteles el Documento de Trabajo no.
6, el cual contiene las ideas más
importantes de la narración. Pídeles que
cada uno vaya leyendo para sí esas ideas
para que después escoja una de ellas, la
que considere más importante o con la que
se sientan identificados.
b. Ya que todos tengan la frase más
significativa, pídeles que se junten por
frases semejantes y que contesten las
preguntas contenidas en la segunda parte
del Documento de Trabajo No. 6

Las ideas principales del texto de la hoja de trabajo son las siguientes:
 “…es la luz verdadera la que nos llama a la puerta y no la vemos, es la misma
luz quien nos pide pasar y simplemente le decimos no”…

 “…el mismo ángel del Señor vendría a darme una gran noticia, que yo sería la
elegida por Dios para ser la Madre de su Hijo.”

 “…de pronto entendí que Dios no quería solo que prepara un lugar físico
donde recibir a mi bebé, Dios quería que aprendiera a preparar mi corazón y
disponerlo…”

 “ya te espero con mucha alegría para darte amor y cariño, desde el momento
en que me fue avisado tu nacimiento he estado preparando mi corazón y mi
vida para este momento”.

14
Las preguntas para la segunda parte de la hoja de trabajo son las siguientes:
• ¿Qué te motivó a escoger esta idea del texto que acabamos
de leer?

• ¿Consideras importante reconocer que Jesús quiere nacer en


tu corazón, como lo hizo con María hace más de dos mil años?

• ¿Crees necesario preparar el lugar donde va a nacer Jesús,


como lo prepararías?

c. Al final todos juntos en voz alta, leen la oración que viene en negrilla en la tercera
parte de la documento de trabajo:
¡Ven!, Tú que eres luz pon claridad en mis dudas.
¡Ven!, Tú que eres paz, pon amistad en mis relaciones.
¡Ven!, Tú que eres amor pon generosidad en mi entrega.
¡Ven!, Tú que eres alegría pon música en mi corazón.
¡Ven! Tú que eres vida pon ánimo en mis acciones. ¡Ven!
¡Ven! Señor, ya te espero.

Cierre del segundo momento.

• Recuerda que el objetivo de este segundo momento es que por medio del
misterio de la encarnación, el joven descubra que Jesús quiere entrar a
su vida y ser el centro de la misma.

• Es preciso hacer mucho énfasis en que Jesús quiere amarnos de tal


forma que viene y nos visita a “nuestra casa” que es nuestra vida
misma. Y que, como lo hizo con María y como lo ha hecho con
muchos santos, no quiere solo estar en nuestra vida como uno más, sino
que quiere ser el centro de nuestra vida. El niño de Belén quiere nacer en
el lugar más importante de tu casa, en el pesebre de tu corazón.

• Recuerda que hasta este momento, siguen teniendo la casa que hicieron
colgada, e incluso, es probable que algunos ya han empezado a caer en la
cuenta de que esa casa no es adecuada para que Jesús entre. No quemes
etapas, considera que esta etapa es la Buena Noticia del retiro: “Jesús
quiere nacer en ellos”. Por tanto, haz mucho énfasis en esta gran
noticia y solo hasta el final comenzaremos a tocar el tema de lo que es
“preparar”.

15
Tercer Momento:
Tú eres libre de aceptar a Jesús.
“Preparen el camino del Señor, enderezar sus sendas”
Lc 3,4a

Objetivo: Que el joven, en libertad, acepte recibir a


Cristo en su vida, siendo consciente de que esto implica
esfuerzo y compromiso.

7. En la casa hay puertas. La libertad.

¿Qué queremos? Descubrir el concepto de libertad que el mundo conoce y cuál es


el verdadero concepto de libertad para los cristianos; por medio de un diálogo grupal,
siguiendo la analogía de la casa.

¿Qué necesitamos?
Un lugar donde haya una puerta, ya sea la del mismo salón, la puerta de la
iglesia, etc. Trata de que el grupo se acomode en círculo, para favorecer el
diálogo.
Copias del Documento de Trabajo No. 7 para cada uno de los integrantes.

¿Cómo lo haremos?
a. Muchas veces hemos considerado la libertad como hacer lo
que queramos, de hecho dentro de nuestro sistema de
creencias pensamos que para ser felices, necesitamos ser libres,
y ser libres es hacer lo que se nos venga en gana.

b. Para este momento invita a los jóvenes a que compartan, qué


creen que es para ellos la libertad. Espera a que mínimo unos
cuatro o cinco contesten, si vez que el joven no quiere contestar
no los presiones, pero sí motívalos a pensar sobre que significa
para ellos dicha palabra, dónde la han escuchado, tiene algo que
ver con ellos, etc.

c. Ahora, invítalos a que miren “su casa” que traen consigo y


pregúntales primero si tienen puerta o no, dónde está la puerta,
cuántas puertas tienen, de qué tamaño son, de qué color se la imaginan.

d. Diles que piensen ahora en las puertas de su casa y que digan cuantas puertas
tienen, como son, etc.

e. Después de que hayan participado, pídele a uno de ellos que, tomando el


Documento de Trabajo No. 7 lea el poema sobre la puerta de la libertad.

16
f. Al final de leer el poema, invítalos a compartir su reflexión, pregúntales si alguna vez
habían pensado en la libertad como plena conciencia de nuestros actos, (razón,
voluntad, sentimiento) de lo que somos. Trayendo consigo responsabilidad en nuestro
actuar.

8. Oración del recuerdo.

¿Qué queremos? Entrar en nuestro interior y recordar a los que amamos y darme
cuenta si ahí está Jesús, llevando la enseñanza de nuestro Señor Jesucristo: “Ruego por
los que Tú me has dado”. (Jn 16, 9b). Así, a partir del texto de Ap. 3, 20-22 los jóvenes
recordarán a las personas que ellos han dejado entrar y como han entrado en su
corazón, para que así vean como ocupa Cristo un lugar en su vida.

La oración se realiza en tres momentos:


- Identificar a las personas que he dejado entrar mi vida
(corazón).
- Momento de compartir con mi hermano(a).
- Momento de intercesión.

¿Qué necesitamos?
Una vela
Biblia (Apocalipsis 3,20-22, escucharla o canto)
Hojas y lápices una para cada participante.
Música de fondo

¿Cómo lo haremos?

a. Repártele a cada persona un lápiz y una hoja. Coloca en el centro de la habitación


una vela. Enciéndela y explica a los jóvenes que para este momento, la vela será signo
de Dios en su vida.

b. Ahora dirige la oración, invítalos a traer de nuevo a su memoria a las personas que
han entrado en su corazón (familia, amigo(a)).

c. Reparte una hoja y pluma a cada uno e invita a los jóvenes a escribir recuerdos de
su vida junto a las personas que cada uno ha dejado entrar en su corazón.
Puedes poner música de fondo mientras realizan la carta (cantos de meditación o
simplemente música de fondo)

d. Al terminar el momento del recuerdo, continúa la oración con un momento de


compartir, en las mismas binas (parejas), a los que yo he dejado entrar en mi corazón.

e. Es importante que les recuerdes a los jóvenes que seguimos en oración.

Guía al compartir:
¿Qué significan para mí esas personas?
¿Por qué han entrado en mi vida?

17
f. Al terminar de compartir, continúan en parejas y se terminamos con un momento de
oración por el hermano que acabo de escuchar, y pidamos para que Cristo también
entre en tu vida como esas personas especiales lo han hecho.

g. Terminamos nuestro momento de oración proclamando la cita bíblica: Ap. 3,20-22.


“Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la
puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo. 21 Al vencedor le
concederé sentarse conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté
con mi Padre en su trono. 22 El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a
las Iglesias”.

9. Para recibir a Jesús hay que limpiar la casa.

¿Qué queremos? Hacer conciencia, a modo personal, de lo que se ha puesto en el


propio corazón y sobre todo en el lugar más importante, e invitarlos a que quiten lo que
estorba a Jesús para así poderlo invitar al centro de nuestra vida (“casa”).

¿Qué necesitamos?
Los periódicos y las revistas.
Tijeras.
Cinta.
Pegamento blanco.
Brochas.
Imagen de Jesús recién nacido.

¿Cómo lo haremos?
a. Explícales que en un primer momento, hicieron esta dinámica pensando en la
sociedad. Ahora queremos que reflexionen en sí mismos.

b. Pídeles que revisen lo que han puesto en la casa que hicieron y que quiten lo que
no está en ellos, y solo dejen aquellas cosas que consideran sean parte de su vida.
Dales tiempo para que vuelvan a tomar los periódicos y las revistas y plasmen
ahora su propia realidad. Aclárales que no lo van a compartir para que se
sientan con toda libertad de poner lo que ellos quieran.

c. Una aclaración importante es que no deben de poner “lo que debería ser” sino
más bien “lo que es”. No queremos que plasmen lo que sería mejor para ellos
sino que con honestidad muestren su propia realidad.

d. Todo lo que se pegue será todavía con cinta. Es importante porque después podría
moverse.

e. Haz una reflexión semejantes a ésta:

Jesús quiere pasar a tu casa. Se ha invitado a entrar y vivir en ti, si tú


quieres. No somos nosotros los que vamos a buscar a Jesús, sino es Él quien

18
toma la iniciativa y se acerca a nosotros. Llega a ser tan grande el amor con
el que nos ha amado, no por ser puros o santos. Jesús nos ama aunque
estemos sumidos en el pecado porque nos quiere rescatar y llevarnos a la
libertad.

Tú eres libre de aceptarlo o rechazarlo. ¿Cuál es la diferencia entre ser


“invitado” a ser “obligado”? La primera deja la posibilidad de no aceptar lo
que se ofrece, obliga a quita la libertad de elección. No es lo mismo
“invitar” una rebanada de pastel a “obligar” a alguien a que se la coma.
Jesús nos ofrece, nos invita y propone; pero no obliga. Dios es muy
“caballeroso”: si no queremos que entre en nuestra vida nos respeta.
Opta por Jesús. Lo que se pone en el centro de tu corazón es lo que dirige
tu actuar. Tus pensamientos, tus sentimientos, tus acciones, tus sueños y
deseos, toda tu vida está dirigida hacia lo que se pone en el centro del
corazón. San Juan de la Cruz dice que “el amor hace semejanza”, lo que
quiere decir que el amor hace que la persona que ama y lo que se ama se
unen, poco a poco se unen. No podemos forzar a nadie a optar por Jesús
pero te invitamos a que lo pongas en el centro para que poco a poco te
vayas pareciendo a Él y llegues a ser feliz. Parecerse a Jesús no es dejar de
ser tu mismo sino que tu vida se una a la de Él. Ponlo en el centro y déjate
amar por Dios.

f. Motívalos a que quiten de su “casa” (vida) lo que estorba a Jesús. Las


cosas que no deben de estar en la casa hay que quitarlas; las que deben
de ir deben de ponerse. En este momento pídeles que anoten lo que les
falta para vivir según la voluntad de Jesús.

10. Momento de recapitulación personal.

¿Qué queremos? Momento de oración, de preferencia ante el Santísimo porque


tiene mayor trascendencia en nuestra vida, de forma personal o guiada, donde se
haga una síntesis de lo que se ha reflexionado.

¿Qué necesitamos?
Copias del Documento de Trabajo No. 8 para cada uno.
Capilla del Santísimo o un lugar digno donde exponer el Santísimo Sacramento.

¿Cómo lo haremos?
a. Para motivarlos a recapitular ten en cuenta los aterrizajes de los tres
momentos compartidos, los cuales nos han ayudado a comprender quién soy
yo, así como quién es Jesús que me deja en libertad ante su invitación a
seguirlo.

b. Divide a los jóvenes en parejas (procura que las binas sean entre personas
que no se conocen), en este momento compartirán con su pareja asignada
lo que más recuerdan de cada momento, y al final de esto compartan con
el otro éstas pregunta: ¿Cómo te has sentido hasta el momento
con lo vivido? ¿Tiene alguna relación con mi vida lo que he visto en el
retiro?, durante este momento pueden ir a un lugar por la parroquia o incluso

19
si se tiene jardines pueden salir a estos, sólo procura andar recorriendo los
lugares para motivar y supervisar el momento, el tiempo de recapitulación
puede ser de 30 minutos, 15 minutos por personas, es un aproximado,
depende de la reacción de los jóvenes.

c. Al termino del trabajo de parejas, reúnelos alrededor del Señor, (si es posible
junto a la capilla del Santísimo, o pídele al sacerdote o un ministro exponga el
Santísimo Sacramento, para poder hacer, de manera personal, una
recapitulación de lo vivido durante este día, con el esquema sugerido en el
Documento de Trabajo No. 8

Cierre del tercer momento.

• Recordemos la frase que inspira nuestro momento: “Preparen el camino del


Señor, enderezar sus sendas” (Lc 3,4a)

• Al llegar a este momento se nos ha presentado qué es la libertad, mostrando


que Jesús quiere estar en tu vida, pero Él te da la libertad. Si lo aceptas,
también aceptas comprometerte a vivir como Él.

• También hemos recordado a las personas que han marcado nuestra vida,
aquellos que hemos dejado entrar a nuestra casa, y hemos experimentado la
presencia de Jesús en mi vida a través de ellos.

• Se ha dejado en claro, que nuestra casa, es decir, mi vida, debe estar


preparada para recibir a Jesús, dejando sólo aquello que es necesario para mi
vida cristiana.

20
Cuarto Momento:
La vida en Cristo se comparte.
Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo:
«Si uno quiere ser el primero, sea el último de
todos y el servidor de todos.». (Lc 35)

Objetivo: Descubrir que la vida en Cristo es para ser


compartida con nuestros semejantes, a ejemplo de
María modelo de servicio y entrega fiel.

11. Preparación para el compromiso

¿Qué queremos? Que el joven descubra en el tiempo de adviento, una


oportunidad para reflexionar sobre el compromiso, de compartir nuestra vida
encarnada en Cristo a nuestros semejantes.

¿Qué necesitamos?
Copias del Documentos de trabajo no. 9 para cada uno de los participantes.

¿Cómo lo haremos?

a. Que hagan un breve recorrido de lo que hemos aprendido en el retiro, procurando


usar palabras o frases claves para que les sea más fácil recordar lo que se les ha
presentado, te sugerimos esta introducción:

Al mirar el día de hoy, recordamos que hemos entrado a la casa de los jóvenes,
donde también se proyecta algo de mí propia casa, encontrando intereses que
llaman nuestra atención, entre los cuales tristemente no se toma en cuenta al
niño de Belén, quien en su nacimiento nos muestra su amor por nosotros,
queriendo habitar en nuestra “casa” dejándonos en la libertad de elegir por él.

b. Recuérdales que la decisión que han tomado implica un compromiso y si esa


decisión ha sido Jesús, mayor esfuerzo y compromiso implicará su vida, como lo dice
la cita bíblica de nuestro cuarto momento. (Lc, 9, 27)

c. Ahora entrégales a cada uno el Documento de Trabajo No. 9, para que la llenen
de manera personal, esto les servirá para darse cuenta de la realidad que viven y
dar una posible solución a las necesidades que les presenta su vida.

d. Ya con el documento de trabajo no. 9 terminado, explícales que les ayudará a


descubrir una necesidad y una respuesta concreta a nuestra vida, ya sea en su
familia, persona, amigos y sociedad, pues son estas las realidades de mi vida que
Jesús me llama a transformar (compromiso).

21
12. Conocimiento del texto bíblico

¿Qué queremos? Introducir al joven al texto Bíblico de Lucas, en el cual,


descubrirá la disposición de María para llevar a Jesús a los demás por medio del
testimonio que se da al servir a los demás.

¿Cómo lo haremos?
a. Disposición interior. Ahora te sugerimos, invitar a los jóvenes a escuchar la
palabra de Dios de una forma atenta y respetuosa. Recuerda con ellos que lo que
vamos a escuchar no es cualquier “palabra”, es la Palabra de nuestro buen Padre
Dios.

b. Lectura Bíblica de Lucas 1,36-56: Pídele a alguno de los jóvenes que lea en voz
alta la lectura que te presentamos a continuación.
36
Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya
el sexto mes de aquella que llamaban estéril, 37porque ninguna cosa es imposible
para Dios." 38Dijo María: "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu
palabra." Y el ángel dejándola se fue. 39En aquellos días, se levantó María y se fue
con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; 40entró en casa de
Zacarías y saludó a Isabel. 41Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de
María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; 42y
exclamando con gran voz, dijo: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de
tu seno; 43y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? 44Porque,
apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
45
¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte
del Señor!" 46Y dijo María: "Engrandece mi alma al Señor 47y mi espíritu se alegra
en Dios mi salvador 48porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por
eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada, 49porque
ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso, Santo es su nombre 50y su
misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen. 51Desplegó
la fuerza de su brazo, dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.
52
Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes. 53 A los
hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada. 54 Acogió a Israel,
su siervo, acordándose de la misericordia 55 como había anunciado a nuestros
padres en favor de Abraham y de su linaje por los siglos." 56María permaneció con
ella unos tres meses, y se volvió a su casa.

c. Aterrizaje de la palabra de Dios. Dales ahora un momento breve de silencio.


Pídeles que reciban la Palabra en su corazón y que escriban al reverso de su “casa”
algún pensamiento que se le venga a la mente, referente a la Palabra de Dios.

22
13. Acompaña a María con su prima Isabel

¿Qué queremos? El joven adquiera un compromiso de vida cristiana, para que por
medio de dichas acciones, lleve a los demás a Jesús que nace en su vida. Por medio de
un “rally” del compromiso, el cual, a la luz del texto bíblico de Lucas 1, 36-56 (la
visitación de María con su prima Isabel), descubra la posibilidad de ser un verdadero
cristiano que, con sus acciones lleve a Jesús a los demás.

¿Qué necesitamos?
Copias del Documento de Trabajo No. 10 y 11 para cada uno.

¿Cómo lo haremos?
a. Una vez terminada la lectura bíblica sugerimos realizar un tipo “rally” donde los
jóvenes descubran las distintas actitudes que María tuvo, mismas que nos ayudarán
a adquirir un compromiso de vida para este tiempo de adviento.
b. Para la siguiente actividad necesitarás un espacio grande donde disponer, en
distintos lugares, cinco bases en las cuales los jóvenes, por equipo, irán
descubriendo por medio de los dibujos la vida de María. La actividad se desarrollará
en tres momentos:

1. La formación de grupos y la asignación de instrucciones.


En este momento los jóvenes se distribuirán en cinco equipos, escogerán un líder
o guía el cuál se hará cargo de conducir el grupo a las bases. Recuerda involucrar
a todos los jóvenes en esta actividad puesto que cada uno de ellos irá
descubriendo cosas importantes que al final podrá compartir con los demás.

2. Búsqueda de las bases.


Antes de iniciar la búsqueda de las bases, al coordinador se le repartirá
Documento de Trabajo No. 10 la cual contiene las pistas necesarias para
encontrar las bases. (En este documento te daremos el formato para las
pistas… es muy importante que tu escribas las pistas de acuerdo al
lugar, la distancia, etc.). Te presentamos un ejemplo, de cómo hacer las
pistas:

Pistas (Si el lugar es en el atrio de la Base


templo).
Pista 1: Importante en nuestra vida, 1. El ángel Gabriel le avisa a María
pues siempre nos avisa la fiesta del sobre el embarazo de su prima Isabel.
Señor. (Lugar: a un lado de la campana)

Pista 2: Es un lugar de reunión, pero 2. María se levantó y fue con


no es el templo, allí nos ponemos prontitud hacia la región montañosa.
de acuerdo, para los trabajos y la
ocasión. (salón parroquial).

Pista 3: Para descansar, para platicar, 3. María e Isabel se saludan.


un regalo Dios nos dará. (La banca
que está junto al árbol).

Pista 4: La parroquia sin este lugar, 4. María alaba al Señor por las
no habría como entrar. (La puerta del maravillas que ha hecho Dios en ella.
templo).

23
Pista 5: Busca un lugar, donde la 5. María se queda con Isabel por tres
información nunca acabará. (La meses, para servirle y ayudarla.
oficina parroquial).

Recuerda que esta solo es una idea de cómo se tendrán que hacer las
pistas. Define muy bien los espacios y ponle mucha creatividad a la
forma de desarrollar las pistas.

También se les debe repartir a cada uno de los jóvenes el Documento de


Trabajo No. 11 en donde podrá anotar las actitudes que va descubriendo en
cada uno de los pasajes contenidos en las bases.
Para ir a cada una de las bases es importante leer la pista, la cual indicará hacia
dónde dirigirse. Es importante que pongas las bases lo más lejos que puedas, de
preferencia no visibles una con otra. Recuerda que este rally no es de fuerza, o
resistencia, es de tiempo. Así, ganará el grupo que haga menos tiempo.
Para saber quién inicia el Rally, pídeles a los jóvenes que hagan una pirámide. El
primer equipo que complete la pirámide será el grupo que inicie el rally y así
conforme vayan acabando irán siendo los turnos para pasar a las bases del rally.

“Seamos sal de la tierra


y luz de las naciones”

24
3. Las bases son las siguientes:

Base Cita Bíblica Disposición del lugar. Instrucciones.


1. El ángel Gabriel le Lc. 1, 36-38 Busca un lugar ade-cuadoInvita a los jóvenes a que
avisa a María sobre donde puedas colocar laobserven el dibujo y la cita
el embarazo de su imagen y el texto bíblicobíblica, dales unos dos minutos
prima Isabel. que te proporcionamos enpara que puedan descubrir y
el Anexo 1 anotar las actitudes que ven en
María. (Si tú ves que se les hace
muy complicado, puedes
platicarles que María supo
escuchar con atención, dijo “sí” al
llamado de Dios, tuvo fe en lo que
Dios le pedía, etc.).

2. María se levantó y Lc. 1, 39 De la misma forma que enPara esta base puedes sugerir a
fue con prontitud hacia la base “1” busca un lugarlos jóvenes que en su hoja
la región montañosa. adecuado y coloca losdibujen la actitud que han
materiales corres-descubierto en esta base.
pondientes (Anexo 2).
3. María e Isabel se Lc. 1, 40-45 Para esta base, aparte deEn esta base invítalos a
saludan. presentar la cita y el dibujoreflexionar y descubrir actitudes
(Anexo 3), recíbelos contanto de María como de
un vaso de agua y unIsabel. Sugiere que en el
caluroso saludo, dondecuadro de la hoja de trabajo
puedan descubrir la escriban una forma de saludar
alegría de recibira las personas que haga que
visitas. estas se sientan bien.

4. María alaba al Lc. 1, 46-55 Para esta base, coloca laEn esta base, invita a los jóvenes
Señor por las imagen y el texto que tea descubrir en María la actitud de
maravillas que ha damos en el (Anexo 4) enhumildad, alegría y
hecho Dios en ella. una parte visible, es agradecimiento.
importante que les narresInvítalos a escribir en el
el porqué del Magníficat. cuadro su propio Magníficat a
Dios, insísteles en que no son
necesarias muchas palabras.
Diles que solo palabras de
amor para Dios.

5. María se queda Lc. 1, 56 En esta base presenta laSugiere a los jóvenes que en esta
con Isabel por tres imagen y la cita bíblica delbase, hagan un compromiso de
meses, para servirle Anexo 5, Recuerda quevida, que tomen como ejemplo a
y ayudarla. esta es la base donde losnuestra Madre María.
jóvenes harán suDiles que la imagen del niño
compromiso. Creo que esJesús es un signo de que Dios
importante tener unanos acompaña en nuestra
imagen (figura) de un niñovida, que lo que hagamos
Dios presente en estaserá siempre en compañía de
base. Jesús que está con nosotros.

25
14. Plenario

¿Qué queremos? Queremos aterrizar de forma grupal nuestro retiro, considerando


nuestro objetivo general, y la adquisición de nuestro compromiso personal y
comunitario. Por medio de la reflexión personal y comunitaria.

¿Qué necesitamos?
Copias del Documento de Trabajo No. 12 para cada uno de ellos.

¿Cómo lo haremos?
a. En esta esperanza que tenemos de encontrarnos con
el autor del amor, con Jesús, Dios y Hombre. Qué al
hacer este gesto de misericordia hacia mí, hacia todos
nosotros, es decir, su Encarnación, ya que bajó entre
nosotros para hacernos subir hasta su Padre en su
próxima venida y así ser recibido por nosotros de una
mejor manera pues hemos trabajado mucho en el
interior de nuestro corazón para este momento.

b. “Jesús te ha mandado una carta…


Ahora como motivación para seguir cargando con
nuestra cruz, que es un seguimiento fundado en el amor, y que este amor se confirma,
así lo ha hecho Jesús con los apóstoles, en especial con Pedro, y así lo quiere hacer hoy
contigo.

c. Como motivación lee pausadamente esta cita bíblica del evangelio de Juan:
15 Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan,
¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.»
Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.» 16 Vuelve a decirle por segunda
vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te
quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.» 17 Le dice por tercera vez:
«Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase
por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes
que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas».

d. Ahora pídeles a los jóvenes que en un momento de silencio, mediten cuales son los
frutos que Dios les ha regalado el día de hoy, en este retiro. Repárteles el Documento
de Trabajo No. 12 el cual sirve como herramienta para cerrar nuestro retiro con un
compromiso de vida para este adviento y esta navidad.

26
Cierre del cuarto momento

• La experiencia de este retiro, es para los bautizados, para aquellos que hemos
encontrado a Cristo en nuestra vida y queremos llevar esta vida a los demás.

• Dios nos ha llamado a ser discípulos y misioneros de Él, de Jesucristo que


se ha encarnado en nuestra historia para redimirnos, para sanar todo
aquello que nos hace vivir en las tinieblas porque Dios quiere que todos los
hombre se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (1Tim 2, 4).

• Sabemos que la santidad no es una fuga hacia el intimismo o hacia el


individualismo religioso, ni tampoco un abandono de la realidad urgente de
nuestro mundo, y mucho menos una fuga de la realidad hacia un mundo
exclusivamente espiritual (Cf. DA 148). Sino que los cristianos estamos
llamados a compartir la experiencia del acontecimiento del encuentro
con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo de persona a persona, de
comunidad a comunidad, y de la Iglesia a todos los cofines del mundo (cf. Hch
1,8).

27
Documentos de
Trabajo

28
INSTRUCCIONES: Sigue las flechas y reflexiona cada una de las fotografías con
sus textos.

Con un patio

Imagínate una casa

Con una puerta


Un lugar donde convivir

Un lugar donde poner las cosas


Donde estar

Donde compartir

Se sueña
En la casa se hacen muchas cosas

Se vive

Se limpia
O desorden
O acompañado

Se está solo

En la casa hay orden Se puede entrar por la puerta… aunque no todos entran

En la casa hay vida

Ver por la ventana… o que te vean.


Y oscuridad

29
…el hombre es una casa. Hay luz
INSTRUCCIONES: Con el material proporcionado (revistas y periódicos)
pega con cinta aquellas cosas que el joven pone en su casa.

30
INSTRUCCIONES: Lee con atención las siguientes frases.

En esta Navidad, qué te parece una casa…


...donde haya muchas luces, pero no hay Claridad.
...que haya mucho que comer pero no el Alimento.
...con un árbol verde pero no haya Vida.
...donde haya muchos regalos pero no Amor.

O qué pensarías de una casa...


...donde haya muchos libros pero no
Sabiduría.
...donde haya música a todo volumen pero no
con Alegría.
...donde todos se abracen pero sin
Sinceridad.
...donde las campanas se toquen pero
nadie las pueda escuchar.

Y que piensas de una casa…


...donde no haya ventanas para
ver hacia afuera.
… o un baile donde no haya nadie
con quien bailar.
…qué te parecen los adornos si sólo son una
máscara exterior.

...qué te parece la vida echándoles la culpa a los demás.


...viviendo a espaldas de otros, sin que salga tu verdadero yo.
….qué sentido tendría invitar un amigo a tu casa si no hay
lugar para Él
...qué te parece Navidad sin mirar más de cerca a Jesús.

¿Qué te parece?

31
INTRUCCIONES: Después de haber meditado el pasaje del nacimiento del
Niño de Belén, ¿Cómo vez la situación de los personajes?

Escena del Nacimiento

Situación Actitud Sentimientos


El niño de
Belén
María

José

Pastores

Otros

Ahora en un segundo momento, medita las semejanzas que encuentras


en tu vida con la del Niño de Belén, fíjate en las situaciones que pusiste
en el cuadro anterior.

Escena de mi vida
Situación Actitud Sentimientos

32
Las memorias de María…

INSTRUCCIONES: Lee con atención las siguientes


frases...

María: “Señor, al fin hubo quien se apiadó de darle posada a tu hijo


esta noche; tu hijo está por nacer y nadie quería dejarnos entrar en su casa.
No hay nada que reclamar, se que cada quien es libre de dejar pasar a
su casa a quien quiera, pero, en ocasiones, es la luz verdadera la que nos
llama a la puerta y no la vemos, es la misma luz quien nos pide pasar y
simplemente le decimos no. ¿Por qué? Recuerdo aquella tarde cuando estaba
realizando las labores de la casa; no me hubiera imaginado que ese día iba a
recibir una visita inesperada, el mismo ángel del Señor vendría a darme una
gran noticia, que yo sería la elegida por Dios para ser la madre de su Hijo. Y
es que todavía sigo meditando las palabras que me fueron dadas en ese
momento: Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él
será grande y será llamado Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de
David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no
tendrá fin (Lc.1, 31-33).
No pude dormir aquel día, el solo pensar que Dios mismo estaría
dentro de mi, y que yo iba a ser ¡su madre!, una de las primeras cosas en que
pensé fue que tenía que arreglar la casa para recibir a Dios mismo en ella. La
alegría era inimaginable e iba creciendo día con día por el hecho de saber
que pronto tendría a en mis brazos al salvador. En los primeros días, me fui a
la montaña, a visitar a mi prima Isabel, como el mensajero de Dios me avisó
que estaba por dar a luz a su primer hijo, no dude ni un segundo en pensar
que necesitaría ayuda para cuando se llegara ese momento, y así fue.
Pero sucedió una cosa muy rara. Aquel día que llegue a su casa,
apenas la salude y de pronto Isabel me dijo algo que me dejó un poco
extrañada: "¡Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de
tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a visitarme?
(Lc.1, 42-43)” y el pequeño Juan comenzó a moverse en su vientre. De
pronto me imagine al niño Dios en mis brazos. Cuando nació Juan, era tiempo
de regresar a casa, con José, y así seguir preparándome para el día del
nacimiento de mi niño.
Comencé a preparar pañales, fueron días en que me las pasaba
sentada en la ventana, cortando telas para hacerlos, cocí algunas cobijitas
para que mi bebé no tuviera frío. Me daba gusto el ver a José lleno de alegría
preparando la cunita donde acostaría a mi niño. Los dos teníamos que
prepararnos con todo lo necesario para la llegada del bebé. José tuvo que
acatar el edicto que se promulgó en toda Judea, teníamos que cumplir con la
disposición de empadronarnos y eso nos obligo a salir de Nazaret y venir a
Belén. Todo esto ocurrió justo cuando se cumplieron los nueve meses del
embarazo, hay que salir a recorrer un largo camino, eso me angustiaba,
puesto que no sabía lo que pasaría, de pronto entendí que Dios no quería
solo que prepara un lugar físico donde recibir a mi bebé, Dios quería que
aprendiera a preparar mi corazón y disponerlo, sabía que mi Señor no iba a
permitir que su Hijo naciera en el camino a pesar de encontrarnos con gente
no nos atendía a recibirnos en su casa para darnos posada. Los dolores de
dar a luz comenzaron ya hace un par de horas, duele mucho, pero la alegría
de que en unos momentos más podré tener a mi bebé en brazos es mucho

33
mayor y más sabiendo que es Dios mismo el que está por nacer, ya escucho a
José que viene con la ayuda para el nacimiento.
Mi bebé, mi niño, ya te espero con mucha alegría para darte amor y
cariño, desde el momento en que me fue avisado tu nacimiento he estado
preparando mi corazón y mi vida para este momento.”
Atte. María.

INSTRUCCIONES:

1. Selecciona la idea con la cual te hayas identificado más.

• “…es la luz verdadera la que nos


llama a la puerta y no la vemos, es la
misma luz quien nos pide pasar y
simplemente le decimos no”…
• “…el mismo ángel del Señor vendría a
darme una gran noticia, que yo sería
la elegida por Dios para ser la Madre
de su Hijo.”
• “…de pronto entendí que Dios no
quería solo que prepara un lugar físico
donde recibir a mi bebé, Dios quería
que aprendiera a preparar mi corazón
y disponerlo…”
• “ya te espero con mucha alegría para
darte amor y cariño, desde el
momento en que me fue avisado tu
nacimiento he estado preparando mi
corazón y mi vida para este momento”.

2. Comparte con tu grupo las siguientes preguntas.

• ¿Qué te motivó a escoger esta idea del texto que acabamos de


leer?
• ¿Consideras importante reconocer que Jesús quiere nacer en tu
corazón, como lo hizo con María hace más de dos mil años?
• ¿Crees necesario preparar el lugar donde va a nacer Jesús, como lo
prepararías?

3. Al final todos juntos en voz alta, leen la oración que viene en negrilla
en la tercera parte de la documento de trabajo:

¡Ven!, Tú que eres luz pon claridad en mis dudas.


¡Ven!, Tú que eres paz, pon amistad en mis relaciones.
¡Ven!, Tú que eres amor pon generosidad en mi entrega.
¡Ven!, Tú que eres alegría pon música en mi corazón.

34
¡Ven! Tú que eres vida pon ánimo en mis acciones. ¡Ven!
¡Ven! Señor, ya te espero. Amen.

35
La libertad.
La libertad no se trata de tener muchas puertas en tu casa.
La libertad consiste en, teniendo una puerta, estar plenamente
consiente de esa puerta.
Y saber cuando salir, y saber cuando entrar.
Y usarla correctamente, cerrándola cuando se tenga que cerrar,
y abriéndola cuando se tenga que abrir.
La libertad no consiste en encerrarme, en tenerla cerrada a los
demás.
Tampoco consiste en abrirla de par en par, pues en la noche, los
ladrones pueden entrar.
La puerta no la ponemos nosotros, la puerta fue regalada, y
como regalo debemos cuidarla; no azotarla, limpiarla, ponerle
aceite en las bisagras, limpiar la chapa, etcétera.
Así, la libertad es un hermoso don de Dios que hemos de cuidar.

Dios quiere entrar a nuestra casa, por medio de esa puerta: la


libertad.

La libertad.
La libertad no se trata de tener muchas puertas en tu casa.
La libertad consiste en, teniendo una puerta, estar
plenamente consiente de esa puerta.
Y saber cuando salir, y saber cuando entrar.
Y usarla correctamente, cerrándola cuando se tenga que
cerrar, y abriéndola cuando se tenga que abrir.
La libertad no consiste en encerrarme, en tenerla cerrada a
los demás.
Tampoco consiste en abrirla de par en par, pues en la noche,
los ladrones pueden entrar.
La puerta no la ponemos nosotros, la puerta fue regalada, y
como regalo debemos cuidarla; no azotarla, limpiarla, ponerle
aceite en las bisagras, limpiar la chapa, etcétera.
Así, la libertad es un hermoso don de Dios que hemos de
cuidar.

Dios quiere entrar a nuestra casa, por medio de esa puerta: la


libertad.

36
Oración de recopilación personal ante el Señor.

INSTRUCCIONES: Este momento es para orar de manera personal.

1. Guarda un momento de silencio, cierra tus ojos, y serénate.

2. ¿Qué ha pasado?

Date este momento para reflexionar sobre todo lo que


has meditado en este retiro:

Medita en los jóvenes, (hermanos, amigos, vecinos) en aquellas


cosas que guardan en su interior, lo que les afecta, lo que les
preocupa. Date unos minutos.

Piensa ahora en ti, en las cosas que te preocupa, que tienes en tu


casa. Date unos minutos.

Ahora piensa que, al igual que ha nuestra madre María, Jesús


quiere vivir en su interior. Date unos minutos.

Ahora piensa en la libertad como don de Dios: qué


debemos hacer con este regalo, cómo he usarla. Date
unos minutos.

Ahora vuelve a recordar a aquellas personas que has


dejado entrar a tu vida (tu casa), dale gracias a Dios por
ellos. Date unos minutos.

Jesús quiere que en libertad, abras tu puerta y lo dejes


pasar a tu corazón. Esto implica prepararle el mejor de
los lugares de nuestra vida. ¿Cuál es ese lugar? ¿Lo dejarás entrar? Date
unos minutos.

3. Dale gracias a Dios, por todo aquello que te ha dicho, y lo que has descubierto
en ti. Si quieres puedes escribirlo.

37
4. Ahora guarda un momento de silencio final, para que puedas dejar a Dios entrar
a tu corazón.
“Mira que estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre la
puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo…” Ap. 3,20

Situación actual

INSTRUCCIONES: Escribe las principales necesidades que tu observas en


tu realidad concreta, y escribe las posibles acciones a
realizar. ¿Cómo puede llevar a Jesús en los demás?

Familia Amigos Mi persona Sociedad

¿Qué sucede?
¿Qué necesitan?
¿Qué propones?
¿Cuál es su
principal
necesidad?
¿Qué voy a
hacer?
¿Qué me lo
puede impedir?

Situación actual

INSTRUCCIONES: Escribe las principales necesidades que tu observas en


tu realidad concreta, y escribe las posibles acciones a
realizar. ¿Cómo puede llevar a Jesús en los demás?

Familia Amigos Mi persona Sociedad


¿Qué sucede?
¿Qué
necesitan?
¿Qué
propones?
¿Cuál es su
principal
necesidad?
¿Qué voy a
hacer?
¿Qué me lo 38
puede impedir?
Pistas para Rally

INTRUCCIONES: Lee las pistas y avanza a las bases según el orden que a
continuación te presentamos.

Pistas Base
Pista 1: 1. El ángel Gabriel le avisa a
María sobre el embarazo de su
prima Isabel.
Pista 2: 2. María se levantó y fue con
prontitud hacia la región
montañosa.
Pista 3: 3. María e Isabel se saludan.

Pista 4: 4. María alaba al Señor por las


maravillas que ha hecho Dios en
ella.
Pista 5: 5. María se queda con Isabel por tres
meses, para servirle y ayudarla.

Pistas para Rally

INTRUCCIONES: Lee las pistas y avanza a las bases según el orden que a
continuación te presentamos.

Pistas Base
Pista 1: 1. El ángel Gabriel le avisa a
María sobre el embarazo de su
prima Isabel.
Pista 2: 2. María se levantó y fue con
prontitud hacia la región
montañosa.
Pista 3: 3. María e Isabel se saludan.

Pista 4: 4. María alaba al Señor por las


maravillas que ha hecho Dios en
ella.
Pista 5: 5. María se queda con Isabel por tres
meses, para servirle y ayudarla.

39
40
Actitudes de María

INTRUCCIONES: Llena los cuadros conforme te lo pidan en las


bases que visites.

Base 1 Base 2

Base 3 Base 4

Base 5 COMPROMISO DE VIDA

41
ANEXOS

42
Anexo 1

1. El ángel Gabriel le
avisa a María sobre

43
el embarazo de su
prima Isabel.
Anexo 2

44
2. María se levantó y
fue con prontitud hacia
la región montañosa. 3
Anexo

45
3. María e Isabel
se saludan.
Anexo 4

46
4. María alaba al Señor
por las maravillas que
ha hecho Dios en ella.

47
Anexo 5

48
5. María se queda con
Isabel por tres meses,
para servirle y ayudarla.

Coordinador del proyecto:


Pbro. Marcos Martínez Martínez.
Coordinador y asesor diocesano de la Pastoral Juvenil.

Elaboraron este material:


Miguel Ángel Saucedo Gutiérrez
Darío Francisco Torres Rodríguez
Seminaristas diocesanos de tercero de filosofía,
Alumnos del Seminario Arquidiocesano de Monterrey.

Asesor y difusión.
Jesús Humberto Garza Mendiola
Seminarista diocesano de experiencia eclesial
en el departamento de Pastoral Juvenil.
Alumno del Seminario Arquidiocesano de Monterrey

Corrección de redacción y estilo.


Lic. Adriana Martínez del Río.

49
Gracias a todos los que ayudaron a la elaboración de éste
material, en especial al Centro Multimedia Alétheia
del Seminario Arquidiocesano de Monterrey.

50
51