Você está na página 1de 15
CAPITULO 17 Flujo unidimensional 17.1. NATURALEZA DBL FLUJO DE FLUIDOS EN LOS SUELOS En los capitulos 17, 18 y 19 se estudia el flujo* de Auidos (principalmente agua) 9 través del terreno, TI inge- nigro debe conocer los principios del flujo de fiwidos para resolver los problemes correspondientes a: a) Ia velocidad ‘4 que ol agua fluye a través del suelo, por ejemplo para detorminar el candal de fgas a través de una presa de tie- rra, bJ a la consolidacién (por ejemplo para ealeular la velocidad de asentamiento de una cimentacién) y ¢) la resistencia (por ejemplo para eb céleulo de Jos fnetores de seguridad de um terraplén). Estos capstulos pretenden re: saltar In influencia del flujo sobre ef suelo a través del ‘cual se produce; en particular en'lo referente a los estuer +208 efectivos. ‘general, todos Jos poros del suelo estén consctados ‘con sus yecinos. Los poros aislados son imposibles en una agrupacién de esferas, cualquiora que sea la forma de la ‘misma. En los suelos gruesos, sravas, arenas e incluso limos, es dificil imaginar poros aislados. Hn las arcillas for ‘madas como es habitual por partfculas aplanadas, podefan exislir un pequefio porcentaje de huecos aislados. Las Fotografias con mictoscopio eleetrénico de arvillas natui les sugieren, sin embargo, que incluso en los suelos de igrana iis fino todos los huecos estén interconectados. Como los poros de un suelo estén aparentemente comuinicados entre si, el agua puede fluir a través de los suelos naturales més compactos. As{ pues, en tna colum- nna dol suelo, como Ia que s8 muestra en la Fig, 17.1, el ‘agua puede circular dol punto A al 8, Realmente el agua no sigue on esto flujo de A a B una linea recta a velocidad constante, sino més bien tn camino ondulante de tn poro 4 otFo, como el representado por la Ifnea continua de ia figura. Ta velocidad del agua que uye en un punto cual- uiera de su trayectorin depende del tamafto del pore y de su posicion en el mismo, especialmente de su distanci fl superficie de la particuts de suelo més préxin embargo, en problemas dle ingenieria de suelos el agua puede considerarse que fluye del punto A al B seyin una Iinea reota con tna determinada velocidad efectiva © os tminos flu, eoriente, fracion, excuerimiento, ete so emplean ef divetsos paives de habla castllana para designate Fendmeno de eiteulaein de agua a través de un slo. (NT) 267 17.2 LEY DE DARCY ‘rededor dle 1850, 11, Davey trabajando en Pars, rea- lizb un experimento clisic. Utii26 un dispositive some- jante al que aparece en la Fig, 17.2 para estudiar las pro Piedades del flujo del agua a través de un lecho filtrante Ge arenas Hizo varia I Tongtud de fa rwuestra fy fa pre- sion del agua en les pares superior e inferior de la misma, Inldiendo el gisio Qa través de la arena, Darey encontrd experimentaimente que Q era proporcional a is ~ fs)/E y aque aly 4 kta L an) donde Q = gasio (descarga) ke = un constante conocida actualmente como coefi- ciente de permeabilidad de Davey! ‘y= altura, sobre el plano de referencia, que alcanza cel agua en un tubo colocado a la entrada de ta capa filtrante hg = altura, sobre ol phino de referencia, que aleanza fl agua en un tubo colocade a In salids de Ia ‘capa filtrate longitude Ia muestra A v= Grea total interior de fa seeclén transversal del re- cipionte que contione Ia muestra i= B= at gradient hidrdtico La ecuscién 17.1, conocida como Ley de Darcy, es tuna de las piedras miliares de Ie mecénica de suelos, En el siglo en que Darcy realizd su monumental trabajo, 1a ecuacién 17.1 sulrié numerosos exmenes por miiltiples investigadores. Esias comprobaciones demostraron que la ley de Darey es vilida para ta mayoria de los tipos de capitulo. 19 se estudia esta importante propte ia permeabildad. Los viloes-dados en el capitulo 19 Tina amplla gama de varlaign, desde nds de 1 cmseg para la ua hasta menos de LX 10-7 ifsee para i acl 268 Suelos cow agua — Réginen estitico 0 flujo estadlectdo —Taayectce ial mcr —Tyecori exals mscrottpen Fig, 11, Treyactora det thjo da apun en un suo, flujo de fluidos en los suetos. Para la filtrackin de Nquidos a velocidades muy altas y In de gases a velocidades muy bajas o muy altas, fa ley de Darcy deja de ser vélida, La validez de la Ley de Datey se trata més adelante en este capitulo, 17.3. VELOCIDAD DE FLUIO Volviendo a considerar Ia velocidad a la que una gota de agua se mueye al filirarse a través de un suelo se puede comprender el flujo de un fluide. La ecuacién 17,1 puede esoribirse en In forma: (7.2) Como A es el rea total del recipionte en la parte situa dda por encima del suelo (Fig. 17.2), v es Ia velocidad del movimiento descendente de una gota de agua desdo 1a posicién 1 a Ia 2, Esta velocidad es numéricamente jgual a ‘ki por tanto, & puede intorprotarse como Ia velocidad de descarga para un gradiente unidad, es decir, k=n/i 6 A= para un gradiente igual a 1 ae sae [H Fiano ee eee Fip. 17.2, Exparimente de Dare. De te posicién 3 ala 4 (Pig. 17.2), una gota de agy fluye a mayor velocidad que de In posivién 1 ala 2 ya que el rea media de los canales de flujo es iis pequefia, Fsta dtea se ha representado en Ja Fig. 17.3, que es el ismo dispositive de la Fig, 17.2 separando las partes de incral_y poros. Mediante el principio de continuidad podemos relacionar Ia velocidad de descarga » con la velo- cidad efectiva media de flujo a través del suelo v, de 1a forma siguiente; A_,AL_ vo avAb aya? Ab V9 \d media de flujo a través del suelo v,, deno- minada velocidad de filtracion es, por tanto, gual a la velocidad de descarga dividida por Ia porosidad: ata’ i) La ecuacién 17:3 da fa velocidad media de una gota de agua al desplazarse desde et punto 3 al 45 éste es la dis tancia en Ifnea recta do 3 a 4, dividida por el tiempo nnovesatio para que la gota recorcs el camino 3-4, Como se ha indicado anteriormente, una gota de agua que fluye s través de un suelo sigue realmente un eamino sinuoso, con velocidad variable; por tanto vg es una velocidad ficticia para una supuesta gota de agua que se mueva en linea recta, a una velocidad constante, desde In posicién 3 a ha, Aunque Ia velocidad de descarga y Ia de filtea magnitudes Ticticias, ambas sitven para ealcular el tien hneceswio para que ef agua recorra ung cioria distancia en 1 (erreno, tal como entre los puntos 3 y 4, 174 CARGAS DEL AGUA. Bn el estudio de flujo de fluidos es conveniente expre- sar la energy, tanto potencial como cinética, en términos de altwas o cargas, corespondientes a Ia energia por wn i t dad de masa, Deben considerarse las'tres cargas siguien tes en os problemas de flujo de un fluido a través de un suelo: 1. Conga cle presién, ip =a presién dividida por el pe30 espocifico dal fluido. 2, Carga de altura 0 geométrica, ie plano de comparacién, 3, Carga total, = hp +h tara y Ia de presion, istancla a un suma de te carga de al- Al estudiar ef flujo a través de tubos o canales abiertos debemos considerar también Ia carga de velocidad. Sin embargo, en los suclos Ia carga de yelocidad es demasiado pequefia para tener importancia y por tanto puede despre- ciatse. (Por ejemplo, una velocidad de flujo elevada en un sitelo o8 0,5 m/mimuto, valor que corresponde a una carga de velocidad de 0.005 mm, Esta carga se sale de In pre- cisién con que ol ingeniero puede medir normalmente fa carga de presién 0 la geométrica). Los ingeniezos que es- tudian of flujo do agua en tubos y canales definen Ia carga tolal como Ia sima de la carga de velocidad, la carga de presién y la carga geométuiea y definen la carga piezo- Inétriea como Ta carga de presion mis In carga geométrica: Para be iltracién a través de wn suelo, donde es despre- ciable Ia carga do velocidad, ta carga total y la‘ piezomé- tuica son iguales. Como tanto le carga de presién como In de altura pueden contribuir al movimiento del ftuido a través del terreno, ef flujo viene doterminado por la carga total, y el gyadionte « utilizar on Ia ley cle Datey se calevla por la diferencia de carga total, La importaucia y exactitud de este planesmiento puede deducirse de tos dos casos re- presentados on la Fig, 17.4. La Fig, 174a muestra un cubo Meno de agua en estado csidtico. En la Pig. 17.4a se han aumerado y representatlo Tas cargas de los dos puntos, miimero 1 en la parte supe- rior y nlimero 2 on el fondo del cubo. Entre los puntos 1 y 2 existe un gradiente de prosiones y un gradiente de al- Inras; sin ombargo no existe gradiente de carga total ya aque Te carga total en los dos puntos es idéntica e igual a Ji, Incluso aunque In prosién en el punto 2 fuera consi erablemente superior a Ja del punto 1, et agua no fluiré fa el punto 2 al 1; ademés tampoco se produeiria el fjo es man MM nore de prsisn core L donde t= masa ‘y= velocidad (g = acclernoibn de Is gravedad 1 = longitu tiempo resin ‘ensidad Flujo unidimensional 269 dol punto | hacia el 2 aunque la carga de altura en el punto 1 fuera triple que la del punto 2. La Fig. 17.45 mwestea un tubo capilar en el que se mantiene of agua a una altura fe. Al igual que en el caso del cubo no existe wn gradiente de carga total. Estos sencillos ejemplos ilustran dos importantes prin- cipios: 1, BI flujo entre dos puntos cualesquiers depende sélo de la diferencia de carga total. 2. Puede clegirse un plano de referencia cualquiera para medir las cargas de altura. La magnitud abso: ta de estas cargas tiene escaso significado; es més interesante Ia diferencia de carga de altura, la cul es independiente dol plano de referencia elegico. de suelos existe mayor interés por Is carga de presién ya que de ella puede deducirse la prosion intersticial necesaria para calenlar las presiones efectivas. La carga de prosién en un punto puede mecirse directa- mente © calcularla mediante los principios de la mecénica de fluids, Media de Ia presién intersticial en laboratorio La carga de presién o presion del agua en un do tina masa de suelo, se obtiene mediante un “piezéme- tio", palabra que significa literalmente “medidos de pre sién®. La Fig. 17.5 ivestza dos sencillos piezometros. A fa deiecha de la columna de suelo existe un tubo 0 bureta conectado a una pieza porosa situada a mitad de altura en el suelo, A la izquierda del tubo existe un mnandmetso, Bourdon nosmnal conectado 2 la pieza porosa ‘Como se ilustrn en la Pig. 17, al fluir e} agua por la rmestra de suelo el tubo registra una carga de prosion de 15 cm, mientras que el mandmetro sefiala 150 kg/m? Aunque los dos piezbmetros que aparecen en la Fig. 17.5 son de fundamento muy seneillo, ambos tienen an farive inconveniente para que funcionen: se requiere la penetracién det agua del suelo en el sistema de medida. Este inconveniente pueile apreciarse considerando lo que sucederfa sila alfura del depésito aumentara 30 em. Esto produeiria 1 aumento de la carga de presién en el punto medio de 15 em, Jo que significa que deberta slvir al in tetior del tubo monométrico un volumen de agua igual a 15 em por el frea interior de dicho tubo. Aunque se re: quiere un volumen considerablemente menor para actuar sobre ef manémetro de Bourdon, se trata también de un vohimen apreciable, Si el suelo estudiado fuere muy per meable, el tiempo necesario para el reestablecimiento de tun estado de flujo en equilibrio seria menor. Sin embargo, si el suelo fuera limo © areilla, se requerirfa un tiempo apreciable para que el agua penetrara en el manémetro en el tubo, Los dos sistemas que sparecen en la Fig. 17.5 preeisarfan, por tanto, un intervalo de tiempo grande para nedir presiones intersticiales en suelos relativamente im: permeables, Para la medida de presiones intessticiales en condiciones estiticas se han desarrollado varios :tipos de piezSmettos [ver, por ejemplo, Lambe, 1948; Bishop 1961; ‘Whitman y Col, (1961) y Penman (1961)}