Você está na página 1de 38
ARGOS Revista escolar del CDP Juan XXIII-Zaidin de Granada (UNA VIDA PARA SER FELTZ) Afio XV « NUmero 29 » JUNto DE 2012 REVISTAESCOLAR ARGOS C.D.P. JUAN XXIIl-ZaloiN La vida a veces es tan breve y tan completa que un minuto -cuando me dejo y tu te dejas- va mas aprisa y dura mucho. La vida a veces es mas rica y nos convida a los dos juntos a su palacio entre semana 0 los domingos a dar tumbos. La vida entonces, ya se cuenta por unidades de amor suyo, tan diminutas que se olvidan en lo feliz, en lo confuso. [...] Jaime G. de Biedma REDACCION P, Jess, Lourdes Gomez Feméndez, Eduerdo Mutoz Martin, Carmen Sénchez Garcia, José Benitez Caslllo, Anhoa y Fabiola Ucuizar Ayén, Araceli Jiménez Lara Laura Leén Rejin, Pedro Checa Salmerén, Ratll Garrido Campos, Ménica Garcia Martinez, M* Ausliadora Altea Rodriquez, Cavid Rocriguez Gonztiez, M* del Mar (La canara), Ignacio Andoar Rodriguez, Honcrio Salmerén Valdivieso, Jeime Carrezoni del Rio, Zohreida Garcia, Pedro Checa Salmerén, Patricia Estoban Zubilaga, Angel Francisco Avia Jiménez, Alvaro Viichez Peinado, Sara Bonal de Manuel, Rafael Manoebo Santiago. José Menuel Garido Palacios, Isabel Ortega Conteras, Alejendro A. Tortes Lasarte, Cater Tejera Ramirez, Laura Alguacil Jiménez, juan Pedro Salinas Zafra, José Luis Moreno Herera, Juan Francisco Avila Espin, Francisca Rojas Ramirez, = REVISTA ESCOLAR ARGOS C.D.P. JUAN XXIII-ZADDIN AMOR DE MADRE Padre Jesiis Seguro que muchos de Jos que lean este articulo recordarsin los famosos tatuajes que algunos soldados, sobre todo legionarios, se solian hacer en el antebrazo alld cuando el servicio militar era obligatorio y el nivel cultural algo més “bajito”, De estos tatuajes, que culturalmente no tenian nada o muy poco que ver con los actuales, sobresalian los titulados “amor de...” Eran los tipicos “amor de madre”, “amor de novia”...Todos acompafiados de un corazén en tinta roja que, més que adornar, parecfa un castigo, por lo hortera y chabacano que cra. Pero, claro, este articulo no tiene nada que ver con aquella realidad, ‘Tampoco voy a hablar del “dia de la madre”, idea robada por los grandes almacenes a la Iglesia Catélica, que lo celebraba el 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepeién, como gesto de carifio a Maria la Madre del Sefior, poniéndola como prototipo de madre, esposa y cristiana. “De qué nos va a hablar el cura?, se preguntarén algunos. Pues bien, ahi va. Lei un articulo del National Geographic (espero escribirlo bien, para que no me mate don Jorge) hace ya tiempo en el que se mostraba una foto sorprendente, casi impactante; sin “casi”: realmente era impactante, Mostraba un pajaro literalmente petrificado en cenizas, como si fuera una escultura, en Ja base de un irbol. El incendio habia ocurrido en el Parque Nacional de Yellowstone (don Jorge, esta vez si que no me he equivocado, seguro), en EE.UU,, fundado en 1872, Los guardas forestales recorrieron en varias jornadas todas las hectireas calcinadas. En una de Jas mas altas encontraron esta cutiosa imagen del pajaro calcinado. Como tenian que dar cuenta de los dafios ocurridos, tomaron esta curiosa foto. Luego uno de ellos dio unos golpes con una vara al ya difunto pdjaro, y, en ese momento cayeron de él tres diminutos polluclos, también caleinados, que se escondian bajo sus alas, Parece ser que Ia amorosa madre, en su affin de protegerlos, habia Ievado a sus erfas a la base del érbol, sabiendo por instinto, que el humo mortal ascenderia desde el suelo, Tal vez la madre podria haber volado para salvarse, pero no abandoné a las crias, permaneciendo firme frente al fuego, como si debajo de sus alas pudiese salvarles la vida. Precioso, verdad? De esta experiencia quisiera poder offeceros una pequefia reflexidn, para todos, pero especialmente para mis queridos alumnos de 2° de Bachiller, que dentro de poco “volardn” del Ceniro. ¥ conste que los aprecio, que se les toma carifio; pero estoy deseando de que todos “vuelen”, como resultado de su esfuerzo y de su normal proyeccién vital; los echaré de menos; a algunos sobretodo, En Ia aventura apasionante de Ja vida suelen aparecer numerosos incendios. Unos buenos, buenisimos; otros normales; otros catastr6ficos, mortales.