Você está na página 1de 2

Alocucin a los estudiantes del Instituto Tecnolgico de California

Albert Einstein

Mis queridos y jvenes amigos: Me alegro de veros aqu formando un grupo floreciente de jvenes que ha elegido como profesin la tcnica. Podra cantar un himno de alabanzas repitiendo el estribillo del magnfico progreso que ya hemos alcanzado en la tcnica y del enorme progreso ulterior que ocasionaris vosotros. En efecto, vivimos en la poca y, adems, en la tierra nativa de la tcnica. Pero hablar de esta manera sera tergiversar mi pensamiento. Ms aun, recuerdo, al respecto, el caso del joven que se haba casado con una mujer no muy atrayente y que al preguntrsele si era o no feliz, respondi: Si quisiera decir la verdad, tendra que mentir. As me ocurre a m. Considerad, en efecto, si la experiencia de un indio absolutamente salvaje es menos rica y feliz que la del hombre civilizado comn. Me es difcil creerlo. Es profundamente significativo que los nios de todos los pases civilizados gusten tanto de jugar a los indios. Por qu esta magnfica tcnica, que economiza trabajo y hace la vida ms fcil, nos procura tan poca felicidad? La respuesta es sencillamente la siguiente: porque todava no hemos aprendido a usarla sensatamente. En la guerra, sirve para que nos envenenemos y mutilemos mutuamente. En la paz, ha hecho que nuestras vidas sean presurosas e inseguras. En vez de librarnos de un trabajo que nos deja espiritualmente exhaustos, ha transformado a los hombres en esclavos de la mquina, que en su mayora terminan descontentos su montono y largo trabajo cotidiano, y tiemblan por sus pobres raciones. Pensaris vosotros que este viejo os est cantando una cancin desagradable. Lo hago, sin embargo, con la buena intencin de sacar una consecuencia. No es suficiente que dominis la tcnica para que vuestro trabajo pueda aumentar las bendiciones del hombre. Para que las creaciones de vuestra mente sean una bendicin y no una maldicin para la humanidad, la preocupacin por el hombre mismo y su destino debe constituir el inters principal de todas las tareas tcnicas, la preocupacin por los grandes problemas no resueltos de la organizacin del trabajo y de la distribucin de la riqueza. Nunca olvidis esto en medio de vuestros diagramas y ecuaciones.

El blog de Spartakku

Ttulo: Alocucin a los estudiantes del Instituto Tecnolgico de California Autor: Albert Einstein Disponible en: Babel, Revista de arte y crtica, N22. Julio-Agosto 1944