Você está na página 1de 31

UNIVERSIDAD SANTA PAULA

ISEPA

12
12

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA SALUD

MAESTRÍA EN CUIDADOS PALIATIVOS

TEOLOGÍA TEMA: CRISTIANISMO Realizado por: Vanessa Uclés Villalobos Karina Brenes Muñoz Alejandra Salazar Jiménez
TEOLOGÍA
TEMA:
CRISTIANISMO
Realizado por:
Vanessa Uclés Villalobos
Karina Brenes Muñoz
Alejandra Salazar Jiménez

Facilitadora:

Teóloga: Dironah Castillo Jiménez

I bloque 2011

Sábado 29 de octubre del 2011.

Introducción

12
12

El

trabajo expuesto a continuación muestra algunos de los puntos más

importantes realizados durante el proceso de investigación.

En él se encontrarán características significativas acerca del Cristianismo, creencias y como abordan la religión las personas con enfermedades terminales y su familia además de la importancia de los cuidados paliativos y las características más destacadas de los mismos en este aspecto. Además, se incluyen las definiciones de varios términos importantes para el análisis del tema.

Consideramos que a través de la investigación realizada se amplían los conocimientos sobre lo significativa que es la religión (en este caso el Cristianismo) en las personas enfermas y cómo los cambios al final de la vida proveen los escenarios más destacados en la búsqueda de la espiritualidad y el contacto con Dios.

Introducción 12 El trabajo expuesto a continuación muestra algunos de los puntos más importantes realizados durante

Esta revisión pretende abarcar los aspectos más relevantes del Cristianismo tomando en cuenta sus representaciones más importantes, debido a que somos un país donde las influencias de todos los tipos de cristiandad donde muchas veces son determinantes incluso al impactar nuestra legislación y forma de vivir.

Mientras muchos sistemas religiosos requieren que una persona haga o no ciertas cosas, el Cristianismo se trata de tener una relación con Dios. El Cristianismo se trata de creer que Cristo murió en la cruz como pago por pecado, y que también resucitó. La deuda del pecado ha sido pagada y puede tener compañerismo con Dios. Se puede tener victoria sobre la naturaleza pecaminosa y caminar en compañerismo y obediencia con Dios. Ese es el verdadero Cristianismo bíblico.

12
12

CAPITULO I

12 CAPITULO I

1.1.

Tema

Cristianismo

  • 1.2 Objetivo General

12
12

Recopilar de manera bibliográfica las características más importantes del Cristianismo, espiritualidad y su relación con los Cuidados Paliativos.

  • 1.3 Objetivos Específicos

    • a) Definir el cristianismo y la importancia que adquieren los aspectos espirituales en el Cuidado Paliativo.

1.1. Tema Cristianismo 1.2 Objetivo General 12 Recopilar de manera bibliográfica las características más importantes del
  • b) Identificar las creencias de las personas en el área espiritual y cómo profundizar algunos aspectos que puedan ayudarla.

  • c) Mostrar a la persona como ser tripartito: cuerpo, alma y espíritu formando una personalidad integrada que funciona como unidad.

1.4 Justificación

12
12

En los años sesentas se plantearon las bases de la atención paliativa y se indicó a la comunidad hospitalaria la necesidad de integrar el área espiritual dentro de sus acciones en los pacientes con enfermedad terminal y sus familiares, porque la falta de ella tiene como repercusión dentro del sistema de salud y familiar un sufrimiento adicional de: apatía, dolor, ansiedad, angustia, soledad y sobre todo miedo a la muerte (8).

Se dice que no se puede ejercer la asistencia paliativa sin espiritualidad porque va a ser precisamente ella la que sostenga al equipo de salud y por ende al paciente y sus familiares, para que no potencialicen los sentimientos de vacío interior y desesperación en situaciones límite muy dolorosas como es el proceso del acompañamiento de un enfermo mortal (8).

1.4 Justificación 12 En los años sesentas se plantearon las bases de la atención paliativa y

La necesidad de atención espiritual no sólo surge en las personas religiosas. "Es inherente a todo ser humano”. Se trata de acompañar a los pacientes para que pasen de la negación de su final (algunos se resisten a aceptarlo) a la aceptación. Nuestra intervención compasiva debe realizarse para lograr que la negación dure lo menos tiempo posible porque es el momento en el que más se sufre. Cuando la muerte se acepta, se puede llegar a ella con tranquilidad, incluso con gozo, algo que nos enseña a los que trabajamos en cuidados paliativos y algo, también, que tranquiliza a sus familiares" (6).

CAPITULO II

12
12
CAPITULO II 12

MARCO TEÓRICO

  • 2. ¿Qué es el Cristianismo y en qué creen los Cristianos?

12
12

El Cristianismo además de ser una de las religiones más sobresalientes es quien cuenta con más adeptos. Es una religión monoteísta de origen semita que se basa en el reconocimiento de Jesús de Nazaret como su fundador y figura central. Sus seguidores creen que Jesús es el hijo de Dios, así como el Mesías (o Cristo) profetizado en el Antiguo Testamento, muriendo en redención de los pecados del género humano, y resucitando después su muerte.

1ª Corintios 15:1-4 dice:

“Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el
“Además os declaro, hermanos,
el evangelio que os
he predicado,
el cual también recibisteis,
en el cual también
perseveráis;
por el cual asimismo,
si retenéis la palabra que os
he predicado,
sois salvos, si no creísteis
en vano.
Porque primeramente os
he enseñado
lo que asimismo recibí:
Que Cristo murió por
nuestros pecados,
conforme a las Escrituras;
y que fue sepultado,
y que resucitó al tercer día,
conforme a las Escrituras.”

En pocas palabras, esa es la creencia del Cristianismo. El Cristianismo

es único entre todas las otras expresiones de fe, porque el Cristianismo trata más acerca de una relación, que de una práctica religiosa. En lugar de adherirse a una lista de lo que “debe y lo que no debe hacerse”, la meta de un Cristiano es cultivar un caminar cercano con Dios el Padre. Esa relación se ha hecho posible por la obra de Jesucristo, y el ministerio en la vida del Cristiano por el

Espíritu

Santo.

Los Cristianos creen que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada, infalible, y que su enseñanza es la autoridad final (2ª Timoteo 3:16, 2ª Pedro 1:20-21). Los cristianos creen en un Dios que existe en tres personas, el Padre, el Hijo (Jesucristo), y el Espíritu Santo.

12
12

Los Cristianos creen que la humanidad fue creada específicamente para tener una relación con Dios, pero que el pecado separa de Dios a todo hombre (Romanos 5:12, Romanos 3:23). El Cristianismo enseña que Jesucristo caminó por esta tierra, completamente Dios y hombre (Filipenses 2:6-11), y murió sobre la cruz. Además, creen que después de Su muerte en la cruz, Cristo fue enterrado, resucitó, y ahora vive a la diestra del Padre, intercediendo por los creyentes para siempre (Hebreos 7:25). El Cristianismo proclama que la muerte de Jesús en la cruz fue suficiente para pagar completamente la deuda del pecado que tenían todos los hombres, y esto es lo que restaura la relación rota entre Dios y el hombre (Hebreos 9:11-14, Hebreos 10:10, Romanos 6:23, Romanos 5:8).

Los Cristianos creen que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada, infalible, y que su

A fin de ser salvo, uno simplemente debe poner enteramente su fe en la obra completa de Cristo en la cruz. Si alguien cree que Cristo murió en su lugar, pagó el precio de sus pecados, y resucitó, entonces la persona es salva. No hay nada que alguien pueda hacer para ganar la salvación. Nadie puede ser “lo suficientemente bueno” para agradar a Dios por sí mismo, porque todos somos pecadores (Isaías 64:6-7, Isaías 53:6). En segundo lugar, no hay nada más que se deba hacer, porque ¡Cristo ha hecho toda la obra! Cuando estuvo en la cruz, Jesús dijo “Consumado es” (Juan 19:30).

Como no hay nada que uno pueda hacer para ganar la salvación, una vez que ha puesto su confianza en la obra de Cristo en la cruz, tampoco hay nada que pueda hacer para perder su salvación. ¡La obra fue hecha y completada por Cristo! ¡Nada acerca de la salvación depende del que la recibe! Juan 10:27-29 declara “Mis

ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni ningún (hombre) las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio (a ellas), es mayor que todos, y ningún (hombre) las puede arrebatar de la mano de mi Padre.”

12
12

Para algunas personas es muy fácil pensar: “¡Esto es grandioso – una vez que soy salvo, simplemente puedo hacer lo que me agrada, y no pierdo mi salvación!” Pero la salvación no se trata de ser libre a fin de hacer lo que a uno le agrada. La Salvación es liberarse de tener que servir a la vieja naturaleza pecaminosa, y ser liberado para ejercer una correcta relación con Dios. Mientras los creyentes vivan en esta tierra en sus cuerpos pecaminosos, habrá una lucha constante de sucumbir al pecado. Vivir en pecado dificulta la relación que Dios busca tener con la humanidad, y mientras uno viva en pecado como un creyente, no va a disfrutar de la relación que Dios intenta tener con el. Sin embargo, los Cristianos pueden tener victoria sobre la lucha con el pecado al estudiar y aplicar la Palabra de Dios (la Biblia) en sus vidas, y ser controlados por el Espíritu Santo – que es, someterse a la influencia del Espíritu, con éste a la cabeza en cualquier circunstancia, y obedecer la Palabra de Dios a través del Espíritu (10).

ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida
  • 2. 1 Prácticas sacramentales

En líneas generales, Jesucristo es para los cristianos el Hijo de Dios, por lo que sus prácticas se orientan hacia su relación con Dios, de la cual se desprenden sus actividades típicas.

Dentro

de

las

prácticas

ortodoxas

y

católicas

especialmente siete sacramentos:

por

ejemplo,

destacan

  • 1. Bautismo

  • 2. Confirmación

  • 4. Penitencia

  • 5. Orden sacerdotal

  • 6. Matrimonio

  • 7. Unción de los enfermos.

12
12

Todas las versiones y variaciones conocidas del cristianismo practican la oración. Las oraciones cristianas puede ser formulistas, improvisadas o (según los carismáticos) inspiradas por el Espíritu Santo. Las oraciones normalmente se agrupan en categorías de acción de gracia, adoración, petición, intercesión y comunión. Las oraciones cristianas pueden ser dirigidas a Dios Padre, a Cristo o a un santo (en el caso de los católicos y ortodoxos). Los católicos han desarrollado una práctica devocional de orar el rosario. Entre las oraciones formulistas el Padre Nuestro y los Salmos, y en círculos católicos el Ave María son muy comunes.

4. Penitencia 5. Orden sacerdotal 6. Matrimonio 7. Unción de los enfermos. 12 Todas las versionessexo fuera del contrato matrimonial (fornicación ) es inmoral y un pecado . Para ∑ los testigos la tolerancia actual de muchas iglesias cristianas al sexo extramatrimonial, sea cual sea la naturaleza de la relación entre las personas que lo practican, es una desviación de la moralidad cristiana no aprobada por Dios. La masturbación es un hábito inmundo e inmoral.(Mateo 5:28) ∑ La práctica de la homosexualidad es un pecado (Levítico 20:13 y 1ª Corintios 6:9,10). " id="pdf-obj-9-15" src="pdf-obj-9-15.jpg">

2.2 Creencias compartidas de los Testigos de Jehová con los demás Cristianos y algunos Judíos (11)

Comparten numerosas creencias o discursos con distintas ramas Judías y cristianas y el papel de Jesús es secundario como realmente lo describen las Santas escrituras y no como un Dios como creen algunos cristianos. No creen en la trinidad, concepto que no se encuentra en ninguna parte en la Biblia y por consiguiente se considera una idea o concepto pagano: 1

Rechazo completo del naturalismo filosófico y de la teoría de la evolución (Génesis

1:1).

los testigos la tolerancia actual de muchas iglesias cristianas al sexo extramatrimonial, sea cual sea la naturaleza de la relación entre las personas que lo practican, es una desviación de la moralidad cristiana no aprobada por Dios. La masturbación es un hábito inmundo e inmoral.(Mateo 5:28)

La práctica de la homosexualidad es un pecado (Levítico 20:13 y 1ª Corintios

6:9,10).

El aborto inducido es equiparable al asesinato (Salmo 36:9). El próximo Fin del mundo (o fin del "sistema de cosas" actual), que no será la destrucción de la Tierra como planeta en sí, sino del sistema político, religioso, económico y moral que la rige (2ª Timoteo 3:1-5 y Mateo capítulo 24). Adoración del Dios de Abraham, Isaac y Jacob (Salmos 83:18 y Mateo 22:37-

12
12

39).

Rechazo a la adoración de imágenes (Éxodo 20:4,5; 2 Corintios 6:16; 1 Corintios

10:14).

Creen todo lo que la Biblia habla de María, pero no la veneran ni adoran. La adoración a cualquier ser que no sea Jehová es considerada idolatría (Éxodo

20:5).

María es considerada madre de Jesús, no "madre de Dios". María tuvo otros hijos además de Jesús (Mateo 13:55; [Lucas] 8:19-21). Las oraciones deben dirigirse sólo a Jehová por medio de Cristo (Juan 14:6,13,14; 1ª Timoteo 2:5) Rechazo a la idea de la predestinación. Todos los seres humanos tienen libre albedrío, dado por Dios, por tanto, la capacidad de escoger el proceder que mejor le parezca a cada individuo. La Biblia es exacta desde el punto de vista histórico. La Biblia cuenta la historia del pueblo de Israel como beneficiario del pacto con Dios y receptor de su Ley, y profetiza la venida del Mesías. La Biblia como "Palabra de Dios", es superior y más fiable que la tradición, por antigua que esta sea. Jesús es el Mesías o Cristo. Jesús murió para expiar todos los pecados de la Humanidad. Jesús no resucitó con un cuerpo físico sino en espíritu y así ascendió a los cielos. Como escribió Pablo de Tarso, la humanidad fue liberada de la Ley hebrea mosaica por medio de la muerte de Cristo, pero sujeta al nuevo mandato superlativo de servir a Dios y al prójimo por amor, por lo que los cristianos no están obligados a guardar el día sabático, entre otras leyes dadas al pueblo de Israel. En el Milenio, (período posterior a la destrucción del sistema de cosas actual), habrá una resurrección tanto de justos como de injustos (Hechos 24:15).

∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑ ∑aborto inducido es equiparable al asesinato (Salmo 36:9). El próximo Fin del mundo (o fin del "sistema de cosas" actual), que no será la destrucción de la Tierra como planeta en sí, sino del sistema político, religioso, económico y moral que la rige (2ª Timoteo 3:1-5 y Mateo capítulo 24). Adoración del Dios de Abraham , Isaac y Jacob (Salmos 83:18 y Mateo 22:37- 12 39). Rechazo a la adoración de imágenes (Éxodo 20:4,5; 2 Corintios 6:16; 1 Corintios 10:14). Creen todo lo que la Biblia habla de María , pero no la veneran ni adoran. La adoración a cualquier ser que no sea Jehová es considerada idolatría (Éxodo 20:5). María es considerada madre de Jesús , no "madre de Dios". María tuvo otros hijos además de Jesús (Mateo 13:55; [Lucas] 8:19-21). Las oraciones deben dirigirse sólo a Jehová por medio de Cristo (Juan 14:6,13,14; 1ª Timoteo 2:5) Rechazo a la idea de la predestinación. Todos los seres humanos tienen libre albedrío , dado por Dios, por tanto, la capacidad de escoger el proceder que mejor le parezca a cada individuo. La Biblia es exacta desde el punto de vista histórico. La Biblia cuenta la historia del pueblo de Israel como beneficiario del pacto con Dios y receptor de su Ley, y profetiza la venida del Mesías . La Biblia como "Palabra de Dios", es superior y más fiable que la tradición , por antigua que esta sea. Jesús es el Mesías o Cristo . Jesús murió para expiar todos los pecados de la Humanidad. Jesús no resucitó con un cuerpo físico sino en espíritu y así ascendió a los cielos. Como escribió Pablo de Tarso , la humanidad fue liberada de la Ley hebrea mosaica por medio de la muerte de Cristo, pero sujeta al nuevo mandato superlativo de servir a Dios y al prójimo por amor, por lo que los cristianos no están obligados a guardar el día sabático, entre otras leyes dadas al pueblo de Israel. En el Milenio , ( período posterior a la destrucción del sistema de cosas actual), habrá una resurrección tanto de justos como de injustos (Hechos 24:15). " id="pdf-obj-10-114" src="pdf-obj-10-114.jpg">

Creencia de que el Reino de Dios es la única solución a los problemas de la Humanidad, tales como la escasez de alimentos, los desastres naturales, la vejez, la enfermedad, el sufrimiento, la muerte y la falta de paz (Apocalipsis

12
12

21:3,4).

Del cristianismo podemos resumir algunos datos importantes: Fundador: Jesucristo Deidad: Yahvé o Jehová Tipo: Monoteísmo, Abrahámica
Del cristianismo podemos resumir algunos datos importantes:
Fundador:
Jesucristo
Deidad:
Yahvé o Jehová
Tipo:
Monoteísmo, Abrahámica
Nombre y número de
seguidores:
Cristianos, unos 2000 millones
Texto sagrado:
La Biblia
Nace en:
Judea
Tierra Santa:
Tierra Santa
Primer país que adoptó como
religión oficial al cristianismo:
Armenia
País con mayor cristianos en el
mundo:
Estados Unidos
Ramas:
Cristianismo
Armenio,
Cristianismo
Copto,
Ortodoxismo,
Catolicismo,
Protestantismo,
Restauracionismo, Anglicanismo
Símbolo:
La cruz
Comunidades
Congregaciones
Edificios religiosos:
Templos, Abadías, Monasterios, Basílicas, Catedrales,
Conventos, Capillas, Iglesias, Templos (SUD)
Primera catedral cristiana:
Armenia
Catedral más grande del mundo:
Costa de Marfil
Clero:
Patriarcas, Sacerdotes, Archimandritas, Pastores, etc.
Religiones relacionadas:
Judaísmo e Islam
28
28

CAPITULO III

28 CAPITULO III

3. Importancia que adquieren los aspectos espirituales en el cuidado paliativo

En la última etapa de la vida, la persona afronta diversas necesidades espirituales fundamentales que, si son elaboradas de forma efectiva, le ayudarán a encontrar significado a su vida y a mantener la esperanza y aceptación delante de la muerte. Para la OMS, "lo espiritual se refiere a aquellos aspectos de la vida humana que tienen que ver con experiencias que trascienden los fenómenos sensoriales"(7).

28
28

La Espiritualidad, abarca todas las percepciones internas, sensoriales, de conciencia o de uno mismo con en el universo. Es un ejercicio personal de introspección que se percibe, se siente y se transmite con nuestro pensamiento, lenguaje, acciones, actitud, propósitos, determinación, entre otros y cuando estamos al final de la vida de perdón, reconciliación, afirmación de valores, humildad y abandono. La mayoría de las veces no somos conscientes de estas manifestaciones. Emergen de forma inconstante o permanente como consecuencia de una situación grave. La espiritualidad es una experiencia personal e íntima que se puede expresar o no dentro de una religión (8).

3. Importancia que adquieren los aspectos espirituales en el cuidado paliativo En la última etapa de

La dimensión espiritual es una acción noble y trascendente de la persona que se experimenta desde lo más profundo de su ser para encontrarle un sentido a la vida y la trascendencia al momento de morir. ¿Para que darle este apoyo espiritual al desahuciado dentro de los Cuidados Paliativos? Para ayudarlo a abrir la puerta secreta e íntima de un mundo desconocido en donde encuentre el significado último de las cosas y entre al espacio sagrado de la fe (8).

Las tres dimensiones principales que conforman al ser humano: cuerpo, mente y espíritu, van unidas intrínsecamente e influyen cada una en las otras, formando un todo dentro y fuera de él. Al funcionar positivamente en conjunto se logra el equilibrio. Cuando una de ellas no funciona adecuadamente afecta a las demás, pero cuando la dimensión espiritual influye negativamente las otras se resienten y desgastan paulatinamente. Pero esta dimensión, como forma parte de una estructura sistémica del ser humano, interactúa con las otras dimensiones formando un todo, de modo que cuando esta dimensión funciona positivamente, también influye positivamente sobre las otras tres. Y todo lo contrario, cuando esta dimensión influye negativamente, las otras dimensiones se resienten. Sólo la dimensión espiritual le dará respuesta a las preguntas emocionales que surgen ante

un diagnóstico terminal ¿Por qué a mí?, ¿Qué he hecho?, ¿Qué estoy pagando?, ¿Cómo le voy hacer?, a través del alimento de la fe para seguir luchando contra la enfermedad y sus miedos y poder crecer como ser humano.

28
28

La asistencia paliativa puede fortalecer la dimensión espiritual a través de atenderla, acompañarla, comprenderla, despertarla, orientarla, apoyarla, así se va logrando un cambio de actitud en donde se ve a la enfermedad como una aliada y se logra la colaboración del enfermo, que da como resultado la calidad de vida y la autonomía aún en los últimos momentos para tener una muerte digna; y a sus familiares en el acompañamiento del duelo, para ir sanando poco a poco la culpa y el sufrimiento que se hayan generado durante la enfermedad y después de la muerte.

La espiritualidad dentro de los Cuidados Paliativos se puede lograr, a través del respeto de cada religión, credo, cultura y etnia independientemente de las que profese el personal de salud; detectando las necesidades espirituales de cada persona; contactar con la persona adecuada en la dimensión espiritual; brindarle la atención holística, entender que cada persona tiene su tiempo y su espacio de las prácticas espirituales y ser humano y sensible ante el dolor por la enfermedad y la muerte (8).

un diagnóstico terminal ¿Por qué a mí?, ¿Qué he hecho?, ¿Qué estoy pagando?, ¿Cómo le voy

Es prudente Humanizarse y practicar la espiritualidad para que los pacientes reciban un trato digno y sensible en los momentos más delicados y difíciles de sus vidas (8). El Padre Benedicto XVI, en la última jornada mundial del enfermo envía el siguiente mensaje “Si cada hombre es hermano nuestro, con mayor razón el débil, el que sufre y el necesitado de cuidados deben estar en el centro de nuestra atención, para que ninguno de ellos se sienta olvidado o marginado”. El Papa también menciona: “La grandeza de la humanidad está determinada esencialmente por su relación con el sufrimiento y con el que sufre. Esto es válido tanto para el individuo como para la sociedad. Una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a que el sufrimiento sea compartido y sobrellevado también interiormente, es una sociedad cruel e inhumana” (5).

Si aceptamos la espiritualidad como la aspiración profunda e íntima del ser humano a una visión de la vida y la realidad que integre, conecte, trascienda y dé sentido a la existencia, podemos aceptar que esta búsqueda personal de sentido,

conexión y trascendencia aflore especialmente en forma de necesidad, insatisfacción e incluso sufrimiento en el entorno del final de la vida. La aproximación del profesional a esta dimensión, supone acercarse a un lugar de experimentación en el que el sentido de la vida y el vacío existencial están muy próximos, y ese espacio abierto no solo puede generar miedo en el paciente, sino también en el profesional (4).

28
28

El contacto con la profunda experiencia espiritual del otro que afronta la muerte puede evidenciar no solo nuestras carencias técnicas y metodológicas para su manejo, sino también nuestro propio vacío espiritual y, en definitiva, nuestra desnudez y contingencia como ser humano. Además los profesionales, tan habituados a resolver problemas, nos sentimos vulnerables cuando corresponde acompañar procesos y, más aún, cuando el itinerario nos viene marcado (4).

En muchas de las personas lo espiritual permanece silente durante la mayor

que lo obvia,
que lo obvia,

parte de su vida; vivimos en una sociedad

lo margina o manipula,

quedando frecuentemente relegado. No obstante, la proximidad de la muerte se convierte en una amenaza, pero también en una oportunidad de apertura a esa dimensión. El profesional de cuidados paliativos se debate entre dos polos: de una parte los conocimientos y el paradigma científico que enmarca nuestra formación profesional, insuficientes para la tarea de acompañar este viaje y de otra el reto de no huir de las amenazas y las oportunidades que abren esta nueva perspectiva (4).

En la práctica clínica se dispone de recursos para el control de los síntomas físicos, de protocolos de abordaje de los aspectos emocionales, se puede promover el apoyo sociofamiliar pertinente y sin embargo, el paciente puede seguir sufriendo. Aparecen necesidades que surgen del espacio más interior de cada uno, expresadas en preguntas radicales sobre el sentido de la vida y de la muerte, nuestro origen y nuestro destino. Mirar para otro lado nos convierte en cómplices, de algún modo, de ese sufrimiento (4).

Son precisas las actitudes como la empatía compasiva y la humildad que nos otorga la ignorancia sobre el espacio interior del otro, y la intención de acercamiento libres del miedo que bloquea la capacidad de entendimiento. La mirada atenta a esa realidad puede convertir al paciente en un auténtico maestro. Lógicamente, solo

podremos ver en la medida en que estemos abiertos a percibir esa realidad, que no es evidente (4).

28
28

3.1 Aspectos

que pueden

ayudar a fortalecer el área espiritual

según el

cristianismo

La Vida…

Quien atenta contra la vida del hombre, de alguna manera atenta contra Dios mismo. La vida tiene un valor sagrado e intangible. La vida es siempre un bien. Es manifestación de Dios en el mundo, signo de su presencia, resplandor de su gloria. “El hombre que vive es la gloria de Dios”, en el hombre se refleja la realidad misma de Dios (3).

Puede decirse que en la actualidad enfrentamos una “cultura de muerte”, promovida por corrientes culturales, políticas, económicas; basadas en la eficiencia

podremos ver en la medida en que estemos abiertos a percibir esa realidad, que no es

(3).

Se debe profesar la “palabra de vida”, es decir la fe en Jesucristo. En el Evangelio de la vida, Jesús se presenta: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás”, “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”. Cristo vino, para comunicarnos que Dios está con nosotros, para librarnos de las tinieblas del pecado y la muerte y para hacernos resucitar a una vida eterna (3).

La vida que Dios ofrece al hombre es un don con el que Dios comparte algo de sí mismo con la criatura. “Dios al crear al hombre lo revistió de una fuerza como la suya, y los hizo a su imagen”, “de saber e inteligencia lo llenó, le enseñó el bien y el mal”. La vida que Dios le dio al hombre es mucho más que un existir en el tiempo, es tensión hacia una plenitud de vida (3).

Sólo

el

hombre entre todas las criaturas visibles tiene

conocer y amar a su Creador” (3).

“capacidad para

“El Señor Dios formó al hombre con polvo del suelo, sopló en sus narices un aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente” (3).

Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla”, son responsabilidades del hombre ante la vida. Defender y promover, respetar y amar la vida es una tarea que Dios confía a cada hombre. Respeto no sólo al presente sino también a las generaciones futuras. También Dios dijo: no es bueno que el hombre esté solo, los cónyuges forman una sola carne y de los dos nace un nuevo hombre. Cuando se convierten en padres son colaboradores de Dios en la concepción y generación de un nuevo ser humano (3).

28
28

“Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes de que nacieses, te tenía consagrado” (3).

La vejez está marcada por el prestigio y rodeada de veneración. El justo no pide ser privado de la ancianidad y de su peso, al contrario reza así: “Pues tú eres mi esperanza, Señor, mi confianza desde mi juventud… Y ahora que llega la vejez y las canas, oh Dios, no me abandones!, para que anuncie yo tu abrazo a todas las edades venideras” (3).

“ Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla” , son responsabilidades del hombre

La dignidad de la persona humana

El hombre fue creado “a imagen de Dios”, sin embargo, el hombre por naturaleza está inclinado al mal y sumergido en una infinidad de males, que no pueden proceder de su Creador, que es bueno. De ahí que esté dividido dentro de sí mismo, con una lucha entre el mal y el bien, y se encuentra incapacitado para resistir eficazmente por sí mismo los ataques del mal. Pero Dios vino para liberarlo, fortalecerlo, renovarlo interiormente y arrojar fuera al mal (1).

El hombre es unitario en dualidad, cuerpo y alma. De ahí, que no se le permite despreciar su propia vida corporal, sino más bien debe considerar su cuerpo bueno y digno de honor, ya que ha sido creado por Dios. Pero herido por el pecado, experimenta rebeliones de su propio cuerpo. También la inteligencia del hombre se perfecciona y se debe perfeccionar a través de la sabiduría, que atrae la mente humana hacia la búsqueda y el amor de la verdad y el bien. Es guiado por ella, que el hombre trasciende, se humaniza y sirve a los demás (1).

El hombre lleva

en

su

corazón la ley escrita por Dios,

a

la

que su

propia

dignidad le obliga a obedecer y según la cual será juzgado, es decir, la conciencia, la cual se pone al borde de la ceguera por la costumbre del pecado, pero el hombre no

puede entregarse al bien si

no

dispone

de

su

libertad. De modo que

espontáneamente sepa buscar a su Creador y llegar libremente a la plena y feliz perfección, por la adhesión a Él; por consiguiente, la dignidad del hombre requiere que obre según una libre y consciente elección, movido e inducido personalmente, desde dentro. Libre elección del bien (1).

28
28

El misterio de la muerte

El Hijo de Dios sufrió, murió, pero resucitó, y precisamente por esto esas llagas se convierten en el signo de nuestra redención, del perdón y de la reconciliación con el Padre; sin embargo, también se convierten en un banco de prueba para la fe de los discípulos y para nuestra fe: cada vez que el Señor habla de su pasión y muerte, ellos no comprenden, rechazan, se oponen. Para ellos, como para nosotros, el sufrimiento está siempre lleno de misterio, es difícil de aceptar y de soportar (5).

puede entregarse al bien si no dispone de su libertad. De modo que espontáneamente sepa buscar

Lo que tortura al hombre no es solamente el dolor y la progresiva disolución de su cuerpo, sino también, y mucho más, el temor de un definitivo aniquilamiento. La Iglesia Católica enseñada por la divina Revelación, afirma que el hombre ha sido creado para un destino feliz, que sobrepasa las fronteras de la miseria de la vida terrestre de la que se hubiera librado si no hubiera cometido el pecado, pero que terminará siendo vencida cuando al hombre le restituya su omnipotente y misericordioso Salvador la salvación que había perdido por su culpa. Después de ser arrebatados por la muerte, se alcanza en Dios la vida verdadera (1).

3.2 La persona como ser tripartito: Cuerpo, Alma y Espíritu Santo El Credo cristiano, profesión de fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y en su acción creadora, salvadora y santificadora, culmina en la proclamación de la resurrección de los muertos al fin de los tiempos, y en la vida eterna. Se cree firmemente, que del mismo modo que Cristo ha resucitado de entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los justos después de su muerte vivirán para siempre. Serán resucitados en su último día, por obra de la Santísima Trinidad (2).

En el catolicismo la “resurrección de la carne”, significa que después de la muerte no habrá solamente vida del alma inmortal, sino que también los “cuerpos mortales” volverán a tener vida. Creer en la resurrección de los muertos ha sido

desde sus comienzos un elemento esencial de la fe cristiana: “somos cristianos por creer en ella”. La fe de la resurrección descansa en la fe en Dios que “no es un Dios de muertos sino de vivos”. Y Jesús liga la fe en la resurrección a la fe en su propia persona: “Yo soy la resurrección y la vida”. Es Jesús quien resucitará en el último día a quienes hayan creído en Él, y hayan comido su cuerpo y bebido su sangre. Se acepta que, después de la muerte, la vida de la persona humana continúa de forma espiritual. El cuerpo será “trasfigurado en cuerpo de gloria”, en “cuerpo espiritual” (2).

28
28

Muerte y resurrección

Resucitar significa: en la muerte, separación del alma y el cuerpo, el cuerpo del hombre cae en la corrupción, mientras que su alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse con su cuerpo glorificado. Resucitarán aquellas que hayan hecho el bien para la vida, y los que hayan hecho mal para la condenación (2).

desde sus comienzos un elemento esencial de la fe cristiana: “somos cristianos por creer en ella”.

Morir es “dejar este cuerpo para ir a morar cerca del Señor”. Además de ser natural, sabemos también que es el “salario del pecado”. Aunque el hombre poseyera una naturaleza mortal, Dios lo destinaba a no morir, es decir, fue contraria a los designios de Dios Creador y entró al mundo como consecuencia del pecado. Es una participación en la muerte del Señor para poder participar también en su Resurrección. Es el recuerdo de nuestra mortalidad, para hacernos pensar que no contamos más que con un tiempo limitado para llevar a término nuestra vida (2).

La muerte fue transformada por Cristo. La obediencia de Jesús, transformó la maldición de la muerte en bendición. Gracias a Cristo, la muerte cristiana tiene un sentido positivo. En la muerte, Dios llama al hombre hacia sí, y el cristiano puede experimentar, transformar su muerte como un acto de obediencia y de amor hacia el Padre, a ejemplo de Cristo (2).

La vida se transforma, no se termina. Sin embargo, “está establecido que los hombres mueran una sola vez”. No hay reencarnación después de la muerte (2).

La iglesia Católica por ejemplo, ánima a que sus fieles se preparen para la muerte: a pedir a la Madre de Dios que interceda por nosotros, y a confiarnos a San

José, patrono de la buena muerte. “No fue Dios quien hizo la muerte ni se recrea en la destrucción de los vivientes; Él todo lo creó para que subsistiera… Porque Dios creó al hombre para la incorruptibilidad, le hizo a imagen de su misma naturaleza;

mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que le pertenecen”. Y también por el pecado de los primeros padres (3).

28
28

Los Testigos de jehová en cambio interpretan en la biblia que cuando una persona muere, deja de existir. “Ni una sola parte de nosotros sigue viviendo cuando muere el cuerpo”. En efecto, no poseemos un alma o espíritu inmortal. Lo cierto es que somos mortales y no seguimos viviendo después de la muerte del cuerpo. Nuestra vida es como la llama de una vela. Cuando se apaga, no va a ningún sitio, sino que sencillamente deja de existir (9).

Adán y Eva habrían podido estar vivos hoy, pero murieron porque decidieron desobedecer a Dios y, por lo tanto, pecaron. La razón por la que todos nosotros morimos es que somos descendientes de Adán, quien nos pasó el pecado como una enfermedad hereditaria de la que nadie se libra, su resultado, la muerte (un enemigo), ninguno de nosotros puede escapar de ella ni vencerla. Pero jehová que es mucho más poderoso que la muerte. Él nuestro amoroso rescatador, ya demostrado que puede derrotarla, y además promete acabar con ella de una vez por todas.

mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan los que

Jesús prometió que llegará el día en que “todos los que están en las tumbas conmemorativas” resucitarán (Juan 5:28). Puesto que Jehová es el creador de la vida en todas sus formas, Él anhela devolver a la vida a los muertos. Dios tiene el propósito de convertir toda la tierra en un paraíso. Por lo tanto, los muertos no volverán a la vida en un mundo lleno de guerras, delitos y enfermedades. Más bien tendrán la oportunidad de ser felices y vivir en paz en la tierra por toda la eternidad

(9).

La esperanza de

la resurrección que profesan los testigos de Jehová

menciona: en el transcurso de mil años, los muertos volverán a la vida y tendrán la

oportunidad de unirse a los seres humanos fieles que sirvan a Jehová en la tierra. Será un periodo maravilloso, al que la biblia llama el Día del Juicio. Y Dios no resucitará nunca a las personas que sabe que son malvadas y no quieren cambiar

(9).

CAPITULO IV

28
28
CAPITULO IV 28

4. CONCLUSIONES

28
28

La atención espiritual en las personas con una enfermedad terminal y su familia, es un pilar fundamental de los Cuidados Paliativos.

Esto evita un sufrimiento adicional al proceso. Y le permite además, encontrarle significado a su vida, reconocer su trascendencia y aceptar la muerte.

Es además inherente al ser humano, no solamente a las personas religiosas.

También, es importante para el equipo interdisciplinario de Cuidados Paliativos. Tanto para mantener su fortaleza, así como para lograr la empatía compasiva y la humildad necesarias para el tratamiento de las personas en fase terminal.

El cristianismo, pertenece a las cinco religiones más importantes del mundo. Se relaciona con el judaísmo y la religión musulmana.

4. CONCLUSIONES 28 La atención espiritual en las personas con una enfermedad terminal y su familia,

El catolicismo, que es parte del cristianismo, es del cual se pudo obtener información más fácilmente.

De la vida podemos concluir: el hombre fue creado para un destino feliz, para tener vida y vida en abundancia; es un bien con un valor sagrado e intangible; una manifestación de Dios en el mundo; una forma con la que Dios comparte con el hombre algo de sí mismo.

Quien atenta contra la vida del hombre atenta contra Dios.

Dentro de las responsabilidades del hombre están defender y promover, respetar y amar la vida.

La dignidad humana se refiere desde el punto de vista cristiano: el hombre es digno de Dios, ya que ha sido creado por Dios.

Su propia dignidad, junto con la consciencia, son las que le obligan a servir a Dios. La inteligencia también lo acerca a la sabiduría, y por lo tanto, lo acerca a Dios.

La muerte tiene varios significados: es nuestra redención, perdón y reconciliación con Dios; prueba de fe; medio para alcanzar la vida verdadera, la vida eterna, ir al encuentro con Dios; es consecuencia del pecado del hombre; es un acto de obediencia a Dios.

28
28

Sin embargo, el por qué del sufrimiento sigue siendo un misterio.

Para algunos cristianos, los Testigos de Jehová, cuando la persona muere deja de existir.

Las creencias cristianas recomiendan al creyente asumir su proceso hacia la muerte con confianza en Dios.

4.1

RECOMENDACIONES

Ser

respetuosos

de

las

creencias

espirituales

de

todo

ser

humano,

 La muerte tiene varios significados: es nuestra redención, perdón y reconciliación con Dios; prueba de

especialmente aquellos en su fase terminal. Fortalecer nuestras creencias como paliativistas, para poder fortalecer a otros. No tener miedo a manifestar las creencias espirituales que se tienen.

BIBLIOGRAFIA

28
28
  • 1. CONCILIO VATICANO II Documentos completos Cuatro Constituciones Nueve Decretos Tres Declaraciones Siete Mensajes a la Humanidad. Ediciones Paulinas. Cuarta Edición. 143 – 147, 1987.

  • 2. CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA. Librería Juan Pablo II. 232 -238

  • 3. CARTA ENCÍCLICA EVANGELIUM VITAE DEL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO II A LOS OBISPOS A LOS SACERDOTES Y DIÁCONOS A LOS RELIGIOSOS Y RELIGIOSAS A LOS FIELES LAICOS Y A TODAS LAS PERSONAS DE BUENA VOLUNTAD SOBRE EL VALOR Y EL CARÁCTER INVIOLABLE DE LA VIDA HUMANA. LIBRERÍA EDITRICE VATICANA CIUDAD DEL VATICANO. 13 – 92.

  • 4. Benito E., Barbero J. Espiritualidad en Cuidados Paliativos: la dimensión emergente. Unidad de cuidados paliativos, Hospital Joan March-GESMA, Mallorca, 2008. Web: http://www.secpal.com/medicina_paliativa/index.php? acc=verart&idart=432. Revisado 16-10-2011

BIBLIOGRAFIA 28 1. CONCILIO VATICANO II Documentos completos Cuatro Constituciones Nueve Decretos Tres Declaraciones Siete Mensajeshttp://www.secpal.com/medicina_paliativa/index.php? acc=verart&idart=432 . Revisado 16-10-2011 5. MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA XIX JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO. Vaticano, 2010. Web : http://www.vatican.va. Revisado el 17/10/11 6. ALIVIAR EL ESPIRITU DE LOS ENFERMOS. Web: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/11/27/medicina/1259349731.html. Revisado:18/10/11 7. http://www.paliativossinfronteras.com/es/menu,links/menu,webs-sobre- filosofiaetica--y-espiritualidad/ revisado: 18/10/11 8. Maribel Cruz. La espiritualidad dentro de los cuidados paliativos. Sede Villahermosa, Tabasco, 2010. Web: http://www.cedehc.org/home.php? action=alumnos&page=detalleArticulo&id=112&sec=AA. Revisado: 18/10/12 9. ¿Qué enseña realmente la biblia? Editorial La torre del Vigía, 2005. Pág 57-65 10. http://www.gotquestions.org/espanol/Cristianismo.html 11. http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Creencias_de_los_testigos_de_Jehov %C3%A1/ revisado: 25/10/11) 12. http://es.wikipedia.org/wiki/Denominaciones_cristianas. recuperado el 25 de octubre del 2011. " id="pdf-obj-24-20" src="pdf-obj-24-20.jpg">
  • 5. MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA XIX JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO. Vaticano, 2010. Web: http://www.vatican.va. Revisado el 17/10/11

  • 6. ALIVIAR EL ESPIRITU DE LOS ENFERMOS. Web:

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/11/27/medicina/1259349731.html.

Revisado:18/10/11

10.http://www.gotquestions.org/espanol/Cristianismo.html

12. http://es.wikipedia.org/wiki/Denominaciones_cristianas. recuperado el 25 de octubre del 2011.

ANEXOS

28
28
ANEXOS 28

ANEXO 1

28
28

La lista que se presenta a continuación es una lista que intenta dar una visión general de la diversidad que existe entre las denominaciones cristianas, a las cuales se refiere generalmente en forma colectiva como Cristianismo. (x)

  • 1 Catolicismo

    • 1.1 Iglesias católicas Uniatas

    • 1.2 Iglesias Católicas Disidentes

  • 2 Las así llamadas Iglesias Nestorianas

  • 3 Iglesias No Calcedonianas

  • ANEXO 1 28 La lista que se presenta a continuación es una lista que intenta dar
    • 3.1 Comunión Ortodoxa Oriental

    • 4 Cristianismo Ortodoxo

      • 4.1 Iglesias Ortodoxas Orientales

        • 4.1.1 Gran Comunión Ortodoxa Oriental

    4.2

    • 5 Protestantismo

    5.1

    5.2

    Luteranismo

    5.3

    Otras Iglesias Ortodoxas Orientales

    Movimientos de reforma anteriores a Lutero

    Iglesias Reformadas y Presbiterianas

    • 5.3.1 Iglesias Reformadas

    • 5.3.2 Iglesias Presbiterianas

      • 5.4 Unidos / Iglesias Unidas

      • 5.5 Anabautistas

      • 5.6 Iglesias de los Hermanos

      • 5.7 Bautistas

      • 5.8 Metodismo

      • 5.9 Pietistas e Iglesias de Santidad

        • 5.10 Pentecostales

    • 5.12 Iglesias Neocarismáticas

    • 5.13 Judaísmo Mesiánico

    • 5.14 Otras iglesias y movimientos

    • 6 Anglicanismo/Iglesia Episcopal

    • 7 Iglesias apostólicas

    • 8 Swedenborgianismo

      • 8.1 Episcopal

      • 8.2 Congregacionales

  • 9 Restauracionistas

    • 9.1 Movimiento de Restauración (Stone-Campbell)

    • 9.2 Milleristas y grupos semejantes

  • 28
    28
    9.3 Iglesia Mormona/Santos de los últimos días 10 Gnosticismo 11 No Trinitarios 12 Nuevas Corriente
    9.3 Iglesia Mormona/Santos de los últimos días
    10
    Gnosticismo
    11
    No Trinitarios
    12
    Nuevas Corriente

    ANEXO 2 Oraciones católicas relacionadas con la muerte

    Letanías de la buena muerte

    28
    28

    Jesús, Señor, Dios de bondad, Padre de misericordia, aquí me presento delante de Vos con el corazón humillado, contrito y confuso, a encomendaros mi última hora y la suerte que después de ella me espera.

    Cuando mis pies, fríos ya,

    me adviertan que mi

    carrera

    en

    este valle de

    lágrimas está por acabarse; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mis manos trémulas ya no puedan estrechar el Crucifijo, y a pesar

    mío le dejan caer sobre el lecho de mi dolor; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    ANEXO 2 Oraciones católicas relacionadas con la muerte Letanías de la buena muerte 28 Jesús, Señor,

    Cuando mis ojos, apagados con el dolor de la cercana muerte, fijen en Vos por última vez sus miradas moribundas; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mis labios fríos y balbucientes pronuncien por última vez vuestro santísimo Nombre; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando

    mi

    cara

    pálida

    amoratada

    causa

    ya

    lástima

    y

    terror

    a

    los

    circunstantes,

    y los cabellos

    de

    mi cabeza, bañados con

    el

    sudor de la muerte,

    anuncien que está cercano mi fin; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mis oídos, próximos a cerrarse para siempre a las conversaciones de los hombres, se abran para oír de vuestra boca la sentencia irrevocable que marque mi suerte para toda la eternidad; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mi imaginación, agitada por horrendos fantasmas, se vea sumergida

    en mortales congojas, y mi espíritu, perturbado por el temor de vuestra justicia, a la vista de mis iniquidades, luche con el ángel de las tinieblas, que quisiera precipitarme en el seno de la desesperación; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mi corazón, débil y oprimido por el dolor de la enfermedad, esté

    sobrecogido del horror de la muerte, fatigado y rendido por los esfuerzos que hubiere hecho contra los enemigos de mi salvación; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    28
    28

    Cuando derrame mis última lágrimas, síntomas de mi destrucción, recibidlas, Señor, en sacrificio de expiación, para que muera como víctima de penitencia, y en aquel momento terrible, Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando

    mis parientes y

    amigos, juntos

    a

    mí,

    lloren al

    verme

    en

    el

    último

    trance, y cuando invoquen vuestra misericordia en mi, favor; Jesús misericordioso,

    tened compasión de mi.

    Cuando perdido el uso de los sentidos, desaparezca todo el mundo de mi vista y gima entre las últimas agonías y afanes de la muerte; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mi corazón, débil y oprimido por el dolor de la enfermedad, esté sobrecogido del horror

    Cuando los últimos suspiros del corazón fuercen a mi alma a salir del cuerpo,

    aceptadlos como señales de una santa impaciencia de ir a reinar con Vos, entonces:

    Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Cuando mi alma salga de mi cuerpo, dejándolo pálido, frío y sin vida, aceptad la destrucción de él como un tributo que desde ahora quiero ofrecer a vuestra Majestad, y en aquella hora: Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    En fin, cuando mi alma comparezca delante de Vos, para ser juzgada, no la arrojéis de vuestra presencia, sino dignaos recibirla en el seno amoroso de vuestra misericordia, para que cante eternamente vuestras alabanzas; Jesús misericordioso, tened compasión de mí.

    Oración. Oh Dios mío, que condenándonos a la muerte, nos habéis ocultado el momento y la hora, haced que viviendo santamente todos los días de nuestra vida, merezcamos una muerte dichosa, abrasados en vuestro divino amor. Por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina con Vos, en unidad del Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

    Oraciones a Jesús para que nos libre de muerte repentina

    28
    28

    Oh misericordioso Jesús! Por vuestra agonía y sudor de sangre, y por vuestra muerte, libradnos, os suplico, de la muerte súbita y repentina.

    ¡Oh benignísimo Señor Jesús! Por el acerbísimo e ignominioso tormento de los azotes y corona de espinas, por vuestra cruz y pasión amarguísima, por vuestra bondad, humildemente os ruego no permitáis que yo muera repentinamente, ni pase de esta vida a la otra sin recibir los Santos Sacramentos.

    ¡Oh amantísimo Jesús, Señor y Dios mío! Por todos vuestros trabajos y dolores, por vuestras sagradas llagas, por aquellas últimas palabras, ¡oh mi dulce Jesús!, que dijisteis en la Cruz: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?, y por aquel fuerte clamor: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu, ardentísimamente os ruego que no me saquéis repentinamente de este mundo. Hechura soy, ¡oh Redentor mío!, de vuestras manos, y formado me habéis enteramente. ¡Oh! Por vida vuestra, Señor, no me precipitéis de improviso; dadme, os suplico, espacio para hacer penitencia; concededme un tránsito feliz y gracia para que os ame de todo corazón, os alabe y os bendiga por toda la eternidad. Amén.

    socorred a vuestros siervos
    socorred
    a
    vuestros
    siervos

    cinco llagas que

    Señor mío Jesucristo, por aquellas

    en

    la

    Cruz,

    por nuestro amor

    recibisteis

    redimidos con vuestra

    preciosísima sangre.