Você está na página 1de 17

MEMORIAS DEL PRIMER

CONGRESO ECUATORIANO DE ANTROPOLOGIA
SIMPOSIO DE ARQUEOLOGIA
ERNESTO SALA ZAR
Compilador

MUSI!O

11IIII••••

~

JACINTO JIJON y CAAMAÑo

PUCE
Departamento de Antropología

MARRA
Instituto de Historia y Antropología Andinas

1999

INDICE
Introducción José Cliancay Rescate arqueológico en el sitio N5AI-005 (B), "Las Iguanas", Guayaquil
MEMORIAS DEL PRIMER CONGRESO ECUATORIANO DE ANTROPOLOGIA Volumen III Ernesto Salazar, compilador Primera edición Coedición 1999, Coedición: Museo Jacinto .Iijón y Caamaño, PUCE Departamento de Antropología, PUCE 5

7

Marco Suárez Reconocimiento y rescate en Palobamba, Chongón, Guayaquil..... . Ana Maritza Freire Paredes Una región llamada Sumpa Amelia M. Sánchez Mosquera Cambios en los patrones de pesca precolombinos en la Costa Ecuatoriana, desde el precerámico hasta la época republicana Alex Castillo Arqueología de Quito: tumbas de pozo profundo o "bohíos [uuerarios", en el Noroccidente de Quito Manuel E. Coloma Arqueología monumental

31

63

MARI(A
Diagramación: Revisión de textos: Impresión: Museo Jacinto Jijón y Caamaño Ernesto Sala zar Ediciones Abya-Yala, Q"i", Fouador
;1<.15 L,'Oc¿i', '.' Mns. Grabado . c :.: .. Eduard André, L 'Amérique Equinoxiale. Tour du Monde 1877-79. Cortesía del Museo Jacinto Jijón y Caamaño.

_........... 77

105

ISBN Obra Completa: ISBN Volumen: No. Derecho de Autor:

9978-03-007 -7 9978-03-009-3

013080

del cantón Cayambe

131

© Museo Jacinto Jijón y Caamaño Universidad Católica del Ecuador 12 de Octubre y Roca Tel: 5G5G27 Ext. 1317 Fax: 544995 E-mail: museo-jjC@puceuio.puce.edu.ec

Cesar Veintimilla Análisis de opal-fitolitos en camellones del sector Puntiachil, cantón Cayambe, provincia de Pichincha Ernesto Solazar De vuelta al Sangay: Investigaciones arqueológicas

..... 149

en el Alto Upano

183

Stéphen Rostaui Excavaciones en área en un montículo de Huapula, Amazonía ecuatoriana (Proyecto Upano)

227

Primer

Congreso

ECU8

toiiano

de An tropología

Santiago Ontaneda La interacción cultural como fundamento Arqueología ecuatoriana

de la 257 Introducción ..... ........ 277

Mvruun Ochoa Textiles y vestidos en el Ecuador precolombino

Cuando en el Departamento de Antropología de la Universidad Católica del Ecuador, se planteó por primera vez la convocatoria al Primer Congreso Ecuatoriano de Antropología, pareció natural que los Profesores del Departamento convocáramos cada uno un simposio de nuestra especialidad. Por ello invité a mis colegas a un simposio de Arqueología, no sin vacilaciones, por cuanto en el año previo a la realización del Congreso, se habían realizado ya tres simposios locales de arqueología, que fácilmente podían agotar nuestra exigua agenda académica. Sin embargo, la respuesta fue positiva y esclarecedora de la necesidad de un espacio de discusión para los arqueólogos nacionales. Las ponencias presentadas abarcan un amplio espectro: reflexiones de conjunto sobre temas importantes de nuestra arqueología, como la interacción cultural entre los ecosistemas del país, los patrones de pesca y los textiles; investigaciones en curso, sean éstas excavaciones o reconocimientos arqueológicos; y temas referentes al manejo de los recursos arqueológicos.

lI
1 ¡

La arqueología nacional se realiza en medio de grandes dificultades, particularmente por la falta de apoyo del Estado. Por ello, es encomiable ver que los arqueólogos ecuatorianos no han renunciado a su espacio intelectual y que, más aún, ejerzan su derecho a investigar el pasado cultural del país.

6

Primer Congreso Ecuatoriano

de Antropología

El Primer Congreso Ecuatoriano de Antropología agradece la gestión del Dr. Stéphen Rostain ante el Sr. Jean-Paul Mervelet, por cuyo intermedio, la Embajada de Francia, dio su apoyo económico para la presente publicación. Ernesto Sala zar Departamento de Antropología Universidad Católica del Ecuador

RESCATE ARQUEOLÓGICO EN EL SITIO N5Al-{)05(B), "LAS IGUANAS", GUAYAQUIL

JOSÉ CHANCAY VÁSQUEZ
Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Guayaquil

Introducción
La presente ponencia es el resultado de una investigación arqueológica de rescate realizada, en el mes de octubre de 1994, en el sitio arqueológico Las Iguanas, codificado como N5A1-005(B); situado al Noroeste de Guayaquil. El sitio, ubicado a 15 Km, aproximadamente, de la ciudad (Mapa No. 1), se encuentra en la zona media y alta de la pendiente de una colina de 72 m. de altura, y mide 900 m. de largo por 400 m. de ancho. Al momento de la intervención, se hallaba parcialmente destruído por la acción de bulldozers, durante la construcción del sifón Las Iguanas, del trasvase del Río Daule a la Península, canal Río Daule, Túnel de Cerro Azul. Sus coordenadas, tomadas con GPS (Global Positioning Systern), son: 79° 58' 30" Longitud Oeste y 2° 04' 49.8" Latitud SUl'. La cota sobre el nivel del mar es de 27 metros (mapas No. 1 y 2). La zona de ocupación era relativamente pequeña, razón por la cual se hizo imprescindible ampliar las investigaciones a otros sectores de la colina, a fin de alcanzar una visión más clara y objetiva del grupo humano que allí se asentó. La excavación reveló; como elemento más conspicuo, la presencia de urnas funerarias simples con tapa, las mismas que por sus. características pertenecerían al Periodo de Integración (500 d.C. 1530 d.C.).

8

Primer Congreso Ecuatoriano

de Antropología

Resca te arq ueológico en "Las l gua nas"

9

Antecedentes

generales
MIMII

En la construcción del sifón "Las Iguanas", se produjo el hallazgo de 16 urnas cerámicas conteniendo restos óseos, lo que obligó a un rescate sistemático de la mayor cantidad de restos expuestos. Los resultados preliminares indican que el sitio abarca una amplia extensión, cubriendo toda la parte media y superior de la colina, hecho reafirmado con un reconocimiento posterior que se dio en el marco del Proyecto Arqueología del Gran Guayaquil, fase 1 (Sanchez 1995). La gran cantidad de enterramientos descubiertos sugiere la existencia en el lugar de un cementerio, cuyas características se reseñarán mas adelante. Los objetivos principales de este proyecto fueron recuperación de los .restos culturales precolombinos, bajo lineamientos de un rescate arqueológico, y la determinación de actividades llevadas a cabo por el grupo humano que se asentó el sitio. la los las en

Entendemos por rescate, la "investigación arqueológica originada de manera imprevista como consecuencia de la realización de obras públicas y privadas, o causas naturales. El área por ser investigada y el tiempo necesario para llevar a cabo la investigación de campo están determinados por esas obras o causas (Marcos 1991t.
10 10
KM

lO

~O

Aspectos geográficos
De acuerdo a la clasificación climática de Koppen, la zona de estudio pertenece a la Sabana Tropical (Aw) que, en la clasificación bioclimática del Ecuador (Cañadas 1983), corresponde al clima "muy seco tropical". En efecto el sitio se encuentra entre 5 m.y 300 m.s.n.rn, y tiene una temperatura media anual de 23 a 26° C. "Las precipitaciones varían entre 500 y 1000 milímetros. La estación lluviosa se extiende desde enero hasta mediados de mayo, mientras que la estación seca comienza en mayo y termina en diciembre, en un patrón climático de tipo monzónico" (Ibid: 27).

I

~L-.

-u~

__ ~

-L

~

N!n¡Jn No. l. t.ocutieaciow geográfico del Sitio N5A I·005ú, "Los lguan as"

10

Primer Congreso Ecuatoriano

de Antropología
Rescate arqueológico en "Las Iguanas"

11 la

En cuanto a topografía, en la región encontramos "cerritos bajos que se levantan aislados de la llanura, o una cadena continua de picos de 150 a 250 metros de altura. Las lomas en este paisaje, no son otra cosa que sabanas onduladas, porque sus crestas y valles tienen una misma profundidad como se puede observar a lo largo del río Daule y en mayor magnitud en Pedro Carbo. Durante el invierno el ganado emigra a estas lomas donde se encuentran buenos y abundantes pastizales ( Ibid: 108)". La cobertura vegetal de la zona es muy variada, siendo notorias algunas especies de árboles como el ceibo, el bototillo, el pechiche, el guayacán, el pega-pega (Pisonia macrcuühocarpay, el ajo (Gallesia, sp), y el jaboncillo (Sapindus saponaria). Predominan también las epífitas, como la barba salvaje (Tillandsia. usneoides), que crece en los ceibos (Cañadas, op. cit.: 111). En lo referente a la arqueología de la zona, antes de la conquista española, la región Sur de la Cuenca del Guayas estuvo densamente poblada, de acuerdo con las evidencias arqueológicas y los datos etnohistóricos. Los primeros sitios fueron reportados por von Buchwald (1918), Jijón y Caamaño (1918) y Zevallos Menéndez (1987, 1995). Investigaciones mas tardías se efectuaron en la década de los cincuenta con Estrada (1954, 1956, 1957), Evans y Meggers (1957), Zevallos (1961), y Holm (1961), entre otros, quienes demostraron el gran desarrollo social y económico de los aborígenes de la región. Importantes evidenciadas encontradas son los restos de grandes construcciones (talas y camellones), así como la presencia de restos metalúrgicos. Recientemente, Muse (1991) y Stemper (1993) han esbozado ciertas estrategias económicas y sociales de estas sociedades precolombinas, en sus investigaciones realizadas en los sitios Peñón del Río y Yumes. Los asentamientos señalados, se diferencian del sitio Las Iguanas por su entorno medio ambiental. Peñón del Río y Yumes están ubicados en zonas bajas o planicies, donde las elevadas precipitaciones de la estación invernal habrían forzado a sus habitantes a la construcción de montículos y campos elevados, donde pudiesen realizar sus actividades diarias con normalidad. En el caso de Las Iguanas, el asentamiento estaba ubicado sobre

una de las colinas de la región, donde ya no era necesaria acum ulación intencional de suelo.

Ubelaker (1981:3) describe 31 sitios con presencia de urnas funerarias para la Región Litoral, 22 de los cuales han sido encontrados en montículos artificiales o en elevaciones naturales. En la prospección realizada en el marco del Proyecto Arqueología del Gran Guayaquil, pudo comprobarse efectivamente que el 96% de los sitios se hallaban emplazados en la parte media y alta de las colinas (Sánchez, ibid). Todos estos datos nos indican la gran densidad poblacional que hubo en esta región, en tiempos precolombinos.

Trabajos realizados
Excauaciones. Se delimitó el sitio en tres áreas de intervención (A, B, C), de 3 x 3 metros cada una, ubicadas en sentido SW-NE, las mismas que fueron subdivididas en ocho unidades de 1.5 x 3 metros. Seguidamente, se excavaron aquellas que contenían las urnas funerarias, o sea, las unidades A, A2, B, B1, B2 y C2. (Mapa No. 3). Al interior de cada unidad se definieron rasgos y elementos, entendiéndose como rasgo una "unidad limitada y cualitativamente aislada que exhibe una asociación estructural entre dos o mas ítems culturales y tipos de matrices no recuperables o compuestas. Los rasgos incluyen toda clase de restos como entierros, montículos, estructuras, pozos y hogares (Binford, 1972:145)". Por otro lado, un elemento es "un evento particular de origen natural o cultural que mantiene un número de procedencia distinto al de la unidad de excavación, por considerarse de posible importancia analítica, así no debe mezclarse con el resto de los materiales culturales (Ibid)". Las excavaciones fueron encaminadas a rescatar y extraer de la manera más urgente las urnas funerarias semidestruídas, tratando de que su contenido y disposición interior no sean alterados.

12

Primer

Congreso

Ecuatoriano

de Antropología

Rescate

arqueológico

en "Las Ig ua nas"

13

Unidad A. En esta unidad se registran los siguientes rasgos: Rasgo No. 1. Es una urna funeraria semidestruída. Se encontró solamente la parte inferior de un enterramiento de urnas dobles, ya que la urna superior, que hacía las veces de tapa, fue destruida por el paso del tractor. Cuando se hizo la primera inspección al sitio, se encontró que el contenido total de la urna inferior había sido saqueado. La urna mide 98 cm de alto y 58 cm de diámetro en la boca (Figura No. 1). Rasgo No. 2. Es una urna funeraria doble, igualmente saqueada, localizada entre las unidades A y B. La tapa estaba destrozada en la parte superior, quedando visibles solamente el cuello y el borde, colocados sobre la urna inferior, que se encontraba vacía. Rasgo No. 10. Es una urna funeraria que se encuentra a nivel superficial, en pésimo estado de conservación, muy fragmentada e incompleta. Apareció en la esquina NE de la unidad, sobre el relleno de la vasija inferior. Esta vasija no pudo ser extraida en forma íntegra, debido a su estado de desintegración. Rasgo No. 18. Apareció como una mancha oscura redondeada, con varios fragmentos de cerámica visibles. La excavación reveló la presencia de una vasija funeraria. Una vez extraido parcialmente el relleno, se pudo detectar un esqueleto en el interior de la vasija, el mismo que se lo dejó in situ para ser intervenido a futuro en el laboratorio. Como parte del ajuar funerario se extrajo una nariguera de tumbaga (Fig. No. 2) Rasgo No. 19. Está conformado por una urna funeraria doble. Por conveniencia de registro, se subdividió este rasgo en 19a, conformado por la vasija superior o tapa, y en 19b, constituido por la vasija inferior, que es de menor tamaño. En esta urna se registró la presencia de restos óseos humanos, esto es, un cráneo incompleto de infante, mezclado con dientes de adulto. Todos estos restos estaban en mal estado de conservación. Asociado con este rasgo se encontró un pequeño silbato de cerámica.

80"0U'00" 02°00'00"

79"'~5'H2 n2°0o~20"

N~
o

~

••

t

!

r

f
I<M

1 1
J

I ¡

Mapa No. 2." Detalle de la

/IV/roCIÓ"

d,'! sitio "Las [guanos".

14

Primer Congreso Ecuatoriano

de Antropología

Resca Le arqueológico en "Las Iguanas"

15

......

_r:
""

'---'-~T

'tl!"
b~

l,,~

t•.
\ n

.'

~

1\

tI,

O

(;,;)
<.,
{¡.~\

--_ .. _- ..•_--_._--

(:) () ' \::.~.... ~"" ..
It,C )
h
O.

'-~~l

~:
'lO

o

]0(111

-=

Figura No. 1. R-1, Proc 009. Urna funeroria.

NI
o

r~ ¿:~
~

~

I

( .:)
0-

()
.

-

("')1 U

...•...

~-"

ti" ) -~"
')1••
\~ ....

,d,

Rasgo No. 21. Es una urna funeraria doble encontrada a nivel superficial, en el límite Norte de la unidad. La tapa o vasija superior se encontraba fragmentada e incompleta, faltándole la mitad del cuerpo y la base, mientras que la vasija inferior se encontró completa. Su excavación se produjo de manera similar al Rasgo 19 (Figura No. 3).
Leyenda

Unidad Al.

Posee lÓs siguientes

rasgos:

.,.
.~~:

t.
o'

<.) Urna
'Ií' "1

Huesos Piedra

c'

Mapa No. 4. Áreas de uuervencuni

en el sitio "Las lguanas".

Rasgo No. 5. Es una urna doble. No se encontró la superior, debido al paso del tractor, y la inferior se hallaba destruida en un 30 %, faltándole el cuello y el borde (Figura No. 4). Se recuperaron los bordes de ambas vasijas, cuya decoración peinada, realizada en dos momentos, forma primero líneas onduladas y luego linea$ rectas al interior de las ondulaciones. En general, la decoración se asemeja al "diseño 5" reportado en el sitio Peñón del Río, y diagnóstico de la fase Milagro (Domínguez 1990: 130) (Figura No. 5). Asociado a H.-5, se hallaron 2 bordes de vasijas (Figura No. 6).

16

Prime)' Congreso Ecuatoriano

de Antropología

Rescate arqueológico en "Las Ig ua nas"

17

---,

10

en¡

El enterramiento contenía nueve esqueletos, que se hallaban en la urna inferior, de 63.5 cm. de diámetro y 113.5 cm. de altura. Esta urna es grande y maciza, y tiene forma cilíndrica, con el fondo. redondeado conocido como "nipple-shaped", similar a las descritas por Ubelaker (1981) en el sitio Ayalán (Figura No. 7). El ajuar funerario de esta urna contenía los siguientes items: 1 plato de cerámica de 22.5 cm de diámetro, 1 plato de cerámica de 15 cm. de diámetro (Figura No. 8), 3 torteros, 3 piedra-s pequeñas de sílex de forma ovalada (cantos rodados), 9 pinzas de cobre, 1 objeto metálico pequeño cilíndrico Ctembeta"), 1 nariguera de cobre, varias cuentas tubulares de color negro (lutita silicificada). Además se encontraron "elementos de arcilla-limosa sin cocer, y P?nes dJLarcill~ de dos tamaños (uno grande de 5 cm y seis pequeños 2 cm." (Fuentes, n.d).

Figura No. 2. R·l8, N5Al·005B.

Vasija funeraria.

Unidad El. Aquí se determinaron

los siguientes rasgos:
»>

~

__

20rm

Rasgo No. 3. Conformada por una urna doble sin tapa. Su base, sumamente fragmentada, contenía restos óseos asociados con varias cuentas y pinzas de cobre, en calidad de ajuar funerario. Debajo de este rasgo se encontró el Rasgo No. 25, constituido por otra urna, y hacia el lado Noreste apareció el borde de otra vasija. Rasgo No. 4. Es una urna doble, cuyo contenido fue completamente saqueado. En todo caso, se recuperaron de la urna inferior huesos humanos fragmentados, varios dientes y cuentas de una piedra oscura, identificada como lutita silicificada. No se pudo determinar la altura de esta vasija, por habérsela encontrado incompleta, pero la boca tiene de 40.5 cm. de diámetro, Se recuperó solamente la parte inferior, sin el borde (Figura No. 9), pero se registró su asociación con la mitad de un plato y un fragmento de vasija pequeña (Figura No. la).

Figura No. 3. 11·21, NSAI·OOSlJ, Proc. 0.13. Urna [uncrorio.

Rasgo No. 12. Es una urna funeraria doble, que apareció de desde la superficie. La parte superior o tapa "está conformada por dos urnas aparentemente incompletas. La primera está colocada con el borde hacia arriba, la segunda depositada al interior de la primera y en posición Invertida. Tienen un diámetro de boca de 56 y 60 cm respectivamente. Se observó la colocación intencional del fragmento de una tercera urna con un diámetro de boca de 52 cm." (Valoro, Informe Rasgo 12).
40 a 60 cm de profundidad,

18

Primer

Congreso Ecua toriano de Antropología

Rescate arqueológico en "Las Iguauas"

19

~,
o
20 cm

c...2cm.

_::.~-.

__ --=:J

o

lUnn.

Figura.

No. 4. R·5. Urna [rogmcrüada.

Figuro No. 6. 11·5. Proc. 013. Borde de vasija. Figura No. 7. RI12, Proc. 020. Urna [unerorio,

o
Figura No. 5~R·5, Proc 0J.1. Borde de vasija.

-=-

3 cm

La parte superior, o tapa, está fracturada e incompleta. Los bordes de la ollas son engrosados e invertidos, y recubiertos de engobe rojo. Se observan, además, dos bandas en el cuello, una con engobe crema e incisiones semicirculares entrelazadas, de 5 cm de ancho, y otra roja paralela a la anterior de 5.5 cm. Este elemento es diagnóstico de la fase Milagro (Figura No. 12). En el interior de la urna inferior se "identificaron Cll1CO cráneos humanos, restos y fragmentos de cerámica, tierra quemada, una pinza, una tembeta de oro arsenical ( Fuentes, n.d.)". Entre otros objetos asociados se encontraron varias cuentas circulares de piedra, lascas de obsidiana y pinzas de cobre en mal estado de conservación. Rasgo No. 27. Ol lit a globular, en cuyo encontraron restos óseos humanos fragmentados, ecofactos, Procedencia: nivel 0-20 cm. interior se asociados a

Rasgo No. 20. Olla fragmentada, de tamaño fragmentos óseos humanos en el interior.

mediano,

con

Rasgo NO.22. Olla incompleta fragmentada, de tarn afio mediano. en cuyo interior había un cráneo humano totalmente destruido, del cual se recuperó solamente una dentadura m uy desgastada. Rasgo No. 25. Es una urna funeraria doble, cuyos diámetros son 60 cm para la tapa, y 90 cm para la urna del fondo. Apareció debajo del Rasgo No. 3 (Figura No. 11).

20

Primer Congreso Ecuatoriano

de Antropología

Rescate arqueológico en "Las Ig uanas"

21

~

=ji~
. . . .
.
,'

. .

'.

'."

--_:::::.:

j~ """'¡,c)"".,,,fj·"··
.
...
.

",

.~
.

",.,p ,.'
b

Figura. No. 9. R·4. Urna [uuerario.

Figuro. No. 10. R·4, Proc. 012. Plato.

¡-----,;::::::::;:::;:;:~--I

o

J cm.

Figl/.ra.No. 8. a) R·12, Proc. 020; b) R·12, Proc. 020. Platos.

Unidad B2: Se definieron los siguientes rasgos: Rasgo No. 14. Consiste de una urna funeraria pequeña, muy fragmentada, con tapa, cuyas dimensiones son de 30 cm de alto por 20 cm de ancho. Rasgo No. 15. Urna con tapa parcialmente destrozada de 1.28 m. x 1.08 m. Al excavar un corte transversal, en sentido EsteOeste, se encontró una segunda urna inferior, unida en la boca con la superior. La urna superior apareció rota y se recuperó incompleta. La urna inferior contenía un enterramiento secundario múltiple, encontrándose los restos de Cll1CO individuos, acompañados de objetos. de cobre, como pinzas, adornos, una argolla de plata, y pequeños adornos cilíndricos de cobre (tembetas). Esta urna se recuperó completa (Figura No. 13).

Figura. No. 11. /1·25, Proc. 031. Urno [uncrario doble.

I

Rasgo No. 23. Era una mancha oscura redondeada, de 23 x 19 cm., que penetraba en la matriz arenosa. Rasgo No. 24. Se definió como una gran mancha superficial, de color café claro, localizada en la esquina Sureste de la unidad.

22

Primer

Congreso Ecuatoriano

de Antropología

Rosca

Le

arqueológico en "Las Ig uanas"

23 se tomó una

presumiénclose que fue un fogón. De esta parte muestra de carbón (Fuentes, n.d.)".

o

••

3

CIII .

Figura.No.

13. R·lS. Urna [uneraria.

o
Figuro.

3 cm.

-.JO

12. a) R-25, Proc. 037; b) R·25. Urna [uneraria,

Formas cerámicas
Urnas los siguientes Definición: Se denominan urnas funerarias a las "vasijas generalmente de grandes proporciones, utilizadas para depositar los restos de una persona, comúnmente en inhuniaciones secundarias" (Echeverria; Op. cit: 291). Una vez hecho el análisis definieron tres clases: de las urnas recuperadas se

Unidad C2. rasgos:

En esta unidad

se definieron

Rasgo No. 11. Dos urnas funerarias, superior e inferior, destruidas por la acción de los tractores, y depredadas posteriormente. Solamente apareció el borde engrosado de la tapa, colocado sobre la urna inferior, la misma que carecía de borde. No se encontraron restos humanos ni ajuar, ya que el relle no había sido totalmente removido (Figura No. 14). Rasgo No. 26: Rasgo No. 26. Fardo funerario sin urna, de 41 x 32 cm, colocado directamente en el suelo. Los huesos, probablemente de un adulto, se hallaron en pésimo estado de conservación. Se encontraron asociadas con este enterramiento, la mitad de un tortera de. hilar, y "una agrupación de piedras quemadas,

1. Urnas ciliiidricas: Corresponden a las urnas de los rasgos 1, 4, 12 y 18. Poseen paredes rectas y base redondeada con terminación en forma de pezón, labio aplanado engrosado, borde ligeramente invertido, engrosado hacia el exterior, sin cuello. El tratamiento superficial, interior y exterior, es alisado. Se encuentran recubiertas exteriormente por engobe de color rojo bajo (lOR 4/4, weak red).

24

Primer Congreso Ecuatoriano de Antropología

Rescate arqueológico en "Las Iguanas"

25

sido reportado por Ubelaker (1981: 16) en el sitio Ayalán, con la diferencia de que este último posee cuerpo más globular, borde directo y cuello recto evertido. 2. Urnas Globulares: Poseen labio redondeado engrosado (como en las urnas de los Rasgos 5, 11 Y 21), o aplanado (como en la urna del Rasgo 15), borde invertido, cuello cóncavo evertido y base ligeramente redondeada, a excepción de la del Rasgo 15, cuyo fondo es ligeramente cóncavo. El tratamiento superficial, exterior e interior, es alisado. Se encuentran recubiertas de engobe que, en el caso de la urna del Rasgo 15 es de color rojo (lOR, 5/6). Este espécimen, de 52 cm. de diámetro y 75 cm. de altura, presenta ocho perforaciones de 10 cm., paralelas a las fracturas visibles en el cuerpo. La urna del rasgo 21 tiene una banda de engobe color rojo (10 R 4/8) en el hombro, mientras que el resto del cuerpo tiene engobe color rojo bajo (lO R 4/4) El diámetro máximo de esta urna es de 52 cm. y la altura de 56 cm. Tiene como diseño varias líneas paralelas incisas sobre el cuello, encima de la banda de engobe rojo. 3. Urna Oualoide: Es de labio aplanado engrosado, borde invertido engrosado exteriormente, cuello corto cóncavo evertido y base redondeada (Rasgo 25). Tiene una banda de engobe rojo (2.5 YR 5/6), que cubre el cuello, mientras que en el resto del cuerpo la coloración es café (7.5 R 5/4). Su diámetro máximo es de 75 cm y su altura 90 C1l1, Ollas Definición: Se las define como " Vasijas redondas de cuello bajo o sin él, con o sin asas, generalmente de amplia abertura, de base plana, convexa, trípode, o tetrápoda (Echeverría, op. cit: 207)". Los bordes de dos ollas pequeñas, de similares características, se encontraron asociados con los rasgos 5 y 12. Las ollas son de labios redondeados, borde directo evertido y cuello cóncavo evertido.

Figura.No,

14

n.u.

Urna [uuerario.

La urna del Rasgo 1 tiene 58 cm de diámetro y 98 cm de altura y presenta treinta perforaciones de l.5 cm de diámetro. Stemper (1993: 18) indica que estos huecos "no aparecen en otras urnas de la Cuenca del río Guayas y Ayalán (...) Los alfareros prehispánicos hacían los huecos (....) antes de ser quemada la pieza. Probablemente se pasaba cabuya o cuerda de los huecos de una urna a los del fondo de la urna inferior para mantenerlas superpuestas e intercaladas conforme eran depositadas en el foso de entierro". En el caso de esta urna, los agujeros van paralelos a varias fracturas producidas en el cuerpo de la urna, angina das posiblemente al momento de la cocción, razón por la cual se vio la necesidad de reforzarlas con algún tipo de cuerda. Se han reportado agujeros, en ciertas áreas del cuerpo, en urnas de varios sitios, como Bermejo del Frente (Acuña 1995). La urna del Rasgo 12 tiene 63.5 cm de diámetro y 113,5 cm de altura. Presenta treinta y cinco agujeros dispuestos en tres sectores diferentes del cuerpo, aparentemente perforados para mantener fija la tapa por medio de cordones. Un tipo similar ha

?6

Primer

Congreso

Ecuatoriano

de Antropología

Rescate

arqueológico

en "Las Ig ua nas"

27

1. El borde de la olla asociada al Rasgo 5 tiene 35 % del diámetro total, está recubierto al exterior con engobe color rojo OScuro (7.5R 3/6), mientras que al interior tiene una banda de engobe color rojo bajo (7.5R 4/2), recubrie ndo solamente la parte superior. El diámetro máximo es de 10.5 cm, con un grosor de 1 cm. 2. El segundo borde presenta un 95 % de su totalidad. Exteriormente ha sido pulido en estrías 111 uy finas paralelas al borde, siendo éstas recubiertas con un engobe rojo (7.5R 4/6). Tiene una banda del mismo color al interior. El diámetro máximo es de 9.6 cm, con un grosor de 0.7 cm. Platos Definición: Es un "recipiente de forma abierta, en el cual la altura es menor que la tercera parte del diámetro. Por su forma se clasifican en: circulares, rectangulares, cuadrangulares, elípticos, etc. La base puede ser plana, convexa o con soportes de varios tipos, entre ellos trípodes; tetrápodos, anulares, pedestales, etc. (Echeverría, op. cit.: 237)". Se encontraron tres formas de platos, dos de los cuales estaban asociados al rasgo 12, y el tercero al Rasgo 4. 1. Plato restringido carena do de base plana. Posee labio redondeado, y borde recto adelgazado. Tiene 15 cm de diámetro y 3.5 cm de altura. Al interior y exterior presenta un recubrimiento con engobe gris muy oscuro (2.5Y 3/1). 2.. Plato trapezoidal de paredes convexas: Tiene labio redondeado y borde directo evertido. Sus dimensiones son: 22.5 cm de diámetro y 5 cm de altura. Presenta desgaste en la parte central interior, debido a su utilización doméstica. Las superficies interna y externa han sido recubiertas de engobe rojo (lOR 4/6), con ciertos sectores ahumados de color café rojizo (2.5YR 3/1). 3. Plato hemisférico poco profundo con base cóncava. Posee labio redondeado y borde directo evertido. La superficie interna es de color rojo amarillento (5YR 5/6), Y la externa ahumada, de color gris m uy oscuro (5YR 3/1) El plato está fragmentado y se recuperó

solamente el 50 % de la pieza. Sus dimensiones diámetro y 3.7 cm de altura.

son: 17.5 cm de

Conclusiones
De acuerdo a los datos que hemos expuesto (características de las urnas encontradas y su disposición), el sitio Las Iguanas se define como un cementerio o necrópolis. Por la forma y decoración de las urnas, correlacionadas con el tipo definido por Estrada (195'7: 11) como "Cuayas Grueso", la filiación cultural del sitio corresponde a Milagro. Las urnas funerarias expuestas en Ayalán por Ubelaker, cuyas formas se asemejan a las de Las Iguanas, fueron también un indicador importante para la determinación de esta filiación cultural. Cronológicamente, no' ha sido posible obtener datos absolutos de los enterramientos, pero, en general, Milagro se sitúa entre los 500-1530 d.C. Por cierto, el cementerio de Ayalán, excavado por Ubelaker, arrojó fechas radiocarbónicas entre 700 y 1600 d.C. (op cit.). Es necesario acotar que Sternper (op. cit) indica que el inicio de los enterramientos en urnas con tapa ocurrió entre 100 y 300 d.C. (Fase Silencio 3). Estos enterramientos están emplazados al interior de montículos expresamente construidos para este fin. Es probable que en esta época haya comenzado también a generalizarse la construcción y uso de montículos en la Cuenca del Guayas. Zeva llos Menéndez (1995) excavó una tola cerca de Yaguachi, y reportó que en su interior o base, aparecieron urnas simples con tapa, a las que denominó "nucleares o primigenias" por ser las de mayor antigüedad, ocurriendo en periodos posteriores la colocación de las urnas m últiples conocidas como "de chimenea o columnas". Por otro lado, una tembeta encontrada en la urna 2, correspondiente al sitio PL-5 de la cuenca del Daule, y datada entre 100 y 300 d.C. (Steinper, op. cit), se asemeja a aquellas encontradas en Las Iguanas. para los Todo esto sugiere una edad más temprana en urnas simples con tapa, enterramientos depositados probablemente, una etapa de transición entre los Periodos de

Rescate

arqueológico

en "Las 19uanas"

29

28

Primer

Congreso

Ecuatoriano

de Antropología

!Jesarrollo Regional e Integración. Lamentablemente no hemos podido obtener fechados radiocarbónicos para este sitio, lo cual nos imposibili.ta postular una fecha absoluta para Las Iguanas. Se ha sugerido que los enterramientos en urnas funerarias (siempre acompañados de una cantidad de objetos metálicos, como pinzas, orejeras, tembetas, cascabeles, collares, etc), pudieron obedecer a la necesidad de "establecer diferencias entre individuos de bajo y alto estatus" (Stemper, op. cit: 76) . El inventario de los objetos encontrados en Las Iguanas es realmente modesto, a excepción de los hallados en el Rasgo 12, lo cual podría ser consecuencia de los nueve individuos alli enterrados. Las urnas al parecer no contenían un solo individuo, sino que conformaban grupos, probablemente familiares. No se pudo determinar el sexo de los individuos, dada la erosión experimentada pOI' los huesos. Simplemente se contabilizó el número de individuos a base de algunos huesos del cráneo como frontales y maxilares. El material cerámico tampoco es excepcional. Se encontraron tres tipos de urnas grandes y gruesas, y se recuperaron bordes correspondientes a ollas de tamaño pequeño, de una sola clase, así como platos que fueron enterrados junto con los cadáveres, cuyo desgaste sugiere características utilitarias, Con todos estos indicadores podemos concluir que el sitio fue probablemente un asentamiento de modestos agricultores, que aprovechaban los recursos, tanto de los cerros circundantes como del pequeño valle regado estacionalmente por los cauces cercanos. Sus viviendas estaban ubicadas quizás en las cumbres, y su cementerio en el piedemonte sur de dicha colina. Los enterramientos se realizaban en grandes urnas sencillas con tapa, quizás siguiendo un patrón que posteriormente se generalizó en toda la Cuenca del Guayas y la Costa Ecuatoriana. Uno de los objetivos de la propuesta inicial fue el de diseñar una ll1uestra permanente con los restos recuperados en Las Iguanas y así difundir los resultados obtenidos, para lo cual se construirá un museo que albergará los restos culturales de este sitio, dentro de

los predios del estos trabajos.

Colegi O Balandra,

entidad

que financió parte de

Referencias citadas

ACUÑA, Freddy, , . . 1 f ' 1995 Proyecto de Rescate Arqueologlco BermeJO, n al me Preliminar. Instituto Nacional de Patnmomo Cultural, Plan Internacional Daule, Ms .. BINFORD, L., . '.' 1 d . n En An 1972 Consideration of archaeolog1ca1 lesea~c 1 esig York Archaeological Perspectwe, Academíc Press, New . CAÑADAS, Luis, , . l Ecuador 1983 El mapa bioclimático Y ecologLco de . PRONAREG, Banco Central del Ecuador, QUltO. ECHEVERRIA, José, . 1981 Glosario a.rqueológico, InstItuto MAG-

A 'o ola ía Otavaleno de ntr p g .

Otavalo. FUENTES, Franklin, .' d L Iguanas N5AI -005B'. If Rescate arqueológico en e 1 sitio e as s Charla preparada para la Constructora Odebrecht. Ms. MARCOS, Jorge, .' la investigación 1991 DisposlclOnes reglamentallas para. .... arqueológica en el Ecuador. Proyecto enVIado el Mll1lstello de Educación. Ms. MEJIA v., Luis, S . d d Ecu~toriani'l 1986 Mapa general de suelos del Ewador.' ocie a ~ de la Ciencia del Suelo, Clirsen, Fertisa e l.G.M. Qmto. MUSEp' Mdichtsael, d litics of a Milagro entrepót: Peñón del Río, Guayas 1991 ro uc an po .,.}. l Ban L Basin, Ecuador. Reseorch Ln EconolluC Ant popo ogy, 'Y.
lsaac, ed., 13: 269-323.

30

Primer

Congreso

Ecuatoriano

de Antropologia

REINDEL, Marcus, el al., 1993 Proyect.o Arqueológico La Cadena-Quevedo, Informe de la temporada de campo 1993. Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Guayaquil. Ms. SANCHEZ, Amelia, 1995 Las ocupaciones del Guayaquil antiguo: Informe Final Prospección Arqueológica de Guayaquil: Fase 1, área Noroeste. Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Guayaquil. Ms. STEMPER, David, 1993 La persistencia de los cacicazgos prehispánicos en el río Daule, Costa del Ecuador. Memoirs in Lcüiii American Archaeology No. 7. University of Pittsburgh, Ediciones Libri Mundi, Pittsburgh, Quito. UBELAKER, Douglas, 1981 The Ayalán cementery. A Late Integration Period burial site on the South Coast of Ecuador. Smithsonian Constribuiions to Anthropology, Number 29, Smithsonian Institution Press, Washington. VALERO, Pedro, 1995 Informe de excavaciones, Rasgo 12. Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, Guayaquil. Ms. ZEVALLOS MENENDEZ, Carlos., 1995 Nuestras raíces huancauilcas, Casa de la Cultura Ecuatoriana, Núcleo del Guayas, Guayaquil.