Você está na página 1de 5

NO LLORES SI ME AMAS (SAN AGUSTIN)

No llores si me amas.
¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo! ¡Si
pudieras oir el cántico de los Ángeles y verme en
medio de ellos!
¡Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos los
horizontes, los campos eternos y los nuevos
senderos que atravieso!
¡Si por un instante pudieras contemplar, como yo, la
belleza ante la cual todas las bellezas palidecen!
¡Cómo!¿Tú me has visto, me has amado en el país de
las sombras y no te resignas a verme y amarme en el
país de las inmutables realidades?
Créeme :cuando la muerte venga a romper las
ligaduras, como ha roto las que a mí me
encadenaban, y cuando un día, que Dios ha fijado y
conoce, tu alma venga a este Cielo en que te ha
precedido la mía, ese día volverás a ver a aquella
que te amaba y que siempre te ama, y encontrarás
tu corazón con todas sus ternuras purificadas.
Volverás a verme ,pero transfigurado, extasiado y
feliz, no ya esperando la muerte, sino avanzando
contigo, que me llevarás de la mano por los senderos
nuevos de la luz y de la vida, bebiendo con
embriaguez a los pies de Dios un néctar del cual
nadie se saciará jamás.
Enjuaga tu llanto y no llores si me amas.
Ámame como eres...
Autor: José Guerra ofs

ÁMAME COMO ERES, recuerda:

Yo soy tu Dios….
Tu Señor….
Tu Salvador….
Tu Maestro….
Tu Hermano….
Tu Amigo….
Si crees en Mí, vivo siempre contigo….
Ámame como tu eres….
Lo demás déjamelo a mí, yo te amo.

Conozco tus miserias,


la aflicción y la tribulación de tu alma,
la debilidad y la enfermedad de tu cuerpo;
lo mismo tus vilezas y tus pecados,
a pesar de todo, te digo:
“dame tu corazón y ámame como eres,
si te esperas ser ángel para abandonarte al amor, no amarás jamás,
aunque seas débil en la práctica del deber y de la virtud
y caigas nuevamente en aquellos pecados
que no quieres volver a cometer,
no te permitas no amarme,
ámame como eres….

En todo instante,
En cualquier situación en que te encuentres,
En tu fervor o en la tibieza,
En la fidelidad o en tu infidelidad,
Quiero el amor de tu pobre corazón,
Si esperas a ser perfecto no me amarás jamás,
Yo así te amo.

¿Que acaso no podría hacer de cada grano de arena un serafín radiante de


pureza, de nobleza, de amor?

¿No soy yo Omnipotente y si me place dejar en imposibles a aquellos seres


maravillosos y preferir el pobre amor de tu corazón al de ellos?.

Hijo mío deja que te ame,


Quiero tu corazón, ciertamente con el tiempo lograré transformarte,
Pero por ahora te quiero como eres y deseo que hagas lo mismo,
Quiero ver surgir del fondo de tu miseria, el amor,
Amo en ti hasta tu debilidad,
Amo tu amor pobre y miserable,
Quiero que salga de lo mas profundo de tu ser un grito continuo:
SEÑOR YO TE AMO….

Quiero únicamente el canto de amor de tu corazón,


No necesito tu ciencia o tu talento o tus obras,
Una sola cosa importa, El verte vivir amando,
No son tus virtudes las que quiero,
Si te las diese, eres tan débil que alimentaría tu amor propio,
No te preocupes por esto,
Te podía haber destinado a grandes cosas pero no serías siervo útil,
Te amo aunque seas tan poca cosa, porque te he hecho para que vivas
amando.

Hoy estoy a la puerta de tu corazón,


Como un mendigo suplicándote.

Yo Rey de Reyes busco y espero, apúrate y abrázame,


No alegues tu miseria,
Si tu conocieras perfectamente tu indigencia, morirías de dolor.

Lo que me heriría el corazón, sería verte dudar de mí y faltar a la fe.

Quiero que pienses en Mí cada hora del día y de la noche,


Quiero que tu hagas, aun la acción mas insignificante, solo por amor,
Cuento contigo para que ames y me des gloria,
No te preocupes por no tener virtudes, te daré las mías,
Cuando tengas que sufrir te daré fortaleza,
Dame tu corazón y te enseñaré a amar más allá de lo que nunca has
soñado…

Pero recuerda: ámame como eres,


Te he dado a mi madre, deja todo en su corazón purísimo pase lo que
pase….
No esperes a ser santo para abandonarte al amor, no me amarías jamás….
Anda…. ÁMAME COMO ERES.
Rezos > Oraciones
Señor, ten piedad de mí.
Jesucristo, ten piedad de mí.
Señor, ten piedad de mí.
Jesucristo, óyenos.
Jesucristo, escúchanos.
Padre Celestial, que sos Dios, ten piedad de mí.
Dios Espíritu Santo, ten piedad de mí.
Santa María, Reina de los Mártires, ruega por mi.
San Expedito, invencible atleta de la Fe, ruega por mi.
San Expedito, fiel hasta la muerta, ruega por mi.
San Expedito, que todo perdiste para ganar a Jesús,
ruega por mi.
San expedito, que fuiste atormentado, ruega por mi.
San Expedito, que pereciste gloriosamente por la
espada, ruega por mi.
San Expedito, que recibiste del Señor la Corona de
Justicia que prometió a los que le aman, ruega por mi.
San Expedito, auxilio de los que pierden cosas, ruega por
mi.
San Expedito, patrono de la juventud, ruega por mi.
San Expedito, auxilio de los estudiantes, ruega por mi.
San Expedito, modelo de soldado, ruega por mi.
San Expedito, patrono de los viajeros, ruega por mi.
San Expedito, salvación de los enfermos, ruega por mi.
San Expedito, consolador de los aflijidos, ruega por mi.
San Expedito, apoyo fiel de los que esperan en vos,
ruega por mi.
San Expedito, yo te suplico, no dejes para mañana lo que
puedas hacer hoy, ven a mi auxilio.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
perdóname Señor.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
escúchame Señor.
Jesús, Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de mi Señor.
Jesús, óyeme.
Jesús, escucha mi oración.