Você está na página 1de 1

DIGESTION Y ABSORCIÓN

El aparato digestivo está compuesto por el tubo digestivo (cavidad oral, faringe,
esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso) y glándulas accesorias
(glándulas salivales, páncreas e hígado).

En la boca la masticación produce la fragmentación física de los alimentos; la


mezcla de saliva con los fragmentos producidos se ve favorecida por los movimientos
de la lengua, éste proceso da lugar a la formación del bolo alimenticio, mismo que
posteriormente es deglutido.

En el estómago, el bolo alimenticio se mezcla con el jugo gástrico para producir


un líquido espeso denominado quimo, el cual constituye la forma apropiada para que los
alimentos puedan acceder al intestino delgado. Entre el esófago y el estómago se
encuentra el cardias, que es un esfínter que en condiciones normales impide el reflujo
del contenido gástrico hacia los segmentos superiores del tubo digestivo.

Al llegar el quimo al intestino delgado por la acción reguladora del esfínter


pilórico, presente entre el estómago y el duodeno. El intestino delgado es el sitio donde
se lleva a cabo la mayor actividad digestiva sobre los componentes macromoleculares
de la dieta (duodeno) así como la absorción de productos generados (yeyuno e íleon).
En el intestino grueso es donde se lleva a cabo la reabsorción de la mayor parte del agua
que acompaña los residuos de la digestión formándose así las heces fecales.

Las glándulas accesorias producen líquidos que son secretados hacia puntos definidos
del aparato digestivo. Así, las glándulas salivales secretan saliva hacia la cavidad oral, el
jugo pancreático como la bilis son vertidos hacia el duodeno a partir del páncreas y del
hígado (vesícula biliar) respectivamente.

DIGESTION E HIDRÓLISIS

El proceso que permite la simplificación de los compuestos de la dieta se le


denomina digestión, que consiste en una serie de reacciones de hidrólisis.

Diversos componentes de los alimentos no son útiles como tales si no que deben
de ser reducidos a sustancias más simples para poder ser absorbidas por el intestino.
Algunos de estos compuestos son macromoléculas que están integradas por la unión de
muchas moléculas pequeñas, como los almidones y las proteínas. Otros componentes
importantes de las dietas como lo son las grasas, ésteres de colesterol y los disacáridos
que sin ser macromoléculas deben simplificarse para producir sustancias asimilables.

La hidrólisis es la degradación de los compuestos a sustancias más sencillas con


la participación del agua. La digestión ocurre cuando se rompen los enlaces covalentes
que mantienen unidas a sus moléculas constituyentes. La ruptura de cada enlace
requiere una molécula de agua y al desaparecer el enlace, los componentes de la
molécula de agua, H- y –OH quedan formando parte de los productos resultantes.

BIBLIOGRAFIA: DIGESTION Y ABSORCIÓN CONTEXTO BIOQUÍMICO.


AURELIO MENDOZA MEDELLIN. PRIMERA EDICIÓN