f

a aaaaaaaaaaoaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaoaaaaaaaaaaaaa a o a a o a a a o O a a I aa aa ao ao

popufares lecciones dematemáticas
n. Ventsel

a o o a a a a o a a a a a a

a aaaaaaaoaaaaaaaaaaaaaaaaaaaraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa a

l
I

¡ I
a a a a a a a a a a a t a a a a a I a a

:

popufares lecciones dematemáticas

: a.o ó
ao

Se p u b li caron l os si gui entesl i bros d e ma te má ti cas de nuestro sel l o edi tori al : El e m e n to s de l a teoría de l os j uegos L . Gol ovi ná e I. Y agl om tn d u cci ón en l a Geometría { .G. K úrosch Ec u a c i o n e s al gebrai cas de grados arbi trari os A .I. Markushévi ch s u cesi ones recurrentes I. N atanson p ro b l e m a s e lemental es de máxi mo v míni rn< ¡ V . S hervátov

: i

!

aa

:
: : : . : . ? : : '

3 : ! a,a o
aa

ÁMEBRA EXTRAÍIRDIIIARIA
l.M.YaUlom

3 aa . aa .
¡"a

: 3

a"o

'a'a

3

funciones hiperbólicas

3

ao aa aa aa aa a ao a'a oo oa aa aa ao ao aa aa oa aO ao aa aa Oa aa oa aa aa aO a a o a o a a a a a 0 a oaoa¡ooooaaaaaooaaaooaaoooaaaaoooaaaaooooaoaaaaaaaaa

.a

$r
a a o

¡
a a a a a a o o

Editorial illR

Moscú

o a a a a a I a ! t a a a a a a t a a o o a a O o o a a a o o a a a a a o a o a a a o o a t a a a a a a a oaaaoaoaaaaaooaoaaaoaoaaaaoaaaooooaaooooaoaaaaooaaaa

:

B

.O

a a o a a a a a a a a J. a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a a

a. A.

'a

a a a a a a a a a a a o a

'a a a a o a a a o a o a a o a a a a a a o

C

'o

Edltorial MIR

Moscú

------

I

NOIIYJIffPHbIE JIEKIII,IU TIO MATEMATI,IIIE

r

LECCIONES POPULARESDE MATEMATICAS

I4. M. flTJIOM

I. M. YAGLOM

HEOEbIKHOBEHHAfl AJITEBPA

ALGEBRA EXTRAORDINARIA

Segunda edición Trailucitlo del ruso por Carlos Vegá, Candidato a Iloctor en Cienciasfísico-matemáticas, de Materráticas Superiores Catedráüico ¡
... . , , rr. , ..: -. , .

tr3AAT&IIbCTBO (HAYItAD

#
,:,:

J

: ¡¡üronilr¡ rtin
MOSCü

INDICE
$ 1. Algebra de los números y álgebra de los conjuntos 7 $ 2. Algebras de Boole 22 3. Otras propiedadesde las álgebrasde Boole: principio de dualidad; igualdades y desigualdades booleanas36 $ 4. Conjuntos y proposiciones; álgebra de las proposiciones51 $ 5. <Leyesdel pensamientory reglas de la deducción.60 $ 6. Proposicionesy circuitos de contactos 66 Apéndice. Definioión del álgebra de Boole 76 y sugerencias Respuestas a ejercicios z8 Bibliografía 82 :!

Primera edición L977 segunda edición 1985

Ha ucnarucnoJrr f,,abrÉe

@ Tratlucción al español. Editorial Mir, f977

IMPRESOEN LA URSS

r
$ 1. ALGEBRA DE LOS NUMEROS Y ALGEBRA DE LOSCONJUNTOS
En la escuela,durante las clasesde Aritmétiea y de Algebra, se estudian números de la más diversa índóle. En-el prime¡ grado los alumnos se encuentran con los números enteros que no les crean dificultades, pues en su mayoría vienen a la escuela teniendo cierto conocimiento de los nismos. Pero más tarde aparecen nuevosy nuevos<números>; ahora ya nos hemosacostumbrado a ellos y no nos sorprenden; pero no menoscierto es que cada vez que seamplía el concepto de número tenemosque deshacernos de unas u otras ilusiones. El número (entero)respondea la pregunta de cuántosobjetos contiene una u otra colección;por ejemplo, de cuántasmanzanas hay en una cesta, de cuántas páginas tiene un libro o de cuántos varones,hay en un,aula. ¿Y las fracciones? ¿Acaso puedehaber en un aula 33 varoneso aparecer3 en f | nlatos una mesa? Claro que no. Pero en la mesa puede haber 4 f manzanas, una película puede durar I f nor", e incluso

t

puedehaber en un estan rc 6 llibros (lo que no habla a favor del dueño de los libros pero tampoco contradioe el sentido común). Apenas nos acostumbramosa que puede haber un número fraccionario de objetos, aparecen,los númerosnegativos. Claro está que en un estante no puede haber -3 libros; esto seríaya contranatural. Peroun termórnetropuedemarcar -5o y tú puedes tener -50 kopeks; lo último, desdeluego, es muy lamentable, pero sóIo para ti y no para las Matemáticas. Y en los grados superioresaparecennúmeros verdaderamente <terriblesl: primero lós irracionales, com,o eF lfT,
,ii.
**.]i1

fi

E-

y después los imaginarios, como es 1 * 2d1); los propios nombres explican la actitud del hombre hacia estosnúmeros hasta que se acostumbróa ellos. Es posible que tú los ignores estono es óbice por ahora y sólo los conozcas más adelante¿);

a + b m a n za n a s

6b nanzanas

óoctlóóoo ctóoióóco
\-/\-o manzanas 0 manzanas

Ó OIOÓIÓCIOÓ

óóóió óóó
FIG. I

ó óioóió óióó Y--i-Y-r¡nonzd.ros_\ FIG. 2

ó óióoioóióó
manzanas /,/ nanzanas grupos de a

para que leas este libro. Los números irraoionalese imaginarios están muy lejos de la idea primaria del número en tanto que característica de la cantidad de objetos; sin embargo, también llevan el nombre de <<números>. ¿Qué es lo que tienen de común todos estos tipos de números? ¿qué obliga a darles el mismo nombre de <número>? La semejanza principal entre todos los tlpos de números consiste en que se pueden sumar y multiplicar3). Pero esta semejanzaes bastante relativa: aun cuando podamossumar y multiplicar números de todos los tipos, estas operaciones tienen sentido absolutamentedistinto en los diferentescasos.
1) Los números de tipo | + 2i suelendenominarss actualmente complejos;el término irnáginarío (o imaginario puro'¡ (en contraposición,los se emplea para los númeroscomo 2i o -1[li * suelen denominarse reales). números como 1, + " J/Í 2) Una lúcida y sencilla de los distinexposición ratíonal en el libro de I. Niven, Numbres: tos tipos de númerosaparece House. New York. 1961. anil irrational. ' Random 3) Pero no restarni tampocodividir: si conocemos restir del número3 el númesólo los númerosposítivos.no Dodemos sólo lós nú-merosenteros,no podemosdividir el ro 5; si cónocemols número 7 por el número 4.

Así, sumar dos números enteros positivos a y b significa en la unión de dos hallar eI número de objetoscomprendiclos colecciones, una de o y otra de b objetos:si en una clasede séptimo grado hay 35 alumnos y en otra clasedel mismo grado hay 39 alumnos, en ambas clasescle este grado habrá 35 + 39 : 74 alumnos (véasetambién la fig. 1). De nrodo análogo, multiplicar los números enteros positivos a y b significa hallar eI número de objetos clel conjunto de ¿ hay colecciones con b objetosen cada una: si en una escuela 3 clasesde séptimo grado y en cada una estudian 36 alumnos,en la escuela habrá 3'36 : 108alumnosde séptimogrado (véase también la fig. 2). Pero se hace imposibleextenderen esta forma las clefiniciones dc la adieión y de la multiplicación al caso de las fracciones ni aI de los nrimerosnegativos (de los númerosirracionales incluso e imaginariospreferimos no hablar aquí). De tal manera, llegámos,al parecer,a la conclusiónsiguiente: clenominamos discon Ia misma palabra <,rnúmerol tintos tipos cle números debido a que todos se puedensumar y multiplicar; pero las propias operaciones de adición y de multiplicación son absolutamente distintas según ios diforentes tipos de números. Sin embargo, aquí nos hemos apresurado un poco: de hecho, la adición de los números enteros y la adición de las fraccionesno son operaciones tan absolutamente distintas. Más exactamente,Ias deliniciones de estas operacionesson efectivamente diferentes; ahora bien, sus propiedad,es son absolutamenteidénticas. Así, para números d.e cualquier índole
a {b :b { a ley conmutativa ele la aelición

y
y

ab:ba;
ley conmutativa de la multiplicaeién ( a b ) c: a ( b c) ; ley asociativa de la miltiplicación

(a+b)lc:a+(b-lc)
ley asociativa cle la adición

en todos los casos existendos númerosespeciales 0 y 1, tales que y a.l:a a*0:a para todo número a. Y para eI Algebra modernaes típico el siguiente punto de vista acercadel contenido de esta materia: el Algebra estudia algunos sistemas (distintos) de números

10
para los cualesestán definidas las operaciones de adición y y otras de multiplicación que verifican las leyes ya señaladas como, por ejemplo, (atb)c:aclbct
ley distributiva de la multiplicación respectoa la suma donde a, b y c son números de cualquter índole. La existencia en los sistemas de números de dos operacioorigina cierto paralenes -la adición y la multiplicaciónlismo tanto más manifiesto por cuanto las propiedades de la aclición se parecen mucho a las de la multiplicación. Este paralelismo se observa, por ejemplo, en que cualquier interrogado sustituirá en la <proporciónl extraña adición resta multiplicación ?

tl
váIida sólo para ¿ : 01). Además, si en la ley distributiva (a * b) c : ac f bc sustituimos la adición por la multiplicación y viceversa, obtendremosla <igualdad> ab{c:(a*c)(b*c) con la que nadie, por supuesto,estará de acuerdo. [Como es obvio que (a * c) (b * c) : ab * ac I bc * c' : abtc(a *b*cl, resulta que (a * c) (b*c) : ab { c sólo si c : 0 o si a.+b*c:1.1 Pero eI Álgebra conocetambién otros sistemas, no numéricos, en los que también se puedendefinir las operacionesde adición y de multiplicación más similares entré sí que la adición y la multiplicación de los números. Consideremos, por ejemplo, eI <<dlgebra que es muy imporde los conjul¿tosD tante. Se entiende por conjunto una colección cualquiera de objetos arbitrarios denominados elementos del coniunto: se puedehablar del <conjuntode los alumnos de una clase de séptimogrado>, del <conjunto de los puntosde un círculo>, del <conjuntode los puntos de un cuadrado>, del <conjunto de los elementosde la'tabla periódica de Mendeléevr,del <<conjunto de los números pares)), del <conjunto de las notas de los alumnos de una clase>,del <conjunto de los elefantes de la India>, del <<conjunto de las faltas gramaticalesen tu composiciónD, etc. Resulta bastante claro cómo puede definirse la (suma de dos conjuntosl: entenderemos por suma A + B del conjuntoA y del conjunto B simplemente Ia unión de ambosconjuntos.Por ejemplo, si ,4 es el conjunto de varones y B el conjunto de hembrasde tu clase, A + B es el conjunto de todoslos alumnosde tu clase;si,4 es el conjunto de todos los números enteros positivos pares y B es el conjunto de todos los números divisibles por 3, el conjunto

el signo de interrogación por <división>sin reparar mucho en también se observaen que lo que significaesta <<proporción>; los alumnos, e incluso sus padres, confundenfrecuentemente (el número -a que sumado los términos de <númeroopuestoD (el número 1/a con el númeroa da 0) y de <númeroinversoD cuyo productopor el número dado ¿ es igual a 1), así como de la progreen la similitud que existeentre las propiedades sión aritmética (seriede númerosen la cual'la diferenciaentre dos números sucesivoscualesquieraes la misma) y la (seriede númerosen Ia cual el cociente geométrica progresión es el mismo). cualesquiera de dos númerossucesivos este Sin embargo,no siemprese observaesta semejanza, un papel paralelismo.Por ejemplo, el número 0 desempeña especialno sólo respectoa la adición sino también respecto en que para todo número¿ a Ia multiplicación: estoseexpresa ¿.0:0 (de aquí resulta, en particular, que no se plrededividir por 0 un númerodistinto de 0). Ahora bien, si en la última igualdad por la adición y el cero por eI sustituimos la mr-rltiplicación extraña uno, obtendremosuna <rigualdadr>
a* 1:1

A+B { 2 , 3 , 4 , 6 , 8 , 9 , I 0 , 1 2 ,1 4 ,1 5 , 1 6 ,1 9 ,2 0 , 2 1 , 2 2 ,. . . ) constade unos y otros números; si z4. es eI conjuntode los puntosdel óvalo sombreado y en la fig. 3 horizontalmente
r) Si la ieualdad a * t : I fuese válida para todo c, sería imposible restar { a éualquier número distinto de l;-esto, por supuesto, es falso; así 3 - | :2.

t2
B es el conjunto de los puntos del óvalo sombreado oblicuamente, el conjunto A + B es toda Ia región sombreada en la fig. 3. Está claro (véase,por ejemplo, la fig. 3) que para cualesquierados conjuntos ,4 y B

13
números divisibles por 3, eI conjunto .4,B {6, 72, 18,24, . . .) está formado por todos los númerosdivisibles por 6; si el conjunto á consta de los puntos del óvalo sombreadoen la f!g. 5 horizontalmente y B es el conjunto de los puntos del

A+ B:B- lA,
o sea, para la adíción de conjuntosse cumple la ley conmutativa. Además,por supuesto, cualesquiera que sean los conjuntosA,ByCsiempre

( A+ B\+ c:A+ ( B+ c) ,
d,eIa adicién de conjuntos. o sea, tiene lugar la ley asociatiua El conjunto (A + B) * C (o A + (B + C)) se puedeindicar

FI G ,

5

;,., i

F IG.

3

óvalo sombreado verticalmente, el conjunto /B quedará de líneashorizoncubierto en la misma figura por una <<reja> tales y verticales. Está claro que también pa.rala multipli.cación de coniuntosse cumple Ia ley conmutatiua, o sea, para cualesquiera dos conjuntos,4 y B AB:3¿

simplemente por A+B+C omitiendo los paréntesis; la unión de los tres conjuntosA, B y C (así,en la representa fig. 4 el conjunto A + B * C coincide con toda la región sombreada). Convengamosahora en denorninar producto AB de los conconjuntosA V B Ia parte común o la interseeciún de estos juntos. Así, si / es el conjunto de ajedrecistasde tu clasey B es eI conjunto de nadadores, AB serí eI conjunto de los ajedrecistasdiestros en natación; si ,4 es el conjunto de los números enteros positivos pares y B es el conjunto de los

(véasela misma fig. 5; se comprende también que el (conjunto /B de los ajedrecistasdiestros en nataciónr y el <conjunto .B,4. de los nadadores diestrosen el ajedrez)es un mismo conjunto). Además, es igualmente obvio qüe para la multiplicación deconjuntos esudlid,a también la leg asociatíva, o sea, para cualesquieratres conjuntos .4, B y C (AB)C:A(BC). El conjunto \AB) C o A (BC) se puede indicar simplemente por ABC omitiendo los paréntesis;representaIa parte común
3-1176

t4
de los tres conjuntosA, B y C (en la fig. 6 o la intersección un triple sombreadol)). el conjunto ABC Niene tres conjuntosA, B y C Es notable qve para cualesquiera se cumple tarnbién la ley distributiua:

15
llos alumnos que además saben nadar. Pero está claro que obtendremos eiactamente el mismo conjunto formando la unión AC + BC del conjunto AC de los ajedrecistas diestros en natación y del conjunto BC de los aficionados al juego de Ias damas que saben nadar. Es posible que esta explicación verbal de la ley distributiva te parezca farragosa. Conviene emplear en tal caso la

( A+ B) C:AC+ BC.
En efecto,si .4.es, digamos,eI conjunto de los ajedrecistas de tu clase, B es el conjunto de los alumuos aficionadosaI

(a)
F IG . 6 FI G . 7

(b)

juego de las damas y C es el conjunto db los nadadores, óntónces A + B representa Ia unión de los conjuntos de los ajedrecistas y de los aficionados al juego de las damas, o sea'. ei conjunto de los alumnos aficionados a un-o de estos juegos-: al del- ajedrez o al de las damas (o' posiblement€? y aI del ajedrez y al de las damas). El conjunto (A + B) C se-obtiene dóI conjunto A + B dejando en la unión A + B sólo aque1) He aquí otro ejemplo que exp,lica la ley asociativa de Ia multiplicación de conjuntos. Sean .4 el conJunto de los números enteros dinisibtes pot 2,-B el conjunto de los números divisibles nor 3 v C el coniunto de losnúmerosdivisibles por 5; entonces, ,4.B es'el coniunto de lbsnúmerosdivisibles por 6 y (AB) C es el conjunt o de los iúm er os d - i v i s i b i e sp o l 6 . y p o r 5 , o s e a , d i v i s b l e s p o l - 3 0 ' 'le otro lado, BC es el conjuntó de lós-números divisibles Por L5 y A (BC\ es el coniunto de los números pares divisibles por 1-!, 9-!9u, es ' de' nuev o el lonju n t o d e t o d o s l o s n ú m e r o s ( e n t e r o s ) d i v i s i b l e s nor 30.

representación gráfica. En la fig. 7, a el conjunto A * B está sombreado horizontalmente y el conjunto C, verticalmente, de modo que eI conjunto (A + B) C resulta cubierto por una <rejal de líneas. En la fig. 7, b los conjuntos AC y BC están sombreados con líneas oblicuadas hacia la derecha y hacia la izquierda, respectivamente; el conjunto AC + BC coincide con toda la región sornbreada en esta figura. Pero es fácii ver que la región AC + BC sombreada en la Íig.7, b no clifiere de la región (A + B) C doblemente sombreada en la f ig. 7, a. No es difícil comprender qué (conjuntoD desempeñael papel del cero en nuestra <álgebra de los conjuntos>. En efecto, la adición de este conjunto O (clesignaremosel <conjunto cero) por la letra O, similar por su forma al número 0) no debe alterar ningún conjunto; luego, el conjunto O no contiene ningún elemento, es <vacío>. Puedes sentir el deseo de excluir por completo semejante conjunto uacío de la con3*

16
sideración: si el conjunto O no contiene elementos,representa un absurdo, y tro un conjunto, y ni siquiera vale la pena hablar de éI. Sin embargo, tan infundado sería proceder de esta manera como excluir eI 0 del conjunto de los números por el mero hecho de que Ia <colección> de cero objetos también es ((vacía)y, al parecer,no tiene sentido hablar del (número)) de objetos que contiene. Pero, en realidad, sí tiene sentido; y mucho. Si no tuviésemos eI número 0, no podríamos restar uno de otro cada dos números (porque en la diferencia3-3 no sería igual a nada), no podríaestecaso mos representar, digamos, eI número {08 (una centena,ocho unidades y ninguna decena)en el sistema decimal de numeración, como tampoco podríamos hacer otras muchas cosas; no es casual que el surgimiento de la idea del cero sea considerado como uno de los acontecimientosmás notables en toda la historia de la Aritmética. Exactamente igual, si no se incluye entre los conjuntos el conjunto vacío O, no podremosseñalar el producto (o la intersección) de dos conjuntos cualesquiera: así, es vacía la intersección de los conjuntosA y B representados en la fig. 8, como también es vacía la intersección del conjunto de los alumnos de tu clase que estudian en sobresalientey del conjunto de los a usar el conceptode elefantes.Y en general,si nos negásemos vacío)),en muchos casostendríamos que hablar de <rconjunto los conjuntoscon gran recelo: ¿y si resulta vacío, o sea, no de los alumnos de quinto grado llámaexiste,'el <<conjunto dos Andrés en la escuelaNo 6 de Leningrado>? Está claro que si O es el conjunto vacío, ontonces para cualquier conjunto á

L7
que nuestroconjunto / cidir con.4. Pero de aquí se cleduce debe contenet todoslos elcmentns de todos los conjuntos ,4. Está claro que semejanteconjunto puede existir sólo si nos limitamos a aquellos conjuntos .A cuyos elementosse toman de una determinadacolecciónde <objetos>: a los conjuntos de los alumnos de una escuelao clase determinadas (por ejemplo, .á puedeser el conjunto de los alumnos que estudian en

N%
FIG. 8 FTG. 9

A+O:A.

No menos claro está que cualquiera que sea el conjunto ,4 siemPre Ao : o, vacía la intersección de cualquier ya que es necesariamente conjunto á y del conjunto O carente de elementos(digamos, la interseccióndel conjunto de las alumnas de tu clase y del con;unio de todos los alumnos de estatura superior a 2,5 m). En ouanto al <conjuntounidadl, Ia situación es algo más por Ia let-ra/, complicada. Este conjunto .I (lo designaremos similar por su forma al número 1) debeser tal que su producto (o sea, intersección) con cualquierconjunto I tiene que coin-

sobresalientey B eI conjunto de los ajedrecistas);a los conjuntos formados por números enteros positivos (.4 puede ser el conjunto de los números pares y B el conjunto de los números primos que no admiten más divisores que ellos mismos y la unidad); a los oonjuntos compuestospor puntos que forman figuras pertenecientes a un determinado cuadrado como las representadas en las fig. 3, 4, 5, 6, 7 y 8. En este caso entenderemospor / eI <conjunto más grande> que contiene todos los <objetos>considerados: eI conjunto de todos los alumnos de la escuela o Ia clase consideradas,eI conjunto de todos los números enteros positivos o bien el conjunto de todos los puntos del cuadrado (fig. 9). En el <álgebrade los conjuntos>este conjunto .I lleva el nombre de unitario o uniuerso. Es obvio que para cualquier conjunto (menorD.A (e incluso para el conjunto / que ooincide con .I) tendremos AI : A

r8
en plena correspondencia con la condición que define la unidad. De estemodo vemosque elr eI <álgebrado los conjuntos> se asemejanmucho a construida Ias leyes de las operaciones las leyes del álgebra, referentesa los números,que conocemos sin embargo,estasemejanza del cursoescolarde Matemáticas; con las leyes numéricasno es total. Es verdad que en el álgebra de los conjuntostienen lugar; como hemosoomprobado, casi todas las leyes principales váiidas para los números; pero en ella también se cumplen otras leyes que, posibleextrañas. Por ejemplo, hemosseñalado mente, te parecerán ya que para los números no tiene lugar, como regla, Ia ley que resulta de la igualdad ¿.0:0 si sustituimosen ella la multiplioación por la adición y el cero por Ia unidad ya que para casi todos los númerosa tenemosa + | 11. En cambio,en el álgebrade los conjuntosla situaciónesdistinta: aquí siempre

{9

que suhu aficionadosy al ajedrezy al juego <[elas damasr-r que son aficionadosal ajedrez,al juego r nadar (es posil-rle las damas y a la natación). De olro lado, las uniones/, -ly Ij + C de los conjuntosA y C y de los conjuntosB y C : cle los alumnos afioionados¡ componen,respectivarnente, aficiorrut ajedrez o diestrosen natación (o, posiblemente, ¡ y al ajedrezy a la natación) y de los alumnosaficionados juego de las damaso a la natación. Está claro que la ittl,r sección (A + C) (B + C) de estos dos últimos conjttttl

A+ I:1.
En efecto, el conjunto I es, por definición, el <másgrande> y, por eso, es imposible aumentarlomás: cualquieraque sea que aI conjunto .4 (tomadoentre los conjuntosconsiderados) agreguemos al conjunto unitario 1, siempre obtendremos eI mismo conjunto /. Además, al sustituir en la ley distributiva (a I b) c : he- ac + bc la adición por la multiplicación y viceversa, absurda ab * c: (a f c) X mos obténido Ia <igualdad> X (b + c) que para los númerosresulta casi siempre falsa. En el áigebra de los conjuntos la situación es otra: aquí (o sea, para cualesquiera conjuntosA, B y C) tiene síempre lugar Ia igualdad

(a) FIG. IO

(b)

AB+ c:( A+ c) ( B+ c)
que expresala segundaley distributiua (la ley distributiva de la adición respectoa la multiplicación) dei álgebra de los conjuntos. En efecto, sean de nuevo .4 el conjunto de los al juego de las B eI conjunto de los aficionados ajedrecistas, de tu clase. En tal damas y C eI conjunto de los nadadores AB de los conjuntos.4 caso es evidente que la intersección y B comprendea todos los alumnosdiestrostanto en el ajedrez como en el juego clelas damasy que la unión AB + C de los conjuntosAB y C constade todoslos alumnosque son

a todoslos alumnosdiestrosen natacióny a to(l comprende tatr los áIumnos que no sabennadar pero son aficionados al ajedreziomo al juego de las damas,o sea,estaintersecc coincidecon el conjunto AB + C. Puesto que esta explicaciónverbal te puedeparecerotl vesada, daremos además una interpretación gráfica do segundaley distributiva. En la fig. 10, a la intersección-z con líneasoblicuat de los conjuntosA y I] está sombreada y el conjunto C, con líneasoblicuadashac hacia la derecha en esta figura-rop la izquierda; toda la región sombreada b hemossombrt¡ En Ia fig. {0, C. AB sentael conjunto + horizontalmentela unión A + C de los conjuntos A y o verticalmente la unión B + C de los conjuntos B y C; intersección (A + C) (B + C) de estas dos uniones qttt cubierta en esta figura pol una <red>.Pero es fácil ver t¡

20
la regióu de la fig. 10, b cubierbapor la red de lírreashorizontalesy verticales_coirrcide exactámentecon la región sornbreada-enla fig. 10, a; esto demuestrapreoisameñte la segunda ley distributiva. . Señalemos,para terminar, otras dos ieyes del álgebra de los conjuntos que contradicen los conocimientos algibraicos adquiridosen la escuela. Es fácil comprenderque cüalquiera qu€ sea el conjunto.4., su unión con otro iguat-y su int-ersección con sí mismo coinciden con el conjunto inicial .4:

2T
Enumeremos estas leyes nueua.s. Errtre ellas figura lu relación

A.+I:I
que determina Ia profunda diferenciaexistenteentre eI conjunto urritario / y el número 1. La segundaley distributiva del álgebra de los conjuntosofreceuna forma muy pcculiar de <abrir los paréntesis>:

A+A:A

y

AA:A.

(A +c)B +c):A B Ic;
por ejemplo, aquí

Estas dos igualdadesse denominan a veoesleyesidempotentes. muy ventajoso el hecho de que las leyes geneialesdel . _ E_s Algebra conservanuna misma forma para tódos los tipos de números: gracias a ello, aI pasar de los númerosentero-s a los fraccionarios o relativos (tomados con el signo <rmás> o ((menos>), podemos utili?ar plenamente ios hábitos adquiridos co_n anterioridad y sóio necesitamos añadir otros (de icuerdo a la reserva más rica de números considerados),pero no adquirir nuevos. La situación es enteramentedistilta cuand.o pasamosde los números a los conjuntos: aquí parcialmente necesitamostambién hábitos nuevos, ya que una serie de leyes del álgebra de los conjuntos no tien-e lugar para los númerosr).
r) En esta diferencia ent¡o las levbs del álEebra de los con¡untos y las leyes numéricas radica precisamente la óausa de_que en muchos textos la adición y la multipliéación (o sea. la uniórr y la intersección) de los conjuntos se indican cbn siqnos eompietamente distintos de los signos corrientes * y .; la unión de los coniuntos .4 y B se indica por A U B y Ia intersecoión de estos coniuntoi. nor A n B. Puesto que en est,elolleto l,arnbién hablaremos de btros éiéte_ rrlas algebraicos en los cuales la <adición>y Ia <multiolicaciónl se rigen por las mismas leyes que se dan en el álgebra de lós coniuntos. resulta natural que nos desentendamosde los símbolos U y n ñropioá precisamente de la teoría de los conjuntos; el deseo deiu'brávai t" proximidad existente -entre las álgebras considsradas v el áise¡i; escolar.empuja a.emplear los signos habituales de adición y rñulti_ plicació-n. Sin. emtargo, c-on_viene, por lo visto, escribir aquí ias prin_ ley€s det.álgebra,de los conjuntos también en las désignaciones 91plT csfándar de la teor¡a de los conjuntos:

(A + D) (B + D) (c + D): [(á* D) (B + D)l(c + D): : (AB+ D) (C+D) : (AB) C * D : ABC+ D.
Por último, resultan totalmente nuevas para nosotros las leyes idempotentes

A+A:A

y

AA:A

gue a vecesse expresanen la forma siguiente: en el á,lgebra de losconjuntosno euísten erponentes ni coeficíentes. En efecto, tenemos para cualesquieraA y n,

A+ A+ ...+ A:A
¿ veces

y

4.4.....A:A;
g--/ ¿ veces

así, por ej'emplo,

( ' A+ B) ( B+ C ) ( c+ A) :

+ Bbd+ ,¡pq : (ABC + ABC) + (AB+ AB)+ : + BC) ABC + (AC + AC)+ (BC + AB+4c+Bp
(comparacon el ejercicio 6 que viene a contin,rur'iótr¡.

: )dr * ¿Xd'+ ¿bá+ ¿)"u,.+ Ñ * xfr+

,:

AUo:A AUI:I

y /nI:A, y ¿0o:o;

propiedades del conjunto vacío O y del conjunto unitario f

B f"r'.r'"oJ*#"#'f,: í)Ai (á u B)u c: A u (B,,f/.r1*j*r[*) n c: A ft (Bn c);

A u B:

( áU B) nc :( Anq

U ( Bnc ) y ( ánB) UC:

: ( . 4Uc) f i( BUCI ; leyes distributivas AUA: A Y A¡ A: A. leyes idempotentes

22
EJERCICIOS

23

( A + B) C : AC + BC y AB * C : ( A + C ) ( B ) - C ) ;
leyes distributivas

Demuestra las igualdades siguientes en las que las letras mayúscu las representanconjuntos (con lá particularidad de que las lotras O e.I r.epresentansiempre los conjuntos vacío y unitario, respectivamette):

A+A:A

y

AA:4.

leyes idempotentes

2.A (A +B \:A . 3.A B +A -A . 4.A (A +c)(B +c )-A B + A C. 5.A (A +1) (B+ o ): A B . (B + c\ (C+ A) : AB + BC+ cA. 6. (.4+ B') 7. (A + B ) (B + c ) (c + D\ : A C+ B C+ B D. 8. (,{ + Bl (A + I\ + (A + L})(Ir * ()) : A + B. e. (á + 8) (B + /),(á + o) -- A. ro. (A + B + c ) (B + c + D\ (c + D + A ) : A B + A D + +B D+C.
Ejemplo: A (A + c ) (B + c) 0" ," rcyas,,ci ñi va
mul ti pl i caci ón

r. (á + B) (á + c) (B+ D) (c + D\ : Ar¡+ Irc,

Además,en el álgebra de los conjuntos existen dos eleO e I tales que mentos (conjuntos)especiales A+O:A A+I:I y y AI:A; AO:O.

Á [(/+ c) (B + c)]:

:
Za ley d istlib u ilva

A(AB+C)

:

(AB+C)A:

ley conmutativa. de la mul l i P l i caci ón y_conn_tl tati va l eyes asoci al i v_a de l a mul ti pl i caci ón * AC '

(AB) A+ CA
ta le y d ¡ str ib u fiva : (AA) I] + AC

u" ,raB lcy i¿empot:enre mul ti pl i caci ón

ALGEBRAS DE BOOLE
Reunamos todaslas leyesdel álgebrade los coniuntosque hasta el momento conocemos

'4 + B :rg,;l-.,**'J^r**" : BA;
leyes asociativas

(A I- B) -f c : A + (B * c) v (AB)C : A (BC);

son sinrilares Estas leyes (o reglas de las operaciones) a las leyes del álgebrade los númerosque tú dominas pero el álgebrade los conjunno coincidencon ellas; por supuesto, pero no aquella que tú has esttttos también es un <álgebra)), diado antes, sino un álgebranueva, extraordinaria. Pero tampoco el álgebr¿ corriente de los númeroses un podemoshablar del álgebra única, sino muchas <álgebras>: <álgebrade los númerosenterospositivosl, del <álgebrade del los-números racionales(o sea, enterosy fraccionarios)>, de los númerosrelativos (o sea, positivosy rro po'si<álgebra tivos)>; existe además el <álgebrade los números reales (o sea, racionalese irracionales)>, ei <álgebrade los núrneetc. Todas estas<álgeros complejos(realese imaginarios)>, bras>difieren una de otra tanto en los númeroscon los quc (o sea, se opera, como en la definición de estasoperaciones propielas sin embargo, y la multiplicación); de la adición son las mismas en todos dadesprincipalesde las operaciones cuál es Ia situación entonces los casos. Es natural preguntarse ésta en en el álgebra específicade los conjuntos: ¿aparece una forma única, o también aquí existeuna seriede <álgebrasl similares que difieren una de otra tanto en los elementos con los que seoperacomoen la definiciónde estasoperaciones (que continuarémosdenominandoadición y multiplicación) de estas pero que son idénticas en cuanto a las propiedades operaciones? Probablemente, tú presientesya que existen muchas semejantes al álgebra de los conjrrntos(o sea, álgeálgebras bras en las que rigen las mismas reglasqlre cn el álgcbra de es así. En primer lugar, los conjuntos).Y esto efectivamente puedenser'rluy variadas: de losconiuntos las propiasálgebras de los conjuntosde alumnosde podómóshablar del <áIgebra

tu clasel, del <álgebrade los conjuntosde animalesdel parque zoológicode Moscú>(que, por supuesto,es un álgebra totalmente distinta), del <álgebra de los conjuntosformados por unos u otros númerosr), del <álgebrade los conjuntos formados por puntos de un cuadrado>-(véanse las figuras de la 3 a la {0), del <álgebrade los conjuntosde libros de una biblioteca escolar> o del <álgebra de los conjuntosde estrellas>. Pero existen también otros ejemplos, muy distintos, de álgebrasque tienen propiedades semejantes; ahora daremos algunos. Un minuto de atención antes de pasar a estosejemplos. Al analizar los ejemplos que vienen a continuación, debes recordar con seguridad que delinir en un conjunto de objetos (elementos) a, b, . . . las operaciones deadición!y rnultiplicación significaerponerlas reglasquea cad,a pay de objetos a y b ponen erl correspor¿dencia otros dos obietos c V d llamados suma y productodeayb: y d':ab. c:a*b Escogeremos estasreglas de modo que se cumplan todas las leyes de operacionesque caracterizan el álgebra de los conjuntos. Pero no tienes derechoa preguntar por qué la suma cle a y ó es igual a c; pues delinimos la suma a, + b precisamente como ¿ y las definiciones, como se sabe,no son objeto de discusión. Puede suceder que en algunos casos nuestras definiciones te parezcan extrañas;y es natulal, porque estas definiciones seránnuevaspara ti y todo lo nuevo, lo insólito, siemprepareceextraño. En la vida no te Sorprenden objetos tan asombrosos como son eI televisor y eI teléfono;pero esto se debesóIo a que estásacostumbrado a ellos. En cámbio, si tomamos un alumno de segundo o tercer grado -que está firmemente convencido de que la suma de dos números a v b es eI número de objetos de la unión de una colección dé ¿ objetosy de una colecciónde b objetos (véasela fig. I de la pág: B) y de que eI producto¿ó es el número de objétosde la unión de ¿ colecciones con b objetos en cadauna (véasela fig. 2 de la pág. 8)-,-lu explicamosqué es una fracción y después le decimos que la sumay el productode las fracciones
T Y V s c o c tl n e n asr
o ,b c ' d
dD

estas reglas (que para ti resultan ahora absolutamentenaturales) le parecerán,seguramente, muy extrañas. ejemplos. Puesbien, he aquí nuestros. Eiemplo l. Algebra de los dos números.Aceptemos que nuestra álgebra tiene dos elementos solamente que, por númerose indicareI'azones de comodidad, denominaremos mos con los símbolos habituales 0 y I (aunque aquí estos nuevo). Definiresímbolostienen un sentido completamente mos la rnultiplicación d.enuestrosnúmerosexactamenteigual que en la Aritmética habitual, o sea, mediante Ia siguiente <tabla de multiplican:

lol oloo rlol
mientras que la adiciónla dcfiniremos((caside la forma corriente>,o sea,con Ia única diferenciade la Aritmética habitual consistenteen que la suma 1 * I será ahora de nuevo no existe en igual a { y no a 2 (puesestenúmerosimplemente nuestra <álgebrade los dos númcrosl). De este modo, la <tabla de sumarr tiene en nuestra álsebra Ia forma

+ lo 'l-

I

ol ol

{l t I

Es obvio, que en el áIgebraasí definida tierrelrlugar arnbas leyes conmutativasl paracualesquiera a,yb. y ab:ba a+b:bia Es fácil comprobar que también se cumplen en ella las leyes asociativas (a * b) I c : a { (b { c) y (ab)c : a(bc) para cualesquiera a, b y c, con Ia particularidad de que ni siquiera hacefalta comprobar Ia ley asociativapara la multiplicación, puesnuestramultiplicación nueva coincideíntegramente con la multiplicación de los númerosy para ésta la ley asociativaes válitla. También esfácil ver que tienen lugar aquí las leyesidempotentes: o,I a: a y ad.: a para cualquiet a,

:-

ai l *bc cd "

a c

b .-:d,

ab cd,

26
o sea, para ¿z: 0 y para @: t (¡he aquí el porqué hemos tomado I + t - 1!). Algo más difíoil resulta éomprobarlas Ieyes distributivas' (a * b) c : ac * bc y ab * c : (a + c) (b * c) para cualesquiera a, b y c. Por ejemplo, en nuestra álgebra

27
aquí el papel do Además, los números 0 y I desempeñan Ios elementosO e .f del álgebra de los conjuntos ya que para cualquier a a'0:0. all:lY y a.l:&i a*0:a Tomey mínimos. Biemplo 3. Algebra de los mdsímos los un conjunto álgebra nuestra de los elementos mos como (acotado) de números, por ejemplo, aceptelnosque estos elementos son algunos números r (o, posiblemente, fodos conllrendidos ellos) tales que 0 ( r < 1, o sea, los'númer-os entre 0 y f incluyendo los propios números0 y 1. En cuanto a las operacionei de adicidn y muttiplicación, las -definiJemos de un modo enteramentenuevo y, para no confundirlas con la adición y Ia multiplicación corrientes, -empleareqros incluso signos ñuevos: @- (adición) V A (multiplicación). A saber, áceptaremos que la surna r @ U de dos-números r e A es iguai al mayor de éstos (o a cualquiera de ellos si por producto r @ d-e los- números x : A)i 'el eátenderemos -V fr e V menor de éstos (o cualquiera de ellos si x- : A)-. los núde nuestraáIgebra-son Por éjemplo, si los elementos meros }itlr','lr, ''1"y 1, la <tabla de surTau y Ia <tabla de multiplicarl de nuestrosnúmeros tienen la forma

( { + 1 ) . ! : ' ! . . 7 :l E .tl+t:r*1:t Finalmente,

si convenimosen asignar al número 0 el papel del elementoOde nuestraálgebray al número 1el papél del elemento1, tendrán lugar también las reglasreferentes a los elementos.especiales O e I: siempre (o sea, para a:0 y para ¿ : 1) a+0:a y a.l:ai a+7:1 y ¿.0:0. Ejemplo 2. Algebra de los cuatro números. He aquí un ejemploalgo más complejoaunquedel mismo género.Suporrgamos que los elementos del álgebra son cuatro <númerosu que indicaremoscon las cifras 0 y 1 y con las letras p y q. Definiremos la ad,ici6ny la multiplicación en eI álgebrá éonsiderada con las tablas siguientes:

y ( 1 .{ ) + ( 1 .1 i:1 + ' t:t; y ( 1+ 1 ) .( 1 + 1:1 ) .r :r .

op
0 p q I

ql 0 p
q

opql

o+++l
;
f"a,)Q ) "3
4l

o+++l
0
t
J

op q l pp 7 7 qr ql

trt t

I

0d00 opop ooqq opql

00000
Lt t l
;óóót )

1 ' . -' \ '

ñ
J

I

tt12

TTTT
t lt 2
oDqe Laa¿

-t

-ñ-

-:l

I

I

También aquí, como es fácil persuadirsemediante la comprobacióndirecta, a'+b:b*a y ab:ba paracualesquiera&ybi (a*b) -Fc: a*(b *c) y (ab)c:a(bc) para cualesquiera a, b y c; :ac*bc (a*b)c y ab *c:(¿* c)(b {c) para ctralesqniera a, b y c; a { a: a ! aa: 0, para cualquier a (o sea, para a : 0, p, q y l),

¿
t-

-l

2222
JU¿ U

2-

-l

1-

-') /. ;
J

1t t |
a rÚ -aT ó ¿. t ó

t 1. 22

-ñ-

-:i
'I

T

77

I

t . 12, 323-

el mayor de dos o varios númerosu, En las Matemáticas, así: máx lu, ú, . . ., zl y el menor t)) . . .,2 sueledesignarse por el símbolomín lu,u, . . ., zll\. De esta de estosnírmeros,
r) máx lu, u, . . .,-"! y ,rnín [u, u, . . ., z] sp como <máximo de u, u, . . .t ,,, y (mi' puedeleer, respectivamonte, ñim o de u, 0, . . , , zD.

29
forna, nuestra <álgebrade los máximos y los mínimosl, -err por definición x @ A : má,,xlr,Vl y r & V : mín I*, r1. Podemostambién convenir en representarlos números por medio de puntosde la rectanumérica;entonces. los númeroie. donde0 ( r g. 1, quedaránrepresentados por los puntos dei Comprobemos, finalmente, la validez de las leyes distributivas (r@v)82:(r@z)@(y8z)

v
@Av)@z:(r@z)A(y@z). Está claro que el número (x @ a) @ z : mín {máx ln, A, zl) es igual a z si almenos uno de losnúmeros fr o A es mayor quez y es igual al mayor de estos números si ambossoz menores
(x@y)@z=(x@A@U@z) x@z x@y

x@y

x@y

FrG. I t

Y@z

(x@f)@z:6@z)@(y@z) Y@z x@y=x@z
0#t

segmento horizontal de lon-gitud1, la suma n @ V de dos nú_ meros r e A por_aquéIde los puntos n o A qves-ehalla a la derechay el producto r I y por el punto situado a la izquierda (fig. 11). claro que n-uestras n_uevas operacionesde adición y ,Está. multiplicación satisfacen las leyescoñmutativas: r@A:y@t y x@y:ygx. También se cumplen obviamente las leyes asociativas (r @ a) @ z : u @ (u@r)y (¿ I y) B r= r @ (a @z); así,.el número(,@ü @jo!@(U @z) -quesepued.e indicar simplemente por a @ y@ z omitienáolos'paréntésii
x @y = x Ay S z y@z x @ l =y @ z - x @ y @z

yxz b)

(a)
FIG. t3

que z (fig. 73, a y b). Pero a esto mismo exactamentees igual también el número (x@ z) @ (y A a) : máx {mín [r, zl, minlV, rll (véasede nuevo la fig. {3). De un modo análogo,eI número (t @ V) (D ¿ : máx {mín lx, A, zl) es igual a z si al rnenos uno de los númerosfi,o A es menot que z y es igual al menor de estos números si ambosson mayores
(x@9@z=(x@z)8(y@z) e @y)@z=(x@z)@(y@z)
x (a)
FIG. 1¿

0,

xzy"
(b)

e1 e.lm^áx.[r,y, z] (fig. 12) y el número (e I ü @ zo r g O (.y 9 ,) -o simplemente r I A I z, s'in loé paréntesises el mírr [t, y, zl(véase tle nuevola tig. 12). No-menos claro está que también las leyes idempotentel tienen lugar aquí: r@x:máxIs,uI:r y t 8r:mín[e, ul:a.

que z (Iig. 74, a y b). Pero a esto mismo es igual también el número (r@ z) A (y @ z): mín {máx [4, zf, máxIy,zl\ (véase de nuevo la fig. 14).
4-1t76

30
Para persuadirnosahora de que en nuestra álgebra espeoífica se cumplen lodas las leyes del álgebra de los corjuntos, bastará señálar solamenteque el papel de los elementosO aquí el menor e .I del álgebra de los conjuntos Io desempeñan de los números considerados-el número 0- y el mayor de estosnúmeros-el número 1. En efecto,cualquieraque sea siempre el número r, donde 0(c(1, ri s @ 0 : máx [r, 0] : r y & I { : mín [r, ll: x @ t: máx [s, {] : I y a@ 0 : mín [2,0] : 0. Ejemplo 4. Algebra de los mínimos múltíples y los md'rirnos diuisores. Seay'f un número entero positivo cualquiera; tomemos como elementosde nuestra álgebra nueva todos los posibles divisores del número y'f; por ejemplo, si y'f :270 : :2.3.5.7, son los del álgebraconsiderada los elementos números1,2, 3,5, 6, 7, \0, 14, 15,21,30, 35, 42,70, L05 y 210. La adición y la multiplicaoión de nuestros números las definiremos ahora de una forma completamente nueva: entenderemos por sunxan1'(D ¿ de los números m y n el mínimo eomún múltiplo de los mismos, o sea, el menor número entero (positivo) que es divisible por ambos números rn y n; tomaremos como producto m @ n de los números n¿ y n eL máximo común divisor de estos núryeros, o sea, el número entero que divide a rn y a n.lPo ejemplo, si : 6 y nuestra álgebra contiene solamentecuatro números -ayo" 1[ !, 2, 3 y 6, la adición y la multiplicación de los números vienen dadas por las tablas siguientes:
| I 2 3 6 2 3 6 I 2 3 6 t2 3 6

3{
De esta forma, en nuestra álgebra por defirrición m@ n -Im,nl y rn @ y¿: (nt,n). Por ejemplo, si el álgebra contiene los números {0 y 15, entonces {0 O 15 : [10,15] : 30 y 10 I 15 : (10, 15) : 5. Es evidente que en nuestra áIgebra siempre m@n:n@m y m@n:n&tn. Además, aquí (m@n) @p:m@(n@p) (:I*, n, pl)

(podemos convenir en indicar este número simplemente por m@n @p omitiendo los paréntesis) y (rn@ n) 8p: m,@ (n@ p) (-(m,n, p)) (estenúmero se puede indicar simplemente por nx I z I p). No menos evidentes son las leyes idempotentes: m @ m :frn, ml :m y rn@ m : (m, m) : m. _ Algg más difícil (como siempre) resulta comprobar las leyes distributivas. EI número (m@n)8p:(Im,nl,p) no es otra cosaque eI má.zimocomún diuisor d,elnúmerop y del mínimo comúnmúltiplo de los ruimeros tn A n ( ireflexiona bien en el sentido de esta frase!);contieneaquellos,y sólo aquellos_,factores primos que figuran en la descomposición de p y al mismo tiempo en la descomposición de uno de los números n'L o n por lo menos. Pero está claro que estosfactores primos (y sólo estos) figuran también en la descomposición del número (m @ p) @ (n I p) : I(m, p¡, (n, p)l; por eso, siempre (m@n)8p: (m8p) @(z8p).

1236 2266 3636 6666

rt t L
t212 L | 3 3 t 2 3 6

En la <Aritmética superior> (teoría de los números), el mínimo común múltiplo de dos o varios númerosrnt n, . . ., s por lrn, n,. . ., sl y eI máximo cofrecuentemente se designa mún divisor de estos mismo números, por (m, ¿, . . ., s).

Por ejemplo, si los númerosse toman del conjurrto de los divisoresdel número 210, tenemos (10 @ 14) A 105 : ([10, 14], 105) : (70, 105) : 35

32

33

v
: : [(10, 105),(14,105)] (10@ 105) @ (14@ 105) : t5, 71: 35.
Análogamente, el número (m8n)@P:l(m,n)'Pl es el mínirno cotnún múltiplo del númerop V del rndeimocornún rn A n; contiene aquellosfactoresprimos d¿u¿sor de lasruímeros (y sólo aquellos) que figuran en la descomposiciónde p o de ambos númerosrn y n (o, posibien en Ia descomposición de p y en Ia descomposición blemente, en la desoomposición de ambosnúmerosrn y n). Pero estosmismos factoresexactamente contiene también el número (rn @ p) A (¿ @ p) : V, por eso, siempre (rn8 n) @p: Por ejemplo, ({0 a {4) @ 105 : : [2, {05] :210 l(10, 14),1051 : ([10, 105], [14, 1051) : (270, 270) :210.
GEoRcE BOOLE(t8tb_t864)

(lrn, pl, fn, pl)

(*@p)

8(z@p).

v
(10 @ {05) a $4 @ 105) :

Finalmente, el papel de los elementosO e .I del áIgebra de los conjuntos lo {esempeñanaquí eI menor de los números de la colección considerada-el número 1- y el mayor de ellos -el número,lf. En efeoto,es evidente que m@t:Im, r¿@1[:Im, ll:m ¡/l:ff y y rn@N:(ttl,N):rn; 1):m r.n@ l:(rn,

(no olvides que en nuestra álgebra figuran los divisores del número lf solamente). De esta forma, también aquí se cumplen todas las leyes del álgebra de los conjuntos. Vemos, pues, que existe una cantidad suficientemente (elementos del álgeamplia de diversossistemasde <objetos>

bra consider_ada) en los cuales se pueden definir las operaciones d.e adición y multiplicaciín que satisfacen todas las rpglas que sabemos se culplen en eI áfuebrade los conjuntos: dos leyes cor,rmu-tativqs-, d.qsleyes asodiativas,dos leyes diÁ_ tributÍvas,, dos leyes.idemp-otentes_ y cuatro reg{as determinantes de las propiedades de los elementos<espóciales> que en nuestras álgebras desempeñan un papel pró-ximo al que desempeñanel cero y la uñidad. M# tirde veremos ot'ros dos ejemplos, muy importantes e interesantes,de tales álgébras. p-qsaral estudio de las propiedadesgenerales , Ahora, al de todas estasálgebras,debemos, ante-todo, darlesln nombre genérico.Actualmentetodas ellas se denominanálgebras

34
matemátictr de Boolel) ya que fue GeorgeBoolez),destaoado inglés del siglo XIX, quierr por primera vez estudió las álgebras de propiedatles tan extrañas. Conservaremoslos nombres de <adioiónr y <multiplicaciónr para las operaciones principales del álgebra de Boole (pero debesrecordar que no ion If adioión y multiplicación corrientes de los números); sin embargo, a veces denominaremoses.tasoperacionesadición booleanay ntultiplicación bookana. al examenminucioso del La obra de G. Boole, consagrada álgebra extraordinaria al que está dedicadoeste folleto, apareció por primera vez en L854, o sea, hace más de 100 años, bajo ei título de <Investigaciónde las leyes del pensamientor (<Investigation of the laws of thought>). Posiblemente este leer este título te parecepor ahora extraño; pero después-de folleto, cómprenderásqué relación existe entre las leyes de nuestro pensámientoy las álgebrasextraordinarias que aquí se analizan. Notemos sóIo que precisamenteesta conexión entre las áIgebras de Boole y las <leyes del pensamiento> explica por qué la obra de Boolo, que inicialmente pasó deÁapercibida para los matemáticos, despierta hoy tqt grarr interés. Duranto los últimos años esta obra ha sido varias veces reeditada y traducida a distintos idiomas; en muchos paísesel concepto de áIgebra de Boole ya figura, de una u oira forma, en eI curso escolar de las Matemáticas; en otros países,entre ellos Ia URSS, la idea de incluir este media.seestá debatiendo conceptoen el curso de la enseñanza entre los matemáticos y adictos tiene ardientes activimente y los pedagogos.

35
ambasleyesrlist,ributivas para algunaste¡,nas , 2. Comp¡ur'&a de elemcntosdel <álscbrade llóole de los cuatro elemeo?oJ(rñl,t; 2, pág. 26). no hay más escolares que tú, log <con, _-3: de l) Si en tu aparta¡nento juntos escorarcs de tu apartamentoD son: el conjunto 1 gue consta de un escolar y el c_onjunto O que no contiene ér"olár.r'f*;il;; vacro).¡orma para eI <álgebra de los conjuntosde escolares'qudresi_ oel en tu apartamelt,oD (esta álgebracontienedos elementos-. O e IsolaFent,e) la (tabla de su^Tarl y la <t-abla d,e multiplicao y compáralaé con las lablasde lapág.-25;deá]'ss de aquí quópulra.t *eieJríd;iá, oos numeros)conslderadaen er ejemplo t de este parágráIose cumplen. efectivamente rodas las lcyes iei etgá¡r"-¿ü-Bilü. que err,un. apartamento uiuón-Joi-bscolares, _ - b) Supongamos Pedro y Cátañna. Enroncesel <álgel;; d; loiconjuntos ¿. éJcáü.éü "contiene que.residenen este aparl-amento> cuatro'elémé"ñr; éi ;;;: que comprende dos escolares; dos conjuntosp (pedro) I C Jlolo,/ (Lararrna) rormado cada uno, por un escolar;el conjunüovaóid O. rorma la (tabla de sumarD y_Ia<tablade multiplicarDpara estaálseconjuntosypompíralas .on tuslu¡iu! a;¡; ñü:2"üü,i; !1a_de.los de aqur que para el <álgeb-ra de los cuatro números> corisiáeraiaen ei 2 de este parágrafose cumplen rodas las leyes del álgebrade B:nB:" 4. Comprueba que

a) mín +}-*á" {máx l+,+1, {^1"1+, +f,
'n'n Lr' zJ I
v
( rr rr ti il *,-(...fI tt) fI m. a x tm l n lz' s J, 7 j :m i n t*' *L á ' i J, *a - *[;, i ]], b) ([tz, 301, 8) : [(12,8), (30,8)l
. f t l-r l

v
EJERCICIOS

: ([12,81, 30),81 [(12, SI). t3o,
. 5. a) Forma la ctabla de sumart y la <tabla de multiplicau para el álgebr ade Boole do los t r es núm er os 0, 4, l, donde s@ U:

que para todas las ternas de elemendirectamente l. Comprueba (ejemplo l" pá9. 25\ tos del <els'e¡rade Boole de los'dod números> son válidal ambasleyes distributivas.
1) En el apéndice (pág. 76) damos la definición exacl,a de las álsebras de Boole. 2) Padre de la escritora inglesa Etel Lilian Boole (más conocida Dor el hpellido de su marido M. Voinicz, revolucionario iolaco), autora- de la novela <El Tábano>.

q*e en esra árgebra ; üffi1í;'1#, iPyex ;ui"'iiJr¿,vJ'¿"to"ti:1" de sumau y la <tabla _ D) r'orma ta (tabla_
de multipiicarD el álgebraformada por los divisoresdel número"t-2."d,;;?íu.#áDara ;T que lq. descomposición en factorcs primos de .._ nurnero _9._. llpg1gamos un .¿V(entero positivo) es de la forma

ársebra sé cumn ffi r$¿J)i.i"fiü;ffliE'fiff.esta i,.'{*,É',x"i
N : p'l'pt, ... pfu;

36
enl,oncesdos cualesquiera divisores m y n de este número se pueden representar en la forma

37
y viceversa, obtenemosla igualdad

A+ .q c+ BC :( A+ B) ( A+ C )
que también es válida (véase el ejemplo de la pág. 38). Sólo debe tenerse en cuenta que s¿en u,n&iguald,ad, ilel d,Igebrade Boole liguran los elementosespecialesO e I, aI sustituir la por la multiplícacifin booleana,A uiceuersa, ad,iciónbooleana deberernos sustítuir el elementoO por I y eI elementoI por O. Por ejemplo, es válida la igualdad

*: pltpfi' . .. pÍh,
donde 0 -( ¿r { /r, 0 a¡ .-( A¡, 0 .-( a, '-1 A2, . . :, -( !

n : p b f p l' . . . p lo ,

bz --1Az, . . ., 0 ( D¿-:( .4¿ (algunos de donde 0 t-( br /r, 0 los números ab -( ah.t b1,b2, .._., áh pueden -resultar iguales -( e2, . . ., a ccro). ¡Oué fbrmá tienen iin este caso las descomposicionesen factores píim"oi de los números [n¿, n] (mínimo común múltiplo de los núm-eros m y n) y Qn, n) (máximo conrún divisor de los números m v n)? Emplea es¡as descomposicionespara demostrar que constituye iln álsebrá de Boole el coniünto de toiios los divisores del número lV (m, nl. c or r lás oper ac ion e s n t @ i l,^, nl y m& n:

(A + B) (A + I) + (,4+ B) (B + O): A + B
(véaseel ejercioio 8 de Ia pág. 22\; de aquí resulta que también tiene lugar la igualdad

(AB + AO)(AB + BI) : AB.
Esta propiedad de las áIgebrasde Boole que permite <<gratuitamenter (o sea,sin demostración) obtenerde cadaigualdad otta nueval) Ileva el nombre d,eprincipio ile d,ualidady las igualdades, que resultan una de otra por medio de este principio, se denominan duales unas respecto a otras. El principio de dualidad se deducede que la lista de las leyes principales del álgebra de Boole -que son las únicas que podemos emplear al demostrar una u otra fírmula booleana- es perfectamente<simétricaD: con cada ley contiene otra, dual de la primera, es deoir?que se obtiene de aquélla sustituyendo
r) Puede suceder que la isualdad <nueval (gue se obtiene sustitgyendo-en una fórmula del álgelra de Boole la dtiición por la multiplicación, y viceversa) coincidá con la inicial y en este caso nuestro procedimiento no arroja ventaja alguna. Por ejemplo, al sustituir la adición por la multiplicación, y viceversa, la igualdad corrocta (véase el ejercicio 6 de la pá9. 22)

$3. OTRAS PROPIEDADES DE BOOLE: DE LAS AT,CPBNAS PRINCIPIODE DUALIDAD; IGUALDADESY DESIGUALDADES BOOLEANAS
ProsigamoseI estudio del álgebra extraordinaria que hemos denominadoálgebra de Boole. Ante todo, salta a Ia vista el paralelismo oompleto que existe entie las propiedades de la adición booleanay de la multiplicación booleana:estas propiedadesson tan similares que en tod'alórmula (icorrecla, por supuestol\ del á,Igebrad'e Boole se pued'esustítuir Ia f órmula seguirá la adiciónpor la multipl,icación,y uiceuersa; siendoválida. Por ejemplo, en el álgebrade Boole se cumple la igualdad

(A + B) (B + c) (c + A) : AB + BC+ cA
so transforma en la igualdad

AB + BC+ cA : (A + B) (B + c) (c + A)
que coinoido con la inicial; la igualdad (ejercicio 7, p6g. 22)

(.4+ B) (B + c) (c + D) : AC+ BC+ BD
se transforma, al -sustituir la multiplicación versa, en la igualdatl por la adición, y vice-

A ( A+C) ( B+C) :AB+AC

como lo hemos demostradoanteriormente (véaseel ejemplo consideradoal final de los ejercicios del $ {, pág.22). Sustituyendo en esta igualdad la adición por la multiplicacién,

quo sólo insubstancialmenl,e difiere de la inicial (se transforma en la ilicial al sustituir la lsira B por la letra C y la leira C por la letra B).

AB + BC* co - (A + C)(B + C)(B + D)

38
la adición por la multiplicación, y viceversa, y el elementoO por el elemento"f, y viceversa.Así, la ley conmutativa de la adición es dual de la ley conmutativa de la multiplicación; la ley asociativade la adición es dual de la ley asociativa de la multiplicación; la ley idempotentede la adición es dual de la ley idempotentede la multiplicación; la primera ley distributiva es dual de la segundaley distributiva; por último, las igualdades -4 f O : O y A-+ I : I son duales de las igualdades AI : A y AO : O, respectivamente. Por eso, si para demostraruna igualdad hemos empleadounas u otras leyes principalesdel álgebra dé Boole, podemosdemostrar de la misma forma exactamente,recurriendo a las leyes duales,también la igualdad dual de la inicial.
Ejemplo. Demostremos la igualdad

39
Finalmente, por efectode la operación<raya> el elcmerrto -l se transforma en el elemento inicial 1, o sea, para todo elemento A del álsebra de 3t"

V: (Á)- A.

En el d,Igebra de los coniuntosla operación <raya> (esta permite obtenerun nuevo elementodel operaciónespecífica áIgebrade Boole a partir d,euno y no de dos elementos dados como es el caso de las operaciones de adición y multiplica,por Á el ción) tiene el siguiente significado. Entendemos

A +A C+ B C: { A + B )(A + C)
dual do la igualdad En efecto.

A(A + c )(B + c \ : A B + A C.
ley asociativa de la adi c i ón

A +A C +B C
ta l cy distributiva

:
ley conmutatlva d e la a d i0 ió n '

(A + B ) C+ A
:
lcye s co n r n r rtati vay asooi ati va d e la adi ci ón

:

l( A + B ) + . 4 1 ( C+ / ) :
FI G . 15

ta l ey distribu ti va

C) : Í( 44,4) _+ ,BI( A+
complemento del conjunto A, o sea, el conjunto formado por aquelloselementos del conjuntouniuersoI, y sóIo aquellos,que no constanen el conjuntoA (fig. 15). Por ejemplo, si el conjunto universo representa el conjunto de todos los alumnos de.tu clase y .4 es el conjunto de los alumnos suspendiclos como mínimo en una de las asignaturas del primer trimestre (el conjunto de los alumnos atrasados), entoncesÁ es el conjunto de los alumnos que han sacadono menos de <tsatisfactorio>en todas las asignaturas(el conjunto de los alumnos arlelantados) . De la definición misma del complemento.4 del conjunto '4 se deduce que a:@:n

ley idcmpote¡te de la

( A+B) ( A+ c)

(compara con la demostración de la igualdad A (A + C) (B + C) : : AB + AC en Ia pág. 22).

clel princ,ipiode dualidad está ligada Otra demostración a que en el álgebra de Boole existe una operaciónespecial por cuyo efectotodo elemento,4de estaálgebrasetransforma en rrn elementonuevo Á ala vez que la adiciónsetransforma en Ia multíplicación, y uiceuersa. En otras palabras, esta operación<,raga>>) es tal que operación(que denominaremos

A d e má s'

ÁI- B:ÁE y T E:Á+ E.
o:I c r :o.

40
y que

4l
figuras 76, a y {6, b, se ve que la región doblementesombreada en la fig. f6, ó complementa la región sombreadaen la fig. {6, a; con esto queda demostrada la primera regla de

a-¡E:t

y AÁ:o

(véasela misma fig. 15; las dos últimas igualdadespueden servir incluso d"e definición del conjunto Z'). ns evidente también que ó: I e Í:o. Demostremosfinalmente que en el álgebra de los conjuntos se cumplen las propiedades más importantes de la operación (raya)):

M or gan:

qB:T E.
Por.otra parte, en la fig. 16, a resulta doblemente sombreada la región AB y en la fig. 16, b resulta sombreadala región A + B. Estas dos regiones (conjuntos) son, obviamente, una complemento de la otra, es decir,

$B: Á E

y AB-Á+E;

TE :Á +8.
Señalemos ahora el sisnificado de la operación <raval en los demás ejemplos de álgebris de Boole cohsiilerados antériormenf,c. Así, en el álgebra de los dos números (ejemplo I de la pág. 25)

estas reglas se denominan reglas de Morgan en memoria del matemático inglés Augustus de Morgan (1806-1871),corly correligionariode George temporáneo Boole.En la fig. 16, a

(o sea,para ¿ : 0 y para a : l\. Además,comparandg la <tabla de y la ttabla de 'multiplican formada para los números sumanD T : I

y l:0. 6:t = : que para cualquierelemento Es evidente 7 ¿ ¿ de esta álgebra

y l:

o:

+¡01 rll t

ol o r t

-t g:rl
l: p

0: t l:0
I 0 0

I :01 0

se deduce que en todos los casos7f- ó-: á6; do un modo análogo se comprueba también la secunda resla de Morgan:16:-a+ b. En el álgebra de los cuátro núméros (ejemplo 2 de la pág. 26) ó: 1,
(a)
F IG. T6

i: q,

y

l: 0.

Es evidente de nuevo qu.7 : a cualquieraque seael elemento¿ de nuestra álgebra. Para comprotrarla relacifuVTU:25, bastará comparar como antes dos tablas
-T-

aparece sombreado, con líneasoblicuadashacia la izquierda, el óvalo (el conjunto)A y en la fig. 16, ó, cori líneasoblicuadas hacia la derecha, su complemento ,{ hasta el cuadrado completo 1; con líneas horizontales está sombreadoen la fig. 16, ¿el óvalo (el corrjunto) B y en la fig. 16, b, con líneas vert,icales, su complementoF. En la fig. 16, a resulta sombreadala regiónA + B, mientras que en la fig. 16, b resulta doblementesombreada la región Á8. Pero comparandolas

0 p q I

opql opql p pll slsl t t ll

6:ti:qi:pT:o
0 :1 v- . - p :q

s:p

í:o

lqpo qqo0 pop0 0000

Análogamento se compruebatambién la relaciónTt :7 + U. Pasemos ahora al álgebra de los máximos y los mínimbs cuvos olementsoson los númerósa tales que 0 , l, mientras que la -( -t

42
adición booleana @ y la multiplicación booleana 6 se definen así: r8 a:miníx,al. Í @ v : m áx [ e , y ] Y Para que en esta álgebra tengan lugar las reglas de Morgan

43
posibles-del ngn1e-ro entero positivo ltt/, mientras que la adición l¡ooleana @ y la multiplicación bboleana 6 se definen así y rn@ n: (m, n), n I n: fm , n l dorrde [rr, z] es el mínimo común múltiplo de los númetos m v n y (m, n) es el máximo común divisor tle éstos. Pongamos aqüí

;6 v:;ei
es decir, para que sea

v l@u:ieu,

*:!,
por ejemplo, en el caso analizadolte"ior*"ote en el que .ü : 210

meixtr,Vl:mín¡1, y7 V mints, Vl:mítx[-r,tr\,
hace falta solamente que la operación <raya> invierta eI orden de los elementos, es decir, que de la condición z ( y se deduzca la condición

i xlx
I

Está claro que

1:2to, r:105, 3:Zo, 5- 42,6':3b,i:Bo, T i : z l , M : 1 5 , T 5 : 1 4 ,T i . : r o , B T : 7 , 35:6, ó:5, ñ:8, ffi:\

Tñ:t.

1: ¡v v ¡r: t.
Además, es evidenter¡ue _ m: N T7;:n.
Y n z8 n - - m Sn ;

FIG. T7

qué?). Por eso si los elementos r del álgebrason todos los -2 V Qgor números c tales que 0 --{e podemos poner, por ejemplo, -(1, i :1-st en otras palabras, se puede aceptar qlueel punto Z es simétrícod,el punto c respecto al centro|,l,tt ttg*toto 10,ll (fig. l7). En tal caso e s e v i d e n teq u e 0:1, i :O r. Por supuesto,tienen lugar también las reglas de Morgan ' = r:

También aquí tienen lugar las reglas de Morgan: m @n :r n @n por ejemplo,

"

6 O 2r: f6, 2ll:42, 66 u : e s 8 { o : ( 3 51 , 0):5 y Tz:E o6,2r: (6,2r):8, 6 e rx : g ¡ O 1 0 : [ s b ,t o ] : 7 0 y s : ? 0 .

Dejamos a cargo del lector la demostración completa de las reElas de Morgan (véase a este respecto el ejercicio 6 de-la pág.50)

;c- v : ; A v v ; : . a : ; e l

(véaso la fig. 18, a y b).

Supongamo-s ahora que tenemos una igualdad que se culnple en cualquier álgebra de Boole; por ejémplo, laigualdad ya conocida

A( A+C ) ( B+C ) :AB+AC .
x@ Y:x@ y x@f

x@t 0#l V v L v'2 x
b.)

V6t:V@y

0#, , 7\ x y
a) F IG .

Aplicand-oa ambos miembros de esta igualdad la operación (rayaD,obtenemos

,rc+crcñ:[s¡ 4s.
Pero, en virtud de las reglas de Morgan,

T8

Consideremos finalmente el álqebra de los mínimos múltiples y de los máximos divisores cuyos élemontos son todos los divis-ores

E(ETq@m:W+TñET4: : T@ + c)+¡+e- I ¡ fg ¡ EC:Á+ Áe +Be

44

45
Es notorio que el prinoipio de dualidad tiene un campo de aplicación incluso más amplio que el señalado:aparte de las igualdades boolearrasse puede aplicar también en las <desigualdades booleanas>.Pero para explicar esto deberemos, ante todo, estudiar un conceptomás que desempeña un papel importantísimo en la teoría de las álgebrasde Boole. En toda álgebra de Boole, ademásdel concepto de igualdad de elementosde este álgebra (la igualdad A : B significa que A y B vienen a ser simplemente un misrnoelemento del áIgebra de Boole), existe otra relaoión importante entre los elementos que desempeñaaproximadamente el mismo papel que desempeña en el álgebra de los númerosla relación (mayor quel (o (menor queD).Esta relación se indica oon el símbolo = (o c) y se escribe A=B o BcA (las dos últimas relaciones tienen el mismo sentido; fíjate en gue se asemejan a las fórmulas a ¡b y b <a); en el álgebra de los conjuntos, la relación A = B significa qte el

W

=-Ag.re:(Á+E¡<f,+el.
ü ü

De este modo, tenemos en definitiva

t¡Áe +Ed: (Á+Et 6+et.
Pero como esta igualdad se cumple para cualesquieraV, E y 7, continuará siendo válida sl designamoslos elementosZ, E V d de nuestra álgebra de Boolo simplemente por las letras .á, B y C; entonces llegaremosprecisamentea la igualdad

A +A C+ B C= ( 1

+ B ) ( A + C)

dual de la igualdad inicial. Es así cómo de las propiedadesde la operaoión (raya)) (y, et primer lugar, de las reglas de Morgan) resulta el principio de dualidad. Sólo no debemos olvidar que si la igualdad inicial comprendelos elementos<especiales> O o .f, entonoes, debido a las igualdades, O:I e I:O, en la igualdad transformada (dual) aparecerá1 en lugar de O y O en lugar de 1. de la igualdad (rayaDa ambosmiembros la operación For ejepplo, aplicando

A (A + I )(B + o )= A B .
(véaso el ejercicio U U" ,u nilrt o, puesto que obtenemos

A (A + rl(B + o ): A B

Wd):}@1.n+ETó: Á¡ ry7 ¡ 4ó : Á+ E+ Eó : Á¡ Ao+Br
t *:Á,.8, la igualtlatl r+Ío+Et:E+n-. Perola última igualdad (enla quo7-y F sonarbitrarios) esequivalente a la siguienle A+AO*BI=A+B
que se obtiene de la igualilad inicial ¿l sustituir la suma por el proilucto, V viceversa, asl como el, elericnto O por el elemento I, y víceversa.

N
ü

l

FIG. T9

A_contiene,en tanto que una parte suya, el conjunto B c9njury,t^g (fig. f9). Por ejemplo, si á, es el conjunto de los números pares y á6 es el conjunto de los números enteros divisibles por 6, entonceses obvio que r4.,= Aai del mismo modo exactamente, si á es eI conjunto de los alumnos avanzadosde tu clase y B es el conjunto de los alumnos que estudian en so,bresaliente, entonces, por supuegto,l. = B. Debe sólo tenerse

46
en cuenta que también escribiremos.4 I B si los conjuntos A U B coinciden,, pues también en este caso el conjunto B está contenidoíntegramente en el conjurrtoA. De estómodo, larelaciónl para elementos del álgebrade Boole se asemeja más a fa relación ) (<mayor o igual quel) para los númerós que a la relación ) (<mayor queD). Está claro que y B=C, si A=B entonb,esA=C (fig. 20); de una forma análoga, para los números, de las

4t
entre estas relaciones. Dos números (reales) a y b cualesquiera siempre pueden ser comparados,es decir, necesariamente tiene lugar ¿na de las relacionesa )_- b o b ) a1). Por

(a)

F' IG. 22

re
(b)

contraposición, para dos conjuntos á y B no se cumple, como regla, ninguna de las relacionesA = B y B = A $ig. 22\,
F IG. 2 0 FIG.2T

relacionesa 2 b y b )c se deduceqlr. á ) c. Además, y B=A, si A=B entonces A:8, lo mismo que para los números de las relaciones a ),- b y b 2 a se desprendeque a : b. Por último (y ello es muy importante para nosotros) si á = B, entoncesA c. B (fig. 2{). Así, el conjunto de los alumnos avanzadoses mayor que el conjunto de los alumnos que estudian en sobresaliente y de ello resulta que el conjunto de los alumnos atrasados está contenido en eI conjunto de los alumnos qüe no estudian en sobresaliente. Hasta aquí hemos venido subrayando la semejanzaexistente entre la relacién= para los conjuntos y la relación ) para los númsros.Señalemos ahora una diferencia substancial

FIG. 23

Notemos además que I=A

y

A>O

t) Si t_ienen lugar a la vez anbas relaciones, los números a y b son iguales.

48 cualquieraque seael elemento del álgebrade los conjun-4 tos y que siempre(o sea,para cualesquiera A y B) y ABc.A A* B = A (fig. 23).
Señalemosel significado de la relación = en las demás álcebras de Borile que couocernos.En el <álgebra do los dos números> (ejerñplo { de la pág.25) esta relación so eétablecemediante la conciióió¡i l =0 y.en.el los cuatro númerosr (ejemplo 2 de la pág.26) me.<álgebra.de diante las condiciones l =p , p =0 y q =0 l =q , (los elementos 4 y.Q de-esta álgebra son incomparables,o sea, no tieno lugar nrnguna de las relacionesp = q y q r p). En el <álsebra de los máxirnos y los mínim-ou (ejemplo B dé la'pág. ZZ\ la 'relación = corncrde con la relación ): consideramos que. los elementos r e A están vinculados por la relación a =1 si.ei numero , no es menor que el núm er o y ( po r e j e m p l o , u q u i t t =l ) 1 ) . p o r ú l t i m o , f:f en el <<álgebrade los mínimos múltiples y los máximos divisoresl (ejemplo 4 de la.pág. 30) la relación i = n-significa que el número n cs divisor del número mi poÍ ejemplo, aquí42 = 6. mientras que los números 42 y 3_5de est-aálgebra son inóomparable's (o sea, nó tione Iugar nrnguna de las relaciones 42=35 y 42c. Bb). proponemos al lector d_emostrarque la relación =, defiñida de esía forúoa en cada una de las álgebras de Boole enumeradas, posee todas las prooiedades que hemos señalado para la relación = en -el álgebra de los conjuntos l= 0,

49
del álgebra de Boole que err ella figuran). Por ejemplo, de

( A+B) ( A+C ) ( A+I) =ABC
(véaseel ejercicio 8, ó de ia pág. 50) se deduce que siempre

AB+AC +AOc .A+B+C .
Para demostrarel principio de dualidad, basta aplicar la opera_ ció,T,crayar.aam,hos.qiqm,hrós de Ia desigualdadinióial. Asl, de ia varrdezde la desiguatdad (4f Bl (/ + C) (A + I) = ABC y de la entonces A c. Eí, se doduoeque también es válida ,regla<.si4?-8, la desigualdad (A+ B) (A+ c) (A+ I) c. ABC. Pero, en virtud de las reglas de Morgan y tenioldo en cuonta quo T: O, obtenemos

(A+Bj(A+ c) @+ r) : @+ B)(A* c)* A* r :
Análogamente

:ITE+rTT+tri:fr+E+tro.

aEd:tr+E+c.
que para cualesquiera.4, B y C tiene lugar Pe estafoyla,_deducimos la desigualdad

B+ tc+ ñ c.Á+ E+ . e
Pero como aquí 7, A VV son arbitrario.s,se pueden designarsimplomenle por A, B ! C. De este modo llegamos precisamenl,ea-la desigialdad

Es natural denominar desíguald,ad, booleana toda fórmula cuJos--primer y. segundo términos están vinculados por la rclación= (gc)_. Trataremos sólo de las desigualdadeiválidas _paratodos los valores de los elementos-/, B, C, . . . del álgebrade Boole que figüan en la desigualdad,como son las desigualdades I = A,-A = O, A + E A ó A= AB mencionadas anteriormente. El principio de - dualidad afirma que _s¿ en una, desigualdad de este típo sustituirnos Ia ad,ición por Lamul.tip-licación,y uiceuersa, el elernento O (si es que figum en nuestra desigualdad)por el elenxento I, y' vicevérsa, y si cambiamosel signo de la desigualdad por ei signo conirário (_o sea, si sustituimos la relación:r por la relaciónc), obtend,remos de nueuo una desiguald.ad uAhda (es decir, una desigualdad que se cumple para todos los valoies de los elementos
t) pq ggta_ álgebra de Boolo para dos elementoscualessuiera c e y del áIgebra siempro tiene lugar una de las rolacionesi = y o V> rp o rl o m e n o s .

AB+AC*AOc.A+B+C
dual, en el sentido explicado anteriormente, de la inicial.

EJERCICIOS

l. Escribe las igualdadesduales de l,odaslas ipn¡aldades que ss propoDe demostraren los ejerciciosdel t al ,10de lá pág. 22. ' 2. Demuestralas siguióntesidentidadesdel álgebia-de los conjuntos: a) b) c) d)* ( A+B) @i- E¡ : , t ; '

AB + (A+B)(A+ Bt' A+ B;
A BCABAC -0;

A+EB:A+8.

50
3. Demuestra que si la operaciól <rayatr ligura en una igualdad del álgebr u de Booie , [ a r n b i ó ñ c s v á l i d a i a i g u a l d a d q u e . s e - o b t i e n e de c llá s us t it uy c nt l o t , o t l u a d i c i ó n b o o l u a n a - p o r l a m u l t i p l i c a c i ó l booleana, y viceversa, lodo elemento 0 (si es que aparece en nuestra igualdad) por el elemenl,o,,l,y viceversa, pero conservando la.operación <raya> en su sitio cada vez que aparezcaen la igualdad inicial. (Ejempló: de Ia identidad del ejeicicio 2, c se deduce que

5t
9. Escribe las desigualdades gus se obtienen de las desisualdades q, b y r: del ejercicio 8áplicando él principio de dualidad; démuéstralas directanreute, sin recurrir al principio de dualidad. 10. Demuestra que si una desigualdad booleana comprende la operación (rayaD, también es válidi la desigualdad que s-e obtiene de la inicial sustituyendo la adición booleana por la multiplicación booleana, y viceversá, el elemento O por el elemento f, y viceversa, conservando la operación (rayaD en su sitio cada vez gue aparezca en la desigualdad inicial y sustituyendo el signo de la-desigualdad por el signo opuesto. Aplica este principio para obtener una desigualdad nueva a partir de la desigualdad d del ejercicio 8. 11. Comprueba todas las propiedades de la relación = para a) eI <álgebra de los máximos y los mínimos>; b) el <álgebra de los mínimos múltiples y los máximos divisore$r. l2*. Sean z4 y B unos conjuntos tales que A = B. Simplifica _ las expresiones

A -l, B+c+ A+B+ AIC =I
cualesquiera gue sean los elemenfos A. B y C del álgebra de Boole,) 4.-;Ou6 lsualdades se obtienen, por medio del principio do dualidaá-descr"ito en el ejercicio 3, de-las igualdades de los-ejercicios 2, a, b y d? 5. Comprueba que en el <álgebra de los cuatro números> (ejemplo_z clg la pág. 26) se cumple la segunda regla de Morgan: 78: : a* b. 6*. a) Sea N : prp, . .. pk, donde todos los números primos . . 'J pk son,distintos. Demuestra que.en este caso el,<álgebra pz, fr, dc los fnlnrmos mul[rples y los maxlmos dlvlsoresD,cuyos erementos son los divisores del número 1[ (vóase el ejemplo 4 de Ia pág. í]0), se convierte en el <álgebra de los subconjuntos del conj_urto universo I :.{pr, pz¡.....it pnl>,; deduce de aquí. que en esta <áJgebra.delos mrnrmos multrples y lo9 maxrmos olvlsoresD se cumpren tooas las leyes del álgebfa de-Boole incluyendo también las reglas de Morgan. b) Sea 1f : pA, donde p es un número primo -y.á es un entero positiío. Demuesira sue en éste caso el <álgebra de los mínimos múlt,iples y los máximod divisoresr>, cuyos elémentos son los divisores de los máximos y los mínidel número .N, se convierte en el <áIg-ebra Deduce m os > def inida en el c o n j u n t o d e l o s n ú m e r o s 0 , 1 , 2 , . . . , . 4 . de aquí que para esta <álsebrade los mínimos múltiples y los máximos divisbresi se cumplen todas las leyes del álgebra dd Boole incluyendo también las reglas de Morgan. y m : p f 'p 7 '. . . p l h , d o n d e c ) Sea N: pf ' p+'. . . p ; k .-(/r,0 a a 1 1 A p ( v é a s ee l e j e r c i c i o 6 0 Ar, ,..,0 - ( tendrá la descomposición pág. 35). ¿Qué la -( en factoresprimos de - ( a2 lorma -( a1
l/

a) A{B;

b) AB;

c\ A+4

d¡ Ía.

$4. CONJUNTOS Y PROPOSICIONES;

ALcnsne
DE LAS PROPOSICIONES
Volvamos de nuevo aI álgebra booleanade los conjuntos, principal en núestro folleto-. Preguntémonoscómo pueden definirse los conjuntos que representan elementos de esta álgebra. Por supuesto, el modo más sencillo para definir un conjunto es eI llamado modo euplícito o enumerat¿rro cuando se indican simplemente todos los elementos del conjunto considerado; así, puede hablarse del <conjunto de los escolares: Alejandro, Simeón, Miguel, Catalina>,del <conjuntode los números: 1,2,3,4, 5>o del <conjunto de las cuatrooperaciones aritméticas:,adición,sustracción,multiplicación, división>. Al indicar todos los elementosde un conjunto, en las Matemáticas se acostumbra incluirlos entre llaves; así, puede escribirse / : {Alejandro, Simeón, Miguel, Catalina},

del número ;:::-?

Emplea la fórmula obtenida para demostrar

las reglas de Morgan en el caso general del <álgebra de los míninros rnúltiples v los máximos divisores>. ?'* Enire las álgebras de Boole que conoces, ¿en cuáles se cuntplen y en cuáles no se cumplen las igualdades

rte los r"r'r{fl;f..tu.ÍrÍJoo"toes del álgebra 8. Demuesrr.
conjuntos:

a) A+ B+C = (Al B)(A*C); b) (A+ B) (A+ c) (A+ I) = ABC1 c) (A+ B, (B)-C) (C4-A) = ARC; d) A{B=tn+tE.

B:{1,2,3,

4,5}

o C :{+,

-,

X, :}

52
(en en último caso, los signos de las operaciones representan las operaciones misrnas)l). Sin embargo, este modo de definir un conjunto resulta muy incómodo si eI conjunto tiene muohos elementos y no puedeservir en absoluto para definir conjuntos infinitos (ya que no podemosenumeraruna cantidad infinita de elementos de un conjunto). Además, incluso en los.casosen los que es factible y sencilla la definición explícita de un conjunto, ella difumina a vecesIa esenoiamisma del conjunto considerado, las razones que nos conducen a unir en un conjunto precisamenteestos elementos y no otros. Está mucho más difundido otro modo de definioión de los conjuntos, llamado implícito o descriptiuo, cuando señalamos una propiedad que caracteriza todos los elementos del conjunto considerado: así, puede hablarse del <conjunto de todos los alumnos de tu clase que estudian en sobresaliente> (es posible que sea precisamenteel conjunto A que figura más arriba), del <rconjuntode todos los números enteros r tales que 0 < s ( 5> (éste es precisamenteel conjunto B) o del <conjunto de todos los animales del parque zoológico de Moscú>.El modo descriptivo de definioión de un conjunto es totalmente aplicable a los conjuntos infinitos como el <<conjunto de todos los números entorosDo el <rconjuntode todos los triángulos de área t>; es más, segúnhemosseñalado anteriormente, los conjuntos infinitos pueden definirse sólo aplicando el modo descriptivo. ' , El modo implícito (descriptivo) de definición de los conjuntos vincula éstoscon Lasproposiciones qrtese estudian en la Lógica Matemática. A saber, este modo de definición de un conjunto consisteen que fijamos un conjunto de objetos, que son los únicos que nos interesan (por ejemplo, eI conjunto de los alumnos de tu olase o'el oonjunto de los números enteros)y enunciamosdespués una proposición que cumplen todos los elementos del conjunto considerado, y' sólo estos elementos; si nos interesan sólo los conjuntos de alumnos de tu clase, estasproposicionespuedenser: <restudia en sobresalienteD, <es ajedrecista>,<<está sentado en la primera fila>, <rse llama Andrés>, etc. El conjunto ,4 de todos los elementosdel conjunto universo ,I (conjunto de los alumnos, conjunto de los números,etc.) que cumplen la propiedad
r) Véase también el ejercicio 6a de la pág. 50.

53
que es el contenido de la proposioión dada ¿ se denomina conjunto de verdadde la proposición dada (véasepor ejemplo la fig. 24)1). De esta forma, hemosestablecidouna <<conexiónbilateral> entre los conjuntos y las proposiciones: cada conjunto se

'lutrc %WOL.b
a-"o elementoé um quadrilátero" b-"o elemento é, um triángulo"
FIG. 2¿

\trp

' TAAA
-\-------v-

describepor una proposición (esta proposición puede consistir incluso en la simple enumeraoión de los elementos del conjunto: <es Alejandro, Simeón, Miguel o Catalina>) y a un determinado coniunto de cada proposición le corresponde verdad de esta proposición. Además,para cualquier conjunto de proposioiones -incluso de proposiciones referentes a objetos heterogéneos- se puede indicar siempre el conjunto universo 1 que les correspondey que comprende fodos los objetos de los que tratan las proposiciones consideradas. Sin embargo -y esto es de suma importancia- entenderemos por proposiciín s6lo una afírmacíón de la cual podemosdecir sí esuerdadera o lalsa (respecto a un elemento determinado del conjunto universo considerado). De esta forma, son proposiciones las frases <<tiene dos cabezasy dieciseis brazosrlo <2 x 3 : 6> (la segundade estasfrasesno dependesiquiera de cómo se escoja el conjunto universo ^I), mientras que Ia <¡Viva el Primero de Mayo!>o la interjección<¡Ahlr oonsigna por supuesto, proposiciones. no representan, Por cuanto las proposicionesnos interesan únicamente desde el punto de vista de los conjuntos que describen, no
1) Las proposiciones serán siempre designatlas por letras minúsc,ulas del alfabeto latino mientras que los conjurtos de verdad que les corresponden serán designados preferentemente por las mísmas letras mayúsculas del alfabeto latino.

s4
haremosdiferencia y consideraremos idénticas tlos proposicion-es_ a un misrno conjunto de -y b a las que corresponde verdad...Si dos proposiciones a y b (por ejemplo, <esiudiaeri sobresaliente> y <<tiene sólo notassobresalientes> o <elnúmero r esimpar> y <el_número ¿ dividido por 2 da I como resto>) son iguales, escribiremos a:b. igualesuntour". todas las proposi. Habrá que considerarciones idénticamente uerdaderas carentesd,e conte"iao¡, o _(o_ sea,las prop_osiciones que_son verdiderassiempre,i"a"p""áilntemente del elemento del conjunto 1 que ie considere; así, son idénticamente verdaderas lás proposiciones <<2 x 3 : 6¡, <<el alumno de tu clasees un varón b uira hembrar>, <la estatura del alumno io¿"* lo palq de 3 metrosD,etc. Designaremo, l.as pro_posiciones identicamente verdaderas-por la letra i. También consideraremosiguales todas las' proposioiones idénticamente que no iie.ren nunca lalsas (o contfadíctorias) 'corrSrrnto lugar, o sea, las proposicio-nes de verdad es "ryo vacio. Llomo de tales proposiciones, qué designare_ .ejemplos mos por la letra o, puedenservir las siguientes: t2 X 2-: 6¡r, <el alumno de tu clasesabe volarl, <<su estatrra pasa de loé 4 metrosD,<<eI número es mayor que B y menor que 21. La relación existenteentré los bon;uñtosy las proposioion-espermite definir para las proposiiiones unas ópeiaciones algebraicasespecíficas similares á las introducidai anteriormente para_el-álgebra de los conjuhtos.A saber,denominare_ mos suma dedosproposiciones a y b la proposicióncuyo conjun_ to de uerdad, coincide con Ia suma del conjunto d,e"verdad, A de la proposiciín a y del conjunto d,everclad,'B d,eIa propiii,oiii p; oesrgnaremosesta proposición por el símbolo a + bL). Perosabidoesque-lasumade dosconjuntos essencillu*"ní, ra unton de todos los elementos pertenecientes a amboscon_ juntos;- por eso, la s¡mg de las proposicio¡es¿ y ó es la proposición <<a o bt>,.donde la conjunción<o>significa que es verdadera_la proposici6na o la proposiciónb é bien aLbai a,la.vez. Por ejemplo, si la proposicióna reza<esaficionado al ajedrezl y en tu clasea esta proposiciónle conesponde el ffirn clos proposjcroncs a y. Ú-su-ele denollrinarse disgunciónde las rnisrnas v re_ por eI sirubolo.a con la desigDaci6n \.b (compar;a A"lJ B B:.i:ollT. oe ra suma de los conjuntosA y B). surnade

D t)

conjunto de verdad .4 : {Alejandro, Simeón, Miguel, Andrés, Catalina, Alejandra, Elena) mientras que la proposiciónb reza <esaficionado al juego de las damasr y tiene el conjunto de verdad B : {Alejandro, Miguel, Pedro, Igor, Catalina, Luz}, entonces a. + b es la proposición <es aficionado al ajedrez o al juego de las damasry a esta proposiciónle corresponde el conjunto de verdad A + B : {Alejandro, Simeón,Miguel, Andrés, Pedro, Igor, Catalina, Alejandra, Elena, Luz). Si el conjunto universo es el conjunto de las figuras representadas en la fig. 24 y las proposicionesc y d significan

'laoO.
e"o elemento é rcdondo" d:"o elementoé niado"

'.\@O%W\)@b
c v d - "o elemento é redondo O'Uniado" FIG. 25

fA

co{@a
c^d "o elemento é ¡edondo,Enido"
-r'd

entonces figura es redonda>y <la figura está sombreada>, <rla c * dreza <la figura esredondao estásombreala proposición da> (fig. 25). De un modo anáIogo, denominaremosproducto ab d'elas A U B g la p1o-proposiciones a y b con los coniuntos de u-erdad el prod'uctoAI). con de uerd,ad' coincide posición cuyo coniunto dc losconiintos A U Bt).Pero el producto de dos conjuntos /
r) En la Lógica Matemática el producto de las nrooosiciones a v b'se denomiña con frecuencia coniunción de las inislnas y se desüna por el símbolo a fi b (compara con la designación.4 ñ ¿ ¿.t frodücto de los conjuntos,4 y B).

,56
y B es la intersección,o la parte común de los mismos, sue contiene los elementosque pertenecena ambosón:""ttr'7 y B, y sólo estoselementoslpor eso, el producto á¿ ¿r-1", proposicionesa y-! es la propbsición <ra y br>, dondó d;;;: (yD s.¡gnifica, como siempre, que son verdaderas l,lt"tott proposiciones: la proposición y a la proposición b. XT_ou.. ror eJemplo, si.las proposiciones ¿ y b referenies á los alum_ noscre tu ctase tienen el mismo significadoque antes,entonccs la proposici6n ab reza<esaficioniao uf [áai* v *irá""J, al juego de las damas> ", y a esta proposiiión G;"d;;;;;;1 conjunto de verdad {Alejandro,Miguel, Catalina}. Si las prop_osiciones c y d, referentesal conjunto de fiEuras representadas en la fig._24, significan rla figura ,ráo'"¿uu y. (1.q. figu-ra está sombluád-aí,enronces É ". ;;p"Jt"tá;";; .i*TfJ:1,ulq figura.es redonda-yestá soml,."uiia,i$g. ifl. La retacron exrstente entrelos conjurrtos y las prop,sicit,_ a las proposiciolestociaslas *ái"rii"f :,._t^p:f*.itr,traspasar alge.bl'a de los conjuntos: a+b:b*a, ab:6¿.
( a* leyes conmutativas del álgebra de las proposiciones b) * c : a* (b * c), (ab)c: a(bc); leyes asociativas tlel álgebra cle las proposiciones

57
natación y tiene menos de 200 añosl es equivalente a la proposición <<es aficionado a la nataciónll). complend_er cón!o_lasle¡es del-álgebra de las proposiciones _P_ara se deducel de-las leyes del álgebra de lolconjuntos, cbnsldersmos, por ejemplo, la segundaley ilístributiu¿. Puesto que el coniunto de verdad de la suma de dos proposiciones representala eumá de los coljuntos de verdad de estas pioposiciones y el conjunto de verda'd del produlto de proposiciones és el producto-desus cónjuntosde verdad, resulta qu_e gI conjulto_de yerda_d de la proposieióncompleja <tienelugar <a y bf o cf¡ es AB i e, 4b * c (o sea,de la proposición propodonde24,B y C son los conjuntosde verdad de las respectivas sicionesa, b y c. Análogamente, el conjunto de verdadde la piopósición compleja (¿ * eI(b + c) es el- conjunto (A + C\ (ij + Cl. Pero, en virtud de la segundaley distributiva del álgebra de los conjuntos,

AB :

AB+C:(A+c\(B+C\.
Por consiguiente, los conjuntos de verdad de las proposiciones ab $ c y (a * c) (b + c) coinciden; pero esto significa precisamente gue las proposiciones ab j c y (a * c\ (b + c) son iguáles. (Véase también la páe. 18 donde hemos señalado gue las pronósicionej css aficionado al ájedrez y al juego de las damai o a la nataciónr y ees aficionado -al jueso al ajedrez o a la natación y también es aficionado de las damas o a la natacióu tienen el mismo sentido, o sea, a b {c:( a * c) ( b * c) , tlonde las proposiciones a, b y c significan, respectivamente, res aficiogado al.ajedrezr, <es afibionado al juego de las damasr y <es aficionado a la natacióu.)

(a*b)c:ac1-bc,

ub* c-(a* c)(b* c); leycs distributivas del álgebrade las proposiciones al a:0,, aa:a.

leyes idempotentes del álgebrade las proposiciones Además, si i es una proposición iclénticamente verdadera idénticamente falsa, enronces siempre lr^:: (o sca,"l:.!rg!uj:lción para cualquier proposici(n u)

Aparte de las operacionesde adición y de multiplioaoión de los conjuntos, también se puedetraspasaral álgebra de las proposiciones la operación <<raya>, En estecasodebeentenderse por a In proposición, cuyo conjunto de verdades el conjuntoÁ, d,ond,e A es el conjunto d,euerdadde la proposición a. En otras palabras, deben cumplir la condición d aquellos elementos del conjunto universo .I que no figuran en el conjunto A,
r) Represellenros también las loyes enumeradas más arriba en la lorma que suelen aparocer en lc¡s textos de Lógica Matemática: a\ t b: bYo, a [\b :b Ao ; ( oVa) \ lc: aV( bVr ) , ( o Ab ) l 1 c:a A( ¿Ar ) ;

:Ii::' :=:'
Por ejemplo, la proposición<estudia en sobresaliente o tiene dos. ca.bczas> es equivalentea la proposición <estudia en sobre_ salrente))? mientras que la proposición <es aficionado a la

(o V D) l1c: (aA
a \l a : a, a \l o :a , a \l i :í,

") V

(DA r),(, A ó) \ c : (aVr) A (¿ V");
a l\ a: a; a l\ t ': a; al\ o: o.

o sea, los element,os que no cumplen la conclición a, y sólo estos elementos. Por ejemplo, si ia proposición a uti"n" ".ro n o L a s i n s a ti s fa c Lori a' sD -, ento' ces l a proposi ci ón 7 si grri f i tra <no tiene notas insatisfactorias> (<tien-e buenas notas eñ todas las asignaturasr); si el conjuntb universo 1 consta dt i;;

deducen de las leyes correspondieltesdel álgebra de los conjuntosl). EJERCI CI O S

'i oI C%\)rb +
b-"o etementoUÁOé un triánguto"

=l

t. y dos 2. a) b) c) d)

figuras representadas err la f.ig. 24 y la proposicjín b reza <la figura os triangularr), cntonce.s la pro¡iosiciórr 7 signil.ica ca lrgura no es tríangular> (fig.26). Err general, la pioposi_ ción a tiene el sentido de <nó á>; pó,,ro é., el álgebü Jf iu, proposicionesla operación <rayá> se denominaformación de la negacióno simplemente negación. Enumeremos ahoralas leyesdei álgcbrade las proposicio_ rresrelacionadas con la opcracióudc li ueEación: =
a,_ai

Cita tres ejemplos de proposiciones idénticamente verdaderag ejemplos de proposiciones idénticamente falsas. S_upon-gamo_s que la proposición a significa: <2 X 2 : 4 >t <es varónr; <el elefante es un insectorr: <sabe volarr. ¿Qué significado tiene en todos estos casos la proposición ?? ¿Ds idénticamen[e verdadera? ¡.Es idénticanreu[e faisa? . -3. Supongamos que_la propósiciórr a signillca <es aficionatlo al aledrezD, mientras que Ia proposición ó sisnifica <es aficiouado al juego de las damast-. ¿Qué-significado tienón las proposiciorres: a) alb; lb; t) lb; ab; c) i ¡ u i h) ;6? i l ) a - f- b ; e) i¡u;

\ ü 4-. Sup-ongamos que Ia proposición a signilica <cl alumno estrrdia erf sobresalienl,e>,la proposición b rcza (tel alumno es morenor v la proposición c. afirma <el-alumno es aficionado a la nataciórr>. ¿Qué significado tienen las proposiciones: a)(a*b)c b) ab*c y a c{b c; y ( a * c) ( ó * c) ?

a ¡l: 6:i ----,-= -; atb:ab

t

y y y

a l. : 0 : l-o ; a lt : l+ b .

. 5. Supongamos que las -proposicionesa y ó significan: <el número errtero posil,ivo es pan> y <el número entero positlvo es primor, ¿eué srgnrlrcado utenen Ias propostclones:

a) ab; \

a¡n;

Q lo;

d) al;

q l+ü

E' efecto la negación de una proposición iclénticamerrtefalsa (por ejemplo, <2 X 2 no es igual a bl o <<este alunlrro r¿o tiene dos cabezas>)siempre será una proposición idéntica_ rye1te -ve-rdadera,mientr-as que la negación ele una propo, sición idénticamente verdadeia (<estea-lrrmro no riene meuus d e 1 2 0 a ñ o s r) s i empre será i tl énti camente fal sa. Tambi é¡r e s _ fá c i I c o u rp ro bal l as demás l eyes (¡hazl ol ); es verdad, que éstas no requieren una compró¡aclOo especial ya que'se

¿Qué representan los conjuntos de verdad de estas proposiciones? 6. Supongamosque las proposicionesa y b significán, iespectivamente, <el alumno es miembro del círculo matemático> v <el-alumno participa en el corol. ¿Qué significado_tienen las próposicionos a ) a +b y ab;

\;6

v l +n

r) Por ejemplo,puestoque los conjuntosde verd¿d dc las propo-siciones a{Ty lftson igualesa ¿ + B y.4-E respect lvam ent c, dollde, 4y B son loscor r jur r t os r lc ver t lad r lc las pr oposicio_ nes¿ y b, y puesl,o que 7ffl: lF, eirtonces rle la definición de la igualdad (coincidencia) de proposiciones resulta Uue a I 6 -;U,

60

61
oie-ntes: dirección de la producció'y elaboración de horarios del transporte, so_lución-de problemásmatemáticos y traauáción de libros, planificaciór de la economía v fliré"éJu ¿" tratos--qu-e nos interesan en la vasta bibliográfía ci'entífica; hoy día las máq_uinas electrónicasjuegan in'cluso J;ñ;;;: r€-ro, para <<enseñarE todo esto a las máquinas, nos hemoi visto obligados, naturalmente, a enunciar c'onct"ri¿"¿ t"s;";I;; del juego, las <leyes del pensamiento>,;; d;b;; ;;;;;; las,(inteligentes>máquinas creadaspor eI riombre: mien-tras el hombre sigue instintivamente las reglas de la lóeica. para Ia maquina es precisoformularlas con claridad y, además, Iormularlas en el único <idioma> que sólo puede-<.comprsn: d..tu l-l máquina matemática, eo idioma-de 1"" ;;i";;_ ticas r). "l Pero volvamos a las <leyes del pensamientol. Las de payor interés son las relacionadascon-la operaciónlósica de muchas de éstas tienen la la- negaci_ón; Lógica. Por ejemplo, la regla ";-il;;p;;;;?';; a{a:i expresa la llamada ley del tercer excluid,oz tiene lugar I¿ ¿ o tiene lugar la proposioión 7, sin que pueda ti:t":i:ig4 oarse un tercer caso, y por eso es siempre verdadeia lá pro_ posición a_+ A, o sea, <¿ o no o. Así, aun sin saber n'ada sobre el (<alumno de mayor estatura de Ía séptim" a;'i; escuela No 12 de l,eningrado>, podemo, áti**u, "ñ; S";-;r;; alumno <estudiaen sobreJalienteó oo .rtodi" * ro¡i.r"ri"rte)),que <res aficionado aI ajedrez o que no es.aficionado al ajedrez>. La regla ñ, : o lleva el nombre d.eley d.eLa contrad.icción; esta ley establece que las proposiciones ay 4, o sea,_¿ y (no al, ¡añás p""A* 'd.gir, tener lugar simultáneamente, qr" bf pr"¡rñi;-á; -es por estas proposicioneses siemprefalso. ejemploisi"" no estudia en sobresalien{e,la proposición'u"ó "t"*: * "rt"¿i" ¡I
óonsagrado.rir rottéló,'*."p'rárrliu l:t'^,u el - lu 'cñ;É': l/_a prantear _qparato,quepe-rmitecons-truirmá{uinas compotaáólras ros probJemas.en Jas_o foma tal i¡ue la soluóión d;t"s *l;ñ; pueda ser ya *confiadar a las máquinas'electrónicas.-

$5. (LEYES DEL PENSAMIENTOI
Y REGLAS DE LA DEDUCCION
responder a la preguntade por qué George {hora podemos Boole dio el título de <Investigación de las leyes del pensámiento> a su obra en la que fue construida el <álgebraextraordinaria> consideradaen el folleto presente. En efecto, el álgebra de las proposicionestiene una relación directa con las leyes por las cuales se rige eI hombre en el proceso de pensaTiento,ya que la suma y el productode proposioiones, definidos anteriormente, no significan otra iosá sino las cópulas lógicas (oDe ((y)), la operación (raya) tiene eI sentido de la negación, mientras que las leyes del álgebra de las proposiciones describenlas propiedades principales de estas operaciones lógicas por las cualesse rigen todas las personas. Claro está que muj' pocas personasinierpretan estai propiedadesen tanto que leyes matemáticas del pensamientó,pero incluso los niños pequeños las empleancon ioltura. En efecto, n_adie duda, por supuesto,de que decir (corre rápido y salta alto> es lo mismo que decir <salta alto y,corre-rápidot; en otras palabras, todossaben(aunque no todos son conscientes de ellol que las proposicion esab y b¿ tienen el mismo sentido, son <<iguales>. Ahora podemosexplicar las razones que han motivado en nuestrosdías tan acrecentadointerés hacia los estudios de George Boole, hacia la interpretación matemática de las leyes de la lógica en forma de específicas <<reglas del álgebrar. Mientras el campo del pensamiento ha constituido una prerrogativa absoluta del raciocinio humano, podíamosclesentendernos de la descripciónforinalizada de las <leyes del pensamiento): pues las personassiempre se han regido por estas leyes sin darse cuenta siqrriera del contenido de las mismas.Peroen los últimos decenios la situación ha cambiado vertiginosamentey hoy tratamos de encomendar a nuestros <colaboradores electrónicos>, las máquinascomputadora electrónicas, funciones que antes cumplían sólo séresconss

conclusiói lg-auuila .düñh?ieüüi;"Jliili"tar que está exclusivamente

Empero,-no-quisiéramosque el lector sacara

derasproposicio-

62
sobresaliente> aplicada a este alumno será, por supuest-o' falsa; si el número (entero)r¿es par, para él resulta falsa la proposición(es imparD. La regla

63
y diremos qluela proposicíóna se deduce de la proposiciónb (9 gue ü es urr corolario tle b) siempre qua eI conjinto de verd,ad, A de la proposicióna comprenda el conjunto de'uerd,ad B de la proposición á, o sea, siempre que A= B. Por ejemplo, puestoque el conjunto B de los alumnos de tu claseque estudianen sobresaliente estácontenidoobviamente en el conjunto A de todos los alumnosque tienen buenasnotas, resulta que la proposición¿: <el alumno de tu clasetiene buenas notas en todas las asignaturas> es corolario de la proposiciónb: <el alumno estudia en sobresalientel. De un modo anáIogo, el conjunto {6, 12, 18, . . .} de los números(enterospositivos) divisibles por 6 está contenido en el conjunto {2,4,6, B, 10, 12, 74, 16,18, 20, . . .} de los números pares; por esto, la proposición <el número es par>resultacorolariode la proposición <elnúmeroes divisible por 6rr). A menudo se denomina d,educción a la comprobación de que dos proposioiones o y ó están vinculadas pór la relación a? b; en este caso la proposición b se denomina hipótesis y la proposici6na,que se deduce de estahipótesis,se dénomina tesis.Con las deducoiones nos encontramosmuy frecuentementeenla cienciay 9n la vida cotidiana; por ejemplo,tienen como regla carácter de deducción las dembstracioñes de teoremas matemáticos: se demostrar que la hipótesis b _exigedel teorema (p_o_r ejemplo, <relángulo p dél triángulo MNp es rectoD,fig. 27) implica la tesis a (<<Mpz * ¡Vp¿: MNz>; en este caso la fórmula a = b equivale aI teorema de pitágoras). En las deducciones(por ejemplo, al demostrar los teo-remas) empleamossistemáticamente(sin darnos cuenta a veces
t) Si a = b, también_se_dice que la proposición b ". . es condición suticiente para a (para que el alumno tenga-buénas notas en tod.aslas asignaturas es s.u¡.iótenl¿, por_supuesto, qu? eitu¿ie e io: uresalrente) y qu9 l+. proposición.¿. es condición necesária para b (para que el alumno estudie en sobresaliente es necesario,por súpuestor'que enga buenas notas en todas las asignaturas).

7:"
que ia negación ¿bUle; establece la negación se denomina ley d,e doble de una proposiciónequiigle a la proposicióninicial. Así, la negación de la proposicfón (es parl, referente a un número entero, es la proposición <es impar>; Ia negación ((esno impar> de esta úItima proposición nos hace retornar a Ia proposición inicial sobre la paridad del número. De un es un alumno que no modo análogo, la negación doble <<no de que el alumno acerca de la proposición tiene buenasnotasr) tiene buenas notas equivale a la proposicióninicial <tiene buenasnotasD. No es menor la importancia que tienen las reglas de Morgan

.46:

;+b:Ab

y f i: l¡ u

Ar:

para las proposiciones aunque el enunciado verbal de las (véasea este propósito el ejercomplejo mismas es algo más cicio I que viene a oontinuación).De la misma forma todas como sorl las demásreglas del álgebra de las proposiciones' las leyes distributivas (a*b)c:ac*bc o las leyes idempotentes
al a:a
y aa: at

y

ab{c:(a+c\(b{c)

del,crmi<leyesdel pensamiento>, determinadas representan nuevas de que Ia obtención rigen la lógica de nadas reglas de otras que ya se conocen. conclusiones Un lugar peculiar ocupan las reglas referentesa la relaesta ción lógica=. Hasta el momento no hemosconsiderado bilateral> entre los conrelación; sin embargo la <<conexión juntos y las proposiciones, que hemosestablecidoanteriormente, permiie tiaspasar sin dificultad la relación: del álgebra de 1os conjuntos (relación de inclusión) al campo del A saber, escribiremos álgebra de las proposiciones. a=b

64
principales de la relación::r): de ello) las propiedades
ü&;

65
Jas demostraciones por el absurdo. Supongamos que debemos demostrarque tiene lugar la relación l= b: de la proposición b se deduce la proposíciín q. Frecuentementeiesulta más fácil demostrar que si ¿ no tiene lugar, tampoco puede cumplirse ó, o sea, que de la proposición <no a> (proposición a) se deducela proposición<no b> (proposición6). He aquí uñ ejémplo de estemodo de razooarí demostremos quesi eI número(entero) n maAorque3 esprimo (proposicióná), entonc-es-n es de la forma 6k -+ I (dondek es un eniero), o sea, que al dividir n por 6 se obtiene el resto *1 o el résto -{ (proposición a). Es bastantedifícil demostrarlo directamente, sin basarseen la regla <<si ¿ = ó, entoncesE = a>; tratemos, por eso, de recurrir a la demostración por el absurdo.Supongamosque tiene lugar la proposicióna, o sea, que el número z (enteroy mayor que 3) no es de la forma 6k + l. Al dividir por 6 cualquier número entero n se obtiene o bien el resto 0 (en estecaso el númeroz es divisible por 6), o bien eI resto l, o bien el resto 2, o bien eI resto 3, o Sien el resto 4, o bien el resto 5 (o el resto -1 que viene a ser Io mismo); por eso, la hipótesis d significa qae al d,iuid,ir eI núrneron pór 6 seobtiene o_bien el,resto0 (o sea, el número es divisible por 6), o bien el resto2, o'bien eI resto3, o bien el resto4. Peio un-número divisible por 6 jamás puedeser primo; si al dividir un número entero n >3 por 6 se obtiene 2 6 4 comqresto, el número es par,y? por consiguiente, no puedeser primo; si al dividir n por 6 se obtiene 3 como resto, el número es divisible por 3 y tampoco puedeser primo. Es decir, de a se deduce7 lsimlOlicamente 6 = l); de aquí se desprendeprecisamenteque a=b que es lo que queríamos demostrarl).
EJERCICIOS 1. Enuncia verbalmente las reglas de Morgan ;Tb : Ai y + ¿ ¿et álgebra de las proposieiones. " dela ffitosigriente: relacióndemostrada 6=á se clecluce g 7=F; p.ro, sue 6-l=6 como-en virtud de la ley de la negación doble¿-: ay 6: b, tenemos tb :
e= 0.

y b:ra, erttonces a:b; si ¿:b y entonces si ¿ = b b = c, a = ci i= a y a= o cualquieraque sea ¿; a y bi a + b = a y a= ab para cualesquiera si a = b, entonces tr; e. Por ejemplo, sabemosque si las d,iagonales de un cuad,rild,tero se cortan en eI punto med,iode ambas (proposición ó),

FTG.27

dicho cuadrild,tero es un paralelogramo (proposición a)s); por otro lado, en el paralelogramo los drygulos opuestos son iguales (proposición c). De este modo, tenemos y c-a; a=b Por eso c>b o en otras palabras: si las diagonalesd,eun cuad,rildtero se cortan en el punto med,iode ambas, sus d.ngulosopuestosson iguales. Detengámonosfinalmente en el empleo de Ia regla <si a = b, entoncesT =n>. Esta regla es la basede las así llamar) La regla <si ¿ = b g b = at entoncesa: bt so enuncia a veces así: si b es eondición necesaria y suficiente para ¿, las proposiciones ¿ y ó son equivalentes (desde nuestro punto de vista, igualos o idénticns). 2) En esto caso tenemos incluso a= b y b ) a,
OSOAi¿:b.

66
2. Cita un ejemplo que ilustre a) la ley del tercero excluido; b) la lev de la contradicción; c) la ley de La negación doble. 3. Propón un ejemplo para ilustrar cada una de las propietiades de la relación = (relación de secuencia)de las proposicionesenumeradas en la pá9. 64. 4. Recueidá algún ejemplo que tu conozcasde la demostración por el absurdo y escríbelo en forma simbólica, 5. Sea a = b. Simplifica la suma a { b de las proposiciones a y b y el producto ¿b de estas proposiciones,

67
de un circuito el resultado de su acoplamíento en paralelo y producto (véasela lig.29, a y b, en serde o(,fi, el resultado de stt acomplamiento donde las seccionesá y 6 contienen un contacto cada una). Está

-l --1

l-!rJ
o)

Lf A.B
FI G . 29

b"

Bl-tc
ó)

s 6. PROPOSTONES Y CIRCUITOS DE CONTACTOS

claro oue la adición v la multiplicación de seccionesde un circuito eléctriéo definidas clé esta forma resultan conmutativas Para terminar este folleto indicaremos un ejemplo más de un álgebra de Boole que posiblemente te parezca bastante inesperado. Consideraremoscomo elementos de nuestra álsebra todos los circuitos y asociativas

,4 + g:

,fi *

'4, "4d: (:

,fi¿

U 4+,q) +V;:Á+( ,fi +v )
(,'(6)G:'4@V)

e - 4 + .q + 6 ) ,
"4,6G)

({h ..-Y::f*
FIr].28

(véase la fig. 30, a y b, en la cual está representada la <suma tripler de tres contactos). Tam¿ + .q * 6 v el prodtrcto Ltiple ,49( bién verifican las leyes idernpotentes::
dt 1.fi ,tt | ./t ¿lt ,it ¡

ya que la cone¡ión en serie o en paralelo de dos contactos idénticos io séa. simultáneamente cerrados o-abiertos ambos) da el mismo resultado que un contacto único. Más difícil es comprobar gue en nuestra <Alge6ra de los circuitos do contactos>se cumilen ambas leyes distributivas:

(,4+,q)6 : .4e,+,fiV

y

+ 6: a4,B

@ + @ ( , f i* @ ;

de contactos posibles, es decir, los circuitns eléctricos provistos de una serie de interruptores de contacto. Las seccionesaisiadas de tai cirouito, semejante al representado en Ia fig. 28, las designarernos con letra latina mayúscula; éstas serán precisamente los elementos del álgebra específica considerada. Por cuanto la única misión de una secciónde un circuito eiéctrico consiste en conducir la corriente eléctrica, no haremos diferencia y consideraremos (iguales> dos secciones iclénticas en este aspecto, o sea, dos seccionesque contienen los misrnos interruptores y que simultáneamente condlucen o r1o conducen la corrientb cuanilotla (abiertoD)de todos los interruptores es la misma. posición (<cerrado>, Además, denominaremos suma + .9] de dos secciones .4 t* ,E "(

sin embargo, también tienen lugar cs[as Ieyes como puede verse de (esfácilcomprob"arque el circuito repiesentado en la las figs. fiss. gi 3l y 32 (esfácilcomprobár v gZ fie. 31 nueitro sentido, senlido, al circuito-de circuito'de la fig. 31, D 3"1, o es eí<igual), <igual>, en nue-stro , a ylue yirue el circuitó de ia fig. 32, a es circuito de la fig.32, fig. 32, r¡. es-<igualí <igualí al circ-uit_o Convengamos, finalmente, en deSignar por t el contacto siempre (soldado: fig. U el contacto siempre abierto cerrado ¿) y Ldo (soldado; fiE. 33, 33. a) v por (9 (ruptura del (ruptura del circuiló; circuil,o; fig. fig. 33, 33, ó ó). Es evidente entonces que (fig. 34) y que

"4+O:"4

áJ:'( 4e:O

.4+J :J

(fig. 35); de esta forrna los contactos J V O desempeñanen nuestra álgebra de Boole el papel de los elementos <especialeu I y O.

68
Convengamos, además, en indicar pot ,4 y iun parde contactos tal que si el contacto o( estáce*ado, iotol", ¿ contacto j eshí nece así como que

69

4+¿ :J
( f ig. 37, ayb) .

¿(."4:9

W6:4A
-y*yJ*nac
(a) T'IG. 30 (a) (b)

Más complejo es demostrar las reglas de i!{orgal:

pero también ellas tienen lugar. aquí (véasela fig. Bg, a y ó, donde as seceior¡es de circuito ¿ i ,g ; ffi rJ ¿.t.r-inun, digamos,

v .fu:¿+6.

__-______o 0 o__

(b)

r-rG,s3

+

(A+B)c

(a) FIG. 3I

ih:^
(b) (a)

J- , I o AI-A
(b)

f'r c.3 ¿

1---.l--L-JLJ-**,
3Jt-P*-,
(b) FIG. 32 (a)

+* 0n

A0: 0

FIG. 35

de vista técnico -eo).punto semejanre par de conracros "niüij""ot. qu, tiiá. : ¿(:,zh J:(9, O:9,

saríamente abierto: es fácil desde^-el

rearizar

srcron ü1rytr16 i:lX'"tJ:: compleja'Tti"osí'-C;trs"i;;il;';r',
d.: aic* ab?,

y el <áleébra las p.opo.i.ió.n".Ii,., de *uy valiosa en dos En pri mel -de p errñi te.;i;;ü;", Tp,rlJ_ol. -tugar, me.drante circuitos eléc

de que si e circuito 4 -L cr c o*i uo, enre, o?1.,-1 .j, o j'J ; ffi. Hrtr"t ;,ti:n f rJa semejanza "u,t ia que^exisreentie-él /circuiros L?i;Ldr" ;;.i* contactosrr

por la condición

I

70

7l
<fctnde a, D y c son unas pr-oposiciones <simples>, mientras que la adición y la mulriplicación d_rj lu, propoiiciíñ"i,'ü;ü;"Hñ 1["H; siqnifican, como-de costumbre, t"é c-¿'ñ"i-l¿eicas (_oD (yD e y Ia negacióu' Hagamos corresponder a'ras ptdp*i"illt%. a, b y c ros contactos

FrG. 36

FIG. 3O

proposición oÍ,.,6.y ff; en tal c.aso-nqestra complejad quedarárenresentadapor el circuito de la fig.-39 que co..espoird*i ul"';ñbi;;ió;:
(a)

(b) FIG, 37

de los.contñto1 ¿(., .4 V 6.lar_a comprobar si. la proposición d es verdaderasiendo,digamos,ierdaderaslás proposicioñes o y a fáfJi -v

g: *66 + "4,9e

FIG. ¿O

T'IG. 38

la _proposicióo.r,, bry-tqlí cel{ar los- contactos 4 y g de[ circuito "Z I' a¡rrr er contacto 6 $ig.40): si el circuito z cbnduce la corrienti. qurere.dectr q]]e corresponde-a una proposición verdadera ¿ (o sea. a un clrcurto J que conduce la corriente), dicho de otro mocjo. eú esre,caso ra pro.posición d es verdadera; en cambio, si dadas bstas condlclones eI ctrcuito .z no conduce la corriente (es <igual> al cir_ cuito @), la proposición d es equivalente eL estas'cond-icionei a ü proposición o,- en otras palabras, es falsa. que se bbtiene de la semeianza existente . La segu-nda_ventaja, entre el algebra cle los circuitos de contactos y el álEebia de las DroDo_ srclones' consiste en que permite construir,-basánl0se en las'reg'las

72
de la Lógica, circuitos de contactos que satisfacencondiciones dadas de antemhno (y que pueden ser bastante complejas). Lo mostraremos con dos ejemplos. Ejemplo l. Es preciso construir un circuíto eléctrico para un dormitor¿o con un bombillo eléctríco siendo deseabletener dos ínterruptores: el giro de cualquier inteuno junto a Ia puerta y otro sobreIa cabecera; de la posición que ocupe eI otro, d.ebedesrruptort independ,íentemente conectar eI circuito si anteríormente estaba lonectado g conectarlo, si estaba d.esconectado. Solución. Designemos por ,4 y ,fi los dos contactos correspondientes a los interruptores; en tal caso, el problema consiste en construir una combinación ff (correspondiente al circuito eléctrico del dormitorio) de los contaclr ó4 y fi @si como, posiblemenfe, de ] y 6) tal qte al canbiar el estad,o de cualquiera de estosdos contactos cambie tarnbién el estado de toilo el circuito ( (es d,ecir, que convierta en circuito abierto el circuito que conduce la corriente, y viceversa). En otras palabras, nuestro problema consiste en hallar una combinación c de unas proposiciones a y b lal que al cambiar la proposición verdadera a por la falsa, o viceversa, cambie el carácter (<verdadero>, <falso>)de toda la proposición c; otro tanto se refiere a la proposición b. Esta condición es satisfecha por la proposición c verdadera si ambas proposicionesa y b son verdaderas o si ambas son falsas, ¡ falsa en Ios demás casos(en los que una de Ias proposiciones¿ o á es verdadera y la otra es falsaj. nl heiho de que en eita tlescripciónbayamos empleaáo la conjugacién <o> sugiere la idea de que es posible-representar la

73
y es.fácil comprobar,. en efecto, que esta proposición c satisface las conorctones mas arrrba enumeradas. volviendo ahora proposiciones de las a los circuitos de contactos. . deducimos que el circuito eiécfrico 6 qve sado Por la-fórmula "osi"Leresei,-i,il;;ié: 6:,4g*¿-6-; está claro"que.no ofrece dificultad la realización técnica de semejante circuito (fig. 41). Eje,mplg 2L), Hay que construír un circuito eléctrico para eI manilo . de un eteúad,ori.suponenlos, para simplilicar, que el núm-erod,e pisoses igual a dos. El circuiro debe contenir'd,osóonfuctos que se manipuran oprirniend,o botones instalados en La cabina d,el eleuaáir @"i;;-d;-á;;_ cens,o) el p.rirner piso, iunto a Ia puerta del eleuad,or'(b;l;;,i. 1í;_ -y,en ,rua'da')i I'os conlactos adicionales esLdn relacionados con las puertas d,el ele.vador en el primero y segund,o pisos,con ra puerta interior aí lo iiuiiá-, así como con el piso-del el.euailor,sobre eI cuir ejerce presíón el pasajeió que se encu_entra en la cabina. EI circuito eléctrico qub permíte '*oobio, el descensoz)-d.el eleuad,or, debe conectarsesólo si lí ,aU1.oa-r,i-r;;;;r;;; en el,segu.ndopiso,y si, ailemás, se curnplen las cond,icíonet tis"i;lii". 1'_) están ce*adas ambas pu.e-rtas der erevadory Ia puerta dl ta cabina; el.pasajerose encuentra ei er eleuadory oprimé et, tiotón d.edesiensá-o ambas puertas d,eteí¿uádor(m¡entiis' lie-ii-r""itá , -2) estdn cerrad,as de Ia cabina está cerrad,a o- abierta); en ta cabiia ;" Iri';;d;,-;;; persola.oprimz en .el pri,mer pis.oel botón de llamad.a. Doruc,lon., uesrgnemos_Ios interruptores de contac[o ctue resulan , ra conexron det clrcurto de la forma siguiente: ,,f es ellnterr*uptor que se cierra sólo si la cabjna se encueñtra en e"l Sóeu;d;;-ir",'A; y 9t po! los. interruptores que se_cierran coanOo-re iuii";r: [as del etevador cn eJ piso I y e.ngl piso 2; goesun interruptor "iur;ñ anáiógo reracroilado con la puerl,a. de la cabinai Jp es el interrüptor rela_ cionado,con cl piso de la cabina.que se ci'erra úajo L" i"itiiuiü" a.r p-es.o, del Fasa¡ero; 8¿ y ,gJl son los interruptores relacionados con el que se encuentra en la cabina del elevador v el po]9n ge _uescenso bor,oll de Llamada que se encueútra en primer piso, junto a la pu-erta dcl elevador. $egú+ !a condición_ dcl problemá, uÍ Ci.""ilolí.;;; de y elcontacto.?, está cerrado. u el .t) el contacto $ está cer-rado, contacto ,9úzesLacerr-ado,y el contacto g, eslá cerrado. u e[ con'tácto J" esta cerrado, y el contacto ,Jg¿ está óerrado o 2) el contacto of eshácerrado, y el contacto g, está cerrado, y el

FIG. ¿ 1

.! Descenso del elevádor debeconectarse F¿ tiIS _Ti,".j1,. 1"ooa-u"i, la corriente) sóIo en el caso que:

proposición c en forma de surna de dos proposiciones, una de las cua-es Ies verdadera si son verdaderas a y b, drientras que la segunda es verdadera si son verdaderas Z yT (o sea, si a y b son falsas). Fijándonos ahora en la coniugación <vr. que fisura en la descripción de los dos sumandos de la-su--ma busóaila, llegámos a la conclu-siónde que estos sumandos son ab y ;b.

De esta forma tenemos definitivamente c : q , b *a b

t) Hqmos tomado este ejemplo del libro de I4. A. flo¡eraen^ Curua:r.,Conercr(oepaauo, 1958,' crp. Zl4 1t. e. eolóta.;,-$;;i: pág. 214\. c,onsidgramosla estructura del circuito que permite *^_1l lq+f -¡_o,lo manejar el descenso del- elevador; análogamente se pued^e también la estructura del circuiio que"desplaza-ál'a.rá¿ói: "ia.ü;; iii""i, arriba (véase el ejercicio 6 de la pág. 75).'

74
contacto 9, está cerrado, u el coltacto 9" está cerrado o abierto, ¡/ cl contacl,b ,y\t está cerraido, y el contactó I esháabierto. Teniendo en cuenta que la operación lógica <y> corresponde al producto de proposiciones(de contactos), mientras que la operación iógica <ol coriesfonde a la duma de Ias mismas, obtenemos fáóilmente 9t?zg"98¿* 6¿: "f Empleando la igualdad la propiedad del contacto J @J 39t92 (9c* fi").fi¡9.

t:)

9.t 9": J,
= o4 para cualquier contacto 7)

FrG. 42

y I ( y, p o si b l e r n e r to , l o s co n ü a cto s },A,G yo ? '4 , 6 ,6 V Ol tal que a) el circuitof se cierre sólo si están cemados todos los contactos ,r4, 8, Ío y I o si no est,á cerrado ninquno de estos conl,actos: .b) .el circuito..f, secier¡a sólo si es-tán cerrados algunos d'e los contactos 4, 8, ft, y I pero tro todos estos contactos.* ,. ,4: u) El comité consta de- tres miembros. Construye el circuito eléctrico. que muestre los resultados de una votación; óada miembro d€l comlté vo.ta oprimiendo un botón; el bombillo se enciende sólo si la_proposición ¡eúne la mayoría de votos. b) Construye un circuito análogo para un comité comDuesto , dgl presidente y cinco vocales; el bbmllillo debe encenderse'ahora sólo si. la proposición reúle la mayoría de votos o si los vol,os se han repSrtrdo por igual pero el presidente ha votado a favor de la propo_ srcron. _ l:., Co1s.t¡uye un circuito eléctrico que permita encender y apagar er DomDrllo empleando a) tres interruptores independientes (compara con el ojemplo I d e l a 'p á g . 7 2 ) ; b) z interruptores independientes. 6. En las condicion_es dil ejem.plo 2 de la pág. 7J, construye un " circuito que permita desplazai ef elevador tac-ia airiba.

así como Ia ley conmutativa de la multiplicación y la ley distrihutiva, podernoi simplificar Ia expresión obtenida: c6 : 3 g rE2 (9 gue9 ¿ * gA6 t\. d Es fácil persuadirse de cómo debe realizarse l,ócnicamente semejante circuito (Íig. aU.

EJERCICIOS

1.. Representa los circuitos de contactos que corresponden a las proposlclonescompleJas a) ( u* b\ ( c * ü; b) c) abc!al{á; ab|1ñc¡-abe;

2..Representa los circuitos do contactos quo corresponden a las proposrclones y ab{ cd ( ¿* c ) ( D* c) ( " * d\(b+ d) v comprueba la <igualdad) de estos circuitos. " 3*: Construye él circuito eléctrico I qrte comprende los contac-

abtáT. d) (¿+ü) G+T)+

I

t-

/o

77

APENDICE

8) 6': r,,

'

I 8r ) l :o.

DEFINICION DEL ALGEBRA DE BOOLE
arbitrario de eleSe denomina álgebra_de Boole un-coljunto mentos d, 0, T, . . . para los cuales están definidas dos.operaciones, adición y multiplicación, que ponen en correspondencia a cada par a y 0 de elementosla suma cr + 0 y eI producto ap de los mismosr); está-definida la operación (rayaD que hace corresponder a cada elemento cr, un elemento nuevo l'); existen dos elementos tespecialesr o e i y se cumplen las reglas siguientes:

Reglas que relacionan la operación ((raya)) con la adición y la multiplicación

9) or,fp:ap,

áF':"+F. I gal
reglas tle Morgan

En la definición del álgebra de Boole cabe no exigir la presoncia de la relación=: la inclusiói cr = p puedeser definida-porcüalquiera de_las condiciones a + P : a, o a$ - 0, de dondese puedendéducir todas las propiedadeó áe la relaóión'i:

p v p jl, il*o".",o : F; si cr,=
si o = 0 y F = ? , e n to n ce so =T; r =d .yc¿=o ;

Reglas referentes a la operación de adición

Reglas referentes a la operación de multiplicación

c¿+p=o.ya=a,!i

1 ) a *0 :F +cr,

la) ap:0o;' leyes conmutativas

(¡tredúcerasr). puede r, *u,,'l,,"nli;t'"llrl"i;lio* de Boore se
rio exigir la'presencia de una de las oneraciondsde adición o de ñrultiplicación, eiigiendo sólo la presencÍa de la otra operaoión y de la operación (rayaD; por ejemplo, teniendo las operáciones <ádición> y (rayar, podemos definir la multiplicación mediante la regla de

2 ) (a *0 )*y:a *(0*t) ,
3 ) a fa :4 ,

l2a)( ap) t:a( Fl) ;

Ieyes asociativas | 3a) ac: a. leyes idempotentes Reglas que relacionan la adición y la multiplicación

Morgan

d.B:-c¿+F.
Sin embarEo, la presencia de las operaciones de adición v de multip_licación únicam-ente (sin la operbcién <rayar) no detérmina aún él álgebra de Boole. La definición del álgebra de Boole dada más arriba es Doco (económicar: muehas do lal propiedades enumeradas pueden ier deducidas de las otras, de modo-que no es indispensable exigir que se cumplan. Esta definición tamdoco es la única aceptada en-la iiteratura:-gn _vario_s libros y artículós, a las <reglas priniipaleo (o aúomas) del álgebra de Boole se agregan ademáé las siguientes:'

a ) @*0 )t:cú T +pT,

laa)ap*T- ( a*T) ( F1- v) .

leyes distributivas Reglas referentes a los elementos o y t, 5a) ar,: cr; 5) a+o:oü, 6a) oo: o. 6) af r,: t, Reglas referentes a la operación ((raya)) 7) á:a;
1) Compara con lo expuesto en la pág. 24. ,Í Los 'matemáticos dicen a este respeóto que -en el álgebra de Booló hav dos operaciones bínarías (adición y multiplicación)' que a cada dolselemeñtos o¿y 0 del álgebra de Boole ponen en correspondencia un nuevo elemento (c¿* 0 y crp, respectivamenteL y una operación unaria que hace corresponder un elemento nuevo a a cada elemento a del álgebra de Boole.

Reglas que relaeionan la operación ((raya)) eon los elementos o y r, 10) afa:¿ I toa¡aa:o.
En el caso de tal definición, el ejemplo 3 (álEebra de los máximos y los inílimos) corrsiderado en el $ 2 ño reu:eséntava un álsebra de P.oql. y el ejemplo 4-(ilgebra de los mínimoi mriltiplós y los ñáximos div.isores)ofrece-un álgebra de Boole sólo en el caso-enei que el número inicial If se descomponeen cl producto de factores urimos distin[os dos a dos (tal es el número 2ld : 2.3.5.2 que fisúra en el texto. pero no será éste el caso, digamos, del número 7i:Zs l}z : 2.2 .2 .B .B). A este re-s_p-ecto pueden verse, por ejemplo, los libros [2] V [4] o él artículo [8] de la lista biblioi¡ráfiia que vicne a cohtinuaciói.

78 RESPUESTAS Y SUGERENCIAS A EJERCICIOS

79

s3
t. AB * Lc ¡ BD + CD: (A + D) (B + C) (véase el ejercicio I del $ l); A + AB : A (véase el ejercicio 2 del g l'l; AB * el ejercicio I del g L\; ABC + BCD+ + BO + AI : A (véase el ejercicio l0 del + CDA: (A + B) (A + D) (B + D) C (véase {). 2. a) (A{ B) (A+ E : AA+ AB+ BA-VBn : ¿,+ ¿E+ BA+O : :A+BA+EA: A +.(B+B) A:A*rA:AlA:A;

sr
: (IlC+ A) (BC+r) : (a + BC)(D + BC): AD * BC (aquí se utiliza la segunda ley distributiva). 2."A(A+B) : AA + AB : A + AB : AI * AB : :A(I+B):AI:A. 5. A (A + I) (B + O): A.I.B: AB. 6. (,4+ B) (B + C) (C + a) : ABC+ aB + AC + Bc : : ABC+ ABI + AC + BC : AB (C + I) + AC + BC : :ABI+AC+BC:AB+BC+CA
(véase la identidad d,emostrada ea la pág. 21).

r. (A + B''(A + cl (B+ D) (c + D) : : [(B+ A) (c +,4)l.t(B + D)(C* D)l:

b) áB+(á+B)(l+B) : AB + AA+¿,8 +E¿+ nE: : AB + O+ AE + atr+O: AB + AE + Ba : paa ¡ dE¡ + (AB + lq = : A@+E)+ @+l) B: Ar* rB: A* B;
: (A + B + c) (A+ B) AC:I@+ B)+ Cl @+ B) Ac : c) ABCABAC

7. IU + B) (B + c)l (c + D) : (AC+ B) (c + D) : AC+ ACD+ BC+ BD : AC+ BC4- BD. r0. [(.4+ B + c) (B + c + Dll(c + D + /) : :IA D + (B + c )l(c + D+ A ): f(A D + B )+ c lt u + D)+ c \ : : (A D+ B l (A + r) + C : A D + A D + A B + B D * C : : A B ! A D+ B D+ C.

-- A@+6 tc ¡ a (,a+ Ejlc + <¿,+ Elllcd¡ : :(AT)@+E) Fcl+<¿+El lo: c+aB@Í)c +(BE) : o @+E) o c + aBoc + lc1¡ o : o; : d) A{ B: A+ r B: A+ (A+v\ B- A+ AB + AB : (Ar+ AB) : (r + B) + AB + En: ¿, Ar+EB:A+l B.
3. Aplica la operación (rayaD a ambos miembros de la igualdad considerada; utiliza el hecho de que ¿,: 4. AB+AE:.4 (véasecl ejercicio 2a); ( vé a see l e j e r ci ci o 2 b ) ; (véaseel ejercicio 2d). ( A+B) ( AB+EE:,4 8 A([+q:,48 ¿,.

s2
3. a) f lo /
I II I

ow

y

' lo r
o l0 0

r lo r

b)+loP Cr

.lo P c.r

6. a) A cada divisor m del ¡lúmero 1ú le corresponde un subconj u r r to d e tcn n i n a d o d e l co n j u n to , ¡ :.b +, p p , ...,..p n | ,d c d i vi s.o r e s primos del número.lf; a saber, el conjunto de aquellos dc estos divisores que a la vez son también divisores de m; además, si a los números n¿ y n les corresponden los subconjuntos A y B del conjunto f, e n to n ce s a l o s n ú m e r o s m @ n :In t,n l , m @n :( m ,n ) t - :+

lcs corresponden los conjurrtos A + R, AB y T. l r ) Si m : p o y n : p b , e n to n ce sm g n .:l n ,,n l

- Om á xl a 'b l ,

Im, n7: fii^"[at'

btlomáxla? bil

.. . rf,átt"L'

ao1.

n 8 n: c) ñ :

(m, n):

b l y Á:L :p - l - '. o m i n to ' ... ,f.o - "o .

(m, tt¡:pfl'tlot'

b'Jomfn[az'bzl bhl ... pfrut""'

L :o ¡ t- o tr a z- a z

I

L.

BO
7. Estas igualdades no so cumplen en el <álsebra de los máximos y los mínimosl (salvo el caso en eI que los elem"entosdel álEebra son dos números solamente) y en el <álbebra de los m nimos -múltinles y los máximos divisoreÁ>_-(salvo el cáso en e] que todos los divisóres primos pr,.p"... ...,.pk^ del número lf son distintos dos a dos; compara con el e¡erclcio tia).

B1

b,a : ¿ (66 + gs + g6 + ss + 6s + 86+ 6 9 + s6 + ss+ 6 s\+ + ,66s6+ ,gess + fi66s + 8s6s + 6s6s
(el botón 7 lo oprime el presidentedel oomité).

8. a) (á + Bl (A+ C): A + AC+ AB+ Bc : : A r + Ac + AB+ Bc : A ( r + c + B)+ BC:
: AI BC : A BC c.

5. a) of:t,fi6+dr66+d&v+A66.

A+ Bc A+ + t * C; (/ + B) (A b) + ?i|I'),A!ít,2f Il','-:o= ABC AB + Bc I CA = AB = ABC
FI F. 43

B

(cornpara con el ejercicio 8a);

(véaseel ejercicio6 del g {); d ) P u o s to q u e l = A E y B = A -8, se ti ene.4{B = .qF+ tn. 9. ABC e. AB { AC (v6aseel ejercicio8a); AB + AC * AO c A + B * C (véaseel ejercioio 8b); AB + BC * C A c.A + B el ej erci ci o 8c). f C (véase t0 . AB c .l t¡a ¡@+ -B ). 12. a) A; b) B; c) I; d) o.

c) (4 + B) (B + c) (C+.4):

-u,
FIG. ¿4

A(qC+B)+A

s4
5. a) ¡<el rtúmero entero positivo es par y os prirnot; cl conjunto de vordad es {2h b) <el núme}o entero pósitiio es'impar'o es primo>: 'd i f i e r e el c onjunt o de' v o r d a d {1 , 2 , 3 , 5 , 7 , 9 i , LL, 13, 15, L7, . . .} del conjulto de los números impares en que se ha agregado'eI núme19 2; c) <el número entero positivo es impar y eq priñroi); el conjunto de v er dad { 3, 5, 7, 1 1 , 1 3 , 7 7 , 7 9 , . . . } difiere del conjunto de todos los números primos en que se ha excluido el número 2; d) <el número entero positivo es par y no es primor; el conjunto de verdad {4,6,8, 10, 72, 74, - 16, . . _. ) d i f i e r e d e l c o n j u n t o d c t o d o s l o s n ú m e r ó s p a r e s en quo se ha cxcluido el_número 2; e) <el núrncro cntero positiío es iqapg¡ o no. es pr ir n o >; e l c o l j u n t o d c v e r d a d {1 , 3 , 4 , 5 ; 6 , 7 , 8 , 9 , 10,11, ._._.) qs_el conjunto de todos los númeios enteros positivos a e-rcepción del número 2.

$5
5. a* b: alab: b.
F' I G . ¿5

b)

s6
4. a) 8:
1. a) Véase la fis. 43; á) véaso Ia tig. 44: 3. a) Véase Ia Lig. 45, a; b) véase la-fig. 45, D.

,fr?; "4,fr+ ¿ft *

82
BIBLIOGRAFIA
l. James T. Culbertsonl Mathematlcs anil logíc lor digital ilevlces, Prinston (N.f.) 1958, Van Nostrand. En este libro, que no presupone del lector nincún conocimiento previo que rebase los m¡írgénes iiel programa de la énseñanza media, iero aué reouiere cierta iniistencia v dóterminados hábitos de lectura áe litóraturá matemática. se toca dó forma muv amolia todo el abanico de problemas que cónstituyen el contenidó del^folleto presente. Contiene numerosos problemas- destinados al trabajo individual. 2. E. Berkeley, Symbolic Loglc anil Intelltgent Machines, New York, 1959. En muchos aspectoseste libro es Dróximo al anterior. pero dedica menos espacio a las álgebras de Boóle a cuenta de un eñfoque más amplio dó los problemas relacionados con las máquinas materiráticas. 3. J. Kemenf á.o.,. Introd,uctíon to Fíníte Mathematics, t1.957. Un amplio libro de texto destinado a los estudiantes de primer grado de eslecialiilades no matemáticas; comienza por una dedallada iiiscusión dó las cuestiones exami¡adas en ol folleto presente. Contiene numerosos problemas. 4. R. Couranf v H. Robbins, Wat ís mathentatics?, Oxford Univ. Pross, l94l (traduóción castellana ¿Qué es la materíática?, Alda, Buenos Aires, 1954). En este extenso libro. destinado en primer lugar a los alumnos de los grados superiores de la enseñanzamedia, tañbién se tratan las de Boole. áleebra-s 5. A. Kaufmann, R. Faure, Invitation a la rechercheoperationnelle, Paris, 1963. Uno de los capítulos de este libro de sumo interés, escrito -para lectores poco prepárados, está dedicado a las álgebras de Boolb. 6. R. R. Stoll, ,Seüs.Logic anil Aatomatic Theories, W. H. Frceman and Co., San Érancisco-iondon, 196l (Conjuntos, légica y teorías axiomáticas). Este libro es de un contenido más profundo que los anteriores, pero será de gran interés para un lectoi más exp-erto. ' toauna, <Hayimo tnanoe,il,atneruamu,ticnan 7. Jl. A. ia¡yxnuv, nar, 1964 L. A. Kaluzhnin, ¡.Qué es la lógica matemática?) Un pequeño folleto de coñt-enido próximo al libro [6]. 8. I,I. M. fmor, Aaeeípu By,nn,'c6. <O ueno:ropnx Bolrpocax conpeueuuoü MareuarüIrtr u nr.r6epneruxur, rflpocneqequer, f965, cm. 230-324 (I. M. Yaslóm, Alsébras de Boolé. en el libro Sobre algunas cuestioiles de laiatemát--ica moderna y de la Cibernética, pñgs. de 230 a 324).

83
A NUESTROS LECTORES:

tra4ucidos al español, inglés, francés, árabe .(Mir¡D.edita libros soviético.s v otros idiomas extranjeros. Entre elros tigurin ñí rne¡óresatihJ-ae-iás'oiiüñ: tas ramas de la cicncia y la técnica: manu-ales pára-lois centros de énsenáiiiir supelioJ v e'cuerastecnorósicas.; literaturá--ióbré-óre""iás;al;;áljJv",ñeüitá'rl se incluyen mon<iinaffai, ijüiói-ae áivrilááción óidniñiéá'y ;ffióil; 19.¡jjt
-IrOClOn. Dirijan sus oDiniones a la Editirial <Mirr, I Rizhski per., 2, t29820, Moscrl, I-I10, GS P . U R S S .

l L.

B5
SA L EN A L A LU Z LOS S IGU IE N TE S LIB R OS Berman G. y otros PROBLEMAS Y EJERCICTOS DE ANALISIS MATEMAiICó (2¿ edición)
Efímov N.

GEOMETRIA SUPDRIOR En este libro se examina un gran número de problemas. Se da la argumentacióñ matemática tle: la seometría euclídea, las Eeometrías no euclídeas de "Lobachevski y Riemann-, la geometría proyectiva, la seometría de Minkovski y las cuestiones geomét-ricas do la teoría especial de la relatividatl v una noción general de- las formas topológicas áe la seometríi cle curvatura constante.-La obra se divide en tres partes. El material principal se expone en las primeras dos parl,es.-EI_material cle Ia tercera parie - nociones principales-do la geometría de curvatura constante - puede ser áprovechado en el trabajo de los círculos matemáticos. El libro se caracteriza por la claritlad de su- exposición y es comprensi-ble para amplios círculos de lectores, aunque las cuestiones que trata, por así decirlo, no siómpre son sencillas. Ha sido reeditado varias veces en la URSS y en otros países. Está destinaclo a los estudiantes de centros docentes superiores, así como-a todas aqrl.ellas personas que se interesan por las matemáticas.

la ni tas-t¿rñiiul oe"esuriur, lio,:g:jig^"^" -teoría, i;;;;;ffiiü el.lector lasencontraüé" ¿;;?##¡ oel
manual

Esta,.coleccrón de problemasestá dedicaclaa los esf,uotanles que cursan,análisis matemático en centrosde enseñanza técnica superior.

los os grupos srunos de prollemas¿e ionié"ij;, "n;-:ffio'r#"pil¿'i; necesarias-sobre la física.Ét li¡ro cñiüé üñ ii¿"_ d-ice: de. las gx:^ las _ugniñá"i magnir"¡;; ;;";ü;,-ffi_ ;;-;lñ;;r-iun_ +v srsu¡lqr t -Ta,blas
elemeniales. ":,!lt_{g.

de los .problemas está subvidida-á 13 en. grupos, lo que lacrlrta el trabajo con este libro. rbro. A .

de anál ir91s s i s mgte.qf-tico. mal ,emÁ ti c o. La Le mayoría i ¡o-,^,í.

:::"^ir,lflgj9n -tui-i vv¡¡l''ruv conten id o rrDruu f ís-icovan varl acompanaüos acompaña cloi á"' de las nociones é'üi,rr",

generat. rodoi tos'proñr"ñut ¿u

ciones

El autor analiza un total de 4465 problemas.

Elsgoltz L. ECUACIONES DIFERENCIALES Y CALCULOVARIACIONAL (3¿ edición) En estelib_ro el autor ex_amina las ecuaciones di{e* renciales de primer orden y a.-óraé"'"ffi.rior, siste]lls_de eóuaciones diferénciátes,-iu"rjá"ái r" estabilidad,ecuaciones_de derivadasoár.i"lJ, ¿. primer orden,.métodos de variacio"., .olo, i.o¡f._ mas .con límites fijos, proble^ir-á"-*riíáion", con límites móvileé, boirdicionesrüii.iüiár'' ¿"f 9I1..p9, prohlemasde variacionér--áu'tri"u.oo métodosdirecros ," tor-p-tru'üu. Au :.:Tt1?i9 -y varracrones. Está.destinado p-ara los es_tudiantes de las faculta_ des fisicomatemáticas do los centror-¿. *ri¡i"ru superiory .especialistas estuáial l;; ,que ñ;;;i;", de matemáti-cas indicaoos.

i

I

L

86

87

Budak 8., Samarski A., Tíjonov A. PROBLEMAS DE FISICA MATEMATICA En dos tomos El libro abaica la mayor parte de los principales métodos de resolución de los problemas de física matemática. Se presta especial atención a la parte física de la cuestión, a la formulación de los problemas, a los modelos matemáticos de los procesos reaies, a las ilustraciones físicas de los métodos tle resolución y ile los resultaclos. La colección contiene problemas tle ileilucción de ecuaciones y de condiciones límites, así como de aplicación de distintos métoilos tle resolución de pioblemas de frontera tle la física matemática, Los problemas cuentan con indicaciones para su resolüción y con las respuestas a los mismds. Para muchos prdblemas se eiponen las resoluciones con la aplicáción de los mdtotlos más sencillos. EI l-ibro está destinado a estucliantes de universitlatles e institutos de enseñanza superior que cursan las matemáticas por un programa ampliatlo. La obra también resultará tle interés para profesores universitarios, colaboratlores de institutos ile linvestigación científica y para ingenieros'

EfímovA.,

Demidévich B. (bajo laredaeciónde¡

PROBLEMAS DE MATEMATICA tOS CENTROS DE ENSEÑANZA IARA TECNICA SUPERIOR En,dos partcs Esta obra se compone de dos partes (parte primera: "4lgebla lineal y fun_damentosdel'ánálisis mate_ matrco"; parte segunda: ..Capítulos especiales del analsrs matemático',) y esl,á destinada a ser con_ sotrctadasen las clases prácticas (seminarios) las partes teóricas del curso de matemáiic". ,.rp.ribr.r, estudiaclo en los centros de enseñapzi jupérior. El manual contiene problemas sobre ákeÉra lineal y vectorial, geometría analítica. cálculo diferencial e integral de funciones de úna v múltiples variables, ecuaciones diterenciales.-análisis vectorial, fundamentos de la teoría de lá variable compleja, series y sus aplicaciones al cálculo operacional. De este modo,-el manual abarca todo el curso de matemáticas superiores estudiatlo en los ce-ntros de enseñanza sluperior, con excepción de algunos cursos especiales. Cada óapítulo de esta obrá está provisto de una introducción en la cual se dispóne el material teórico (definiciones, teoremas,'fórmulas principales), necesario para la resolución del ciólo de problemas del capítulo dado. Aquí también se examina un número s¡Iirciente cle ejemplos, que ilustran los métodos fundamentales de r'esolirción de los problemas. Todos los problemas propuestos tienen respuesta al final del'capítulo. .v lbs más difíciles vienen provistos de iñdicacioires (estos prob-lemasse indican con estrellas) o son resueltos (problemas con dos estrellas). Una particularidad destacable de este libro la constiüuye la existencia de ciclos de problemas de cálculos según las partes furrdamentáles del curso. Cada problema de cálculo exige la escritura del ,programa en la lengua_ Fortrán y luego la resoluclon en una computadora. La inclusión de -en este tipo de problemas el manual es necesaria para _una asimilación más profunda de los métoclos numéricos conjuntamente con el estuilio de los

l L

tle las matemáticas sucaDítulos correspondientes ióíi-o..rls"-éI iranual propuesto, también es una tle ;ietlludñ ón¡i*tp ile lds.propi^eilacles ñ;;ü¿i Semejante y- c-omplejo. ios i"-r't".i"t óo -tle "ampos-re-al expitcsiciónilel m-aterial práctico iláti,ióióstá ..ties, -permite comprencler ¿li"i ;i,"üi;?é;ti" un punto tle vista v tleótl-e ;;;;Ñ;;;;funitiilatl ffiii*""d; t":.-p.ópié¿"aeáile las seriósfuncionales, las de.Tayseriestle pote-ncias-y ;;;"ti;tñ,'l'ai la-ió.-" cómpleja tle la' serie tle i;5i;-"dr"At F;,irü; t" iraÑornación de Fóurier y la reali zación bráctica de las mismas; la translormacron tliscreta de Fourier (TDF). dd h exposición il-el material üI,"-?,irñt" .ti;s"; mecl.iante ;;b"-üh ñ";r" áé-lasseriesesiá aseguracla en el manual tlefcapítulo 'Funi;"i;ñ,iñ;i¿n la téotíu de funciones d-ela variable Ail;;t**á; -El-estutlio de este capítulo de las ma;;;;l;i.j'. t"ptiiot"t por parte tl-e los. estudiantes #*-ffid; cleingenieriaya hace Llempo de las especiálitlailes aue se há transfomatlo on una necesidady. en mu' áüJt i"tütüt"t áóe"iáñ"*" superior se ha incluiilo en los programas.

L*_

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful