Você está na página 1de 3

INF O R M E F I N AL

T R A N S F O R M A C I ON E S Y D E S A FÍ O S E N L A S O C I E D A D D E L A I N F O R M A C I Ó N

Si habláramos de las diferentes épocas históricas, encontraríamos en común, que todas


ellas han sido marcadas por un hito o señal, y sin lugar a duda la marca de nuestro tiempo es la
enorme acumulación de información, entendiéndose a la misma como la materia prima del
conocimiento que posibilita la creación e innovación de los diferentes elementos tecnológicos
actuales.

Así como “la invención de la máquina a vapor es el factor central en la revolución


industrial” como también “la electricidad entre otros descubrimientos” (R. J. Forbes 1958:150); la
base de la producción de nuestra época es la información (datos, imágenes, símbolos, valores,
cultura, ciencia, tecnología, etc.), ya que la misma por ejemplo en “manos de un ingeniero
industrial permite convertir el acero en un bisturí y este colocado en las manos de un cirujano es
tecnología en salud”.

Estos procesos de cambios afectan tanto a la familia, la educación, la economía, los


sistemas políticos, la tecnología y hasta la escala de valores de los seres humanos ya que se ven
fuertemente marcada por la presencia de diferentes herramientas tecnológicas de esta Sociedad
de la Información y especialmente de la denominada “era de la informática personal y las redes
de internet conocida como Sociedad en Red (Castells), era atravesada por Tecnologías de la
Comunicación y la Información básicamente digitales, eje fundamental que mueve las economías
mundiales”. (Audio Diego Levis – 2 parte)

Si nos pusiéramos a pensar, en los últimos 15 años aproximadamente hemos sido


bombardeados por la aparición de teléfonos de línea e inalámbrico, contestadores automáticos de
llamadas, teléfonos celulares, aparatos de fax, pager-beeper-localizador, aparato de fax, referidos
a telefonía; como también calculadoras electrónicas, radio, radio despertador, televisión color con
control remoto, video reproductor y grabador de casete VHS, video reproductor y grabador de
CD/DVD, equipo de audio sin reproductores de CD y con reproductores de casete,
CD/DVD/Pendrive, walkman, discman, reproductores de mp3/mp4, relojes digitales, audífonos,
micrófonos, video filmadoras con diferentes formatos de casette y discos rígidos, cámaras
fotográficas analógicas y digitales, auto estéreo hasta con pantallas de DVD, cajeros automáticos,
microondas, lavarropas programables, afeitadora eléctrica, lavavajillas, pava eléctrica, tostadora
eléctrica, cafetera eléctrica entre otros, referidos a electrónica; y computadoras de escritorios y
portátiles –Notebook-, impresoras matriciales, chorro a tinta y laser, disquete, CD-R/CD-RW/Mini
CD/CD Card, DVD-ROM/DVD-R/DVD-RW/DVD-RAM/DVD+R/DVD+RW/DVD+R DL/DVD+RW DL, BD-
ROM/BD-R/BD-RE (Users:188), memorias flash, pendrive, tarjetas de memoria, monitores pantalla
semiplana y plana, LCD, módems, mouse tradicional, inalámbricos y ópticos, teclados, sistemas de
audios, consolas de videos juegos, cámaras web, scanner, referidos a informática.

La aparición de estos objetos tecnológicos han modificado nuestra forma de convivir y


desenvolvernos en nuestras actividades diarias ya que acompañado a los mismos se fueron
creando servicios tales como la televisión abierta, por cable, satelital, videos juegos, navegación
por internet, mensajes de texto, correo electrónico, chats, transacciones comerciales, pagos de
servicios virtuales, bases de datos, procesamiento ofimático de los grandes cúmulos de
información de diferentes sectores. Si solo trajéramos como ejemplo que al levantarse por las
mañanas algunos optan por encender la televisión o encender la radio, escuchar el contestador
telefónico o revisar el celular en la espera de un mensaje de texto, prender la computadora y
revisar el correo electrónico, preparar el desayuno utilizando los electrodomésticos eléctricos y sin
mencionar que si saliéramos al trabajo seguro nos estaríamos cruzando con carteles publicitarios
con imágenes y textos que invaden nuestra vista logrando el propósito de necesidad de consumo
del mismo; estaríamos de esta manera hablando de situaciones que fomentan el desarrollo de
una sociedad de la información de la cual resulta casi imposible escapar.

A su vez puedo señalar que estas tecnologías modifican los hábitos y formas de actuar, en
lo que respecta a nivel social, a tal punto que sociedades completas en pequeños períodos de
tiempo cambian de a poco su estructura cognoscitiva, ya se advertía en: “las propuestas del
investigador japonés Yonedi Masuda quien en Computopía (1966), su obra más influyente,
presentaba la emergente sociedad de la información como una sociedad que ofrecerá nuevos
conceptos de libertad e igualdad en la que florecerá la creatividad cognoscitiva individual.
“englobando la libertad de decisión y la igualdad de oportunidades. (...) la futura sociedad de la
información, será una sociedad sin clases, libre de un poder dominante y cuyo núcleo social serán
las comunidades voluntarias”” (Masuda 1988:115 y sigs.). Algunos ejemplos tales como el cierre
de locales de alquileres de películas en formato casette VHS desplazados por las películas en
formato VCD o DVD o el cambio y la reducción en el tiempo de tareas administrativas con el
traspaso de la máquina de escribir por la computadora o la rapidez de la comunicación entre
diferentes instituciones a través del uso de Internet y teléfonos celulares, más específicamente el
e-mail y mensajes de textos son irrefutables muestras de estas modificaciones culturales e
individuales a las que se exponen las sociedades.

En lo que respecta a nivel personal, señalo que el hecho de haberme desarrollado en una
época de constantes cambios con limitaciones a su acceso, pero al alcance de las mismas de una u
otra forma, hace que resulte no tan difícil la incorporación/adaptación de los mismos. Sin dejar de
tener en cuenta que su proceso lleva de tiempos de adaptación y trabajos compartidos.

Con respecto al material de lectura, estas transformaciones nos muestran que la sociedad
de la información, desde un enfoque histórico comunicacional, presenta dos planos diferentes,
uno el de lo concreto, real y personal, entiéndase como la comunicación personal cara a cara que
aún sigue en uso por excelencia y otro como el virtual, el cual ha experimentado un crecimiento
ascendente en los últimos tiempos. Las sociedades de la información a través de estos medios
alcanzan una cobertura mundial casi instantánea. Y la realidad de las cuestiones referidas a
educación no es ajena a estos enfoques. En particular si relacionamos con el plano virtual
podemos encontrar que “Actualmente las fuentes del conocimiento son mucho más variadas y el
acceso a la información es mucho más rápido y descentralizado. Los conocimientos prácticos se
adquirían directamente. Las generaciones mayores enseñaban el uso de los instrumentos a los
jóvenes. Sin embargo, en la actualidad son los más jóvenes los que acceden de forma fácil y sencilla
al manejo de los medios que es la fuente principal de la información.” (Begoña Gros:3) y por lo
tanto “Probablemente uno de los problemas más importantes de la educación y la formación en la
actualidad es que la mayoría de los enfoques educativos utilizados no están en consonancia con las
necesidades de los niños y jóvenes actuales ni con el tipo de sociedad en que estamos viviendo.”
(Begoña Gros:3). La presencia de estas tecnologías ya comenzó a influenciar nuestra forma de
trabajar, y por lo tanto es nuestro deber adaptarnos a los cambios pertinentes a cada situación. Si
bien es cierto que en algunos momentos las ideas sobre sociedad de la información, trabajadas en
la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, son lejanas a nuestros contextos, por la
desigualdad de condiciones y accesos que presenta en todos los lugares, no se puede dejar de
intentar generar nuestro propio ámbito propicio para el desarrollo/implementación y adaptación
de esta convergencia tecnológica social.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA UTILIZADA:

Castells Manuel. (1997). “Párrafo de Forbes (1958:150)” en La era de la Información. Tomo I,


Economía, Sociedad y Cultura. Capítulo 1. La revolución de la tecnología de la información.
Editorial Alianza. Madrid.

USERS. (2007). Curso Teórico y Práctico Armado de PC Profesional. Gradi S.A. Mexico.

Levis Diego. (2005). “Párrafo de Yonedi Masuda en Computopia (1996)” Cumbre Mundial sobre la
Sociedad de la Información. Modelo para armar.

Gros Begoña. (2000). El ordenador invisible. Hacia la apropiación del ordenador en la enseñanza.
Editorial Gedisa. Barcelona.

PENT (Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías). (2009). “Audio con Diego Levis – 2 Parte (2008)”
Diplomatura Superior en Educación y Nuevas Tecnologías. Sesión 1 “Transformaciones y
Desafíos de la Educación”. Flacso. Argentina. Disponible en
http://www.educant.org/audios/levis/index.htm

Cabello Roxana (coordinadora) y otros. (2006). Yo con la Computadora no tengo nada que ver
“Un estudio de las relaciones entre los maestros y las tecnologías informáticas en la
enseñanza”. Prometeo libros. Buenos Aires.

Bufi, Esther Alejandrina y Lemos, Ana María. (2001) Internet en los proyectos educativos.
Colección didáctica e.d.b. Buenos Aires