IV.

CAPÍTULO VI Y CONCLUSIÓN: LA IGLESIA Y LAS RELIGIONES EN RELACIÓN CON LA SALVACIÓN
ANÁLISIS Y PROYECCIONES
Pbro. Dr. Juan Carlos Urrea Viera. Experto de la Sección de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso del CE !". Vicario Episcopal para la Pastoral de la Diócesis de #ancagua$ %C&ile' 1. Introducción:

El siguiente comentario sobre la Declaración “Dominus Iesus” de la Congregación para la Doctrina de la Fe está referido especialmente al capítulo VI: “La Iglesia las !eligiones en relación a la sal"ación” a la Conclusión de dic#o documento eclesial$ %in embargo& debemos se'alar (ue por la misma naturale)a e implicancia del tema tratado en la totalidad del documento se #ace necesario reali)ar una "isión más amplia del tema para (ue de esta manera podamos apro*imarnos de una manera más global a la temática específica del presente dossier$ Esta forma de análisis la considera mu necesaria para una ma or comprensión de su contenido$ Es probable (ue muc#as críticas pol+micas (ue se #an suscitado se deban en gran parte a análisis parciales desconectados del espíritu de la integridad de lo (ue se e*pone en dic#o documento$ ,na de las primeras consideraciones es se'alar (ue la Declaración “Dominus Iesus” #a (uerido recordar e*poner de manera clara sistemática a los obispos& teólogos a todos los católicos en general& algunos contenidos doctrinales (ue considera imprescindibles e*poner en la situación actual$ Este se debe a (ue el diálogo entre la fe cristiana las demás religiones plantean nue"as cuestiones teológicas (ue a -uicio de la Congregación re(uieren de un discernimiento más cuidadoso$ Este ob-eti"o por si mismo nos adentra en la importancia (ue es necesario dar a este documento$ . la lu) de reiteradas obser"aciones (ue se #an dic#o al respecto podemos preguntarnos: /era necesario el documento0 /Era el momento adecuado para publicarlo0 La e*posición de la "erdad es una tarea permanente la Iglesia tiene el derec#o de decir lo (ue somos lo (ue creemos& a (ue de lo contrario& no estaríamos cumpliendo con el deber (ue tiene todo cristiano de anunciar la "erdad en todo momento$

Decir (ue 1esucristo es el 2nico %al"ador del mundo 3 no está referido a tiempos circunstancias determinadas sino (ue es la e*igencia permanente del anuncio e"ang+lico& tampoco significa una e*clusión de los demás sino el derec#o legítimo de e*presar nuestra identidad$ /.caso no encontramos esta "isión en mo"imientos a-enos al cristianismo (ue incluso basan su identidad en mostrarse absolutamente distintos a lo (ue nosotros creemos profesamos0 /4or (u+ la Iglesia Católica debería callar silenciar su identidad misión0 .(uí resultan mu clarificadoras las afirmaciones del teólogo 5runo Forte a la (Corriere della Sera)$ el 6 de octubre del a'o pasado cuando afirmaba (ue “la sustancia de la declaración no es más (ue una solemne confesión de fe en Cristo frente a las posturas relati"istas (ue a(uí allí se #an difundido en nombre de un malentendido diálogo con las otras religiones”$ 4or lo tanto& la pol+mica nunca debe ser un obstáculo para #acer una e*posición de nuestra identidad$ %i +sta se #a suscitado la considero una buena se'al (ue indica (ue la Declaración #a tocado temas sensibles (ue necesitan nuestra clarificación$ 7o tenemos una "e) más la oportunidad de conocer crecer en lo (ue somos creemos acrecentar nuestra identidad cristiana católica siempre e*puesta a ser diluida tergi"ersada$ ,nido a lo anterior se debe reconocer& no siempre se #a escrito con la misma claridad (ue otras referencias al Documento& el de-ar e*plícitamente abiertas algunas problemáticas fundamentales para ulteriores profundi)aciones$ Desde esta perspecti"a tambi+n la Declaración puede ser un adecuado punto de partida para la labor teológica en temas tan necesarios de ser clarificados en el momento actual$ 8o es una sola refutación de determinadas concepciones erróneas o ambiguas sino (ue retomando las ense'an)as de documentos anteriores del 9agisterio& de manera especial del Concilio Vaticano II& desea corroborar "erdades (ue forman parte del patrimonio de la fe de la Iglesia$ Es necesario #acerse cargo de esta realidad recibida como un don del mismo 1esucristo la cual debe ser conser"ada fielmente trasmitida a todos con "alentía$ La totalidad de asentimiento a la "erdad católica no es la (ue le da el grado de certe)a "erdad& sino la fidelidad al depósito de la %agrada Escritura de la :radición& la cual debe ser conser"ada e*puesta de manera clara e integra$ ,na e*posición (ue tiene como ob-eti"o una promoción pura e integra de la fe no puede ser interpretada como una se'al de prepotencia& sino más bien como un ser"icio a los cre entes donde es necesario comprender (ue la tolerancia sincera de los demás no puede significar una actitud de indiferencia (ue finalmente tiende a igualar todo lo (ue se dice se #ace$ En el presente artículo dedicado al Capítulo VI a la Conclusión de la Declaración “Dominus Iesus” se presentan las siguientes temáticas: algunas consideraciones preliminares
3

Cfr$ FL;!E%& .$& <==3$ Dominus Iesus$ ,na refle*ión sobre la uni"ersalidad de la %al"ación la ,nicidad de 1esucristo$ En 5oletín del CEL.9& 8> <?<& febrero <==3: 33@A 3@3B C.%:.C;& .$& <==3$ Fundamentos cristológicos de la Declaración “Dominus Iesus”$ En :eología Cate(uesis$ 8> DD& eneroA mar)o <==3:<EA<D$

utores& 8> 33& 4ublicaciones CEL.de la Iglesia en sintonía con las agu-as del relo. *.ge”: Visión #istórico doctrinal . Es e"idente (ue en este nue"o milenio (ue comien)a estamos asistiendo a nue"as formas de cómo entender "i"ir lo religioso <$ .! C"#$tu%o VI: L" i&%'(i" ) %"( r'%i&ion'( 'n r'%"ción con %" ("%*"ción.9 a partir de estos “Dossier” de Comentarios puedan ser"ir de manera clara a una ma or comprensión "aloración del presente documento eclesial me dispongo a desarrollar los temas anteriormente referidos$ .(ue están referidas directamente a los di"ersos relati"ismos (ue se #acen presente en la actualidad frente a los cuales encontramos en dic#o capítulo referencias precisiones mu clarasB una bre"e síntesis de los contenidos de los capítulos precedentes (ue nos permitan apreciar este capítulo específico en el conte*to global del documentoB un análisis específico del Capítulo VI de la Conclusión& para posteriormente #acer una bre"e referencia a las implicancias (ue implican la ratificación confirmación del documento por %u %antidad$ 1uan 4ablo II$ Finalmente presento lo (ue denominaría “una declaración de intenciones” referidas a las pro ecciones específicas (ue puedan deri"arse de este documento para el diálogo interreligioso el ecumenismo& especialmente en nuestro continente latinoamericano$ Confiado en (ue este ser"icio eclesial (ue reali)a el CEL.9& 5ogotá$ principales desafíos& <I Edición& Colección .de la #istoria& sino tambi+n clarificar con e*actitud (ue es lo (ue nos se'alan marcan dic#as agu-as& para (ue el depósito íntegro de la "erdad católica sea marcado de manera clara para los #ombres mu-eres (ue buscan una orientación de sus "idas en los "erdaderos pastos de (uien solo puede darnos esa "ida "erdadera: 1esucristo el %e'or.& 1$& 3??G$ “8eH . La bFs(ueda de los medios para colocar el E"angelio en un diálogo con el mundo postA moderno re(uiere se'alar algunas problemáticas (ue se #an suscitado (ue interpelan nuestra tarea e"angeli)adora$ Estas son el pluralismo religioso el relati"ismo (ue puede ad(uirir mFltiples e*presiones facetas$ El pluralismo religioso$ < Cfr$ .sí nos encontramos frente al desafío de di"ersas interpelaciones tanto a ni"el teológico como de la misma concepción de la acción misionera de la Iglesia$ 7o "i"imos en un mundo globali)ado (ue cambia "ertiginosamente (ue tampoco está a-eno a un rescate de lo religioso de lo sagrado como una respuesta clara a la actitud moderna$ El E"angelio se encuentra interpelado por estos cambios la cultura en general$ Estamos frente a un cambio cultural (ue es este paso de la modernidad a la postAmodernidad donde no sólo se trata de colocar las agu-as del relo.+. !lgunas consideraciones preliminares.!!E.

nte esta nue"a situación no podemos ol"idar de (ue toda persona tiene derec#o a la libertad religiosa (ue no es posible la utili)ación de ningFn tipo de "iolencia o coacción para obligar a nadie en materia religiosa$ Esto es tambi+n parte del profundo respeto estima por las demás religiones& como lo afirmaba el 4apa 4aulo VI: ( a Iglesia respeta y estima a estas religiones no cristianas$ por ser la expresión .an en s.s/ueda de Dios0 b.La Iglesia Católica reconoce la e*istencia de una pluralidad religiosa (ue necesariamente implica para su acción pastoral di"ersas consecuencias en el plano teológico pastoral$ El mundo actual es pluralista es una realidad (ue se acentFa cada día más$ Los medios de comunicación social la e*traordinaria mo"ilidad #umana #a generado una nue"a realidad (ue #a ido progresi"amente transformando al mundo en una “aldea global”& donde lo religioso no (ueda e*cluido$ 7o no es necesario ir al Jfrica& .s/ueda incompleta$ pero &ec&a 1recuentemente con sinceridad y rectitud de cora2ón)3.i.ceanía para encontrar cre entes de otros credos religiosos: están en medio de nosotros$ 4odemos preguntarnos: /estamos conscientes de esta realidad0 /Cuál debería ser nuestra actitud teológica& eclesial pastoral0 /Cuáles son las principales tradiciones religiosas (ue se encuentran en nuestro continente0 /Frente a ellas estamos capacitados para responder con nuestra específica identidad cristiana católica0 %on algunas de las preguntas (ue claramente (uedan respondidas en la integridad de contenidos de la Declaración “Dominus Iesus”$ La e*istencia de este mundo pluralista la podemos constatar a tra"+s de nuestra e*periencia directa en nuestras ciudades o pueblos la e*istencia presencia de numerosos fieles de otras religiones& (ue oran& adoran se organi)an para manifestar su fe con dedicación entusiasmo$ Esta fragmentación religiosa a no (ueda delimitada a di"ersas )onas geográficas& a (ue la misma “globali)ación” de la sociedad& las migraciones por moti"os b+licos& de conflicto social& de bFs(ueda de nue"os #ori)ontes económicos& #an lle"ado a (ue millones de personas se trasladen de sus lugares ancestrales& con"irtiendo los caminos del mundo en un intercambio de rutas& (ue #a conducido a una me)cla constante de nuestras sociedades$ . VI& 3?D6$ Encíclica E"angelii 8untiandi& 8> 6E$ . le.astos grupos &umanos. esto debemos agregar un #ec#o importante: estas personas se trasladan& no sólo con sus familias pro ectos& sino (ue lle"an en su cora)ón esperan)ado de una "ida me-or& sus profundas con"icciones religiosas (ue en muc#os casos son el sustento más firme de sus nue"os pro ectos$ .mismas el eco de milenios a la b.5L. El contacto cotidiano (ue se e*perimenta con cre entes de otras religiones la necesidad de entrar en un diálogo fundamentado en la "erdad el amor debería conducirnos a (ue esta realidad de pluralismo religioso no debe constituir un moti"o de distanciamiento entre los cre entes& sino la necesidad de colaborar en pro ectos (ue interesan a todos los #ombres& E 4.iente del alma de .sia u .

ntecedentes& desarrollo perspecti"as$ Colección .er en ella una anticipación de lo /ue le gustar-a a Dios /ue 1uera el desarrollo &istórico de la &umanidad4 un . II& 3?GL$ Ense'an)as de 1uan 4ablo II& Vol$ IO& <& 3?GL: 3<L<$ Cfr$ .nálisis a partir del 9agisterio Latinoamericano$ .sís& al concluir la -ornada de oración por la pa): (Intentemos . :odas las religiones pueden aportar algo positi"o a la sociedad al #ombre contemporáneo& donde es posible encontrar nue"os puntos de acercamiento colaboración para testimoniar (ue somos capaces de construir una sociedad (ue trasciende las fronteras religiosas confesionales$ Esto necesariamente implica una reno"ación de nuestro lengua-e teológicoApastoral& el cual deberá responder a este nue"o conte*to de pluralismo religioso& permiti+ndonos redescubrir una ma or identidad de nuestras propias concepciones religiosas dar un testimonio más "i"encial profundo de nuestras propias con"icciones religiosas$ El pluralismo religioso como lo #emos se'alado no es una #ec#o aislado pasa-ero sino una tendencia de nuestra sociedad actual& por lo tanto el principal desafío es como nos posesionamos frente a esta nue"a realidad teniendo presente (ue muc#as de estas e*presiones religiosas asumen actitudes profundamente “misioneras”& labor (ue desarrollan sus fieles con igual o superior entusiasmo (ue nosotros en la propagación de sus ideas religiosas donde de-an mu en claro su identidad propósitos de su tarea6$ Frente a esta realidad es posible encontrar di"ersas actitudes (ue "an desde una indiferencia #asta un deseo de confrontación$ 8o están ausentes a(uellos (ue sienten miedo de esta realidad al "er in"adido un terreno (ue aparentemente era de su e*clusi"idad religiosa$ /Cuál debe ser nuestra actitud eclesial0 Lo primero (ue debemos considerar es el respeto (ue merecen todas las religiones (ue no debe debilitar el deber ineludible de anunciar a 1esucristo& Camino& Verdad Vida KCfr$ 1n 3@&LM& en (uien todos los #ombres están llamados a encontrar su plenitud KCfr$ < Cor 6&3GA3?M$ Este aspecto es claramente remarcado por la Declaración “Dominus Iesus”& así& #a sido e*puestos en los dossier anteriores$ La Iglesia en su tarea misionera propone ofrece la fe en Cristo la con"ersión a Nl& pero sin imponerla$ . partir de esta actitud la Iglesia Católica puede entrar sin miedo en contacto diálogo con las demás religiones noAcristianas& como lo se'ala el Concilio Vaticano II& al e*#ortar a todos los católicos a (ue “con prudencia caridad& mediante el diálogo la colaboración con los adeptos de otras religiones& dando testimonio de la fe la "ida cristiana& @ 6 1.utores 8> 3G& Conse-o Episcopal Latinoamericano& 5ogotá$ ..!!E.sí lo e*presaba el 4apa 1uan 4ablo II en .ia5e 1raternal en el /ue nos acompa6amos mutuamente &acia la meta trascendente /ue 7l establece para nosotros)8.5L.especialmente en la promoción de la -usticia& la pa)& del respeto de los derec#os la persona #umana$ dignidad de En estos temas& a partir de las ense'an)as de la Declaración “Dominus Iesus” todos los cre entes se pueden transformar en compa'eros de un camino comFn (ue los conduce a Dios$ .& 1$& 3??G: El fenómeno de las sectas$ .8 4.

recono)can& guarden promue"an a(uellos bienes espirituales socioAculturales& (ue en ellos e*isten”L $ morales& así como los "alores Es necesario desec#ar la consideración (ue la necesidad de clarificar nuestras posturas teológicoApastorales frente a la situación religiosa actual sea una realidad (ue nos mue"a a la confrontación$ Esto constituiría un "erdadero antitestimonio frente a todos los cre entes no cre entes$ La Declaración “Dominus Iesus” nos da líneas claras al respecto: una e*posición precisa sistemática de nuestra identidad el in"itarnos a seguir estableciendo contactos diálogos en esta nue"a situación #istórica (ue nos corresponde "i"ir$ 4ara (ue esto sea posible es necesario (ue cada uno de los cre entes recono)ca los aspectos positi"os de los demás credos lo (ue posibilitará una sana interrelación entre todos los cre entesB un sincero cuestionamiento sobre la autenticidad de la "i"encia de la propia feB una ma or purificación de las prácticas religiosasB un mutuo intercambio de preguntas sobre la fe del otro (ue puede conducir a un enri(uecimiento recíprocoD$ Este testimonio de tolerancia mutua& de respeto sincera "aloración del otro conducirá a una ma or "aloración de nuestra propia fe será una oportunidad pri"ilegiada para #acer crecer nuestra fraternidad comunión la (ue no se puede #acer a costa de renunciar a nuestra "erdad re"elada sino a partir de ella ser creati"os en la bFs(ueda de los ob-eti"os (ue tiene en sí tanto el diálogo interreligioso como el diálogo ecum+nico$ El relati"ismo teológico$ .nido a lo anterior en estrec#a relación a su surgimiento #a tomado un nue"o impulso un relati"ismo teológico (ue se e*presa en ciertas ocasiones en considerar como problemática la actitud de afirmar una "erdad "álida para todos& la cual se teme pueda aparecer como contraria a las ideas de la tolerancia& conocimiento dialógico a la libertad personal$ Este relati"ismo (ue se #a dado preferentemente en el ámbito social tambi+n #a afectado a la refle*ión teológica$ .& 1& <==3$ 9oral cristianismo$ !efle*iones en torno a la Declaración “Dominus Iesus”$ En :eología Cate(uesis$ 8> DD& enero mar)o de <==3: E?AL6$ .lgunos #ablan de un relati"ismo “arreligioso pragmático” (ue se estaría #aciendo presente en di"ersas partes culturas& en el cual todo se presenta ba-o el tema del encuentro de las culturas donde puede llegar a constituirse en una “una "erdadera filosofía de la #umanidad”G$ Es en este conte*to donde la Declaración “Dominus Iesus” (uiere sentar claridad e in"ita a la teología a desarrollar su papel de ser"icio eclesial$ Es a(uí donde la refle*ión teológica tiene la misión de (ue la fe en 1esucristo no (uede diluida en concepciones (ue puedan negar la "erdad fundamental: 1esFs es el %e'or$ Es por eso (ue este relati"ismo teológico puede afectar se puede e*presar en las di"ersas temáticas (ue constitu en el depósito fundamental de la fe católica$ %e'alaremos a continuación los aspectos (ue están mas directamente L D G Concilio Vaticano II& Declaración 8ostra .!CQ.etate& 8> <$ Cfr$ P.& 1$& 3??D$ 4luralismo !eligioso: !eligiones noAcristianas& Vol$ III& %ociedad de Educación .tenas& 9adrid: DA<=$ Cfr$ 4E!ERA%.5.

ni"ersal (uedando reducido a un mediador relati"o o incluso facultati"o de la sal"ación? En estas "isiones cristológicas en sus referencias al diálogo interreligioso lo más adecuado sería esta proclamación teoc+ntrica del reino de Dios lo (ue implicaría (ue en el diálogo con las demás religiones la colaboración (ue con ellas podemos establecer estaríamos constru endo el reino de Dios reali)ando la misión de Cristo$ Esta "isión es teológicamente insostenible& a (ue está mu claro en los E"angelios& (ue 1esFs creía firmemente (ue el reino de Dios estaba presente en +l en su ministerio presente Kcf$ 9at @&3@M$ .9.referidos a los contenidos de la Declaración eclesiológico soteriológico$ El relati"ismo cristológico al capítulo VI& como son el: cristológico& .tra de las problemáticas (ue la Declaración “Dominus Iesus” se'ala son las relati"as al ser misión de la Iglesia$ En primer lugar se #ace necesario destacar de manera clara cual(uier tipo de sub-eti"ismo relati"ismo eclesiológico (ue tiende a afirmar (ue en la ? 3= Cfr$ . este relati"ismo cristológico tambi+n se debe desec#ar la "isión de (ue 1esFs de 8a)aret no es una de las tantas encarnaciones del Verbo o uno de los tantos otros “mesías” o “rostros del Logos” (ue #abría asumido el Infinito para comunicarse sal"íficamente a la #umanidad$ :ampoco se le puede considerar como lo se'alan los mismo seguidores de la “8eH .:.bsoluto e inefable se encontraría presente de manera di"ersa en toda religión$ En esta "isión relati"ista la persona de 1esucristo desaparece del #ori)onte como un real %al"ador .sser"atore !omano& 8T @E& <D de octubre de <===: 3= K6E=M$ Cfr$ .& 1& 3??G: <3A<<$ .$& <===$ .nicidad .ni"ersal” o un “9aestro de la Verdad” incluso en el cual se encarnan sucesi"amente (ue "a apareciendo ba-o diferentes formas$ Estas "isiones dentro fuera del campo teológico se encuentran claramente ale-adas de la fe cristiana (ue profesa a Cristo 1esFs como Dios 7ombre "erdadero& %al"ador %e'or de todo lo creado& en"iado por el 4adre& (uien se #a re"elado en la #istoria para la sal"ación de todos los #ombres3=$ El relati"ismo eclesiológico$ .ge”& un simple “9aestro .na de las problemáticas básicas (ue trata la Declaración “Dominus Iesus” es de orden cristológico& es decir& sobre la persona la obra sal"ífica de 1esucristo& la cual repercute en el sentido teológico de la concepción (ue podamos tener de la Iglesia& la cual se encuentra íntimamente unida a Nl como su Cuerpo$ La Declaración refiere a la e*istencia de ciertas posiciones teológicas (ue proponen un “teocentrismo” con una referencia más a menos directa a un .ni"ersalidad del 9isterio %al"ífico de Cristo$ !efle*iones sobre la Declaración “Dominus Iesus” de la Congregación para la Doctrina de la Fe KEM$ En LS.!!E.bsoluto& donde la sal"ación "endría de Dios& pero no del Dios re"elado por el cristianismo$ Este ser .& .

na lettura protestante della Dominus Iesus$ En Camillianum& 3& 8uo"a %erie& 8> 3: 3G6A3?@$ 5LJRU.(uí finalmente resultaría claro (ue cada uno tendería a formarse su propio cristianismo donde el gusto sub-eti"o resultará decisi"o en dic#a concepción$ Este tema eclesiológico #a sido ampliamente desarrollado en los dossier precedentes& sólo se'alaremos (ue la Iglesia de Cristo e*iste "erdaderamente (ue +l “subsiste” se'alado en la Constitución “Lumen Pentium” (uiere decir precisamente garantía (ue nos da el %e'or de (ue "erdaderamente la Iglesia de Cristo e*iste en la Iglesia Católica& a pesar de todos nuestros errores pecados$ El “subsiste” no es una e*clusión del “e*iste”$ 4ero es necesario tambi+n se'alar (ue esto no implica (ue se afirme de (ue fuera de ella no e*iste Iglesia& puesto (ue está claro (ue Iglesias locales de la Iglesia .firmamos (ue 1esucristo& el 7i-o de Dios 33 3< Cfr$ PE8!E& E$& <==3$ .ER& !$& <==3$ La Declaración “Dominus Iesus”$ En !e"ista %urge& Vol$ 6?& 8> L=E& eneroAfebrero de <==3: 3<$ .Iglesia prácticamente solo e*istirían ciertos fragmentos eclesiales donde la actitud consecuente sería buscar lo me-or de cada uno de ellos$ .riental separada de !oma son aut+nticas Iglesias locales& tambi+n reconocer& (ue las comunidades surgidas de la !eforma están constituidas de un modo di"erso$ En esto no #a nada de e*traordinario& pues& en la práctica podemos encontrar (ue muc#as de esas comunidades en la presentación de sus postulados en la predicación a sus fieles recalcan de manera clara su diferencia identidad distinta de la (ue profesa la Iglesia Católica33$ %e #ace necesario mantener& así lo se'ala la Declaración& una adecuada e integral interpretación del “subsiste” (ue no puede constituirse en un obstáculo #acia el ecumenismo& sino por el contrario& significar un nue"o impulso en la bFs(ueda de la unidad$ Lo (ue debemos afirmar para no caer en un relati"ismo eclesiológico es (ue& reconociendo (ue el ser de la Iglesia en cuanto tal es una identidad más amplia (ue la Iglesia Católica !omana& pero al mismo tiempo reafirmar (ue es en ella donde ad(uiere de manera incomparable el carácter de su-eto "erdadero propio de la Iglesia de Cristo$ El su-eto Iglesia e*iste subsiste en la Iglesia Católica la promesa de 1esucristo es (ue esta realidad nunca será destruida$ La Iglesia Católica es de manera Fnica& el su-eto "erdadero propio de la Iglesia de Dios& a pesar de sus infidelidades rupturas no #a perdido su continuidad a lo largo del tiempo$ Es por eso& (ue afirmamos creemos (ue la Iglesia de Cristo per"i"e indefectiblemente en la Iglesia Católica$ El relati"ismo soteriológico$ .tro de los aspectos mu relacionados al capítulo VI& son los referidos al relati"ismo (ue se puede dar en el campo de la soteriología$ Lo primero (ue #a (ue se'alar es no podemos establecer en el plano cristológico una doble economía sal"ífica& a saber la del Verbo eterno la del Verbo encarnado& donde la “primera trascendería la Iglesia sería más amplia (ue la segunda& limitada solamente a los cristianos”3< $ .

ni"ersalidad de la %al"ación de 1esucristo& el tema del !eino de Dios& el tema del relati"ismo en sus di"ersas e*presiones& etc$ . a sal.*. 3E 3@ Cfr$ D7.L& 1$& <==3$ J propos de la D+claration “Dominus Iesus”$ En 8ou"elle !e"ue :#+ologi(ue& :ome 3<E& 8> <& a"rilA-uiin <==3: 3?<A<=E$ .re. 4ara un análisis más integral del capítulo VI de la Conclusión se #ace necesario una bre"e rese'a del ob-eti"o de los contenidos de los capítulos precedentes (ue nos permitan apro*imarnos a ellos a partir de una lectura cre ente de la Declaración “Dominus Iesus” (ue pueda estimular nuestra refle*ión cristiana3@$ Los contenidos principales del documento no están limitados de manera e*clusi"a a la cuestión ecum+nica como a "eces se #a tratado de se'alar$ Esta es está tratada específicamente en el Capítulo IV “.ación$ en la medida en /ue son ob5eti.nicidad . .las religiones no se pueden considerar pro.ida religiosa.8W& 9$& <===$ La Iglesia las religiones en relación con la sal"ación$ !efle*iones sobre la Declaración “Dominus Iesus” de la Congregación para la Doctrina de la Fe K6M$ En LS. El acto religioso aut:ntico se lle.ntes de entrar al análisis del Capítulo VI& refiero los elementos más importantes de los capítulos precedentes (ue nos permitan entender de manera más orgánica el capítulo específico de análisis del presente dossier.ación9.a a cabo ba5o el in1lu5o de la gracia en la conciencia personal$ y se expresa ante todo en los actos primarios de la .sí lo se'ala claramente 9$ D#a"amon cuando afirma (ue: ( as religiones no se pueden llamar 9caminos de sal.ación se reali2a por la gracia de Cristo.e rese6a de los cap-tulos precedentes.nidad de la Iglesia” sino (ue #a temas (ue son tambi+n mu importantes como son los relati"os ala .V. !s.aciones de la conciencia personal y de las expresiones religiosas primarias del &ombre)+3 Es necesario afirmar con claridad (ue la Iglesia no es un complemento de las religiones como caminos de sal"ación (ue estas Fltimas podrían llegar a ser consideradas caminos sustancialmente e(ui"alentes de sal"ación$ %i esto fuera así& claramente se estaría abandonando la realidad de la de unicidad uni"ersalidad de la Iglesia$ *.idenciales$ insertadas por Dios en el plan de sal.9.encarnado& es el Fnico mediador de la gracia di"ina en el plan de la creación de la #umanidad entera$ de la redención Esta "erdad e*tendida a la acción de Cristo de la Iglesia se puede e*presar en cuanto en (ue no es e*tra'o (ue muc#as "eces se tienda a considerar a las demás religiones como caminos ordinarios no e*traordinarios de la sal"ación para todos los no e"angeli)ados$ Claramente esta terminología se puede prestar para muc#as ambigVedades a (ue lo “ordinario” puede llegar a constituirse o significar lo normal o lo mu frecuente$ Esta "isión está más cercana a criterios sociológicos (ue teológicos$ En el sentido teológico lo ordinario significa orden de derec#o orden de #ec#o$ El significado teológico deri"a no de criterios sociológicos sino de la "oluntad sal"ífica de Dios& donde dic#o camino ordinario de la sal"ación es Cristo la Iglesia$ .sser"atore !omano& 8T @6& 3= de no"iembre de <===: 3= K66@M$ Cfr$ !IP.

nicidad .bra de la %al"ación K?A3<M$ .(uí se #a ce una in"itación a la teología a “e*plorar si es posible& en (u+ medida& (ue tambi+n figuras elementos positi"os de otras religiones puedan entrar en el plan di"ino de la sal"ación”$ !eafirma el significado . esta "erdad se oponen las posiciones: las (ue se'alan un carácter limitado& incompleto e imperfecto de la re"elación de 1esucristoB el considerar (ue esta !e"elación sería complementaria a la presente en otras religiones (ue la plenitud no la tendría ninguna religión #istórica& ni el cristianismo& ni 1esucristo$ Frente a estas se llama a “una obediencia de la fe”& "ista como un don de la gracia una ad#esión personal a toda la "erdad re"elada$ %e #ace una distinción entre fe teologal creencia en las otras religiones$ En cuanto al “"alor inspirado” (ue se pueden dar a otros libros sagrados se afirma (ue estos refle-arán un destello de a(uella VE!D.D& reconociendo su ri(ue)a espiritual aun(ue contengan lagunas& imperfecciones errores”$ El Logos Encarnado el Espíritu %anto en la .ni"ersalidad del 9isterio %al"ífico de 1esucristo K3EA36M$ Debe ser “firmemente creída la "erdad de (ue 1esucristo es el Fnico sal"ador cu a "oluntad sal"ífica #a sido cumplida de una "e) para siempre$ .lgunos errores (ue se manifiestan en la refle*ión teológica contemporánea serían los de considerar a 1esFs una figura #istórica particular finitaB proponer una economía del Verbo eterno "álida fuera de la Iglesia son relación a ellaB economía (ue estaría limitada sólo a los cristianos$ La Declaración se'ala (ue #a de ser “firmemente creída” (ue solo 1esFs es el 7i-o Verbo del 4adre& (ue no es posible establecer una separación entre la acción sal"ífica del Logos en cuanto tal el Verbo #ec#o carne$ :ambi+n se rec#a)a la #ipótesis de una economía del Espíritu %anto con una carácter más uni"ersal (ue la del Verbo encarnada& crucificado resucitado& reafirmando (ue la “acción del Espíritu %anto no está fuera o al lado de la acción de Cristo”$ .Introducción K3A@M$ %e %e'ala (ue la misión del magisterio es moti"ar sostener la misión e"angeli)adora de la Iglesia en relación con las otras tradiciones religiosas del mundo$ El compromiso con +l diálogo interreligioso no sustitu e esa misión sino (ue acompa'a la misión “ad gentes”$ Frente al surgimiento de “cuestiones nue"as” la Declaración desea presentar a obispos& teólogos todos los fieles algunos “contenidos doctrinales imprescindibles”& e*poniendo nue"amente la doctrina de la fe católica& corroborando las "erdades (ue forman parte del patrimonio de la fe de la Iglesia& sabiendo (ue (uedan algunos “problemas abiertos para futuras profundi)aciones”$ Las temáticas (ue se trataran& especialmente& frente a las teorías relati"istas sobre el pluralismo religioso son especialmente de carácter cristológico eclesiológico$ 4lenitud definiti"idad de la re"elación de 1esucristo K6AGM$ La Declaración se propone precisar el carácter definiti"o completo de la re"elación de 1esucristo& "erdad “firmemente creída”& donde 1esucristo es el mediador plenitud de toda la !e"elación& por lo (ue no es posible esperar ninguna re"elación pFblica antes de su gloriosa manifestación$ .

:.9.! R'. La relación de la Iglesia de las religiones con la sal"ación K<=M$ 36 3L Cfr$ .nidad de la Iglesia36 K3LA3DM$ absoluto (ue 1esucristo tiene para el La Declaración afirma (ue el %e'or 1esFs no estableció una simple comunidad de discípulos& sino (ue constitu ó a la Iglesia como misterio sal"ífico$ W esta plenitud del misterio sal"ífico pertenece tambi+n a la Iglesia& inseparablemente unida a su %e'or$ Esta "erdad debe ser “firmemente creída” donde los “fieles están obligados a profesar (ue e*iste una continuidad #istórica Xradicada en la sucesión apostólicaA entre la Iglesia fundada por Cristo la Iglesia Católica”$ 7ace una precisión sobre +l “subsiste” de la Iglesia de Cristo en la Iglesia Católica sobre el uso del termino “iglesias particulares” en sentido propio$ Finalmente se'ala (ue la Iglesia de Cristo no es una suma de Iglesias Comunidades pensando (ue la Iglesia de Cristo #o no e*iste en ningFn lugar (ue +sta #abría (ue buscarla por parte de todas las Iglesias Comunidades$ 9anifiesta (ue la falta de unidad entre los cristianos es ciertamente una #erida para la Iglesia$ Iglesia& !eino de Dios !eino de Cristo K3GA3?M$ La Iglesia es el signo e instrumento del !eino de Dios& no es un fin en si misma sino está ordenada al !eino$ Indisolublemente unidos a pesar de su distinción$ 4or eso es necesario e"itar algunas posiciones como son: el “!einocentrismo”& (ue de-a en silencio a 1esucristo el “:eocentrismo” (ue se -ustificaría por el #ec#o de (ue Cristo no podría ser entendido por los noAcristianos$ Estos errores niegan claramente la unicidad de la relación (ue e*iste entre Cristo& la Iglesia !eino de Dios$ .O& 8$& <===$ 8osotros adoramos lo (ue conocemos Verdad& Iglesia %al"ación$ !efle*iones sobre la Declaración “Dominus Iesus” de la Congregación para la Doctrina de la Fe K@M$ En LS.a)+=.sser"atore !omano& 8T @@& E de no"iembre de <===: 3= K6@<M$ .+.sí lo se'ala con especial claridad 8$ 5u* cuando afirma: (<uien lee sin pre5uicios la Declaración$ se da cuenta de /ue plantea el acercamiento a las religiones precisamente rea1irmando el carácter de1initi.elación de Jesucristo$ /ue rompió el silencio de Dios para ser Palabra de1initi."alor singular& Fnico& propio& e*clusi"o& uni"ersal g+nero #umano su #istoria$ .& . %e podría se'alar (ue la cla"e #ermen+utica de interpretación del documento la constitu e la unicidad uni"ersalidad sal"ífica de 1esucristo de la Iglesia& (ue se e*presa de manera especial en este capitulo (ue trata sobre la relación de la Iglesia con las demás religiones$ .nicitY e uni"ersalitY sal"ifica di PesZ Cristo e della C#iesa$ En Camillianum& 3& 8uo"a %erie& 8> 3: 3LEA3L@$ 5.o y completo de la re.nicidad .ic"( "c'rc" d'% C"#$tu%o VI.%'-ion'( '(#'c$.$& <==3$A “Dominus Iesus”$ .

En este párrafo se se'ala con claridad "erdades a e*puestas en el Concilio Vaticano II (ue "ienen a reafirmar (ue Dios #a establecido a la Iglesia como un sacramento positi"o de la sal"ación uni"ersal puesto (ue la Iglesia e*iste para el mundo su misión fundamental está en orden a la sal"ación de toda la #umanidad$ Es ella la mediadora de la comunicación de la sal"ación para el cumplimiento de esta misión en toda su e*tensión por su indisoluble unidad a la mediación traída por 1esucristo$ %iguiendo las categorías paulinas de Cristo Cabe)a de la Iglesia la Iglesia Cuerpo de Cristo podemos deri"ar (ue la mediación en orden a la sal"ación reali)ada por e*celencia se transforma en un ser"icio ministerial a (ue esta mediación de Cristo al ser ontológica& es causa eficiente principal de la gracia sal"ífica& Cristo como %e'or del mundo causa principal de la gracia& actFa por medio de la Iglesia para la sal"ación de la #umanidad$ Esta unidad analogía de la mediación de la Iglesia con 1esFs 2nico mediador tiene consecuencias mu especiales como lo se'ala Dábamos: (!s-$ pues$ con una pro1unda analog-a la Iglesia se compara al misterio del Verbo encarnado. +Aim *$8'0 por lo tanto$ Bes necesario$ pues$ mantener unidas estas dos .alori2ación y una puri1icación de lo /ue es de1ectuoso o des.oluntad sal.er la mirada a Cristo$ centro de la recapitulación de todos..ación en Cristo para todos los &ombres y la necesidad de la Iglesia en orden a esta misma sal.(uí no se trata de una ruptura de dic#os esfuer)os sino de transformarlo tambi+n en un elemento de reconciliación (ue se logra a partir de un diálogo basado en la "erdad la caridad como lo se'ala 8$ 5u*: (.arios signi1icados4 en la Iglesia los aspectos .ación$ presente a nosotros en su Cuerpo$ /ue es la Iglesia$ y 7l$ inculcando con palabras concretas la necesidad del bautismo %c1.er como una reconciliación de las di. Por tanto$ la mediación de la Iglesia es . Esto significa (ue la refle*ión teológica no está limitada sino in"itada a seguir refle*ionando profundi)ando esta relación (ue implica no detener los esfuer)os de diálogo interreligioso (ue se reali)an en los más di"ersos ni"eles& sino a se'alar líneas claras por los cuales este se debe reali)ar$ ..O& 8$& <===: 33 K6@EM$ ..isibles están unidos de un modo inseparable$ como en Cristo están unidas la naturale2a di.ol.-1ica uni.nico "ediador y el camino de sal.iado)+?. Esta doctrina no se contrapone a la . "t +=$ +$=0 Jn 3$@' con1irmó a un tiempo la necesidad de la Iglesia$ en la /ue los &ombres se entran por el bautismo como por una puerta).ersidades$ no en el sentido de anulación$ sino de . !s.este diálogo se podr-a ..ina y &umana.isible 3D 3G En el análisis específico del capítulo VI las referencias te*tuales de la Declaración “Dominus Iesus” se citarán de esta forma$ 5..n a de las primeras consideraciones son el se'alar (ue el ob-eti"o específico del nFmero son el se'alar los (puntos necesarios para el curso /ue debe seguir la re1lexión teológica en la pro1undi2ación de la relación de la Iglesia y de las religiones con la sal. Esta analog-a tiene .na de las "erdades (ue debe ser 1irmemente cre-da es el (ue (la Iglesia peregrinante es necesaria para la sal.pues$ no es una yuxtaposición o$ peor$ un diluirse de las di1erencias$ sino una .ación)+>.aciónC).ación$ pues Cristo es el .isibles e in.ersal de Dios %c1. .erdades$ o sea$ la posibilidad real de la sal.

ación de Cristo es accesible en . Cristo es mediador en el plano ontológico$ es decir$ en el plano del ser.8.iene de Cristo$ es 1ruto de su sacri1icio y es comunicada por el Esp-ritu SantoF Ella está relacionada con la Iglesia$ la cual procede del Gi5o y la misión del Esp-ritu SantoC seg.V. II& Constitución “Lumen Pentium” 8> <&E&@$ . EEsta gracia pro.8W& 9$& <===: ?K6EEM$ Cfr$ C.-1ica en cuanto su cuerpo y su esposa.aciónC por/ue$ siempre unida de modo misterioso y subordinada a Jesucristo el Sal. a Iglesia &a sido asumida por Cristo como instrumento unido a 7l para proseguir la obra sal. La uni"ersalidad de la Iglesia en orden a la sal"ación se inscribe en el pro ecto de Dios (ue (uiere (ue todos los #ombres se sal"en$ 4ara (ue esto sea posible& se #a establecido la Iglesia& (ue por lo tanto es necesaria para lle"ar a cabo esta acción sal"ífica de Dios en el mundo$ Ella se constitu e en a(uella arca de sal"ación dentro de la cual todos deben reunirse de la dispersión de las di"ersas religiones opiniones #umanas$ La Iglesia& por lo tanto& con respecto a las otras religiones tambi+n es sacramento no sólo un signo& sino propiamente un instrumento de sal"ación para todos& constitu +ndose el cristianismo a partir de la misma acción de la Iglesia en una religión uni"ersal (ue da a conocer el "erdadero Dios de Israel$ De esta forma el cristianismo sin el misterio de la Encarnación sin el misterio %al"ífico de la Iglesia perdería su "erdadero rostro& en relación al #ec#o concreto del diálogo con las demás religiones perdería su elemento distinti"o$ La Iglesia tiene su origen su ra)ón de ser en la misión del 7i-o del Espíritu por parte del 4adre& como tan claramente lo #a se'alado la Constitución “Lumen Pentium”<= su mediación sal"ífica no se entendería si no lle"ara a esta reunión a todas las gentes en esta unidad$ La gracia de la sal"ación pro"iene de Cristo la misión de la Iglesia& como su Cuerpo& es descubrir& animar potenciar el sentido religioso de 3? <= D7.y comunitaria$ in. Para a/uellos /ue no son 1ormal y .n el dise6o de Dios Padre) .isiblemente miembros de la Iglesia$ Bla sal.ersal de sal.angelio a toda la &umanidad)+D La referencia a la incorporación de la Iglesia al bautismo es claramente subra ada$ El bautismo es el acto de ingreso en la sal"ación el signo efica) de la gracia de Dios por el cual el #ombre es introducido a la "ida trinitaria$ Es el instrumento del misterio de Dios presente en el mundo a tra"+s de la acción e"angeli)adora de la Iglesia& (ue como Cuerpo de Cristo& incorpora continuamente a Nl& nue"os miembros (ue "ienen a enri(uecer dinami)ar la comunidad sal"ífica eclesial$ Es por eso (ue el contenido de la fe se e*presa encuentra de manera pri"ilegiada en el momento de la celebración del bautismo (ue se constitu e en parte del proceso e*istencial& tanto de la comunidad como del indi"iduo incorporado a ella& puesto (ue a partir de este acto sal"ífico la persona participa de una nue"a orientación de su e*istencia& la cual es recibida como un don del %e'or concedido a tra"+s de su Iglesia$ ContinFa la Declaración se'alando (ue ( a Iglesia es Bsacramento uni.irtud de la gracia /ue$ aun teniendo una misteriosa relación con la Iglesia$ no les introduce 1ormalmente a ella$ sino /ue los ilumina de manera adecuada en su situación interior y ambiental.:IC. V.8CILI.9.isible y espiritual. Esta mediación es indispensable en el plano &istórico$ por/ue &a sido /uerida por Dios libre y expl-citamente$ y obliga a la Iglesia a anunciar el E.ación de cada &ombre.ador$ su Cabe2a$ en el dise6o de Dios$ tiene una relación indispensable con la sal. a Iglesia es mediación instrumental$ ministerial$ no ontológica.

alentes a ella$ aun/ue en con. 7stas ser-an complementarias a la Iglesia$ o incluso substancialmente e/ui.iduos no cristianos$ el Concilio Vaticano II se limitó a a1irmar /ue Dios la dona Bpor caminos /ue 7l sabe.ersalI /ueda claro /ue ser-a contrario a la 1e católica considerar la Iglesia como un camino de sal.na perspecti"a pluralista relati"ista en este aspecto esencial de nuestra fe no sería trinitaria& cristológica& ni eclesiológica sino gen+ricamente “teoc+ntrica”$ 8o es correcto e(uiparar a todas las religiones afirmar (ue todas ellas e*presan a su modo la e*teriori)ación del sentimiento religioso donde la misma di"ersidad de religiones "endría a ser el fruto de la "ariedad de los #ombres debida al espacio& al tiempo al grado de ci"ili)ación$ %egFn esta tesis& toda religión encerraría una parte de "erdad& lo (ue "endría a ser una reducción de (ue el aut+ntico comportamiento religioso moral del #ombre manifiesta una fe (ue cree ora a un Dios& cu a esencia& bondad soberanía se #a #ec#o presente en el amor de 1esucristo (ue se #a re"elado de manera definiti"a en la #istoria de la #umanidad$ En el Fltimo párrafo del n> <3 se se'ala: (Ciertamente$ las di1erentes tradiciones religiosas contienen y o1recen elementos de religiosidad$ /ue proceden de Dios$ y /ue 1orman parte de Btodo lo /ue el Esp-ritu obra en los &ombres y en la &istoria de los pueblos$ as.nicasC /ue la Iglesia tiene con el #eino de Dios entre los &ombres H/ue sustancialmente es el #eino de Cristo$ sal. La identidad cristiana católica (ue debe conducir el diálogo interreligioso en su ni"el teológico práctico no puede dar la impresión de (ue sea posible afirmar (ue todas las religiones son complementarias paritarias (ue todas formarían parte del designio sal"ífico de Dios$ Esto implicaría claramente una negación de la unicidad sal"ífica e*clusi"a del acontecimiento de 1esucristo$ . a Aeolog-a está tratando de pro1undi2ar este argumento$ ya /ue es sin duda .todo #ombre para (ue penetre en el misterio de Dios se #aga efica) la re"elación plena de Dios ocurrida en la 4ersona de 1esucristo& 2nico 9ediador %al"ador de la #umanidad$ La acción de la gracia sal"ífica de Dios K<3M$ El nT <3 se inicia con las siguientes palabras$ (!cerca del modo en el cual la gracia sal.-1ica de Dios$ /ue es donada siempre por medio de Cristo en el Esp-ritu y tiene una misteriosa relación con la Iglesia$ llega a los indi.como . .ador uni.ergencia con ella en pos del #eino escatológico de Dios).no de los aspectos (ue #a (ue destacar es (ue la Declaración se'ala e*plícitamente la labor (ue la :eología tiene en la profundi)ación de estos misteriosos caminos (ue Dios tiene para reali)ar su economía sal"ífica$ Esta in"itación debe ser acogida por la refle*ión teológica cu a tarea debe estar siempre centrada en una "ocación eclesial (ue a uda a discernir clarificar la "erdad (ue el 9agisterio #a se'alado en el transcurso de la "ida #istórica de la refle*ión magisterial teológica$ 8o podríamos afirmar (ue la Declaración "iene a cerrarnos las puertas de la refle*ión sino más directamente a darnos una lu) clara (ue ilumina el camino de dic#a refle*ión$ ContinFa la Declaración se'alando$ (Sin embargo$ de todo lo /ue &asta a&ora &a sido recordado sobre la mediación de Jesucristo y sobre las 9relaciones singulares y .ación al lado de a/uellos constituidos por las otras religiones.-1icos y de los caminos de su reali2ación).til para el crecimiento de la comprensión de los designios sal.

De &ec&o algunas oraciones y ritos pueden asumir un papel de preparación e. .:RI8PE!& 1$& <===$ Entre"ista al Cardenal 1osep# !at)inger sobre la Declaración “Dominus Iesus”$ En LS. Por otro lado$ no se puede ignorar /ue otros ritos no cristianos$ en cuanto dependen de supersticiones o de otros errores %c1.ir con los o5os del cora2ón abiertos$ puri1icarse interiormente y buscar la lu2 son condiciones indispensables para la sal.nte el reconocimiento de (ue ciertos ritos oraciones de las religiones no cristianas pueden desempe'ar un papel de preparación e"ang+lica pedagógicas (ue posibilitaran (ue los #ombres se abran a la acción de Dios& a #abía sido se'alada en el Concilio Vaticano II& pero eso no implica (ue se deba reconocer (ue esto no es "álido para todos los ritos& pues e*isten algunos& (ue ale-an al #ombre de la lu)$ 4or eso& (ue la misión sigue siendo importante& pues& ofrece la lu) (ue los #ombres necesitan en su bFs(ueda de la "erdad del bien$ Esto re(uiere una apertura de todo nuestro ser como lo se'ala el mismo Cardenal !at)inger: (Vi. Estos "alores de las religiones no cristianas contienen aut+nticos "alores morales espirituales (ue constitu en una "erdadera preparación para el E"angelio& aun(ue no est+n <3 !.ación del &ombre.en las culturas y religionesC.(uí se trata un problema cla"e (ue se #a de considerar en el diálogo interreligioso$ Lo primero es reafirmar con claridad el carácter definiti"o completo de la re"elación de 1esucristo& (ue rompió el silencio de Dios por ser 4alabra definiti"a$ Esto tiene consecuencias claras en la predicación del mensa-e sal"ador& no pudiendo prescindirse del #ec#o de (ue la predicación de los e"angeli)adores la oración de los santos preparan el camino del %e'or& cu o camino se configura in"isiblemente por obra del ser de la misión de la Iglesia$ Es este tambi+n un momento pri"ilegiado para recuperar el "alor teológico de di"ersos documentos (ue se #an publicado sobre el tema& de manera especial$ La Encíclica “!edemptoris 9issio” K3??=M (ue con su "isión cristológica& dogmática misionera re(uiere ser leía& no sólo en su perspecti"a pastoral misionera& sino tambi+n doctrinal$ La Iglesia Católica desde el mismo Concilio Vaticano II& tiene clara conciencia de (ue el diálogo es parte integrante de su conciencia misionera el cual se fundamenta en la conciencia de la igual dignidad de todos los #ombres& sea cual sea la religión a la (ue pertene)can& pero esto no implica renunciar a e*plicitar la "erdad de (ue 1esucristo constitu e la Verdad 4lena Definiti"a sobre el #ombre a la (ue el #ombre está llamado a con"ertirse$ Esto significa no reducir el cristianismo la acción de la Iglesia Católica a cual(uier religión$ Las religiones no cristianas son itinerario pre"io a la fe en el Dios encarnado a la "erdad completa (ue a(uel misterio re"ela$ :odo a(uel (ue busca la "erdad se le #a de proclamar& incluso a costa del martirio& (ue +sta se encuentra en el camino (ue lle"a a Cristo a su Iglesia$ Esta escuc#a bFs(ueda de la "erdad de la propia conciencia son condiciones de sal"ación para todos$ .ino ni una e1icacia sal.erdad$ o sea &acer /ue resplande2ca la lu2 es absolutamente necesario)*+. +Co +J$*JI*+'$ constituyen más bien un obstáculo para la sal.ación).ang:lica$ en cuanto son ocasiones o pedagog-as en las cuales los cora2ones de los &ombres son estimulados a abrirse a Dios. ! ellas sin embargo no se les puede atribuir un origen di.-1ica ex opere operato$ /ue es propia de los sacramentos cristianos.sser"atore !omano& 8T @<& <= de octubre de <===: 33 K63?M$ . !nunciar la .

ersal de sal.erdad.emente de1icitaria si se compara con a/uellos /ue$ en la Iglesia$ tienen la plenitud de los medios sal.ación$ la Iglesia debe ser misioneraC.e*entos de errores des"iaciones$ Estos "alores purificados ele"ados por la gracia& pueden claramente ser un medio para llegar a un acto de fe caridad necesarios para la sal"ación$ Cuando se afirma (ue las religiones son una preparación para el E"angelio& se está se'alando e*plícitamente (ue e*iste realmente en ellas una relación real por la (ue están ordenadas #acia Cristo (ue sólo la proclamación del E"angelio puede lle"ar a plenitud$<< El establecimiento de la Iglesia para la sal"ación de todos los #ombres K<<M$ El n> << se inicia de la siguiente forma: (Con la .. a sal.ación se encuentra en la .amente se &allan en una situación gra. Si bien es cierto /ue los no cristianos pueden recibir la gracia di.a -ntegra$ &oy como siempre$ su 1uer2a y su necesidadC..-1icos).& !$& <===$ 4lenitud definiti"idad de la re"elación de 1esucristo$ !efle*iones sobre la Declaración “Dominus Iesus” de la Congregación para la Doctrina de la Fe K<M$ En LS.erdad de 1e no /uita nada al &ec&o de /ue la Iglesia considera las religiones del mundo con sincero respeto$ pero al mismo tiempo excluye esa mentalidad indi1erentista Bmarcada por un relati.ismo religioso /ue termina por pensar /ue Buna religión es tan buena como la otraC. El diálogo interreligioso no está en discusión pero está claro (ue no puede poner en peligro el alcance sal"ífico de 1esucristo$ << <E Cfr$ D7.V.erdad estaban ya en el camino de la sal.sser"atore !omano& 8T @3& 3E de octubre de <===: 36 K6=EM$ . Por/ue cree en el designio uni.ación0 pero la Iglesia$ a /uien esta .ina$ tambi:n es cierto /ue ob5eti.erdad &a sido con1iada$ debe ir al encuentro de los /ue la buscan para o1rec:rsela.erdad. Esta .angeli2adora$ constituye sólo una de las acciones de la Iglesia e su misión ad gentes.8W& 9$& <===: 3=K6@@M$ Cfr$ FI%IC7EL.ación de todos los &ombres %c1. Por ello el diálogo$ no obstante 1orme parte de la misión e.ación de todos por el conocimiento de la . Lo primero (ue es necesario se'alar es (ue re"elación de 1esFs no es complementaria a la de otras religiones lo (ue implica desec#ar cual(uier actitud indiferentista frente a la misión de la misma Iglesia$ La re"elación de 1esucristo no sólo “cualitati"a” sino tambi+n “cuantitati"a”$ La complementariedad contradice la plenitud definiti"idad de la re"elación la sitFa en un peligroso relati"ismo (ue destru e su carácter de singularidad$<E$ Las religiones no cristianas no son complementarias entre sí por poseer estos elementos de "erdad estar de algFn modo ba-o la acción del Espíritu %anto& la ra)ón fundamental está en (ue el acontecimiento de la Encarnación del Logos es un acontecimiento Fnico en la #istoria a (ue en Nl se identifica el re"elador la re"elación$ Esta afirmación no (uita los elementos de "erdad (ue puedan tener las demás religiones& sino (ue por el contrario& pone de manifiesto su alcance mostrando (ue son caminos e instrumentos llamados desde a#ora al pleno conocimiento del misterio$ El segundo párrafo del n> << se'ala (ue ( a misión ad gentes$ tambi:n en el diálogo interreligioso$ Bconser. a paridad$ /ue es presupuesto del diálogo$ se re1iere a la igualdad de la dignidad personal de las partes$ no a los contenidos doctrinales$ ni muc&o menos a Jesucristo H /ue es el mismo Dios &ec&o &ombreI comparado con los 1undadores de otras religiones). os /ue obedecen a la moción del Esp-ritu de la .enida de Jesucristo$ Dios &a establecido la Iglesia para la sal. Gc& +>$3JI3+'.9. Dios /uiere la sal.

-1icos e/ui. Un objetivo central: “Dar razón de la esperanza”.1.-1ica uni.Del carácter definiti"o de la re"elación manifestado por en 1esucristo anunciada por la Iglesia deri"a de su "alor soteriológico$ Esta "erdad no puede ser sustituida ni disminuida en la reali)ación de este diálogo& menos la Iglesia puede delegar esta tarea a otras formas complementarias de sal"ación$ Esto contradice su naturale)a& misión el poder (ue #a recibido K1n 3D&EM$ .(uí la distinción entre fe creencia religiosa no es irrele"ante como lo se'ala claramente !$ Fisic#ela: (Propugnar la tesis de /ue tambi:n otras religiones son instrumentos sal.amente re. La breve Conclusión que tiene la Declaración la he sintetizado en tres afirmaciones que pueden ser una propuesta que permita valorar dicho documento.ersión al Se6or Jesucristo). +.oluntad sal.os antropológicos /ue no corresponden al dato re.:s del bautismo y los otros sacramentos$ para participar plenamente de la comunión con Dios Padre$ Gi5o y Esp-ritu Santo. Esta se inicia en el n> <E se'alando ( a presente Declaración$ reproponiendo y clari1icando algunas . Krente a propuestas problemáticas o incluso erróneas$ la re1lexión teológica está llamada a con1irmar de nue. Estas son: 3.ersión a Jesucristo y la ad&esión a la Iglesia a tra.ación y la con.ale a buscar paliati.erdades de la 1e$ &a /uerido seguir el e5emplo del !póstol Pablo a los 1ieles de Corinto4 (os transmit-$ en primer lugar$ lo /ue a mi .o la 1e de la Iglesia y a dar ra2ón de su esperan2a en modo con.o0inu( I'(u(1 2 +3.elada por el Se6or$ y a proclamar la necesidad de la con.incente y e1ica2).elado)*8. Por otra parte$ la certe2a de la . Dar ra)ón de la esperan)a es proclamar de manera clara nuestra "erdad esencial: 1esucristo es nuestro Fnico definiti"o %al"ador$ Esta "erdad uni"ersal no es optati"a sino "inculante <@ <6 $ FI%IC7EL. Dios #a puesto el signo el lugar de la sal"ación la opción misionera de la Iglesia no es algo opcional& sino una misión recibida de Cristo$ Esta acción no puede interpretarse como una acción de grande)a sino un ser"icio (ue se #a “de prestar a toda persona para (ue pueda encontrar el sentido pleno duradero de la e*istencia”<6$ 8uestro %e'or 1esucristo no es uno de los tantos sal"adores religiosos (ue lle"aría a (ue todas las religiones serian igualmente "álidas$ Esta "erdad debe estar siempre presente para e"itar el peligro el diálogo interreligioso d+ la impresión de estar en la bFs(ueda de una religiosidad uni"ersal indiferenciada con una especie de un mínimo comFn denominador& sino (ue deberá reali)arse siempre en el camino de la "erdad& en la caridad el respeto a la libertad como lo se'ala la misma Declaración: (De &ec&o$ la Iglesia$ guiada por la caridad y el respeto a la libertad$ debe empe6arse primariamente en anunciar a todos los &ombres la . Conc%u(ión d' %" .erdad de1initi.'c%"r"ción /.& !$& <===: 36 K6=EM$ Idem$ .ersal de Dios no disminuye sino aumenta el deber y la urgencia del anuncio de la sal.e2 recib-) %+ Co +@$3'.

.3.ergen los deseos de la &istoria y de la ci.no de los aspectos (ue se debemos tener presente en los análisis de este documento eclesial es (ue desde sus inicios #asta su conclusión procura se'alar con claridad una "erdad esencial: 1esFs es el %e'or$ El Dios en (ue creemos los cristianos nos #a mostrado su rostro su cora)ón en 1esucristo$ Nl es esta manifestación concreta de Dios (ue fue escándalo para el mundo$ 4or lo tanto& no podemos e*tra'arnos (ue #o aFn lo sea$ Esto es algo ine"itable <L C. .*. El misterio cristiano supera de &ec&o las barreras del tiempo y del espacio$ y reali2a la unidad de la 1amilia &umana).8CILI.:IC.8. V.i.erdadera estrella /ue orienta a toda la &umanidad.os y muertos)*=. . Continuidad con la doctrina del Concilio Vaticano II.elación de Cristo continuará a ser en la &istoria la . Jesucristo4 centro y gu-a de la &umanidad. El Se6or es el 1in de la &istoria &umana$ el punto en el /ue con.firma la Declaración: ( a re. B a .ili2ación$ centro del g:nero &umano$ go2o de todos los cora2ones y plenitud de sus aspiraciones..na "e) más se se'ala la uni"ersidad sal"ífica del misterio de la Encarnación del Verbo$ Este carácter Fnico uni"ersal de la sal"ación traída por 1esucristo #a sido se'alada claramente por el Concilio Vaticano& cuando nos ense'a (ue: (El Verbo de Dios$ por /uien todo 1ue &ec&o$ se &i2o carne de modo /ue$ siendo Gombre per1ecto$ sal.)$ #aciendo una e*plícita referencia la Declaración “Dignitates 7umanae” 8> 3$ 4or lo tanto& este documento debe leerse e interpretarse a la lu) de las proposiciones conciliares& tanto el Concilio Vaticano II como de la Encíclica “!edemptoris 9issio” KD de diciembre de 3??=M& documentos (ue deben ser los pilares básicos de su discernimiento teológico pastoral$ 3.. II& Constitución “Paudium et %pes” 8> @6$ . 7l es a/uel a /uien el Padre resucitó de entre los muertos$ exaltó y colocó a su derec&a$ constituy:ndolo 5ue2 de ."alida para todos los tiempos$ 4or este moti"o la Iglesia tiene el deber de transmitirla de manera clara e inalterada donde el cumplimiento de esta misión no puede ser interpretado como una arrogancia ni una actitud fundamentalista (ue atenta contra la tolerancia la libertad religiosa$ “Dar ra)ón de nuestra esperan)a” es e"itar todo relati"ismo (ue ponga al mismo ni"el la propia fe las con"icciones de los demás$ Esta actitud& tanto teológica como pastoral& implicaría reducir nuestra fe a un intercambio entre posiciones fundamentalmente e(ui"alentes en "istas de un supuesta malentendida colaboración interreligiosa$ %ería atentar contra la identidad cristiana la misión (ue tiene la Iglesia de difundir la "erdad uni"ersal sal"adora traída por 1esucristo$ 4ara nosotros los católicos Cristo es una "erdad ob-eti"a uni"ersal& a (ue Nl nos #a traído la !e"elación definiti"a (ue como don de Dios para la #umanidad "iene a entregarnos de manera plena el misterio de la sal"ación$ 3. La Declaración “Dominus Iesus” nos remite insistentemente al Concilio Vaticano II$ ( os Padres del Concilio Vaticano II$ al tratar el tema de la .ersalC.ara a todos y recapitulara todas las cosas.erdadera religión$ &an a1irmado.erdad$ /ue es Cristo$ se impone como autoridad uni.

y ha ordenado su publicación”. Prefecto y Mons. Podemos señalar que al ser aprobada expresamente por el Sumo Pontífice. Si bien el documento no es un acto propio explícito del Sumo Pontífice. concedida al infrascrito Cardenal Prefecto para la Doctrina de la Fe. En este documento se recoge la fe indefectible de la Iglesia y se actualiza la memoria vinculante de la Iglesia cuya misión forma parte de su ministerio apostólico. Tarcisio Bertone. participa del magisterio ordinario del Sumo Pontífice. ¿Qué significa esta aprobación? ¿Cómo debemos recibir este documento? Lo primero que debemos señalar es que la Declaración ha sido confirmada por el Papa Juan Pablo II “con ciencia cierta y con su autoridad apostólica” mostrándonos a través de esta indicación su interés personal de que desea que sea una clara expresión de su ministerio especifico de enseñar a toda la Iglesia. pero eso no significa que no deba ser considerado y aplicado con fidelidad. no es un documento infalible. En ella se afirma que “El Sumo Pontífice Juan Pablo II. Juan Pablo II: Significado y alcances. La Declaración fue publicada el 6 de agosto de 2000. constituye un documento de gran importancia para la explicación de la fe católica al aclarar aspectos fundamentales que requieren ser profesados sin ambigüedades. Por lo tanto. en la sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe firmada por el Cardenal Joseph Ratzinger. ha ratificado y confirmado esta Declaración decidida en la Sesión Plenaria. La Declaración debemos apreciarla como un ser"icio a la fe& a (ue desea sal"aguardarnos de ambigVedades (ue oscurecen e incluso alteran puntos esenciales de nuestra fe católica$ :ampoco significa una amena)a para la libertad acad+mica& sino (ue son los teólogos son in"itados en di"ersos puntos a seguir profundi)ando algunas cuestiones (ue la Declaración se'ala e*plícitamente$ Es a(uí donde la teología debe e*presar su labor de ser"icio eclesial a la (ue por su propia naturale)a está orientada: a udar a comprender la fe de la Iglesia (ue es el presupuesto de su e*istencia$ . Esta Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe. al ser un acto de enseñanza magisterial. lo que indica su voluntad de lo que en él se contiene sea aceptado por toda la Iglesia.S. Ratificación y confirmación de la Declaración “Dominus Ieus” por S.debemos asumirlo como un desafío& (ue más (ue callarnos nos debe lle"ar a proclamar con ma or entusiasmo claridad esta "erdad (ue profesamos: 1esucristo tiene un significado un "alor singular& Fnico& e*clusi"o& uni"ersal absoluto para el g+nero #umano su #istoria$ Como se #a se'alado: “Nl es el Fnico "erdadero [e*egetaS del 4adre”<D$ 4.na in"itación a (ue la refle*ión teológica& a partir de una apertura de la inteligencia de los cre entes& nos a ude a desec#ar cual(uier riesgo (ue impli(ue una des"iación de nuestras "erdades fundamentales$ :ambi+n es una in"itación a (ue madure <D 5.O& 8$: <===: 3= K6@<M$ . en la Audiencia del día 16 de junio de 2000. su pensamiento ha sido explícitamente aprobado y confirmado. Secretario de dicha Congregación. ya que ninguna congregación romana es órgano de magisterio infalible. en la Fiesta de la Transfiguración del Señor. con ciencia cierta y con su autoridad apostólica.

7emos afirmado (ue el diálogo #a de entenderse como una dimensión constituti"a del ser #umano (ue posee di"ersas manifestaciones indi"iduales sociales$ 4ara lograr frutos permanentes no debemos (uedarnos en un ni"el de refle*ión intelectual& sino (ue #a de lle"arse a la "ida a tra"+s de actitudes desafíos mu concretos (ue nos podrán conducir #acia un diálogo interior& abierto& profundo crítico con las demás tradiciones religiosas$ La Declaración “Dominus Iesus” al in"itarnos a proseguir con los esfuer)os del diálogo interreligioso tambi+n nos plantea implícitamente la necesidad de descubrir cuales son los desafíos más importantes (ue debemos asumir en nuestra realidad latinoamericana$ Estos serían principalmente: aM$A !mor a la .ic"( d' %" .'c%"r"ción /.o0inu( I'(u(1 #"r" '% di5%o&o Int'rr'%i&io(o ) '% Ecu0'ni(0o. Con lo anteriormente se'alado está claro (ue una de las tareas es procurar #acer un esfuer)o por proponer algunas pro ecciones específicas de la Declaración “Dominus Iesus” en el campo pastoral& específicamente en lo (ue se refiere al dialogo interreligioso los esfuer)os para a"an)ar en el ecumenismo$ %e nos entrega en ambos aspectos una e*posición clara de la doctrina de la fe católica al mostrarnos las bases doctrinales por las cuales se #an de conducir ambas tareas$ 4odríamos preguntarnos: /Es compatible el diálogo interreligioso el diálogo ecum+nico con la fe en el carácter Fnico de la acción sal"adora traída por 1esucristo0 /Cómo integrar el diálogo ecum+nico con la con"icción cre ente de (ue la Iglesia Católica es de manera singular el su-eto #istórico de la Iglesia de Cristo0 La Declaración mantiene una apuesta al diálogo tanto interreligioso como ecum+nico los cuales deben transcurrir en la "erdad el amor$ 8o #a contradicción entre ambos t+rminos$ %i (ueremos e"itar (ue estos se transformen en palabrería sin contenido o en entendimiento sin aspiración& estaríamos renunciando a la proclamación de la "erdad (ue creemos profesamos$ En ellos debe ser separado el relati"ismo& el desinter+s por la "erdad la confusión del "erdadero respeto a las personas con la indiferencia doctrinal$ El diálogo forma parte de la misión e"angeli)adora de la Iglesia& donde nos encontramos en una misma dignidad personal a buscar sinceramente confiadamente la "erdad definiti"a (ue por definición uni"ersal estamos llamados a compartir esta "erdad plena: 1esFs es el %e'or$ @.+. (ue A%&un"( #ro)'ccion'( '(#'c$.erdad& donde el diálogo interreligioso se transforma en un instrumento mu adecuado para e*aminar nuestra "erdad conocer lo (ue los otros consideran como su "erdad$ Las "erdades profesadas por nuestras tradiciones religiosas deben ser e*puestas con profundidad con rectitud& condiciones indispensables para una ilustración a los interlocutores$ El diálogo sería imposible si asumi+ramos una actitud relati"ista sobre nuestras creencias$ Este diálogo no se #ace a costa de la "erdad misma& sino en la bFs(ueda de ella$ La . Proyecciones para el Diálogo Interreligioso.soluciones a las problemáticas abiertas a la discusión conformes al dato de la fe responda a las urgencias culturales de nuestro tiempo$ 4.

propia "erdad la identidad no se pueden sacrificar en aras de una supuesta unidad (ue irremediablemente conduciría a un relati"ismo sincretismo religioso$ bM$A Identidad.& F$& KDirectorM& 3??D& .idad& (ue implica la capacidad de engendrar nue"as ideas comunicarlas en una actitud de apertura de respeto a los interlocutores$ Lo importante será buscar di"ersas formas de diálogo (ue abar(uen los aspectos de la "ida& de las obras& de los intercambios teológicos de la e*periencia religiosa en un testimonio con-unto de una sincera bFs(ueda de Dios$ Es una tarea por construir en el día a día& superando el desánimo la sensación de (ue nada podemos #acer o refugiarnos en la seguridad de nuestras propias con"icciones religiosas$ El mundo necesita el testimonio de lo sagrado trascendente$ Es a(uí donde el diálogo interreligioso tiene una gran tarea$ eM$A Gumildad$ (ue no implica una debilidad frente a nuestras con"icciones religiosas sino una actitud necesaria para ponerse a la escuc#a del otro& tomar radicalmente en serio a <G Cfr$ 9E8ERE%& 4$& 3??D$ :oleran)a e !eligiones$ En :EIOEI!. Este t+rmino puede tener di"ersas interpretaciones<G& como por e-emplo& el significar una actitud neutraB la suposición de (ue significa abdicar de la "erdadB sumergirse en un relati"ismo$ :olerancia es respetar la alteridad& no discriminar a nadie por causa de las diferencias religiosas& de se*o& de edad& etc$& es decir& la tolerancia no implica una actitud pasi"a ante una diferencia$ El sentido del termino tolerancia debemos buscarlo #istóricamente como una luc#a contra la intolerancia las discriminaciones$ La tolerancia nace de la defensa de un derec#o sagrado& (ue es el derec#o a la diferencia$ Claramente se opone a un relati"ismo& a (ue primeramente implica un respeto a la "ida& a la libertad de los otros& a sus derec#os #umanos fundamentales al derec#o a practicar la propia religión$ 8o significa (ue cada cre ente abdi(ue de sus propias con"icciones religiosas o la disminu a$ Es a-ena a ella toda actitud de proselitismo$ El diálogo interreligioso permite encontrar siempre caminos nue"os de tolerancia (ue son condiciones básicas para una sana con"i"encia religiosa social$ %e #ace necesaria una educación para la tolerancia& donde se respete el derec#o sagrado a la diferencia a la di"ersidad$ La actitud de la tolerancia es una de las consignas más cristianas (ue se encuentra claramente arraigada en el E"angelio& pues& el mismo 1esFs nos dio muestras mu claras de paciencia tolerancia: calmó a los apóstoles (ue (uerían (ue ca era fuego sobre el pueblo (ue nos los #abía (uerido recibirB predicó sobre la paciencia del labrador al de-ar crecer tambi+n la ci)a'aB era paciente con a(uellos (ue no lo entendían$ 1esFs supo con-ugar de manera perfecta la urgencia de construir el !eino de Dios con el respeto al ritmo de cada persona$ dM$A Creati. diálogo interreligioso como afirma\]o da "ida& 4aulinas& %]o 4aulo: @=A@<$ . La reali)ación del diálogo interreligioso no busca la uniformidad$ El reconocimiento de la e*istencia de un pluralismo de la di"ersidad no significa caer en un relati"ismo est+ril o de desconocimiento de lo (ue creemos como más sagrado$ %e debe e"itar cual(uier especie de “irenismo diluido”$ Las identidades no se disuel"en ni se petrifican más se transfiguran en un proceso critico permanente de crecimiento& de lucide) de fidelidad a lo fundamental de las tradiciones religiosas$ El diálogo interreligioso no implica de-ar de lado las propias con"icciones sino (ue se entra en +l con la totalidad de la propia fe$ cM$A Aolerancia.

t .nuestros interlocutores& colocarnos en una plano de igualdad de respeto en personas (ue están en una bFs(ueda sincera de la "erdad di"ina de su "oluntad$ Las actitudes de superioridad pueden in"alidar desde la partida los intentos de diálogo interreligioso$ Es necesario compartir desde una perspecti"a de igualdad las ra)ones de nuestra fe& sin renunciar a los (ue creemos& pero con un gran respeto a las creencias de nuestros interlocutores$ Esto implica reconocer sinceramente (ue el mundo espiritual de los otros tambi+n puede enri(uecernos& no sólo en la "aloración de nuestros interlocutores& sino tambi+n en la identidad de nuestras propias con"icciones religiosas& finalmente$ fM$A Estructuras$ a (ue al estar insertado en la misión sal"ífica de la Iglesia Católica no puede (uedar fundamentado en la libre "oluntad de personas o en carismas personales& sino (ue se debe insertar en la "ida pastoral de nuestras iglesias particulares$ . ni"el de la %ede .!!E.num %int”$ La Declaración no puede ser "ista como una detención del diálogo ecum+nico aun(ue debemos reconocer (ue #a e*istido una especie de “detención” en dic#as acciones$ 4ero el tiempo nos #a dado un discernimiento más sereno de su ob-eti"o contenido$ 9ás (ue obstaculi)ar creo (ue debemos mirar este documento como una llamada a desempe'ar una función de clarificación& al mismo tiempo& de apertura: aclaración de los elementos cristianos esenciales (ue no obstaculi)an el diálogo& apertura& en el sentido (ue pone las bases a tra"+s del cual se deberá correr este camino de bFs(ueda de la unidad$ 7emos se'alado (ue la Iglesia Católica se encuentra comprometida en el camino ecum+nico de manera irrenunciable el cual deberá ser inculturado "i"ido de una manera concreta en nuestra realidad latinoamericana$ El ecumenismo no es una negociación de "erdades& sino el descubrir los puntos de unidad$ /Uu+ obstáculos necesitamos superar0 /Es posible se'alar las líneas fundamentales de un programa de acción ecum+nica en el continente a partir de esta Declaración0 %on preguntas (ue trataremos de contestar a continuación cu o ob-eti"o es eminentemente de orientación teológica pastoral$ 7o aparecen con reno"ada claridad las ideas rese'adas por el Cardenal EdHard Idris Cassid & en su 4onencia presentada en Ciudad de 9+*ico& el @ de agosto de 3??G$ Es una <? Cfr$ .m+rica Latina !e"ista %er"icio& 8> <@<: E6A@3$ el Caribe: mirada #istórica pro ecti"a$ En . Proyecciones para el Diálogo Ecum:nico*D.*.& 1$& <===$ Ecumenismo en . El %anto 4adre 1uan 4ablo II& se #a encargado de reafirmar permanentemente con la misma pasión el compromiso ecum+nico (ue se encuentra en los cimientos de la encíclica “.postólica e*iste el 4ontificio Conse-o para el Diálogo InterreligiosoB a ni"el del Conse-o Episcopal Latinoamericano& la %ección de Ecumenismo Diálogo InterreligiosoB en muc#as Conferencias Episcopales del continente e*isten Departamentos o Comisiones (ue se preocupan del tema$ %ería mu pro"ec#oso (ue se potenciaran comisiones especiales en los países (ue tienen una amplia representación de otras religiones noAcristianas con el ob-eti"o de establecer "ínculos más permanentes con esas realidades religiosas& (ue "arían de un país a otros$ @.

I Superar las memorias del pasado$ .I Dar cumplimiento e implementar las normas e instrucciones de la Santa Sede sobre el ecumenismo$ Este no es una acti"idad (ue (ueda reducida a determinados ambientes o es responsabilidad sólo de algunos e*pertos o personas e instituciones (ue tienen un carisma especial$ Es un compromiso de toda la Iglesia& (ue no puede "i"ir a-ena al estado de desunión de los cristianos$ bM$A .n pasado remoto pró*imo& a ni"el uni"ersal local$ Este #a causado #eridas profundas (ue toda"ía permanecen abiertas re(uieren de una "erdadera con"ersión al diálogo para poder sentarnos en una mesa de diálogo (ue tenga la mirada puesta en el futuro$ :odos debemos empe'arnos poner nuestro esfuer)o "oluntad para resol"er el nudo desastroso (ue este tipo de e*periencias #a generado$ La tarea consiste en sanar las #eridas& de crear una nue"a memoria #istórica$ La #istoria de todos los cristianos en .mirada serena pero realista de los obstáculos caminos (ue deberá recorrer el ecumenismo en el continente$ !efiero tres dificultades u obstáculos (ue considero más urgentes asumir$ a'.n funcionamiento efecti"o no nominal de las Comisiones Lacionales y Diocesanas de Ecumenismo$ %e'alaba el Cardenal Cassid & en el Encuentro de 9+*ico: “El cora)ón de la Iglesia uni"ersal palpita en cada una de las Iglesias locales$ Es allí& en las Iglesias locales& donde los cora)ones deben cambiar las actitudes se deben reno"ar$ Es allí (ue la fe es "i"ida transmitida de una generación a otra$ Es allí donde las di"isiones se e*perimentan o simple desafortunadamente se aceptan en primer lugar$ Es tambi+n allí& donde el potencial por la .I Eliminar la sospec&a y descon1ian2a$ .Fn en nuestro continente latinoamericano e*isten fuertes pre-uicios& fundados unos& sin fundamento otros$ %e da a "eces una desconfian)a grande mutua$ Esto #a lle"ado (ue en muc#os lugares& a sea de la parte católica como noAcatólica& se e"ite cual(uier tipo de contacto con otros cristianos$ En ciertos ambientes poco procli"es al ecumenismo cual(uier tipo de acción ecum+nica es percibida como una [debilidadS& (ue puede ser [apro"ec#adaS por lo demás$ cM$A Eliminar el temor a la unidad (ue probablemente todos sentimos$ 8os resulta más cómodo mo"ernos en el status /uo de nuestras estructuras eclesiales (ue con algunos nue"os cambios (ue puedan acaecer ante nosotros$ De a#í la necesidad de la con"ersión personal comunitaria$ Cuando se tiene una clara identidad no puede e*istir temor para dialogar$ 8o es una confrontación de concepciones religiosas& sino primeramente el intercambio de una ri(ue)a espiritual (ue nos es comFn$ %e re(uiere audacia prudencia pastoral$ La carencia de formación ecum+nica en los distintos ambientes tanto católicos como noAcatólicos a uda a esta situación$ Conocemos mu poco acerca del ecumenismo$ En muc#os ambientes se percibe el ecumenismo más como un tratado (ue como un deber$ 4ero en este nue"o milenio tambi+n estamos llamados a descubrir nuestros principales desafíos en el campo ecum+nico entre los cuales se encuentran el: a'.m+rica Latina es en sí misma memoria 1uturi. %i Cristo es el centro de la #istoria& todos podremos -unto a Nl& (ue es Camino Verdad Vida& escribir #acer una nue"a #istoria generar una nue"a memoria (ue a ude a las generaciones futuras a ser unos en Cristo& nuestro Fnico definiti"o %al"ador con tan claramente lo e*presa la Declaración “Dominus Iesus”$ b'.

-a una oportunidadQ Mo dir-a lo siguiente4 por/ue está de acuerdo con lo /ue el &ombre es.n modo con sus postulados.esperan)a ecum+nica e*iste realmente& absolutamente determinante”$ por esto& el papel del 4astor de la Iglesia local es c'.er y conceder. Por eso$ &oy tambi:n la 1e cristiana encontrará al &ombre. Oant mismo lo &a debido reconocer de alg. Luestra tarea es ser.o Aestamento$ de la Iglesia de todos los tiempos. En el &ombre anida un an&elo inextinguible &acia lo in1inito. esto tambi+n debe mantenerse la unidad entre dos polos importantes en esta acción e"angeli)adora: la "erdad la caridad$ El mismo Cardenal !at)inger se'alaba en el encuentro de Puadala-ara en ma o de 3??L cuando e*ponía sobre la “!elación sobre la situación actual de la fe la teología” se'alaba: (Si consideramos la presente situación cultural$ acerca de la cual &e intentado dar algunas indicaciones$ nos debe parecer 1rancamente un milagro /ue$ a pesar de todo$ toda.I la creación y apoyo de instituciones ecum:nicas$ (ue permitan una animación permanente del tema a ni"el continental& nacional diocesano$ /Uu+ apo o reciben las comisiones nacionales o diocesanas& si es (ue e*isten& dentro de los programas pastorales (ue se implementan0 /Es el ecumenismo una preocupación permanente en nuestra acción pastoral0 :odo esto permitirá mostrar en la realidad (ue la Declaración “Dominus Iesus” #a tenido un significado no solo doctrinal teológico para el campo ecum+nico sino tambi+n un impulso para esta tarea irrenunciable de la "ida de la Iglesia$ 6. Linguna de las respuestas intentadas es su1iciente0 sólo el Dios /ue se &i2o El mismo 1inito para abrir nuestra 1initud y conducirnos a la amplitud de su 1initud$ responde a la pregunta de nuestro ser. La Declaración “Dominus Iesus” la debemos considerar en la perspecti"a de (ue estamos llamados a una permanente fidelidad a Cristo a su Iglesia donde la refle*ión teológica tiene una gran labor (ue desarrollar en esta perspecti"a de ser"icio eclesial$ 8unca separar la unidad (ue se debe dar entre la oración la teología la pastoral& (ue nos a udará a "alorar nuestra acción e"angeli)adora a partir de las orientaciones& problemáticas desafíos (ue se nos presentan en esta Declaración$ .-a exista 1e cristiana.:RI8PE!& 1$& 3??D$ !elación sobre la situación actual de la Fe Colección Documentos del Celam& 8T @G& 5ogotá: E6AEL$ la :eología& En Fe :eología& . M no solo en las 1ormas sucedáneas de GicN$ Onitter y otros0 sino la 1e completa y serena del Lue. M es /ue el &ombre es algo más de lo /ue Oant y los distintos 1ilóso1os postINantianos /uieren . PPor /u: tiene la 1e$ en suma$ toda.irla con ánimo &umilde y con todas las 1uer2as de nuestro cora2ón y de nuestro entendimiento)3J Uue +sta sea la in"itación más profunda a la (ue nos anime la publicación de este importante documento de nuestra "ida eclesial$ E= !. A 0odo d' Conc%u(ión.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful