Você está na página 1de 18

ACERCAMIENTOA LA METODOLOGIADE

MAX WEBER*

Por JavierAdán Alfaro

CONTEXTOINTELECTUAL

NIE¡¡Áru Y ASPECTOSEPISTEMOLOGICOS

BASICOS

Contextointelectual alemán

Las ideas que se desarrollanbajo estetítulo tienen por intenciónexplicitar el

contextoen el cualse gestaron las concepciones

metodológicas

de MaxWeber (1 ).

En Alemaniase efectuarondiscusiones y polémicasque, a partirde finesdel

sigloxrx, apuntaban a determinartanto la tareade lasciencias histórico-sociales

como la val idezd e sus procedi m ientodse investigación.

La posiciónweberiana, según Rossi,se puedeprecisar como el intentode

establecer principiosde investigacióncientíficos que significasenuna emancipa-

ción de la viejaescuela histórico-romántica,

así como un rechazoa lasnociones

positivistasde lascuales nace la sociología. El tercer elemento quepermite delinear

la posición de Weber estaríadado por las reflexionesalemanas en torno a un

proble m ad e ordenmás general: la d eter m inac iódel

n

procedimiento

de lasd i s c i-

plinasque conformanlas ciencias histórico-sociales

respecto de lasciencias de la

naturaleza.

Para los efectosde este trabajo,son importanteslos dos puntosúltimos.

Veámoslos por separado:

1) La soc iologíacomo

,

disciplinaautónoma, nace del pos¡tivismofr ancése

*y'y'ofa: Esteensayo persiguedos objetivos:

  • 1. Mostrarla concepciónde Weberrespecto de la estructuralógica del métodocientífico.

    • Z. Ouela "acciónhumana" es el objetivode análisisrecurrente en laspreocupaciones tanto historio- gráficascomo sociológicasde Weber.

129

inglés.En ella, cabría la nociónde un ordennecesario de leyesuniversales que hay

que descubriry a partirde lascuales se deduciríala realidad.

Lacultura alemana rechaza el métodode investigaciónadoptado por Comtey

Spencer,por lo que,para no rechazara la sociologíacomo tal, debe proponer otro

modode proceder.En consecuencia, se leasigna a "la investigaciónsociológica la

tareade analizarlas formas típicas de relaciónsocial, tal como puedan resultar de la

consideracióndel modo en que la vida del hombrese ha configuradoen las

diversasépocas" (2).

Lainvestigación asídelineada, si bien relacionaba lahistoria con la sociología,

no aclarael tipo de relaciónentre ellas. Esto, para Rossi, es motivopara que en

Alemaniasurjan dos direcciones en el análisis sociológico: a) la sociología formal,

con Simmel,Von Wiesey Vierkand,en dondeel énfasisestá en lasformas que

revistenlas relacionessociales, independiente de lasvariaciones del contenido

históricoy; b) la sociologíahistórica, con Alfred Weber y Oppenheimer,para

quienesla consideraciónhistórica de la culturacondicionaría la investigación

sociológica.

2) La determinacióndel estatutode lasciencias histórico-sociales perseguía

establecerlas condiciones necesarias para alcanzar un conocimientoobjetivamen-

te válido.En este debate,surgen dos posiciones:a) para Diltheyla diferencia

originariase refiereal objetode estudio.Habrían ciencias cuyo camposería el

hombre,ciencias del espíritu (históricas, socialesy sicología)y otras que se remiten

al campode la naturaleza.Ladiferencia respecto del objeto de estudiodeviene en

unadiferencia entre las distintas relaciones que se establecerían entre elsujeto que

investigay la realidadestudiada. En el primercaso, el su jetoque investiga pertene-

ce al mismo mundo que su objeto,mientras que en el segundo,el mundode la

naturalezaes extrañoal hombreoue estudia.

De estasdiferencias surgen categorías de análisisdistintas: las nocionesde

valor,significado, ftn, propiasde las cienciasdel espírituy las de causay leyes,

propiasde lasciencias de naturaleza.

La validezdel conocimientode las cienciasdel espírituestá dada por una

identidadcircular, ya que la pertenenciadel sujeto al mismomundo que conoce

permitela comprensión (procedimientopropio de lasciencias del espíritu). b) Win-

delbandy Rickertplantean que la distinciónde Diltheyes metafísica. Estos autores

niegancualquierfraccionamiento de la realidady proponenuna taxonomía de las

cienciasbasada en lasdiferencias del fin cognoscitivo;es decir,que lasciencias

habríande ser consideradasde acuerdoa cómo enfrentanel estudiodel mundo

fenoménico.

Windelband proponelas ciencias nomotéticas, orientadas hacia la construc-

ciónde un sistemade leyesgenerales y lasidiosincráticas que persiguenla deter-

minaciónde la individualidadde losfenómenos.

ParaRickert, el mundode la naturalezaes la realidadconsiderada

con referen-

ciaa lo general;la historia,la realidadreferida a Io individual.Para este autor, l o

individuales un fenómeno que ha srdo aislado y caracterizadogracias a relaciones

de valor.La referencia del mundoempírico a valorescalifica a losfenómenos de la

historiacomo el mundode la cultura.Nacida en el terrenológico, la diferenciase

transformaen

unadistinción de campos de investigación:enuno encontraríamos

relacionesde valor,ciencias de la cultura;en el otrohabría una ausencia de tales

relacionesde valor,ciencias de la naturaleza,

Establecidala importanciade las relacionesde valorpara el conocimiento

históricocultural, la validezde tal conocimientoviene dada por

la validezde los

valoresque se adoptanpara seleccionar el datoempirico.

Aspectos básicos de la epistemología weberiana

Lascontroversias

en lascuales Weber partic¡paba llevaron a éstea tomarposición

clararespecto de la formulaciónlógica de losprincipios bajo los cuales construiría

su laborinvestigativa.

Laestructura del procedercientífico, dirá Weber, no puedefundamentarse por

sí solo ni en el objeto ni en el procedimiento;además, ambos aspectosson

insuficientespara plantear el problemade la valoración.No el objeto,sino el fin

cognoscitivohacia el cual éste es indagado;no la comprensióncomo criterio

sicológico,sino cómo ésta se verifica y traduceen unaforma de explicación causal.

El debatesobre el estatutode lasciencias humanas enriquece a Weber,quien

sintetizaelementos de Diltheyy Rickert.Conviene recalcar que Weber, con respecto

a los dos autoresseñalados, no niegaque existanun campoy un procedimiento

propiosde lasciencias histórico-sociales, lo que síniega es que ambos basten para

darcuenta de su estructuralógica especial. En palabrasde AnthonyGiddens, para

Weber"interpretar y explicaruna configuración histórica requiere la construcción

de conceptosdiseñados para tal fin " ...

(3).

"El destinode unaépoca de la culturaque ha comidodel árbol de la ciencia

consisteen tenerque saberque podemoshallar el sentidodel acaecer del mundo

no a partirdel resultadode una investigaciónpor acabadaque sea,sino siendo

capacesde crearlo" (4). Detrásde esto,está la importantepremisa weberiana

respectode nuestrocarácter de hombresde cultura,es decir,que tenemosla

capacidady voluntadde tomar conscientemente posición frente al mundoy confe-

rirlesentido y significación.No se trata,pues, con respectoal conocimiento,de

copiarla realidad empírica o algúnfenómeno de ella; tampoco se trata de deducirla

a partlrde la legalidadde ciertossistemas conceptuales. La sociologíade Max

Weberse remitea laposibilidad de ordenar conceptualmente larealidad fenoméni-

ca.En def initiva, se vuelve al problemade laadecuación peculiar entre la realidad (u

objeto)y el concepto (o procedimientocognitivo). La característicade "creador"

atribuida por Weberal hombre,tanto cotidiano como

científico,no es más que la

131

certezalógica y filosóficaque "el actores sujetohistórico que tienepredominio

(5).

sobrelo supraindividual"

Conrespecto al hombrecientíf ico, su capacidad y voluntad de otorgar significa-

cióna loselementos del mundo que enfrenta nos impide sostener que la estructura

lógicade la investigacióncientífica se funda en una aprehensióncosista de un

fenómeno.Así, el hombrecientífico-hombre

de culturaintentará el ordenamiento

delmundo sensible convirtiéndolo en objeto a partirde lascategorías subjetivas de

su entendimiento.

CuandoWeber desarrolla

la posibilidad

de comprender la acción sociala través

de la racionalidaddel esquemainterpretativo construyendo tipos idealesque

contrastanlas desviaciones irracionales, recalca cuidadosamente, adelantándose a

suscríticos, que la sociologíacomprensiva es racionalistaen el sentidometodoló-

gicodel término. El epíteto "racionalista"no quieredecir que Weber adhiera a la

creenciaque hay un predominiode lo racionalen la vidasocial, sino que es un

recurso,una construcción analitica.

Lapostura epistemológica

básica que se ha querido mostrar aquí requiere decir

algunascosas respecto del crucialconcepto de comprensión.

Comovimos más arriba,la posiciónde Diltheyen el debatede la cultura

alemanaimplicaba una clasificación

de lasciencias de acuerdoa sectoresautóno-

mosdel mundo fenoménico, clasificación

que a la postrecondiciona las caracterís-

ticasdel método empleado. Se anteponen categorías analíticas diferentes para los

distintossectores de la realidad.Veamos la que nos interesa,la comprensión.

ParaDilthey, esta noción era una manera especial de obtenerconocimiento de

losfenómenos espirituales

o ideales. Su baseestá en lacapacidad humana de la

empatía,merced a la cuales posibleque el significadode la actividaddel hombre

sea reconstruidopor quienesinvestigan, de tal forma que si recordamosque el

investigadorpertenece al mundoque estudia, resultaría un recursoimposible en el

estudiode fenómenosajenos a é1.

Conalgunas modificaciones, Weber introduce estas nociones en su sociología.

Comohace notar Freund, "el métodopuramente naturalístico no bastapara hacer-

nos inteligibleel comportamientohumano, debido a que solamenteconoce las

relacionespuramente exteriores" (6). Surge,entonces la interpretaciónpor com-

prensiónque "para serválida debe superar los equívocos de lapura subjetividad y

sometersea losmétodos corrientes de la investigacióncientífica" (7), esdecir, que

la comprensiónes pertinenteno desdeel punto de vistade un procedimiento

sicológicointuitivo, sino de cómo éstase sometea la validezdel conocimiento

científico,cómo se contrastacon la "empiria".

La comprensióntiene por objeto la captacióndel sentidode una actividad

humana.Conviene recalcar que, para Weber, la captación del sentido de una acción

debetrascender las posibilidades de la empatía.La reconstruccióndel significado

requiereno sóloun sentimientode simpatíapersonal por parte del sociólogo, sino

132

tambiéncaptar la inteligibilidadsubjetiva de la

acción (8). De estamanera, la

comprensióncomo herramientametodológ¡ca

de caráctersubjetivo (en el investi-

gador),permite la captación de ciertos elementos del mundo y el rechazocognitivo

de otros que permanecenincomprensibles.

Volveremos sobre este punto más

adelante.

CONSTRUCCIÓT.I

OEI "OBJETO"

Weberaspira a un ordenamientoconceptual de la realidad; o sea,podríamos decir

que lo que se construyees un objetoanalítico y no una "cosa" (razónpara las

comillasde la palabra"objeto"). Asimismo, es precisodar realceal caráctercons-

tructivo (en elsentido analítico-metodológico

y no enel valorativo) de tal objeto, en

el entendido quelas reflexiones y

operaciones mentales que permiten este cometi-

do no se yerguenen absolutoen forma arbitrariao dogmática.No obedecena

especulaciones filosóficas puras, sino a formulacioneslógicas disciplinadas por e l

interésy método científicoque empapany circunscribenel conocimientode

Weber.

Lasideas centrales que se esbozaránse refieren,básicamente,

a los aspectos

tratados porWeber en su ensayo "La objetividadcognoscitiva

en laciencia social y

en la políticasocial". La intención,en todo caso,es recogerciertos elementos

metodológicossustanciales que trasciendenlas pretensionesdel conocimiento

historiográficoen elque estaba sumido, nuestro autor, hacia 1904. En aquelenton-

ces,más que hablarde sociología,

propiamentetal, usaba el términode ciencias

histórico-sociales.

Parael objetivode estecapítulo, exponer el procedimientoque adopta Weber,

se ordenarásegún el siguienteitinerario: primero se desarrollanalgunas de las

implicanciasde la intuiciónoriginaria de Weber (Freund)sobre el carácterinfinito

quepresenta la realidad;luego, y a partirde dicha intuición, se esbozarán los pasos

que contemplala construcciónsubjetiva del conocimiento;se concluyedemos-

trandola manera cómo se obtiene un conocimientoobjetivo y válido.Previo a estos

tres puntos,nos parece atingente señalar una idea que, quizás, puede ser conside-

rada ajenaa la lógicade la ciencia (creemosque no lo es),pero que permite

entendermejor al sociólogoalemán.

Weber constantemente profesó

el rechazoa la confusiónentre elucidación

científicaV

razonamientovalorativo. La existencia de tal confusiÓnentre el ámbito

propiodel hombrede ciencia (juicios de hecho)y el ámbitodel hombrecomo

sujetode

voluntad (juicios de valor)permite la correspondenciadel conocimiento

de lo oue debeser con el conocimientode lo que es.Esta discontinuidad lógica

entreproposiciones

fácticas y normativasse debea la subordinacióndel conoci-

mientocientífico al ideariopositivista de leyes universales y

alevolucionismo

ético.

Lasciencias sociales tuvieron su génesisen un momentoen que habíagran

preocupaciónpor problemasconcretos, esto implicó el intentode hacercoincidir

f

133

proposicionesfácticas y normatlvassobre la basede variasfórmulas. Las dos

mencionadaspor weber, según Giddens, son: "lo deseablepuede identificarse

con

lo que existeinmutablemente: el funcionamientode las institucionessociales y

económicasviene regido por leyesinvariables". La otra es que"la asimilaciónde lo

deseabley lo realse localizaen principiosgenerales de desarrolloevolutivo: no es

lo que existeinmutablemente,

sino en lo que emergeinevitablemente"

(9).

Weber rechazapor principioestas posiciones, "pues opinamosque jamás

puedeser tarea de una cienciaempírica proporcionar normas e idealesobligato-

rios,de los cualespuedan derivarse preceptos para la práctica"(10).

Segúnel desarrollode PietroRossi, el problema centralplanteado porWeber

en el ensayode 1904es la objetividady su manerade consecuciónen lasciencias

histórico-sociales.

Siguiendo a esteautor, habrían dos condiciones para satisfacer

la objetividad:una, ya planteada,se refierea la imposibilidadde las ciencias

empíricasde desarrollar

juicios devalor (por razonesya mencionadasmás arriba)

(11); la otra,se refierea que lasciencias histórico-sociales deben desarrollarse a

travésde la verificaciónde suspropios aciertos mediante el recursode la explica-

cióncausal (12).

Lo expuestosatisface la primeracondición, la cualpuede resumirse como la

incorrecciónde validarlos procedimientosy resultados de unaciencia a partirde

posicionesideológicas

de cualquierespecie. La investigaciónno se mueveen el

terrenode la validezde los valores.Podemos, entonces, preguntarnos por la

segundacondición,la que nos lleva a la "estructura lógicade la investigación". Así,

la idea epistemológicaanterior, el ordenamientoconceptual de la realidad.se

transformanen problema.

Reducción de la tnfinitud de la realidad

Larealidad deldevenir posee una infinitud absoluta y es,en símisma, indiferente a

la significación.La infinitudy el carácterno significativoque presenta el devenir

son peculiaridadesque no estándadas por lascaracterísticas propias del mundo

empírico,sino por lasposibilidades de nuestroentendimiento: no puedehaber

observación, descripción niexplicación científicas que den cuenta en forma íntegra

y acabadade larealidad o de algúnfenómeno de ella. Sobre este punto, Moreno,ve

un influjokantiano ya que "el mundosensible es infinitoy no seagota en ningún

tipode conocimiento; nunca puede explicar la realidad por su totalidad de manera

fielyexacta. No existeun ordeninmanente a larealidad que los científicostengan

quedescubrir,

sino que es el hombrequien da una ordenación

a los fenómenos de

la experiencia

"

(13).

Lamultiplicidad absoluta de la realidad,recalca Weber, se mantieneaun cuan-

do separamosy aislamosun fenómenosingular; de igualmanera se mantienes i

¡ntentamosconsiderarlo,

comprendiéndolo,

en su condicionamientocausal.

134

Cualquierconocimiento empírico sólo es posibley pertinentesi sefundamenta

en la ideade que sólo una partepuede ser conocida.

Pararesponder la interrogantesobre qué parte de larealidad ha de conocerse y

cómoha de efectuarsetal conocimiento, Weber dice: "Ningún análisis objetivo de

lavida cultural

o de losfenómenos sociales es independientede puntosde vista

específicos

y unilateralesde acuerdocon loscuales éstos -expresa o tácitamente,

de maneraconsciente o inconsciente-son seleccionados,

analizados y organiza-

dos como objeto de investigación" (14).

Estasnociones permiten a Webercriticar ciertas formas de pensamiento social:

poruna parte, el conocimiento legal y suintento de construir un sistemaconceptual

delque se desprenda la realidady; porotro, las perspectivas

antropológicas

de su

épocay la interpretacióneconómica de la sociedadpor su pretensiónde cosmovi-

siones,

Pararesolver qué es lo que designael horizontede nuestroconocimiento se

debetomar la distinción propuesta por Rickert entre juicios devalor y relacionesde

valor.La relación con los valores delimita el objeto de lasciencias histórico-sociales

dentrode la diversidadempírica. Relación de valorsignifica referencia del dato

empíricoa valores,lo cual implica la intromisióndel subjetivismoen la lógica

cient íf ica.

Subjetividad

Laimposibilidad de generarconocimiento independiente de puntosde vistaespe-

cíficosy unilateralesintroduce en latarea de laciencia aspectos de la personalidad

del investigador.La relaciónde elementosdel mundo con ideasde valor,como

principiode selección,organización

y análisis, implica el momentosubjetivo.

AunqueWeber toma de Rickertla diferencia entre juicios devalor y relaciónde

valor,se oponerotundamente a é1,ya que paraRickert la relaciónde valores un

criteriode selección y de valoración.Para nuestro autor la referenciadel dato

empÍricoa valoreses un puntode vista que se adopta y quedelimita el campo, pero

jamás de aquípueden extraerse principios de validezpara el conocimiento.Las

ideasde valorson lasque entregansignificado a losobjetos del mundo,lo que

permiteque una partede la realidadsea susceptible de sercomprendida en sus

rasgosindividuales.

La definiciónde culturadada por Weber es profundamenteesclarecedora:

"una secciónlimitada de lainf initud desprovista del sentido del acaecer universal, a

la cuallos seres humanos otorgan sentido y significación" (15).

El subjetivismoque seleccionay configuralos elementos significativos

de un

fenómenono segesta en especulacionesmetafísicas,

dirá Weber, sino que nace de

laconfiguración real e individualde lavida social. Paradojalmente, ésta se conside-

ra en sus conexionesuniversales, Io cualno disminuve,en absoluto,su carácter

individuaL

135

El fenómenoseleccionado y

al cual confluyenlos elementosconsiderados

significativoses lo que,en lenguajeweberiano, se denominaconfiguración indivi-

dual.Y son, precisamente,las llamadasconfiguraciones individuales objeto dé

explicacióncausal. Se derivaque la causalidadno es exhaustivaen cuantoa la

realidadtoda, sino que se establecen sólo aquellas causas a lasque cabe imputar lo

esencialde un fenómeno.En estostérminos, las causasno precisande leyes

generales, salvo para quienes, erróneamente, identifican causalidad con legalidad.

La causalidaden Weber precisa conexionescausales concretas. por lo cual es

posiblela construcción y caracterización de laconstelación individual a laque debe

imputarseun fenómeno.

Enconsecuencia, la selecciónde un fenómenoes subjetiva,comotambién su

organizacióny configuración; es el investigadorquien otorga relevancia o signifi-

cacióna determinadoselementos del mundosensible, conformándose asíobjeto.

Porotra parte, pondera el pesodiferencial de losdistintos aspectos que convergen

en lacaracterización y explicación de unfenómeno, posibilitándose la atribuciónde

causalidad (16). Recordemosque Weber profundiza sobre elfenómeno delcapita-

lismo: lo consideraun individuohistórico, es decir,contempla para éste una

constelaciónde elementosrelevantes, el cálculoracional de la ganancia,entre

otros.Para este análisis,pondera positivamente aspectos del mundo religioso,

concretamentelas acciones humanas impulsadas por confesionesprotestantes y

la incidenciade éstosen la vida económica.El autor planteaque la éticadel

protestantismoascético y especialmentela del calvinismocontribuyó al fortaleci-

mientoy desarrollodel espíritudel capitalismooccidental*.

Delas ref lexiones anteriores; a saber,que la ciencia, tal como la concibe Weber,

operaconstruyendo su objeto de estudio a travésdel aislamiento de losfenómenos

y organizándolosen constelacionesde elementossignificativos,

y de la constata-

ciónde la maneracómo trabajan de hecholas ciencias, Weber elabora y definela

importanciadel conceptode tipo ideal.

Lasdisciplinas presentan síntesis sobre los fenómenos, síntesis que no son otra

cosaque cuadros conceptuales que reúnen determinados procesos y relacionesde

lavida histórica, un cosmosde relacionesconceptuales. Es posible que se esbocen

varioscuadros de un mismo fenómeno, de tal forma que ninguno será igual a otroy

ningunoserá observado en la realidadcomo el únicoordenamiento válido.

*¡úofa. Mencionemos,

en estelugar, algunas observaciones

de MaxWeber a laexplicación marxista del

capitalismo.Es absolutamente pertinenteque estaformación histórica sea ¡mputablea otra

constelaciónde elementosy aspectossignificativos; es decir,que se construyasobre otras

bases,en concreto respecto de lasrelaciones sociales de laproducción económica. Lo incorrecto

es considerarque dichaconstrucción del capitalismosea el únicoordenamiento válido. Es

absolutamenteinsostenible que se conciba la interpretaciónmarxista del capitalismo como una

cosmovisión,como una concepciónde mundo.La unilateralidadde los puntosde vistaen las

formulacionesconceptuales sólo se justifica en el planometodológico.

136

Eltipoideal es, entonces,

'verdadera',

"uncuadro conceptualque

no es la realidad histórica,

almenos no la

y quecon mucho está destinado a servircomo esquema

bajoel cualdeba subsumirse la realidadcomo espécimen,sino que, en cambio,

tieneel significado de concepto límite puramente ideal, respecto del cual la realidad

es medida y comparadaa fin de esclarecerdeterminados elementos significativos

desu contenido empírico ...

Eltipo ideal

es

el intento de aprehender,

...

en conceptos

genéticos,individuos históricos o suselementos significativos" (17).

Eltioo ideales unaexacerbación

utópica. Freund lo ilustraclaramente

con l a

metáforadel montajede

ca: un avaroideal. En el

Moliére,quien construyó una individualidad

característi-

tipoideal se acentÚanlos puntos de vista,formando u n

cuadroconceptual homogéneo de los rasgosmás significativosde un fenómeno

individual.

Conla formulación dei tipo ideal, Max Weber no pretendeplantear una nueva

formade métodoconceptual, sino que explicitar lo quese hace.Hacer explícito es

aclararla lógicade la investigacióncientífica, la profundidady alcancede los

conceptosy elfundamento de lavalidez del conocimiento. Es de esta manera como

debeser entendido.

Lodicho hasta aquíno implica que la perspectiva

delsociólogo

alemán sólo sea

capazde generarun conocimientoabstracto, subjetivo. Abordemos, ahora, el

problemade la objetividaden la ciencia.

Objetividad

Eltipo ideal sirve a la cienciacomo un instrumentoconceptual de medidacon e l

cualcomparar la realidad. "La utopíaracional permite determinar la singularidad

de un desarrollo,de una doctrina y de una situaciónindicando, en cadacaso

particular,en qué grado se aparta la realidad del pensamiento homogéneo e ideal"

(18).

"Lavalidez objetiva de todo saberempírico descansa en esto:que la realidad

dadase ordenesegún categorías que son subjetivasen un sentidoespecífico,

en

cuantorepresentan el presupuestodel valorde aquellaverdad que sóloel saber

empíricopuede proporcionarnos. Nada tenemos que ofrecer,con los mediosde

nuestraciencia, a quienno juzgue valiosaesta

verdad ...

En vano buscaráalguna

otra verdadque sustituyaa la cienciaen aquelloque sólo ella puedecumplir:

conceptosy juiciosque no sonla realidadempírica ni lacopian, pero que permiten

ordenarlaconceptualmente de maneraválida" (19).

¿TRANSTTO

DELtNDIVIDUO HISTORICO

A

LA ACCIONSOCIAL?

Lasideas planteadas en el capítuloanterior fueron extraídas, principalmente,

del

ensayode

1904,que algunos expositores de Weber contextualizan

en unaposición

historiográfica.

En 1913Weber escribe "Sobre algunascategorías de sociología

comprensiva". Para muchos, estas "categorías" constituyenun giro temático;la

137

preocupaciónde Weberya no seríanlas individualidades históricas, sino la acción

social.Veremos más adelante qué hay de eso.

Lo quesí podemosafirmar es que losconceptos comprensivos,

esbozados en

1913y profundizadosen su obra póstuma,están formulados en el caráctertípico

ideal,En efecto, el aspectode tipo idealque rotulaestos conceptos comprensivos

noslleva a la suposiciónde una basemetodológ¡ca recurrente. Para el desarrollo,

de estasuposición se procedea travésdel siguienteitinerario:

Primeramentees menesterconcluir algunos elementos que muestrenla preo-

cupaciónde Webersobre las nocionescomprensivas. Este esbozo es necesario

paraindagar si habríanmodificaciones en el procedimientoy el objetoúltimo de

análisisrespecto de sus trabajoshistoriográficos

anteriores. A continuaciónse

procederáa explicitarel objetode investigaciónde Weber. Esta sección de cabida,

previamente,a una exposiciónsobre sus ideassobre la culturaoccidental, para

luegoadentrarnos en susnociones y consideracionessobre la acciónhumana, su

objetoúltimo de análisis.

Conestos elementos se concluye,enfrentando el segundoobjetivo planteado

al principiode estetrabajo, a saber,entregar lineamientos para una demostración

sobrela existenciade una basemetodológica y un objetoúnicos en lasdistintas

preocupacionesde nuestroautor. Se incluye, además, algunas líneas que tratan de

sintetizarlos elementosvertidos en esteescrito con mirasa ofreceruna observa-

ciónque pretenda,desde el puntode vistade nuestrosegundo objetivo, analogar

aspectosde "La éticaprotestante y el espíritudel capitalismo" con sus escritos de

Dominación.

La acción social

Elensayo de 1904,si biencontiene un meticulosodesarrollo sobre las característi-

cas del procedimientode las cienciashistórico-sociales, no permitenaún una

distinciónclara entre historiay sociología.Por otro lado,una de las ramasdel

pensamientosociológico alemán, la sociologíaformal de Simmel,aparece ya

delineadahacia 19'10. Esto, según Rossi, impulsa a Webera establecerla distinción

entreinvestigación historiográfica y sociológica. Lo haceen "Sobre algunascate-

goríasde la sociologíacomprensiva". Aquí define,para la sociología,un campo

propio,por lo que debe hacerseun uso diversode los tipos idealesy de la

explicacióncausal.

No es la intencióndelinear la teoría de laacción de Weber, sino sólo precisar el

ámbitode los interesesa los que se dedicaraa partirde tal ensayo.

Lasociología es, para nuestro autor, "una cienciaque pretendeentender (201,

interpretándola, la acción social, para de esamanera explicarla causalmente en su

desarrolloy efectos" (2'l).

Elobjeto de lasociología es, pues, la acción social. Para entender su significado

veamoslo queentiende Weber por conducta. Ésta sería "la accióndel hombre en la

quetoma posiciónfrente a ciertoobjeto, encontrando en él su términode referen-

138

cia" (22l,. Perola conductapertinente para la sociología,la acciónsocial, es la que

estáreferida a laconducta de otros hombres. Acción sociales definida como la oue:

"1) estáreferida, de acuerdopor el sentidosubjetivamente

mentado por el actor,a

la conductade otros;2) estácodeterminada

en su decursopor estarsu referencia

plenade valory; 3) es explicablepor vía de la comprensióna partirde esesentido

mentado (subjetivamente)"(23).

Entonces,si el sentidomentado es el objetode comprensión,se debe determi-

narde una acción social su término de referenciay su orientaciónde acuerdo a éste,

paralo cualWeber se vale de "las interpretacionesprovistas de sentidode una

conductaconcreta (/as)que no son paraella

aun si poseenel máximode eviden-

...

cia,otra cosa que merashipótesis respecto de la imputación ...

Valen para nosotros

como hipótesisutilizables,

en cuantopodamos suponer una "posibilidad", muy

variablesen casos particulares,

de quepresenten cadenasde motivación'provistas

de sentido' (subjetivamente). Cadenascausales en las que, mediantehipótesis

interpretativas,

se introducenmotivaciones orientadas de maneraracional con

relacióna fines (lasque) son directamenteaccesibles como explicaciones

(24\.

"

...

Motivose llama"a laconexión de sentido que para elactor o elobservador aparece

comoel fundamentode unaconducta" (25).

Al igualquelo visto en el capítulo anterior en que un fenómeno se seleccionaba

y seconfiguraba en su individualidadpor ideasde valor,atribuyéndose la explica-

cióncausal a laconstelación individual a laque debe imputarse un fenómeno,y a

partirde la cualse elaborabael tipo idealcorrespondiente, la comprensiónde la

acciónsocial se vuelve,también posible, en estecaso, en la explicaciónde su

configuración. (Ver nota16). Para comprender elcomponente subjetivo que impul-

sa la acción,Weber elabora el esquemainterpretativo de la sociologíacomprensi-

va;elabora los tipos ideales de conducta. Para comprender, interpretando la acción

social,se considera,conceptualmente, el esquemainterpretativo de la racionali-

dad. "Por comportamientoracional con relación a fines ha de entenderse aquel que

seorienta exclusivamente

hacia los medios representados

(subjetivamente)

como

adecuadospara fines aprehendidos de manera (subjetivamente) unívoca" (26). La

conductaracional con relacióna fineses el tipo idealde conductacon el que se

construyeel esquemainterpretativo. A

partirde éstese construyenotros tipos

idealesque permitenla comprensiónde conductascon menorgrado de racionali-

dad.Tenemos, en consecuencia:

a)tipo idealde acciónracional con arreglo a fines;

  • b) tipo idealde acciónracional con arregloa valores;

  • c) tipo idealde accióntradicional y ;

  • d) tipo idealde acciónafectiva.

Lostipos ideales racionales de conductase comparancon la realidad,a fin de

establecer, para la comprensión,los elementosirracionales que desviaronuna

accióncualouiera del desarrolloesperado de una acción puramente racional.

139

Eltemade laacción social permite, obviamente, una mayor profundidad. Baste

sólocon recordar la distinción que hace Weber entre un actuaren comunidad y un

actuaren sociedad, por un lado;y entreactuar por consensoy actuarpor institu-

ción,por otro. Asimismo, el tema de laracionalidad,

como instrumento

de análisis

parala acciónsocial, contempla una seriede características

lógicas que justifica-

ríanuna mayordedicación. Las omisiones aparentes no debenentenderse como

una liviandadirresponsable

que elude el tema.Nuestros objetivos no contemplan

dichostemas.

El objeto y concepciones de mundo

Lo que Weberestudió fue la accióndel hombre.Esta, como objetode estudio,se

diferenciadel objeto de las cienciasde la naturalezaporque en ella existeel

componentesubjetivo esencial. La accióndel hombreconsta de sentido,el cual

consisteen una motivación subjetiva que impulsa a laacción. Es elsentido elobjeto

cuyo estudioes posiblegracias a la nociónmetodológica de la comprensión.

La profundizacióndel caráctersubjetivo de la conductahumana está en el

contextode un planomayor de reflexiónpara Weber, a saber,sus concepciones de

mundo.

El fenómenode la racionalidadpresenta un aspectodual. Por un lado,es un

fenómenoesencialmente

propiode la civilizaciónoccidental; y por otro,es lo que

"caracterizael sentido que los hombres dan a susactividades

en el contexto de esta

".

civilizaciónoccidental

Segúnel sociólogoGiddens, sus primerosestudios históricos sobre aspectos

económicosy ju rídicosde Romay laEdad Media permitían concluir ciertas peculia-

ridadesdel mundo occidental.

Estas peculiaridades

fueron depuradas en su análi-

sis sobre las característicasde la organizacióneconómica capitalista europea,

donde lo peculiarde éstaes "estarracionalizada

sobre la basedel más estricto

cálculo,el hallarseordenada, con plan y auster¡dad,

al logro deléxito económico"

(27). Estacaracterística

delcapitalismo, la racionalidad,

no es un fenómenopropio

de la esferaeconómica, abarca todos los aspectosde la culturaoccidental, la

racionalidad "consisteen la organizaciónde la vidamediante la divisióny coordi-

naciónde lasactividades sobre la base de unestudio preciso de lasrelaciones entre

los hombrescon sus instrumentosy su medioambiente en vistade una mayor

eficaciay crecimiento,Se trata, pues, de un purodesarrollo práctico operado sobre

el geniotécnico del hombre" (28l'.

"A estenivel adquiere plenosentido la conductaracional por finalidad;es la

másfácilmente comprensible,

ya que se basa en lavaloración técnica de la relación

entrefin v mediosmás adecuados" (29)

La racionalidades, pues,un fenómenooccidental. Hay que recalcarque el

conceptono tiene una base sustancialista, como tampoco es un concepto colectivo,

en términosde Durkheim.Es propiode Occidente,no por poseeruna existencia

rqu

inmanenteni por ser algoque se impongaexterna y coercitivamentea los indivi-

duos; lo es por las característicasde las accionesconcretas de los hombres.

Veamos,entonces, las características del comportamientohumano.

Ya habíamosmencionado que el hombrees consideradopor Weberactor

histórico;es decir,que la capacidadde éstepara enfrentar al mundoy conferirle

sentidolo convierteen creadorde las (sus) definicionesy significacionesque

orientansus activldades. La investigaciónde Weberno se remiteal estudiode los

"hechos sociales";no niegaque estructuras e instituciones

existan, sino que como

fenómenosque se desarrollanal margende la participacióndel hombrequedan

fuerade su sociologíacomprensiva, En Weberencontramos comprensión sobre

"cómo los hombresevalúan y aprecian,utilizan, crean y destruyenlas relaciones

sociales

(30). Son pertinentes,para la sociología,todos los fenómenos en que

"

...

intervenganel hombreen su carácterde actorhistórico.

En toda acciónel hombrese planteafrente a objetos (incluso frentea otros

hombres) y encuentraen ellossu término de referencia. Es este un comportamien-

to especificado por un sentidosubjetivo del actor. Recalca que los objetos, con los

que se relacionany se refierena la conductasubjetivamente

provista de sentido,

puedenser "internos",como en el casode la contemplaciónbudista, como tam-

bién "externos", como en el casode la racionalidaddel hombreen la economía

capitalista.

Laconsideración

del sentido como objeto que tiene que reconstruirel investi-

gadorvíacomprensión

tiene porfundamento

la acción significativa,la

cualencuen-

traconcreción en el individuo,ya que "sólo la personaindividual es agentecom-

prensiblede una actividad orientada significativamente (31). Lasociología

"

...

com-

prensivade MaxWeber requiere al individuo.No setrata de unareducción sicolo-

gista,puesto que el sentidono se deducede procesossíquicos internos, sino de

expectativasreciprocas que se alirnentansubjetivamente,

Llegadosa este punto,es de vital importanciapara entenderlas nociones

weberianassobre el comportamiento

humano considerar

que "cualquier reflexión

conceptualacerca de los elementosúltimos de la acciónhumana provista de

sentidose liga,ante todo, a lascategorías

de'fin'y'medio'

A la consideración

...

científicaes asequibleante todo, incondicronalmente,

la cuestión de si losmedios

sonapropiados

paralos fines dados" (32). Sóloen la relación de las nociones de fin

y mediorespecto de unaacción cualquiera podemos hablar del sentido o delsin

sentidode unaacción humana.

¿Tránsito del individuo histórico a la acción social?

Se esbozómás arriba que a partirde 19'13laspreocupaciones

de MaxWeber s e

trasladana la sociología.La explicitación

delobjeto de análisisde la investigación

sociológica (acción social)-en contrapartidaal hechoque en el ensayode 1904no

141

seencuentra en forma manifiesta desarrollo sobre el objetode estudio- esmotivo

parapreguntarse sobreel presuntogiro temáticoque, por cierto,no implicaun

cambioen sus concepcionesmetodológicas.

Laaseveración de tal girotemático o cambioen el ámbitode suspreocupacio-

nes,si bienpuede ser sustentada en el entendido que habría una diferencia entre su

investigaciónhistoriográfica

primera y la sociologíacomprensiva posterior, no es

tal paraefectos de los objetivosdelineados para el presente escrito.Se pretende

enunciar que la delimitación de ám bitos de interesesdistintos puede ser vista como

un tránsito,hacia una especificacióny no a un objetodiferente; de la accióna la

acciónsocial.

Esnecesario para sostener que no habríaun

cambiosustantivo en lasopinio-

nes metodológicasde Weber plantearque tanto las individualidadeshistóricas

como la acciónsocial contemplan como elementoconst¡tutivo esencial las accio-

nes humanasdotadas de sentidosubjetivo. Es precisamente estecomponente

subjetivoel que permitereducir los fenómenosde la realidadsocial a un actuar

comprensible,lo cualsignifica que el actuarde los hombresse vuelvepertinente,

parael análisisweberiano, en la medidaque éstos orientan (refieran)su conducta

de manerasubjetivamente provista de sentido.

Cabeseñalar que Weberno pretendepregonizar la primacíadel sentidoen la

vidasocial concreta, "ser ajenoal sentidono

significainanimado o'no humano"'

hombre y la sociedad,

(33). De hecho,existen otros elementos consustanciales

al

perono son atingentesa las premisasde susformulaciones lógicas; son incom-

prensibles.

La existenciade un componenteesencial de toda actividadhumana: sentido

subjetivo,no anulala diferenciaentre los quehaceres propios de la sociologíay la

historia.La sociología, con lasformulaciones de uniformidadeso

reglasgenerales

de la acciónsocial a travésde la construcciónde tiposideales, y la historia,que se

dedicaalanálisis de losindividuos históricos, culturalmente significativos, a través

del análisise imputacióncausales.

Ladiferencia queda cimentada en laspretensiones

generalizadoras

de lasocio-

logía,pretensión, que la historiano persigue,y no en laconsideración

de laacción

como objetode análisis,ya que tanto la sociologíacomo la historiason, para

Weber,ciencias empíricas de la acción."La construcciónconceptual en sociología

encuentrasu materialparadigmático

muy especialmente,

aunque no de modo

exclusivo,en lasrealidades de la acciónconsideradas

también importantes desde

el puntode vistade la historia" G l.

La acciónsignificativa que analizaWeber está formada por las relaciones

lógicasque forman parte del esquema subjetivo de laspersonas. Esto se confirma

en la lecturade lasprimeras páginas de "La objetividad

Allíse plantea que la

...

".

consideraciónde losaspectos fundamentales de todaacción humana debe tomar

nota de las nocionesde fin y medio; específicamentela adecuaciónde estas

142

nociones,que estána la base,orientando, de toda acciónhumana. Oueda de

manifiestola importanciay utilidadde la comprensiónracional de la conducta.

Elelementosubjetivo de la acción,elsentido, se vuelve comprensible a través

de su evidencia,y como la evidenciada cabidaa grandesvariaciones, weber

planteaque laevidencia de laacción racionalcon relación a fineses la que posee el

mayorgrado de comprensión. Entonces, la comprensión, como recurso metodoló-

gico,requiere la construcciónde utopíasque contemplenuna exacerbacióndel

contenidoracional de la conducta;es decir,que la comprensiónprecisa de una

interpretaciónracional de la conducta,a travésde la cuales posible"investigar y

hacerplenamente comprensibles aquellas pautas significativas que son irraciona-

lesy afectivas,siempre que nos los representemoscomo desviacionesde un tipo

purode acción como sería el caso siésta ocurriera de un modo racionaldeliberado"

(35).

Paraconcretar la idea de que no habría un cambio en el objeto de análisis y

en e l

procedimientopara abordarlo, es necesarioesbozar que tanto en la investigación

historiográficacomo en la sociológicacomprensiva se encontraríael intentode

efectuaruna comprensiónde la acciónhumana provista de sentidosubjetivo.

En la "Eticaprotestante y el espíritude capitalismo",Weber se empeñaen

estableceruna relación entre el protestantismoy el capitalismo, en términos que el

contenidodoctrinario del primerotiende a favorecery fortaleceral segundo.Debe

aclararseque ambas formaciones históricas requieren ser despojadas de cualquier

concepciónsustancialista,

es decir,que no puedenconsiderarse

en forma concisa

independientementedel accionarhumano que las vuelverelevantes. Serían in-

comprensibles, y por lo tantosin importanciapara la sociologíay la historia,en la

medidaen que no contemplenla ocurrenciade accioneshumanas individuales.

Weberanaliza el capitalismocomo una formaciónhistórica, y con estodeci-

mos,una singularidad que paraser explicada debe imputarse a unaconstelación

individualde elementosque vuelvansignificativo, a

travésde un tipo ideal,el

contenidoempírico de éste,De esta forma el puntode vista que seadopta conside-

ra al capitalismoun fenómenoeconómico, no porqueposea el carácterde tal en

forma objetiva,sino por nuestrocondicionamiento cognoscitivo. Un hombrede

leyespodrÍa considerarlo, con razón,un fenómenojurídico. "Un fenómenotiene

cualidadde

la

'económico' sóloen la mediday por el tiempoque nuestrointerés se

dirijade maneraexclusiva a la significaciónque poseerespecto de la luchamate-

rial" (36).

El capitalismo,considerado como individuohistórico contempla, a la vezque

requierepara volverse comprensible, determinadas acciones del hombre, acciones

en la esferaeconómica que se orientan,en lo subjetivo,a una dedicacióna la

gananciaa travésde unaracionalidad basada en el cálculoy la austeridad, en el

marcode una actividadeconómica legítima.

Lacomprensión racional opera captando la lógicainterna del esquema mental

143

de los sujetos.Permite establecer, a travésde la construcciónde un tipo ideai

específico:adecuación racional de medioseconómicamente legítimos para la

obtencióndel logro económicoconsiderado como fin, el grado de desviación

irracionalque se observaen la acciónconcreta mediante la comparacióndel tipo

idealy la accióna observar.

Tipificadoel capitalismode estaforma, desarrollemos

el protestantismopara

ver cómo se relacionanambos.

El protestantismo,

por su parte,dado el carácterde suscreencias,

introduce lo

religiosoa las distintasesferas no religiosasde la vida del hombre,y la vida

económicano seexime de esto.El protestantismo se vuelve un fenómeno "econó-

micamentepertinente" y segúnWeber nos interesan "desde el puntode vista de su

significacióneconómica y en virtud de ésta,ya que, en ciertascircunstancias,

cobransignificación

en esesentido, porque producen efectos que sí nosinteresan

desdeaquel punto de vista" (37).

El protestantismo,

especialmente

el calvinismo,es abordado por Weber, como

fenómenoeconómicamente pertinente, respecto de lasactitudes subyacentes

de

los actores que profesabanesta confesión religiosa. Las sectas que formabanel

protestantismoascético, dentro de su contenidodoctrinario, contenían la formula-

cióndel conceptode profesión-vocación. La importancia de esteconcepto, "y del

modocómo se emplea en lascreencias protestantes, está en que sirve para colocar

losasuntos mundanos dentro de un influjoreligioso que todo lo abarca" (38). El

principiocalvinista de la predestinacióntiene por consecuenciala necesidadde

buscarindicadores

que permitan la seguridad de conformar el grupode loselegi-

dos.Esta búsoueda redunda en unaactividad incesante en el mundo,no comouna

formade merecerla salvación,

sino para descartar dudas de ella. "El calvinismo

exigea susfieles una vida coherente y disciplinacontinua ...

de este modo el trabajo

en el mundomaterial goza de la másalta valoración ética positiva. La posesión de

riquezano eximede ningúnmodo al hombredel precepto divino de afanarseen el

trabajo,en su profesión.El concepto puritano de profesión-vocaciónen contraste

conel luterano,otorga un granvalor al deber del individuo de tomarse su vocación,

de una manerametódica, como instrumentode Dios" (39).

Lasacciones humanas orientadas por esta "éticaprotestante" otorga un carác-

ter valorativoa la actividadeconómica; los hombres adoptan un valorque, trans-

formadoen fin (la salvación,lagracia de Dios),los empuja a racionalizar

los medios

más apropiados (actividadincesante, trabajo en el mundo material)para conse-

guirlo.Para sustentar la tesis que la ética protestante habría favorecido la racionali-

zacióneconómica en el capitalismomoderno, habría que establecer,

vía compren-

sión del sentidosubjetivo, el empujede talesactividades religiosas a la acción

económica.

Dentrode la investigaciónpropiamente sociológica elfenómeno de ladomina-

ciónes enfrentado por Weber desde la perspectiva

de laacción social, que permite

144

reducirla dominacióna un actuarcomprensible. Hagamos hincapié en que la

dominacióncomo fenómeno de la realidadpodría ser entendido de otra forma, por

ejemplo,derivado de constelacionesde intereseseconómicos.

La dominación,en Weber,se refierea que la acciónde uno (mando) está

referidade manerasubjetivamente provista de sentido a laacción de otro (obedien-

cia) y a la inversa.O sea,Weber restringe el conceptoa la existenciade un orden

consideradolegítimo. Así, los sujetos que concurren a unaasociación de domina-

ción actúan (obedecen o mandan)merced a la iegitimidadque subjetivamente

alienten,la que los impulsaríaa considerarque un mandatosea válidamente

emitidov también,válidamente, deba ser obedecido.

El estudiode la dominaciónde Weber contemplala formulaciónde tipos

idealesracionales de dominación queposibilitarían lacomprensión de losdistintos

tiposde dominación:la carismática, la tradicional y la legal.El esquema interpreta-

tivointroducido en lostipos ideales de dominación permite, a travésde lacompara-

cióncon la realidad,la comprensión de lasconexiones motivacionales que operan

en el agente,pudiéndose establecer que:

1) la conductase orienta,con sentido,hacia expectativas alentadas sobre la

basede ordenamientoslegítimos, pudiendo ser éstos explícitos o estatuidos (por

ejemplo, jurídicos, o consensuales)

2) la basede estosordenamientos se ha confeccionadode manerapuramente

racionalcon relacióna fines,con miras a queel actuarde losasociados (mandatoy

obediencia)sea esperado como consecuenciay;

3) la orientación provistade sentidose produceen lo subjetivo,de manera

racionalcon relacióna fines (40).

CITASBIBLIOGRAFICAS

Nota: Parauna mayor fluidezen las citasse ha dispuestohacer referencra al libro de dondefueron

extraídoscon el númeroque dicholíbro presenta en la bibliografíade la páginasiguiente.

  • 1. Paralas ideas de esta sección eltexto núme- ro 3, que correspondea la traducciónde la ediciónitaliana de '1 958.

  • 2. Rossr (Texto 3), p, 12.

  • 3. Groorrs (Texto 6),p. 237.

  • 4. Weeen (Texto 1),Sección a), p. 46.

  • 5. MonrNo (Texto 5), p. 46.

  • 6. Fneuro (Texto 4), p. 84.

  • 7. Fneur.¡o (Texto 4), pp. 84-85.

  • 8. Groor¡.rs (Texto 6), p. 246.

  • 9. Grooer.rs (lexto 6l,,p. 227.

10, Weera (Texto 1),Sección al, p. 41.

'1 1, Lasotras se refieren a lasobservaciones

de

Webercon respectoa la cátedrauniversi-

 

tari a .

12,

Ross (Texto 3).

13,

MoRrro (Texto 5), pp.46-47.

14,

Weaen (Texto 1),Sección a), p.61.

  • 15. W¡een(Texto 1), Sección al, p.10.

  • 16. La diferenciaentre explicacionesy com- prensiónes fundamental para la metodolo- gíaweberiana. Profundizar este aspecto es-

145

capa nuestrapretensión, nos limitamosa

plantearque la comprensiónse refiere a la

captac¡óndel sentido subjetivo presente en

todaacción significativa, lo querequiere de

la explicación,la cualentregaría las cone