LOS LENGUAJES DE EXPRESIÓN ARTÍSTICA, UN CAMINO PARA COMPRENDER LA EDUCACIÓN DEL ARTE

Antonio Novoa Gordillo

El arte es un modo de expresión en todas sus actividades esenciales, el arte intenta decirnos algo: algo acerca del universo, del hombre, del artista mismo. El arte es una forma de conocimiento tan precioso para el hombre como el mundo de la filosofía o de la ciencia.(Read.H)1

Arte, Cono i!iento " Peda#o#$a Según diversos autores postmodernos como Arthur D. Efland y Howard ardner el arte tiene un papel fundamental en las relaciones sociales y comunicativas de los hechos socio!hist"ricos. Desde luego s"lo cuando reconocemos claramente #ue el arte es una forma de conocimiento paralela a otras$ pero distinta de ellas$ en las cuales el hom%re llega a comprender su medio socio!cultural$ all& podemos empe'ar a apreciar su importancia en los eventos culturales$ en un sentido de la historia contada por todos. (a historia de la pedagog&a del arte por Arthur D. Efland permite entender los diversos sucesos de la cultura$ en relaci"n con cada una de las denominadas )pocas de la humanidad categori'ada por los grandes investigadores de las ciencias sociales. *ero tan solo hay un elemento #ue es transversal a todas las diversas categor&as de la sociolog&a e historia y el arte como es el denominado +m%ito de la vida cotidiana2 Este planteamiento nos lleva a pensar #ue #uienes estamos en las artes y la educaci"n art&stica$ lo #ue m+s desarrollamos es la lectura de la vida cotidiana en un conte,to
1 2

Read Herbart; ”Historia Concisa de la Pintura Moderna” Hudson- Editores 1974.Londres. Pp: prefacio. e!in L"nc#: “La i$a%en de la Ciudad” &usta!o &ili' (d) Edici*n 19+, Madrid. Pp:14,-19+.

significativo e interpretativo de )ste. All& se haya el o%-eto art&stico y est)tico de la educaci"n$ de igual manera #ue para el artista. .o es e,cesivo decir #ue el proceso est)tico!educativo incluye una serie de ha%ilidades ad#uiridas por el ser humano en el tiempo$ es decir/ la e,ploraci"n en lo grupal$ a lo individual como elemento representativo tal como/ la invenci"n$ la creaci"n$ la imaginaci"n$ la sensaci"n y por supuesto la pasi"n. 0ien entendido #ue hay algunas otras de car+cter t)cnico$ #ue hacen referencia al uso de los instrumentos personales del artista. El arte como disciplina construye conocimiento y esta%lece un punto de encuentro con la ciencia1 como es el de apropiarse de una serie de ha%ilidades determinadas por la ciencia o la creaci"n art&stica. Ahora %ien según (.S. 2igots3i si la 4 habilidad, la creación, la imaginación es un elemento que se acompaña de la intuición la noción! "$ ciertamente lo #ue hace diferente la ciencia del arte es el producto final$ #ue estar&a regido por la est)tica. 5ontinuando con este sentido$ la est)tica contiene un alto sentido de la armonía coherencia po#tica $. Sentido #ue se ad#uiere en la e,periencia o%viamente %asada en lo cotidiano y la intuici"n como un constructor tangi%le de la forma y la materia. 6n refle-o claro #ue #l ver implica pensar,% no solo como est)tica y met+fora de los procesos creativos$ sino como un producto conte,tuado en 4o%ra de arte7. 5omo vemos hay diversos autores #ue han estado cerca al arte o #ue en cierta manera tienen una pasi"n por el arte y ello los llev" a desarrollar una epistemolog&a del arte$ #ue se ratifica inmediatamente en una filosof&a del arte. 8al es el caso de Estanislao 9uleta el cual nos permite ver un camino frente a la e,periencia est)tica y pedagog&a art&stica1 )l recoge el sentido del arte como una forma de conocimiento tan precioso para el hombre como el mundo de la filosofía o de la ciencia no ha que perder de vista que el arte es un proceso histórico & #ue similarmente ocurre com la educaci"n. (a visi"n de construci"n y conocimiento atrav)s de la vida cotidiana$ permite una refle,i"n fluida con el #uehacer acad)mico y profesional del #ue acompa:a y aprehende. De cierta manera es entrar en el de%ate fundamental de la vivencia pedag"gica punto crucial de los lengua'es del
3 4 5 6

L.-..i%os/i: ”La i$a%inaci*n " el arte en la infancia”0 0L0 ,) edici*n (11( Madrid. Pp:1,-(2. 0rist*teles: “la Po3tica; traducci*n por 4ilson H Ro5as ” 4ilson ro5as editores (111 6o%ot7. Pp: 18-12 . Rudolf 0rn#ei$: “ 0rte " Percepci*n !isual” 1,)ed 0lian9a Editores' Madrid.199+. Pp:(17. Estanislao :uleta: ”0rte " ;ilosof<a” Conse5o editorial Percepci*n; 19+2 Colo$bia: Pp: 1++-191 .

2

arte( 6n camino #ue nunca ha sido f+cil y #ue permite acompa:ar los procesos de aprendi'a-e del su-eto a trav)s de la educaci"n art&stica$ podemos apropiarnos de uno de los planteamientos de 5. ;ung para entender este proceso el cual requiere un pensamiento)emoción, sensación)intuición siendo esta una de las formas de relacionarse con el saber la forma de * tener enfrente la realidad una acci"n #ue se olvida f+cilmente en la vida profesional del acompa:amiento de la ense:an'a. El arte no se escapa de este drama pedag"gico.

Lo% Len#&a'e% de e()re%i*n del arte, &na )r+ ti a )eda#*#i a Enunciamos anteriormente un postulado fundamental <los lengua'es del arte+ estos singulari'an tangi%lemente la educaci"n art&stica$ un encuentro crucial con el pensamiento te"rico de la historia social de la humanidad y la pedagog&a/ el arte como lengua-e ad#uiere un sentido activo del e-ercicio creativo y cognitivo del ser humano. As& se evidencia una de las tantas formas de la actividad pedag"gica frente al proceso de aprendi'a-e y desarrollo de las posi%ilidades comunicativas y creativas del ser humano. (os lengua-es del arte nos introduce en una "ptica de la pr+ctica pedag"gica$ donde contamos con la intuici"n!noci"n$ sensaci"n!creaci"n como e-ercicio natural tanto de los artistas como los pedagogos del arte$ útiles pedag"gicos #ue permiten acompa:ar a los su-etos durante su camino y construcci"n de conocimiento. Este pedagogo!a #ue acompa:a al su-eto de%e seleccionar y presentar sus im+genes por medio del 'uicio est#tico sensitivo, en una funci"n epistemol"gica #ue est+ atada a la actividad cognitiva del su-eto y su caminar hist"rico!social. (os lengua-es de e,presi"n art&stica entonces contemplan una metodolog&a #ue contiene el -uego como lengua-e creativo. Este argumento nos adentra en los v&nculos e,istentes entre intuici"n=noci"n y la comprensión de lo simbólico lo expresivo, tanto en los)as adolescentes en los niños)as, los dos lo llevan a un plano de lo efímero. -ambi#n para los dos grupos 'uego)lengua'e expresión est.n ligados al instante del deseo/ 01
7 8 9

=elson &ood$an: Len%ua5es del arte. 6arcelona : -ei> 6arral ' 1972 pp: Carl ?un%: “Recuerdos' sue@os " pensa$iento” Ed -ei> 6arral. Madrid.19++. Pp: 17-(2. E. ant' to$ado por Rudolf 0r#ei$ en: “Consideraciones sobre educaci*n art<stica” Paid*s Editores' 6uenos

0ires.1998 Pp: (7-49.
10

L.-. .i%os/i: Ade$ Pp:1,-(2. 1( 0rt#ur B Efland: “Cna #istoria de la educaci*n del arte” Paid*s Editores 6arcelona (11(.Pp: 2,-71.

3

deseo #ue se refle,iona %a-o el control racional del pensar dir&a (.S. 2igos3i. Si %usc+ramos una claridad tem+tica de los lengua-es de e,presi"n del arte$ nuevamente nos topar&amos con los procesos de clasificaci"n y de contenidos #ue han esta%lecido las ciencia puras y humanidades entorno de lo ef&mero de la vida cotidiana #ue aporta una manera de sentir$ de transgredir$ de transformar la pasi"n y la emoci"n en una met+fora est)tico1 algunos la llamar&an producto pedag"gico o est)tico y otros ha%lar&an de o%ra art&stica desde lo profesional. Diremos ahora #ue la educaci"n art&stica es una construcci"n pedag"gica desde los lengua-es de e,presi"n del arte. Diremos tam%i)n #ue se desarrolla un an+lisis de las relaciones sociales$ tanto del +m%ito de la vida cotidiana$ como las diversas refle,iones te"ricas #ue se e,ponen durante el e,tra:amiento del producto est)tico. 8odo ello %a-o la mismidad creativa del e,plorador art&stico y pedagogo #ue disfrutan de la gratuidad permanente de los lengua-es del arte frente a la ra'"n y la imaginaci"n. De esta forma entenderemos #ue la participaci"n de los lengua-es del arte es un acto creativo de li%ertad$ en la medida #ue pone en pr+ctica una estrategia lúdica a la hora de indagar conceptos y de e,perimentar t)cnicas frente a creencias y pr+cticas encontradas en el imaginario cultural y social de la acostum%rada genialidad de los ni:os!as. 5ual#uiera #ue tra%a-e con los lengua-es art&sticos de%er+ tomar en cuenta la relatividad de los c+nones del arte y el progreso est)tico #ue ad#uieren los adolescentes y los ni:os!as. >a #ue es me-or admitir respuestas sencillas y determinantes en la reali'aci"n art&stica. .o olvidemos #ue los criterios para evaluar el proceso corresponde a acciones$ actitudes y preferencias de los s&m%olos est)ticos empleados. (a relatividad corresponde al dominio del su-eto según su cosmos cultural y comprehensi"n del sistema sim%"lico dominado por )l. Dicha reali'aci"n art&stica se esta%lece en la medida #ue e,plora y e,plota los diversos efectos agrada%les y maravillosos durante la noci"n de conocimiento #ue pueda producirse en las propiedades e,presivas del lengua-e art&stico. Lo% Len#&a'e% art$%ti o% dentro " ,&era de la e% &ela Hemos tomado y planteado desde Howard ardner #ue el arte es una actividad cognoscitiva #ue posee sus propias formas de investigaci"n y conocimiento de lo real. A trav)s de un proceso de creaci"n$ percepci"n de las formas del mundo como una estrategia de comprehensi"n$ interpretaci"n y lectura del entorno culminando en una o%ra de arte o producto est)tico.

4

8am%i)n afirmamos #ue el proceso de conocimiento del arte mane-a c"digos de representaci"n #ue a%strae de la relaci"n comprensiva del d&a a d&a. 5iertamente se utili'a conceptos$ s&m%olos y signos. Estos no operan como mimesis dentro de una perspectiva del conocimiento ra'onado y positivista. Sino #ue por el contrario contiene una %ús#ueda del sa%er y e,presi"n metaf"rica a la hora de relacionarse con el cara a cara del proceso del conocimiento. Adem+s concordamos con un enfo#ue complementario #ue se encuentra en una epistemolog&a del arte determinada por el e-ercicio pedag"gico y est)tico del conocimiento. ?ncluso tomamos Arthur D. Efland #ue con mucho acierto nos plantea/ como en el arte se ha 'ugado la imaginación, lo simbólico, tanto que ho en los tiempos de la post)modernidad posee la m.s alta función del signo de hacer desaparecer la realidad enmascarar al mismo tiempo esa desaparición00. 6n e-emplo seria/ @adonna y @. ;ac3son donde los esc+ndalos y censuras hacen parte de una puesta en escena del mercado. El -uego se esta%lece en el dominio de 4no a la imitaci"n #ue copia7 es decir$ una comprehensi"n por el origen y una indagaci"n por un estilo propio e,c)ntrico a su ve' #ue crea un estereotipo como artista. Este egocentrismo y estereotipo nos lleva a una comprehensi"n r+pida de la post!modernidad. ;!A. (yotard$ nos recuerda y nos confronta con todas las posi%les formas #ue se le puedan dar al espacio al tiempo$ en sus diversas narrativas, texturas, sonoridades, im.genes, signos, armonías, estructuras movimientos 02. @uchas de ellas podr&an leerse desde una dial)ctica de sa%eres culturales #ue se desarman y arman a trav)s del -uego por el mundo representado$ encau'+ndolos al entendimiento de la ra'"n y la imaginaci"n propia del su-eto durante la nueva creaci"n art&stica y construcci"n del conocimiento. *ero aún as& no de-amos de decir #ue el arte %a-o diferentes "pticas lo #ue ha %uscado es la desacrali'aci"n$ la transformaci"n y cam%ios conceptuales$ un e-emplo recurrente de la modernidad ser&a el impresionismo/ #ue %usca la desterritorialidad$ donde el artista es entendido como el creador de la realidad$ no m+s a#uel #ue %usca representarla como 4realmente es7. En la post!modernidad se esta%lece la e,clusividad$ pero su arte$ se descu%re no tan individual como se le cre&a$ el arte afecta y es afectado por el entramado sim%"lico de la realidad$ el cual no e,cluye y no a%andona su rigurosidad est)tica. Si %ien volvemos a este entramado de desterritorialidad y e,clusividad las dem.s condiciones pedagógicas creativas, del arte transforma la
11 12

Ade$ 0rt#ur B Efland' (11(.Pp: +8-11,. L"otard ?ean-;rancois: “La Pos$odernidad e>plicada a los ni@os” &edisa Editores' 6arcelona' 1999. Pp: 78.77.

5

realidad a que participan con lengua'es de expresión artísticas como conocimiento, plante.ndose así, que todo su'eto puede interrogar de'arse 0" interrogar por el arte Si los lengua-es de e,presi"n art&stica como e,clusividad se centra en el espacioBtiempo y si no se propone trascender el goce est)tico se corre un riesgo de hacerlo su%lime y caer en la trampa del -uego medi+tico. Entonces los #ue nos #ueda es presentar una pr+ctica predominante del su-eto #ue indaga la realidad. H! . adamer termina diciendo #ue en el arte reside una significación que va m.s all. de lo conceptual71C. Dicho su-eto esta%lece un enunciado est)tico #ue toma sentido con los lengua-es del arte al generar un saldo pedag"gico como su-eto su%-etivo de conocimiento y polis)mico ante su o%ra est)tica. De esta manera solo nos #ueda #ue decir #ue 2la pedagógica del arte tiene como punto el camino de los signos est#ticos, que inundan el mundo de las im.genes enunciaciones simbólicas que recrean la vida, la naturale3a, lo humano, lo imaginario, dentro de un infinito proceso de creación de códigos comunicativo)expresivos que le dan sentido a los intereses pedagógicos al interpretar la sensibilidad el entendimiento de la lectura del entorno0%. Es claro #ue el arte dentro y fuera de la escuela de%e constituir una actividad din+mica de los intereses vitales de los ni:os!as$ -"venes$ familias y la comunidad %arrial a partir de la vinculaci"n de e,periencias sensoriales$ emotivas$ t)cnicas$ cognitivas$ de apreciaci"n$ refle,i"n y cr&tica. E,puesto todo lo anterior #ueda la gran pregunta D#u) de%e proporcionar la educaci"n art&sticaE 2eamos entonces lo #ue a mi entender y caminar de la vida me sugiere. 6n primer momento se esta%lece en las ha%ilidades y sensi%ilidades$ como a#uel intento de captar conocimiento a trav)s de las formas art&sticas$ #ue son atravesadas por la o%servaci"n$ es decir/ 4el sa%er ver7 una corresponsa%ilidad con las tendencias innatas de lo lúdico y la cultural$ una pr+ctica predominante del su-eto ya sea por lo popular o la mediati'aci"n. All& tam%i)n se construye pensamiento. 6na otra posi%ilidad es el -uego cuando se entiende como el tra'o inicial del escenario de li%ertad1 li%ertad #ue se construye desde la autoridad e-ercida por la espontaneidad$ como un único fin$ tener un elemento de creaci"n #ue permite la participaci"n y protagonismo del su-eto en su verdadera movili'aci"n del conocimiento durante el pensamiento creativo y art&stico.

13 14

Ade$: 0rn#ei$ Rudolf: 199+. Pp: ,,-117. Hans &eor% &ada$er: “0ctualidad de lo bello” Editorial Paid*s' 6arcelona. Pp: 22-27.

15

Mario Gennari: “Educación estética: arte y literatura” Editores Paidós, Barcelona, 1997. Pp. 73-113.

6

En tal caso un segundo momento est+ en una constante disputa con el discurso cient&fico1 este re#uiere del uso de la l"gica positivista y parte de la investigaci"n$ #ue procede desde el lengua-e escrito y ver%al$ siendo as& sistem+tico y proporcional en una ra'"n con-unta. El arte procede de la misma forma ya #ue el producto esta%lecido por la sistemati'aci"n nos lleva a relaciones mentales y formas apoyadas en un sistema #ue determinamos inicialmente como met+fora$ s&m%olos o c"digos etc$ #ue admiten una epistemolog&a f+cilmente aplica%le a la educaci"n art&stica a trav)s de sus lengua-es de e,presi"n art&stica. >a hemos dicho #ue son una forma de comprender y reali'ar los procesos de aprendi'a-e del su-eto$ puesto #ue la comprehensi"n m+s profunda y significativa parte de lo individual a lo grupal y viceversa$ en un continuo del dominio de la e,presi"n art&stica y o%-eto construido est)ticamente. Se dice mucho #ue el arte es innovadorF *ero se nos olvida #ue innovador est+ vinculado a un marco filos"fico$ tales como pueden ser la educaci"n popular o los nuevos movimientos de la escuela moderna. As& estaremos seguros #ue guardar+ la actividad analítica, la actividad sint#tica la pr.ctica0& de tal manera afirmaremos #ue los escenarios de la l"gica cam%ian por la intuici"n y la construcci"n de un rum%o anal&tico!sim%"lico. 8am%i)n sa%emos #ue determinar una l&nea de investigaci"n con gran diferencia entre lo causal y lo no causal$ esta%lece un t&mido intento de clarificar el significado de la creaci"n a partir de t)rminos de emoci"n y sim%olismo sin olvidar #ue el arte a partir de que cada disciplina de la misma, concreta un dominio an.logo, que aunque se crea que son seme'antes, su forma de solucionar la idea est#tica es diversa, por lo tanto no podemos concebir al arte como una unidad, debemos entenderla como elementos que sirven a los procesos est#ticos parecidos 0( . *ara concluir$ la pedagog&a del arte en lo popular efectivamente tiene un v&nculo hist"rico con la educaci"n popular$ un movimiento #ue %ien o mal ha for-ado una militancia herm)tica en una dimensi"n sensi%le y sim%"lica en la educaci"n del arte. 6na imagen consagrada a una construcci"n de la educación artística cultural, #ue contiene un proyecto coherente social. 5onducido en un primer momento por el sindicalismo y posteriormente por las organi'aciones de %ase #ue crean un movimiento art&stico en la l&nea de emancipaci"n cultural contra el poder. 6n testimonio de no sumisi"n a los c+nones del arte por la cultura dominante. Estos grupos esta%lecen una pregunta clave como principio
16 17

Henr" 0. &iro>: “Placeres inDuietantes” Paid*s Editores' 6arcelona' 1992. Pp: 129-(28. Ernest &o$bric#: “La i$a%en " el o5o; nue!os estudios sobre psicolo%<a de la representaci*n pict*rica ” 0lian9a

Editores' Madrid' 19+7. Antroducci*n.

7

de la educaci"n art&stica. DGu) haremos nosotros por las generaciones #ue nos siguen$ para #ue ellos se apropien del arte y la culturaE Esta pregunta contri%uir+ a la compresi"n de los hechos sociales$ culturales y est)ticos de lo popular en los #ue se apoyar+ el nuevo proyecto de educaci"n art&stica y cultural en la educaci"n popular. (a educaci"n art&stica y cultural como nuevo concepto nos ha permitido emerger de una gran encruci-ada de varias d)cadas para responder a dos principios #ue est+n en -uego hoy d&a1 como es la preocupaci"n por la cultura y la educaci"n. Esta preocupaci"n conlleva a una din+mica transversal de la pr+ctica de los lengua-es de e,presi"n art&stica el cual consiste en hacer -ugar las complementariedades dial)cticas según la edad$ la e,periencia y el conte,to educativo y cultural de cada su-eto$ con un acento en la e,presi"n personal y el acercamiento te"rico como -uego fundamental del ver1 ese ver #ue implica pensar durante una e,periencia est)tica. Dicha e,periencia contiene lo acad)mico #ue descifra y comprende los procesos creativos de la o%ra adem+s de esta%lecer un saldo de aprendi'a-e y ense:an'a propio del su-eto. Según R. Arnheim$ los códigos de las artes deben proveer los nuevos lengua'es interpretativos creativos que condu3can a ser desvelados por los niños4as así hacerse propietarios de esa otra forma de la realidad de vida que el arte ha ido constru endo reconstru endo a lo largo de la historia de la 0* humanidad . De este modo la propuesta de los lengua-es de e,presi"n art&stica evita enmascaramientos de la realidad y el conocimiento. Pala-ra% lave%. Educaci"n art&stica y cultural$ ha%ilidades$ creaci"n$ imaginaci"n$ sensaci"n$ po)tica$ post!modernidad$ ver implica pensar$ est)tica$ hechos sociales$ lectura del entorno$ epistemolog&a$ conocimiento$ dial)ctica$ narrativas$ -uego$ racionalidad$ intuici"n!noci"n$ lengua-es de e,presi"n art&stica$ comunidad$ relaciones mentales$ actividad anal&tica$ actividad sin)tica.

18

Rudolf 0rn#ei$: “Consideraciones sobre la educaci*n art<stica” Paid*s editores' 6uenos aires' 1998. Pp: 8,-78.

8

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful