Você está na página 1de 61

PREÁMBULO

Te interesas por el Taro!,


No sabes muy bien por qué. Presientes que con-
líene elementos que podrían ayudarte a conocer
algunas verdades sobre li mismo, sobre tus eleccio-
nes y lu porvenir, y sobre lodo aquello que se
mantiene dificiímeme accesible desde siempre en
cuanto a la naturaleza del mundo o a! destino del
ser humano, lo que se llama misteriosamente «E!
Conocimiento».
Pero no sabes «por dónde coger» el Tarot. Te
molestan algunas cartas, aunque también reconoces
formas, imaginas ideas que te parecen familiares o
ejemplares, pero ¿qué se puede hacer con el seis
de copas, por ejemplo?
Si has leído libros sobre el Tarot !e habrás dado
cuenta que aparecen muchas palabras mayores, tnu-
cfia moral, y que los autores parecen muy seguros
de que avanzan, aunque se queden más bien en
vaguedades. Te preguntas de dónde y de quién pro-
viene esa autoridad, cuando tú no llegas más que a
tocar levemente el sentido del Tarot y si sus afirma-
ciones son justas; sus pruebas para explicarlo consis-
ten en apoyarse en otros sistemas o en sus convic-
ciones íntimas, que por otra parte, pueden no ser
falsas; pero sientes profundamente, sin poder expre-
sarlo, que hay algo más; que el Tarot no es esa
amalgama confusa, confitada y polvorienta. Tienes
razón: el Tarot es e y por tanto el más fiable que se haya utilizado
vía pura e integral, i es el Universo. jamás. Conforme con la tradición, hasta en los deta-
Tan sólo necesitas un medio para verlo. He aquí lles más ínfimos, incluso en el reverso de las cartas,
un método. Sí, un método, aunque le disguste la tallado en un brísiol espeso que el uso no deforma-
palabra por su consonancia escolar y racional. Para rá, con unos colores que debemos al aite del quími-
que lo sepas sin más tardar, el Tarot es, en efecto, co y del impresor en 1981, exactos y muy bellos.
una escuela. Una escuela sencilla, para niños (y los Veamos un poco cómo acercarnos a él.
que saben volverse niños) y, efectivamente, el acce- ;Con método!
so a aquello que se llama irracional no es posible Nuestro hilo de Ariadna será e! siguiente: ¿por
más que a través de un método racional. Un méto- qué existe el Taroi?, ¿por qué se puede decir que
do que la Ciencia podría aceptar y que permitiría viene del futuro?, ¿cómo encontrar en el Tarot tus
mantener una serie de pruebas objetivas, y no ya propíos esquemas interiores y los que son comunes
subjetivas (basadas en escalas de valores persona- en todo el Universo conocido, sin alejarte de la
les) sobre la validez del Tarot. realidad cotidiana? ¿hasta dónde puede llegar, re-
Estando a un paso del año 2000, o lo que los nunciando a la adivinación aprowmativa y peligro-
astrólogos llaman «la Era del Acuario», el estudio sa, pero sustituyéndola por algo mucho más bello:
del Tarot forma parte de los sectores que se sitúan I verse co-creador del Porvenir, el tuyo y el del
al b'mite de la Ciencia Avanzada, en la frontera
entre dos dominios determinados (pero que se cru-
zan a menudo): por un lado eli Inconsciente colecii-
vo, en el sentido que C. G. Jung le ha dado, y las
leyes holonómicas del Universo, por otro.
Al constituir un conjunto de 78 cartas, y un con-

d^sUr^T£¿. un modelo, una -aquc-

^fiííSi de sosten, -«<£-££


Tarot de Marsella, el más cargado de exF-
|
11 ,_. r .fff«Wf
' La expresión -
:onníc( ed««s) <
tan en constante interacción: asimismo para eí ser
fiumaoo el SUSDO es en pane tangible (se desvela
con un encefalograma) y en pane ímang&b (se
¿POR QUE? origen y sus significados múltiples escapan 2 bs
ínstiunrentos de medida).!
Empecemos por aclarar nuestro vocabulario. Si- Al Universo tangible le damos el nombre de Na-
gamos para ello el de la Doctrina de AJbarracín. - e! intangible mudios nombres, desde
expuesta por Rodrigo <ie Axagra, porque es precisa. «Dios*.
y no está aún contaminada por los comentarios.
Ya que ha sido mencionada la idea de Universo, >A SOBRE EL UNIVERSO TAN-
examinémosla más de cerca, de una forma raciona!
y progresiva. La Naturaleza está comp'elamente sajela a sus
propias leyes. No encontramos en eBa la cansa de!
I PREÁMBULO hombre.
Cuando e! hombre observa el cosmos —es decir. La Naturaleza, fuerza brutal, mecánica, parece
todo io que hay en él y alrededor de é!— se es perseguir una idea 5ja: acosar la perfección. Des-
cuenta de que el Cosmos se compone: truye sin parar (p.e. los individuos más díbü&s- !zs
— de unas partes tangíbies: que se pueden tocar. especies más inadapíables) para reconsmór caía
medir, aunque son invisibles. La Fsíca contemporá- vez mejor, es el progreso, la evolución. La naturale-
za oo se detiene nunca.
nea supone y, en parte, demuestra, que todas estsí
s la cansa da la Naturaleza, nos enroa-
panes son solidarias entre sí*, i obstáculos la causa de la Naturaleza
— de unas partes intangibles, que no son tzr.f.-
za- ahí no hay más que uoa
ófcs ni mensurables: no se conocen sus límites ni •- •asadas y de efetaos. La caasa de
contenido exacto; están mezcladas con las pane; i nube, la de ésta ea la erepora-
tangibles como por ejemplo, el océano con las p~- a, ele... Es necesaria, ea geoera!. fe
dras que sumerge, y esto a todos los niveles. " . varios efectos para prodoar un
El Universo tangible y el Universo intangible e;- >dado.
i contiene, por dsBnícióa, roda la
:e. Esta materia está regida absoluta-
nos afirmar qae es esclava— pw
Teoria del Orden íi , noy estrictos. LJamémostes -
rao Biográfico. d= Kzrl PribrEm.
en el sentido en que la legislación, rige la sociedad rizar, de echar Una mirada sobre el universo
con códigos: lo que va contra ellos es eliminado, lo intangible.
que trata de estar Cuera de ellos, también es Es mucho más difícil. ¿Cómo observar aquello
eliminado. que no se puede tocar ni medir? No hay base; no
Estos dos códigos son: se puede utilizar la escala de valores tangibles. Por
—el orden eso, la búsqueda del Universo Intangible ha provo-
—la duración. cado desde el principio de la historia del hombre la
mayor cantidad de fantasías; con esfo no quiero
— El ORDEN: cada cosa, sea cual sea su estado decir que estas fantasías sean inútiles y desprovistas
materia!, sóüdo, liquido, gaseoso u otro, ocupa un de sentido. Se puede abrazar una religión o una
lugar en el espacio aunque el ser humano no pueda filosofía que son hipótesis edificadas a veces sobre
verlo o controlarlo: una galaxia, un electrón, el hechos, pero también se puede tratar de observar
aire, ocupan un lugar en el espacio. este Universo Intangible.
Este orden implica un ciclo cuando una cosa torna Tenemos un medio: observar la consecuencia per-
el lugar de otra: el buey, al comerse la hierba loma mite acercarse a la causa. No podemos ver la causa,
su lugar; el hombre al comerse al buey, loma su pero podemos construir un modelo de esta causa.
lugar; los gusanos al comerse al hombre, toman su ¿Cómo llevarlo a cabo? Tomemos ejemplo en la
lugar. Así aparece: manera en la que se elabora un modelo cientifi-
— La DURACIÓN: una cosa ocupa el lugar de co(*): e! observador graba cierta cantidad de obser-
otra en función de una duración que le es asignada: vaciones. Parale!ámeme el teórico (que puede ser
la misma persona que el observador, pero en una
lodo lo que nace, muere.
Para cosa hay un período de vida. La Naturaleza fase distinta a la de observación) va elaborando
hipótesis o suposiciones. Por aplicación de las leyes
en s! no es ni presente, ni pasado, ni futuro; um
simples observadas en la Naturaleza, deduce conse-
solo es duración. cuencias. Esta será también nuestra acritud hacía el
Tarot. Si más adelante el modelo se revela en con-
tradicción con una observación se le abandona. Si
esté acorde en la observación más avanzada, se
conserva el modelo, aunque se le retoque.
Asf abandonamos las ideas visiblemente inapli-

^S^deiarnismafonnaobietivays
cables y modificamos los modelos, aproximándolos
y haciéndolos cada vez mus exactos,
Recordemos que NO PODEMOS HACER MAS
QUE UN MODELO de la causa qu« estudiamos. . —• -.- -~/ (p.e.: las
Esta causa no se ve limitada por los medios de que cuatro es I ación es).
'depende el modelo que hagamos", y aunque estemos Si este movimiento de cuatto está garantizado en
satisfechos, de él. es importante tener presente en el Universo Tangible, será consecuencia de una cau-
la memoria que la causa sobrepasa al modelo... sa situada en el Universo Intangible. Podemos en-
En la Naturaleza nada es misterioso: todo lo que tonces adelantar una segunda ley, un segundo ele-
es tangible obedece al orden y a la duración. Pero mento de nuesiro modelo de lo intangible:
para entrar en el Universo Intangible, empezaremos
muy despacio, para no caer en la fantasía, y sólo — SEGUNDA LEY DE LO INTANGIBLE: Exis-
te un cambio cíclico.
acercándonos a la causa a través de la consecuencia,
Por ejemplo, el Tarot, el i-Ching, etc... muestran Las consecuencias de esle cambio cíclico se veo
en la vibración de la molécula y la longitud de sobre lodo en los seres animados (p.e. infancia,
adolescencia, madurei, vejez) pero se manifiestan
onda del color (tangible) la consecuencia de un lambién en lo demás, incluidos los minerales.
modelo de! Universo Intangible. Veremos más ade- No hay ni orden ni duración (códigos de lo Tangi-
lante el por qué. ble) en lo intangible, pero podemos proponer una
Para acercarnos al Universo Intangible utilicemos tercera ley con que ampliar nuestro modelo- Hace
una técnica: miremos sus efectos en la naturaleza y referencia a los grupos, es decir, a todos los conjun-
agrupémoslos para examinarlos, La observación tlt tos que se reúnen bajo ese vocablo:
los grupos de fenómenos* tan sólo muestra lo si-
guiente: todo ocurre como si la Naturaleza (en sí — TERCERA LEY DE LO INTANGIBLE: existe
maestro feroz) no «quisiera» más que hacer progre- un cambio secuencia I.
sos, como si algo más poderoso que ella le ordena- Nos parece como si hubiese un maestro en lo
ra permanentemente progresar. En la Naiurale/:i intangible, pero no hemos observado las suficientes
no hay castigos, sólo consecuencias. De alu l!1 consecuencias de esta proposición en el Universo
Tangible, o se», que nü haremos una cuarta ley de
siguiente: ese modelo, para no tomar partido a favor de una
-PRIMERA LEY DE LO INTANGIBLE: La religión o filosofía y para no ofender ninguna de
única cosa que no cambia es el camino. ellas lo Humaremos de momento con un nombre
mídito que escriliiremos AZAR. No se trata del
UNA MIRADA SOBRE EL HOMBRE
Las anticuas iradicio.íes cuentan las batallas entre
cieífv ü<4 «Yang» y «Yin», es dear Intang.blc y
Tant-ible
T
pero, ¿dónde llenen lugar? continua (como estado
Xp« d hombre .1 Cosmos-. Igual que él,
de la mu ert e del cuerpo t a n b e
está compuesto de un Universo Tangible y de un
Universo Intangible. Es un microcosmos. Su cuerpo
taoeibie obedece únicamente a las leyes —todas-
de la Naturaleza. Su cuerpo intangible obedece tíni-
camente a las leyes del Universo intangible. P« mala, sino únicamente [a interacción de dos conjun-
tanto el Hombre tiene dos maestros: la Naturaleza, tos vibratorios. Estas vibraciones permanecen invisi-
bles porque el ojo no cubre toda la longitud del
maestro implacable y el AZAR, maestro sublime. espectro.
Las batallas o interacciones entre el lado malerml
Si aceptarnos en nuestro modelo el hecho de 'que
v eí lado sublime del hombre han producido -,«
«el océano» Intangible «baña« de alguna manera
evolución. Esta es indispensable: toda persona que iodo objeto tangible, cada elemento de la Naturale-
escoee muere; la elección hace el movimiento. Evo- za, desde el mus pequeño (quanta) hasta el nías
lucionar es vivir. Vivir sin evolucionar es monr. grande (galaxia) estará atravesado por su propio
océano intangible. Se le puede llamar, por ejemplo,
energía de la esencia, o Chi esencial —contó los
EL CUERPO TANGIBLE DEL SER HUMAN chinos—, porque sin él no existe la vida.
Recordemos lo que todo el

ion De N." 99 1977: -El ¡


IBM: sin programador, sin electricidad no funciona
Entre el mundo tangible y ei mundo intangible
del hombre existe una conexión, llamémosla perso-
na, o «yo» o mejor aún, ego ya que este término se
EL CEREBRO presta a menos confusión. Diremos abreviando que
es un mini-agujero negro- Para el astrónomo ei
Volvamos a nuestra observación del cuerpo tangi- agujero negro es un punto en el que la materia
ble del hombre partiendo de lo más o menos bruto. tangible parece desaparecer, y. no se transforma,
La vibraciún exieriar del cuerpo proviene de gru- entonces escapa ai orden y a la duración, a los
pos de células. Cancelando con una gran pane de cuales la Naturaleza ata lodo lo que contiene, como
estos grupos nos encontramos con el cerebro —sis- ya hemos visto.
tema nervioso—- Es una máquina computadora ati- El cerebro no es más que tangible: podríamos
borrada de memoria sin identificar. Manda sobre el comerlo. Pueden realizarse ejercicios para desarro-
conjunto de las partes tangibles del hombre, visibles llar el funcionamiento del hemisferio derecho o del
izquierdo. Es muy interesante, pero no se trata
Se manifiesta como el Maestro de lo Tangible, más que de una gimnasia cerebral. Si veneras el
pero obedece a algo muchísimo más poderoso que cerebro, estás venerando una máquina.
él.
El cerebro es un mecanismo que opera combina-
ciones y permutaciones de estímulos: se le programa
paca ello. Ejecuta, pero no hace nada por sí solo;
no hay cerebro en el espermatozoide o en óvulo,
tan sólo un código que el cerebro prefabrica. (por-
que ia molécula de ADN", igual que el espermato-
zoide, tiene su propia envoltura de energía de la
esencia Cía esencial).
Sin el cerebro no funciona nada en el hombre,
por eso se le puede comparar con una máquina
EL EGO LA ESCALA DE VALORES
Es la ¡n(eligenc.a del cerebro: no se le puede El «Mental» determina lo que conviene y lo que
comer... . no conviene. La escala de valores se va fabricando
Tiene la posibilidad de comunicarse con la maqui- desde el primer soplo de vida, y según lo que nos
na a través de tres Icngujes o comportamientos: rodea. (Cuanto mayor es el entorno, mayor es la
un comportamiento «físico» o «motor» escala de valores). Comienza a formarse una res-
— un comportamiento «sensible», y puesta condicionada.
— un comportamiento «mental» Sin cesar, el hombre ofrece reacciones a los estí-
en función de la escala de valores del individuo. mulos que recibe. Todo es reacción a una reacción.
Fabrica reflejos condicionados acompañados de La escala de valores engendra un comportamiento
reacciones químicas' a partir de esta escala de valo- que guía la vida: hacemos cosas agradables —según
res (p.e. me enfado cada vez que alguien me llama el comportamiento sensible— para los demás y para
pobre diablo, y sin embargo si me ensalzan no me nosotros mismos, porque son *las que convienen».
enfado. En mi escala de valores, la sublimación ¡No es nada sublimel Ahí todo se hace para satisfa-
está alta y el desprecio bajo"). cer el interés y la conveniencia. Pero a veces hace-
mos algo que calificamos de espontáneo («me lleva-
ba una fuerza...». No es e! ego !o que funciona
(p.e. salvar a alguien que está ahogándose, enamo-
rarse...), porque con su lógica, su sentido de la
conveniencia y del interés, cohibiría la respuesta
espontánea.
Luego para mostrar lo que es un esbozo objetivo y
metódico del Universo en el que vivimos. Tercero
para comprender como nos acercamos al Tarot. Es-
te maravilloso modelo de conexión tangible-iri tangi-
LA RESPUESTA ESPONTANEA ble nos muestra los dos universos. Observamos lo
tangible para observar los modelos que nos propo-
ne, y tan sólo después empezaremos a encontrar lo
intangible sin caer en la fantasía. Esta forma se
süúa en lo opuesto de la que se acostumbra a tomar
cuando se trata de esoierismo.
micción, pero es llevada a cabo. ¿Por qué hablar de esoterismo? ¿por qué existe
Por ejemplo, el amor, según el Ego, puede ser el Tarot?
físico (airacción motriz, vibradora), sensible (agra- Avancemos con valor por el bosque de las ilusio-
do), manía! (conveniencia), o todo a la vez en e! nes y los destellos (un mismo vocablo, maya, los
mejor de los casos. El amor que viene de lo Intan- une en sánscrito).
gible es diferenic. Esta fuerza espontánea nos mo-
verá a hacer cosas que serna juzgadas como imposi-
bles scgín el Ego. El Universo sublime", en ese
mismo momento, se está manifestando.
En su evolución, el ser humano busca lo sublime:
el contacto con lo Intangible; trata de escrutar el
AZAR.
Esio no es posible si no se acepta primero que se
encuentra sometido a las constricciones de lo Tangi-
ble, mirando como se producen, sin anticipar lo
Intangible para empezar, sin contarse «cuentos»"
Pero, ¿por qué este preámbulo tan largo?
Primero para que el vocabulario que vamos a
utilizar en .las próximas páginas quede bien claro.
lo esencial dejando a un lado provisionalmente los
medios o las circunstancias aparentes que !a escol-
tan o la manifiestan, se trata de información v
luego, nada se opone a la construcción de un mode-
0 EL TAROT lo sobre el origen de la información, científica-
mente.
CONOCIMIENTO CODIFICADO Pero antes de haberse convertido, desde hace
tan sólo algunos años (y, desgraciadamente no lo
El académico Jean Fourastié declaraba en febrero ha sido para todos los científicos), en un instrumen-
de 1979- «Siempre fie pensado que el hombre tiene to muy fino, con un campo ilimitado y que respeta
dos fuentes de información: La Revelación, sin la la materia sobre la cual se inclina, sin reducirla, la
cual nuestros antepasados no habrían podido hacer ciencia ha evocado una materialidad embrutecedora
nada, y también la ciencia. Desde el mismísimo y bestializante* y una estrechez de visión que han
momento en el que existió ia Ciencia, nos ha dado marcado una larga etapa y herido las conciencias.
informaciones sobre el Universo que son, a mi pare- La reacción ha sido e! desarrollo de una descon-
cer, de la misma naturaleza de lo que se llama fianza en el poderío absoluto de una ciencia aún
Revelación en la fe cristiana. En ambos casos son poco digna de este nombre.
informaciones sobre el Universo.» Se creía que la ciencia condenaba el espíritu, o
con un tonillo menos cargante, que lo tangible bus-
caba negar lo intangible. Así se guardaba en secre-
CIENCIA Y REVELACIÓN to aquello que procedía de informaciones poco pro-
Este atajo notable dibuja ia situación que el hom- bables y sin demostrar, aunque fuese una revela-
bre contempla como suya hoy en día. Desde hace ción, por definición personal, o una enseñanza
cincuenta o incluso treinta años, para definir la in- transmitida por una larga cadena, de maestro a
luición o la «revelación» ya no se intenta unirla a discípulo, o de hermano a hermano, a través de los
la telepatía, a la magia, a un fluido conductor o siglos y cuyas bases —de las revelaciones— habrían
algo similar, que se conoce aún peor que la intui- sido cuidadosamente disimuladas. Y. después de
ción. Se actúa a lo «científico», es decir, sin que todo, no parece que ninguna sociedad iniciática ha-
intervenga una hipótesis antes de una observación.
Se analiza el contenido de la intuición antes de
proponer una teoría sobre la naturaleza de la
intuición.
Uno se da cuenta que reduciendo la intuición a
cerdos. Poner al alcance de alguien una verdad que
no caá a la altura d« comprender y.o vivir, engen-
; : dra una verdad que puede ser muy grave (suicidkil
-:-" . , . „ , . , . -mar :_i intangible, y si. ea el caso
i» «nías reveiaciones* . o eran Por eso, e! acercar»: a! Tarot proixxa irriíaciofKi
'"" " ,"[ (.^-¡j Bables tan soto podías m- o desórdenes cuando se carece del medio para pro-
•ar en una sociedad iniciáiica en la que gresar. El interés de estas irritaciones es el de rnaa-
" " ,'." .---:.-_^-¿|ki que se le enseña con leoer ía curiosidad lo suíídentemeníe aleria para
> adelante: es decir, al desarrollara: et¡ tu
3 aaaeilo que se ie propone hacer. No
interior la batalla de lo Tangíbie y to ír,:. ; -_ -
io esto de *t*er a plantear la dignidad o la .i-.¿s de lu persona. evohickMia toda~la raza
fafidez <fe bs sociedadi» iniciátieas y sus proceso, humana.
al contrario: so papel, *a «e^a, consiste en hacer
r lf e
madurar -• ' ' contado apropiado
CODIFICACIÓN Y DE CODIFICACIÓN
a» iodos aquellos que están más maduros que él.
v por supuesto, transmitir ciertas verdades que esca- ¿Cómo amparar estas «reveladcwKS»?
pan a iré criterios científicos. Varias corrientes ba- Era necesario expresarlas- en un lenguaje cu;- r •
sadas en las fe-velaciones., en apariencia diferentes, facse 'cceable a oíalquiera: on leagaafe axj;-!-
. • . .rs d esQtensfflo, transmisor de lo que **; cado. La codificación consistí; en ana cono:. -
esconde para la gran mayoría. esencia! p;ira h transmisión. Reiconfcows: estas -t£-
Cuanto nas r.os remnotamos en el tiempo, m.-.'. veiaciones» eran informaciones sobte drosraos. su
se acentúa U dkoiOHtü enire rex-eiación > cicnci.i natuiaieza O la iiel hombre, o más bien. ^::r-
.-•j no exi-üj aun. No se podían iransmi- TangíWe y lo In¡ang¡We. y su encaeolio. ;aiso
cniooces las «reveiañMesn mas que bajo un-i eiphwivti!'¡a!!írrjdor!, sobre todo para "los regttnc-
(wma muy disimulada, muy autoriiarb. y tan soln ncs poliiicos y religiosos vigenies.
• bombrcí c-j,- r., • la deformasen ". e» ducii. I¡>- La codificación es el arte de est-onder e! conietu-
ido wguir una íormariitn particu- do de un mensaje sin alterarlo. Se recurre en^"ces
. . . . . mes», fan Jiferenieí. del ínnic\!" a un sistcrru de represen (aciones > üí sm
ida colidiana. podi;m herir mortalmcn- com... ton el I-Ching. la Asliologia. la Aiqamta. la
a seres que no estaban preparadas, de :th¡ v!
- " -. V K • :,-\'.;-\ 3 (omar: "Non M.irLM Cabala, etc.... o el Tarot.
Por eso d Tarot tiene que «r ante redo c.
Me paróos. tVIl:6): rw ofreícas perlas j U» crípu>graíin. es decir el arte Je encontrar el ado
• M coBiDUiadora, extensión
B.üi»ctó« £ * COB.P e dd ane de

o h-WW ™J^ ano[aba que la cripto-


Si.Salando paralelamente a la AI-
TAROT Y SISTEMA NERVIOSO
qU
ET'Íd¿eSdo para codificar el conocimiento
defSt « ^ una gran simpl.ddad. su ev.denaa Pero el arte de la decodificación no se ha de
£le Suso pzra preverle. (Por e,emplo. parece separar jamás del instrumento de la misma. Este
^complicado el recurso del conocimiento del instrumento no puede ser más que el cerebro (re-
,^vecto que siguen los planetas, en Astróloga; o curra siempre a la primera parle del libro) ¡Sin
de ta espaginX en Alquimia, aunque la Astrología programado! o sin electricidad, no funciona!
y la Alquimia vayan mucho más lejos que el código Este instrumento es también el matena!-deposita-
rio privilegiado de la Revelación; pero no sabemos
que utilizan.)
Basta con mirar ei Tarot para descubrir el código: aún utilizarlo como instrumento y a la vez como
observarlo sin hipótesis y sin a priorL E! único a material. Así pues, con una cuchara podemos remo-
anón seis que, de momento, no vas a rectificar el ver crema de chocolate y también coger crema en
Taroi, y que de momento, lo vas a tomar tal como su interior, pero no podemos hacer tas dos cosas a
la. vez. Encuentro esa cuchara en el Tatoí: el Mal
la lleva sobre su hombro. (Te das cuenta como
ya...)
Tenemos que utilizar un sistema de .espejos: el
Tarot nos muestra una imagen que el sistema ner-
vioso nos permite reconocer en la parte intangible
del ser humano. El sistema nervioso —ver más arri-
ba— está programado para establecer permutacio-
nes y combinaciones de estímulo. El Universo, en
su feroz caminar hacia adelante, permuta y combina
sin parar No habrá que olvidar entonces que t.
Tarot también se basa en las permutaciones >
combinaciones.
' Escriior. co-auloi de El Retorna dt los Sm/oi, que caí
biú las costumbre* del pensamiento occidental, filósofo <k
- iradoja. BrtKÍer estaba dotado de un apalalo ocular pee
liar, v de una memoria absoluta, a! menos a nivel human
superponer. Estas 22 canas han recibido -no se
sabe de quien— la denominación de -Arcanoí
Mayores-.
Por otro lado entre tas 56 canas restantes Qlie
DESCRIPCIÓN DEL TAROT reciben la denominación —¡también de orisen des-
conocido!— de «arcanos menores- se destacan cua-
M pres n
a T3rot <fc* M*^
*. ttiran
f ^ ^IV3 forma
«rtá" ««angular ^ 12.3 cm. por
tro que representa cada una. una ¡masen diferente
- -i número, ni espacio para ello. Dieci"
"'- • - vai esquinas están redondeadas para que tan cada una un personaje diferente,
ro^doWen «"> et UÍO- Ün IraZO negrX?- rectanSu- iré situado en un espacio por debajo
ar de i mm de grosor cerca el contenido de cada , menos la Sota de Oros, que llera el
caria- II 6 caí jwr ?•" cra- eD e' interior del trazo. ¡ la vertical; cuatro series numeradas a
& reviso está «Earoieadc» cié azul, es decir, un s canas en un orden creciente, del n
rotor v mt diinijo ópticamente neutros, que no lla- a serie que iiaman «oros- por compa-
man la atención, y no se corre el riesgo de cristali- airo personajes que tos .llevan y que
zar ningún efecto psicológico cuando se «tiren» las ; oros». Los dieciséis personajes pine-
cartas, dejando asi que se ejerzan plenamente las ro «familias" (rey, reyna, sola, cabíiis-
formas y !cs rotores de la carta que se rodea. longan las series y llevan tos nombres
Se cuentan 22 canas que al parecer forman un >ada. Basto y Oros; las tres primeras
conjunto, j-a que se componen (odas de tres ele- [3 cuarta en plural
menios desiguales por e! espacio que ocupan, aisla- uágenes, nombres o ausencias- tiep.üi
das por mi trazo negro de I mm. de ancho; arriba
un número en cifras romanas; en medio la imagen. es meaos impórtame ni interesante
y abajo el nombre con mayúsculas. Dos canas esc.i- una cuenta en el sistema de combi-
pan a esta regla: una tiene un número, y no tiene ;nnuiaciones. Es cieno que algunas
sembré ni espacio para ponerlo, el arcano " NI11. -ejes o puntos de referencia, pero ea^
ia otralieae un sombre y un espacio que no conl- ildados simples notienenmás que un 1
oe ningún número: el Mal. Veremos más adelank 1 y ningún poder ejecutivo.
que. en bruto, eí arcano XIII es entonces innombiY-
el Mal. innumerable, y que se les pucú-

no; operaáiía miseriosa (Alquimia). Nombre


as- del Taro!, especial ráeme a los Arcanos Ma
VÍA
FRANCESA

cii.iil,
\e p t ' i p - M i r - n «ni lil'io, por ejemplo, W C'dpi'to/. iU-
,| ..Auliue»". I n AMiolojifo HTK'^nt M . i i x ; el l.ihi-a Unjo tk- M;u>; H /.tftro t'm/-' id-
i tliiliMio' 4 uc M- k lia eMiauio). I :. K t i i í J ü l i ; l.i / AtHi,i,/« ,/,-/ (liráwlM ¡I? junio del «H"
lídescí más que hebrea, a«iui«e se n t-íMK'iíiii. del ;;cliei:il De (¡iiulle (|)ar¡l (|UCil:itiu>s
¡1 k)s llii jmlios V k's piiedr sei en el lerteiH! poluií'o). Salvd ju]UclU« que se li:in
!\inliy;u!ii "L-nmpaneiW" ¡nitnpaikw ülrcdídm ile l.t
-elivj pih-o eMendi'la, es impnieiii'ühk- llama Je! IS de jimio (enmjuuiero. del !»((ii: aun y
1'tinn, i|iie ooni|iarleii el p¡m), ¡iqiidlos íjuc *« ¡tfü'i-
p,m .iln-.k-doi de un lih.i. lona:ii» parte de líenlo
y se Ihiinan c-iuie sí ..eain:ii:id;iv (Je: cámara, h!thi-
(.K'iriü). Una hahiíaciiin, -.e^úii el diccionario U-
raissc. es un lugar en el i]iK' ""« « ;icut-.t¡i. donde
duerme. l-ii(,nieos los camaiad^ vonipiínen el MI.
fin. /.No ie iijsnipiiii en eííaiata-.?
l'»i oiro lado, wnsitlen-inos In libcrwún. t i =•
Jo un preso ha skio Hhcrado. h pii"i<>n «P"c "'
ik-iKlo, el preso HO Ucnc ^..MuU J«= > l ' "« «
jue está mucho menos desarrollado que e|
;ériO izquierdo, o más bien, menos «enereeti
¡ -merlos «utilizado». Timothy Leary en su
. 'ologique llega a afirmar que esia especiaUza-
ción del hemisferio izquierdo a expensas del hemis-
ferio derecho constituye un verdadero "sacrificio
neura!» de la especie humana.
La imagen llega al cerebro y lo impregna más
rápida e intensamente que la lectura. Los mecanis-
mos que ésta pone en funcionamiento dentro de!
sistema nervioso toman los circuitos energéticos del
hemisferio derecho. He aquí el porqué de que e!
JocaJi paite derecha del cuerpo (se es «die: Tarot no sea un libro.
gobiem
iro« o se es -siniestro». Si se desea ir desde París hasta Pekín, para saber
En ef cerebro hay dos hemisferios separados por el camino no se mira en un libro, sino en un mapa.
una escisión, e] «surco de Rolando». En el transcur- Por supuesto, el mapa no es el territorio, pero le
so de [a evolución de la especie humana han adqui- ;enta directamente de una forma inmediata,
rido una especialización diferenle. ¡ta razón el Tarot es un conjunto de canas,
"La especialización hemisférica surgió a partir de todas formas es erróneo querer funcionar na-
la diferenciación í!e los mecanismos motores del íás que con el cerebro derecho, es decir, nada
cerebro. ¿Cuáles fueron los actos motores que a lo más que con la información de naturaleza intuitiva
largo de la historia de [3 evolución produjeron h o «reveladora»; ¡y es también un espejismo! m cere-
presión selectiva que engendró esta especialización bro funciona sin'tener en cuenta tu volición (y sin
tal y como se la ve en e] homo sapiens?», se pregun- el programa y ¡a electricidad, esta máquina I.B.M.
ta Karl Pribam *. no funciona, recordémoslo). Seria erróneo, ya que
Sin embargo los mecanismos de la intuición, ti si la intuición no se aplica a una estructura construi-
decir, de un proceso rápido, tienen su punió de da —gracias a los mecanismos del hemisferio iz-
anclaje fisiológico en el hemisferio derecho del cerc quierdo— no se la puede utilizar. Por oirá parte,
esta es la razón de h a b e r empezado nuestra
aproximación al Tarot por una observación racional
" Neuropsicofisiólogo y neurocirujano americano. pi° *• ^
de la Universidad CalLforniana de Standfoid. auior de '-'"| del Cosmos.
guages of ihe Brain y uno de ios descubridores de I..
holonúmica {de la que trataremos más adelante).

34
, DE UNA METODOLOGÍA
d Larousse es «la pane

LEER Y DESLEER

Los conjuntos y las combinaciones de los Arcanos


Mayores y menores se extienden a todas las posibi-
lidades de la experiencia humana, incluida la expe-
riencia por venir, así como todas ¡as situaciones
psicológicas.
En oposición a todos los exégetas que intentan
justificar e] Tarot como supervivencia del pasado,
se puede mostrar hoy en día que el Tarot viene del
futuro, por que sus niveles de significado aparecen
cada vez más. y tienden a una espede de perfec-
ción, sin que se modifique el código lo mas mínimo.
ro, V después será más que Lo que has de descubrir antes de olvidar que
se puede considerar el Tarot como un sopo - sabes leer antes de desleer, antes de «tirar» las
TíMás bie. tú serás el soporte, y te parecer. canas, es el contenido de esta maqueta del Univer-
so, Lo descubriremos u tuzando los mecanismos de
^Sderríen su interior la l.ave de.das.as si^-
la lectura.
ciones, abarca e! esquema de la evoluc.ón col^ La meta de esta guía metodológico reside en su
de la humanidad, y a la vez, la de la evolución libertad (que no liberación). Te permite trabajar
individual.

«Hay que exponer el Tarot bajo los'»"—


luna nueva» ' Por supuesto vale mas envoiv,

• Ver El An
Ed Grimaud.
EL ESOTERISMO VIVO
ver con ei imuí, os^nm „
ao tienen ^ri^ del Tarot un ritual que dé
i:3T c El esoterismo no consiste en tratar obstinadamen-
* *- " '"" -á haciendo, y, en este sentido, no
peso a lo 1ue eino ^gy» que hacer nada de esto. te de robar la luz escondida, pero sí de conquistar-
,;., nsaios: ; -1- ••'- yarot y nada más; lo único la; consiste en modificarse, transformarse, transmu-
; Ta tarse, para que el Conocimiento viva a través de tu
\ f híí^ es animarte, cuando hayas asimila-
; L persona, que la luz irradie de tu ser en un contagio
' ' ''3 ^i ,1v hayas entrado dentro del Tarot
SltX^S Universo), a no volver a de evolución. Claro está que el hombre de hoy no
es más sabio que ios que le han precedido, pero
": "" ; - ;* euía («Y ahora. Nathanael, tira
^-^rfvS.^nclusiondeAndréGidepar, está más evolucionado. Sus posibilidades son más
amplias, aunque las utilice poco, mal o para nada.
•£S Noiiriwa Terreares). Porque en ese instante
(Ejemplo: la duración media de la vida ha aumenta-
habrás integrado el Tarot, y se habrá convertido en
do más de diez años en el transcurso de estos dos
un agente de ¡a «Conscienteligencia», como dice
últimos siglos; la raza humana comienza a elevarse
Tim Leary. fuera de la afracción de la gravedad terrestre). Esta-
mos en la época de apo-calipsis. de desvelar. Los
astrólogos hablan de la Era de Acuario, el Agua-
dor. El Aguador es aquel que viene agua. Vertir
es comunicar. Reír es hacer circular energía.
Y una vez más. el Tarot es una maqueta del
Cosmos. Te encontrarás ahí dentro, y mucho mas.
El esfuerzo producido para decodificar este codig-
hará que seas capaz de recibir directamente la intor-
mación contenida en él. Aquí aparece la MOTIL ,-
«información sutil», que ha salido a te l u z -

_ recibidas..
L, «rfKta» Tradición " permite que el ser hu-
va ai máximo sus posibilidades; he aquí c!
i»n 'i±> dtl esorerisnío.
JDO tiene ua camino propio en el que Iai
,—iradas íBamada» también -pruebas-, espejo. ¿COMO?
ne aprendemos a vernos tal y como somos i
. . - -,; en un orden diferente o no ser Cuando hayamos estudiado el Taro!, cuando ha-
. . - - r ;' misino ritmo, aunque los com- yamos pasado tiempo con él, emonces y sólo enton-
tess JKO rendo ideáticas y casi inmutables ces nos aventuraremos a salir del tiempo, ncs deja-
- ... -" • ;.- ' ;. ei m¡;mo: obedecer a IL • svar por el delirio ". e! de los profetas y
-Ir' -—.; Tangible; evolucionar, más esac- las pñonisas, aunque más modestamente. Será en
scipar la sácuienre etapa de la evolución el capííulo *Hasta dónde" (¡a respuesta es: sin
o fe k etapa final ¿quién lo sabe?—. Ürnite!.
; , -~¡x después del Homo-Sapiens? ¿El Ho-
ii»-G¿áctL :•_-" Y. ,¿u¿ camino comienza o vuelve I. LOS MÉTODOS SUBJETIVOS
. ; -i.-.-i- -;-• í.: ::csco XXI? (después de !a inver-
áaaódirawoXX". Para acercarnos al Tarot como nos hemos acerca-
do al Cosmos, utilicemos un método de observación
. / — . tsctrio? Ahora llegamos a ello, gracias
r:/ haber tenido la padencia de leer hasta aquí. estricta que nos permita, en este modelo del Cos-
mos que es el Taroi. reencontrar la información
Era EKfapettsabte ejamicar cuidadosamente los in-
codificada- Ya lo apuntamos al abrir este libro:
algunas cartas nos "molestan». Así es que el Arca-
no X ataca los nervios, ios Bastos te producen pal-
pitaciones mientras que tu mejor amigo odia al Rey
de Oros, tu hermanita se vuelve loca con !a Esireila
y el Hermitaño ": tu vecino se ve reíkjado en el
Emperador, y la mujer de lu vida nene alto de J»
Justicia, o de ia Reyna de espadas, tal vez.

" F_n f ran;éí. iufe.o de palabras: dé-finr. deí-toa y í


. A QUE SUENA TODO ESTO?
' n reacciones del EGO basadas en criterios casi
siempre incomunicables, pero las sientes tan intni-
. mvas Estas reacciones forman un obstacu-
;;£rB ""a observación fría y objetiva. Algunas UN TEST PROYECTIVO
,e asustan (no conocías esa faceía de tu personali-
dad) y edemas no las conoces todas. No disciernes El EGO defiende su escala de valores con todas
los motivos que las provocan. sus fuerzas y todos sus medios *, sino la base sobre
Entonces empezaremos por una observación sub- la que se apoya se verá quebrantada; actitud de
jetiva, basada en tu escala de valores, las reacciones defensa natural y lógica. Al hombre le gusta vivir
de tu Ego, y todas las asociaciones de ideas, todos en un sueño. No quiere ser realmente responsable
los recuerdos que se presenten, sin discriminar ni de sí mismo (estamos en una civilización de asisti-
rechazar ninguno. dos, aunque por un lado esio represente sin embar-
Sin embargo, sentirás una resistencia interna: e! go un progreso). ¡Cuidado!: el Tarot es un instru-
EGO que conoce los peligros del reflejo espontá- mento que corta, no escapa uno a los consejos que
neo, levantará una pared, en cuanto éste corra el se le piden.
rieigo de manifestarse. Lo más difícil, sin duda alguna, es reconocer que
uno se ha estado engañando, que se ha estado «con-
tando cuentos». Hay que destruir suavemente esta
base y sustituirla poco a poco por la realidad.
En un principio, el Tarot funciona como un test
de Rorschach *", provocando reacciones a veces
violentas, hasta la repulsión o incluso un miedo-pá-
nico pasajero («tiro estas cartas y no las vuelvo a ;
mirar nunca más. Todos ios personajes son vuiga-
res, feos, ridículos y provocativos»). Déjalos apare-

* Por ejemplo te caerús de sueño o tendrás que solucionar


un montan de detalles urgentes en cuanto le pongas a mirar
el Tarot.
" Hernuim Rorschach, nacido en Zurich. en 18Mj*h
quiaira
la persc
línta.
enera!, decorativo u ornamental. SIMBOLISMO Y SISTEMAS
Fiiate si los, pem-najes te recuerdan personajes
reales novelescos, pe/sonajes típicos o concretos Rápidamente le tiaras cuenta de que tus movj-
Por ejemplo: mi abuela (la Papisa), y mi madre (I,,
mienKv, iniernoi —meníw los recuerdos personales
Emperatriz): mi moralidad (la Jusnua). V la icni.i- precisos. -1,1 s.ita de espadas es mi compañero de
ción {el DiaH." í arl^m.iíi». el rey de Copas, j
pupiírc de Politécnica— le conducirán hacia cosas
Ana deBr--^ - e a le Oros, o bien el Sanio
a las que ya te habías acercado en el campo de la
Grial, la Copa, d fascismo, los Bastos, cíe. Tradición, hacia los símbolos.
Tendrás fijaciones con lal o cual carta. D¿jaU
Y llegamos a los distintos \ocabularios simbólicos
producirse, míralas. Anota los sueños que tenga-,
(¡ue podemos identificar en el Tarot. Esio parece
en esos momenios, aunque no parezcan tener n i n -
erapareniarsc con ¡a numerología, la aslrología, el
guna fíisiáón con el T.'ttoi.
<:•.< -.¿-i le disguste una caria, nú la rechaces. camino de la individuación '. ei paganismo, la his-
toria de la humanidad, etc . cnnsiitu\-endo lodos
Déjate la poiihílidad de que hable, de que le eme-
un código separado de una información por la
ñs Jjo. , Q« es ' L'J- DXb :e dbgUSta?, ,;sus
rr-pa-,'. ,:yj ,:- - ;-1 . juál de los rasgos de >u Revelación.
Varios ¡tutores de buena fe han creído que el
rosífo.'i. , . :¡}!..-j,^nnes que parece
Tatol se confundía con unv' de esos caminos. Remí-
tener?, ¿aquello que parece diíimtibrlo?... l)e).i 1
-vis numerosas ohrj^. por ejemplo: El Taroí
que le disgustó. Aciípialo Apunia tus ohseriiacio.
de André Peñlbon. Ed. Omnium Liimirc, tu Tri-
í»rDüS -iri-.naiuj:), poniéndoles b fecha. p»i-
. •• e ;„• /ící,!. Je IHncl. t;d fj" 1 Derain. Taro!,
jran cuantío i.-i% carias n ^i.ilí. t-.wvu, tiel p>!quialra c:in.ií!tense Euiiartl
ceonwciis CIl cada unn M n n . T-vl. Moriagiic. Monlrtvl M:¡n¡¡:¡l airapto
./'• Í.J fMerpKfadór, <lt¡ T^ci. de Hades. Ed
Butrirn fí í'un.i </,• /,» /í.í,'!(víi¡<». Je 1J-'P«S- Ld -
Étangles.
^nantes; así ei imor
etenden ser conocidos, también acaba de saur en USA The GanK Of Ufe , ...
- " >
Leí» justifica sin ningún
Ios ArcaDOS Mayores v ei
Tlmothy Lear>', en el que traza la política de¡ ¿»i
basta la fusión galáctica, una obra atrevúla v senial
-» - deJ I al XXI (ver mas adelante).
Los Arcanos Mayores también pueden represen-
es han explicado el Tarot recurriendo tar la historia en cierto modo psicológica del ser
, S'w ¿Testas; revisemos algunos elementos me- humano que empieza por construir sus juguetes 0}
nos conocidos. luego va al colegio (II), pasa por un período de
Es asi que uaa escuela de pensamiento gnósticu. estrecho lazo con su madre (III). Juego con su padre
que se presenta como junguíana (ver nota anterior;, (IV); descubre la autoridad religiosa (V). elige sus
v que se revela como una autoridad en Australia, amigos (VI), descubre los medios rápidos de despla-
ños ¡rae una «revelación extraordinaria» sobre el zamiento (VII); choca con el ejército y coa cual-
Tarot, aunque desgraciadamente se centra en lo; quier ley rígida (VIII). se encuentra en una siius-
Arcanos Mayores: cuando el cristianismo invadió el ción inestable (X) de la que sale por la fuerza.
mondo, los poseedores del Verdadero conocimiento (XI), etc. Seguid solos este jueguecao instructivo.
se reunieron para dejar a las generaciones futura-, También podéis buscar otros.
el retraio de los verdaderos Dioses antiguos recha- La numerología simbólica sigue siendo el caballc
zados anle el Nuevo. de batalla de aquellos que. expertos en esta rsaie-
Vemos a Isis en el arcano II. a Saturno en e! ria, no conocen el Tarot. y tan sólo fe aplican un
VIIÍl, a Venus en ei XVII, a Eros en el VI. i. sistema de números. Maiería básica de! Universo '.
Artemisa en el VIH. Diviértete descubriendo otroi. el número se encuentra lógicamente en iodo mode-
pero no le preocupes sí no coinciden en todas lat lo o maqueta de! mismo."
r cartas. Es elTaroi justificado por el Paganismo, c Tómate también el tiempo de hacer este ejercido,
: más bien el Neopaganismo. remitiéndote a un manual de numerología *". re- ^
En los Arcanos Mayores también se puede ver la cordando que el Tarot también liene sus combina-
•'-•' •---- -'. la humanidad; aparición del horno sa- ciones propojas.
. ••• ';. ; ' >des de] Chamanismo. H; del Matriarca-
.'" •- - Patriarcado, IV; aparición de la Grar. •• Ed. Peare PreEU-'Siarsíed.
• Ver: Vida v Minerio de ¡os . dt F. X- Cn^
\ - ' ; '; nasta el Arcano XVII (contacto cor.
ios oíros cueroos celpítcci-v\/ni/i. - A Ed. Albín Miche!. ,.n,, --
NON. IN
<hem S caminadc " U autora hace un jusfo de püttw*
wbre la iunaV XV ni ' ° bre) v NOMBRE (Número). (N. oe T >
humanidad J'¥ no m ' " 0 5 encontraníos "*» oir;' •-- Ver Vúmero v Tiempo, de Maris
demasiada ¿merL -• -ü. \f V SegUIren
Sin embargo, * tem
esla° onda.
**? Ed. Fonlaine de Pie"=-
.„„-« a! unicornio; animales eníurecid
^c i«*s entre el Tarot y cualquier filo- 10 XI), espadas con la punta cercada d
»*to*£*2£ d mundo p^ sufrir lo '<• Espada), águi!as-grifos (Arcant
SSStoí»*-'*56 acmallo mejor
rebgión 06 er,0
posibie
ff5?£3 **- -í-
! - ' .,- e| mundo Tangible para obtener i™ i izouierda
~^ -"~ " o on w
¡ j "tiEtna t
s de lis (sene Bastos), hojas de ac
? £[ mundo Intangible, principalmente des- .rada), varias copas (la Copa) Varios
íventualmente en ei trascurso . tados extraños... Hay que apuaiar aue
villa bajo nuestra forma actual). yanto negro, sin patas, del arcano XVVf nose
—jeatra. que yo sepa, bajo el nombre de'mirto
l EOLOGIA Y HERÁLDICA más que en los diccionarios de Heráldica franceses
"•,.¡icaario del Taro!, que desea guardar e. o españoles.
MIO. ha desarrollado todo un comentario de Olvidada hoy, dado su lazo de unión con una
canos menores según la estampería arcángel:- .- TJ soda! desaparecida, la Heráldica se COB-¡-
igad, Señor de la Espada; Rafael de ía Cop- '-; imágenes familiares \ significativas pir.=
. - ..¿s que precedían la gestación del Tato: c.
is;. de tos Bastos- (Uriel, como Señor del E- Marsella, dibujado por Nicolás Conven bajo ei re-
parece ser más incieno.) Las series aparece- ¿e Luis XV.
¿ \iiioa como las legiones angelicales, Sus parentescos son aún más cercanos con Ifc
cirupo aún poco explorado es el de la Her¿.- trabólos cristianos. No nos encontramos por casua-
i >ití embargo permite muchas comparacior.E- lidad con un Papa (V). un Hermiiaño (VÍIH) (pero
:Tjr.->;. La Heráldka. o ciencia de los escud"- fíjense, con H, como Hermes). un Ángel, que iieae
. T V - . 7'oviciíe de las imágenes burdamente :brc de una virtud (XIIIIj. un Serafe (XXi.
e oon coktres brHJanles. que los caballero- i (XV). un Juicio {¿final?. XX), mas el
aa en la primera mitad del siglo XII. para del Grial (la Copa) v de! manir Ha
rse en los tómeos y batallas. Viene de E^jadaj-
remotos (totems). Estas imágenes maniíes- Pero. ;qué escándalo:, también nos eDíonüamts
. aa experiencia personal o un signo físico, o con una Papisa, urta Eslreiin •?•& -«vestida, i
.->i3ii al nombre de la persona. -; Bastos que remanga sus faldas, y un¡ AB-
SelÍOS í jáltiicos
v rabearan muí' a menud? dnSoínó; el Tarot utiliza lenguajei._ sobrepasánd
•' • ímales en los que ios distintos reino- a cuenta sus límites habituales,
• ' vegetales) se mezclan: por ejemplo. stos parentescos se deben a l a o o
- • -^ üaa crin de hojas (ver e! Arcano XXi 3S. Etimolóaicamente el s'115^
7 -^vp (cabeza de perro y patas ¿; ioitos ascendentes que salen di
[i; crines que se acaban en c\je:- a encontrarse en un punto
- -• Bastosj. reíerencia al poder máé- a (da griego sum-bote riro junto: su o*»-
--
Todo esto ha sido rechazado o desprechtln
se le ha prestado atención, puro ha de ~ ™
vivo y ser tomado en consideración.

w o ViSoim concreta. Este espesor


espesor lo da
asegura- el funcionamiento mcesan te del incons-

esta «codificación-i del Tarol aparece en las l


que siguen de M. L. Von Frantz:-
«Ese saber mas o menos secreio, esas corrientes
subterráneas ** compensadoras de la doctrina ofi-
cial 'del Cristianismo, circulaban de forma escondi-
da. como los escritos de los Albigenses y los Cata-
ros, ios textos alquímicos, algunos aspectos de la
gnosis, ele.
No st: podían enseñar estas tradiciones secretas
oficialmente porque la Iglesia las perseguía por sos-
pechosas. He aquí el porqué cíe estos documentos
y su sabiduría tradicional apartados del muuJn
consciente de la colectividad se hayan mantenido
en posesión del Anima...
TENER O NO RAZÓN

rdad cuando se han dado y cia del


que viene también del futuro.
Interesantes como pinturas de una personalidad
en búsqueda del Unvierso, y/o una cultura '.estos
tarots, lejos de tener una materia lan rica corno la
y lo que es aún más grave contradicción, el mismísi- del Tarot de Marsella, no conducen más que a
mo dibujo de las cartas y sus mezclas? callejones sin salida. En efecto, la revelación, inlor-
Cada comentarista tiene un poco de razón, ha mación en su estado puro, no puede manifestare
utilizado el Tarot como una proyección de su propio nada más que a través de un sistema nervioso y a
estado de evolución, de sus propias preocupaciones, través de un vocabulario, el de la persona que reci-
experiencias, convicciones, y/o conocimientos tic su be la revelación, que es el vehículo de la informa-
ECO a modo de resumen. Ha escogido un nivel de ción pura. El Tarot de Marsella, al usarlo, se revela
interpretación que era el único para él, pensando de otra índole: modifica su receptor...
que era la única interpretación justa o posible. (Pro- Estos métodos de observación subjetiva te han
cedimiento llamado «de la taberna española».) preparado para salir, por lo menos para alejarte,
Y ahí no tiene razón. De la misma forma que el de los reflejos condicionados, (dándote la posibili-
cosmos no se limita al modelo más o menos justo dad de verlos, de conocerlos) y de su escala de
que se le da. el Tarot tampoco se limita a una valores, indicándote la medida.
interpretación que se le dé. Si llevas a cabo este trabajo honesta y lentamen-
Los comentaristas han encerrado el Tarot en el te, sin separarlo de los otros sectores de tu vida,
• cabulario que ellos conocían. La mayoría hun empezarás a desculpabilizarte. Esta es una de las
publicado sus interpretaciones, con un deseo ck metas a conseguir para evolucionar.
compartir, y para el interés de las personas que ñu
^ncn nada, y asi han podido aprender mucho.
'••« lo han hecho para asentar su EGO en u n u
posición de dominación.
Alannos han llegado incluso, con la complicidad
5* «*"«<* aciua!- ti*»
una de las bases de la relación

taerw aa la
la merce
merced dee los
II. LOS MÉTODOS OBJETIVOS
Sor del pensamiento Ifipco; «n individuo cui-
pabitodo es incapaz de seguir una s.mple log.ca
racional Y es ésta la que utilizamos cuando sobre- El trabajo del Tarot por observación objetiva
pasamos el simbolismo, para volver a descubrir la consistirá en observar las cartas sin que intervengan
analogía, fimctamenio del simbolismo, con los méto- las respuestas condicionadas, lo que es posible tan
dos objetivos de observación. sólo después de haber empleado métodos objetivos.
Ahora ya empiezas a situarte.
A por el prototipo.
Cuidado; el Tarot es un magnifico bólido de
carreras, un prototipo; nos permite ¡r muy lejos y
muy rápidamente, pero con una condición, que su
rodaje sea perfecto, lento y sistemático, con puntas
de actividad en que los pistones vayan hasta el
fondo de su habitáculo en las que tu pensamiento
vaya hasta sus atrincheramientos —y que metas la
primera marcha antes que la segunda. Si metes la
quinta o (a sexta (la velocidad super-adivinaioria)
sin pasar por los peldaños de la marchas anteriores,
descompondrás su prototipo.
imítete una y otra vez al preámbulo: no sigai
inte si no está todo claro. Cuéntaselo a alguien
le sea cercano si io ves necesario.
•ata el Taroí con deferencia, casi con devoción,
lúe es mucho mayor que tú, y extremadamente
roso. Pero sin superstición: ¡no son más que
,* trozos de cartón coloreados! Utilizarás los tro-
de canon hasta que puedas establecer todas las
conexiones con tu Tarot interior. Manten limpios
estos dos polos —deferencia, pero relatividad, de
55
... QUe se mantienen limpios los dos
la misma ^J^enie de energía.
-r^^ ' - ; "'"n l«ras de oro ellema de lo
,D:Tí íS SSnri« Británicas: M,//Í1(J /n
>v . .para- el observador del Taroi. como para iodo
"" , ¡ifr tato /wte&Mj. Para li todo
' • " : ' " ..:¿Sfde,m£io, incluido tambtón observador científico, una ley o una teoría se aplica
jiGOhjünto más grande posible de fenómenos y no
se 'abandona mas que a favor de una ley o una
h teo'rfa que tenga en cuenta un número mayor de
'£dc¿ y te economizará unas cuantas decenas
. de anos tte mceriidúmbre solitaria. fenómenos: cuando describas una caria, tu mejor
Tercero. el Tarot no está en ningún libro, pero hipótesis en cuanto a su sentido aparente tendrá en
' está en todo el Tarot. cuenta ei mayor número posible de «pequeños deta-
lies» de la carta.
.Ejemplo: Si tu hipótesis sobre el arcano IV no
UN A PRIORI: PODEMOS .tiérte en cuenta los pies descalzos del persona
Las reglas que la investigación debe imponerse central, o el brazo derecho y la mano izquierda
son muy estrictas: Hay que suponer a priori que que son comunes a dos de los personajes, o el arco
«podemos»,- que 'nuestros conocimientos son sufi- .sin-cuerda del personaje en la parte superior de la
cientes como para comprender éste modelo del Cos- t^rta. desecha la hipótesis. Busca otra que tenga
mos, y que son todos necesarios. Y negarse a modi- ,.;én-cuenta los tres datos, y todos los demás. (Un
ficar este modelo no nos llevará más que a darle a consejo: estudia el grafismo de la palabra AMOV-
¡o arbitrario. una dimensión demasiado grande. En . ÍÍEVX. Contiene una ecuación en cifras romanas
vez de cambiar los signos, el que desea introducirse que te dará la llave.5
íi >a realidad completa (= iniciado) los- comprende. Un trabajo semejante con el Tarot es el que
:
•- <•--.: .-iia. se desliza dentro de ellos de alguna '•atisface al método científico, porque tiene en cuen-
;••-• coa prudencia, los habita y no trata de mcjo- ta el mayor número do elementos, más que cual^
- M. que no es más que una ilusión del EGO. -quíer otro procedimiento hasta hoy conocido. E>
' v.'."a¡,.- os dentro del Tarot sin salir del cu;i- fentonces el mejor hasta que se encuentre otro, si
•'•- ; - :* conocimientos objetivos de un adulto de f SS'que existe. Su ventaja es que no elimina el senti-
;o anos que no haya -olvidado nada de su Üo.dado por la entrad, en acción de la otra teñe
--;'.;. Dornas blen.de su contenido. úé información que es la intuición. Es un trabajo
^ r-vtjmamo» cómo sabremos si nuestro '.que evita tener que recurrir ;i lo arbitrario
"«satisfactorio o no. El mejor criterio Pu,- l'En el trabajo, lo arbitrario aparece cuando
nmición no es inmediata y justa cosa que el EGO aona deja ver seis puntos grandes más 0 menni
10 s
, m-,1- -oreso
r trae cien explicaciones ingenio regulares y a la izquierda un l osanje 0 un
aCCP momento sustituir la intuición, cu- El rombo nos recuerda la Heráldica (representa un
'"- ara «
^ rerftticTes una certidumbre fulgurante. Hay mueble del escudo, o el hierro de la l anza ) En su
LTuavizar d EGO con los métodos de auioanáli- falda tiene una especie de V mayúscula (parte rojal
"so de observación subjetiva, si no dará expiracio- y un signo azul idéntico al que se encuentra en las
nes sometidas a la escala de valores, es decir con calzas del Mat, con forma de llama (pane roja de
una gran posibilidad de errores en cuanto a la ob- la falda).
servación objetiva. Nías adelante, todos estos detalles se juntaron
para dar el «modelo de base» o «huella energética»
VER Y MIRAR de la: carta. Esta noción tendrá una importancia
fundamental en nuestro trabajo.
Al Tarot se le mira, se le contempla, se le vive. Mientras tanto, grábala; represéntate la carta con
se le experimenta. Primero con el ojo. (los persona- los ojos cerrados. Juega con ella el juego de Kim.'
jes del Tarot tienen todos las orejas tapadas, menos Utiliza el procedimiento de los «tipos cruzados-,
el Ángel (?) del Arcano XX, que tiene orejas-alas, caza un tipo de detalle en todas las cartas (ejem.:
pero todos tienen ojos—hasta los ciegos.-.}. ¿qué es verde?), y después otro (¿qué es humano,
Percíbelo tal y como es. No como tú crees que animal, vegetal, mineral?), a fondo. Jamás habrá
es. No como (e dicen que es, como te gustaría que un error de trazo; es un principio nuestra hipótesis.
friera. No Je pongas ningún nombre al Arcano XIII Ve cada cosa en el lugar en el que está. Si esto
ni ningíin número cualquiera al Mat, no le üames molesta tus ideas preconcebidas («el Hermilaño es
el Loco, llama a Templanza por su nombre, porque un sabio que busca su camino prudentemente en la
no es la Templanza y la Rueda de Fortuna (lo oscuridad») cambia las ideas, porque el Taiot no
mismo que una rueda de repuesto), no es la Rueda a cambiar (El Hermitaño es un hombre pensat:-
de La Fortuna (ni de la gloria). ¡Lee!... más adelan-
te des-leerás, vendrá e) delirio.
?'en en cuenta todos los detalles. Ejemplo: el
Pirro o rosca,o rodete,(busca estas palabras en e!
SíÍOnf <? de la Rey™ de Copas lleva una corona
adornada de medio circulo rojo que señala la mitad .rf-VSegún Rudyard Kipl
nüento-a los agentes sccr
-,:v|i| posición exacta de di
.í "pía .habitación, o sobre u
indurante diez segundos.
Una en cuchara) y que pasa en bies desde ia Dane
nos revela que "Mg^^* ^^ *"
rior de la espalda, y llega B (os hombros « el
""'" ' " '-.¿os de detalles; Examina cada persona- izquierdo (¿Está dislocado?). Admira !a mano de(e
"-^s^s pies- ¿D°nde eslán Puesíos? 0a fuerza día de la Justicia, obra maestra del equilibrio d
T ti ñe por encima del suelo, y todos los caballos pulgar solo mantiene recia la espada porque el 'po-
• - n excepto el caballo de Oros). ¿Cuántos se mo se mantiene por un lado con una especie de
vjn^-Son simétricos? (Rey de Bastos), ¿están ente- pomo dorado. ¿Cómo caería la espada si se morie-
-," fRev de Espadas), ¿Qué pendón tienen? (Re- ra el pulgar? ¿Qué nombre tiene esta posición caan-
pasa las "sotas de Espadas y Oros, te darás cuenta do se practica esgrima con sable? Infórmate.
tme no se pisde determinar si sus piernas y pies se Presia en particular atención al paisaje. ¿Está
ven de frente o de espaldas). ¿El tamaño de los Heno o no?, ¿Cuál es la ecología del paisaje?, ¿Cuál
pies". "El color de los zapatos? ¿La relación es su vegetación? (La fosa verde del arcano XX,
pie<sB£lo? (bien puestos o no) ¿Qué zapatos? Con- ¿es natural, o es obra de la mano del nombre?)
sidera !os pies de los Caballeros y los paisajes en ¿Qué importancia tiene la vegetación? (Lozana co-
tnoviíaienio en los que se encuentran; ¿son adecua- rno la Estrella?. ¿Blanca en cuanto la sobrepasa-
das las zapaíillas de «bailarina» de los Caballero; mos?, como en el Mat, ¿Ausente, como en ei Sol?)
para bajar a tierra en estas condiciones? (no pueden ¿No íe parece que e! paisaje de carne bajo los pies
bajara tierra de su montura...) y los pies del Empe- de la Sota de Oros dibuja un cuerpo, nimbado de
rador que parecen estar en UD «starking box» dis- perfil?
puestos a lanzarse.
¿Dónsie está el punto de apoyo del cuerpo? SE-VOYEUR»
¿Dónde es!á la fuerza del cuerpo? Imita.'el movi-
miento del personaje, valóralo: siéntate como la Presta un interés particular a la forma en que los
Papisa, la Emperatriz, la Justicia, los Reyes (¿qué personajes están sexuados, es decir, su polaridad
----- diferencia?). Siente dónde se encuentran la- externa, manifiesta. (¿No son los atribuios de! Dia-
energías del cuerpo, y cómo se desplazan. (Le* blo demasiado abrumantes? Mueíírs PBJO su ca
- : . - / • de Templanza, ¿movimiento parabólico o azul apistado unas oréanos mascullaos, y por <
" - --•- en acordeón? En ese caso el fluido pane, un pecho femenino pero que parece ma
• •• --:'- mantiene dentro de las vasijas, y no veni- nerse por un cerco o por un aparaiajc compb«to
- • • -;. ^ otro). Mira Ja cabeza del Mat. parece que aprieta el bus.o: ¿Estará imeíitanoo que *_£
;-;-";'-•- -••- . sobre el cuerpo sin cuello. Su maro tome por un andrógino? Compáralo con la «suata

ÍTSr Ktacrr £Qdma de la ?arte dcrech;-


sosüene un bastón (que se aca'tv
dad apVoximativa de ¡os indHdios que sonn-n te
tial-beatarnente bajo su dominión. Arroba ,
Em pera,r , (semejante al del Emperador, pero quc
parece estar al «vé») La cuerda del Colgado (di ü
)a vuelia a la caria: flota. S11JCU) por m'cord¿ ^
es - • i i
im en,oncos no pueden inampiilarl I n i í n n do mano a un pequeño rectángulo de oro
n o podría ahogarse, porque su cuello H m u y m u s c '
'
k,so; está alado por la punía del talón, punto critico
l
"V\imo lo ;isi-i',uraii, e- un mancebo (oí mismo de emergencia de la energía, también recordarás la
aua c] San Ju¡m de Sania Anal, el que posó p,,ra muerte del ardiente Aquiles). La Mesa del Baieleur
1 1 ('¡iiiiviiiiy. de Vinci; diviértete buscando los ver- (prolóngala en perspectiva). La Hoz del Arcano
limltiaK fuwbii.";. ^ verdaderas mujeres y los imk-- XIII (el mango de corte cuadrado resulta poco prác-
ows. ¡(.'umitas Mirprcsiis! tico para la jardinería. ¿No se dice: «redondo como
Dedica una p.irte del trabajo a examinar/compa- el mango de una pala»? Observad de qué forma
rar K*. nt<« 'le I"1* pcrsonato. (miarlo, expresión, puede funcionar la hoja, nada mas que como una
Jtu-ci'iini ifi' la mirada; quilín ve y quilín no ve; escoba... «es un robot que rema», dicen los niños
ijuién es i'ii'jn'; i.miliién hay un mudo y un sordo pcqueiiitos. La lioja más peligrosa ¿no esiarS escon-
t-n el iire.uio \). ramhien las mimos (¿qué dedil le dida bajo la falda con pliegues pesados de b
l.iti.i :il HiTiniuiiu"). Husca el scnlido simbólico y Justicia'.'
bs .itiitnitDs ilc c.nla dt-do, desde el .Pulgar, ik- No eludas la talla de los personajes.
arriba akiji', poní que al oponerse a tos demás ¿Sería idóneo que los del arcano XV se quedaran
ílrtli» lus it'valoriza hasia ti auricular, el dedo de pequeños? pero la Papisa llena la caria, se. sale de
las liadas, («es el menique quien me lo lia diclio». i-lla incluso.
expresión equivalente a «me lo ha dicho la nuita>0: Pasa a las construcciones. Mide la Casa-Dios,
el único que es lo bustanit- acipado para colarse en kiL-jío lu pared del Sol; compara las que figuran en
lit i-avitlud ttc lii orvja y «¡slarla del mundo exlerioi . hi Luna.
-; L U Í -iie oír sus niidn-i miemos y por analoüía, ni Mira el cielo, ¿Cuándo aparecen en los Arcanos
voz interior, tu intuidíin que sabe todo). Mayores? o más bien ¿cuándo aparece el «signo--
i ''la l;i mano ¡Aiiiienla de los Reyes y las Key- cósmico^? (Arcano XVI), pero, ¿no estaba anuncia-
''•; "'- ; ' 'Jnan sus sccraos: ¡il £U n:ts son minúsculas do con las alas de murciélago del XV y U» ate de
!
> ' • '-' ^ •.-.".), nins, desmesuradnmenie clesatio- carne a graffiti de! XIV? Después del XVI. el < • • < •
;l
" -':---.! ¡••Oros). «US gnnchudns como m;i- no cósmico» invade las «.ruis cada v« mas tosía
que ocupa por completo el espacio en la AM
También las aliagas (que tienen el mismo oior nue
«I coco), ttoro muestra un «abajo, el Aliado
de un trabajo del hombre; en !a naturaleza fa
frutas manifiestan el trabajo de la maduración la
LOS COLORES DEL TANGIBLE miel el trabajo mezclado de las flores y las abejas v
el sol atraviesa muchas capas de elementos gaseosos
Tratar de interpretar el Tarot por la simbólica de y kilómetros para llegar hasta nosotros. El denomi-
los colores conduce a un callejón sin salida porque nador común será entonces la idea de trabajo, de
las analogías fundamentales han sido trucadas por tiempo o de espacio, de metamorfosis (transforma-
las interpretaciones orientadas de numerosos EGO. ción de una forma debido a una transformadoQ de
Hay en efecto diversos sistemas simbólicos de elementos), que desemboca el que aigo se ponga
colores. Uno de dios ha llevado recientemente a maduro, o sea, que se vuelva utilizable para el
una editorial, a imprimir algunas obras en violeta hombre.
para desarrollar ias cualidades espirituales de sus Ve los oros, los soles, los cetros, el animal (¿es-
lectores. Naturalmente las cosas no son tan comple- conde otro animal?) del Arcano XI.
jas en el cerebro a menos que se le someta a condi- El rojo evoca el fuego y sobre todo la sangre.
cionamientos de privación sensorial intensa, por ¿Cuáles son las cualidades de la sangre? Es fluida,
otra parte, no está lo suficientemente informado caliente, violenta, rítmica, indispensable a la vida.
con el violeta de las letras impresas para modificar Estas cualidades se mantienen si la sangre se
la balanza hormonal y engendrar la tranquilidad mantiene dentro del cuerpo, una herida muestra
propicia al estudio espiritual. que la sangre pierde su fluidez (se coagula), su
Los colores del Tarot son violentos. Actúan sobre movimiento, y su color (ennegrece), y se enfría.
el metaboüsmo del cuerpo a la larga y cada ve/, Nos encontramos entonces con la noción de -«algo
más intensamente. que es interno y que se ha de mantener asi», algo.;
Su conjunio provoca un profundo reequilibrio in- «particular» en'cada uno. aunque semejante para
¡.:ior, pero para comprender su sentido, para darle lodos», algo necesario, y algo motor.
- • ! T dentro de nuestro estudio objetivo, no
L
- "• "'-nos más que una sola certidumbre: el mundo
tangible.
Cojamos por ejemplo en la naturaleza varias co-
;; • • ' " ' • •."•.y busquemos su denominador común.
< ; abajado a!guri!ls frutas nladuras ( ¡d „
PU PJ
' °bs dos )- la -niel- el sol, son de ese amarillo.
, , • i.B profundidades: las del mar, las del verdea a través del ciclo de las estaciones Podemos
S£S£ Amentos móviles) cuando se les ve de entonces establecer una analogía con la energía df
Sos vt mirada se nos pierde en el minuto, como ¡a naturaleza bruta. ' ''
<j el color se velara a sí mismo. ¿Por qué lo ves en tas hierbas (y en |os árboles
S n embargo, si coges un centímetro cubico de lozanos de la Estrella), y también en algunas panes
'L en el fondo del mar que estás viendo de ese dejas ropas y los muebles.
Sd te darás cuenta de que (al contrario que la Al negro, en la naturaleza, se le atribuye lo (
sanare cuya partícula más pequeña es roja), la par-
le robre de color, no tiene ningún tinte. Este azul
\ está hecho con una superposición infinita de trans-
| carencias, si se le fracciona: desaparece. Este azul negra» rusa, es la más fértil para el trigo. Hulla y
" tan poco material resulta de tina cantidad, de un Al Khemya —tierra negra egipcia que engendró la
¡ estado colectivo, externo al hombre, como la sangrú- palabra Alquimia, designando su materia prima—
es-interior a él. Lo opondremos fácilmente al rojo pertenece al mundo Ochtoniano, lo que hay por
(íntimo, caliente, pulsante, viscoso). Los movimien- debajo de la realidad visible, el vientre del inundo.
tos del azul, si los tiene; son muy leves y poco Es el color que reina en un lugar (gruta, subterrá-
perceptibles. EL azul del Tarot manifiesta cieria neo, de ahí su importancia en algunos ritos iniciáti-
impersonalidad, cierto estancamiento, cierta perma- cos) donde la luz no ha penetrado aún no se ve
nencia, y sin embargo, en la naturaleza se aclara y nada, no se sabe lo que hay dentro; es el negro de
oscurece lentamente con la luz, no es estático. Su la cueva de Alí Baba cuando no se lleva una linter-
malcría es melosa y tenue a la vez. Para los Jungó- na. Se puede estar asustado. No se trata de la
nos parecerá más o menos análogo a los caracteres profundidad, de algún modo exterior, del agua y
del Inconsciente Colectivo, ¿por qué se lo encuenini del cielo quien fascina y hace soñar. Es la profundi-
en algunos cabellos, hojas, rayos y nubes?... dad soterrada, aún desconocida. llena de promesas
El verde sombrío de! Taro! 'es el color del vegetal. si hay valor y acción y que fascina dando pavor, o,
. pero no cualquiera; no es e! de la alfalfa, ni el ch- por lo menos, provoca, en principio, una repugnan-
ía albura; es el verde sombrío de los árboles uV cia. Mira el XII. el XV, el XVI!.
hoja perenne, o de los árboles que ganan la baialh El blanco de la nieve específico de algunas flores
- la luz en la jungla. Esto manifiesta una vilal¡d;ii¡ también: el lis —están todas en el Tarot—, yaro,
'..tremada en ei tiempo (hojas perennes), o en el edelweiss, jeringuilla, parecen tener corno denomi-
' T-:-..o (jungla). Es b fi«raa de la savia vegetal nador común el brillo, la rare^. la fragilidad. L,
'•*•••> <:••• la que vuelve cada primavera, sino la iiuc nieve, una vez marcada por una pisada o calentada
••™«* la naturaleza irresistiblemente y sin cesar y al sol, se derrite, se degrada y pierde lo que esurr.
67
.,,.., su belleza: no es imputrescible (con el tiem- cuerpos, ciertos animales también, algunos cabellos
mOÍ
• ' ' e s en la naturaleza). Los pétalos de alas, objetos y no los que menos; ta Mesa del I v'-\
CefWamU ™* vez 1ue se los toca' quedan Libro .de! II y de! VI, sin olvidarse del personal
SdoS se «tropean muy fácilmente, y también entero del arcano XIII, la Casa-Dios y lo que a
Sarec¿ la blancura cuando se marchitan De Vil! sostiene tan levemente en su mano izquierda
ahí viene sin duda, en nuestros climas, su analogía etc. Lo volveremos a encontrar cuando estudiemos
con la pureza brillante, rara y frágil. Pero el blanco más de cerca los caballos de los caballeros —fíjate
nos recuérdala vieja sensatez, y también el color ya en la túnica de piel del sublime caballo de
comiin del papel, que con un matiz marfil, más o
menos también lo era en los tiempos en los que
Nicolás Conven dibujó el Tarot de Marsella. El
blanco nos deja entonces en el Tarot, una elección; UNA OPERACIÓN ESENCIAL: AGRUPAR
es la parte que se mantiene pura objetivamente LOS DETALLES
porque las dos nociones se complementan bastante: Esencial en cuanto es ella ¡a que os acercará a la
la virginidad es la ausencia de marca. esencia del Tarot, también constituye la articulación
El blanco, fondo natural de las cartas, plantea de todo nustro trabajo.
enigmas sobre la parte izquierda de la espalda de Ahora ya has reconocido, identificado, muchos
la Papisa, bajo la flor del VI de espadas, bajo el detalles del Tarot. Este mundo de formas, colores,
brazo derecho del Hermitaño, en los rayos de la sensaciones, reacciones se anima cada vez con más
Luna, entre las dos vasijas de Templanza, en el precisión. (Al mismo tiempo has trazado su propio
cuello del Bateleur, abajo del Mat, bajo el Ángel retrato).
de la aureola del Mundo, a los pies del Emperador, Tal vez creas que lo conoces de memoria, sobre
abajo de la Casa Dios, bajo la cabeza del Serafín todo las figuras. Te has deslizado dentro de los-
3el arcano XX, y en muchas briznas de hierba de personajes, has luchado contra ellos (La Reyna dev
los lazos y entrelazos en las series de los arcanos Bastos, ¡qué sermoneadora! pero, ¡qué fuerza cuan-
menores. do la tienes a tu vera!, como lo indica la flecha que
Finalmente se llama carne, haciendo referencia hay abajo sobre su falda, que va hasta una F inch-
»'• color de ia piel en el país det Tarot, al séptimo ;
nada). Has empezado a vivir con ellos, ¡te identifi-
color <i4 Tarot. A veces mal interpretado («pálidos cas con uno o con varios personajes y después te
'descolorido.) no tiene la vivacidad de la vida ani- desidentificas!, has «ajustado viejas cuentas»., sobre
todo cuentas sentimentales, y si aún le queda algo
de ternura o un poco de hostilidad ante tal o cu
carta, lo asumes sin angustia ni excitación. Ademas,
A* fuerzas cotidianas en este universo de sión» lo que ha permitido mejorar las posibilidades
a I0
do a operar una regulación hor- del aparato ocular del ser humano „ travé dtS
°
dispositivos extenores (cristal, gafas, lent¡Uasl „
cori ejercicios adecuados.
En la Biblia, el Santo-Bendito-Sea crea nombran
do. Del mismo modo, suprimir o sustituir el nombre
v Empiezas a sen* «.e una organ i- de una persona es una de las bases de la maeia-
-, dee una increíble completad e manifiesta suprimir o sustituir el nombre de una carta en eí
- en el Universo, con una coherencia a a que deseas Tarot equivale a intentar anular, desviar o modificar
acercarte cada vez más. Este autoanálisis, puede y una pieza importante de la maqueta, sin embargo
-ñ [iene oue seguir, pero ahora que has notado y com- todas las piezas son importantes, todas son in-
f, carado un buen número de elementos, es decir, sustituibles.
I analizado' su material, llega el momento de la Por ejemplo, llamar al Arcano XÍIÍ «La Muerte.»
i síntesis" . . representa, más que un descuido, una falta de res-
Esta fase delicada forma tu discernimiento, y por peto al Tarot, acto en sí imperdonable para alguien
analogía te permite descubrir las estructuras. Des- que pretende abarcar el Tarot con humildad: es
pués de haber pueslo las piezas sobre la mesa, hay crear algo que no es. (El arcano XIII no dispone
que encontrar cómo encajan, se repiten, se prece- de un nombre, ni tampoco de una cinta, de un
den, se anuncian y se complementan las unas a las lugar para poner su nombre: no hay que nom-
otras para reconstituir ia maqueta. brarlo).
Tu atención se centrará en las palabras, las for- Si te entretienes con esta imagen diciendo que el
mas, los grupos de detalles. Arcano XHI es la muerte, te estás encerrando, te
estás cortando !as alas, no vas a captar jamás lo
NOMBRAR: DAR VIDA que es !a transformación —el proceso natural de
Lo que no tiene nombre también puede existir eliminación que permite la edificación de las otras
:j fuera de la percepción del hombre, o incluso ser panes vivas del ser: mira la columna vertebral, se
i percibido. Pero sin conceptos: la instnimentalidad ven raíces, un bulbo, una espiga, una flor con cua-
no progresa: por ejemplo, es el concepto de «vi- tro pétalos.
Llamar «el Loco» a la caria que lleva el nombre
de Mat, es privarse de una fuente de información
Anüisis: descomposición (en griego «ana» se refiere ;il
•vimiento, de -abajo arriba», o -hacia atrás», o -tic
muy rica, (cuenta las letras que aparecen mas a
menudo en los nombres, ¿qué palabras forman.)
' Síntesis: deí gr¡ego íun.,/,ím/i vpongo :„„,„„ Además es congelar el significado de la carta ;
71
nos mayores lleva una U en forma de V «
Casa-Diev. La V es el símbolo romano del 5 4,'"
que utilizamos a menudo. Si escribe, |a Casí, n£
5, puedes relac.onarlo con la V, easa astroló ie¡

que sí; existirá un la/o de unión/sí noTech


hipótesis hasta hacer un examen más completo Asi
aprenderás a agrupar los detalles significativos No
Ifates de encontrarle una explicación. Agrúpalos
la Mata' es una mezcla de sulfures de hierro y de simplemente, constata que coexisten.
cobre; un objeto mate no tiene brillo, del latín A nivel del sentido de las palabras, mira por
matius; el mástil*" de una nave que es perpendicu- ejemplo como la Justicia anuncia el Juicio. (El len-
lar ai puente, permite enganchar las velas, y por guaje popular hablar de Justicia humana y de Juicio
tanto el avance del barco, y permite trepar, eleván- Divino, como si el Juicio escapara a las competen-
dose para volverse vigía. Para el herrero, rematar cias humanas. Se hace la Justicia, y se pronuncia el
una pieza es la operación final que le da cohesión Juicio; existe una relación con la expresión, con el
al conjunto a través de una fusión local. Rematar a nombre, crea.)
alguien es romperlo (mira el cuerpo del Mat), etc... La Justicia, Arcano VIII, os una figura simple,
Suprimir e! nombre de una carta es «goiemizar- rígida, pesada, que llena la carta. El Juicio, penúlti-
lan'**, quitarle la vida, volverla inoperante, inerte. ma carta, muestra una imagen muy compleja, que
Es volver incompleta el conjunto, y también es sus- reúne acciones muy diferentes. El signo cósmico es
traer la lección particular de la carta. en ella muy importante, el paisaje desértico tiene
A nivel visual, presta una importancia particular alguna relación con el personaje de seis alus—tres
al grafismo de las palabras. Además del AMOV- pares de dos—, característico en angelología. de
REVX del que ya hemos hablado, uno de los arca- los serafines, cuyo atributo es. por otro lado, el
fuego purificados ya que La palabra viene del he-
'^En francés Mane. (N. de T.) breo «saraph», quemar.*
"^En francés mar: mástil (N. ilc T,) Parece ser que de la Justicia al Juicio vamos ,.
1
! Golem. en la iradiciún judaica, es una muñeca de

irr£rt iim s bre su frpnic £ro


- p WKI« a*" «n
", 'i ° 'T Pí.dcCes son i1™'"»** cuando se Irnznn las letras
°
Montón de .barro cuando se borran
' Encontrarás muchas C"*'ls ^' "l¡ll"f ""
una imagen pesada, apremiante, tribal, a una ima- cuatro elementos o períodos. Me vas a decir, ¿y
gen rica en símbolos de inmanencia. Examina esta por qué no siete?, ¿acaso no hay siete colores,
hipótesis, contrólala con la ayuda de otros detalles, siete planetas para la astrología judiciaria, siete ge-
el birrete de la Justicia que está puesto sobre un nios para la Teogonia egipcia, siete pecados capita-
círculo independiente del birrete, está mucho más les, siete sacramentos, siete plagas de Egipto, siete
desarrollado a la izquierda (¿hiperdesarrollo del he- brazos del Candelabro del Templo de Jerusalén,
misferio izquierdo?); remítete al capítulo «¿por siete días de la semana, siete sellos en el Apocalip-
qué?», al párrafo «leer y desleer». La aureola del sis de San Juan, siete notas de música, siete puertas
Serafín está anunciada por la forma del birrete, para el rostro del hombre? Si observas estas series
pero está más equilibrada. de siete te darás cuenta de que, aparte las puertas
del rostro, todas estas series son obras humanas; es
FORMAS Y METAMORFOSIS como si para el ser humano esta división en siete
Llegamos al trabajo con las formas. Por ejemplo, elementos fuese de alguna forma natural, espontá-
la mandorla** que cerca el personaje del Arcano nea. Hay en «algún sitio» una forma que se llama
XXI y que habrás visto en el tímpano de algunas siete.
catedrales, está anunciada en los Arcanos anterio- Podemos llamarlo un «esquema energético» o
res. ¿Qué opinas? ¿Es en el Arcano XII donde el más bien una «huella energética», ya que la palabra
personaje también está encerrado, una pierna do- huella* recuerda la palabra inglesa «imprint», utili-
blada detrás de la otra como el del Arcano XXI? zada por los científicos americanos para calificar
Pero, ¿qué pierna es? o, ¿es el Arcano XV, en el una carga de información sea cual sea la materia
que los dos personajes con piernas de mandragora en la que se manifiesta. Así llegamos por otro cami-
están unidos por una cuerda que dibuja... ¿qué? no a la noción de «codificación».
Pero, ¿crees que estas tres cartas tengan parentes- En las series, veremos en acción los cuatro mate-
cos más asombrosos aún? Ya hemos visto que en el riales diferentes que son las copas, las espadas, los
Arcano XII, como en el Arcano XV los personajes oros, y los bastos, la huella energética del siete,
no tienen manos —visibles—, y están atados (o pero también las del II al X. Determinaremos con
unidos). Sigue solo este trabajo. bastante exactitud esta huella, comparando su en-
Busca lo Intangible. Hemos visto que la segunda carnación, su materialización, en los cuatro materia-
ley del Universo Intangible muestra un ciclo de les, instrumentos de los que se dispone para
evolucionar.
* Del italiano, mandorla, almendra, óvalo en el que apa-
rece el Cristo en majestad (o en gloria) en el código de los
iconos y del arte religioso medieval. En francés empreinte, huella (N. de la T.).

74 75
BUSCAR CUATERNIDADES
Volvamos al esquema, a la huella energética del
lo Intangible. ¿Cómo vas a comprobar su acción en
los Arcanos Mayores? ¡Encontrando por supuesto,
cuatro veces el cuatro en el Arcano [VI, pero de ,
una Corma más orgánica, identificando las cuaterni- su totalidad, no se le puede rr lo
o
dades, es decir, los conjuntos de cartas de cuatro sea sin que desaparezca su esencia. Miremos la car
la: ¿Confirma esa idea?
¿Vas a empezar por el I? Tenemos: primera cua-
ternidad, el Bateleur, la Papisa, la Emperatriz, el pendido, por tanto, imposible (una parada significa
Emperador: segunda cuaternidad: el Papa, el Ena- el fin de un movimiento) y son imposibles física-
morado, el Carro, la Justicia. Y así. seguido, pero mente también las posiciones de las manos del per-
con dos fallos por lo menos: no parece satisfactorio sonaje. Compruébalo poniendo tus manos y dedos
dividir el conjunto Papisa-Emperatriz-Emperador- exactamente igual que el Bateleur. sobre /a I rededor
Papa; el Bateleur, evidentemente no hace pareja de una varita y de una moneda o una esfera: los
con la Papisa. Segundo fallo: la quinta cuaternidad objetos se caen, la presión que el Bateleur ejerce
se pasa en el XX y nos deja con el XXI en el aire. no es suficientemente firme. Es como si los manipu-
Aunque no está solo, ¿por qué?, ¿dónde vamos a lara. pero la observación objetiva muestra que no
meter el Mal que no tiene número ninguno, ni es así. Podemos quedarnos con la hipótesis que en
siquiera el cero? I el movimiento no ha sido emprendido aún. Sólo
Este reparto no tiene sentido. Tomemos una nue- es potencial: y, es más. ¡las series comienzan en el
va hipótesis. Para ello, volvamos a empezar el II!
examen de cada uno de los Arcanos Mayores para Esto no resuelve el problema del Mat. ¿Dónde
que entren en línea de cuenta, detalles que no he- colocarlo? Volvamos a empezar nuestro examen.
mos atendido. Nos fijamos que tan sólo dos cartas
presentan la particularidad de que la imagen se
salga de la raya superior y entre en la cima reserva-
da al nombre: la Papisa II y el Mundo XXI. Plan-

76
Diablo. la Csaa-Dios, la Eslilla; la quima, la Luna,

permite, además, un estudio más fructífero ¡le la

, y de
-
la eliminación de células y la aparición de célu-
nuevas a partir de matrices celulares a las que
tenernos acceso. Guardemos esta hipótesis: leñe-- que puedes comparar también las cartas por pare-
s un Arcano con un nombre y un número (lo jas p°r grU-R0* de tres- elc - En r¿al¡ dad hay que
l no quita que ei Mal sea innombrable e incifra- comparar cada carta con cada una de las demás
, y el Arcano XIII. innombrable], un Arcano en /las otras 77).
El esquema puramente geométrico que adjunta-
mos, que reproducirás con papel de calcar, nos va
suministrar unas indicaciones interesantes en
cuanto a las estructuras internas de cada arcano
cuando se lo superpongas"*.
Constatarás así que cada imagen está cuidadosa-
, , mente descentrada en cuanto a los fundamentos
Papa. La segunda agrupa al Enamorado, el Carro! arquitectónicos ideales: este cuidadoso desequilibrio
la Justicia, el Hermilaño. la tercera, la del medio, nos recuerda que la vida ajusta continuamente sus
•la Rueda <ie Fortuna, la Fuerza, el Colgado, el elementos. No hay. en la naturaleza, demasiada
simetría; hay además todo un estudio por hacer
al mirar cl°Arcano XVI: recuerda que la gravitación
es la causa principal de la estabilidad lie los cuerpos
elementos sometidos a la gravedad (la Torre, la
vegetación) y los que no lo eslán (lo que está some-
lido a la gravedad cae. no flota). Aprovechando
esta ocasión compara el XVI. el XVII y e| XVIII,
¿Dónde se encuentra la atracción gravita (o ría?,
¿qué elementos suben, bajan, se mantienen en sus!
pensión?, ¿qué movimientos se manifiestan a través

EL TAROT, ¿UNA MATRIZ DEL COSMOS?


El Tarot está estructurado sobre el mismo mode-
lo que el cerebro con sus relaciones de orden, de
selecciones, de inducciones y de proyecciones, de
reenvíos, de equivalencias relativas, de series finitas
(II al X), un conjunto que expresa las situaciones
de cualquier ciclo posible, y por lo tanto, los qu e
nos atañe cíe más cerca, de cualquier ciclo evo-
lutivo.
Expone los criterios funcionales de la estructura
considerada como condición sine qua non de cual-
quier evolución, sin el reconocimiento del modelo,
y sin el conocimiento del mélodo cíe utilización, el
Tarot no seria más que un vago agregado de ideas
entrevistas. Así se educa la inteligencia, del latín
Ínter-lego «escojo emre».

80
P< el Tarot en sí el q« te muestra como elegir, «Un conocimiento necesario a la elevación de I*
«ÍÜS POCO a poco, te forma .mpregnan- conscienc.a no puede pasar desapercibido aunoue
d
intereses creados quisieran reducirlo al silencio Sin
°^' •--,;,,; se puede decir del Tarot aquello él, el humanismo se ve enmudecido, y el devenir
E
nTlSe Aubier' dice del alfabeto hebraico: intelectual y espiritual del mundo se detiene vituoe
SSSfheb^ cuadrado se estudian a.uí, rado y debilitado. Nada gobierna el pensamiento-
i"Ínlde oue les da forma: en el hueco de la en vano aquí y allá se lanza una llamada al lengua"
eD
* rirtíTen d cerebro doblegado al lengua- je. Mal convocado, responde mal. Pero con el jue-
r±3Sí *•*»• A'rcnder es'e fabeto
es a la vez descubrir el funcionamiento del espíri-
go de la gallinita ciega, un niño encontraría.»
Entonces, cuando se le echa una ojeada viva y
tu»* *. Y esto también: actual al Tarot, se llegan a descubrir las mismas
estructuras o esquemas o huellas energéticas* que
en los óteos códigos del conocimiento —o de la
información de! Universo.
Vayamos un poco más lejos, metiéndonos en la
leona holonómica, que ya hemos esbozado de una
forma abierta e implícita. ¿Qué es? -
Nuestro cerebro construye matemáticamente la
realidad interpretando frecuencias que vienen de
uotra dimensión», campo de realidad significante
primariamente arquetípica. que trasciende el tiempo
y el espacio. Existe así lo propone Davís Bóhm'*.

" O sea. recuerda nuestra aventura con las cuaternidades


y lo que hemos constatado con el I y el II. Al esiudiar el
alfabeto hebraico D. Aubier adviene lo siguiente: -El Génesis
no empieza por una Alef, sino por una Beit -la segunda
letra—, Alef representa una unidad, pero no marca un prmci
pió. Hay que salir de la unidad para provocar un movimiento
Alternativo.- (¿Del qué nace olio?). En el Tarol el 1 se
I - LE BATELEUR manifiesta estático y fijo después de la movilidad del Balelour.
pero es el II quien marca el principio de —
movilidad, fisiológicamente es la facultad de >e).

83
„ .arden desarrollad o* y un «orden implicado, relación privilegiada con (os estados modificados de
"n, W !L La inquiétame prop.edad común al conciencia los cuales reflejan a su vez estados modi-
del universo U.nq distrib ución de la infor- ficados del sistema nervioso. La interacción con !a
Realidad —Ja matriz es posible en un nivel primario
permitiendo un conocimiento de los arquetipos, o
más bien un contacto directo con ios arqueiípos' o
más bien con las huellas energéticas que constituyen
origina! dei universo; que podemos entonces imagi- los fundamentos de! Universo, su matriz.
narnos como una matriz "generadora" de la reali- Las apariencias de ta Realidad son, por así decir-
lo, extraídas, o más exactamente abstraídas de un
dad concreta.
EL Tarol es un reflejo concreto de esta matriz, flujo intangible e invisible que.ao está compuesto
un reflejo sumamente preciso. Además, (o incluso, por «partes separables» y que no se puede describir
en cuanto su calidad de específico) permite una más que como ese estado de interconexión insepara-
ble al que ya nos hemos acercado.
••* -,La fisiografía e4 una faio-gfafia tridimensional reali- Hasta ahora, la actitud del ser humano, hacia un
zada SIN lentíllas. Se graban y se teiiiiuyen fas imágenes de mundo que te sobrepasa tanto, no ha podido ser
la siguiente forma: más que de intentar «romperlo» en sus distintos
Una emulsión fotográfica es enfocada simultanéame ule por constituyentes. Hoy, la presión de! mundo intangi-
dos haces luminosos que provienen de una misma fuente lumi- ble que también se manifiesta en los movimientos
nosa coherente. Uno es directo, el Olio pasa por un objeto •colectivos conscientes y sobre todo inconscientes,
que ilumina > que lo difracta. Loi dos pasos de ondas forman
capas estacionarias de interferencias sobre la placa (de la ¡ce Llevar al hombre a conciliar, reconciliar, ieu-
etauhión). Cuando se ilumina la placa impresionada de esa , los distintos constituyentes del Universo y hasta
forma, se consigue una imagen en tres dimensiones del obje- ismo: los modelos del macrocosmo y dei micro-
to. El Todo e«á entonces presente en la parte». no tienen cada vez más parentescos, el universo
-En cuanto aparecieron estos navajos despenaron en di- percibir su cohesión/coherencia.
versos medios cknlífícos una avalancha de reacciones positivas . este impulso, para aprovechar de algu-
o crílicat. sobre la validez de esta* leerías y más allá, sobte
la emergencia de un nuevo paradigma: el paradigma hotonú-
rnico. basado en la presencia del iodo en la pane, en la
interdependencia generalizada, el papel de la coherencia»;
concluyen A. Bloch y R. Scftejof. recogiendo ideas eupiesadas
f eslos movimientos, no vamos a tratar
el Tarot, pero !o vamos a describir lo
nenie posible. Esta descripción por sí
liere la Realidad, nos pone en contacto
por Marilyn Ferguson (conocida en Francia por La Rei-oluáún . No se explica el Universo, pero sí se
del cerebro (Etl. Calmann-Levy. 197ü). en Braín Mind Bullc- jervar. Esio nos vuelve a llevar a nues-
u» (P.O. BOJ: «211. Un Angeles. Calif. 901M2) y en The : partida, por supuesto el Tarot pertene-
Aguarían Comptraty,
ce ai -orden desarrollado», pero está muy cerca del Ten todav.a un poco de paciencia, vamos a acer
^trenrollado», si se me permite 1. expresan. canos a los arcanos menores en sus estructuras in
¡ImpliquémosnosendTarol.
ternas y generales. Después podremos «ver, con
los ojos del futuro. ¿Hasta dónde •> ;Li«™i
¡Adelante! ' °L'Slos-
como es. a abrirte ^--
mente difíciles -o imposibles de descubrir solo.
Su ambición no es de conducir en tu lugar este
prototipo fabuloso, pero sí de sugerirte cómo ro-
{ dearlo y subirte dentro, recordándote principios ele-
I mentales de conducta, por ejemplo: no intentes pa-
* sar de la primera marcha directamente a la 5.', (o
! la 10.'). la velocidad adivinatoria.

II - LA PAPESSE III - L'IMPÉRATRICE


LOS ARCANOS MENORES
Replantear nuestra escala de valores será una
EL TAROT operación dolorosa, o la sentiremos muy desagrada
blemente al estudiar los arcanos menores que gene-
ralmente se dejan a un lado, o se interpretan con
¿HASTA DONDE? una arbitrariedad que no intenta justificarse si-
quiera.
~ ESTUDIOS PRÁCTICOS
•á Para empezar, guardemos en la memoria que es-
i tamos escrutando el Intangible, y para ello, busca-
* raos conseguir de nosotros mismos respuestas es-
', pontáneas, o más exactamente, dejarles producirse
sin hacerles obstáculo con reflejos condicionados
basados en una escala de valores incurablemente
limitada, y linios de un EGO aun demasiado pode-
roso. Para que se produzcan ias respuestas espontá-
i neas. nuestro EGO. por oita parte valioso e insusti-
t tuible para nuestra supervivencia en sociedad, ha
i de poder desceñe ciarse temporalmente. El contacto
directo cotí el Tarot, el cual está «calculado» para
ello (al mismo tiempo que para fines distintos), nos
•> permite esta desconexión.
No buscamos interpretar una comedia. Así. el
j1 jugar a ser gurú, puede divenir al que juega, pero
A rápidamente le compromete sin que se de cuenta
| en todas sus actividades. Rápidamenle se comporta,
lili - L'EMPEREUR
se viste, habla, duerme, come como un gurú; su
propia sustancia, su relación con el intangible están
bloqueadas detrás de ese EGO-Guru. La respuesta Por otra parte, un libro muy interésame de J. L.
espontánea no se produce más que fuera de la esca- Bourgeat, os dará un ejemplo a «mío de lección.
la de valores: estamos entonces dispuestos, heroica- Publicado en 1906 (Ed. Chacornac), cita_»mW£
mente a replanteárnosla sin parar. un «método de los Gitanos» del que nadte de la
Kompania del pueblo Rom' ha oído nunca hablar. La Copa !a fuerza del corazón el Grial
Si miramos un poco los arcanos menores, obser- Sin pretender hacer la crítica'que reslt,,aria ftó/
varemos el desarrollo o las variaciones de cuatro y destructiva de esta interpretación en boga en las
objetos que no lleva nombre ni numero; conviene arenas del esotensmo exotérico", observemos sim
entonces nombrarlas tan sólo de forma putaiiva y plemente cada carta. Fijemos los detalles en su es-
no considerar que constituyen el principio o el I de tructura propia.
cada serie, por otra parte, cuidadosamente numera- Por ejemplo: la mano que sostiene la espada sur-
da del II al X. Es verdad que cada una de estas .ge (¿si o no?) de un sistema de estratos, es decir
cartas tiene"la imagen de un objeto..., nada más fijos, inertes; la mano que sostiene el basto surge
que uno. Pero vemos inmediatamente que el objeto del interior de un sistema de rotación, cuyo exterior
sólo cieñe un diseño muy diferente del de la serie tiene el aspecto de una rueda dentada y poHo
numerada, menos la serie llamada de oros que no tanto capaz de generar otros movimientos. La mano
está numerada. y el Basto constituyen un sistema autónomo (no
Por referencia a nuestra escala de valores simbó- tocan los bordes de la carta), y la mano y la Espada
lica, procedente de nuestra civilización occidental un sistema relacionado con aquello que ie rodea
extremadamente marcada por el judeo-cristianismo (¿con la masa?).
y el comportamiento de la Iglesia Romana, como O también: la construcción que está encima de la
por siglos de realeza y de culto al elitismo (posible- Copa está cerrada. Hay, en efecto, tres cerraduras
mente justificable, incluso en las Sociedades tniciái- "—o detalles que se pueden interpretar así— pero
cas, muy parecidas las unas a las otras, como la estas cerraduras no están integradas en elementos
Masonería, el Rosacrucismo.* etc...) vamos a dar que parecen poder moverse. El pie de la Copa,
una inierpretación inmediata de estos cuatro ob- que está en la carta, está defomrado —compáralo
jetos: con la décima copa, o más bien con la décima copa
El Basto dará la fuerza bruta, sin civilizar. del X de copas— está como aplastado. ¿Qué le
La Espada será la fuerza disciplinada, encarna- aplasta? ¿Los tres elementos azules con forma de
J
ción de las virtudes caballerescas. ala, de hoja, de mano, qué papel pueden tener? -
Serán los Caballos quienes nos permitirán acérca-
El Oro será la fuerza de! dinero como fuente de
poder. nos más al trabajo con los objetos y su verdadera
naturaleza. Antes acerquémonos a las Figuras, cua
drado perfecto de cuatro veces cuatro figuras.
Cuando cada carta de los Arcanos Mayores con-
entonces a una clasificación que nos caiga bien
que el Tarot no lo dicta.
No clasifiquemos y no numeremos las Figuras
Constatemos simplemente su individualidad Bus
quemos las características comunes a cada Rey sen-
tado (¿en un trono?, ¿en un sillón?, ¿en el paisaje?)
¿Lleva a la ve?, una corona y un sombrero? ¿cómo
resuelve cada uno su conflicto corona-sombrero?).
van vestidos y/o acorazados, etc...
Comparemos sistemáticamente cada una de las
canas con cada una de las damas. ¿Cuáles son los
detalles que aparecen en cada una de las figuras de
una misma familia?
Un ejemplo: la familia de Oros (la llamamos fa-
milia, porque sus miembros llevan el mismo nombre
y sólo por comodidad, sin deducir por lo tanto
otros lazos de parentesco; es decir que por supuesto
la Sota no es el hijo de la pareja real.
La palabra Valet. de! latín «vassus», tiene una
raíz celta que implica una relación de dependencia:
lleva cualro lipos de expresión; forma/color. 1; nú- pero más bien que el senlido primilivo de «joven
mero. 2; norabre, 3: y 4. relación con el conjunto mancebo que no ha sido aún armado caballero»
de la estructura codificada, las Figuras están despro- parece ser más correcto apuntar el sentido de «cria-
vistas de número. Sin duda para que no surja la do» que apareció en el siglo xvn. En algunos jue-
tentación de otorgar arbitrariamente un orden en gos anteriores al Tarot de Marsella, estas figuras
el seno de la familia que constituyen. Asi. en una eran anunciadas como Esclavos, y ¿cuíl es el papel
familia humana, ¿se pueden decir que el padre sea de un criado?).
el uno, la madre el dos, y el niño el tres? Claro
que no, y sin embargo hay algo en esto arrecio que
conviene a nuestra escala de valores. Esta se veri
desconcertada con el Caballo. ¿Va «después» de la
bota o «ames, de la Reyna? ¿o «después» de la
Kcyna. No podemos afirmar nada. Renunciemos ligeramente en forma
.«.«ión de tener algo de oriental. La sota lieva el nante. Fíjale primera que en eada familia ,
Ks) a la altura de la cara. El de la Rey na está personaje que lleva dos utensilios, son la Re™ e"
ñor encima de la cara y su mano derecha se ha las Copas, y el Rey en las Espadas, el Caballero e»
desarrollado de una forma exagerada. Y el Caballé- los Oros. Pero en los Bastos, los cuatro no tienen
ro parece sostenerlo simplemente con la mirada. más que un solo utensilio y en las Espadas la Sola
(Insistimos «na vez más que la palabra Oros esta al igual que el Rey, parece llevar dos utensilios
siempre en plural", podemos entonces adelantar ¿qué indica esto?
que representa un colectivo, o más bien que su Escoge después entre tus amigos (as) uno/una
«huella energética" está relacionada con la puesta relativamente dotado de intuición o que pase como
/ en funcionamiento de un conjunto). tal. Pídele que case juntos los cuatro Reyes con las
La mirada y el Otos están, pues, estrechamente cuatro Reynas, pero evidentemente no con los que
relacionados. llevan el mismo nombre. (Este juego te enseñará
De una forma similar, los personajes de Copas que los Reyes y las Reynas de una misma familia
1
tienen todos una particularidad al nivel de ¡a frente. son más bien hermanos' que esposos).
El Caballero de Copas es el único Caballero que Con un margen de error mínimo, «casarás»; Sr.
no tiene sombrero, tiene una frente caída, y parece de Oros con Sra. de Bastos; Sr. de Copas con Sra.
cansado. La Sota lleva una corona de flores justo de Espadas; Sr. de Bastos con Sta. Oros; Sr. de
sobre las cejas. EÍ Rey también, justo sobre las Espadas con Sra. de Copas.
cejas, ¡leva. la copa de su sombrero, que parece Y no sabrá explicar por qué; no podrá adelaniar
transformarse en rodete (¿para llevar una corona nada más que impresiones y todas subjetivas. Ha
demasiado pesada?). cogido la huella energética de los apareamientos
Los dos tienen igualmente una fisonomía cansada pero no puede justificarla en los detalies objetivos.
y extraña —¡pero esta es aún una sensación difícil Se habrá dado cuenta que se mantienen dos tipos
de traducir objetivamente!— la Reyna lleva una de asociaciones: Oros-Bastos y Copas-Espadas.^
corona (de lado) encaramada en !o alto de un rode- Cualquier otra asociación no tendrá en cuenta el
te (que ha separado de su frente). inodelo que dirige la manifestación y no sera la
mejor posible.
EL JUEGO DE LAS BODAS ¿Dónde están los detalles que permiten confirmar
Cuando conozcas bien visualrnente los Reyes y estas «bodas» intuitivas? Semejante trabajo, tan c,c-
'•:••-- Reynas, diviértete con una experiencia apasio-
' licado. difícilmente puede ser descrilo en un mé-
l
°í°n embargo si has llevado a cabo conscientemen-
ic y concienzudamente m estudio del Tarot tal y
como se le indica aquí, tienes iodos los elementos
para encontrar estos detalles, que figuran abierta-
mente en las imágenes. Para ayudarle he aquí algu-
nas indiscreciones..
Un Rey y una Reyna hacen un gesto muy eviden-
te y son los únicos que lo hacen en tocio el Tarot:
se remangan una parle de sus vestimentas. ¿Para
qué? No es necesaria ninguna explicación. Otro tie-
ne un utensilio —¿a qué se parece?, ¿a una jerin-

X - LA ROUE DE FORTUNE XI - LA FORCÉ

ga?, ¿a un bolígrafo?— que dirige hacia su talón.


Se va a herir a menos que la punía de su utensüío
pueda poner en movimiento ei utensilio de una
Reyna, que hasta ese momento permanecía estática.
¿Has visto alguna vez dar vueltas una peonza?
Olro Rey mantiene juntas las dos partes (¿quebra-
das?) de su utensilio; pero el utensilio de una Rey-
na (peligroso por otra parte) puede dar una arma-
dura al que la tiene rota y a! mismo tiempo cobijar-
le. Y por fin, fíjate bien en las manos izquierdas
del Rey y de la Reyna que quedan.-, ¿de dónde
salen? Qué sorpresa...
VIII - LA JUSTICE VIIII - L'HERMITE Estos detaUes no son suficientes, aunque se eco-
¿Cuál es el procedimiento?
¿Cuál es el caballo más pequeño? Es también el
que tiene menos caparazón y e| mas rígido aquel
sobre el cual el caballero está cómo menos sentado
¿Cuál es el caballo más grande? Es también el mas
demás encarnaciones/representaciones de la misma vestido (¿una túnica de piel? ¿Cómo quién en la
huella energética. Observemos las alianzas que el Biblia?), el más movedizo, el que parece íormar un
Tarot nos muestra; miremos las asociaciones, los centauro con su caballero. Pongámoslo en este sen-
tipos de boda que nos rodean. Las alianzas eficaces cido, con los dos intermediarios que van del menos
no son más que las que permiten combinar las ven- al más grande, del menos al roas protegido, et-
tajas y las insuficiencias de dos compañeros. ¿Con cétera.
qué personaje te identificas? ¿Te gustaría parecer- Tenemos entonces: Caballero de Copas, después
te? Se junguiano: ¿cuál es su ánimus o su ánima? Oros, después Espadas, después Bastos. ¿Se ve con-
¿Cuál es el compañero que traerá lo que le falta o firmada esta hipótesis con estos detalles? En efecto:
a la inversa?... Te lo eslá mostrando el Tarot. Y a el caballero de Copas, en su mano izquierda sostie-
través de este juego tenemos un acceso más profun- ne las riendas de su montura de carne. E! caballero
do a la huella energética... sin que olvidemos que de Oros parece guiarlo desde el .extremo de su
garrote a pesar de que el animal lleve freno y rien-
las huellas energéticas se pueden combinar. Se pue-
da. El de Espadas ya no guia nada aunque la rienda
de ser un poco Rey de Oro, un poco Rey de Bastos
de su caballo parece acabar en el filo de la Espada.
y también a veces Reyna de Copas, a veces Reyna
Por fin el de Bastos no podría ni guiarlo, su caballo
de Espadas. Admiremos aquí las combinaciones y
no tiene freno ni rienda: al principio de la serie, el
permutaciones desde el interior de nuestra maqueta caballero domina su caballo que recuerda un caba-
del universo, el Tarot de Marsella. llito de madera. Al final, parece ser uno con su
LOS CUATRO CABALLEROS montura. Por otra parte, el caballero de Copas tie-
ne dos brazos, el caballero de Oros uno y medio,
Ya los conoces bien. Ya te has dado cuenta que el caballero de Espadas un brazo y un cuarto y el
uno de los Caballos tiene una cabeza de gato, otro caballero de Bastos un sólo brazo. El caballero de
una cabeza de vaca, otro una cabeza de perro y el Copas lleva una extraña carga (¿una banasta o man-
otro una cabeza de unicornio (¿Por qué? Pues por- teleta?) a su espalda, algo muy pesado, va con la
que tienen un cuerno en medio de la Cabeza). Has cabeza descubierta. El de Oros eslá mejor sentado,
grabado todos los detalles. El clasificarlos en un más equilibrado, ¿va cubierto con una caperu-
conjunto significativo nos da la clave de los arcanos za?M%6Existe entonces un orden entre los Caballé-
menores.
está bien asentado sobre su ani- energética se realiza en ese nivel. Sin embarco si
comparamos el tamaño relativo de los utensilios
con el de- los personajes, nos daremos cuenta que
las Copas, las Espadas, los Bastos son sensiblemen-
te adecuados. Por lo tanto si el Oro(s) representa
de gf£
del Bateleur. una moneda, su tamaño es muy desproporcionado
Otros numerosos detalles confirman esta hipóte- Tal vez haya que observarlo de otra forma. E!
sis- a vosotros corresponde descubrirlos... El más Oro(s) objetivamente señala una organización circu-
interesante ¡rata de los utensilios: el Cabllero de lar a partir de (o que acaba en) un centro. En la
Copa no tiene cogidfo su utensilio, que flota justo imagen de la Sota se ven 2 Oros diferentes (el de
al lado de su mano; el Caballero de Oros sostiene arriba lleva una parte negra más grande). El de la
su utensilio más firmemente... pero solamente con Reyna tiene un punto en e! medio (que señala dón-
la mirada; el caballero de Espadas sostiene su Espa- de se puede posar la punta del utensilio del Rey en
da fuertemente... y sostiene aún mejor el puñal de el juego de los casamientos). El del Rey se parece
filo curvo, dorado, disimulado en e! borde del capa- al de la Sota exceptuando que la segunda fila de
razón del caballo. En cuanto a! caballero de Bastos, elementos amarillos cuenta 12 (u 11) y no 10. E!
mira cómo su utensilio le atraviesa la mano: es el del caballero nos concede una revelación.
único que ha integrado su utensilio. Su elemento central más o menos redondo, se ve
Existe entonces un orden entre los Caballeros, rodeado de un motivo (4 hojas o pétalos) cuyo eje
indicado por detalles objetivos. Sin embargo, esta no es vertical como el de los otros Oros. Con la
búsqueda no es llevada aquí a cabo más que a vertical de este eje forma un ángulo... ¿Qué te
título de ejemplo, dentro del estudio de las estructu- recuerda?
ras y combinaciones, y si prefieres pensar que el Pues sí, el eje de rotación de la Tierra mide un
caballero de Copa es el más logrado, es asunto ángulo de 23° 27': el movimiento de precesión .de
tuyo. los equinoccios. Esta determinación está ligada a la
Detengámonos un poco en el Oro(s). ¿Represen- elipticidad de la Tierra y a la repartición de la
ta la moneda? Naturalmente una parte de su huella materia en su interior... La Tierra es un núcleo
fluido en el interior de una envoltura elástica. Haga-
mos memoria: si el Sol es un pomelo gordo, la
Esta palabra, nacida sensiblemente al mismo tiempo que Tierra es una cabeza de alfiler a II'8 meiros y
el Taroi de Marsella, designa en Matemáticas el Lugar geomé- Júpiter una uva a 61'4 metros.
trico de los pumos en el cual el producto de su distancia a ...¿Qué sugiere el lazo entre la nitrada del Caba-
dos punios fijos es constante. Este dibuja un 8 inclinado, o llero y este Oro(s)? ¿Será la mirada que ponemos
sea el símbolo maiemáiico del infinito.

¡00
H» i» ,,ae alise Ea Tierra? ¿No es dada la toy o de cultivo de «me ^ ,
M
í SdT^ST^ ^n la mirada? Decídelo Jados, un posteo cualquiera £ . -Clletga.a los
'•'"••^•"r! ton ia «üKÜeiOR de reconocer en el protección—y luego, como el i
S-SSTfapi-o» 1« MSani^mos e! Universo
atettlor de GQSOÜOS y del que somos el centro:
¿da uno de HOsoíK'S es et centro de> mundo ya „„ uc oaaosftuMav
qtie:ian soto puede petdísrio a su alrededor a par- re- abiertamente en su blancura y su estrecha com-
plicidad con el caballero. Del dominio a la cotnpua-
lír fe su sstama nervioso, . • •dad libre, he .aquí ej camiao del cuerpo tangible
Hemos VÉÍO a ua nombre preocupado san .prehen-
sión schi« Si «íensilÉo, eaigado, mal adaptado, do- bajó !a conducía dei eaballeto intangible. Dominar
laiuar su rÍEÍdo eabalüíp-'O&serva cároo el Caballo es ciertamente e¡ sueño de muchos hombres en su
d^ Oro(s) (es el ünico naturalmeote que tiene ios camino de evolución..- Es lo que hace d .caballero
caicas soí?re íieira) se anüna en su cuerpa y en su • dé Copas. Entre el caballo y el Caballero de Bastos,
nsíjó —hay san embargo1 esa -especie cíe mpa de . existe una aliaiea marañosa. Descubriria es una
- de las recompensas más grandes del Tsrot, ha d«
xni ser posible llevarla a1 cabo... La montura de caras,
dé la que no podemos jamás bajarsós en esta v«ia,
reveía su verdadera naturaleza pura e ¡aspirada y
.alada (ya te habías percatado del pájaro de su cabe-
?a cuando trabajamos la decodiñcacion de !as
irná^éees,..).
LA AUSTERIDAD DE LAS SERIES
. Dejemos los esplendores de ¡a aEanza Tasgi- ;
1
bfe-íniengible.
Bajemos .de nuevo un momento hacia las senes,-
^ueraimente dejadas a un lado porlos adeptos da
'- Tarot o revesadas de stribucioaís aurontams quí
dejen estupefacto a cualquiera.* representan ir.
. • un en etapas para el manejo de cada
5K Sí* i"*5'la vafiosa obra de Paul

por ejemplo- la serie de Copas muestra dos tipos


de estructuras, una vertical y una curva. Analógica-
mente -Con qué estructuras del cuerpo humano
podemos identificarlas? Sín ir más lejos ¿Que senti-
do nene la Copa? ¿Para qué sirve una Copa?, (na-
da cómoda, la del Rey, no sirve ni para beber; nada
interesante fa de la Sota, su continente es muy
pequeño; confiscada por su tapadera, la de la Rey-
na. Sin embargo, bien abierta, con un continente
razonable, soüda sobre su base, es la que el Caba-
llero ... no sostiene). Xílll - TEMPERANCE XV - LE DÍA8LE
A título de ejemplo trabajaremos la serie de las
Espadas de II al X. Curiosamente !a primera caria el II y Ifl, un cruce único; IV y V/entrelazos de
—el II—, muestra una composición floral como es dos veces dos elementos; VI y Vil, entrelazo; de
el caso del IV. el VI y el VIII. No se ve un;i tres elementos; VIII y IX. entrelazo» de cuatro
espada más que en el III, V. VIII, IX y de repente elementos.
dos espadas en el X, en medio de una especie de ¿Qué nos muestra esta estructura? Comparada
mandorla (que naturalmente ha comparado con hi con la estructura de la serie de Bastos, que refuerza
de arcano XXI... y ¿Con qué te has encontrado?). el centro, asta refuerza la polaridad. Esto se confir-
Esta mandoria compuesta con tipos de fajinas, for- ma a un nivel trivial: el trabajo con el Basto (Ken-
ma un tejido en las dos extremidades de la mandor- Do, etc...) refuerza el centro del cuerpo, el vientre
la. Esta trama es reforzada según el siguiente ritmo: mientras que el trabajo con la espada (esgrima)
desarrolla la atención a nivel de los ojos y pies-
*' Ed. Ans el Méiicrs Graphiqucs (según Bourgcaí a¡> Volvamos al JI de Espadas. Hay una gran canti-
dad de detalles que seguir, por ejemplo, las cuatro

105
muestra el tallo color carne y su corte rojo
Sigue adelante solo. E! color carne y ]a forma
mas pesada del filo en V le sugiere alguna reflexión
sobre el papel de esta espada. En VI ¡a ñor está
reforzada en la base, es más recta y más equilibrada
que la del IV. La vieja hoja amarilla ha desapareci-
ral Sin embargo, es de esla flor que parten ramítas do, sin embargo, el pequeño fruto arrugado se ha
—blancas, sin savia— que conducen a unas hoja:, acercado a la flor. Los sépalos son muy naturales y
con el extremo enroscado como hojas de acanto en ¡a flor, abierta, es de un rojo muy vivo. Si ¡ú íueras
arquitectura, las citóles no son semejantes a las ho- la flor ¿qué efecío habría tenido la espada sobre li'?
jas del acanto en Ja naturaleza. Exageradamente ¿y cómo se justifica este trasplante de elementos
simétrica, esta flor artificia! tiene algo amenazador, des vita! izados?
como lo lendría algú ficticio, demasiado desarrolla- Una espada azul en VII: ¿Qué te recuerda el
da y demasiado diferente de la naturaleza. azul? Y la flor uziil en VIH, la flor definitiva, reco-
El TU muestra una espada (de una vez por ¡odas gida, verdadera, í-tilor (fe lo universal. ¿Qué tient
examinarás de cérea las guardas, las empuñaduras de común con la flor desordenada del II?
—prehensibles o difíciles de coger— y los pomo* La espada, ¿por qué es amarilla en el IX? si el
—labrados o sencillos, color carne o amarillos, de íirrt'jrillo manifiesta la noción de trabajo. ¿Se potiria
todas las espadas, a menos que se trate de la misma .decir que la espada aquí está trabajando? Sí, como
que cambia de filo), color carne, apoyada sobre una futura madre: muestra una cesura, está lista
dos ramas: des vi [atizadas como los follajes recogi- ' para separarse en dos y en efecto en X vemos 2
dos a principios del invierno, tiene sin embargo espadas, una de ellas muestra una cesura, dos espa-
unas hojas amarillas, aunque un poco rígidas, y das azules —utilizables a nivel colectivo.
unso frutos amigados: estas ramas han estado vivas, Es el engendro* de las espadas gracias ai trabajo
han producido unas hojas manifestando un trabajo de trasplante efectuado sobre las flores.
y frutos. Encuentra solo ¿qué detalle demuestra que la
El IV ve de repente dos de estas hojas y uno de segunda espada del X, que ya engendra a otra, no
estos pequeños frutos crecer sobre una flor que se es la primera?
parece a una flor aunque sus sépalos amarillos estén . Este trabajo con la serie de Espadas, no es dado
un poco indisciplinados y el botón rojo esté un .más que ai itítulo de ejemplo e ilustración del méio-
;••<••-• sombreado. ¿Es obra de la Espada del III?
:spada yo
H,:S trasplantado estas hojas y frutos secos sobre la * Compáralo c
:lor artificial del II, haciéndose así viva tal como lo daré otra, si
¡07
i-, í, crcferes «r en es(a serie la paz (la flor) y
" l.r.-',^, .'^«jja) eres Ubre de eJIo. Si has idernifi-
' •";'",,~"'.-¿,¿ jue consiste, en trasplantarse a si
--, • -Br.mi' Acatas efe reencontrar e] sentido
' co di to espsda en la tradición del ciclo de LA ADIVINACIÓN
Arturo: la espada, utensilio de vida, indispensable
I RÍV mediador entre el hombre y la naturaleza.
Te has enterado bien: tan solo después de haber
Es fa leyenda de Esculibur" que desgraciadamente utilizado métodos subjetivos y objetivos —si no se
va ce de "aquí en adelante en las manos de la dama
produce una confusión entre la iafonnadón saiil,
¿íi i .i-? i'Aíjtoa! en el fondo de las aguas (regene-
procedente de lo Intangible y la información baba
rsJras Jí! i:¡--enfríeme colectivo). A ti te loca ir a proveniente del ECO.
cogerte, ¿Qué es ia adivinación sino un medio intensivo
Y ahora, siéntate contento, ¿Has trabajado bien, de escudriñar lo Intangible y'o de forzarle a damcs
conoces períeeíamente el cambio de marchas del una respuesta? Lo Intangible es lo que nos lleva
prototipo, has pasado las marctí&s? Vamos aJlá y hasta ella de alguna manera, para obligarnos a evo-
pasemos a la marcha adivinatoria. lucionar, volvemos el hombre del futuro, más fino
y mas pleno que nosotros, mas livianos y más -rea-
lizado» (es decir: que ha entrado en las cosas, en la
realidad completa).
Marie-Louise Von Franz explica lambién" «la
armonía instintiva con lo que cada uno tiene que
"hacer y con las circunstancias es un estado iaeal.
aquel en el que el arquetipo sostiene ai individuo o
al grupo, de tal manera que sus facultades y sui
miembros cooperan de forma natural. El ser huraa-
no siempre ha conocido, perdido y buscado el reen-
contrarse con csie estado».
Y L'ii efecto vamos hacia la adivinación cuando
surgen las preguntas "¿dónde estoy?» y "¿qué debo
fiacer?»
Sin embargo la información hábil, proveniente
dónde se sitúa —una o dos cartas—, dónde está su
madre, su padre, su esposa, su hijo, etc. Y/o dónde
esté la Madre ideal, el Padre ideal, la mujer de su
vida, el hijo que desea. La forma en la que coloque
las carras constituye una íuente de información.
¿Cerca de él, o lejos de él? ¿Cuál es la dependencia
entre anas y otras? Es bueno dejarle un campo
muy amplio para esta operación: una mesa Grande
o una habitación entera en el suelo. Luegix fíjate
(si se trata de un Occidental, por lo tanto tendrá
un concepto linea] del tiempo, el pasado a mano
izquierda y el futuro a mano derecha) donde se
sitúa en su propia duración.
La elección, la proyección que el consultante lle-
va a cabo sobre las canas, a las que él atribuye un
poder de represéntate dad (es decir de su escala
de valores), le permite tener una idea de sus estruc-
XVI - LA MA1SON D1E\ XVII - L'ETOiLE turas internas, de su infancia o. ral vez. incluso de
los límites que asigna a su porvenir.
Después pideíe que describa las cartas —con las
del Ego, nos es a veces útil, y está lejos de ser que, por supuesto, habrás recorrido un camino com-
siempre errónea. Pero, tomarla por una informa- pleto. La diferencia entre la huella energética que
ción sutil se convierte en una causa grave de desa- .ha pulsado y e! nivel de interpretación que este
grados. Podemos caliGcarla de falsa adivinación. consultante ha escogido, le permite encontrarse con
las cualidades, abarcar los problemas, tomprender
I) LA FALSA ADIVINACIÓN u observación ana- los esquemas repetitivos de comportamiento que
lítica, es una técnica muy interesante que puede modulan su vida.
ocupar un lugar de predilección dentro de una Taro- Para ti es un JUEGO —aunque con seriedad, ya
lerapia. o, prefiero decirlo asi. dentro de un trabajo que ponen su confianza en ti— utilizar estos facto-
evolutivo por el TunM. res deduciendo rimirosameme las consecuencias de
La falsa adivinación no consiste en hacer tirar las estos hechos.' Es el retrato de alguien, de un ser
cartas, boca abajo, al consultante, sino en hacérse-
ias escoger y luego describirlas. Se le preguntará

110
sultante ha rechazado este modelo sigmáticamente
cada vez que se presentaba, en función de uní
sensibilización pamcular ligada a su herencia cro-
mosóimca o a un acontecimiento mal vivido antaño
^Cuáles son la? bases que no hay que perder de a un «bloqueo., o simplemente es un modelo con
visfj" Las canas del Tarot presentan el territorio, el que el consultante no se ha encontrado aún
una imagen de los arquetipos que son los modelos Entonces, los Arcanos que el consultante prefie-
—Iss huellas energéticas— según las cuales, lo que- re, indican aquello que conoce de éi. Los que rehu-
ramos o no, se fomian, se agregan, se determinan sa indican aquello que no puede/quiere aún aceptar.
todas las situaciones posibles. La totalidad de los Las situaciones que no conoce aún pero que están
Arcanos abarca la totalidad de !a experiencia huma- alejadas tanto que no despiertan ninguna defensa
na. Pojemos adelantar, apoyándonos notablemente por parte del subconsciente, ninguna reacción vió-
en la observación de la esquizofrenia de las escuelas lenla, nías bien una vaga y moderada íalta de .-afi-
amipsiquiátricas, que ei conjunto de situaciones psi- nidad» con la carta.
cológicas humanas recorta el camino de la humani- El diagnóstico podría ser extremadámente fino y
dad, es decir que el hombre revive más o menos preciso: según su propia cualidad y su estado de
¡rompíclámente, o vive a su manera, la aventura de independencia con las cartas. No hay choque —en
la raza humana hasta lo que Tim Lean- percibe el sentido psicoanalítico—• ya que en ningún mo-
como la Fusión Galáctica, (cf. «Neurologics*. mento el consultante se ve crudamente enfrentado
*Exo-Psychohg\->> ed. Smrssed Press). a su problema fundamental, en la necesidad de una
Las reacciones ante las cartas tienen motivaciones verbalización de este problema. Todo ocurre a nivel
primarias simples. Sin embargo !as descripciones analógico: el trabajo con el Tarot permite no supri-
llevan a experiencias personales complejas. mir e! «nudo energético» del conflicto, lo que lleva-
Las cartas que alraen al consultante son las que ría también a suprimir la llegada de la energía;.
!e atraen, ¡as que él reconoce, las que le dan seguri- error cometido por ¡a gran mayoría de la psi- •
dad, las huellas qué tiene integradas. Las que rehu- guiar ría.
sa son las huellas energéticas de situaciones que Este trabajo permite también al consultante (co-
aún tío ha vivido; la violencia de sus reacciones mo lú mismo, anteriormente en la primera fase de
manifiesta simplemente la proximidad de esa situa- tus estudios taróticos) asimilar la huella energética
ción en su porvenir: ahí también reconoce un mode- fuera de la crisis —ames o después de una crisis
lo que aún no ha sido integrado, aceptado: es un mal vivida— y por otra parte situar las otras e.v -,
conflicto actual. O está en curso de experimenta- nencias arquetípicas ya vividas dentro de la estruc-
ción, desde hace unas horas o unos años: o el con- tura general cuyo reflejo es el Tarot.
v, HP limitarse a hacer describir la carta
™/í «ÍVibfe al consultante, grabar
;
'° ^onTy £nnW la objetivación. El Tarot
"" ' , de fuerza tal (cuidado^con la pala-
br£ una acción directa sobre los centros energético^ dd
mi; ser humano. Los métodos llamados «del nivel"
tu. La concienaa, pww — ~a- "-"7 " o de ia «activación mental», «mhd control» e!c
«ble ni el Espíritu, aunque a nuestro EGO le gusta- son buenos pero existen otros más eficaces.
ría que así lo creyésemos) una comprensión tal, un
encuentro tal con la Realidad, que el consultante
adquiere desde el principio una sobredosis de vitali-
dad y una regulación de la energía espectaculares.
Esta observación analítica o información hábil, o
falsa adivinación, exige un descondicionamiento que
el cuerpo mismo de! Tarot, con sus colores, sus
personajes que parecen estar hechos de trazos y
recortes, trae consigo. Sin embargo, hay que practi-
car una serie de reglas de sentido común. No lleves
a cabo este ejercicio en cualquier sitio ni en cual-
quier momento ni con cualquiera: la sinceridad del
consultante es por lo menos tan necesaria como tu
propio deseo de ayudarle. Pero una vez más sin
dominar, ni abusar de !u propia escala de valores...
ti LOO tranquilo: no tiene nada que demostrar.

II LA VERDADERA ADIVINACIÓN
XVili - LA LUNE XVIII1 - LE SOLEIL
La adivinación verdadera es una anticipación del
siluro, con una mirada dirigida sobre los puntos cíe
La verdadera adivinación no se lleva a cabo en
convergencia de las líneas de fuerzas de! Universo. público, para «quedarse con el personal» una vez
Es una llamada a lo Intangible, un acto mágico, de cuando en cuando. No va sino acompañada de
^ave, excepcional, que exige no solamente un dcs- una actitud general en la vida que excluye los com-
• ondidonamiento de la persona, sino también una
i ^rsecuir la aulo-saiisfacción, etc.. nación aspira a encontrar esas líneas de fuerza 4aue
P
T^I ÍS» es por eso que los gurús pueden permitir el preveer el [uturo pero NQ .;
£££?£•* «p"108 en faisa admnan6n pero ANUNCIAR EL FUTURO.
En cierta medida se pueden encorvar muy leve
^t¿r"Sac¡ón reside en la esencia de mente algunas de las líneas de fuerza con una adhe-
las conexiones acasuales. Esta expresión jungla sión inmediata o un volteo, una metanoia.
^arroDa la idea de «sincromcidad» que constata Y es una ilusión creer que se puede modificar el
míe dos o varias situaciones coexisten sin tratar de futuro que depende cuanto más de las líneas de
reunirías por una relación de causa o efecto. Los fuerza. Sin embargo, la verdadera adivinación pue-
hechos son conexos (dependen los unos de los de llevar a modificarse a sí misma en función de las
otros) pero de forma a-causal. líneas de fuerza percibidas.
La adivinación, cuyo objeto es la identificación
LA ESENCIA DE LAS CONEXIONES de las líneas de fuerza que son la fuente de los
ACAUSALES acontecimientos en e! Universo (también se puede
decir: combinaciones: permutaciones/activaciones
La esencia de las conexiones acausales, poco de las distintas huellas energéticas) no puede pre-
explorada hasta ahora es simple: fas situaciones que veer un futuro rival, un acontecimiento de poca
se encuentran sincronístíca mente (en una misma importancia. Necesita la puesta en marcha de pode-
unidad temporal) tienen todas la misma huella ener- rosas energías en las que el individuo que lanza la
gética pero ésta se encarna a niveles diferentes (in- llamada a la adivinación no es más que uno de los
cluidos niveles de tiempo o duración diferentes). vectores.
La base de la verdadera adivinación es la analo- Cómo se efectúa la elección involuntaria, la salida
gía. El mundo es sentido como una superposición o de la imagen o de las imágenes que analógicamente
imbricación de una forma analógica (es decir delimi- nos van a enseñar, en acción, diferentes huellas
tada, analizable, el contrario de la forma simbólica energéticas, no lo sé exactamente: es la articulación
que es más vaga y menos descriptible fuera del entre lo Tangible y lo Intangible pero, corno ocurre
sistema simbólico en si) de los diferentes niveles sin el recurso del EGO. éste no puede grabar lo
que se puede reunir gracias a un denominador co- que le llega; tan sólo puede a posterior! edificar un
mún —nuestra «huella energética». modelo... conocernos este proceso.
Tal evento se crea en un cierto contexto, que va Supongamos que algo (¿alguien? ¿los Angeles?
a evolucionar, que varía hasta el momento mismo ¿el Azar? en fin lo Intangible) golpea los mandos
en e! que se produce ei evento, pero que varia dé nuestro ordenador/sistema nervioso. Se produce
según cieñas líneas de fuerzas. La verdadera adivi- una conexión con el gesto que escoge una de las

116
Confía, no eres más que un canal. El Tarot no
contesta más que a la verdadera pregunta la nre
gunta interior, aquella que te preocupa, aquella oue
está en el centro de 'tus tensiones internas aunque
no la hayas expresado, aunque hayas expresado otra
por inadvertencia. Sin embargo, presta atención a
la pregunta que plantees: el Tarot contesta siempre
con una exactitud absoluta. Pon cuantas menos pa-
labras sobre la o las cartas que tire tu consultante
(o que te tires a ti mismo). La actitud ideal sería:
observa tas cartas que han salido, déjate llenar,
deja que la huella energética te imprima también y
mantengan estas canas en tu memoria para que sus
acciones adhieran a ellas y tus pensamientos se fun-
dan con ellas. Actuará como un corrector, rectifica-
rá tu comportamiento si te dejas. Si no tratas de
comprender intelectual raen te. Si no añades tu grano
XX - LE JlíGEMENT XXI - LE MONDE de arena. Sé más humilde que nunca, pero alegre:
porque el futuro pasa por ti, por tu lucidez. Sé
todo aceptación, no interpongas ninguna barrera
carias de las cuales no se ven más que el reverso de comentarios o de vanidad (clac, la pequeña ten-
(de ahí !a importancia de un reverso taroteado que tación del orgullo y todo se derrumba, la próxima
sea ópticamente neutro y no cristalice ningún efeclo vez será...)*.
del Ego). No se puede ¡r más lejos. Recuerda que un "nivel de conciencia, humano
Pero se saben cuáles son las condiciones a reunir incluso, no significa el Espíritu o lo Intangible: ésta
para un resuitado puro, es el ritual (ver más arriba). no puede más que manifestar su proyecto. No mani-
Ninguna condición autoritaria, que lleve prescrip- fiesta su presencia en su plenitud. Y en cuanto al
ciones injustificadas lia de cumplirse- Una vez ter-
minado el leoto trabajo con el Tarot que le hemos
sugerido en este método, eslás lo suGcien temen ¡e " No sé si hay que añadir que
n 1¡. en el lugar que te esiaba
transformado, para que tú mismo sientas cuáles son
las condiciones que te convienen, cuál es para ti I;1
actitud justa.

118
.árcela es en sí la -TOTA-

3
tensas ningún deseo personal: vuélvete co-crea-
'; -Túrido ¥ alegre de tu Futuro y del Futuro de la
Humanidad. Este método se acabó. No se trata de hms, distintas obras de Bartok. Moiart y Eugcnc ]sa¡
una obra de cultura, de moral o de historia SOBRE
el Taror, No es más que una nota metodológica
PARA el Tarot y para li. Antes de seguirla y luego
tirarla, admira de nuevo la lección que nos da el
Caballero de Bastos. Unido a su montura (¿de car-
ne?) pura y triunfadora y libre, baila, en su plenitud
y su liviandad definitiva; la energía manifestada por
él Bastos que recibe y transmite, le atraviesa la
mano y sin duda el cuerpo entero hasta los cascos...
Mira cómo se estremece bajo las faldas de carne. e un boletín de esludto h de información y de intercam
Y es la montura glorificada que desvela, en su ros- :o sobre este lema, «cribe a Tchalal c/o Grimaud, 27 Avt
tro alado de unicornio, las dos letras G y F. Tradú- e Fierre de Setbie 75016 París (Francia).
celo tu mismo. Yo le deseo la Gracia y la Fe y/o la
Fuerza y la Gratuidad,
¡Al trabajo! Tchala!
Los Arcanos menores
Ef juego de las bodas 94
Los cuairo caballeros 98
II La Adivinación 109
I la falsa adivinación 110
II la verdadera adivinación 114
La esencia de las conexiones acausales 116