Você está na página 1de 15

LA POSTURA DE LA IGLESIA REFORMADA

ANTE

LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD

ÍNDICE

bibliografía consultada

1
INTRODUCCIÓN

El sistema teológico existente, es amenazado por el surgimiento de nuevas formas de hacer


Teología; una de esas novedades es la ya conocida “Teología de la Prosperidad”, que ha llegado a
inquietar a las iglesias tradicionales, entre ellas a nuestra iglesia presbiteriana.

Es una necesidad apremiante, el planteamiento de una respuesta ante las necesidades que
enfrenta la iglesia. Este es uno de los propósitos del presente ensayo, al mismo tiempo que se intenta
preparar a la iglesia para reaccionar ante los ataques de la era posmoderna a la teología reformada.

El neo-pentecostalismo se adelanta a la iglesia reformada en plantear y promover una


teología de la prosperidad. El primer capítulo de este trabajo pretende dar una definición de la
Teología de la Prosperidad de la manera que lo plantean los neo-pentecostales y el capítulo 2
explica el origen de este movimiento de manera general.

Los planteamientos de esta teología son muy diversas, por eso se intenta explicar en el
capítulo tres, y conociendo estos planteamientos se puede percatar del peligro que puede representar
para la iglesia, por tal motivo el capítulo cuatro trata este asunto.

Se debe entender que nuestra actitud ante esta Teología no solamente debe ser defensiva,
sino también, se debe arremeter pacíficamente, de manera que es necesario presentar nuestras
objeciones; lo que se intenta hacer en el capítulo cinco.

Defensivamente, se presenta en el capítulo seis las pautas que debe seguir la iglesia para
formar una barrera entre ella y esta teología. Debido a la poca importancia que se le ha dado a este
movimiento dentro de la iglesia, la bibliografía reformada es muy escasa en este asunto.

Hay algunas frases que parecen personales, pero cuando van encerradas entre comillas se da
a entender una ironía al lenguaje de los teólogos de la prosperidad. Se espera en Dios que este
trabajo cumpla con su propósito.

2
I. DEFINICIÓN DE LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD
La espiritualidad del hombre se enfrenta a una constante oscilación en el transcurso de la
historia, ejemplo de ello se puede mencionar al pueblo de Israel, que en ciertas épocas sostenía una
estrecha relación con Dios y en otras estaba muy distante de Él, que se hundían en las prácticas más
viles y paganas de las naciones con las que tenían acercamiento. La decadencia o auge espiritual de
Israel dependía en gran medida del momento histórico que atravesaba y la cultura con la que se
relacionaba.

El ejemplo anterior tiene analogía con lo que acontece en la vida espiritual reinante de la
humanidad en general. El cristianismo comenzó una expansión mundial después de la muerte de
Cristo, lo que daría paso a lo que se llama, la iglesia primitiva; en ella la vida espiritual de la
humanidad estaba en auge, apegados a la enseñanza de Jesucristo. Durante toda la Edad Media, el
hombre trató con cierta importancia a Dios. Ya en el siglo XVI la vida de la iglesia, aún de sus
ministros, había caído a la corrupción, y eso da lugar al movimiento de la Reforma.

La llegada del Modernismo trajo consigo sistemas de pensamiento y de filosofía totalmente


diferentes a la época pasada. El Racionalismo, principalmente, sembró en el corazón de la
humanidad la idea de independizarse de Dios, uno de los máximos representantes de este
movimiento, declaró en uno de sus escritos <<hemos matado a Dios>> y en otra <<la religión es el
opio de los pueblos>> así que, se puede decir que durante la edad moderna el hombre en forma
general se alejó de la idea de Dios. El progreso, como resultado de la Revolución Industrial, orilló al
hombre a un olvido de Dios. Esto repercutió grandemente en la vida de la Iglesia Cristiana.

Muchos estudiosos difieren en cuanto a la fecha en que comienza la época conocida como el
posmodernismo, algunos hablan de los años 50, otros se refieren a lo que se llama “la conquista del
espacio”, cuando el hombre llega a la luna en la década de los 60. Lo anterior se menciona, porque
es evidente que con el comienzo del posmodernismo, paralelamente, empieza una nueva era
espiritual en la vida de la humanidad y en la vida de la iglesia de Cristo. Se puede hablar retorno a
una espiritualidad distorsionada, se abre paso principalmente a lo esotérico y oculto. Dentro de la
iglesia Cristiana surge la necesidad y el deseo de ganarse al hombre posmoderno (complejo y
egoísta), ello trae consigo cambios en la cosmovisión, sistemas doctrinales y prácticas de las Iglesias.
Generalmente, esta nueva era espiritual en el ámbito cristiano, es conocido como Neo-
pentecostalismo. Es necesario, que el cristiano tenga la sabiduría y la sagacidad para discernir las
nuevas doctrinas.

La Teología de la Prosperidad, es uno de los postulados del Neo-pentecostalismo. El Neo-


pentecostalismo, no es en sí, una organización o una iglesia, sino más bien un sistema de creencias
y prácticas que bien, se puede encontrar en distintas denominaciones.

La teología, es conocida como el estudio de Dios o los tratados acerca de Dios; hablar de
“Teología de la Prosperidad”, es intentar conocer a Dios desde el ángulo de la prosperidad, desde la
óptica de la prosperidad.

3
Se puede buscar un conocimiento de (hacer teología) Dios, impulsados por la necesidad de
aceptación y amor, motivados por encontrar un consuelo o tal vez mejor, para obtener el perdón de
nuestros pecados. Los que defienden la “Teología de la Prosperidad” se acercan a Dios con el afán
de conseguir comodidad económica, son gente ambiciosa, que encuentran razón de ser en la
cantidad de posesiones terrenales adquiridas.

No hay una definición exacta de esta teología, sin embargo, por lo anterior se puede entender
lo que es: “un estudio o intento de conocer a Dios a través de la prosperidad personal”. Para estos,
Dios manifiesta su amor en la vida del “creyente” por medio de las riquezas, principalmente en el
dinero y en el éxito logrado en los negocios. También se le conoce como “el Evangelio de la
Prosperidad”, “Movimiento de la fe”, “Palabra de fe” “Confiésalo y recíbelo”, entre otros, que se usan
solamente entre aquellos que profesan esta teología.

II. ORIGEN DE LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD


No es algo sencillo fechar exactamente el origen de este movimiento o sistema de falsa
doctrina. Esta teología de la prosperidad es el resultado de la Posmodernidad, la cual trajo consigo un
cúmulo de novedades y cambios en casi todas las esferas de la vida.

En la iglesia posmoderna, se desarrolló paulatinamente un cambio, en casi todos los aspectos


de su vida, promovida por personas seculares infiltrados en ella, sin embargo, se puede mencionar
algunas de las razones del surgimiento de esta teología, considérese los siguientes:

A) SOCIALES Y ECONÓMICAS
La llegada del posmodernismo, produjo un cambio en el sistema de vida y en la mentalidad del
mundo; el capitalismo que aparece en escena con aspecto muy prometedor, las grandes
oportunidades de superación y éxito, son algunos de los temas más comunes de la época. No
obstante, por muy próspero que parezca ser esta época, un gran número de personas no han
logrado, por así decirlo, nivelarse a los hombres de éxito, por ello, una de las grandes ofertas y
atracciones de las iglesias Neo-pentecostales, es precisamente, ostentar que tienen el “secreto del
éxito” con ellos. Invitan a la gente a unírseles como el primer paso a la prosperidad y al mundo de los
negocios.

La astucia de estas iglesias y sus predicadores no solamente les permite ganar adeptos entre
la clase baja que apenas están tomando el camino del éxito; sino también, lo hacen con las personas
de la clase media y alta, como son los empresarios y los políticos. Estas personas se sienten mejor al
ser motivados a un supuesto y continuo éxito en los negocios y constantemente se les enseña que
las riquezas son un favor especial de Dios. Estas personas buscan tales iglesias por “unción” y
conveniencia económica.

Por lo anterior, la Teología de la Prosperidad, surge como un método para atraer a las clases
sociales, para que unos obtengan las riquezas y otros las conserven o aumenten.

B) ESPIRITUAL Y RELIGIOSO
Las iglesias tradicionales ofrecían al pueblo un sistema, que para muchos ya estaba pasado
de moda, a diferencia de las nuevas iglesias que ofrecían una espiritualidad que aparentaba estar por
encima de toda religión. La gente fastidiada de la monotonía se dejó contagiar por el calor de “lo
nuevo”.
4
Se empieza a usar un nuevo lenguaje, tale como: “el elegido”, “el ungido”, “el consentido del
Señor”, etc. con este nuevo tipo de lenguaje pretenden convencer que, estas iglesias son las más
espirituales.

La comunicación con Dios se llevó a una nueva dimensión, al grado de usar palabras como
“papi”, creyendo que al emplear esta frase, Dios será más benévolo con ellos y obligado a cumplir las
ambiciosas peticiones de esta gente. En esta espiritualidad usan al padre terrenal como un “molde de
Dios”. Louis Berkhof, declara “no hay que levantar al hombre como un modelo para comprender a
Dios, sino, Dios es el modelo para comprender al hombre”.

Al mismo tiempo que promueven una “mejor espiritualidad”, también, promueven el


ecumenismo religioso, de allí la necesidad de una gran suma de recursos económicos para sostener
a los “evangelistas”, siendo una gran oportunidad para “sembrar” y después cosechar al treinta y
hasta el ciento por uno.

III. PLANTEAMIENTOS DE LA TEOLOGÍA DE LA PROSPERIDAD

Al ir descubriendo cómo el espíritu de pobreza


se ha infiltrado en su espíritu, alma y cuerpo,
usted tendrá la autoridad para ser libre y echarlo
fuera para ser una generación próspera1.
(Dr. Jimmy Powers)

Antes de enumerar los principales planteamientos de la Teología de la Prosperidad, es


menester, recordar que para entender acertadamente esta Teología, es necesario comprenderlo
desde su contexto. Es una doctrina2 sostenida por los neo-pentecostales de la época posmoderna. En
otras palabras, se puede hablar de la forma en que los neo-pentecostales formulan la Teología de la
Prosperidad. Considérese los siguientes:

A) LA RIQUEZA COMO UN FAVOR DE DIOS


Dios muestra el amor que tiene para con su hijo fiel, a través de los bienes que posee,
solamente si es rico, puede afirmar que Dios lo ama y es su “consentido”. A medida que se van
adquiriendo los bienes que se necesitan para adecuarse a los demás y la supuesta tranquilidad que
el alma desea y necesita, es como se va comprendiendo la relación con Dios.

Según esta teología, los grandes hombres de Dios fueron ricos, entre ellos mencionan a
Abraham, José, David, Salomón, Cornelio, José de Arimatea, etc. Afirman que estos hombres fueron
ricos y acaudalados, no por algún otro motivo, más que el resultado de la estrecha relación que
sostenían con el Creador, apropiándose de esta forma de las promesas de Dios para obtener el
secreto del éxito.

Instruyen que ser pobre, es una de las peores consecuencias del pecado que cierra el camino
a las riquezas que Dios tiene preparado para cada creyente, por tal motivo argumentan, que la

1 “Descubriendo y Derrotando la Pobreza” Dr. Jimmy Powers p.3

2 Se usa la palabra “doctrina” por no usar “herejía”.

5
riqueza es un favor de Dios, para aquellos que saben pedirlo y asirse de ellas. De manera insistente
hablan de la llave para acceder a los tesoros de Dios.

B) EL QUE ES POBRE NO ES HIJO DE DIOS


Básicamente, lo que se plantea al respecto es, que el cristiano es el hijo del Rey de reyes y
Señor de señores, de manera que, si uno es hijo de aquel que es dueño de toda la plata y de todo el
oro del mundo, entonces, es absurdo que viva en la escasez.

Aquí se reitera, el distinguido vocabulario neo-pentecostal con el que esta gente se dirige a
Dios, tales como: “papi”, “papi lindo”, y los diminutivos de padre y Dios, con estas expresiones
pretenden aparentar cierto acento cariñoso. Lo que en verdad está dando a entender este tipo de
lenguaje es, la falta de respeto que se tiene al sagrado nombre de nuestro Dios, nombre que, aún los
israelitas, a pesar de ser el pueblo elegido, no se atrevían siquiera pronunciarlo. Estas expresiones,
son el resultado de estar a la moda, se puede decir que, es el mismo tipo de lenguaje que han
desarrollado los muchacho de la “modernidad”, cuando se refieren a sus padres como, “jefe”, “viejo”,
etc. Un verdadero hijo, es uno que respeta y honra al padre, dándole el lugar que le corresponde
como tal.

Intentar sacarle las riquezas a Dios en base a chantajes, usando palabras que suenan y
huelen a hipocresía pura, no debe nacer del corazón de un genuino hijo de Dios.

C ) APROPIESE DE LAS PROMESAS

Los grandes representantes de este movimiento, han inventado fórmulas para ayudar a
sus feligreses el logro de la prosperidad. “Repite y repite la promesa, hasta que te apropies de ella”,
esta es alguna de las diversas muletillas que usan los grandes predicadores de esta corriente
teológica.

Los predicadores, acuden a las técnicas psicológicas, en su intento por convencer a las
masas. En la psicología se afirma que, cuando una persona repite o escucha continuamente un
pensamiento, llega a un punto en que, el subconsciente se acondiciona a ese pensamiento. En las
cárceles comunistas3, la gente era sometida a escuchar repetidas veces y en voz alta como tortura, la
frase, “Dios no existe”; practicando de esta manera, lo que comúnmente se conoce como, “lavado de
cerebro”.

Esta técnica ha resultado para los teólogos y predicadores de la prosperidad, ya que en sus
programas televisivos y radiales, se pueden percibir estas prácticas. En uno de los programas
radiales4, en nuestro medio, uno de los promotores de este movimiento sugirió: “para alejar a la
pobreza, hay que ahuyentarlo de la siguiente forma: durante siete días, desde muy temprano, se
sumerge una moneda dentro de una palangana de agua, y por la tarde, se echa el agua declarando la
bendición de Dios sobre el dinero, de esta manera, se limpiara la economía, y se atrae la bendición
de Dios”. Esto parece ocultismo disfrazado e infiltrado en la iglesia, suena a psicología mal usada.
Mientras se convenza de la limpia que hecha al dinero, aún el mismo Diablo, se encargara de dar
prosperidad económica, aún de la lotería.

3 Según la autobiografía de uno de los que fueron presos, el libro se llama “Torturado por Cristo”

4 Uno de los programas de la radiodifusora XEBAL transmitía todos los viernes el programa “Aguas
frescas”

6
El uso de la psicología para convencer a la gente, lejos de librarlos de sus problemas
financieros, los oprime y espiritualmente los sujeta a ritos absurdos haciéndoles creer que se
“acercan” a Dios, cuando al contrario, se alejan cada vez más de la gracia especial.

D ) SIEMBRE EN ALGUN MINISTERIO CANCIÓN


El principal método para obtener las riquezas, es la aportación económica en algún ministerio,
y para lograrlo hacen lo siguiente:

El uso de la televisión: Pagan una gran suma de dinero con motivo de transmitir programas las
24 horas del día. Porque a través de ello, muchos televidentes, son “fortalecidos” o “consolados”, a
cambio, los grandes predicadores, reciben una jugosa cantidad de dinero, como ofrenda de la gente
ingenua y ambiciosa.

De los muchos ejemplos que se podría mencionar, está el de la cadena televisiva TBN, que
transmite su programación desde Costa Rica. Uno de sus programas bimestrales es, la famosa
Maratónica, conocida como, “la gran oportunidad de hacer crecer tus negocios”.

La elaboración de libros: los programas televisivos de esta gente, son una gran oportunidad
para promocionar la enorme cantidad de libros que surgen en torno a esta materia. Al final de cada
libro, se estampa una dirección o cuenta bancaria para depositar tu ofrenda, “tu semilla del dinero”5.

Estos libros, “si tu los lees, obtendrás el secreto para alcanzar las montañas”, y la gente
desesperada, los compra y los recomienda, engañados o sugestionados por los que sin uso de un
raciocinio correcto, han leído de los ingeniosos sofismas6 de estos autores que dedican su mente
para satisfacer la desenfrenada codicia que carcomen sus corazones y sus espíritus.

I. EL PELIGRO QUE REPRESENTA PARA LA IGLESIA REFORMADA

La Teología de la Prosperidad, se convierte en una grave amenaza para la iglesia


Presbiteriana y también para todas aquellas iglesias que profesan la teología reformada,
mayormente, cuando se practica por las iglesias influyentes, como son las del centro del país y las
iglesias madres.

1. LA AMENAZA DEL ECUMENISMO


Uno de los propósitos implícitos en el movimiento de la prosperidad, es precisamente, el
ecumenismo religioso, es tan clara que, solamente los que están segados por el mal no se darían
cuenta de ello. Marcos Witt, recibe premios Grammy a nombre de toda la “comunidad cristiana”;
Benni Hinn, es uno de los invitados especiales del papa, y cuando habla de esa cabeza del mal, se
refiere a él como un “gran líder”.

El ecumenismo, es un movimiento que amenaza nuestra iglesia, porque, en la comunidad


ecuménica, se promete ayudar a los necesitados y todos los que son azotados por la miseria en
cualquier parte del mundo, lo que convierte a este movimiento, en un terreno fértil y una oportunidad
para llegar a ser exitosos en cuanto al crecimiento de esas iglesias.

5 Por ejemplo “Conociendo y Derrotando la Pobreza” del Dr. Jimmy Pawer en la última página.

6Sofisma es convencer disfrazando la mentira como si fuera verdad.

7
Generalmente, el ecumenismo, se ha concebido como el intento de unir a todas las
denominaciones cristianas, sin embargo, esto hace pensar en la película de La mosca, porque en el
proceso de transformación, el mundo (la mosca) se interfiere, resultando, un ecumenismo deforme.
Esto se puede apreciar por la abarrotada “conversión” de los cantantes mundanos, que sin dejar el
mundo y sus deseos, “ministran” en los falsos altares, mucha razón hay cuando se habla de la
prostitución musical, puesto que, le ponen letras cristianas a la música mundana. Que peligroso y
bien disfrazado está el ecumenismo, que entra sigilosamente en medio de los guardaespaldas de
nuestras iglesias. Por lo anterior, se debe estar muy alertas, porque, Teología de la Prosperidad, es
una seria amenaza a la organización y membrecía de la Iglesia Reformada.

2. AMENAZA EN LA LITURGIA

Existe el peligro de caer en el error de los neo-pentecostales, en creer que, renovar o reformar
nuestra liturgia o nuestra forma de practicar el culto a Dios, sea adaptándonos a los deseos de la
gente actual.

Los neo-pentecostales, ofrecen un culto o más bien un show, que lejos de ser una adoración
bíblica a Dios, viene siendo un conjunto de prácticas antropocéntricas. Es un peligro, porque en sus
cultos, se enfatizan las oraciones por las personas que desean un progreso en sus finanzas, se
pueden pasar horas enteras suplicando por cada necesidad en particular, esto es muy atractivo para
los individuos. Por esto el cristiano miembro de la iglesia presbiteriana, quien ni siquiera el pastor ha
orado con él y por él durante todo un mes o un año, se sienta fuertemente tentado a acudir a una de
las reuniones de oración de los teólogos de la prosperidad.

3. EL PELIGRO EN LA DOCTRINA

Cuando los miembros de nuestra iglesia reformada se dan cuenta que, efectivamente, la gente
partidaria de estas ideas, son “prosperadas”, (por no usar la palabra “bendecidos”, porque, no existe
la seguridad que sea Dios el verdadero motor de esa prosperidad) entonces la duda los sacude, si es
que no los derriba. Ya cuando la gente esta invadida o la sombra de la duda los cubre, es incapacitad
para encontrar sentido, por ejemplo, a la doctrina de la Divina providencia, de la Soberanía de Dios, o
de muchos otras que se podría mencionar, como las principales pilares de la doctrina reformada.

En la época actual, por influencias del capitalismo y las técnicas de mercado, la gente se ha
vuelto pragmática7. Las repercusiones en la iglesia, se hacen evidentes, las doctrinas que no son
atractivas, y no ofrecen atracción alguna para el bienestar personal, son consideradas inapreciables,
que no merecen ser tomadas en cuenta. En medio de todo esto, la Teología de la prosperidad
aprovecha el pragmatismo para sacudir las doctrinas reformadas de nuestra iglesia presbiteriana.

7 El pragmatismo enseña que si una verdad no tiene aplicación práctica en la vida, no debe ser
tomada e cuenta.

8
II. OBJECIONES A LA TEOLOGIA DE LA PROSPERIDAD

Se puede considerar una lista de objeciones a este sistema teológico, de tal forma que, deje
en el corazón la verdad bíblica en relación a este tema. Primero que todo, se debe esclarecer el uso
del vocablo “pobreza”. En la mentalidad de los teólogos de la prosperidad, insisten en que, la
“pobreza”, es un espíritu de obstáculo que se debe exorcizar, para entrar a disfrutar las promesas de
Dios; sin embargo, la “pobreza” no es un “espíritu” personal o demoniaco que haya que reprender,
sino un “estado”, un modo de existir o una situación. Lo mismo se puede decir de la riqueza. Jesús,
vivió juntamente con su familia en la extrema pobreza, inclusive, Él invitó a sus discípulos a elegir y
llevar este estilo de vida.

A) LA RIQUEZA NO ES LA ÚNICA EXPRESIÓN DEL AMOR DE DIOS


El autor de la epístola a los hebreos, nos pinta un vívido cuadro de los hijos de Dios:

“fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de aquí para
allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados; maltratados. De los cuales el
mundo no era digno, errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de
la tierra. Y todos estos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo
prometido; proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos
perfeccionados aparte de nosotros” Heb. 37-40.

El concepto neo-pentecostal por influencia de la teología de la prosperidad, tiene un cuadro


distante del concepto neo-testamentario de los hijos de Dios. Haciendo una paráfrasis antagónica al
pasaje anterior, aludiendo a los “ministros”, o mejor dicho, a los pregoneros de la prosperidad,
quedaría de la siguiente forma:

Fueron aclamados, aceptados, creídos, vivos del dinero; establecidos en una sola mansión, vestidos
con ropas finas y lujosas, ricos, satisfechos; amados. De los cuales el mundo era muy digno, viajando
por las ciudades, por las playas, por los centros de diversión y entretenimiento de la tierra. Y todos
estos, aunque no alcanzaron buen testimonio mediante la fe, recibieron lo prometido.

Creer que la vida en condiciones de pobreza, es una señal del rechazo de Dios, es un grave
error, puesto que grandes hombres de la fe vivieron en lo que hoy se conoce como, extrema pobreza,
no obstante, el amor que tenían a Dios, nunca fue opacado; Job, glorificó a Dios aún en medio de su
sorpresiva ruina (Job 1:21). El salmo 73, es un himno surgido del corazón de un genuino hijo de Dios,
que reconoce la voluntad divina en su ruina, porque a través de ello, entiende, que esa voluntad
planea recompensar las pobrezas y sufrimientos del hombre fiel en la vida futura, así como, de
castigar a los hombres malvados y prósperos que oprimen a los pobres.

B) LA DESESPERACIÓN POR ALCANZAR LAS RIQUEZAS PUEDE LLEVAR A LA DESOBEDIENCIA


Cuando el hombre se siente acorralado, es capaz de hacer cualquier cosa con tal de librarse
de cierta situación. Esto suena a las palabras de los grandes políticos, cuando indican: “hay que
hacer la paz, aún si para lograrla hay que hacer la guerra”, esta famosa filosofía de vida, que el fin
justifica los medios, ha influido en la mentalidad de los neo- pentecostales, orillándolos a inscribirse
en los juegos de lotería, en las rifas con exageradas ganancias, en las apuestas y en los afanes de la
vida. Al fin de cuentas, caen en las advertencias de Proverbios 28:20 el que se apresura a
9
enriquecerse no será sin culpa. Como usted se dará cuenta, en medio del apresuramiento se pueden
cometer errores, cuando la desesperación se apodera de la persona afanada por forzar las
bendiciones de Dios y demostrar la aparente prosperidad que predica o le es predicado, es cuando
entonces, se puede ser culpable, si el texto sagrado habla de una culpa, por lógica se presupone una
falta.

Uno de los grandes apóstoles del Señor, pudiendo ser rico por la posición que había
alcanzado y la educación que había recibido, lo consideró todo como basura (Fil 3:8), él da la
siguiente recomendación: “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. Porque
los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que
hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero
1 Tim. 6:8-10” de acuerdo con esta porción bíblica, es vano intentar enriquecerse según la mentalidad
de los predicadores de la Teología de la Prosperidad, porque este sistema, lejos de agradar a Dios, lo
ofende no amoldándose a lo que El da. El siguiente salmo declara, Porque tuve envidia de los
arrogantes, Viendo la prosperidad de los impíos. (Sal. 73:3) El deseo desmedido de obtener riquezas
da como resultado la avaricia, la cual, nunca deja tranquila la mente de quien se deja llevar por ella,
alejándolo de Dios, quien es la fuente verdadera de toda bendición que enriquece y no añade tristeza
con ella.

El siguiente pasaje fue escrita para Timoteo, un joven ministro del Señor: Codicias necias y
dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición…porque raíz de todos los males es el
amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe (1 Tim. 6:9). La desesperación por
enriquecerse, puede hundir a las personas en las deudas y en toda clase de males económicas, se
dice que, cuando no se sabe nadar y cae en el agua, en un intento desesperado por salvarse se
ahoga más fácilmente e impide un fácil auxilio, este peligro es semejante al que enfrentan los
seguidores de la Teología de la Prosperidad.
En la parábola del sembrador, el señor dijo: Pero los afanes de este siglo, y el engaño de las
riquezas, y las codicias de otras cosas, entran y ahogan la palabra, y se hace infructuosa (Marcos
4:19) de igual forma, el apóstol Pablo nos pide que huyamos de estas cosas siguiendo la justicia, la
piedad, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre.

C) LA ABUNDANCIA, NO NECESARIAMENTE , CONSISTE EN RIQUEZAS


Las riquezas de este mundo, tal vez, puedan satisfacer nuestras necesidades físicas y
materiales, pero nunca, las necesidades más profundas del alma. Es necesario entender los
conceptos de “prosperidad”, “abundancia” y “bendición” que son las palabras claves de estos
teólogos. En palabras de nuestro Señor Jesucristo sería de la siguiente forma: Mirad, y guardaos de
toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.
Lucas 12:15

D) DIOS PROMETIÓ SOLO LO NECESARIO


“Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”
Fil. 4:19 el apóstol Pablo, siendo merecedor de todos los apoyos económicos por parte de la iglesia,
él procuro no ser de carga para los hermanos, porque estaba convencido de que, sus necesidades
serán satisfechas en Cristo.

Las palabras alentadoras de Cristo acerca de nuestras necesidades, fueron: Por tanto os digo:
No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo,
qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las
aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las
10
alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? …Y por el vestido, ¿por qué os afanáis?… No
os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los
gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas
estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas [comida,
bebida, ropa; vea versículo 25] os serán añadidas. Mat. 6:25-33

La valiosa enseñanza de Jesús acerca del afán, fue interpretada correctamente por Pablo, por
esa razón dijo: He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación Sé vivir humildemente, y
sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener
hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. (Fil. 4:11-12). Siguiendo esta
valiosa enseñanza, se debería estar contento y satisfecho con lo que se tiene. Pero gran ganancia es
la piedad acompañada de contentamiento…Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos
con esto 1 Tim. 6:6, 8. Las riquezas del cristiano, están en los tesoros celestiales y no son visibles
para los que están muertos espiritualmente en la tierra, al respecto, Pablo, escribe a los corintos:
como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo. 2 Cor.
6:10

Lo anterior, no es motivo para dejarse llevar por la negligencia o la pereza, sino, ser
responsables en el trabajo diario, para proveer de sustento a la familia y a la iglesia; mientras se haga
esto y se ponga en primer lugar el reino de Dios y su justicia, todas las cosas serán añadidas (Mateo
6:33). La prosperidad que Dios da, se manifiesta gradualmente, El no puede quebrantar sus leyes
para enriquecernos de la noche a la mañana solo para satisfacer la codicia de nuestros corazones.

E) HAY QUE APRENDER A SER FELIZ, AGRADECIDOS Y CONFORMES CON LO QUE SE POSEE
Cuando la gente, no alcanza cubrir sus necesidades y ambiciones, desconocen a Dios. La
bendición del Señor, aunque parezca insuficiente para nosotros, es la expresión de su amor, “Por la
misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.
Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad”. Lam. 3:22-23. Tan solo el estar respirando, es un
favor de Dios, porque hay mucha gente que están llenos de dinero pero no los puede mantener en
vida aún el tanque más grande de oxígeno.

Si espera el favor de Dios, hágalo confiado en que sus promesas fieles, se irán cumpliendo en
su vida para el bien personal y espiritual lo cual debería ser la meta de cada creyente; no las riquezas
materiales y económicas.

D) LA BÚSQUEDA DE LA RIQUEZA ES UNA ESPECIE DE IDOLATRÍA .


También se debe considerar el origen de la palabra “riqueza”, una vez que se haya entendido
su significado original y bíblico, se puede llegar a una conclusión más clara. Cuando Jesús enseñaba
a sus discípulos, les advirtió de la imposibilidad de servir a dos señores, y enfatizándolo dijo, “no
podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mt. 6:24 y Lc. 16:13). ¿Por qué Jesús habla de las riquezas
como señor? La palabra que se usa en el griego original para riquezas es mamonas, este vocablo se
personifica en Mamon, dios de las riquezas y del dinero8. Lo anterior permite entender, la razón de
Cristo al enseñar que, el Cristiano fiel debe renunciar al servicio de Mamon, solo entonces podrá
estar consagrado al Señor. Las personas que consideran al dinero como su dios, no se equivocan,
porque en verdad sirven a Mamón.

8 Carismatismo y Espiritualidad Reformada “EL FANAL” p. 83

11
Cuando Mamon, es quien otorga las riquezas, el hombre no puede tener control sobre ellas;
sin embargo, cuando Dios las da, el hombre las controla. La bendición de Jehová, es la que
enriquece y no añade tristeza con ella, cuando Dios es el dador de las riquezas y de las posesiones,
son acompañadas por satisfacción y paz aún la misma pobreza viene siendo una “bendición”. Si
Mamon es el dador de las riquezas no se puede sentir satisfacción y felicidad.

III. PAUTAS QUE DEBE SEGUIR LA IGLESIA REFORMADA ANTE LA TEOLOGIA DE LA

PROSPERIDAD

A) ACOMPAÑAMIENTO PASTORAL RESPONSABLE


El pastor es la persona clave para enfrentar el reto de los carismáticos, debido a su posición
en la iglesia, en cierta forma, él debe diseñar las estrategias específicas a seguir, porque en cada
lugar las formas de operar de estas organizaciones son distintas, así como la reacción de la gente.

Por lo anterior, el pastor es el primero en estar alerta y preparado ante estos ataques. Debe
actualizarse en el estudio y los cursos que ofrecen los distintos seminarios, también, debe ser un
pastor conocedor de las técnicas de estudio e interpretación de la Palabra, de tal forma que, pueda
percatarse inmediatamente de la presencia de un peligro en la iglesia, como resultado de su
preparación. Podría resultar que, el pastor sea el último que se entere de un nuevo movimiento,
cuando no le quede ningún miembro en su iglesia.

En 1ª Timoteo 4:1, Pablo advierte que la iglesia estará expuesta al peligro de escuchar a
espíritus engañadores que, se presentan disfrazados cada determinado tiempo o época, por tal
motivo, los pastores ya sea como grupo o como presbiterio debería reunirse periódicamente para
hacer una evaluación espiritual y educativa de cada iglesia detectando las amenazas de nuevas
ideologías infiltradas en ella.

B) EL ADOCTRINAMIENTO DE LA IGLESIA
Una de las denuncias de los grandes profetas de Dios, fue que el pueblo perecía por falta de
conocimiento (Oseas 4:6). Para Cristo, el conocimiento de la verdad era crucial para ser libres (Juan
8:32).

Como iglesia, una de nuestras tareas es, procurar que la tierra se llene del conocimiento de la
gloria de Jehová como las aguas cubren la mar (Habacuc 2:14). Pero imagínese que tratamos de
cubrir la tierra y nuestras iglesias están secas de conocimiento.

El sistema de enseñanza actual de nuestra iglesia, pretende que los miembros simplemente
memoricen información en el catecumenado, pero ello no significa que el individuo ya sea competente
educativa y espiritualmente, por tanto, es necesario el diseño de un plan educativo para la iglesia, que
enseñe una aplicación práctica de las principales doctrinas reformadas.

C ) CULTO
Hay que reconocer que, la liturgia, llega a un punto crítico al no ofrecer atractivo a los
hombres. Como iglesia reformada, reconocemos a Dios como el objeto de culto, nuestra adoración es
teocéntrica no antropocéntrica, sin embargo, hay que entender que adoramos a Dios y solo a Dios

12
ante los hombres y de algún modo nuestra adoración inspira o desanima a muchos dependiendo de
la manera o la pasión con que se adora a Dios.

Con lo anterior, no se está insinuando que haya que ofrecer a los miembros lo mismo que
ofrecen los carismáticos, con tal que no vayan a las nuevas iglesias, pero sí, hay que adorar a Dios
con ese fervor, con esa pasión que solo Dios merece, y cuando se habla de pasión no se entienda
como el desorden emocional de los carismáticos, sino más bien, de lo que profundamente significa
este término, a saber, “un amor desmedido a Dios”. Se puede cantar un himno a Dios con toda
pasión, sin desbordar las emociones; pero también se puede cantar a Dios desbordando las
emociones, pero sin amor.

Cuando David se emocionó cantando y danzando, perdió la consciencia que lo hacía ante la
gente, a tal grado que se dejo ver su desnudez, ganando con ello el rechazo de su esposa. El apóstol
Pablo siendo más cauteloso dijo “cantaré con el espíritu, pero también cantaré con el entendimiento”
(1ª Corintios 14:15).

D ) LA ENSEÑANZA DE UNA MAYORDOMÍA BÍBLICA


Los ministros de la prosperidad, detentan de su investidura para infundir temor en el creyente,
y sacarle el mayor provecho económico como fuese posible. Para los seguidores de la prosperidad,
hablar de mayordomía, solo es animar a la iglesia a diezmar y ofrendar en algún ministerio. En
realidad la vida debe ser como una especie contínua de mayordomía, administrando fielmente los
bienes materiales y espirituales otorgados por Dios.

Una mayordomía bíblica es el resultado de una sana exégesis de las porciones bíblicas que
se refieren al asunto de la mayordomía. Cuando la iglesia está enseñada correctamente no vacilará
en hacer el uso correcto a sus recursos sin temor de estar haciendo lo malo.

CONCLUSIÓN

La doctrina de la prosperidad marcha a toda máquina dispuesta a invadir a la iglesia en todos


los aspectos de su vida, entra en ella con estrategias bien diseñadas por la astucia de sus ministros.

13
Es preciso que cada Consistorio de la iglesia local, haga una evaluación del grado de presencia o
amenaza de esta teología.

Esta teología originada en medio de una sociedad acaudalada, es peligrosa para las iglesias
humildes. Los creyentes ricos creen que los pobres no irán al cielo, a su vez, los pobres creen que los
ricos son los que se quedan. Unos consideran que la situación del otro es pecado. Sabemos que
cuando Dios mira al hombre para extenderle su gracia, no lo hace basado en la posición social del
hombre, sino lo ve, como un alma necesitada de salvación.

Como reformados, no solamente se debe alzar la voz de protesta contra esta teología, sino,
también es necesario ofrecer una “interpretación reformada de la prosperidad”. Cuando se habla de la
prosperidad reformada, se debe entender que, es el resultado de una sana exégesis desde la óptica
reformada. Para formar una teología reformada de la prosperidad9 es necesario hacerlo desde los
cinco puntos calvinistas.

Las amenazas para la iglesia del siglo XXI, son muchas, quizás hayan algunas de las que
nadie se haya percatado, sin embargo, la advertencia del apóstol Pedro (1ª Pd. 3:15) es válida para
todos y en todas las épocas ... “y estad siempre preparados para presentar defensa con
mansedumbre y reverencia ante todo aquel que demande razón de la fe que hay en vosotros”.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

1. “El Movimiento Carismático” W. Smouter • E. Monjo F. J. Kerkhof • A. J. Moggré J. C. Janse


• R. Cerni Edit FELIRE.

2. “Teología de la Prosperidad” por Humberto Toval www.evangelistico.org.

3 “El Evangelio de la Prosperidad Financiera” por Calvin Goerge.

9 No incluyo una explicación detallada acerca de la idea de desarrollar una “una teología de la
prosperidad” a partir de los cinco puntos calvinistas porque sería muy extensa para este ensayo.

14
4. “La Iglesia Infiltrada Sutilmente” por Alexander Seibel.

5. “Las Sectas de la Prosperidad: El Nuevo Evangelio de la Avaricia” tomado del Centro


de Información sobre Religiones y Nuevos movimientos.

6. “Movimiento de la Prosperidad” por Roger L. Smalling.

7. “Teología de la Gracia y Teología de la Prosperidad” autor Anónimo.

8. “Éxito y Prosperidad en la Iglesia: ¿Materialismo? Por Carlos Gonzales.

9. “La Teología de la Prosperidad” por Manuel de León tomado de protestantedigital.com

10. “¿Qué de la Teología de la Prosperidad?” por Luis Eduardo Cantero

15