Você está na página 1de 9

Los Árabes son los miembros de un pueblo heterogeneo que habitan principalmente en el Medio Oriente y

África del norte, son originarios de la Península Arábiga constituida por regiones desérticas. Las dificultades de
la siembra y críanza de animales hicieron que sus habitantes se convertiesen en nómadas, vagando por el
desierto en Caravanas, en busca de agua y mejores condiciones de vida. A las tribus del desierto se les da el
nombre de Beduinos. Existen tres factores que pueden ayudar en diversos grados para determinar si un
individuo es considerado arabe o no.

* Políticos: Si viven en un país miembro de La Liga Árabe ( o, de manera general, en el mundo árabe), esta
definición abarca a más de trescientos millones de personas.
* Linguisticos: Si su idioma materno es el Árabe, esta definición cubre a más de doscientos millones de
personas.
* Genealógicos: Si se tiene ascendencia arabica de habitantes originarios de la Penisula Arabica o fuera de
ella.

Ubicacion Geografica de la Cultura Arabe

La cultura Arabe se desarrollo en la peninsula Arabiga, ubicada al mextremo sur occidental de Asia. Limita
con el norte con Mesopotamia y siria; por el sur con el Oceano Indico; por el Oeste con el Golfo Persico y por
el Este con el Mar Rojo.

Historia de los Arabes:

Epoca Preislamica:
Antes de Mahoma los arabes eran politeistas, cada familia tenia su culto particular, pero existia en la Meca un
santuario con los idolos de muchas tribus y una piedra negra a la que veneraban, la Kaaba. Politicamente los
arabes se encontraban dispersos en tribus nomades.

Epoca Islamica:
Biografia de Mahoma: 571 - 631 d.c., nace en La Meca, era de la tribu de los Koreishitas, guardianes de la
Meca. Mahoma fue un comerciante que recorrio Arabia y siria. Estudio el judaismo y el cristianismo de donde
tomo aportes como el monoteismo que sería fundamental en la religion musulmana. A los 40 años de edad,
meditando en el monte Hira (611 d.c.) recibe la primera revelacion del Arcangel San Gabrielque le dijo:
"Unidad de Dios, falsedad de la idolatria y del materialismo y la inminencia del juicio final".

Empieza su predica en torno al Dios Ala en el año 610 d.c. Mahoma, por sus predicas, tienen que huir deLa
Meca, el año 622, conocia como la Hegira o emigracion, se dirige al Yatreb (oasis al norte de la Meca) que
luego tomara el nombre de Medina. Desde ahi unira a las tribus nomades que lo eligen soberano. El año 630
d.c., Mahoma retorna a La Meca y en su Guerra Santa convierte la Kaaba en templo de Ala y la peninsula
arabiga sera convertida al islam hasta su muerte (632 d.c.).

En el Coran se predica la profesion de fe (un solo Dios, Ala y Mahoma su profeta), plegarias cinco veces al dia,
ayuno en el mes de Ramadan, limosna a los pobres, peregrinacion a La Meca y la prohibicion de tomar vino,
comer cerdo, practicar el juego, la usura y representar la figura humana en el arte.

Caracteristicas de la Religion Musulmana.- Estas son:

- El Coran: libro sagrado, que contiene la palabra de dios.
- Los cinco pilares de la fe: Oracion, limosna, ayuno y peregrinacion.
- Yihad (Guerra Santa): guerra contra otras religiones para convertirlas al islam.

En el año 632 d.c. muere Mahoma y sus seguidores se dividen en dos bandos

- Los Sunitas: Constituyen la rama más grande de Islam, que en el año 2006 eran el 84% de todos los
musulmanes . La mayoría de los suníes creen que el nombre deriva de la palabra Suna (Sunna) , que se
refiere a los preceptos establecidos en el siglo VIII basado en las enseñanzas de Mahoma

- Los Shiitas: Seguidores del yerno de Mahoma llamado Ali Shi, sucesor legitimo de Mahoma.

Los arabes sirvieron de intermediarios entre la cultura Oriental y los pueblos de occidente; se distinguieron por
su espiritu guerrero, su fantasia e ingenio, por la defensa de su religion, la hospitalidad y la fidelidad a la
palabra empeñada. Los antiguos pueblos arabes adoraron a los astros, las fuerzas naturales y los espiritus. A
la llegada del Islam se creia en solo Dios, Ala, y su profeta Mahoma. Islam, significa "sumision a Dios" y sus
adeptos son llamados musulmanes "sometidos a la ley de dios".

Organizacion politica arabe

Con el advenimiento del Islam, la comunidad musulmana se rigio por el coran en el que se establecieron las
siguientes autoridades:

- El Califa, jefe religioso , sucesor de Mahoma
- El Mexuar, consejero consultivo del Califa
- El gran Visir, primer ministro y delegado del califa
- El emir, jefe militar, a partir del siglo IX sustituye al visir en el poder y relego al califa al poder espiritual
- El Vali, gobernador de las provincias.

Etapas de la Expansion Arabe
A la muerte de Mahoma lo vana a suceder:

1. Califato ortodoxo (632- 660 d.c.).- Fueron cuatros los califas: Abu - beker, Omar, Otman y Alí, quienes
implantaron la Guerra Santa contra los infieles y conquistaron Palestina, Siria, Armenia, el Asia Menor
(Bizancio), Mesopotamia, Persia y Egipto; la capital del califato estuvo en Medina.

2. Dinastia Omeya (660 - 750 d.c.).- Van a cambiar la capital a Damasco (Siria) e inician nuevas conquistas
territoriales: Beluchistan, Afganistan, turquestan, el norte de Africa, España y atacaran a Constantinopla sin
exito.

3. Dinastia Abasida (750 - 1242 d.c.).- Trasladan la capital a Bagdad (Irak); Abul-Abbas asesina a la familia
de los omeyas e imponce su dinastia, solo sobrevive Abderramán que huye y llega a España (756 d.c.) y funda
el califato de Cordoba. Los abasidas se expanden hasta llegar a la frontera cpm chinca, la India y bizancio.
finalmente el mundo arabe quedo dividido en tres califatos:

- El Califato de Oriente, Bagdad (Irak)
- El Califato de Occidente, cordoba (España)
- ElCalifato de El Cairo ( Egipto)

Organización Económica árabe

1. La agricultura, trasladaron a España el arte de la irrigacion que aprendieron en Egipto; usaron los canales,
acequias, fuentes y pozos de agua. Introdujeron nuevos cultivos y frutos a Europa como el algodon, caña de
azucar, limon, naranja, palmeras, datiles, morera, etc.

2. Industria, desarrollaron las tecnicas de la fabricacion de armas de acero (Toledo y Damasco), de
alfombras (Bagdad), sedas y gasas (Mosul), y otros como la industria del cuero, perfumes, vidrios y joyas.

3. Comercio, se convirtieron en el puente natural entre Oriente y Occidente, se trasladaban grandes
caravanas de camellos del mar Mediterraneo al Oceano Indico. Los principales centros comerciales eran
Bagdad, Alejandria, Damasco y cordoba en donde se podia comprar porcelanas; sedas, te (china), perlas,
maderas finas y especias (India), marfil y esclavos (Africa), incienso y mirra (Sur de Arabia).

Manifestaciones culturales de los Arabes:
Fueron grandes difusores de inventos de otras culturas y las propias como:

- Matematicas: El cero, numeros , algebra, trigonometria, geometria
- Medicina: la alquimia (precursora de la quimica), el alcohol, el alcali, el antimonio, el jarabe y los libros
ilustrados del cuerpo humano con sus organos y partes.
- Astronomia y navegacion: astrolabio y brujula
- Arquitectura: arcos ojivales, boveda, torres en punta, interiores o arabescos, arcos de media punta, arcos
de herradura, azulejos, porcelana. porfido y otros.
- Filosofia: Se inspiraron en la filosofia griega; destacaron:
*Avicena.- galeno y filosofo, sus obras fueron: Canon de la medicina, logica, Matematica, Fisica
*Averroes, influjo en la Escolastica Medieval, sus obras fueron, prolegomenos de la filosofia, compendio de
Logica.

Comercio y rutas comerciales del Islam

Desde la antigüedad, la península arábiga estaba
fuertemente integrada en la red de comercio mundial como zona
de producción del exquisito incienso y como componente de la
comunicación marítima entre el mundo mediterráneo y la India.
La biografía del profeta también evidencia que creció en un
entorno marcado por las relaciones comerciales. Por eso es
natural que, con la irradiación del Islam, el comercio se
expandiera enormemente y que comerciantes musulmanes
encontraran su camino en las remotas zonas del mundo entonces
conocido. Una prueba de ello es el gran número de monedas
islámicas encontradas durante unas excavaciones en la zona del
mar Báltico, así como las cerámicas artísticas y las maravillosas
telas de seda halladas en el Extremo Oriente. El deseo de adquirir
oro llevó a los comerciantes musulmanes de Marruecos y de la
Trípoli Libia a atravesar el Sahara hacia Timbuktu y Gao, y en la
costa oriental de África surgieron florecientes ciudades
comerciales como Sofala, Kilwa, Zanzíbar, Malindi y Mogadiscio,
que abastecían los mercados del mundo islámico no sólo de oro,
esclavos y marfil, sino también de exóticas maderas y piedras
preciosas.

Al califa abasí al-Mansur (754-775) se le atribuye el dicho de
que después de la creación de su capital en Bagdad ya no existiría
"ningún impedimento más entre nosotros y China". Esto demuestra
que el comercio podía estar garantizado por parte de las
demandas del Estado, ya que satisfacía sobretodo la necesidad de
mercancías de lujo de la casa real y de las clases dirigentes de la
sociedad. En la época de esplendor del mundo islámico, el
comercio no estaba sometido a ninguna restricción. Las aduanas
sólo existían para los comerciantes extranjeros, quienes tenían
que abonar la misma cantidad que los impuestos pagados en su
patria por los comerciantes musulmanes. Una administración de
justicia en cuestiones comerciales basada en principios islámicos
y, por lo tanto, idéntica en todo el mundo islámico, creó una
seguridad jurídica sin la cual no hubieran surgido numerosas
asociaciones de comerciantes que, bien provistos de fondos,
financiaban empresas comerciales especialmente arriesgadas. La
diferenciada estructura comercial, que distinguía entre
sociedades anónimas, sociedades capitalistas y sociedades de
bienes, ofrecía a los comerciantes suficientes posibilidades para
invertir su capital ventajosamente. Del mismo modo, la temprana
especialización dentro de esta clase social permitió que el
comercio se desarrollase de forma eficiente. Un avanzado y
eficaz sistema de bancos y créditos no sólo presuponía una gran
seguridad jurídica, sino que además favorecía el comercio en la
medida en que ya no era necesario llevar consigo grandes sumas
de dinero en los viajes.
Pero esta situación ideal no iba a poder mantenerse durante
mucho tiempo; el fraccionamiento político del mundo islámico y
la consiguiente decadencia económica provocaron que los
príncipes intentasen mejorar sus presupuestos mediante la
imposición de aduanas e impuestos, o a través de contribuciones
más o menos obligatorias para los acaudalados comerciantes.
Pero también bajo estas condiciones poco favorables, el comercio
siguió siendo un negocio lucrativo. Debido a esto, los
comerciantes de la sociedad islámica gozaban de una gran
reputación, y su riqueza, su espíritu de empresa y su manera de
vivir nos han llegado reflejados y adornados noveléscamente con
sucesos maravillosos a través de diferentes fuentes, como las
conocidas historias de Simbad el marino o los relatos a menudo
ilustrados deMaqamat, del escritor Hariri.

Durante la época de esplendor del califato, Bagdad constituyó
el centro político y económico del imperio. Aquí convergían,
pasando por la ciudad portuaria de Basora, las rutas marinas que
conducían hasta China y Corea con las mercancías de la India y
del archipiélago del sureste asiático. También las ciudades
comerciales de las costas africanas orientales y de la península
arábiga estaban incluidas en esta red de rutas marinas. La "ruta
de la seda'; compuesta por varias rutas que pasaban por Asia
central, establecía una conexión terrestre con el Lejano Oriente.
El comercio con los Rus llevó a los comerciantes musulmanes
hasta el Báltico y hasta la Europa Centro-oriental. Una ruta
comercial, que desde Mesopotamia cruzaba el desierto sirio, unía
finalmente Bagdad con la zona mediterránea.

A través del mar Rojo llegaban mercancías hasta Egipto, donde
las ciudades de Fustat, El Cairo y Alejandría, junto con los centros
comerciales de Alepo y las ciudades costeras sirias, se
convirtieron en los emporios de mercancías más importantes del
mundo mediterráneo. Aquí atracaban los barcos de las repúblicas
marítimas italianas de Venecia y Génova que volvían a sus puertos
natales cargados con las mercancías de lujo del Oriente, tan
apreciadas en Europa. Las ciudades marítimas italianas
consiguieron así una fortuna que después les permitió convertirse
en potencias dentro de la política europea.

Al contrario que los chinos, cuyos juncos raramente penetraban
hasta Arabia, los comerciantes musulmanes se habían expandido
con una red de factorías por "los siete mares" que habían de
atravesar para llegar hasta China y el archipiélago indonesio.
Junto al oro y la plata, que eran prácticamente aceptados en
todas partes como modo de pago, los barcos musulmanes llevaban
consigo ante todo hierro y aceros nobles, además de otros
productos metálicos, alfombras y tejidos lujosos como mercancías
de comercio. Después volvían a Occidente cargados con piedras
preciosas, ébano y una gran cantidad de maderas nobles, aparte
de especias, marfil y añil, así como telas de seda y productos de
cerámica del Lejano Oriente. Una parte de las mercancías, entre
las cuales también se encontraban plomo de la India y papel de
China, fueron traídas a Basora a través del golfo Pérsico. Una
segunda ruta principal de comercio transcurría a lo largo de la
costa sur de Arabia a través de Mascate y Adén, hasta donde eran
traídas las mercancías de África oriental.

A través del mar Rojo, el flujo de mercancías llegaba hasta
Egipto, que actuaba de emporio para el comercio con Europa y
abastecía a toda la zona norteafricana con productos de
importación.

El viaje por tierra hacia China conducía sobre varias rutas a
través de las estepas y desiertos del Asia central. En Nishapur, las
caravanas tenían la oportunidad de marchar pasando por Bujará,
Samarcanda y Tashkent hacia Kashgar o de alcanzar la floreciente
ciudad oasis del Turkestán oriental a través de un camino situado
más al sur, que pasaba por Herat y Balj. De Kashgar hasta
Dunhueng, "la Puerta de China'; situada en el desierto de Gobi, se
llegaba a través de la ruta del norte pasando por Kutcha o
pasando por Jotan, situada más al sur. Dentro de China había una
importante ruta que conducía a Pekín (Janbalik).

Siguiendo una ruta comercial orientada al norte y noroeste se
trajeron a Bagdad pieles, esclavos, ámbar, corazas de pecho y
espadas de manufacturas centroeuropeas. Esta ruta comercial
transcurría por Itil, capital del reino Khazarí, situada en la orilla
norte del mar Caspio y que conducía -la mayoría de las veces
siguiendo los grandes sistemas de los cursos fluviales de Rusia-
hasta el Báltico, estableciendo además una conexión con el
centro de Europa Oriental.

Los árabes y el resto de los pueblos del mundo islámico podían
mantener estas relaciones comerciales internacionales gracias a
su superioridad frente al Occidente cristiano, por lo que Oriente
pudo disponer durante varios siglos sobre el flujo de mercancías
hacia Europa. Tan sólo cuando los portugueses alcanzaron el Cabo
de Buena Esperanza y poco después Vasco de Gama llegó por
primera vez a la India, se produjo un cambio. Éste empezó con la
destrucción de las ciudades comerciales musulmanas de la costa
oriental africana por los europeos, continuó con la construcción
de imperios comerciales fortificados en Omán e India y acabó
finalmente con la expulsión de los musulmanes del provechoso
comercio internacional con objetos de lujo y especias. El espacio
del sur asiático se convirtió en el escenario de las rivalidades de
las potencias europeas (portugueses, holandeses, británicos y
franceses), a quienes ya no les importaba tan sólo el monopolio
comercial y reclamaron finalmente este territorio como posesión
colonial.
Debido a la enorme dimensión que alcanzó el comercio
internacional islámico, se suele olvidar la importancia de su
comercio interior, que del mismo modo cubría grandes distancias.
Esto era de especial importancia para el viaje anual de
peregrinación; muchos creyentes que querían cumplir con su
deber islámico pero carecían de los medios, financiaban los gastos
de su viaje vendiendo los productos más apreciados de su tierra.
Del mismo modo, los comerciantes se unían a las caravanas de
peregrinos, procedentes de todos los puntos del mundo islámico,
para vender sus mercancías en Hiÿaç o cambiarlas por otras.
Desde los tiempos preislámicos hasta su pasado más reciente, La
Meca se ha mantenido como un importante centro religioso y
comercial, en el que se podían encontrar mercancías traídas
desde diferentes lugares del mundo islámico.
El intercambio comercial se vio impulsado por la construcción
de paradas fijas para caravanas en las rutas y ciudades más
importantes, como por ejemplo El Cairo. Estos puntos se
encontraban a unos 30 kilómetros entre sí (un día de distancia), y
eran creados y mantenidos como fundaciones religiosas por el
Estado o por particulares. Aquí se ofrecía a los que se
hospedaban espacio suficiente para que los animales pudieran
descansar, y protección frente a las inclemencias climatológicas y
los ladrones. De estas construcciones impresionantes nos han
quedado ejemplos en Anatolia, donde los caravasares selyúcidas
se cuentan entre los más notables testimonios del arte islámico.

En las ciudades, el comercio y la manufactura se concentraron
en un barrio separado de la zona residencial, mientras que el
barrio del bazar se situaba normalmente en los alrededores de la
mezquita más importante, que solía ser también la más antigua, y
constituía el centro económico de la ciudad. Aquí se encontraban
las calles comerciales techadas, en las que se vendían tanto los
productos locales como las mercancías importadas. Los comercios
estaban estrictamente separados por oficios o por tipos de
mercancías, de tal manera que el cliente tenía la posibilidad de
comparar precios y de comprobar las diferencias de calidad.
Además, el vigilante del mercado (muhtasib), que tenía atribuidas
amplias competencias, tenía la misión de impedir el fraude, como
por ejemplo la utilización de medidas y pesos falsos. Dentro de
este barrio había edificios destinados al comercio al por mayor y
en los que los comerciantes extranjeros podían almacenar y
vender sus mercancías. En sus patios interiores (jan, wakala,
funduq), que eran accesibles desde la calle a través de una gran
puerta, había establos para los animales de carga, almacenes,
locales comerciales y salas de estar para los comerciantes.

Las entradas al barrio del bazar se cerraban por la noche al
acabar la jornada y para los locales con mercancías
especialmente caras se tomaban precauciones adicionales para
evitar robos y saqueos.

El sistema de comercio, que se había formado en el Oriente bajo
la soberanía musulmana, constituía con su eficiencia un elemento
esencial de la cultura islámica.