Você está na página 1de 2

PRINCIPIOS DEL DERECHO DEL TRABAJO.

Los principios del Derecho del Trabajo son aquellas ideas fundamentales o líneas
directrices, propias o exclusivas de esta rama del derecho, que informan e inspiran
directa o indirectamente las normas laborales.

1.- Principios propios o particulares del Derecho del Trabajo.

- Principio protector: Este principio es el criterio fundamental que orienta el


Derecho del Trabajo, ya que esta rama del derecho en lugar de inspirarse en un
propósito de igualdad, responde al objetivo de establecer un amparo preferente a
una de las partes: el trabajador.

- Principio de continuidad de la relación: Este principio, reconocido a favor del


trabajador persigue que las relaciones laborales sean estables. Esto porque se
ha concebido al contrato de trabajo como una relación jurídica indefinida, estable
y de jornada completa, de tal manera que asegure la continuidad de la
permanencia del trabajador en la empresa, protegiéndola de rupturas e
interrupciones y limitando las facultades del empleador de ponerle término.

- Principio de primacía de la realidad: Este principio significa que en caso de


discordancia entre lo que ocurre en la práctica y lo que surge de los documentos
o acuerdos, debe darse preferencia a lo primero, es decir, a lo que sucede en el
terreno de los hechos. Como consecuencia de lo anterior, "la mayoría de las
normas que constituyen el Derecho del Trabajo se refieren más que al contrato,
considerado como negocio jurídico y a su estipulación, a la ejecución que se da
al mismo por medio de la prestación del trabajo."

- Principio de Razonabilidad: Es un principio bastante general (para algunos no


es propio del Derecho del Trabajo, Ej. Gamonal) que establece la idea de lo
razonable como criterio interpretativo de aquellas situaciones en que producto de
errores, confusiones, de simulación o de fraude es necesario establecer el
verdadero alcance de las cláusulas o de las situaciones jurídicas, para no
generar arbitrariedades o injusticias que no resulten razonables. Es decir, a
través de este principio es posible medir la verosimilitud de una determinada
explicación o solución.

- Principio de irrenunciabilidad de los derechos laborales: Este importante


principio supone la imposibilidad jurídica de privarse voluntariamente de una o
más ventajas concedidas por el Derecho del Trabajo en beneficio propio. El
ordenamiento jurídico laboral se aleja nuevamente de los criterios civilistas, que
recogen los principios contrarios, de la renunciabilidad de los derechos y de la
autonomía de la voluntad.
- Principio de Libertad Sindical: Este es un principio referido a la génesis,
aplicación e interpretación del Derecho Colectivo del Trabajo. El profesor
uruguayo Américo Plá define este principio indicando que es el conjunto de
derechos que tienen los trabajadores y sus organizaciones para organizarse
sindicalmente y para desarrollar actividades sindicales, entre ellas, la
negociación colectiva y la huelga.

2.- Principios generales con gran relevancia en materia laboral.

- Principio de igualdad de trato: El principio de igualdad ante la ley puede


formularse como "el sometimiento de todas las personas a un mismo estatuto
jurídico fundamental para el ejercicio de su derechos y para el cumplimiento de
sus deberes."

- Principio de no discriminación: El principio de no discriminación está


estrechamente vinculado al principio de igualdad, toda vez que él asegura la
plena vigencia del principio de la igualdad al excluir o prohibir toda diferenciación,
preferencia o exclusión que se fundamente en criterios objetivos y razonables.

- Principio de la buena fe: En su concepción objetiva, el principio de la buena fe


"conlleva un modelo de conducta social que la ley exige a las personas conforme
a un imperativo ético dado, dentro del marco de la relación contractual." Dicho de
otra forma, a través de este principio general se "impone un modelo o arquetipo
de conducta social basado en la rectitud y honradez.