Você está na página 1de 11

CAPITULO II

NACIMIENTO DE LA CARDIOLOGIA COMO ESPECIALIDAD

A fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX, una serie de adelantos
científicos provocaron que se despertara la inquietud de muchísimos médicos
por las enfermedades del corazón y comenzaran a dedicarse a su estudio, lo
que llevó en poco tiempo al nacimiento de la Cardiología como especialidad.
El descubrimiento de los RX por Wilhelm Roentgen (1945-1923) en
1895, fue uno de esos avances. En enero de 1896, Roentgen presenta su
hallazgo accidental en la Wurzburg-Medical Society y en 1901 recibe el primer
Premio Nobel de Física.

Wilhelm Roentgen Roentgen presentando su descubrimiento John Cochrane

A los dos meses del descubrimiento, el físico John Cochrane en su


Laboratorio del Royal Military College en Kingston, construyó un equipo de
Rayos X y presentación mediante, numerosos médicos se interesaron por su
uso como método diagnóstico, comenzándose rápidamente a utilizar en
muchos centros médicos.
A ello se asoció la descripción de un sencillo método para medir la
presión arterial de manera incruenta hecha en 1896 por un médico de Turín
Scipione Riva-Rocci (1863-1937) ya que hasta entonces las mediciones solo se
podían realizar en forma directa por punción.
El esfigmomanómetro consistía en una simple cámara de bicicleta de 4 a
5cm de ancho que se colocaba en el brazo como manguito, cubriéndolo en
toda su circunferencia, el cual era inflado con una pera de Richardson,
interponiendo entre ellos un manómetro de Hg y a través de la palpación del
pulso de la arteria radial se lograba conocer el nivel de la presión arterial
sistólica.
Poco tiempo después, en 1904, el médico militar ruso Nikolai Korotkov
(1874-1920) en la Academia Imperial Médica Militar de San Petersburgo mejora
el método mediante la utilización del estetoscopio sobre la arteria humeral,
describiendo los famosos ruidos de Korotkov y posibilitando de esa manera la
toma también de la presión diastólica, método que perdura hasta la actualidad.
Scipione Riva-Rocci Primer Tensiómetro Nikolai Korotkov

Pero sin lugar a dudas, el empleo del galvanómetro de cuerda, descripto


por Eithoven en 1901, representó un hecho fundamental en la historia de la
Cardiología al dar nacimiento a la electrocardiografía.
Rudolf von Koelliker y Heinrich Müller, en 1856 fueron los primeros que
descubrieron que el corazón generaba electricidad y el primer registro del ritmo
eléctrico en el ser humano fue hecho por Alexander Muirhead en 1869, en el
St. Bartholomew's Hospital de Londres.
En 1872, el fisiólogo y físico francés Gabriel Lippmann en el laboratorio
de Kirchoff en Heidelberg inventa el electrómetro capilar que permitía observar
las variaciones de los potenciales eléctricos y que le valió el Premio Nobel de
Física en 1908. La utilización de este electrómetro le posibilitó al fisiólogo
francés Etienne-Jules Marey en 1876 registrar por primera vez la actividad
eléctrica de un corazón de batracio, dando nacimiento a la famosa “cápsula de
Marey”

Gabriel Lippman Etienne Marey

En 1887, el fisiólogo británico Augusto Waller en el St Mary’s Medical


School de Londres, perfecciona el método y comunica en el Congreso
Internacional de Fisiología realizado en Londres la realización del primer
“electrocardiograma” en humanos (introduce por primera vez el término hoy tan
utilizado por nosotros) usando el electrómetro capilar de Lippmann. En 1917
presenta ante la Physiological Society of London un informe preliminar de sus
primeros 2000 registros.
A pesar de ser un pionero de la electrocardiografía, Waller descreía del
futuro del método. En 1911 decía: “Yo no imagino que la electrocardiografía
tenga un uso extensivo en los hospitales. Creo que tendrá un ocasional uso
para registrar alguna rara anomalía cardíaca”.
El tiempo no le dio la razón ya que poco tiempo después, gracias a
Eithoven, el electrocardiograma se transformó rápidamente en un método
indispensable en el diagnóstico de las cardiopatías.
Willen Eithoven (1860-1927), considerado el padre de la
electrocardiografía, fue un fisiólogo nacido en Java (hoy Indonesia, entonces
bajo dominación holandesa) que durante muchos años estuvo trabajando con
el fin de lograr un método confiable para registrar los aspectos eléctricos de la
actividad cardíaca.
En 1887, estuvo presente en el Congreso de Fisiología en Londres
donde observó la demostración de Waller del registro del electrograma del
corazón y comenzó a trabajar en el tema. Así fue que en 1895, detectó una
serie de ondas a las cuales le asignó las letras P, Q, R, S y T.
Las limitaciones del electrómetro capilar llevaron a Eithoven a diseñar en
1901 en su Laboratorio de la Universidad de Leiden en Holanda un
galvanómetro de cuerda, con el fin de facilitar los registros, consiguiendo con
ello poder graficar y después analizar con precisión el electrocardiograma
humano. Dicho galvanómetro pesaba 270 Kg y necesitaba 5 operadores y un
gran espacio.
Uno de sus maestros, Johannes Bosscha sugirió usar las líneas
telefónicas que unían el Hospital al Laboratorio de Eithoven y ello permitió
poder hacer estudio electrocardiográficos en los pacientes hospitalizados.

Willen Eithoven Electrocardiógrafo de Eithoven Diploma del Premio Nobel

Todo esto le valió a Eithoven ganar el Premio Nobel de Fisiología y


Medicina en 1924.
En 1903, Eithoven inicia la producción comercial de dicho galvanómetro
junto con la compañía inglesa Cambridge Scientific Instruments.
Sir Thomas Lewis (1881-1945) fue luego la figura más significativa en la
historia de la electrocardiografía por sus grandes contribuciones a esta nueva
técnica y, además, por ser el propulsor de su utilización en todo el mundo.
Fue el primer médico anglosajón que adquirió un electrocardiógrafo con
fines de investigación clínica en 1909, y desde entonces su laboratorio en el
University College Hospital de Londres fue centro de investigación y de
formación de numerosos médicos de todo el mundo.
Demostró entre otras cosas el valor de la electrocardiografía en el
diagnóstico de las cardiopatías, especialmente en las arritmias. En 1913,
reseña las características clínicas y electrocardiográficas encontradas en
pacientes con flutter auricular, describiéndola como una arritmia curiosa y no
infrecuente. Encontró que el bloqueo auriculoventricular 2:1 era el más común,
reportando que la digital y la estimulación vagal aumentaban el bloqueo y el
ejercicio lo disminuía.
Escribió numerosos libros, entre ellos, “The Mechanism of the Heart
Beat“ en 1911 que resultó ser el primer libro de Electrocardiografía.
Fue, además, el primer médico científico que investigó la fisiopatología
del Síndrome de Raynaud explicando que el vasoespasmo se presenta en
respuesta al contacto de las manos con agua fría.
The Royal Society le otorgó la medalla Real en 1927, en 1941 la Copley
Medal y en 1944, junto con the Royal College of Physicians el premio Conway
Evans. Además, en diversas oportunidades fue consultado para atender a la
familia real de Gran Bretaña.

Sir Thomas Lewis Eithoven y Lewis


Museo Boerhaave de Leiden, Holanda.
.

Electrocardiógrafo construido en Londres en 1911

James Mackenzie, (1853-1925) médico clínico escocés que al igual que


Lewis enfocaba sus investigaciones hacia las arritmias, también se apasionó
con la electrocardiografía, haciendo importantes aportes sobre el tema.
Además, resaltó la importancia de registrar varios pulsos simultáneamente (el
pulso radial, el pulso yugular y el pulso hepático) dando nacimiento así a los
primeros estudios poligráficos.
En 1908 publica su libro “Disease of the Heart” y en 1909 “El estudio del
pulso”. Ese año junto a Lewis crea y dirige la primera revista cardiológica del
Reino Unido y una de las primeras del mundo, Heart, donde aparecen muchas
de sus publicaciones.
Los trabajos y las investigaciones de Lewis y Mackenzie fueron
fundamentales para entusiasmar a muchos médicos de distintos lugares del
mundo en la utilización de este nuevo método diagnóstico.
Dado su alto costo, eran pocos quienes podían utilizarlo y quienes
poseían un electrocardiógrafo durante las primeras décadas de este siglo, era
considerado por los pacientes como un verdadero especialista en cardiología.
En 1929 Pierre Duchosal (1905-1988), médico de la Universidad de
Ginebra presenta en la Sociedad de Biología de su país el primer
electrocardiograma en registro directo.
Hasta los años 30, eran utilizadas para fines diagnósticos solamente las
derivaciones bipolares de Eithoven. En 1934, Frank Wilson (1890-1952),
discípulo de Lewis, describe la terminal central y en 1935 estandariza las 6
derivaciones precordiales y en 1942, Emanuel Goldberger incorpora las
derivaciones unipolares de los miembros completándose de este modo el
método tal cual hoy lo utilizamos.
James Mackenzie Pierre Duchosal Frank Wilson

Otros científicos también comenzaron a dedicarse al estudio de las


funciones y la patología del corazón.
En 1906 Ludwig Aschoff (1866-1942) patólogo alemán y su colaborador
japonés Sunao Tawara (1873-1952) reconocen al nódulo auriculoventricular
como el centro secundario de formación de los impulsos.
Un año después, en 1907, los británicos Arthur Keith (1866-1955) y
Martin Flack (1882-1931) describen el nódulo sinusal como centro primario de
formación de los estímulos.

Ludwig Aschoff en 1940 Arthur Keith

Si tenemos en cuenta que en 1839 el fisiólogo y anatomista checo


Johannes von Purkinje (1787-1867) había detectado la presencia de fibras
especiales en las paredes del corazón de ovejas, y en 1893 el internista
alemán Wilhem His (1863-1934) describe el haz muscular que lleva su nombre,
las descripciones de Keith y Flack y de Aschoff y Tawara, completaron el
conocimiento en lo que se refiere a la conducción eléctrica del corazón.

Johannes von Purkinje Wilhem His

A ello se agrega los importantes estudios de Mauricio Rosenbaum y col.


sobre la anatomía de la rama izquierda del Haz de His, incorporando el
concepto de la trifacicularidad. Esas investigaciones fueron realizadas en
nuestro país y publicadas en 1967, hecho que enorgullece a la Cardiología
Argentina.
Pero no solamente los fisiólogos y anatomistas estaban entusiasmados
con el estudio del corazón. También numerosos clínicos comenzaron a estudiar
distintos aspectos de la Cardiología.
En 1911 el internista alemán Alfred Frank (1884-1957) acuña el término
de "hipertensión esencial" para diferenciar la hipertensión arterial provocado
por una enfermedad renal de la forma que no tiene causa reconocible. Hasta
ese momento la hipertensión era considerada de origen renal casi
exclusivamente.
En 1912 el internista de Chicago James Herrick (1861-1954) sostiene
que el cierre repentino de los vasos coronarios no provoca necesariamente la
muerte resaltando la importancia de la circulación colateral.

James Herrick

Años después, Smith en 1918 y Pardee en 1920 describen las


alteraciones electrocardiográficas del infarto agudo de miocardio.
En 1903 Alexis Carrel (1873-1944) cirujano francés, nacido en Lyon,
desarrolla una nueva técnica de sutura vascular extremo a extremo o extremo a
lado sin que se produjeran estenosis, trombosis, hemorragias o infecciones.
Ello provocó un avance extraordinario en el desarrollo de la cirugía
cardiovascular por lo que se le otorgó en 1912 el Premio Nobel de Fisiología y
Medicina.
Además, fue un pionero en el aspecto de los transplantes, ya que en
1905, trabajando en el Rockefeller Institute de EEUU junto a C. Guthrie
realizaron el primer transplante cardíaco experimental, transplantando el
corazón de un pequeño perro en el cuello de otro de mayor tamaño, logrando
que latiera por dos horas. Además, en 1908 efectuó un autotransplante renal
en un perro con sobrevivencia del mismo por varios años.

Dr. Alexis Carrel Medalla del Premio Nobel

En 1909, Carlos Chagas en Brasil, aisló y estudio el agente causante


como así también el ciclo evolutivo de la enfermedad que desde entonces lleva
su nombre.
La Dra. Maude Abbot, de Canadá en 1907 publica su “Atlas of
Congenital Cardiac Disease” y con ello nace la Cardiología Pediátrica. Luego
en 1936 da a conocer la clasificación de las cardiopatías congénitas
dividiéndolas en cianóticas y no cianóticas.
En 1947 otra extraordinaria médica norteamericana la Dra. Helen
Taussig (1898-1986) publica su libro “Congenital Malformations of the Heart”
dándole un gran auge a esta subespecialidad.
En 1929 aparece un artículo en una revista científica alemana titulado
“Catheterization of the right auricle in man” cuyo autor era un joven médico
alemán Werner Forssman (1904-1979) residente en Eberswald, Alemania,
quien estaba adiestrándose en cirugía.
Forssman había tomado conocimiento que un fisiólogo francés, Claude
Bernard, había introducido un delgado tubo dentro del corazón de un caballo, a
través de la vena jugular y pensó que ese método podría ser muy útil para
administrar drogas durante una emergencia en la Sala de operaciones.
Después de practicar la técnica en un cadáver, decidió realizar el
experimento en sí mismo. Se introdujo un cateter ureteral en su vena braquial y
la llevó hasta su aurícula derecha, controlando su introducción por radioscopía
con la ayuda de un espejo, y luego se dirigió caminando al Servicio de
Radiología para obtener una placa que demostrara su experiencia. Repitió lo
mismo en 5 oportunidades antes de enviar su trabajo a publicación.
Tras la aparición de ese artículo, Forssman fue expulsado del Servicio
de Cirugía en la Charité de Berlín, por su Jefe el Dr. Sauerbruch con estas
palabras: "Con esto no se puede empezar nada en cirugía... Con estos
números se presenta uno en un circo y no en una respetable universidad
alemana. Retírese de mi departamento inmediatamente". Su carrera siguió
como cirujano urólogo en otro centro de Alemania y sorpresivamente en 1956
gana el Premio Nobel de Medicina por haber desarrollado, nada menos, que la
técnica del cateterismo cardíaco.

Dr. Werner Forssman

Pocos años después, en 1932 los Dres Pedro Cossio y Berconsky


realizan en Buenos Aires el primer cateterismo cardíaco de América y el tercero
en el mundo, luego de los efectuados por Forssman y Carlos Jiménez Díaz en
Madrid.
En 1941, Andre Cournand (1895-1988), francés pero residente en EEUU
y Dickinson Richards (1895-1973) publican la primera serie de pacientes
cateterizados en el Bellevue Hospital en New York que les significó junto a
Forssman obtener el premio Nobel de Medicina.
Si bien ellos estaban interesados fundamentalmente en el estudio de la
fisiología cardiopulmonar más que en el diagnóstico cardiológico, sus
investigaciones mostraron que tanto el volumen minuto y las presiones
intracavitarias podían ser medidas en los pacientes con exactitud, lo que
provocó que esta técnica tuviera un gran impulso generando un avance muy
significativo en la Cardiología moderna.

Dr. Andre Cournand Dr. Dickinson Richards

Los primeros especialistas en cardiología surgieron de la Clínica Médica


y durante las primeras décadas (hasta la segunda Guerra Mundial) las
escuelas europeas (especialmente francesa, inglesa y alemana) eran las que
predominaban.
En 1857 se crea en Londres el National Hospital for Diseases of the
Heart. Fue el primer hospital en el mundo dedicado al tratamiento de los
pacientes con enfermedades cardíacas y el primero en 1913 en incluir la
carrera de postgrado en Cardiología.
En 1946, es destinado exclusivamente a la docencia de postgrado por
the National Health Service tomando el nombre de National Heart Hospital y a
partir de 1947, la British Postgraduate Medical Federation resuelve que el
Institute of Cardiology of the University of London se haga cargo de su
dirección y administración. En 1990 este Hospital es cerrado, fusionándose con
el Brompton Hospital.

The National Heart Hospital de Londres en 1962- Hoy desaparecido

Este Hospital fue internacionalmente famoso, especialmente en las


décadas del 50-60 ya que miles de cardiólogos de todos el mundo se formaron
en él bajo la figura del Dr. Paul Wood, primer decano del Instituto, quien era
considerado uno los más destacados cardiólogos de la época.

Paul Wood, fue un eximio clínico cardiólogo nacido en la


India donde su padre Richard Wood estaba asignado como
Comisionado Civil de Gran Bretaña. Hizo los estudios primarios
en Inglaterra y a los 13 años viaja con su familia a Australia.
En 1924, a los 17 años ingresa a la Facultad de Medicina
de la Universidad de Melbourne donde recibe el título de médico.
Luego de algunos años ejerciendo en Nueva Zelanda,
donde conoce a su esposa, en 1933 revalida su título en Londres
e ingresa al Brompton Hospital, una de los mejores hospitales de
Europa en enfermedades torácicas.
En 1934 se incorpora al National
Hospital for Disease of the Heart, donde
descubre su vocación por la cardiología y la
investigación.
En 1940, es reclutado al ejército
durante la Segunda Guerra Mundial, y al
finalizar la misma vuelve a Londres y es
invitado a ingresar al Hammersmith Hospital
para trabajar junto a John McMichael y es allí
Dr. Paul Wood donde se introduce en el excitante tema de la
cateterización cardíaca. Comienza entonces a
correlacionar los datos obtenidos de los cateterismos con los
hallazgos clínicos de loa pacientes, su electrocardiograma y
radiografía de tórax.
En 1947, se lo designa primer decano del Institute of
Cardiology y del National Heart Hospital, centro de postgrado
dependiente de la Universidad de Londres.
Fue el líder de la Cardiología europea a mediados del siglo
XX, siendo admirado por su capacidad docente, sus
investigaciones y publicaciones.
Clínico exquisito, introdujo la asociación de los conceptos
fisiológicos a los hallazgos clínicos de los pacientes, haciendo
aportes muy importantes con respecto al diagnóstico, pronóstico y
en la conducta a seguir de pacientes con cardiopatías congénitas,
cardiopatías reumáticas e hipertensión pulmonar (fue quien
impuso el nombre de Síndrome de Eisenmenger a las
cardiopatías congénitas con cortocircuitos de izquierda a derecha
e hipertensión pulmonar, y, además, la unidad que lleva su
nombre para expresar el valor de la resistencia vascular - una
unidad Wood equivale a 80 dinas cm sec.-5)
Fue fuerte propulsor de la anticoagulación en los pacientes
con infarto agudo de miocardio dado que sostenía que el coágulo
era el favor fundamental en esta patología y sugirió la existencia
de una hormona natriurética, que provocaría la poliuria en los
pacientes con arritmias auriculares.
Además, interpretó el cuadro fisiopatológico de la
miocardiopatía hipertrófica septal obstructiva (llamada en esos
momentos estenosis subaórtica muscular) que recientemente
había sido descripta, dando a conocer por primera vez las
características de doble lomo del pulso arterial en estos enfermos.
Recibió numerosas distinciones de muchas Instituciones
científicas del mundo, habiendo dado conferencias en múltiples
países.
Su libro “Diseases of the Heart and Circulation” publicado
en 1950 era considerado el libro de consulta obligado, siendo
indispensable su lectura para aquellos que deseaban formarse en
la especialidad en esa época ( como lo fuera previamente el libro
de Paul White “Heart Disease” y luego en la década del 60 el libro
del Dr. Charles K. Friedberg, en la del 70 el libro “The Heart -
Arteries and Veins” de J. Willis Hurst y en la actualidad lo puede
ser el libro de E. Braunwald)
Falleció el 13 de julio de 1962 de un infarto de miocardio a
la edad de 54 años, y fue considerado la gran figura de transición
entre la vieja y la moderna era de la Cardiología.

En esos años, trabajan junto a Wood en el National Heart Hospital


cardiólogos de alta jerarquía científica tales como los Dres Wallace Bridgen,
Jame Somerville (destacada cardióloga pediatra que años después visitó
Rosario), Edgar Sowton (pionero por sus trabajos sobre marcapasos
cardíacos), Aubrey Leatham, Lawson McDonald, Richard Emanuel, todos ellos
de renombre internacional por los importantes aportes que realizaron a la
Cardiología.
En el área quirúrgica los renombrados cirujanos Sir Thomas Holmes
Sellors y Donald Ross, pioneros de la cirugía cardíaca en Europa, como
patólogo el Dr. R. Hudson (que mantenía un excelente museo de anatomía
patológica) y en Radiología los Dres Peter Kerley y Keith Jefferson.
Después de la 2da Guerra Mundial, las escuelas europeas, (francesa,
alemana e inglesa) cedieron su liderazgo a la flamante escuela
norteamericana. De la mano del Dr. Paul White, llamado el padre de la
cardiología americana, la cardiología de Estados Unidos comenzó a
predominar siendo desde entonces referencia obligada por sus investigaciones
y desarrollo.

El Dr. Paul Dudley White, (1886-1973) fue una de las figuras


más sobresalientes de la Cardiología mundial.
Nació en Roxbury, Massachusetts, en 1886. Graduado en
Harvard en 1911, viajó a Londres en 1913 para trabajar al lado
de Sir Thomas Lewis en Londres con quien tuvo luego una
estrecha amistad.
Retornó a EEUU en 1914 e introdujo el primer
electrocardiógrafo en su país. Participó en la I Guerra Mundial y
luego regresó al Massachusetts General Hospital de Boston.
Se dedicó al estudio de las arritmias y en 1930, junto a Louis
Wolff y John Parkinson describió el síndrome de preexitación
que lleva sus nombres. Hizo importantes
aportes también sobre la pericarditis
constrictiva, el embolismo pulmonar, el
corpulmonar agudo y crónico, sobre
digitalización, fiebre reumática y otros
temas.

Prof. Dr. Paul D. White


Su libro " Heart Disease”, publicado en 1931, estableció
definitivamente a la cardiología como una especialidad en su
país. Dividía las enfermedades cardíacas en tres grupos
principales en orden de frecuencia para esa época: las más
frecuentes eran las enfermedades coronarias, hipertensión
arterial y enfermedades reumáticas. Como menos frecuentes
ubicaba a las enfermedades cardíacas de origen sifilítico y
tiroideo y las que consideraba muy poco frecuentes eran la
endocarditis bacteriana y las cardiopatías congénitas.
En 1948, fue designado por el Presidente Truman como
primer Director Ejecutivo del National Heart Institute (hoy
National Heart, Lung, and Blood Institute)
Fue médico de cabecera de varios líderes mundiales, entre
ellos el Presidente de EEUU Dwight Eisenhower entre los años
1952-1960.
Fue uno de los 6 médicos que fundaron y organizaron la
American Heart Association participando en su dirección
durante varios años, siendo Presidente de la misma de 1941 a
1943. Fue fundador y segundo Presidente de la International
Society of Cardiology (de 1954 a 1958) y junto a Louis Katz
fundó la International Foundation of Cardiology en 1957.
Fuerte defensor de la paz en el mundo, fue el primer
ciudadano de EEUU electo como miembro de la Academia de
Ciencias de Rusia en pleno época comunista siendo, además,
miembro del grupo médico de EEUU que visitó China en 1971.
Precursor de las campañas de prevención cardiovascular
enviaba permanentemente mensajes a la población
promoviendo la actividad física, que practicó hasta sus últimos
días.
En 1970 fue postulado para el premio Nobel de la Paz por
más de treinta científicos de distintos países, incluido Rusia.
Murió en 1973 a los 87 años.