Você está na página 1de 15

PERFILES DE TEMPERATURA EN SUPERFICIES DE

EXTENSIÓN
F. A. De Brito y J. Saavedra.

Univ. Simón Bolívar, Unidad de Laboratorios - Laboratorio A, Sección Fenómenos de


Transporte Laboratorio de Transferencia de Calor (TF-2252).

RESUMEN

En esta práctica se estudió los perfiles de temperaturas de varias barras, una de acero de
φ=1” de diámetro y 2 barras de aluminio de φ=1”y φ=1/2”, en estado estacionario y
transitorio, con el objetivo de determinar la conductividad térmica del acero conociendo la
del aluminio, así como también determinar los coeficientes de trasferencia de calor,
usando 2 modelos, correlaciones de convección libre en superficies cilíndricas
horizontales y por modelado de superficies de extensión (aletas). Para lograr esto se
empleo un equipo que constaba de las 3 barras cilíndricas, las cuales contenían 10
termopares cada uno colocados a lo largo de toda la barra, termopares que estaban
conectados a lectores de temperatura digital, para suministrarle calor a las barras en un
extremo, se usó un pequeño tanque que contenía vapor de agua a 10 psi, el cual era
regulado con la ayuda de una válvula inglesa y un manómetro. Luego de haber tomado
todos los datos, se procedió a la realización de los cálculos. Los resultados obtenidos
para el coeficiente de convección (h) fueron, por el método de aletas con punta
adiabática, para la barra de aluminio ½¨ un rango de (23,03 - 42,15) ( W ), para la
m2 ⋅ K
W
barra de aluminio 1¨ un rango de (20,47 – 26,76) ( m ⋅ K ), por el método de
2

correlaciones de convección libre se obtuvo los siguiente resultados, un rango de (4,85 –


9,61) ( W ) y (31,67 – 65,88) ( W ) respectivamente para la barra de aluminio
m2 ⋅ K m2 ⋅ K
de φ=1/2”y φ=1” respectivamente, La conductividad térmica del acero calculada a
partir del resultado obtenido anteriormente presento un rango de valores de (21,31 -
32,74) ( W
m ⋅ K ). Se pudo verificar la mayoría de los objetivos propuestos al inicio de la
práctica, siendo el más importante la excelente utilidad que se le puede dar a las
superficies de extensión en el campo de la transferencia de calor, debido a su gran
capacidad de disipación.
INTRODUCCIÓN

En el mundo actual de la ingeniería, se pueden encontrar múltiples ambientes con la


presencia de procesos industriales que presenten generación de calor, para contrarrestar
de forma eficiente esta consecuencia, se hace uso de muchos mecanismos de
enfriamiento como solución al problema, por eso el tema central de esta experiencia es
uno de los mecanismos más usados en la disipación de calor, estos mecanismos son la
superficies de extensión, conocidas comúnmente como aletas de enfriamiento.

Con esta experiencia se busca comprender los fenómenos de transferencia de calor


presentes, que involucra el uso de las superficies de extensión, por esto se hace
necesario marcar como objetivos principales, el estudio de los coeficientes de convección
específicos de cada una de las configuraciones geométricas a estudiar, y como el material
influye en la eficiencia de las aletas, siendo uno de los determinantes a la hora de
diseñarlas, para que estas logren cumplir su verdadera función, además de reducir los
costes de producción, evitando elegir o materiales muy costosos con propiedades que no
sobresalgan al de los demás, o materiales que anulen por completo el beneficio que
debería tener el uso de las superficies de extensión.

Para cumplir con los objetivos planteados se hará uso de la teoría de aletas que
presentan gran cantidad de publicaciones que se dedican al estudio de la transferencia de
calor en las mismas, y su comparación con el método de correlaciones de transferencia
de calor para convección libre, método alterno para el estudio de la superficies de
extensión, que tienen como ventaja el ser independientes al tipo de material a utilizar para
la construcción de las aletas, pero a su vez sí muy relacionadas al ambiente en el que
estas se encuentran y en la geometría de las mismas, facilitando su análisis.

Pero para la aplicación de estos métodos se hace imperante el conocer la temperatura


presentes en las aletas, por eso la necesidad de obtener los perfiles de temperatura para
cada aleta estudiada, en condiciones controladas de temperatura ambiental y condiciones
de funcionamiento, como la temperatura de la base, constante en todas las aletas.
DESARROLLO EXPERIMENTAL

Para la realización de esta práctica se hizo uso de los siguientes materiales y equipos que
se describen a continuación:

Una cámara de vapor cilíndrica con un manómetro y drenaje de condensado.

Tres barras metálicas sólidas, dos de aluminio con diámetros ( φ=1” y φ=½”) y una de
acero con diámetro ( φ=1”), con uno de sus extremos empotrados en la cámara de vapor.
La conductividad térmica del aluminio es de 132 BTU h ⋅ ft ⋅ ° F

Tres selectores de posición de termopares localizados en la otra punta de la barra y un


selector de termopares que miden la temperatura ambiente.

El aparato está montado sobre una plancha de fibra de vidrio y recubierto de una
estructura de plexiglas.

Cada barra tiene diez (10) termopares de tipo cobre-constantán, los cuales están
colocados en el centro de las mismas y distribuidos no uniformemente.

Tabla 1. Posiciones de las termocuplas referidas a la termocupla 10.

Termocupla 10 3 8 7 6 5 4 3 2 1
No.
Posición 0 0,03 0,09 0,15 0,23 0,31 0,46 0,61 0,76 0,92
(m)

Las siguientes figuras muestran el montaje experimental donde se aprecian los


componentes antes mencionados.

Fig. 1. Montaje experimental.


Fig. 2. Diagrama de la consola.

Para la realización de esta práctica se ejecuto la siguiente metodología:

1) Abra la válvula inglesa hasta que en el manómetro se registre una presión de 10psi.

2) En la consola se encuentran cuatro selectores (Ver Figura 1C3b). Elija con que barra
comenzará a trabajar.

3) Registre la temperatura ambiente con los tres termopares dispuestos para esto (Ver
Figura 2)

4) Conecte el Termómetro Digital a la consola

5) Empiece el Ciclo 1 cada ciclo incluye el registro de las 10 temperaturas de las 3 barras

6) Cuando abra una señal eléctrica (un selector) verifique que las demás estén cerradas,
porque los termopares envían señales eléctricas a la consola, las cuales son traducidas
por el termómetro digital. Si hay más de un selector abierto, se cruzan las señales
eléctricas y el instrumento de medición traduce otro valor de la temperatura, se repitieron
los siclos cuatro veces hasta llegar al estado estacionario, cada ciclo se hizo con una
separación de 14 minutos entre ellos.

8) Los tres primeros ciclos corresponden al estado transitorio, y el cuarto corresponde al


estado estacionario. Es con este último ciclo que realizarán los cálculos.

Para cumplir con los objetivos principales de esta práctica se graficaron los perfiles de
temperatura individuales de cada barra por separado, incluyendo los ciclos transitorios y
el ciclo estacionario de las mimas, de la forma temperatura de las termocuplas en función
de la posición de las mismas.
Luego se gráfico en conjunto los tres perfiles de temperatura estacionarios de las tres
barras en un mismo gráfico, para analizar las diferencias de comportamiento entre cada
material, y cada configuración geométrica.

Para el cálculo de los coeficientes de convección para las barras de aluminio de diámetros
( φ=1” y φ=½”) se hizo uso de las ecuaciones de transferencia de calor de superficies
de extensión, con condición de borde de punta adiabática las cuales son:

θ(0) = Tb −T∞ = θb Para x=o (1)


=0 Para x=L (2)
dt X =L

θ ( x ) = T ( x ) −T ∞ = θ (3)

θ cosh [ m ⋅ ( L − x)]
= (4)
θb cosh( m ⋅ L)

h.P
m= (5)
k ⋅ Ac

Donde:

θb : Exceso de temperatura en la base. ( K )


θ : Exceso de temperatura en posición genérica de la aleta. ( K )
L : Longitud de la aleta. ( m )
h : Coeficiente convectivo de la aleta. ( W )
m2 ⋅ K
P : Perímetro de la sección transversal de la aleta. ( m )
k : Conductividad del material de la aleta. ( W
m⋅ K )
Ac : Área de la sección transversal de la aleta. ( m 2 )

Con esta fórmula se obtiene un rango de valores para el coeficiente de convección de


cada aleta, para su perfil de temperatura estacionario.

Para el cálculo del mismo coeficiente de convección para las dos aletas de aluminio
también se utilizó la siguiente correlación de Churchill y Chu para convección libre de
cilindros horizontales.
2
 
 

 0,387 ⋅ Ra D
1/ 6 

Nu φ = 0,60 + 8 / 27  (6)
   0,559 
9 / 16
 
 1 +    

 
  Pr  
 

Con un número de Rayleigh para cada temperatura del perfil de la forma:


g ⋅ β ⋅ (T − T∞ ) ⋅ φ 3
Ra D = ⋅ Pr ≤ 1012 (7)
υ 2

Para luego igualar al coeficiente de convección y obtener el rango de valores del mismo:

k
h= ⋅ Nu D (8)
D

Donde:

g : Gravedad. ( m )
s2
2
υ : Viscosidad cinemática. ( m )
s
φ: Diámetro de la aleta. ( m )
k : Conductividad del aire. ( W
m⋅ K )
Pr : Prandalt.
T : Temperatura. ( K )
T∞: Temperatura ambiente. ( K )

Para el cálculo de la conductividad del acero conociendo la conductividad del aluminio se


hizo uso de la siguiente fórmula que resulta de igualar los balances de energía de la aleta
de acero y aluminio bajo el supuesto de que sus coeficientes de convección son los
mismos debido a que este depende del ambiente que rodea a la aleta y de la geometría
de la misma que en este caso es igual.

 Tal − T∞ 
ln  
Tb − T∞ 
Kac 1 / 2 = Kal 1 / 2 ⋅  (6)
Tac − T∞
ln( )
Tb − T∞

Donde:

Tal : Temperatura de cada termocupla de la barra de aluminio. ( K )


Tac : Temperatura de cada termocupla de la barra de acero. ( K )
T∞: Temperatura ambiente. ( K )
Kal : Conductividad del aluminio. ( W
m⋅ K )
Kac : Conductividad del acero. ( W
m⋅ K )

Esta fórmula nos arroja un rango de valores para la conductividad del acero según su
perfil de temperatura.
RESULTADOS EXPERIMENTALES

Después de haber culminado los procedimientos antes descritos se obtuvieron los


siguientes resultados en base a los datos experimentales.

Tabla 2. Temperaturas de las termocuplas en la barra de acero φ=1”.

Primer Ciclo Segundo Ciclo Tercer Ciclo Cuarto Ciclo


Termocupla Temperatura( Temperatura( Temperatura( Temperatura(
°C ) °C ) °C ) °C )
10 125,4±0,1 125,8±0,1 126,1±0,1 125,8±0,1

9 95,6±0,1 96,2±0,1 96,8±0,1 96,7±0,1

8 60,8±0,1 61,6±0,1 62,4±0,1 62,7±0,1


7 42,1±0,1 43±0,1 43,8±0,1 44,4±0,1

6 30,3±0,1 31,1±0,1 31,8±0,1 32,6±0,1

5 24,8±0,1 25,6±0,1 26,3±0,1 27±0,1

4 21,4±0,1 21,8±0,1 22,1±0,1 22,9±0,1

3 20,8±0,1 21,1±0,1 21,4±0,1 21,8±0,1

2 20,6±0,1 20,9±0,1 21,1±0,1 21,5±0,1

1 20,6±0,1 20,9±0,1 21,1±0,1 21,4±0,1

Tabla 3. Temperaturas de las termocuplas en la barra de aluminio φ=1/2”.

Primer Ciclo Segundo Ciclo Tercer Ciclo Cuarto Ciclo


Termocupla Temperatura( Temperatura( Temperatura( Temperatura(
°C ) °C ) °C ) °C )
10 129,4±0,1 129,7±0,1 129,2±0,1 129,7±0,1

9 108,6±0,1 109,4±0,1 109,9±0,1 109,0±0,1

8 83,9±0,1 84,9±0,1 85,4±0,1 84,7±0,1

7 65,7±0,1 66,5±0,1 67,4±0,1 66,8±0,1

6 50,7±0,1 51,3±0,1 52,0±0,1 51,7±0,1

5 41,2±0,1 41,7±0,1 42,1±0,1 42±0,1

4 31,0±0,1 31,2±0,1 31,6±0,1 31,8±0,1

3 26,4±0,1 26,7±0,1 26,8±0,1 27,0±0,1

2 24,0±0,1 24,1±0,1 24,5±0,1 24,7±0,1

1 23,1±0,1 23,4±0,1 23,8±0,1 23,9±0,1

Tabla 4. Temperaturas de las termocuplas en la barra de aluminio φ=1”.

Segundo Ciclo Tercer Ciclo Cuarto Ciclo


Termocupla Temperatura( Temperatura( Temperatura(
°C ) °C ) °C )
10 129,5±0,1 129,3±0,1 129,4±0,1

9 117,2±0,1 116,9±0,1 117,2±0,1

8 96,4±0,1 96,3±0,1 96,3±0,1

7 81,7±0,1 81,8±0,1 81,6±0,1

6 67,1±0,1 67,4±0,1 67,1±0,1

5 56,4±0,1 56,8±0,1 56,5±0,1

4 42,8±0,1 43,2±0,1 43,2±0,1

3 34,9±0,1 35,7±0,1 35,5±0,1

2 30,8±0,1 31,5±0,1 31,4±0,1

1 29,3±0,1 29,7±0,1 29,7±0,1

Gráficos de los perfiles de temperatura para cada barra.


Fig. 3. Perfiles de temperatura de la barra de acero φ=1”.

Fig. 4. Perfiles de temperatura de la barra de acero φ=1/2”.


Fig. 5. Perfiles de temperatura de la barra de acero φ=1”.

Gráfica de los tres perfiles de temperatura estacionarios de cada barra.

Fig. 6. Perfiles de temperatura de las tres barras en estado estacionario.


Después de aplicar el método de aleta con punta adiabática con las barras de aluminio el
resulta fue el siguiente.

Tabla 5. Coeficientes de convección para las barras de aluminio ( φ=1” y φ=½”) por el
método de aletas con punta adiabática.

Termocupla
No. Aluminio ½¨ h ( W ) Aluminio 1¨ h ( W )
m2 ⋅ K m2 ⋅ K
10 ---- ----

9 38,15 26,76

8 27,42 25,74

7 25,17 22,65

6 25,93 22,27

5 24,15 21,77

4 23,03 20,56

3 23,93 20,47

2 28,80 20,91

1 42,15 22,03

Resultando:

Tabla 6. Rango de coeficientes de convección para las barras de aluminio ( φ=1” y φ


=½”) por el método de aletas con punta adiabática.

(23,03 - 42,15)
Aluminio ½¨ h ( W )
m ⋅K
2

(20,47 – 26,76)
Aluminio 1¨ h ( W )
m ⋅K
2

Después de aplicar la correlación de Churchill y Chu para convección libre de cilindros


horizontales con las barras de aluminio el resulta fue el siguiente.
Tabla 7. Coeficientes de convección para las barras de aluminio ( φ=1” y φ=½”) por la
correlación de Churchill y Chu para convección libre de cilindros horizontales.

Aluminio 1¨ h ( W ) Aluminio 1¨ h ( W )
m ⋅K
2
m2 ⋅ K
Termocupla No.
(W 2 (W 2
Nu φ Nu φ
h ) h )
m ⋅K m ⋅K
10 49,22 65,88 3,59 9,61
9 49,55 64,37 3,66 9,22
8 49,63 60,57 3,72 9,08
7 49,22 60,07 3,67 8,38
6 50,04 57,3 3,47 7,65
5 45,65 50,32 3,25 6,91
4 41,41 44,02 2,82 5,77
3 36,83 39,15 2,37 4,85
2 33,06 35,14 ---- ----
1 30,94 31,67 ---- ----

Tabla 8. Rango de coeficientes de convección para las barras de aluminio ( φ=1” y φ


=½”) por la correlación de Churchill y Chu para convección libre de cilindros horizontales.

(4,85 – 9,61)
Aluminio ½¨ h ( W )
m ⋅K
2

(31,67 – 65,88)
Aluminio 1¨ h ( W )
m ⋅K
2

Después de obtener el rango de valores del coeficiente de convección de la barra de


aluminio de φ=1” se obtuvieron los siguientes valores para la conductividad del acero.

Tabla 9. Rango de coeficientes de conductividad del acero obtenidos a partir de la


conductividad del aluminio.

Termocupla No.
Acero 1¨ k ( W )
m⋅ K
10 21,31
9 25,86
8 32,74
7 31,32
6 29,69
5 26,12
4 ----
3 ----
2 ----
1 ----
(21,31 - 32,74)
Acero 1¨ k ( W
m⋅ K
)
Nota: Todos los valores que presentan (----), son valores iguales a cero o imaginarios que
no aportan ningún significado físico al experimento.
DISCUCIÓN DE RESULTADOS

Después de realizar todos los cálculos correspondientes de la experiencia, podemos


discutir su valides, y los valores o significados físicos que estos representan, y si se
ajustan a los resultados que teóricamente se esperaban.

Comenzando por los gráficos de los perfiles de temperatura, el más útil, debido a la
información que nos presenta es la Figura 6 (Perfiles de temperatura de las tres barras en
estado estacionario), que nos muestra que los datos experimentales comprueban
hipótesis teórica de lo que debería pasar. En este gráfico podemos apreciar como los
valores de las temperaturas de cada termocupla de la barra de acero siempre presentan
valores menores a las dos barras de aluminio, esto debido a que el acero posee una
conductividad térmica menor que el aluminio, originando así una menor velocidad en la
disipación del calor por conducción a través de la longitud de la barra. De las dos barras
de aluminio podemos destacar una mayor conductividad y esto lo podemos ver en la
Figura 6 donde las temperaturas de la barra de aluminio de φ=1” y φ=1/2”, presenta
temperaturas mayores que la barra de acero, pero a su vez las temperaturas en la barra
de φ=1/2” presentan menores valores que la de φ=1”, en esto contribuye el hecho de
que la barra de φ=1/2” presenta una menor área transversal para la conducción a lo
largo de la misma, por lo que a pesar de poseer un mismo coeficiente de conducción, esta
se ve limitada por la resistencia que le propina una menor área de conducción.

En cuanto a los resultados obtenidos en el cálculo del coeficiente de convección por el


método de aletas con punta adiabática, no son del todo satisfactorios, debido a que se
esperaba valores de h mayores en la barra de φ=1” por poseer esta una mayor área
superficial que debería favorecer la convección al ambiente, lo que nos hace pensar de
que estamos ante la presencia de errores al tomar los datos experimentales, o que la
suposición de aleta con punta adiabática no se ajustaba bien a la aleta de φ=1/2”, siendo
mejor utilizar otra correlación como la de convección en la punta, pero dentro de todo los
valores de h para la dos barras si se encuentran en un rango cercano al esperado en
convección libre, que está entre (2 - 25) ( W ), siendo el rango de (20,47 – 26,76) (
m2 ⋅ K
W ) para la barra de φ=1”, y un rango de (23,03 - 42,15) ( W ) para la barra
m2 ⋅ K m2 ⋅ K
de aluminio de φ=1/2”, siendo los valores fuera del rango esperado del coeficiente de
convección para esta ultima barra, lo que nos hace pensar que el error, es mas de
modelado que de errores al tomar la medición.

En cuanto al cálculo del coeficiente de convección h por medio de la correlación de


Churchill y Chu para convección libre de cilindros horizontales podemos constatar en la
tabla 8, que si cumplen con lo esperado, siendo el rango de valores para la barra de φ
=1” mayores que la de φ=1/2”, claro está que al ser estas correlaciones formulas
empíricas que no presentan un alto grado de precisión los valores obtenidos no son muy
cercanos como se puede observar en el caso de la barra de mayor diámetro, presentando
un rango de (31,67 – 65,88) ( W ), alejando en cierta medida del rango esperado en
m2 ⋅ K
gases en convección libre, la barra de menor diámetro si presento los valores dentro del
rango esperado lo que muestra como estas correlaciones varían en gran medida, con las
condiciones instantáneas en las que se realiza la experiencia, siendo estas muy
importantes de controlar , para evitar por ejemplo la presencia de convección forzada, que
pudo ser la causa del aumento de los valores del coeficiente de convección en la barra de
aluminio de φ=1” .

Por último tenemos el cálculo de la conductividad del acero, conociendo la conductividad


del aluminio, que tiene como finalidad, comprobar si la suposición de que el coeficiente de
convección depende de la geometría y las condiciones del ambiente que rodean a las
barras, en teoría este será igual en la barra de acero de φ=1”, y a barra de aluminio de
φ=1”, resultando ser el rango de valores para la k del acero de (21,31 - 32,74) (
W
m ⋅ K ), lo que demuestra la veracidad recordando siempre que esta es una simple
aproximación, debido a que los datos teóricos de la conductividad del acero a este rango
de temperaturas es de (13,4 – 80,2) ( W
m ⋅ K ), y a su vez se cumple que la conductividad
del acero fuese menor que la del aluminio, siendo la conductividad del aluminio utilizado
de 228,5 W
m⋅ K .
CONCLUSIONES

Después de haber culminado esta experiencia podemos concluir que:

1) Las aletas son elementos de suma importancia para la disipación del calor, y en
esto radica su existencia.
2) El acero se puede considerar un material menos adecuado a la hora de diseñar
superficies extendidas, en comparación al aluminio debido a su baja
conductividad.
3) El coeficiente convectivo depende en alta medida de la geometría del la superficie
de extensión.
4) Al aumentar el área superficial esto trae como consecuencia directa el aumento
del coeficiente de convección, y aumenta de manera significativa la transferencia
de calor por este mismo mecanismo.
5) Las correlaciones para la convección libre, se muestran como un método poderoso
para el cálculo del coeficiente de convección cuando se realiza bajo condiciones
experimentales controladas, cualquier variación de las mismas puede alterar de
forma significativa el resultado que se espera obtener.
6) La suposición de que la barra de acero y la barra de aluminio ambas con un φ
=1”, tienen el mismo coeficiente de convección, tiene una alta veracidad, y así lo
demuestran los resultados experimentales de la conductividad del acero.

REFERENCIAS

INCROPERA, FRANK; DEWITT. “Fundamentos de transferencia de calor” Pearson


Prentice Hall, 4ta. Edición, México (1999).

Meléndez Juan M., Wilinski Silvia y Gutiérrez Blanca, “Guía para el Laboratorio de
Transferencia de Calor II”.