Rom 12:4 Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no

todos los miembros tienen la misma función,
Rom 12:5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los
unos de los otros.
Uno de los pensamientos favoritos de Pablo acerca de la Iglesia Cristiana es que es como un
cuerpo (cp. 1Co_12:12-27 ). Los miembros del cuerpo no discuten, ni se envidian, ni se pelean unos
con otros. Cada parte del cuerpo realiza sus funciones, ya sean prominentes o humildes. Pablo
estaba convencido de que así debería suceder en la Iglesia Cristiana. Cada miembro tiene una tarea;
y es sólo cuando todos cumplen con su función como es debido cuando el cuerpo de la Iglesia
funciona como Dios manda.
En este pasaje encontramos reglas para la vida común.
(i) Lo primero de todo es conocernos a nosotros mismos. Uno de los principios básicos de los
sabios griegos era: «Conócete a ti mismo.» No llegaremos muy lejos en nada hasta que sepamos lo
que podemos y lo que no podemos hacer. El tener clara nuestra capacidad, sin presunción ni falsa
modestia, es una de las primeras cosas esenciales para una vida útil.
(ii) Segundo, nos anima a aceptarnos a nosotros mismos y a usar los talentos que Dios nos ha
confiado. No tenemos que envidiar los que tengan otros ni lamentar no tenerlos nosotros. Tenemos
que aceptarnos tal como somos y usar el don que tengamos. Puede que el resultado sea que
descubramos y tengamos que aceptar el hecho de que nuestro servicio ha de ser humilde y poco
apreciado. Una de las creencias básicas importantes de los estoicos era que hay una chispa divina en
todas las vidas. Los escépticos se reían de esa doctrina. «¿Que Dios está en los gusanos?
-preguntaban los escépticos-. ¿Dios en los abejorros?» A lo que respondían los estoicos: «¿Por qué
no? ¿Es que no pueden esas criaturas servir a Dios? ¿Es que hay que ser general para ser un buen
soldado? ¿No puede el soldado raso pelear bien y dar la vida por la patria? Feliz el que sirve a Dios y
cumple su misión tan fielmente como un gusano.»
La continuidad de la vida del universo depende de las criaturas más humildes. Pablo está
diciendo aquí que uno tiene que empezar por aceptarse a sí mismo; y aunque encuentre que la
contribución que puede ofrecer no se va a ver, ni va a recibir alabanza ni prominencia, debe hacerla
con la seguridad de que es importante, y que sin ella el mundo y la iglesia quedarían privados de
algo.
(iii) Tercero: Pablo está diciendo realmente que todos los dones vienen de Dios. Llama a los
dones jarísmata. En el Nuevo Testamento, járisma es algo que Dios le da a una persona que no
habría podido adquirir por sí misma.
De hecho, así es la vida. Uno puede pasarse la vida practicando, y nunca tocará el violín como
Yehudi Menuhin. Este tiene más que práctica; tiene un extra, un járisma, un don de Dios. Puede que
uno se afane toda la vida, y no consiga manejar como quisiera la madera, o el vidrio, o los metales; y
sin embargo otro les puede dar forma con tal facilidad que parece que la herramienta que usa es
parte de su cuerpo; tiene algo especial, el járisma, que es un don de Dios. Una persona puede estar
practicando día tras día para hablar en público, y no consigue adquirir ese algo mágico que mueve a
una audiencia o a una congregación; otro no hace más que aparecer en la tarima o asomarse al
púlpito, y ya tiene a la gente pendiente de sus labios; tiene ese járisma, o don de Dios. Uno se pasará
la vida intentando expresar sus pensamientos por medio de la palabra escrita sin conseguirlo,
mientras otro no tiene más que ponerse a escribir, y las páginas le salen perfectas y como sin
esfuerzo; el segundo tiene el járisma, que es un don de Dios.
Cada uno tiene su propio járisma. Puede que sea escribir, o predicar, o construir casas, o plantar
semillas, o tocar el piano, o cantar canciones, o enseñar a los niños, o jugar al fútbol o a lo que sea.
Es un extra que Dios le ha dado.
(iv) Cuarto: sea el que sea el don que uno tenga, debe usarlo, no para su prestigio personal, sino
porque está convencido de que es tanto su deber como su privilegio el hacer su contribución al bien
común. La parábola de los talentos nos advierte, además, que es peligroso defraudar a Dios en el uso
de sus dones. Y pobre de la iglesia que no tiene interés en descubrir los dones y en dar ocasión de
practicarlos al que los tiene. Se empobrece a sí misma y al mundo.
Veamos ahora los dones que Pablo especifica aquí.
(i) El don de profecía. Rara vez se menciona en el Nuevo Testamento con el sentido de predecir

(ii) El don del servicio práctico (diakonía). o de una manera rutinaria. sino recibe solamente lo que Dios quiere para él. . sino animarle a disfrutar plenamente de la vida en Cristo. sin otra razón. si somos llamados. Uno de los problemas más difíciles que acechan hoy a las iglesias es encontrar personas responsables para todos sus departamentos. que da siempre con una segunda intención y nunca por el simple placer de dar. ni anhela ropas diversas. Si alguna vez hemos de perdonar a un pecador. y redime y no humilla. Hay una clase de dar que fisgonea las circunstancias de la persona. La palabra que usa Pablo es haplotés. El compartir cristiano es con haplotés. que da por un molesto sentido del deber en lugar de un sentimiento radiante de alegría. ni seduce a su prójimo. El profeta anuncia el mensaje del Evangelio con la autoridad del que sabe lo que dice. pero no hay nadie que no tenga oportunidades todos los días de mostrar el amor de Cristo en obras de servicio a sus semejantes. debemos recordar que nosotros también somos pecadores. dice Pablo. Puede que uno no tenga nunca la oportunidad de subirse a un púlpito para proclamar a Cristo. (v) Está el compartir. (vi) También está el ser llamado a ocupar un puesto de responsabilidad o de dirección. más corrientemente quiere decir proclamar la Palabra de Dios. la sencilla amabilidad que se deleita en el simple placer de dar. No basta con proclamar el mensaje de Cristo. y hay otra manera que saca del cieno. Hay dos maneras en que un maestro puede preparar una lección: con mente y corazón entregados. que es difícil de traducir porque incluye la sencillez y la generosidad. Hay cada vez menos personas con sentido de servicio y de responsabilidad.es un hombre que conozca a Cristo más que de segunda mano. Y ha de hacerse con amable simpatía. (iv) El don de la exhortación. y da no tanto para aliviar la necesidad del otro como para regodearse en su propia vanidad y satisfacción. Si tal puesto directivo se asume. ni se promete una larga vida. que suelta un rollo al dar la ayuda. Hay dos maneras en las que un anciano de la iglesia puede dar una tarjeta de comunión -para mencionar algo que se hace en Escocia-: puede echarla en el buzón o entregarla personalmente al hacer una visita. Se conduce rectamente y considera todo con sencillez (haplotés). o no se tiene suficiente interés. Es muy posible que uno de los fallos de las iglesias en el tiempo presente esté precisamente ahí. En 1Co_14:3 se nos dice que el que profetiza habla para edificar. exhortar y consolar. también hay que explicarlo. Hay una regla en la marina que es que ningún oficial debe desanimar a otro en el cumplimiento de su deber.» Eso es lo que necesitan todas las iglesias. Hay una palabra terrible en Jer_48:10 : " Maldito el que hiciere indolentemente la obra del Señor. Yo no era entremetido en mis acciones. El verdadero perdón se basa en el amor y no en la superioridad. o con la alegría y el entusiasmo que da el celo. si no fuera por la gracia de Dios» -dijo George Whitefield cuando vio a un criminal camino de la horca.el futuro. Pablo dice que hay que hacerlo con una simpática amabilidad. " Ese sería yo. dice Pablo. Un gran comentario cita un pasaje del Testamento de Isacar que ilustra perfectamente el significado de esta palabra: " Y mi padre me bendijo. En muchos casos se pretende no estar preparado ni ser digno. que es dar ánimo. Proveía de las cosas buenas de la tierra a los pobres y afligidos con sencillez (haplotés) de corazón. Se puede perdonar de una forma que resulta un insulto. (iii) El don de enseñar. Hay una clase de exhortación que desalienta. Hay una manera de perdonar que empuja al ofensor hacia el sumidero. deseosas de sacrificar su ocio para asumir un cargo directivo. Se puede perdonar y al mismo tiempo mostrar crítica y desprecio. La exhortación y la invitación sin una enseñanza sólida son insuficientes y a veces hasta inútiles. Una persona sencilla (haplús) no desea oro. La verdadera exhortación tiene por objeto. debemos hacerlo con celo. viendo que yo me conducía con sencillez (haplotés). Una persona puede cumplir sus deberes en la iglesia aburrida y monótonamente. cuando la verdad es que no se está dispuesto. Es significativo que Pablo coloque el servicio práctico entre los primeros dones de la lista. ni se preocupa de alimentos delicados. «Lo que necesita esta parroquia -decía el padre de Carlyle. no hablaba mal de nadie ni atacaba la vida de nadie. ni malintencionado ni envidioso con mi prójimo.» (vii) Hay momentos en los que hay que mostrar compasión. Para anunciar a Cristo a los demás uno tiene que conocerle primero por sí mismo. no suspender al oyente sobre las llamas del infierno. sino miraba a la gente con sinceridad (literalmente: con haplotés de mi ojo). se ha de cumplir con celo. La exhortación debe tener una nota dominante. Las iglesias necesitan ahora líderes con celo en el corazón. Pablo dice que.

todas las otras sufren y tratan de ayudarla. La persona que no puede ver más allá de su propia organización. (iii) Deberíamos sentir solidaridad unos con otros. así también Cristo—Esto es. (i) Deberíamos darnos cuenta de que nos necesitamos unos a otros. otros leen: “en un Espíritu” (Joh_7:37). De la descripción de Pablo deducimos ciertas cosas que deberían existir en la Iglesia. Si un miembro u órgano deja de funcionar. 12. y la sangre” (1Jo_5:8). La analogía del cuerpo. se necesita lo que pueda hacer cada cual. como se hace una alusión directa al bautismo en la primera parte del versículo.su propio círculo familiar. Aquí se hace una alusión indirecta a la cena del Señor. En el cuerpo no hay tal cosa como una importancia relativa. o Cristo). la gracia del Espíritu. en el cual todos son bautizados en un mismo Espíritu. no ha empezado siquiera a comprender la unidad real de la Iglesia. se realiza cuando no es frustrado por la infidelidad del hombre. pero el cuerpo es uno solo. No puede haber tal cosa como aislamiento en la Iglesia. combinan las dos señales externas con las cosas internas señaladas. a saber. La unidad. o congregación. Pablo habla de varias formas de servicio en la Iglesia. David (que es un tipo de Cristo) y su simiente.» Siempre que nos ponemos a pensar en nuestra propia importancia en la iglesia. todos hemos bebido—griego: “bebimos”— tiempo aorista—de un (mismo) Espíritu—Así aparecen los manuscritos más antiguos. Así como los varios miembros del cuerpo componen un todo orgánico así aquellos que tienen diferentes dones espirituales componen un todo orgánico. sois el cuerpo de Cristo. Así el “Espíritu. 14.1Co 12:27 Vosotros. Eso sucede también en la Iglesia. y miembros cada uno en particular.. Demasiado a menudo. el cuerpo de Cristo. Las partes del cuerpo no tienen celos unas de otras. 13. la cabeza y el cuerpo. desaparece la posibilidad de una labor verdaderamente cristiana. o -todavía peor. de modo similar. Si la Iglesia va a ser un Cuerpo sano. 1Co 12:20 Pero ahora son muchos los miembros. (ii) Deberíamos respetarnos unos a otros. pues. la . La Iglesia es una unidad. el agua. " Todos los trabajos cuentan igual para Dios. no la invariable uniformidad es la regla que sigue la ley de Dios en el mundo de la gracia. los miembros de una iglesia están tan inmersos en la porción de la obra de la que se ocupan y tan convencidos de que es de suprema importancia que olvidan y hasta critican a otros que hacen otra labor. Un cuerpo es sano y eficiente sólo cuando cada una de sus partes funciona como es debido. ilustra la dependencia mutua de los varios miembros de un mismo cuerpo. Así que Pablo traza una alegoría de la unidad que debe existir dentro de la Iglesia si ha de cumplir su misión. Algunas ya las había mencionado. todo el cuerpo se descabala. ni codician las funciones de las otras. Al final del pasaje. que no consiste exclusivamente de uno sino de muchos miembros.” por un Espíritu somos todos bautizados—Lit. El fin para el cual fué instituído el bautismo. Así lee el Psa_18:50 : “Su ungido (el Mesías. el Cristo completo. “en un Espíritu” en virtud de. Si una parte del cuerpo es afectada. así como en el de la naturaleza. espiritual. el Cuerpo de Cristo. y otras aparecen aquí por primera vez.

dicha por Menenio Agripa a los proletarios secesionistas (Livio. probablemente ocupaba la mente de Pablo que estaba empapada de la literatura clásica. . La bien conocida fábula del vientre y los demás miembros.iglesia.1Jo_2:32).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful