Você está na página 1de 4

Un reto de la Unión Europea

SUPERAR LA RUSOFOBIA

Working Paper 16 de agosto de 2015


Un reto de la Unión Europea
SUPERAR LA RUSOFOBIA

1. Seamos serios. No existe ninguna razón objetiva


que justifique la oleada de rusofobia puesta en
marcha durante los últimos años en ciertos
países y por ciertos medios de comunicación. O,
mejor dicho, sólo el sometimiento a las
estrategias de Wall Street explica que se
busquen una y otra vez pretextos para atribuir
distintas maldades y peligros a la Federación
Rusa.

2. La responsabilidad de lo sucedido en Ucrania


recae única y exclusivamente sobre Occidente.
Estados Unidos -con la complicidad europea-
activó un golpe de estado contra un gobierno
democrático con el objetivo de desestabilizar
Ucrania, provocar y acorralar a Rusia y dificultar
el acercamiento entre Rusia y la Unión Europea.
Ni más ni menos. Las decisiones que hasta ahora
ha adoptado la Federación Rusa no son más que
inevitables respuestas autodefensivas. Rusia sólo
será un peligro si la obligamos a ello, si Occidente
continúa una y otra vez provocando y atacando
injustificadamente a este país "sólo por ser
diferente". Sólo por no querer someterse al
ámbito hegemónico del poder financiero central.

3. Que los grandes medios de comunicación


europeos finalicen con esta absurda y peligrosa
campaña es responsabilidad, en primer lugar, de
nuestras instituciones públicas y de los mensajes
que las mismas transmiten. La Unión Europea
debe dar un giro de 180 grados a sus políticas,
empezando por reconocer los gravísimos errores
cometidos en su política en el Este de Europa.

2
Un reto de la Unión Europea
SUPERAR LA RUSOFOBIA

4. El Presidente de la Conferencia de Seguridad de


Munich, justificaba hace unos días el
posicionamiento de Occidente aludiendo a que
"la Europa del Este, justificadamente, quiere
relaciones estrechas con la OTAN, porque se
siente amenazada por Rusia y Occidente tiene
que tomar estos intereses en serio y no puede
simplemente adoptar el punto de vista de
Moscú".

5. Esta argumentación, repetida en círculos


diplomáticos occidentales, es una absoluta
falsedad. Es cierto que en algunos países del Este
de Europa existe ese sentimiento "rusófobo".
Pero también es cierto que -como hemos dicho-
Rusia no está haciendo absolutamente nada para
que ningún país de su entorno se sienta
amenazado. Si esto es así, parece obligatorio
preguntarse sobre el origen de este sentimiento
en países como Polonia o los estados bálticos.

6. Aunque ello pudiera atribuirse a razones


históricas derivadas del período comunista, no
parece que sea así. Estudios publicados
recientemente muestran que, mientras en este
momento un 80% de la población de Polonia
tiene una imagen negativa de Rusia, en 1993 este
porcentaje era de sólo un 56%. Los analistas1
tienden a vincular la actual "rusofobia" polaca
con "la elevación de las tensiones geopolíticas"
durante los últimos años.

7. Ahora bien, si estas tensiones geopolíticas no son


responsabilidad de Rusia, que sólo se está
defendiendo de quienes las crean, y la rusofobia

1
"Polish Media Explains Country's Rating as Most Russophobic Nation
on Earth"
3
Un reto de la Unión Europea
SUPERAR LA RUSOFOBIA

actual tampoco es una mera herencia histórica,


entonces parece claro que el sentimiento
antirruso de ciertos países del Este de Europa
tiene un origen claramente identificable: la
brutal manipulación de los medios de
comunicación. E, indirectamente, el tremendo
peso geopolítico de Wall Street sobre estos
países.

8. La Unión Europea debe, por lo tanto, asumir sus


responsabilidades también sobre esa absurda ola
de rusofobia en ciertos países del Este de Europa.
Y debe impulsar cuanto antes un análisis serio de
la actuación y del control de los medios de
comunicación en estos países. Y, por supuesto, a
partir de dicho análisis, adoptar las medidas
correctoras ("democratizadoras") necesarias. Es
incompatible con el futuro de la Unión Europea
el que una buena parte de nuestros estados se
encuentren bajo una dependencia mediática tan
directa de los intereses de Washington.

As a Working Paper, it does not reflect any institutional position or opinion neither of EKAI Center, nor of
its sponsors or supporting entities.
EKAI Center seeks to do business with companies or governments covered in its reports. Readers should be
aware that we may have a conflict of interest that could affect the objectivity of this report. Investors
should consider this report as only a single factor in making their investment decision.

GARAIA INNOVATION CENTER, GOIRU 1A MONDRAGON


TEL: 943250104 LEKEITIO 675701785 DURANGO 688819520
E-MAIL: info@ekaicenter.eu
www.ekaicenter.eu scribd.com/EKAICenter