Você está na página 1de 100

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

¿Solo es coloquial la lengua hablada? ¿Es siempre conver- sacional lo coloquial? ¿Hasta qué punto puede califi carse de vulgar o popular a lo coloquial? ¿Debe utilizarse la modalidad coloquial únicamente en el ámbito privado y familiar? Si Inter- net es un medio de comunicación de masas, ¿puede utilizarse en las interacciones virtuales el registro coloquial de la len- gua? ¿Cómo ha modifi cado el lenguaje periodístico la inmedia- tez de los intercambios comunicativos en los diarios digitales españoles? ¿Se ha convertido el uso de lo coloquial en una estrategia para atraer a los lectores? Estos son algunos de los interrogantes a los que trata de responder la presente mono- grafía, en la que se analizan textos publicados en diez de los cibermedios españoles de mayor difusión. Además, en ella se resumen las principales etapas que han ido atravesando las ediciones electrónicas de los diarios publicados en España al “dar el salto a la Red”, y algunos de los cambios que esto ha provocado en las rutinas de trabajo periodísticas.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Ana Mancera Rueda es doctora en Filología Hispánica y licen- ciada en Periodismo. Actualmente, desarrolla sus investiga- ciones en el Departamento de Lengua Española de la Univer- sidad de Sevilla acerca de la sintaxis descriptiva del español, con atención al español coloquial, las relaciones entre oralidad y escritura, y el lenguaje de los medios de comunicación. Ha publicado también ‘Oralización’ de la prensa española: la columna periodística (Peter Lang, 2009).

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

¿Cómo se “habla”

en

los cibermedios ?

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Ana Mancera Rueda

¿Cómo se “habla” en los cibermedios ?

El español coloquial en el periodismo digital
El español coloquial en el periodismo digital
Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Peter Lang

Bern Berlin Bruxelles Frankfurt am Main New York Oxford Wien

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Bibliographic information published by die Deutsche Nationalbibliothek

Die Deutsche Nationalbibliothek lists this publication in the Deutsche Nationalbibliografie; detailed bibliographic data is available on the Internet at ‹http://dnb.d-nb.de›.

La publicación de este trabajo ha sido posible gracias a la concesión de un incentivo por
La publicación de este trabajo ha sido posible gracias a la concesión de un
incentivo por parte de la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía
(convocatoria III/2009).
Cover design: Didier Studer, Peter Lang AG

I S B N 978­3­0343­1070­3 E­ISBN 978­3­0351­0297­0

© P e t e r L

a n g A G , I n t e r n a t i o n a l A c a d e m i c P u b l i s h e r s , B e r n 2 0 11

H o c

h f e l d s t r a s s e 3 2 , C H - 3

0 12 B e r

n , S w i t z e r l a n d

i n f o @ p e t e r lan g . c o m , w w

w. p e

t e r lan g . c o m

A l l r i g h t s re se r v ed . A l l p a r t s o f t h i s p u b l i c a t i o n a r

e p r o t e c t e d b y c o p y r i g h t .

A n y u t i l i s a t i o n o u t s i d e t h e s t r i c t l i m i t s o f t h e c

o p y r i g h t l a w, w i t h o u t

t h e p e r m i s s i o n o f t h e p u b l i s h e r, i s f o r b i d d e n a n d l i a b l e t o p r o s e c u t i o n .

T h i s a p

p l i e s i n p a r t i c u l a r t o r

e p r o d u c t i o n s , t r a n s l a t i o n s , m i c r o f i l m i n g ,

a n d s t o r a g e a n d p r o c e s s i n g i n e l e c t r o n i c r e t r i e v a l s y s t e m s .

P r i n t e d i n S w i t z e r l a n d

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Para Jaime, por desplegar la Red al verme caminar por el alambre

[…] laberinto nudoso, de marino Dédalo, si de leño no, de lino fábrica escrupulosa, y aunque incierta, siempre murada, pero siempre abierta.

L. DE GÓNGORA, Soledades (II, 77–80)
L. DE GÓNGORA, Soledades (II, 77–80)

Pangea es un mundo nuevo, pero con esto no quere- mos decir que el otro haya desaparecido. Junto a él, en conexión directa con él pero diferente del real, hay un mundo entero, al que accedemos cuando utiliza- mos algunas nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Esta nueva realidad (que es siempre una realidad duplicada o virtual) ha conseguido rehacer lo que rompió la deriva de los continentes. Como sa- bemos, hace millones de años en el planeta no había más que un solo continente; los sismólogos e histo- riadores se refieren a aquella tierra unida y primigenia como Pangea. Los fenómenos sísmicos y las tensiones de las placas tectónicas provocaron luego la deriva con- tinental, que aún no ha cesado. Pues bien: este mundo nuevo, paralelo, ha revertido ese proceso y ha devuelto la unidad al mundo. Por eso le llamamos Pangea.

V. L. MORA, Pangea

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Índice

Introducción

.............................................................................................

11

Primera parte: El español coloquial

Capítulo 1: Precisiones conceptuales y terminológicas ...................... 19 1. Los primeros intentos por caracterizar la modalidad
Capítulo 1: Precisiones conceptuales y terminológicas
......................
19
1.
Los primeros intentos por caracterizar la modalidad coloquial
..
19
2.
Discrepancias en la denominación
..................................................
22
2.1
¿Es lo mismo coloquial que espontáneo?
.........................................
23
2.2
¿Hasta qué punto puede calificarse de vulgar y popular a lo
coloquial?
.........................................................................................
24
2.3
¿Puede utilizarse la modalidad coloquial fuera del ámbito
privado y familiar?
..........................................................................
25
2.4
¿Solo es coloquial la lengua hablada? ¿Es siempre
conversacional lo coloquial?
.........................................................
27
Capítulo 2: La relación entre lo oral y lo escrito: oposición gradual y
neutralizable
..............................................................................................
29
1.
Variación y variedades de uso
29
2.
Parámetros para determinar el perfil concepcional prototípico
de cada tradición discursiva
35

Segunda parte: Internet, medio de comunicación de masas

Capítulo 1: Características de la interacción digital

43

  • 1. Introducción

43

  • 2. La integración multimedia

45

  • 3. Hipertexto e hipermedia: la ruptura de la linealidad secuencial

47

  • 4. La interactividad

..................................................................................

50

  • 5. Cambios en las rutinas de la profesión periodística

51

7

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Capítulo 2: El periodismo digital en España

.......................................

55

  • 1. Vacilaciones denominativas

..............................................................

55

  • 2. Un poco de historia

...........................................................................

56

  • 3. La traslación de los géneros periodísticos a los cibermedios

...........

64

  • 4. Recapitulación ......................................................................................

82

Tercera parte: ¿Cómo se “habla” en los cibermedios?

Capítulo 1: Entre la renovación y la innovación: nuevos géneros ciberperiodísticos

.......................................................................................

87

Capítulo 2: Escolios digitales: los comentarios de los lectores sobre la

información noticiosa ......................................................................... 97 1. Un subgénero periodístico de reciente acuñación ......................... 97 2. Una estrategia
información noticiosa
.........................................................................
97
1.
Un subgénero periodístico de reciente acuñación
.........................
97
2.
Una estrategia para conocer mejor a los lectores y captar
nuevos usuarios
................................................................................
104
3.
Los intercambios de opiniones con otros lectores
......................
110
4.
“Alteraciones ortográficas” como reflejo de la inmediatez
comunicativa
.....................................................................................
114
5.
La “hipersimplificación” de los enunciados y la supuesta
“economía lingüística”
......................................................................
119
6.
El léxico de carácter coloquial
.........................................................
125
Capítulo 3: La crónica en directo: información al instante
...............
131
1.
Imitando a los géneros audiovisuales
............................................
131
2.
Instrumentos para la modalización del discurso
..........................
134
  • 3. Alteraciones del orden predicativo

....................................................

138

Capítulo 4: Un weblog para “conversar” con los lectores: el diario del periodista

............................................................................................

151

  • 1. La estructura de las bitácoras

..........................................................

151

  • 2. Notas sobre el origen y la expansión de la blogosfera

....................

  • 3. Datos sobre la blogosfera hispana

........................................................

155

158

  • 4. El blog “conquista” los medios de comunicación tradicionales

..

162

8

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

  • 5. Interordinación oracional y bipolaridad para conferir un estilo

“personal” e “informal” a los weblogs

171

  • 5.1 Relaciones de causalidad

171

  • 5.2 Finales y finalidad

187

  • 5.3 Esquemas formales de la relación condicional

200

  • 5.4 Construcciones de sentido concesivo

221

  • 5.5 Estructuras comparativas ...........................................................

228

  • 5.6 La correlación consecutiva

236

  • 5.7 Recapitulación

241

Capítulo 5: Entrevistas de los lectores: la proximidad comunicativa

del encuentro digital .......................................................................... 243 1. El género dialógico por excelencia ................................................ 243 2. La nueva
del encuentro digital
..........................................................................
243
1.
El género dialógico por excelencia
................................................
243
2.
La nueva función del periodista como sysop
.................................
247
3.
Los marcadores interactivos
..................................................................
252
Conclusiones: Lo coloquial como estrategia
.......................................
275
Referencias bibliográficas
......................................................................
293

9

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Introducción

¿Solo es coloquial la lengua hablada? ¿Es siempre conversacional lo coloquial? ¿Hasta qué punto puede calificarse de vulgar o popular a lo coloquial? ¿Debe utilizarse la modalidad coloquial únicamente en el ámbito privado y familiar? Si Internet es un medio de comunicación de masas, ¿puede utilizarse en las interacciones virtuales el registro coloquial de la lengua? ¿Cómo ha modificado el lenguaje periodístico la inmediatez de los intercambios comunicativos en los diarios digita- les españoles? ¿Se ha convertido el uso de lo coloquial en una estra- tegia para atraer a los lectores? Estos son algunos de los interrogantes a los que trata de responder el presente estudio. Así, en la primera parte resumo cuáles fueron los primeros inten- tos por caracterizar la modalidad de uso coloquial, tratando de poner de manifiesto cómo, por fortuna, ha ido poco a poco abandonándose la consideración inicial de los usos coloquiales como deficitarios, pla- gados tanto de errores, transgresiones, o incorrecciones, como de estructuras incompletas o continuas redundancias. Todo esto, se pen- saba tradicionalmente, respondía a un descontrol de la arquitectura sintáctica motivado por el afán del hablante de mostrar un mayor reflejo de su subjetividad y por un grado más elevado de expresividad o comodidad. Pero en realidad estos no pueden verse como fruto del afán por realizar el mínimo esfuerzo, sino de la relación vivencial de proximidad entre los interlocutores y de su saber compartido, lo que provoca una fuerte dependencia contextual. En ocasiones, el español coloquial ha sido también calificado erróneamente como vulgar o popular, identificándoselo con los usos anómalos o incorrectos situados al margen de la norma estándar, fruto del descuido o de la incompetencia lingüística. Pero hoy ya no es posible sostener que esta modalidad de uso sea una variedad defi- ciente, pobre o primitiva de la denominada lengua culta. Tampoco cabe considerar a la lengua coloquial como índice de un determinado

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

11

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

nivel sociocultural, de ahí que la conocida distinción de B. Bernstein (1972) entre elaborated code y restricted code no resulte válida para la ca- racterización del español coloquial. En realidad, ni siquiera cabría establecer una diferenciación entre dos códigos, sino entre los distintos grados de un continuum gradual y pluriparamétrico dominado por el principio de la relatividad y por el tránsito permeable entre inmedia- tez y distancia comunicativa (P. Koch y W. Oesterreicher, 1985). Por tanto, la caracterización de la lengua coloquial solo es posible me- diante la consideración del concepto de variación lingüística resultan- te de la coexistencia de un conjunto de subsistemas que se hallan en equilibrio dinámico. Es la mayor o menor incidencia de una serie de factores graduales, paramétricos y, como se verá, no necesariamente lingüísticos, lo que nos permite hablar del carácter más o menos colo- quial de un intercambio lingüístico. La segunda parte resume las principales características de la in- teracción virtual, basada en la integración multimedia, el hipertexto y la interactividad. Así, el soporte digital hace posible integrar textos, elementos iconográficos fijos, sonido grabado o en directo, música, efectos sonoros, imágenes y hasta gráficos en movimiento. Además, la ruptura de la secuencialidad propiciada por el hipertexto o la in- teractividad de los intercambios en la Red, al combinarse con esta capacidad para yuxtaponer soportes diferentes hacen que nos encon- tremos ante nuevas formas de comunicación. Y es que la interacción virtual se presenta como un nuevo sistema de representación que agrupa las dimensiones cognitivas y sociológicas de la oralidad, la escritura y la tecnología audiovisual, mostrándolas de manera combi- nada y evolucionada. Esto conlleva una reformulación de los productos discursivos de carácter mediático. Por tanto, el desarrollo del nuevo medio de co- municación de masas que constituye Internet ha modificado tanto las rutinas de trabajo periodísticas, como los principios a partir de los cuales se desarrolla la creación del imaginario colectivo por parte de la audiencia. Las funciones del propio autor o incluso del receptor del producto mediático se han visto modificadas por la interactividad de la comunicación en la Red, la capacidad de procesar mensajes en los

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

12

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

que se integran diferentes soportes, y la ruptura de la linealidad se- cuencial mediante la navegación hipertextual. Además, frente a los otros medios de comunicación de masas, caracterizados por la homogeneidad de sus mensajes, el desarrollo de las nuevas tecnolo- gías permite la segmentación de la audiencia, hasta el punto de poder hablar, en determinados casos, de verdadera especialización de los contenidos, en función de cada tipo de usuario. Por otra parte, la posibilidad de actualización constante de las noticias que permiten las nuevas tecnologías ha llevado a poner en duda hasta la validez de la denominación de diario o periódico electrónico. Y también parecen existir vacilaciones terminológicas a la hora de designar a la disciplina autónoma de la comunicación pública basada en la interacción mediada por ordenador. ¿Es preferible utilizar los sintagmas nominales periodismo digital, periodismo electrónico o periodismo multimedia? ¿O apostar por una sola lexía como ciberperiodismo? De todo ello se habla en la segunda parte, en la que se resumen también las principales etapas que han atravesado las ediciones electrónicas de los periódicos españoles al “dar el salto a la Red” a partir de septiembre de 1994, fecha en la que el Boletín Oficial del Esta- do se convirtió en el primer diario digital en permitir el acceso íntegro a sus contenidos a través de la World Wide Web. Desde entonces, la mayor parte de las empresas editoras de prensa diaria de España se ha aventurado en Internet, asumiendo no pocos riesgos económicos, lo que les ha llevado a tratar de desarrollar nuevos modelos de nego- cio. Hasta el punto de que puede decirse que la comunicación digital ha revolucionado el panorama mediático español de manera más radical de la que lo hicieron en su día la radio o la televisión. Así, en los cibermedios encontramos géneros de información, interpretación y opinión en los que se aprecian rasgos que los diferencian de los de la edición impresa de los diarios, o de los que desde hace décadas vie- nen desarrollando las empresas audiovisuales. Por tanto, aunque es cierto que aquellos diarios que carecen de un equipo de redactores para la edición digital tienden a reproducir de manera literal los con- tenidos de la versión en papel, no parece que la tipología ternaria tradicional para la identificación de los géneros periodísticos sirva por

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

13

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

sí sola para la clasificación de todos los formatos que ha ido adop- tando el periodismo en la Red. En los últimos años los cibermedios han sabido aprovechar las ven- tajas de la tecnología digital para desarrollar nuevos géneros. A anali- zar algunos de estos novedosos formatos se dedica la tercera parte de esta monografía. En cada uno de sus capítulos he escogido como corpus de estudio un género de reciente acuñación en el periodismo digital. Así, el capítulo segundo se centra en los comentarios enviados por los lectores a las noticias. De forma metafórica denomino a este tipo de discursos ‘escolios digitales’, pues se asemejan a las notas que se adjuntan a un texto para explicarlo u opinar sobre él. El tercero de los temas estudia las llamadas ‘crónicas en directo’, es decir, textos de breve extensión –de un párrafo a solo una línea– organizados cro- nológicamente, en los que se comenta de forma sumaria lo que acon- tece en un corto lapso de tiempo, prácticamente de manera simultá- nea al momento en el que se produce. En el cuarto explico cómo cada día más ciberperiodistas crean su propia bitácora o weblog–, para transmi- tir su particular visión de la realidad noticiosa. Por último, el quinto capítulo lo dedico a analizar los ‘encuentros digitales’ –es decir, el chatde los lectores con un personaje de actualidad. Estos cuatro géneros ciberperiodísticos de nuevo cuño tienen en común el hecho de que en todos ellos es frecuente encontrar elemen- tos prototípicos del registro coloquial de la lengua. Para demostrarlo, he analizado fragmentos textuales extraídos de diez diarios españoles, seleccionados siguiendo diversos criterios. En primer lugar, se han escogido los principales periódicos digitales de información general de España, atendiendo a su nivel de difusión y a su relevancia. Entre estos se encuentran El Mundo, El País, Abc, La Vanguardia, La Razón, El Correo y Público. En todos los casos –salvo en el de Público, fundado el 26 de septiembre de 2007– se trata de cabeceras con amplia expe- riencia en Internet, pues hicieron su primera incursión en el contexto digital a lo largo de la década de los noventa. Asimismo, he decidido incluir en el corpus los textos extraídos de un periódico como 20 Minutos cuya edición impresa es de carácter gratuito, pues considero que el tipo de lectores al que se dirige difiere, en cierta medida, de los

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

14

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

que adquieren con cierta asiduidad un diario de pago, y quizás esto podría verse reflejado también en los contenidos de la versión digital. Entre los diez cibermedios analizados se encuentra además un periódico electrónico sin referente impreso, como es Libertad Digital, y otro de información especializada, Marca. Todos ellos cuentan con una difu- sión bastante elevada. De hecho, Marca es el segundo de los sitios auditados por la OJD que cuenta con mayor número de visitas. Además, sobra decir que responden a una línea editorial muy diferen- te –por ejemplo, las de Público y La Razón están claramente distancia- das–. Ejemplos extraídos de publicaciones tan diversas permitirán demostrar que la ‘coloquialización’ puede detectarse en el amplio espectro de los diarios españoles con presencia en Internet. Y es que lo coloquial se ha convertido en una estrategia muy recurrente en el discurso periodístico utilizada, como veremos, con el propósito de atraer la atención de los lectores.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

15

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Primera parte: El español coloquial

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

CAPÍTULO 1

Precisiones conceptuales y terminológicas

  • 1. Los primeros intentos por caracterizar la modalidad coloquial

La superación del carácter irreductible de la dicotomía langue/parole ha permitido sacar del ostracismo al lenguaje conversacional y estudiar las distintas manifestaciones idiomáticas de la situación comunicativa más común y elemental (A. Narbona, 1989: 23). Sin embargo, el análisis de la lengua hablada en su variedad coloquial conlleva una serie de dificultades de las que el lingüista no ha logrado desasirse. La primera de ellas deriva de los problemas teóricos causados por la aplicación de una metodología contrastivo-normativista, basada en la compara- ción del discurso oral con el escrito 1 . No es fácil desprenderse del bagaje instrumental y conceptual elaborado a partir de y para la len- gua escrita. Los primeros intentos por caracterizar el español hablado a partir de determinadas obras literarias se desarrollaron en el seno de la Es- tilística. En esta corriente se sitúa la obra pionera en los estudios del español coloquial: Spanische Umgangssprache (1930) de W. Beinhauer, cuya segunda edición, de 1958, fue traducida al castellano en 1964 con el título de El español coloquial. Aunque destinada explícitamente a la enseñanza del español a los germanoparlantes, su valor fue pronto reconocido fuera de la rama perteneciente a la lingüística aplicada centrada en el estudio de segundas lenguas, llegando a crear toda una

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 1 El aumento incesante de la bibliografía sobre la lengua hablada –que ha ido recogiendo L. Cortés (2002)– desde la década de los sesenta de la pasada cen- turia constituye un reflejo de este cambio de óptica.

19

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

escuela en el seno de la lingüística descriptiva. Esta consideraba los usos coloquiales como deficitarios, causados por un descontrol de la arquitectura sintáctica motivado por el afán del hablante de mostrar un mayor reflejo de su subjetividad , o por un grado más elevado de expresividad o afectividad . Por ejemplo, W. Beinhauer define a tal mo- dalidad de uso como característica “no ya del hombre de tipo co- rriente y moliente, sino aun de gentes cultas, cuando su habla va impulsada por la afectividad [la cursiva es mía], o en momentos de expansiva intimidad en las charlas con los ‘amigotes’” (1930 [1963]:

12). A juzgar por las citas bibliográficas recogidas en la traducción española de El español coloquial , la referencia al predominio de la afectividad en el lenguaje coloquial parece ser una constante en la época en la que se publica en España la obra del hispanista alemán 2 . Tras el descubrimiento del magnetófono 3 , los estudiosos del len- guaje coloquial concentraron sus esfuerzos en el análisis de las con- versaciones reales. Algo a lo que contribuyó la difusión de los plan- teamientos de M. Criado de Val (1890: 9), capaz de advertir la distinción fundamental existente entre el coloquio real y el literario, y la

absoluta necesidad de atender solamente a coloquios reales de carácter es- pontáneo, en los que se
absoluta necesidad de atender solamente a coloquios reales de carácter es-
pontáneo, en los que se puede apreciar en su justo valor la carga emocional de
los hablantes y su reflejo lingüístico que, de otra manera, en ensayos de labo-
ratorio o por medio de encuestas dirigidas, queda atenuada o desfigurada.

Pero esto trajo consigo una nueva complicación: la enrevesada tarea de organizar unos datos que, en ocasiones, no resultaban fáciles de explicar a la luz de las directrices de las gramáticas formalistas en las que eran recogidos hasta entonces. De ahí que no sorprenda que, décadas más tarde, A. M. Vigara siga invocando la relevancia de la afectividad como “auténtico (y fundamental) principio organizador de

  • 2 También C. Bally (1913 [1941/1977]: 115–154), V. García de Diego (1951 [1973]: 9–62) o S. Ullmann (1962 [1991]: 131–158) reconocen la existencia de una cierta “resonancia emotiva”, unas “vibraciones anímicas” y “tonalidades emotivas” en el discurso coloquial.

  • 3 Los primeros ensayos para la construcción de grabadoras de cinta magnética se hicieron en Alemania en 1932.

20

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

la sintaxis coloquial [en cursiva en el original], manifestándose en la ‘expresividad sintáctica’” (1992: 69). No obstante, la propia autora reconoce lo inefable del principio psicológico aludido, lo que con- vierte su análisis en “una cuestión de sensibilidad del lingüista, que, no pudiendo juzgar más que desde el efecto que el lenguaje ha causa- do en él, ha de moverse en el terreno de la intuición” (A. M. Vigara, 1992: 52). Pero en realidad, la intuición no puede considerarse un criterio válido para el estudio de la modalidad de uso coloquial, de ahí que “haga falta remover todos los instrumentos de análisis y modifi- car el modo de acercarse al objeto” (A. Narbona, 2000). Otro de los principios que ha sido aducido con frecuencia como caracterizador de la modalidad coloquial es el de la comodidad, que A. M. Vigara define como “la tendencia espontánea del hablante al menor esfuerzo para alcanzar la comunicación” (1992: 187). Esta autora aglutina en un mismo capítulo fenómenos como la elipsis, la concordancia improvisada, las expresiones de apertura y cierre, los procedimientos de creación léxica espontánea, las expresiones verifi- cativas, las fórmulas inespecificativas, o el empleo de expresiones estereotipadas y de (auto)estimulantes conversacionales. Sin embargo, tal vez procedimientos como la elipsis no deban verse como fruto del afán por realizar el mínimo esfuerzo, sino de la relación vivencial de proximidad entre los interlocutores y de su saber compartido, lo que provoca una fuerte dependencia contextual. Una razón similar justifi- ca la elevada presencia de los enunciados suspendidos en la modalidad de uso característica del coloquio. Estas construcciones –calificadas en numerosas ocasiones como suspendidas, sincopadas, o incompletas– no pueden considerarse simples acortamientos motivados por la como- didad, o la falta de destreza idiomática, sino que “buena parte de esas secuencias aparentemente inacabadas han de verse completas preci- samente en cuanto suspendidas” (A. Narbona, 1989: 106). Por lo tanto, como ha puesto de manifiesto A. López Serena (2007), no parece muy aconsejable justificar el principio estilístico de la comodidad, reivindicando su relación con aspectos señalados por la pragmática, como las exigencias de inmediatez coloquiales, si dicha inmediatez se concibe en términos exclusivamente temporales, de

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

21

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

urgencia comunicativa –como “economía de energía y tiempo de emi- sión” (A. M. Vigara, 1992: 343)–, sin tener en cuenta otros condicio- nantes. Así, los hablantes no se deciden por un determinado esque- ma constructivo exclusivamente por la economía o comodidad que este supone, sino por motivos que tienen que ver con el propósito y la eficacia de la comunicación.

  • 2. Discrepancias en la denominación

Otro reflejo de la dificultad para atajar el objeto de estudio es la gran variedad de términos empleados para designarlo: español hablado, colo- quial, familiar, vulgar, conversacional, cotidiano, espontáneo, popular, etc. Esta gran disparidad terminológica refleja cierta discrepancia concepcional entre los estudiosos de dicha modalidad de uso. Algo ya puesto de relieve por J. de Onís, quien señala cómo “las variedades de la lengua popular […], lo plebeyo, lo ordinario, lo familiar y lo vulgar o criminal se juntan indistintamente” (1949: 356); o por F. González Ollé (1967), capaz de advertir que la vacilación terminológica que lleva a equiparar lo conversacional con lo coloquial, lo familiar, o lo popular, constituye un indicio de la falta de delimitación del concepto, afirmación con la que coinciden M. Seco (1970), J. Polo (1971–1976), M. J. Tejera (1984), A. Narbona (1989, 1997, 2000) o A. Briz et alii (1996), para quienes “la discusión sobre el nombre, que otros autores se han planteado, esconde un problema mayor, el del reconocimiento del objeto de estudio ¿qué es lo coloquial?” (A. Briz et alii, 1996: 25). Dado que el tema ha sido ya abordado con profundidad en reiteradas ocasiones por estos autores, me limitaré a recoger aquí solo aquellas denomina- ciones que se barajan con mayor frecuencia y resultan pertinentes para nuestro propósito.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

22

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

2.1 ¿Es lo mismo coloquial que espontáneo?

La caracterización de esta modalidad de uso como habla espontánea o informal no está exenta de cierta ambigüedad. Ya W. Beinhauer identi- fica el español coloquial con “el habla tal como brota, natural y es- pontáneamente [la cursiva es mía] en la conversación diaria” (1930 [1963]: 9), y M. C. Lassaletta insiste también en que el concepto de lengua coloquial debe asociarse a “las ocasiones ordinarias, […] los círculos familiares y de amistades más íntimas, cuando el habla fluye natural y no se somete a un proceso de control conscientemente ejercido” (1974: 14). Para este autor el lenguaje coloquial destaca por su “carác- ter pintoresco” y por su “gracia, viveza, espontaneidad, concreción y expresividad” (ibíd.) 4 . Asimismo, B. Steel (1976 y 1985) califica la lengua coloquial de informal y chispeante e ingeniosa, frente a lo formal de la lengua culta o estándar 5 , y C. Hernández Alonso (1989) señala la espontaneidad entre los factores psicolingüísticos inherentes a esta modalidad de uso. Una característica que, a su juicio, nace de la afectividad y se manifiesta en diversos rasgos: el automatismo en la expresión, la improvisación, la actitud relajada de los hablantes, las asociaciones mentales sugestivas, o la superposición de códigos diferentes (verbal, cinésico, etc.). De hecho, para A. M. Vigara es precisamente esa espontaneidad en la formulación verbal del mensaje la que hace de la lengua coloquial “una forma peculiar de expresión del pensamiento” (1992: 401). Sin embargo, aunque con la expresión habla espontánea se pretenda hacer referencia a una modalidad fuertemente homogénea, la noción de espontaneidad es gradual. Espontáneamente se puede hablar desde muy bien y con total corrección, hasta muy mal y con abundantes

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 4 Por fortuna, estos comentarios de carácter folclórico que establecían una rela- ción directa entre el ingenio y la gracia españoles, y las peculiaridades de nues- tra modalidad coloquial resultan cada vez menos frecuentes en los estudios femológicos actuales.

  • 5 “The term ‘colloquial’ […] is commonly felt –albeit often pejoratively– to refer to particular informal (often ‘racy’ or ‘popular’) spoken usage, especially that usage which differs in some way from ‘formal’ language” (B. Steel, 1985: 14).

23

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

transgresiones. En este sentido cabría preguntarse, al igual que hace A. Narbona, “¿cuál es la norma que, supuestamente, se viola?” (1998:

205). Este autor llama la atención sobre la imprecisión de calificativos como informal, natural, o espontánea, aplicados a la lengua coloquial para definirla “enfrentándola a y desde la perspectiva de la lengua culta” (1989: 165). La inexactitud provendría, por una parte, de que “los términos con que se intenta resumir tal oposición son variados y res- ponden a puntos de vista no coincidentes” (ibíd.); y por otra, de su insuficiencia para dar cuenta de esta modalidad de uso, al no haber sido seleccionados para caracterizarla por sí misma, sino por oposi- ción a la lengua culta, escrita o literaria.

2.2 ¿Hasta qué punto puede calificarse de vulgar y popular a lo coloquial? En ocasiones, el
2.2
¿Hasta qué punto puede calificarse de vulgar y popular a lo coloquial?
En ocasiones, el español coloquial ha sido calificado erróneamente
como vulgar o popular, identificándoselo con los usos anómalos o in-
correctos situados al margen de la norma estándar, fruto del descuido
o de la incompetencia lingüística. En este sentido cabe destacar el
planteamiento de E. Blasco, quien entiende por español coloquial, “el
conjunto de voces y estructuras, orales y escritas, producidas por los
hablantes españoles que carecen de una cultura general básica” (1988:

257). Por fortuna esta opinión, compartida en el pasado por un nú- mero considerable de investigadores, ha sido superada pau- latinamente, y hoy ya no es posible sostener que esta modalidad de uso sea una variedad deficiente, pobre o primitiva de la denominada lengua culta. Además, hablante culto no es el que se atiene en todo mo- mento a una única modalidad idiomática, sino el que domina una gama amplia y flexible de registros correctos, y sabe adoptar el ade- cuado a cada situación y a cada acto comunicativo. Tampoco cabe identificar a la lengua coloquial con un determi- nado nivel sociocultural, de ahí que la conocida distinción de B. Bernstein (1972) entre elaborated code y restricted code –basada, como casi siempre, en la comparación con la norma culta– no resulte válida para la caracterización del español coloquial. En realidad, ni siquiera

24

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

cabría establecer una diferenciación entre dos códigos, sino entre los distintos grados de un continuum concepcional y pluriparamétrico del que hablaré más adelante. Por consiguiente, el término popular no resulta tampoco el más adecuado para la denominación de esta modalidad discursiva. Como ya advirtió M. Seco (1973), dicho vocablo hace referencia a los nive- les de lengua (bajo o medio-bajo) derivados de las condiciones socio- culturales del emisor. Por el contrario, coloquial designa un registro o nivel de habla. Así, su heterogeneidad le permite combinarse con cual- quier otro nivel de habla o nivel de lengua. Por ejemplo, lo denomi- nado “coloquial medio” puede relacionarse con el lenguaje popu- lar –un dialecto social–, dando lugar al registro “coloquial popular”. Además, otros factores socioculturales y ciertas variables como la edad o el sexo dan lugar a nuevas variedades de lo coloquial, como el lenguaje rústico o el popular urbano. Por tanto, la caracterización de la lengua coloquial solo es posi- ble mediante la consideración del concepto de variación lingüística resultante de la coexistencia de un conjunto de subsistemas que se hallan en equilibrio dinámico. Lo coloquial es una cuestión gradual. Es la mayor o menor incidencia de un conjunto de factores gradua- les, paramétricos y no todos estructuralmente lingüísticos, lo que nos permite hablar del carácter más o menos coloquial de un inter- cambio lingüístico.

2.3 ¿Puede utilizarse la modalidad coloquial fuera del ámbito privado y familiar?
2.3
¿Puede utilizarse la modalidad coloquial fuera del ámbito privado y familiar?

La lengua coloquial ha sido identificada también con el uso familiar y

privado, propio de “las ocasiones ordinarias, [

...

]

los círculos familiares

y de amistades más íntimas” (M. C. Lassaletta, 1974: 14). Para F. Marcos Marín, en el nivel coloquial “nos encontramos en la zona de

la confianza y de la familiaridad y nos permitimos ciertas libertades” (1978: 230). La equivalencia entre los términos ‘familiar’ y ‘coloquial’ es señalada ya por J. Casares, para quien:

25

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

La expresión ‘lenguaje coloquial’, que procede probablemente del inglés, pue- de significar para nosotros ‘lengua de la conversación’, o, en sentido más res- tringido, lo que tradicionalmente se venía llamando ‘estilo familiar’ (cit. en J. Polo, 1971–1976, 6, § 683).

‘Familiar’ es la voz patrimonial del español, recogida en el Diccionario de autoridades (Real Academia Española, 1726–1739 [2002]). Esta obra identifica el estilo familiar con aquel que “se usa caseramente entre las familias, por ser expresivo; pero no elegante para los escritos”. Sin embargo, la primera aparición del término ‘coloquial’ no se docu- menta hasta 1956, año en que ve la luz la decimoctava edición. Aquí, el término aparece caracterizado como un tecnicismo filológico al que se recurre para designar al “lenguaje propio de la conversación, a diferencia del escrito o literario”. Pese a la sinonimia entre ambos vocablos que se advierte en los estudios estilísticos, el segundo es sin duda el más extendido, el que ha sido utilizado con mayor frecuencia para identificar a esta modalidad de uso. Como apunta A. López Serena (2007), tal vez esto se deba por una parte, a la traducción del alemán Umgangssprache por ‘coloquial’ y, por otra, a la similitud del neologismo con su equivalente inglés colloquial , presente en el título de los manuales de W. Patterson (1963) y B. Steel (1976), así como en los de algunas tesis doctorales realizadas en la Universidad de Illinois en la década de los cincuenta. En la actualidad, autores como J. Polo (1971–1976) y A. M. Vi- gara (1992) se oponen a la identificación de ambas voces como sinó- nimas. Para el primero familiar es un estilo que contrasta con lo formal, elaborado, culto o literario, mientras que coloquial es un concepto más amplio que, según advierte M. Criado de Val (1958), cabría contra- poner únicamente a lo narrativo. A juicio de A. M. Vigara, los térmi- nos familiar, popular y vulgar designan a un nivel de lengua, por lo que “no pueden ser utilizados con propiedad como sustitutos de ‘colo- quial’” (1992: 20). Asimismo, como reconoce A. Briz, familiar sería aceptable solo si se entiende como hecho cotidiano “y no en el senti- do de ‘relación entre personas allegadas’, que sería restrictivo: perso- nas que no se conocen pueden hablar coloquialmente” (1998: 36).

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

26

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

2.4 ¿Solo es coloquial la lengua hablada? ¿Es siempre conversacional lo coloquial?

La expresión ‘lengua hablada’ –u ‘oral’– ha sido considerada también, con frecuencia, un sinónimo de ‘lengua coloquial’. Sin embargo, no debe confundirse lo coloquial con lo hablado. Para J. J. de Bustos (1995b), la lengua coloquial es un subconcepto de la lengua hablada, una modalidad de uso caracterizada por un determinado registro de formas. Por tanto, no se trata tampoco de un término homólogo al de lengua escrita. En realidad, como señala A. Briz, “los registros (+ formal /+ coloquial) son usos que pueden manifestarse tanto en lo oral (fónico) como en lo escrito (gráfico)” (1998: 26) 6 . Ya se ha señalado anteriormente cómo la Real Academia define el uso ‘familiar’ y ‘coloquial’ como el lenguaje propio de la conversación. Tal confusión terminológica fue puesta de manifiesto por J. Casares, para quien el anglicismo colloquial puede equipararse, por una parte, con la “lengua de la conversación”; y por otra –en sentido más res- tringido–, con lo que tradicionalmente se venía denominando “estilo familiar”. Según subraya el eminente lexicógrafo, ambas interpreta- ciones del término coloquial difieren “de manera notable”, ya que no deja de resultar “extraño que el término coloquial se suela hacer sinónimo de conversacional, cuando en realidad este se ha de aplicar a todo tipo de diálogo, desde los graves a los triviales e intrascenden- tes” (J. Casares, 1950, cit. en J. Polo, 1971–1976, 6, § 683). La equi- paración de esta modalidad de uso con lo conversacional subyace ya en la obra de W. Beinhauer, dedicada al estudio del habla “tal y como brota natural y espontánea en la conversación [la cursiva es mía] diaria” (1930 [1963]: 9). También M. Criado de Val identifica el lenguaje coloquial con cualquier “tipo de lengua que se utiliza en la con- versación, independientemente del grado de formalización que pre- sente” (1958: 209).

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 6 Este autor distingue, al menos, cuatro realizaciones discursivas: coloquial oral, coloquial escrito, formal oral y formal escrito.

27

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

No parece muy acertado utilizar un mismo término para referirse tanto a un determinado registro –informal–, como a un tipo de dis- curso –la conversación–, ya que este último puede manifestarse tam- bién de manera formal, solemne, etc. El problema estriba en la exis- tencia de una concepción unidimensional del registro. En realidad, el registro adquiere una forma multidimensional, por lo que necesaria- mente debe definirse a partir de un conjunto de rasgos que estarán en relación directa con las dimensiones –por ejemplo, el campo, modo y tono (o tenor) señalados por M. Gregory y S. Carroll (1978 [1986])– en las que puede ser situado un acto de comunicación. Pero además es preciso delimitar con claridad, de una parte, la relación de cada registro con los distintos tipos de discurso y, de otra, con los canales o medios de realización lingüística, a cuya falta de delimitación hay que atribuir la confusión entre ‘coloquial’ y ‘hablado’ que encontra- mos ya en la obra de W. Beinhauer. Una conversación puede desarro- llarse en varios registros, estilos, niveles de habla o como quiera deno- minarse a la modalidad de uso situacional que es objeto de debate. Y a su vez, el estilo informal es capaz de detectarse en textos escritos, del mismo modo que es posible reproducir conversaciones –informales o no– en obras literarias y en otras clases de documentos escritos. Lo más conveniente sería reservar ‘informal’ para hacer alusión única- mente al registro, ‘hablado’ u ‘oral’ para el medio de realización física del discurso, ‘conversacional’ para el tipo de discurso y ‘coloquial’, como viene siendo la práctica común en la literatura especializada, para la zona de intersección entre la conversación y el registro infor- mal, no exclusiva de un único medio de realización.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

28

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

CAPÍTULO 2

La relación entre lo oral y lo escrito:

oposición gradual y neutralizable

  • 1. Variación y variedades de uso

La lengua real no es homogénea. Más bien, como sostiene B. Lavan- dera, la variación hace a la naturaleza del lenguaje, es funcional y, de hecho, “dado el tipo de actividad que es la comunicación lingüística, sería la ausencia de la variación en el sistema lingüístico lo que necesi- taría explicación” (B. Lavandera, 1984: 7). La variación es una carac- terística constitutiva esencial de las lenguas naturales. Contrariamente a lo que propugnan las concepciones estructuralistas, no se trata de un mero accidente provocado por el uso del lenguaje. Y es que la lengua no puede considerarse un código formal y abstracto, ajeno a las distintas variedades de uso. Como ha puesto de manifiesto V. Voloshinov, la conciencia subjetiva del hablante no maneja la lengua como un sistema de formas normativamente idénticas. Tal sistema es una abstracción, lograda gracias a un arduo trabajo realizado con el fin de conseguir diversos propósitos cognoscitivos y prácticos. En realidad, el sistema de la lengua es producto de una reflexión sobre el lenguaje, reflexión que no se lleva a cabo en la conciencia del hablan- te nativo de una determinada lengua, ni tampoco con el propósito inmediato de hablar. La visión homogeneizadora de la lengua ha sido sustituida paula- tinamente por un interés creciente hacia las distintas modalidades de uso, el contexto y la situación en que tiene lugar el proceso de enun- ciación, así como la finalidad comunicativa perseguida por los hablantes. Precisamente la actividad de estos –construyendo y re- construyendo asociaciones de formas y valores– es la que establece

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

29

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

“el sentido de los textos y la que hace tolerable la diversidad de formas y de estructuras textuales” (J. L. Girón, 1980–81: 179). De ahí que la lengua real no sea homogénea, puesto que no se da en ella isomor- fismo de los dominios respectivos de las formas y de los valores. Ya no cabe considerar sin más a la lengua como un sistema abs- tracto independiente de la realidad extralingüística, sino como una representación de esa realidad, de la manera de pensar, o de la estruc- tura social de los sujetos que toman parte en el acto enunciativo 1 . Por eso es necesaria la creación de cauces de aproximación más abarca- dores en los que confluyan también los campos de conocimiento propios de la psicología, la sociología, la antropología o la filosofía. En el ámbito de la lingüística destaca el desarrollo de disciplinas como la dialectología, la lingüística histórica y la tipología o varia- ción interlingüística, dedicadas al estudio de las distintas variantes que condicionan el lenguaje. Como ha puesto de manifiesto C. Company (2003: 14), estas tres disciplinas dedicadas al estudio de la variación “se pueden subsumir y se conocen bajo el rubro más ge- neral de lingüística variacionista o variación lingüística”. Tradicio- nalmente, las investigaciones de dialectólogos y sociolingüistas se han centrado en el análisis de las variedades léxicas y de las distintas formas de pronunciación. Sin embargo, para la delimitación de una variante o invariante es necesario extender el concepto significante “a la combinatoria sintagmática, y no sólo a la expresión fonética” (C. Fuentes, 1996–1997: 227). Es más, el estudio de las variantes gramaticales permite establecer un diagnóstico sociocultural más

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 1 Para R. Trujillo (1996: 241): “La relación entre los elementos del lenguaje y sus referentes no es algo que se pueda pasar por alto, con la excusa de que sólo nos interesa la lengua y no la realidad extralingüística. Es evidente que a nadie le puede interesar el lenguaje ‘en sí mismo’, pero tampoco a nadie –fíjense bien– puede interesar la ‘realidad en sí misma’. […] si el lenguaje no fuera más que un sustituto de la realidad, ¿podríamos conocer esa realidad con independen- cia del lenguaje? ¿No implicaría esta idea de mecanismo sustitutivo el que la realidad sólo fuera una función del lenguaje? Pero ésa es una hipótesis que no les gusta a los lingüistas de nuestro tiempo, deseosos de situar la lengua en su confluencia con la realidad, con las cosas, con la sociedad, con las clases en que ésta se divide, etc.”.

30

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

acertado que el de las léxicas y fonológicas 2 . Como advierte R. Cano (2003: 36):

Tanto o más que por el uso de determinados vocablos, que es quizá el aspecto más llamativo para los profanos, lo que determina, desde el manejo del siste- ma lingüístico, en qué tipo de realización nos encontramos es la disposición de las unidades y sus conexiones internas y externas en la cadena discursiva. De ahí que la “gramática del coloquio” (o de la “conversación”) sea hoy una de las áreas centrales en el estudio de la oralidad y constituya el objeto de es- tudio o sirva de base a nuevas disciplinas como el Análisis del Discurso, la Lingüística del texto y la Pragmática.

La posibilidad de extrapolar el análisis cuantitativo de la variación a otros niveles más allá del fonológico fue advertida ya por G. Sankoff (1972). Un procedimiento llevado a cabo también por W. Labov (1972), capaz de aplicar la noción de variable lingüística y de regla variable al estudio tanto del nivel sintáctico, como del análisis del discurso (H. López Morales, 1989 [2004]: 70). Varios eran los pro- blemas a los que se enfrentaba la propuesta de G. Sankoff. Estos radicaban en el hecho de que la sintaxis, a diferencia de la fonología, parecía presentar menos casos de variación, y su aparición en el dis- curso no resultaba ser tan frecuente. Además, la definición de los

2 Según afirma L. Cortés: “En este sentido, estamos de acuerdo con P. Martín Butragueño, ‘Hacia
2
Según afirma L. Cortés: “En este sentido, estamos de acuerdo con P. Martín
Butragueño, ‘Hacia una tipología de la variación gramatical en sociolingüís-
tica del español’, NRFH , 42, 1994, págs. 29-75, cuando en su intento de
crear, dentro de la gramática, una tipología de la variación, señala una marcada

diferencia entre lo que él llama variable morfológica, que afecta, sobre todo, a la

morfología gramatical [

...

],

que rara vez implica los niveles sintáctico y

pragmático y que suele verse determinada por factores tanto sociales y estilís- ticos, como históricos y geográficos, y la variable posicional, que suele implicar

aspectos prosódicos, sintácticos y pragmáticos [

...

];

diferencia, a favor, obvia-

mente, de esta segunda. Pero es más, en medio de ambas, entre las variables morfológica y posicional están: la variable de tipo categorial, que afecta, en algunos

casos, a elementos de la morfología y, en casi todos, de la sintaxis [

] y la va-

... riable de tipo funcional, que afecta a la sintaxis, parcialmente a la morfología, y que no suelen estar correlacionadas con otros factores de naturaleza semánti- ca; como ocurre con las variables de tipo mofológico, a menudo resultan de- terminadas por factores históricos, geográficos, sociolingüísticos y estilísticos, aunque no siempre es así” (L. Cortés, 2002: 22, n. 8).

31

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

contextos de la variación sintáctica conllevaba grandes dificultades, ya que la sintaxis no puede ser considerada un componente indepen- diente, sino que debe contar al menos con la semántica. De ahí la observación de W. Labov (1972) acerca de la necesidad de que dos variantes posean un mismo significado. A su juicio, la variación social y estilística presupone la opción de decir “lo mismo” de modos dife- rentes, es decir, las variantes son idénticas en cuanto a referencia o valor de verdad, pero se oponen en cuanto a su estilística o a su signi- ficado social. Un planteamiento rebatido por B. Lavandera (1984: 4), para quien

más allá del nivel fonológico, cuando la variación aparece entre variantes que son unidades significativas, la noción de ‘decir lo mismo’ deja de ser clara, [ya que] los ‘criterios de verdad’ son insuficientes para postular una equivalencia semántica dentro del habla.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

En realidad, si se considera que “decir lo mismo” implica únicamente la existencia de sinonimia referencial, entonces solo será necesario tener en cuenta criterios semánticos. No obstante, la variación sintác- tica parece estar condicionada tanto por factores semánticos, como por la estructura informativa y pragmática de las oraciones 3 . De ahí la diferenciación entre ‘equivalencia sintáctica’ y ‘equivalencia pragmáti- ca’. Una distinción que puede resultar un tanto equívoca: las estructu- ras sintácticas siempre poseen diversos usos, o pueden aparecer en contextos en los que adquieren significados diferentes. Por tanto, el análisis de la variación debe trascender el ámbito de la fonología y aprovechar los logros de la semántica, la pragmática y el análisis del discurso. El estudio de las manifestaciones lingüísticas de un determinado hablante no puede abordarse prescindiendo de las circunstancias y los factores contextuales en los que estos son llevados a cabo. Solo te- niendo en cuenta estos aspectos podrán tratar de explicarse las causas

  • 3 Esto requiere que la covariación sintáctica deba ser interpretada de manera especial, lo que ha llevado incluso a autores como J. Deulofeu (1992) a cues- tionar la validez de los estudios labovianos para el análisis de determinadas es- tructuras.

32

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

que modifican los rasgos previstos por el propio sistema. Porque ya no es posible subordinar la gramática a la existencia de la conciencia meta- lingüística de un supuesto hablante ideal, depositario de un esquema abstracto más complejo que la realidad misma, considerada deficitaria 4 . El análisis de las secuencias acuñadas ad hoc o descontextualiza- das por los lingüistas implica un inevitable reduccionismo, basado en la consideración de la lengua al margen de sus usuarios, lo que supo- ne un coste excesivamente elevado, “prescindir (o casi) de lo que es consustancial al lenguaje humano, su carácter social, perder de vista que las actuaciones idiomáticas tienen como fundamental finalidad comunicar(se)” (A. Narbona, 1989: 25). Ninguna lengua es capaz de sustraerse a la tensión constante entre la tendencia a la estabilidad, a la homogeneización de un sistema que permita la comunicación entre distintos sujetos, y la tendencia a la variación que caracteriza a toda actividad humana, creativa e innovadora. Ambas dimensiones son inherentes a la naturaleza del lenguaje. De ahí que sea necesario per- seguir la máxima convergencia entre las normas destinadas a preser- var la homogeneidad del sistema, y la consideración que estas van adquiriendo en la mente de los propios hablantes. Al fin y al cabo, son ellos los que determinan la vigencia o no de un determinado uso. La tendencia a la variación se plasma en las variedades idiomáti- cas. Paulatinamente, la consideración de estas variantes como subor- dinadas a la norma culta ha sido sustituida por los planteamientos que confieren similar importancia a todas las modalidades de uso. Ni siquiera cabría identificar la norma culta –también denominada ‘formal’ o ‘ejemplar’– con una modalidad única. Como ya he dicho antes, hablante culto no es aquel que se sirve siempre de una sola mo- dalidad idiomática, sino el que es capaz de dominar una gama amplia y flexible de registros correctos, adecuándose a cada situación y a cada acto comunicativo. Para R. Simone (1997: 39):

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 4 Sostiene D. Caballero que, si encontráramos un código neutro, todos los demás serían construcciones a partir de él. Sin embargo, el “cero” es un vacío en constante redefinición, así que el código neutro es un “sutil juego de rela- ciones psicosociales” (1993: 48).

33

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

No sólo los hablantes menos cultivados, sino todo el mundo produce realiza- ciones que, en comparación con las que, idealizando, consideramos el objeto de la lingüística y de la enseñanza de la lengua, nos parecen descuidadas, aproximadas, poco esmeradas.

Esta observación le ha llevado a plantear cuál es la lengua de default en un ambiente de variación, es decir, la lengua “no marcada”, a la que los hablantes hacemos referencia de manera natural, en condiciones de falta de instrucciones específicas. R. Simone (1997: 29) establece una distinción entre el código que constituye la variación –al que denomina varians–, y el código con respecto al cual se modifica el varians –el variandum–, una visión que nos llevaría a identificar a todos aquellos fenómenos que se apartan de la norma culta como simples alteracio- nes de una presunta invariante. Por el contrario, según A. Narbona (2003), todas las variantes han de verse en primera instancia como tipos ideales con idéntico estatus relativo, por eso autores como R. Sornicola (2002) hablan del ‘principio de relatividad de la variación’ 5 . No obstante, la aplicación de este principio a ciertos niveles de análi- sis reviste especial dificultad. En el ámbito fonológico, las realizacio- nes características de cada área geográfica no gozan de igual con- sideración sociocultural. Por ejemplo, en Andalucía, el ceceo no está tan aceptado como el seseo. Lo mismo sucede en el nivel léxico 6 , o

5
5

“La macanza di un termine di confronto assoluto distingue profondamente l’idea di ‘relatività’ da quella di ‘variazione’ […] ha come presupposte che un campo di variazione non sia definito da una unità teorica assoluta rispetto a cui tutte le altre varianti siano ‘alterazioni’, ma dalla compresenza di varianti, ciascuna instaurante una possibilità relativa” (R. Sornicola, 2002: 143-145).

6

Nuestros esquemas descriptivos presuponen casi siempre la existencia de una lista de expresiones ‘equivalentes’ (en la que se indican los matices que las dis- tinguen), o de una expresión neutra del mero contenido semántico, frente a la que las demás expresiones se presentan como desviaciones. No obstante, co- mo advierte J. P. Borel, “muy pocas veces la situación del locutor se parece a esa descripción, es decir, [este] no se encuentra ni en posesión de un conteni- do semántico abstracto, la ‘sensación’ prelingüística de que va a expresar tal

hecho [

],

y que frente a esa necesidad aparecen una serie de posibilidades de

... realización lingüística (y a veces extralingüística), ni en posesión de la fórmula cero como adecuación neutra a su deseo abstracto de expresión, y una serie de desviaciones” (1981: 8).

34

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

en el morfológico. Pero en el plano sintáctico, es la adecuación al tipo de discurso y a la situación comunicativa la que condiciona la elección de una determinada estructura. De ahí que prefiera evitarse el uso de expresiones como ‘dislocación’, ‘alteración’ del orden sintáctico, o construcción ‘escindida’ y ‘pseudoescindida’, por cuanto implican la existencia de una presunta ‘invariante’ de la cual derivan. En cada caso, es el propio hablante el que se decanta por la forma más ade- cuada a sus necesidades comunicativas, por lo que no cabe suponer una sola norma –siempre la misma–, por referencia a la cual hayan de describirse las demás.

2. Parámetros para determinar el perfil concepcional prototípico de cada tradición discursiva
2.
Parámetros para determinar el perfil concepcional
prototípico de cada tradición discursiva

Ante la insuficiencia de las tres dimensiones distinguidas por E. Cose- riu –diatópica, diastrática y diafásica, a las que habría que añadir la dia- crónica– para definir el complejo campo de la variación lingüística, P. Koch y W. Oesterreicher en diversos trabajos desde 1985, conjunta- mente o por separado, proponen una cuarta dimensión ‘hablado/ es- crito’. Según estos autores, las distintas modalidades de uso se sitúan en un continuum delimitado por dos polos extremos a los que deno- minan –usando los términos en sentido metafórico– ‘inmediatez’ y ‘distancia comunicativa’. Oralidad y escrituralidad son independientes del aspecto medial, es decir, del canal fónico-auditivo (oral) o gráfico- visual (escrito) por el que se transmite el mensaje. El planteamiento conceptual de P. Koch y W. Oesterreicher (1985) viene a superar la creencia tradicional de que lo concepcional era susceptible de identi- ficarse con lo medial; así, hasta no hace mucho tiempo oralidad se hacía equivalente a oral, y escrituralidad, a escrito. Dicha simplificación se fundamentaba en el hecho de que los modelos de la inmediatez suelen recurrir a la realización fónica pasajera. Y en cambio los pertenecien- tes a la distancia son más afines a la gráfica perdurable.

35

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

El carácter gradual y paramétrico de ese continuum entre oralidad y escrituralidad fue advertido también por D. Biber (1988) quien, opo- niéndose a los planteamientos de S. Ervin-Tripp (1964), B. Bernstein (1971), J. T. Irvine (1979) o E. Ochs (1979) 7 , entre otros, insistió en la necesidad de abandonar la perspectiva dicotómica, y de abordar el estudio de las distintas manifestaciones del discurso desde una óptica ‘multiparamétrica’ y ‘multidimensional’ 8 . Por lo tanto, a la concepción simétrica tradicional que concibe la oralidad y la escritura como términos opuestos de una relación biunívoca cabe oponer una con- cepción asimétrica, basada en un planteamiento trabado que conside- ra la relación entre lo oral y lo escrito como una oposición gradual y neutralizable. Durante largo tiempo, la oralidad ha sido considerada secundaria respecto a la escritura, y la lingüística ha basado sus estudios en un corpus de textos escritos, sobre todo, literarios. En la tradición filo- lógica occidental la lengua ha sido identificada con la escritura. El lenguaje escrito se ha considerado siempre formal, académico, plani- ficado, autónomo, sin contexto o sin que este sea visible. Por el con- trario, el lenguaje oral ha sido caracterizado como personal y es- pontáneo, dotado de una organización lineal y aditiva, menos compleja que la del discurso escrito, plagado de múltiples predicacio- nes, subordinaciones o reformulaciones. Desde finales del siglo XIX comienza a reivindicarse la prepon- derancia de la oralidad, especialmente a raíz de los planteamientos de

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 7 B. Bernstein (1972) establece una distinción dicotómica entre ‘código restrin- gido’ y ‘código elaborado’, mientras que S. Ervin-Tripp (1964) e J. T. Irvine (1979) clasifican las diversas modalidades de uso según su pertenencia al regis- tro ‘formal’ e ‘informal’; E. Ochs (1979) las identifica según se correspondan con un discurso ‘planificado’ o ‘no planificado’; y T. Givón (1979) atendiendo a su relación con el ‘modo pragmático’ o al ‘modo sintáctico’.

  • 8 “The multi-feature/multi-dimensional (MF/MD) approach to linguistic varia- tion has been developed to describe the textual relations among spoken and written genres. [

...

]

These studies have consistently shown that the relations

among genres are complex and that no single dimension adequately captures

the similarities and differences among genres; rather, a multi-dimensional model is required” (D. Biber, 1988: 56-57).

36

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

F. de Saussure 9 . Para J. Lyons (1983) o H.-M. Gauger (1996), entre otros muchos, la oposición dicotómica entre ‘lengua oral’ y ‘lengua escrita’ carece de sentido ya que, en último caso, nos encontramos ante dos manifestaciones distintas de la misma lengua que muestran diferentes niveles de complejidad 10 . En ellas es posible encontrar vacilaciones, revisiones, cambios de dirección y otros rasgos similares que, contrariamente a lo que se piensa, no son característicos de una única modalidad, sino del proceso de elaboración del discurso 11 . De hecho, T. Givón (1979) no distingue entre oralidad y escritura, sino entre una “modalidad pragmática” y otra “modalidad sintáctica”. Las dos son capaces de adaptarse a diferentes estilos, aunque hay situa- ciones en las que una de ellas prevalece sobre la otra. A su juicio, en el habla de los niños y en el de personas poco instruidas, o incluso en situaciones familiares predomina el modo pragmático, más condicio- nado por la presencia de los objetos de los que se habla, y caracteri- zado por un léxico más reducido, por la preferencia por la coordina- ción, o por una morfología más simple. Independientemente de su realización medial, los diferentes tipos textuales se sitúan en un determinado punto del continuum concepcio- nal, atendiendo a la forma de la que se combinan unos parámetros comunicativos bien definidos. Los parámetros señalados tradicional- mente (M. A. K. Halliday, A. McIntosh y P. Strevens, 1964 12 ) son tres:

9
9

En el Curso de Lingüística General llega a calificar a la escritura como un sistema diferente, que “vela y empaña la vida de la lengua: no es un vestido, sino un dis- fraz” ya que, a su juicio, “es la palabra hablada lo que constituye el objeto de la lingüística” (F. de Saussure, 1916 [1995]: 5).

  • 10 En este sentido D. Biber sostiene lo siguiente: “The two modes of communi- cation have quite different strengths and weaknesses, and they therefore tend to be used in complementary situations. From this perspective, neither can be said to be primary; they are simply different” (D. Biber, 1988: 9).

  • 11 Según pone de manifiesto L. Cortés (2002), por lo general se define el discur- so escrito como el más planificado, pero se olvida que la gran mayoría de los textos escritos se hacen públicos solamente en su final, en forma editada, y ahí los procesos de dudas, vacilaciones, etc. desaparecen.

  • 12 En este trabajo se habla del ‘estilo del discurso’, un término que más adelante será sustituido por el de ‘tenor del discurso’.

37

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

  • a) Campo: constituye la esencia del acto comunicativo, ya que repre- senta tanto el tema del que se trata, como la actividad desarrolla- da por el hablante.

  • b) Tenor: alude no solo a la finalidad del acto comunicativo, sino también a la relación que se establece entre los participantes.

  • c) Modo: hace referencia tanto al canal de comunicación adoptado como al tipo de planificación del discurso.

Con frecuencia, el término ‘tenor’ se sustituye por el de ‘tono’, y este se desglosa en dos, con lo que los parámetros principales pasan a ser cuatro, tal y como se refleja en la clasificación difundida por M. Gre- gory y S. Carroll (1978 [1986]):

a) Campos del discurso: hechos cotidianos, periodístico, científico, legal, etc. b) Modos del discurso: hablado espontáneo,
a)
Campos del discurso: hechos cotidianos, periodístico, científico,
legal, etc.
b)
Modos del discurso: hablado espontáneo, hablado preparado, ha-
blado memorizado, escrito literario, etc.
c)
Tono funcional: didáctico, descriptivo, argumentativo, etc.
d)
Tono personal: extremadamente formal, muy formal, formal, poco
formal, informal, etc.

Estos parámetros han sido adoptados por la mayor parte de los estu- diosos del discurso coloquial (L. Payrató, 1988 [1990]; L. Cortés, 1992; A. Briz et alii, 1996, etc.). Sin embargo, como advierte A. Briz, al analizar los rasgos que caracterizan a este tipo de registro conviene distinguir aquellos asociados a la situación, al contexto comunicativo, “de aquellos otros rasgos primarios que intuimos tras un determinado uso del lenguaje en esa situación” (1998: 41). De ahí que, para este autor, los rasgos situacionales o ‘coloquializadores’ sean los siguientes:

  • a) La relación de igualdad entre los interlocutores, ya sea social (de- terminada por el estrato sociocultural, la profesión, etc.) o fun- cional (el papel que poseen en una situación).

  • b) La relación vivencial de proximidad: conocimiento mutuo, saber y experiencia compartidos (presuposiciones comunes).

38

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

  • c) El marco discursivo familiar: determinado por el espacio físico y la relación concreta de los participantes con ese espacio o lugar.

  • d) La temática no especializada: cotidianidad, el contenido enunciativo lo constituyen temas al alcance de cualquier individuo.

En virtud de estos rasgos situacionales, el español coloquial se distin- gue por los siguientes rasgos primarios:

La ausencia de planificación o, más exactamente, planificación sobre la marcha, que favorece la espontaneidad; la finalidad interpersonal: la comunicación por la comunicación, el fin comunicativo socializador, la comunión fática; y el tono in- formal, que es, en suma, el resultado de todos los rasgos mencionados y que, a la postre, sirve para nombrar también el registro coloquial (A. Briz, 1998: 41).

Además de estos cuatro elementos, P. Koch y W. Oesterreicher (1985) propugnan la necesidad de tomar
Además de estos cuatro elementos, P. Koch y W. Oesterreicher
(1985) propugnan la necesidad de tomar en consideración un mayor
número de parámetros situacionales para caracterizar una determina-
da modalidad discursiva:
a)
El grado de privacidad o de carácter público de un discurso: este se
define por el número de interlocutores y por la existencia de un
determinado tipo de público.
b)
El grado de intimidad de los interlocutores: la intimidad o el des-
conocimiento de los interlocutores dependen de la experiencia
comunicativa anterior y del conocimiento mutuo.
c)
El grado de emotividad y participación emocional de los interlocutores:

la participación emocional puede ser provocada bien por el alo- cutor –en este caso se podría hablar de afectividad interpersonal– bien por el objeto de la comunicación –se trataría entonces de una afectividad o expresividad ‘objetiva’–.

  • d) El grado de inserción o implantación de la enunciación en el contexto situacional y de actuación –la inserción es máxima en acciones acompañadas por palabras–.

  • e) El tipo de referencia: se define por el grado de proximidad o dis- tancia de las personas u objetos mencionados en el discurso, siempre en relación al ego-hic-nunc del locutor.

39

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

  • f) La posición local y temporal de los interlocutores especifica el tipo de contacto –único parámetro dicotómico para P. Koch y W. Oes- terreicher, aunque no lo sea para otros investigadores, como A. Narbona–.

  • g) El grado de cooperación: se refiere al papel que el receptor juega en la producción de enunciados. Hay que distinguir entre cooperación y dialoguicidad: la dialoguicidad se define por la posibilidad y la frecuencia con la que los interlocutores asumen espontáneamen- te el papel de locutor.

  • h) El grado de espontaneidad de la comunicación: se define por el nivel de libertad de participación y de comportamiento entre los hablantes.

i) El grado de fijación y determinación del tema 13 . Casi todos los parámetros aducidos
i)
El grado de fijación y determinación del tema 13 .
Casi todos los parámetros aducidos son graduales. Por ejemplo,
cabría distinguir diversos grados entre lo reducido al ámbito privado
y lo plenamente público; o entre la intimidad de dos enamorados, y la
de dos completos desconocidos. La combinación específica de los
valores paramétricos que caracterizan a cada discurso conlleva ciertas
estrategias de formulación –como, por ejemplo, distintos grados de
planificación y de elaboración sintáctica, o diversos tipos de elabora-
ción y progresión semántica–, e implica ciertas regulaciones pragmá-
ticas del discurso –diferentes grados de cooperación y de fijación
temática, etc.–. Asimismo, el análisis de estos parámetros permite
determinar el perfil concepcional prototípico de cada tipo textual o
tradición discursiva.
  • 13 Lógicamente, los parámetros aquí enumerados no pretenden constituir un inventario cerrado ni definitivo, pues su análisis requiere una labor empírica que constate la existencia de una variación lingüística efectiva correlacionada con ellos (A. López Serena, 2007).

40

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Segunda parte: Internet, medio de comunicación de masas

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

CAPÍTULO 1

Características de la interacción digital

1.

Introducción

A mediados de la década de los noventa de la pasada centuria los investigadores del discurso mediático comienzan a tomar conciencia de la relevancia de Internet, y de la necesidad de considerarlo como un nuevo medio de comunicación de masas. Hasta entonces, su estu- dio se equiparaba al de los intercambios telefónicos, como una mera manifestación de la interacción mediada, en este caso, a través de ordenador. Sin embargo, M. Morris y C. Ogan (1996) advierten de que el crecimiento exponencial del número de usuarios conectados diariamente a la Red exige la adopción de una perspectiva diferente. Con ellos coincide J. F. Jensen (1999), quien exige también el replan- teamiento de la división tradicional de las áreas para la investigación académica. Y es que la comunicación virtual se presenta como un nuevo sistema de representación que agrupa las dimensiones cogniti- vas y sociológicas de la oralidad, la escritura y la tecnología audiovi- sual, mostrándolas de manera combinada y evolucionada: “Por decir- lo de una manera comprensible, la oralidad, la escritura y la imagen en Internet no son las mismas que se dan en la radio, la prensa o la televisión” (J. Alonso, 2006: 11). Tradicionalmente, el mensaje de cada uno de los medios de comunicación de masas ha correspondido a un formato específico: la prensa alberga contenidos textuales y gráficos, mientras que los documentos de audio se reservan para la radio, y las imágenes en movimiento para la televisión. Además, los tres medios mencionados tienden a la homogeneización, puesto que la principal aspiración de sus impulsores es la de captar un mayor núme- ro de usuarios, marginando a un lugar secundario a las minorías. Esto

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

43

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

les ha llevado a desarrollar fórmulas “estandarizadas”, es decir, que responden a unos cánones establecidos, y en las que no caben gran- des dosis de innovación. Piénsese, por ejemplo, en la similitud de los informativos de las distintas cadenas de televisión españolas, y en los escasos cambios que han experimentado durante las últimas décadas. En cambio, Internet es un medio que se caracteriza por la integra- ción de diferentes formatos: tanto escritos, como icónicos y sonoros. Esta comunicación multimedia conlleva una reformulación de los pro- ductos discursivos de carácter mediático. Además si, como ya han puesto de manifiesto E. Havelock (1996) y W. J. Ong (1996), el tránsi- to de la oralidad a la escritura trajo consigo una modificación de la manera en que los sujetos elaboraban sus pensamientos –motivando, por ejemplo, el nacimiento del juicio lógico–, y el desarrollo de la tecnología audiovisual provocó también cambios en los procesos racionales del individuo, cabría pensar, en consecuencia, que la co- municación digital es susceptible de transformar los niveles de per- cepción y creación de significados de los internautas, es decir, su forma de construir la realidad mediante el uso de las nuevas tecnologías. De hecho, la interacción entre varios sujetos a través de Internet conlleva una reconfiguración del modo en el que pueden desarrollarse los pro- cesos dialógicos. Para F. Yus (2001 y 2010) el rasgo más esencial de la conversación virtual es la cualidad oral de los textos escritos que los usuarios de Internet intercambian entre sí. Por ejemplo, los inter- cambios comunicativos que tienen lugar en un chat desarrollan lo que se ha calificado como “conversaciones en forma escrita” (H. Drae- lants, 2001). Y en cambio, el correo electrónico permite únicamente la comunicación asincrónica, por citar tan solo dos ejemplos de entre las diversas formas de interacción que propicia la Red. Además, frente a los otros medios de comunicación de masas que, como hemos visto, se caracterizan por la homogeneidad de sus mensajes, el desarrollo de las nuevas tecnologías permite la segmen- tación de la audiencia, hasta el punto de poder hablar, en determina- dos casos, de verdadera especialización en los contenidos en función de cada tipo de usuario. Más adelante analizaré en qué medida la irrupción de este nuevo medio ha modificado tanto las rutinas de

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

44

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

trabajo periodísticas, como los principios a partir de los cuales se desarrolla la creación del imaginario colectivo por parte de la audien- cia. Pero antes conviene identificar cuáles son los tres ejes principales sobre los que se sustenta la comunicación digital: multimedialidad, hiper- textualidad e interactividad.

  • 2. La integración multimedia

Según J. Cloutier (1994: 43), si en los años setenta del pasado siglo la expansión de la televisión o del vídeo permitió hablar de la preemi- nencia de la comunicación audiovisual, y en la década de los ochenta asistimos al auge de lo escrito-visual, a partir de los noventa el acento se pone en lo “audioescritovisual”. Y es que el soporte digital hace posible integrar textos, elementos iconográficos fijos fotografía, gráficos e infográficos–, sonido grabado o en directo, música, efectos sonoros, imágenes y gráficos en movimiento. Por primera vez, un medio de comunicación permite combinar tal diversidad de forma- tos. Esto se ha convertido en factible gracias a los avances en el len- guaje HTML, el desarrollo de la realidad virtual a través del VRML (Virtual Reality Modelling Language), o el lenguaje de programación multiplataforma Java, los cuales “permiten otras formas de expre- sión que traen, a su vez, una nueva retórica” (J. Díaz Noci, 2002:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

86). Así, al igual que la integración de texto, imagen y sonido que se produce en la televisión nos lleva a identificar un lenguaje audiovi- sual con unas características peculiares, en Internet no asistimos a la mera “suma” de formatos preexistentes. La ruptura de la secuencia- lidad propiciada por el hipertexto o la interactividad de los inter- cambios en la Red, al combinarse con esta capacidad para yuxtapo- ner soportes diferentes hacen que nos encontremos ante nuevas formas de comunicación. Esto trae consigo importantes cambios en el desarrollo de la ac- tividad periodística pues, a la hora de redactar una noticia, se hace

45

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

necesario escoger el soporte más adecuado para transmitir cada tipo de información. Por ejemplo, un infográfico que muestre de forma sencilla los resultados de unas elecciones municipales, y un vídeo que reproduzca la llegada de los actores a un festival de cine, o los efectos devastadores de un terremoto pueden captar más fácilmente la aten- ción de los usuarios que un texto acompañado de fotografías. En cada caso, la elección del formato no es gratuita, pues el contenido no debe ser el resultado del mero trasvase de un texto al nuevo so- porte, sino que conlleva la elaboración del mensaje atendiendo, desde el principio, a la idiosincrasia del medio escogido. A pesar de las múltiples ventajas de la comunicación multimedia, hay que tener en cuenta que el abuso de distintos formatos integra- dos en una misma noticia puede tener también un efecto negativo en el lector. Así, al señalar demasiados puntos de interés se corre el ries- go de provocar su dispersión. Además, es posible incurrir en lo que E. García de Torres y M. J. Pou Amérigo (2003: 73) denominan una “narración duplicada”. Esta se produce cuando el texto y la imagen no constituyen complementos informativos, sino que repiten los mismos contenidos sin añadir nada nuevo, provocando una reitera- ción en el discurso, y el consiguiente “hastío” por parte de los usua- rios. Lógicamente, tal riesgo aumenta si los productores del mensaje son diferentes: por ejemplo, si el redactor y el infografista no se han puesto de acuerdo a la hora de dosificar contenidos. Aunque puede suceder también que esta duplicación constituya una estrategia desarro- llada por la propia empresa periodística para ofrecer a los lectores la posibilidad de escoger el formato que deseen. De hecho, en la edición digital del diario El Mundo se introdujeron dos “rutas” para acceder a una misma información noticiosa: la del internauta con prisas, y la de aquel que deseara desarrollar una lectura más pausada. Por tanto, la combinación de diferentes soportes permite trazar trayectorias de lectura particulares o movidas por un interés personal. Pero además, multiplica las posibilidades de atraer la atención de la audiencia, pues por ejemplo, un vídeo puede provocar un mayor impacto emocional que una simple narración textual.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

46

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

  • 3. Hipertexto e hipermedia: la ruptura de la linealidad secuencial

En julio de 1945 el ingeniero norteamericano V. Bush, director de la Oficina de Investigación y Desarrollo del Gobierno de los Estados Unidos, publicó en la revista The Atlantic Monthly un artículo que lle- vaba por título “As we may think”. En él instaba a los científicos, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, a dedicar parte de sus esfuerzos al desarrollo de instrumentos que permitieran incrementar las capaci- dades de la mente humana. Y es que V. Bush era consciente de las dificultades que para el investigador de cualquier disciplina entrañaba el registro, la recuperación y la consulta de un volumen de datos de infinitas proporciones. Se hacía necesario el desarrollo de un aparato que, a modo de suplemento de la memoria humana, facilitara el acce- so a la información. A este primer proyecto de ordenador de la histo- ria lo denominó Memex –acrónimo de Memory Index–. Dicha máquina estaría compuesta por una especie de mesa con superficies translúci- das, teclado, palancas y botones con los que sería posible recuperar rápidamente archivos en forma de microfilms. Además, al usuario se le ofrecería la posibilidad de incluir notas marginales y comentarios mediante un sistema de fotografía seca. La clave de tal dispositivo residiría en su capacidad para imitar los procesos de la mente huma- na, que trabaja por asociación, en función del intrincado tejido de senderos construido por las neuronas. Aunque el Memex nunca llegó a construirse, su proyecto tuvo una gran repercusión en la comuni- dad científica. Así, veinte años después, en 1965, T. Nelson se sirvió de las ide- as de V. Bush para desarrollar el concepto de ‘hipertexto’, que definía con las siguientes palabras:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

El hipertexto es un cuerpo de materiales escritos o pictóricos interconectados de una manera tan compleja que no podrían ser presentados o representados convenientemente en papel. Puede contener resúmenes o mapas de sus con- tenidos y sus relaciones; puede contener anotaciones, agregados y notas al pie de académicos que lo hayan examinado.

47

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Durante la vigésima conferencia anual de la Asociación de Maqui- naria Informática (ACM), T. Nelson dio a conocer una investiga- ción que llevaba por título: “A File Structure for the Complex, the Changing, and the Indeterminate”. En ella exponía la necesidad de desarrollar un nuevo tipo de escritura, de carácter no secuencial:

Por hipertexto entiendo escritura no secuencial. La escritura tradicional es

secuencial por dos razones. Primero, se deriva del discurso hablado, que es secuencial, y segundo, porque los libros están escritos para leerse de forma se-

cuencial [

]

sin embargo, las estructuras de las ideas no son secuenciales.

... Están interrelacionadas en múltiples direcciones. Y cuando escribimos siem- pre tratamos de relacionar cosas de forma no secuencial.

Mediante la creación de una serie de bloques de texto conectados entre sí por nexos podían diseñarse diferentes itinerarios con el fin de que el usuario escogiera su particular trayectoria de lectura. Con el fin de poner en práctica dicho sistema hipertextual, Nelson creó un modelo para la interconexión de documentos electrónicos, al que denominó Proyecto Xanadú –en referencia al mítico lugar que S. T. Coleridge inmortalizó en su poema “Kubla Khan”–. Su objetivo principal era la construcción de un servidor de hipertexto que per- mitiera almacenar toda la literatura mundial, y que fuera accesible desde cualquier terminal de ordenador. La idea era reunir toda la producción escrita existente, e interrelacionar unos textos con otros, pues los documentos se encontraban almacenados en orde- nadores particulares, pero disponibles para el resto de los usuarios por medio de una dirección única. Paralelamente, D. Englebart desarr olló en el Instituto de Inves- tigación de Stanford el Sistema NL –acrónimo del sintagma Online System–, que permitía almacenar en diversos ordenadores publica- ciones, con catálogos e índices que facilitaban la búsqueda y la re- cuperación de información. Este puede considerarse el primer sis- tema operativo basado en el hipertexto pues, aunque la organización de los nodos era de carácter jerárquico, permitía esta- blecer enlaces entre distintos archivos.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

48

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Como explica M. J. Lamarca (2010), fuera del ámbito de la in- formática se encuentran también anticipos de lo que llegaría a cons- tituir el concepto de hipertexto. Así, a principios de los años setenta el semiólogo R. Barthes expone su idea de que un texto puede ser recorrido de múltiples formas, no solamente del modo imaginado por su autor:

Pienso en un texto formado por bloques de palabras (o de imágenes), electró- nicamente unidos por múltiples trayectos, cadenas o recorridos dentro de una textualidad abierta, eternamente inacabada y descrita mediante conceptos co- mo nexo, nodo, red, trama y trayecto (cit. en M. J. Lamarca, 2010, disponible en: <http://www.hipertexto.info/>. Última consulta: 25-05-2010).

Esto implica que el usuario ejerce una función determinante en la producción del sentido de una obra. De un modo similar piensan J. Derrida o M. Foucault, quienes hablan también de la descomposición del texto, y recurren a términos como trama, nexo o red para proponer modalidades de lectura y escritura mucho más dinámicas. En estos postulados se basa asimismo M. Hart, que en 1971 decide poner en marcha el Proyecto Gutenberg, una red universal de conocimiento cons- truida gracias a la publicación en Internet de más de 10.000 obras literarias antes del año 2000. En 1978 A. Lippman desarrolló el primer sistema hipermedia, el Aspen Movie Map, que le permitió crear un mapa virtual de las calles de la ciudad de Aspen (Colorado), por el que los usuarios podían desplazarse de forma virtual. Los hipermedia organizan las informacio- nes que se presentan en diferentes soportes –textual, iconográfico, sonoro, etc.– por medio de vínculos que crean asociaciones entre ellas. La unión de dos o más informaciones textuales se denomina hipertexto; si estas se encuentran en un formato sonoro al vínculo de- bemos denominarlo entonces hiperaudio; o hipervisual si son de carácter gráfico. Sin embargo, lo habitual es que los contenidos plasmados en diversos formatos se integren dentro de un sistema en el que se com- binan las relaciones de distinto tipo, y al que llamamos hipermedia. Así lo explica J. Nielsen en Hypertext and Hypermedia, una obra publicada en 1990, y que alcanzó gran repercusión:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

49

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

El hipertexto consiste en piezas de texto o de otro tipo de presentación de la información ligadas de manera no-secuencial. Si el foco de tal sistema descan-

sa en tipos de información no textual, se utiliza el término Hipermedia [

...

].

Los objetos entre los que es posible establecer relaciones como origen o des- tino de ligaduras se denominan nodos, y el sistema global formará una red de nodos interconectados. Las ligaduras pueden ser de distintos tipos y/o tener asociados a las mismas atributos, que también pueden ser bidireccionales. El usuario accede a la información contenida en los nodos, navegando por las di- ferentes ligaduras que se establezcan. Dicha navegación tendría que estar asis- tida por una panorámica estructural de la red (y de la ruta seguida por el usua- rio en su navegación).

A esta estructura hipermedia responde el proyecto que puso en marcha T. Berners-Lee entre marzo de 1989 y mayo de 1990, a instancias del Cen- tro Europeo de Investigación Nuclear de Ginebra (CERN), y que aca- baría dando origen a lo que hoy conocemos como la World Wide Web.

4. La interactividad
4.
La interactividad

En los medios de comunicación de masas tradicionales la interactivi- dad de la audiencia es bastante limitada, pues la relación entre emisor y receptor no está dotada de reciprocidad. De hecho, puede ser que estos ni siquiera compartan las mismas coordenadas espacio- temporales. Por ejemplo, la comunicación en el periódico es de carácter monológico, pues son muy escasos los cauces que permiten al lector responder ante los mensajes transmitidos por la empresa periodística –hasta no hace mucho, únicamente las cartas al director cumplían con semejante función–. Sin embargo, Internet ha permiti- do el desarrollo de lo que J. Alonso (2006: 46) identifica como “mo- dos interactivos de orden sujeto/objeto” o bien “de orden suje- to/sujeto”. Los primeros se caracterizan por el hecho de que el usuario puede “dialogar” con el sistema para recuperar la informa- ción deseada, por ejemplo, mediante los formularios de consulta que poseen las bases de datos. Pero, sin duda, la mejor muestra de ello la

50

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

encontramos en la propia estructura hipertextual, que permite esco- ger la trayectoria de lectura deseada. Como ejemplos de los procesos relacionales que tienen lugar en- tre sujetos cabría citar las interacciones producidas en los chats, en el correo electrónico, en los foros o en las listas de distribución. Estas no se desarrollan cara a cara, ni tiene por qué existir coincidencia en el tiempo o en el espacio. De hecho, es precisamente la mediación de un dispositivo técnico lo que permite intercambios en los que la re- ducción de la expresividad simbólica 1 hace que la carga de significa- ción resida principalmente en el contenido del mensaje (J. B. Thomp- son, 1998). Estos canales artificiales permiten involucrar a un número indeterminado de personas, propiciando procesos relacionales de naturaleza inédita 2 .

5. Cambios en las rutinas de la profesión periodística El desarrollo de Internet como medio de
5.
Cambios en las rutinas de la profesión periodística
El desarrollo de Internet como medio de comunicación de masas ha
provocado cambios de envergadura en los hábitos de trabajo de las
redacciones. De hecho, la posibilidad de actualización constante de los
contenidos que permiten las nuevas tecnologías ha llevado a poner en
duda la validez de la denominación de ‘diario’ o ‘periódico electrónico’.
Hasta hace poco, la capacidad de renovar continuamente sus mensajes
  • 1 Si bien es cierto que la proporción en la que tal carga simbólica se ve dismi- nuida varía en función del modo de comunicación escogido. Esta no se en- cuentra igualmente representada en un chat, que en una lista de distribución o en un grupo de noticias.

  • 2 “Para bien o para mal, parece que un entorno mediado por el ordenador eli- mina alguna de las características que contribuyen a nuestra tendencia a la conformidad en un contexto de grupo. La presencia física está ausente y el anonimato es perfectamente posible. Las señales que podrían indicar si algu- nos individuos son expertos suelen estar ausentes. Y los símbolos que nos podrían hacer creer que las personas con las que nos comunicamos son simi- lares a nosotros, que son personas con las que podríamos congeniar, también suelen ser invisibles” (P. Wallace, 2001: 89).

51

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

se reservaba a las agencias de noticias, la radio o la televisión. Pero en los cibermedios tiene lugar una “ruptura de la periodicidad” (J. Díaz Noci, 2002: 93), puesto que la información ya no ha de servirse en intervalos de tiempo determinados. En ellos la mayor parte de la ac- tividad periodística se orienta de cara a la inmediatez, lo que ha lleva- do incluso a algunos periódicos digitales a incluir en un lugar desta- cado una sección de última hora:

Figura 1: El diario El País recoge en un espacio destacado las noticias más recientes.
Figura 1: El diario El País recoge en un espacio destacado las noticias más
recientes.

Además asistimos a fórmulas inéditas de poner en escena la inmedia- tez, identificando el momento en el que suceden los hechos con aquel en el que se transmiten. Esto se aprecia, por ejemplo, en las retransmisiones en vivo en la Red, basadas en textos que son actuali- zados minuto a minuto:

52

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 2: Retransmisión en directo por parte del diario Abc de la final del campeo- nato del mundo de fútbol celebrado en Sudáfrica en 2010.

La renovación constante de los contenidos del medio puede pro- vocar en el lector la sensación de encontrarse an te discursos en continua evolución o, en cierta medida, inacabados. Pero además crea en él gran expectación por sa ber qué novedad inmediata se le va a comunicar, lo que lo mantie ne constantemente atento al dia- rio digital. Aunque es verdad que, si toda la activi dad periodística se supedita a la inmediatez, se corre el riesgo de que las informa- ciones recibidas en la redacción no sean debidamente contrastadas y analizadas en profundidad. Por otra parte, las nuevas tecnologías propician la discontinuidad aleatoria de la secuencia, al permitir que los propios medios interrum- pan el fluir discursivo fijando el intervalo temporal que mejor se adapta a su intención comunicativa. Por ejemplo, las preguntas de los usuarios que desean entrevistar a uno de los protagonistas de la actualidad noti- ciosa, antes de ser contestadas, experimentan un proceso de selección. Se produce también una ruptura de la simultaneidad. Así, uno de los rasgos característicos de los medios tradicionales es que todos los receptores reciben el mismo mensaje a un mismo tiempo. Sin embar- go, ya hemos visto cómo la estructura hipertextual permite al usuario diseñar una trayectoria de lectura, seleccionando los vínculos que le llevarán a los contenidos a los que desee acceder. Por ejemplo, frente a la actitud pasiva de cualquier televidente, el internauta hace uso de su propio criterio para ir recorriendo las “rutas” trazadas por él mismo.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

53

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Esto multiplica la oferta informativa 3 , pero provoca la segmentación de la audiencia, obligando también al comunicador a poner en prácti- ca diversas estrategias para intentar captar su atención. El usuario puede incluso colaborar en la producción de los con- tenidos, lo que ha dado lugar a una reformulación de algunos géneros periodísticos, como la entrevista 4 . Aunque el grado de interactividad varía de forma considerable dependiendo de la forma de comunica- ción escogida. Así, en las comunidades virtuales las aportaciones de los internautas resultan esenciales. Sin embargo, los diarios digitales mantienen uno de los principios fundamentales de la comunicación de masas, que radica en que la responsabilidad en la elaboración de las noticias y en su disposición en el sitio web recae exclusivamente en la plantilla del medio 5 . Es cierto que la audiencia puede manifestar sus puntos de vista participando en encuestas, chats y foros de discu- sión, o enviando sus comentarios sobre una noticia, pero nos encon- tramos aún muy lejos de la “intercreatividad” (T. Berners-Lee, 2000:

156) con la que soñaba el creador de la World Wide Web. 3
156) con la que soñaba el creador de la World Wide Web.
3

En un medio tradicional, más del setenta por ciento de los contenidos que llegan a la redacción son “desechados” por problemas de tiempo o de espacio, y no se difunden. Sin embargo, los cibermedios pueden proporcionar grandes cantidades de información. Lógicamente, esta se encuentra debidamente jerar- quizada para que el usuario, haciendo uso de esa “interactividad sujeto/objeto” descrita más arriba, sea capaz de demandar al sistema los contenidos que más le interesen en cada momento. Incluso se han diseñado “periódicos personali- zados” como el denominado Fishwrap –‘envoltorio de pescado’–.

4

5

Esto es lo que sucede con los “encuentros digitales” o entrevistas de los lecto- res a algún personaje relevante.

A pesar de eso, como ha puesto de manifiesto M. de los A. Cabrera (2010:

174), “la demanda de interactividad por parte de las audiencias es una realidad que obliga a todas las empresas de comunicación (agencias de comunicación, prensa, radio, televisión, internet…) a transformar la forma de producir y di- fundir sus contenidos”.

54

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

CAPÍTULO 2

El periodismo digital en España

  • 1. Vacilaciones denominativas

Frente a los sintagmas nominales ‘periodismo electrónico’ y ‘perio- dismo digital’, denominaciones con las que solía hacerse referencia en la década de los noventa a la actividad desarrollada por los primeros medios presentes en Internet 1 , en la actualidad parecen preferirse los términos ‘ciberperiodismo’ o ‘cibermedio’ (R. Salaverría, 2005). El Diccionario panhispánico de dudas (2005) identifica ciber- como un ele- mento compositivo prefijo creado como consecuencia del acorta- miento del adjetivo cibernético, que se utiliza en sustantivos relaciona- dos con el ámbito informático y la realidad virtual. Por ejemplo, ya el Diccionario de la lengua española (2001) registra ciberespacio o cibernauta, si bien la Real Academia Española no reconoce todavía la validez de los términos ciberperiodismo o cibermedio, aunque cabe suponer que la ex- pansión creciente del uso de tales neologismos podría hacer que aca- baran incorporándose en las próximas ediciones de los repertorios lexicográficos académicos. Pero volvamos por un momento a la definición del afijo ciber- mencionada arriba. En ella se pone de manifiesto también que el sentido que aporta tal elemento compositivo puede expresarse asi- mismo mediante el adjetivo electrónico, pospuesto al sustantivo corres- pondiente: mensaje electrónico, buzón electrónico, comercio electrónico, etc. Luego, para la Real Academia Española, ‘ciberperiodismo’ y ‘perio- dismo electrónico’ resultarían denominaciones equivalentes. Sin em- bargo, esto no parece ser así para los investigadores especializados en

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 1 Los teóricos de la comunicación hablan también de ‘periodismo multimedia’, ‘periodismo en línea’, ‘e-periodismo’ o ‘periodismo cibernético’.

55

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

este ámbito. Y es que la generalización del término cyberjournalism en el mundo anglosajón, y la preferencia por el uso de un solo vocablo “sin tener que recurrir a un sustantivo acompañado de uno o más adjetivos” (J. Díaz Noci, 2002: 43) hacen que ‘ciberperiodismo’ sea la palabra que “mejor se adapta en términos de corrección y de repre- sentación de [sic] la actividad llevada a cabo por los medios electróni- cos a través de internet” (X. López García et alii, 2005: 40). Curiosa- mente, en los propios medios se observa una clara preferencia por el sintagma ‘periodismo digital’. Por ejemplo, la búsqueda en el archivo de noticias en español de Google de informaciones publicadas entre 1990 y 2011 que contengan esta expresión arroja 4.220 resultados. En cambio, ‘periodismo electrónico’ solo aparece en 254 noticias publi- cadas en esa misma franja temporal, y ‘ciberperiodismo’ se menciona en 251. La palabra ‘cibermedio’ parece todavía menos frecuente, pues se utiliza únicamente en 110 ocasiones 2 . A raíz de estos datos cabría suponer que es ‘periodismo digital’ la denominación preferida por los propios medios. Además, he podido apreciar que el incremento pro- gresivo en el uso del término ‘prensa escrita’ –hasta 26.100 aparicio- nes en las informaciones publicadas en el intervalo mencionado– es paralelo al de ‘periodismo digital’. Todo ello sugiere que tal vez se estén utilizando como expresiones contrapuestas.

2. Un poco de historia
2.
Un poco de historia

Mucho han cambiado las cosas desde que en 1992 unas pocas em- presas norteamericanas dedicadas a la edición de prensa diaria –Compuserve, America Online y Compulink Information Exchange– decidieron aventurarse en Internet, donde crearon primitivos sitios

  • 2 La búsqueda de estos términos en Google Académico corrobora tales datos, pues 1.660 monografías y artículos utilizan la denominación ‘periodismo digi- tal’, 1.080 prefieren la lexía ‘ciberperiodismo’, 914 el sintagma ‘periodismo electrónico’ y solo 829 ‘cibermedio’. Última consulta: 27-05-2011.

56

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

web de información general. Uno de ellos fue el del periódico The Chi- cago Tribune, desarrollado mediante la red American Online (AOL). Poco después, el grupo Knight Rider dio a conocer el Mercury Center, que desde el principio se concibió como un medio de pago que actua- lizaba sus contenidos diariamente, al igual que los periódicos impresos. A semejanza de él fueron surgiendo las ediciones digitales de otras compañías editoriales estadounidenses y británicas:The Atlanta Journal, The New York Times, The Wall Street Journal, The Daily Telegraph, etc. Hay que tener en cuenta que en esta etapa inicial la presencia en Internet entrañaba no pocos riesgos económicos. De hecho, como explica J. C. Marcos Recio (1999), cada vez que una empresa de este tipo anunciaba que tenía un proyecto de periódico electrónico sus acciones bajaban, incluso un 19% en algunos casos. Esto hizo que, al principio, únicamente los grandes grupos empresariales se pudieran permitir “dar el salto” a la Red. Pero se trataba de un salto estratégico y muy controlado, pues solamente se hacía con la cabecera de mayor tirada, ofreciendo un único producto de muy pocas páginas –entre ocho y diez–, resultado de la selección de las noticias que pudieran interesar más a los lectores. Al no tener que elaborar unos contenidos específicos, se evitaban grandes costes en producción o en recursos humanos. De esta forma se lograba incrementar el prestigio de la empresa periodística y establecer el contacto con nuevos lectores, a través de un canal en expansión como era Internet. Estas motivacio- nes sirvieron también de acicate para otros diarios, hasta el punto de que, según la Asociación de la Prensa Americana, en 1994 eran ya nada menos que setenta las publicaciones estadounidenses de carác- ter periodístico, con presencia en la Red. Y en 1997 más de 3.000 cabeceras de distinta naturaleza –de carácter diario, semanales, de información generalista o expecializada, etc.– habían apostado por volcar en ella parte de sus informaciones 3 .

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 3 Si bien, según J. A. Millán (2001), “es muy posible que semejante explosión no haya estado guiada ni por el conocimiento del nuevo medio, ni por la existen- cia de una estrategia clara con respecto a él, sino más bien por un efecto gene- ral de copia y emulación del vecino, amparado por fórmulas difusas del estilo de ‘eso es el futuro’, ‘sin duda, hay que estar ahí’”.

57

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

En España fue el Boletín Oficial del Estado (BOE) el primer diario digital en permitir el acceso íntegro a sus contenidos a través de la World Wide Web (J. Armada et alii, 1996). Este hito tuvo lugar en septiembre de 1994 y, desde entonces, todos los boletines oficiales de las comunidades autónomas y de las provincias han seguido sus pa- sos. Pero, como ha puesto de manifiesto J. Díaz Noci (2005: 28), corresponde al BOE “el dudoso honor de ser igualmente el primer medio español de pago”. Y es que, en un principio, solo la página inicial podía leerse sin tener que pagar. Para conocer el resto se hacía necesaria la suscripción. Años después, las demandas de libre acceso de los ciudadanos fueron llevadas al Parlamento, que acabaría permi- tiendo su consulta gratuita 4 . En el verano de 1994 El Temps, una revista cultural valenciana, se convirtió en el primer medio periodístico español en contar con una edición electrónica (J. Díaz Noci y K. Meso Ayerdi, 1999), si bien no a través de la World Wide Web, sino de Servicom. En noviembre de ese mismo año un diario de información general, el Periódico de Cata- lunya, se incorporó también a dicha red, que permitía consultar la página inicial, un resumen de las principales noticias, las páginas de opinión y la guía de televisión 5 . Pero fue otro diario catalán, Avui, el primero en estar presente en Internet, en 1995. Le siguieron el ya mencionado Periódico de Catalunya y La Vanguardia. Poco después sur- gió también ABCe gracias a la iniciativa de G. Olivié, quien pudo comprobar cómo la mayor parte de los accesos al periódico fundado por los Luca de Tena se realizaban desde el extanjero, especialmente

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 4 Desde el 1 de enero de 2009 el BOE dejó de publicarse en papel, y se puede consultar exclusivamente en formato electrónico.

  • 5 Nada extraña que fuera el diario liderado por M. Santinoli el primero en tomar la iniciativa, pues desde 1992 el Periódico de Catalunya se encontraba al frente de una investigación financiada por la Comunidad Económica Europea que se integraba dentro del Proyecto EUREKA, y cuya principal finalidad era la ela- boración del NewsPad, una tableta portátil que permitiría el acceso a las noti- cias en sus diversos formatos –texto, fotografía y vídeo–. Aunque la financia- ción de dicho proyecto concluyó en 1995 sin encontrar el entorno de mercado necesario para la comercialización de la tableta multimedia, “la implicación del Periódico de Catalunya en tal desarrollo fue determinante en la vocación digital del diario” (J. Estévez, 2002: 128).

58

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

desde los Estados Unidos. Curiosamente, las secciones de Opinión y Deportes eran las más consultadas, y no la de Cultura, pese a ser esta última una de las de mayor relevancia en la edición impresa. Por otra parte, la presencia inicial de El Mundo en la Red podría calificarse de “cautelosa”, pues solo se permitía el acceso a los suplementos Campus, Su Dinero y La Revista 6 . Aunque el 3 de marzo de 1996, con ocasión de la Elecciones Generales, M. Tascón dio un paso decisivo en el ciberpe- riodismo al crear el sitio elecciones.elmundo.es, que permitió a los internautas seguir en tiempo real el escrutinio de los votos 7 . Precisamente el 4 ma- yo de dicho año nació El País Digital, coincidiendo con el veinte ani- versario de la fundación del principal periódico del grupo Prisa 8 . Y

6 El 16 de diciembre de 1995 Antonio Burgos publicó una columna en la que solicitaba
6
El 16 de diciembre de 1995 Antonio Burgos publicó una columna en la que
solicitaba lo siguiente: “Vuelvo a pedirte, Pedro, en nombre de los ‘internet-
maníacos’ seguidores del periódico, que a ver si pronto tenemos El Mundo en-
tero y pleno en el quiosco de Internet. […] los enganchados a ambas cosas, a
la nueva religión de La Red y a tu diario, estamos deseando poder teclear, por
ejemplo, http://elmundo.enterito. ¡ele! Sí, ya sé que tenemos en Internet La
Revista, que es http://www.larevista.el-mundo.es, y Su dinero (http://sudinero.
el-mundo.es) y Campus (http://offcampus.es/elmundo. campus), pero
hablo del periódico entero de cada día, con su editorial, sus columnas y su
dibujo de Ricardo y Nacho. Si este diario fue precursor en el cederrón,
sería muy conveniente que ya que estás, Pedro, trabajando en el alambre,
tengas debajo La Red” (A. Burgos, “Tengo un kiosco en el ordenador”, El
Mundo, <http://www.antonioburgos.com/antologia/sevilla/internet.html>, 16-
12-1995). Última consulta: 12-06-2011.
7

La siguiente cita nos da una idea de la precariedad de las condiciones en las que trabajaban los primeros integrantes de la redacción de Internet de El Mundo: “[M. Tascón] se hizo con un hueco en el sótano del edificio donde dos becarios tendrían la misión de editar, de nueve de la mañana a nueve de la no- che, lo más relevante de la actualidad que les llegase por el chorro de agencias. Mario recuerda una anécdota ilustrativa de lo penosos que fueron dichos ini- cios: al caer la noche, les llevaba la estufa eléctrica de los ilustradores Ricardo y Nacho para que los editores de Internet soportaran mejor el frío y humedad del sótano” (J. Estévez, 2002: 26).

8

Así recuerda “el alumbramiento” una de sus principales responsables: “[P]or aquel entonces tan sólo la sección de ciencia disponía de un correo electróni- co, […] en la redacción no había ordenadores personales y […] apenas ningún periodista sabía nada de Internet (con algunas excepciones que honran el don de la curiosidad), empezando por el reducido equipo que conformé. […] La noche de autos fue interminable. Las conversaciones con los técnicos de TSAI, donde estaban alojados los servidores, constantes. Los problemas se

59

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

seis meses después, eran ya cerca de 30.000 los lectores que dia- riamente navegaban por sus páginas (M. Ruiz de Elvira, 1996). Durante estos primeros dos años muchos medios regionales y provinciales quisieron contar también con presencia en Internet: El Diario Vasco, El Comerio de Gijón, Canarias 7, Heraldo de Aragón, etc. En la mayoría de los casos la creación de estos sitios web fue posible gra- cias a la iniciativa de algún redactor aficionado a navegar por la Red, que logró el respaldo –con frecuencia más “moral” que económico– de la propia empresa periodística, deseosa de adquirir mayor visibili- dad, y captar nuevos lectores 9 . Pero pocos veían aún en Internet opor- tunidades de negocio. Sin embargo, a partir de 1997 la situación cambió:

dejó de producirse el mero “volcado” de los contenidos de la edición impresa, se formaron equipos de redacción más o menos independien- tes, comenzaron a comercializarse los espacios publicitarios, etc. Por

multiplicaban. Un futuro lector de Alicante no paró de llamar para saber en qué momento íbamos
multiplicaban. Un futuro lector de Alicante no paró de llamar para saber en
qué momento íbamos a estar en la Red (¡como si lo supiéramos!) pues deseaba
ser el primero en conectarse a EL PAÍS Digital. […] EL PAÍS Digital irrum-
pió en el ciberespacio el 4 de mayo, cuando su progenitor cumplía 20 años.
Cientos y cientos de felicitaciones se fueron acumulando desde los más remo-
tos rincones del planeta, enviadas por los flamantes lectores de EL PAÍS Digi-
tal. Recuerdo con especial cariño una llegada desde Mongolia y enviada por un
antiguo estudiante de español que había vivido en Madrid, ahora convertido
en profesor, que no acababa de creerse que desde allí pudiera leer EL PAÍS y
compartirlo con sus alumnos” (M. Ruiz de Elvira, 2006).
9

Merece la pena destacar la valía de otras iniciativas desarrolladas al margen de los diarios establecidos. Así, en 1995 el periodista valenciano V. Partal creó Vilaweb, una red de medios de comunicación de carácter local, en lengua cata- lana. Por aquel entonces vio la luz también En.red.ando, un sitio web que nació de la mano de L. A. Fernández Hermana como una mera “reflexión semanal sobre la vida en las redes electrónicas” (J. Díaz Noci, 2005: 31), pero que pronto se convirtió en un medio de información sobre los diferentes aspectos de la sociedad de la información –desgraciadamente, en el verano de 2004 las dificultades económicas motivaron su cierre–. Paulatinamente fueron surgien- do además otros medios que carecían de una edición impresa: Estrella Digital, La Brújula, Libertad Digital, Mi Canoa –que posteriormente pasaría a denomi- narse Diario Directo–. Y los confidenciales, que antes del desarrollo de Internet constituían un negocio minoritario, se lanzaron al mercado abierto de la Red con un periodismo hecho de noticias no confirmadas y rumores. El Confiden- cial Digital, PR Noticias o El Semanal Digital serán ahora algunos de los que cuenten con mayor número de visitas.

60

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

ejemplo, a raíz del Primer Foro sobre la Publicidad en Internet organi- zado por el Grupo Recoletos en septiembre de dicho año, elmundo.es decidió comenzar a vender la publicidad atendiendo al “coste por mil impresiones” (CPM) en lugar de en función del espacio o del tiempo, como venía sucediendo hasta la fecha. Esto hizo que la edición digital del periódico de Pedro J. Ramírez recaudara en 1998 más de 70 millo- nes de pesetas, 160 en 1999 y casi 550 en el año 2000. Entonces se aprobó la creación de un portal genérico de comercio electrónico, elmundotienda.com, para dar cabida a los grandes anunciantes que de- searan comercializar sus bienes y servicios. Paralelamente, los ingresos de El País Digital también se multipli- caban, lo que hizo que en la primavera de 2000, en plena efervescen- cia de las puntocom, se fundara Prisacom. Esta nueva empresa era la encargada de la creación y el mantenimiento de las cabeceras electró- nicas de El País, Canal+, Cadena Ser, As o Cinco Días. Para liderar este proyecto fichó a M. Tascón y a buena parte de sus colaboradores, que la última semana de mayo abandonaron por sorpresa la redacción de El Mundo 10 . De repente, G. Lafuente, que por aquel entonces era el subdirector del área de información local de este diario, y no con- taba con grandes conocimientos sobre Internet, tuvo que asumir el mando de elmundo.es. Su primer cometido fue el de formar un equipo de cerca de treinta personas, entre las que debía reclutar a periodistas, técnicos y diseñadores para constituir una nueva redacción digital, que con el tiempo acabaría independizándose de la del diario impre- so. Pero uno de sus mayores retos fue el de lograr nuevas fuentes de ingresos que complementaran a la publicidad. Para ello apostó por el comercio electrónico y por la explotación de contenidos propios, como los que ofrecía El Mundo de la Tarde, una edición vespertina por cuya lectura comenzó a cobrarse el 15 de octubre de 2001. Tal iniciativa de disminuir la gratuidad de las consultas –que, por otra parte, ya habían tenido que adoptar numerosos periódicos europeos

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 10 El Mundo publicó el 18 de septiembre de 2000 una noticia en la que informaba sobre la demanda que Unidad Editorial acababa de interponer contra el Gru- po Prisa por competencia desleal en Internet, al contratar en bloque y “con alevosía” al 62% del equipo digital de El Mundo.

61

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

y norteamericanos, para poder incrementar sus ingresos– fue seguida por otros diarios electrónicos. Por ejemplo, el Grupo Recoletos se vio obligado a desarrollar Expansión Premium para cobrar por el acceso a sus informaciones. Sin embargo, la decisión más arriesgada en este sentido fue la adoptada por El País Digital, que el 18 de no- viembre de 2002 impulsó el sistema de pago para acceder a la totali- dad de sus contenidos. Esto provocó una disminución drástica de sus visitas. Dicha coyuntura fue aprovechada por su principal competi- dor, elmundo.es, que mantuvo el acceso abierto a la mayor parte de los contenidos del periódico y se hizo con el liderazgo de la prensa digital española, según la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) 11 . No será hasta el 3 de junio de 2005 cuando elpais.es se decida a volver a ofrecer la mayor parte de sus contenidos de forma gratuita, dejando a los suscriptores el acceso a documentos multimedia y a la hemeroteca. Hoy son cada día más los periódicos que cobran al lector por sus informaciones 12 . Sin embargo, no parece que este cambio haya

11 Precisamente en julio este organismo había adoptado una decisión sin prece- dentes, al sancionar con
11
Precisamente en julio este organismo había adoptado una decisión sin prece-
dentes, al sancionar con cuatro meses de expulsión a El País Digital por faltas
graves. Según una noticia publicada entonces por Abc: “La sanción se debe a
la dificultad para verificar los archivos log, que son los que registran el tráfico
de una página web. Es la primera vez en la historia de la OJD que se aplica
una sanción por falta grave a una publicación digital” (Abc, 27-07-2002,
<http://www.abc.es/hemeroteca/historico-24-07-2002/Internet/la-ojd-
sanciona-con-cuatro-meses-de-expulsion-a-el-pais-digital-por-faltas-graves_
116585.html>. Última consulta: 28-05-2011).
12
Mientras escribo estas páginas Europa Press acaba de dar a conocer la noticia
(24-05-2011, <http://www.europapress.es/sociedad/noticia-vocento-ultima-
otros-editores-lanzamiento-nuevo-quiosco-digital-20110524170922.html>) de
que el grupo Vocento ultima el lanzamiento de un nuevo quiosco en Internet,
en el que venderá la versión digital de sus cabeceras. La unión de varios perió-
dicos en un quiosco virtual no es una novedad en Estados Unidos, en donde
existen diferentes iniciativas de diarios en este sentido. Así, en enero de 2011
Ongo –la compañía creada en 2010 por Gannett, The New York Times
Company y The Washington Post Company– presentó una nueva página web
<www.ongo.com> en la que, a cambio del pago de una cuota mensual, era
posible acceder a las noticias publicadas por algunos de los diarios de dichas
compañías. En España “Kiosco y más”, el nuevo proyecto del grupo Vocen-
to, surge como una alternativa a Orbyt, plataforma creada por Unidad Edito-
rial –editora de El Mundo, Expansión o Marca– a la que ya se han sumado las

62

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

provocado alteración alguna en los formatos redaccionales. En Inter- net las noticias siguen adoptando la estructura de la pirámide inverti- da, lo que implica disponer en el primer y en el segundo párrafo el material informativo interesante –los restantes son, con frecuencia, mero material de “relleno”, carente de relevancia–. Curiosamente, muchos de estos diarios que han decidido ser parcialmente de pago permiten el acceso gratuito solo al titular y a los dos primeros párra- fos de las noticias publicadas en la edición impresa. Si desea acceder al tercer párrafo, el lector tiene que pulsar un enlace para “leer toda la noticia”, pero antes deberá pasar por caja. No parece muy lógico ofrecer de forma gratuita los contenidos más valiosos y solicitar el pago para conocer los detalles accesorios. Si bien, paradójicamente, esa es la opción adoptada por muchos diarios digitales 13 . Después de este breve repaso a la historia de los periódicos españoles en la Red 14 conviene dedicar algunas páginas a describir cuáles son los principales formatos que ha adoptado la redacción periodística en los medios digitales.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

cabeceras del Grupo Zeta El periódico de Catalunya, El periódico de Extremadura, Mediterráneo o Sport, entre otros, así como el diario La Razón y algunas revistas del grupo Hachette, como Car and Driver o Emprendedores.

  • 13 Así lo demostró ya en 2003 R. Salaverría en su blog, y lo ha vuelto a poner de manifiesto al analizar una noticia publicada en The Wall Street Journal en agosto de 2010, <http://e-periodistas.blogspot.com/>. Última consulta: 23-05-2011.

  • 14 Para un estudio más exhaustivo de esta cuestión cfr. por ejemplo E. Arma- ñanzas, J. Díaz Noci y K. Meso Ayerdi (1996), J. Díaz Noci y K. Meso Ayerdi (1997), M. de los A. Cabrera (2000), J. Estévez (2002), APE y B. Díaz Nosty (2002), J. M. Cerezo y J. M. Zafra (2003), J. Díaz Noci (2005) o L. A. Albor- noz (2007), entre otros.

63

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

  • 3. La traslación de los géneros periodísticos a los cibermedios

La Teoría de los Géneros Periodísticos surge como una propuesta metodológica para el análisis sociológico de inspiración cuantitativa que posteriormente ha quedado perfilada como:

Una doctrina filológica propia de la Sociolingüística, que sirve como eficaz instrumento no sólo para el análisis cuantitativo y cualitativo en el campo de las ciencias sociales, sino también para las valoraciones críticas de carácter lite- rario y lingüístico (L. Santamaría, 1990: 107–108).

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Esta teoría permite sistematizar la producción periodística, ya que favorece la elaboración de unos prototipos diseñados inductivamente a partir del análisis de los modelos históricos publicados en la prensa. Pero dicha clasificación de los textos periodísticos no constituye un mero instrumento de pedagogía del ejercicio profesional. Cada géne- ro trata de responder a unas demandas sociales específicas, y crea en el lector un determinado horizonte de expectativas. De ahí que todo intento por desdibujar los límites entre los distintos géneros haya resultado infructuoso, por cuanto no solo dificulta el análisis científi- co del discurso periodístico, sino que además “atenta” contra la in- formación que recibe el lector. Hacia 1920 puede decirse que la prensa de información se impo- ne ya en todo el mundo occidental relegando a un segundo plano al periodismo ideológico 15 , al servicio de las ideas políticas o religiosas. Pre- dominan las narraciones de hechos, es decir, las noticias 16 , y comien- zan a surgir nuevas tradiciones discursivas como el reportaje o la crónica –con sus correspondientes variantes–, que darán lugar a lo que hoy identificamos como géneros periodísticos informativos. En cambio,

  • 15 Para una clasificación más detallada de las distintas etapas de la Historia del Periodismo consúltese por ejemplo J. J. Martínez Albertos (1983), L. Santa- maría (1990) o J. J. Sánchez Aranda y C. Barrera del Barrio (1992), entre otros.

  • 16 A las que los anglosajones denominan stories, a diferencia de los artículos o comentarios firmados, a los que califican como comments.

64

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

tras la II Guerra Mundial adquiere mayor importancia el periodismo interpretativo 17 , en el que la narración objetiva de los hechos se presen- ta acompañada por explicaciones y juicios de valor. La crónica se perfila entonces como un subgénero intermedio, a mitad de camino entre el relato objetivo de los hechos y el comentario valorativo de tales hechos por parte del periodista. En 1951 un grupo de investigadores sobre el discurso periodísti- co inicia una serie de encuentros internacionales para alertar del peli- gro que supone para la credibilidad del periodismo la confusión entre información, interpretación y opinión. Para ellos la interpretación constituye un elemento básico en las tareas informativas, pues se hace necesario el análisis de los acontecimientos, la formulación de juicios objetivos apoyados en sus antecedentes, y el conocimiento de la situación en la que estos tuvieron lugar. En cambio, a diferencia de ella, el juicio editorial es de carácter subjetivo, pues se supedita al impacto emotivo (L. Markel, 1953). De hecho, para este autor la distin- ción más evidente entre el reportero informativo y el editorialista es que el primero “explica”, mientras que el segundo “aboga”. Por tanto, el periodismo de opinión pertenece al ámbito subjetivo del comentario, y el interpretativo al del relato, de ahí que la opinión deba “quedar confinada religiosamente a la sección editorial” (L. Markel, 1953: 4–5). Según L. Santamaría (1990) se trata de “dos mundos”, de dos actitudes dife- rentes ante los géneros periodísticos: actitud informativa y actitud de solici- tación de opinión. Aunque se puede hablar también de una tercera, que es la actitud de explicación o interpretativa, intermedia entre ambas. Esta es la división clásica de los géneros periodísticos:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 17 En los manuales norteamericanos para la enseñanza práctica del periodismo está muy extendida la terminología de periodismo interpretativo o periodismo en pro- fundidad. Por ejemplo, el libro de N. Copple lleva por título Depth Reporting. An Approach to Journalism (1968), y la obra de J. Hohenberg sobre El periodista profe- sional (1964) dedica nada menos que cinco capítulos al estudio del “Periodis- mo interpretativo”.

65

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

ACTITUDES

GÉNEROS

Información

Noticia y reportaje objetivo

Interpretación

Crónica y reportaje en profundidad

Opinión

Artículo (editorial, suelto, columna y crítica)

Figura 3: Clasificación de los géneros periodísticos (L. Santamaría, 1990: 21).

Como ha puesto de manifiesto N. González Gaitano (1989: 32), la recomendación habitual en bastantes libros de estilo de agencias y diarios de “evitar el uso de palabras valorativas” descansa sobre una distinción elaborada por la metodología positivista entre los hechos y los juicios de valor. Tal concepción epistemológica ha dado fundamento teórico a la caracterización de los géneros periodísticos en informati- vos y de opinión, pero

la reacción profesional para superar la asfixia creativa a que conduce esa dis- tinción entre hechos
la reacción profesional para superar la asfixia creativa a que conduce esa dis-
tinción entre hechos y juicios de valor se tradujo en la aparición de un nuevo géne-
ro, el interpretativo, y en las formas expresivas del “nuevo periodismo” (ibíd.).

Por lo tanto, se habla de tres macrogéneros cuyos rasgos definitorios J. L. Martínez Albertos y L. Santamaría (1996: 107) sintetizan en un axio- ma: “Noticia es lo que se ve. Interpretación es lo que se sabe. Opinión es aquello que se cree y por lo que se toma partido subjetivamente”. En general, la mayor parte de las clasificaciones tradicionales de los géneros periodísticos 18 recurre a criterios pragmáticos para limi- tarse a discutir si el objetivo de un texto es la información o el co- mentario. Si bien es preciso reconocer que hoy día la variedad de los textos periodísticos impide su asimilación a uno de estos dos grandes géneros. En todo caso, sería conveniente combinar criterios

  • 18 Cfr. por ejemplo J. L. Martínez Albertos (1983), S. Bernal y L. A. Chillón (1985), H. Borrat (1989), J. M. Casasús y L. Núñez Ladevéze (1991) o J. del Río Reynaga (1991), entre otros.

66

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

pragmáticos con aportaciones de carácter semántico, enunciativo, composicional o estilístico, lo que permitiría reagrupar los textos de diversas formas. La diversidad de clasificaciones existentes pone de manifiesto la crisis del sistema convencional de los géneros periodís- ticos, pues parece resultar insuficiente para acoger las nuevas varian- tes que continuamente aparecen como resultado de la evolución de la profesión periodística, encaminada hacia la proliferación de géneros mixtos e influida por los medios audiovisuales. Lejos del propósito principal de esta monografía se encuentra el participar en el complejo deba te sobre cuál es la mejor de las tipologías, pero me gustaría insistir en la necesidad de tener en cuenta la distinción genérica. También en el periodismo electróni- co, donde la tríada de géneros de información, interpretación y opinión resulta operativa tanto a la hora de estructurar el trabajo del periodista de acuerdo con las convenciones redaccionales, co- mo en el momento de la interpretación del producto discursivo resultante, por parte del lector. El más relevante entre los géneros informativos ha sido siempre la noticia, que ostenta también un lugar preeminente en la Red, pues en los cibermedios ocupa “la mayor parte de su espacio editorial” (R. Salaverría y R. Cores, 2005: 151). Algo lógico, si tenemos en cuenta que las ediciones impresas constituyen todavía para muchos periódi- cos digitales la fuente de la que extraen su materia prima, y que en estas ediciones en papel la noticia es el género principal. Sin embargo, en el ciberespacio la noticia adquiere una serie de valores añadidos, como el de la interactividad. Ya hemos visto en el capítulo preceden- te cómo la navegación hipertextual permite al lector construir sus propias trayectorias de lectura, al ir enlazando diversos documentos. La noticia hipertextual contiene una serie de enlaces que contribuyen a contextualizarla, o a los que puede acudir aquel usuario que desee profundizar más en los hechos que se relatan, o que quiera acceder directamente a las fuentes de información de las que se sirve el pe- riodista. Por ejemplo, la siguiente información publicada en El País recoge unas declaraciones del dirigente socialista José Blanco en las que hace alusión directa a las palabras pronunciadas por Carmen

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

67

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Chacón en la sede de Ferraz unos días antes, cuando la ministra de Defensa anunció que había decidido no concurrir a las elecciones primarias de su partido:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 4: Noticia publicada en El País, 30-05-2011, <http://politica.elpais. com/politica/2011/05/30/actualidad/1306738113_449471.html>. Última consul- ta: 30-05-2011.

En el cuerpo de la noticia se incluye un hipervínculo que permite acceder a la página web del programa de Televisión Española en el que es posible ver un vídeo de la entrevista a José Blanco, de la que el periodista de El País ha extraído su información –ya vimos cómo la integración de diversos soportes nos permite hablar de hipermedia–. Además, el usuario puede leer las declaraciones de la propia ministra, o las formuladas por los “barones” del PSOE en la reunión del comité federal del partido para la designación de Alfredo Pérez Rubalcaba

68

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

como candidato a concurrir a las elecciones generales de 2012. Todo ello le ayudará a contextualizar mejor la noticia. Por si fuera poco, a la izquierda del texto se incluye un recuadro con otras informaciones relacionadas, a las que acudirá aquel lector que desee profundizar más en el tema:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 5: Noticia publicada en El País, 30-05-2011, <http://politica.elpais.com/ politica/2011/05/30/actualidad/1306738113_449471.html>. Última consulta: 30-

05-2011.

Y a la derecha otro en el que se recogen noticias, reportajes y textos de análisis publicados por el propio medio la semana anterior, y que se califican como “imprescindibles” para comprender debidamente todo lo relacionado con esa información:

69

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 6: Noticia publicada en El País, 30-05-2011, <http://politica.elpais.com/ politica/2011/05/30/actualidad/1306738113_449471.html>. Última consulta: 30-

05-2011.

Asimismo, el servicio de actualización permanente de las ediciones digitales permite que otro de los principales rasgos de las noticias pu- blicadas en los cibermedios sea la inmediatez (M. T. Sandoval, 2003: 429).

70

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

De hecho, ya desde finales de los años noventa los periódicos en Internet apostaron por la información de última hora, lo que incitaba al usuario a visitar la página web del medio varias veces al día, favore- ciendo además la diferenciación de sus contenidos respecto a los de la edición impresa:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 7: Fragmento de la página de acceso a El País en la que se incluye una sec- ción con información de última hora, <http://www.elpais.com/>. Última consul- ta: 30-05-2011 a las 14:50 h.

Sin embargo, la excesiva urgencia en publicar una determinada in- formación puede dar lugar a errores como los que podemos observar en estas noticias publicadas en la sección de “Última Hora” de El País, donde el redactor ha escrito “Cantbria” en lugar de Cantabria,

71

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

y “Asturia” o “Rublacaba”; ha omitido el punto tras las comillas de cierre de un enunciado de discurso directo; y parece haber olvidado contrastar los datos expuestos, pues Alfredo Pérez Rubalcaba es, desde 2008, diputado por Cádiz, no por Cantabria 19 . En contraparti- da, la Web permite que las informaciones vayan siendo completadas en sucesivas actualizaciones. De hecho, esta otra noticia publicada casi veinticinco minutos después explica que, efectivamente, dicho líder socialista acudirá primero a la capital de Andalucía para recabar el apoyo de los militantes, pues al ser candidato por la provincia gadi- tana es esa la región a la que representa en el Parlamento:

Figura 8: Noticia publicada en El País, 30-05-2011 a las 15:13 h., <http://politica.elpais.com/politica/2011/05/30/actualidad/1306744483_181409
Figura
8:
Noticia
publicada
en
El
País,
30-05-2011
a
las
15:13
h.,
<http://politica.elpais.com/politica/2011/05/30/actualidad/1306744483_181409

.html>. Última consulta: 30-05-2011.

Aparentemente, los elementos textuales de las noticias en la Red no difieren de los de la edición impresa de cualquier diario. Todas cuentan con un titular, un lead o entradilla que resume la información, y el cuerpo del texto –para cuya disposición suele escogerse la estructura

  • 19 De hecho, cabría preguntarse en qué se fundamenta la relación de causalidad que se establece en el arranque de esta noticia entre “estar en Sevilla” y “ser diputado por Cantabria”.

72

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

de la pirámide invertida, según la cual los contenidos se disponen en orden de interés decreciente–. Pero en los cibermedios, la actualización constante que experimentan los contenidos hace que se lleve a cabo una datación exhaustiva, pues se especifica no solo la fecha, sino también la hora exacta de su publicación, y hasta la de su última mo- dificación. Por lo general, el titular contiene diversas palabras clave que facilitan su recuperación por parte de los buscadores de noticias. Dicho elemento funciona también como anclaje de origen de los hipervínculos, pues basta con pinchar en él para que se despliegue el texto íntegro. Si bien no suele ser este el único hipervínculo, pues ya hemos visto cómo en el cuerpo del texto o en un cuadro anexo se incluyen diferentes enlaces que remiten a otros documentos plasma- dos en diversos soportes. Con frecuencia, en la página de acceso al medio acompaña al titular un párrafo de enganche –también deno- minado teaser–, cuya finalidad principal es la de intentar atraer la aten- ción del usuario estimulando su curiosidad para que acceda a la noti- cia, como se aprecia en estos dos ejemplos que he seleccionado en la página principal de Público –aunque en tales casos su extensión no excede las tres líneas–:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

73

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 9: Extracto de la página principal de la edición digital de Público, donde puede apreciarse cómo los párrafos de enganche de estas dos noticias tratan de captar el interés del lector <http://www.publico.es/>. Última consulta: 30-05-2011.

En su clasificación de los géneros periodísticos en los cibermedios his- panos, R. Salaverría y R. Cores (2005) incluyen también entre los géneros informativos a los denominados ‘datos en bruto’, que acom- pañan a una noticia o se presentan como formas autónomas de transmitir información: los resultados de un encuentro deportivo, la predicción del tiempo, las cotizaciones bursátiles, etc.

74

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
Figura 10: Este cuadro informativo contiene datos en bruto que acompañan a una noticia en la
Figura 10: Este cuadro informativo contiene datos en bruto que acompañan a
una noticia en la que se informa de la derrota de Silvio Berlusconi en las eleccio-
nes municipales italianas, <http://www.elpais.com/articulo/internacional/ centroiz-
quierda/arrasa/Milan/Napoles/elpepuint/20110530elpepuint_3/ Tes>. Última con-
sulta: 30-05-2011.
También los infográficos multimedia pueden considerarse géneros
periodísticos de carácter eminentemente informativo, pues con fre-
cuencia se presentan en los diarios digitales como unidades autóno-
mas, no dependientes de textos que las abarquen. Si bien estos, en
realidad, se sitúan a caballo entre los géneros periodísticos informati-
vos y los interpretativos.
Figura
11:
Infográfico
realizado
por
El
Mundo,
02-05-2011,

<http://www.elmundo.es/elmundo/2011/graficos/may/s1/Osama.html>. Últi- ma consulta: 30-05-2011.

75

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

De naturaleza interpretativa son el reportaje y la crónica, en los que el periodista otorga a sus reflexiones un valor explicativo que trasciende la mera información. El reportaje –también denominado especial– es uno de lo géneros que mejor ha sabido aprovechar las potencialida- des del lenguaje multimedia, pues el texto principal suele acompañar- se de gráficos, galerías fotográficas y hasta grabaciones de audio o vídeo que sirven para ilustrar mejor lo narrado. Esto es posible gra- cias a la capacidad potencialmente ilimitada de almacenamiento de Internet. Además, la navegación hipertextual permite estructurar los contenidos en distintos apartados jerarquizados en un texto fuente al que se agregan informaciones complementarias 20 . Por ejemplo, pue- den incluirse vínculos a documentos íntegros, que otorgan mayor credibilidad a lo asertado por el periodista. Así, el especial realizado por el diario Marca sobre el Mundial de Fútbol 2010 celebrado en Sudáfrica recoge la crónica de cada partido disputado, los comen- tarios de análisis realizados por los periodistas deportivos del pro- pio medio, vídeos en los que se muestran las mejores jugadas, una fotogalería sobre “las chicas del Mundial”, tablas de datos en bru- to con estadísticas e infográficos donde se recogen los resultados, una sección –“El otro Mundial”– en la que se contempla el fútbol desde una perspectiva humorística, un reportaje especial dedicado a comentar la actuación de la selección española en cada uno de los partidos, otro sobre su victoria final, una sección en la que se resu- men los comentarios de los internautas en las redes sociales, hiper- vínculos a Radio Marca para poder seguir en directo los partidos, etc.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 20 Como explica R. Salaverría (1999: 14): “Un enlace hipertextual a terceras páginas permite ampliar, aclarar o relacionar cualquier información, bien me- diante nuevos textos o bien mediante recursos infográficos (mapas, recreacio- nes virtuales…) o audiovisuales (declaraciones, vídeos…). En definitiva, el hi- pertexto pone por primera vez en manos del lector –no del periodista– la posibilidad de ampliar hasta donde desee la contextualización documental de cada información y, al mismo tiempo, le libera de leer pasajes documentales indeseados que ralentizan y oscurecen la lectura”.

76

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

Figura 12: Reportaje sobre el Mundial 2010 de Sudáfrica elaborado por Marca, <http://www.marca.com/futbol/mundial_2010.html>. Última consulta: 11-07-2010.

Es cierto que en la Red prima el valor de la inmediatez, y que la re- dacción de un buen reportaje exige un minucioso trabajo de profun- dización considerado tradicionalmente como más acorde con el en- foque de las ediciones impresas de los diarios, las revistas y los suplementos de distinto tipo. Sin embargo, cada vez resultan más numerosos los reportajes elaborados expresamente por los cibermedios, y en los que se aprovechan las ventajas que conlleva la navegación hipertextual, la interactividad o la integración multimedia. La crónica se encuentra también presente en los diarios digitales, en los que actúa como complemento de las noticias, mostrando la visión personal del periodista, que relata su propia experiencia. Como en las ediciones impresas, en los periódicos electrónicos encontramos crónicas deportivas, políticas, sociales, de sucesos y de espectáculos. Aunque la “ruptura de la periodicidad” (J. Díaz Noci, 2002: 93) que permite la comunicación en Internet comporta una novedad en la configuración de este género discursivo respecto a la edición en papel, y es que la capacidad de actualización constante de la información in- troducida en el sitio web permite que el cronista vaya transmitiendo sus impresiones de manera instantánea. Más adelante, en la tercera parte de esta monografía tendré la posibilidad de analizar más en pro- fundidad cómo las transformaciones experimentadas por este género periodístico han dado lugar al surgimiento de nuevos formatos como

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

77

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

el de la ‘crónica en directo’, o los weblogs elaborados por los periodis- tas del propio medio para informar de algún suceso de actualidad.

Figura 13: Crónica del periodista deportivo de Abc M. Oliver, que recoge las reacciones en toda
Figura 13: Crónica del periodista deportivo de Abc M. Oliver, que recoge las reacciones
en toda España tras la victoria de la Roja en la final del Mundial 2010 de Sudáfrica
<http://www.abc.es/20100709/madrid/espanol-espanol-espanol-20100709.html>.
Última consulta: 11-07-2010.

Por otra parte, a pesar de que los límites entre interpretación y opi- nión resultan cada día más borrosos como consecuencia de la crisis de los paradigmas categoriales que conlleva la hibridación, las clasifi- caciones sobre los diversos tipos de discurso periodístico a las que aludí en las páginas iniciales de este epígrafe suelen preferir englobar dentro de una categoría específica a los ‘géneros argumentativos’. Así, tanto el editorial, como la columna, el artículo, el suelto, la crítica, la reseña, la viñeta cómica o las cartas al director son elaborados con una misma finalidad persuasiva para tratar de convencer a los lectores acerca de la validez de las ideas expuestas. Y es que, al contrario de lo que sucede con los textos informativos, susceptibles de traducirse en actos de representación verbal o lexis (G. Genette, 1972 [1989]), los argumentativos constituyen logos, es decir, actos de representación mental expuestos de manera lógico-racional.

78

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

En general, es en los géneros de opinión en los que puede apre- ciarse menor evolución en los periódicos digitales respecto a sus equivalentes en la edición impresa. Por ejemplo, no suelen redactarse editoriales para los cibermedios, ya que estos se limitan a reproducir los publicados en la versión del periódico en papel. Si bien algunos dia- rios electrónicos sin referente impreso cuentan también con editoria- les, como Estrella Digital o Libertad Digital:

Figura 14: Algunos cibermedios que no poseen una edición impresa elaboran sus propios editoriales, como hace
Figura 14: Algunos cibermedios que no poseen una edición impresa elaboran sus
propios editoriales, como hace Libertad Digital <http://www.libertaddigital.com/
opinion/editorial/cordon-sanitario-si-pero-con-bildu-59918/>. Última consulta:
30-05-2011.

También las columnas, las viñetas o tiras cómicas, los sueltos y los artículos de opinión se publican exactamente igual que en la edición impresa, aunque frente a la dispersión de la versión en papel, los cibermedios agrupan todos los textos de este tipo en las páginas de Opinión. En esta sección se recogen asimismo las cartas al director tal y como fueron publicadas en el diario impreso. Sin embargo algunos cibermedios, como Estrella Digital, ofrecen la posibilidad de comentar las misivas de los lectores, lo que puede contribuir a enri- quecer el debate:

79

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
[…] Figura 15: Estrella Digital permite comentar las cartas al director <http://www.estrelladigital.es/cartas/Triste-problematico-final-Zapatero_0_ 965903438.html>. Última consulta: 31-05-2011.
[…]
Figura
15:
Estrella
Digital
permite
comentar
las
cartas
al
director
<http://www.estrelladigital.es/cartas/Triste-problematico-final-Zapatero_0_
965903438.html>. Última consulta: 31-05-2011.

El País es otro de los diarios electrónicos que reproduce sin modifi- cación alguna las cartas al director publicadas en la versión en papel, pero ha creado una sección específica en la edición digital que recoge “las frases de los lectores”. En ella pueden transmitir sus impresiones sobre cualquier asunto de la actualidad noticiosa, o sobre un tema concreto propuesto por el propio medio:

80

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Figura 16: El País ha creado una sección en la que recoge “las frases de los
Figura 16: El País ha creado una sección en la que recoge “las frases de los lecto-
res” <http://www.elpais.com/frases/>. Última consulta: 31-05-2011.

Por último, suelen tener cabida además en la sección de Opinión las bitácoras redactadas por corresponsales, cronistas especializados en cubrir cierto tipo de eventos –políticos, sociales, culturales, de carác- ter tecnológico, etc.–, o articulistas que elaboran periódicamente un texto, a modo de columna personal que dirigen exclusivamente a sus lectores en Internet, y en la que exponen su visión de la actualidad noticiosa. De hecho, El Mundo ha desarrollado una “doble sección”, Op-Blogs, en la que predominan estos nuevos formatos 21 , cuyas principales características resumiré más adelante, en el capítulo cuarto de la tercera parte:

  • 21 Curiosamente, este cibermedio no ofrece la posibilidad de consultar ni los edito- riales, ni las columnas de opinión, las viñetas cómicas o las cartas al director, tal vez para evitar la “canibalización” de los contenidos de la edición impresa.

81

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Figura 17: La sección Op-Blog de El Mundo se compone fundamentalmente de bitácoras elaboradas por los
Figura 17: La sección Op-Blog de El Mundo se compone fundamentalmente de
bitácoras elaboradas por los periodistas del propio medio
<http://www.elmundo.es/elmundo/opinion.html>. Última consulta: 31-05-2011.
4.
Recapitulación

En el momento de redactar estas líneas menos de dos décadas han transcurrido desde que las empresas editoras de prensa diaria espa- ñolas decidieron aventurarse en In ternet. El deseo de incrementar su visibilidad y de “captar” más lectores les llevó a asumir no pocos riesgos económicos, y a desarrollar nuevos modelos de negocio. Hasta el punto de que podemos decir que la comunicación virtual ha revolucionado el panorama mediático de manera más radical de la que lo hicieron en su día la radio o la televisión. Y es que la tec- nología digital ha provocado importantes transformaciones en la profesión periodística.

82

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Así, a lo largo de esta segunda parte he tratado de mostrar algu- nos de los cambios que conlleva el hecho de que cualquier informa- ción sea susceptible de transmitirse por la Red sin coste alguno –en principio–, liberada de toda limitación física o temporal, y que pueda ser accesible por cualquier persona, en cualquier momento o lugar. Las funciones del autor y del receptor del producto mediático se han visto modificadas incluso por la interactividad de la comunicación en Internet, la capacidad de procesar mensajes en los que se integran soportes textuales, visuales y sonoros formando una unidad comuni- cativa, y la ruptura de la linealidad secuencial mediante la navegación hipertextual. En estos últimos años hemos asistido al nacimiento de “una nueva actividad social: una disciplina autónoma de la comunica- ción pública que ya se ha dado en llamar ciberperiodismo” (J. Díaz Noci y R. Salaverría, 2003: 16–17). Precisamente, en el primer epígrafe de este capítulo traté de poner de manifiesto cómo la juventud de esta nueva disciplina nos impide contar aún con una terminología consen- suada, lo que se refleja hasta en la expresión escogida para designarla. ¿Es preferible utilizar los sintagmas nominales periodismo digital, periodis- mo electrónico o periodismo multimedia? ¿O, guiados por una supuesta economía lingüística, apostar por una lexía como ciberperiodismo, que no ha sido incorporada aún al Diccionario de la lengua española? No es una elección fácil, por eso he optado aquí por emplear todos estos términos como expresiones sinónimas. Tampoco es sencillo predecir las repercusiones de la consolida- ción del periodismo en el ciberespacio. Ya en este tema hemos visto cómo algunos diarios han dejado atrás aquella primera etapa caracte- rizada por el “volcado” de los contenidos de la edición impresa. Además, tomando como referencia las tipologías asentadas en los paí- ses hispanohablantes, he tratado de mostrar las modificaciones que el desarrollo del ciberperiodismo ha provocado en la tríada de géneros de información, interpretación y opinión. Pero en los últimos años los cibermedios han aprovechado las ventajas de la tecnología digital para desarrollar nuevos géneros. Parece lógico dedicar las siguientes pági- nas al análisis de algunos de ellos, lo que nos ayudará a valorar en qué medida se ha producido una modificación en el lenguaje periodístico.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

83

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Tercera parte: ¿Cómo se “habla” en los cibermedios?

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

CAPÍTULO 1

Entre la renovación y la innovación:

nuevos géneros ciberperiodísticos

Ya hemos visto cómo en los cibermedios encontramos géneros de in- formación, interpretación y opinión en los que se aprecian rasgos que los diferencian de los de la edición impresa de los diarios, o de los que desde hace décadas vienen desarrollando las empresas audiovi- suales. Aunque es cierto que aquellos diarios que carecen de un equi- po de redactores para la edición digital tienden a reproducir de mane- ra literal los contenidos de la versión en papel, no parece que la tipología ternaria tradicional sirva por sí sola para la clasificación de todos los formatos que durante los últimos años ha ido adoptando el periodismo en la Red. R. Fidler (1998) y M. de los A. Cabrera (2000) 1 identifican las cuatro etapas principales que han seguido los medios digitales desde su nacimiento a mediados de los noventa. La fase inicial supone la mera repetición de las estructuras conocidas. En esta se encuentran aún los diarios que desarrollan un modelo que podría calificarse de “fac- similar”, es decir, los que se limitan a recoger las informaciones de la edición impresa. Pero además, cabría englobar aquí a todos aquellos que reproducen las mismas estructuras discursivas explotadas ya por los medios de comunicación tradicionales. Por ejemplo, aunque Estre- lla Digital es un periódico creado específicamente para ser consultado en Internet, en su sección de Opinión recurre a los mismos formatos que cualquier diario en papel: editoriales, tribunas, columnas de opi- nión y cartas al director. Se trata por tanto de géneros repetidos:

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form
  • 1 Cit. en R. Salaverría y R. Cores (2005: 148).

87

EBSCO Publishing : eBook Collection (EBSCOhost) - printed on 11/13/2015 8:19 AM via UNIVERSIDAD DE ESPECIALIDADES ESPIRITU SANTO AN: 542929 ; Mancera Rueda, Ana.; ?Como se habla en los cibermedios? : El Espanol Coloquial En El Periodismo Digital Account: s1490369

Copyright © 2012. Peter Lang AG. All rights reserved. May not be reproduced in any form without permission from the publisher, except fair uses permitted under U.S. or applicable copyright law.

Figura 18: Estrella Digital incluye en su sección de Opinión géneros repetidos <http://www.estrelladigital.es/opinion/>. Última consulta: 01-06-2011.
Figura 18: Estrella Digital incluye en su sección de Opinión géneros repetidos
<http://www.estrelladigital.es/opinion/>. Última consulta: 01-06-2011.

Al segundo estadio en la evolución se le denomina enriquecimiento, pues, aunque el cibermedio sigue basándose fundamentalmente en la explotación de las estructuras prototípicas de los géneros tradiciona- les, en algunos casos estos aprovechan –si quiera someramente– las posibilidades del lenguaje hipertextual, permiten una comunicación más interactiva o incorporan algún recurso multimedia. Por ejemplo, en la siguiente noticia publicada en la edición digital de Qué! se in- forma de que la actuación de Beyoncé en los premios Billboard ha sido calificada de plagio en un vídeo difundido en Youtube por otra cantante. En el texto se incorporan