Você está na página 1de 4
Ciencias Políticas y Administración Pública Filosofía y Teoría Política II Asesor: Betzabé Mendoza paz Omar de

Ciencias Políticas y Administración Pública

Filosofía y Teoría Política II

Asesor: Betzabé Mendoza paz

Omar de Jesus Martinez Hernandez

Actividad 1

Diferencia entre Teoría, Filosofía y Ciencia Política.

Los postulados de cada uno de los autores que se revisaron para le realización de esta actividad tienen diferencias muy marcada. Enrique Suarez trata en todo momento definir y diferenciar cada uno de los conceptos más que compararlos. Esto sin duda nos ayuda a comprender la raíz de las definiciones investigadas, pues da paso a la recomendación que nos hace el autor: “No debemos permitir que la filosofía y la teoría se sigan utilizando como sinónimos […] Filosofía y ciencia tienen objetivos, métodos y lenguajes distintos […] para decirlo con la metáfora de Sartori, la filosofía es poesía, la ciencia prosa” 1

En primer lugar Enrique Suarez nos presenta una serie de definiciones de filosofía de diversos pensadores, según ha sido entendida por ellos; Platón en El Eutidemo la definió como el saber para el beneficio o ventaja del hombre. Santo Tomas la definió como la encargada de explicar los principios de la ciencia. Kant dice que es un sistema de conocimiento a priori que utiliza solo la razón y se expresa a través de conceptos. 2 La filosofía intenta comprender las causas últimas o la razón de ser de las cosas. Es entonces esta, un sistema especulativo a priori que trabaja con un método lógico-deductivo y estas no pueden ser demostrados o corroborados. 3

En cuanto a la definición de Teoría, Suarez plantea que es una explicación de lo que sucede o porque sucede, son una serie de soluciones propuestas a un problema determinado. Las teorías pueden ser verdaderas o falsas, es decir, que pueden ser validadas científicamente o refutadas y desechadas. 4

La ciencia, entonces no es otra cosa que una serie de hipótesis o conjunto de teorías que deben ser corroboradas, pues estas darán pie a la tarea fundamental de toda ciencia, que es el descubrimiento de leyes generales que no simplemente describan los fenómenos observados, si no que posibiliten la predicción de acontecimientos futuros. En este tenor la ciencia política no va a explicar las causas últimas o los fines de la política, como lo haría

  • 1 Suárez-Iñiguez, Enrique, “Filosofía, teoría y ciencias políticas”, en Filosofía política contemporánea (Popper, Rawls y

Nozick), México, Miguel Ángel Porrúa, 2005, pp. 20

  • 2 Suárez-Iñiguez, Enrique, “Filosofía, teoría y ciencias políticas”, en Filosofía política contemporánea (Popper, Rawls y

Nozick), México, Miguel Ángel Porrúa, 2005, pp. 11-12

  • 3 Suárez-Iñiguez, Enrique, “Filosofía, teoría y ciencias políticas”, en Filosofía política contemporánea (Popper, Rawls y

Nozick), México, Miguel Ángel Porrúa, 2005, pp. 12

  • 4 Suárez-Iñiguez, Enrique. “Filosofía, teoría y ciencias políticas”, en Filosofía política contemporánea (Popper, Rawls y

Nozick). México, Miguel Ángel Porrúa, 2005, pp. 14

la filosofía política, sino que se encargara de explicar los hechos políticos o a formar leyes generales con un lenguaje y un instrumento propio. 5

Por otra parte Giovanni Sartori no trata de definir los conceptos de la filosofía y la ciencia política, si no que él se centra más en la comparación entre estas y en la imposibilidad de la primera en su aplicación que es en lo que más las diferencia. Sartori explica que el conocimiento científico es un conocimiento empírico, que es en general un saber práctico y que el conocimiento filosófico es especulativo, que es un saber simbólico e idealista, es entonces que la diferencia radica en la falta del planteamiento del problema de aplicabilidad por parte de la filosofía y la finalidad de la ciencia que es comprobar como son las cosas por medio la experiencia y la aplicabilidad del conocimiento adquirido. 6

Strauss y Cropsey dedican su obra básicamente a tratar de identificar el nacimiento de la ciencia a través de la filosofía, es decir que, en un tiempo eran inconfundibles una de otra y con el tiempo, se han convertido en conceptos antagónicos. Dicen pues, los autores, que la ciencia natural era una de las partes más importantes de la filosofía, pero “la nueva” ciencia natural se hizo más y más independiente de la filosofía, hasta llegar a ser una autoridad para la filosofía. 7 Esto es claramente comprensible pues los pensadores filosóficos clásicos refieren a la naturaleza en sus postulados, pero es sin duda que con el aparecer del método científico estas dos áreas de conocimiento se fueron separando una de otra y entraran en un conflicto interminable para avalarse una a otra. Que como ya hice referencia arriba, concuerdo con la postura de Suarez en que, no hay razón de ser del conflicto pues el objeto de estudio y el objetivo concreto de cada una de ellas son totalmente diferentes.

Conclusión:

Con esta síntesis queda perfectamente esclarecido la diferencia que existe entre teoría, filosofía y ciencia política. Por su parte la filosofía a diferencia de las otras dos no busca para nada la aprobación y se centra en conceptos y a responder preguntas universales que no son aplicables. La teoría, son respuestas a determinados problemas con la posibilidad de ser comprobadas. Nacen de una o varias hipótesis y recorren un camino arduo de experimentación y método para poder ser avaladas o rechazadas. Estas pueden nacer o no de premisas filosóficas. La ciencia política da referencia al hacer, a la praxis, a la posibilidad de aplicación de las reglas generales que surgen de ella. La integran un conjunto de teorías científicas que deben ser corroboradas científicamente. La diferencia más relevante que existe con las otras dos es prácticamente la aplicabilidad de sus postulados,

  • 5 Suárez-Iñiguez, Enrique. “Filosofía, teoría y ciencias políticas”, en Filosofía política contemporánea (Popper, Rawls y

Nozick). México, Miguel Ángel Porrúa, 2005, pp. 17-19

  • 6 Sartori, Giovanni. La Política, 2002, México: FCE, Capitulo II, pp. 46

  • 7 Leo Strauss y Joseph Cropsey “Historia de la Filosofía Política”, 2004, 4a Reimp, México: FCE, Introducción, pp. 13

que no pasa con la filosofía, y la veracidad de sus teorías científicas, es decir, una teoría puede ser o no cierta, sin embargo, las teorías científicas deben ser irrefutables, pues de no serlos, no serían teorías científicas.

“El que no sabe nada de filosofía política corre el riesgo de servirla y acatarla sin saberlo; pero entonces resultara un mal filósofo, mas con seguridad, y sobre todo, un pésimo politólogo”

|Bibliografía

(Giovanni Sartori, 2002)

>>Sartori, Giovanni. La Política, 2002, México: FCE, Capitulo II

>>Leo Strauss y Joseph Cropsey “Historia de la Filosofía Política”, 2004, 4a Reimp, México: FCE, Introducción

>>Suárez-Iñiguez, Enrique. “Filosofía, teoría y ciencias políticas”, en Filosofía política contemporánea (Popper, Rawls y Nozick). México, Miguel Ángel Porrúa, 2005