Você está na página 1de 146

1

2
El museo fuera de lugar

Jaime Iregui

3
4
El museo fuera de lugar

Jaime Iregui

5
Iregui Restrepo, Jaime
Museo Fuera de Lugar / Jaime Iregui. — Bogotá : Universidad de los Andes, Facultad de
Artes y Humanidades, Departamento de Arte, Ediciones Uniandes, 2008.
148 p. ; 17 x 24 cm.

ISBN 978-958-695-358-0

1. Exposiciones en museos 2. Exposiciones 3. Museos de arte I. Universidad de los Andes


(Colombia). Facultad de artes y Humanidades. Departamento de Arte III. Tít.

CDD 707.4 SBUA

Primera edición: Octubre de 2008

© Jaime Iregui

© Universidad de los Andes


Facultad de Artes y Humanidades Departamento de Arte
Dirección: Carrera 1ª. No. 19 – 27. Edificio S.
Teléfono: 3 394949 – 3 394999. Ext: 2626
Bogotá D.C., Colombia
infarte@uniandes.edu.co

Ediciones Uniandes
Carrera 1ª. No 19-27. Edificio AU 6
Bogotá D.C., Colombia
Teléfono: 3394949- 3394999. Ext: 2133. Fáx: Ext. 2158
http//:ediciones.uniandes.edu.co
infarte@uniandes.edu.co

ISBN: 978-958-695-358-0

Corrección de estilo: Jose Diego González


Diseño y diagramación: Bernardo Ortiz
Portada: Lucas Ospina
Preprensa y prensa: Lithocopias Calidad
Dirección: Cra. 13ª N° 35 – 32
Teléfono: 573 40 49
Bogotá D.C., Colombia

Ilustración y fotografía: Jaime Iregui

Agradecimientos:
María Elvira Escallón
Carlos Niño Murcia
Luís Fernando de Guzmán

Impreso en Colombia – Printed in Colombia

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida ni en su todo ni en sus partes, ni registrada en o transmitida por un
sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro-
óptico o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.

6
Índice

Presentación 9

Introducción
Fuera de lugar (o las conclusiones como introducción) 11

Primera parte
Constelaciones 23
El lugar del museo 27
Tiempo moderno 35
La Exposición del Centenario 43
Pasaje Hernández 47
Mercancías en general: vitrinas y pasajes 51

Segunda parte
Del MoMA al MAM. 1939-1955 61
El museo crítico 65
El museo con ánimo de lucro 81
Dentro y fuera del museo 87

Tercera parte
Ciudad futura 97
La ciudad como cubo blanco 99
De la Calle Real a la Carrera Séptima 105
A la deriva 112
El cubo expandido 123

7
8
Presentación

La pintura de Jaime Iregui de los años ochenta y noventa devela huellas


del movimiento graficadas en trazos que, a través flujos e intersecciones,
construyen modelos geométricos alusivos a la estructura y desplazamiento
de cuerpos celestes, cánones del cuerpo humano o redes de sistemas que
se transforman en la interacción. Las referencias a estos patrones interro-
gan teorías utópicas de la modernidad que sustentan ideas de progreso
y modelos lógicos utilizados por instituciones de poder para la clasifica-
ción y disposición de representaciones del mundo. Casos concretos son
las muestras Observaciones, Atractores extraños o A través del espejo,
donde a partir del manejo del espacio alude al ocaso de la idea del museo
modernista.
A finales de la década del noventa y al tiempo que realizaba trabajos en
dos y tres dimensiones, Iregui hizo un señalamiento del espacio urbano en
la serie constelaciones, donde rastreó algunas zonas de Bogotá dedicadas
a exhibir en forma serial objetos y elementos para el comercio especiali-
zado. En los registros fotográficos resultantes de los recorridos el artista
revela cómo las personas disponen objetos en espacios de la ciudad, y
evidencia códigos de supervivencia en zonas disímiles.

9
En Escenas de caza, Constelaciones, La exposición ideal y Señales
de progreso, Iregui no acude a la graficación de las dinámicas de estruc-
turas móviles propias de su trabajo pictórico sino que muestra una serie
de imágenes que presentan un entorno concreto. En estos casos la es-
tructura que las relaciona –recorrido, deriva, trayectoria– subyace a lo
visible de manera que un observador atento puede inferirlas o imaginarlas.
Continúan entonces los mapas mentales, la forma de pensamiento abs-
tracto que caracteriza sus pinturas1.
La idea de una mirada que construye sentido en el recorrido también
está presente en los trabajos escritos de Iregui y de forma más específica
en este libro. Su mirada deja entrever el interés por los planos y volúmenes
de la ciudad, vinculada a la pregunta sobre el tipo de modernidad que se
consolida en el entorno local durante la década del cincuenta. Evidencia
además su curiosidad por los desplazamientos, a manera de segmentos
que relacionan diversas constelaciones de objetos e ideas y que a la vez
construyen representaciones abstractas de la percepción. Iregui acompa-
ña los recorridos con reflexiones acerca de su trabajo artístico y también
de las instituciones del arte donde sigue la huella de conceptos estableci-
dos: artista, museo o curaduría para desplazarlos hacia espacios de la
vida cotidiana urbana.
En El museo fuera de lugar se articulan distintas voces –primera y
tercera persona–; diversos roles –artista, historiador, interlocutor, cami-
nante–; múltiples tiempos –inicio, consolidación y ocaso de la modernidad
por la carrera séptima y la avenida Jiménez–. Así mismo sugiere un con-
trapunto entre la mirada de Walter Benjamin en torno a la construcción
de una nueva forma de vida urbana en Europa y el escrutinio de un pasaje
comercial en Bogotá a comienzos del siglo XX.
La estructura del texto revela una deriva donde los distintos segmentos
encuentran articulación en la lógica procedente del recorrido; se trata de
un artista abstracto que construye en palabras una figura geométrica en
movimiento.

—Carmen María Jaramillo

1
Véase el texto Espacio público y espacio de resistencia publicado en http://www.elob-
servatorio.info/constelaciones/carmela.htm

10
Fuera de lugar
(o las conclusiones como introducción)

El museo fuera de lugar surge de una serie de preguntas que, como


artista interesado en el hecho expositivo, me hago acerca de prácticas
de exhibición dentro y fuera del museo, desde una perspectiva espacial.
Dichas reflexiones han tenido como antecedente diversas experiencias en
torno al museo de arte: a través de obras que proponen un diálogo con el
espacio del museo1; a través de publicaciones y espacios de discusión en
torno a las prácticas artísticas e institucionales2, y, últimamente, a través
de proyectos relacionados con los modos de exposición de mercancía en
el espacio público3:
••¿Qué transformaciones conlleva el hecho de que en el Museo de
Arte Moderno de Bogotá (cubo blanco) se planteen exposiciones de
mercancía?
••¿Qué hay detrás de las prácticas expositivas informales en Bogotá?

1
En las exposiciones “Observaciones” (1997) y “A través del espejo” (1998) en el Museo
de Arte Moderno de Bogotá.
2
Se trata de proyectos editoriales independientes como “Tándem” (1994-98), “Archivo X”
(1998) y el foro electrónico “Esfera Pública”.
3
El proyecto “Constelaciones” (2002) y El “Observatorio” (2004)

11
••¿Cuál es el origen del cubo blanco y qué función tiene en la sociedad
actual?
••¿El cubo blanco fue una estrategia estrictamente museal o también
urbana?
••¿Qué tensiones existen entre el cubo blanco y los habitantes de la
ciudad?
••¿Cuál ha sido el problema del coleccionismo?
••¿Qué relación tiene la deriva como práctica de conocimiento de un
espacio?
Para El museo fuera de lugar recorrí varios lugares en el centro de
Bogotá durante un periodo aproximado de dos años, observando y docu-
mentando los diferentes modos de disponer objetos tanto en almacenes
como en espacio público las tensiones espaciales entre la economía infor-
mal y las fuerzas de la Alcaldía, y la arquitectura del lugar como escenario
que –se supone– condiciona los papeles que representan los ciudadanos
que habitan y recorren el sector.
La noción de museo la abordo desde el punto de vista espacial: la expo-
sición, la taxonomía como práctica de espacio del museo y de la ciudad, y
el concepto de cubo blanco como forma de condicionar modos de exhibir,
actitudes, rituales y recorridos tanto en el museo mismo como en sectores
representativos del espacio público.
En cuanto a la noción de lugar, parto de la definición asociada a la
memoria, al monumento, al patrimonio y a las prácticas espaciales que
tienen lugar en él. En este contexto, la pregunta por el fuera de lugar del
museo me lleva a entender la ciudad y lo urbano como versión expandida
de la noción de museo, como el aspecto fluido de una serie de prácticas de
exposición y discusión que pertenecen tanto a la ciudad como a aquellas
instituciones culturales que se precian de conservar, catalogar y disponer
el patrimonio artístico y cultural.
Además del museo entendido en su sentido expositivo, está el museo
como forum, como lugar de encuentro y diálogo entre conocedores y via-
jeros (en este caso, viajes por la ciudad), tal y como sucedía en studiolos
y gallerias durante el siglo XVI en Italia, y como laboratorio y espacio de
reflexión crítica –conceptos surgidos a mediados del siglo XX con los pri-
meros museos de arte moderno–.

12
En relación con el método, tomé la deriva situacionista4 como herra-
mienta de investigación por tratarse de una práctica espacial que plantea
una mirada crítica a la ciudad racional de la modernidad. En cuanto a la
estructura del trabajo, El museo fuera de lugar se plantea como una
deriva que parte de las preguntas enunciadas anteriormente, y en la cual
se realiza una serie de recorridos de exploración e investigación dentro y
fuera del museo. En este sentido, las derivas por el centro de Bogotá las
asumí como práctica crítica de observación y documentación, que com-
plementé con herramientas conceptuales como las que propone Henri
Lefebvre para comprender el espacio como un producto social. De Walter
Benjamin me interesó especialmente su propuesta de la exposición de
mercancía en pasajes, exposiciones universales y reformas urbanas como
representación de los ideales del progreso.
Las propuestas de Benjamin son las que -de una manera evocadora y
sutil- han ido determinando con el paso del tiempo este “museo fuera de
lugar”. Sus imágenes y contra-imágenes, la figura del flânneur, la mercan-
cía como fetiche, los pasajes y la exposición de mercancía como espacio
de representación de la ideología del progreso actuaron como guías en
los continuos recorridos y derivas que sustentan este trabajo. La forma
como Walter Benjamin archivaba sus observaciones en carpetas específi-
cas (konvoluts), así como su Libro de los pasajes son un referente para
entender la práctica archivística de un museo fuera de lugar: todos sus
apuntes y observaciones organizados en torno a esas primeras formas de
la modernidad, como lo fueron los pasajes, la transformación de París a
cargo del barón Eugene Haussmann y la teoría del progreso y la publi-
cidad, articulados como una gran colección de instantes y experiencias
que el mismo Walter Benjamin no sólo concebía como su obra principal,
sino que la transportaba en un misterioso maletín que lo acompañaba en
todo momento (hasta en el paso por los Pirineos que hizo poco antes de
su muerte).
Walter Benjamin nos conduce a Eugène Atget, a quien entiendo más
como coleccionista que como documentalista. Atget registró metódica-
mente ese París que se encontraba en proceso de desaparición a raíz de

4
“Entre los diversos procedimientos situacionistas, la deriva se presenta como una técnica
de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos. El concepto de deriva está ligado
indisolublemente al reconocimiento de efectos de naturaleza psicogeográfica, y a la afir-
mación de un comportamiento lúdico-constructivo, lo que la opone en todos los aspectos
a las nociones clásicas de viaje y de paseo” (Debord, Teoría)

13
las transformaciones de Haussmann y organizó su colección de imágenes
en series que giraban en torno a aspectos específicos de la ciudad. Esto me
hace entender que si todo museo implica una colección, es precisamente
el modo de archivarla y el cómo se hace pública lo que me lleva a propo-
ner este documento precisamente como lo que su título indica: un museo
fuera de lugar.
La experiencia de la ciudad y del museo, las preguntas que surgen de
esta experiencia, la deriva como recorrido por el hecho expositivo y como
método de observación crítica, la colección y re-colección de imágenes e
información y las estrategias de representación a través de mapas y diagra-
mas dieron forma y contenido a las tres partes que estructuran El museo
fuera de lugar. A lo largo de este trabajo -realizado en el marco de una
maestría en la que se ha entrado en contacto con otras disciplinas, como
el urbanismo, la geografía, la historia y la arquitectura- estas inquietudes
se han ido redefiniendo, no siendo el fin de este escrito el responderlas de
modo preciso, como tampoco en la deriva se ha de llegar necesariamente
al punto B desde un punto A.

1
La primera parte inicia con un recorrido por la constelación de expo-
siciones que se encuentra en el centro de Bogotá, específicamente en los
alrededores del Pasaje Hernández. La noción de constelación la propongo
para definir un tipo de exposición, como la acumulación de almacenes
-en un mismo sector- dedicados a la venta de un tipo de mercancía. Por
ejemplo, la constelación de exposiciones cercana al Pasaje Hernández
está constituida por telas, encajes y botones. En términos expositivos, la
constelación está relacionada con principios organizativos –acumulación,
abundancia, variedad–, los cuales entran en tensión con las lógicas del
cubo blanco, cuya función es producir un espacio racional que busca tea-
tralizar y sacralizar el objeto expuesto.
A diferencia del aspecto minimalista de las exposiciones de mercancía
permeadas por las lógicas del cubo blanco, la disposición de los objetos
que encontramos en las constelaciones obedece a los principios exposi-
tivos basados en la acumulación y la abundancia, así como a la intención
de presentar una gran variedad de mercancía. Algo similar sucedía con los
gabinetes de curiosidades, las Exposiciones Universales y los museos
de arte hasta comienzos del siglo XX.

14
Estos principios expositivos se pueden apreciar en esta primera parte
en las imágenes del Pabellón de Arte de la Exposición del Centenario,
lo cual nos recuerda que el desarrollo del museo de arte como dispositi-
vo de exposición está relacionado con la exhibición de mercancía en las
Exposiciones Universales. Y lo está tanto en las formas de disposición
como en la construcción de un discurso en torno a la idea de nación, así
como en la continua reafirmación del valor de la exposición como propa-
ganda de la ideología del progreso en la técnica y en las artes.
Aunque esta cohabitación de mercancía y objeto artístico prácticamen-
te desaparece a mediados del siglo XX con el ocaso de las Exposiciones
Universales, renace con fuerza en la década de los noventa a través de la
propuesta del museo como empresa cultural que llevó a cabo el Museo
Guggenheim de Nueva York. A fines del 2006, los museos europeos –que
durante años se opusieron al modelo propuesto por el Guggenheim– pa-
radójicamente deciden abrir sucursales en el exterior. Tal es el caso del
Museo del Louvre, que prestó su marca al High Museum de Atlanta para
designar un ala del edificio donde se exhibe –al momento de escribir
este texto– parte de la colección que le alquiló al museo norteamericano.
Tenemos entonces que los grandes museos se han redefinido, tomando un
lugar más cercano al centro de entretenimiento (se han transformado en
mercancía) y al carácter espectacular de la exposiciones universales que
a la institución educativa y experimental que caracterizó a los museos de
arte contemporáneo a finales del siglo XX.

2
En esta segunda parte, el recorrido se hace a través de la historia
del cubo blanco desde su origen –en el sentido arquitectónico– en el
Pabellón de Alemania diseñado por Mies van Der Rohe para la Exposición
Internacional de Barcelona (1929), hasta su materialización como propues-
ta museográfica en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (1939).
En el caso específico de Bogotá, me interesa plantear que fue la revista
Proa (1946) el medio por el cual llegó el cubo blanco al ámbito local,
no sólo en el sentido urbanístico y arquitectónico, sino en el artístico y
cultural. Es decir, el racionalismo arquitectónico como espacio de repre-
sentación del ideario moderno fue la base del trabajo de la revista Proa y
propició, además de un gran número de importantes proyectos urbanísti-
cos y arquitectónicos, la fundación del Museo de Arte Moderno de Bogotá

15
(1955), el cual funcionó como entidad sin sede en la oficina de Gabriel
Serrano Camargo, arquitecto cercano a Proa y primer director del Museo
hasta finales de los años cincuenta.
En 1963 el MAM abrió su primera sede en el centro de Bogotá e inició
una deriva que lo llevó a ocupar distintos espacios en esa zona donde la
ciudad concretó sus sueños modernos: la conformada por el Parque de
la Independencia –en el que hace casi un siglo tuvo lugar la Exposición
del Centenario– y sus alrededores, en los cuales se construyeron poste-
riormente la Biblioteca Nacional, el Centro Internacional, la Avenida 26,
el Planetario de Bogotá y la actual sede del MAM (diseñada por Rogelio
Salmona.)
La profunda crisis que atraviesa el Museo tiene varias causas. Por una
parte está el hecho de que el Estado deja de asumir un papel proteccio-
nista de cara a los museos, por lo que recorta presupuestos e impulsa
a estas instituciones a que busquen financiación en la empresa privada.
Existe otra causa que tiene en el fondo un componente espacial, y es que
una vez el Museo se trasladó (1986) a la sede que ocupa actualmente,
aumentó dramáticamente el área de exposición en comparación con su
sede del Planetario; pasa entonces a investigar y producir un promedio de
32 exposiciones al año, a diferencia de las 10 muestras que realizaba con
anterioridad a este cambio.
Esta transformación se hizo con un leve incremento presupuestal, lo
que llevó a que se descuidara el aspecto investigativo y se concentraran
fuerzas y gastos en aquellos aspectos logísticos necesarios para finan-
ciar y producir las exposiciones. Lo anterior, sumado al proceso de en-
deudamiento financiero y una administración deficiente, así como a la
nueva orientación en términos de los apoyos financieros que provienen
del Estado, llevó a que el Museo tomara decisiones desesperadas, entre
ellas,alquilar sus salas para exposiciones de mercancía, como sucedió con
el célebre caso de la exposición de muñecas Barbie.

3
La noción de cubo blanco, que transforma al museo en la modernidad
en un espacio neutro donde todo ruido externo queda excluido, también
es válida fuera del lugar del museo. Como se plantea en esta tercera parte,
el cubo blanco –en un sentido expandido– representa el espacio fetichi-
zado (incuestionable, sagrado) de la modernidad y la imagen de ciudad

16
limpia –basada en principios geométricos de orden y armonía, que lucha
contra el caos en todas sus formas, que determina la ciudad desde el ur-
banismo hasta el diseño de una vitrina y que busca regular los flujos de
personas y mercancías- que la Bauhaus (y en nuestro contexto la revista
Proa) propuso como texto para ser leído disciplinadamente por el ciuda-
dano moderno.
Así como sucede con los museos, tanto la disposición de los objetos
como su propuesta espacial, en el sentido arquitectónico y expositivo,
se articulan a partir de un guión, de un recorrido. Al hacer un recorrido
disciplinado se lee la historia, se crea la ilusión de que se evoluciona a
medida que se recorre la exposición. En este sentido, me interesa plantear
en esta tercera parte la construcción de un fuera del lugar del museo a
partir del recorrido indisciplinado que plantea la deriva.
En una primera instancia, propongo una deriva por distintas represen-
taciones modernas (republicanas, protomodernas y racionalistas) que tie-
nen su punto de partida -en el marco de este texto- en el Pasaje Hernández,
para continuar con el edificio Murillo Toro y finalizar con la transformación
de la Calle Real en lo que se conoce como la Séptima de Proa.
A lo anterior se le superponen las derivas realizadas en compañía del
arquitecto e historiador Carlos Niño Murcia, quien aporta la mirada que
recorre críticamente el Plan de Reconstrucción de Bogotá (1948) de
la revista Proa, entendido como representación de lo que debe ser una
Bogotá moderna. Posteriormente, viene una segunda deriva por lo que se
conoce como la Séptima de Proa, activando un museo fuera de lugar
en el que se despliegan –ante la mirada de quien la recorre– una serie
de planteamientos arquitectónicos, hechos históricos, memorias del lugar,
modos formales e informales de exhibir la mercancía, sonidos, flujos de
vehículos y transeúntes.

4
Las tres partes de El museo fuera de lugar pueden funcionar de manera
autónoma, aunque están imbricadas a través de dos puntos que permiten una
lectura y un recorrido transversal. El primero de estos puntos es el de en-
tender el hecho expositivo como lo plantea Walter Benjamin, es decir, como
espacio de representación de ideales de la modernidad. Un segundo punto de
relación es la noción misma de recorrido, que en la primera y tercera parte se
plantea como deriva a través de las exposiciones que se despliegan fuera de

17
lugar del museo: las de las constelaciones que rodean el Pasaje Hernández, las
vitrinas del mismo Pasaje y algunos almacenes del sector, las ventas ambulan-
tes sobre la Carrera Séptima y, en un sentido más amplio, el Pasaje Hernández,
la Exposición del Centenario, el Museo de Arte Moderno y la Séptima de Proa
como exhibiciones del progreso y representaciones de una Bogotá moderna.
Desde un primer momento se va configurando un contrapunto entre la ciu-
dad y el museo como espacios expositivos. Contrapunto que más que resolver-
se, se acentúa o disminuye a lo largo del texto. Sin embargo, hay situaciones
que pueden ser concluyentes: una de ellas es que actualmente no existe mucha
diferencia entre un museo y un centro comercial. Otra, que desde sus inicios
el museo ha coexistido con las exposiciones de mercancía: en un comienzo
con pocas diferencias en términos de la propuesta expositiva, luego pasa por
una época en que estas diferencias son marcadas, hasta llegar al punto actual,
en el que parecen desaparecer. La frontera entre lo que se encuentra dentro
o fuera del museo es discernible si se compara, por ejemplo, una exposición
de mercancía con el Museo de Arte Moderno entendido como laboratorio y
espacio experimental. En el caso de Bogotá, esta frontera prácticamente des-
aparece si se contrasta el carácter vanguardista y experimental de la revista
Proa –y su plan de la Carrera Séptima– con la primera época del Museo de
Arte Moderno de Bogotá. También desaparece, por ejemplo, si comparamos la
exposición de las muñecas Barbie en el mismo Museo, con una muestra ambu-
lante de las mismas muñecas sobre un andén de la Carrera Séptima.
Por último, está la noción de cubo blanco, cuyo origen y desarrollo se ana-
liza en la segunda parte con los museos de arte moderno de Nueva York y de
Bogotá. En la tercera parte se plantea una versión expandida del cubo blanco
en la ciudad, como es el caso de la Séptima de Proa, y puede hacerse extensi-
vo a otras exhibiciones de ciudad moderna como las que se construyeron en la
zona del Parque de la Independencia: el Planetario, la Avenida 26 y el Centro
Internacional.

18
19
20
Primera parte

21
22
Es una mañana soleada de abril de 2005 en Bogotá, A un lado de la calle hay una constelación de almacenes
Carrera Novena entre calles 12 y 13. Casi todos los que disponen sus telas en vitrinas creando formas
almacenes pertenecen al gremio de los textiles. Es geométricas: rombos, cuadrados, diagonales, triangulos y
interesante visitar este sector a menudo y observar la un sinfín de posibilidades de exhibición. Grandes campos
singular forma de exibir sus mercancías. de color crean tensiones que están contenidas por el
marco de las vitrinas.

Constelaciones Se propone la noción de


constelación para señalar
una serie de relaciones
de fuerza e información
entre distintas formas de
disponer y exhibir que
coexisten en la ciudad
contemporánea, tanto
desde el ámbito museal
y cultural, como desde
lógicas de la mercancía y
el capital.

Av. Jimenez

Cra. 7

23
Llaman la atención los almacenes de botones y adornos Pero más allá de las similitudes con planteamientos
que se encuentran al otro lado de la calle, cuya estrategia artísticos –que las hay por doquier– lo que llama
de exhibición hacia el exterior es apenas una extensión poderosamente la atención de este lugar es el conjunto
de los meticulosos sistemas de clasificación ubicados de exhibiciones que giran en torno a un tipo de mercancía
dentro del establecimiento. Al entrar al almacén se específica: imágenes y objetos religiosos en la Carrera
aprecian las paredes cubiertas de piso a techo por cientos Quinta entre calles 11 y 12, sombrererías en la calle 11
de pequeños cajones, cada uno con un botón adherido, entre carreras octava y novena, puestas en escena de ropa
ideéntico a los que guarda en su interior. en el Pasaje Hernandez y los almacenes de ropa cercanos
como el Niágara.
En este enorme archivo, el surtido de botones se organiza
por criterios como material, color y modelo: los de
plástico, los de metal y los de carey; se disponen de los
más pequeños a los más grandes, en modelos clásicos,
estándar, modernos y toda una serie de diseños que
van de los simple a lo barroco. Hay también pequeñas
retículas con series de cuatro a cinco botones del mismo
modelo, creando un orden similar al de las fichas de
dominó, los dados y, por qué, no al de algunas obras de
artistas conceptuales (Dan Graham, Joseph Kosuth) que
trabajaron a partir de series y conjuntos numéricos.

Av. Jimenez

Cra. 7

24
Se puede pensar en estas como muestras temáticas que
ofrecen una experiencia de Bogotá como constelación
de exhibiciones. Es como si la ciudad fuese un enorme
museo –en el sentido ampliado del término– donde todas
estas exhibiciones nos hablan de dispositivos extra-
artísticos de presentación y representación, prácticas de
archivo, clasificación y recolección, orientados a seducir
al espectador: aquellas exhibiciones de objetos que no
están en el museo de arte o las galerías sino en la calle,
en las vitrinas de los almacenes, en el espacio público de
la ciudad.

Av. Jimenez

Cra. 7

25
26
El lugar del museo

La distinción entre lugares y no lugares pasa por la oposición del lugar


con el espacio. Ahora bien, Michel de Certeau propuso nociones de lu-
gar y de espacio, un análisis que constituye aquí obligatoriamente una
cuestión previa. Certeau no opone los “lugares” a los “espacios” como
los “lugares” a los “no lugares”. El espacio para él es un “lugar practica-
do”, “un cruce de elementos en movimiento”: los caminantes son los que
transforman en espacio la calle geométricamente definida como lugar por
el urbanismo. (Augé 78)

Desde el punto de vista espacial, la noción de museo está asociada a un


lugar, a un edificio, a un modo de recorrer y relacionarse con el espacio, a
unas prácticas de exhibición que florecieron a comienzos del siglo XIX en
Francia e Inglaterra, a la par con otros espacios de exhibición como los pa-
sajes, las ferias universales y los bulevares. Es el museo de la modernidad
el que se construye desde la voluntad educativa de las instituciones del
Estado y las lógicas del capital con el objeto de educar a las masas y, por
encima de todo, exaltar la ideología del progreso.

27
Como lo plantea el pensador francés Henri Lefebvre, “el espacio se
produce como se produce una mercancía”1 y se hace desde tres esferas
distintas. La primera tiene que ver con la representación del espacio,
es decir, la de aquellas entidades y disciplinas (Estado, empresa privada,
urbanistas, arquitectos, historiadores, museólogos) que por tener un lugar
de poder en la ciudad la conciben a través de la racionalidad, el análisis y el
diseño de planes, proyectos y estrategias de planeación a corto, mediano
y largo plazo. Esto produce el espacio dominante que exalta la ideología
del progreso con proyectos en la ciudad: monumentos, grandes avenidas,
museos, bibliotecas, planes de renovación urbana, regulación del espacio
público.
En el caso específico de los museos, la esfera de producción del espacio
tiene que ver con las conceptualizaciones tanto del museo mismo (tipos
de museo, colección, edificio) como con las disciplinas y dispositivos que
dan forma a su imagen y su discurso: museología, curaduría, coleccionis-
mo, pedagogía, gestión cultural, políticas culturales, normas de las aso-
ciaciones de museos (como el ICOM), mercadeo, difusión y edición de
documentos y publicaciones.
La segunda esfera es la del espacio de representación que tiene un
carácter no verbal. Es el espacio de experiencias y vivencias que surge
por el intercambio de imágenes, símbolos y modos de habitar los lugares
diseñados desde la primera esfera. Por ejemplo, las imágenes que cada ha-
bitante tiene de la ciudad; símbolos como la Torre Colpatria, Transmilenio,
Monserrate, etc.; los modos como se apropia del espacio, lo recorre, lo in-
terpreta. Es el lugar donde se construye la imagen de ciudad, la identidad
con los sitios simbólicos, los monumentos, el modo de vivir y habitar lo que
se produce desde el espacio dominante. En el caso del mundo del arte,
tiene que ver con la forma como la comunidad se pregunta, examina y vive
imaginativamente la experiencia del museo y la galería. Es el modo en que
los recorremos, la imagen que tenemos de ellos, lo que representan para
la comunidad artística y cultural de una ciudad. Trata también del museo
como puesta en escena de un determinado modo de ver el mundo, de una
ideología; es el museo como espacio de intercambio, como foro para la
confrontación de ideas y puntos de vista.

1
“El análisis de la producción (social) del espacio (social) es abordado por Lefebvre como
una “economía política” del espacio y su producción, es decir, como un proceso histórico
desde tres ámbitos: las práctices espaciales, las representaciones del espacio y el espacio
de representación”. (Delgado Mahecha 94)

28
La tercera esfera la constituyen las prácticas de espacio, los modos de
operar de los sujetos. Cada persona interpreta y se apropia los lugares a
través de recorridos que reescriben el texto espacial concebido desde la
primera esfera. Aquí se trata de la forma en que interpretamos la expe-
riencia del museo, de la apropiación de sus contenidos, la forma en que
lo recorremos pasiva o críticamente. También es el diario acontecer del
museo como lugar practicado, lo que acontece en sus áreas públicas y
privadas, los modos en que recibe al público, en que se comunica con él.
Lo que sucede en sus oficinas, los diálogos y discusiones, las rutinas y el
trabajo diario que hace posible su funcionamiento.
En este contexto, las prácticas de exhibición producen un espacio de
representación donde circulan imágenes, ideologías, símbolos y espec-
táculos que son apropiados por los ciudadanos. Es en este espacio donde
tiene lugar la ilusión de una evolución constante de las manifestaciones
artísticas y no artísticas hacia estados cada vez más depurados, la novedad
como espectáculo en las exhibiciones del comercio formal, y el espacio
público y su regulación como exhibición del poder del Estado.
También tiene lugar el consumo crítico de estas representaciones por
parte del público. Es decir, contrariamente a lo que se pensaba hasta me-
diados del siglo XX, el consumo es también un lugar de producción en la
medida en que se generan apropiaciones y modos de uso que son propios
de un consumidor que reinterpreta, redefine y transforma las imágenes y
símbolos que lo rodean. En este sentido, el museo es un espacio que se
produce tanto desde el lugar que se concibe (se representa) como desde
la imagen que se tiene de él, lo que simboliza (lo que representa) y, claro
está, la forma en que lo recorremos críticamente (cómo se practica).
El museo está asociado a un lugar, un edificio, a unas formas de exhibir
y disponer su colección, de recorrerlo y acceder a sus contenidos. Por ello,
pensar el lugar del museo como experiencia espacial, implica hacernos
varias preguntas: ¿desde qué ideal se concibe?, ¿qué relaciones se esta-
blecen con las obras que contiene?, ¿cómo se relaciona con el público y la
ciudad que lo rodea?
Para Walter Benjamin, cuyo punto de partida era una filosofía de la experien-
cia histórica antes que un análisis económico del capital, la clave de la nueva
fantasmagoría urbana radicaba no tanto en la mercancía-en-el-mercado como
en la mercancía-en-exhibición, donde valor de cambio y valor de uso perdían
toda significación práctica, y entraba en juego el puro valor representacional.
(Buck-Morss 98)

29
1.
El archiduque Leopold
Si partimos de pensar la exhibición como espacio de representación,
Wilhelm en su galería. podemos revisar entonces de qué forma los modos de exhibir en los mu-
David Teniers, 1651
Foto: Museo del Prado seos escenifican una serie de ideales o, para ser más precisos, un conjunto
2. de ideologías que subyacen tanto en un planteamiento artístico como en
Museo Ferdinando Cospi.
Bologna, Italia, 1672 el modelo museológico que se espacializa.
Foto: Possesing Nature
La palabra museo2 designa inicialmente un lugar: aquel donde se recibe
la visita de las musas en forma de inspiración. En los siglos XV y XVI este
lugar se encuentra en el segundo piso de las casas de aquellos viajeros
que estudiaban la naturaleza. Se trataba del studio o museum al que se
retiraba el estudioso a analizar los objetos y documentos que recolectaba
en sus expediciones. Era un lugar privado al que sólo él tenía acceso. Es
el museo como representación de la búsqueda de conocimiento, de la re-
flexión, del análisis. El lugar de una colección que surge de los viajes, de
los recorridos, de la observación de la naturaleza.
A medida que la colección aumenta se hace necesario un lugar para dis-
ponerla y exhibirla a otros conocedores. En el siglo XVII aparece entonces
la galleria, situada en el primer piso de la casa de estos primeros colec-
cionistas. Es allí donde el museum es también forum, es decir, el lugar
de encuentro y conversación entre el coleccionista y otros estudiosos de
la naturaleza. Así comienza a perder el museum su carácter netamente
privado y a definirse como un lugar donde se exhibe y se dialoga a partir
de una mirada enciclopédica de la naturaleza.

“Su primer antecedente está en el museum de los romanos como lugar donde se guardan
2

los tesoros que generalmente proceden en los saqueos de otras ciudades. Se relaciona
con el museion de los griegos: aquel lugar de encuentro de artista y sabios. Uno de estos
lugares es la Biblioteca de Alejandría como lugar de investigación donde se guarda la más
grande colección de libros y obras de arte de la época helenística.” (Zuluaga Perna 36)

30
Es una representación del mundo en la casa –Orbis at domus
(Findlen 24)– como intento de capturar y clasificar los elementos de la
naturaleza, para descifrarla, conocerla, conceptualizarla. Con el paso del
tiempo esta práctica investigativa se expande y toma forma en distintos
lugares de Europa que se conocen como gabinetes de curiosidades o
Wunderkammer (cámaras de maravillas), antecesores directos de los
Museos de Historia Natural.
Museos de arte como el Louvre y el Museo Británico tienen su origen
inmediato en las colecciones que la nobleza europea consolidó durante
siglos, tanto por los encargos reales a pintores de la corte como por obse-
quios y botines de guerra. Es el museo como representación de status:
Típicamente, la galería del príncipe funciona como sala de recepción, procu-
rando un escenario suntuoso para ceremonias oficiales que enmarcan la figu-
ra del príncipe. En el siglo dieciocho era una práctica generalizada en toda
Europa que los príncipes instalaran sus colecciones en galerías y corredores
muy decorados, en los que a menudo disponían trabajos individuales en pare-
des y techos con molduras y ornamentaciones especialmente diseñadas para la
obra. El objetivo de semejante exhibición era asombrar visitantes extranjeros
y dignatarios locales con la magnificencia, lujo y grandeza del soberano, y, a
menudo –a través de iconografías especiales- el derecho y la legitimidad de su
poder. (Duncan 22)
A finales del siglo XVIII algunas de estas colecciones pasan al poder
del Estado y aparece el museo como institución pública, cuya concepción
espacial define lo que se conoce como museo clásico. Es decir, como una
sucesión de salas y galerías destinadas a mostrar al público las coleccio-
nes de la realeza europea, alojadas generalmente en un edificio de arqui-
tectura neoclásica. Dentro de este tipo de museos están, entre otros, el
Museo Británico, que abrió sus puertas al público en 1753, y el Louvre, que
las abre en 1798. Les siguen en el curso del siglo XIX la National Gallery
de Londres, el Ermitage de San Petersburgo, la Galería de los Uffizi de
Florencia, los Museos Vaticanos y el Metropolitan de Nueva York.
Los modos de exhibir las obras, así como el recorrido que se propone
al observador, se articulan a partir de la ilusión de profundidad creada en
las pinturas. Por lo tanto, la relación de la obra con el muro va a ser como
la de una ventana en la pared, que se deduce del modelo espacial y episte-
mológico derivado de la perspectiva como expresión de un punto de vista
único que juega un papel fundamental. Por una parte, la perspectiva re-
presenta la mirada a partir de la cual se ordenan los objetos en el espacio,

31
3.
Galería del Louvre.
la distancia entre los objetos y la confluencia de todas las líneas en un
Sammuel Morse, 1832 punto de fuga que se sitúa en el infinito. Representa también la mirada del
Foto: louvre.com
museo, su punto de vista sobre un conjunto de manifestaciones artísticas
4.
Museo del Louvre y culturales; su forma de archivar y guardar objetos históricos, de elaborar
Foto: louvre.com
discursos sobre el arte como forma de conocimiento y establecer distintas
etapas de la civilización occidental.
El edificio en que se aloja este museo clásico es casi siempre un palacio
(Besset 6) donde la mayor parte de sus componentes estructurales –co-
lumnas, ventanas, arcos, pilares, puertas, bóvedas y pasillos- se articulan a
partir de la función ornamental que caracteriza a este tipo de arquitectura
y en la cual las obras tienen un carácter decorativo.
En relación con el espacio urbano, tanto la fachada como el sitio que
ocupa el edificio tienen la función de representar el carácter sagrado, ma-
jestuoso y civilizador que encarna el museo. De cara a la ciudad, el museo
es un monumento que generalmente se encuentra localizado en el cen-
tro histórico de la ciudad, cerca de otros monumentos, plazas y edificios
que igualmente representan los valores cívicos, políticos y religiosos de la
ciudad.

32
33
34
Tiempo moderno

El brillo urbano y el lujo no eran nuevos en la historia, pero si lo era el


acceso secular, público. El esplendor de la moderna ciudad podía ser ex-
perimentado por cualquiera que paseara por sus bulevares y sus parques,
o que visitara sus grandes tiendas, museos, galerías de arte y monumen-
tos nacionales. París, “una ciudad-espejo”, deslumbraba a las multitudes,
pero al mismo tiempo las engañaba. (Buck-Morss 98)

A diferencia del gabinete de curiosidades, el Wunderkammer y el mu-


seo clásico, la concepción del museo moderno implicó un modo distin-
to de contextualizar el pasado, disponer el objeto y relacionarse con el
espectador.
En cuanto al objeto, ya no se trataba de disponerlo de acuerdo a relaciones
ocultas de sentido y significado –como solía suceder desde el Renacimiento
en los gabinetes de curiosidades–, sino de organizarlo a partir de los prin-
cipios racionales y científicos (el mundo como objeto de conocimiento a
través de la razón, la jerarquización de seres y cosas de acuerdo a una no-
ción lineal de la historia) propios de la modernidad. Principios e ideologías
como las de objetividad y progreso sustentaron el espacio de representa-

35
ción
d e l
museo

5.
Betnal Green Museum.
Londres, 1876. moderno,1 en el que las colecciones dejaron de organizarse a partir de taxo-
Grabado Anónimo
Fuente: Phisyk
nomías subjetivas y pasaron a insertarse en el flujo del tiempo histórico.
6. Este espacio de representación dio forma y contenido al papel educa-
Vista de la Gran Galería del
Louvre. tivo y disciplinario que adquirió el museo una vez dejó de pertenecer a la
Hubert Robert, Oleo sobre
tela, 1796.
realeza y comenzó a hacer parte del Estado instaurado por la burguesía.
Museo del Louvre El museo dejó de recrear un mundo en miniatura alrededor de la figura
del príncipe como una forma simbólica de poseer el mundo real; por ello,
el museo perdió funciones como la de demostrar el poder real, legitimar
ante la corte la figura del príncipe y operar como espacio privado al que,
en casos extremos, sólo el príncipe podía acceder.
El museo como institución moderna tuvo en cambio un carácter demo-
crático y se abrió a todos los ciudadanos. Estos dejaron de pensarse como
espectadores que contemplaban pasivamente los tesoros de la monarquía
y se entendieron como una población que debía ser educada y transfor-
mada a través del libre acceso al patrimonio que conserva la institución
museal. La democratización del museo implicó entonces una misión for-
mativa en conocimientos, maneras de comportamiento y en la voluntad
de aprendizaje de quien hace el recorrido evolucionista implícito en el
guión museográfico.
Desde mediados del siglo XIX –y de un modo gradual– el museo de arte
como dispositivo de exhibición va a desplegar y a obligar una lectura de
sus colecciones ya sea alrededor de géneros como el retrato, el paisaje, las
escenas de caza, los maestros de la pintura, o, como sucede con el modelo

��������������������������������������������������������������������������������������
1
El historiador Tony Bennet define el museo moderno como aquel en el que las clasifica-
ciones y las taxonomías se insertan en el flujo del tiempo y pasan a diferenciarse entre sí
a partir de su posición en las línes de evolución. (Bennet, The Birth 96)

36
introducido por el Museo del Louvre, por las escuelas de aquellas nacio-
nes que crearon los cánones del arte en Occidente: la escuela italiana, la
francesa, la española, la holandesa, la inglesa y la alemana. Se organizan
unas secciones complementarias para alojar aquellas manifestaciones que
el modelo histórico del momento considera fundacionales para el arte oc-
cidental: las antigüedades clásicas, la egiptología, el arte del medioevo y
las artes aplicadas.
Como un nuevo tipo de espacio público ceremonial, el Museo del Louvre no
sólo redefine la identidad política de sus visitantes, sino que asigna nuevos sig-
nificados a los objetos que exhibe y califica. Presentados ahora como propiedad
pública, ellos se convierten en el medio a través del cual se establece una nueva
relación simbólica entre el individuo como ciudadano, y el Estado como bene-
factor. Sin embargo, para cumplir con este fin, los objetos deben presentarse de
un modo distinto. En un tiempo relativamente corto, los directores del Louvre
articulan un conjunto de prácticas (que tienen en Alemania e Italia sus pre-
cedentes) que vienen a caracterizar a los museos de arte en todas partes. Los
museos organizan sus colecciones en escuelas históricas del arte y las disponen
para hacer visible los desarrollos y logros de cada escuela. (Duncan 24)
Al visitar tanto un museo de arte como de geología o antropología, el
espectador inicia su recorrido en un espacio expositivo que simula el paso
gradual del tiempo, cuyo punto de partida se sitúa generalmente en un
remoto pasado, para continuar cronológicamente por distintos periodos
hasta llegar al presente, que representa en la mayoría de los casos el esta-
dio más avanzado -del objeto, historia o tema expuesto- en el largo camino
de la evolución.
En este contexto, se producen varios tipos de museo que, a su vez, dan
lugar a diversas disciplinas del conocimiento como la arqueología, la antro-
pología, la geología, la biología, la historia y la historia del arte. Cada una
de estas instituciones define su espacio incluyendo un elemento inédito: el
tiempo. Ya no se trata únicamente de un sistema clasificatorio y expositivo
de carácter enciclopédico, como sucedía con el museo clásico, en el que
los criterios de ordenamiento responden más a similitudes de orden for-
mal y no al lugar que ocupa cada objeto en la cadena evolutiva.
El lugar del museo como institución moderna puede entonces defi-
nirse como el de la relación con la memoria, la conservación y clasifica-
ción del patrimonio artístico y cultural, la investigación y la elaboración
de una historia objetiva de la civilización y, en definitiva, la educación de
los ciudadanos a través del señalamiento de hechos y objetos de carácter

37
7.
Pasaje Choiseul.
Paris
Foto: Dialéctica de la
mirada

histórico como las más elevadas manifestaciones de la razón y del espíritu


del hombre.
Sin embargo, la exposición como vehículo para promover una ideología,
así como sus formas de disposición objetual no son patrimonio exclusivo
del museo. De forma paralela a esta expansión del espacio expositivo se
van desplegando en la ciudad distintas modalidades de exposición que de-
fino como fuera del lugar del museo: a comienzos del siglo XIX aparecen
en París los primeros pasajes comerciales que, según Walter Benjamin,
constituyen las primeras espacializaciones del Capital,2 que continúan
con las Exposiciones Universales y los proyectos de renovación urbana de
París a cargo del Barón Haussmann durante el Segundo Imperio.
Walter Benjamin entiende los pasajes, las Exposiciones Universales
y las reformas urbanísticas de París como fantasmagorías del progreso.
En estos tres niveles de la fantasmagoría3, la mercancía-en-exhibición
realiza una operación fundamental al escenificar ese mundo de ensueño

“El capitalismo fue un fenómeno natural que cubrió a Europa como un nuevo sueño que
2

trajo consigo la reactivación de los poderes míticos” (Benjamin 391)


�����������������������������������������������������������������������������������������
3
“Walter Benjamin describió como ‘fantasmagoría al espectáculo de París -la linterna mági-
ca de la ilusión óptica con su alteración de tamaños y formas.” (Buck-Morss 98)

38
y utopía fomentado por una concepción de la historia orientada por la
religión del progreso4; el capitalismo como sistema económico basado en
la producción e intercambio de mercancías despliega un espacio de repre-
sentación que oculta las marcadas diferencias sociales y activa los poderes
míticos de la industria y la tecnología al representar en todos los escena-
rios posibles la promesa de un mundo futuro de paz, armonía de clases
y abundancia5.
El pasaje comercial, como dispositivo espacial de una economía en ex-
pansión, implica, tanto en su forma arquitectónica como en los materiales
utilizados y los modos de exhibir en las vitrinas, un cambio sustancial en
la forma de disponer e intercambiar la mercancía: no es ya un mercado en
la plaza de la ciudad construido con los materiales tradicionales -piedra y
madera- donde la gente tiene una relación práctica y directa con la mer-
cancía, sino un inmueble con “senderos tapizados en mármol y techados
de vidrio, que atraviesan manzanas enteras de edificios cuyos propietarios
se han unido para llevar adelante tal empresa. Alineadas a ambos lados
del sendero, que recibe luz desde arriba, se encuentran las tiendas más
elegantes, de modo tal que un pasaje es una ciudad, mundo en miniatura.”
(Benjamin 15)
Algunas de estas vitrinas de comienzos de siglo XX quedaron documen-
tadas en el archivo fotográfico de Eugène Atget (Libourne, 1856-París,
1927), quien se encarga de registrar distintas escenas de la vida urbana
de París. Más que un fotógrafo, Atget es un coleccionista que va clasifi-
cando por series distintos aspectos de la ciudad: vitrinas, vida cotidiana,
arquitectura, parques, cafés y mercados. Lo que más llama la atención de
este coleccionista fuera de lugar es su intención de registrar no el París
moderno y espectacular, sino aquel París que va desapareciendo y es ne-
cesario conservar en la memoria.
Es por ello que gran parte de sus imágenes dan cuenta de modos de ex-
poner la mercancía que poco a poco van quedando relegados por el uso de
la vitrina y la teatralización de su puesta en escena. En la imagen superior

4
“El progreso llegó a ser una religión en el siglo XIX; las exposiciones internacionales, sus
altares sagrados; las mercancías, sus objetos de culto; y el ‘nuevo’ París de Haussmann,
su Vaticano.” (Buck-Morss 107)
5
“Al igual que la fantasmagoría de la mercancía también una fantasmagoría de la política
tuvo su fuente en las exposiciones internacionales, donde industria y tecnología eran
presentados como poderes míticos capaces de producir por sí mismos un mundo futuro
de paz, armonía de clases y abundancia.” (Buck-Morss 103)

39
8. se puede apreciar el interés por el concepto de serialidad y repetición
Avenida de los gobelinos.
Paris, 1926. implícito en los modos de disponer, en este caso, camisas y pantalones. El
Foto Atget
Colección George Eastman nombre de “Sin título” para esta y otras tantas de sus fotos nos habla del
9. carácter abstracto de su forma de clasificación, que difiere de una actitud
Sin título.
Paris, 1912
descriptiva del objeto documentado. Lo que sí llevaba un nombre era el
Foto Atget principio o tema que organizaba su archivo: París pintoresco 1898-1900,
Colección George Eastman
El viejo París 1898, El arte en el viejo París 1900, La topografía del
viejo París 1901, París pintoresco 1910.
En las Exposiciones Universales todo estaba dispuesto de forma tal que
las masas –acudían por millones- salían con la absoluta convicción de que
el avance técnico y cultural era cada vez mayor. Las exposiciones estaban
divididas por países y, en el caso de los imperios francés y británico, cada
uno desplegaba todo tipo tanto de mercancías, adelantos técnicos, inven-
tos y manifestaciones de sus culturas, como de los exóticos productos de
sus innumerables colonias en ultramar.
Estas grandes muestras generaban un espacio de representación para
el conocimiento y el poder del Estado, sustentado por las corrientes cien-
tíficas y evolucionistas de la época. Se hacían exposiciones en las que, por

40
10.
Avenida de la ópera.
Paris, 1912.
Foto: FF. Paris

ejemplo, a la raza latina, teutónica, anglosajona y asiática se les exhibía


de forma tal que su superioridad racial era a todas luces incuestionable,
mientras que las razas negra e indígena americana se les presentaban
como exóticos objetos de los territorios conquistados, sin un lugar propio
en la Historia de la Civilización y, por supuesto, de naturaleza claramente
inferior. (Bennet, The Birth 83)
En el caso de París, el surgimiento de los pasajes, grandes almacenes,
Exposiciones Universales se daba en medio de una ciudad que estaba
siendo transformada por el Barón de Haussmann, cuyos proyectos de re-
novación tenían el propósito público de darle a la ciudad un aspecto de-
cididamente moderno, así como el objetivo oculto de hacerla fácilmente
controlable gracias a las amplias y rectas avenidas para hacer descargas de
caballería en la represión de las manifestaciones obreras.
Mientras esta renovación urbana cambia completamente el aspecto de
la capital francesa, sus diferencias sociales se mantienen intactas. Sucedía
lo mismo con las demostraciones de progreso que se escenificaban en las
Exposiciones Universales y, claro está, con las ilusiones de una vida mejor
que los ciudadanos veían reflejadas en las mercancías cuidadosa y bella-
mente exhibidas en esos espacios de ensueño que son los pasajes.

41
42
La exposición del centenario

La Exposición del Centenario, último producto de la fascinación por las


exposiciones universales, se impone también como la primera empresa
oficial de difusión masiva de una identidad visual de la nación. Restringida
a los pilares del orden social (la Iglesia, los próceres), a las diversiones
populares organizadas por las autoridades y a las aficiones civilizadoras
de las elites (el hispanismo académico, el modernismo industrial), la re-
presentación de la nación finalmente dibujada en 1910 ofrece ante todo
un reflejo fiel de la jerarquía social colombiana. En eso, más que en la
representación de una nación hipotética, el Centenario proporciona el
retrato de una sociedad cuya estructura jerárquica es, ella sí, bien real.
(Martinez F. 323)

Para celebrar el centenario de la independencia de España, se inaugura en


Bogotá en el año de 1910 la primera Exposición Nacional del Centenario
que, como lo afirma el historiador Fabio Zambrano, constituye una “con-
tundente declaración de modernismo”. Se propuso inicialmente la cons-
trucción de cuatro pabellones de exhibición con materiales decididamente
modernos como el hierro y el vidrio, los cuales servirían para presentar
a la ciudad los últimos adelantos en materia de industrialización. Las li-
mitaciones económicas hicieron que el hierro no se utilizara, por lo que

43
11.
Pabellón de Bellas Artes.
finalmente construyeron –después de sortear grandes dificultades finan-
Exposición del Centenario, cieras– en madera y cemento. De esta forma Bogotá interpretaba, guar-
1910
Foto: Bogotá CD dadas las proporciones, las Exposiciones Universales realizadas en París
12. y Londres, por las que circulaban grandes cantidades de público, que sin
Pabellón de las máquinas.
Exposición del Centenario, duda salía asombrado por estas representaciones del progreso.
1910
Foto: Bogotá CD Si los festejos en el espacio público de la ciudad celebraban el pasado, la
Exposición Agrícola e Industrial del Parque de la Independencia celebraba el
futuro. Al igual que las exposiciones universales a las que intentaba emular, la
Exposición Nacional de 1910 fue un espacio de utopía, un espectáculo con fines
instructivos en el que se reunió todo aquello que se consideró que represen-
taba el desarrollo de la industria y del sector agropecuario del momento. Las
expectativas cifradas en torno a este evento estaban orientadas hacia el futuro
más que al presente y en esos términos fue vista por los contemporáneos: “Ella
[la exposición] –se lee en el catálogo de los festejos- es el símbolo de nuestro
futuro progreso, porque aquí se ha librado el Boyacá de nuestra emancipación
económica.” (La ciudad de la luz 12)
El Parque de la Independencia, situado en el área de San Diego, es un
espacio de representación de imágenes y símbolos del progreso: allí está
la fábrica de cerveza Bavaria equipada con la más avanzada tecnología, el
Panóptico Nacional dotado con los últimos adelantos en materia de seguri-
dad, planificados e higiénicos barrios obreros como el de La Perseverancia,
parques con atracciones mecánicas y el famoso Salón Olympia, en el cual
se proyectaban las últimas producciones de ese nuevo arte para todos los
públicos: el cine.
El artista Andrés de Santamaría –quien ocupaba la dirección de la
Escuela de Bellas Artes– hizo parte de la Comisión de la Exposición del
Centenario y tuvo a su cargo la organización de la muestra del Pabellón
de Bellas Artes. En ella participaron aquellas obras sintonizadas con los

44
13.
Pabellón de Bellas Artes.
Exposición del Centenario,
1910
Foto: Bogotá CD

14.
La Tribuna del Uffizi
Johann Zoffany, 1772
Colección real, Windsor.
Inglaterra

movimientos artísticos que se venían presentando en Europa desde fina-


les del siglo XIX. Cada artista participaba con más de veinte obras entre
pinturas y esculturas.
El Pabellón de Bellas Artes –descrito como el más artístico, en armonía con su
objeto, estilo de lujoso renacimiento francés– fue construido por los arquitectos
Arturo Jaramillo y Carlos Camargo y tuvo un costo total de quince mil pesos
[...] Las pinturas, dibujos y grabados fueron distribuidos sobre las paredes y
columnas interiores en hileras hasta de a tres cuadros, según el gusto de la épo-
ca, mientras que las esculturas, algunas sobre mesas, y otras sobre pedestales,
ocupaban el espacio central. [...] La apertura de la exposición se llevó a cabo el
28 de julio con actos de gran solemnidad:
Ante el edificio que fue invadido por la concurrencia ansiosa de contemplar las
obras de arte exhibidas, formaron dos batallones del ejército, con sus oficiales y
sus banderas, una fila decorativa que ayudó al lucimiento del acto inaugural. El
sacerdote, doctor J. M. Marroquín, pronunció el discurso de estilo con lujo de
elocuencia, y trató sobre el valiosísimo papel que en un pueblo con aspiraciones
a un alto grado de civilización, tienen el cultivo de las bellas artes y la costum-
bre de las exposiciones.1
La forma de disponer las obras en este pabellón todavía guarda alguna
relación con el ordenamiento que se da a las colecciones en palacios y ca-
sas burguesas del siglo XVIII (ver imagen superior): dispuestos en hilera,
con esculturas en el centro, sobre mesas y pedestales.
La exposición constituye un esfuerzo por ofrecer un panorama de las
artes plásticas en el país. Asimismo, este evento produce un espacio cere-
monial que, a través de festejos y rituales, escenifica el progreso del país,
afianza el ideal de nación e impulsa una voluntad civilizatoria desde el

1
Nota en el texto de Eduardo Serrano: Exposición Nacional de Bellas Artes. Catálogo
Cien años de Arte Colombiano. Bogotá: MAM, 1986.

45
Pabellón de Bellas Artes

15.
Parque de la independencia
Se aprecia en el centro el
Pabellón de Bellas Artes.
Rodeado de los Pabellones
de Egipto (a la izquierda)
y de las Máquinas (a la Quiosco de la luz
derecha).
Fuente: Museo de Bogotá.

Estado y la élite local: hubo procesiones y desfiles, actos oficiales en recin-


tos cerrados, apertura de un Museo de Ciencias en el Instituto de la Salle,
inauguración de veinte bustos y estatuas de próceres de la independencia
en distintos parques y plazas de la ciudad.
Con el paso del tiempo los pabellones fueron desmantelados y algu-
nos de los monumentos reubicados en otros lugares de Bogotá, como fue
el caso de la estatua de Bolívar, que fue desplazada al Monumento a los
Héroes, en la Avenida Caracas con calle 80. En el parque donde se celebró
en su momento el futuro de la ciudad se consolidaron otras obras e institu-
ciones que en su momento dieron cuenta de la modernización urbanística
y cultural de la ciudad, como fueron la Biblioteca Nacional, la Plaza de la
Macarena, la Avenida 26, el Planetario, las Torres del Parque y el Museo de
Arte Moderno de Bogotá.

46
Día nublado en Bogotá. Entrada del Pasaje Hernandez
por la calle 12. Otra visita a las puestas en escena de

Pasaje Hernandez mercancía de sus almacenes de ropa, para observar cómo


van cambiando, redistribuyendo sus elementos y creando
exhibiciones distintas.

Av. Jimenez

Cra. 7

47
En la vitrina del Almacen ideal todo está organizado
con sumo cuidado, siguiendo pautas de clasificación
y disposición que ofrecen a los objetos la posibilidad
de representar un papel distinto, haciéndolos perder su
carácter utilitario y transformando el espacio en algo más
que una simple muestra de mercancías.

La retícula de camisas se convierte en una suerte de


tabla cromática que informa sobre tonalidades y posibles
combinaciones. El paraguas que cuelga en el centro de la
vitrina tra a la mente una pintura de Santiago Cárdenas. El
panel vertical, que sostiene otras camisas y la ropa interior,
hace referencia a la abstracción de franjas amarillas y
verdes de Daniel Buren; el nombre del almacén al carácter
metafísico que la pintura y el arte representaron hasta
finales del siglo pasado.

Av. Jimenez

Cra. 7

48
En la exhibición del Almacén Ruiz la teatralidad de la
puesta en escena es más explícita. El maniquí parece
contemplar la gran diversidad de chaquetas y camisas
que lo rodean. Es como si de repente él hubiese entrado
a un lugar donde estos objetos inanimados cobran vida
propia. Se trata de una escena de la vida moderna en
la que los personajes parecen conversar sobre algún
acontecimiento que les llama la atención, tal y como
sucede en esas reuniones inesperadas que tienen lugar
en las calles, donde la gente se detiene a comentar los
últimos desarrollos de un hecho del mundo de la política
o la cultura.

Av. Jimenez

Cra. 7

49
En la exhibición del Almacén Príncipe la ropa interior
femenina dialoga más con los posibles espectadores
que con una maniquí que la contempla atentamente.
En el centro se ve un paraguas un tanto extrañado de
encontrarse en una situación en la que su presencia no
es del todo clara. ¿Qué hace este personaje rodeado de
prendas íntimas femeninas? Además ¿porqué la ropa
interior es casi siempre blanca y los paraguas casi siempre
negros? ¿Quién les asigna el color a los objetos?

Esas son preguntas que sólo puede responder el


organizador de esta exhibición, cuya temática surrealista
resulta un tanto cuestionada por la presencia de un
paraguas que no guarda pertinencia con la puesta en
escena. Es como el encuentro fortuito de un paraguas y
una máquina de coser sobre una mesa de operaciones
haciendo el amor.

Av. Jimenez

Cra. 7

50
Mercancías en general

Toda la vida de las sociedades en las que dominan las condiciones mo-
dernas de producción se presenta como una inmensa acumulación de
espectáculos. Todo lo que era vivido directamente se aparta en una re-
presentación. (Debord, La sociedad)

Cada una de las exhibiciones de mercancía del Pasaje Hernández tiene


un curador, es decir, una persona encargada de organizar el espacio, darle
un orden y un papel a los objetos, disponer todos sus elementos y cons-
truir una situación que destaque las últimas colecciones de ropa que han
llegado al almacén. La función de este curador parece quedar enmarcada
en el hombre de colocación que describe Jean Baudrillard en su libro El
sistema de los objetos:
No es ni propietario ni simplemente usuario, sino que es un informador activo
del ambiente. Dispone del espacio como una estructura de distribución; a tra-
vés del control de este espacio, dispone de todas las posibilidades de relaciones
recíprocas y, por lo tanto, de la totalidad de los papeles que pueden desempe-
ñar los objetos. (Baudrillard 34)
Una de las características que define al curador de estas exhibiciones
es que produce un espacio en el que tienen cabida cada uno de los ti-
pos de mercancía que el almacén tiene en bodega. No da prelación a una

51
mercancía específica, como sucede en otro tipo de exhibiciones, donde
sólo se muestran dos o tres elementos recién llegados con el objeto de re-
saltar su novedad y el carácter exclusivo del almacén. En este contexto, el
modo de exhibir que encontramos en el Pasaje Hernández no se enmarca,
como sucede con una serie de casos que trataré más adelante, dentro de
ese tipo de muestras que siguen las pautas minimalistas que caracterizan
la forma de disponer la mercancía en otros almacenes de Bogotá. Las ex-
hibiciones del Pasaje Hernández hacen parte de modos de exhibir propios
de esta zona del centro de Bogotá, cuyo abarrotamiento de mercancía re-
cuerda al de los gabinetes de curiosidades europeos, a las cacharrerías y
los almacenes que venden “todo a mil”. Inaugurados en 1918, los almace-
nes del Pasaje han sido impermeables a las prácticas de exhibición que se
imponen desde la década de los sesentas.
En el 2002 el pasaje fue remodelado por el Ministerio de Cultura.
Actualmente tiene en sus locales del primer piso cuatro almacenes de
ropa, una frutería, un almacén de fotocopias y una tipografía. En el segun-
do piso funcionan varios talleres de sastrería y un almacén de vestidos de
novia. Aunque es evidente que ya no es el sitio de almacenes exclusivos
de otras épocas, el Pasaje no ha perdido su perfil como lugar destinado al
comercio y confección de ropa para damas y caballeros.
En términos de espacio físico, el Pasaje Hernández presenta dos cons-
trucciones claramente diferenciadas: la primera consiste en un pasaje de
dos plantas, cada una con 17 locales y cubierto con marquesina de hierro
y vidrio que va de la calle 12 y termina treinta metros antes de llegar a
la calle 13. La segunda es una estructura de tres plantas, con 5 locales
comerciales en el primer piso y diez oficinas en el segundo y tercer piso.
Tiene su entrada por la Calle de Florían y no dispone de marquesina.
El Pasaje Hernández fue inaugurado en marzo de 1918. El diseño ar-
quitectónico estuvo a cargo de Gastón Lelarge. Así como el edificio de un
museo adquiere importancia como hito arquitectónico y monumento civi-
lizatorio, el edificio del Pasaje Hernández constituyó para los bogotanos
una muestra clara de que por fin el progreso comenzaba a materializarse
en su ciudad.
Mientras en Europa el pasaje comercial como propuesta arquitectónica
ya entraba en decadencia1 gracias a la construcción de amplias avenidas y

1
Los primeros pasajes parisinos datan de 1822. Para la época en que se inaugura el Pasaje
Hernández en Bogotá, pensadores como Walter Benjamin comenzarían a mirar los pasajes

52
15.
Pasaje Hernandez
Imágenes de la
inauguración.
Marzo 9 de 1918
Fuente: El gráfico

bulevares, en la Bogotá de 1918 constituyó todo un avance, pues permitió


a la alta burguesía sentirse como en París y olvidar por unos momentos las
estrechas y malolientes calles de una urbe que parecía no progresar.
Una semana después de su inauguración, la revista Cromos recogió este
evento en un artículo con el sugestivo título de “Ciudad futura”, en el que
es posible apreciar qué lugar ocupa en el espacio de representación local:
el Pasaje Hernández representa un avance urbanístico en una Bogotá que
quiere dejar atrás su pasado colonial y que se encuentra asediada por los
problemas de salubridad, pobreza y estancamiento:
Todas estas iniciativas generosas, que tienden a ensanchar y embellecer la ciu-
dad capital, nuestra ciudad, y a aumentar las comodidades de la vida, no pue-
den, no deben -eso no- pasar inadvertidas para el patriota que ame, con amor
de hijo, la tierra en que nació y en cuyo regazo maternal habrá de dormir un día
por siempre jamás…
El Congreso de Mejoras Nacionales, que fue una bocanada de verdadero patrio-
tismo, trató ampliamente lo relativo al movimiento del city planning. Y ningu-
na ciudad de la República que tenga mayores necesidades, en el sentido de co-
rregir, hasta donde sea posible, su anticuado planeamiento, como esta colonial
y vetusta Santa Fe de Teusaquillo, ciudad melancólica y sucia, enclavada sobre
estas frígidas cumbres, sin previsión ninguna, por un abogado conquistador,

como fósiles de una modernidad embrionaria.

53
hace la bobería de cuatro siglos y edificada por frailes nostálgicos, oidores vina-
grientos y sórdidos encomenderos.
Si los gobiernos nacional y departamental y el municipio secundan, por los me-
dios que estén a su alcance, esfuerzos tan significativos como los que suma el
edificio Hernández, no estará lejano el día en que se vean convertidos estos
aledaños grises y desconsolados en una ciudad blanca y alegre como una ciudad
americana. El edificio Hernández, con unos pocos más que se yerguen por esas
avenidas, inicia, pues, una saludable revolución en la capital, que llegará en no
lejano día, a realizar el ideal de la estética, de confort, de higiene y del goce
del vivir, que es hoy el ensueño y la preocupación de las ciudades que van a la
vanguardia del progreso. (Ciudad futura)
De este modo es posible apreciar el modo en que la construcción del
Pasaje Hernández incide en el espacio de representación de la ciudad.
Además de símbolo de modernidad, lo fue de status y elegancia por la
exclusiva ropa importada que se exhibía en sus elegantes vitrinas, lo que
lo convirtió rápidamente en lugar de encuentro y paseo de la alta burgue-
sía capitalina, acostumbrada a –y seguramente cansada de- encontrarse y
exhibirse ante el pueblo y los de su clase en el tradicional Altozano de la
Plaza de Bolívar.
Como se anunció en “Ciudad futura”, el city planning se considera
como la alternativa para iniciar la revolución que modernice la ciudad y la
convierta en “una ciudad blanca y alegre como una ciudad americana”. No
hay duda: la Bogotá del futuro debía ser concebida desde una racionalidad
que planifica a partir de principios de estética y confort, como es propio de
las ciudades que van “a la vanguardia del progreso.”

54
¿Cómo se imaginarían los bogotanos de 1918 esa Ciudad
Futura? Obviamente ni melancólica, ni sucia, ni gris, ni
desconsolada. Si en el Pasaje Hernandez se construyó un
panorama ¿fue éste el de una Bogotá?

55
Segunda Parte

57
58
GABRIEL SERRANO CAMARGO
MARTA TRABA

REVISTA PROA

MUSEO DE ARTE MODERNO UNIVERSIDAD NACIONAL


DE BOGOTÁ

GLORIA ZEA
PLANETARIO DE BOGOTÁ

EDIFICIO BAVARIA

MAMBO

MUSEO DE ARTE MODERNO


DE NUEVA YORK

PABELLÓN DE BARCELONA
MIES VAN DER ROHE

59
60
Del MoMA al MAM. 1939-1955

Nadie pone en duda la necesidad de que exista un Museo de Arte Moderno


en Bogotá. Cuando una ciudad pasa del millón de habitantes esta ins-
titución se vuelve tan obligatoria como el Teatro Colón o la Biblioteca
Nacional. (Traba, “Sí habrá museo”)

En las primeras décadas del siglo XX las ferias universales todavía tie-
nen en Europa el poder y la magia para convocar grandes cantidades de
público, así como para promover la idea de progreso ya no de los imperios,
sino de las naciones –la Feria no es Universal sino Internacional–. La re-
lación que se establece con el arte es a través de muestras nacionales y las
formas de disponer las obras en el espacio continúan sin mayores cambios
en relación con las del siglo XIX: se cuelgan, en una o varias hileras a lo lar-
go y alto del muro, trabajos de los artistas que cada país considera realizan
los mayores aportes en términos de autenticidad e innovación.
Para la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, el gobierno
alemán encarga a Mies Van der Rohe el diseño de su pabellón. El arquitecto
lo propone como el entorno ideal no sólo para la exhibición de obras mo-
dernas –que él entiende como las de la abstracción geométrica–, sino para
las de todos los tiempos y estilos. En este pabellón, el arquitecto y director
de la Bauhaus se inspira tanto en los planteamientos de la abstracción que

61
16.
Plano del Pabellón de
Alemania.
Exposición internacional de
Barcelona.
Arquitecto: Mies Van der
Rohe, 1929.
Foto: archivo particular

pregona la escuela que dirige, como en los que los artistas Piet Mondrian
y Theo Van Doesbourg imparten desde los manifiestos y exposiciones de
De Stijl; todo lo cual se traduce en la producción de un espacio de gran
síntesis formal donde desaparecen todo tipo de ornamentos y detalles ac-
cesorios, para crear un lugar cuya neutralidad permite un recorrido libre
donde las obras seguramente adquirirían un papel protagónico.
En ese mismo año se funda en Nueva York el Museo de Arte Moderno
(MoMA) e inicia actividades en un townhouse de la calle 53, con el pro-
pósito de promover exclusivamente el carácter experimental del arte mo-
derno. Para conmemorar los primeros diez años de actividades, el mu-
seo inaugura su nueva sede, que cambia radicalmente la concepción de
museo que se conoce hasta el momento. Primero porque se aparta de la
relación que se tiene hasta el momento entre el arte y el museo-palacio
o monumento. Segundo, tanto el edificio como su relación con el arte es
una exhibición de los principios plásticos de la abstracción, que dentro de
la idea de avances estilísticos y conceptuales que impregna el arte de las
vanguardias representa como pocas la idea del progreso del arte, tanto por
llevarlo a un estado de autonomía, como por su decidido interés a incidir
en la construcción de un mundo nuevo.
El nuevo edificio del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA),
cuyo diseño estuvo a cargo de los arquitectos Philip L. Goodwin y Edward
Durell Stone, retoma los aportes de los artistas y arquitectos de Stijl y
la Bauhaus representados en el Pabellón de Barcelona de Mies Van Der
Rohe. Con lo anterior, se produce para el museo un espacio que surge de
planteamientos plásticos del tipo de arte que contiene en su interior.
Aunque para este tipo de museo los criterios para ordenar las colec-
ciones y estrategias museológicas se relacionan con los avances del arte

62
moderno, el guión museológico conserva una noción evolutiva de la histo-
ria1 y propone un recorrido a través de la producción de los movimientos
de vanguardia como avanzando por un camino cuyas rupturas evidencian
el progreso de dichos movimientos.
En el espacio liminal del museo [de arte moderno], el visitante es invitado a
recrear los sucesivos momentos de heroica renunciación de los artistas moder-
nos. Tal y como sucede con las imágenes de los santos cuando despiertan en el
iniciado la búsqueda de trascendencia espiritual, en el museo, la disposición de
las obras enmarca y organiza la atención del observador, activando su interio-
ridad espiritual o sus actos imaginativos. El espacio museal de un blanco inma-
culado y desprendido de todo ornamento distractor, lo que propicia la intensa
concentración por parte del observador. (O’Doherty 37)
En sus primeras décadas de funcionamiento el Museo de Arte Moderno
representa un espacio utópico y experimental. Un laboratorio de pensa-
miento y reflexión. Sin embargo, paulatinamente, el arte moderno se va
estableciendo y con ello su propuesta museal y arquitectónica. Tanto los
museos de arte moderno que se fundan en distintas ciudades del mundo,
como las galerías comerciales dedicadas a la difusión y venta de este tipo
de arte adoptan la tipología arquitectónica del museo neoyorquino para
sus salas de exhibición.
Con el paso del tiempo, esta propuesta espacial se convierte en el esce-
nario de rigor para disponer la producción artística e introduce una manera
distinta de experimentarla al producir un espacio idealizado que redefine
la relación entre obra y espectador; la ausencia de ventanas, los grandes
y blancos muros sin ornamentación alguna y los pulcros pisos de madera
hacen que toda referencia al mundo exterior desaparezca para crear un
espacio ceremonial conocido como el cubo blanco, término acuñado en
el ensayo Inside the White Cube (Dentro del cubo blanco) del artista y
teórico Brian O’Doherty, en el cual analiza cómo las paredes neutras -y,
en definitiva, la arquitectura del museo- se transforman en el marco de
la obra y se vuelven superficies activas que inciden tanto en la propuesta
del artista como en su relación con el espectador, cargando al espacio del
museo estética y conceptualmente.
El dispositivo del cubo blanco permite una observación silenciosa y una
relación casi mística con la obra, como si se estuviese en una dimensión en

1
Esta forma de disponer la colección todavía se utiliza en el MoMA y en muchos museos de
arte moderno en el momento de exhibir la colección permanente. Se utilizan también los
medios como categorías, es decir, hay salas de fotografía, video, pintura y escultura.

63
16, 17, 18.
Museo de Arte Moderno de
la que toda referencia al paso del tiempo queda prácticamente eliminada.
Nueva York. Se crea la sensación de estar en un lugar atemporal, eterno. Es el museo
Izquierda: Sede en el Town
House en el número 11 como templo. El lugar de las obras maestras, que trascienden el tiempo y
West de la calle 53 en
1932. Centro: fachada la historia. Es el espacio ideal que refleja como ninguno el carácter autó-
construida en 1939 de la
que hace parte el predio de nomo del arte moderno. Este dispositivo espacial se institucionaliza en la
la sede anterior.
Derecha: patio de
década de los cincuentas y sesentas, transformando los circuitos de exhi-
esculturas en la ampliación
del ala occidental a cargo
bición del arte moderno en Europa y Estados Unidos.
de Cesar Pelli.
Fotos: moma.org

64
El museo crítico

El museo como espacio de representación de los ideales de una moderni-


dad artística se concreta en el contexto colombiano con la fundación del
Museo de Arte Moderno de Bogotá2. Su principal promotor fue un grupo de
personalidades del mundo del arte, la arquitectura, la política y la cultura
de la ciudad, que lo creó con el propósito de impulsar el arte moderno, su
coleccionismo y pensar el museo como espacio expositivo, pedagógico y de
difusión. De este grupo hacían parte, entre otros, el Ministro de Educación
Aurelio Caicedo Ayerbe; los arquitectos Gabriel Serrano Camargo, Carlos
Martínez, Camilo Cuellar, Gabriel Largacha y Fernando Martínez Sanabria;
los críticos Marta Traba y Casimiro Eiger, y los artistas Alejandro Obregón,
Marco Ospina, Enrique Grau y Luís Alberto Acuña.
Mientras conseguía su primera sede, el Museo funcionó en las oficinas
de su primer director (calle 13 No. 9-33), el arquitecto Gabriel Serrano
Camargo, (Zea, El museo) quien preside la reconocida firma Cuellar
Serrano Gómez y es además cercano a la revista Proa. Por ello no es

2
Como espacio de representación del ideario moderno el museo es antecedido por la re-
vista Proa, que lleva a la fundación del museo como institución en 1955. Es abierto al
público por Marta Traba en 1963. Desde 1970 la dirección ha estado a cargo de Gloria
Zea.

65
19, 20.
Marta Traba
aventurado decir que durante este tiempo, el Museo funcionó como fo-
Izquierda: rum gracias a la actitud de vanguardia del grupo de personas que lo fundó
En la Televisora Nacional,
1956 –especialmente los arquitectos de Proa– y a su profunda convicción de
Derecha:
En una conferencia en el que había que darle lugar a la modernidad en el contexto local.
SENA, 1958
Foto: Archivo Particular Su primer director es el encargado de plantear un proyecto arquitectó-
nico –no realizado– para la sede del naciente Museo de Arte Moderno de
Bogotá3. Proyecto que, a diferencia de la sede que ocupa actualmente, tra-
duce claramente los principios espaciales del cubo blanco: aísla las obras
del ruido externo y propicia una contemplación silenciosa de la obra.
El 31 de octubre de 1963 el Museo de Arte Moderno de Bogotá inauguró
su primera sede (Carrera 7ª No. 23-61) y fue nombrada como directora la
crítica argentina Marta Traba, quien residía en el país desde 1954 e hizo
parte del grupo fundador del Museo:
La exaltada voluntad de servicio de Marta Traba en Colombia, condujo, en gran
medida, a la creación de una infraestructura para la difusión del arte en el país.
Un ejemplo es el Museo de Arte Moderno de Bogotá, una iniciativa suya que
emprendió recién llegada a Colombia en 1954. La educación “masiva” que im-
partió Marta Traba a través de la prensa y la televisión es parte integral de la
infraestructura “conceptual” que ella contribuyó a formar. A través de la tele-
visión, introdujo nociones básicas entre el gran público, siguiendo su creencia
de que la crítica de arte en Colombia debería cumplir una función didáctica que
le permitiera al espectador definir sus propios elementos de juicio […]. Marta
Traba repartió su labor educativa en varios frentes: la cátedra universitaria
3
Este proyecto es reseñado en la revista Proa # 14, en noviembre de 1957. El lugar es-
cogido para construir el edificio era el lote en que posteriormente se levantó la torre de
Seguros Tequendama, en la Carrera Séptima con Calle 26, justo en frente de la Iglesia
de San Diego, y en el corazón de esa zona en donde se concretaron muchos de los sue-
ños de la modernidad local, como lo fueron el Parque de la Independencia, el Centro
Internacional, la Avenida 26.

66
20, 21.
Museo de Arte Moderno de
Bogotá.
Sede Universidad Nacional,
1965
Foto: Archivo Particular

22.
Proyecto para la sede del
Museo de Arte Moderno de
Bogotá.
(Universidad de los Andes, Universidad de América, Universidad Nacional); di- Gabriel Serrano Camargo.
Fuente: Revista Proa 117,
versos programas de televisión (“Historia del arte universal”, “Una visita a los 1957.
museos”, “El ABC del arte”, “El arte moderno visto desde Bogotá”); la prensa
escrita con artículos publicados en varios semanarios y diarios, como Cromos,
Estampa, Plástica, La Nueva Prensa, Intermedio (nombre que tomó El Tiempo
cuando fue censurado por el gobierno del general Rojas Pinilla); fundó la revis-
ta Prisma; ejerció como curadora, como directora de museo, y tuvo su propia
galería. (Ponce 244)
En 1965, el MAM se traslada a la sede de la Universidad Nacional, don-
de trabaja en estrecha relación con el contexto académico hasta 1970, en
medio de una permanente relación con el mundo estudiantil, así como de
una continua agitación política que hizo difícil tanto su funcionamiento
como el acceso del público al Museo.
Su exposición inaugural fue el Primer Salón Universitario, lo que creó
una inmediata vinculación con la práctica pedagógica y los desarrollos del
arte que se producen en la universidad, donde Marta Traba era profesora
de historia del arte. El Museo continuó con un programa de exposiciones
que buscaba poner en diálogo con el medio universitario la obra de artistas
locales y, por supuesto, ir consolidando estos nombres en el contexto del
arte moderno colombiano: se presentó una retrospectiva de Edgar Negret,
así como exposiciones individuales de Pablo Solano, Bernardo Salcedo,
Fanny Sanin, Carlos Rojas, Luis Caballero, Alvaro Barrios, Beatriz Daza y
Fernando de Szyszlo.

El MAM Zea.  En junio de 1967, el DAS expulsa a Marta Traba del país,
aduciendo que la directora del MAM había intervenido indebidamente en
la política. Se inicia un pleito que tuvo al museo cerrado por un periodo
de dos años, al final de los cuales la crítica argentina queda absuelta de

67
los cargos que le imputaba el ejército, pero vetada4 como miembro de la
comunidad académica. En 1969 la Junta directiva del museo le ofrece la
dirección a Gloria Zea, quien se venía desempeñando como directora de
la Fundación de la Universidad de los Andes y era miembro del Consejo
Internacional del Museo de Arte de Nueva York.
Con este nombramiento el MAM toma un enfoque distinto. Mientras
Marta Traba pertenecía a una élite intelectual y social cercana a las ideas
de la izquierda, Gloria Zea representó un modelo norteamericano de ges-
tión y de museo en el que, por ser parte de la la elite social y política del
país (es hija del destacado político Germán Zea), tuvo la capacidad de
acceder a poderosos empresarios y miembros de la sociedad bogotana en
busca de apoyo para reabrir y financiar las futuras actividades del Museo
de Arte Moderno.
También representó una noción de museo que perdió su carácter de
forum, de punto de encuentro y discusión en el que confluyen las distin-
tas miradas sobre la realidad sociopolítica del país. El Museo se definirá
entonces a partir de una gestión más ejecutiva, que toma como referente
el modelo de gestión eficiente y el perfil nada politizado del Museo de Arte
Moderno de Nueva York.
Gloria Zea viajó por varios meses a esa ciudad, donde analizó el fun-
cionamiento y la estructura del Museo de Arte Moderno, y regresó a
Colombia con el propósito de dotar en el corto y mediano plazo al MAM
de una serie de departamentos específicos como el de curaduría, registro,
biblioteca, educación, sala de cine y conservación, así como de una librería
y un restaurante.
La nueva directora inició rápidamente gestiones para reabrir el MAM y
en 1970 logró que la cervecería Bavaria le ofreciera en calidad de présta-
mo, por un año, los locales del primer piso de la torre que la empresa tenía
en el Centro Internacional (inaugurada con una exposición de móviles de
Alexander Calder). Entre tanto, inició la búsqueda de un espacio para la
nueva sede. Tocó las puertas de la Alcaldía de Bogotá e inicio todo un pro-
ceso para que el alcalde le adjudicara los espacios del recién construido
Planetario Distrital:
La adjudicación de dicho espacio dependía no sólo de la aprobación de la
Alcaldía Mayor sino de la aprobación del Concejo Distrital, entidad en la cual

4
Traba, Marta: “Me considero un ciudadano libre de toda sospecha.” Semana, Enero de
1983.

68
los votos de la Alianza Nacional Popular eran definitivos. Decidimos hablar con 23.
Alexander Calder.
María Eugenia Rojas, jefe de ese partido político, y corroborarle que la entidad Exposición en la sede
del Edificio Bavaria
estaba cumpliendo una labor social de grandes alcances, cuyo futuro era bené- MAM, 1970
fico para toda la ciudad. María Eugenia Rojas me dijo que visitaría el museo para Foto: Archivo Particular

percatarse ella misma de la fuerza de nuestros argumentos, pero que lo quería 24.
Exposición Color.
hacer sola y de improviso. Y así lo hizo. Como resultado de lo que observó en Sede Planetario Distrital
Museo de Arte Moderno
su visita, el Distrito Especial cedió al Museo los espacios libres del Planetario de Bogotá
Distrital, sede en la cual continuaría su fortalecimiento y desarrollo por los Foto: Archivo Particular

próximos ocho años. (Zea, El museo)


En 1971 el MAM se trasladó al Planetario e inauguró la nueva sede con
una exposición de 55 esculturas, 15 acuarelas y 15 dibujos de Auguste
Rodin. A todas luces una experiencia exitosa, en la medida en que atrajo
grandes cantidades de público y continuó en la línea de trabajo que bus-
caba posicionar al MAM como una entidad orientada a instituir el arte
moderno en el país.

El MAM Serrano.  En 1974, Eduardo Serrano fue nombrado curador del


MAM. Ya desde 1971 había organizado varias exposiciones para la institu-
ción. La primera de ellas tuvo lugar en el mes de marzo de ese año y con el
título de Nuevos Nombres en el Arte en Colombia presentaba un grupo
de artistas que empezaba a exponer en el medio bogotano:
En el mes de marzo, consciente de su tarea de estimular el trabajo de los ar-
tistas jóvenes, el Museo presentó la exposición “Nuevos Nombres en el Arte
en Colombia”, en la cual participaron Edgar Alvarez, Ever Astudillo, Antonio
Caro, María de la Paz Jaramillo, Oscar Muñoz, Hector Fabio Oviedo, Miguel
Ángel Rojas, Juan Camilo Uribe y Hans Wienand. Gloria Zea de Uribe me había
pedido que organizara dicha muestra con base en la participación de los artis-
tas jóvenes en el célebre Salón Independiente de la Universidad Jorge Tadeo

69
Lozano que había tenido lugar a finales del año anterior, ofreciéndome con ello
la primera oportunidad de trabajar con el museo y de iniciar –esporádicamen-
te al principio– las relaciones profesionales que mantengo con la institución.
(Serrano, El MAM)
Es importante señalar que para ese momento el cargo de curador em-
pieza a crearse en los principales museos de arte moderno a nivel inter-
nacional. Generalmente era la directora del Museo la encargada de selec-
cionar las obras para la exposición, pero era realmente el artista Carlos
Rojas quien ejercía esta labor, así como la puesta en espacio de las obras,
siguiendo criterios formales como la distancia apropiada entre ellas, las
similitudes estilísticas y relaciones de color. La labor del curador ya des-
pliega estrategias distintas, como darle a cada exposición una base inves-
tigativa y conceptual que determinará tanto la selección de las obra como
la forma en que se disponen en el espacio.
En su sede del Planetario –en la que permaneció hasta 1979– el
Departamento de Curaduría del MAM inició actividades organizando
exposiciones consagratorias5 de Alejandro Obregón, Edgar Negret,
Eduardo Ramírez Villamizar y Enrique Grau. Asimismo, trae por primera
vez al país –con el apoyo del Consejo Internacional del Museo de Arte
Moderno de Nueva York– exposiciones que dan cuenta de los movimientos
de las vanguardias, con las que el MAM construye poco a poco la imagen
de una entidad que busca inculcar los valores estéticos y conceptuales
del arte, y también su sentido como museo. Tal es el caso de El arte del
Surrealismo, proveniente del Museo de Arte Moderno de Nueva York,
curada por Berenice Rose con obras de Rene Magritte, Jean Arp, André
Breton, Giorgio Chirico, Salvador Dali, Paul Delvaux, Max Ernst, Alberto
Giacometti, Pablo Picasso e Ives Tanguy, entre otros. Posteriormente vie-
nen otras exposiciones como Color, curada por Kynaston Mc Shine e in-
augurada en febrero de 1975, con obras de Joseph Albers, Daniel Buren,
Lucio Fontana, Adolf Gottlieb, Jasper Johns, Ellsworth Kelly, Yves Klein,
Willem de Kooning, Sol Lewitt, Barnett Newman, Jackson Pollock, Robert
Rauschenberg, Mark Rothko y Andy Warhol.
En 1975 se inicia el Salón Atenas, que tiene como objeto presentar al
público capitalino los nuevos desarrollos del arte contemporáneo. Se trata
de un espacio que representa lo que puede ser el futuro del arte del país.
Tiene carácter curatorial y se realiza anualmente hasta 1983. Abrió un

5
Así se refiere Gloria Zea a estas exposiciones en el libro citado.

70
nuevo espacio en el museo: el de las curadurías de arte joven, término 25.
Primer boceto de
que en su momento es duramente criticado por atribuir a una genera- Rogelio Salmona para la
nueva sede de la calle
ción el valor de vanguardistas y suponer que el poder de generar rupturas 26, 1976.
Foto: Archivo Particular
es propio de los artistas jóvenes. El Salón Atenas es, en cierta forma, el
26.
comienzo del espacio que Eduardo Serrano abre en torno al arte joven Maqueta para la nueva
sede.
del momento (Miguel Ángel Rojas, Antonio Caro, Luís Hernando Giraldo, Museo de Arte Moderno
Gustavo Zalamea, John Castles, Elsa Zambrano y Consuelo Gómez, en- de Bogotá, 1977
Foto: Archivo Particular
tre otros) y que tiene como antecedente expositivo su propuesta Nuevos
Nombres en el Arte en Colombia.

El MAM Salmona.  Luego de un largo proceso en que la Alcaldía le niega


la posibilidad de quedarse de forma definitiva en la sede del Planetario, el
MAM consigue que esta entidad le done un lote contiguo a los antiguos
estudios de Inravisión. Al poco tiempo comienza la gestión para diseñar el
edificio. Las directivas del MAM deciden que el proyecto se realice a partir
de los diseños del conocido arquitecto Rogelio Salmona. El sitio no deja
de ser altamente significativo: se construye en el límite del Parque de la
Independencia, que en su momento sirvió como lugar para escenificar el
futuro de la ciudad y el mundo nuevo que representó el arte moderno en
sus diferentes ismos y movimientos. El Museo es también el representan-
te de una conciencia estética, de un modo de entender la ciudad e incidir
en los modos de relacionarse con ella:
La urgencia de un pensamiento estético crece en proporción geométrica a la
antiestética de una ciudad como Bogotá. El caos urbanístico y la falta de ar-
monía van despojando día a día al ciudadano de cualquier perspectiva estéti-
ca. Sin embargo, la ciudad, en teoría, es el primer espacio colectivo donde el
hombre debería generar y beneficiarse de esa visión estética. En una ciudad
de desigualdades, fealdad física y deterioros irritantes como es Bogotá, le toca

71
al museo sustituir esa permanente agresión visual, por un difícil sentido de los
valores que debe ser vinculado desde todos los ángulos; por una sobrecarga
de información; por tareas persuasivas muy similares a las catequizaciones de
grupos religiosos. Esto es lo que ha hecho el museo ininterrumpidamente, y si
tal trabajo se vio recortado en los últimos años por la obligación de concentrar
todos los esfuerzos hacia la construcción de la sede propia, ahora es el momen-
to de recuperar íntegramente ese papel. (Traba, “El placer”)
El edificio es criticado en su momento por eliminar los principios for-
males del cubo blanco al optar por unos muros de concreto color gris,
así como la inclusión de ventanas y ángulos en los muros de las salas de
exposición. Como propuesta espacial y arquitectónica se aparta del mo-
delo neutral del MoMA y se entronca dentro de la tradición de museos
de autor que, como el Guggenheim de Nueva York –y posteriormente de
Bilbao–, privilegian la idea de un edificio de autor que ya no enmarca el
contenido del museo sino su contenedor –en este caso la arquitectura de
Rogelio Salmona–.
Por otra parte, despoja al museo de la solemnidad que hasta el mo-
mento define el dispositivo del cubo blanco al descubrir aspectos como el
revestimiento de las paredes y grandes ventanales por los que se aprecian
distintas vistas de la ciudad. Sin embargo, sus lógicas se reflejan claramen-
te en el MAM una vez logra estabilizarse como institución museal. Pues
aunque sus salas no tengan la neutralidad y limpieza formal que definen al
cubo blanco, la idea de permanencia, autonomía y aislamiento del entorno
empieza a cristalizarse a través de la homogenización de su mirada.
En 1979 se abre al público la primera fase del MAM –oficinas, depósi-
to y salas de exhibición en el primero y el segundo piso– y la periodista
Pilar Tafur pregunta a los artistas su opinión sobre el Museo y su nuevo
edificio:
Edgar Negret: Se trata de un edificio muy interesante, como todo lo de Rogelio
Salmona, pero fatal para exhibir obras de arte. En efecto, todo el edificio es
tremendamente expresivo. Las escaleras, las paredes, todo tiene una presencia
tan tremenda que compite con cualquier obra que allí se exhiba.
Jim Amaral: Promete ser una experiencia arquitectónica extraordinaria para el
público colombiano de las artes plásticas. Resulta injusto criticar estos espacios
que aún no han sido completados. Asimismo, los movimientos y volúmenes de
los muros, la escalera y ángulos que ya pueden observarse en la parte concluida
del MAM, confirman la promesa arquitectónica del edificio. Sólo queda esperar
que la paciencia y la convicción de Gloria Zea encontrarán la financiación

72
para realizar en su totalidad el proyecto del arquitecto Rogelio Salmona.
[…] Los méritos del MAM como institución dependerán de las exposiciones que
le ofrezcan al público bogotano. Sería decepcionante que, debido a dificulta-
des financieras, el museo se viera obligado a exhibir y volver a exhibir a
los mejores artistas colombianos. Esto sería contradictorio con los princi-
pios fundamentales de un museo, y en cierta medida, estaría compitiendo
con las galerías de arte.
Miguel Ángel Rojas: Creo que el Museo de Arte Moderno ha realizado una ex-
traordinaria labor didáctica. Los colombianos tenemos una cultura plástica de
reproducciones. El Museo nos ha brindado la oportunidad de estar en con-
tacto con originales de artistas muy influyentes. Todos sus programas de
divulgación, como ciclos de cine y publicaciones, han sido muy estimu-
lantes no sólo para la comprensión de las manifestaciones artísticas, sino
además para la producción misma. En cuanto a la nueva sede del MAM,
está muy bien ubicada. Es un edificio que, una vez terminado será muy
bello. Pero tiene demasiado carácter en su interior. (Tafur)
A partir de las respuestas de estos artistas, se perciben varias cosas,
como lo afirma el crítico y teórico de arte Jaime Cerón:
Las prácticas museales, estarían resumiendo o sintetizando lo que han deno-
minado algunos estudios como la “institucionalidad artística”, particularmente
en el escenario de la neovanguardia de los sesenta y setenta, para referirse a
la normalización de las prácticas artísticas y su adecuación a categorías previa-
mente definidas. Hal Foster en su texto “Quién teme a la neovanguardia”, (pri-
mer capítulo de su libro El retorno de lo real) identifica la diferencia entre
la vanguardia histórica y la neovanguardia en el hecho de que para los
vanguardistas la institucionalidad del arte radicaba en la convenciones
estéticas que regulaban sus prácticas, mientras que para los neovanguar-
distas consistía en el papel agenciador de las propias instituciones dentro
del campo del arte.
En ese momento algunas de esas prácticas museales se fueron transfiriendo
desde el lugar obvio de gestión de las instituciones artísticas hacia el espacio
social en general. Experiencias como las que configuraron el arte de la tierra,
condujeron las actividades propias del contexto museal a lugares que poseían
diversas implicaciones culturales y políticas, llegando a trasponer o invertir en
muchos casos su propia significación.
Posteriormente, las prácticas que hoy conocemos como intervenciones especí-
ficas de sitio particularizarían su radio de acción así como su cuestionamiento al
papel de las instituciones artísticas (el museo, la galería, la exhibición, el autor,
la obra) […].

73
En una dirección similar podrían situarse algunas prácticas artísticas muy cer-
canas al ámbito curatorial que han propuesto como su soporte de circulación
fundamental la edición impresa. Desde el Dadá y el Surrealismo se han visto
proliferar publicaciones con un cierto grado de periodicidad, que se cons-
tituyen en los proyectos artísticos en sí y no en una forma de documen-
tación. Actualmente es cada vez más frecuente encontrarse con proyectos
artísticos de este tipo, incluso en Colombia, en donde han funcionado con
un alto grado de efectividad proyectos como Asterisco, que lleva hasta el
momento 7 ediciones. Las publicaciones impresas están replanteando
la noción de espacio alternativo o de esfera pública. Algo similar ocurre
con las publicaciones electrónicas o en la web que dinamizan aun más
las opciones de circulación de una práctica artística dada. Una red de
discusión como esfera pública6 es un interesante ejemplo de un espacio
de circulación artística que está dominado por las prácticas discursivas
producidas desde diferentes lugares del campo que igual se conectan con
otro tipo de prácticas.7
En cuanto al planteamiento espacial y arquitectónico de la nueva sede
del MAM, se nota que generó no sólo dudas sobre su idoneidad como lugar
de exposiciones, dado el carácter expresivo de su interior, sino señala-
mientos sobre las dificultades financieras del momento que posiblemente
aumentarían en la nueva sede. Igualmente, ya desde ese momento se ad-
vierte que dichos problemas financieros llevarán al Museo a una programa-
ción de exposiciones itinerantes internacionales que son traídas al MAM
con el apoyo de embajadas, generalmente a un bajo costo. Aun así, el equi-
po de investigadores del Museo –entre ellos Beatriz González y Miryam
Acevedo– desarrolló una gran investigación sobre fotografía que poste-
riormente dio forma a un libro y una exposición: Historia de la fotografía
en Colombia. Se realizaron también muestras de artistas nacionales, cum-
pliendo con una función similar a la de las galerías comerciales.
En términos de lo que fue su concepción arquitectónica, tanto los ar-
tistas como el mismo curador del MAM tenían expectativas muy distintas
para la nueva sede. Aunque para la construcción de la sede de un museo
generalmente se hace un concurso en el que se invita a varios arquitectos
a proponer un proyecto, posiblemente por falta de recursos se le solicitó

Espacio electrónico de discusión y debate sobre arte contemporáneo que fundé en 1999.
6

Cuenta con tres mil suscriptores de habla hispana y se han realizado más de cincuenta
debates. Dirección: http://esferapublica.org
Este texto surge a partir de una conversación que tuve con Jaime Cerón sobre el lugar del
7

museo.

74
a Rogelio Salmona una propuesta realizada ad honorem, a la que fue muy 27.
Cien años de arte
difícil –dadas las condiciones pactadas con el arquitecto– hacerle cambios colombiano.
Museo de arte Moderno
o plantearle modificaciones de fondo. Para el segundo semestre de 1985 de Bogotá, 1986
Foto: Archivo Particular
el edificio fue concluido tal y como Rogelio Salmona lo concibió. Se decide
28.
entonces que debe inaugurarse con un evento que evidencie las distintas Museo de Arte Moderno
de Bogotá, 1986.
etapas que atraviesa el arte nacional desde inicios de la modernidad hasta Foto: Libro de la
ese momento. En diciembre de ese mismo año se abrió al público con la exposición Cien años
de arte colombiano
exposición Cien años de arte colombiano, a cargo de Eduardo Serrano
–curador del MAM– en la que presentó un panorama de la historia del arte
local y moderno, desde sus inicios hasta los últimos desarrollos, que se dan
a la par de las nacientes teorías posmodernas que entienden lo moderno
como un periodo que se cierra en la década de los setentas.
Así como la muestra panorámica de la Exposición del Centenario de
1910 –que tuvo lugar a pocos metros de la nueva sede del MAM– con-
memoraba a la vez la independencia, el progreso del país y los inicios de
la modernidad en el arte, la exposición panorámica curada por Eduardo
Serrano parece cerrar esa modernidad. Se da en un momento en que se
entiende la modernidad como un periodo que culmina; lo que es poten-
ciado por el efecto que produce la historización del arte moderno a nivel
nacional en un momento en que las distintas nociones de posmodernidad
inciden en el campo del arte.
Esta exposición –en la que la modernidad artística del país parece salir
de sí misma para observarse– se planteó espacial y conceptualmente a
partir de una serie de periodos que se reflejaron tanto en las obras se-
leccionadas como en el montaje de la muestra. Escribe Eduardo Serrano
sobre el libro que acompaña esta exposición:

75
[…] Está dividido en siete capítulos organizados cronológicamente, con excep-
ción del segundo que versa sobre la introducción del modernismo en Colombia,
el cual se inserta entre el correspondiente al academicismo y el dedicado al
paisaje, el bodegón y los cuadros de costumbres, por haber ocurrido paralela-
mente con dichas tendencias. Todos los capítulos, sin embargo, se traslapan o
superponen; y los artistas, estilos y corrientes incluidos en cada uno prolongan
su vigencia durante varias décadas coincidiendo con los periodos designados
para la descripción de trabajos que aparecen posteriormente. (Serrano, Cien
años)
Cien años de arte colombiano delimita los desarrollos del arte mo-
derno en el país y, al mismo tiempo, representa una ruptura del museo,
una línea que marca su propia historia con un antes y un después de este
momento. Lo que realmente se inauguró fue otra época para el MAM.
Se generó toda una serie de tensiones y polémicas que partieron de los
mismos artistas e investigadores (Beatriz González, Carolina Ponce de
León, José Alejandro Restrepo, Doris Salcedo) que para ese momento tra-
bajaban en el MAM en el Departamento de Educación, y que tenían otro
tipo de expectativas en torno a ese momento inaugural: con el propósito
de abrir al público la nueva sede, se había pensado inicialmente en una
gran muestra individual del escultor Eduardo Ramírez Villamizar. Meses
antes de la inauguración el proyecto se pospuso. Esto desencadenó tam-
bién enfrentamientos privados y públicos entre artistas cercanos al mu-
seo (Manuel Hernández, Eduardo Ramírez Villamizar, Beatriz González,
Maripaz Jaramillo y Carlos Rojas) y su directora.8
Esta ruptura es altamente significativa, dado que es precisamente cuan-
do el MAM logró materializar un lugar propio en la ciudad que se inicia una
pérdida de representatividad del museo hacia un importante sector del
medio artístico: dejaron el museo un grupo de artistas que encarnaban
la noción de museo como forum, como espacio de investigación y dis-
cusión que se articula a partir de las actividades curatoriales y pedagógi-
cas. Beatriz González se vinculó a la Biblioteca Luís Ángel Arango como
miembro del Comité Asesor de Artes Plásticas, lo que incidió directamen-
te en su área de educación; realizó varias curadurías y, posteriormente, se
desempeñó como investigadora y curadora del Museo Nacional. Carolina
Ponce de León –quien trabajaba en el Departamento de Educación del
MAM– se vinculó a la Biblioteca Luís Ángel Arango como directora de la
Sección de Artes Plásticas, donde desarrolló programas curatoriales como

Entrevistas con Eduardo Serrano y Beatríz González


8

76
Nuevos Nombres, presentando al público artistas como Doris Salcedo,
María Fernanda Cardoso, Juan Fernando Herrán y Delcy Morelos, entre
otros.
Los aspectos espaciales del nuevo edificio del MAM son determinantes:
exigen que la labor curatorial se intensifique, sin que pase lo mismo con
el equipo de investigadores y con el presupuesto, que siempre ha esta-
do por debajo de sus necesidades; así, esta nueva fase llevará al Museo a
endeudarse para poder seguir funcionando. En su sede del Planetario, el
Departamento de Curaduría (con grandes limitaciones económicas) rea-
lizaba un promedio de 8 a 10 exposiciones por año mientras que el nuevo
espacio exige que se presenten al público entre 20 y 35 exposiciones en
el mismo periodo. Esto hace que los costos suban radicalmente en tan-
to que el tiempo para investigar se reduce drásticamente, lo que lleva al
Departamento de Curaduría a concentrarse más en aspectos organizativos
y logísticos que en la investigación curatorial.
Si bien el MAM recibe un amplio porcentaje del presupuesto total des-
tinado para los museos por Colcultura (posteriormente el Ministerio de
Cultura), éste nunca va a ser suficiente para cubrir sus gastos. La construc-
ción de un discurso curatorial por parte de esta institución se ve mermada
fuertemente. Comienzan a presentarse las conocidas exposiciones de em-
bajada y a generarse tensiones tanto entre la Directora y el Departamento
de Curaduría, como entre el MAM y la comunidad artística.

El MAM espejo.  Como nueva asistente del Departamento de Curaduría


del MAM entró Carmen María Jaramillo. Poco después se vincularon Jorge
Jaramillo, Luis Luna y María Lovino al Departamento de Educación; José
Ignacio Roca llegó al Departamento de Arquitectura. La institución inició
una nueva era donde los objetivos ya no giraban únicamente en torno a
instituir un arte moderno que, según las teorías de la posmodernidad, co-
menzaba a replegarse, sino en abrirse gradualmente a las manifestaciones
del arte contemporáneo a través de un nuevo tipo de evento panorámico:
la Bienal de Arte de Bogotá, que representó la continuidad del espacio
curatorial abierto con el Salón Atenas.
Durante la década de los noventa se realizaron cinco versiones de la
Bienal, lo cual ofreció una selección decantada de la producción reciente
a nivel nacional. Las nociones de arte joven y la de ruptura delimitada

77
por una posmodernidad que desactiva el concepto de progreso en el arte
ya estaban instituidas.
La Segunda Bienal de Bogotá hace claro que las carreras vanguardistas del mo-
dernismo han quedado atrás, que la definición de arte como “ruptura” y su
secuela teórica de “el cambio por el cambio” ya no existen sino en la mente
de quienes no han podido comprender la noción del arte como excelencia en
cualquier estilo que sea. El actual panorama artístico colombiano se abre en las
más variadas direcciones combinando libremente valores antes considerados
como irreconciliables, y moviéndose con extraordinaria facilidad por todos los
ámbitos conocidos del arte, libre ya de la obligación modernista de “romper” de
“cuestionar” y de reflejar la idea, por demás incongruente, de “progreso artísti-
co.” (Serrano, Catálogo)
En 1994, Eduardo Serrano, quien trabajó como curador del MAM
desde 1974, dejó su cargo por diferencias con Gloria Zea y lo sucedió
Carmen María Jaramillo, quien se venía desempeñando como asesora del
Departamento de Curaduría desde 1986. Realiza la curaduría de A través
del espejo, donde se problematizó la pintura como proceso de autorre-
flexión y relación con el espacio del museo.
La pintura -que desde los comienzos de la abstracción había descartado como
uno de sus objetivos la representación de la realidad- comienza entonces a re-
ferirse a sí misma. De ahí que la emoción tome autonomía dentro de la obra,
sin estar necesariamente ligada a su autor, y la expresión, en algunos casos sea
relegada a un segundo plano o desaparezca. La pintura se preocupa ahora por
propuestas que aluden a las conexiones entre diversos estadios de la realidad,
-como lo cotidiano, la memoria y la construcción del sentido de la misma rea-
lidad-, con consideraciones sobre los procesos del arte, desde una perspectiva
menos emotiva que la que adoptaron artistas de décadas anteriores. En este
caso no existe un juicio, una catarsis o una búsqueda utópica. Aparece un nue-
vo sentido de la imagen que, desde un silencioso minimalismo o un dramatismo
barroco, aluden a un arte que ha removido todos sus cimientos al interior de
una realidad intensa y avasalladora. (Jaramillo)
A través del espejo fue el resultado de una investigación que la curado-
ra realizó específicamente para el MAM y en la que, a diferencia de las cu-
radurías anteriores producidas por el Museo para esta sede (Historia de
la fotografía en Colombia, en 1983; Cien años de arte colombiano, en
1985, y Visión retrospectiva, sobre la obra de Ignacio Gómez Jaramillo,
en 1988, las tres a cargo de Eduardo Serrano), no estuvo referida a pro-
blemáticas del progreso artístico o el arte joven, sino que problematiza
por primera vez el espacio del museo como marco para la obra. En 1999,

78
Carmen María Jaramillo renuncia a su cargo para dedicarse por completo
a la investigación y la curaduría independiente.
A partir de su cuarta versión, la Bienal comenzó a enfrentar problemas
y críticas debido al carácter panorámico de la exhibición –sucedió también
con los salones nacionales y regionales– por tratarse de un esquema que
ya no operaba con la eficacia de otras épocas. Su estructura hace difícil
darle contexto a las prácticas del arte contemporáneo, que requieren una
aproximación más curatorial y no del espacio supuestamente democrático
que produce la honorable lista de invitados, o la convocatoria abierta y
la consiguiente selección de las obras por un grupo de jurados a partir de
diapositivas y hojas de vida.
A finales de la década de los noventa, bienales y grandes curadurías
institucionales, como los Salones Nacionales y Regionales, parecen quedar
cortos para articular y difundir sentido en un contexto que, como el co-
lombiano, es inundado a diario –física y mediáticamente– por situaciones
y acontecimientos que desbordan los límites del sinsentido.
Cada vez que se recorre una exposición en el espacio representacional
del cubo blanco, hay la nítida sensación de que ya no es suficiente el hecho
de que la obra esté bien montada, que el espacio se maneje con acierto,
que la misma propuesta sea pertinente a los parámetros de lo correcto e
incorrecto en el arte contemporáneo. La exhibición, como representación
de una experiencia inédita y significante, como puesta en escena, como
dispositivo que activa un rol por parte del observador, como escenografía
que propicia un modo de recorrer el espacio, como experiencia estética y
crítica, parece habitar más allá de los límites del cubo blanco. Por supues-
to que esto no ha sucedido de forma inesperada, ya que desde hace déca-
das la misma práctica artística se ha encargado de explorar y proponer sus
desarrollos más allá de los límites del circuito expositivo.

79
80
El museo con ánimo de lucro

El museo, entonces, se está convirtiendo en un campo de batalla en don-


de se enfrentan calladamente diferentes concepciones ideológicas de lo
social. Ante el retiro del Estado como principal garante de este tipo de
espacios, las directivas de los museos se están entregando, muchas ve-
ces de manera complaciente, a los caprichos de los patrocinadores del
museo. (López)

Para una mejor comprensión del museo en una época como la actual, don-
de las lógicas del mercado llevan al MAM a una situación completamente
distinta a la que tuvo hasta mediados de los noventa, es necesario analizar
el caso del Museo Guggenheim de Bilbao, que desplaza al Museo de Arte
Moderno de Nueva York como representación de lo que debe ser un mu-
seo de arte moderno, y como punto de referencia de las actividades y los
objetivos del Museo de Arte Moderno de Bogotá: “El Museo, entonces, en
lugar de ‘hablar’ en sus salas de exposición sobre el patrimonio que guar-
da y estudia, empieza a construir un discurso sobre la mercancía que lo
patrocina.” (López)
Hasta las últimas décadas del siglo XX los límites entre el mundo de la
mercancía y el del arte eran claros y definidos: aunque ambos universos
representaban los ideales de libertad y progreso, el primero estaba regido

81
por valores puramente económicos y el segundo por principios culturales.
En esta época de acelerada globalización, estos límites no son tan claros: la
economía neoliberal ha hecho que el Estado retire gradualmente los subsi-
dios a las instituciones culturales, lo que las lleva convertirse en entidades
híbridas que buscan apoyo en la empresa privada. Las estrategias de mer-
cadeo pretenden transformar el patrimonio artístico en capital cultural.
Es un paso inicial de una serie de cambios que seguramente llevarán al
museo a convertirse en empresa9 de entretenimiento, en la cual la expe-
riencia espacial cambiará: una arquitectura espectacular será necesaria,
más que el recorrido temporal a través de obras y expresiones de valor
histórico.
Un caso emblemático es el del Museo Guggenheim de Nueva York, que
desde principios de la década pasada inicio una serie de transformaciones
en varios niveles. La primera consistió en pensar el museo como empre-
sa que hace parte de una industria cultural, lo que obliga a redefinir sus
modos de operar. El segundo paso consistió en pensar su nombre como
una marca que no sólo representa un conjunto de valores artísticos y
culturales, sino un valor de cambio: el Guggenheim se convierte en un
museo-empresa de franquicia que comienza a expandirse por el mundo
construyendo museos, que, como el de Bilbao, transforman urbanística-
mente el lugar donde se construyen y generan toda suerte de ganancias
económicas –gracias al turismo, los costos de franquicia, el préstamo de
exposiciones y servicios de museología y administración– tanto a la ciudad
como al museo, respaldados por la espectacularidad de la arquitectura.
De esta forma, no sólo vemos cómo los límites entre el universo del arte
y la mercancía son cada vez más borrosos e inciertos; vemos también cómo
el museo transforma física y económicamente una ciudad hasta conver-
tirse en una de las imágenes que la definen y representan, en algo que le
otorga un status cultural y un lugar en la ruta de esas grandes peregrina-
ciones que recorren el mundo en busca de nuevas experiencias artísticas
y culturales, tal y como sucedió en otras épocas con la construcción de
las catedrales góticas y las subsecuentes peregrinaciones religiosas, que

9
Rosalind Krauss analiza el museo actual como empresa y cita un fragmento de un artículo
de Phillip Weiss en Art in America: “En gran medida, la crisis del museo es el resul-
tado de la mentalidad de libre mercado que se impuso en los años ochenta. La noción
de museo como guardián del patrimonio público ha dado paso a otra del museo como
negocio, con unos productos altamente comercializables y un gran deseo de expansión”.
(Krauss)

82
representaron, en su momento, tanto el espíritu religioso, como el poderío 29.
Museo Guggenheim de
económico de una ciudad. Bilbao
Foto: greatbuildings.
Creo que en el actual contexto cabe preguntarse, tal y como lo han hecho algu- com

nos intelectuales vascos sobre el Museo Guggenheim de Bilbao: ¿es el Museo de 30.
Barbie’s Collection
Arte Moderno de Bogotá un museo? (López) Museo de Arte Moderno
de Bogotá, 2003
Tal y como sucede en muchos países, en el caso de Colombia, las ayudas Foto: Archivo Particular

del Estado a los museos comienzan a disminuir dramáticamente, tanto por


la concepción neoliberal de un modelo económico que ve con malos ojos
un Estado protector de la cultura, como por los recortes presupuestales
de una economía de guerra. Esto lleva a los museos a buscar patrocinios
de la empresa privada para su funcionamiento y a depender de una serie
de indicadores cuantitativos –afluencia de público, impacto en los medios-
que los hacen replantear el tipo de exposiciones a programar, buscando
opciones más taquilleras y menos experimentales.

MamBo Barbie.  Con el objeto de rediseñar la imagen del MAM se reali-


zan en el 2001 una serie de cambios para hacerlo más atractivo a un gran
público y a posibles patrocinadores. La imagen del MAM es replanteada
por el conocido publicista Carlos Duque, quien propone una nueva cara
simpática y festiva. Desde entonces la institución se presenta al público
con un nuevo nombre: MamBo.
La aguda crisis económica y la fe depositada en el recién creado depar-
tamento de mercadeo llevan al MamBo a realizar operaciones un tanto
desesperadas, como el caso de la muestra de muñecas Barbie y, en di-
ciembre de 2003, una muestra con el nombre de Navidarte, donde se
convoca a todos aquellos artistas que les interese vender su obra –en este

83
espacio sin ánimo de lucro– para aliviar el déficit presupuestal que
por la temporada de diciembre afecta de modo implacable al Museo.
El caso de la exposición de las muñecas Barbie es significativo en
la medida en que no cuenta con el visto bueno del Departamento de
Curaduría del Museo, a cargo de Ana María Lozano. Se trata de un even-
to propuesto por el Departamento de Mercadeo y presentado al público
como una exposición de arte contemporáneo. Lo anterior genera un de-
bate en el espacio de discusión electrónico de Esfera Pública –del cual
soy moderador– que dura más de seis semanas. Llama la atención de los
medios que lo cubren ampliamente haciendo que el caso sea conocido
por un público más amplio:
Semana: ¿Por qué montar una exposición de muñecas Barbie en el MamBo?
Gloria Zea: El museo es una fundación privada sin ánimo de lucro y por esta
razón toca mantenernos de alguna forma.
Semana: ¿Con una muestra de esas muñecas?
G.Z.: Es enorme el esfuerzo del museo por realizar otro tipo de actividades
simultáneas para traer otro tipo de público y que además dé recursos. Las
Barbies son una expresión del mundo contemporáneo.
Semana: ¿Y sí es rentable esa exposición?
G.Z.: Naturalmente que es rentable. ¿Sabe cuántas personas entraron al
Museo sólo en los tres primeros días de exposición de las Barbies? 3.800.
Imagínese: 3.800 espectadores, todos pagando la boleta.
Semana: Un número alto. Pero, ¿esa es la función del MamBo?
G.Z.: La gente no es boba. La gente sabe diferenciar entre un cuadro y una
muñeca. Y ese número de personas que ingresaron además disfrutaron de
otras exposiciones.
Semana: Sin embargo muchos dicen que esa no es la forma de atraer
público.
G.Z.: Me enfurece la imbecilidad de los puristas, de aquellos que piensan
que porque uno hace una exposición de Barbies se esté atentando contra el
Museo. Al contrario, las muñecas están muy bien montadas, con buen gusto.
Y de paso, repito, la gente puede ver la exposición de carteles mexicanos, la
de los premios del Salón Atenas, la de fotografía de Echeverri, entre otras.
(Zea, “Estoy enfurecida”)
Aunque a todas luces era evidente que, por las presiones económicas
generadas por los gastos y las deudas del MamBo, se había silenciado al
Departamento de Curaduría –a cargo de Ana María Lozano– para hacer

84
ver la promoción de la Barbie como una muestra de arte contemporáneo,
el MamBo continuó presentando el hecho como parte de su misión. Esto
deterioró la imagen del museo ante un amplio sector del medio artístico
y, por qué no decirlo, quedó prácticamente desautorizado como entidad
que se rige a partir de una noción de museo entendida como “institución
permanente, sin fines lucrativos, al servicio de la sociedad y de su desarro-
llo, abierta al público, y que efectúa investigaciones sobre los testimonios
materiales del ser humano y de su ambiente, los cuales adquiere, conser-
va, comunica y exhibe, con propósitos de estudio, educación y deleite.”
(Estatutos ICOM)
En ese momento el aislamiento del Museo se hizo más patente. Su ima-
gen es más la de una estructura blindada que la de un espacio abierto al
cambio y el pensamiento crítico del medio artístico que también lo hizo
posible y que gradualmente le ha ido retirando su apoyo. Sin embargo, en
la actualidad, la directora tiene nuevos planes para reactivar la institución,
entre ellos la construcción de una nueva sede en el lote contiguo donde
funciona actualmente un parqueadero cedido al MamBo por la Dirección
Nacional de Estupefacientes10.
Todos estos hechos me llevan de nuevo a pensar sobre los límites entre
el mundo del arte y el de la mercancía. Aunque el museo como produc-
ción espacial surge prácticamente al tiempo que aquellos templos de la
mercancía que son los pasajes comerciales y los grandes almacenes, cabe
preguntarse -como lo anota William López– si empieza a construir un
discurso sobre la mercancía que lo patrocina, y si el patrimonio artís-
tico que guarda y exhibe constituye el capital cultural que transmuta en
rentabilidad comercial.

10
Respuesta de Gloria Zea a una nota publicada en la sección “Secretos” de Cambio 16:
“Deseo referirme a la nota publicada en la sección Secretos, titulada “Jugoso arriendo”,
correspondiente a la edición número 518. ¡Ojalá tanta maravilla fuera verdad! En efecto,
la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) ha designado al Museo de Arte Moderno
de Bogotá como depositario provisional del parqueadero situado en la carrera 7 No. 24 -
70, bajo la resolución 1201 del 19 de diciembre de 2002. Sin embargo es importante resal-
tar que de acuerdo a esta resolución, a la Institución que yo dirijo le corresponde el 8% de
las utilidades netas de este bien y a la DNE el 92% de las mismas. Lo anterior quiere decir,
que teniendo en cuenta que los ingresos brutos de esta propiedad son en un promedio
mensual de 18 millones de pesos, de los cuales el 50% de estos se destinan a los costos de
funcionamiento del mismo, se puede apreciar que del restante 50% de utilidades, sólo el
8% le corresponde al Museo, suma que no alcanza a superar un millón de pesos.

85
¿Hay realmente muchas diferencias entre un pasaje comercial y un mu-
seo? Tal vez no, y tampoco creo que valga la pena hacerse esa pregunta
en un mundo en el que no hay un fuera del mercado.
Pero… ¿hay un fuera del lugar del museo?

86
Dentro y fuera del museo

A partir de mi participación en la segunda Bienal del MAM (1990) tuve la


oportunidad de experimentar el museo como espacio expositivo, siendo
este el inicio de un proceso que, con el paso de los años, me llevó a re-
flexionar sobre el museo en su sentido espacial y conceptual; a preguntar-
me por su lugar y, últimamente, por la posibilidad de un fuera del lugar
del museo.
La Bienal de Bogotá representaba una versión decantada de lo que ya
se veía en los Salones Nacionales, en los que generalmente participaban
entre 80 y 130 artistas, cada uno con varias obras. A diferencia de los
Salones Nacionales11, que resultaban difíciles de apreciar en su totalidad
dada la cantidad de participantes, la Bienal ofrecía un pequeño panorama
que recogía la producción artística nacional cada dos años. Como sucedía
con los Salones Atenas, cada Bienal daba la oportunidad de presentar una

11
Desde mediados de la década de los ochenta el Instituto Colombiano de Cultura –que se
transforma posteriormente en Ministerio de Cultura- reactiva el programa de los Salones
Nacionales, que a comienzos de los noventa cobraron vitalidad luego de años de no re-
alizarse. Posteriormente van perdiendo sentido por la problemática curatorial y exposi-
tiva que implica un evento de carácter panorámico y nacional.

87
obra realizada para ese evento, lo que abría la posibilidad de pensar en una
relación con el espacio físico y conceptual del Museo.
La Segunda Bienal de Bogotá, realizada en 1990, fue la primera expo-
sición en la que tuve oportunidad de exponer mi trabajo en el museo. Era
un momento en que ser invitado a participar en la Bienal representaba un
reconocimiento importante para la obra de un artista que, como era mi
caso, comenzaba a exponer en el medio local.
Entre 1992 y 1995 fui invitado a participar en curadurías como Bogotá
Caracas y El libro como objeto. En ellas mi relación con el museo en su
sentido conceptual era todavía distante. Es sólo en 1997, cuando trabajo
con Carlos Salas en Observaciones, una exposición conjunta, que empie-
zo a preguntarme por el museo como construcción física y conceptual.
Para esta exposición realicé una serie de módulos geométricos en tres
dimensiones que se dispusieron en el gran muro de la sala del segundo
piso. Estos módulos eran fragmentos de los sólidos platónicos que pare-
cían emerger de la misma estructura del museo. Los propuse como refe-
rentes de la abstracción geométrica que operaban como preguntas sobre
la noción de modernidad en un museo de arte moderno.
Fue una obra pensada específicamente para el lugar que, por sus pa-
redes de concreto y el gran protagonismo de su arquitectura, exigía la
realización de una propuesta que, además de dialogar con el entorno con-
ceptual y arquitectónico, saliera ilesa del evento. Es decir, se trataba de
realizar una intervención en el museo que no entrara en conflicto con su
estructura, sino que a través de un diálogo lo interrogara sobre el sentido
de su modernidad.
Para la exposición A través del espejo (1998), curada por Carmen
María Jaramillo, trabajé en torno a un lugar lleno de tensiones arquitec-
tónicas: la pared alta de la sala Marta Traba. Esta sala, ubicada cerca de
la escalera principal, tiene una profusión de de ángulos y diagonales. La
obra consistió en una serie de módulos cilíndricos de color amarillo, que
parecían deslizarse por el muro luego de una colisión.
Con el título de Titanic, me proponía con este trabajo rememorar el
carácter desafiante y soberbio de los grandes proyectos de la modernidad
–en este caso tecnológica- que aspiraban a simbolizar el total dominio de
la naturaleza a través de la razón. En el caso del Museo de Arte Moderno
de Bogotá, pensaba en su titánica misión de consolidar, coleccionar y pre-
servar las manifestaciones de una modernidad local en una época en que

88
31.
Escenas de Caza
Colección de dinosaurios
de Patricia Tulay
Bogotá, 1998.
Foto: Archivo Particular

32.
Escenas de Caza
Colección de cocteleras de
la familia Arreaga.
La Habana, Cuba.
Foto: Jaime Iregui

la misma idea de modernidad se encontraba delimitada y, supuestamente,


clausurada.
Mientras tenía a mi cargo la dirección del proyecto independiente
Espacio Vacío (sala de exposiciones de carácter no-comercial) trabajé en
torno a Escenas de caza (1998), proyecto dedicado a propiciar, documen-
tar y divulgar las colecciones personales –fuera del lugar del museo– y sus
variadas formas de disposición en el espacio.
El proyecto funcionó como archivo electrónico en Internet entre 1998 y
2002. Las imágenes de las colecciones las tomaba directamente visitando
las casas donde éstas se encontraban. Igualmente, se invitó a otras per-
sonas a través de Internet y de los medios de comunicación a participar
enviando imágenes de su colección vía correo electrónico. En el año 2000
participé con Escenas de caza en la VII Bienal de la Habana, Cuba. Como
su nombre lo indica, con este proyecto me interesaba señalar tanto el acto
de acechar, de “ir a la caza” de objetos para nutrir la colección, como la
forma en que dicha colección se dispone en el espacio doméstico por ex-
celencia: la casa.
Con Escenas de caza dejo de trabajar en torno al espacio arquitectó-
nico del museo, y paso a indagar sobre prácticas museales –en este caso
el coleccionismo doméstico- que podríamos situar fuera del lugar del
museo: mientras que el origen de las colecciones convencionales (insti-
tuciones, museos, empresa privada, coleccionistas privados, etc.) estuvo

89
33.
Escenas de Caza
en una época anclado en la idea de botín –acumulado luego de guerras,
Lechuzas de Rosario invasiones, saqueos– o de status cultural y poder económico, las colec-
Viscido, quien las
colecciona “por ser ciones domésticas vienen de algo tan antiguo como la acción misma de
símbolos de sabiduría”.
Tucumán, Argentina recolectar, de ir a la caza de determinados objetos cuyo valor está regido
Foto: Archivo Particular
más por el sentido estrictamente personal que por motivos institucionales
34.
Escenas de Caza
y mercantiles.
Colección de porcelanas
y cristales (al fondo), y El curador José Ignacio Roca, en el artículo que escribió sobre Escenas
disposición de objetos
en la casa de la familia de caza, señala:
Sanchez.
Bogotá. Se han propuesto numerosas motivaciones para el coleccionismo, las cuales po-
Foto: Jaime Iregui
drían resumirse en tres: la voluntad de preservar los vestigios del pasado (que
incluye el Arte); la obsesión por poseer (que contempla también la dimensión
económica de los objetos y su valor como símbolos de estatus), y la obsesión
con la idea misma de Colección (por encima de los objetos que la conforman).
Las colecciones personales, que casi todos tenemos o hemos tenido (hay una
etapa en la niñez en la que el coleccionar se vuelve una actividad casi obligada),
responden usualmente a la última motivación. Pero estas colecciones infantiles
son dignas de un análisis mas profundo, pues el niño es más veraz a sus pulsio-
nes que el adulto calculador.
Toda colección es la expresión tangible del deseo de asir el mundo a través de
sus fragmentos, y esta voluntad se expresa de variadas maneras. Las coleccio-
nes “serias” de los museos y ciertas galerías se basan en una serie de criterios
firmemente anclados en la norma, pero no hay que olvidar que las categorías
que logran el consenso social distan de ser objetivas o verdaderas: el caso de
Linneo –el enciclopedista por excelencia– es bien conocido, se dio a la imposi-
ble tarea de clasificar racionalmente todo ser vivo, y las cosas marcharon bien
por un tiempo. Sin embargo, al verse confrontado con el ornitorrinco y al no
poder incluirlo en las categorías que ya había establecido para catalogar las
especies animales, se vio obligado a crear una nueva… los Varia.

90
Desde los búhos de la más absurda factura que invaden con proliferación de 35.
Constelaciones
metástasis los hogares de todas las clases sociales, hasta la expresión tardo- Exhibición de copas de
automóvil en el barrio Siete
púber de las colecciones de soldaditos de plomo o modelos de carros, parece de Agosto. Bogotá, 2002.
que al recolector que todos llevamos dentro, herencia atávica de nuestra primi- Foto: Jaime Iregui

genia inclusión en lo Cultural, lo termina por dominar el taxonomista implícito 36.


Constelaciones
en el acto de nombrar que nos llega con la aprehensión del lenguaje. “Nombrar Exhibición de objetos
de yeso en la calle 53,
es pensar en grupos”, afirma Rafael Moneo en Sobre la Tipología , subrayando conocida como la “calle de
el rol clasificatorio implícito en el lenguaje. Una colección es una metáfora de la navidad”.
Bogotá, 2002
nuestras pulsiones más básicas: el cazador que busca el nuevo ítem, el recolec- Foto: Jaime Iregui
tor que lo atesora y organiza. De niño tuve las colecciones de rigor, (estampillas,
monedas, conchas marinas, el Album Jet) y otras menos previsibles, como bali-
neras usadas de camión, o latas de cerveza; todas las boté a la basura el día en
que alguien me puso dos cosas en evidencia: una, que la aspiración de totalidad
que tiene toda colección lleva implícita su incompletud, con lo cual se evidencia
la futilidad de toda pretensión de ser comprehensivos, o que esto sólo se logra
especializando a tal nivel el objeto de estudio que se pierde la visión amplia del
campo (en buen castellano, “nunca tendrás todas las estampillas hechas en
Colombia, pues se producen en un volumen tal que sobrepasarían siempre tu
capacidad de reacción, o bien colecciona sólo las emitidas en el Amazonas, que
no sean con temas selváticos, y que tengan forma triangular”); la otra, que la
ansiedad de poseer todo objeto que se pudiera incluir en el parámetro tipológi-
co (laxo) que había establecido, me había hecho perder el placer del objeto en
cuestión: el objeto ya sólo era visto en tanto que colección. (Roca)
Esta noción de coleccionismo implica a su vez modos de exhibición en
el espacio privado, que se relacionan de alguna forma con aquellos prime-
ros museos que aparecieron en casas de patricios y nobles italianos en el
siglo XVI: los objetos se disponen cuidadosamente en muebles y lugares
específicos de la casa, como es el caso de la colección de porcelanas y

91
37.
Constelaciones
Exhibición de zapatos en el
barrio Restrepo.
Bogotá, 2002.
Foto: Jaime Iregui

objetos de la familia Sánchez en su casa del Barrio Chapinero de Bogotá


(ver imagen superior).
En el año 2002, caminando por el barrio Siete de Agosto en Bogotá,
mientras buscaba un repuesto para el carro, encontré esta exhibición de
copas y lujos, que asocié con las formas de exhibir de Escenas de caza.
La diferencia es que, esta vez, se trataba de mercancía y la exposición
se situaba en el límite entre el espacio privado y el espacio público: la
fachada.
Estas prácticas de disposición espacial operan como formas espontá-
neas de exhibición que, a su manera, se resisten a adoptar los modos con-
vencionales de una ciudad institucionalizada y disciplinada que regula, a
través de normas y leyes, no sólo las formas de disposición y presentación
de objetos, sino de recorrer y habitar el espacio.
Durante el año 2002 recorrí este y otros sectores de Bogotá documen-
tando estas prácticas expositivas y creando un archivo electrónico en
Internet con el nombre de Constelaciones, dado que las formas de ex-
hibir, como los lugares donde éstas surgían, semejaban redes y sistemas
expositivos que escapaban de las formas convencionales de exhibición de
mercancías que se daban en la ciudad –y que, en gran parte, han adoptado
una estética que deriva de la limpieza y la economía formal promovida por
el racionalismo del cubo blanco–.

92
Este proyecto tuvo también entre sus objetivos la indagación sobre la
forma en que se definen los límites entre espacio público y espacio privado
en distintas zonas de la ciudad de Bogotá. Estos sectores giran alrededor
de un tipo específico de actividad económica y operan como pequeñas
sociedades que definen –en lo posible- sus propias reglas socioculturales.
Emergen en barrios residenciales que, con el paso del tiempo, se trans-
forman en barrios de carácter comercial y gremial -por lo que cada zona se
especializa en un tipo de comercio específico- como sucede con la venta
de repuestos para automóviles en el Siete de Agosto, las joyerías en la
carrera 6ª, las fritanguerías a la salida del Campín, y la estrella mayor: el
sector de San Andresito.

93
Tercera Parte

95
96
Frente a este moderno panorama ante mis ojos, me
pregunto por el lugar desde el cual fue concebido, el papel
que tuvo como proyecto de renovación urbana, su relación
con los planteamientos artísticos de las vanguardias
abstractas y, por supuesto, el papel que representa –a la
par con la noción de museo– como proyecto civilizatorio,
tanto por su imagen de lo moderno como por la
importancia histórica y urbanísitica del sector de la ciudad
en el cual se construyó

Estos edificios –con más de cuatro décadas de haber


sido construidos– constituyen una imagen de Bogotá
moderna que –después de un largo camino– se construyó
en este lugar. Se trata de una perspectiva de modernidad
americana, de un panorama de Ciudad futura soñada en el
Ciudad Futura Pasaje Hernandez, de la puesta en escena de una Bogotá
moderna desde un urbanismo impulsado por el ideal de
un mundo nuevo que –se pensó– evolucionaba en la línea
recta del progreso.

Av. Jimenez

Cra. 7

97
Esquina de la Carrera Séptima con calle 14. La gente
camina presurosa. Es hora de almorzar y el sector ofrece
todo tipo de restaurantes para los oficinistas que trabajan
en los alrededores. La Séptima tiene mucha opciones,
desde comida rápida, hasta el de comida del Pacífico
situado enfrente del Murillo Toro.

Este proceso frenético de búsqueda, selección y consumo


se repite todo el tiempo en este sector. Ya sea para
almorzar, hacer papeleos en las oficinas o compras en los
almacenes. El escenario que enmarca estos intercambios
son las fachadas geométricas y de altura homogénea de
un conjunto de edificios construidos durante los cincuenta
y sesenta a lado y lado de la Séptima, especificamente
entre calles 13 y 16. Al fondo de esta escena de ciudad
moderna se alza la torre de Avianca.

Av. Jimenez

Cra. 7

98
La ciudad como cubo blanco

Las representaciones del espacio tienen que ver con el espacio interpre-
tativo, y se refieren al espacio conceptualizado por científicos, planifica-
dores, urbanistas, tecnócratas, artistas, etc., generado en las relaciones
de producción; es el espacio dominante en cualquier sociedad (o modo de
producción) y se expresa mediante el uso de sistemas verbales y signos
gráficos, mapas, planos e imágenes mentales del espacio que contienen
las representaciones del poder y la ideología dominantes. (Delgado 94)

Mientras que en los pasajes la clave de la fantasmagoría está en la mercan-


cía en exhibición, en la Séptima el elemento fantasmagórico lo constituye
la arquitectura que resulta del proyecto de reconstrucción planteado des-
de la revista Proa1 en junio de 1948. Ésta se consolida como el proceso
natural de una fantasmagoría urbana que, al igual que lo sucedido en París
con el desplazamiento de los pasajes a los bulevares, inserta en el espacio
abierto de la ciudad una perspectiva homogénea de modernos edificios,
locales comerciales y amplios andenes.

1
La revista es fundada en agosto de 1946 por los arquitectos Carlos Martínez, Jorge Arango
y Manuel de Vengoechea. A partir del tercer ejemplar y hasta 1976, Martínez fue su direc-
tor y único responsable. Contaba con un grupo más o menos estable de articulistas como
Jorge Arango, Jorge Gaitán Cortés, José de Recasens, Gabriel Serrano y Rafael Serrano.

99
37.
Calle Real
Vista desde la torre
de la iglesia de San
Francisco, 1930.
Foto: José Vicente
Ortega.
Sociedad de Mejoras y
Ornato.
Fuente: Bogotá CD

Si el artículo de “Ciudad futura” de la revista Cromos de 1918 fue como


un sueño premonitorio de lo que sería la Bogotá moderna, la revista Proa
hace que este sueño se convierta en realidad. Esta revista fue el espacio de
discusión vanguardista desde el cual se difundieron una serie de represen-
taciones de lo que debía ser una Bogotá moderna. Así, Proa previó con
su discurso la forma en que estas imágenes de ciudad moderna se hacían
realidad en la antigua Calle Real del Comercio (el sector que nos ocupa:
Carrera Séptima entres calles 11 y 14) con el ensanche de esta vía y la de-
molición de las construcciones adyacentes. Esta primera transformación
fue el paso inicial para construir los edificios que actualmente la ocupan y
que, en su momento, representaron las nociones de bienestar y progreso
que se promovieron desde esta publicación.
Finalmente, vale la pena destacar cómo los manifiestos y postulados de
la abstracción geométrica se espacializan en Bogotá a través de la revista
Proa, entendida como foro de debate, así como del tipo de representacio-
nes que utiliza para formular sus planes. Entre ellos, el de la reconstruc-
ción de la Carrera Séptima entre calles 11 y 15, que se propone en 1948 y
se desarrolla durante la década de los cincuenta.
Después de la Segunda Guerra Mundial el paradigma del movimiento
moderno llega a Colombia y se materializa debido a varias circunstancias
culturales, políticas y socioeconómicas. Entre ellas hay tres que ya señala

100
el arquitecto Carlos Niño Murcia en Arquitectura y Estado2 y que me
interesa resaltar en este texto: la primera es que irrumpen en el medio las
primeras generaciones de egresados de la Escuela de Arquitectura de la
Universidad Nacional; la segunda, que el Estado, a través del Ministerio
de Obras Públicas, se identifica con las propuestas del racionalismo y las
adopta para la concreción de la mayoría de sus proyectos, y la tercera, la
actividad de la revista Proa, que, como espacio de crítica, debate y difu-
sión del ideario del movimiento moderno, ejerce un papel fundamental
para que sus postulados tomen forma como representaciones de moder-
nización y progreso.
Lo anterior sucede en 1948, antes de la abstracción geométrica local
de artistas como Eduardo Ramírez Villamizar y Edgar Negret, quienes co-
mienzan a exponer a partir de 1952 en galerías de la ciudad y salones
nacionales. Además, sus trabajos están más enfocados a la realización de
objetos autónomos que se conciben para el espacio de exposición y no
parecen interesados, como sucedió con sus antecesores en Europa, en
incidir en el espacio de la ciudad. No producen manifiestos y espacios de
trabajo con los arquitectos locales. Se trata más bien de propuestas indi-
viduales cuyos argumentos son divulgados desde las teorías y espacios de
debate de la crítica argentina Marta Traba.

La Séptima de Proa.  La ciudad moderna, higiénica, llena de luz y geomé-


tricamente ordenada que desde su primer número propone la revista
Proa, comienza tímidamente a materializarse a partir de la década de los
cuarenta y se acelera después de los episodios del 9 de abril. Todo este
proceso queda claramente reflejado en esta publicación, que, a su manera,
opera como espacio de debate y reflexión desde el cual la Bogotá racional
es representada.
De esta forma, la revista cumple una función similar a la de los mani-
fiestos de los constructivistas y a la posterior sacralización del espacio
expositivo por parte del cubo blanco, en la medida en que produce un
espacio funcional, homogéneo y libre de ornamentaciones que termina
regulando los modos de vivir y practicar este lugar. Aunque los plantea-
mientos estéticos continúan en la línea de la abstracción geométrica de los
constructivistas, ni el espíritu, ni la época, ni el lugar son los mismos. Toda

2
“Es correcto afirmar que Proa, la Universidad Nacional y el ministerio (MOP) conformaron
el tripode del surgimiento de la nueva arquitectura en nuestro país.” (Niño 241)

101
38.
Carrera Séptima.
Vista del recién
terminado edificio de
El Tiempo. Arquitecto
Bruno Violi. Foto
publicada en Proa,
1961.

la fase experimental que revolucionó la arquitectura -en la que colaboran


arquitectos, artistas y diseñadores- se considera superada (Hernandez 34)
y sus avances institucionalizados en los principios y criterios que estable-
cen los CIAM (Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna) para
el diagnóstico e intervención en las ciudades.
Es época de un urbanismo racional en el que las ideas de Le Corbusier
son elementos dominantes, sobre todo en la dimensión del debate estéti-
co, donde la arquitectura como síntesis de las artes está relacionada con
la noción de una nueva monumentalidad, que Le Corbusier había intro-
ducido quince años antes y que es tema central de debate en los CIAM de
posguerra: “Para Giedion, el monumento consistirá en el Centro Cívico,
el lugar donde ocurre la integración de los artistas; la síntesis de las artes
plasmada en el Centro Cívico ha de percibir y representar los deseos de la
colectividad.” (Hernandez 35)
En 1946 la racionalidad del urbanismo de posguerra no ha llegado a
Colombia, donde la necesidad de dar lugar a una ciudad moderna toma
cada vez más fuerza: el espíritu combativo y revolucionario define el ca-
rácter de Proa en sus primeros años, así como la muy moderna tendencia
de seguir con juicio los lineamientos de los maestros que representan el
paradigma de la época.

102
Los arquitectos de Proa luchan por intervenir la ciudad, especialmente 39.
Carrera Séptima.
el vergonzante espacio colonial -alterado completamente por la densifi- Vista hacia la Catedral
desde la calle 12. 1948.
cación poblacional y el flujo vehicular- que representa para el racionalismo Foto: Museo de
Desarrollo Urbano.
criollo el caos, el desorden, la irracionalidad y, en definitiva, la ignorancia y Fuente: Bogotá CD

el atraso, los cuales son para ellos el origen de todos los males que padece 40.
Carrera Séptima.
ese cuerpo enfermo que es Bogotá. Esta forma de abordar los problemas Vista hacia el norte
de la ciudad queda patente en el primer editorial de la revista que, con desde la calle 14. 1950.
Foto: Museo de
el título “Para que Bogotá sea una ciudad moderna”, da inicio a una serie Desarrollo Urbano.
Fuente: Bogotá CD
de manifiestos en la revista, con los que ésta se propone dar lugar a esa
modernidad en la ciudad.
Con los hechos del 9 de abril, la realidad social, política y económica del
país se ve drásticamente alterada. El centro de la ciudad se encuentra con
destrucciones parciales y, a lo largo de la Carrera Séptima, con una gran
cantidad de edificios y locales saqueados e incendiados. Como se señaló
al inicio de este texto, el Bogotazo precipita una serie de cambios tanto
en el centro de la ciudad como en el tramo de la Carrera Séptima entre
calles 11 y 14, conocida como Calle Real del Comercio. Guardadas las pro-
porciones, tanto para el Estado como para los urbanistas, la situación es
similar a aquella en la que se encontraban De Stijl, L’Esprit Noveau y la
Bauhaus, movimientos que, luego de la destrucción de la Primera Guerra
Mundial, comienzan a proponer los modelos racionales como prototipos
para la construcción de una ciudad ideal, de un nuevo modo de vida, como
única vía para dejar atrás las atrocidades del pasado.
Inmediatamente después de los hechos del 9 de abril, la revista Proa
encarga a Jorge Arango, arquitecto cofundador de Proa y en ese momento
Director de Edificios Nacionales, a Herbert Ritter, arquitecto y Jefe del
Departamento Municipal de Urbanismo, y al conocido arquitecto Gabriel

103
41.
Carrera Séptima.
Vista hacia la Catedral
desde la calle 13. 1948.
Foto: Museo de
Desarrollo Urbano.
Fuente: Bogotá CD

Serrano, un estudio preliminar para la reconstrucción de Bogotá. El estu-


dio es publicado en junio de 1948 con el título “Reconstrucción de Bogotá”,
y propone una primera etapa que se divide en tres aspectos: remodelación
del sector central, plan piloto y reparcelaciones.

104
De la Calle Real a la Carrera Séptima

Para una mejor comprensión del plan de la revista Proa como una repre-
sentación del espacio donde se produce posteriormente lo que se cono-
cerá como la Séptima de Proa, invité al arquitecto e historiador Carlos
Niño Murcia a recorrerlo, primero a partir de una lectura de la revista
y, posteriormente, caminando desde el Pasaje Hernández por la Carrera
Séptima y la Avenida Jiménez.
Con el ejemplar de la revista Proa No. 13 sobre el escritorio, Carlos
Niño inicia el recorrido a partir de varias preguntas que le propongo como
punto de partida: ¿Cómo incide esta forma de representar el espacio en el
lugar para el que fue proyectado? ¿Existió algún proceso de traducción de
los postulados de la modernidad -según Le Corbusier- a nuestra realidad
social, económica y cultural? ¿Qué se reconstruye y qué se destruye?
Carlos Niño: Se dice que los bombardeos de la guerra destruyeron la ciudad
europea y que de esa debacle surgió la ciudad moderna, pero observadores más
perspicaces han mostrado que en realidad los bombardeos destruyeron mucho,
muchísimo, pero no tanto como podría pensarse, pues en realidad destruyó más
el urbanismo moderno, después, en las operaciones urbanas ulteriores.
En nuestro caso, se podría hacer un paralelo con el 9 de abril del 48: siempre
se dice que el “Bogotazo” destruyó la vieja Santafé y dio nacimiento a la Bogotá

105
moderna. En efecto, los planos de los destrozos e incendios muestran que fue-
ron numerosos, pero que estuvieron concentrados en 3 partes: la zona de San
Victorino, la zona de la Carrera Séptima con calle 11 y, un poco hacia arriba
el Palacio de Justicia, y la zona de la carrera 7 de la Jiménez a la calle 21. Sin
duda eran importantísimas áreas de comercio, pero eran sólo tres partes espe-
cíficas. En realidad, el urbanismo moderno que vino luego fue un “bombardeo”
generalizado.
Por otro lado, la revista Proa, comandada por el arquitecto Carlos Martínez,
constituyó la punta de la vanguardia del urbanismo moderno, una idea domi-
nada por el gran gurú que era Le Corbusier pero, sobre todo, explicitada en
lo que se conoce como el CIAM (el Congreso Internacional de los Arquitectos
Modernos). Este congreso afrontó los tres problemas de la ciudad moderna: 1)
la congestión de la ciudad industrial, consecuencia de un aumento enorme de
la población. 2) La industrialización de la producción. Con la desaparición pau-
latina de la producción artesanal, en la cual el obrero tenía contacto desde la
materia prima hasta el producto final, vino la fabricación maquinista y en línea,
donde cada operario hacia una parte del proceso hasta que al final de la línea, y
con gran rapidez, salía el “automóvil Ford”. 3) El tercer problema afrontado por
el CIAM fue la expansión de la ciudad que cada vez más tomaba dimensiones
descomunales.
Estos tres factores, la industrialización de la producción, el aumento de la po-
blación y la enorme expansión de la ciudad, generaron, sobre todo en el centro
de la ciudad, intensas y complejas congestiones de tráfico que el urbanismo
quiso y quiere todavía solucionar.
De una manera sintética podríamos decir que el urbanismo del CIAM planteó la
ciudad organizada en cuatro funciones: HABITAR, TRABAJAR, RECREARSE Y
CIRCULAR. Circular se organizó a partir de una jerarquización de vías; se ha-
blaba de las 7 V, desde la V1 (una vía de alta velocidad que no tocaba el centro
de la ciudad, como la Avenida Cundinamarca, hoy día la carrera 30). Le siguie-
ron en orden de importancia, las vías 2, 3, hasta llegar a la 7, que era peatonal,
dentro de un conjunto de vivienda. Esa estructura de circulación organizaría
la ciudad en las 3 funciones, zonificadas y diferenciadas. Contrario a la ciudad
tradicional, donde la gente podía vivir en el tercer piso y trabajar en el primero,
o vivir en un predio y recrearse en el del frente. La nueva ciudad tendría zonas
residenciales y de trabajos industriales separadas, lo mismo que parques o com-
plejos de cultura para lo recreativo en áreas especializadas.
El otro aspecto fundamental del urbanismo del CIAM era que tomaba un área
donde cabían unas 300 o 400 casas unifamiliares y concentraba esas gentes en
un bloque de vivienda. Al tener 1600 habitantes en un bloque de vivienda, se
liberaba el área que ocupaban esas casas y, a cambio se obtenía un bloque para

106
vivir en medio de una gran zona verde. Es lo que llamaba Le Corbusier la Ville
Radieuse –la Ciudad Radiante– en que todos iban a disfrutar de luz, aire, sol y
cuando bajaban a la calle, tendrían el parque y no las congestiones de aquella
ciudad premoderna.
De lo que no se dieron cuenta los urbanistas del CIAM fue que al hacer esa
concentración en bloques de vivienda e implantarlos en parques, estaban ani-
quilando a la calle corredor, que es la calle paramentada, definida por predios a
lado y lado. Estaban diluyendo el trazado de la ciudad -ya sea en retícula o con
avenidas diagonales- y estaban impidiendo o destruyendo espacios públicos,
plazas o parques de barrio.
La ciudad moderna típica es, por ejemplo, Brasilia, donde uno ve la zonifica-
ción: las super-cuadras de residencia, más el eje vertical de los ministerios que
termina en la Plaza de los Tres Poderes, donde están el senado, la cámara y la
presidencia, pero no existe el tejido que forman las manzanas tradicionales, las
calles “corredor” y las plazas paramentadas.
Pues bien, el grupo de la revista Proa asumió la defensa de la arquitectura mo-
derna y de ese urbanismo del CIAM, y aprovechó la ocasión del 9 de abril para
imponerlo. Cuando uno mira la carátula de la revista Proa, número 13 del mes
de junio de 1948, ve dos trazos que quieren representar limpieza, claridad y, yo
diría, que hasta felicidad. Sus trazos curvilíneos, casi como una coreografía de
danza, me parece representan y simbolizan muy bien esta nueva propuesta de
libertad y alegría que quería imponer de manera radical la vanguardia. Sería el
momento de recordar ese brillante artículo de Jean Clair en que contrasta
las vanguardias con la “Secesión vienesa”; allí se ve cómo las vanguar-
dias modernas son militares y radicales, son dogmáticas y totalitarias, en
contraste con la secesión que es dubitativa, reflexiva y que representa todo
el pensamiento escéptico que caracteriza la posmodernidad que vivimos.
Pero sigamos.
Pasando a la página dos de la propuesta de reconstrucción de Bogotá de la
misma revista, encontramos una especie de manifiesto, algo muy propio de las
vanguardias que imponen casi una nueva constitución, sin resquicios, ya sea
para el arte futurista, para la arquitectura moderna o para la literatura simbolis-
ta. En ellos, lo que se manifiesta debe cumplirse como una norma absoluta, con
disciplina, sin escape. Encuentro pues una contradicción entre esa supuesta
libertad que plantea el dibujo primero, o los anhelos libertarios de cualquier
vanguardia, con la imposición casi dogmática, fundamentalista y “religiosa” de
un manifiesto.
¿De qué habla ese texto? De cómo los incendios se sucedieron exactamente
en las calles del comercio principal de la ciudad, y del lamentable revés que
esta destrucción representó para los propietarios. Pero a la vez anota que estos

107
incendios fueron un positivo paso en lo urbano: “El problema quedó parcial-
mente resuelto. Quedó resuelto porque ahora sí va a ser posible lograr el ensan-
che y el embellecimiento de la ciudad.” (Martinez C.)
Dice este número de la revista Proa que “las catástrofes son la ocasión para
reagrupar las fuerzas y valores”. Terminología que demuestra el espíritu guerre-
rista y demoledor que caracterizaba la ideología de las vanguardias. El Proyecto
de Reconstrucción de Bogotá planteó una solución para la Carrera Séptima
entre las calles 11 y 14, en una propuesta hecha por arquitectos muy conocidos:
Jorge Arango, Gabriel Serrano y Herbert Ritter, en la que planteaban comprar
solares enteros para poder hacer de nuevo proyectos de envergadura.
Cuando uno ve fotos de la ciudad antigua tomadas desde lo alto de la torre de
la Iglesia de San Francisco, se da cuenta de que, en efecto, la Carrera Séptima
era excesivamente estrecha, sobre todo en la parte del Convento de Santo
Domingo, donde la calle no alcanzaba siete metros de ancho. Algo imposible
para la ciudad actual... En los años treinta hubo la polémica sobre la demo-
lición del Convento de Santo Domingo, pero no es éste el momento de pro-
fundizarlo. Quizás no han debido tumbar el Convento de Santo Domingo,
sino simplemente el ala que cerraba la carrera séptima y haber dejado
más bien una plazoleta abierta. Aun más, había espacio más hacia occi-
dente sobre la carrera octava, para haber hecho allí el no muy afortunado
Palacio de Comunicaciones o Edificio Murillo Toro.
Pero volvamos al urbanismo moderno. Pasaba por esos días -junio de
1948- el urbanista Maurice Rotival, que venía de Caracas y calificaba po-
sitivamente la propuesta de compra de predios, e inclusive, casi como una
palmada en el hombro, hablaba de la notable madurez de los arquitectos
colombianos al no necesitar contratar arquitectos extranjeros.
A la vez continuaban los ataques del grupo de Proa a Karl Brunner y,
según la revista, el trabajo de este arquitecto era tachado como urbanis-
mo “feudal”. Pero miremos con cuidado su propuesta: ciudades como
Londres, Milán, París o Berlín, a principios del siglo XX, eran ciudades
de bloques altos (de 6 y 8 pisos), imponentes, pero, sobre todo, seguían
un trazado urbano de grandes avenidas que se dirigían, a la manera
haussmaniana, o sea, como líneas rectas hacia los principales monu-
mentos. Pero también tenían calles menores y espacios definidos como
espacio público, monumental o doméstico. Ese urbanismo que planteaba
Brunner, que sustentara en magníficos libros como el Manual de urbanis-
mo que él produjo, es tachado por la revista Proa de “urbanismo feudal”. En
realidad había un error histórico, porque los ensanches de Madrid o de
Barcelona no se podrían considerar como de “urbanismo feudal”, como

108
se decía al criticar a Brunner, pues sabemos lo diferentes que fueron las
ciudades del medioevo.”
Las calles curvas, como las vemos en el Park Way o en el barrio El Campín, para
los urbanistas modernos eran “el camino del burro”, pues se necesita ser muy
burro para no ir de un punto a otro en línea recta, sino más bien hacer un arco.
Sin embargo, que este “rodeo” de la ciudad construyera parques y espacios ca-
minables a un nivel más ciudadano, eso no lo percibían pues de lo que se trataba
era de terminar con la calle corredor. Al final, Proa consideraba estas propues-
tas como inconcebibles y apoyaba de manera irrestricta el proyecto del CIAM.
Se planteó como punto de partida hacer un Plan Integral. Entonces se invitó a
Le Corbusier -quien llegó a Bogotá en 1948- y su propuesta fue demoler toda el
área entre las calles 26 y 7ª, y entre las carreras 3 y 14. O sea, arrasar el “urba-
nismo feudal” para hacer la “ciudad radiante”. Proa comentaba con entusias-
mo: “nuestra labor de saneamiento profesional ha dado sus primeros frutos!”.
Podemos seguir entonces con las siguientes páginas y ver cómo –muy a la
manera de ese conocido libro de Le Corbusier, Hacia una arquitectura–, se
va desarrollando un texto radical, demoledor, breve, como un manifiesto con
imágenes. Entonces aparece la imagen de la Carrera Séptima cuando era la
Calle Real con aleros, con ventanas coloniales, con ese perfil de la calle de dos
pendientes de piedra hacia un canal en el medio y algunos coches de caballos,
además gente de ruana, de mantilla o pañolón, en un entorno colonial que se
contrasta con una gran congestión del tráfico de tranvías, de buses que cruzan,
de peatones que van por donde no hay andén, y esa era la congestión que se
quería solucionar.
En la página siguiente están los gráficos. Muy a la manera del CIAM se muestra
cómo los edificios, cuando ya quieren tomar altura, necesitan cierto aislamiento
para que la incidencia del sol sea posible. Se consideran entonces las medidas
que se requieren para evitar la promiscuidad entre edificaciones y promover la
luz y el aire entre ellas. Se propone para la Carrera Séptima básicamente dejar-
la como calle comercial y peatonal con bajísimos bloques comerciales, mientras
que en la carrera 6ª se construirían los edificios con altura de unos 12 pisos.
Ese proyecto se visualiza en unas bellas acuarelas, supongo yo que de Gabriel
Largacha. En ellas se ven los cerros, la arquitectura racionalista de prismas
puros, con grandes ventanales y que aplican todos los principios de los edificios
“corbusianos”, y luego se contrastan con una vista de las áreas del caos y con-
gestión, de cubiertas de barro, que es el ambiente que debe erradicarse.
Y, por último, aparece un plano de los incendios y una disquisición histórica de
la Calle Real... por ella pasaron procesiones y virreyes, por allí entraron los li-
bertadores viniendo de las batallas triunfantes, allí se sucede el foro del comer-
cio y de los chismes. Pero, añaden, esa parte de la ciudad necesita el ensanche

109
que se ha dificultado por el choque de múltiples y contradictorios intereses;
pero ahora, gracias al incendio, la vía está libre y apta para recibir el urbanismo
del CIAM.
De este proyecto ¿qué se concretó? No se hizo la carrera 6ªA y los edificios
altos se trajeron sobre la Carrera Séptima y se superpusieron a las plataformas
comerciales bajas. Se construyó así un proyecto de calidades arquitectónicas,
pero curiosamente a la manera del urbanismo decimonónico que se estaba ata-
cando, ya que, por fortuna, paramentó y definió la actual Carrera Séptima.3

3
Entrevista con Jaime Iregui. Bogotá, septiembre de 2006.

110
42.
Plan de reconstrucción
de Bogotá.
Revista Proa # 13.
Junio de 1948

111
Son las dos de la tarde de un día miércoles del mes de
julio, hora en que quedé de encontrarme con Carlos Niño
en la carrera octava entre calles 12 y 13. A un lado está
el Pasaje Hernandez. Del otro lado el edificio Murillo Toro.
La idea es hacer un recorrido por el pasaje peatonal que
atraviesa el Murillo Toro y tomar la Carrera Séptima hasta
la Avenida Jiménez.

Av. Jimenez

Cra. 7

112
Carlos Niño: El Pasaje Hernandez no es arquitectura
costosa labrada en mármol o granito, es ladrillo con
cemento aplicado encima. No es mampostería de piedra,
sin embargo, tiene capiteles, molduras, claves, cornisas,
frontones y demás elementos clásicos, lo cual, en 1920,
era la imagen de Europa que se contraponía a la casa con
alero y teja de barro colonial y española. Ese contraste y
esa imagen eran Europa y la modernidad, era dejar atrás
los oscuros tiempos coloniales

Jaime Iregui: Éramos criollos, ya no éramos españoles.

Carlos Niño: Ahora éramos pro-ingleses y haríamos


barrios en estilo Tudor.

Av. Jimenez

Cra. 7

113
Con la propuesta de tumbar el Claustro de Santo
Domingo se inició un debate en que algunos defendieron
el patrimonio que representaba el Claustro de Santo
Domingo, y otros, liderados por el presidente Eduardo
Santos, querían tumbarlo y así permitir que “Santafé
diera paso a la moderna Bogotá.” Santafé era la ciudad
colonial, Bogotá la ciudad moderna. La polémica fue
fuerte y terminaron imponiéndose Eduardo Santos y sus
seguidores; entonces tumbaron el claustro a comienzos
de 1933.

Av. Jimenez

Cra. 7

114
¿Es cierto que para la construcción del Murillo Toro La construcción del Murillo Toro, la ampliación de la
trajeron al arquitecto italiano Bruno Violi, y que cuando séptima entre calles 12 y 16 y la posterior construcción
llegó ya estaba construido casi en su totalidad? de los edificios modernos surgieron luego de largos
procesos de debate, tanto desde el Estado -para el
Sí, todo el proyecto inicial era de Hernando González caso del Murillo Toro- como desde la revista Proa.
Varona, pero cuando contrataron a Bruno Violi ya era muy Una vez Proa ha logrado difundir el pensamiento de
poco lo que se podía hacer. Pero hubo una propuesta, Le Corbusier, viene el “Bogotazo.” Altos funcionarios
que siempre me ha llamado la atención, y es la hecha del gobierno proponían traer a Le Corbusier para
por José María Gonzalez Concha, que decía: tumbemos que hiciera un plan de reconstrucción, así como una
el ala oriental del claustro para que ampliemos la carrera propuesta general que hiciera de Bogotá una ciudad
séptima, pero mantengamos dos o tres costados del patio moderna. Los arquitectos de Proa respondieron
para hacer una plazoleta. Me gusta esa propuesta porque señalando que aquí había arquitectos formados en la
mantenía parte del claustro y también se hubiera ampliado Nacional que lo podían hacer. Se inició el gran debate,
la séptima. Pero claro, muchos fariseos decían “si abre el que de alguna forma concluyó en un plan distinto; se
claustro, ya no va a ser un claustro, entonces ¿para qué archivó el plan de Le Corbusier y Rojas pinilla y sus
conservarlo? mejor tumbémoslo.” Y lo tumbaron. alcaldes desarrollaron otro tipo de ciudad.

Av. Jimenez

Cra. 7

115
Esa modernidad “tumba” el convento de Santo Domingo Era darle vida a la calle. Ahora es un espacio muerto,
y luego la iglesia. Después toma la séptima hacia el norte, algo que además hace que tambien se muera la
como en una deriva…, y queda este pasaje peatonal ciudad. Sigamos por aquí y verás que hay diferentes
vacío. desechos, basura, un orinal, un sanitario público y ¡son
las dos de la tarde! Pero vamos hacia la séptima.
Fíjate lo que te decía del zócalo, de la parte baja de los
edificios que está en contacto directo con la calle; no hay Sí, pero por la escalera del Murillo Toro para que no nos
actividad, es nulo y huele mal por el abandono… ¿sientes toque otra dósis de ‘zócalo muerto’.
el olor a mierda? No hay zócalo vivo, no hay puertas ni
salidas. Alguna vez en la Universidad Nacional hicimos un De “zócalo muerto”… Si toda la séptima fuera así, sería
proyecto para revivificar este zócalo y esto se volvía una la muerte de la calle y de ese pedazo de ciudad.
serie de terrazas escalonadas con locales y cafeterías en
el otro piso.

Av. Jimenez

Cra. 7

116
Si vemos los edificios de la séptima de Proa, vemos cómo
no sólo hay uniformidad, sino calidad. Además tuvo que
haber una reglamentación que seguro decía: hay que
dejar en la terraza alero, el edificio tiene que empatarse
en los tres primeros pisos, después puede aislarse y subir
doce pisos. Entonces hay calidad formal y hay condición
urbana, sin que sean edificios maravillosos.

Esa coherencia y esa sencillez son, desde la Colonia,


cualidades de nuestra arquitectura. Estos edificios son
modestos, muy bien construidos, y muy para el lugar, sin
que sea Nueva York, ni México, ni una ciudad de grandes
riquezas, pues no hemos sido un país rico ni ostentoso

Av. Jimenez

Cra. 7

117
Ahora detengámonos en el alero, un elemento que
no corresponde mucho a la arquitectura moderna. En
la Maestría de la Nacional se hizo una tesis sobre la
reconstrucción de Manizales después del incendio.
Manizales paisa antes de 1925, que tenía alero, con
canes de madera y de un metro de largo, algo muy útil
para el peatón, sobre todo cuando estaba lloviendo. Pero
también era protección de la fachada, que muchas veces
era de barro o de madera, deleznable, entonces el alero
la protegía de la humedad. Pero cuando empezó la gente
a viajar a Europa en el XIX y comienzos del XX, prefirieron
la arquitectura neoclásica de columnas, de molduras, de
capiteles, de frontones y de ático. El ático es ese pequeño
muro que cubre el tejado, ya no tiene alero sino que al final
el edificio termina en cornisa y en el ático. Pues bien, en
Manizales, a comienzos de siglo, el alero paisa se empezó
a considerar como algo viejo, anacrónico, poco moderno,
y que para colmo esa parte había ayudado a quemar la
ciudad. No sólo era imagen de anacronismo y pobreza,
sino que además era peligroso y combustible.

Av. Jimenez

Cra. 7

118
En el Plan de Le Corbusier se proponía el principio
extremo de la ciudad moderna, es decir, tumbar todo
entre la calle veintiséis y la calle tercera, la carrera tercera
y la Avenida Caracas, todo lo que hoy es nuestro centro
histórico. En su lugar se proponían bloques de diez y
quince pisos, sueltos en una gran zona verde, como el
Centro Nariño, y eso hubiera sido fatal, y no tendríamos la
Candelaria hoy.

Afortunadamente no le pararon bolas y no se hizo eso,


porque de lo contrario hubiéramos arrasado esta ciudad
paramentada, que sigue la línea de las fachadas. Si no
fuera paramentada, lo que tendríamos aquí sería espacio
libre y en el medio una torre. No obstante, Le Corbusier
planteaba mantener lo que en su Plan Piloto denominaba
manzanas arqueológicas, es decir, de la gran destrucción
que él hacía del centro dejaba –a lo largo de la séptima
entre la Plaza de Bolívar y la 26– las calle existentes entre
la 15 y la 24.

119
Es lo que posteriormente realizan los arquitectos de
Proa: respetar el hecho de que haya calles, pero con
este tipo de arquitectura que, como ves, es sin el alero.
Los edificios que se hacen en el costado oriental de la
séptima estan muy cercanos a los propuestos en el Plan
de Reconstrucción de Bogotá.

¿Y qué arquitectos construyeron la ‘séptima de Proa’?

Los de la prímera época de Proa: Cuellar, Serrano y


Gómez; Pizano, Pradilla y Caro; Obregón y Valenzuela;
Esguerra, Saenz y Samper, Gabriel Solano, Dicken Castro,
Arturo Robledo, Jorge Arango, incluso los llamaron la
generación de Proa. Ellos fueron los que de alguna manera
introdujeron esa modernidad en Colombia. Claro, y no sólo
en el centro, sino en muchos barrios construidos en los
sesenta y en el resto del país.

Av. Jimenez

Cra. 7

120
En nuestra arquitectura el rigor y lo moderno están muy
bien expresados. Eso es lo que la caracteriza. No puedes
decir que la arquitectura moderna es alemana o es
francesa o es norteamericana; la arquitectura moderna fue
internacional. Si hubiera que definir un lugar de nacimiento
yo diría que es Alemania, y más concretamente, Berlín,
aunque eso es parcialmente cierto, porque Le Corbusier
en Paris hizo mucho y Wright en Chicago bastante, pero
su núcleo inicial podía haber sido Berlín, con arquitectos
como Walter Gropius, Mies Van Der Rohe, Bruno Taut,
Erich Mendelson, Hans Scharoun y otros.

Av. Jimenez

Cra. 7

121
Otro gran debate de Proa fue el que se dió sobre la Galán, y la gente, después de almuerzo o hacia las 5
construcción del edificio del Banco de la República al que de la tarde, bailaba allí. Era un hotel muy importante,
se consideraba todo un ‘adefesio’. además el corazón de Bogotá no era la Plaza de Bolívar
sino esta esquina. En la época de la colonia esto era
En el lugar que hoy ocupa el edificio del Banco la Plaza de la Yerba, por aquí entraba la mercancía,
de la República quedaba el Hotel Granada, que aquí se dejaban los burros y se vendía de todo, pues
arquitectónicamente era un gesto neoclásico como el del quedaba próximo al arrabal de los indios en los cerros
Pasaje Hernandez. El problema es que estaba muy salido de las Nieves.
hacia el sur y para ampliar la avenida Jimenez había que
tumbarlo. No sé que cosa más se hubiera podido hacer, Había un puente sobre el río, al cruzarlo se pasaba a
pero ese fue un golpe fuerte, porque el Hotel Granada era lo que llamaban “Mundo Nuevo”, hoy diríamos que dio
el corazón social de Bogotá, todas las tardes en el grill del paso a la Bogotá moderna…
Hotel tocaban las orquestas de Lucho Bermúdez y Pacho

Av. Jimenez

Cra. 7

122
El cubo expandido

Urbanismo e información son aspectos complementarios en las socieda-


des capitalistas y anticapitalistas en la medida en que son los encargados
de organizar el silencio. El urbanismo ideal, tanto en Occidente como en
Oriente, es la proyección de una sociedad sin conflictos. (Vaneigem)

La noción de progreso se promueve en la construcción de espacios y sím-


bolos de ciudad, diseñados para ser leídos por sus habitantes como lugares
civilizadores: avenidas, monumentos, museos, ferias y pasajes son elemen-
tos de ese gran espacio de representación donde se escenifica la ilusión
de que la sociedad se desarrolla hacia estados cada vez más depurados de
evolución.
El urbanismo, la arquitectura y las exhibiciones de mercancía pierden
su valor práctico y adquieren un valor representativo. Los objetos son abs-
traídos de su función práctica y se hacen relativos a un observador que,
como es el caso, viene del mundo del arte, razón por la cual adquieren un
valor como espacio simbólico que se sitúa fuera del lugar del museo.
Ese fuera de lugar lo propongo como recorrido de observación que
opera a su vez como espacio de producción. Es decir, el museo fuera
de lugar es algo que sucede en en el marco de experiencias específicas

123
de ciudad: observaciones, recorridos, reflexiones, construcción de situa-
ciones, derivas por el espacio público, colección y archivo de imágenes,
textos, referencias, historias, relatos y hechos efímeros.
Asumo mi posición como artista no como la de un productor de obras
originales, sino la de un productor-consumidor crítico de espacios e infor-
mación. Es decir, vivo en una sociedad en la que predomina la ideología
del consumo y en la que la opción, a mi manera de ver, no es la de una
oposición frontal a esta realidad, sino la de asumir nuestra posición como
consumidores críticos. Como consumidores que reordenamos el espacio
de representación del mundo contemporáneo de acuerdo a nuestras pro-
pias reglas.
Es lo que Henri Lefebvre definió como espacio practicado (The pro-
duction): aquel que se produce desde la interpretación y la apropiación
crítica por parte de los ciudadanos. Es desde este nivel que se traduce
y reorganiza la experiencia del espacio concebido (aquel que se crea a
partir de representaciones del espacio que se materializan gracias al poder
del Estado, la empresa privada y todas aquellas entidades que tienen un
lugar propio en la ciudad) y el espacio vivido (aquel que se produce a
partir de la apropiación por parte de los ciudadanos de imágenes, símbolos
e informaciones que circulan por el espacio de representación; es el lugar
donde se construye la imagen de ciudad, los sitios simbólicos, los monu-
mentos, el modo de vivirla.)
En este contexto, entiendo la propuesta de Henri Lefebvre como herra-
mienta conceptual a partir de la cual organizar el conjunto de experiencias
sobre el espacio, que en el primer capítulo define un lugar para el museo, y
que en esta fase considero de utilidad para explorar el fuera de lugar del
museo como experiencia espacial.
En este punto vale la pena recordar la estrecha relación que mantuvo
Henri Lefebvre con las propuestas del situacionismo durante las década
de los cincuenta y sesenta. Tanto por la crítica al elemento funcional del
urbanismo ideal del Movimiento Moderno –especialmente a Le Corbusier-
como por sus métodos para desmontar su carácter espectacular con tác-
ticas como la construcción de situaciones que se realizan, principalmente,
a través de la deriva.
Este paso por distintos ambientes y situaciones que plantea la deriva
de los situacionistas tiene sus antecedentes en la figura del flânneur re-
visada por Walter Benjamin, así como en visitas y deambulaciones por

124
la ciudad propuestas por movimientos artísticos como el dadaísmo y el
surrealismo. Con ellas se hacía una crítica al museo como entidad que ins-
tituye y clasifica la producción artística, neutralizando toda su capacidad
de cuestionamiento a los valores establecidos y, por supuesto, su talante
crítico y transformador.
Los pasajes comerciales, las exposiciones universales y la haussmani-
zación de París como formas primordiales del espectáculo del progreso
en el siglo XIX, son complementados por Walter Benjamin con la expe-
riencia del flânneur, a quien describe como paseante que “se abandona
a las fantasmagorías del mercado” (21), como lo hace una mariposa que
en su vuelo se posa en aquellas cosas que inesperadamente la cautivan o
simplemente llaman su atención.
La actitud del flânneur como observador que se deleita con las ema-
naciones de la mercancía, el brillo y el lujo, la vida nocturna y todos aque-
llos personajes y situaciones que encuentra en su continua errancia por la
gran ciudad, es retomada -con un sentido crítico y entendida como opera-
ción estética consciente que desmonta lo espectacular- por los dadaístas, a
comienzos del siglo XX, en sus incursiones a las zonas periféricas de París,
las cuales –siguiendo la operación conceptual del Ready-made– declaran
objeto artístico.
Con esto, dadá buscaba producir un desplazamiento de la mirada des-
de la representación de la ciudad utópica, hacia el habitar de la ciudad
de la vida cotidiana. Así mismo, se buscaba desplazar la mirada fuera de
los circuitos establecidos de la cultura y aquellos lugares que se habían
establecido como íconos de la ciudad: bulevares, teatros, museos y monu-
mentos representantes de la imagen misma de París como la Torre Eiffel
y el Arco del Triunfo.
Años más tarde los surrealistas proponían vagabundeos y deambula-
ciones por París, en una actitud un tanto más onírica y como puesta en
práctica de la escritura automática de ese gran texto que es la ciudad:
[...]en “Le Paysan de París”, de Louis Aragon, al que Benjamin en 1934 consi-
deraba ‘el mejor libro sobre París’, el narrador, el “campesino” de París, vaga-
bundea intoxicado en compañía de estas musas4 a través del nuevo paisaje de
las mercancías fetichizadas, como su contraparte agraria de otra época podría

4
Se refiere a las musas del surrealismo que nombra Benjamin y que Buck-Morss enumera:
Luna, Cleo de Merode, Kate Greenaway, Mors, Friederike Kemper, Baby Cadum, Veda
Glaber, Libido, Angelika Kauffmann y la Condesa Gesswitz. (Buck-Morss 282)

125
haber vagabundeado a través de un bosque encantado. La Torre Eiffel se le
aparece como una jirafa. El Sacre Coeur es un ictosaurio. (Buck-Morss 283)
Aunque en un inicio Benjamin apoyó con entusiasmo estas prácticas
surrealistas, posteriormente toma distancia: mientras su esfuerzo consis-
tía en “no dejarse arrullar en el sueño y la mitología”, considera que los
surrealistas “quedan atrapados en el mundo de los sueños.” (Benjamin
ctd. en Buck-Morss 287)
En el París de los años cincuenta, la fantasmagoría como la entiende5
Benjamin es, en cierta forma, redefinida por los situacionistas como es-
pectáculo, al considerar que la universalización del principio de la mer-
cancía hace que se pierda el valor práctico y la experiencia directa de las
cosas al privilegiar su puro valor representacional.
A manera de contra-imagen, los situacionistas proponen la deriva,
como recorrido consciente por la ciudad, como táctica para neutralizar los
espectáculos que causan la separación entre el hombre y las cosas. Esta
neutralización se logra con la construcción de situaciones, entendiendo si-
tuación como experiencia o vivencia que afecta la conciencia y la voluntad
del individuo.
La deriva es definida por ellos como “una técnica de paso ininterrum-
pido a través de ambientes diversos. El concepto de deriva está ligado al
reconocimiento de efectos de naturaleza psicogeográfica6, y a la afirma-
ción de un pensamiento lúdico constructivo, lo que la opone en todos los
aspectos a las nociones clásicas de viaje y paseo.” (Debord, “Teoría”)
La visita dadaísta, la deambulación surrealista y la deriva situacio-
nista se plantean como tácticas de observación crítica que desmontan el
espacio de representación producido por el capitalismo. Su propuesta es
también superar el espacio del museo y el Arte como institución sin recu-
rrir a la elaboración de objetos, ni a intervenciones físicas en el espacio
público.

Tácticas paralelas de exposición.  En el contexto de El museo fuera de


lugar, la deriva opera como herramienta a partir de la cual se plantean

5
“Benjamin describió como ‘fantasmagoría’ al espectáculo de París –la linterna mágica de
la ilusión óptica con su alteración de tamaños y formas. (Buck-Morss 98)
6
Guy Debord define la psicogeografía como “Estudio de los efectos precisos del medio
geográfico, acondicionado o no conscientemente, sobre el comportamiento afectivo de
los individuos”

126
preguntas y se buscan relaciones y diferencias entre las prácticas de exhi-
bición y las prácticas de consumo que sustentan el espacio de represen-
tación. Este espacio es creado por la cultura, que privilegia cada vez más
el comercio y el espectáculo.
A continuación, propongo una serie de recorridos por la Carrera
Séptima, donde ésta se entiende como espacialización de los distintos
tipos de normatividad, economía, globalización y modos de apropiación
cultural. Aunque los recorridos tuvieron muchas de las características que
definen una deriva situacionista, la noción de deriva la hago extensiva al
recorrido que han tenido en la Carrera Séptima las propuestas racionalis-
tas de Proa; por ello mi interés en explorar cómo se viven y se practican el
espacio y los flujos de personas y mercancías, en el contexto de la actual y
compleja realidad socio-espacial de Bogotá.

[la mirada que ordena] 10.06.1956 11:30


En junio de 1956, el joven y prometedor arquitecto Dicken Castro realizó
un recorrido7 por la Carrera Séptima hacia la calle 26. Se encontraban,
por fin, trabajando en la ampliación de esta vía. Considero este recorrido
como el de un arquitecto que encarnaba la mirada estética y ordenadora
que está estipulada en las regulaciones que hoy en día tiene la ciudad, y
que tiene que ver con la altura de los edificios, la contaminación visual y,
obviamente, la explotación económica del espacio público por parte de la
economía informal:
Es interesante hacer un recorrido por la séptima entre calles 16 y 26. Si se
observa lo que por el bullicio pasa muchas veces desapercibido, se encuentran
escenas y aspectos urbanos desconcertantes. Claro que no se pretende herir
con lo que diga a entidades o personas que de una u otra manera se sientan
ligadas a estas fotografías. El propósito es contribuir al embellecimiento y mejor
presentación de esta ciudad tan lamentablemente olvidada en su estética.
El anuncio de mal gusto se encuentra por doquier. Es algo confuso y agobiante.
La vida de los carteles es efímera. Grandes y complicadas estructuras soportan
avisos mayores que las edificaciones mismas. Entidades comerciales aprove-
chan los avisos de la circulación para acreditar sus píldoras, jabones, pastillas,
ungüentos y pócimas, y casi siempre estos reclamos son de más categoría grá-
fica que el aviso oficial. El resultado de tanto afán, de tanta competencia, es un
desazonado aspecto de caóticas y apabullantes formas. La vía principal de esta

7
En: Proa. Bogotá, No. 100 (junio de 1956.)

127
42.
“Grandes y complicadas
estructuras soportan
avisos mayores que las
edificaciones mismas.”
Foto: Dicken Castro,
Proa, 1956.
Fuente: Bogotá CD

ciudad que era antes un paseo agradable, se ha convertido a ras de suelo en el


más sórdido mercado, donde los pregones personales y los altavoces exaltan
baratijas, frutas y loterías o las cualidades de un esferográfico, las del automó-
vil que se rifa, las del sahumerio, las de las fritangas y el vocerío atolondra e
indispone.
Es cierto que estos trastornos y tantos otros con los que a diario se tropieza, se
pueden remediar en pocos días. (Castro)
Por supuesto, en cuestión de días –o de horas- se pueden expulsar los
pregoneros y las ventas ambulantes. Pero esa solución, que históricamen-
te se le ha dado al problema, no lo soluciona, pues la constante y unifor-
me acción reguladora de la administración es sistemáticamente burlada y
transformada por las tácticas y los ágiles dispositivos con que la economía
informal ha respondido y resistido a cada nuevo despliegue de la norma-
tividad oficial.
Lista de cosas caóticas que se encuentran diariamente en la Carrera Séptima:
10 puestos de frutas familiarmente establecidos; 2 puestos de fruta en sórdidos
cajones; 4 mercachifles de joyería falsa; 2 vendedores ambulantes de corbatas;
2 terrestres sala-cunas de cajones de cinco niños; 6 puestos de periódicos y

128
revistas; 4 fotógrafos de oportunidad; 12 vendedores de lotería; 2 carros que
rifan con pregones mecanizados; 2 vendedores de plantas de jardín; 11 ven-
dedores de tarjetas para la fiesta del momento; 2 ruidosas ventas de antenas
para radio; 4 vendedores de chales; 1 ventanilla para venta de entradas a lucha
libre; 1 hombre que vende sombreros y que además imita el canto de las aves;
2 pregoneros de esferográficos; 2 ventas de maíz tostado; esporádica venta de
perros, mirlas y turpiales. (Castro)
Igualmente, con cada reubicación que se le ha dado desde el siglo XIX a
las ventas callejeras, las instituciones afirman haber solucionado el proble-
ma. Esta guerra por el espacio en el centro de Bogotá -y especialmente en
la Carrera Séptima- tiene su historia y seguramente continuará proyectán-
dose hacia el futuro en la medida en que se insista en recuperar el espacio
para escenificar los ideales de una ciudad que se transforma y progresa
como estrategia que oculta algo que no cambia: las relaciones de produc-
ción y los conflictos espaciales que genera la desigualdad social.
Dado que la Carrera Séptima es la calle más importante y significativa
de la ciudad, se ha constituido en el termómetro para escenificar tensiones
espaciales entre la economía oficial y la economía informal que lucha por
acceder a este lugar privilegiado. En este contexto, la Carrera Séptima
se constituye en representación de una modernidad cosmética y fantas-
magórica, en escenografía de los ideales de un progreso y un cambio que
nunca llegaron, en escenario de un enfrentamiento entre distintas fuerzas
económicas que chocan constantemente para espacializar sus estrategias
de intercambio y sus tácticas de exhibición.
Es en este punto donde la ciudad coincide con la noción de museo
como dispositivo civilizador y expositivo: esta moderna y progresista esce-
nografía implica un guión para quienes circulan por ella, una serie de pa-
rámetros de comportamiento y, por supuesto, el rol de personas modernas
y civilizadas que la ciudad espera asuman sus ciudadanos.

[vigilar y concertar] 06.02.2005 15:25


Son las tres y veinticinco de la tarde del primer domingo de febrero de
2005 y me encuentro en la Plaza de Bolívar con el propósito de iniciar un
recorrido por la carrera séptima hasta la calle 26. Antes de partir, observo
el Palacio Liévano en el costado occidental de la Plaza. Me vienen a la men-
te las fotos de comienzos del siglo XX que dan cuenta del edificio recién
construido y en cuyo primer nivel alojaba los más selectos almacenes de

129
ropa, dulces y juguetes importados -propiedad de inmigrantes franceses y
judíos-. Era la época en que París era modelo urbano y cultural de nuestra
ciudad.
Desde la ventana que pertenece a la oficina del alcalde -El Palacio
Liévano es ahora la sede de la Alcaldía de Bogotá- ya no se asoma el som-
brerero francés Pierre Touchet a contemplar la Plaza de Bolívar en una
mañana de 1918, sino el jovial y conciliador alcalde Lucho Garzón a calmar
las periódicas manifestaciones de vendedores ambulantes que reclaman
su lugar en el espacio público de la ciudad8.
Al iniciar el recorrido es evidente la presencia de vendedores ambulan-
tes en ambos andenes de la Séptima. La forma de exhibir su mercancía es
de la mayor sencillez posible: disponen en el suelo una tela que sirve tan-
to para marcar límites y privatizar temporalmente un pequeño territorio,
como para organizar sobre ella toda suerte de objetos que buscan llamar la
atención de los apresurados transeúntes: bolígrafos, relojes, despertado-
res, lupas y discos compactos.
En noviembre de 2003 la Corte Constitucional9 decretó que a los vende-
dores no se les podía confiscar la mercancía y que igualmente se les debía
notificar antes de cualquier operativo policial. Además se les debía tratar
con respeto pues ejercían su derecho al trabajo.
Este hecho, más los mensajes del entonces recién electo alcalde, que
invitaban a revisar las políticas que en materia de espacio público se habían

8
“Ayer, al menos 150 vendedores ambulantes se reunieron en la Plaza de Bolívar, frente
al Palacio Liévano, y pidieron que los ‘dejen trabajar’. “Queremos que el Alcalde nos dé
una prórroga. Nosotros lo elegimos y ahora nos va a sacar”, dijo Flor Marina Saavedra,
vicepresidente de la Asociación de Vendedores del Restrepo. También pidieron que se
revoque la resolución 291 de la Defensoría del Espacio Público que desde noviembre 26
del año pasado incluyó el sector en el inventario de zonas recuperadas y no dejó a las
autoridades otra salida que el desalojo. Ocurre a ocho días del desalojo de 340 informales
que anunció desde el pasado 12 de enero el alcalde local de Antonio Nariño, Luis Alfredo
Sierra.” El Tiempo, 25 de enero de 2005.
9
Mediante sentencia T772 de 2003, en su parágrafo 5 ordena al “Grupo de Espacio Público
de la Policía Metropolitana de Bogotá que a partir de la fecha de notificación de esta
sentencia, garantice que, al adelantar las políticas, programas y medidas de recuperación
del espacio público, se cumpla plenamente con el debido proceso aplicable a este tipo
de actuaciones, de forma tal que no se adopte ni ejecute ninguna medida de desalojo o
decomiso que no haya sido precedida por los correspondientes procedimientos admin-
istrativos, y que en consecuencia no esté sustentada en decisiones adoptadas por los
funcionarios administrativos de policía competentes, según se precisó en el acápite 3.4.
de esta sentencia.”

130
implementado hasta entonces, hizo que los andenes de la Carrera Séptima 43.
Carrera Séptima con calle
y de otras vías de Bogotá fuesen de nuevo invadidos por los vendedores. 18. 6 de febrero de 2005
11:35.
Luego de un largo proceso de concertación con ellos, la administración Foto: Jaime Iregui

distrital acordó unos Pactos de Cumplimiento10, en los cuales se definió el 44.


Lolitas
mes de mayo de 2005 como límite para que desalojen la vía. Séptima con calle 16.
10 de febrero de 2004
Para entonces, la administración esperaba ofrecer soluciones específi- 11.35
Foto: Jaime Iregui
cas a los vendedores, quienes se encuentran identificados y carnetizados.
Este plazo que definió el alcalde vino acompañado de una serie de adver-
tencias preliminares encaminadas a que los vendedores no permitieran
el trabajo de niños y la venta de mercancía pirata y de contrabando. Esto
no se ha cumplido, lo que ha causado enfrentamientos y contradicciones
dentro de las instituciones distritales encargadas de regular el espacio
público11.

10
En relación con los pactos de cumplimiento, el Secretario de Gobierno, Juan Manuel
Ospina contesta a la pregunta sobre el sentido de dichos Pactos: “Es empezar a establecer
normas. Pasar de situaciones de invasión a escenarios de regulación. Que usted no puede
vender determinados productos, que no puede seguir ahí indefinidamente. El plazo de
seis meses es porque para dar soluciones más durables que las transitorias de los pactos
se requiere tiempo y recursos.” El Tiempo, 16 de enero de 2005.
11
“La decisión se tomó el jueves y afecta a la Secretaría de Gobierno, al Fondo de Ventas
Populares y a la Defensoría. La idea es que no digan nada hasta el próximo 31 de mayo,
cuando termine el pacto de cumplimiento con 1.320 informales de la carrera 7a., fecha
para lo cual se espera sean reubicados. La singular decisión de Garzón se produjo luego
de que el lunes pasado el defensor del Espacio Público, Germán Rodríguez, le contó a
EL TIEMPO que ya no se realizarían operativos de desalojo en el barrio Restrepo. Las
declaraciones de Rodríguez se produjeron cinco días después de que el secretario de
Gobierno, Juan Manuel Ospina, se comprometiera en un almuerzo con el comercio or-
ganizado del sector a hacer operativos de desalojo. Posteriormente, esa confusión entre
funcionarios del Distrito llevó a la Personería a retirarse de la mesa de trabajo donde jun-
to con el Distrito se venía discutiendo el tema del espacio público.” “Luis Eduardo Garzón

131
45.
Exposición de golosinas
Carrera séptima con
calle 26.
Foto: Jaime Iregui 2005

46.
Miscelánea
Carrera Séptima con
calle 12.
Foto: Jaime Iregui 2005

[resistencia nómada] 10.02.2005 10:45


Entre calles 12 y 13 hay un par de plateadas estatuas vivientes, con
bolardos como pedestal. A la altura de la calle 17 encuentro un puesto
de venta de zapatos importados, dispuestos cuidadosamente unos sobre
otros, formando una pirámide para llamar la atención. De todos los modos
de exhibición de mercancía es -junto con los coches de venta de dulces y
cigarrillos- la que presenta un mayor grado de elaboración.
Aquí se puede establecer una diferencia entre exhibición y muestra:
hay exhibición cuando existe un grado de clasificación en la disposición de
la mercancía. La exhibición presenta un orden y una taxonomía, un modo
elaborado de disposición en la que el vendedor opera como el informador
activo del ambiente, que describe Jean Baudrillard en su libro El sistema
de los objetos, es decir, como aquel que “dispone del espacio como de una
estructura de distribución; a través del control de este espacio dispone de
todas las posibilidades de relaciones recíprocas y, por lo tanto, de la totali-
dad de los papeles que pueden desempeñar los objetos”.
A lo largo de la Carrera Séptima es posible encontrar alrededor de cua-
renta coches de dulces y cigarrillos. Algunos se sitúan temporalmente en
las esquinas, otros están en constante movimiento. Se comunican vía ce-
lular y representan un tipo de exhibición ambulante que toma un carácter
semi-nómada. Estos coches pueden ser entendidos como vehículos que
resisten 12 –en la medida en que son móviles pero no es posible definirlos

ordena silencio a sus funcionarios sobre el tema del espacio público.” En: El Tiempo.
Bogotá, febrero 5 de 2005.
“Nuestros antepasados más remotos, colonizaron su entorno natural, con proyecciones,
12

saberes y destrezas que les permitían intervenir cada vez de forma más sofisticada en
aquella realidad concreta que los precedía. Esta forma de conciencia es muy cercana a

132
como invasores- las normas que desde las alcaldías de Antanas Mockus y
Enrique Peñalosa se aplican con rigor, con el fin es racionalizar el uso del
espacio público, y que fueron complementadas con grandes inversiones
destinadas a reubicar los vendedores ambulantes.
A su vez, configuran un campo en el sentido en que lo propone Pierre
Bourdieu. Campo, como concepto relacional, define una red o configura-
ción de posiciones estratégicas organizadas con el propósito de conseguir
el máximo aprovechamiento de unos determinados recursos. Los vende-
dores ambulantes se apoderan de este campo con una forma de exhibir,
en la que es patente una gran acumulación de objetos, ordenados por ana-
logía, de manera similar a esas primeras exhibiciones que fueron las de los
gabinetes de curiosidades.
Recordemos que estos gabinetes aparecen durante el siglo XVI en el
espacio privado de conocidos patricios de varias ciudades italianas. En
estos casos, los objetos se exhiben ocupando toda la superficie de paredes
y techo, y dan cuenta de viajes y exploraciones por distintos lugares del
mundo. En el caso de los vehículos de resistencia de los vendedores am-
bulantes, todos los objetos se sitúan en un área reducida que viaja por la
ciudad sobre un coche para bebé. No viajan por territorios libres y desco-
nocidos. Lo hacen por un espacio determinado por la economía, regulado
por el Estado y los urbanistas. Actúan sobre un campo establecido y se
superponen a posiciones de un capital oficial protegido por las institucio-
nes del Estado.

la que tuvieron los artistas que dieron forma a la vanguardia histórica de comienzos del
siglo XX, que necesitaron actuar sobre o contra un campo, que parecía estar estructurado
de antemano, y que no era otra cosa que “la institución arte”. Estrategias formales como
el collage, el readymade, o ensamblaje en las primeras vanguardias, o el performance, la
instalación y el video arte en las segundas, tendrían como denominador común su poder
para intervenir sobre sistemas de valor preexistentes. La palabra que el antropólogo fran-
cés Levi Strauss aportó para el análisis de este tipo de principios comunicativos fue la
de bricolage, que involucraba a la vez procedimientos materiales y conceptuales de re-
significación y refuncionalización de toda suerte de hechos y artefactos”. Cerón, Jaime.
“Bricolages, residuos culturales, rastros urbanos y textos fotográficos.” En Resonancias.
org: http://www.resonancias.org/ns/content.php?id=341&style=1

133
[en el centro: el Oriente] 23.02.2005 15:05
A lo largo de una cuadra es posible encontrar entre cuarenta y cincuenta
puestos de vendedores ambulantes que ofrecen mercancía pirata13 como
las pilas “Pannasuannic”, celulares “Noquia”, completos juegos de cuchi-
llos importados por la módica suma de cinco mil pesos, decodificadores de
televisión por cable –que permiten al usuario ver CNN y HBO sin pagar un
solo peso a los operadores autorizados–.
Encuentro también las películas que aún están en cartelera en versio-
nes de DVD a diez mil pesos. Cortaúñas, linternas, barbies, discos com-
pactos, destornilladores, calculadoras y portacelulares, todo “Made in
Taiwán” y “Made in China”. La denominada invasión del espacio público
parece ser la espacialización perversa de toda la mercancía que viene del
Lejano Oriente. Cruza nuestras fronteras sin pagar impuestos14 y se instala
en los andenes de la Carrera Séptima que da el aspecto de un mercado
oriental15.
Sigo caminando y unos metros más adelante, una persona ofrece el ser-
vicio de llamadas por celular a trescientos pesos por minuto16. Llego a la

“Desde hoy, vendedores ambulantes de la Carrera Séptima no podrán ofrecer mercancías


13

de contrabando” Titular de El Tiempo, noviembre 12 de 2004.


Lo pirata en relación con la evasión de impuestos: “Las ventas ambulantes mueven un
14

billón de pesos al año en Bogotá. La cifra, nada despreciable, equivale a lo que tributan
en un año los empresarios de la ciudad por concepto de impuesto de industria y com-
ercio, o el predial que pagan los bogotanos durante dos años. El tamaño del negocio es
tan grande, que la Administración calcula que podría recibir parte de esos recursos vía
impuestos, publicidad o arriendo, en lo que ha llamado el aprovechamiento económico
del espacio público.” Tomado de El Tiempo, Sección Bogotá, junio 25, 2004
Gustavo Petro, del Polo Democrático, señala acerca del problema del espacio público:
15

“Rescatar el espacio público como lugar del comercio, de la estética, de la lúdica y de la


discusión pública, común a nuestra cultura latina y árabe, hoy tristemente reemplazada
por una visión de derecha gringa que cree que el espacio público es un espacio vacío de
gentes y sólo visible para el conductor de vehículo particular” El Tiempo, 19 de diciembre
de 2004.
“La proliferación de este negocio [puestos ambulantes de celular en la calle] desplazó
16

las llamadas en casetas y cabinas. Pero resultó tan rentable, que propietarios de restau-
rantes, papelerías, ventas ambulantes, peluquerías, semáforos y hasta taxis, adquirieron
teléfonos celulares para comercializar sus minutos.¿Pero por qué resulta tan económico
el minuto para los clientes? Los propietarios constituyen una empresa y la registran en
la Cámara de Comercio. Tres meses después capitalizan la compañía. De esta manera,
certifican solvencia económica a las compañías de telefonía celular y adquieren hasta 25
planes corporativos, en los que el minuto sale en promedio a $120. A partir de allí buscan
a los vendedores, a quienes alquilan los aparatos. Y éstos, de acuerdo con la oferta y la

134
Avenida Jiménez y me detengo a escuchar, se escuchan las noticias del día
que un voceador espontáneo emite a alto volumen desde la esquina del
edificio de El Tiempo: “¡Uribe en el rancho de Bush!”
Cruzo la Carrera Séptima -en este día soleado que promete aguacero-
para tener una mejor vista de los edificios emblemáticos de los medios de
comunicación –el del diario El Tiempo– y la economía oficial –el Banco
de la República–; me encuentro con la constelación de vendedores de es-
meraldas que desde hace décadas tiene esta esquina como lugar de ope-
raciones. Se trata de un gremio que no tiene nada que envidiarle al grupo
económico de los Santos ni a la primera institución financiera del país.

[la entrada del rey] 18.03.2005 11:17


En ciudades como la nuestra que tienen en su origen un gran pedazo
europeo, la importancia de la Calle Real es enorme. Hasta el siglo XVIII
en Europa, las ciudades eran protegidas por murallas y se accedía a ellas
por una serie de puertas. La puerta principal era aquella por la cual entra-
ban los reyes seguidos de sus ejércitos vencedores, cuando regresaban a
casa y desfilaban por la Calle Real hasta llegar al corazón de la ciudad: la
Catedral.
En un comienzo Santa Fe de Bogotá tuvo su entrada por el puente de
San Francisco. Y en algunas ocasiones se hacía en ese lugar la ceremonia
de entrega simbólica de las llaves de la ciudad. O se construía, como fue
costumbre en Europa desde el Imperio Romano hasta el siglo XIX, un Arco
del Triunfo que, a manera de escenografía, representaba la entrada triun-
fal por la puerta principal de la ciudad.
En lo que era nuestra Calle Real -que tiene mucho de escenográfica- se
pueden ver las estatuas vivientes, directas sucesoras de los tableaux vi-
vants medievales que eran dispuestos a lado y lado de la Calle Real para
transmitir al rey las alegrías y necesidades del pueblo. También se puede
ver carrozas y comparsas en algunos días festivos, mientras que en otros
es recorrida por los brillantes y ruidosos desfiles militares o por las recu-
rrentes manifestaciones de los sindicatos. En días recientes la ha recorrido
el alcalde mientras dialoga con los vendedores y les advierte sobre la fecha
límite para que desalojaran la vía, según el Pacto de Cumplimiento.

demanda, le cobran al usuario entre $250 y $400 el minuto. El vendedor recibe $100 por
minuto que comercializa, y el resto queda para el dueño del teléfono.” El Espectador, 16
de mayo de 2004.

135
47.
Arco del Triunfo
A medida que el burgomaestre avanza en este nuevo recorrido, los ven-
Calle Real con Avenida dedores se le acercan pidiendo nuevos plazos y soluciones específicas. En
Jimenez.
Foto: Henry Duperly 1895 el año y medio que lleva la actual administración en el poder, se ha dado
Fuente: Bogotá CD
tanto espacio a la concertación como para el desconcierto: los mismos fun-
48.
Momia cionarios, los ciudadanos y hasta los vendedores no creen que se diseñen
Carrera Séptima con
calle 22.
soluciones definitivas.
Foto: Jaime Iregui 2004
Cierro el periódico y observo a través de la ventana del Oma cómo esta
esquina de la Séptima con 17 se ha llenado en cuestión de minutos de
exhibiciones de corbatas que, muy al estilo de Daniel Buren, se disponen
sobre soportes móviles que en cualquier momento se pueden dejar apoya-
dos contra una pared o un poste. Y así como la 17 ha sido tradicionalmente
la esquina de las corbatas, toda la Séptima -como un gran pasaje sin te-
cho- tiene sus secciones instituidas: entre la 21 y la 19 están las revistas,
los dibujantes y los libros, y en la Plaza de las Nieves las apuestas con
animales.
Pasando la calle 19 encuentro los zapatos deportivos y una pequeña ca-
lle ciega dedicada a la venta de corbatas. Más adelante, llegando al Parque
Santander, están los indígenas ecuatorianos que sus jefes colombianos dis-
frazan de pielrojas y disponen a modo de grupo musical que simula inter-
pretar melodías andinas, reproducidas por un pequeño amplificador: es la
escena perfecta para el turista, el curioso y el aprendiz de etnógrafo.
Me pregunto si este recorrido no es una proyección más en ese círculo
reflexivo de observación en el que como artista busco reflejar problemas
de mi contexto en ese otro que es la ciudad. ¿Se da realmente esa suerte
de idealización de lo primitivo, de lo popular? ¿Será posible discernir qué
relaciones ocultan estas exhibiciones de mercancía? ¿O será que el tran-

136
seúnte, es una especie de rey, bombardeado sin piedad por los relatos y 49.
Corbatas.
representaciones de los tableaux vivants de la economía informal? Carrera Séptima con
calle 17.
Foto: Jaime Iregui 2005

[sobre el lugar] 07.05.2005 12:30 50.


Zápatos
Carrera Séptima con calle
Es una mañana soleada y me encuentro en la Plaza de Bolívar. Hay poca 18. 18 de marzo 12:45 pm
Foto: Jaime Iregui 2004
gente, la cual circula entre el infaltable flujo de palomas que la recorren
de un lado a otro en busca de alimento. Están los vendedores de siempre,
que ofrecen la foto a cinco mil, el maíz para alimentar las palomas y hasta
un bus en miniatura para que los niños recorran la plaza.
Es una plaza que respira una tensión que como bajo continuo nos ha-
bla de cosas que sucedieron allí y de las que no queda más huella que los
edificios que se levantaron para reemplazar -y en el caso del Palacio de
Justicia, borrar- las construcciones que los precedieron.
El Palacio Liévano se construyó para reemplazar las incendiadas Galerías
Arrubla; la arquitectura de la Catedral ha sido actualizada periódicamente;
el mercado de la Plaza Mayor fue reubicado en las cercanías para dar paso
a la Plaza de Bolívar, que en su época de parque enrejado era el habitáculo
del héroe, el cual podía ser visto desde el altozano, tradicional lugar de
encuentro donde la élite se exhibía ante un pueblo obediente y sucio.
Con la remodelación de la Plaza a cargo de Fernando Martínez en 1960
culmina un proceso de modernización y transformación que entró triun-
fante por la Calle Real (Carrera Séptima entre calles 11 y 16). Se dejó atrás
un primer intento de modernidad a la francesa, y se inauguró la era del
racionalismo ensanchando la Calle Real y remodelando la Plaza de Bolívar
que, como piel que se adhiere al suelo, permite un diálogo sereno entre los
distintos hitos urbanos: edificios, monumentos, memorias, acontecimien-
tos, expresiones y manifestaciones políticas, sociales y culturales.

137
Además de su concepción como estructura histórica, la representación
de ciudad como obra de arte de Aldo Rossi se materializa claramente en
este lugar: condiciona y es condicionante. Pero más que como obra de
arte –que nos llevaría al problema de redefinir, otra vez, lo que es arte y lo
que no lo es– nos llevaría a ampliar aun más esa definición de ciudad que
actualmente abarca todo y todas las cosas. Pienso en la ciudad como mu-
seo, como lugar en donde se encuentran los ejes verticales de lo histórico
y lo temporal con la espacialidad de lo social. También como escenografía
que condiciona una serie de comportamientos, recorridos, reglas y prácti-
cas de exhibición y clasificación.
No se trata de museificar la ciudad, ni de capturarla a través de una
nueva taxonomía, ni de un nuevo discurso acerca de su pasado o de darle
un nuevo empaque al centro histórico. El museo es, ante todo, una forma
de pensar. Como tal, puede o no estar asociada a un lugar, a un edificio,
a un modo de recorrer y relacionarse con el espacio. Es una forma de
pensar asociada a una voluntad civilizadora que se inició a comienzos del
siglo XIX, y que llevó de la mano dispositivos de exhibición que, como los
pasajes, las ferias universales y los bulevares, sirvieron de soporte para
promover el entretenimiento, la educación de las masas y, claro está, las
representaciones que, como la ideología del progreso, impulsaron el com-
plejo exhibitivo17.
La noción de museo como algo móvil desestabiliza -en el buen sentido
de la palabra- un conjunto de prácticas que generalmente se encuentran
asociadas a un espacio de poder y conocimiento que se encarga de clasifi-
car, documentar, exhibir y representar hechos y manifestaciones artísticas
y culturales.
El museo móvil y fuera de lugar se puede encontrar en muchas partes
y puede tomar muchas formas si se plantea como una noción que habita
tanto en la mente del observador que recorre y espacializa los lugares con

“La aparición del museo de arte estuvo estrechamente relacionada a la de una amplia
17

gama de instituciones –museos de historia natural y de la ciencia, dioramas y panoramas,


grandes exposiciones nacionales y universales, pasajes y grandes almacenes- que sirvie-
ron como espacios para la aparición de nuevas disciplinas (historia, biología, historia del
arte, antropología) y sus formaciones discursivas (el pasado, la evolución, la estética, el
Hombre), como para el desarrollo de nuevas tecnologías de la visión. Además, la aparición
de este complejo exhibitivo implica un conjunto interconectado de relaciones institucio-
nales y disciplinarias que pueden ser analizadas de forma productiva como articulaciones
de poder y conocimiento”. (Bennet, The Birth 59)

138
su mirada, como en las prácticas de exhibición, archivo y recolección que
se despliegan a lo largo, alto y ancho de la ciudad.

[el espacio recuperado] 31.05.2005 09:07


Y, finalmente, llegó el tan anunciado día. Esta vez la Séptima, desde la 26
hasta la Plaza de Bolívar estaba invadida por la fuerza pública. Vencía el
plazo dado por la Alcaldía Mayor para que todos los vendedores ambulan-
tes emprendieran la retirada.
El recorrido lo inicio desde el Planetario, donde tenía cita con Luis
Carlos Colón, director del Museo de Bogotá. El motivo de mi visita a este
lugar era averiguar acerca de los planos e imágenes de la Carrera Séptima
en los años cuarenta, época en que se decreta su ampliación entre la Plaza
de Bolívar y la Avenida Jiménez.
Las imágenes que había logrado conseguir –con el propósito de traer al
presente aspectos de su historia que ayuden a comprender la problemáti-
ca actual– así como los diversos proyectos en que se proponía el ensanche
de la vía y la subsiguiente remodelación del sector, provenían de la revista
Proa. Aunque existe la idea de que todos los cambios que tuvo la vía se
habían dado por la destrucción ocasionada por los hechos del 9 de abril,
lo cierto es que la mayor parte de los planes se habían diseñado con ante-
lación. Era tortuoso entrar al centro en carro: la ciudad era cada vez más
densa, contaba con mayor número de automóviles y se hacía necesario
ampliar algunas de las calles del centro de la ciudad.
Al llegar a la calle 24 la presencia de la policía es más amenazante de lo
que pensaba: dieciocho uniformados anti-motines en alerta, como si espe-
raran en cuestión de pocos minutos a una masa enfurecida de vendedores
decididos a saquear e incendiar almacenes y edificios. Miro al otro lado
de la séptima y encuentro otro grupo de policías, con sus escudos anti-
motines, en actitud similar.
Por supuesto, en los andenes no hay ni un vendedor retando con
sus mercancías al poder de la fuerza pública. Hay, eso sí, mucha gente
caminando:18 unos con el afán de llegar a sus lugares de trabajo, otros con

18
“Los vendedores, ya sin mercancías, también se pasearon como parroquianos. Policías
como estatuas en las esquinas y visitas de comadres en mitad de la acera. “Ahora sí, esta
avenida es una crema”, dijo un joven universitario que ayer atravesaba la carrera 7a., cer-
ca de la Plaza de Bolívar, en el primer día del desalojo de vendedores ambulantes del es-
pacio público en esta vía de Bogotá. Allí, en la esquina de la calle 10a., junto a la Casa del

139
51.
Tensiones espaciales.
más tranquilidad, contemplando un tanto sorprendidos las representacio-
Camión y tanqueta de la nes de poder del Estado. Prácticamente en cada esquina hay un contin-
policía en la séptima con
calle 16. 31 de mayo de gente policial, lo que ofrece un verdadero espectáculo que tiene como
2005, 9:16 am.
Foto: Jaime Iregui objeto intimidar, persuadir y desanimar con su sola visión cualquier in-
52. tento que vaya contra las reglas de juego que instaura la figura de espacio
Robocops
Carrera Séptima con
público recuperado.
Avenida Jiménez. 31 de
mayo de 2005. En la Plazoleta de las Nieves hay un kiosco de la Alcaldía que atiende
Foto: El Tiempo
a aquellos vendedores ambulantes que aún no se han acogido al pacto de
cumplimiento que les garantiza la reubicación en un centro comercial o en
entidades como Misión Bogotá, en la que se dispusieron cupos para que
cuatrocientos cincuenta ex-vendedores trabajen como guías ciudadanos.
Con los kioscos, donde acuden los vendedores en busca de una salida
para su situación, se da la idea de que, a diferencia de las anteriores admi-
nistraciones, la actual sí ha contemplado la concertación y el diálogo como
herramienta para solucionar el problema.

Florero, ya se advertía ese ambiente de despeje que predominó a lo largo de 15 cuadras,


y con andenes libres tenía mucho más sentido ese muñequito verde que en los semáforos
indica paso para el peatón. Miguel Monterrey, un argentino cantante de tangos, con su
guitarra, era el único que se acomodaba en un rincón, frente al almacén Ley, donde hasta
el pasado fin de semana se ofrecían perritos recién nacidos, afiches, artesanías y ciertas
cosas más. “Se fueron los vendedores golondrinas –apuntó–, quedamos nosotros, para
ver qué pasa”. “Yo vivo en el norte, pero vine a ver cómo era esto sin gente amontonada
y sin que nadie lo empuje a uno contra las mercancías puestas en el suelo. Me gustó este
septimazo de hoy”, agregó Uriel Carrasquilla, cachaco de gorra y paraguas. Comadronas
que detenían su paso para darse el lujo de hacer visita en mitad de la acera, piquetes de
policías que se antojaban estatuas vivientes, y vendedores ambulantes sentados en bolar-
dos o parados en cualquier parte, como ‘agentes encubiertos’ para medir la temperatura
de la calle, fueron la constante en esta avenida que ayer parecía estrenar rutinas.” El
Tiempo, junio 1 de 2005.

140
El problema de las ventas en la calle está históricamente asociado a las
corrientes higienistas, así como a una conducta de clase que, desde las
dimensiones del poder, encarna un movimiento moderno que fetichiza el
espacio público sin vendedores como representación de orden, civiliza-
ción y limpieza. Es el caso de la historia de una elegante dama francesa
que en 1946 se encuentra de vacaciones en Bogotá y tiene la siguiente
experiencia:
Me dormí profundamente, pero el sobresalto me despertó… Acababa de tran-
sitar por un antro de repulsiva suciedad… Semejaba ser la guarida de espanta-
bles brujas… Era un ambiente pleno de estrépito, de suciedad, de pestilencia
y de inmundo desorden… Seres haraposos portando en la cabeza desgraciados
atados se confundían aquí y allá con fardos hediondos, con trozos de carnes
sanguinolentas y putrefactas… Yo era empujada hacia un lugar colmado de
detritus en descomposición, resbaladizos y repugnantes… mi situación era di-
fícil… Me había colocado en posición tal que no podía escapar. Sin embargo
debía lograr un propósito: obtener mi mercado; pero, ¿cómo? 19
Seguramente la ilustre visitante consiguió sus alimentos en otro lugar
de la ciudad. Para aquella época la administración enfrentaba un problema
que no solucionó del todo cuando decidió en el siglo XIX transformar las
plazas de Bolívar y Santander en parques y reubicar en locales cercanos e
improvisadas instalaciones a los vendedores del mercado.
Recursos similares al de imaginar la desfavorable impresión que tendría
una elegante parisina al recorrer una calle del centro de la ciudad han
sido utilizados históricamente por instituciones y medios de comunicación
para representar el problema de la venta ambulante como síntoma de su-
ciedad y peligro.

Personaje ficticio que sueña esta situación en el artículo “Bogotá puede ser una ciudad
19

moderna”, cuando recorre una calle aledaña al Mercado Central invadida por vendedores
de verduras, fruta y carnes. En: Proa. Bogotá, No. 3. 1946.

141
142
Bibliografía

143
144
Augé, Marc. Los no lugares espacios del anonimato: una antropología de la
sobremodernidad. Barcelona: Gedisa, 1994.
Baudrillard, Jean. El sistema de los objetos. México: Siglo XXI Editores, 1969.
Benjamin, Walter. The Arcades Project. Cambridge, MA: Harvard University Press,
1999.
Bennet, Tony. The Birth of the Museum. Londres: Routledge, 2005.
———. The Exhibitionary Complex, Thinking about Exhibitions. Londres:
Routledge, 1999.
Besset, Maurice. Obras, espacios, miradas. El museo en la historia del arte
contemporáneo. AAVV. Monografías de Arquitectura y Vivienda. Barcelona,
No.39, 1993.
Buck-Morsss, Susan. Dialéctica de la mirada. Madrid: Editorial La Balsa de la
Medusa, 1995.
Debord, Guy. La sociedad del espectáculo. Internacional Situacionista. Vol. 1.
Madrid: Literatura Gris, 1999. Publicado en El Archivo Situacionista hispa-
no. <http://sindominio.net/ash/espect1.htm>.
———. Teoría de la deriva. Internacional Situacionista. Vol. 1. Madrid: Li-
teratura Gris, 1999. Publicado en El Archivo Situacionista hispano. 20 de
Diciembre de 2006 <http://sindominio.net/ash/is0 209.htm>. Texto aparecido
inicialmente en Internationale Situtionniste No.2.
Delgado Mahecha, Ovidio. Debates sobre el espacio en la geografía contempo-
ránea. Bogotá: Red de Estudios de Espacio y Territorio, Universidad Nacional,
2003.
Duncan, Carol. Civilizing Rituals. Londres: Routledge, 1994.
ICOM (International Council of Museums). “Artículo 2, parágrafo 1”. Estatutos. 10
de diciembre de 2006. < http://icom.museum/statutes.html#2>.
Findlen, Paula. Possesing Nature, Collecting and scientific culture in early
modern Italy. Berkeley: University of California Press.
Hernández, Carlos Eduardo. Las ideas modernas del Plan para Bogotá en 1950.
Bogotá: Alcaldía de Bogotá, 2004.
Krauss, Rosalind. Arte en tránsito. Lógica cultural del museo tardocapitalista.
AAVV. Museos de Vanguardia, 1993.
Lefebvre, Henri. The Production of Space. Londres: Blackwell, 1978.
Martínez, Frederic. ¿Cómo representar a Colombia? Museo, memoria y nación.
Ed. Sánchez, Gonzalo y María Emma Wills. Bogotá: Museo Nacional, 1999.

145
Niño, Carlos. Arquitectura y Estado. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia,
1991.
O’Doherty, Brian. Inside the White Cube: the Ideology of the Gallery Space. Ber-
keley, CA: University of California Press, 1999.
Ponce de León, Carolina. La crítica de arte en Colombia (1974-1994). Ensayos
sobre arte en Colombia, 1985-2000. Bogotá: IDCT, Alcaldía Mayor de Bogotá,
2004.
Serrano, Eduardo. Cien años de arte colombiano. Bogotá: Museo de Arte Mo-
derno, 2004.
Vaneigem, Raoul. “Comments Against Urbanism”. Internationale Situationniste
No.6 Augosto de 1961. 23 de ebero de 2007 <http//:www.cddc.vt.edu/sionline/
sic/comments.html>.
Zea, Gloria. El Museo de Arte Moderno de Bogotá. Una experiencia singular.
Bogotá: El Sello Editorial, 1994.
Zuluaga Perna, Ana María. Reflexiones acerca de la museología: el caos de Ma-
nizales. Bogotá: Universidad de los Andes, 2001.

Revistas y catálogos
Castro, Dicken. Proa No.100 Junio de 1956, Bogotá.
“Ciudad Futura”. Cromos No.116 2 de Marzo de 1918, Bogotá.
Colón, Luís Carlos. La ciudad de la luz. Bogotá: Museo de Bogotá, 2005.
Martínez, Carlos. “Plan de reconstrucción de Bogotá”. Proa No.13 Junio de 1948,
Bogotá.
López, William. ¿Es el MAM un museo? En: Esfera Pública, 2003.
Jaramillo, Carmen María. A través del espejo. Bogotá: Museo de Arte Moderno,
1998.
Roca, José. Bestiario personal. 20 de enero de 2007 <http://www.geocities.com/
escenasdecaza/columna.html>.
Serrano, Eduardo. El MAM. Recuento de un esfuerzo conjunto. Bogotá. MAM,
1982.
———. Exposición Nacional de Bellas Artes. Catálogo. Bogotá, 1910.
———. Introducción. Catálogo de la Segunda Bienal de Bogotá, 1990.
Traba, Marta. “Si habrá Museo de Arte Moderno en Bogotá”. Revista Estampa.
Bogotá, 1962.

146
———. “Me considero un ciudadano libre de toda sospecha”. Semana. Enero de
1983.
———. “El placer del museo”. Boletín Informativo No.1, 1983.
Tafur, Pilar. Arte en Colombia No.10, 1979.
Zea, Gloria. “Estoy enfurecida con los puristas”. Semana 18 de abril de 2003.

147

Interesses relacionados