Você está na página 1de 19
INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

PRIMER PERIODO

TEMÁTICAS PARA DESARROLLAR EN ESTE PRIMER PERIODO

TEMA: EL RACIONALISMO.

LECCIÓN No. 1: DESCARTES: SU VIDA Y SU MÉTODO.

LECCIÓN No. 2: DE LA DUDA METÓDICA AL PIENSO COMO PRINCIPIO.

LECCIÓN No. 3: ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA: ¿QUIÉN SOY?

LECCIÓN No. 4: DIOS ES EL FUNDAMENTO ÚLTIMO.

LECCIÓN No. 5: SPINOZA: TEORÍA DE LA SUBSTANCIA.

LECCIÓN No. 6: LEIBNIZ: TEORÍA DE LAS MÓNADAS.

LECCIÓN No. 7: EL HOMBRE, SU PENSAMIENTO Y LIBERTAD.

FILOSOFÍA MODERNA.

TEMA No. 2: EL RACIONALISMO.

El Renacimiento puso su optimismo en la ciencia para el conocimiento y conquista de la naturaleza y del mundo. Sin embargo, la ciencia es un producto elaborado por la razón; entonces la esperanza habrá que colocarla en la razón. En la razón está la dignidad del hombre y también su fuerza; la razón es, pues, el centro mismo del hombre, pero también es el centro del mundo, y la fuente de la que emana la ciencia, la moral, la política y la religión. ¿Qué es la razón, y cuál es su naturaleza y su valor?

LECCIÓN No. 1: DESCARTES: SU VIDA Y SU MÉTODO.

Descartes fue un gran pensador que abrió época; con él comenzó la Edad Moderna. Renato Descartes nació en La Haye, Francia, en 1596 y vivió hasta 1650. Descartes acumuló muchos conocimientos de tipo filosófico y científico durante sus estudios, y recogió todas las inquietudes y optimismo del Renacimiento durante sus largos viajes. Sin embargo en su mente había confusión, insatisfacción, y sentía la necesidad de poner orden y claridad. En esta situación Descartes se preguntaba: ¿qué método hay que seguir para conducir, el espíritu hacia la verdad? ¿En qué ciencias hay que inspirar la formulación del método? ¿Cuáles son las reglas del nuevo método?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

Responde las siguientes preguntas:

Cuando estamos desconcertados y confundidos, ¿qué debemos hacer?

¿Qué es un camino?

¿Cuál es la utilidad que tiene un camino? Da tres respuestas.

¿Qué ocurre cuando trabajamos sin método?

¿Para qué sirve un buen método de trabajo?

De todas las ciencias que estamos estudiando este año, ¿cuál es la que tiene mejor método? ¿Por qué?

¿Qué relación hay entre un método y un camino?

1. VIDA Y OBRA. Descartes estudió con los jesuítas en el Colegió de La Fleche y allí entró en contacto con la ya decadente filosofía de la escolástica. Conoció la matemática y la física de su tiempo, y en este campo fue una autoridad.

Viajó por toda Europa como soldado en las guerras de religión y recogió toda la vitalidad cultural que se estaba desarrollando en este tiempo.

Descartes fue el prototipo del pensador moderno. Ya no se trataba de un monje que pensaba y escribía con categorías religiosas, ligadas a la fe y al teocentrismo, sino un hombre de mundo, dedicado a las armas, a las

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

ciencias y a las letras, que recogió toda la inquietud .antropológica y científica que había en el ambiente renacentista, y llegó a formular un sistema de pensamiento filosófico que, no solamente fundamentó filosóficamente toda la inquietud intelectual del Renacimiento, sino que abrió caminos para la reflexión filosófica posterior.

Entre las obras más importantes de Descartes podemos señalar:

El Discurso del Método.

Meditaciones Metafísicas

Principios de Filosofía

Descartes trabajó y escribió además sobre temas propios de la ciencia de su tiempo como eran la física, la matemática y la mecánica.

2. LA BÚSQUEDA DE UN PRINCIPIO.

A los treinta y dos años gravitaban en la mente de Descartes todo el mundo de conocimientos, ideas e

inquietudes del Renacimiento.

Descartes reconoció que este amplio y complejo mundo cultural no tenía unidad, ni fundamentos sólidos, ni

sentido. Había contradicciones entre las opiniones y los hechos, entre las diferentes vertientes del pensamiento,

en las luchas religiosas y políticas.

Estando en esta situación de confusión respecto a algunas cosas y de claridad respecto a otras, Descartes sintió

la necesidad de encontrar una certeza sólida, un principio verdadero y firme sobre el cual construir un sistema de

pensamiento que le diera profundidad, orden y estructura a todo el movimiento cultural del Renacimiento y a

todas las inquietudes e ideas que había en su mente.

Lo

primero que hizo Descartes fue buscar un método de trabajo.

3.

¿QUÉ ES UN MÉTODO?

La

palabra método proviene del griego, y está compuesta de meta y odós; odós significa camino, meta (recuerda

la

palabra metafísica.) significa más allá; un método viene a ser un camino que le da al caminante seguridad,

orientación y ahorro de tiempo y de energía.

En

conocimientos.

cuanto

meta

el

método

no

se

agota,

siempre

es

susceptible

de

nueva

investigación,

de

nuevos

El método sirve, pues, para ofrecerle al investigador orientación y facilidad para conquistar nuevos

conocimientos; el método da seguridad, orden y certeza; por esta razón, si se quiere avanzar en el conocimiento,

es

importante establecer un método.

4.

LA FINALIDAD EL MÉTODO CARTESIANO.

Comenta Descartes que se sentía "como un caminante extraviado en un bosque el cual no debe vagar dando vueltas de un lado para otro, ni menos aún detenerse en un lugar".

En esta situación Descartes dice: "Me vi obligado a emprender yo mismo la tarea de guiarme" y era necesario buscar un camino, un método que ayudara a salir del bosque de sus inquietudes filosóficas y científicas. El método deberá conducirlo a:

Orientar la búsqueda de verdades claras y distintas y así calmar la inquietud.

“Pero, como un hombre que camino solo y a oscuras resolví avanzar tan lentamente y con 'tanta circunspección

en todas las cosas que, por más que avanzase poco, me guardase al menos de caer. Ni siquiera quise empezar

a rechazar bruscamente y por completo ninguna de las opiniones que se habían podido infiltrar en mi creencia sin haber sido introducidas en ella por la razón, sin antes haber empleado el tiempo suficiente para formarme el proyecto de la obra que emprendía y buscar el verdadero método para llegar al conocimiento de todas las cosas de que mi espíritu fuese capaz". • (Discurso del Método).

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

Establecer un principio fundamental que sea evidente para todas las mentes y válido pava. todas las ciencias.

"Pero lo que más me Complacía en ese método era que, con él, yo tenía la seguridad de usar en todo mi razón, si no perfectamente, sí al menos de la mejor manera posible; aparte de que, al practicarlo, sentía que mi espíritu se acostumbraba poco a poco a concebir más clara y más distintamente sus objetivos". (Discurso del Método). Descartes es consciente de que él no va a inventar un método completamente nuevo.

La filosofía y las ciencias ya tienen su método; entre ellas hay dos que le llaman poderosamente la atención como son la lógica y la matemática, algebra y geometría. Sin embargo, al examinarlas, encuentra que hay en ellas elementos confusos, pesados, que son muy abstractos y no sirven para investigar la realidad:

"Todo eso fue causa de que yo pensase que era preciso buscar algún otro método que, comprendiendo todas las ventajas de aquellos tres, estuviese libres de sus defectos". (Discurso del Método).

5. EL OPTIMISMO POR LA MATEMÁTICA.

Descartes participó plenamente de la ilusión que el Renacimiento tenía en la empresa de hacer del mundo un lugar agradable en el que el hombre viviera con la dignidad correspondiente a su naturaleza humana.

Pero esta pretendida y buscada felicidad solamente sería una realidad cuando el hombre ejerciera un dominio científico sobre la naturaleza. Lo mismo que Galileo y Bacon, Descartes vio también en la ciencia la única herramienta capaz de proporcionarle al hombre la clave para dominar y transformar al mundo.

Por esta razón, la Edad Moderna se abre con una vocación decidida por la ciencia. Pero, entre todas las ciencias había una, la matemática, que desde finales del Renacimiento se presentaba como clave para abrir los misterios de la realidad física, ocupada en la búsqueda de la verdad y del principio fundamental, Descartes descubrió que la matemática es la ciencia clave porque:

Parte de principios evidentes es decir, que poseen en sí mismo la razón de su verdad. Por ejemplo: el triángulo tiene tres ángulos.

Estos principios son evidentes no sólo en sí mismos sino también para todas las mentes: todos los triángulos tienen tres ángulos y todos los hombres están de acuerdo en ello sin necesidad de demostración. Esta es la intuición. Por tanto, los principios evidentes son universalmente válidos: son claros para la mente y son claros en la realidad.

De los principios evidentes, directamente intuidos, la mente puede deducir otros conocimientos. El valor de la matemática está en que sus principios son intuitivos o evidentes y deductivos, y toda ciencia para serlo verdaderamente debe tener también estas características.

Por tanto, según Descartes, nuestra mente tiene estructura matemática y funciona de manera matemática; pero también la realidad, el mundo y la naturaleza, tienen estructura matemática y funciona de manera matemática.

6. LA FORMULACIÓN DEL MÉTODO: LAS CUATRO REGLAS.

De entre todas las reglas que rigen a la lógica y a la matemática, Descartes va a seleccionar cuatro; y con ellas va a establecer su método. Estas son las cuatro reglas del método cartesiano canalízalas detenidamente:

"Así del gran número de que se compone la lógica, yo creí que tendría bastante con los cuatro siguientes, con tal de que tomase la firme constante resolución de no dejar de observarlos ni una sola vez.

El primero era no aceptar nunca corno verdadera ninguna cosa que no conociese con evidencia que lo era; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada más que aquello que se presentase tan clara y distintamente a mi espíritu que no tuviese ocasión alguna de ponerlo en duda.

El segundo, dividir cada una de las dificultades que examinase, en tantas partes como fuera posible y como requiriese su mejor solución.

El tercero, conducir por orden mis pensamientos, comenzando por los objetos más sencillos y más fáciles de conocer, para ascender poco a poco, como por grados, hasta el conocimiento de los más compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden naturalmente.

Y el cuarto, hacer en todo enumeraciones tan completas y revisiones tan generales que adquiriese la seguridad de no omitir nada". (Discurso del Método).

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

7. EXPLICACIÓN DE LAS REGLAS DEL MÉTODO.

Para comprender mejor el método cartesiano entremos a explicar, una por una, las cuatro reglas:

La primera regla es llamada la regla de la evidencia. La palabra evidencia significa estar viendo bien; esta es la intuición intelectual que es clara y distinta. Una idea es clara cuando se presenta al entendimiento con todos sus elementos, y es distinta cuando sus partes están armónicamente ordenadas de tal manera que no hay manera de confundirla con las partes de otra idea.

Una característica de la evidencia es que es propia del entendimiento y no puede darse en los sentidos; otra característica es que la evidencia es absolutamente verdadera, excluye toda posibilidad de error, afirmación ésta que no se puede hacer de los sentidos porque en ellos son muchas las posibilidades de error.

La segunda regla se refiere al análisis: mediante esta operación la mente divide las dificultades o lo desconocido y complejo en tantas partes cuantas sea necesario hasta llegar a algún elemento conocido; es decir, analizar es ir de lo desconocido hasta la parte conocida.)

La tercera regla se refiere a la síntesis, y consiste en partir de las partes más sencillas, ya conocidas mediante el análisis, y remontarse hasta el conocimiento de las más complejas. La síntesis deberá proceder por orden y respetando grados este es el orden lógico.

La cuarta regla busca vigilar el orden estricto del proceso del pensamiento.

Resumiendo podíamos decir que el análisis, la síntesis y la enumeración buscan hacer que los conocimientos o problemas complejos que son oscuros se vuelvan claros y distintos, y se presenten así como evidentes ante el entendimiento.

Una vez formulado y establecido el método, Descartes sabe que debe ser fiel a él y no desviarse sino en caso de encontrar razones muy fuertes que presenten a la mente un método mejor.

EVALÚA EL CONTENIDO DEL TEMA.

Investiga en lo leído:

¿Qué es un método y cuál es su utilidad?

¿Qué pretendió Descartes con su método?

¿Por qué eligió la matemática como la ciencia inspiradora del método?

¿Cuáles son las reglas del método cartesiano?

Para tu cuaderno.

Revisa un poco tu mente y responde:

¿Trabaja tu mente con ideas claras y distintas o ideas confusas e imprecisas?

¿Te gustaría que tu mente trabajara con ideas claras y distintas? ¿Cómo hacer para lograrlo?

Recuerda:

Aprende de memoria las cuatro reglas del método cartesiano.

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

EJERCICIOS DE COMPRENSIÓN DE TEXTOS FILOSÓFICOS.

FILOSOFÍA MODERNA.

DESCARTES, DISCURSO DEL MÉTODO.

Había estudiado un poco, cuando era más joven, de las partes de la filosofía, la lógica, y de las matemáticas, el análisis de los geómetras y el álgebra, tres artes o ciencias que debían, al parecer, contribuir algo a mi propósito. Pero cuando las examiné, hube de notar que, en lo tocante a la lógica, sus silogismos y la mayor parte de las demás instrucciones que da, más sirven para explicar a otros las cosas ya sabidas o incluso, como el arte de Llull, para hablar sin juicio de las ignoradas, que para aprenderlas. Y si bien contiene, en verdad, muchos, muy buenos y verdaderos preceptos, hay, sin embargo, mezclados con ellos, tantos otros nocivos o superfluos, que separarlos es casi tan difícil como sacar una Diana o una Minerva de un bloque de mármol sin desbastar.

Luego, en lo tocante al análisis de los antiguos y al álgebra de los modernos, aparte de que no se refieren sino a muy abstractas materias, que no parecen ser de ningún uso, el primero está siempre tan constreñido a considerar las figuras, que no puede ejercitar el entendimiento sin cansar grandemente la imaginación; y en la segunda, tanto se han sujetado sus cultivadores a ciertas reglas y a ciertas cifras, que han hecho de ella un arte confuso y oscuro, bueno para enredar el ingenio, en lugar de una ciencia que lo cultive. Por todo lo cual, pensé que había que buscar algún otro método que juntase las ventajas de esos tres, excluyendo sus defectos.

Y como la multitud de leyes sirve muy a menudo de disculpa a los vicios, siendo un Estado mucho mejor regido cuando hay pocas, pero muy estrictamente observadas, así también, en lugar del gran número de preceptos que encierra la lógica, creí que me bastarían los cuatro siguientes, supuesto que tomase una firme y constante resolución de no dejar de observarlos una vez siquiera:

Fue el primero, no admitir como verdadera cosa alguna, como no supiese con evidencia que lo es; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada más que lo que se presentase tan clara y distintamente a mí espíritu, que no hubiese ninguna ocasión de ponerlo en duda.

El segundo, dividir cada una de las dificultades, que examinare, en cuantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución.

El tercero, conducir ordenadamente mis pensamientos, empezando por los objetos más simples y más fáciles de conocer, para ir ascendiendo poco a poco, gradualmente, hasta el conocimiento de los más compuestos, e incluso suponiendo un orden entre los que no se preceden naturalmente.

Y el último, hacer en todo unos recuentos tan integrales y unas revisiones tan generales, que llegase a estar seguro de no omitir nada.

Esas largas series de trabadas razones muy simples y fáciles, que los geómetras acostumbran emplear, para llegar a sus más difíciles demostraciones, habían me dado ocasión de imaginar que todas las cosas, de que el hombre puede adquirir conocimiento, se siguen unas a otras en igual manera, y que, con sólo abstenerse de admitir como verdadera una que no lo sea y guardar siempre el orden necesario para deducirlas unas de otras, no puede haber ninguna, por lejos que se halle situada o por oculta que esté, que no se llegue a alcanzar y descubrir.

Y no me cansé mucho en buscar por cuáles era preciso comenzar, pues ya sabía que por las más simples y fáciles de conocer; y considerando que, entre todos los que hasta ahora han investigado la verdad en las ciencias, sólo los matemáticos han podido encontrar algunas demostraciones, esto es, algunas razones ciertas y evidentes, no dudaba de que había que empezar por las mismas que ellos han examinado, aun cuando no esperaba sacar de aquí ninguna otra utilidad, sino acostumbrar mi espíritu a saciarse de verdades y a no contentarse con falsas razones. Mas no por eso concebí el propósito de procurar aprender todas las ciencias particulares denominadas comúnmente matemáticas, y viendo que, aunque sus objetos son diferentes, todas, sin embargo, coinciden en que no consideran sino las varias relaciones o proporciones que se encuentran en los tales objetos, pensé que más valía limitarse a examinar esas proporciones en general, suponiéndolas solo en aquellos asuntos que sirviesen para hacerme más fácil su conocimiento y hasta no sujetándolas a ellos de ninguna manera, para poder después aplicarlas tanto más libremente a todos los demás a que pudieran convenir.

Luego advertí que, para conocerlas, tendría a veces necesidad de considerar cada una de ellas en particular, y otras veces, tan solo retener o comprender varias juntas, y pensé que, para considerarlas mejor en particular, debía suponerlas en líneas, porque no encontraba nada más simple y que más distintamente pudiera yo

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

representar a mi imaginación y mis sentidos; pero que, para retener o comprender varias juntas, era necesario que las explicase en algunas cifras, las más cortas que fuera posible; y que, por este medio, tomaba lo mejor que hay en el análisis geométrico y en el álgebra, y corregía así todos los defectos de una por el otro.

Y, efectivamente, me atrevo a decir que la exacta observación de los pocos preceptos por mí elegidos, me dio tanta facilidad para desenmarañar todas las cuestiones de que tratan esas dos ciencias, que en dos o tres meses que empleé en examinarlas, habiendo comenzado por las más simples y generales, y siendo cada verdad que

encontraba una regla que me servía luego para encontrar otras, no sólo conseguí resolver varias cuestiones, que antes había considerado como muy difíciles, sino que hasta me pareció también, hacia el final, que, incluso en las que ignoraba, podría determinar por qué medios y hasta dónde era posible resolverlas. En lo cual, acaso no me acusaréis de excesiva vanidad si consideráis que, supuesto que no hay sino una verdad en cada cosa, el que

la encuentra sabe todo lo que se puede saber de ella; y que, por ejemplo, un niño que sabe aritmética y hace una

suma conforme a las reglas, puede estar seguro de haber hallado, acerca de la suma que examinaba, todo

cuanto el humano ingenio pueda hallar; porque al fin y al cabo el método que enseña a seguir el orden verdadero

y a recontar exactamente las circunstancias todas de lo que se busca, contiene todo lo que confiere certidumbre

a las reglas de la aritmética.

ANÁLISIS DEL TEXTO.

PREGUNTAS DE INTERPRETACIÓN.

1. ¿Qué sentido tiene en el texto establecer una relación entre filosofía, álgebra y lógica?

2. ¿Qué se entiende por “evidencia” en el texto de Descartes?

3. De acuerdo con el texto de Descartes, explica la frase filosófica cuñada por algunos pensadores actuales: “la modernidad es esencialmente, y en sus orígenes, método”.

PREGUNTAS DE ARGUMENTACIÓN.

1. ¿Cuál es el aporte de Descartes a la epistemología moderna?

2. ¿Según el texto, los pasos propuestos por Descartes para llegar a la verdad son empíricos (experimentales) o deductivos (por concatenación de ideas)? Justifica tu respuesta.

3. ¿Por qué el discurso del método ha sido considerado un texto propio de la tradición filosófica racionalista? Explica.

PREGUNTAS PROPÓSITIVAS.

1. ¿En qué aspectos de la realidad actual se puede aplicar el método de Descartes?

2. ¿Qué deficiencias tiene el método de Descartes? Sustenta tu posición.

3. ¿Cómo puedes explicar la tercera y cuarta regla de Descartes en tus trabajos o exámenes del colegio?

LECCIÓN No. 2: DE LA DUDA METÓDICA AL PIENSO COMO PRINCIPIO.

Establecido el método. Descartes busca la manera de aplicarlo a todas las ciencias: la filosofía, la matemática, el álgebra y la aritmética, la mecánica y la astronomía, la física y la medicina. Todas las ciencias deben estar fundamentadas sobre principios evidentes, claros y distintos. ¿Cómo hacer? La única salida que hay es llevar el método hasta la fuente de donde brotan todas las ciencias que es el pensamiento. Aquí la pregunta fundamental es: ¿Hay en el pensamiento intuiciones que puedan ser aceptadas como evidentes, claras y distintas, y por tanto verdaderas y Ubres de toda posibilidad de error Y si las hay, ¿cómo encontrarlas?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

Contesta las siguientes preguntas:

¿Qué es dudar?

¿Cuándo aplicamos la duda?

¿Para qué dudamos?

¿Podemos dudar sin pensar?

¿Podemos pensar sin existir?

¿Podemos existir sin pensar? ¿Por qué?

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

1. ¿QUE ES LA DUDA?

Descartes quiere hacer una filosofía y una ciencia de ideas claras y distintas, evidentes.

Dice Descartes: "Habiendo comenzado ya a no tener en cuenta para nada mis opiniones propias, puesto que quería someterlas a nuevo examen", ahora las preguntas son:

¿Las ideas, las razones, las opiniones que hay en mi mente y que he adquirido por el estudio y la experiencia, son claras y distintas? ¿Son evidentes? ¿Puedo confiar en ellas como verdades fundamentales?

¿Qué valor tiene la ciencia que está fundamentada sobre esos conocimientos y opiniones confusos?

¿Qué valor tiene el mundo y sus seres, incluso mi propio cuerpo y aún mis vivencias los cuales conozco a través de oscuras opiniones y conjeturas?

Descartes admite que sus pensamientos no son claros y distintos y que la ciencia que posee no está fundamentada sobre principios evidentes. En esta situación Descartes establece la duda cuyo "propósito no tendía a otra cosa que a encontrar la seguridad y rechazar la tierra movediza y la arena, para encontrar la roca y la arcilla.

2. EL ÁMBITO DE LA DUDA.

Descartes duda:

De las enseñanzas y opiniones de los demás:

"Las opiniones a las que hasta entonces había dado crédito, yo no podía hacer nada mejor que emprender de una vez la tarea de retirarles ese crédito, a fin de darlo después a otras mejores, o a las mismas, cuando las hubiese ajustado al nivel de la razón". (Discurso del Método).

De los contenidos que hay en su mente:

"Hace ya mucho tiempo que me he dado cuenta de que, desde mi niñez, he admitido como verdaderas una porción de opiniones falsas, y que todo lo que después he ido edificando sobre tan endebles principios no puede ser sino muy dudoso e incierto; desde entonces he juzgado que era preciso seriamente acometer, una vez en mi vida, la empresa de deshacerme de todas las opiniones a que había dado crédito, y empezar de nuevo, desde los fundamentos, si quería establecer algo firme y constante en las ciencias". (Meditaciones Metafísicas).

De la veracidad de los sentidos:

"Todo lo que he tenido hasta hoy por mas verdadero y seguro, lo he aprendido de los sentidos o por los sentidos; ahora bien, he experimentado varias veces que los sentidos son engañosos, y es prudente no fiarse nunca por completo de quienes nos han engañado una vez". (Meditaciones Metafísicas).

Del propio cuerpo y las propias vivencias:

"Sin embargo, he de considerar aquí que soy hombre y, por consiguiente, que tengo costumbre de dormir y de representarme en suenas las mismas cosas y aun a veces cosas menos verosímiles que esos insensatos cuando velan. ¿Cuántas veces me ha sucedido soñar de noche que estaba en este mismo sitio y vestido, sentado junto al fuego, estando en realidad desnudo y metido en la

"Supongamos, pues, ahora, que estamos dor, nudos y que todas estas particularidades, a saber: que las manos y otras por el estilo, no son sino engañosas ilusiones; y pensemos que, acaso, nuestras manos y nuestro cuerpo todo no son tales como los vemos". (Meditaciones y Metafísica).

De las ciencias matemáticas y físicas:

"Pero, en suma, heme aquí obligado a confesar que todo cuanto yo creía antes verdadero, puede en cierto modo, ser puesto en duda, y no por inconsideración o ligereza, sino por muy fuertes razones consideradas con suma; atención; de suerte que, en adelante, si he de hallar algo cierto y seguro en las ciencias, deberé abstenerme de darle crédito, con tanto cuidado como si fuera manifiestamente falso". (Meditaciones y Metafísica).

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

De la realidad del mundo objetivo:

"Pensaré que el cielo, el aire, la tierra, los colores, las figuras, los sonidos y todas las demás acosas exteriores no son sino ilusiones y engaños de que hace uso, como cebos, para captar mi credulidad". (Meditaciones y Metafísica).

3.

EL PROPÓSITO DE LA DUDA ES:

Mi

propósito no se ha extendido más allá de tratar de reformar mis propios pensamientos, y edificar en un terreno

que me pertenece totalmente"…

"No seguir las opiniones más

"Desarraigar del espíritu todas las malas opiniones que había admitido en él con anterioridad a aquel tiempo"…

"Liberarme de todos los arrepentimientos y remordimientos que suelen agitar las conciencias de los espíritus débiles y vacilantes;' que se dejan llevar inconscientemente a practicar como buenas las cosas que después consideran malas". (Discurso del Método).

El propósito de la duda es encontrar la verdad; encontrar un principio claro y distinto sobre el cual edificar el

edificio de los propios pensamientos, de la propia vida, de la ciencia y de la realidad objetiva.

4. LA EVIDENCIA ES PIENSO, LUEGO EXISTO.

Estando en esa tarea de dudar de todo, Descartes desvió su atención de los objetos de la duda, o sea de las vivencias y pensamientos obtenidos durante la vida, y la concentró en la duda misma y en el sujeto que vivía esa duda; fue cuando se dio cuenta que no podía dudar de que estaba dudando; de aquí brotó el principio luminoso:

si dudo pienso, y si pienso existo; pienso, luego existo.

Resolví fingir que todas las cosas que hasta entonces habían entrado en mi espíritu no eran más verdaderas que las ilusiones de mis sueños. Pero inmediatamente advertí que, mientras quería pensar así que todo era falso, era preciso, necesariamente, que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa, y observando que esta verdad, "yo pienso, (luego) yo existo" era tan firme y segura que las suposiciones más extravagantes de los escépticos no eran capaces de hacerla tambalearse, pensé que podía admitirla sin escrúpulo como el primer principio de la filosofía que buscaba". (Discurso del Método).

Recordemos que Descartes buscaba de acuerdo con la primera regla del método, una verdad evidente, clara y distinta.

El principio Pienso, luego existo es evidente, claro y distinto porque el pensamiento no puede dudar de que está

dudando; y como dudar es pensar, el pensamiento no puede dudar de que está pensando, y si el pensamiento está pensando es porque el sujeto pensante está existiendo. El hecho del pensamiento conlleva el hecho de la existencia del sujeto pensante.

Dice Descartes Veo claramente que para pensar hay que existir.

EVALÚA EL CONTENIDO DEL TEMA.

Reflexiona y escribe:

¿Qué es la duda y cuál es su origen?

¿De qué duda Descartes?

¿Cuál es la finalidad de la duda?

¿Cuál es el principio fundamental que establece Descartes?

Razona con tus compañeros:

¿Cuál es el argumento que permite pasar de la duda al pienso?

¿Qué somos cuando no estamos pensando?

Recuerda:

Memoriza el principio fundamental de la filosofía cartesiana.

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

LECCIÓN No. 3: ANTROPOLOGÍA FILOSÓFICA: ¿QUIÉN SOY?

Recordemos que para Descartes el principio Pienso, luego existo es evidente y como tal es intuitivo, claro y distinto. Principio quiere decir que es fuente; es decir, que de él se pueden deducir oíros existencias y otras esencias que gozan de la misma veracidad del principio. ¿Cuáles son estas existencias y estas esencias? ¿De qué manera deduce el pensamiento la existencia y la esencia de sí mismo, de Dios y del mundo?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

Observa detenidamente las cosas que hay en tu colegio: el edificio, ventanas, vidrios, mesas, vestidos, libros,

laboratorio con sus

y contesta:

¿Hay alguna cosa que no haya sido hecha por el hombre?

¿Hay alguna cosa que no haya sido hecha por el pensamiento?

¿Podemos decir que el pensamiento y la ciencia están presentes en todas las cosas? ¿Por qué?

¿Podemos decir que el hombre es pensamiento? ¿Por qué?

1. LAS CLASES DE IDEAS.

Descartes habla de tres clases de ideas:

Las adventicias que, como su mismo nombre indica, son las que advienen o sea las que le llegan al pensamiento desde el mundo de fuera; por ejemplo: las ideas que nos llegan de la puerta, la mesa, el libro en este momento. También las que recibimos oyendo, leyendo, etc.

Las ficticias, como su nombre indica son ficciones porque son formadas por nuestro pensamiento de manera caprichosa o arbitraria; por ejemplo la idea de un elefante con alas, o la de sirena; las ideas ficticias son quimeras.

Las innatas son aquellas ideas que no vienen del mundo de fuera del sujeto, no son adquiridas ni adventicias, sino que están en el pensamiento, nacen con él, le pertenecen. Las ideas innatas han sido impresas por Dios en el pensamiento en el acto mismo en que lo crea. Por tanto, estas ideas están en el pensamiento y no en el mundo de fuera.

2.

EL VALOR DE LAS IDEAS.

A

la hora de establecer el valor de las ideas, Descartes declara que las ideas ficticias no tienen ningún valor para

el conocimiento por tratarse de quimeras; incluso tampoco las ideas adventicias tienen mucho valor ni confiabilidad de conocimiento porque las recibimos desprevenidamente, de manera inconsciente; a ellas se les aplica la duda metódica.

Las ideas que tienen valor y certeza para el conocimiento son las ideas innatas porque son claras y distintas, son evidentes, y de ellas no podemos dudar, ni menos aún cambiarlas.

Las ideas innatas son ya deducciones del principio Pienso, luego existo; en estas ideas están fundamentadas tanto la existencia como la esencia del sujeto pensante, de Dios y del mundo.

Hay tres ideas innatas:

La idea de pensamiento que, como hemos visto fundamenta la existencia del sujeto pensante y además dice que su esencia es pensar.

La idea de eternidad que da evidencia de la existencia de Dios y dice que su esencia es ser eterno.

La idea de extensión que da evidencia de la existencia del mundo y afirma que su esencia es la extensión.

3.

¿QUIEN SOY?

A

la pregunta, ¿quién soy?, o ¿qué es el hombre?, Descartes va a responder que /os hombres están compuestos

de un cuerpo y un alma.

Soy, en primer lugar, una sustancia pensante.

El

descubrimiento de la evidencia ha llevado a la conciencia de la existencia: existo, soy. Ahora viene la pregunta

por la esencia: ¿quién soy?

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

"Pero yo, que estoy cierto de que soy, no conozco aún con bastante claridad quién soy; de suerte que de ahora en adelante debo tener mucho cuidado de no confundir, por imprudencia, alguna otra cosa conmigo y de no equivocarme en este conocimiento, que sostengo es más cierto y evidente que todos los que he tenido anterior- mente". (Meditaciones Metafísicas).

Del mismo principio se deduce también la esencia que responde a la pregunta, ¿quién soy?, y la respuesta es:

soy una sustancia pensante. "¿Qué soy pues? Soy una cosa que piensa, es decir, que duda, afirma, niega, conoce pocas cosas, ignora otras muchas, ama, odia, ¡.quiere, no quiere, y también imagina y siente" (Meditaciones Metafísicas).

También soy un cuerpo.

También del mismo principio se deduce la idea de cuerpo, porque el cuerpo es extensión y en mi pensamiento está la idea de extensión.

"Y aun cuando acaso, o más bien, ciertamente, como luego diré, tengo yo un cuerpo al que soy estrechamente unido, sin embargo, puesto que por una parte tengo una idea clara y distinta de mí mismo, según la cual soy sólo algo que piensa y no extenso y, por otra parte, tengo una idea distinta del cuerpo, según la cual éste es una cosa externa, que no piensa, resulta cierto que yo, es decir, mi alma, por la cual soy lo que soy, es entera y verdaderamente distinta de mi cuerpo, pudiendo ser y existir sin el cuerpo". (Meditaciones Metafísicas).

4. EL COMPUESTO HUMANO.

El alma pensante y el cuerpo, aunque son substancias distintas, están unidas y forman al hombre.

Sin embargo, el cuerpo humano no tiene vida propia sino que la recibe del alma pensante que es el principio; el hambre, la sed, el movimiento, la vista, etc. son modos confusos del pensar:

"También me enseña la naturaleza, por medio de esos sentimientos, de dolor, hambre, sed, etc., que no estoy metido en mi cuerpo como 'un piloto en su navío, sino tan estrechamente unido y confundido con él, que formo como un solo todo con mi cuerpo". (Meditaciones Metafísicas).

La glándula pineal es el punto de contacto entre el cuerpo y el alma.

"Concibamos aquí que el alma tiene su sede principal en la pequeña glándula que hay en medio del cerebro, desde donde irradia a todo el resto del cuerpo por medio de los espíritus, los nervios e incluso la sangre, que, al participar de las impresiones de los espíritus, puede llevarlos por las arterias a todos los miembros". (Tratado de las pasiones del alma).

EVALÚA EL CONTENIDO DEL TEMA.

Investiga en lo leído:

¿Qué son las ideas innatas?

¿Cuáles son las ideas innatas?

¿Cuál es la esencia del hombre?

¿Cuál es la esencia del mundo?

¿Cuál es la esencia de Dios?

Para tu cuaderno:

Elabora un corto ensayo sobre la constitucionalidad del hombre según Descartes.

Recuerda:

Memoriza las ideas innatas y la estructura del hombre.

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

LECCIÓN No. 4: DIOS ES EL FUNDAMENTO ÚLTIMO.

La Edad Moderna se caracteriza por la inquietud que tiene el hombre de afirmarse como sujeto del mundo y de la historia; el hombre como substancia pensante es ya un primer esfuerzo. Pero, ¿cuál es el lugar que ocupa Dios en el sistema filosófico de Descartes?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

Descartes encuentra a Dios en su pensamiento; ¿dónde lo encontramos nosotros? Responde las siguientes preguntas:

¿Tienes en tu pensamiento la idea de Dios?

¿Cuáles son ¡as características que puedes atribuirle a Dios?

¿De dónde crees que te viene esa idea? ¿De la educación de tus padres y del colegio? ¿Has nacido con ella?

¿Tú eres imagen y semejanza de Dios, en qué te pareces a él?

1. LA IDEA DE DIOS ESTA EN EL PIENSO.

Cuando el pensamiento se vuelve sobre sí mismo, junto a la idea innata de alma o ser pensante, encuentra también la idea innata de Dios. Dios está en mí, lo reconozco en mí con todos sus atributos: '.'Bajo el nombre de Dios entiendo una sustancia infinita, eterna, inmutable, independiente, omnisciente, omnipotente, por la cual yo mismo y todas las demás cosas que existen han sido creadas y producidas". (Meditaciones Metafísicas).

Que Dios está en mi pensamiento no me cabe ninguna duda; y que esa idea que tengo de Dios es la de un ser perfectísimo, infinito, omnipotente tampoco me cabe duda.

Las preguntas fundamentales son:

¿Cómo ha llegado a mí la idea de Dios?

La he elaborado yo mismo, y entonces, ¿Dios no existe sino en mi pensamiento?

Ha sido puesta en mí por Dios mismo, y entonces, ¿él existe fuera de mi pensamiento?

2.

LAS PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS.

A la primera pregunta: ¿he elaborado yo mismo la idea de Dios, ser infinito, perfecto y omnipotente? Descartes responde y presenta los siguientes argumentos:

Primer argumento:

Yo no he podido elaborar la idea de Dios, ser perfectísimo, porque yo soy un ser que duda y si dudo es porque soy imperfecto, limitado, y un ser imperfecto no puede formar la idea de un ser perfectísimo e ilimitado.

En las Meditaciones Metafísicas dice:

Y, por consiguiente, es necesario concluir de lo anteriormente dicho que Dios existe, pues si bien hay en mí la idea de la sustancia, siendo yo una, no podría haber en mí la idea de luna sustancia infinita, siendo yo un ser finito, de no haber sido puesta en mí por una sustancia que sea verdaderamente infinita".

Segundo argumento:

Otra prueba de la existencia de Dios es que yo tengo conciencia de que nací y comencé a ser; ¿de dónde me viene mi existencia?

Descartes concluye así la necesidad de la existencia de Dios que existe fuera de mi mente como un ser que me ha dado el ser a mí mismo:

"No hay que extrañarse de que Dios, al crearme, haya puesto en mí esa idea (de Dios) para que sea como la marca del artífice impresa en su obra, y tampoco es necesario que esa marca sea algo diferente de la obra misma, sino que por sólo haberme creado Dios, es muy de creer que me ha producido, en cierto modo, a su imagen y semejanza". (Meditaciones Metafísicas).

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

3. DIOS ES EL FUNDAMENTO ÚLTIMO DEL PIENSO Y DEL MUNDO.

Descartes parte del hecho de que Dios ha creado al hombre a su imagen y semejanza y esto implica haberlo creado pensante y con las ideas del alma, de Dios y del mundo como innatas.

El fundamento último de la veracidad del pensamiento y de la claridad y evidencia de las ideas está en la veracidad misma de Dios.

"Porque, primero, reconozco que es imposible que me engañe Dios nunca, puesto que en el engaño y en el fraude hay una especie de imperfección, y aunque parezca que poder burlar es señal de sutileza o potencia, sin embargo, querer burlar es, sin duda alguna, un signo de debilidad o malicia, por lo cual no puede estar en Dios. Reconozco, además, por propia experiencia, que hay en mí cierta facultad de juzgar o discernir lo verdadero de lo falso, que sin duda he recibido de Dios, como todo cuanto hay en mí y yo poseo; y puesto que es imposible que Dios quiera engañarme, es también cierto que no me ha dado tal facultad para que me conduzca al error, si uso bien de ella". (Meditaciones Metafísicas).

También la existencia del mundo se fundamenta en la veracidad misma de Dios; porque yo tengo en mi mente la idea de extensión que es la esencia misma del mundo; y ¿puede Dios engañarme colocando en mi pensamiento la idea de la esencia dé un mundo que no existe en la realidad? Ciertamente que no. Si Dios ha colocado en mi mente la idea de la extensión es porque hay un mundo fuera de mi mente, y además ese mundo tiene la misma estructura de mi pensamiento.

"Ahora bien, puesto que Dios no nos engaña, aporque esto repugna a su naturaleza, como ya se ha observado, debemos concluir que existe una cierta substancia extensa en longitud, anchura y profundidad, que existe actualmente, en el mundo, con toda las propiedades que conocemos .manifiestamente que le pertenecen. Y esta substancia extensa es lo que se llama: propiamente cuerpo, o la substancia de las cosas materiales". (Meditaciones. Metafísicas).

Dios es el fundamento último, evidente, claro y distinto de:

Mi propio ser porque él me ha creado y formado a su imagen y semejanza.

Dios es el fundamento y principio de mi propio pensamiento y de mi propia existencia. Mi pensamiento es participación de su pensamiento y mi existencia es participación de su existencia.

Dios es el pensamiento que da veracidad y evidencia a mi pensamiento.

Dios es quien al crear mi pensamiento puso en él las ideas innatas.

Dios es el fundamento de toda ciencia, porque la ciencia humana es participación en la ciencia divina.

Dios es el creador del mundo, de la esencia y de la existencia.

La idea de Dios es la más clara y distinta.

EVALÚA EL CONTENIDO DEL TEMA.

Elabora un ensayo sobre la idea de Dios y el argumento que presenta Descartes.

Recuerda:

Dios es el principio y fundamento último de la esencia y de la existencia del hombre y del mundo.

LECCIÓN No. 5: SPINOZA: TEORÍA DE LA SUBSTANCIA.

Descartes había dividido la realidad en substancia pensante y substancia extensa. Pensamiento y extensión; o, espíritu y materia; o, cuerpo y alma son dos elementos fundamentalmente distintos y que hay que conciliar. ¿Cómo se relacionan? ¿Cómo interactúan? ¿Qué es el hombre?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

Analiza el siguiente caso: muchas veces ocurre que vemos u oímos alguna cosa e inmediatamente reaccionamos aceptando o rechazando; entonces, caminamos hacia ella o huimos.

Responde las siguientes preguntas:

¿Qué aspectos de nuestro cuerpo actúan en este caso?

¿Actúa nuestro pensamiento? ¿En qué nos damos cuenta?

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

¿Actúa nuestra voluntad? ¿En qué nos damos cuenta?

En último término, ¿quién actúa: nuestro cuerpo, nuestro pensamiento y voluntad? ¿O yo mismo como sujeto único? Explica tu respuesta.

1. VIDA E INFLUENCIAS.

Baruch Spinoza nació en Amsterdan en 1632 de familia judía. Su pensamiento se fue conformando con base en dos grandes influencias:

La influencia judía, puesto que estudió el hebreo y los libros Santos como la Biblia, el Talmud y la Cábala, así como los filósofos hebreos.

La influencia del racionalismo vigente en esa época.

Spinoza tiene un fuerte optimismo en la razón entendida como conocimiento claro y distinto, siendo la matemática su mejor expresión.

Manejó perfectamente el método geométrico, con definiciones, axiomas, postulados, teoremas y demostraciones, y con este método expuso su filosofía en su obra principal titulada Ética demostrada según el método geométrico.

2. EL PROBLEMA DE LA COMUNICACIÓN DE LAS SUBSTANCIAS.

Descartes hizo una división profunda entre la substancia material y la substancia espiritual, entre el cuerpo y el alma que, sin embargo, conviven unidas en el hombre, porque el hombre es cuerpo y alma.

Esta división planteó en seguida un problema que es conocido como el problema de la comunicación de las substancias, y que se plantea así: si cuerpo y alma son dos substancias distintas, ¿cómo y por qué actúan a la vez, sincrónicamente, como si estuviesen en comunicación?

Parece cosa clara que en el hombre, el alma actúa sobre el cuerpo y, a su vez, el cuerpo actúa sobre el alma. Ejemplo: a un acto de mi espíritu como el deseo de caminar o de hablar responde mi cuerpo caminando o hablando; y, al contrario, a un hecho en mi cuerpo, como la visión o la audición responde mi pensamiento o mi voluntad. Pero:

¿Cómo es posible que mi alma actúe sobre mi cuerpo y viceversa si ambos son substancias de distinta naturaleza y están incomunicados el uno con el otro?

¿Cómo puede mi pensamiento conocer el mundo de la realidad si está separado de mi cuerpo que es quien está en contacto con ese mundo?

Y, ¿cómo puede actuar mi pensamiento sobre el mundo si está incomunicado con el cuerpo?

Descartes había solucionado este problema recurriendo a la glándula pineal, una glándula situada en el cerebro; esta glándula sería el punto de contacto entre el cuerpo y el alma. A través de la glándula pineal el cuerpo mandaría la información del mundo material al alma y ésta, a su vez, mandaría su actividad al cuerpo y al mundo material.

¿CÓMO SOLUCIONÓ ESTE PROBLEMA SPINOZA?

3. UNA SUBSTANCIA CON DOS ATRIBUTOS.

Para Spinoza cuerpo y alma, o materia y espíritu no son dos substancias sino dos atributos de una sola substancia y esta substancia única es Dios.

Spinoza define la substancia así: Entiendo por substancia aquello que es en sí y se concibe por sí; es decir, aquello cuyo concepto no necesita de otro concepto para formarse. (Ética).

.La definición que da Spinoza de substancia "solamente se puede atribuir a Dios que es en sí y por sí; no son substancias ni el hombre ni los seres del mundo que son o existen por otros.

Por tanto, Dios es la única substancia; dice Spinoza: Fuera de Dios, no puede concebirse substancia alguna, cosa alguna que sea en sí y se conciba por sí. (Ética).

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

Dios es, pues, la única substancia. Pero, entonces, ¿qué es pensamiento y qué es la extensión? Spinoza responde que son dos atributos de la substancia, o sea, de Dios.

¿Qué es un atributo? Aquello que el pensamiento percibe como constitutivo de la esencia de la substancia. Por tanto, el pensamiento y la extensión son atributos que pertenecen a la esencia divina: El pensamiento es un atributo de Dios, o sea. Dios es substancia pensantela extensión es un atributo de Dios, o Dios es substancia extensa. (Ética). Dios única substancia, es pensamiento y es extensión.

Solamente Dios es pensamiento y solamente Dios es extensión, Dios es pensamiento y cuerpo; el mundo material es la extensión de Dios, el mundo es Dios; esto es el Panteísmo que quiere decir todo es Dios.

Dios es naturaleza; como pensamiento es naturaleza naturante, es decir, naturaleza creadora, productiva; como extensión es naturaleza naturada, es decir, creada, producida; el mundo es la naturaleza naturada.

Es como si Dios tuviera dos caras: una interna o pensamiento y otra externa o extensión.

4. LOS MODOS DE LOS ATRIBUTOS.

Nosotros observamos que en el-mundo hay muchos seres materiales y muchos seres pensantes; ¿a qué se debe?

Los seres son modos o muchas maneras de ser los atributos de Dios. Así el atributo extensión se modifica en innumerables seres materiales; y el atributo pensamiento se modifica en innumerables seres pensantes o mentes.

La conclusión final es que todos los seres del mundo, sean corpóreos o pensantes, son modificaciones de Dios porque están en él y no pueden entenderse sino existiendo en él.

Todos los seres pertenecen a la esencia de Dios, son los modos infinitos de Dios; también el hombre.

5. ¿QUÉ ES EL HOMBRE?

El hombre es un ser pensante que tiene cuerpo y está en el mundo; por tanto, el hombre es cuerpo y es alma, y como tal es un modo de la substancia divina, constituido de dos modos: pensamiento y extensión. En el hombre la dimensión interior es el alma que es conciencia, y la exterior es el cuerpo.

El cuerpo es una composición de órganos que se constituye y se mantiene por una continua relación de acciones

y relaciones con otros cuerpos del mundo: aire, agua, calor, alimentos, colores, etc.

:

El alma es conciencia de la vida corpórea; es, por tanto, un agregado de ideas que se asocian o se disocian según la actividad dinámica del cuerpo en sus relaciones con los demás cuerpos del mundo.

Así el alma, por las representaciones, conoce al propio cuerpo y a los cuerpos del mundo que lo afectan.

6. LOS TRES GRADOS DE CONOCIMIENTO Y DE ETICIDAD.

En Spinoza el conocer y el querer van juntos; por tanto, los tres grados de conocimiento y de ética son:

Primer grado:

En el conocimiento corresponde al imaginativo. En la vida ética corresponde al sometimiento de la pasión. Este es el conocimiento de los seres del mundo; es un conocimiento sensorial y como tal es incompleto y confuso; es el conocimiento más bajo, y corresponde a la visión, audición, olfación, etc.

En el aspecto ético, en este primer nivel, el alma debe liberarse de las pasiones que esclavizan al hombre a los seres corporales. Hombre esclavo es aquel que se deja mandar y dominar por cosas del mundo de fuera, como riqueza, honores, bienes materiales, etc.

Segundo grado:

En este grado el conocimiento es racional. La vida ética debe ser gobernada por la razón.

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

Por el conocimiento universal el hombre se libera de los sentidos y de las cosas particulares y entra a captar las estructuras universales, las conexiones o relaciones que son los nexos intrínsecos que unen a todos los seres de la realidad.

Estos nexos universales son las ideas claras y distintas. Por ejemplo, la idea de extensión que es común para todos los seres del mundo.

En la ética a este nivel corresponde vivir de acuerdo con la razón, quien vive de acuerdo con la razón busca y hace aquello que conviene a su naturaleza humana y al bienestar de todos los hombres. La razón no le permite al hombre caer en miedos, temores, odios, ambiciones, egoísmo, porque todo esto va contra la naturaleza humana y el bienestar de los demás.

Tercer grado:

Tenemos el conocimiento intuitivo. En la ética el amor racional de Dios. En este grado la razón se remonta hacia Dios y capta en él el ser mismo de todos los seres; porque todo está en Dios como en su fuente.

En el aspecto ético, la razón que contempla a Dios se siente atraída por él y se da cuenta de que amar a Dios es la perfección del amor.

Síntesis:

La tendencia fundamental del hombre en Spinoza está dividida entre querer su autorrealización en Dios y mantenerse en el mundo. Sin embargo, este mantenerse en el mundo es contrario a la razón, es la pasividad del cuerpo que obstaculiza el encuentro del hombre consigo mismo en el segundo grado, y el encuentro con Dios en el tercero.

Esta es la lucha íntima en el hombre entre el bien y el mal, lo ético y lo inmoral, la razón y la sinrazón, el cuerpo y el espíritu.

EVALÚA EL CONTENIDO DEL TEMA.

Sintetiza:

¿En qué consiste el problema de la comunicación de las substancias?

¿Cuál es la única substancia según Spinoza?

¿Qué es el cuerpo y qué es el alma?

¿Qué son los modos y cómo están constituidos?

¿Cuáles son los niveles del conocimiento?

¿Cuáles son los niveles de vida ética?

Recuerda:

Según Spinoza la realidad está constituida así: Hay una sustancia que es Dios. La sustancia tiene dos modos que son cuerpo y alma. De la unión y combinación de los modos salen los seres del mundo.

LECCIÓN No. 6. LEIBNIZ: TEORÍA DE LAS MÓNADAS.

La división establecida por Descartes entre la substancia pensante y la substancia extensa, la solucionó Spinoza estableciendo una sola substancia con dos atributos. ¿Cómo solucionó Leibniz este problema de la comunicación de las substancias?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

¿Qué es un centro de fuerza?

¿Puede ser considerado un átomo un centro de fuerza? ¿Por qué?

¿Puede ser considerada una célula un centro de fuerza? ¿Por qué?

¿Podemos asegurar que una molécula es también un centro de fuerza? ¿Por qué?

¿Será un centro de fuerza un órgano vital, como el estómago, o el cerebro? ¿Por qué?

¿Cuál es la naturaleza de la fuerza: es física o es espiritual? ¿Por qué?

1. BIOGRAFÍA. INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO

1. BIOGRAFÍA.

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

Godofredo Guillermo Leibniz (1646-1716) nació en Leipzig y su pensamiento tuvo influencia de la filosofía escolástica y aristotélica, y del pensamiento moderno de Descartes, Galileo y Bacon.

Gran conocedor de la matemática, inventó el cálculo infinitesimal.

Obras:

Discurso de Metafísica

Monadología

Principios de la naturaleza y de la gracia

2.

LOS ELEMENTOS CONSTITUTIVOS DEL MUNDO.

Leibniz rechaza la propuesta de Descartes de establecer la extensión como la substancia de la materia y del mundo material.

En lugar de la extensión, Leibniz coloca la substancia, el verdadero ser material, en el centro de fuerza.

El centro de fuerza es la unidad real que contiene en sí la realidad del átomo físico, y la exactitud del punto geométrico, matemático. Además, hay que tener en cuenta que la fuerza del centro es inmaterial y, por tanto, espiritual.

El centro de fuerza es unidad material y espiritual a la vez; este centro es físico porque contiene al átomo, es matemático porque contiene al punto y es metafísico porque su fuerza es inmaterial.

El centro de fuerza es ser y actuar, es substancia; cada ser individual es centro de fuerza, substancia, que actúa de manera independiente de los otros.

Este centro de fuerza es la mónada. "La mónada de que hablamos aquí no es otra cosa i que una substancia

simple, que forma parte de los compuestos; simple, es decir, sin átomos de la naturaleza". (Monadología).

Y estas mónadas son los verdaderos,

La palabra mónada significa uno solo. La mónada es el centro de fuerza en cuanto que expresa su completa unidad. La mónada es una unidad completa, cerrada, que tiene un interior en donde hay una actividad intensa. Como cerrada que es, la mónada no tiene ventanas y por tanto, no puede ni recibir influencia o ser afectada por otras mónadas, ni tampoco afectar a otras; es más, la mónada no sabe de la existencia de otras mónadas. Las mónadas no tienen ventanas por las cuales alguna cosa pueda entrar o salir de ellas.

La incomunicación de la mónada quiere decir que su fuerza es actividad interna; hacia adentro, la mónada tiene una dinámica que es su vida misma, su ser mismo; por no comunicar su energía, la mónada acumula en sí su propia actividad; así, ella contiene su pasado, su presente y su futuro. Las mónadas constituyen el universo. Los seres del universo están constituidos por agregación de mónadas.

Hay unas mónadas que se dan cuenta y advierten la dinamicidad que hay en su interior; otros no la advierten. Las mónadas que advierten su vida son las que tienen vida consciente y son las más elevadas. Las que no la advierten son mónadas inconscientes y son las que nos parecen inertes y carentes de vida. Sin embargo, toda mónada tiene interioridad; la materia también es interioridad.

Cada mónada es un espejo del universo, tiene la estructura misma del universo porque en un sistema la parte tiene la misma estructura del todo.

Multiplicidad y diversidad de las mónadas:

¿Son iguales todas las mónadas? Ciertamente no. Si las mónadas fueran todas iguales no habría diversidad y multiplicidad de seres en el universo.

Aunque todas las mónadas tienen la misma identidad, no son iguales. Hay unas mónadas con una vida interior más rica y más consciente, más espiritual (alma racional); otras tienen una vida interior oscura, inconsciente, confusa (alma de los animales); y otras son como inertes (materia).

La diversidad de mónadas, y la jerarquía que hay entre ellas constituyen la diversidad de seres en el universo.

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

3.

LA ARMONÍA PREESTABLECIDA.

Si

todas las mónadas son cerradas, no tienen influencia mutua incluso no saben de la existencia de otras, ¿por

qué actúan de manera armónica, formando un sistema?

A esta pregunta Leibniz contestó con la teoría de la armonía preestablecida. Según esta teoría, Dios en el

momento de crear las mónadas, les dio un orden y una armonía de manera que ellas, sin saberlo, conforman un orden que da origen a los seres y al universo. La armonía preestablecida es una sincronización de las mónadas y su movimiento.

Hay armonía preestablecida:

Al interior mismo de cada mónada

En cada cosa, órgano, o ser

En el sistema solar

En todo el universo.

EVALÚA EL CONTENIDO DEL TEMA.

Elabora un ensayo en el que describas la mónada de Leibniz y la armonía que hay entre ellas. Este trabajo debe ser entregado en grupos de tres estudiantes, es decir, un trabajo por grupo; desarrollarlo a mano y en hojas para entregar al docente.

Razona con tus compañeros

La teoría de la armonía preestablecida nos parece: ¿acertada? ¿Desacertada? ¿Por qué?

Recuerda:

Las mónadas son centros de fuerza, de vida, de conciencia.

La mónada es la síntesis de la filosofía, de la ciencia y de la realidad.

LECCIÓN No. 7. EL HOMBRE, SU PENSAMIENTO Y LIBERTAD.

Hemos visto que el universo en su totalidad, pero también los seres que lo constituyen, están constituidos de mónadas; ahora nos preguntamos: ¿qué es el hombre? ¿Cómo conoce? ¿En qué consiste su libertad?

EVOQUEMOS NUESTRA EXPERIENCIA.

¿Puede un hombre entender lo que pasa en su mente?

¿Puede un animal entender lo que le pasa? ¿Por qué?

En Matemáticas, ¿qué es un axioma y cuáles son sus características?

¿Qué es un postulado y cuáles son sus características?

Podemos admitir como verdadera y sin demostración la siguiente afirmación: El triángulo tiene tres ángulos ¿Por qué?

Podemos admitir como verdadera y sin demostración la afirmación siguiente: La tierra gira alrededor del sol. ¿Por qué?

1. LA MÓNADA HUMANA.

Hemos visto que todas las mónadas no son iguales y que la diferencia entre ellas está en la vida interior, en la riqueza interior de cada una. El ser humano es una mónada conformada por la confluencia de muchas mónadas.

El

ser humano viene a ser como un sistema de mónadas de las que el alma es el centro, el núcleo del sistema, y

el

cuerpo está constituido por las otras mónadas que se agrupan en torno a ella.

El

alma del ser humano es una monada cuy al 'actividad interior llega al nivel de apercepción. ^Apercepción

quiere decir que el alma advierte y reconoce su vida interior, es él conocimiento reflexivo de su estado interior por

el que conocen lo que son y lo que hacen; el alma humana es llamada también espíritu. "Estas almas son

capaces de actos reflexivos, y pueden ¡¿advertir y considerar eso que llamamos el yo, ¡(sustancia, mónada, alma, espíritu; en una palabra, las cosas y las verdades inmateriales. Y por eso somos susceptibles de ciencia y de conocimientos demostrativos". (Principios de la naturaleza y de la gracia fundados en la razón).

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

¿Cómo se relaciona el cuerpo y el alma?

Dice Leibniz: "El alma es mónada consciente .y racional; el cuerpo es pluralidad de mónadas sin conciencia ni razón; el alma y el cuerpo se í asemejan a dos relojes que siempre marchan acorde por haber sido puestos de antemano a la misma hora". (Monadología).

2. LOS NIVELES DE CONOCIMIENTO.

Según Leibniz hay dos grandes principios según los cuales Dios gobierna al universo y que también deben gobernar el pensamiento; estos dos principios son: el principio de contradicción y el principio de razón suficiente.

"Nuestros razonamientos están fundados sobre dos grandes principios, el de contradicción, en virtud del cual juzgamos falso lo que implica contradicción, y verdadero lo que es opuesto o contradictorio á lo falso".

"Y el de razón suficiente, en virtud del cual consideramos que no podría hallarse ningún hecho verdadero o existente, ni ninguna enunciación verdadera, sin que haya una razón suficiente para que sea así y no de otro modo. Aunque estas razones en la mayor parte de los casos no pueden ser conocidas por nosotros". (Monadología).

El principio de contradicción fundamenta las verdades necesarias, es decir, aquellas que deben ser así y no de otra manera; a este principio pertenecen los axiomas y los postulados de la matemática y son la base de todas las demostraciones.

Un ejemplo de verdad necesaria es "el triángulo tiene tres ángulos", "el círculo tiene todos los radios iguales".

El principio de razón suficiente fundamenta las verdades de hecho, que son aquellas que pueden ser de otra manera; ejemplo: "el triángulo es verde"; pero también puede ser azul, de madera, etc.

Observa que:

En las verdades necesarias el predicado pertenece a la esencia del sujeto: "tres ángulos" pertenece a la esencia de "triángulo".

En las verdades de hecho el predicado no pertenece a la esencia del sujeto: "verde" no pertenece a la esencia de "triángulo".

Con respecto al conocimiento Leibniz afirma:

El principio de contradicción o las verdades necesarias son innatas en nuestro conocimiento, y no pueden venir del conocimiento de fuera o sensitivo.

"La aritmética y la geometría existen de una manera innata en nuestro espíritu y son verdades necesarias y racionales, y la prueba fundamental de estas verdades, no pueden provenir más que del entendimiento". (Monadología).

El principio de razón suficiente o las verdades de hecho también son innatas porque las mónadas no tienen ventanas y, por tanto, no pueden recibir influencias de fuera.

La mónada reflexiva al conocer su vida interior descubre en ellas verdades necesarias, y ésta es la apercepción, como las de hecho que comienzan con la percepción.

"La percepción no es todavía conocimiento y hay que admitir una infinidad de pequeñas percepciones insensibles de que no tenemos conciencia, la apercepción tampoco constituye un conocimiento acabado, pues hay muchas cosas que sabemos pero no entendemos". (Monadología).

3. LA LIBERTAD.

Las mónadas, además de percepción y apercepción, tienen apetición. Los animales y las plantas tienen un fuerte impulso ciego para mantenerse en la vida y procrear la especie.

Este impulso en el hombre se llama voluntad que está iluminado y dirigido por la apercepción o conciencia.

La libertad, según Leibniz, consiste en que la voluntad actúe conociendo los fines, y tiene estas características:

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER

INSTITUCIÓN EDUCATIVA INTEGRADO JOAQUÍN GONZÁLEZ CAMARGO GUÍA DE TRABAJO DE FILOSOFÍA DE UNDÉCIMO GRADO PRIMER PERIODO ESP. YASIR A. PALACIO SEJÍN

La espontaneidad en cuanto que la fuerza de nuestros actos está en nosotros y no fuera.

La racionalidad o el conocimiento claro y distinto del verdadero fin de la acción.

El fin último de toda acción es Dios mismo, porque así como las mónadas inferiores se agrupan en torno a una mónada superior a la que constituyen como centro del sistema, así todas las mónadas, especialmente las almas, espíritus, se agrupan en torno a Dios constituyendo con él un sistema o una sociedad universal mediante el conocimiento y el amor.

EVALÚA EL LOGRO DE LOS OBJETIVOS.

Sintetiza:

¿Cuál es la estructura del hombre?

¿Cuál es la característica propia del hombre que lo distingue de los otros seres?

¿Qué es una verdad necesaria y qué es una verdad de hecho?

¿Por qué los principios son innatos?

Recuerda:

La mónada humana está constituida por un cuerpo y un alma.

El conocimiento está fundamentado en los principios de contradicción y razón suficiente.

La libertad consiste en obrar de acuerdo con la conciencia.

EVALUACIÓN DEL TEMA.

Epistemología:

¿Cuál es la ciencia que tuvo más protagonismo en el Racionalismo?

¿Qué aportes le hace la matemática al pensamiento de Descartes y al de Leibniz?

Antropología filosófica:

¿Cuál es la estructura del hombre según los tres pensadores racionalistas?

Teoría del conocimiento

¿Cuántas clases de conocimiento presentan los racionalistas?

¿Por qué es llamada esta época racionalista?