EL PAPA HABLA DE LA IGlESIA

Aspectos de la catequesis de Pablo VI durante
el año 1966

Pedidos a S. A. R. P. E. ­ Guzmán el Bueno, 102. ­ Madrid~3.
Edita S. A. R.P. E.
Avda. Islas Filipinas, 46.­Madrid­3
Mayo 1967
Con licencia eclesiástica
Depósito legai: AV­57­1967
Impreso en taller de EI Diario de Avila.
plaza dee Sanla Teresa, 12

          
S U M A R I O
                           

 

 Pag.

1. QUE ES LA IGLESIA ....................................... 5
                                     
Qué es la Iglesia .......................................... 7
La Iglesia, Esposa mística de Cristo y Madre de los cris­
 tianos .................................................... 10
La Iglesia, sacramento de salva;ión  ....................... 13
La Iglesia, signo de Cristo ................................ 17
La Iglesia, s~~iedad de hombres que hacen oración .......... 20
La Iglesia, por voluntad de su Fundador, es sociedad
 visible e invisible ....................................... 24
La Iglesia, Cuerpo Místico dë Cristo ....................... 27
La Iglesia, sociedad en movimiento, tiene que ser apos­

 tólica..................................................... 29
El Espíritv Santo, vida de la Iglesia ...................... 23
Donde está Pedro, allí está la Iglesia ... ................. 36
Diversos modos de pertenecer a la Iglesia ...................38
Seguridad en la Fe........................................ 42
II. RENOVACION DE LA IGLESIA Y SANTIDAD DE 
LA VIDA CRISTIANA.......................................... 47
La Iglesia es santa ....................................... 49
La Iglesia humilde y penitente ............................ 52
La Iglesia, edificio en contínua construcción  ........... 55
La Iglesia vive: la vida y la moral jurídica .............. 58
La   Iglesia   vive:   unas   paiabras   sobre   el   triunfillismo......   61
La Iglesia: su fuerza en su debilidad...................... 64
La Iglesia vive por la fe.................................. 68
La Caridad de los cristianos, signo de la presencia de
 Cristo en la Iglesia...................................... 71
La Iglesia tiene necesidad de obediencia .................. 74
La autoridad en la Iglesia ................................ 78
La Iglesia vive: el cristiano debe participar en esta vida..82
La unidad interna de la Iglesia, deber ser de todos........ 85
El sacerdocio ............................................. 88
El matrimonio cristiano.................................... 93
III. LA IGLESIA Y EL MUNDO...............................99
La Ig)esia y el mundo. hoy ............................ 101
La Iglesia, luz de las gentes.......................... 104
La Iglesia, pueblo de Dios en el que caben todas las
 gentes ............................................... 107
La Iglesia, insritución apostólica y misionera ........ 110
La doctrina social de la Iglesia  ..................... 113
La Iglesia y el sufrimiento humano .................... 116
La Iglesia en el munclo: servicio y amor .............. 119
Conocer la Igiesia presentada al mundo por el Concilio. 124

I. QUE ES LA IGLESIA
 

       ¿QUE ES LA IGLESIA?

  Si   vosotros,   haciéndonos   esta   visita,   venís   con   el   ánimo   del
peregrino,   que   no   se   contenta   con   mirar,   comoun   extraño,   la
escena   exterior   de   esta   audiencia,   sino   que   quiere   mirar   a   lo
interior,   ver   algo   de   la   realidad   espiritual   presente,   quiere
comprender, quiere descubrir el sentido de aquello a lo que se
acerca   y   observa;   en   tonces   sentiréis   nacer   en   vosotros   una
palabra clara y 
una   pregunta   oscura.   La   palabra   clara   es   ésta:   aquí   está   la
Iglesia, la Iglesia Católica; no toda la Iglesia Católica y no
sólo   ]a   Iglesia,   se   entiende:   pero   la   Iglesia   Católica   en   su
expresión   más   característica   y   autorizada,   la   Iglesia   Católica
representada   por   su   cabeza   visible,   la   Iglesia   Católica   en   su
sede central, en el quicio de su fe y de su historia: aquí está
la tumba del primer Apóstol, de San Pedro; aquí está su sucesor,
el Papa; aquí se hacen
evidentes   la   apostolicidad,   la   unidad,   la   catolicidad,   la
santidad constitucional de la Iglesia, las famosas "notas", que
la istinguen y la garantizan; aqui está el punto de encuentro con
todos   los   católicos   del   mundo,   más   aún,   el   punto   de   atracción
euménica de todos los cristianos, creyentes en el Señor Jesús; y
así sucesivamente: aquí, decís justamente, está la Iglesia a la
que   pertenecéis   en   su   centro,   en   su   signo   más   lleno   de
significado, en su fundamento más seguro. Todo está claro. 
 Pero después surge en el ánimo del peregrino una pregunta: ¿qué
es la Iglesia? Todos vosotros recordáis ciertamente la respuesta
del catecismo, Ilamado de San Pío X: "La Iglesia es la sociedad
de   los   verdaderos   cristianos,   es   decir.   de   los   bautizados,   que
profesan   la   fe   y   doctrina   de   Jesucristo,   participan   de   sus
sacramentos y obedecen a los pastores por El establecidos". Está
bien, pero ¿nos dice esta definición todo sobre la Iglesia? Se
trata más bien de una descripción, exacta y suficiente para tener
una noción de la Iglesia que la distinga de las otras sociedades;
pero   despierta,   más   que   satisfacer,   el   deseo   de   entender   "per
causas",   esto   es,   en   sus   principios   constitutivos   las   razones
intrínsecas de este he­
cho   asociativo,   tan   diverso   de   cualquier   otro,   que   se   11ama
Ig]esia. Todos querríamos saber algo más sobre ella.
 Tan verdad es ésto, que todos los que tienen algún conocimiento
de las cuestiones espirituales de nuestro tiempo advierten que la
ciencia sobre la Iglesia, la "eclesiología", es hoy una necesidad
muy   viva.  Saber   qué  es   la  Iglesia   se  hace   decisivo  en   orden  a
tantas otras cuestiones vitales: la religiosa en primer lugar, la
ecuménica, la humanística, etc. Y este conocimiento es tanto más
importante,   especialmente   para   nosotros   católicos,   cuanto   que
tantos   errores,   tantas   ideas   inexactas,   tantas   opiniones
particulares   circulan   en   las   discusiones   de   nuestro   tiempo;   el
interés que ahora atrae el interés de lagente que piensa, y que
aspira   a   la   recomposición   de   la   unidad   entre   los   cristianos
separados,   hacia   el   verdadero   concepto   de   la   Iglesia,   propone
este tema al estudio y a la conciencia del mundo contemporáneo:

es necesario saber bien qué es la Iglesia, la verdadera Iglesia,
aquella hacia la que tenemos deberes inderogables, en la que
queremos   encontrar   la   verdad   y   la   salvación,   sin   pluralismos
contrarios al principio unitario y constitutivo de la Iglesia, y
sin   incertidumbre   elásticas   y   equívocas,   que   nos   quiten   la
fortuna de la unívoca solución (aunque sea varia en las formas
contingentes y exteriores) de la gran cuestión.
  Y   la   importancia   de   la   cuestión   aumenta   por   dos   motivos:
primero,   porque   esa   cuestión   ha   estado   en   centro   del   Concilio
Ecuménico   Vaticano   segundo;   ha   sido   la   principal,   la   más
estudiada   y   la   más   ilustrada   por   afirmaciones   doctrinales   de
profundo contenido y de altísimo valor. Segundo, porque se puede
decir que el Concilio
mismo ha tenido que trabajar fatigosamente para dar de la Iglesia
una idea simple, lineal y fácil; esto es, se ha encontrado ante
una realidad tan rica de significado, tan grande y compleja, que
ha debido ser llamada misterio.
La   Iglesia   es   un   misterio.   no   sólo   en   el   sentido   de   la
profundidad escondida en su vida. sino en el sentido también de
que es una realidad no tanto humana e histórica y visible, cuanto
divina y superior a nuestra normal capacidad cognoscitiva; como
nosotros   la   vemos   hoy,   la   Iglesia   es   ella   misma   un   signo.   un
signo sagrado, un sacramento, que ahora no podemos adecuadamente
conocer en su verdad e interior plenitud, pero que precisamente
ahora nos lla a un studio nuevo y estupendo.
 ¿Qué haremos, pues, para entender algo? Si hay algún estudio, en
donde el amor contribuye a la conquista de la verdad, creemos que
éste es precisamente el estudio de la Iglesia: para conocer la
Iglesia hay que amarla.
Después   estudiarla.   Uno   de   los   más   interesantes   estudios,
respecto   es   la   gran   Constitución   Dogmática   titulada   "Lumen
gentium"; donde, entre las otras cosas dignas de nota, está la
multiplicidad de los nombres dados a la Iglesia; que es designada
con figuras y con símbolo como era costumbre en los autores de
los Libros sagrados, ajenos al uso de términos abstractos y a las
definiciones   especulativas,   que   nosotros,   modernos,   solemos
emplear.   Y   bastará   hacer   la   relación   de   estos   nombres   para
comprender lo vasto y complejo de la realidad de la Iglesia. La
Iglesia es llamada: la Israel de Dios, el Reino de los Cielos, la
Ciudad de Dios la Jerusalén celeste la Esposa de Cristo, la Madre
de los fieles, el Campo de Dios, la Viña del Se~or, el Redil de
Cristo, la Casa de         Dios, el Pueblo de Dios, y finalmente
el Cuerpo Místico de Cristo. Esta multiplicidad de apelativos nos
indica   que   la   Iglesia   puede   ser   considerada   bajo   diferentes
aspectos,   cvada   uno     de   los   cuales   es   como   la   luz   de   un
diamantede muchas facetas.
 Hijos queridísimos, dejaos atraer por estas luces. La iglesia no
es   una   pantalla   que   nos   impida   llegar   a   Cristo   y   subir   hasta
Dios, como han dicho muchos extraños a nuestra inefable comunión,
sino   que   es   el   espejo   ­el   signo   sagrado­   donde   debemos   ver   a
Cristo y en El a Dios. (Alocución del 27­IV­1966).

 
       

LA IGLESIA, ESPOSA MISTICA DE CRISTO Y
MADRE DE LOS CRISTIANOS

 Queridos hijos e hijas:
 Nuestro deseo de ofrecer a los participantes de estas Audiencias
Generales unas ideas sobre la Iglesia (como en otros tiempos, y
quizá   también   ahora,   los   visitantes   de   los   lugares   célebres   y
sagrados trataban de llevarse consigo un fragmento como recuerdo
de aquel lugar y de aquella visita) nos hace volver una vez más
sobre   las   figuras   mediante   las   cuales   la   Sagrada   Escritura   nos
revela algo sobre la Iglesia y nos ayuda a pensar en ella como en
una realidad amada y conocida. Puse bien, Nos hoy os invitamos a
pensar   en   la   Iglesia   como   si   la   viéseis   a   través   del   cristal
transparente de dos figuras conocidas, pero siempre singulares:
la   Iglesia   Esposa   mística   de   Cristo   y   la   Iglesia   Madre   de   los
cristianos.   Y   que   os   ayuden   estos   nombres   selectos,   aunque
extraños (especialmente el primero), a reflexionar y comprender
algo de la doctrina, tan extensa y profunda, que se refiere a la
glesia   y   que   Nos,   ciertamente,   pretendemos   tratar   en   estas
charlas familiares.
   ¿Por qué  se llama Esposa a la Iglesia? Esposa de Cristo, se
entiende. El empleo de este apelativo, referido al pueblo hebreo,
se remonta al Antiguo Testamento, donde  la relación entre Dios y
su pueblo se figuraba muchas veces por medio del amor nupcial.
Está bien recordar cómo en el Antiguo Testamento Dios se afirma,
sí,   Creador   transcendente,   Legislador   exigente   y   Tuez   severo,
pero   luego   también   se   muestra   como   Amor   siempre   vigilante   y
delicado.   Amor   providencial   y   gratuito;   Amor   fiel   y
misericordioso;   Amor   suave   y   embriagador;   Amorque   castiga,   que
perdona y que salva; etc.... (cfr. Cant.,Jer., 2, 2; Oseas, 6, 6;
Is., 49, 16; 54, 4­10; Ez. 16,59­63, etc.).
 En el Nuevo Testamento es el Precursor quien refiere a Cristo la
imagen del Esposo (jo. 3, 28­29; y cfr. En las parábolas; Mat.
22, 2, 14; 25, 1­13). El mismo en una ocasión se comparó con un
esposo que alegra a sus amigos (Mat. 9, 14­15). Pero es una vez
más San Pablo quien da a la imagen su significado eclesiológico
más preciso, en el famoso pasaje de la carta a los Efesios:
"...Cristo ha amado a la Iglesia..." (Ef., 5,31­32) imagen que el
Apocalipsis hará pasar a la gloria eterna dejándonos entrever en
las bodas del cordero ]a unión dichosa de Cristo con la humanidad
redimida,   adornada   con   el   título   y   la   dignidad   de   su   Esposa
mística (Apoc., 19. 7­9; cfr. Voniel, "L'Esprit et l'Epouse", p.
48, ed. 
Cerf. 1947).
  ¿Qué nos enseíia esta alegoría que nos autoriza a 11amar a la
Iglesia Esposa mística de Cristo? Nos muestra el amor sobre todo
amor   que   Cristo   ha   tenido   a   la   Iglesia,   un   amor   que   puede
significarse en cierto modo por el matrimonio humano, pero que es

mucho más sustancial y abismal que é!. !Que digan los teólogos y
místicos cuál es la unión entre Cristo y la humanidad, derivada
de la Encarnación (unión nupcial, escribía San Agustín, el Verbo
y la carne, P. L. 36, 495), y la derivada del sacrificio de la
Redención: "Cristo se inmoló por la Iglesia"! (Efe., 5, 25). Se
ha   dicho   muchas   veces   que   la   Iglesia   es   un   misterio;   sí,   pero
ahora podemos saber al menos la naturaleza de este misterio; es
un   misterio   de   caridad,   de   enamoramiento   de   Dios.   a   través   de
Cristo,   en   el   Espíritu   Santo,   del   mundo,   de   la   humanidad,   es
decir,de la Iglesia; el epígrafe de la Iglesia puede ser: "De tal
forma Dios la amó" (Jo., ?, 16); "por el excesivo amor" (Ef. 2,
4); o también: "Cristo nos amó" (Ef. 5, 2; 2 Tesa., 2, 15); etc.
Nos enseña, por tanto, la unión íntima e indisoluble y. al mismo
tiempo, la distinción de Cristo y de la Iglesia. Nos enseiía que
la Iglesia no es principio ni fin en sí misma; es de Cristo, de
El   recibe   su   dignidad,   su   virtud   santificadora,   su   humilde   y
excelsa   realeza.   Nos   enseiía   que   la   Iglesia   no   es   sólo
instrumentode   salvación,   sino   también   término   de   la   salvación,
pues en ella termina el designio y la caridad del Señor; en ella
se celebra la apoteosis de la humanidad victoriosa en el cielo
(cfr. el himno de la Dedicación: Sponsaeque ritucingeris . . . ).
 Pensemos en quienes no tienen para la Iglesia más que juicios de
crítica o de antipatía; pensemos en quienes la creen un diafragma
inútil entre el hombre y Dios y no recuerdan que ella es el punto
de   encuentro   del   amor   de   Cristo   por   nosotros;   "la   casa   de   las
bodas es la Iglesia", escribia San Gregorio Magno (Hom., 38; P.
L., 76,
1287).
  Y ahora, pensando en esta necesidad que tenemos de la Iglesia,
la   segunda   imagen   se   compenetra   con   la   primera:   la   Iglesia   es
nuestra madre; a ella se lo debemos todo; ella nos ha engendrado
a la vida nueva, a la vida de la gr3cia, que nos proporcionará
nuestra felicidad eterna; nos ha dado la fe, y con su magisterio
nos la
conserva   íntegra   y   fecunda;   nos   ha   dado   la   gracia;   es   la
dispensadora   de   los   sacramentos;   nos   ha   dado   la   caridad,   el
"ágape",   la   sociedad   de   los   hermanos;   nos   une,nos   educa   en   el
amor,   en   el   humanismo   verdadero,   en   la   comprensión   y   en   la
edificación de sí misma; nos guía, nos defiende, nos dirige por
los caminos de la esperanza, nos anticipa el deseo escatológico
de la vida futura y
nos hace gustar anticipadamente su felicidad. Por su magisterio,
por   su   ministerio,   "todos   los   fieles   se   sostienen     de   forma
efectiva en el don de sí mismos a Cristo;... mediante la red que
ella misma va tejiendo todos se encuentran realmente unidos a sus
hermanos;...   mediante   la   voz   humana   que   ense~a   y   ordena   todos
escuchan hoy todavía la voz del Señor" (Cfr. De Lubac, Medit.,
205).
   Nos vienen a la mente las palabras de San Ambrosio:  "Luego la
Iglesia es madre de los vivos" (p~ L., 15, 1585).   Es necesario
meditar,   hijos   carisimos.   Es   necesario   alegrarse.   Es   necesario

envidiar las palabras postreras de Santa Catalina al concluir su
vida inflamada de amor: "Yo. en realidad, he gastado y dado la
vida   a   la   Iglesia     y   por   la   Iglesia,   cosa   que   es   para   mí   una
gracia muy singular" (Joergensen, 518­519).
                 (Alocución del 15­VI­1966).

   LA IGLESIA: SACRARAENTO DE SALVACION
   Esta audiencia semanal se ha convertido en una clase sobre la
Iglesia; una clase elemental, pero, asi lo esperamos, substancial
y   que   ofrecemos   para   introducir   un   pensamiento,   una   reflexión,
más   bien   que   para   impartir   enseìianzas   orgánicas   y   completas.
Así,   pues,   nos   com   placemos   en   ofrecer   a   vuestra   consideración
algunos hechos que despiertan en nosotros el concepto de Iglesia,
y   nos   dan   el   consuelo   de   reconocerla   viva,   buena   y   operante,
estimulando en nosotros al mismo tiempo un deseo mejor de no ser
para ella como hijos ignorantes, perezosos e ingratos.
   Decíamos que la Iglesia es un "signo". Es decir que quien la
contempla con mirada limpia. quien la observa y quien la estudia.
se da cuenta de que la Iglesia representa un hecho, un fenómeno
singular; se da cuenta, pues, de que tiene un significado. ¿pero
signo de qué y  qué clase de significado? El Concilio nos lo ha
recordado   y   repetido:   signo   de   Cristo;   la   Iglesia   significa
Cristo.
¿Dónde   y   cómo   la   Iglesia   significa   a   Cristo?   ¿Por   qué   razón
podemos decir que la Iglesia es el sacramento, es decir, el signo
sagrado de Cristo? Hijos amadísimos: tenéis que acostumbraros a
observar.   En   la   escuela   del   Señor   hay   que   ser   vigilantes   e
inteligentes,   para   no   merecer   el   reproche   que   un   dia   dirigió
Jesús a sus discípulos: "¿Tampoco vosotros entendéis?"(Mat. 15,
16). Mirad: todos sabemos que Jesús es la pa]abra de Dios hecha
hombre;   él   es   el   revelador,   él   es   el   Maestro.   Ya   sabemos   que
Jesús se ha trasfundido a si
mismo, como Palabra de Dios a sus discípulos, haciendo de ellos
sus Apóstoles; ha impreso en ellos ]a virtud dinámica de su misma
misión;   los   ha   hecho   testigos;   les   ha   encargado   difundir   el
anuncio del Reino de Dios, de continuar su evangelización y les
ha   embriagado   en   Pentecostés   con   el   Espíritu   Santo   y   les   ha
confiado   la   misión   de   llevar   su   palabra   (cfr.   Hech.   14,   ll),
autorizán­
doles a promover y a guiar la expansión del Evangelio.
El Señor ha dado a todos los creyentes el mismo don del Espíritu
Santo   con   la   misma   obligación,   subordinado   y   regulado   por   la
~erarquía   responsable   de   la   comunidad   de   los   fieles,   para
"profetizar" ("profetizarán vuestros hijos e hijas", nos recuerda

San Pedro en el discurso de Pentecostés. Hech. 2, 17), es decir
el don de anunciar el evangelio, de dar testimonio de ~esucristo,
de ensanchar la Iglesia. Es un hecho característico, exponente de
una
razón   de   ser   esencial   de   la   Iglesia   naciente,   el   de   su   innata
fuerza   expansiva.   Narran,   por   ejemplo,   los   Hechos   de   los
Apóstoles, al hablar sobre la dispersión de los primeros fieles
que huyeron de Jerusalén después del martiriode San Esteban y el
asalto   de   la   primera   persecución   que   "los   que   se   habían
dispersado, iban de lugar en lugar evangelizando en la Palabra de
Dios" (Hech, 8, 4). Es característico e indicativo: la Iglesia es
una   sociedad   en   movimiento,   es   un   cuerpo   religioso   que   debe
expandirse; la Iglesia ha sido enviada, la Iglesia es misionera.
   Es esta una verdad fundamental que el Concilio ha reafirmado
clara   y   fuertemente   y   que   vosotros   ciertamen   te   habréis   oído
repetir cien veces y con mayor insistencia el domingo pasado con
ocasión de la jornada misional.
   Pero es aquí donde debemos detener nuestra atención. ¿Qué nos
dice este fervor misional renaciente? ¿Qué significado tiene esta
moderna maduración de la conciencia misionera? ¿Qué significa la
extensión de una vocrìción misionera a todos los creyentes? ¿Qué
cosa entraìla esta  denominación o por meior decir, esta honrosa
adjudicación de apostolado a cada uno de los hijos de la Iglesia?
 Todo esto significa que en ]a Iglesia perdura el mandato inicial
que   le   confirió   Cristo,   más   aún   permanece   el   mismo   Jesucristo.
Donde quiera que la Iglesia es misionera, allí mismo se convierte
en signo de Cristo (Ad Gentes,n. 15, 20, 21, 40).
 ¿Y qué cosa nos dice este signo misional de Cristo? Nos dice que
la fe, actualmente, con todas las oposiciones, las críticas, las
circunstancias   desfavorables   que   la   amenazan,   no   se   ha   apagado
sino   clue   conserva   su   virtud   original   de   persuasijn,   de
apostolado   y   de   sacrificio,   nos   está   diciendo   que   ~risto   sigue
actuando su misterioso trabajo de atraer lac almas. de respuesta
a sus inspiraciones insatisfechas  vocación al testimonio y a la
santi­
dad.   Nos   está   diciendo   que   Cristo   está   manteniendo   su   promesa
solemne: "He aqui que estoy con vosotros todos los días hasta el
fin   del   mundo"   (Mt.   28,   20).   Nos   dice   que   el   abandono   del
cristianismo   por   parte   del   tantos   hombres   hijos   de   la
civilización   cristiana,   encuentran   compensación   en   otras   partes
de la humanidad, y a este propósito resuena terrible la voz del
Señor: "yo os di­
go...   que   del   Oriente   y   del   Occidente,   muchos   vendrán   y   se
sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de los
Cielos, mientras que los hiios del Reino seran arrojados a las
tinieblas exteriores donde habrá 11anto y crujir de dientes" (Mt.
8, ll). Nos dice ademãs queesta presencia de Cristo en el mundo,
en   la  historia   y  en   las  almas   se  nos   expresan  sin   clamor,  sin
gloria, pero al
mismo   tiempo   con   insuperable   belleza   humana   y   espiritual,
mediante   hombres   y   mujeres   humildes   que   perciben   la   voz   arcana

del Maestro que invita y entusiasma~ "Venid": que se desembarazan
de sus familias, de sus ocupaciones, de sus tierras y esperanzas,
y   parten   a   la   ventura,   en   el   sueîio   paradójico   y   sublime   de
convertir al
mundo   y   con   la   previsión   de   tener   que   soportar   trabajos   y
sufrimientos ~Y morir, sin alabanzas mundanas, sin premio humano,
sin saber qué será de ellos. Almas heroicas consagradas a Cristo
y al amor. La obra misionerapo? lo demás es prudente, organizada
y   sostenida,   pero   si   se   la   observa   de   cerca   sigue   siendo   la
locura que sólo la locura de la cruz hace sabia.
  Saludemos   juntos   a   la   Iglesia   misionera,   esparcida   por   los
cuatro   vientos   (cfr.   Didaché,   X,   5),   a   quien   sólo   la   fe   y   la
caridad mantiene unida; y es la Iglesia de sacerdotes valerosos,
de segtares, de religiosas, de catequistas y demás colaboradores,
4ue actúan todos con paciencia y con bondad, para "implantar" la
Iglesia   misma.   Saludémosla   en   sus   nuevas   formaciones   indígenas
enderezadasa   un   crecimiento   mutuo:   la   Iglesi.,   con   las
expresiones
  autóctonas   de   su   civilización,   con   los   tesoros   de   verdad   y
gracia propios del cristianismo, saludemosla en su reta guardia,
en   sus   organizlciones   gue   las   engendran   y   las   sostienen,
saludémosla en el coro de su catolicidad entera, que se gloría de
ella   y  a   ella  mira   como  dechado,   y  gracias   a  ella   se  reconoce
llena de vida y progresiva y detrás de ella admira, como en signo
y como en sueño,
  que   aparece   en   el   inmenso   cielo   de   la   historia,   majestuoso   y
misterioso, el Hijo del hombre e Hijo de Dios, Jesús eterno que
dice: "No temáis, yo soy el primero y el último, el que vive, que
estuve   muerto   y   que   ahora   vivo   por   los   siglos   de   los   siglos"
(Apoc. I, 17­18).
                (Alocución del 26­10­1966).
 

               LA IGLESIA, SIGNO DE CRISTO
           ¿Conocéis   1a   exclamación   del   salmo   8?   (84):   ¿cuan
agradablesles   son   tus   moradas,   Dios   de   los   ejércitos"?   ¿No
surge de vuestros espíritus, no acude quizá a vuestros  labios en
este momento y en esta basílica? ¿Acaso no estais impresionados
por la belleza de la Iglesia? No halblamos ahora de la monumental
y artística belleza de este grande y magnífico templo; y no nos
referimos   tampoco   a   la   visión   espectacular   de   esta   audiencia,
aunque de ésta   puede nacer   el estimul a pensar y a descubrir
belleza de la santa Iglesia Católica en sí misma.

      ¿Como aflora este pensamiento a la mente? De la visibilidad
de   la   Iglesia.   La   vepdadera   Iglesia,   fundada   por   el   Señor,   es
visible, no sólo porque está formada de elementos visibles: los
fieles, la estructura y ]a vida de la comunidad cristiana, lo que
significa una visibilidad material; sino sobre todo porque posee
una esencial visibilidad de los tesoros espirituales, que Cristo
ha entregado a su Iglesia. "La Iglesia es visible, como lo fue su
histórico fundador y jefe principal, el Hombre­Dios"
    (Scheeben. Los misteriors del cristianismo 3." ed. p. 528).
           Esta visibilidad de lo que la Iglesia oculta y a la vez
revela es uno de los aspectos más interesantes, más delicados y
más   sorprendentes   de   la   vida   religiosa   católica:   porque   la
visibilidad   esencial   e   interior   de   la   Iglesia   no   es   sino   una
manifestación de su espiritualidad. Visibilidad y espiritualidad
de la Iglesia son dos cualidades correlativas que no deben estar
separadas   en   el   estudio   de   la   misma   Iglesia,   como   tampoco
deberian estarlo en la   vida del pueblo cristiano (cfr. Journet,
La Iglesia II, 10 ss.). Y esta mutua atracción, esta relación se
nos presenta ordinariamente por dos vlas: una, que podemos llamar
intuitiva,   nos   presenta   la   espiritualidad   del   tesoro   interior.
cuando   la   cobertura   exterior.   visible   y   sensible,   se   hace
transparente   y   nos   permite   entrever   y   disfrutar   algo   de   la
inefable belleza v del misterio de luz y vida.
propio del cuerpo místico de Cristo: y es por este camino que el
arte, cuando tiene el genio de lo sacro y cuando verdaderamente
es   arte   es   decir   cuando   ofrece   en   lo   sensible   su   mágico
ministerio expresivo de lo espiritual se pone al regio servicio
de la fe (he aqui por qué el catolicismo ha sido y será siempre
amigo   e   impulsor   de   las   artes);   el   otro   camino.   que   podemos
llamar indicativo.
intelectivo,   nos   recuerda,   respondiendo   a   un   designio   divino,
cómo   todas   las   criaturas   nos   hablan   del   Creador(Rom.   1.   20)   y
cómo   en   la   economía   de   la   Encarnaciónse   consiente   a   la   vida
religiosa católica el uso de un alfabeto, es decir de un modo de
expresarse   y   hacerse   comprender.   Un   modo   muy   elemental   y   muy
cercano a la experiencia común. sirviéndose de cosas sensibles y
familiares   para   adentrarnos   en   el   misterioso   reino   de   las
realidades   espirituales;   es   el   camino   de   los   signos   (cfr.
Guar.dini   I   Santi   Segni).   El   signo:   esta   palabra   de   nuestra
doctrina es una palabra clara y polivalente.
   Vosotros   sabéis   cómo   sobre   ella   se   basa   la   doctrina   de   los
sacramentos;   el   sacramento   es   de   hecho   "un   signo   de   cosa
sagrada".   no   sólo   ésto.   sino   quc   tiene   además   particulares
virtudes   santificadoras"   (S.   Th.   III.   60,   I   y1);   y   sabréis
también   cómo   este   término   de   signo   y   sacramento   se   aplica   al
mismo   Cristo,   como   ''imagen   denios   invisible"   (Col,   1,   15);   y
ahora especialmente desde el Concilio, se atribuye a la Iglesia.
Dice el Concilio: "La
Iglesia está en Cristo como un sacramento, o sea un slgno y un
instrumento de la íntima unión con Dios y de la unidad de todo el

género   humano"   (Lumen   Gentium   1   etc.).   La   Iglesia   se   el   signo
sagrado que nos expresa y que nos confiere Cristo. Observando a
la Iglesia debemos entrever a Cristo. La visibilidad material y
temporal   de   la   Iglesia   debe   servirnos   para   tener   una   visión
atemporal y espiritual del Señor. La Iglesia no es una pantalla
opaca. es un diafragma diáfano. que nos ayuda a ponernos en
contacto   con   Cristo.   Y   esta   penetración   de   nuestro   espíritu   a
través de la Iglesia se hace normal para quien conoce y ama a la
Iglecia, para quien, verdaderamente, pertenece y participa de la
comunión transcendental y total. que ella nos ofrece. Y alSo de
esta experiencia emotiva y espiritual de este camino, que Ileva a
Cristo,   nosotros   la   tenemos   con   gran   facilidad   y   felicidad,
cuando la Iglesia nos muestra alguna de sus notas sensiblemenle
representadas: he aquí, cómo una asamblea como  ésta que nos da
algún   indicio   de   la   unidad   y   catolicidad   de   la   Iglesia,   puede
darnos una alegría especial, como si no sólo lo supiésemos sino
que   sintiésemos   que   ~esús   está   aquí.   Así   sucede   algunas   veces
cuando vemos a la Iglesia en acción, especialmente en la accioín
litúrgica     En   el   ejercicio   piadoso   de   la   caridad:   aqui   está
Jesús.
         Pero   ¿cómo   es   que   esta   transparencia   sólo   raramentese
revela?   Aún   más:   ¿cómo   puede   tanta   gente   ver   en   la   Iglesia   un
obstáculo, casi un impedimento, por decir incluso una deformación
de Cristo? Es conocido cuanto, por parte de los adversarios de la
Iglesia, ha sido escrito sobre este tema: y cómo también algunas
personas no       consiguen descubrir, a no ser con mucho trabajo,
en   las  formas   concretas,  en     las   que  se     presenta   la  Iglesia,
alguna irradiación cristiana que consuelf y deslumbre. Leamos un
testimonio   de   nuestro   tiempo:   es   un   alma   que   todavía   no   ha
recibido el bautismo, que habla de su aversión a la Iglesia: ".
la mezquindad de las prácticas devotas recordaba el modo de los
ambientfe mal aireados.
   Y   además.   el   boato   exterior,   el   gusto   por   el   lujo,   por   el
aparato.   la   profusión   de   las   devociones   a   los   santos     Algunas
semanas antes de mi bautismo aún me parecía muy penoso entrar en
una   colectividad   tan   heterogénea,   que   tiene   graves
responsabilidades   en   el   curso   de   la   historia...   Conocía   tantos
cato1icos   despreciables,   amorfos   indiferentes   a   las   injusticias
cometidas   ante   sus   ojos...   etcétera   (cfr.   La   vida   sobrenatural
Nov. 1965 p. 602).
       ¿Cuántas   denuncias   semejantes   podrían   citarse?     ¿Cómo
entonces la Iglesia no muestrn su virtud de signo de su bellezn.
Su   prerrogativa   de   la   presencia   de   Cristò?   Sería   largo   de
responde la Incluso el Señor no fue reconocido por todos (cfr.
Mt.   13,   14).   Pero   podemos   contentlrnos   indicando   dos   puntos:
primero.   la   Y   iglesia   aparece   oscura   e   igual   que   las   cosas
humanas   a   quien   observa   tan   sólo   desde   fuera.   a   quien   no   la
conoce   a   quien   no   quiere   reconocer   en   ella   un   secreto
trascendente; y segundo. la iglesia en algunos de sus momentos, y
en algunos de sus aspectos no es hermosa, no es espléndida, no se

da a conocer e incluso calla, porque sus hijos no son eiemplares
y no viven como verdaderos cris­
tianos.   !Qué   responsabilidad   y   qué   culpa   tienen   por   tanto   los
hijos   de   la   Iglesia   que   no   reflexionan   sobre   la   espirirualidad
yla santidad. y no son "silgnos de Cristo"!
  ¿Sabéis que el Concilio   ha extendido este título de "signo" a
todo el Pueblo de Dios a todos los fieles? ¿Y que de este modo
todos nos: vemos obligados a "testimoniar" a Cristo? ¿Sabéis que
lo ha aplicado a los sacerdotes, a los religiosos los misioneros
a los cónyuges cristianos?
  Así pues todos hemos sido invitados a reconocer y a celebrar en
la Iglesia  el signo y la belleza de Cristo: como también estamos
llamados   a concurrencia con nuestra auténtica vida cristiana a
y   operante   capacidad   de   irradiar   el   esplendor   salvifica   y
santificante de Cristo.
  (Alocuciún del l9­11­1966).

LA IGLEISIA, SOCIEDAD DE HOMBRES QUE HACEN ORACION
Vuestra visita nos encuentra de vacaciones nos encunetra en esta
residencia   estival   de   los   Papas   donde   el   buen   clima   y   la
interrupción de algunos compromisos ordinarios en la acostumbrada
actividad   del   pPapa   nos   permite   recuperar     nuestras   escasas
fuerzas   fisicas   nos   parace   escuchar   la   invitacion   amables     que
hizo   una   vez   a   sus   dicipulos   “venid   retiremonos   a   un   lugar
desierto para que descanceis”  (Marc. 6. 31). Al mismo tiempo Nos
encuentra   en   un   lugar   donde   Nos   es   dado   aplicarnos   con   más:
empeño y más tranquilidad, a dos formas de actividades inherentes
a   Nuestro   cargo   apostólico:   el   estudio   y   la   oración.
Especialmente   esta   última:   la   oración.   Cuando   pensamos   en   las
palabras   del   Macstro.   que   nos   advierte   que   es   deseo   del   Padre
èncontrar   adoradores   "en   espiritu   y   en   verdad"   (Io.   4.   34);   y
cuando rerordamos que El ha sido modelo y guía de oración y que
siempre   ha   exhortado   a   los   suyos   a   atender   a   esta   primordial
actividad   del   espíritu;   cuando   recordamos   la   escuela   de   los
Apóstoles.
    que enseñan a los nuevos fieles el rezar incesantemente
       (dice  por   ejemplo.  San   Pablo  en   los  tesalonicences:   “Sine
intermissione   orate".   orad   sin   cesar   (I   Thes.   5,   17);   cuando
intentamos   captar   la   visión   global   del   cristianismo.   de   su
esencia   religiosa.   de   su   proyección   sobrenatural   de   relaciones
entre   Dios   y   el   hombre,   de   su   mensaje   de   vivificación   de   las
almas.   de   la   vocación   de   cada   fiel   al   sacerdocio   real   que   lo
autoriza a entalblar un dialogo con Dios. llamándole Padre (cfr.

Rom. 8. 15; Gal.. 4. 6); cuando observamos la vida cristiana en
la historia, cómo se ha manifestado en sus expresiones más altas
y   genuinas;   y   cuando   contempamos   las   mas   reales   y   profundas   y
descuidadas   necesidades   de   los   hombres   de   nuestro   tiempo,   no
podemos sino terminar inclinándonos por el primado de la oracion
en el campo de la multiforme actividad de la Iglesia.
         La  Iglesia   es  la   sociedad  que   los  hombres   rezan.  Su   fin
principal   es   enseñara   rezar   ,   si   queremos   saber   que     hace   la
iglesia   debemos   advertir     que   la   iglesia   es   una   escuela   de
oracion,   la   iglesia   recuerda   a   los   fieles   el   deber   de   orar,
despierta en ellos  la disposicion y la necesidad de la oración;
enseña como y por qué se debe orar: hace de la oración el gran
medio de salvación, al tiempo que la proclama el fin próximo y
sumo de la verdadera religión. La Iglesia hace de la oración la
sublime y elemental expresión de la fe: creer y rezar se funden
en   un   sólo   acto;   y   hace   de   ella   también   la   expresión   de   la
esperanza:   es   la   Iglesia   la   que,   recordando   la   enseñanza   de
Jesús.   nos   recuerda   continuamente   que   para   obtener   lo   que
deseamos   es   menester   rezar:   ("Petite   et   accipietis"),   pedid   y
recibiréis   (Io.   16,   24;   Matth.   pl,   21,   22);   y   fìnalmente   la
Iglesia   proclama   la   identidad   de   la   oración   con     la   caridad
(Bossuet lo afirma: "II est certain qu'il n'y a que seule charité
qui prie" (Serm. 1, 774). Rezar y amar.
(Cf,`. Bremond. Phil.. de la prière 21).  
 Todos saben cuanto se ha hablado escrito y trabajado en orden a
la   oración.   Es   un   tema   de   inagotable   fecundidad.   Lo   que   ahora
interesa advertir, si queremos conocer la misión de la iglesia.
es   la   importancia   esencial   y   suprema   que   Ella   atribuye   a   la
oración.   ya   como   actividad   personal   que   brota   en   el   fondo   del
corazón humano, ya como culto divino en el que se difunde la voz
de   la   comunidad   cristiana;   liturgia   y   contemplación   son   dos
momentos   indispensables   y   complementarios   de   la   expresión
religiosa de la Iglesia llevada del soplo del Espíritu Santo y
que   vive   de   Cristo   cuya   vida   perdura   y   obra   en   Ella
(cfr.Maritain. Liturlgie e contemplation, Descléf de Rr.).
 Igualmente sabéis que la primera afirmación, la primera reforma.
la   primern   renovación,   que   el   Concilio   Ecuménico   ha   dado   a   la
Iglesia   ha   tenido   por   objeto   la   Liturgia.   esto   es   la   oración
oficial y comunitaria de la Iglesia misma. Recordémoslo bien.
 ¿Qué diremos de los que distinguen la actividad de la Iglesia en
cultual y apostólica, separando la una de la otra y prefiriendo
la segunda en menoscabo de la primera? ¿Y gué diremos de los que
tienen   por   artificiosa   pesada   e   inútil   la   vida   interior     y
practicamente dan por perdido el tiempo y por vano  esfuerzo para
atender el silencio exterior y para dar su voz intima al coloquio
interior? ¿Podrá jamás el cristianismo dar testimonio de sí mismo
ante el mundo necesitado de verdad vital, si no se presenta como
arte   de   explorar   la   profundidad   del   espíritu,   de   conversar   con
Dios, y de adiestrar a sus seguidores en la oración? ¿Habrá jamas
un   cristianismo   privado   de   profunda,   sufrida   y   amada   vida   de
oración, el soplo profético, que le es indispensable para imponer

entre las mil voces resonantes en el mundo, la suya que gri ta,
que canta. que arrebata y que salva? ¿Podran tener los carismas
indispensables del Espíritu Santo una actividad que pretendiese
dar testimonio de Cristo e infundir en la humanidad el fermento
de   la   novedad   regeneradora.   sin   sacar   de   la   humildad   y   de   la
sublimidad de la oración el secreto de su firmezá y de su fuerza?
Os decimos estas cosas, hijos queridos. con el fin de que siempre
esté   presente   en   vosotrus   la   idea   de   la   necesidad,   de   la
prioridad de la oración, y a fin de que sepáis corresponder a la
solemne invitación del Concilio Ecuménico, que invita a todos a
volver a las aguas puras y vitales de la oración de la Iglesia.
Bien   sabéis   del   esfuerzo   que   la   Iglesia   está   realizando   por
volver   a   dar   al   Pueblo   cristiano   el   sentido   y   la   capacidad   de
rezar con Ella y con Ella celebrar y vivir los misterios de la
gracia y de la presencia divina. 
     Y os decimos esto a fin de que en este período del descanso
estivo, cada uno de vosotros sepa encontrar un momento para el
recogimiento   interior.   un   momento   de     fervor   espiritual,   de
renovación   religiosa.   Al   descanso   de   las   acostumbradas   fatigas
profesionales vaya unida una vigilia espiritual: el tiempo libre
de servir tambien  para esto.
     (Alocucion del 20­VII­1966).

LA IGLESIA POR VOLUNTAD DE SU FUNDADOR.
     ES SOCIEDAD VISIBLE E INVISIBLE
  iQueridos hijos e hijas!
  Una vez más os hablaremos de la iglesia   es el temaque más se
acomoda a un coloquio como el de la uadiencia general ES el tema
que   el   reciente   Concilio   Ecuménico   ha   puesto   de   actualidad,
siendo   el   objeto   principal   de   las   discusiones;   y   de   las
deliberaciones;   es   también   el   motivo   que   aparece   siempre   en
tantos   estudios   y   comental   los   surgidos   en   la   cultura
contemporánea.   Queremos   interesar   por   este   tema   a   nuestros
visitantes, pero sin la pretensión de dar una noción organica y
complicada:   Nos   basta   destacar   lo   difícil   que   es   hablar   con
exactitud de un modo exhaustivo de la fiesta: tan fecunda es su
realidad y tan profunda su verdad.
   Decíamos   en   precedentfs   audiencias   que   los   muchos   nombres
alegóricos   dados   a   la   Iglesia,   las   muchas   figuras   que   intentan
expresar   el concepto demuestran   por un lado la libertad dede
finirla     con   palabras   y   conceptos   adecuados:   por   otro   lado,
demuestran   también   la   variedad   de   sus   múltiples   aspectos   que
interesan y que invitan al la meditacion y  a la admiracion.
   Fijémonos   en   una   de   estas   figuras   de   la   Iglesia:   entre   las
muchas que se mencionan en la espléndida Constitución conciliar
que   se   refiere   la   misma   Iglesia:   la   imagen   de   la   Ciudad   La

Iglesia es como una Ciudad, una "civitas". Y ¿qué es una Ciudad?
Antes   de   ser   un   lugar   habitado,   un   grupo   de   casas   (urbis)   la
Ciudad es la unión de
individuos,   de   familias,   de   tribus,   de   grupos   humanos   reunidos
para formar una sociedad autónoma y homgénea gracias a leyes y
autoridades   propias;   es   una   comunidad   unida   y   gobernada   por   un
derecho   social   definido;   una   nación.   podemos   decir,   si
consideramos sus elementos étnicos, históricos y lingüísticos; un
Estado,si   tenemos   en   cuenta   el   aspecto   jurídico   La   Iglesia   es
precisamente una sociedad jurídica, organizada, visible,perfecta.
           Recordamos todavía la definición clasica   de S. Roberto
Belarmino: la Iglesia "es la asamblea de hombres que profesan la
misma   fe   cristiana,   que   esta   mantenida   por   la   comunión   de   los
mimos   sacramentos,   gobernada   por   los   legítimos   pastores:   y
espacialmente   por   cl   Romano   Pontífice"   (Controv.   III:   de   Eccl.
II). "Que la iglesia]tenga forma de sociedad es un hecho patente
a los ojos       de todos; está claro para todos la existencia de
una multitud de fieles católicos, congregada (como dice desde los
primeros   tiempos   del   cristianismo   1a   Didaché,   XI,   5.   de   los
cuatro   vientos),   sujeta   y   obediente   a   la   guía   de   un   pastor
supremo y de otros rectores particulares, dotada de medios tanto
espirituales   como   materiales   destinadosa   beneficio   de   la
comunidad y dirigida al fin  sobrenatural de la visión beatífica
(Ottaviani, compendium juris; ccc. p. 94; Rarnpolla. La Citta sul
Monte).
         Así   quiso   el   Señor   su   Iglesia:   una   verdadera   sociedad
organizada, visible, religiosa, con los poderes propios«; de una
sociedad perfecta y soberana. con leyes propias, con autoridades
propias,   con   medios   y   finés   propios.   Es   ésta   una   verdad
fundamental de la doctrina católica, que tiene sólidas y claras
raíces   en   el   Nuevo   Testamento,   y   una   realidad   evidente   en   la
historia   de   la   iglesia   Pero   debido   quizá   a   esta   manifestación
tradicional e inexpugnable es una de las verdades más discutidas
y   combatidas   en   la   gran   controversia   acerca   de   la   verdadera
naturaleza de la Iglesia Hay quien quisiera que la Iglesia fuese
sólo espiritual y por tanto invisible; aquellos quienes piensan
así sólo esa Iglesia sería de origine divino sin tener en cuánta
en   modo   alguno   la           concecuencia   lógica   de   que   una   Iglesia
invisible   no   es   la   Iglesia.       (cfr.   Bover,   cit.   da   De   Lubac,
Med.. pag 68). Ya desde el primer siglo del cristianismo la santa
y resonante voz del mártir S. Ignacio de Antioquía, haciendo la
apología   de   los   grados   ­obispos,   presbíteros,   diáconos­­   de   la
primitiva jerarquía eclesiástica, decía: ''sin Ellos no se puede
hablar de Iglesia" (ad Trall. III, I).
   Hay   también   quien   quisiera   oponer   la   Iglesia   juridica   a   la
Iglesia   de   ]a   caridad.   pensando   que   es   posible,   y   que   no   es
contrario   a   la   economía   de   la   Encarnación,   aislar   un   aspecto
constitutivo   de   ]a   Iglesia.   como   ya   nos   advierte   la   famosa
Encíclica   del   Papa   Pío   XII   sobre   el   Cuerpo   Místico   n.   62).
Ciertamente,   ]a   concepción   de   la   Iglesia   como   una   ciudad,   como
una   sociedad   que   tiene   normas,   derechos   y   costumbres

particulares,   que   tiene   una   configuración   humana,   concreta   e
históricamente   identificada,   plantea   muchas   cuestiones.   La
primerísima es la de los defectos que una tal realización de la
Iglesia puede presentar.
Pero   debemos   pensar   que   una   concepción   tal,   una   sociedad
compuesta de hombres como somos, débiles, pecadores, necesitados
de perdón y redención, ha surgido de la bondad de Dios, del amor
de Cristo por la Humanidad, quien. reuniéndola y organizándola,
la hace suya.
la   instruye,   la   guía   y   la   santifica;   es   decir:   le
comunica.mediante la Iglesia, su redención y su salvación.
   Y   sin   considerar   por   ahora   otras   cuestiones   inherentes   al
concepto jurídico de Iglesia. procuremos comprender La gracia que
el Señor nos ha dado de ser ciudadanos de esta Ciudad bendita,
donde la autoridad. dotada de poderes divinos. nos de la prueba
inagotable de la misericordia del señor, nos da la seguridad de
su perenne acción santificadora. nos da el estímulo continuo para
el
ejercicio de la fe y de la caridad, y nos promete que la Ciudad
misma se transformará de terrena en celestial, que es y será la
Ciudad de Dios. Aquí en el tiempo, sobre la tierra. ya es santa
en   su   designio   y   en   sus   poderes.   pero   está   en   camino   de
purificación y de santificación en sus actos y en sus miembros;
pero un día será radiante y gloriosa. como la Jerusalén santa,
que Juan vio en el
Apocalipsis "teniendo en sí misma el esplendor de Dios" (21. II).
 (Alocuicion del 26­V­66).
     LA IGLESIA, CUERPO MÍSTICO DE CRISTO
       Nos   repetimos   continuamente.   especialmente   después   del
Concilio,   a   nuestros   visitantes.   y     repetimos   tam   bien   hoy:
¿sabéis qué es la Iglesia? enseguida acuden a los labios cientos
de respuestas; pero Nos preguntamos aún: habéis comprendido bien
el   significado,   no   sólo   de   esta   palabra   "Iglesia"   (que   quiere
decir asamblea, reunión, sociedad), sino de la realidad indicada
por esa palabra ¿Habéis comprendido en realidad qué es la iglesia
?   Preguntamos   esto,   porque   Nos   parece   que   no   hay     momento   ni
lugar más adecuados que estos para hacer que surja en el corazón
de todos los presentes la pregunta, de modo que sea posible una
respuesta verdadera, densa. ¿Oué es la Iglesia?
    Digamos antes que nada que está falto de intuicion  aquel que
no   entrevea   la   dificultad   de   dar   una   respuesta   adecuada;   y   la
dificultad   crece     ­notadlo­   cuando   mejor   se   conoce   la   Iglesia;
porque   se   advierte   entonces   que   no   estamos   en   condiciones   de
saber todo respecto de la   Iglesia; en su realidad profunda hay
algo que escapa a nuestra comprensión La Iglesia es un misterio:
porque es obra de Dios; porque no es sólo una sociedad compuesta

por   hombres   de   esta   tierra,   sino   además   por   almas   de   fieles
difuntos y de santos en cl cielo La Iglesia es un misterio.
    Sí es un misterio, El Concilio lo ha repetido. Entonces. ¿ no
será posible formarnos un concepto, si no adecuado. al menos quf
corresponda a la realidad verdadera, esencial de la Iglesia? Sí,
podemos; y debemos.
  Sabemos   que   la   Iglesia   ha   sido   Llamada   con   nombres     diversos
hemos   recordado   en   otras   ocasiones   algunos­;   ¿cual   es   el   más
usado,   el   que   más   se   corresponde   a   la   verdad?   Seguramente   lo
conocéis, porque se ha hablado mucho de él en estos años, después
que el Papa Pío XII, en 1947, publicó una gran Encíclica, que es
como   un   tratado   sobre   la   Iglesia,   y   fue   titulada   la   Encíclica
sobre el Cuerpo Místico. 1.3 la iglesia es el Cuerpo mistico de
Cristo. Es S. Pablo quien ha dado ]a definición, y ha bla más de
una   vez   en   sus   cartas   de   esto:   el   cuerpo   de   Cristo   ­escribe­
"quod   est   ecclesia",   que   es   13   Iglesia   (Col.   1,   24).   Cristo
­continúa­ "est caput corporis ec­
clesiae",   es   la   Cabeza   del   Cuerpo   de   la   Iglesia   (ib.   18);   y
añadía: "Multi unum corpus sumus in Christo", nosotros, que somos
una muchedumbre, formamos un solo cuerpo en Cristo. (Rom. 12, 5).
etc.   No   Nos   pararemos   al   comentar   esta   famosa   y   fecunda
expresión. sino solo para hacer una pregunta: ¿ que quería decir
S. Pablo
cuando   comparaba   la   Iglesia   a   Un   cuerpo.   a   un   ser   viviente,
único, organizado, teniendo a Cristo  como Cabeza?
  Investigando un poco en esta nueva pregunta se llega unn nuevo
titulo   dado     1a   Iglesia,   un   titulo   esencial   y   lleno   de
significado.   Un   título   que   conocemos   también   y   en   el   que   nos
pararcmos: la Iglesia es una comunión (cfr. Hamer). ¿ que quiere
decir   en   este   caso   comunión?   Os   remitimos   al   parágrafo   del
catecismo que habla de la "sanctorum comunionem", la comunión de
los santosos.
Iglesia quiere decir comunión de los santos. Y comunión de los
santos   quiere   decir   una   doble   participación   vital:   la
incorporación   de   los   cristianos   en   ]a   vida   de   Cristo,   y   la
circulación   de   la   misma   caridad   en   todo   el   conjunto   de   los
fieles, en este mundo y en el otro, Unión a Cristo y en Cristo; y
unión   entre   los   cristianos,   en   la   Iglesia   (cfr.   Piolanti,   II
mistero de la com. dei santi, 357 y siguientes).
 ¿ Doctrina difícil? Doctrina estupenda. ¿Doctrina es peculativa?
Doctrina   viva.   Sí,   doctrina   viva,   que   debe   estar   viva   en   el
pueblo cristiano. Quizá no falta aún una adecuada comprensión de
esta   enseñanza   capital   de   la   Iglesia:   ¿nos   hemos   fijado   alguna
vez verdaderamente en e11a? Nosotros vivimos realmente en Cristo
(he aquí por qué la participación en el misterio eucarístico se
llama
comunión);   somos   todos   miembros   de   un   mismo   organismo   social   ;
espiritual,   que   llamamos   Iglesia,   quiza   todavía   nos   falta   una
pedagogía, una formación que nos ;acostumbre a pensar y a obrar
como partes, como células, como hijos y hermanos de esta comunión

eclesial. ¿cual es nuestra capacidad de "amar al prójimo como a
nosotros   mismos"?   ¿Cuál   es   nuestra   actitud   para   la   concordia.
para el perdón de las ofensas. ante la renuncia n celotipias. a
luchas;. a discriminaciones, n los egoismos de nacionalidad, de
lengua, de clase, de raza, de intereses económicos? ¿cual es el
genio   cristiano   sino   el   de   la   concordia,   la   unión,   la   paz,   la
generosidad.   ]a   ¿caridad?   La   Iglesia   es   cuerpo;   la   Iglesia   es
comunión.
         ¡Hijos queridísimos! Que la meditacion<in sobre la Iglesia
os haga descubrir esta exigencia interior de unidad de comunión;
que os haga gustar In íntima verdad de  la palabra bien conocida
del salmoo: "¿que hermoso y agradable es que los hermanos vayan
de acuerdo!" (Ps. 172, 1). 
 (Alocucion del 9­VI­66).

   LA IGLESIA, SICIEDAD EN MOVIMIENTO, TIENE
            QUE SER APOSTOLICA
    Esta audiencia semanal se ha convertida en un lección  sobre
la   Iglesia;   una   ]leccion   elemental,   pero,   esperamos   que,
sustancial y capaz de hacer pensar y reflexionar, más que de dar
enseñanzas   orgánicas   y   completas,   Por   ello   nos   place   ahora
ofrecer   a   vuestra   consideración   algunos   hechos,   que   nos
esclarecen el concepto de Iglesia y nos proporcionan el consuelo
de hallarla viva, buena,   activa, estimulándonos al mismo tiempo
a   ser   buenos   hijos   suyos,   no   ignorantes,   perezosos   ni
descastados.
      Decíamos: la Iglesia es un "signo". Es decir, quien la mira
con buenos ojos, quien la observa, quien la estudia, advierte que
representa   un   hecho,   un   fenómeno   singular;   ve   que   tiene   un
"significado". ¿ de qué es signo?   ¿Que Significado tiene? ¿por
qué podemos decir que la Iglesia es el "sacramento", es decir, el
signo sagrado de Cristo? 
   Hijos   carísimos,   acostumbraos   a   observar   En   In   escuela   del
Señor. es preciso ser inteligentes y despiertos para no merecer
el reproche que Cristo un día hizo a sus discípulos: "¿Tambien a
vosotros   os   falta   inteligencia?   (Mat.   15,   16).   Mirad,   nosotros
sabemos   que   Cristo   es   la   Palabra   de   Dios   hecha   hombre;   El   es
Revelador,   Maestro.   Y   sabemos   que   Cristo   se   transfundió   a   sí
mismo.               
como   Palabra   de   Dios.   a   sus   discípulos,   haciéndoles   apóstoles;
imprimió en ellos la virtud dinámica de su misma misión: hizo de
ellos   "testimonios",   se   encargó   difundir   la   nueva   del   reino   de
Dios, continuar su evangelizacìón; los embriagó, en Pentecostés,
del Espiritu Santo y los calificó como portadores de la palabra
(cfr.   Hechos,   14.   Il).   autorizándolos   para   promover   y   guiar   la
expansión del Evangelio; pero también El, el Señor, dió a todos 

los creyentes el mismo don del Espíritu con la misma obligación,
subordinado   y   moderado   por   la   jerarquía   responsable   de   la
comunidad de los fieles, el don de "profetizar" ("Vuestros hijos
y   vuestras   hijas   profetizacion".   recuerda   San   Pedro   en   el
discurso   de   Pentecostés   (Hechos   2,   17),   es   decir,   el   don   de
anunciar el Evange­ 
lio, de testimoniar a Cristo, de extender su Iglesia. Es un hecho
característico, índice de la razón esencial de ser de la Iglesia
naciente,   de   su   fuerza   innata   de   expansión.   Por   ejemplo,   dicen
los   Hechos   de   los   Apóstoles,   contando   la   dispersión   de   los
primeros   fieles   huídos   de   Jerusalén,   después   de   la   muerte   de
Estaban   y   de   ]a   primera   persecución,   que   "los   que   se   habían
dispersado   iban   de   sitio   en   sitio   evangelizando   la   palabra   de
Dios" (Hechos, 8, 4). 
Es   característico,   decimos,   e   indicativo:   la   Iglesia   es   una
sociedad   en   movimiento,   es   un   cuerpo   religioso   que   debe
expandirse; la Iglesia es enviada, es misionera.
  Es   una   verdad   fundamental,   que   el   Concilio   también   ha
reafirmado,   clara   y   vigorosamente,   y   que,   ciertamente,   todos
vosotros   la   habréis   escuchado   infinidad   de   veces,   y   con   mayor
insistencia   el   domingo   pasado,   con   motivo   de   la   jornada
Misionera.
 Precisamente aquí vamos a fijar la atención. ¿que nos dice este
renacido fervor misionero? ¿Qué significa esta moderna madurez de
la conciencia misionera? ¿Qué indica la extensión de la vocación
misionera a todos los fieles? ¿Que manifiesta esta imputación o,
mejor, esta atribución honorífica de ]a obligación del apostolado
a
todos y cada uno de los hijos de la Iglesia? Todo esto significa
que   en   la   Iglesia   persevera   el   mandato   inicial   que   Cristo   le
confirió; más aún. que persevera Cristo mismo Donde es misionera
la Iglesia, es signo de Cristo (cfr. Decret. Ad Gentes, 15. 20.
21. 40). ¿Y qué nos dice este signo misionero de Cristo? Nos dice
que   la   fe,   hoy.   con   todas   las   oposiciones,   las   críticas,   las
condiciones desfavorables que la amenazan. No se ha extinguido,
sino   que   conserva   su   virtud   original   de   persuasión,   de
apostolado, de sacrificio. Nos dice que Cristo sigue realizando
su misterioso trabajo de atracción de las almas, de respuesta a
sus   insaciadas   aspiraciones,   de   vocación   al   testimonio   y   a   la
santidad.   Nos   dice   que   Cristo   mantiene   su   solemne   promesa:   "Yo
estaré  con vosotros todos los días hasta ]a consumación de los
siglos" (Mat. 28, 20). Nos dice que el abandono del cristianismo
por parte de muchos hombres, hijos de  la civilización cristiana,
se compensa en otras partes de lahumanidad; y, a este respecto,
resuena terrible la voz
del   Señor:   "Yo   os   digo...   que   vendrán   muchos   de   Oriente   y
Occidente y se sentarán al convite con Abrahám,Isaac y Jacob, en
el reino de los cielos, mientras que los hijos del reino serán
arrojados a las tinieblas exteriores, donde será el llanto y el
crujir de dientes " (Mat. 8, Il).

Nos dice, asimismo, que esta presencia de Cristo en elmundo. en ]
a historia, en ]as almas se nos ha significadosin clamor y sin
gloria,   pero   con   insuperable   belleza   humana   y   espiritual,   en
hombreas y mujeres humildes, que han escuchado la voz arcana del
Maestro   que   invita:   "Ven";   y   que   abandonan   sus   familias,   sus
ocupaciones, sus esperanzas terrenas. y parten, a la ventura. con
elsueño   paradójico   y   sublime   de   convertir   el   mundo,   y   con   la
previsión   de   tener   que   trabajar.   sufrir,   morir,   sin   gloria
humana. sin premio mundano. sin saber qué será de ellos; almas
heroicas   consagradas   n   Cristo,   entregadas   al   amor.   Hoy,   el
trabajo   misionero   es   prudente,   organizado,   sostenido;   pero.
mirandolo bien, conserva todavía aquella locura, que  únicamente
la insensatez de la cruz
hace sabia.
  Saludemos todos n la iglesia misionera; esta Iglesia esparcida
por   los   cuatro   vientos   (cfr.   Didnchè,   10,   5).   mantenida   unida
únicamente   por   ]a   fe   y   la   caridad;   esta   Iglesia   de   valerosos
sacerdotes,   laicos,   hermanas,   catequistas,   colaboradores,   todos
trabajando   con   paciencia   ybondad   para   "implantar"   la   Iglesia;
saludémosla en susnuevas formaciones indígenas, con propósitos de
mutuoenriquecimiento;   enriquecimiento   de   la   Iglesia   con   las
expresiones autóctonas de su civilización, y enriquecimiento de
esta   civilización   con   los   tesoros   de   la   verdad   y   de   la   gracia
propios del cristianismo; saludémosla en las organizaciones que
la engendran y la sostienen; saludémosla en el coro de toda la
catolicidad que de ella se gloría, que a ella mira como ejemplo,
que por ella se reconoce viva y avanzando, y que detrás de ella
admira como signo y como sueño a quien aparece sobre el inmenso
cielo de la historia, majestuoso y misterioso, Hijo del hombre e
Hijo   de   Dios,   Cristo   eterno   que   dice:   "No   temais.   Yo   soy   el
Primero y el Ultimo, ]a Vida, fui muerto. ), miradme vivo por los
siglos de los sig]os" (Apc.. 1.17­18).
               (Alocucion del 27­X­1966).
       EL ESPIRITU SANTO, VIDA DE LA IGLESIA 
      iAtención! ¿De qué vive la Iglesia? Nos proponemos     esta
pregunta siguiendo el mismo pensamiento que en estas audiencias
hemos   considerado   ya:   el   pensamiento   que   se   refiere   a   las
necesidades   de   la   Iglesia,   con   la   intención   de   aprovechar   la
buena   voluntad   ­de   la   que   esta   visita   al   Papa   es   señal   y
estímulo­­ para ayudar a aquellas necesidades de la Iglesia que
aquí conmueve a       los corazones creyentes y filiales. ¿De qué
vive ]a Iglesia?
  La pregunta se refiere a lo que es el principio interior de su
vida;   principio   original   que   la   distingue   de   cualquier   otra
sociedad; principio indispensable como lo es la respiración para
la vida física del hombre; principio divino que hace de un hijo

de   la  tierra,   un  hijo   del  Cielo   y  queconfiere   a  la   Iglesia  su
mística   personalidad:   EL   ESPIRITU   SANTO.   La   Iglesia   vive   del
Espíritu Santo. La Iglesia nació verdaderamente ­puede decirse­
el   día   de   Pentecostés.   La   primera   necesidad   de   la   Iglesia   es
esta: vivir la Pentecostés.
   Oíd lo que dice el Concilio: "...fue enviado el Espíritu Santo
en el día de Pentecostés, para que indeficientemente santificara
a la Iglesia, y de esta forma los que creen pudieran acercarse al
Padre por Cristo en un mismo Espíritu (cfr. Efesios 2, 18). El es
el Espíritu de la vida. la fuente que salta hasta la vida eterna
(cfr. ~n. 4, 14; 7, 38­39). El Espiritu habita en la Iglesia y en
los
      corazones de los fieles como en un templo (I Cor. 3, 16; 6.
19). Guía a la Iglesia a la plenitud de la verdad (cfr.Jn. 16,
13), la unifica en la comunión y en el ministerio, la instruye y
dirige   con   diversos   dones   jerárquicos   y   carismáticos.   y   la
embellece con sus frutos (cfr. Efes. 4,  11­12; Cor. 12, 4; Gal.
5, 22) (Lumen Gentium, 4).
        En el Espíritu Santo se perfecciona la doble unión: de la
Ig]esia   con   Cristo   y   con   Dios,   y   de   la   Iglesia   con   todos   sus
miembros,   es   decir,   los   fieles.   El   Espíritu   Santo   es   quien
vivifica,   mediante   aquella   íntima   acción   que   11amamos   gracia,
todo el cuerpo y a cada uno de los miembros de la Igleia. Todos
estamos   persuadidos   de   esta   verdad   teológica   de   nuestra   fe,
aunque no sea fácil formarnos un concepto adecuado de la realidad
ontológica
y psicológica correspondiente a esta verdad. Pero a nosotros nos
basta esto y decimos: si la Iglesia vive de la acción iluminadora
y santificadora del Espíritu Santo, tiene necesidad del Espíritu
Santo: necesidad primordial,necesidad existencial, necesidad que
no   puede   ser   satisfecha   con   ilusiones,   con   sustitutivos:   "sine
tuo   numinenihil   est   in   homine"   (sin   tu   ayuda   nada   hay   en   el
hombre), como dice la hermosa secuencia de Pentecostés; necesidad
universal   y   permanente.   Aquí   se   podría   objetar:   ¿pero   acaso   no
posee ya la Iglesia el Espíritu Santo? ¿No está satisfecha esta
necesidad? Sí, por cierto, la Iglesia posee el Espíritu Santo y
para   siempre;   pero,   ante   todo,   su   acción   admite   grados   y
condiciones, en virtud
de las cuales se requiere nuestra acción a fin de que el Espíritu
Santo obre plena y libremente; y en segundo lugar, la presencia
del Espíritu Santo puede faltar o desfallecer en cada una de las
almas:   por   esta   razón   se   predica   la   palabra   de   Dios   y   se
distribuyen los Sacramentos que dan la gracia; por esto se hace
oración y se procura que cada uno merezca por sí mismo y para la
Iglesia entera el gran "don de Dios" que es el Espíritu Santo.
   Si pues amamos verdaderamente a la Iglesia, lo principal que
debemos hacer es favorecer en ella la efusión del Consolador, el
Espíritu.   Y   si   aceptamos   la   eclesiología   del   Concilio,   que   da
tanto realce a la acción del Espíritu Santo en la Iglesia, como
lo vemos asimismo en la eclesiología tradicional de la teología

griega, debemos acoger complacidos su indicación orientadora, a
fin de
favorecer   en   la   Iglesia   su   vitalidad   y   su   renovación   y   para
colocar   nuestra   vida   cristiana   personal   en   la   línea   de   dicha
indicación orientadora.
   ¿Y hacia dónde nos orienta? Hacia el Espíritu Santo,lo decimos
una vez más; es decir hacia el misterio de la lglesia, hacia la
comunión vital que la infinita y transcendente bondad del Padre,
mediante Jesucristo en el Espíritu Santo, ha querido establecer
con el alma humana y con la humanidad creyente y redimida, es a
saber:   la   Iglesia;   hacia   ]a   búsqueda   y   ]a   conquista   de   Dios,
hacia la verdad teológica que nos descubre el orden religioso de
la   salvación.   Alguien   ha   querido   ver   en   el   Concilio   la
orientación horizontal de la Iglesia, por decirlo así: hacia la
comunidad   humana   de   que   está   compuesta   la   Iglesia   misma;   hacia
los   hermanos   todavía   apartados   de   nosotros   y   por   nosotl'os
deseados, y que están llama   dos a la misma y perfecta comunión;
hacia el mundo que nos rodea al que debemos llevar el mensaje de
nuestra   fe   y   el   don   de   nuestra   caridad,   hacia   ]as   realidades
terrenales   que   haya   que   reconocer   como   buenas   y   dignas   de   ser
incorporadas en ]a luz del Reino de Dios. Todo esto es muy real y
muy bello; pero no hay que echar en olvido la orientación, por
decirlo   así,   vertical,   que   el   Concilio   ha   reafirmado   como   cosa
primordial para interpretar el designio de Dios, sobre el destino
de la humanidad, y para dar razón de la misión de la Ig]esia en
el tiempo. Dios ­su misterio, su caridad, su culto, su verdad, su
expectativa   ­quedan   siempre   en   primer   plano   jesucristo   que   es
mediador entre el hombre y Dios, es el Redentor necesario y el ]
lazo   de   unión   de   toda   nuestra   capacidad   de   amor   y   entrega.   El
espíritu   que   nos   hace   cristianos   y   nos   eleva   a   ]a   vida
sobrenatural,   es   el   principio   verdadero   e   íntimo,   ìa   sea   de
nuestra   vida   interior   como   también   de   nuestra   actividad
apostólica exterior.
     Y si seguimos esta indiscutible orientación, a dónde se nos
dirige y guía? Se nos conduce y endereza a la vi da inrerior; a
la vida interior ­­­de recogimiento, de silencio, de meditación,
que   nos   deja   absortos   en   Dios,   de   ejercicio   espiritual­   que
parece hastiar a algunos (lo pedimos con estupor y con dolor) a
algunos   hijos   amados   de   la   Iglesia,   como   si   ]a   vida   interior
fuese una fase   superada, una pedagogía ya superflua en la vida
cristia                                 
 ~
   na, que se debería mas bien proyectar a la experiencia
   profana y naturalista que el mundo nos ofrece, como si
   dejados a merced de ella y privados de la energía inmu­
   nizadora y robustecedora de la gracia interior, fuéramos
   capaces de dominarla y redimirla con nuestras pobres
   fuerzas!
                  (Alocución del 12­11­1966).

    DONDE ESTA PEDRO, ALLI ESTA LA IGLESIA
    No podemos, en esta Basílica. y en este mes, dejar de
   recordar en la audiencia. que a todos nos reúne sobre la
   tumba del Apóstol Pedro, que está próxima su fiesta.
    Os invitamos, por tanto, a todos a venerar su memo­
   ria, su sepulcro, sus reliquias, y a profesar aquí, donde
   es celebrada la misión que Cristo le confirió, la fe en el
   mensaje evangélico que él predicó y confirmó con su
   martirio y la fidelidad a la Ig]esia que tiene a Pedro co­
   mo centro y fundamento.
    Este acto de adhesión al Príncipe de los Apóstoles
   puede despertar también en vuestra alma el deseo de te­
   ner un concepto más exacto de él y más comp.]eto que lo
   que su simple nombre despierta en nuestro ánimo. Es
   decir, fácilmente viene al pensamiento de todos esta pre­
   gunta: ¿Quién era San Pedro? A esta sencilla pregunta
   no es fácil dar una pronta y completa respuesta. Si in­
   dagáis en vuestra mente la respuesta os daréis cuenta que
   tiene dos direcciones: una, que se dirige hacia el hombre
   Pedro, que se llamaba Simón, hijo de Juan, que tenía co­
   mo hermano a Andrés, ambos de Betsaida, en Galilea,
   de profesión pescadores, de temperamento vivo y entu­
   siasta, pero impresionable, etc., es decir. la respuesta tra­
   ta de trazar el perfil biográfico del Apóstol, y los Evan­
   gelios, con los Hechos de los Apóstoles, las Cartas de
   San Pablo y ]as dos de San Pedro, con otros reflejos en
   36
~
                                           ''~

     los documentos históricos nos ofrecen elementos sufi­
     cientes e interesantísimos para describir su figura y su
     vida; tenemos libros muy bellos sobre este tema Pero
     esta respuesta no es suficiente, se necesita otra que in­
     daga sus elementos en el pensamiento y en la palabra de
     Cristo para saber ]o que el Señor quiere realmente hacer
     de Simón. llamado Pedro por el. En fin, no nos interesa
     la biografía, sino la teología de San Pedro, ¿Quien era
     San Pedro en la voluntad de Nuestro Señor?
       La respuesta que parece fácil, era el discípulo, el pri­
     mero, llamado con los otros once..., se complica el recor­
     dar las imágenes, las figuras, las metáforas con que el

     Señor se valió para hacernos comprender lo que debía ser
     su elegido. Observad. La imagen más corriente es la de
     la piedra, de roca; el mismo nombre de Pedro la pro­
     clama. ¿Y qué significa este término aplicado a un hom­
     bre sencillo y sensible, voluble y débil? La piedra es dura,
     es fuerte, es estable, es duradera; es la base del edificio,
         lo   sostiene   todo...   y   el   edificio   se   llama   la   Iglesia:
"Sobre
     esta piedra edificaré mi Iglesia".
       Pero hay otras imágenes referidas a Pedro que mere­
     cerían explicación y meditación; imágenes emp]eadas por
     el mismo Cristo, llenas de profundo significado. Las 11a­
     ves, por ejemplo; es decir, los poderes; entregadas a Pe­
     dro solamente, de entre todos ]os Apóstoles, para signi­
     ficar la plenitud de poder que se ejerce no sólo en la 
     tierra. sino también en el cielo. ¿Y la red, ]a red de Pe­
     dro. dos veces ]anzada en el Evangelio para conseguir
     una pesca milagrosa? "Te haré pescador de hombres",
     decía el evangelio de San Lucas el domingo pasado (5,
     ]O). También aquí la humilde imagen de la pesca adquie­
~    re el inmenso y majestuoso significado de la misión his­
     tórica y universal confiada al sencillo pescador del ]ago
     de Genesaret. ¿Y la figura del pastor? "Apacienta mis
     corderos, apacienta mis ovejas" (Juan, 21, 16­17), dijo 
     Cristo a San Pedro, como queriéndonos dar a entender 
que   el   designio   de   nuestra   salvación   implica   una   relación
necesaria entre nosotros y él, Sumo Pastor.Y así sucesivamente;
aunque si vemos más detenida mente encontraremos otras imágenes
significativas,   como   la   de   la   moneda   (Mat.,   17,   25),   que   por
orden de Cristo pescó Pedro para pagar el tributo; la de la barca
de Pe   dro a la que Cristo subía y desde la cual enseñaba (Luc.,
5,   l);   ]a   del   lienzo   bajado   del   cielo   en   la   visión   de   rope
(Hechos, 10, 3), y la de las cadenas que caen de las muñecas de
Pedro (Hechos, 12, 7) y la del gallo que canta para recordar a
Pedro su fragilidad humana (Mar., 11.72), y la del círculo que un
día, el último, para 
significar el martirio del Apóstol, rodeará los flancos de Pedro
(Jn.,   21,  18);   por  no   decir  nada   de  las   imágenes  referi   das  a
Pedro   y   a   los   demás   Apóstoles:   "Vosotros   sois   la   sal   de   la
tierra, la luz del mundo" (Mt., 5, ll y 14). Todas estas imágenes
características del lenguaje bíblico y evangélico especialmente,
encierran grandes y preciosos significados. Bajo el símbolo hay
una verdad, una realidad que nuestra mente puede explorar y verla
inmensa y divina. La devoción a San Pedro nos hace de esta forma
encontrarnos con el pensamiento de Cristo.
     Este   es   el   encuentro   espiritual   que   deseamos   podáis   hacer
también   vosotros   en   este   momento   y   siempre.   San   Ambrosio   ha
escrito   las   famosas   palabras   "Ubi   Petrus   ibi   Ecclesia"   (Donde
está   Pedro   allí   está   ]a   Iglesia).   (In     Ps.   40,   10;   P.   L.   14,

1.082).   Nosotros   podemos   añadir:   Donde   está   Pedro   y   con   él   la
Iglesia, allí está Cristo. Que  asi sea.
                    (Alocución del 17­VI­64).
   DIVERSOS MODOS DE PERTENECER A LA IGLESIA
     ¡Queridos hijos e hijas!
         Quizá sepáis que el objeto de este pequeño coloquio de la
Audiencia   General   es   la   Iglesia,   todavía   la   Iglesia   Resuena   en
nuestro   espíritu   la   fuerte   y   delicada   voz   del     Concilio   sobre
este   tema;   y   creemos   que   os   honramos,     queridos   visitantes,
haciendo   eco   a   algunas   sílabas   de   aquella   voz,   que   habla
precisamente   de   la   Iglesia,   habla   de   vosotros,   porque   vosotros
sois la Iglesia.
             Pensadlo   bien.   Vosotros   soys   la   Iglesia,   es   decir,
pertenecéis a la iglesia, a la santa Iglesia de Dios, a la gran
asamblea   convocada   por   Cristo,   a   la   comunidad   viviente   de   su
palabra y de su gracia, a su Cuerpo místico. Es  necesario que se
esclarezca   cada   vez   más   en   nosotros   la   conciencia   de   la
pertenencia   a   la   Iglesia;   conciencia   de   dignidad,   pues   en   la
Iglesia   somos   verdaderos   hijos   adoptivos   de   Dios   y   hermanos   de
Cristo y por El vivientes en el Espíritu Santo; es una conciencia
de fortuna, ¿qué    mayor fortuna podríamos pensar que la de ser
admitidosen esta sociedad de la salvación? Es una conciencia de
deber,   de   compromiso   (como   ahora   se   dice);   es   suficiente   con
decir   que   un   miembro   de   la   Iglesia   se   llama   fiel,   es   decir,
adherente,   coherente,   permanente.             Y   si   es   algo   bello   en
extremo, muy importante, perte necer a la Iglesia, surge en el
ánimo una pregunta urgente y espontánea: ¿pertenezco yo realmente
a la glesia? ¿quien pertenece a ella? ¿Cómo se nos ha conferido
esta pertenencia?
      La respuesta, a primera vista, es fácil: todos la conocen,
mediante el bautismo se entra en la santa Iglesia.   Los fieles,
dice   el   Concilio   (Lumen   Gentium,   ll),   y   antes   del   él   toda   la
tradición   cristiana,   son   incorporados   a   la   Iglesia   por   el
bautismo.
        Aquí tendríamos que hacer la apología de este sacramento,
pero   limitémonos   a   desear   que   el   pueblo   cristia   no   reciba   con
favor, comprenda, aprecie la obra que la reforma litúrgica está
haciendo para dar justo relieve, en la mente y en las costumbres
de los fieles, al sacramento del bautismo; es algo verdaderamente
de   suma   importancia   para   una   verdadera   concepción   de   la   vida
cristiana.
Hagamos ahora, en cambio, otra pregunta: ¿Entonces todos los que
están bautizados, aunque separados de la unidad católica, están
en la Iglesia, en la Iglesia ver dadera, en la única Iglesia? Sí.
Esta es una de las gran des verdades de la tradición católica, y
el Concilio la ha confirmado repetidamente (cfr. Lumen iGentium,
11, 15; Unitatis redin., 3, etc.). Está  ligada con el artículo
del   Credo   que   cantamos   en   la   Misa:   "Confieso   un   sólo   bautismo
para la remisión de los pecados"; y está liga da con las grandes

polémicas de los primeros siglos, con cluídas especialmente con
la   autoridad   de   San   Agustín,     que,   en   discusión   con   los
donatistas,   afirma   que   la   "Iglesia   tenía   la   feliz   costumbre   de
corregir lo falso a los cis
 máticos y herejes, pero no repetir lo que se les había dado (es
decir, el bautismo); de curar lo herido, no lo sano" (De bapt..
2,   7   P.   L.   43.   133).   Es   lo   que   enseña,por   citar   un   documento
reciente   del   magisterio   eclesiástico,   la   encíclica   "Mystici
corporis": "Con el lavado de esta agua purificadora los que nacen
a esta vida mortal, renacen de la muerte del pecado (original) y
son hechos miembros de la Iglesia" (n. 18). Esta doctrina es la
base   de   nuestro   ecumenismo,   que   nos   hace   considerar   hermanos
también   a   los   cristianos   separados   de   nosotros,   tanto   más   si
ellos, con el bautismo y con la fe en Cristo y en el misterio de
la   Santísima   Trinidad,   conservan   otros   muchos   tesoros   del
patrimonio común cristiano (LumenGentium. 15).
  Pero ¿es suficiente el bautismo y una cierta fe para pertenecer
plenamente a la Iglesia? Hay que recordar que esta plenitud, que
esta perfecta comunión es una exigencia profunda e inextinguible
del   orden   religioso   establecido   por   Cristo.   Si   es   sumamente
apreciable   la   pertenencia,   al   menos   inicial,   o   parcial,   a   la
Iglesia, es muyde desear que esta pertenencia alcance su perfecta
medida;   la   Iglesia   es   una   y   única:   no   hay   muchas   iglesias,
fundamentadas en sí mismas y autosuficientes (cfr. Denz. 1685);
la   ley   soberana   de   la   unidad   domina   íntimamente   la   sociedad
religiosa   fundada   por   el   Señor;   no   olvidemos   nunca   las
formidables palabras de San Pablo: "Sed solícitos en conservar ]a
unidad del espíritu con el vínculo de la paz; un solo cuerpo, un
solo   espíritu,   como   también   una   sola   esperanza,   la   de   vuestra
vocación; sólo un     Señor una fe, un bautismo. un Dios y Padre
de todos"(Efe. 4, 5); a esta orgánica y perfecta unidad y "a la
su peración de los obstáculos que se oponen a la plena co munion
eclesiástica   tiende   precisamente   nuestro   movimiento   ecuménico"
(Unit. red., 3).
             Pero  aquí   surgen  otras   dos  grandes   cuestiones:  ¿y   los
catecúmenos, o mejor, todos los que no conocen el Evangelio y la
Ig]esia, cómo se salvarán? Primer problema enorme Y el otro: ¿y
los pecadores, que no están en gracia de Dios pertenecen o no a
la Iglesia? No respon deremos a preguntas que exigirían ]argas y
meditadas   precisiones.   Diremos   solamente   a   la   primera   que   a   la
Iglesia   se   puede   pertenecer   en   realidad,   o   también   "in   voto"
virtualmente, por deseo (como los catecúmenos, o también mediante
una   orientación   honrada   de   la   vidaquizá   privada   de   todo
conocimiento   explícito   cristiano   pero   proclive   por   su   rectitud
moral a una misteriosa misericordia de Dios, que puede asociar a
la humanidad salvada por Cristo, y por ello a la Iglesia, también
a lasinmensas multitudes de hombres "que viven en la sombra de la
muerte" (Ps. 106. IO), pero que también han sido amados y creados
por la divina bondad (cfr. Lumen Gentium, 13).
             Responderemos con esta verdad extraña y maravillosa   al
mismo   tiempo:   que   también   los   pecadores   pueden   pertenecer   a   la

Iglesia. Esta es una doctrina negada por quienes pretenden que la
Iglesia terrena está compuesta sólo de santos (cfr. San Ambrosio,
De Paenitentia: "Los de más prestigio pecamos", II, 8. 74). El
pecado   interrumpe   la   unión   con   Dios,   pero   si   no   interrumpe   la
adhesión   a   la   comunión   de   salvación.   que   es   la   Iglesia   (como
sería   el   pecado   expreso   contra   el   hecho   de   pertenecer   a   la
Iglesia: la herejía, el cisma, la apostasía, o el que implique la
separación   de   la   comunidad,   es   decir   la   excomunión),   puede
encontrar   en   esta   institución,   puesta   precisamente   para   la
salvación de los hombres, su redención.
Recordad   la   parábola   de   la   red:   "EI   reino   de   los   cielos   es
semejante a una red que se echa en el mar y que coge peces de
todo tipo" (Mat. 13, 47).
   Pero pensad más bien, si queréis resumir y recordar toda esta
importantisima   doctrina   del   pertenecer   a   la   Iglesia,   en   otra
doble imagen con la que Cristo ilustra la Iglesia: la del redil y
la del rebaño (cfr. 10, 10, 16): y procurad diligentemente estar
dentro   del   redil   de   Cristo   y   ser   del   número   afortunado   del
rebaño.
                (Alocución del l­VI­1966).

         SEGURIDAD EN LA FE
   A   vosotros,   queridos   visitadores   y   queridos   peregrinos,   Nos
preguntamos   cándidamente:   ¿qué   deseáis?   ¿queesperáis   recibir   de
Nos?   ¿por   qué   venís?   Esta   interrogación   no   es   más   que   la
repetición   de  la   pregunta  que   a  cada   uno  de   vosotros  se   os  ha
dirigido   el   día   que   porprimera   vez   os   habéis   presentado   en   el
umbral de un templo católico: ¿qué buscas de la iglesia de Dios?
Es 1a pregunta elemental que un portero, un guarda, un dueño de
su casa hace a un visitante desconocido: ¿que desea? De elemental
la   pregunta   se   convierte   en   importante   y   decisiva,   cuando   el
recién llegado a la vida humana 11ama a la Iglesia de Dios y pide
¿que   pide?  La   fe.  perola   fe,  insiste   el  que   está   dentro   de  la
casa   bendita,   ¿que   es   lo   que   te   da?   ¿para   qué   te   sirve?   Y   la
respuesta del recién llegado se hace grande e implorante: la vida
eterna!   Así   se   abre   el   rito   del   santo   bautismo,   con   esta
majestuosa   sencillez   que   verdaderamente   da   la   impresión   de   una
puerta   que   se   abre   a   una   morada   maravillosa,   una   puerta   de
salvación,   una   puerta   para   quien   llega   de   lejos   para   quien   no
tiene otra casa verdadera en este mundo, una puerta para tener
refugio, paz. felicidad, una puerta   a la verdadera, a la eterna
vida. Vosotros recordad.
      Pues bien, Nos parece que ]a escena se repite cada vez que
vemos gente como vosotros, almas como vosotros, que llegan a esta
casa del Papa, y piden entrar, ver, estar. sentirse como en su

propia   casa,   miembros   de   derecho   de   la   gran   familia   católica,
hijos   y   hermanos   amadisimos   de   una   comunidad   incomparable,   la
Iglesia,   la           verdadera   Iglesia.   No   es   el   sacramento   del
bautismo, ya recibido por vosotros lo que aquí se renueva; es el
sacramento de la Iglesia que comprende y dispensa todo otro don
divino,   que   se   oculta   en   nuestro   camino   hacia   esa   meta
bienaventurada y en Nuestra pregunta: ¿quevenís a buscar? ¿y cuál
es la Llave para entrar aquí? Si comprendéis bien el sentido de
esta Llegada y de este encuentro, la respuesta. que lo dice todo
y   que   autoriza   la   entrada   es   aún   aquella   que   precede   al   rito
bautismal:   la  fe;   venimos  a   buscar  la   fe.  ¿No   es  ésta   la  casa
de ]a fe? Si hijos queridísimos, ésta es la casa de la fe Con la
fe se entra, con la fe se vive con la fe se vive aquí. Por eso
Nos pedimos al Señor. que Nos ha querido Ministro y Vicario suyo,
que nos dé la gracia de transmitiros, como don de esta audiencia,
una efusión, un rayo al menos de fe, que ilumine vuestras almas
que sé proyecte sobre vuestras vidas que os dé el gozo interior
de la certeza sin duda de la verdad que hace vivir. La fe: se
discurre mucho ahora sobre ]a fe. también porque este   término
sirve para expresar cien cosas diversas; pero no todos tienen un
concepto   exacto   del   significado   de   esta   palabra,   que   ocupa   el
centro de nuestra religión; e incluso quien la utiliza según su
genuino   significado   se   da   cuenta   de   que   ]a   palabra   "fe"   puede
referirse a la virtud subjetiva y sobrenatural, mediante la cual
creemos, esto es, nos adherimos a las cosas reveladas; y puede
referirse como al término objetivo de tal adhesión, a la palabra
de Dios revelada, a los dogmas que la definen. Se ve por eso que
la fe es el camino por el que la verdad divina  entra en el alma.
Es la condición, más aún, el principio de la justificación, es
decir,   de   la   vida   nueva,   de   la   vida   sobrenatural,   que   Dios
confiere al que cree, al que se fía   No de El. "Sin la fe está
escrito en la epístola a ]os hebreos eseimposible agradar a Dios"
(ll, 6); mientras "el que crea y sea bautizado, se salvará" (Mc.
16, 16). La fe es la base indispensable de nuestra salvación, y
es   el   fundamento   de   la   unidad   de   la   Iglesia;   es   el   elemento
primario   de   su   cohesión   interna.   de   la   univocidad   de   su
pensamiento   y   de   su   doctrina:   "una   es   la   fe",   dice   San   Pablo
(Eph.   4,   5).   No   daremos   nunca   bastante   importancia   a   la   fe,   y
nunca   habremos   estudiado   suficientemente   la   inmensa,   delicada,
difícil y estupenda doctrina relativa a la fe, y a su relación
esencial   con   la   Iglesia,   que   es,   como   dice   el   Concilio,   una
"comunidad   de   fe"   (cfr.Lumen   Gentium,)     Pero   aun   en   nuestro
tiempo la fe es blanco de tantas tentaciones, ("no de todos es la
fe",   escribe   San   Pablo:   (I   Thess.   3,   2)   y   es   campo   de   tantas
controversias,   incluso   entre   creyentes.   Quizá   han   Llegado   a
vosotros   ecos   de   opiniones   erróneas,   que   osan   sostener
interpretaciones arbitrarias y ofensivas de verdades sacrosantas
de   la   fe   católica;   por   ejemplo,   se   han   oído   voces   ­pocas,   en
verdad,   pero   esparcidas   en   el   mundo­   que   tratan   de   deformar
doctrinas fundamentales, claramente profesadas por la Iglesia de
Dios,   ­sobre   ]a   resurrección   de   Cristo,   por   ejemplo.   sobre   la

realidad   de   su   verdadera   presencia   en   la   Eucaristía,   e   incluso
sobre la virginidad de Nuestra Señora y en consecuencia sobre el
misterio augusto de       la Encarnación, etc. Y lo que asusta no
es sólo la gravedad de estas falsas afirmaciones, sino también la
audacia   irreverente   y   temeraria   con   que   se   han   pronunciado
dejando entrever que se insinúa aquí y allá el criterio de juzgar
de   ]a  fe   a  placer,   según  la   propia  capacidad   de  entender   y  el
propio   gusto   de   entablar   conversación   en   el   campo   teológico   y
religioso.
      Si este triste fenómeno, que turba la renovación espiritual
post­conciliar   y   desconcierta   el   diálogo   ecuménico,   Nos   deja
dolorosamente pensativos y Nos hace comprender las dificultades
que   la   mentalidad   moderna   encuentra   para   la   adhesión   Iímpida   y
firme a la única y verdadera fe (cfr. Caudium et Spes, n. 57 in
fine), Nos con firma en la persuasión de que la fe no es posible
sin un doble. bien diverso. pero concurrente auxilio: la gracia­­
la   fe   es   una   gracia­   y   la   asistencia   del   magisterio   (Papa   Y
Obispos)   de   la   Iglesia,   establecido   por   Cristo   y   asistido   del
Espíritu Santo.
           Y   es   movidos   por   la   convicción   de   que   de   aquí,   en   la
cátedra del Apóstol de la fe, con la gracia del Señor, puede a
vuestra   fe   este   doble   y   providencial   auxi   lio,   como   vosotros
habéis venido. para tener luz, para tener seguridad, para tener
el   gozo   de   ]a   fe,   "gaudium   fidei"   del   que   escribe   San   Pablo
(Phil. 1, 25).
                   (Alocución del 20­11­1966).

RENOVACIÓN DE LA 
 IGLESIA Y SANTIDAD DE LA VIDA CRISTIANA
LA IGLESIA ES SANTA
   Solemos exhortar a los que nos visitan, como por lo demás a
todos los creyentes. a amar la Iglesia. Surge entonces espontánea
la pregunta: ¿por qué? ¿Qué títulostiene la Iglesia para merecer
nuestro   amor?   Pensamos   que   esta   pregunta   se   plantea   a   quien
asiste a una âudiencia como ésta; y no sólo al espectador curioso
sino   también   al   fiel   ávido   de   conocer   mejor   las   razones   de   su
profesión de católico. y esta pregunta da origen a una multitud
de   respuestas,   cada   una   de   ellas   capaz   de   suscitar   amplia   y
profunda   meditación.   ¿Por   qué   debemos   amar   la   Iglesia?   La
pregunta está en relación con otra,al mismo tiempo muy sencilla y
muy   difícil:   ¿que   es   la   Iglesia?   ¿que   es   la   Iglesia,   por   qué
debemos amarla? Y

entonces los diversos aspectos del rostro de la Iglesia­su ser,
su misión, su origen. su historia, sus nombres se presentan como
títulos que exigen nuestro devoto cariño a la Iglesia. ¿No es la
Iglesia el objeto del amor de Cristo, su mística Esposa? Si tanto
]a ha amado Cristo, hasta dar su vida por ella. hasta convertirla
en el término terreno e histórico de su obra, ¿no vamos a amarla
nosotros con semejante amor? ¿No es la iglesia nuestra madre. en
el orden de la gracia, arca de nuestra salvació familia de Dios
donde   la   comunidad   cristiana   y   toda   1a   humanidad   en   camino   de
redención se encuentra reunida por la caridad y a través de la
caridad? Y así, tantas otras consideraciones.
  Hoy queremos pararnos en uno de los puntos más luminosos, que
exigen nuestro amor a la Iglesia: la Iglesia es santa. La debemos
amar porque es santa: porque es la santa Iglesia.
  ¿Quién le dio este título? No está textualmente en la Sagrada
Escritura, pero se deduce de esto.  Lo que quiere decir que es la
misma Iglesia quien lo ha reconocido para sí. El sentido de la
santidad es de las primeras deducciones que la Iglesia hace al
pensar sobre su ser ysu vocación. Así, calificar de santa a la
iglesia   es   algo   que   se   encuentra   en   los   primeros   padres
apostólicos   (San   Ignacio,   ad   Trall.   intr.),   pasa   ]juego   a   ser
habitual. y entra en los símbolos de la fe y en las profesiones
de bautismo; y permanece siempre como adjetivo acostumbrado para
designar una de las propiedades intrínsecas de la Iglesia, una de
las notas visibles: su santidad.
  ¿Y   qué   significa   santidad?   No   podemos   detenernos   en   este
concepto complejo y vasto como un mar. Basta con que aludamos a
cómo se relaciona la santidad con ]a religión. Dice bien Santo
Tomás   que   santidad   y   religión   son   esencialmente   la   misma   cosa,
salvo que la religión se refiere al culto de Dios, mientras que
la santidad con­
siste,   en   sentido   general,   en   ordenar   cualquier   acto   virtuoso
hacia   Dios   mismo   (cr.   S.   Th.   II­II,   81,   8).   Podemos   por   tanto
considerar   la   santidad   como   la   más   alta   perfección   moral   y
espiritual del hombre bajo el influjo de la religión. Es decir:
la santidad encuentra su plena y originaria expresión en Dios y
por Dios, santo por esencia, primera fuente de toda santidad. Por
tanto. la Iglesia es santa en cuanto se refiere a Dios, a través
de Cristo que santa la concibió y la fundó; y santa la hizo y la
va haciendo con la infusión del Espíritu Santo en los sacramentos
y en toda la economía de la gracia. Cristo la convierte en santa
por ]a custodia y la difusión de su palabra; por la distribución
de   sus   carismas;   por   el   ejercicio   de   su   potestad;   por   la
capacidad de engendrar y de
formar almas que viven en comunión con Dios. La Iglesia es santa
como institución divina, como maestra de verdades divinas, como
instrumento   de   poderes   divinos,   como   sociedad   compuesta   de
miembros agregados a ella en virtud de principios divinos. "En la
medida en que la  Iglesia es Dios, es absolutamente santa" (cfr.
S. August.:

   Contra   litteras   Petiliani,   PL,   47,   353;   Confiar,   Angelicum,
1965, 3, p. 279).
  Deberemos ser capaces de contemplar este rostro resplandeciente
de   ]a   lglesia,   esta   visión   idealmente   santay   perfecta,   esta
Jerusalén   celestial   en   la   tierra   (Apoc.   21,2),   esta   ciudad
colocada   en   la   montaña   (Matth.   5,   14),   esta   Santa   Iglesia   de
Dios,   humanidad   regenerada   para     formar   el   Cuerpo   místico   de
Cristo. Su belleza nos llena   de admiración y de amor; de amor,
sí, porque esta Iglesia es el pensamiento de Dios realizado en la
humanidad,     el   instrumento   y   el   término   de   nuestra   salvación.
Cuando se contempla a la Iglesia en su santidad es imposible no
amarla.
      Aquí advertimos una objeción acostumbrada: esta Iglesia toda
santa y luminosa, ¿ es ideal o real, es un sueño una utopía o
existe de verdad? La Iglesia que so mos y que conocemos, ¿no está
Llena de imperfecciones y de deformidades? La Iglesia histórica y
terrestre,   ¿no     está   compuesta   por   hombres   débiles,   falaces,
pecadores?   Es más, ¿no es precisamente la comparación entre la
san   tidad   que   la   Iglesia   predica   y   que   deberia   ser   suya   y   su
condición efectiva, lo que suscita ironía, antipatía y escándalo!
Sí, sí: los hombres que componen la Iglesia es tán hechos de ]a
arcilla de Adán, pueden ser pecadores y   con frecuencia ]o son.
La Iglesia es santa en sus estructuras y puede ser pecadora en
los miembros humanas  en los que se realiza; es santa en busca de
santidad:   es     al   mismo   tiempo   santa   y   penitente;   santa   en   sí
misma, enferma en ]os hombres que forman parte de ella.
   Este hecho de la enfermedad moral en tantos hombres de Iglesia
es una terrible y desconcertante realidad: no  debemos olvidarlo.
Pero eso no cambia la otra rendida,  que existe en el designio de
Dios y que en parte está realizada en los elegidos: la estupenda
santidad de la Iglesia. Esto, en lugar de dar origen al escándalo
o al des­
precio. debería dar origen a un amor mayor, el amor que tenemos
por las personas queridas, cuando están enfermas. Y este amor se
define   así:   para   que   la   Iglesia   sea   santa,   debemos   ser   santos
nosotros, es decir debemos comportarnos como hijos suyos dignos,
fuertes y fielesde verdad.
                 (Alocución del 20­x­65).

     LA IGLESIA HUMILDE Y PENITENTE
  Al   vernos   rodeados,   como   en   este   momento,   de   tantas   personas
desconocidas;   cuando   pensamos   que   muchos   de   los   presentes   se
encuentran con Nos por la primera vez y que no conocen de esta
Sede central de la Iglesia sino la escena de esta audiencia; y
cuando   recordamos   lo   fácil   que   es   para   un   visitante,   para   un
turista presuroso,para un observador superficial, juzgar todo el
mundo   eclesiástico,   su   historia,   su   misión,   su   moralidad,   su

religión,   basándose   en   detalles   curiosos.   a   menudo
insignificantes,   en   Nuestro   ánimo   surge   la   duda   acerca   del
carácter   bueno,   edificante,   feliz,   de   la   impresión   que   deja   el
encuentro en el ánimo de nuestros visitantes.
¿   Qué   imagen,   qué   concepto   de   la   Iglesia   y   del   Papa   retendrán
como   recuerdo   de   este   momento?   ¿Qué   juicio,qué   actitud,   tanto
espiritual, como práctica, adoptarán hacia la Roma católica? Si
pensamos luego en que el rostro histórico, el aspecto humano, la
apariencia externa de la Iglesia romana, dejan traslucir tantos
defectos,   tantas   incoherencias,   tantas   flaquezas,   Nos
preguntamos:
;habrá   crecido,   o   más   bien   disminuido   en   estas   personas   la
simpatía y la estima por la Iglesia misma; habrá sido fortificada
su fe o más bien habrá sido sacudida? Y sireflexionamos sobre las
múltiples   críticas.   las   múltiples   sospechas,   los   múltiples
prejuicios, que la mentalidad moderna, sin excluir muchas veces
la   de   los   buenos   y   de   los   prudentes,   hace   de   Nuestro   cargo
apostólico   y   de   la   Iglesia,   Nos   preguntamos   si   Nuestra   acogida
tan   sencilla   y   breve   a   cuantos   acuden   aquí,   sea   más   apta   para
provocar en ellos sentimientos de desfavor v de fastidio, que de
simpatía y adhesión.
       Es cierto, queridos hijos, que vuestras aclamaciones y las
señales de afecto y de devoción con que Nos recibís,Nos aseguran
la   bondad   de   vuestras   intenciones   y   la   fidelidad   de   vuestros
ánimos.
       Pero no queremos dejar de reflexionar un instante sobre la
hipótesis de que la impresión vuestra de esta Audiencia, y, en
general, de la experiencia que acerca de la vida de la Iglesia
podéis tener, sea negativa. ¿No puede acaso suceder a todos el
recibir impresiones menos felices acerca de la Iglesia?
             ¿ Que os diremos entonces? Nos hemos pasado revista en
algunas   Audiencias   anteriores,   a   los   nombres   gloriosos   que
califican a la Iglesia: reino de Dios y ciudad de Dios casa de
Dios, rebaño y grey de Cristo, Esposa de Cristo, etc.; lo mismo
que hemos enumerado algunos de los aspectos con que se presenta
la actividad de la iglesia: Iglesia orante, Iglesia misionera y
vilitante, Iglesia pobre y paciente, etc. Os diremos ahora, que
hay otro  aspecto de la Iglesia en este mundo, el de la Iglesia
humilde; el de la Iglesia que conoce los propios Imites humanos,
las propias limitaciones, la propia necesidad de la misericordia
de Dios y del perdón de ]os hombres. Sí, hay también una Iglesia
enitente, que predica y practica la   penitencia; que no esconde
sus faltas sino que las deplora; que se confunde voluntariamente
con   la   humanidad   peadora   para   sacar   del   sentido   de   la   miseria
común   un           dolor   más   hondo   del   pecado,   una   invocación   más
implorante de la piedad divina. y una confianza más humilde en la
esperada   salvación.   Iglesia   humilde,   no   sólo   en   las   filas   del
pueblo fiel, sino también, y sobre todo, en los grados más altos
de la jerarquía, que en la conciencia   y en el ejercicio de su
potestad,   generadora   y   moderadora   del   pueblo   de   Dios,   sabe   que
debe emplearla para  edificación y servicio de las almas; y esto

hasta el primer  grado, hasta el de Pedro, aquél que se define a
sí mismo: "Siervo de los siervos de Dios", y que siente, más que
ningún otro, la desproporción que hay entre la misión recibida de
Cristo y la propia flaqueza e indignidad, recordando siempre la
exclamación del Apóstol pescador:  "Apártate de mí, Señor, porque
soy un hombre peca  dor" (Lc. 5, 8).
      Y aqui se presenta un hecho singular y estupendo: el  de la
santidad e indefectibilidad de la Iglesia y de la presencia de
Cristo en Ella, aun cuando los hombres de Iglesia personalmente
sean   débiles.   La   Iglesia   de   Pedro     goza   de   una   asistencia   de
Cristo y de una presencia del Espíritu Santo. que no consienten
que prevalezcan las fuerzas del mal (cfr. Matth. 16. 18); y la
Iglesia entera   no cesa de ser amada por Cristo, también en los
momentos más graves de su fragilidad humana, y de poseer en el
ejercicio de sus funciones pastorales una santidad instrumental
capaz de engendrar santidad y salvación "para la edificación del
Cuerpo de Cristo" (Eph. 4, 12).
       Esta observación, que nos conduciría al estudio delicado de
la acción del señor en su Iglesia, Nos autoriza a daros, queridos
hijos e hijas, una doble recomendación.
   Procurad conocer bien 1a Iglesia, conocerla mejor; esta  es la
primera   recomendación.   No   os   contentéis   con   impresiones
superficiales, no juzguéis la Iglesia por la apariencia humana y
por el ropaje exterior que presenta; conocedla en la variedad, en
la riqueza, en la profundidad de sus múltiples aspectos, en el
misterio humano divino de su ser íntimo, en la santidad v en la
necesidad de su misión salvadorn.         
   Y en segundo lugar: si alguna vez encontráis defectos, o males
de la Iglesia, que no apaguen sino enciendan aún más vuestro amor
por   Ella.   Repetiremos   las   palabras   de   Jesús:   "Bienaventurado
aquel que no se escandalizare de mí" (Matth. 11, 6), sino diese
por   el   contrario   a   la   Iglesia   fidelidad,   testimonio,   servicio,
tanto mayores cuanto más grandes fuesen las necesidades que Ella
manifes­    tafe.
                (Alocución del 10­VIII­1966).

        LA IGLESIA, EDIFICIO EN CONTINUA
        CONSTRUCCIÓN
      Os invitamos a que consideréis con atención la palabra del
Señor,   que   parece   resonar   perennemente   en   esta   basilica,   que
vosotros, mirando las inscripciones cubita les del frontón, que
la decoran altamente con solemnes y elocuentes mosaicos, podéis
leer como si se hubieran pronunciado para ser proclamadas aquí:
"Aedificabo Ecclesjam meam" (Mat. 16, 18), edificaré mi iglesia.
Edificaré.   ¿   habeis   estudiado   alguna   vez   el   sentido   de   esta
palabra! Es una palabra profética; tiene como sujeto a Cristo y

se   refiere   al   futuro;   tiene   por   objeto   a   la   Iglesia,   que   se
representa   como   un   edificio   en   construcción.   Cristo   es   el
arquitecto   de   este   edificio;   mejor   el   obrero:   Yo   edificaré.   Ya
sabéis   que   esta   imagen   de   la   Iglesia­edificio   es   de   las   más
repetidas y expresivas, ]a emplea San Pablo (lCor. ?, 9; Efes. 2,
20­22); la explica San Pedro (l Pedro,2. 5); ambos desarrollan su
concepto   con   relación   al   material   de   la   construcción;   material
formado por los mismos fieles "piedras vivas", de donde no puede
resultar más que un edificio vivo, una "casa espiritual", un con
junto armónico y unitario, un orden visible, orgánico,social, una
humanidad sagrada, donde habita Dios; he   ahí la "casa de Dios"
cfr.   Gen.   28,   17r;   que   lai   carta   a   los   hebreos   indicará   más
claramente   que   no   es   otra   cosa   que   nosotros   mismos,   los
seguidores de Cristo, "nosotros somos la casa" de Cristo (Hebr.
3, 3­6). Y sabéis tam bién que esta imagen simbólica del edificio
referida a la Iglesia es de las que el Concilio ha recordado en
la constitución referente a la misma Iglesia (Lumen Centium, 6);
y es también la imagen que más abunda en el len guaje común, que
llama iglesia al edificio material. don de la Iglesia, es decir,
la asamblea de los fieles, se reúne y se expresa como edificio
espiritual. 
   Pero no queremos hablar ahora de este aspecto del símbolo. Os
queremos   invitar   a   reflexionar   sobre   la   fuerza   expresiva   del
término empleado por Cristo: "Construiré". Este término indica la
acción permanente del Señor con respecto a su Iglesia, indica el
carácter dinámico que adquiere la vida de la Iglesia, simbolizada
en un edificio en construcción; indica el desarrollo continuo que
le presta el concepto de trabado que ha de desarrollarse, según
un diseño concreto, visible, bien pensado por Cristo mismo, y no
dejado al arbitrio de la fantasía de los obreros. Es necesario
que   la   Iglesia   sea   construida;   siempre   será   un   edificio
incompleto,   que   prolonga   en   el   tiempo   su   plan   de   ejecución
determinado.
  Si recordamos que la acción de Cristo, después de su ascensión.
se   realiza,   por   su   divino   mandato,   por   la   iglesia   misma,   por
quienes   tienen   en   la   Iglesia   función   promotora   de   continuar   la
obra   de   Cristo,   esta   concepción   perfectiva   de   la   Iglesia   misma
resulta   muy   instructiva   para   nosotros;   resulta   programática   si
pensamos   que   to   dos   estamos   Llamados   a   colaborar   en   su
construcción mística y positiva. Y nos parece oportuno referirnos
a   este   concepto   fundamental   de   la   vida   eclesiástica   para   mejor
uniformar nuestro espíritu, según las líneas directrices que han
de   guiar   nuestro   pensamiento   y   nuestra   acción   en   este   período
posconciliar.   Debemos   construir   la   Iglesia   por   Cristo   y   con
Cristo. Todos sabéis que e~
Concilio ha puesto a la Iglesia en movimiento en todos los campos
de   su   vitalidad,   dándonos   a   todos   nosotros   el   sentido   de   la
renovación, del nuevo esfuerzo a realizar; sentido que Llena los
corazones de fervor y de esperanza, no sin algún miedo por las
buenas disposiciones y el feliz éxito de esta renovación.

 Ante todo, diremos que no podemos compartir la desconfianza y el
desaire de quienes obstaculizan esta renovación como si fuera una
ofensa   a   la   estabilidad   del   orden   eclesiástico,   y   como   si   la
fidelidad   a   la   tradición   significase   inmovilismo   e   inercia,   y
como   si   la   Iglesia,   en   el   tiempo,   hubiese   conseguido   su
definitiva y completa expresión. La palabra de Cristo, en cambio,
es profética:
construiré La obra aguarda para ser continuada. Hoy todos debemos
ser obreros de la Iglesia, es decir, miembros activos, apóstoles.
misioneros.   No   espectadores   indiferentes.   ni   críticos
preciosistas y ociosos.
 Pero por otro lado, no es preciso caer en la tentación de creer
que   las   novedades,   derivadas   de   las   doctrinas   y   decretos
conciliares,   pueden   autorizar   cualquier   cambio   arbitrario   y
justificar iniciativas libres e irresponsables, incoherentes con
el diseño de ]a construcción que hay que realizar. Es necesario
estar   profundamente   convencidos   que   no   se   puede   demoler   la
Iglesia de ayer paraconstruir una nueva hoy; no se puede olvidar
e   impugnar   lo   que   la   Iglesia   ha   enseñado   hasta   ahora   con
autoridad   para   poner   en   lugar   de   ]a   doctrina   segura   teorías   y
concepciones nuevas personales y arbitrarias; no sepuede sacar de
las opiniones corrientes, mudables y profanas de nuestro tiempo,
el   criterio   de   pensamiento   y   de   acción   de   la   comunidad
eclesiástica,   como   si   estas   opiniones   fueran   el   "sensur
fidelium", el testimonio de la verdad cristiana, que los mismos
fieles,   guiados   por   el   magisterio   de   la   Iglesia   tienen
posibilidad y obligación de profesar; no se pueden apartar a un ]
ado los problemas difíciles o desvirtuar las leyes exigentes con
adaptaciones   historicistas   a   interpretaciones   subjetivas.
Abandonando   como   viejos   y   superados   los   cánones   dogmáticos,   es
decir, claros, estales y autorizados de la doctrina de la sentido
de   la   renovación.   del   nuevo   esfuerzo   a   realizar;   sentido   que
Llena los corazones de fervor y de esperanza,no sin algún miedo
por las buenas disposiciones y el feliz éxito de esta renovación.
   Ante todo, diremos que no podemos compartir la desconfianza y
el desaire de quienes obstaculizan esta renovación como si fuera
una   ofensa   a   la   estabilidad   del   orden   eclesiástico,   y   como   si
lafidelidad a la tradición significase inmovilismo e inercia, y
como   si   la   Iglesia,   en   el   tiempo,   hubiese   conseguido   su
definitiva y completa expresión. La palabra de Cristo, en cambio,
es   profética:   construiré.   La   obra   aguarda   para   ser   continuada.
Hoy to
dos   debemos   ser   obreros   de   la   Iglesia,   es   decir,   miembros
activos. apóstoles, misioneros. No espectadores indiferentes, ni
críticos preciosistas y ociosos.
   Pero,   por   otro   lado,   no   es   preciso   caer   en   la   tentación   de
creer   que   ]as   novedades,   derivadas   de   ]as   doctrinas   y   decretos
conciliares,   pueden   autorizar   cualquier   cambio   arbitrario   y
justificar   iniciativas   libres   e   irresponsables,incoherentes   con
el diseño de la construcción que hay que realizar. Es necesario
estar   profundamente   convencidos   que   no   se   puede   demoler   la

Ig]esia de ayer para construir una nueva hoy; no se puede olvidar
e   impugnar   lo   que   la   Iglesia   ha   enseñado   hasta   ahora   con
autoridad   para   poner   en   lugar   de   ]a   doctrina   segura   teorias   y
concepciones nuevas. personales y arbitrarias; no se puede sacar
de   las   opiniones   corrientes,   mudables   y   profanas   de   nuestro
tiempo, el criterio de pensamiento y de acción de la comunidad
eclesirística,   como   si   estas   opiniones   fueran   el   "sensus
fidelium", el testimonio de la verdad cristiana, que los mismos
fieles,   guiados   por   el   magisterio   de   la   Iglesia,   tienen
posibilidad y obligación de profesar; no se pueden apartar a un
lado ]os problemas difíciles o desvirtuar ]as leyes exigentes con
adaptaciones   historicistas   a   interpretaciones   subjetivas,
abandonando   como   viejos   y   superados   los   cánones   dogmáticos,   es
decir,   claros,   estales   y   autorizados   de   la   doctrina   de     la
Iglesia, y eludir las exigencias inmutables de la palabra
de   Dios   y   de   su   rigurosa   enunciación   tradicional.   Es   necesario
continuar   la   construcción   de   la   Iglesia,   fundando   sus   nuevos
progresos   sobre   el   diseño   preestablecido   por   Cristo   y   sobre   el
edificio existente, con confianza y fidelidad.
   Esta psicología positiva debe guiar la obra constructiva de la
Iglesia   después   del   Concilio.   Nos   alegra   ver   su   maduración   en
tantos fenómenos de la vida actual de la Iglesia. La obra de las
conferencias   episcopales,   por   ejemplo,   preludia   e   inaugura   un
nuevo y fecundo período de la historia de la Iglesia. La acción
de   los   seglares,   espontánea   y   coordinada   con   los   planes   y
directrices   de   la   jerarquía   responsable,   es   un   hecho   muy
consolador   y   prometedor.   La   actividad   caritativa,   despierta   en
todas partes, es ya un hecho digno de aplauso y aliento; ¿con qué
placer vemos a los jóvenes en la vanguardia de esta actividad!
 Construir, edificar ]a vida católica, con ánimos, con orden, con
paciencia.
               (Alocución del 16­XI­66).
   LA IGLESIA VIVE: LA VIDA Y LA NORMA
    JURIDICA
   ¿Habeis tenido noticia de Nuestro "Motu Proprio", titulado por
las palabras con que comienza, "Ecclesiae Sanctae". publicado la
semana pasada? Este documento dispositivo mira a la elección de
cuatro decretos conciliares: el del oficio de los Obispos, el de
los   Sacerdotes,   luego   el   relativo   a   la   vida   religiosa   y
finalmente   el   que   se   refiere   a   ]a   actividad   misionera.   No   es
trabajo simple
y fácil la aplicación práctica de las disposiciones conciliares;
exige   estudio,   exige   claridad,   exige   autoridad,   exige   tiempo,
especialmente   cuando   se   trata   de   introducir   alguna   reforma   o
alguna innovación en ese organismo tan  tradicional. tan comp]ejo
ordenado y sensible como es la Iglesia católica. 
         El   Concilio   ha   trazado   unas   normas   que   es   necesario
respetar;   pero   otras   veces   ha   enunciado   principios,   criterios,
votos, a los que debe seguir un cumplimiento concreto con leyes y

con   instrucciones   nuevas,   con   órganos     y   cargos   nuevos.   con
movimientos espirituales, culturales morales, organizativos, que
emplearán   muchas   personas,   que   Llevaran   muchas   fatigas   y
seguramente muchos anos.   El Concilio ha dejado a ]a Iglesia no
sólo   un   rico   tesoro   de   doctrinas   y   de   impulsos   operativos;   ha
dejado   sobre   todo   un   legado   de   deberes,   de   preceptos,   de
compromisos a los cuales deberá corresponder la buena voluntad de
la   Iglesia,   para   que   el   Concilio   tenga   una   eficacia   real   y
alcance los fines que se ha prefijado.
         De   aquí   se   deduce   la   importancia   del   post­Concilio,
importancia que alcanza primero a quien en la Iglesia
       tiene cargo y responsabilidad de guía, y después a todo el
Pueblo   de   Dios.   En   cierto   sentido   es   más   grave   y   laborioso   el
período   que   sigue   al   Concilio,   que   el   de   su   celebración.   Este
período, que se caracteriza por la aceptación y la fidelidad en
la consideración de las conclusiones conciliares pone a prueba y
en evidencia la vitalidad de la Iglesia católica.
         ¿Cuales son las manifestaciones postconciliares de la vida
de la Iglesia? La primera, solemne. universal, aun que ocasional,
ha   sido   la   celebración   del   jubileo   extraordinario   que   ha
reanimado el fervor religioso y moral de la Iglesia polarizando
en torno al Obispo y a la catedral al pueblo creyente. haciéndole
advertir mejor los manantiales de verdad y de gracia que fluyen
del ministerio jerárquico. y gustar mejor el sentido comunitario
que    debe animar y unir en la fe y en la caridad. en la oración
y   en   ]a   laboriosidad,   a   los   seguidores   de   Cristo.   Con   gusto
realzamos   el   hecho   de   que   allá   donde   el   jubileo   ha   sido
piadosamente   organizado   ha   dado   resultados   felicísimos:   la
vitalidad de la Ig]esia ha dado señales magníficas y prometedoras
de una auténtica y propia animación, la religiosa.
  Pero   no   es   ésta   la   única   señal.   La   fecundidad   legislativa
promovida por el Concilio es otra. ¿puede faltar esta actividad a
la Iglesia de Dios? Sabemos bien que en muchas partes se ve con
antipatía   la   actividad   legisladora   de   la   Iglesia   como   si   fuese
contraria   a   ]a   libertad   de   los     hijos   de   Dios,   antitética   del
espíritu   del   Evangelio,   y   como   si   estorbase   la   espontánea
expresión de los carismas propios del Pueblo de Dios, y frenase
el   desarrollo   histórico   del   organismo   eclesiástico   que   resulta
proscrito   y   retrasado   respecto   al   desarrollo   histórico   de   la
sociedad   temporal.   Pero   no   vemos   cómo   la   Iglesia   católica.   si
quiere   permanecer   fiel   y   ser   consecuente   con   ]os   principios
constitutivos dados por su divino Fundador, puede prescindir de
darse   a   sí   misma   un   "derecho   canónico":   si   la   Iglesia   es   una
sociedad   visible,   jerárquica,   comprometida   en   una   misión
salvadora,   que   no   admite   sino   una   unívoca   y   de   terminada
realización. que debe ser conservada riguro­
samente y difundida apostólicamente, responsable de la salud de
los propios fieles J' de la evangelización del mundo, no puede
menos que darse ]leyes, derivadas coherentemente de la Revelación
y de las necesidades que brotan continuamente de su vida interior
y exterior. Para corregir los defectos del llamado "juridicismo"

el   remedio   principal   consistirá   no   en   abolir   la   !ley
eclesiástica,   sino   en   sustituir   las   prescripciones   canónicas
imperfectas o
anacrónicas con prescripciones canónicas mejor formuladas. El que
fomenta una aversión preconcebida hacia la ley de la Iglesia no
tiene   el   verdadero   "sensus   Ecclesiae";   y   quien   cree   hacer
progresar la Iglesia, simplemente demoliendo las estructuras de
su   edificio   espiritual,   doctrinal,   ascético,   disciplinar,
prácticamente demuele  laIglesia, acepta el espíritu negativo del
que la abandona y del que no la ama ni la construye. Léase San
Pablo; véanse los primeros auténticos pasos de la Iglesia; y se
descubrirá   cómo   la   urgencia   de   expresar   normas   positi   vas   y
competentes en defensa. sostén y guía de la comuidad cristiana,
demuestra precisamente la vitalidad de       la Iglesia y cómo tal
urgencia dice la sabiduría, lafuerza. La aridad de los que "el
Espíritu Santo ha puesto   como obispos para regir la Iglesia de
Dios" (Act. 20, 28).
         Será necesario recordar estas cosas hijos queridos porque
estamos en el comienzo de un nuevo y grande queríodo legislativo
de la Iglesia. El Concilio ]o ha inaugurado; el "aggiornamento"
lo reclama; el propósito de revisar el Código de Derecho Canónico
lo   exige.   Por   tanto   deberemos   esforzarnos   por   reconocer   en   la
actividad legislativa de la Iglesia una manifestación congénita
de   su   misión;   deberemos   procurar   "estar   al   corriente",   como   se
suele   decir.   de   las   novedades   legislativas   eclesiásticas   sobre
todo de lo que se refiere directamente a nosotros;y en ]lugar de
demostrar   desinterés   o   desprecio   por   las   normas   canónicas,
trataremos de comprender su espíritu de observar los preceptos y
de apreciar esa solicitud pastoral. Así se ama a la Iglesia y así
se participa del influjo de su siempre joven vitalidad.
                   (Alocución del 17­8­19~6).
     LA IGLESIA VIVE: UNAS PALABRAS SOBRE EL
     TRIUNFALISMO
       ¿Vive la Iglesia? ¿como vive la Iglesia? ¿que hechos o qué
fenómenos   debemos   considerar   para   responder   a   estas   preguntas?
Son   las   preguntas   que   surgen   en   la   mente   de   los   hombres   que
estudian lavida del mundo con temporáneo; son las interrogaciones
que se plantean los teólogos y los sociólogos, los primeros con
avidez por       descubrir las leyes profundas según las cuales la
Iglesia   se hace realidad en el seno de la humanidad. los otros
para   descubrir   las   leyes   según   las   cuales   la   Iglesia   se
manifiesta   y   se   hace   visible,   calculable,   en   medio   de   la
sociedad.   Y   son   las   interrogaciones   que   vienen   al   encuentro   de
todos por la observación empírica; de vosotros mismos, suponemos.
cuando   venís   a   visitarnos   y   sentís   nacer   en   vuestro   espíritu
estas elementales y formidables preguntas: ¿está que vemos aquí
es   la   Iglesia?   ¿es   la   Iglesia   verdadera?   ¿es   la   Iglesia   viva?
¿Cuales son las pruebas de su vitalidad? Hijos e hijas presentes:
desearíamos exhortaros a no

ejad esas preguntas sin una respuesta. Esta Audiencia quiere ser
un estímulo no sólo a darla sino a mantenerla con persistencia en
vuestras   almas;   o   sea,   estudiar   con   mayor   atención,   con   mayor
interés,   primero   ]a   apariencia.   lo   que   se   ve,   enseguida   la
naturaleza, luego el misterio, después la misión y el destino de
la Iglesia, con  la convicción de que el reciente Concilio quiere
inculcar a todos que esto tiene la mayor importancia y que nos
incumbe personalmente.
  Y  el   que  quiera   detenerse  a   considerar  la   vida  de   la  Iglesia
naturalmente   se   verá   Llevado   a   vastos   estudios.   No   a   todos
accesibles:   los   históricos,   por   ejemplo;   los   rigurosamente
bíblicos;   los   teológicos   o   ]os   espirituales.   La   Iglesia   es   una
realidad compleja y muy seria. Pero sin Llegar a tanto. cualquier
persona   inteligente   y   de   buena   voluntad   podrá,   sin   grandes
fatigas especulativas, entrever algo de lo que forma la verdadera
vida de la Ig]esia o sea su doble relación: con Cristo y con el
mundo. Lo
que demuestra la vida de la Iglesia es su unión con Cristo; donde
esta   unión   es   actual,   auténtica,   operante,   transparente.   la
Iglesia se hace visible y al mismo tiempo reveladora del Espíritu
invisible que la anima; de este modo, lo que demuestra la vida de
la Iglesia es la capacidad que tiene para distinguirse y a la vez
dirigirse al
mundo,   ya   para   anunciarle   aquel   reino   de   Dios   en   el   cual   el
hombre encontrará su plenitud y su salvación, ya para explicarle
ese   reino   de   la   tierra,   en   el   que   el   hombre   vive   y   trabaja,
ignorando muchas veces, por no tener aquella luz, los valores y
su jerarquía, que conrtituyen el bien de la vida temporal (cfr.
Card. ~ournet, 'Le progrès de( Eglise dans le temps' Angelicum,
43, 1966).
         Tan   importante   pregunta   puede   también   detenerse   en   la
superficie, y limitarse a pedir algunos signos de la vitalidad de
la Iglesia: ¿que hace hoy la Iglesia para de mostrar que vive?
Este es el ordinario punto de vista de la publicidad; campo de
interés inmediato es la crónica:y es el interés ordinario de la
gente   que   mira   cosas   y   hechos   desde   el   exterior,   dejando   para
después, si hay    ocasión. el ''pensar sobre eso".
   Si   limitamos   nuestra   pregunta   sobre   la   vida   presente   de   la
Iglesia, a esta observación superficial, no por esto sin valor,
Nos   podemos   llamar   ]a   atención   hacia   un   conjunto   de
manifestaciones   públicas,   celebradas   en   el   campo   católico,   que
merecen ser recordadas y consideradas como síntomas positivos de
la vitalidad de la Ig]esia.
       En estas manifestaciones podemos ver, no ya la búsqueda de
la   pompa   exterior,   del   "triunfalismo",   según   acusa   a   veces   una
crítica   mordaz   e   injusta   (itambién   hi   cieron   este   reproche   al
Señor,   alguna   vez!,   cfr.   Lc.   19,­10),   sino   ]as   señales   de   una
actividad colectiva y armónica, muy conforme con ]a índole de la
Iglesia y también       con los usos modernos; y al mismo tiempo
podemos te el atisbo de una dirección comunitaria hacia un cierto
punto   de   ]a   doctrina   católica   o   de   ]a   formación   católica.

Estas manifestaciones son muchísimas, en variedad y en número. Y
demuestran precisamente que la Iglesia vive, y que de su centro,
esta   Sede   Apostólica,   les   Llega   el   reconocimiento   de
autenticidad, el impulso, la inserción en la sabiduría y caridad
de la Iglesia, el ruego de la asistencia divina, y a menudo el
derrotero   ideal   que   ]as   sostiene   y   las   guía.   Mencionamos,   a
título   de   ejemplo,   algunas   de   las   más   recientes   y   de   ]as   más
importantes.   (El   Papa   cita   aquí   algunas   manifestaciones   en
curso). 
  Aún podríamos enumerar otras muchas manifestaciones y de todas
podríamos deducir la consoladora demostraión del fervor que anima
a la Iglesia. especialmente en esta hora postconciliar; por todas
partes propósitos serios, nuevos, propósitos firmes y humildes.
que inspira la fe, fecunda la gracia y que la jerarquía Lleva a
feliz    
término.  No siempre por cierto todo ]o que se mueve por sí mismo
es sano y encomiable; también en el campo, que   se califica de
católico,   pueden   darse   intentos   de   movimientos   o   de
manifestaciones, que persiguen métodos y  fines, que ]a jerarquía
responsable que puede convalidar; no son testimonio en verdad de
la   positiva   y   buena   vitalidad   de   la   Iglesia,   sino   más   bien
fenómenos de dispersión de fuerzas, no constructivas a final de
cuentas, L~
pesar   de   las   intenciones,   muchas   veces   nobles   y   generosas,   con
que surgen.
  Pero   demos   gracias   al   Señor   porque   en   medio   de   tantas
adversidades   pone   delante   de   nosotros   el   espectáculode   una
estupenda   y   prometedora   vitalidad   de   ]a   Iglesias   ¿conocesi
vosotros   este   espectáculo?   ¿Procuráis   vosotros   comprender   el
significado de lo que se Llama "reino de Dios"? Aún más: ¿sois,
más que pasivos especta­dores, de alguna manera también activos
participantes?
                (Alocución del 24­8­1966).

  LA IGLESIA: SU FUERZA EN SU DEBILIDAD
 La Iglesia vive, decíamos. Pero inmediatamente surfie espontánea
una pregunta: ¿de qué vive la Iglesia? ¿Cuál es el secreto de su
vitalidad? Es legítima y espontánea ]a pregunta. Acaso vosotros
mismos   os   ]a   habéis   planteado:   ¿   de   dónde   saca   la   Iglesia   su
energía? ¿de dónde su subsistencia? ¿su capacidad de duración en
el   tiempo;   de   difundirse   en   el   mundo;   aún   más,   de   crecer,   de
renovarse, de rejuvenecer Es legítima y espontánea pregunta, pero
difícil en extremo: observar un ser viviente es fácil para todos;
pero   adivinar   los   principios   de   su   vida,   es   una   cosa   bastante
ardua y en buena parte superior a las posibilidades de nuestro
entendimiento.   Lomismo   sucede   con   la   Iglesia.   Es   como   un   árbol

florido;   pero ¿cuáles son las raíces que renuevan y reverdecen
su   primavera?     Hijos   queridos:   de   propósito   os   proponemos   tal
curio    sidad. Procurar corresponder. Es esta Nuestra intención,
la cual debe caracterizar el recuerdo de esta Audiencia.
    Y si buscáis una respuesta que dar, veréis que no es simple.
     Nosotros no pretendemos de hecho, en un coloquio tan breve y
familiar,   exponer   orgánicamente   la   doctrina   que   da   razón   de   la
vitalidad   de   la   Iglesia.   Nos   basta   presentaros,   como   estimulo
para una mejor búsqueda, algún punto nada más. Por ejemplo: ies
la   prosperidad   temporal   la   causa   del   bienestar   de   la   Iglesia?
¿las riquezas?  Hoy, quien quiera formarse un concepto auténtico
de ]a
       Iglesia, responde inmediatamente que no; más aún, descubre
que en muchas ocasiones la abundancia de bienes económicos es más
perjudicial que propicia a la Iglesia; lo proclaman las palabras
evangélicas.   Los   medios   temporales,   sí,   son   necesarios   para   la
vida de la Iglesia; pero sólo como el pan para la subsistencia y
siempre   ordenados   rigurosamente   a   la   finalidad   de   su   misión
espiritual.
       Y   se   puede   decir   afortunadamente   que   ahora   esta   es   ]a
mentalidad   y   la   práxis   de   los   hombres   de   la   Iglesia.   Damos
gracias   a   Dios;   y   creemos   en   el   desinterés   económico   esto   es,
en ]a pobreza, que el Señor nos ha enseñado encontramos que es,
no   un   impedimento   para   la   verdadera   prosperidad   de   la   Iglesia,
sino una fuente de vigor  espiritual, de libertad, de sabiduría,
de coraje. Y así podemos concluir sobre la potencia temporal: no
proviene         de   ella   la   linfa   vital   de   la   Iglesia.   Lo   mismo
podríamos   decir,   bajo   un   cierto   aspecto,   incluso   de   la   cultura
profana: "No se base nuestra fe ­escribe San Pablo­ en jerarquía
humana   sino   en   la   fortaleza   de   Dios"   (I   Cor.   )¿Y   entonces?
Entonces es necesario pasar los umbrales del Evangelio y estudiar
de cuáles principios cuenta el señor tomar la fecundidad de esta
institución   espiritual   que   es   la   Iglesia   fundada   por   EI.
Detengámonos   porel   momento   sólo   en   los   principios   morales,   mas
aún. enuno solo de ellos, uno fundamental en el sistema de   la
religión   cristiana   y   mediatamente   nos   encontramos   con   la
conocidísima   paradoja:   Cristo   ha   fundado   la   vida   moral   de   sus
seguidores   sobre   una   base.   diremos   negativa:la   renuncia,   la
abnegación,   el   sacrificio,   la   cruz.   Todos   recordamos   sus
tremendas   palabras:   ''EI   que   busque   salvar   la   propia   vida,   la
perderá; el que la pierda por mi causa, la salvará" (Marc. 8, 35;
10.   12,  24).   El  que   de  nosotros   creyese  renovar   la  vida   de  la
Iglesia suprimiendo las mortificaciones y las molestias, pequeñas
grandes,   que   le   son   propias,   ya   por   exigencia   moral   ya   por
costumbre ascética reconocida, no interpretaría a conciencia la
ley   fundamental   del   espíritu   evangélico,   del   cual   precisamente
recibe la Iglesia su vitalidad. No busca Ella un crecimiento a
través   de   ese   bienestar   ávido   de   comodidad   y   de
exteriorizaciones, alimentado por el hedonismo y por el egoísmo
que muchas caracterizan las

costumbres   cómodas,   frívolas   y   ligeras   del   mundo   moderno;   lo
busca por el contrario en la práctica silenciosa y constante de
aquellas virtudes que al mismo tiempo mortifican y fortifican al
discípulo de Cristo: en el paciente sufrimiento, en la obediencia
fiel, en la simplicidad austera, en la imitación de Cristo; de
Cristo cruci­
ficado (cfr. I Cor. 1, 23).
  No   queremos   dar   ahora   un   sermón   ni   prolongar   esta   reflexión;
pero queremos aludir a algunos episodios de los muchos que llegan
a Dios, para documentar Nuestro pensamiento. El primer hecho lo ]
hemos   en   L'Osservatore   Romann   del   25   de   agosto:   un   grupo   de
estudiantes   de   Padua   ha   renunciado   a   las   vacaciones   para
construir   una   casa   para   dos   familias   pobres   y   numerosas   de   un
pueble      cito del campo, que se veían constreñidos a alojarse
en lugares insuficientes e incómodos. ¿No es un altísimo ejemplo
de   vitalidad   cristiana?   El   segundo   hecho   también   nos   lo   ofrece
L'Osservatore,     _       con   fecha   de   hoy:   "A   Roma   ha   llegado   ]a
noticia de que hace unos dos meses murió en un campo de trabajos
forzados de Kiangsi, en la China continental, el sacerdote chino
Kiam   Lau   Mai­Chung,   de   ]a   diócesis   de   Swatow     Había   nacido   en
1915   y   recibido   ]a   ordenación   sacerdotn;   en   1944.   Arrestado   en
1955,   fue   Llevado   a   un   campo   de             trabajos   forzados   donde
murió   después   de   ll   años   de   sufrimientos   soportados
cristianamente". Esto podría parecer una seña de muerte y no de
vida   de   ]a   Iglesia;   pero   ¿no   serán   precisamente   estos
sufrimientos   y   este   martirio   la   semilla   de   un   futuro
resurgimiento   del   catolicismo   en   aquel   inmenso   y   para.   Nos
siempre   carísimo             País?   Y   tercero.   Nos   lo   ha   contado   un
viajero, de regreso de   una visita al ya famoso leprosario del
Padre Damián, en la isla Molokai del Océano Pacífico. Cuenta que
se   pudo     acercar   ­­por   privilegio   concedido   sólo   a   los
sacerdotes­­a   la   sección   de   los   ]leprosos   más   deformes   y
repugnantes.y   de   haber   llegado   así   junto   a   una   humilde   e
infelicisima criatura, corroida horriblemente por la lepra que le
ha   devorado   los   ojos   transformándolos   en   dos   cavernas
anguinolentas y pavorosas, que ]e ha deshecho las extremidades,
las   manos   y   los   pies,   clavándola   desde   hace   años     en   la
inmovilidad y en el sufrimiento, tanto cuanto entales condiciones
penosas puede soportar un organismo que aún vive. Pues bien, ]a
paciente   y   pobre   ]leprosa.   informada   de   que   hablaba   con   un
sacerdote en viaje a Ro     ma, tuvo la simple y sublime audacia
de   reanudar   esta   maravillosa   confesión:   estoy   contenta   con   mi
situación porque así he podido conocer a Cristo y ser catolica. Y
se decía contenta de mandar al Papa su saludo devoto y  filial la
ofrenda del mérito de sus padecimientos. 
 ¿Que nos decís? Nos creemos que éstas son las fuerzas que hacen
viva   y   santa   la   Iglesia   y   que   le   dan   la   gloria   de   reflejar   a
Cristo Jesús. De estas fuentes brota su perenne vitalidad. Porque
en   el   reino   de   Dios   (como,por   otra   parte,   también   en   el   orden
natural) sólo el amores fecundo; y el amor alcanza su más alta

expresión   y   su   resumen   en   la   entrega   de   sí   mismo,   en   el
sacrificio.
                (Alocución del 31­8­1966).
   
   LA IGLESIA VIVE POR LA FE
   Una   vez   más   queremos   invitar   a   vuestros   entendimientos.   que
ciertamente   se   encienden   en   la   consideración   de   la   Iglesia,   a
advertir   la   exigencia   de   que   la   misma   Iglesia   especialmente   en
este   período   postconciliar,   dé   prueba   de   nueva   y   grande
vitalidad. ¿ por qué se ha celebrado el Concilio? Para despertar,
para renovar, para purificar, para modernizar, para intensificar,
para dilatar la vida
de la Iglesia. Esto es, no sólo para aumentar la conciencia de su
naturaleza y de su misión, sino también para aumentar su energía,
su   capacidad   de   responder   a   ]a   propia   vocación,   su   ansia   de
santificación   interna   y   de   difusión   externa,   su   idoneidad   para
entrar en relación con los hermanos separados y para ofrecer al
mundo contemporáneo el mensaje de ]a salvación Cristo Señor.
 Efectivamente Nos observamos afortunadamente, y damos de corazón
gracias   a   Dios,   que   toda   la   Iglesia   esté   como   fermentando.   En
todas partes y en todos ]os niveles sê promueve el estudio de ]os
secretos   conciliares;   la   reforma   de   la   oración   litúrgica   va
aplicándose gradualmente. superando las primeras desconfianzas y
aboliendo ]as formas arbitrarias, con creciente comprensión por
parte   de   los   fieles   y   cada   vez   con   mejores   celebraciones   del
culto sagrado; la Jerarquía se muestra sumamente diligente en ]a
institución de sus nuevas estructuras propias y de la comunidad
eclesial,   como   también   en   ]a   penetración   del   espíritu   que   ha
informado la eclesiología conciliar; los religiosos revisan, con
grande   fervor,   en   sus   capítulos,   estatutos   y   planes   de   vida
ascética y apostólica; los laicos escuchan la llamada conciliar a
una adhesión más estrecha, más activa, más santa a la Iglesia de
Dios; todo el pueblo de Dios vuelve a despertar, toma conciencia
de su propia dignidad, aspira a vivir más íntimamente el misterio
de   gracia   instaurado   por   Cristo   entre   los   hombres,   siente   la
responsabilidad de un perenne testimonio, y mira ]a escena de la
vida presente con una mirada cristiana más vigilante.
           Hijos queridisimos: Nos queremos exhortaros a entrar en
este   movimiento   espiritual,   que   debe   infundir   a   la   Iglesia   una
nueva plenitud y acelerar en ella la circulación de ]a caridad; y
a descubrir el muy conocido principio de esa vitalidad: la fe,
esa   "fe  que   obra  mediante   la  caridad"   (Galat.  5,   6).  La   fe  os
decimos a vosotros, ministros de la Palabra de Dios: Palabra de
Dios de donde ]a fe toma su objeto y su fundamento; a vosotros,
dejemos,      maestros de la fe. a quienes incumbe ]a alta misión
de trasfundir en el ánimo de los discípulos el auténtico pensar
de   la   Iglesia;   lo   decimos   a   vosotros,   religiosos   y   religiosas,
que   con   la   "coraza   de   la   fe"   (I   Thes.   5,   8)   habéis   revestido

vuestra existencia; y la decimos a vosotros, fieles, a vosotros,
jóvenes   especialmente,   que   teneis   tanta   necesidad   de   luz   y   de
certeza   y   que   por   la   fe   sabéis         realizar   cosas   fuertes   y
grandes: es: preciso dar a ]a fe   impresión y expresión vivas y
sinceras.
     Nuestra exhortación encuentra confortación en el favor que,
con tanta satisfacción y con tanta esperanza Nos observamos que
atraviesa el Cuerpo místico, que es ]a Iglesia; pero nace también
del advertir ciertos estados de ánimo difusos en algunos grupos
del Pueblo cristiano, que parecen indicar una menor intensidad de
fe. un cierto cansancio, una incertidumbre, un menor entusiasmo
en el saberse católicos; y esto especialmente cuando por fe no
entendemos un simple sentimiento religioso, sino que entendemos
la adhesión firme, convencida, operante a aquellas verdades que ]
a Iglesia católica autorizadamente nos propone para creer. ¿que
ha   pasado?   Quizá   la   consideración,   legítima   y   debida.   de   la
libertad personal en el acto de fe ha prevalecido sobre aquella
de la plenitud y de la fuerza que ese acto de fe debe asumir en
el   animo   del   creyente,   y   ha   producido   una   vacilación   habitual;
quizá   la   dificultad   para   comprender   que   el   objeto   de   la   fe   no
pueda cambiar con el tiempo, mientras se asiste a ]a evolución
historicista de toda ciencia humana. sino que debe conservarse en
su   obietiva   integridad,   aun   cuando   lo   exploramos   con   nuestra
siempre nueva meditación, lo penetramos con mejor comprensión y
lo   adaptamos   ­firme   el     contenido­   al   lenguaje   y   a   la
confrontación de la cultura moderna; quizá la facilidad conque,
quien   prescinde   del   magisterio   eclesiástico,   modela   para   su
espíritu ]a Palabra de Dios como le parece, ha tentado a alguno a
preferir ese método subjetivo al dog­
mático   y   objetivo   de   la   doctrina   católica;   y   quizá   la
desconfianza,   difundida   por   tantas   voces   extrañas   y
hostiles,hacia ]a autoridad docente de la Iglesia ha conmovido al
fin la certeza de sus enseñanzas.
 El hecho, al que con mucho dolor nos referimos, consiste en que
en muchos espíritus no se mira ya con ]a confianza de otro tiempo
a la "Iglesia del Dios vivo, columna y fundamento de la verdad"
(I   Tim.   3,   15).   Y   algunos   se   atreven   a   levantar   dudas   sobre
verdades intan­
gibles de nuestra fe, con incomprensible e inadmisible ligereza,
tan audaz cuanto ofensiva para el depósito de la fe verdadera. y
lo   que   en   este   aspecto   aumenta   nuestra   aflicción   y   nuestra
aprensión es oír esas disonancias en el mismo de ]a comunidad de
los creyentes, sugeridas quiza por el deseo de apertura hacia el
mundo
acatólico,   acreditadas   frecuentemente   por   las   referencias:   al
Concilio recientemente celebrado, como si el Concilio autorizarse
a problematizar ]a verdad de la fe, siendo así que quien primero
lo   convocó,   el   Papa   Juan   XXIII,   al   inaugurar   su   celebración,
declaró   que  "lo   que  urge   más    al  Concilio   ecuménico  es   que  el
sagrado   depósito   de   ]a   doctrina   cristiana   sea   custodiado   y
expuesto   de   manera   más   eficaz"   (A.   A.   S.,   1962,   p.   790);   en

efecto, "es necesario que esta doctrina segura e inmutable, a la
que se debe prestar obsequio fiel, sea explorada y presenta da
del modo requerido por nuestros tiempos" (ibíl., p.  792).
       Hijos queridísimos, recordad siempre la famosa palabra del
Apóstol: "Iustus ex fide vivit", el justo vivirá por la virtud de
]a   fe   (Rom.   1,   17;   Gal.   3,   21;   Heb.   10,38):   y   este   principio
fundamental   para   ]a   elevación   de   toda   alma   a   la   vida
sobrenatural,   vale   también   para   la   Iglesia   entera:   la   Iglesia
vive de fe; su vitalidad deriva y depende de la fe; y si queremos
que   su   mensaje,   su   catequesis,   su   testimonio   sean   válidos,
debemos desear que   la fe sea, en la Iglesia. en el corazón de
cada uno de sus hijos, firme y ardiente.
              (Alocución del 7­9­1966).
  LA CARIDAD DE LOS CRISTIANOS, SIGNO DE LA
     PRESENCIA DE CRISTO EN LA IGLESIA
     Pensad   un   instante   con   Nosotros.   El   gran   problema   que   el
Concilio ha puesto ante la conciencia del pueblo e Dios (el cual,
en su pleno y perfecto significado, no es otro que ]a Iglesia,
una, santa, católica y apostólica) y también a la consideración
del mundo, es el de la relación entre Cristo y la Iglesia. Esta
relación   puede   definirse   y   estudiarse   muy   diversamente.   La
Iglesia, por ejemplo, se ha dicho que es la institución fundada
por Cristo, como El mismo dijo: "Yo fundaré mi Iglesia" (Mnt. 16,
18);   pero   una   fundación   viva,   pues   el   Concilio   la   llama
"organismo visible, con el cual Cristo difunde a todos ]a verdad
y la gracia" (Lumen Gentium, 8); por tanto, la continuación de
Cristo en la historia, la extensión, la repetición, por analogía.
del   misterio   de   la   Encarnación   (íb.);   el   Cuerpo   Místico   de
Cristo. La Iglesia, por ello. Es medio y es término, en diversos
aspectos, de la acción divina salvadora en favor de la humanidad.
Es   comunicación,   signo,   presencia   de   Cristo.   Entre   Cristo   y   la
Igiesia existe una relación múltiple, que nos hace pensar en una
unión, en una mística identidad. Ved por qué el Concilio llama a
la Iglesia: "cuasi sacramento universal de ]a salvación" (Lumen
Gentium,   48)   y   "sacramento   de   ]a   unidad"   (Sacros.   Conci.   26;
"Lumen Gentium", 1 y 9). 
 Sacramento, decíamos en otra ocasión, quiere decir signo. Signo
es   algo   que   encubre   y,   al   mismo   tiempo,   descubre   y   revela   una
realidad.   Una   realidad   que   no   es   conocida   de   forma   inmediata.
sino indicada. Manifestada por el signo, es decir, significada.
Si la santa Iglesia es sacramento, signo sagrado, puede resultar
muy interesante investigar este signo, es decir. buscar a Cristo
"significado" en la Iglesia. La búsqueda podrá llevarse a cabo
por diversos caminos, según decíamos también. Vamos a indicar hoy
uno   de   ]os   caminos   más   directos   que   el   Señor   mismo   nos   ha
enseñado.
 El dijo: "En esto conocerán todos ­atención, aquí estã el signo­
que sois mis discípulos, en que os amáis mutuamente como Yo os he
amado"   (Ju.  13,   35).  Esta   es  una   de  las   palabras  más   densas  y

fuertes del Señor; es su testamento, su deseo más profundo, por
medio del cual desea sobrevivir y revivir en el tiempo, después
de
su subida al Padre. más allá del tiempo. La caridad la "agapé",
la   "dilectio"­­   entre   los   seguidores   del   Señor,   la   caridad
intensa y sin límites, como la suya, es el nuevo y gran precepto
de   la   escuela   cristiana,   donde   se   realiza,   es   auténtica   la
fidelidad   al   Maestro;   y,   si   realmente   nuestra   caridad   tiende   a
imitar (nunca podremos decir a igualar la ilimitada y divina de
Cristo,   se   representa   a   Cristo,   Cristo   está   presente.   Nuestra
caridad se convierte en signo, signo de Cristo.
   Hijos carísimos. ¿Tenemos presentes ante nosotros estos signos
de Cristo? tenemos en la Ig]esia hechos de caridad que nos hacen
entrever   su   presencia   entre   nosotros?   ¿La   caridad   sigue   hoy
revalidando   a   la   Iglesia   su   posesión   de   Cristo?   ¿Esa   caridad,
fundada   en   el   amor   a   Dios,   esa   caridad   que   resuelve   todas   las
diferencias de ]a convivencia humana, esa caridad que se entrega
sin limites y sin compensación? Sí, sí, queridos hijos, de esta
santa   Iglesia   católica,   la   Iglesia   brilla   con   estos   signos   y
testimonios.   Abrid   los   ojos   y   observad   la   cantidad   de   luz   de
caridad   que   irradia   su   manto;   su   túnica   histórica   y   concreta,
queremos   decir,   una   túnica   que   no   es   igualmente   espléndida   ni
nueva,   una   túnica   antigua   y   muy   humana,   que   siempre   necesita
reparación y renovación(lo que ha tratado de hacer el Concilio),
pero completamente adornada de gemas que irradian esa presencia
de
   Cristo, que la verdadera caridad trae todavía entre nosotros.
Observad   cuántas   vocaciones   de   hombres   y   mujeres   inmolan   hoy
todavía vidas jóvenes y florecientes en el ejercicio y testimonio
de   la   caridad.   Observad   cuántos   humildes   sacerdotes   dedican   su
existencia de párrocos. capellanes, maestros, para animar con ]a
caridad al pueblo de Dios; cuántos obispos que no hacen otra cosa
que promover esta caridad, que servirla, que personificara,  que
sacrificarse a ella.
    Nos tenemos, en medio de tantas angustias y amargu  ras. este
consuelo diario y magnífico de ver cada día bri11ar los ejemplos
de la caridad heroica en la santa Iglesia; y podríamos componer
el periódico de la caridad, que sería el documento diario de esos
signos   conmovedores   y   maravillosos   de   la   actualidad   de   Cristo
entre nosotros. Por fortuna, estos signos se dan en todas partes:
en     nuestras   instituciones   de   asistencia,   en   nuestras   casas   de
atención   de   enfermos,   en   nuestras   escuelas,   en   la   formación
cristiana de los niños y de los jóvenes, en ]as obras buenas, en
las   misiones;   y,   si   realmente   un   espíritu   de   caridad   sugiere
estas   múltiples   actividades,   Cristo   está   allí.   porque   son
cristianismo   vivido.   y   si   no   fuese   evidente   la   intención
religiosa, pero fuera patente la bondad de la acción, como sucede
en estos días que estamos viendo cómo se corre en ayuda de las
poblaciones   afectadas   por   ]as   tremendas   inundaciones,   ¿no
descubrimos en el sentimiento generoso y en el gesto fraterno de
esta solidaridad un estilo, una humanidad. que nos dicen que es

al   menos   en   estas   nobles   manifestaciones,   todavía   cristiana
nuestra   civilización?   Los   "signos"   lo   demuestran.   Y,   para
nosotros,   creyentes,   estos   actos   de   generosidad   Y   de   caridad
tienen también de hermoso el que los po­
  demos   realizar   con   ese   espíritu   que   los   transfigura;   todos
tenemos   la   capacidad   de   hacer   de   nuestra   Iglesia,   a   ]a     que
pertenecemos. por fortuna, un signo; un signo de Cristo; de hacer
presente de esta suerte a Cristo en nuestro tiempo y en nuestro
ambiente. Lo dice el Concilio: "El espíritu de pobreza y caridad
es ]a gloria y el testimonio de la Iglesia de Cristo" (Gaudium et
Spes, 88).
  Con nuestra bendición apostólica. hijos carísimos, os invitamos
a   multiplicar   estos   signos   de   valor   sobrehumano,   con   ellos   se
llenará de gozo el alma que los realiza, se pozará el hermano que
los   recibe,   se   gozará   el   mundo   que   los   admira   y   se   gozará   la
Iglesia, por encontrarse de nuevo felizmente de Cristo, por medio
de estos actos.
                 (Alocución del 9­XI­66).

LA IGLESIA TIENE NECESIDAD DE OBEDIENCIA
   A vosotros que habéis venido aquí impulsados por el amor a la
Iglesia:   a   la   Iglesia   en   su   unidad,   en   su   autenticidad,   en   su
potestad; a vosotros que conocéis algo del estado de fervor y de
renovación en que se encuentra ]a Iglesia después del Concilio y
que participáis ciertamente con buena voluntad en el proceso de
florecimiento, de reforma, de novedad, de desarrollo que pone al
Clero y   a los fieles en fermento y movimiento de intenciones,
ac­   tividades,   usos   e   instituciones;   a   vosotros   que   sentís   el
estímulo   del   Espíritu   Santo   para   salir   del   conformismo,   de   la
inercia,   de   la   tibieza,   para   hacer   algo   bueno   y   útil   para   la
Iglesia, proponemos esta pregunta que es Nuestra y vuestra: ¿de
qué cosa tiene ahora mayor necesidad la Iglesia? Daremos hoy una
respuesta   sencillísima,   que   vosotros   que   sois   buenos,   fieles   y
fervorosos   podéis   com   prender   y   aceptar.   La   Ig]esia   tiene
necesidad de obediencia. Sí, hijos e hijas, que amáis la Iglesia,
de obediencia.
   Y más aún que de la exterior obediencia pasiva de ejecu  ción.
de   ]a   obediencia   interior   y   del   espíritu   espontáneo   de
obediencia.
      Nos parece oír alguna relación benévola, si no de rosotros,
sí de algunos comentaristas hipotéticos de esta leccion familiar
de   cada   semana.   He   aquí   la   primera:¿   acaso   no   se   ha   hablado
muchas veces en de este tema? Sí, es verdad. hemos hablado otras
veces y con Nos han  hablado de ella Obispos v Superiores, o sea
los   respon     sables   de   la   comunidad   a   la   que   se   refiere   la
obediencia.

   Pero   la   necesidad   de   hablar   de   nuevo   y   de   hablar   sobre     la
obediencia permanece. Permanece, sí, por una cierta intolerancia,
un   cierto   espíritu   de   indisciplina,   de   emancipación   que   surge
aquí y alla en diversas esferas del Pueblo de Dios. hasta ahora
muy   ejemplares   en   la   práctica   de   la   obediencia   más   aún   hasta
ahora orgullosos y honrados de dar de esta virtud evangélica un
propio y  claro testimonio. Permanece por la necesidad creciente
en   este   período   postconciliar   de   cohesión   interna   en   la
estructura   eclesiástica:   ¿cómo   renovar   espíritu,   obras   y
estructuras   de   la   Iglesia   si   ella   no   está   de   acuerdo   consigo
misma? ¿como acercarse a los hermanos separados, si la división,
aun la puramente intencional o disciplinar, disminuye la armonía
que   es   y   debe   ser   la   caracteristica   de   ]a   sociedad   eclesial,
enfría la caridad. mengua la capacidad de ejemplo y apología en
quien a ellos se dirige? ¿Y cómo hablar al mundo que quisiéramos
evangelizar   si   viene   a   menos   entre   nosotros   la   sabiduria   y   la
autoridad   para   hacerlo   por   defecto   de   aquella   autenticidad
apostólica que sólo la obediencia califica y vivifica? Tal vez en
este   punto   se   produzca   una   segunda   reacción.   ¿la   obediencia
interpreta el espíritu del Concilio? ¿No ha hablado el Concilio
de los derechos de la perso­
naiidad,   de   la   conciencia,   de   la   libertad?   Sí,   ha   hablado   de
estos   temas,   pero   ciertamente   no   ha   pasado   por   alto   la
obediencia. En estos momentos no es Nuestra intención hablar de
estos mismos temas hermosísimos, si bien complejos y delicados,
sobre la libertad de los hijos de Dios, sobre el sagrado carácter
de   ]a   conciencia   y   sobre   la   plenitud   que   la   vida   cristiana
confiere a la personali­
dad   humana.   Pero   queremos   sencillamente   recordaros   cómo   estas
prerrogativas del alma cristiana, no se perjudican, sino más bien
se   conservan   y   moderan   por   la   obediencia   que   rige   en   la   trama
comunitaria de la Iglesia, cuando se reflexiona que el orden, es
decir la perfección, la plenitud a la que se endereza la economía
de   la   salvación   cristiana,   no   son   propiamente   antropocéntricas
(como   la   mentalidad   moderna   está   tentada   de   pensar),   sino
teocéntricas:   "In   Deo   salutari   meo"   ­en   Dios   está   mi   salvación
(Luc.   1,   47)   diremos   con   Nuestra   Señora.   y   abatiremos   con   el
Concilio, que debemos buscar no tanto ]a satisfacción de nuestros
deseos,   cuanto   el   cumplimiento   de   la   voluntad   divina   (cfr.
Presbyt. Ord. n. 15).
Es hermoso ­escribía hace unos días el P. Wenger en "La Croix"
(15­9­66)­   que   el   Concilio   cumple   esta   función   de   motor   en   el
pensamiento y en ]a vida de ]as personas y de las instituciones,
pero   también   es   verdad   que   algunos   atribuyen   de   buena   gana   al
Concilio sus propias opiniones e identifican demasiado fácilmente
]as   deliberaciones   conciliares   con   sus   propios   deseos   y   buscan
así
eximirse de ]a norma establecida.
  Pero entonces, insistirán tal vez nuestros comentaristas: ¿Nada
se ha cambiado en la obediencia con el Concilio? iOh, no! creemos
que tanto el espíritu como las formas de obediencia reciben del

Concilio una nueva vida. Tendríamos mucho que decir, pero si algo
hemos entendido de la doctrina central del Concilio sobre el mis
terio de la Iglesia sacaremos fácilmente la persuasión de que la
obediencia antes de ser reverencia puramente formal y jurídica a
las leyes eclesiásticas y sumisión a la autoridad eclesiástica,
es   penetración   y   aceptación   del   misterio   de   Cristo,   quien   por
medio   de   ]a   obediencia   nos   ha     salvado;   es   continuación   e
imitación   de.   su   actitu   fundamental:   el   SI   a   la   voluntad   del
Padre; es comprensión del principio que domina todo el plan de La
Encarnación y de la Redención (cfr. Lumen Gentium n. 3). Así la
obediencia   se   convierte   en   asimilación   de   Cristo,   el   Divino
Obediente; llega a ser norma fundamental de nuestra pedagogía de
formación   cristiana   coeficiente   i     dispensable   de   la   unidad
interior de la Iglesia, fuente y   signo de su paz; llega a ser
cooperación efectiva para su misión evangelizadora; Llega a ser
ejercicio   ascético   de   humildad,   y   espiritual   de   caridad   (cfr.
Phil. 2, 5­12); se concierte en comunión con Cristo y con quien
para nosotros es representante y apóstol de Cristo.   Y esto es
tanto más precioso cuanto pensamos que la relación que hay entre
quien manda y quien obedece, o
   sea entre quien en la Iglesia está revestido de autoridad   y
quien   esta   sujeta   a   ella,   sale   del   Concilio   reafirmado,
purificado,   precisado   y   perfeccionado;   a   partir   de   la   doctrina
sobre la constitución orgánica y jerárquica de la Iglesia, y ]as
virtudes activas propias de ella (cfr. Lumen Gentium n. 27, ?7)
no menos que la finalidad de servicio yde la índole pastoral de ]
a   potestad   eclesiástica   y   también   de   la   exaltación   que   el
Concilio   ha   hecho   del   Pueblo   de   Dios,   del   sacerdocio   de   los
fieles, de la participa­
   ción de los presbíteros en el sacerdocio del Obispo y de 1a
función de los laicos en la Iglesia de Dios.
   Hay quienes han querido ver en esto un cambio radical en las
relaciones entre autoridad y obediencia como si se transformase
en un diálogo que vincula la autoridad y exima de la obediencia.
Pero más que diálogo, que le quitaría el mérito específico y que
es   más   bien   propio   de   la   colaboración   y   del   consejo,   podemos
notar   que   el   concepto   de   tal   relación,   sin   excluir   la
responsabilidad y la de­
cisión, reservadas a la autoridad, se enriquece con elementos que
no   ignora   le   uso   católico,   y   que   ahora   quedan   mayormente
valorizados   como   son   el   respeto,   la   confianza,   la   unión,   la
colaboración,   la   corresponsabilidad,   ]a   bondad,   la   amistad,   la
caridad..., que lo reconducen a su contenido evangélico y a su
sentido verdaderamente cristiano y eclesial. Es decir a donde ]a
obediencia se hace filial. activa y gozosa.
  De esta obediencia ­­decíamos­ tiene necesidad la Iglesia para
que no quede en vano el fruto del Concilio y para que la Iglesia
sea verdaderamente el Reino de Dios y la luz de las Gentes.
                (Alocución del 5­10­1966).
      LA AUTORIDAD EN LA IGLESIA

  Tema   de   estas   breves   palabras   que   quieren   unir   ]a   Audiencia,
apenas   terminada,   con   el   hilo   de   algun   pensamiento   digno   de
recuerdo o refleccion es, una vez mas, una de las impresiones más
corrientes   que   suelen   surgiren   el   ánimo   del   visitante,
especialmente   si   es   extranjero   asiste   por   primera   vez   al
encuentro que juntos celebramos.
  ¿Cuál   es   esta   impresión?   la   de   penetrar   en   un   ambiente   tan
disciplinado,   tan   exigente.   en   el   que   prevalece   un   complejo   e
intangible sistema de autoridad. Como cuando un visitante extraño
entra en un gran establecimiento moderno y se siente maravillado,
intimidado,   como   oprimido   por   las   estructuras   y   el   ardor   tan
ordenado   de   la   actividad,   que   le   rodea,   asi   también   aquí
cualquier
visitante, peregrino o turista, suele advertir que ha en trado en
una   especie   de   campo   magnético   que   atraviesan   poderosas
corrientes   invisibles,   las   cuales,   sin   suprimir   su   autonomía
personal,   sin   ahogar   su   libertad,   más   aún,   invitándola   y
estimulándola   a   un   consciente   y   espontáneo   consentimiento,   lo
sitúa   en   un   orden   superior,   todo   él   penetrado   de   leyes   muy
claras, algunas de ]as cualesron indiscutibles e inflexibles ­]as
divinas­ y regido
por una autoridad a la que hay obligación de obedecer.
   Esta impresión de autoridad se ha hecho más viva aquí, en el
centro de la Ig]esia católica, donde se reúnen todos los poderes
jerárquicos   y   donde   es   más   alto   el   grado   de   las   potestades
eclesiásticas.   De   aquí   pueden   surgir   Otras   dos   impresiones
opuestas entre sí: una de contentamiento y seguridad, propia de
aquellos que tienen la dicha de ser y apreciar ]a comunión en que
viven, de
pertenecer como miembros vivos y orgánicos del Cuerpo Místico de
Cristo. ]a Iglesia; aquí se advierte mejor ]a trabazón unitaria y
universal:   aquí   se   reconoce   su   funcionalidad   establecida   por
Cristo, mediante la cual el hermano elegido se ha convertido en
instrumento   y   canal   de   los   dones   divinos   para   el   hermano.   La
otra,   en   cambio,   es   de   temor   y   desconfianza,   como   si   esta
ordenación   jerárquica   y   autoritaria   viniese   a   humillar   la
personalidad del gregario y fuese invención humana contraria a ]a
igualdad   fraterna   que   también   procede   de   la   doctrina   del
Evangelio.
   Hoy, en fin, todos saben que este estado de animo hostil al
principio   de   la   autoridad   se   ha   extendido   mucho   no   sólo   en   la
sociedad temporal, sino que se manifiesta en diferentes sectores
de   la   misma   vida   católica.   La   obediencia,   es   decir,   el
reconocimiento   cordial   y   práctico   de   la   autoridad   se   pone
continuamente en tela de juicio como contraria al desarrollo de ]
a persona humana; como
indigna   de   seres   libres,   maduros   v   adultos;   como   metódicamente
falsa: como si formase espíritus débiles y pasivos y perpetuase
en   los   tiempos   modernos   criterios   superados   de   relaciones
sociales. Hay quien piensa vale ]a pena afrontar el riesgo de la

desobediencia   liberadora,   y   es   un   juego   laudable   poner   a   la
autoridad   frente   al   hecho   consumado.   Y   no   faltan   personas   de
talento que, quizá sin confesarlo abiertamente, se ilusionan con
que   se   puede   ser   muy   buenos   o   al   menos   buenos   católicos
reivindicando   para   sí   una   autonomía   absoluta   de   pensamiento   y
acción,   sustrayéndose   a   cualquier   relación   positiva   no   sólo   de
subordinación sino también de unión con quien en la Iglesia asume
funciones de responsabilidad y dirección.
   ¿   Que   extenso   sería   hoy,   desgraciadamente,   el   campo   de
semejantes   observaciones!   Pero   no   queremos   proferir   ahora
palabras   amargas   y   polémicas,   como   tampoco   queremos   hacer   la
apología de la autoridad. Vosotros, por lo demás, conocéis bien
los títulos evangélicos de los que procede; y sabéis que quiere
ser servicio de caridad y sal­
vación,   no   otra   cosa   impresión   antes   Para   circunscribirnos   al
análisis de laindicada de que estamos en el reino de la autoridad
responderemos en síntesis a algunas preguntas que parecen surgir
de esta impresión. Veamos. ¿Tal impresión es exacta? Sí lo es.
Aquí la autoridad de la Iglesia tiene su más plena y auténtica
expresión. Pero recordad: es difícil formarse una idea exacta de
la autoridad, especialmente de la eclesiástica. La experiencia y
la historia nos
presentan   visiones   no   siempre   fieles   ni   felices.   Hay   que
profundizar en la idea de la autoridad de la Iglesia, purificarla
de   formas   que   no   son   esenciales   ­incluso   si   en   determinadas
circunstancias   fueron   legítimas,   como   poder   temporal,   por
ejemplo­   y   orientarla   de   nuevo   hacia   su   criterio   originario   y
cristiano.
   Nos   parece   oír:   ¿Acaso   la   autoridad   de   la   Iglesia   no   es
servicio? Desde luego; poco ha lo afirmábamos; Jesus lo ha dicho:
"EI   que   manda,   sea   como   el   que   sirve"   (Luc..   22,   26).   Pero
también   aquí   es   necesario   comprender   bien   el   pensamiento   del
Maestro. ¿ que servicio le pide a quien asume funciones de guía y
dirección¿ ¿Un servicio que debe subordinarse a los servicios y
debe   ser   responsable   ante   ellos?   No;   un   servicio   en   beneficio
de ]os hermanos; pero no subordinado a ellos; un servicio a quien
Cristo   confió   no   un   instrumento   servil,   sino   un   signo   de
autoridad,   las   llaves,   es   decir,   la   potestad   del   reino   de   los
cielos, y servicio responsable sólo ante Dios: Qui autem iudicat
me Dominus est ­dice San Pablo­"el que sólo puede juzgarme es el
Señor" (I Cor.. 4, 4).
Pero,   entonces,   ¿cuál   es   la   imagen   que   representa   al   superior
servidor, no puramente mediador entre la pluralidad de opiniones
de   la   comunidad,   no   puramente   administrador   de   sus   intereses
inmediatos,   no   sólo   testimonio   de   la   palabra   de   Dios   ni   mucho
menos   jefe   despótico   e   insensible   a   la   dignidad,   a   las
necesidades   y   capacidades   de   ]os   fieles   considerados   ya
individual y colectivamen
te? Recordáis esta imagen. Llena de autoridad y dignidad
y al mismo tiempo llena de bondad y espíritu de sacrificio: el
buen Pastor, que Cristo se atribuye a Sí mismo (Io., 10, 11) y

quiso que se realizase en Pedro con un triple precepto (Io., 21,
16 ss.). La autoridad en la Iglesia es pastoral.
  Y   todavía   nos   preguntaréis:   una   autoridad   tan   calificada   y
destinada a formar de la humanidad una sola grey (io., 10, 16)
ideberá igualarlos a todos y uniformarlo todo según un tipo único
de fidelidad religiosa? Os responderemos con unas palabras de San
Gregorio   Magno:   "In   una   fide   nihil   officit   sanctae   Ecclesiae
consuetudo   diversa";   cuando   la   fe   es   única,   no   periódica   a   la
Iglesia la diversidad de costumbres" (Ep. lib. I, 43; P. L., 77,
497).La unidad en la Iglesia no es uniformidad sino unidad de fe
y caridad. Y ya es bastante sobre un tema tan amplio y grave.
Pero no terminemos sin que Nos, a quien la Providencia ha querido
confiar   la   suprema   autoridad   en   la   Iglesia,   os   confiemos   de
pasada   ¡que   pesadas   son   estas   llaves,   que   vienen   de   manos   de
Pedro a nuestras débiles manos! ¡Que pesadas de Llevar y cuánto
más   de   manejar!   Por   ello,   hijos   e   hijas   carísimas,   tened
compasión y
comprensión de los que desempeñan funciones de sacerdote, maestro
o   pastor   en   la   Iglesia   de   Dios   (cf.   Hebr.,13,   17);   no   os   sea
gravosa   la   obediencia   y   colaboraci6n;   más   bien   os   vuelva
orgullosos y alegres contribuir a la expansión del reino de Dios
y os haga partícipes de sus dones y méritos.
                (Alocución del 18­VII­6;5).
   LA IGLESIA VIVE: EL CRISTIANO DEBE
       PARTICIPAR EN ESTA VIDA 
 Nos hemos sido cautivados por el pensamiento de la vitalidad de
la Iglesia. Si habéis tenido alguna noticia de Nuestras palabras
en las Audiencias generales de estas semanas habréis notado cómo
este   pensamiento   sirve   de   tema   a   estos   breves   diálogos   con
Nuestros   visitantes.   No   queremos   llevar   Nuestras   sencillas
consideraciones   hasta   ]o   científico;   Nos   basta   observar
empíricamente algunos
aspectos de la Iglesia, para tener temas de oración y de estudio,
y para dar a quien filialmente Nos escucha, como ahora vosotros,
un   estímulo   para   alguna   buena   reflexión   sobre   esa   grande   y
misteriosa realidad que el Concilio Nos ha trazado y que incumbe
a todos y a cada uno de nosotros.
  Examinamos la vitalidad de la Iglesia como el padre examina el
rostro de sus hijos para ver si están sanos, si están contentos,
si están bien. O como el pastor mira con avidez y afecto su grey:
que esté completa, que esté unida, que camine. O como el médico
que   en   las   señales   exteriores   observa   el   estado   interior,   la
salud de una persona. Asi miramos Nos la Iglesia, que sabemos tan
rica en almas vivas y santas; que vemos tan combatida e injuriada
en este mundo en que se encuentra; y que desearíamos, después del
Concilio, llena de conciencia y de energía nueva; y, gracias a
Dios. ]o está.
  Y   bien:   una   de   ]as   señales   que   mejor   Nos   parece   indica   la
vitalidad   de   la   'iglesia,   que   estamos   indagando,   es   ]a

participación; la participación, digamos, de ]os miembros de la
Iglesia en su vida. La Ig]esia, se ha dicho, es una comunión. Es
más que una sociedad; es un cuerpo, una vida unitaria de Cristo
en   nosotros.   Cuanto   más   consciente   es   cada   uno   de   los
participantes   de   esta   comunidad,   del   mundo   unitario   y
jerarquizado que lo envuel­
ve. y cuanto más participa en el promover, defender, gustar tal
comunión,   tanto   más   ésta   realiza   su   vitalidad   y   muestra   el
misterio   que   contiene.   Recordamos   y   siempre   repetimos   las
palabras de la última oración del Señor por sus discípulos: "Que
sean consumados en la unidad (consummati in unum); y conozca el
mundo que Tú (el
Padre) me enviaste a Mí (el Cristo)" (Jo. 17, 23).
  Esto es muy hermoso y necesitaría explicación y meditación: ]a
misma humanidad, de la que se compone ]a Iglesia. puede irradiar
lo divino­ ]a verdad, ]a caridad, ]a santidad, la inmortalidad­,
que   hay   en   ella   misma,   si   está   unida,   si   dentro   de   sí   está
compaginada orgánicamente, si manifiesta poseer una espiritual y
social vitali­
dad,   resultado   de   la   participación   de   cada   persona   a   los
principios constitutivos y operativos que informan al Pueblo de
Dios, a ]a comunidad cristiana. Cada persona viene a ser por esto
una célula viva del Cuerpo místico del Señor, que es ]a Iglesia,
si procura participar de lo que la unifica y vivifica.
  Esta   consideración   trae   una   pregunta   que   cada   uno   debe
propornerse   a   sí   mismo:   ¿participo   yo   realmente   de   ]a   Iglesia
viva   y   verdadera?   La   fe,   la   gracia,   ]a   adhesióna   ]a   autoridad
que,   en   nombre   de   Cristo,   instruye,   santifica   y   gobierna   la
Iglesia, son ]os elementos indispensables para participar del ser
de la Iglesia, para poderse decir: yo también soy "Iglesia". Y a
este punto otra pregunta bastante importante y frecuente: ¿el que
no   está   en   Gracia   de   Dios,   un   pecador,   es   aún   miembro   de   la
Iglesia?   Fáciles   son   las   palal>ras   para   responder.   pero   la
realidad que describen es muy grave y complejo: sí, el pecador
(en cuanto conserva la fe) esta todavía en la Iglesia. pero sin
la   circulación   vital   de   la   caridad;   como   miembro   inerte,   como
rama desgajada del tronco, aunque aún unida a él. Se ve así como
la   peor   suerte   para   un   miembro   de   la   Iglesia   sera.   la   de   ser
"excomulgado".   esto   es,   puesto   fuera   de   su   comunión,   ya
espiritual o juridica.
  Se ve, por el contrario, como la suerte mejor para el cristiano
sea   la  de   participar  de   la  plenitud   de  la   vida  de   la  Iglesia.
¿quien participa más? Está claro: el que recibe de la Iglesia su
santidad   sacramental   y   trata   de   trasfundirla   en   su   propia
santidad moral. Los santos son los miembros vivos de la Iglesia.
¿ y todos estamos llamados a la santidad!
   En   la   practica,   Nos   desearíamos   que   cada   uno   de   vosotros
acogiese la invitación hecha por la Iglesia a sus hijos con la
reforma de la Liturgia; reforma que prácticamente consiste, sobre
todo. en hacer "participar" a ]os fieles en la celebración del

culto divino y en la oración eclesial. ¿a qué punto se encuentra
vuestra participa­
ción? Es necesario. en ésto, alcanzar la unanimidad.
¿cuanto sea posible! ¿ay de los ausentes, de los indiferentes, de
los tímidos. de los descontentos, de ]os retrasados! La vitalidad
de la Iglesia depende, en este sentido. de la prontitud, de la
inteligencia. del fervor de cada uno de los cristianos, ministros
o simples fieles.
  Deberíamos hablar luego de la otra invitación que ha dirigido
también con la voz del Concilio la Iglesia a sus hijos para la
propia   vitalidad:   la   invitación   a   participar   de   su   misión.   La
Iglesia   es   una   comunidad,   pero   no   una   comunidad   cerrada   y
estática, sino en estado de misión. Por lo cual todo hijo de la
Iglesia está invitado a marchar con Ella. Con Ella comprender la
Llamada a la salvación. con Ella creer, esperar y amar, sufrir y
gozar,  dar testimonio en ]a unión, en el apostolado.
      Participar: ésta, hijos queridos, es ]a invitación que  Nos
personalmente os proponemos.
                   (Alocución del 14­9­66).

  LA UNIDAD INTERNA DE LA IGLESIA, DEBER DE
    TODOS
     Estas   audiencias   generales   nos   presentan   un   cuadro   de
conjunto que siempre nos hace pensar y nos conmueve siempre no
sólo por ]a multitud de personas que se reúnen en torno a nuestra
humilde persona, sino también por la variedad de ]os grupos que
componen   esta   asamblea   y   que,   aunque   comprendemos   bien   sus
sentimientos,     se   alegran   de   ser   muchedumbre.   de   ser   pueblo
reunido   en   un   sólo   conjunto   y   en   un   sólo   sentimiento,   y   quizá
todavía   más   contentos   de   sus   diversas   procedencias   de   su
diversidad de lengua, de edad, de cultura; y de sentirse unidos
como   si   siempre   se   hubiesen   conocido.   No   será   fácil   que   se
reproduzca   un   encuentro   semejante;   a     todos   os   volverá
ciertamente   a   suceder   encontraros   en     medio   de   masas   de   ente
diversa, dispar y coincidentes por particulares contingencias: de
viaje,   de   espectáculos,   de   negocios.   de   asambleas,   etc.;   pero
esto   sucederá   sin   que   una   profunda   y   fraternal   unidad   de
sentimientos   se   realice   en   aquellas   reuniones.   a   menudo   más
exteriores   que   interiores;   a   veces   agrupadas   por   ]as   mismas
razones
   de oposición que las separan; en la Iglesia, sin embargo, la
asamblea   de   los   fieles   gana   una   unidad   espiritual   maravillosa.
donde "unum corpus multi sumus", los muchos forman un solo cuerpo
(l Cor., 10, 17); pero de ordinario la comunidad orante posee ya
una cierta homo geneidad y una cierta habitual cohesión; aquí, en
cambio   la   reunión   encuentra   su   interior   armonía   solamente
mediante la misma fe y por la misma caridad, que a la presencia

del Papa adquieren, tal vez como no sucede en otras partes, su
expresión de unidad no sólo ocasional sino eclesial y espiritual
Pues bien, es precisamente esta unidad interior de la Iglesia la
que   Nos   queremos,   esta   vez,   haceros   notar   como   uno   de   los
principios   constitutivos   de   la   Ig]esia   ­que   no   puede   dejar   de
estar   intrínsecamente   unida­­,   que   la   define,   que   la   muestra
animada   por   un   influjo   superior,   por   el   Espíritu   Santo   que   le
confiere   esta   sorprendente   capacidad   de   unir   a   los   hombres   más
dispares respetan­
do, más aún, valorando sus específicas características positivas,
es decir, realmente humanas. o lo que es lo mismo. la capacidad
de ser católica, de ser universal. Pero no sólo esto. La unidad
no es solamente una prerrogativa de la Iglesia católica; es un
deber,   una   ley,   un   empeño.   En   otras   palabras,   la   unidad   de   la
Iglesia debe
ser   recibida   y   reconocida   por   todos   y   por   cada   miembrode   ]a
Iglesia   y   por   todos   y   por   cada   uno   debe   ser   promovida,   amada,
defendida.   No   basta   llamarse   católicos;   es   necesario   estar
efectivamente   unidos.   Los   hijos   fieles   de   ]a   Iglesia   deben   ser
los constructores de la unidad concreta, de su trabazón social.
los factores de su espiritualidad comunitaria. Santo Tomás enseña
que la unidad
de la Iglesia se debe considerar bajo dos aspectos: el primero,
en   la   conexión   de   los   miembros   de   la   Iglesia   entre   sí,   en   ]a
unidad   de   comunión;   el   segundo,   en   la   relación   de   todos   los
miembros de la Iglesia misma con el único Cabeza, que es Cristo,
de quien el Papa hace sus veces aquí en la tierra, en la unidad
de   convergencia   (II­IIae,   39,   l).   La   promoción   de   este   doble
criterio unificador es 
uno de los grandes deberes del católico, y decimos esto para que
vosotros   mismos,   en   recuerdo   de   esta   audiencia,   seáis   siempre
entusiastas y celosos cultivadores de ]a íntima unidad de nuestra
santa Iglesia.   Quizá haya hoy particular necesidad de ésta. Se
habla   ahora   mucho   de   rehacer   la   unidad   con   los   hermanos
separados; y está bien, es ésta una muy meritoria empresa  a cuyo
progreso   debemos   todos   colaborar   con   humildad   con   tenacidad   y
confianza; pero no debemos olvidar el deber de trabajar tanto más
por   la   unidad   interna   de   la   Iglesia,   tan   necesaria   para   su
vitalidad espiritual y apostólica. ¿como daremos a los hermanos
separados   ejemplo   de   unidad,   cómo   les   ofreceremos   ese   don
inestimable, si    nosotros mismos los católicos no la vivimos en
la   fidelidad   y   en   la   plenitud   que   ella   requiere?   No   siempre
recibimos buenas noticias sobre la fidelidad de los católicos al
deber   de   la   unidad   interior   del   cuerpo   eclesiástico.   No   nos
referimos, en este momento, a las recomendaciones frecuentemente
repetidas   en   favor   de   la   unidad   operativa   de   los   católicos,
siempre exigida por la defensa y la afirmación de sus principios
y de sus derechos en el campo civil; nos referimos más bien a la
obligación,   urgente   para   todos,   de   alimentar   aquel   sentido   de
solidaridad,   de   amistad,   de   mutua   comprensión,   de   respeto   al
patrimonio   común   de   doctrinas   y   de   costumbres,   de   obediencia   y

univocidad de fe que debe distinguir al catolicismo; eso es ]o
que constituye su fuerza y su belleza y demuestra su autenticidad
realizando en este espíritu de concordia y de amor las palabras
de Jesús: "En esto conocerán que sois mis discípulos, si os amáis
recíprocamente" ( 17. 35).
  ¿Qué diremos de aquellos que, por el contrario, parece que no
sepan   dar   a   la   vida   católica   otra   contribución   que   ]a   de   una
crítica amarga, disolvente y sistemática? ¿De aquellos que ponen
en   duda   o   niegan   la   validez   de   la   enseñanza   tradicional   de   la
Iglesia   para   inventar   nuevas   e   insostenibles   teologías?   ¿De
aquellos   que   parecen   gozar   se   en   crear   corrientes   contrarias
entre   sí,   en   sembrar   sos   pechas,   en   negar   a   la   autoridad
confianza   y   docilidad,   en   reivindicar   autonomías   privadas   de
fundamento o de prudencia? ¡ o de aquellos que para ser modernos
encuentran   bello,   imitable   y   sostenible   todo   lo   que   ven   en   el
campo ajeno, y totalmente insoportable y discutible y sobrepasado
lo que se encuentra en nuestro campo? No queremos, desde luego,
censurar el proceso de pu­ 
rificación y de renovación que actualmente afana y regenera a la
Iglesia y que ésta es la primera en reclamar y promover; queremos
tan   sólo   invitar   a   todos   cuantos   sienten   la   dignidad   y   la
responsabilidad del nombre católico a amar fuerte, profundamente
el misterio de su unidad interior, a venerarlo en la palabra y en
las   obras   para   dar   a   la   Iglesia   el   gozo   de   ser   lo   que   es,
magnífica­
mente   una,   y   para   acrecentar   el   esplendor   que   de   ello   le   nace
para la iluminación del mundo. No es, creedlo, éste un espíritu
cerrado, estático, egoísta: no es espíritu de "ghetto", como hoy
se   dice;   es   el   espíritu   genuino   de   Cristo.   transfundido   en   su
Iglesia,   y   es,   para   quien   tiene   ojos   para   ver,   un   fenómeno   de
soberana   espiritual   belleza;   nos   lo   recuerda   San   Agustín
advirtiéndonos   cómo   "omnis...   pulchritudinis   forma   unitas   sit";
el secreto de ]a belleza es la unidad (Ep., 18, P. L., 33, 85).
                (Alocución del 31­III­65). 
           EL SACERDOCIO
 "...Aprovechamos esta ocasión para dirigir hacia nosotros mismos
el   pensamiento:   por   deber   de   ministerio   estamos   habitualmente
vertidos hacia fuera, y con frecuencia no tenemos ni tiempo ni
ganas de meditar sobre nuestros propios problemas. Y sin embargo,
quizá sea éste el momento de cumplir un acto reflejo: y después 
de   haber   considerado   las   muchas   e   inquietantes   cuestiones   que
desde fuera nos rodean y nos ocupan, hemos de dedicar un instante
a   nuestra   conciencia:   intra   in   cubiculum   tuum   (Matth.   6,   6),
preguntándonos;   ¿y   nosotros,   sacerdotes?   ¿como   nos   encontramos?
¿qué nos dice y nos exige ahora el Concilio? y el Jubileo: cómo
lo
haremos   para   la   paz   y   para   el   fervor   de   nuestra   almal   Esta
reflexión   daría   origen   a   largas   y   variadas   consi   deraciones;

quisiéramos que cada uno lo convirtiese en un motivo para hacer
este   año   un   buen   curso   de   ejercios   espirituales,   capaces   de
despertar en nuestro espíritu la voz primera, la que nos Llamó al
sacerdocio,   y   de   dar   nuevamente   a   esa   elección   nuestra   su
plenitud   de   significado,   su   auténtica   espiritualidad,   la   grave
conciencia
de   sus   inmensos   deberes   y   su   inagotable   fuente   interior   de
gracia. de alegría y de paz. ¿No seria acaso  éste un propósito
digno de esta hora? Dejamos a cada uno de vosotros la respuesta.
Nosotros   nos   limitamos   a   recoger   un   sentimiento   del   alma
sacerdotal,   que   diversas   noticias   nos   dicen   que   está   hoy
difundido, en unos sitios más y en otros menos, casi por todas
partes   entre   el   clero:   un   sentimiento   de   incertidumbre.   No
sabemos   si   también   entre   vosotros   ese   sentimiento   ha   echado
raíces; pero por las informaciones y
10S testimonios que Nos tenemos acerca de vuestro estado de ánimo
y   acerca   de   vuestro   ministerio,   debemos   afortunadamente   pensar
que no; tenemos pruebas de vuestra serenidad, de vuestro fervor,
de vuestro celo. De nuestro equilibrio; y eso nos Llena de gozo;
se ]o agradecemos al Señor; y os exhortamos a perseverar en esta
diligente   y   segura   actitud   de   espíritu.   Es   uno   de   los   dones
incomparables   y   característicos   de   nuestra   vocacion,   el   de   la
seguridad interior. el de la conciencia de la gracia inestimable
de haber elegido bien, el de saberse ­aún entre tantos defectos
internos   y   externos­   en   el   buen   camino.   Y   nada   parece   menos
conforme a la psicología de un sacerdote fiel, que la opresión de
la duda acerca de la bondad de la propia vocación y del propio
ministerio.
  Pero como se habla no poco de ésto, dejad que Nos tratemos de
prevenir   los   ánimos   vuestros   contra   la   posible   corrosión   de
pensamientos   infelices.   hoy   corrientes   aquí   y   allá,   sobre   la
naturaleza y la función del sacerdocio y sobre las consiguientes
novedades,   a   las   que   su   concepción   teológica   y   social   y   su
expresión práctica parece que deberían estar sometidas.
           Ante todo: que estén hoy más persuadidos que nunca de la
importancia   fundamental   del   sagrado   ministerio   para   cumplir   el
plan   salvífico   determinado   y   establecido   por   Cristo,   es   ya   una
gran   cosa:   la   Iglesia   tiene   de   esto   creciente   y   luminosa
conciencia,   los   fieles   lo   advierten   cada   vez   mejor,   incluso
tantos hermanos separados lo admiten revisando ciertas posiciones
negativas, el mundo profano intuye su Lógica y su necesidad. El
Concilio   nos   ]o           recuerda   solemnemente   afirmando   que   "la
deseada renovación de toda la Iglesia depende en gran parte del
ministerio   sacerdotal,   animado   por   el   Espíritu   de   Cristo"
(Decreto   sobre   la   formación   sacerdotal,   proemio).   No   hay   sobre
ésto duda alguna.
           Como   tampoco   debemos   admitir   duda   alguna   sobre   la
intrínseca exigencia de perfección moral y espiritual, postulada
por el sacerdocio. Pasemos ahora por alto todo el entrecruzarse
de   cuestiones   que   se   refieren   a   este   punto;   nos   basta   la
conclusión elemental que reclama del sacerdote una fidelidad al

Evangelio,   una   animación   de   la   gracia,   un   esfuerzo   moral   que
traducimos con ]a sencilla pero densa palabra "santidad". Si todo
fiel cristiano está     llamado a realizar en sí esta plenitud de
vida cristiana.
       ¡cuanto más el sacerdote, que debe preceder e instruir con
el ejemplo, aun más que con la palabra, al Pueblo de Dios!
      Pero las incertidumbres, se dirá, vienen después. Digámoslo
dialogando:   sobre   la   verdad   religiosa.   Respuesta:   fiaos   del
misterio   eclesiástico,   precisamente   instituído   y   asistido   por
Nuestro señor para confirmar a los hermanos (cfr. Luc. 22, 32); y
no os dejéis invadir malamente por la mentalidad relativista, que
destruye el concepto de verdad objetiva; quizá es precisamente la
indulgencia con esta manera cómoda de pensar lo que hace oscuro
el   horizonte   religioso   y   entristece   el   espíritu   de   aquel   que
debería   ser   su   profeta.   Después   Sobre   la   esencia   y   sobre   la
misión del sacerdocio Respuesta: el sacerdote se ordena en primer
lugar a la celebración del Sacrificio eucarístico, con el que él,
in   persona   Christi   et   nomine   Ecclesiae,   oece   a   Dios
sacramentalmente ]a Pasión y la Muerte de Nuestro Re   dentor, y
al mismo tiempo hace de él limento de vida sobrenatural, para sí
mismo   y   para   los   fieles,   a   quienes   debe   distribuirlo   amplia   y
dignamente, haciendo para    ésta todos los esfuerzos necesarios;
el ministerio de la palabra 4~ el de la caridad pastoral deben
convergir hacia el de la oración y de la acción sacramental, y
deben   obtener   de   ahí   inspiración   y   apoyo.   Aún:   las   reformas.
Respuesta: sí, empezando por la in­   terior. renovamini spiritu
mentis vestrae et induite no   vum homintm. De nada servirían las
reformas   externas,   sin   esta   continua   renovación   interior,   sin
este deseo de modelar nuestra mentalidad según la de Cristo, en
conformidad con la interpretación que la Iglesia nos ofrece.  El
sensus   Ecclesiae  y   el  amor   a  la   Ig]esia  son   las  fuentes   de  su
perenne   juventud.   A   veces   nos   parece   que   al     gunos   hablan   de
reformas sin esta cordial y constructiva adhesión a la Iglesia, a
sus leyes, a sus tradiciones, a sus aspiraciones. Diremos con San
Agustín:   Habemus...   Spiritum   Sanctum,   si   amamus   Ec(clesiam;
amamus autem, siin eius compage et charitate consistimus (In Io.
tract.   7S.   8:   P.   L.   35.   1646).   Creer   que   se   puede   acercar   el
mundo   y   ejercer   influido   cristiano   en   él,   asumiendo,   nosotros
sacerdotes. sus modos de pensar y de vivir, sería ilusión sería
privar   a   nuestra   presencia   entre   los   hombres   de   su   virtud
reactiva.
           ¿y sobre la obediencia? También en este capítulo cuánta
inquietud, cuánta crítica. cuánta intolerancia. Y sin embargo la
respuesta   es   siempre   ]a   misma:   la   autoridad   en   la   Iglesia   es
querida   por   Cristo.   Quien   piensa   que   se   debe   establecer   una
revisión total de ]a disciplina eclesiástica, sosteniendo que la
legislación canónica está superada y es anacrónica, no está en el
buen   camino;   ése   aflige   a   la   Iglesia   desintegrando   su   tejido
espi­

ritual y social, y se aflige a sí mismo, privándose del mérito de
la docilidad espontánea, filial y viril y de la confortación de
la humildad, del buen ejemplo y de la confianza.
 Indudablemente la autoridad de la Iglesia tiene también nuevos y
grandes   deberes,   y   deberá   orientarse   en   el   ejercicio   de   sus
funciones hacia ]as formas que el Concilio ha delineado, y que el
espíritu   pastoral   que   la   informa   sugerirá.   Pero   el   lema
oboedientia et pax, tan querido de Juan XXIII, será remedio para
esa clase de inquietud que algunas veces se deja sentir entre las
filas
del clero.
   ¡cuanta otras cosas se podrían decir en este diálogo! Pero os
baste por ahora haber leído en Nuestro corazón la comprensión que
Nos tenemos de vuestro estado de ánimo y especialmente de aquella
desazón   que   ]os   acontecimientos   presentes   de   la   Iglesia   y   del
mundo
pueden suscitar en vosotros.
  Tened   confianza,   hermanos   e   hijos   queridísimos   hos   os   diremos
con un excelente y piadoso autor contemporáneo: "Nuestro gozo de
ser   sacerdotes   no   se   apo   ya   en   una   mejor   definición   del
sacerdocio, ni tampoco sobre una experiencia de su eficacia; sino
en ]a confian­
za total que ponemos en el Señor. que nos ha llamado con nuestra
debilidad para participar de su misterio. Nosotros afirmamos con
San   Pablo:     Scio   cui   credidi   et   certus   sum   quia   potens   est
deposi­
tum meum servare hasta el día de su regreso" (2 Tim. 1,12 ­ L.
Lochet).
  Tened   confianza.   (Alocución   a   los   párrocos   de   Roma   y   a   los
predicadores de la Cuaresma el 21­II­1966).
       EL MATRIMONIO CRISTIANO
   El matrimonio y la familia no son solamente obra del hombre,
una construcción humana producida y domina da en su ser  íntimo
por   las   condiciones   históricas   y   ambientales,   y   como   éstas
mudables. El matrimonio y la familia vienen de Dios: son obras de
Dios y responden a un diseño esencial, que El mismo ha trazado y
que so­
brepasa   las   mudables   condiciones   de   los   tiempos,   permaneciendo
inmutables a lo largo de ellos. Es Dios, que por medio de ellos
quiere hacer al hombre partícipe de sus más altas prerrogativas:
de su amor por los hombres y de su facultad creadora de vida. Por
esto matrimonio y familia tienen una relación transcendente con
Dios: de
El vienen y a El están ordenados: las familias se fundan y viven
inicialmente sobre la tierra, pero están destinadas a reunirse en
el cielo.
   Cualquier   concesión   o   doctrina.   que   no   tenga   suficientemente
presente   esta   relación   esencial   del   matrimonio   y   de   la   familia
con su origen divino y su destino que transciende la experiencia

humana,   no   comprenderá   1a   realidad   más   profunda   y   no   podrá
encontrar el camino exacto para resolver estos problemas.
   Dios   ha   sabiamente   unido,   por   medio   del   matrimonio   y   de   la
familia,   dos   de   las   mayores   realidades   humanas:   la   misión   de
transmitir la vida y el mutuo y legítimo amor del hombre y de ]a
mujer, por el cual son llamados a completarse recíprocamente en
una   donación   mutua   no   solamente   física,   sino   sobre   todo
espiritual.   O.   Por   decirlo   mejor:   Dios   ha   querido   hacer
partícipes de su
amor, a los esposos: del amor personal que El tiene por cada uno
de ellos, con el que los llama a ayudarse y adonarse mutuamente
para   lograr   la   plenitud   de   su   vidapersonal;   y   del   amor   que   El
alberga hacia la humanidad y hacia todos sus hijos, y con el que
desea   multiplicar   el   número   de   los   hijos   de   los   hombres   para
hacerlos partícipes de su vida y de su felicidad eterna. 
Nacido   del   amor   creador   y   paterno   de   Dios,   el   matrimonio
encuentra   en   el   amor   humano   que   corresponde   al   designio   y   al
querer   de   Dios,   la   ley   fundamental   de   su   valor   moral:   en   el
recíproco   amor   de   los   esposos,   por   el   que   cada   uno   se   entrega
totalmente para ayudar al otro a ser como Dios ]o quiere; y en el
deseo   común   de   interpretar   fielmente   el   amor   de   Dios   y   Padre,
generando vidas nuevas.
  "En  la   tarea  de   transmitir  la   vida  y   de  formarla   mediante  la
educación ­que deben considerar como su mision propia­ sepan los
esposos que son cooperadores del amor de Dios Creador y como sus
intérpretes (Const.Past. N. 50).
  Con   esta   luz.   los   esposos   encontrarán   normales   y   necesarias
aquellas leyes de unidad. indisolubilidad y fidelidad mutuas, que
allí   donde   faltara   el   amor   podrían   aparecer   tan   sólo   como   un
peso;   y   encontrarán   insospechadas   energías   de   generosidad,   de
prudencia y de fortaleza para entregar a otros la vida.
  La   misión   recibida   de   Dios   de   interpretar   el   amor   creador   y
paterno, pide hoy a los esposos una creciente conciencia de su
responsabilidad,   humana   y   cristiana,   en   la   transmisión   de   la
vida.
Las condiciones de la vida actual, en muchos aspectos diversas de
la   pasada,   y   diversas   en   ]os   distintos   países,no   justifican
ciertamente   el   egoísmo   o   un   temor   sin   confianza   en   Dios   en   el
cumplimiento   de   esta   misión   primaria   de   los   esposos,   sino   que
exigen una madura y consciente decisión sobre todos los aspectos,
particularmente sobre la responsabilidad educativa, para el logro
del mayor bien.
 También en este problema, que Dios ha querido que fuera regulado
por leyes emanadas de El, autor del matrimonio y de la familia,
inscritas en la misma naturaleza y en la múltiple finalidad de
estas   divinas   instituciones,   ]os   esposos   cristianos   encontrarán
en   el   deber   de   la   caridad   la   luz   para   resolver   sus   problemas
personales.

     En   la   observancia   de   las   ]leyes   divinas   Dios   ha   confiado
efectivamente a ]a responsable decisión de ]os esposos la tarea y
el gozo de trasmitir ]a vida; y nadie puede sustituir o coartar
su   voluntad.   Ellos   deberán   dirigir   su   mirada   a   una   caridad
realmente plena y universal; a la caridad hacia Dios en primer ]
ugar. de quien deben desear la gloria y propagación del Reino;
a ]a caridad hacia los hijos en segundo lugar. actualizando el
principio "la ca   ridad... no busca ]o suyo" (I Cor. 13. 5); a
la caridad recíproca por ]a cual cada uno busca el bien del otro
y   adelantarse   a   ]os   buenos   deseos.   más   que   imponer   el   propio
querer.   Esta   actitud   de   caridad.   iluminada   por   la   ley   divina,
facilitará el camino a la verdad, esto es, a la solución exacta
de su problema, ]a que corresponde al querer de Dios acerca de
ellos; de ]a que no se arrepentirán al final de sus vidas y de la
que gozarán ]os frutos por toda ]a eternidad.
    El Concilio Vaticano II, apenas concluído, difunda entre los
esposos cristianos este espíritu de generosidad para ensanchar el
nuevo pueblo de Dios; y sucite también en ellos el deseo de tener
hijos que ofrecer a Dios en la vida sacerdotal y religiosa para
la   salvación   y   el   servicio   de   los   hermanos   y   para   su   mayor
gloria. Recuerden siempre que ]a dilatación del Reino de Dios y
la posibilidad de penetración de la Iglesia en ]a humanidad para
su     salvación   eterna   y   terrena,   también   está   confiada   a   su
generosidad.
    La ley de la caridad hacia Dios, hacia el esposo y hacia ]os
hijos.   con   ]as   consiguientes   responsabilidades,   claramente
indican que el matrimonio y la familia cristiana exigen un empeño
moral; no son un camino fácil de vida cristiana, aunque sea la
más   común,   aquella   que   la   mayoría   de   los   hijos   de   Dios   están
llamados a recorrer. Es   más que nada un largo camino hacia la
santidad,   que   se   nutre   de   las   alegrías   y   de   los   sacrificios
diarios, de la
vida aparentemente más normal, cuando está orientada por la ley
de Dios y empapada de amor. 
   Los esposos cristianos saben además que jamás están solos. El
Concilio les recuerda que "el Salvador de los hombres y Esposo de
la   Iglesia,   por   medio   del   sacramento   del   matrimonio   viene   al
encuentro   de   los   esposos   cristianos.   Permanece   con   ellos,   para
que, como El ha amado a la Iglesia y se ha entregado El mismo por
Ella,          el mismo modo los esposos se amen el uno al otro
con perpetua fidelidad. El legítimo amor conyugal es asumido en
el   amor   divino;   es   gobernado   y   enriquecido   por   la   fuerza
redentora de Cristo y por la obra salvífica de la Iglesia, para
que los esposos sean eficazmente condu cidos hacia Dios y sean
ayudados y confortados en la sublime misión de padre y de madre"
(Const. Past. n. 48).
  Os   confiamos,   esposos   y   padres   cristianos,   y   confiamos   a   ]as
muchas   iniciativas   que   promueven   hoy   en   laIglesia   ]a

espiritualidad de la vida conyugal, la tarea de estudiar cada vez
de   un   modo   más   profundo   las   riquezas   del   sacramento   del
matrimonio;   su   repercusión   en   la   vida   de   los   esposos.   de   ]a
familia y de la sociedad; y la
tarpa de ayudar a todos los esposos cristianos a tomar;
conciencia del don que han recibido.
 En el cuadro de este obligado empeño moral y de la grandeza del
don   sacramental   del   matrimonio,   el   Concilio   recuerda   a   los
esposos cristianos otra virtud que deben cultivar: la virtud de
la castidad conyugal, vigorosamente trazada por Su Santidad Pío
XI y recordada
por Pío XII.
 No es una ley nueva o inhumana; es la doctrina de la honestidad
y   de   la   templanza,   que   la   Iglesia,   iluminada   por   Dios,   ha
enseñado   siempre,   y   que   une,   con   ligamen   indisoluble,   las
legítimas expresiones del amor conyugal con el servicio de Dios,
en   la   misión   que   deriva   de   El   de   trasmitir   la   vida;   es   la
doctrina   que   ha   ennoblecido   y   santificado   el   amor   conyugal
cristiano,   purificándolo   de   los   egoismos   de   la   carne   y   de   los
egoísmos del espíritu,  de la búsqueda superficial de la realidad
efímera   de   este     mundo,   con   preferencia   a   la   entrega   a   algo
eterno. Es la doctrina y la fuerza que durante siglos ha redimido
a la mujer de la esclavitud de un deber sufrido por fuerza y con
humillación,   y   ha   afinado,   por   el   contrario,   el   sentido   del
respeto   mutuo   y   de   la   estima   recíproca   entre   los   esposos.   Que
comprendan los esposos qué fuerza moral    estimula y qué riqueza
espiritual alimenta ]a virtud de la pureza de la vida conyugal
fielmente   observada   según   la   ley   de   Dios;   serenidad,   paz,
magnanimidad, pureza de espíritu. Que comprendan especialmente el
valor inestimable de esta virtud para prepararles a su tarea de
educadores. Es cierto hoy, como ayer y como siempre: los hijos
encuentran   en   la   vida   de   los   padres   la   formación   más   profunda
para   la   fidelidad   a   Dios;   y   los   padres   encuentran   en   la
obediencia a Dios la certeza de la gracia, que necesitan para la
tarea de educadores cristianos, hoy  tan difícil.
   No se desanimen por las dificultades que puedan encontrar; no
abandonen   la   fidelidad   a   ]a   Iglesia   por   ésto;   sino   que
abandonándose confiadamente en la fuerza dela gracia ­que pedirán
con insistencia en la oración­, más que reducir la ley divina a
la   medida   de   la   propia   voluntad,   elévense   ellos   mismos   a   la
altura   del   ideal   divino;   renovando   cada   día   la   propia   buena
voluntad,   comiencen   serenamente   cada   día   el   camino   desde   el
principio. Un camino que Llega a la vida eterna con Dios: y como
premio   aquí   en   ]a   tierra,   un   amor   más   profundo,   más   feliz:
"Bienaventurado   los   limpios   de   corazón,   por   que   ellos   verán   a
Dios" (Matt. 5, l).
       La nueva Pentecostés de la Ig]esia, que todo el Pueblo de
Dios   ha   pedido   intensamente   en   ]a   oración   de   esos   años,   y   que
esperamos que la misericordia de Dios dé a su Iglesia, no podrá
ser un tiempo de mayor facilidad moral, sino de mayor empeño para

todos, también para los esposos cristianos: "Entrar por la puerta
estrecha... estrecha es la puerta y empinada ]a senda que conduce
a la vida" (Mat. 7, 13­14).
  Estas   palabras   nuestras   se   dirigen,   en   primer   lugar   a   ]os
esposos   cristianos;   pero   se   extienden   a   todos   los   esposos.
Esperamos que todos los hijos de la Iglesia escuchen la voz de su
Madre, que con generosidad alcancen para todo el pueblo de Dios,
para todos los hombres, ]a luz necesaria para entender bien las ]
leyes de Dios que 
regulan   el   matrimonio;   que   obtengan   para   la   Iglesia   ]a   luz
necesaria para resolver, según el querer de Dios, ]a dificultad y
los problemas que todavía están en estudio. Por esto pedimos a ]
os esposos cristianos que con su espíritu de fe, su confianza en
Dios, su verdadera caridad hacia Dios, hacia ellos mismos y hacia
sus hijos, procuren ser en el mundo un signo de la santidad de ]a
Igle­
sia,   esposa   fiel   y   gloriosa   "sin   mancha   y   sin   defecto...sino
santa   e   inmaculada"   de   Cristo   señor   (Eph.   5,   27).
(Alocución del 12­II­1966).

LA IGLESIA  Y El MUNDO

             LA IGLESIA Y EL MUNDO, HOY
               Después del Concilio, ]o habréis advertido, se ha he
cho más viva la cuestión de ]as relaciones entre la Iglesia y el
mundo. La gran constitución pastoral, discutida y aprobada hacia
el   final   del   Concilio,   acerca   de   la   Ig]esia   en   el   mundo
contemporáneo,   presenta   precisamente   esta   cuestión   en   términos
muy amplios, tocando muchos problemas más doctrinales, morales y
prácticos de un interés antiguo y perenne ­­algunos­­, de actual
y   contin             gente   importancia,   otros.   Esta   amplísima   y
espléndida   discusión   hace   converger   alrededor   del   Concilio   la
atención   no  sólo   de  los   fieles,  sino   también  de   los  que   no  ]o
son; demuestra también a los que no practican la religión lo viva
que es la Iglesia Católica en sí misma, y cómo se interesa por ]
as   realidades   espirituales   y   tempora   les   de   ]a   experiencia
humana.
   La ciencia del hombre, la filosofía, la historia, la ética, la
sociología,   la   cultura   en   general,   la   economía,   las   realidades
terrestres, como ahora se dice, han sido puestas por el Concilio
bajo ]a luz de la teología católica, para dar un juicio nuevo y
audaz, para hacer un esfuerzo de comprensión y de clasificación,

para motivar un acto de estudio y de descubrimiento, que nunca,
hasta ahora, el magisterio de ]a Iglesia había cumplido en una
forma tan directa, tan sistemática, tan autorizada. Habrá materia
de reflexión para todos, y para muchos años.
               En este momento, breve, Nos limitamos a haceros notar
cómo   el   simple   `lecho   de   haber   p]anteado   tales   cuestiones   hace
que surja en los ánimos una pregunta ­­hoy muy difundida. tanto
entre   ]os   estudiosos   como   entre   la   gente   corriente­   sobre   la
actitud de la Iglesia en relación al mundo: ¿es una actitud de
condena, de separa     ción. de indiferencia, de condescendencia,
de simpatía, de alianza?
           La   realidad   que   ha   sido   designada   con   ]a   etiqueta   de
"mundo contemporáneo" es demasiado compleja para que se pueda dar
una   respuesta   simple   y   unívoca.   La   Iglesia   es   positiva   en   sus
juicios,   no   es   apriorística,   ni   supersticiosa   ni   superficial.
Ella   sabe   que   en   el   mundo,   en   nuestra   realidad   humana,   hay
defectos,   males.   No   ignora   todas   las   razones   del   pesimismo
moderno; es más,
         la   Iglesia   descubre   la   causa   fatal   y   radical:   el   pecado
original;   ella   enseña   también,   con   todos   sus   sinceros   y   crudos
diagnósticos   del   espíritu   humano,   que   los   males   del   hombre   son
profundos, que renacen: que, de por sí, son incurables.
           Ella   conoce   los   abismos   del   dolor,   del   pecado,   de   la
muerte: sabe ver las profundidades de las injusticias humanas. de
las   miserias   personales   y   sociales;   sabe   denunciar   la   amenaza
terrible del "poder de las tinieblas"; ella sabe Llamar las cosas
por   su   nombre,   muchas   veces   doloroso,   innoble,   criminal.   La
Iglesia sabe Llorar. La liturgia de la próxima Semana Santa nos
dirá palabras     conmovedoras y tremendas en este sentido.
      Más aún: la Iglesia no desautorizará una pedagogía suya una
ascética de contemptu mundi, que tuvo tapta parte en la educación
medieval   para   liberar   al   hombre   de   la   materialidad.   de   la
animalidad de la vida pagana y bárbara; y continuará señalando el
desasimiento   espiritual   que   debe   mediar   entre   el   cristiano
orientado   al   reino   de   los   cielos   ­es   decir,   a   la   vida   del
espíritu,   a   ]a   vida   escatológica,   más   allá   del   tiempo­­   y   ]a
concepción         autosuficiente de la vida terrena, es decir. del
mundo 11e no de sí mismo y replegado sobre ]os bienes efímeros y
engañosos de esta tierra. No por una casualidad se ha convertido
en   cosa   ha   ¿cuantas   cosas   se   podrían   decir!   Pero   basten   esas:
polcomprended   con   qué   espíritu,   con   qué   corazón   la   Iglesia   del
Concilio se acerca al mundo de hoy; se abre hacia : él, no para
contaminarse   con   sus   costumbres,   sino   para     de   infundirle   el
fermento   de   su   salvación.   Comprended   que   de   ahora   en   adelante
debemos educarnos para esta con
cepción de la Iglesia y del mundo.
                (Alocución del 30­3­1966).
     LA IGLESIA, LUZ DE LAS GENTES
 En estos breves coloquios semanales tratamos de entender algo de
la grande y profunda doctrina proclamada por el reciente Concilio

ecuménico   sobre   ]a   Iglesia   santa;   doctrina   que   dirigirá   en
adelante   el   estudio,   ]as   oraciones   y   toda   la   actividad   de   ]a
Iglesia. 
  Nos conformamos en este lugar con estar los nombres títulos e
imágenes con los que se suele designar a ]a Iglesia, porque nos
parece   que   todas   las   expresiones   nominales   referidas   por   la
Escritura   y   el   Concilio   a   ]a   Iglesia   constituyen   como   un
relámpago   de   luz,   una   revelación   que   hace   posible   el   mejor
entendimiento de ]a gran verdad, más aún, de la gran realidad de
esta nuestra san­
ta y bendita Iglesia de Dios. "Como al Señor ­nos dice san Juan
Crisóstomo­   así   también   a   la   Iglesia   se   la   11ama   con   muchos
nombres" "Hom. de capto Eutropio, PG.latine 28, 402).
  ¿quereis hoy detener por un momento vuestra atención sobre un
título estupendo y por su misma luminosidad deslumbrante, que el
Concilio ha atribuído a ]a Iglesia? El título es éste: luz de ]as
gentes; es decir, faro para las naciones. luz de los pueblos. Y
es precisamente con esta expresión, "]umen gentium", que se abre
y
titula la Constitución dogmática sobre ]a Iglesia proclamada por
el Concilio Ecuménico Vaticano II, la más importante de todas. La
Iglesia es llamada luz de las gentes.
¿De dónde viene este nombre? Fue Juan XXIII, de venerada memoria,
quien lo aplicó a ]a Iglesia en el acto de convocarla a Concilio.
En el radiomensaje que este nuestro tan amado Predecesor lanzó al
mundo un mes antes de abrir el Concilio, el día ll de septiembre
de     1962, quiso aplicar a la Iglesia las palabras con las que
la   liturgia   del   Sábado   Santo   aclama   al   cirio   nuevamente
encendido. Haciendo suyas esas aclamaciones al símbolo de Cristo
resucitado, de donde vienen claridad y esperanza a ]a comunidad
de los fieles todavía envuelta en la oscuridad de ]a noche, el
Papa   Juan   XXIII   dijo:   "Nos   parece   aquí   feliz   y   oportuna   una
referencia   al   simbolismo   del   cirio   pascual.   A   una   señal   de   ]a
liturgia resuena su         nombre: Lumen Christi. Y ]a Iglesia de
Cristo de todos los puntos de la tierra contesta: Deo gratias,
Deo gratias, como si quisiese decir que sí: lumen Christi, lumen
Ecclesiae, lumen gentium (Discursos... 1962, p. 521, 527).
           La   expresión   de   "luz"   merecería   un   estudio   sin   límites
(cfr. Is. 42, 6; 49, 6; 60, 1; Act., 17, 47; ~o., 1,5, etc.), en
cuanto se refiere a ]a revelación de Dios, al pueblo escogido,
después   al   Verbo   encarnado,   es   decir   a   Cristo,   y   dice   por   fin
relación a la salvación del mundo entero.
        Lo que nos interesa aquí es señalar la doble comunicación
de la luz del mundo, que es Cristo, en primer lugar a la Iglesia,
y   ]uego   de   ]a   Iglesia   al   mundo.   Todos   recordamos   las   sublimes
palabras de Jesús: "Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no
camina en tinieblas, sino que tiene la luz de la vida" (~o. 8,
12); y también: "mientras esto' en el mundo, luz soy del mundo"
(~o. 9, 5);   "Yo vine como luz al mundo, para que todo el que
crea en Mí. no quede en tinieblas" (~o. 12, 46).

      Por eso Cristo es fuente de ]a luz, es la luz misma ¿Y cómo
Llega a nosotros esa luz? El Señor quiso establecer un sistema,
disponer un orden por el que su luz nos pudiese alcanzar mediante
un   servicio   humano,   mediante   un   reflejo   cualificado   y
auautorizado,   esto   es,   mediante   el   magisterio   y   el   ministerio
apostólico. Por eso dijo a los Apóstoles: "Vosotros sois la luz
del mundo" (Matth. 5. 14), y mediante una transparencia interior
del mismo Cristo, emanante de todo el cuerpo místico y visible de
la Iglesia, hecha casi ostensorio de Cristo; de manera que ella
misma es 11a la
mada "sacramento". signo sagrado y trámite de ]a unión de Dios
con   la   humanidad   (cfr.   Const.   Lumen   Gentium,   l)."EI   que   a
vosotros oye ­­dijo Jesus a los discípulos elevados a funciones
jerárquicas­ a Mí me oye, y el que a vosotros desprecia a Mí me
desprecia"   (Lc.   10,   16).No   podemos   llegar   a   Cristo,   sino
buscándole y encontrándole en su Iglesia. Todavía recordamos la
famosa exhortación de san Juan Crisóstomo: "iNo te apartes dela
Iglesia!   iNada   es   mas   fuerte   que   ella!   Tu   esperanza   es   la
Ig]esia; tu refugio, la Iglesia. Ella es más alta que el cielo y
más extensa que la tierra. Nunca envejece
siempre   está   joven"   (ib).   Otro   gran   doctor   oriental,   Oríjenes,
desde   la   primera   mitad   del   siglo   tercero,   decía   comentando   el
Génesis:   "Si   nosotros   también   queremos   ser   como   el   cielo
tendremos en nosotros ]as luces que nos pueden iluminar: Cristo y
la   Iglesia.   El   es   la   luz   del   mundo   que   se   comunica   a   la
Iglesia... y la Ig]esia, recibida la luz de Cristo. la difunde
entre todos los que se encuentran en la noche de la ignorancia"
(In Gen. Hom. 1, 5; 
P. G. 12, 150). 
 De ahí que la Iglesia Haga brillar la luz de Cristo en el mundo.
El Concilio dice que tan resplandeciente es ]a luz que emana del
rostro   de   la   Iglesia,   que   todo   el   mundo   recibe   su   claridad
(Const. Lumen Gentium, l). ¿Cómosucede ésto? Sucede mediante la
redicación, el anuncio de; Evangelio: lo sabemos todos muy bien.
Pero   tambien   hay   otro   modo«,   y   es   la   irradiación   exterior   de
ciertos   caracteres   de   ciertas   notas   que   derivan   de   propiedades
esenciales e intrínsecas de la Iglesia, y que manifiestan, a los
ojos   del   mundo,   su   autenticidad.   Son   las   famosas   cuatro   notas
características y exclusivas de la Iglesia. Todos las conocéis:
la apostolicidad, la unidad, la catolicidad y la santidad. En el
"Credo" las proclama      mo como distintivas de la fisionomía de
la   verdadera   Iglesia.   La   Iglesia   Ilesa   consigo   y   difunde   a   su
alrededor la apología de sí misma. Quien mira a ella v la estudia
con sinceros deseos de verdad, tiene que reconocer que el mensaje
que   trae   al   mundo   es   un   mensaje   de   luz   universal   y   único,
libertador y necesario divino. Y todo esto independientemente de
los hombres que la componen y       de las formas prácticas con
las que se presenta. Es el fatigoso y victorioso descubrimiento
de   Newman,   por   citar   un   ejemplo   grande   y   típico   (cfr.   Dens.
Schoenm.,28S8).

               Hijos   queridísimos.   cada   uno   de   nosotros   (que   somos
fieles)   tiene   el   poder   y   el   deber   de   destacar   esas   notas   que
forman   la  hermosura   y  el   encanto  de   la  Iglesia.   Y    esto  dando
pruebas,   con   nuestra   adhesión   y   nuestro   testimonio.   de   que   de
verdad la lglesia de Cristo es una,santa. católica y apostólica. 
                     (Alocución del 22­VI­1966).

       LA IGLESIA, PUEBLO DE DIOS EN EL QUE CABEN
            TODAS LAS GENTES
               Toda reunión de carácter religioso, pero esta reunión
semanal de forma especial, nos obliga a considerar el número y
calidad   de   ]os   participantes,   despierta   en   Nos   elrecuerdo   del
concepto.   que   el   Concilio   Ecuménico   ha   querido   nueva   y
ampliamente enseriar y cuasi proclamar sobre el "Pueblo de Dios".
He ahí. Nos decimos a Nos mismo, mirándoos aquí presentes, he ahí
una porción del  Pueblo de Dios.
        Ya sabéis que esta noción de "Pueblo" ha sido estudiada y
exaltada   por   la   cultura   moderna   bajo   sus   diversos   aspectos:
étnico, social, nacional, político, etc...; ysabéis también que
en   el   campo   religioso   la   idea   de   "pueblo"   ha   tenido   un   gran
desarrollo y diversas interpretaciones; la que nos interesa es la
que   el   mismo   Dios   se   dignó   revelarnos   llevando   a   ]a   práctica
históricamente
su   designio   de   salvación,   primero   en   el   Antiguo   Testamento.   y
luego   en   el   Nuevo   Testamento.   Dios   no   nos   salva   fuera   de   un
designio colectivo, sino dentro de un p]an en el cual cada alma
es parte de una comunidad elegida y asistida por Dios. Dice el
Concilio:   "Dios   quiere   santificar   y   salvar   a   los   hombres   no
individualmente y              
sin ningún lazo entre sí, sino que quiere constituir con ellos un
pueblo, que lo reconozca en la verdad y fielmente lo sirva. Por
tanto, escogió para Sí al pueblo israelita"       
(Const. de Ecl., 9).
 Cristo como es sabido, instituyó un nuevo pacto entre Dios y la
Humanidad, invitando a formar parte del pueblo de Dios a gentes
de todas las naciones, sin lazo fe raza o de sangre, sino con una
misma fe en la Palabra de Dios, con un mismo Espíritu, y un mismo
cuerpo social, Llamado Iglesia, "signo visible e imprescindible
de             
unidad" (S. Cipriano, Ep., 69, 6; P. L., 3, 1142).
 Pero este pueblo nuevo. al que todos nosotros tenemos la suerte
de   pertenecer,   es   un   pueblo   de   "santos",de   "consagrados",   de
"piedras vivas", que forma la "casa espiritual" de Dios, de almas
revestidas   de   un   sacerdocio   santo,   que   ]as   hace   aptas   para
ofrecer víctimas espirituales gratas a Dios. por medio de Cristo
(cfr. 1 Petr., 2, 5). 

Se trata de ese "sacerdocio real" (ib., 9) del que hoy tanto se
habla y que justamente se reconoce que es ]a   prerrogativa, que
constituye   la   dignidad,   sagrada   e   in   comparable   con   relación   a
cualquier   otra   dignidad   terrena,   de   todo   cristiano.   No   es   algo
nuevo, pues las palabras que acabamos de citar se encuentran en
la   primera   encíclica   pontificia,   es   decir.   en   la   primera   carta
del   apóstol   Pedro   a   los   cristianos   de   Asia,   y   puesto   que   San
Ambrosio entre otros afirma: "Todos los hijos de la Iglesia son
sacerdotes"   (Exp.   in   Luc.,   5,   3?),   es   decir,   habilitados   para
tratar   con   Dios,   para   ofrecerse   así   mismo   como   don   sacrifical
(cfr. Rom., 12, l).        Haremos muy bien meditando y leyendo
las   bellísimas   páginas   de   la   Constitución   Conciliar   sobre   la
Ig]esia, dedicadas al Pueblo de Dios, de las que no sólo resulta
la excelencia del pueblo mismo, sino también la de toda alma. la
de toda vida que en él se inscriba: el magnífico título de "Fiel"
distingue   y   reviste   de   extraordinaria   bellesa   espiritual   al
cristiano que trate de ser consciente de su vocación y quiera ser
coherente con ella ¡fiel!
        Esta calificación, iluminada por el Concilio, brilla ante
nuestra   mirada   espiritual,   cuando,   como   en   este   momento,   nos
vemos   rodeados   por   los   ciudadanos   del   Pueblo   de   Dios;
calificación que nos llena de estupor, de reverencia, de estima,
de   confianza,   de   afecto,   y   de   gozo.   He   ahí   a   la   Iglesia,   nos
decimos a nosotros mismos; he ahí la asamblea de los fieles, es
decir, de los llamados al Reino de Dios. de los elegidos para la
filiación adoptiva de         Dios. para ]a fraternidad profunda y
delicada de la caridad del Señor; he ahí a las almas encendidas
con la llama interior del Espíritu Santo; he ahí los marcados con
el carácter de cristianos, de testimonios de la vida nueva, de
destinados, si lo quieren, a la vida divina y eterna. He ahí "la
personalidad que se confiere al cristiano, he ahí el fundamento
de sus derechos y de sus deberes".
           He   ahí   a   los   fieles,   he   ahí   al   Pueblo   de   Dios   Hijos
carísimos, ;por qué os decimos estas cosas? Las decimos para que
sepáis   que   nos   es   grata   vuestra   visita   y   cuánto   consuelo   y
edificación produce en nuestro corazón: venís en cuanto fieles,
gracias, gracias fieles de Cristo y de la santa Iglesia. Y os lo
decimos para que lo leáis y estudiéis en las grandes páginas de
los textos conciliares, y porque creemos que no os podemos decir
nada mejor; Nos os despertamos la conciencia, quizá dormida, de
lo   que   sois;   os   recordamos   el   sentido   de   vuestra   dignidad
cristiana,   el   carácter   puro   y   sagrado   de   vuestra   persona,   el
deber de conservar en todo momento, en cualquier condición de ]a
vida profana, el compromiso del título que os define: fieles. Y
que   seáis   fieles,   hijos   carisimos,   al   honor   y   a   ]a   suerte   que
Cristo os ha concedido y que la Iglesia os reconoce y defiende.
                 (Alocución del 9­III­66)
                  
                                                                 

                                                                 
   LA IGLESIA, INSTITUCIÓN APOSTÓLICA                           
            Y MISIONERA                                         
  Ciertamente también vosotros, como todos aquellos que dentro o
fuera   de   la   Iglesia,   han   sido   obligados   por   el   gran
acontecimiento   del   Concilio   Ecuménico   a   reflexionar   sobre   la
naturaleza y la misión de la Iglesia, os habréis preguntado: en
fin   ¿qué   hace   la   Iglesia?,   ¿cual   es   su   misión?,   ¿cual   es
precisamente su actividad?              
  Respuestas fáciles tienen estas preguntas, pero muy importantes
e   interesantes.   Está   claro   que   la   Iglesia   vive   y   trabaja   para
continuar   y   difundir   la   misma   misión   de   tal   Cristo.   La   idea
fundamental, que preside toda la doctrina sobre la Iglesia, es la
idea   de   la   continuación.   La   Iglesia   es   una   prolongación   y   un
desarrollo   del   Evangelio.   La   Iglesia   Lleva   a   Cristo   a   los
tiempos. a los siglos, a la historia; y camina hacia el encuentro
final. escatológico, con Cristo glorioso. Una palabra del Señor
se lo asegura: "Yo estaré con vosotros todos los días hasta la
consu­ 
macion de los siglos" (Matth. 28, 20). Pero esta continuidad no
es puramente estática, inmóvil, conservadora.  
  La   Iglesia   no   es   una   institución   cerrada   en   si   misma.   y
preocupada sólo por defenderse y mantenerse. La Iglesia ha nacido
para   dar   testimonio:   "Vosotros   ­dice   el   Señor   a   los   Apóstoles
antes de dejarlos­ daréis testimonio de mí... hasta ]os últimos
confines de la tierra" (Act. 1, 8). La Iglesia está destinada a
extenderse por toda la tierra, ha sido establecida para toda la
humanidad; es     universal, esto es, católica.
         Es necesario reflexionar bien sobre esta vocación natural
de la Iglesia; recordar cómo el señor ha querido que pensemos en
Ella   como   en   una   semilla   que   por   su   naturaleza   debe   germinar,
crecer y fructificar; o como en un fermento que penetra, agita,
hincha e infunde sabor a la masa.
      O sea que la Iglesia por su naturaleza es apostólica, esto
es' misionera; queremos decir que está siempre acti va y siempre
comprometida en el afán de difundir su mensaje de salvación, su
concepción del mundo y de ]a vida, su Evangelio.
¿Que   hace   entonces   ]a   Iglesia?   Está   claro:   habla,   predica,
insinúa,   difunde,   proclama   la   doctrina   de   Cristo   Predica   sobre
los techos lo que le ha sido confiado al Oído (cfr. Matth. 10.
27). La Iglesia donde está viva donde es entendida, donde es fiel
al   mandato   de   Cristo,   tiene   una   primordial   e   indispensable
actividad: la de       anunciar la Palabra divina. La fe, raíz de
todo   el   sistema   doctrinal   y   moral   del   cristianismo,   exige   tal
anuncio y tal predicación: "La fe viene de la predicación, dice
San   Pablo,   Iides   ex   auditu"   (Rom.   10,   17).   La   catequesis   una
catequesis exacta, fiel, ortodoxa, no arbitraria ni cambiante­­
es   su   primer   deber.   La   liturgia   de   la   palabra   precede   a   ]a

eucarística. La Iglesia es el eco continuo. exacto y autorizado,
de las enseñanzas del Señor. La
i   Iglesia es un apostolado. es una escuela, una "propagación de
la fe", un esfuerzo que Llega hasta la obstinación recordáis a
los Apóstoles?... Non possumus... non logui, no podemos callar:
Act 4, 20); hasta el sacrificio (recordáis a Esteban? y, ¿qué son
los   mártires   sino   predicadores,   testigos   del   Evangelio   con   su
sangre?).
       No   acabaríamos   nunca   estas   sencillas   consideraciones,   si
quisieramos documentar con citas de ]os textos conciliares cómo y
cuánto. en el gran acto de reflexión realizado sobre sí misma en
el   solemne   Sínodo   vaticano   segndo,   la   Iglesia   ha   confirmado   y
expresado   esta   su   propia   y   fundamental   misión:   ser   apostólica,
ser misionera, ser difusiva. "La Iglesia que vive en el tiempo
por su 
naturaleza es misionera", proclama el Decreto conciliar ad Gentes
nota   característi     Y   lo   que   da   al   reciente   Concilio   una     lo
sabéis,   es   el   reconocimiento   de   la   vocación,   extendida   a   todos
los   fieles,   mejor   aún,   de   la   obligación,   que   ellos   tienen   de
"difundir y de defender con la palabra y con los hechos la fe,
como   verdaderos   testimonios   de   Cristo"   (Lumen   Gentium,   ll).   Y
este reconocimiento es precisado en la afirmación que extiende a
los   Laicos   católicos   el   derecho­deber   del   apostolado   (ib.,   ?3;
Apostolicam actuositatem, 2, 3, etc.).
   Esta doctrina maravillosa, y en cierto sentido, nueva, indica
lo que hace la Iglesia: Llama a los hombres, los instruye, los
fortifica,   los   moviliza.   los   hace   partícipes   de   su   misión
salvadora, les despierta la conciencia de un mesianismo común y
promueve en cada uno la dedicación a la causa de Cristo, no por
un   sueño   de   conquista   y   de   poder,   sino   por   un   empeño   de   amor
hacia todos los vivientes y por la gloria del reino de Dios. 
   Desearíamos, a este punto, preguntar a cada uno de vosotros si
ha   prestado   atención   a   este   nuevo   vigor   apostólico   que   debe
invadir hoy los ánimos de los que se dicen católicos, y que debe
habilitar   a   todos   para   que   ofrezcan   un   nuevo   y   positivo
testimonio a Cristo. Estodebería ser el "post­Concilio"; esto la
renovación, la puesta al día augurada por el Concilio Ecuménico. 
 
 A   este   respecto   observaréis   dos   fenómenos   diversos   y
divergentes.   El   de   algunos   hijos   de   la   Iglesia   que   se   diría
cansados   de   ser   católicos,   y   que   aprovechan   este   período   de
revisión   v   de   reaiuste   de   la   vida   práctica   de   la   Iglesia   para
ponerlo   todo   en   discusión,   para   establecer   una   crítica
sistemática y ruinosa de la ílisciplina eclesiástica, para buscar
la vía más fácil para el cristianismo; un cristianismo falto del
vigor de la experiencia y del desarrollo 
de su tradición; un cristianismo que se conforma con el espíritu
de   otras   opiniones   y   con   las   costumbres   del   mundo;   un
cristianismo   sin   compromiso,   no   dogmático,   no"clerical",   como
dicen.   ¿como   puede   en   buena   lógica   derivarse   del   Concilio
semejante   cansancio   de   ser   católicos?   El   otro   fenómeno,   por   el
contrario, es el descubrimien­

to de ser católicos, es el gozo de serlo, y con el gozo la fuerza
operativa nueva, que pone en tantos corazones,deseos, esperanzas,
propósitos,   audacias   de   una   nueva   actividad   apostólica.   El
Concilio ha promovido una generación de espíritus vigilantes, que
han   escuchado   la   voz   de   la   Iglesia   que   Llama   y   pide   un   mayor
esfuerzo en el apostolado; que se han liberado del gregarismo. de
la
pasividad,   del   conformismo,   que   esclavizan   espiritualmente   a
tanta   gente   de   nuestro   mundo   actual;   y   que   se   han   impuesto   un
sacrificio ­­para algunos un gran sacrificio­­ para estar prontos
a la labor buena de la Iglesia.
Algunos no han temido ofrecer su vida a Cristo (el fenómeno de
las   vocaciones   de   adultos   es   elocuente   y   magnífico);   otros,
laicos ­algunas veces marido y mujer­han partido hacia países de
misiones; otros, ya firmes en su puesto de trabajo, han optado
por   una   renovación   espiritual   profunda   y   por   una   actividad   más
generosa y
eclesial;   han   "escogido   la   santidad".   Y   la   santidad,   como   es
sabido, hoy Lleva consigo la caridad del apostolado.
                (Alocución del 27­VII­66).
    LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA
  Después de unas palabras de saludo y de recordar el itinerario
histórico de la doctrina social de la IglesiaLeón XIII, Pío XI,
Pío XII, Juan XXIII), Paulo VI haquerido resumir en unos puntos
­axiomas los ha llamado­ el eco de la encíclica "Rerum Novarum" y
de ladoctrina social de la Iglesia en el mundo de hoy.
   1. La Iglesia se ha preocupado siempre de la cuestión social.
"Nadie puede acusarla de abstencionismo, timidez. superficialidad
o cnconstancia".
     2. La Ig]esia ha proclamado la dignidad del trabajo, y se ha
preocupado no por la masa, sino por todas y por cada una de las
personas.
     3.   La Iglesia, al defender la justicia social "además del
concepto de justicia estática, sancionada por el derecho positivo
y   tutelador   del   orden   legal"   ha   puesto   en   juego   "una   justicia
dinámica, que deriva de las exigencias del derecho natural".
     4. La Iglesia no ha temido descender de ]a esfera religiosa
propia   a   la   esfera   de   las   condiciones   concretas   de   la   vida
social. Como el samaritano de la parabola, la Iglesia bajó de su
cabalgadura,   es   decir,   del   ámbito   puramente   cultual,   y   se   hizo
ministro de caridad, no individual sólo, sino también social. Se
ha     curvado   hacia   el   campo   económico,   ha   hablado   de   ]as
relaciones   entre   capital   y   trabajo;   se   ha   pronunciado   sobre   el
contrato de trabajo, sobre el salario, sobre la asistencia, sobre
el derecho familiar, sobre la propiedad privada, sobre el ahorro,
sobre cientos de cuestiones prácticas esencialmente unidas a las
honradas

  y   legítimas   necesidades   de   la   vida.   Es   más,   intima   al   Estado
para que interviniera: no para absorber derechos y funciones que
corresponden   en   una   socieda   libre   a   los   ciudadanos
­individualmente o asociados­. sino para proteger ]a libertad y
la igualdad de
   ]os   mismos   ciudadanos   y   para   asumir   el   propio   ejercicio   de
aquellas   actividades   que   sólo   la   autoridad   pública   puede
desarrollar   con   mejores   garantías   de   que   sean   para   el   bien
común".
   5. "La Iglesia ha reconocido y defendido siempre el derecho de
asociación sindical, superando una cierta preferencia teórica e
histórica por las formas corporativistas y por las asociaciones
mixtas". 
     6. "La Iglesia no se adhirió y no puede adherirse a aquellos
movimientos   sociales,   ideológicos   o   políticos   que,   habiendo
tenido el origen y la fuerza en el   marxismo, han conservado de
él   ]os   principios   y   los   métodos   negativos.   por   la   concepción
incompleta,   propia   del   marxismo   radical,   v   por   tanto   falsa.   el
hombre, de la historia y del mundo. El ateísmo, que el marxismo
profesa y promueve, no está a favor de la concepción científica
del cosmos y de la civilización,sino que es una ceguera que pagan
en   definitiva   el     hombre   y   ]a   sociedad,   con   ]as   más   graves
consecuencias. El materialismo, que deriva de él (del marxismo),
expone al hombre a experiencias y tentaciones muy dañosas: apaga
su   auténtica   espiritualidad   y   su   esperanza   trascendente.
La lucha de clases. convertida en sistema. hiere e impide la paz
social,   y   acaba   fatalmente   en   la   violencia   y   en   la   tiranía
llevando   a   la   abolición   de   la   libertad   y   conduciendo   a   la
instauración   de   un   sistema   notablemente   autoritario   y
tendencialmente totalitario.
          Con esto. la Iglesia no deja de mantener ninguna de las
exigencias   que   quieren   ]a   justicia   y   el   progreso   de   ]a   clase
trabajadora;   y   hay   que   afirmar   también   que   la   Iglesia.   cuando
señala estos errores y estas desviaciones. no excluye de su amor
a   ningún   hombre   ni   a     ningún   trabajador.   Son   cosas   conocidas
éstas.   ya   que   se   está   dando   actualmente   esta   experiencia
histórica,             que no consiente albergar ilusiones; pero son
cosas dolorosas, por ]a presión ideológica y práctica que ejercen
precisamente   en   el   mundo   del   trabajo,   del   que   pretenden
interpretar   ]as   aspiraciones   y   promover   las   reivindicaciones.
engendrando así grandes dificultades      y grandes divisiones.
          No queremos ahora discutir esto, sino para recordar que
esa misma palabra a la que, trabajadores cristianos, hoy rendís
testimonio de honor y de reverencia, es la que nos amonesta a no
poner nuestra confianza en ideologías equivocadas y peligrosas, y
nos invita más bien a otra consideración, que ponemos como fin de
estas rápidas observaciones".
   7. La religión. en las cuestiones que se refieren al problema
social,   no   tiene   una   función   puramente   instrumental.   sino
ransfiguradora. La palabra de Cristo  tiene una eficacia concreta
n   este   terreno.   "Cristo   11eva   consigo   una   experiencia   de   sí

mismo, de la vida de la sociedad, de ]as cosas, del tiempo, de ]a
justicia       y   del   amor;   experiencia   incomparable.   indefinible,
salvo   recordando   aquella   bienaventuranza   que   él   promete   a   los
pobres. a los que lloran. a los perseguidos,los honrados, a ]os
que tienen hambre de amor y de justicia".
               (Alocución del 22­~­1966).

  LA IGLESIA Y EL SUFRIMIENTO HUMANO
 Bien sabéis que este período posttconciliar dedicamos esta breve
conversación   a   una   sencilla   consideración   sobre   la   Iglesia,
buscando sugerir simples y buenos pensamientos espirituales como
recuerdo de la Audienciageneral de la semana.
  El miércoles pasado, después de la Audiencia en laque habíamos
dicho algunas palabras sobre la Iglesia militante, recibimos en
una   Audiencia   siguiente   a   un   grupo   de   visitantes   humildes,   que
Nos   han   conmovido   profundamente.   Eran   ciegos,   sordomudos,
asistidos y guiados piadosamente por buenas personas con corazón
de oro.
Y estos humildes visitantes Nos han hecho pensar al momento: ¿y
éstos, no son la Iglesia? El exterior de su tristísima condición
estaba henchido de serenidad, un poco trepidante en ese momento
porque   se   sabían   en   presencia   del   Papa,   pero   ciertamente   con
confianza.   como   si   se   tratase   del   encuentro   con   un   antiguo
conocido,   con   un   Padre   el   cual,   ellos   parecían   adivinarlo,   les
tiene,   aún   más,   debe   tenerles,   particular   preferencia.   iPobres
hijos! 
¡Cuánta   piedad!   ¡Que   compasión   más   afectuosa   han   suscitado   en
Nuestro espíritu! A un cierto momento salió de entre ellos, de
entre   ]os   ciegos,   un   hilo   de   voz,   un   tímido   canto,   que
inmediatamente se hizo más seguro y alegre. Aquellos pobrecitos
no lloraban, no gritaban; cantaban. Nosotros teníamos el corazón
lleno   de   ternura   y   de   admiración.   iCómo   hubiéramos   querido
consolar,   cu   rar   aquellas   míseras   creaturas   condenadas   a   una
existencia   perennemente   dolorosa!   Y   volvió   de   nuevo   a   Nuestro
espíritu la pregunta: ¿No son éstos acaso la Iglesia, hijos de ]a
Iglesia, símbolo de ]a Iglesia, estos que sufren, que de tal modo
son probados por el infortunio y de tal modo socorridos por ]a
fe, asistidos por la caridad, conso lados por la piedad? 
   ¡Oh,   sí!   Estos,   y   tantos   otros   como   estos,   nos   ofrecen   ]a
visión de la Iglesia que sufre, que podemos verdaderamente Llamar
la   Ig]esia   de   las   bienaventuranzas   evangélicas,   la   verdadera
Iglesia de la realidad vivida, ]a Iglesia paciente en el drama de
la   historia,   la   Iglesia   que   anhela   y   suspira   por   la   vida
prometida a los que hayan  Llevado la cruz con Cristo.
   Pensamos   que   es   oportuno   y   justo   reflexionar   sobre   las
relaciones entre la Iglesia de Cristo y la humanidad doliente. La
idea de Iglesia está asociada por su propia naturaleza a la de

fortuna, felicidad. a la de un reino lleno de luz y de vida, de
modo   que   fácilmente   olvidamos   que   la   felicidad   anunciada   por
Ella. la felicidad que promete y realiza es, por el momento, o
sea durante
nuestra vida terrena, esencialmente espiritual y nunca total; es
la   felicidad   de   ]a   conciencia   y   de   la   esperanza,   que   sólo
encuentra su plenitud al final de nuestra terrena peregrinación.
Las bienaventuranzas del Evangelio proyectan el cumplimiento de
sus promesas hacia el futuro. Spe enim salvi facti sumus, hemos
sido salvados en la esperanza, dice San Pablo (Rom. 8, 24); y San
Pedro
escribe:   "Dios...   nos   ha   regenerado   en   una   esperanza   viva"   (I
Petr. 1). 
Lo que quiere decir que la Iglesia. o sea la religión cristiana,
no   es   una   sociedad   de   seguros   contra   los   males   dela   vida
presente. Por el contrario, si se observa detenidamente, es una
sociedad   donde   el   sufrimiento   humanoencuentra   una   acogida
especial. La Iglesia, sí, está totalmente entregada a aliviar los
males del hombre, primeramente el pecado, el dolor, la miseria,
la muerte. Es pia
dosa   ante   toda   insuficiencia   humana:   y   precisamente   por   esto.
entre la Iglesia y el hombre que sufre hay una profunda simpatia.
Ninguna filantropía puede, en linea de principio y a menudo en la
línea de la experiencia vivida.
competir con 1a caridad en la solicitud hacia las necesidades del
hombre, caridad que a todos los motivos de un interés natural.
añade   la   valoración   sobrenatural   de   la   dignidad   de   cada   ser
humano.   reconocido   hijo   de   Dios   y   hermano   en   Cristo;   y   hace
además sentir la urgencia del máximo precepto evangélico, de amar
al már pequeño.
al más solo al más necesitado, al que más sufre.
  El   que   sabe   valorar   bien   esta   ;elección   puede   comprender   la
tendencia de ]a Iglesia a iniciarse amorosamente hacia los pobres
y los infelices; en más, a hacer de ellos sus hijos predilectos.
y a darse a sí misma el humilde  y glorioso título de Iglesia de
los pobres, y a proponerse como programa la pobreza. La primera
bienaventuranzadel   sermón   de   la   montaña.   resuena   siempre   en   el
corazón de la Iglesia. Durante el Concilio hemos escuchado como
el   eco   se   hacía   más   fuerte   y   convincente   (cfr.   Decr.   Christus
Dnus.,   n.   13;   y   Preshyt.   Ordinis,   n.   6).   El   que   atentamente
considera tal conexión entre la Iglesia y el sufrimiento humano,
podrá también comprender algo del misterio de contradicción que
la misma Iglesia encuentra y padece. La pasión del señor, Cabeza
de
la Iglesia, se prolonga en sus miembros, en su Cuerpo místico, la
Iglesia (cfr. Col. 1, 24). Lo sabéis: esta es la historia de ]a
Iglesia;   y   no   solamente   historia   pretérita   sino   historia   de
nuestros días en no pocas regiones del mundo. "Como Cristo ­dice
el Concilio­ en pobreza y persecución cumplió la redención, así
exactamente la Iglesia está llamada a tomar el mismo camino para
llevar  a los hombres los frutos de la salvación" (Lumen Gentium,

n. 8); y cita a San Agustín: La Iglesia "prosigue su peregrinaje
en   medio   de   persecuciones   del   mundo   y   consolaciones   de   Dios:
inter   persecutiones   mundi   et   consolationes   Dei   peregrinando
precurrit Ecclesia" (De civ. Dei, 18, 51, 2; P. L. 41, 614).
           Si,   hijos   queridos,   es   necesario   darse   cuenta   de   que
pertenecemos   no   a   una   Iglesia   triunfante,   sino   a   una   Iglesia
militante, discutida, a una Iglesia que sufre. ¿la amaremos menos
por esto? ¿No deseamos participar de su pobreza y de su pasión?
¿Olvidamos   que   la   Iglesia,   también   en   su   sufrimiento   y
precisamente por este sufrimiento experimenta las "consolationes
Dei" y juntamente "sobreabunda de gozo en toda tribulación"? (II
Cor. 7, 4).   ¿No amaremos más, acaso, a nuestra Madre, la Santa
Iglesia, precisamente porque sufre? (Alocución del 3­VIII­1966).

       LA IGLESIA EN EL MUNDO: SERVICIO Y AMOR
             El   homenaje   colectivo   del   Cuerpo   Diplomático,   en   el
umbral   de   un   nuevo   año,   reviste   un   carácter   de   conmovedor
solemnidad, al que siempre somos sinceramentesensibles.
             Si en la reciente fiesta de Navidad, especiales circuns
tancias Nos privaron de la alegría de asociaros a la celebración
de Nuestra Misa de media noche, queremos que por lo menos Nuestra
primera   palabra   de   hoy   os   exprese   Nuestra   gratitud   por   la
gentileza con que habéis tenido a bien renunciar a aquello que
vuestro   Decano   definió,   precisamente,   vuestro   "privilegio
tradicional",   en   favor           de   una   ciudad   perseguida   por   la
desgracia   Así,   en   lugar   del   silencio   y   de   la   oscuridad   de   la
noche de Navidad, la gran luz de la Epifanía marca esta vez el
encuentro del Papa con los Representantes de las Naciones. ¿como
no destacar todo lo que tiene de sugestiva esta coincidencia? Los
Reyes Magos, que acudieron para      
venerar   al   niño   del   pesebre,   ¿no   anticipaban,   en   efecto,el
conjunto   de   los   pueblos   llamados   a   la   Fe?   "Hemos   visto   su
estrella   en   Oriente,   dicen   estos   misteriosos   personajes,   y
venimos a adorarle" (Matt. II, 2).
 La luz que se alzó sobre el mundo el día del nacimiento del niño
Dios,   no   resplandece   solamente   para   éste   a   aquél   pueblo
privilegiado: como la luz del sol debe iluminar y transformar a
toda la tierra de los hombres. El Evangelio, la "buena nueva" de
la   salvación   es,   por   su   naturaleza   misma,   un   bien   universal,
destinado a todos,sin excepción.
  La Iglesia, que recogió la herencia del Cristo y ]a misión de
difundir   su   luz   en   el   mundo,   tiene   conciencia   a   la   vez   de   la
necesidad y de las dificultades de esta empresa. 
Debe   conservar   sin   alteración,   a   lo   largo   de   los   siglos,   el
inmutable mensaje del que es depositaria, y al mismo tiempo debe
transmitirlo a las generaciones que se suceden, en un mundo que
cambia y se transforma constantemente. ¿Y qué decir cuando estos

cambios   son   tan   radicales   y   tan   rápidos   como   los   que   se   están
verificando   ante   nuestros   ojos?   iCuál   será   la   actitud   de   la
Iglesia
frente a este mundo en transformación? Pueden imaginarse muchas
hipótesis, que algunos no dejan de presentar al magisterio de la
Iglesia   como   las   únicas   reglas   aceptables   de   su   acción   en   el
mundo de hoy.
  Algunos piensan que, frente al mundo moderno, la fidelidad al
depósito que recibió impone a la Iglesia una actitud de reserva,
o   incluso   de   rechazo.   En   efecto,   ¿la   Iglesia   no   tiende   acaso
totalmente   hacia   otro   mundo,   completamente   diverso   de   éste;   el
mundo del más allá, el Cielo, donde Cristo reina en la gloria,
con   sus   santos   y   sus   ángeles;   el   mundo   de   las   almas   y   de   las
realidades
espirituales?   ¿Qué   importancia   pueden   tener   para   ella   estos
progresos técnicos que constituyen el orgullo del hombre de hoy,
los esfuerzos de éste para explorar el cosmos, para utilizar las
fuerzas que se esconden en el secreto del átomo, o para modificar
las   estructuras   de   la   sociedad?   Todo   esto   es   lo   "temporal",
abandonado a las búsquedas y a las disputas de los hijos de los
hombres. 
Si no Llega a condenarlo y a maldecirlo, que la Iglesia­por lo
menos­ se desinterese de ello, que se "libredel empeño", como se
dice   hoy;   que   permanezca   en   su   dominio.   lo   espiritual,   ]o
"puramente espiritual". Otros, por el contrario, quisieran que la
Ig]esia   no   solamente   mirase   con   buenos   ojos   al   mundo   moderno,
sino
que se empeñase a fondo en el terreno temporal ­social, político
y económico­ y que no vacilase en apoyar, si fuera necesario, a
quienes   quisieran   hacer   que   la   justicia   reine   en   la   sociedad,
reformando   ésta   por   medio   de   la   violencia.   Consideran   que   ]os
cristianos de este siglo de­ bieran "actuar como revolucionarios
en beneficio del hombre".
 La Iglesia no puede hacer suya a ninguna de estas dos actitudes
extremas.   Ella   no   puede   desinteresarse   de   ]o   temporal:   pues   lo
temporal es la actividad de los hombres, y todo lo tocante a la
actividad   de   los   hombres   concierne   a   la   Iglesia.   Una   Iglesia
desencarnada,   separada   del   mundo.   retirada   en   el   desierto.   no
sería   más   ]a   Iglesia   de   Jesucristo.   "]a   Iglesia   del   Verbo
encarnado". Ella, al contrario, se interesa muy de cerca en todo
esfuerzo ge­
neroso que tienda a hacer avanzar la humanidad, no solamente en
su   marcha   hacia   el   cielo,   sino   también   en   su   búsqueda   del
bienestar,   de   ]3   justicia,   de   la   paz   y   de   ]a   felicidad   en   la
tierra.
   La   Iglesia,   por   otra   parte,   no   puede   aprobar   a   quienes
pretenden   alcanzar   este   objetivo   tan   noble   y   tan   legítimo   a
través de la subversión violenta del derecho y del orden social.
Es   cierto   que   tiene   conciencia   de   que   aporta,   por   medio   de   su
doctrina. una "revolución", si con ésto se entiende un cambio de
las   mentalidades,   una   profunda   modificación   de   la   escala   de

valores.   Tampoco   ignora   ]a   potente   atracción   que   la   idea   de
"revolución   antendida   en   el   sentido   de   un   cambio   brusco   y
violento­   siempre   ejerce   sobre   ciertos   espíritus   ávidos   de
absoluto:   solución   rápida,   enérgica   y   eficaz   ­piensan­   del
proble.
ma social; en ella verían, de buena gana. "el único camino que
conduce   hacia   la   justicia''.     En   realidad.   la   acción
revolucionaria   engendra   habitualmente   un   verdadero   cortejo   de
injusticias   y   de   sufrimientos.   pues   la   violencia,   una   vez
desencadenada, se controla con dificultad, y se ensaña contra las
personas   al   mismo   tiempo   que   contra   las   estructuras.   Para   la
Iglesia, pues, no es la solución indicada para remediar los males
de la sociedad.
   Así, pues, ni indiferencia por la vida concreta de los hombres
de hoy, ni engagement en el camino de ]a acción revolucionaria.
La actitud de la Iglesia frente al mundo moderno, equidistante de
estos   dos   extremos,   es   la   que   el   II   Concilio   Vaticano   definió
ante   nosotros.   Durante   los   años   de   reflexión   que   acabamos   de
vivir; una actitud que puede resumirse en dos palabras: amor y
servicio.
  La   Iglesia,   en   virtud   del   amor,   se   hace   servidora   de   los
hombres.   Los   ve   empeñados   en   arduas   y   exaltantes   tareas   para
dominar la materia, para valorizar las riquezas de la creación.
para hacer progresar la técnica, para favorecer la promoción de
la persona humana y el advenimiento de una sociedad más justa y
fraternal.   Se   complace   de   ello.   y   "reconoce   y   estima   en   gran
medida ­dice tex­
tualmente la Constitución pastoral Gaudium et Spes el dinamismo
del   tiempo   presente"   (par.   41).   Pero   sabe   también   que   es
depositaria   de   principios   superiores,   capaces   de   iluminar
notablemente la marcha de la humanidad. Tiene conciencia de que
posee reglas de conducta
y   fuentes   de   energía   espiritual   que,   si   se   utilizan,   pueden
garantizar la seguridad, la estabilidad y la paz de la vidade los
hombres   en   sociedad:   la   Iglesia   ofrece   a   los   hombres   estos
tesoros.
  Al   actuar   así,   la   Iglesia   no   Fersigue   ningún   interés   propio,
ninguna finalidad de dominio; sirve a ]a sociedad, en cuyo seno
sus principios actúan como un fermento.
  El efecto de este fermento, si se deja que su acción se ejerza
libremente. consiste en la penetración progresiva de un espiritu
de justicia y de caridad, en el seno de ]a sociedad. A partir de
ese   momento,   ]a   familia   recibe   una   garantía   de   estabilidad,   la
participación   de   todos   los   ciudadanos   en   los   cargos   y   en   las
responsabilidades   de   la   vida   común   se   vuelve   más   consciente   y
orgánica,   y   el   progreso   de   la   moralidad   y   de   ]a   conciencia
profesional se asentúa en todos los terrenos.
  Así,   las   estructuras   de   la   sociedad   ­que   un   cambio   brusco   y
radical   hubiera   sacudido   brutal   y   peligrosamente­   se   van
organizando de manera progresiva en la justicia y en la libertad.

   Además.   esta   misma   influencia   del   Evangelio   hace   surgir
actividades   bienhechoras,   en   provecho   de   todos:   obras   de
educación, de asistencia y de caridad, al servicio de todos y,
especialmente, de los más débiles e indefensos: niños y ancianos,
pobres y enfermos, emigrantes, desamparados: a todos, los mejores
hijos   de   la   Iglesia   aportan   el   secreto   de   la   caridad   que   los
impulsa. No ya
]a revolución violenta, que arrolla y destruye, sino la verdadera
fisonomía del amor, que compadece, alivia, consuela y construye.
   Estos principios y esta acción de la Iglesia tienen un efecto
benéfico ­y con esto quisiéramos terminar estas palabras­ sobre
el grande y dramático problema de la paz en el mundo. En efecto,
favorecen   una   mentalidad   de   paz.   hacen   que   los   espíritus   se
inclinen   a   descartar   ]as   soluciones   violentas   y   a   buscar   la
negociación   y   el   acuerdo   con   esto,   la   Iglesia   considera   que
aporta una ayuda no desdeñable a la sociedad humana de nuestro
tiempo.
   No cesamos de trabajar personalmente ­como lo sabéis mejor que
otros­, según Nuestras posibilidades, por el advenimiento de una
paz justa y duradera. Permitid nos aprovechar esta ocasión para
agradeceros la premura con que acogéis Nuestras iniciativas, y el
eco que despiertan en vuestros gobernantes.
   Quiera   Dios,   Excelencias   y   queridos   señores,   que   los   jefes
responsables y todos los hombres de buena voluntad se hagan eco,
a su vez, de tales iniciativas. Y asi, el año que comienza verá
avanzar esta "marcha hacia la paz", que vuestro Decano acaba de
evocar. Este es el voto que formulamos de todo corazón, en este
comienzo de un nuevo año, para todos los pueblos del mundo, a la
par   que   invocamos   sobre   vuestras   personas,   vuestras   familias   y
los   países   que   representáis   tan   dignamente   ante   Nos,   las
abundantes Bendiciones de Dios Todopoderoso. (Alocución al Cuerpo
Dip]omático del 6­1­1967).
CONOCER LA IGLESIA PRESENTADA AL MUNDO
          POR EL CONCILIO
   ¿que   ha   sucedido?   Tampoco   aquí   deseamos   referirnosa   ]as
reformas litúrgicas y canónicas de ]as cuales tenéis ya noticia;
nos referimos al hecho espiritual más importante que ha producido
el Concilio, o más bien promovido en el seno de la Iglesia: una
conciencia de sí y de su misión más profunda. En este sentido el
Concilio puede considerarse una reflexión de la Iglesia sobre sí
misma; ella ha tratado de realizar una síntesis sobre la doctrina
que   a   ella   se   refiere;   de   purificar   diferentes   opiniones
ydiversas costumbres, que tantos siglos y tantas peripeciashabían
mezclado,   a   veces   con   buena   intención,   con   elconcepto   puro   y
genuino, que surge del pensamiento de Cristo y de su legítimo y
ortodoxo   desarrollo   histórico   sobre   esta   grande,   misteriosa   y
visible institución que
se Llama la Iglesia; y ha tratado también de reordenar su propio
aspecto   espiritual   y   humano   de   acuerdo   a   este   concepto,   para

reencontrarse siendo la que Cristo pensó y amó: su casa entre ]os
hombres, el edificio que El mismo está construyendo siempre, ]a
gran familia de los que creen en su palabra. de los que viven de
su   Espíritu   y   guiados   por   el   Pastor,   con   los   otros   Pastores
sucesores
de los Apóstoles, en la unidad y en la caridad. Si Nos poseemos
la   virtud   de   ofrecer   algún   signo   de   esta   conciencia   eclesial
incrementada, y si vosotros tenéis el ojo penetrante para notar
este   aspecto   de   la   Iglesia,   que   se   ha   Llegado   a   hacer   más
reflexiva y que tiende aún más a su deber apostólico, se hace más
clara la novedad del Concilio; y surgirá, por cierto. un problema
en   vuestro  ánimo:   el  del   modo  de   adherir  a   la  Iglesia,   que  se
presenta   hoy   de   este   modo.   Conocer   el   Concilio,   en   sus
enseñanzas, y en sus decretos, repensar y reconocer la Iglesia,
como   surge   del   Concilio:   he   ahí,   nos   parece,   el   significado
actual de este encuentro augural.
   Y nos parece que si vosotros, guiados por vuestra cultura por
una parte, y por vuestra fidelidad por otra, tenéis la paciencia
de fijar la mirada sobre el aspecto de la Iglesia. y de esta Sede
Apostólica,   que   es   el   centro   y   el   signo   de   la   Iglesia,
descubriréis de inmediato dos fenómenos característicos que son
al   mismo   tiempo   contrastes   y   complementarios.   como   si   uno
exigiera   la   existencia   del   otro:   el   primero,   al   cual   se   ha
referido abiertamente el intérprete de vuestros augurios. son las
grandes, nuevas. insuperables (humanamente hablando) dificultades
en   que   hoy   se   encuentra   la   religión,   especialmente   ]a   católica
(porque es más positiva en su doctrina y más organizada en sus
estructuras)   a   causa   del   materialismo   que   se   difunde   cada   vez
más, o digamos mejor, del temporalismo difundido en todas partes,
de la búsqueda prevalente y en muchos exclusiva del reino de la
tierra, del
campo donde el hombre es dueño con su razón y con su técnica; del
mundo,   donde   se   promueve   la   negación   de   todo   aquello   que
trasciende   la   ciencia   humana   (casi   como   si   ésta   bastase   a
justificar   la   causalidad   de   lo   que   descubre   y   conoce),   la
negación de Dios, con todo lo que sigue a este apagarse de la Luz
central   del   cosmos,   de   la   vida   y   del   pensamiento.   Dificultades
enormes,   agigantadas   por   los   profetas   del   ateísmo   y   ]os
propagandistas   del   laicismo,   favorecidas   por   la   conquista
positiva y plausible de las realidades terrestres. y secundadas
por la pereza espiritual de todos aquellos que ven en la religión
un   principio   misterioso,   una   ley   imperiosa,   una   forma   de   vida
demasiado   sabia   y   espiritual.   Dificultades   enormes   que   tienen
repercusión en el interior mismo de ]a Iglesia,
con la irrupción de problemas a veces tan radicales, que si no
encuentran   una   respuesta   pronta   y   decidida,   pueden   llegar   a
subvertir   todo   el   edificio   doctrinal,   moral,   y   eclesial   del
cristianismo.   Dificultades   enormes   que   hacen   tan   penosa   y
oprimida la vida de la Iglesia en no pocos países del mundo. Si
observáis bien el rostro de la Ig]esia de hoy, lo veréis surcado
por sufrimientos, por ansiedades y Lágrimas, que no pueden dejar

insensible a quien se dice hijo y apóstol de ]a Iglesia.   Y el
otro fenómeno: este rostro. estimulado por la negación y por la
dversidad,   aparece   extraordinariamente   vivo;   nunca,   quizá,   como
hoy la Iglesia se ha encontrado en igual tensión de pensamiento,
de actividad apostólica, pastoral, misionera, caritativa; nunca,
quizá, como hoy, la Iglesia ha estado intencionalmente presente
en el mundo con la voz de sus principios, con la dedicación de
sus
servicios. con la declaración de su amor; y nunca, como ahora,
quizá,   su   antiguo   y   discutido   mensaje   Evangélico   apareció   a   la
luz   del   mundo   tal   cual   es.   La   Ig]esia   está   extraordinariamente
viva en su humana humildad y en su interior comunión con la raíz
de su eficiencia: la Palabra de Dios y la Gracia del Espíritu,
que lleva consigo.  (Discurso del  4­1­1967).
hombre   de   hoy,   los   esfuerzos   de   éste   para   explorar   el   cosmos,
para   utilizar   las   fuerzas   que   se   esconden   en   el   secreto   del
átomo, o para modificar las estructuras de la sociedad? Todo esto
es lo "temporal", abandonado a las búsquedas y a las disputas de
los hijos de los hombres. 
Si no Llega a condenarlo y a maldecirlo, que la Iglesia­por lo
menos­ se desinterese de ello, que se "libre del empeño", como se
dice   hoy;   que   permanezca   en   su   dominio.   lo   espiritual,   ]o
"puramente espiritual".   Otros, por el contrario, quisieran que
la Ig]esia no solamente mirase con buenos ojos al mundo moderno,
sino
que se empeñase a fondo en el terreno temporal ­social,político y
económico­   y   que   no   vacilase   en   apoyar,   si   fuera   necesario,   a
quienes   quisieran   hacer   que   la   justicia   reine   en   la   sociedad,
reformando   ésta   por   medio   de   la   violencia.   Consideran   que   ]os
cristianos de este siglo de­bieran "actuar como revolucionarios
en beneficio del hombre".
 La Iglesia no puede hacer suya a ninguna de estas dos actitudes
extremas.   Ella   no   puede   desinteresarse   de   ]o   temporal:   pues   lo
temporal es la actividad de los hombres, y todo lo tocante a la
actividad   de   los   hombres   concierne   a   la   Iglesia.   Una   Iglesia
desencarnada,   separada   del   mundo.   retirada   en   el   desierto.   no
sería   más   ]a   Iglesia   de   Jesucristo.   "]a   Iglesia   del   Verbo
encarnado". Ella, al contrario, se interesa muy de cerca en todo
esfuerzo ge­
neroso que tienda a hacer avanzar la humanidad, no solamente en
su   marcha   hacia   el   cielo,   sino   también   en   su   búsqueda   del
bienestar,   de   ]3   justicia,   de   la   paz   y   de   ]a   felicidad   en   la
tierra.
   La   Iglesia,   por   otra   parte,   no   puede   aprobar   a   quienes
pretenden   alcanzar   este   objetivo   tan   noble   y   tan   legítimo   a
través de la subversión violenta del derecho y del orden social.
Es   cierto   que   tiene   conciencia   de   que   aporta,   por   medio   de   su
doctrina. una "revolución", si con ésto se entiende un cambio de
las   mentalidades,   una   profunda   modificación   de   la   escala   de
valores.   Tampoco   ignora   ]a   potente   atracción   que   la   idea   de

"revolución   ­entendida   en   el   sentido   de   un   cambio   brusco   y
violento­   siempre   ejerce   sobre   ciertos   espíritus   ávidos   de
absoluto:   solución   rápida,   enérgica   y   eficaz   ­piensan­   del
proble.
ma social; en ella verían, de buena gana. "el único camino que
conduce hacia la justicia'  En realidad. la acción revolucionaria
engendra habitualmente un verdadero cortejo de injusticias y de
sufrimientos.   pues   la   violencia,   una   vez   desencadenada,   se
controla con dificultad, y se ensaña contra las personas al mismo
tiempo que contra las estructuras. Para la Iglesia, pues, no es
la solución indicada para remediar los males de la sociedad.
   Así, pues, ni indiferencia por la vida concreta de los hombres
de hoy, ni engagement en el camino de ]a acción revolucionaria.
La actitud de la Iglesia frente al mundo moderno, equidistante de
estos   dos   extremos,   es   la   que   el   II   Concilio   Vaticano   definió
ante   nosotros.   Durante   los   años   de   reflexión   que   acabamos   de
vivir; una actitud que puede resumirse en dos palabras: amor y
servicio.
  La   Iglesia,   en   virtud   del   amor,   se   hace   servidora   de   los
hombres.   Los   ve   empeñados   en   arduas   y   exaltantes   tareas   para
dominar la materia, para valorizar las riquezas de la creación.
para hacer progresar la técnica, para favorecer la promoción de
la persona humana y el advenimiento de una sociedad más justa y
fraternal.   Se   complace   de   ello.   y   "reconoce   y   estima   en   gran
medida ­dice tex­
tualmente la Constitución pastoral Gaudium et Spes­
el   dinamismo   del   tiempo   presente"   (par.   41).   Pero   sabe   también
que es depositaria de principios superiores, capaces de iluminar
notablemente la marcha de la humanidad. Tiene conciencia de que
posee reglas de conducta y fuentes de energía espiritual que, si
se utilizan, pueden garantizar la seguridad, la estabilidad y la
paz de la vida de los hombres en sociedad: la Iglesia ofrece a
los hom­
bres estos tesoros.
  Al   actuar   así,   la   Iglesia   no   Persigue   ningún   interés   propio,
ninguna finalidad de dominio; sirve a ]a sociedad, en cuyo seno
sus principios actúan como un fermento.
 El efecto de este fermento, si se deja que su acción se
ejerza   libremente.   consiste   en   la   penetración   progresiva   de   un
espíritu de justicia y de caridad, en el seno de ]a sociedad. A
partir   de   ese   momento,   ]a   familia   recibe   una   garantía   de
estabilidad,   la   participación   de   todos   los   ciudadanos   en   los
cargos y en las responsabilidades de la vida común se vuelve más
consciente   y   orgánica,   y   el   progreso   de   la   moralidad   y   de   ]a
conciencia profesional ese  en todos los terrenos.
  Así,   las   estructuras   de   la   sociedad   ­que   un   cambio   brusco   y
radical   hubiera   sacudido   brutal   y   peligrosamente­   se   van
organizando de manera progresiva en la justicia y en la libertad.
   Además.   esta   misma   influencia   del   Evangelio   hace   surgir
actividades   bienhechoras,   en   provecho   de   todos:   obras   de
educación, de asistencia y de caridad, al servicio de todos y,

especialmente, de los más débiles e indefensos: niños y ancianos,
pobres y enfermos, emigrantes,desamparados: a todos, los mejores
hijos   de   la   Iglesia   aportan   el   secreto   de   la   caridad   que   los
impulsa. No ya
]a   revolucición   violenta,   que   arrolla   y   destruye,   sino   la
verdadera fisonomía del amor, que compadece, alivia, consuela y
construye.
   Estos principios y esta acción de la Iglesia tienen un efecto
benéfico ­y con esto quisiéramos terminar estas palabras­ sobre
el grande y dramático problema de la paz en el mundo. En efecto,
favorecen   una   mentalidad   de   paz.   hacen   que   los   espíritus   se
inclinen   a   descartar   ]as   soluciones   violentas   y   a   buscar   la
negociación   y   el   acuerdo.     con   esto,   la   Iglesia   considera   que
aporta una ayuda no desdeñable a la sociedad humana de nuestro
tiempo.  No cesamos de trabajar personalmente ­como lo sa­
béis   mejor   que   otros­,   según   Nuestras   posibilidades,   por   el
advenimiento de una paz justa y duradera. Permitid nos aprovechar
esta ocasión para agradeceros la premura con que acogéis Nuestras
iniciativas, y el eco que des­ piertan en vuestros gobernantes.
   Quiera   Dios,   Excelencias   y   queridos   Señores,   que   los   jefes
responsables y todos los hombres de buena voluntad se hagan eco,
a su vez, de tales iniciativas. Y asi, el año que comienza verá
avanzar esta "marcha hacia la paz", que vuestro Decano acaba de
evocar. Este es el voto que formulamos de todo corazón, en este
comienzo de un nuevo año, para todos los pueblos del mundo, a la
par   que   invocamos   sobre   vuestras   personas,   vuestras   familias   y
los   países   que   representáis   tan   dignamente   ante   Nos,   las
abundantes   Bendiciones   de   Dios   Todopoderoso.     (Alocución   al
Cuerpo Dip]omático del 6­1­1967).

CONOCER LA IGLESIA PRESENTADA AL MUNDO
          POR EL CONCILIO
   ¿que   ha   sucedido?   Tampoco   aquí   deseamos   referirnosa   ]as
reformas litúrgicas y canónicas de ]as cuales tenéis ya noticia;
nos referimos al hecho espiritual más importante que ha producido
el Concilio, o más bien promovido en el seno de la Iglesia: una
conciencia de sí y de sumisión más profunda. En este sentido el
Concilio puede considerarse una reflexión de la Iglesia sobre sí
misma; ella ha tratado de realizar una síntesis sobre la doctrina
que   a   ella   se   refiere;   de   purificar   diferentes   opiniones   y
diversas costumbres, que tantos siglos y tantas peripecias habían
mezclado,   a   veces   con   buena   intención,   con   el   concepto   puro   y
genuino, que surge del pensamiento de Cristo y de su legítimo y
ortodoxo   desarrollo   histórico   sobre   esta   grande,   misteriosa   y
visible institución que se Lama la Iglesia; y ha tratado también
de reordenar su propio aspecto espiritual y humano de acuerdo a
este

concepto, para reencontrarse siendo la que Cristo pensó y amó: su
casa   entre   ]os   hombres,   el   edificio   que   El   mismo   está
construyendo   siempre,   ]a   gran   familia   de   los   que   creen   en   su
palabra. de los que viven de su Espíritu y guiados por el Pastor,
con los otros Pastores sucesores de los Apóstoles, en la unidad y
en la caridad. Si Nos poseemos la virtud de ofrecer algún signo
de esta concien­
cia eclesial incrementada, y si vosotros tenéis el ojo penetrante
para notar este aspecto de la Iglesia, que se ha Llegado a hacer
más reflexiva y que tiende aún más a su deber apostólico, se hace
más   clara   la   novedad   del   Concilio;   y   surgirá,   por   cierto.   un
roblema en vuestro ánimo: el del modo de adherir a la Iglesia,
que   se   presenta   hoy   de   este   modo.   Conocer   el   Concilio,   en   sus
enseñan­
zas,   y   en   sus   decretos,   repensar   y   reconocer   la   Iglesia,   como
surge del Concilio: he ahí, nos parece, el significado actual de
este encuentro augural.
   Y nos parece que si vosotros, guiados por vuestra cultura por
una parte, y por vuestra fidelidad por otra, tenéis la paciencia
de fijar la mirada sobre el aspecto de la Iglesia. y de esta Sede
Apostólica,   que   es   el   centro   y   el   signo   de   la   Iglesia,
descubriréis de inmediato dos fenómenos característicos que son
al   mismo   tiempo   contrastes   y   complementarios.   como   si   uno
exigiera   la   existencia   del   otro:   el   primero,   al   cual   se   ha
referido abiertamente el intérprete de vuestros augurios. son las
grandes, nuevas. insuperables (humanamente hablando) dificultades
en   que   hoy   se   encuentra   la   religión,   especialmente   ]a   católica
(porque es más positiva en su doctrina y más organizada en sus
estructuras)   a   causa   del   materialismo   que   se   difunde   cada   vez
más, o digamos mejor, del temporalismo difundido en todas partes,
de la búsqueda prevalente y en muchos exclusiva del reino de la
tierra, del
campo donde el hombre es dueño con su razón y con su técnica; del
mundo,   donde   se   promueve   la   negación   de   todo   aquello   que
trasciende   la   ciencia   humana   (casi   como   si   ésta   bastase   a
justificar   la   causalidad   de   lo   que   descubre   y   conoce),   la
negación de Dios, con todo lo que sigue a este apagarse de la Luz
central   del   cosmos,   de   la   vida   y   del   pensamiento.   Dificultades
enormes,   agigantadas   por   los   profetas   del   ateísmo   y   ]os
propagandistas   del   laicismo,   favorecidas   por   la   conquista
positiva y plausible de las realidades terrestres. y secundadas
por la pereza espiritual de todos aquellos que ven en la religión
un   principio   misterioso,   una   ley   imperiosa,   una   forma   de   vida
demasiado   sabia   y   espiritual.   Dificultades   enormes   que   tienen
repercusión en el interior mismo de ]a Iglesia,
con la irrupción de problemas a veces tan radicales, que si no
encuentran   una   respuesta   pronta   y   decidida,   pueden   Llegar   a
subvertir   todo   el   edificio   doctrinal,   moral,   y   eclesial   del
cristianismo.   Dificultades   enormes   que   hacen   tan   penosa   y
oprimida la vida de la Iglesia en no pocos países del mundo. Si
observáis bien el rostro de la Ig]esia de hoy, lo veréis surcado

por sufrimientos, por ansiedades y Lágrimas, que no pueden dejar
insensible a quien se dice hijo y apóstol de ]a Iglesia.
 Y el otro fenómeno: este rostro estimulado por la negación y por
la   adversidad,   aparece   extraordinariamentevivo;   nunca,   quizá,
como   hoy   la   Iglesia   se   ha   encontrado   en   igual   tensión   de
pensamiento,   de   actividad   apostólica,pastoral,   misionera,
caritativa;   nunca,   quizá,   como   hoy,   la   Iglesia   ha   estado
intencionalmente presente en el mun­
do   con   la   voz   de   sus   principios,   con   la   dedicación   de   sus
servicios. con la declaración de su amor; y nunca, como
ahora, quizá, su antiguo y discutido mensaje Evangélico apareció
a   la   luz   del   mundo   tal   cual   es.   La   Ig]esia   está
extraordinariamente viva en su humana humildad y en su interior
comunión con la raíz de su eficiencia: la Palabra de Dios y la
Gracia del Espíritu, que lleva consigo.
                 (Discurso del  4­1­1967).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful